tendencias@elcolombiano.

com

LUNES, 11 DE ENERO DE 2016

27

TENDENCIAS
La biblioteca se ubica en el
primer piso de la Casa del Encuentro. El catálogo de libros
se puede hacer a través de la
página web del museo.
FOTO DONALDO ZULUAGA

ARTE RESEÑA

En el Museo de Antioquia se lee
una biblioteca de arte
Desde que nació esta institución de arte, hay una biblioteca. Por estos días se hace más visible.
Por MÓNICA QUINTERO RESTREPO

a Biblioteca del Museo
de Antioquia tiene tantos años como el mismo museo: 135. Pocos saben,
no obstante, que cuando van
a visitar las pinturas del
maestro Botero, también
pueden quedarse a leer.
Cuando el museo se fundó,
el 29 de noviembre de 1881, el
nombre que le pusieron fue
Museo y Biblioteca de Zea. Incluso de 1918 a 1924 el museo
se cerró y la biblioteca siguió
en funcionamiento, aunque
con dificultades económicas.
Carlos Edwin Rendón, director de programas públicos
del museo, explica que empezó con una donación de libros
del padre Jaime Hincapié Santamaría, y con los años su colección ha ido creciendo. La
biblioteca tiene ahora 16.660
ejemplares dispuestos al público y 5.000 todavía en bodega, que no se han llevado a la
colección general.

L

El museo, desde 1983, lleva
el nombre de Museo de Antioquia, y no está ya la palabra biblioteca, si bien esta nunca se
ha ido. El nombre específico es
Biblioteca Museo de Antioquia
y centro de documentación Fernando Botero. Del maestro se
tienen registrados 1.713 títulos.
La historia de este lugar ha
cambiado también con los
años. En 2000, cuando el museo se pasó para su sede actual,
decidieron que la biblioteca debía especializarse en arte. Carlos Edwin precisa que el de Antioquia es un museo contemporáneo de arte, que significa
que interpreta y actualiza los
conceptos de arte, y en ese sentido debe funcionar la biblioteca: “para cuestionar el discurso
histórico, los relatos, hacer un
diálogo más horizontal e irnos
especializarnos en arte contemporáneo, en la colección
del museo y en el centro de documentación del maestro”.
Todavía tienen un pequeño
grupo de libros de información

general, historia, ciencia, biología y literatura, pero la idea es
depurar para que sea solo arte.
Estrena lugar
¿Por qué no se habla tanto de
la biblioteca como del museo?
Desde hace un tiempo estaba
ubicada en el segundo piso de
la Casa del Encuentro. “El espacio donde estábamos –comenta Sabith Gutiérrez, asistente de biblioteca– era muy
escondido, y la mayoría de la
gente no sabía. Iba a la Casa
del Encuentro a ver las obras,
pero no la biblioteca”.
El nuevo lugar se ubica ahora, todavía en la Casa del Encuentro, pero en el primer piso,
más visible para el público general. Por eso precisa Sabith
que por estos días son muchos
los que se han sorprendido:
van a ver arte y terminan con
un libro en la mano.
El crecimiento sigue este
año. Les interesa hacer más
programas de promoción,
para que ya no sea un lugar

PARA SABER MÁS

¿CÓMO FUNCIONA LA BIBLIOTECA?
No hay préstamo directo de libros para llevar a casa, solo
para consultar in situ. No obstante, se puede hacer préstamo
interbibliotecario, por ejemplo a través de la Biblioteca Pública Piloto. La mayoría de libros llegan por donación, aunque
el museo también invierte según los programas que se estén
desarrollando. Durante el Encuentro Internacional de Arte
MDE, por ejemplo, como se necesita soporte teórico sobre
las vanguardias, se consigue bibliografía sobre el tema.
solo de investigadores y curadores. El reto es que la gente
pueda acceder a la información de manera digital.
Carlos Edwin añade que es
muy importante para un museo tener una biblioteca porque le da soporte a las investigaciones curatoriales y es
donde está el legado investigativo. “Es la base del museo
que pretendemos ser”.
En la biblioteca hay posibilidades de leer sobre el arte antioqueño, el territorio, exposiciones de hace tiempo, arte en

general y la obra de Botero.
Porque de todas maneras,
el arte no solo está en las paredes, en líneas o performances. También aparece, muy a
su manera, y muy importante, en las letras ■
EN DEFINITIVA
El Museo de Antioquia tiene una
biblioteca especializada en arte,
con una colección de 16.660
ejemplares para consulta del público en general. Es un soporte
teórico al trabajo del arte.