Está en la página 1de 71

Filosofando desde Nuestra América para el mundo Qi

Horacio C e r u t t i Guldberg
Argentino, nacionalizado en México. Licenciado y Profesor

Doscientos años de
Densamiento filosófico
Nuestroamerícar« o

(Maestro) en Filosofía (1973). Doctor y Posdoctorado en Filosofía,
Universidad de Cuenca, Azuay, Ecuador, y Fundación Alexander
von Humboldt, Nürnberg, Alemania, respectivamente.
Desde 1973 ha sido Profesor en diferentes universidades: Nacional
de Salta, Argentina; de Cuenca, Ecuador; Pedagógica Nacional en
México. Catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de
México: Investigador en el Centro de Investigaciones sobre América
Latina y El Caribe y Profesor de Filosofía Latinoamericana, Historia
de las Ideas y Filosofía Política en la Facultad de Filosofía y Letras.
H a recibido el Estímulo Catedrático nivel I I y el de Investigador
Nacional nivel I I (Conacyt).
H a recibido diversos reconocimientos, tales como:
1990: "Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos"
en el área de Docencia en Humanidades, otorgada por la U n a m .

Horacio Cerutti Guldberg *^

2006: Doctor Honoris Causa, Universidad "Ricardo Palma", L i m a ,
Perú, "por sus contribuciones para el desarrollo de una filosofía
humanista latinoamericana".
2008: Fue condecorado "por sus inapreciables aportes al desarrollo
del Cesla y de los Estudios Latinoamericanos de la Universidad de
Varsovia", Polonia, como parte de la celebración por el X X
Aniversario del Centro de Estudios sobre Latinoamérica.
2009: Es distinguido como "Soci corrispondenti" de la Scuola
Internazionale d i A l t i Studi, Fondazione CoUegio San Cario, d i
Modena, Italia.
2009: Secretario General del Comité Permanente de los Congresos
Internacionales de Americanistas.
2010: Doctor Honoris Causa, Universidad de Varsovia, Polonia.
Entre sus libros más recientes cabe mencionar:
Filosofías para la liberación ¿liberación delfilosofar? San Luis, Argentina,
Editorial de la Universidad Nacional de San Luis, 3^^ edición
corregida [Vy T en Toluca, U A E M , 1997 y 2001), 2008, 215 pp.
Filosofando y con el mazo dando. M a d r i d , Editorial Biblioteca
N u e v a / U A G M , 2009, 291 pp.
T seguimos filosofando... La Habana, Cuba, Editorial de Ciencias
Sociales, 2009, 168 pp.
Utopía es compromiso y tarea responsable (Ensayos de utopía V). Monterrey,
N . L . , C E C y T E - C A E I P , 2010, 124 pp.

Ediciones
d e s d e

a b a j o

filosofando desde Nuestra América para el mundo

Director de colección
Horacio Cerutti Guldberg

Doscientos años de
pensamiento filosófico
Nuestroamericano
Horacio Cerutti Guldberg

Ediciones

desde abajo

Ediciones desde abajo B o g o t á D .212 7397 . C .Doscientos años de pensamiento filosófico Nuestroamericano* Horacio Cerutti Guldberg *Este estudio surgió de una gentil convocatoria por parte de la D r a . C . Directora General del Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. mayo de 2011 I S B N 978-958-8454-32-0 Impresión: Difundir Ltda. E s a Cancillería editará una versión breve del mismo. siempre y cuando no se modifique el contenido de los textos. Colombia. cultivado es responsabiUdad de todos.345 1808 E l conocimiento es un bien de la humanidad. Carrrera 16 N ° 57-57. en cualquier formato. B o g o t á D . como parte de una colección dedicada a evaluar el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana. Mercedes de Vega Armijo. . la cual he actualizado en algunos mínimos detalles. Todos los seres humanos deben acceder al saber. Se permite la copia. Agradezco a Mercedes la autorización para editar esta versión completa. de uno o más artículos completos de esta obra o del conjunto de la edición. Agradezco también a Carlos Gutiérrez por su fraterna invitación a editarlo. C o l o m b i a Teléfonos: 346 6240 . se respete su autoría y esta nota se mantenga. mecán i co o digital.

. Por supuesto. C o n ese arribo se produciría lo que sería denominado "descubrimiento" de estas regiones del globo. Estas etapas de descubrimiento. indicaría una línea m u y relevante de relaciones inequitativas. Comencemos pues (Arnoldo M o r a Rodríguez. n i de objetivos. n i de rectificaciones. Rápidamente se haría visible que el término descubrimiento era m u y discutible y aparecería cargado de connotaciones difíciles de justificar. 2 0 0 6 ) E l proceso de constitución de u n pensamiento filosófico en lo que conviene denominar como Nuestra América no fue sencillo. Fueron complejos procesos que nunca carecieron de ideas. ideales. debemos comenzar por conocer cómo fuimos soñados. ninguno de estos procesos se produjo espontáneamente.. . rivalidades. reconsideraciones. valores y también intereses. mezquindades. sueños. conquista y colonización irían acompañadas de u n proceso que pretendió justificarlas y hasta legitimarlas: la evangelización misionera. cómo nos despertamos de esos sueños y cómo han tratado de hacerlos realidad en las generaciones anteriores. adaptaciones. dado que hubo que cruzar inicialmente la denominada M a r Océano para llegar desde Europa a estas tierras).Indispensables puntos de partida . las cuales se revelarían m u y pronto como conquista y colonización. Estuvieron pletóricos de anhelos.antes de tratar de hacer realidad nuestros sueños. Tiene antecedentes que remontan mucho más atrás de los doscientos años aludidos por este volumen y se remiten a procesos anteriores a la llegada de los europeos a estas tierras a finales del siglo XV. En todo caso. E l conflicto y la violencia los atravesaban como elementos constitutivos. se llevaron adelante contra viento y marea (nunca más literal la expresión. n i de evaluaciones. Fueron cuidadosamente diseñados.

Podrán imponer su sentido como si fuera el sentido. a lo que se hace.e n este caso posiblemente Felipülo. La reunión tuvo las mismas característi- Buscarle. los sabios nahuas regresaron a la reunión. Le transmitió a Atahualpa. La relación desigual. Después de explicarles alcanzar y hay. según él. de fuerza. se lo acercó al oído. que desde la posición Pero. Después de solicitar permiso para retirarse a meditar y considerar lo dece. obligados tro de Atahualpa (1497-1533) con las tropas de Francisco Pizarro (1476- a la sumisión más inicua. inequitativa entre unos y 1541) en el m u n d o incaico. Absurdo U n o tomó la palabra en nombre del resto. se difumina si se presenta esta pugna como la existente entre que la reunión se efectuara nuevamente con sus pensadores. Atahualpa tomó respetuosamente el libro. hagan con especificidades. ¿cuál es la especificidad de las situaciones sobre-vividas en América? Para intentar una respuesta que permita avanzar en el desarrollo de esta historia. Y es que la realidad se percibe desde modos guo Testamento. C o m o si su verdad. siempre son simplezas prescindibles. sólo pretendían con esa patraña justificar la agresión a su pueblo. violencia inherentes a los procesos de dominación. Ya quedaban así planteadas algunas cuestiones dan. Por u n lado. quien respectivos m u y diversos. Esto deja abierta . de quienes se saben autónomos (quienes decisivas en torno al pensamiento.h a y que tomar en cuenta la mediación de traductores no entrenados para desde el comienzo la posibilidad m u y evidente de que quienes tienen más estos menesteres. a lo que se procura para exponer sus razones ante los caciques nahuas. forzados a obedecer. procurar atribuirle zos y riesgos asumidos por los doce para venir desde tan lejos a traerles esa función sólo al m u n d o greco-latino-germánico-anglosajón. Cortés lo autorizó y se volvieron a reunir. esta tes de los procesos históricos en los cuales los humanos se desenvuelven. incluso. N o se sabe. N o se escuchaba ninguna palabra allí y. venía rodeado por sus hombres y avanzaba en andas sostenido entre sus Aquí la pregunta que se impone podría ser formulada más o menos como sigue: ¿no ha sido siempre así en la historia de los humanos?. Y pasó. otros marca a fuego ese esfuerzo por pensar. el Anti- mandan y quienes obedecen. si se prefiere. sus dos modaUdades de expresión humana: la expresión mítica y la expre- . ¿es que acaso ha habido algún momento en la historia donde no se haya planteado el conflicto o el enfrentamiento?. si se trataba de u n catecismo. Ustedes tienen la fuerza. Y aquí es donde conviene prestar mucha atención a las verdad. E l padre Valverde. conocido desde el m u n d o de la Grecia clásica como filosofi'a. según la sugerente terminología propuesta por el crí- Estas dos escenas condensan parte de lo medular que debe establecerse tico literario peruano A n t o n i o Cornejo Polar (1936-1997): una del área de inicio para poder avanzar en el conocimiento del pensamiento filosófico mexica y otra del área andina.que alH en el libro se encontraba la palabra de Dios.Conceptualizar y re-conceptualizar aparecen siempre como ingredien- filósofos: los tlamatinime. sólo ese entramado cultural tuviera la exclusividad en el interés por averi- Les expuso así detalladamente su visión del m u n d o y de la vida y culminó guar el sentido de las acciones. hay verdades en pugna o. a informarles que ellos tenían también la suya. siempre con la ayuda de traductores . también. sus sabios. pa- cas. aunque así se lo ha pretendido fi^ecuentemente. encontrarle y/o darle u otorgarle sentido a lo que se hace.la cosmovisión cristiana y su misión evangeUzadora o poder estarán en condiciones de imponer su forma de ver el mundo. Se desató la lucha a muerte. carentes de poder para imponerse. La primera remite a la reunión que los doce de la región. por u n lado. si se quiere. luego. también. que acompañaba a Pizarro. N o es lo mismo pensar desde la posición de los que man- nosotros lo que quieran. anécdota (que no de los agredidos. de de anuncio de la buena nueva -obviamente enmarañada con los actos de apreciarlo. los haceres y quehaceres que desvelan en su exposición con palabras cargadas de connotaciones: Ustedes tienen su la cotidianidad. Es difícil encontrar coincidencias de sentido entre quienes versiones que circulan de esta escena. Agradeció los grandes esfuer- sería. diferencias de poder. están en condiciones de dictarse sus propias reglas). nosotros tenemos la nuestra.los caciques se discul- Conviene anotar aquí. los Evangelios o la Biblia. en las m u y diversas de sentidos. por filosofar a la búsqueda avanzó al frente con u n libro en la mano. por el otro. Se trata del encuen- sujetos sujetados a los caprichos y arbitrariedades de los otros. conviene tomar en cuenta dos brazos. conviene añadir otra escena o. escenas originarias. como se verá). soporta o pretende es lo que ha constituido labor específica de lo formulado por los franciscanos. vez los doce con los tlamatinime. que esta contraposición se suaviza paron por ser sólo dirigentes políticos y les propusieron a los franciscanos e. le dio vueltas y al no escuchar nada lo tiró al piso y les reclamó. de los que tienen poder. modos de primeros franciscanos promovieron frente a Hernán Cortés (1485-1547) brindarle sentido al mundo circundante.

entonces. sin alternativas qué se trata. que sí la tienen y disponen de ella a su gusto y voluntad. la su propia situación y avanzar en la búsqueda de la merecida dignidad que dimensión de la perspectiva. por cierto re-leída desde aquí. mejores logros podría apuntarse. encabezados por Oswald de Andrade su expansión p o r el globo mediante usos violentos sin piedad ninguna. Esto suaviza la oposición. La escisión queda entonces cruda- para caer en la cuenta como sinónimo de irracionalidad. Y. han impulsado intelectuales y artistas brasileños. es m u y difícil sino prácticamente imposible. Aún y cuando. la historia de la expansión del del tupi or not tupi. cuando nes monoteístas (judaismo. De este modo. impreso. ya en el siglo pasado. that is the question. gua de su dominador para poder maldecirlo y. no p o r casualidad correspondientes a las tres religio- tebral en este aspecto. las huellas Rodó (1871-1917) había centrado su reflexión en la figura de A r i e l . la expresión del pensamiento en esta región del ponen del libro.c a r i b e . cuando esa dimensión pictórica no incluía. pero la recarga de otras la estructura que nos hace accesible el Tlacuilo. pero que no más que la sumisión. aniquilación. al decirlo mal. la precisión de sus . como siempre lo brindan. p o r ejemplo.será quien aprenda la len- m o d o de conservar el pensamiento y transmitirlo a otras generaciones. sus ambigüedades y tes de que puedan decir nada. A todo esto se sobre la marcha. se impone a las razones e i m - alcanzan o no están en condiciones de i m p o n e r a los recién llegados. la cuestión decisiva para su propia cristianismo está plagada de destrucción. se apelara a la producción teatral de u n genio inglés para La segunda escena aporta otra dimensión no menos relevante para aludir de alguna manera a la compleja situación en que se encontraba la nuestro tema. con la antropofagia . Basta con revisar como merece. pone su razón p o r encima de cualquier otra propuesta. como seres inferiores. (1890-1954) pronunciaron su Manifiesto Antropofágico en 1928 e hicieron Particularmente. alusiones darían margen. La historia estaría del lado de los vencedores. Las civiliza- re (1564-1616). no quería de- rar ritual al dominador-vencedor para apropiarse de sus l o g r o s . Aliteración de caníbal . historia de los prepotentes. están en ventaja sobre quienes no saben de qué se trata. Anteriormente. como u n como Calibán. L o cual evidentemente no es siempre así. E n el caso de esos irracionales.e l devo- europeo. aunque siem- planteamiento.e l aprender la lengua del conquistador para maldecirlo no saber dónde está uno (quien p i n t a ) situado.y que se escuchen. de la mediación traductora en estas escenas la razón. los alfabetos y ineludibles. quienes disponen del alfabeto y quienes no saben de estarían de u n lado y los otros serían irracionales pasivos. habiUdad verbal . etc. se los descalifica como carentes de razón.sus razones para quienes no tienen la fuerza. el uruguayo José Enrique de las Cruzadas se advierten. azares. míticos. La racionalidad. Extremando el Tampoco es u n detalle menor la presencia protagónica. para lo que aquí interesa.y con la cir carecer de algo así como puntos de vista o de sensibilidad estética. teriormente. hacer oír como puente juega u n papel irrenunciable. la civilización. a múltiples maniobras como irracionales. Carecer de perspectiva. Es importante advertir que la dramaturgia de W i l l i a m Shakespea- él. aunque tengan otros códigos m u y interesantes. A n - referencias pudiera ser m u y discutible y. islamismo). imposición.surgen dos tareas (actitudes) relevantes en el quehacer de 10 11 . Pos- de la extensión de sus fronteras. La fuerza. recorriendo el globo terráqueo. quienes saben lo que es u n libro y cómo hacer uso de globo. para colmo. la plenitud humana posible los analfabetos. Frente al pensamiento gráfico. bien decir Sobre todo. la cuestión sería retomada en tér- la dimensión oral pierde peso y también otras expresiones. Pueblos supuestamente sin historia condenados a entrar en la nes orales no siempre fácilmente repetibles. infrahumanos. M u y difícil- minos de una re-significación de u n personaje aparentemente irrelevante mente podría admirarse la dimensión pictórica. Des- identificación y la de la región.sión lógica o racional. hay más posibili- no tendrían historia. seguramente. al m o d o eurocéntrico. cristianismo. Sin embargo. porque suele interpretarse el m i t o de estas dimensiones fundacionales. Es m u y sintomático que varios siglos después de estas escenas. de los dades de precisión en la traducción de textos escritos que en la de expresio- civilizados. Quien mejor y más rápido supiera reaccionar frente a esos añade otra dimensión relevante. Las lenguas en juego no son detalles menores y la traducción así. tan importante para el arte renacentista como humano le es debida. no cabe duda. generalmente no es originarias. se podría llegar a afirmar que quien tiene la fuerza tiene pre velada y hasta disimulada. Será en el primer tercio del siglo pasado. Quienes dis- dimensión intelectual. ha jugado u n papel ver- ciones del libro. en el último tercio del siglo. connotaciones quizá más denigrantes. con lo cual las consecuencias serían mente planteada: quienes leen y quienes no saben leer. E n u n l i b r o estaría condensada la palabra.

el "imperialismo de las categorías". Por ello se hablará de: emancipación rica". de anhelos. D o n d e . Iberoamérica. C o m o señalara atinadamente el filósofo chileno Juan Rivano ( 1 9 2 6 ) . como si fuera una hija. sibilidades y variantes de la emancipación del resto de la región del yugo un recurso como ese no es desechable. gogía cívica. en páginas a brindarle énfasis a otra dimensión no siempre suficientemen- el mismo 1898.los americanos de este continente histórico. de simbolización. la periodización histórico política y la cuales cabe anotar aquí algunas con el fin de apoyar su uso. quienes pugnan (¿pugnamos?) por ser en pleni- pleza. sueños y proyectos debate adquirirá unos perfiles a propósito de las críticas a la modernidad compartibles. Nuevo M u n d o . con toda respon- 12 fesionalizante. orden y progreso. A lo cual hay que agregar.. república de negros. en terminología aristotélica. Hispanoamérica. pero todavía no del obstáculos. E l poder. palabras "acuñadas".) en medio de estos complejos esfuerzos tanto individuales como colectivos por dar cuenta de estos quehaceres y encontrarles (¿darles. E n ese mis- dificultades. quizá más propia de u n trabajo en equipo de largo aliento y sin limitaciones del espacio disponible. la trasposición lisa y llana de corrientes de pensamiento Propone objetivos comunes a partir de la experiencia de una tensión europeas a la región. Suele ja cuestión del auto nombrarse. Niega la existencia de razas como elemento discriminatorio.a c u ñ a r l e s . el enfoque dado a es- Haití. sin orden cronológico de su aparición y a m o d o de muestras: Indias Occidentales. no representa una solución a la comple- Otra de las dificultades tiene que ver con la periodización. Donde culminará a fines del siglo X I X ese yugo para iniciarse. tiene ciertas ventajas. que nombrarse no es una sim- vía no del todo nuestra. cuya independencia marcaría a fuego las po- tos temas ha sido reiterativo: referencias a autores y fuentes. Por ello. Por supuesto. se adoptará una visión de conjunto. Sudamérica. la expHcitación de sus limitaciones. Su enumeración sería m u y extensa.. mientras se procuraba establecerlo te atendida: la problematización de estos enfoques. aquí. Suramérica. de las arbitrariedad. D o n - de protagonismos y de ejecuciones en rechazo abierto de pasividades. incluso. la puesta en evidencia de m o Caribe se iniciaría en 1959 u n proceso de revolución antiimperiaUsta sus alcances. Latinoamérica. E n de advertir. Esta noción martiana viene precedida p o r otra expresión mita establecer períodos a partir de núcleos reflexivos con pretensión de alusiva y plena también de simbolismos m u y fecundantes: "Madre Amé- eficacia local. los nombres asignados a la región son. porque la patria es concebida como matria. de factura martiana. Sin embargo. por lo general. Ultramar. enume- todavía en curso. otorgarles?) sentido a los sueños diurnos y a los esfuerzos cotidianos individuales y colectivos. Quizá . aquello que criticara J o s é Gaos (1900-1969) como irreductible entre lo que es y lo que debería ser o se querría que fuese. a dificultades. 13 soberanizante. Esta última necesaria. una carta que permita surearse (mejor que orientarse y para evitar nortearse. Nuestra América. Indoamérica. axiología Una madre a ser parida. Afroamérica. referencia a la región estas acuñaciones han significado reivindicaciones Estas imágenes recolocaban en el centro de la atención al Caribe. por supuesto. Intentando evitar estos resistentes Ejerce así la movilización desde una América ya. si se permite la expresión. con t o d o lo que de ejercicio de poder adoptarse para ello una división que combina. Pero. el yugo imperialista. Las Españas. de se iniciaron las guerras de emancipación a finales del siglo X V I I I hasta Regresando a la dimensión historiográfica de las ideas filosóficas. peda- de la libertad. normalización pro- sujetividades emergentes.otros alcances. para asignarles . pero cabe aspirar en estas pocas colonial. una especie de Mediterráneo acotado. rar todas sus facetas. aunque no imposible y. aquí más bien se procurará abrir u n cierto mapa. Por lo tanto. sino una inmensa tarea colectiva. más bien. tarea difícil.. donde se produjo el primer contacto con los invasores ("descubridores"). la mera cronología. donde se juegan elementos de t u d y por manifestarse en el ampHo despliegue de sus potenciaUdades. E n fin. La mostración de sus como "lago" regional. imposiciones. expresión. hay que señalar que. que producir en 1804 la primera repúbUca independiente de nuestra América: aquí nos ocupa. y a ser gestada. n i siquiera se intentará abordarlo todo. se trastocan los sentidos y usos origina- y de los anhelos por superar rezagos colonialistas no pocas veces difíciles rios de ciertos términos. "Madre". con dosis crecientes de implica el acto de nombrar. pero entre ellas pueden mencionarse. de una América nuestra toda- sabilidad. Implica u n referida a la institucionalización filosófica (en tanto estudios profesio- reconocimiento y una valoración de los pueblos originarios y de la ter- nales). de pertenencia. subordinaciones y mezquindades de toda laya. como si lo dicho fuera poco en cuanto cera raíz.. que per- todo "nuestra". América. filosofías para la liberación.

contextos y matrices específicas y. Sin embargo. por el momento y sin afanes de desestimarlo. Surge como resultado de ese esfuerzo de incorporación al nuevo contexto. dar cuenta del conjunto pormenorizado de detalles y matices de la pro- Aquí también se debe subrayar la dimensión intrínsecamente utópica ducción regional. más bien. desde donde todos y cada uno. Ciertos planteos pueden conservar su vigencia en esas condiciones. p o r así decirlo. no de lado. obsesivas. el filosofar puede. reiteradas determinados momentos. finalmente. Complementariamente Que el producto del filosofar. en una coyuntura precisa y puede ser universalizaíj/e siempre y cuando se tome en cuenta este contexto de emisión y se lo adopte y adapte. a veces sin detenerse a expUcitar cómo se ha llegado a eüa. el énfasis cargado en la búsqueda de u n pensar propio generalizador y la pretensión totaUzante signifiquen u n nuevo estímulo pone de relieve las dimensiones de la identidad y de la integración.y parece deseable que así se lo haga. cómo se la ha construido. igno- recordará y lo que. Pero. U n rechazo a situaciones intolerables en nombre de otras si- quienes se interesen p o r esta dimensión de la actividad humana. el estableci- a partir de los propios pasados correspondientes que los constituyen. se dejará rando. de apoyo suficiente en C o m o en toda reconstrucción histórica. en no pocos casos. Este esfuerzo generalizador implica. bien miradas sus propuestas este trabajo. complejo.f u - miento de los rasgos básicos de la situación o coyuntura actual y que su- turos de posibles plenitudes. esas dimensiones apenas serán aludidas.el filosofar como entre memoria y olvido. en de la región. n i de lejos. la historia y otras expresiones de las humanidades. E n ciertos casos.estos enunciados. se lo resitúe y hasta se lo re-conceptualice en el respectivo contexto de recepción. pero sí sin examinarlo expresamente. E l esfuerzo va dirigido a b r i n - a los esfuerzos humanos por construirse -desde coyunturales presentes y dar ciertas Hneas torales capaces de permitir. Resultaría una meta poco razonable. versalizarse. también. se advierte siempre que están limitadas a cierto contexto o matriz de có- lo cual no significa que éstas y las n i siquiera mencionadas carezcan de digos culturales. D o n d e el esfuerzo Por su parte. U n esfuerzo por decir o describir cuál es el sentido de esa totaHdad. Consiste en u n esfuerzo por intentar abarcar de conjunto la totalidad y. Suele echársele en cara a reflexión filosófica surge en una tesitura determinada. Por lo tanto. Así. sintetizar preocupaciones comunes y enfoques de las más diversas maneras. puede incitar a avanzar en renovadas burdos de enfoque. en les también han constituido búsquedas incesantes. como se ha dicho. Estos dos tópicos o temas sirven de cauce 14 . u n complemento de estas otras reflexiones parciales. la filosofía. que sólo serían abarcables. el énfasis estará puesto aquí los hechos tal y como se han producido. E n el sociales. Es más. propor- tuaciones ideales deseables y anheladas. E n fin. dada la dimensión de todo tiempo y en todo lugar. sin que alcancen del todo. La generalización suele dejar de lado especificidades se avanza a la reconstrucción del pasado del pensamiento filosófico en la m u y relevantes. relaciones complejas con otras disciplinas. Es probable. lo que se debe plantear como viable es que toda Conviene llamar la atención sobre la tendencia a la generalización que resulta típica de la reflexión filosófica. por cierto. aspiran a u n l - en u n trabajo de equipo y sin limitaciones de extensión. permitan eludir errores compartidos convergentes y. aquello que se a una totalidad que homogeniza arbitrariamente sus componentes. también presente se juega y se ejerce esta relación siempre articulada y correlativa se puede ejercer . tenga pretensiones de validez universal. a la vez. en el mejor de los casos. no necesariamente es válido para incertidumbres. además. gieran cómo se podría avanzar en el filosofar efectivo requerido cada vez con mayor urgencia: filosofar para contrapoder. Los sueños diurnos son los que cionando sólo una pequeña porción representativa del conjunto m u c h o van marcando el sentido del avance del proceso histórico y sirven de guía más complejo de temas y facetas tratados. el pensamiento de los debe señalarse que no se aspira. Por otra parte. pictórico de peligros hasta inconcebibles. esta generalización una falta de sustento empírico. que sirvan de acceso inicial a del filosofar. Es desde este presente. esto no está dado de por sí o antes de este proceder. reduce la complejidad de lo real región. Pero. qué se ha dejado fuera. que pretenden ser sugerentes. por dar cuenta de eüa. a investigaciones y en la construcción de futuros alternativos. como ya se ha dicho. de múltiples válido para varios de los casos aludidos. etc. a abarcar todos los países sectores dominantes ha pretendido siempre tener vaUdez urbi et orbi. Estas propuestas provienen. no resulta ninguna novedad. Y eso condiciona la recuperación de esos pasados. lo que puede ser en la situación presente. las cua- para investigaciones particulares y específicas. los aportes de otras disciplinas como las ciencias por el momento. surgen siempre dentro de relevancia y sí.

sistemática. los entrenados para saber y los que no han tenido la oportunidad de ese entrenamiento -aunque indudablemente saló ben y mucho acerca de lo indispensable para la vida humana y hasta m á s . no han tenido n i tendrán oportunidad de ello. pastores. estricta. son las palabras (las dichas y las cobijadas entre l í n e a s . en esta bibliografía se procurarán brindar algunas orientaciones acerca de temáticas y países no directamente tratados en el texto por las condiciones de tamaño a que debe ajustarse. Se la utiliza como referente para u n diluido quehacer intelectual enfrentado a lo que sería una filosofía presuntuosamente pura. . Suele ser una noción completamente tergiversada. aunque así lo parezca. C o n todas las dosis de descalificación de las grandes mayorías que esto implica. . la filosofía se revela como una cuestión de palabras y. de los profesores. Por lo tanto. gurúes. Por cierto. Aunque. Para comenzar se consignarán algunas obras enciclopédicas colectivas. aunque no sea citada o utiUzada de manera directa en el texto. guías. de la política. Uno de esos términos que pueden dar de entrada dolores de cabeza. ese enfoque y las referencias generacionales suelen ser poco fiables. La importancia de la polémica y de la crítica no ha sido siempre bien valorada y suelen visualizarse como formas de argumentar contra las personas. ) las que indican dimensiones a veces inabarcables de la existencia humana. en vez de centrarse en la validez de la argumentación y de las modalidades de enfocarla. metodologías. hay que insistir en este punto. etc. Así. Por t o d o ello. Aquí se utilizará el término pensamiento en el sentido que le dio el Maestro español transterrado en estas tierras. compartible y pasible de convergencias. De ahí a plantear que unos piensan y los otros no. al m i s m o tiempo. disponer de él respetuosamente como un acervo compartido. el debate no es por palabras o no es sólo por palabras. Conviene citar estas obras desde el comienzo. propuesto por su Maestro José Ortega y Gasset (1883-1955). porque aportan múltiples elementos. sino u n m o d o de evidenciar los rasgos de la propia posición de quien escribe. M u y susceptible a tergiversaciones o facilismos. profetas. Por ello. Es una manera. explicaciones. mediante la cual se busca colaborar en el esfuerzo común por entender ese pasado. a pesar de que las palabras jueguen u n papel decisivo en estas reflexiones. dejarse fecundar por él. de ninguna manera. Pero. etc. De cada texto se hará una breve y sintética expUcación para que quienes se interesen en la temática puedan profundizarla a su gusto y según sus necesidades. referida a algo a lo que sólo se puede acceder mediante palabras. situado más allá de las palabras y que suele dejarlas cortas o exhibirlas como insuficientes. de la colectividad. Estos sentidos acumulados o concentrados que portan ciertos términos constituyen uno de los dolores de cabeza de la reflexión filosófica. 17 . Aquellos que. Tampoco se utilizará metódicamente aquí el discutible enfoque generacional. sugerencias y datos para la comprensión de innumerables aspectos de esta temática filosófica nuestroamericana. para restarle méritos a este esfuerzo filosófico genuino efectuado durante años desde la región. como le gustaba decir al ya mencionado José Gaos. hay sólo u n paso y casi siempre se lo ha transitado insensiblemente. lo cual.c u a l si fuera propiedad privada. se requiere enfrentar esta dificultad de entrada para no toparse a cada paso con obstáculos insuperables. sería descabellado afi-ontarla como si fuera la única manera de abordar este pasado y la exclusiva verdad del mismo. incluso por especiahzación y profesión. saberes. claves.y los que no tienen acceso a él. Una de las dificultades más reiteradas en este tipo de esfuerzos reflexivos consiste en la polisemia de los términos. es la relevante noción de pensamiento'. no sólo de palabras o de algo más que palabras. C o n ello.a toda la exposición y sobre ellos se centrará la atención.. por subtemas y ordenadas al interior p o r orden alfabético de los apeUidos autorales. Finalmente. de la inteligencia de una sociedad. no significa que sea lo único que ha sido pensado en estos doscientos años. Podría decirse: las palabras no garantizan nada. suelen presentarse con toda pedantería como los guardianes o poseedores exclusivos y excluyentes de las verdades. etc. rigurosa. los que tienen el saber y se presentan como sus poseedores . Es con este alcance que se lo utilizará aquí y. se añadirá una bibliografía orientadora. también y al m i s m o t i e m p o en profunda e ineludible tensión. Esta exposición no pretende ser una descripción neutral. para pasar después a estudios más específicos. sólo se logra enaltecer indiscriminadamente el papel de los intelectuales. recuperarlo. de la vida colectiva. la cual sirve de título a este volumen. conviene terminar con una reflexión que cierra ciertos aspectos y abre múltiples interrogantes. Todos calificativos que engordan la soberbia presuntuosa de u n ejercicio constitutivamente humilde de búsquedas incansables y nunca apreciables como logros definitivos. Él propuso la noción de pensamiento para referirse a u n filosofar expresamente dirigido a cuestiones de la vida práctica. L o único que se logra con esta injustificada actitud es fortalecer el abismo creciente entre los que saben' y los que no saben'.

Horacio Cerutti Guldberg ( D i r e c t o r ) . 306 págs. una amplia red de colaboradores dan cuenta de la trayectoria y aportes de pensadores (filósofos. Crítico Santiago de Chile.. Diccionario to Alternativo. I . Biblos / Universidad Nacional de Lanús. Argentina. Diccionario de Filosofía Latinoame- ricana. Conceptos Fundamentales. aún cuando sean útiles para su respectivo tratamiento. 364 págs. Biagini y A r t u r o A . Mendoza. Además. Pensamiento Latinoamericano. Universidad Autónoma del Estado de México. Roig (Directores). Vol. Edi- torial de la Universidad Nacional de Cuyo. U n i - versidad Catóhca Silva Henríquez. Este esfuerzo impUca disentir acerca de una supuesta "filosofía única" y darle espacio a la esperanza utópica como u n m o d o de avanzar en la construcción de u n futuro efectivamente alternativo. del Pensamien- Buenos Aires. E n él. pp. 2000. ya se no serán reiteradas en los siguientes. quienes anaUzan la producción de filósofos latinoamericanistas nacidos en la primera m i tad del siglo pasado. que no se hará referencia a muchas obras consideradas clásicas. E l filósofo e historiador de las ideas mexicano coordinó este volumen como parte de las tareas de su seminario de investigación sobre "Historia de las ideas en América en el siglo X X . Ricardo Salas Astrain (Coordinador Académico). El latino americanismo filosófico contemporáneo. Semillas en el tiempo. E n esta obra se brinda acceso a las búsquedas incesantes de modelos alternativos a la globalización conservadora. personajes". 591 págs. Esta obra examina u n conjunto de términos para brindar una definición de los mismos. 2005. convergen en el esfuerzo por hacer accesible este filosofar surgido de la región. M a r i o Magallón Anaya (Coordinador). México. dado que aparecen m u l ticitadas en la bibUografía correspondiente. Resulta importante advertir. otro. 318 págs. 2001. las obras señaladas como referencia en u n apartado. Este volumen. Personajes latinoamericanos del siglo XX. Clara Alicia Jaliíf de Bertranou (Compiladora).Bibliografía: Construidas a partir de redes de investigadores de diversas partes del mundo. pedagogos e historiadores. México. I I . Esta obra recoge trabajos explicati18. nuevo. Toluca. 19 . redes. 2006. Conceptos. Vol. organizado por la historiadora de las ideas y filósofa argentina. Diccionarios y enciclopedias: Hugo E. principalmente). reúne a u n conjunto de destacados especiahstas. 2008. teólogos. 737-1044. finalmente. pp. u n desarrollo de su génesis y conformación hasta adquirir el sentido con el que se los utiUza en la región y para cada caso proporciona referencias bibUográficas para una aproximación inicial. 369-732 y Vol. I I I . 384 págs. U N A M .

Presentaciones de Leopol- do Zea. Historia 17S0-1900. Rio de Janeiro. Introducción históri- ca. T. De ahí surgió este esfuerzo por mostrar el lugar del Nuevo M u n d o en la historia y en la concepción del Viejo. U N A M / Fundación de Investigaciones Sociales. dispuestos por fray Bernardino de Sahagún y sus colaboradores A n t o n i o Valeriano de Azcapotzalco. muerte/ v i d a . enviados por el papa Adriano VI y por el emperador Carlos V. Sobre calibanismo y antropofagia: Oswald de Andrade. La Filosofía Latinoamericana. edición original en italiano 1955].vos acerca de diferentes conceptos del pensamiento regional. lingüística y cinematográfica de la cual saldría como resultado la película del mismo título. su especificidad histórico espacial y su pensamiento: A r t u r o Ardao. 437 págs. Enrique Escalona. Martín Jacobita y Andrés Leonardo de Tlatelolco. I .c u e r p o / sangre. Costa Rica. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas. 1994. Ideas en torno de Latinoamérica. E l arte de Enrique Escalona confluye aquí con las investigaciones de Joaquín Galarza para dar cuenta de todo lo que transmite el Códice Mendocino. 884 págs. Con que los doce frailes de San Francisco. Los Sobre los nombres de América. 1986. que se lee y disfruta como si fuera una novela. 229 págs. y otros cuatro ancianos m u y entendidos en todas sus antigüedades. 1993. A. 1986. Obras Completas. 1989. quien logra articular mano y mente con maestría singular en el m u n d o náhuatl. Esta obra clásica del crítico literario peruano intenta mostrar las complejas y fecundas relaciones entre oralidad y escritura . América de la experiencia específica de la alteridad en la región y contextualizando el pensamiento filosófico dentro del esfuerzo utópico desplegado al procurar constituir los correspondientes estados nacionales. Horizonte. versión del náhuatl y notas de M i g u e l León Portilla. antropológica. México. En cada uno de ellos se aportan rasgos de su conformación y bibliografía actualizada. U N A M / U D U A L . 1972. México. con m u y buen criterio. Sobre las escenas originarias: Coloquios y Doctrina Cristiana. Manifestos. Introducao de Benedito Nunes. 395 págs. 1982 [ l ^ ed. Prólogo de A r t u r o Azuela. Esta extraordinaria obra del maestro itahano que debió exiliarse del fascismo en Perú es fruto de su conciencia pedagógica. Antropofa- teses de concurso e ensaios. México. introducción. U N A M . Antonello Gerbi.. pensó que no era posible enseñar Hegel aquí en América de la misma manera que lo enseñaba en Italia. quienes examinan aspectos cruciales del mismo. 818 págs. La disputa del Nuevo Mundo. Editorial Universidad Estatal a Distancia. Tlacuilo es el que escribe pintando. Escribir en el aire. 245 págs. 2^ ed. sin perder rigor y coherencia en su enfoque. dedicados a reconstruir el sentido de la latinidad para la región. Tlacuilo. En estos volúmenes se recogen tanto textos clásicos (fuentes documentales) para el estudio del pensamiento en la región. I I . San José. Este v o l u m e n reúne varios trabajos del intelectual brasile21 . Edición facsimilar. T. dado que surgió cuando le solicitaron en Perú que dictara u n curso sobre Hegel y. El filósofo e historiador de las ideas costarricense traza en este libro u n panorama de la historia de la filosofía de nuestra América en u n lenguaje accesible a u n público amplio. Lima. T. A n t o n i o Alatorre. FCE. 2^ ed. en español 1960. Arnoldo M o r a Rodríguez.. Es u n libro de extraordinaria erudición. A n t o n i o Cornejo Polar. de una polémica Trad. Alonso Vegereno de Cuauhtitlán.C. convirtieron a los indios de la Nueva España. La figura del colombiano José María Torres Caicedo (1830-1889) revela la voluntad histórica de esta denominación. 2006. Civilizacao Brasfleira.. México. Varios autores. 8191577 págs. aspirando a una función de extensión de la reflexión más allá de los ámbitos académicos y siempre guiado por la dimensión ética diálogos de 1524. 214 págs. a propósito de los versos del vate peruano César Vallejo (1892-1938). paleografía. Este volumen reúne tres libros editados de m o d o i n dependiente en Venezuela y Uruguay por el Maestro uruguayo.en el entramado de la cultura andina. E n lengua mexicana y española. V I : Do Pau-BrasÜ a gia e as Utopias. 86 págs. como trabajos más recientes elaborados por especialistas. México. latina y la latinidad. C C Y D E L ( U N A M ) . corregida y aumentada. Este texto da cuenta de una intensa labor arqueológica.

no es posible dejar de estremecerse al contemplar el cuadro que ofrecerá el Perú cuando todo su territorio esté libre de españoles y sea la hora de reprimir las pasiones inflamadas por tantos años. Entre ellos. Bogotá. A finales del siglo X I X y j u n t o con la última ruptura del vínculo colonial surgiría el concomitante anhelo por enfrentar al imperialismo. que terminarían siendo estados balcanizados. Conjuntamente. que enriquecen su tratamiento y brindan renovadas sugerencias.. entonces se acabarán de conocer los infernales efectos del espíritu democrático. constituyó el mayor desafío a enfrentar. la propuesta de enhebrar una alianza o una unidad regional o del continente histórico con el fin de poder enfrentar de m o d o más eficiente los ataques externos y llevar adelante con mayor protagonismo la política internacional. el "Manifiesto Antropofágico". la consiguiente agresión imperialista en ascenso marcaron a fuego este inicio atascado de dificultades. Para decirlo en sus palabras. ILSA. Roberto Fernández Retamar. Todo Caliban. (Monteagudo. entonces desplegarán las varias razas de aquella población. Primero. Rodríguez Garavito. estos trabajos constituyen una especie de "variaciones" (como en la música) sobre u n mismo tema. La nueva situación de dependencia surgida con posterioridad a la ruptura del nexo colonial y..ño. la ruptura y emancipación del yugo colonial. el odio que se profesan y el ascendiente que adquieran por las circunstancias de la guerra. lo cual conduciría en el último tercio del siglo pasado a impulsar la ruptura de las 22 23 . Prefacio a la edición estadounidense Frederic Jameson. anunciará su fin y el i n i cio de una edad matriarcal de la historia. 1823) El desarrollo del pensamiento filosófico en la región se produjo siempre contextualizado p o r ciertos acontecimientos o anhelos determinantes. Construir los estados nacionales. entonces el espíritu de localidad se presentará armado de las quejas y resentimientos que tiene cada provincia contra la otra.. al que ya se ha hecho mención en el texto. Prólogo César A . donde critica el patriarcalismo a propósito del stalinismo. paralelamente. E n este volumen se recogen los más relevantes trabajos que el poeta y ensayista cubano ha dedicado desde 1971 hasta 1999 al personaje de Shakespeare. 174 págs. Todo en medio de una generalizada angustia p o r encauzar desbordes sociales incontrolables y morigerar conflictos internos interminables. fruto de la pulverización de la unidad impuesta bajo el periodo colonial. . y también su tesis para optar a la cátedra en la Emancipación soberanizante Universidad sobre "La crisis de la filosofía mesiánica". 2005..

debido a la heterogeneidad de los protagonistas. unidad. aunque en parte también lo era. de los fracasos y esfuerzos y anhelos de extrema prudencia en el ejercicio del poder. Una cuidadosa mezcla. que se reiterara el esfuerzo por evitar esos excesos y por no perder el control el apasionamiento con que planteaba el asunto. Por ello. escritas ya en los últimos tramos de esta primera etapa de la para ello. se situó la demanda destacados en diferentes zonas de Nuestra América. La precisión con- era visualizado como u n doble exceso: de radicalismo democratizador y de ceptual es. en tanto expresiones predominantes dentro de ese abigarrado conjunto. E n fin. A ellas se superpusieron o convergieron ideas ilustra- misma tuvo que ser matizada. más bien. N o se trataba de una constatación de hechos solamente. Por lo demás. Estas tareas se irían decantando a lo largo de toda la centuria ejemplo hasta fascinante de esas manifestaciones previas. Por u n lado. esos antecedentes. con sus características peculiares serían rie de aspectos de tratamiento ineludible. E l pensamiento previo a la emancipación muestra una preponderancia de las afirmaciones del crioHismo. Haití se convertiría en el símbolo del temor para los criollos de la decir que todo estaba perdido en relación con la lucha emancipadora. El Libertador enfocaría estos aspectos con toda precisión. el esfuerzo por pensar. para hacer de este m o d o factible una libera- también. le resultó inevitable expresar también la inmensa carga emotiva.situaciones de dependencia. Desunidos y agrediéndose 25 . E n esas cuatro palabras lograba aglutinar Bolívar las convergencias de lo que en parte se era y en parte se debía y se quería ser. Era. las cuales culminaron predominando. dado que los agrupamientos humanos en la das. como dolorosamente iría descubriendo después sobre la marcha. norteamericanos y europeos de otras procedencias. en su famosa Carta de Jamaica de 1815. N o era asimilable la situación de los E n cuanto a los dos aspectos que corresponde abordar aquí: el de las blancos a la de los mestizos. de una expresión de deseos. A l mismo Por u n lado. Cuando se podría tiempo. el E l proceso de emancipación de la región implicaría una complejidad m u y grande. como en el caso de la Revolución Haitiana. Sobre t o d o entre los jesuítas expulsos se hizo patente ese sentimiento de afirmación de patrias perdidas y las conceptualizaciones correspondientes. pero no conviene descartar la relevancia de otros sectores c o m o : indígenas. El inicio de las guerras de independencia pondría sobre la mesa una se- ha p e r m i t i d o sostener que la mexicanidad estaría presente desde el siglo X V I I . condensada en cuatro palabras de ser y deber ser. como u n antecedente destacado a la hora de configurar las pos- ción fecundadora de la plenitud del desenvolvimiento de potenciahdades teriores identidades nacionales. no zona continental. Ello pasaría a constituir u n antecedente relevante a la hora de las luchas emancipadoras y se mostraría. Por cierto. citadas en u n medio idílico o en la tranquilidad de u n espacio aislado reservado en el epígrafe. sino. 24 Libertador se respondería: " u n pequeño género humano". Y es que. sino que definiría con extremada sinceridad y precisión cómo se ciales más relegados. Por apertura al ejercicio del poder para sectores sociales indeseables. E l sector criollo se constituirá en hegemónico. etc. conjuntamente. sería quizá en Haití donde resona- se echó mano para justificar las luchas emancipadoras t u v i e r o n también rían con más fiierza los sones preliminares de esta demanda. que reunía múltiples anhelos. tores del pueblo haitiano la que permitió avanzar en ese derrotero. de algo sobre lo que no cabían dudas y. isla tenían sus características especiales. El peligro concebía a sí mismo y al sector social al cual pertenecía. sobre todo. "Unidad. la mayor que se había logrado hasta ese momento. no resultaría posible gobernar ese m u n d o nuevo sin dosis crecientes de unidad. Así le gustaba enunciar esta consigna. E l temor estaba concentrado en el jacobinismo de la Re- solamente replanteaba las posibilidades de la emancipación y cómo i m - volución Francesa y en el surgimiento y encumbramiento de los sectores so- pulsarla. N o se trataba de pensar del mismo. unidad debe ser nuestra divisa". por no dejar de pensar en independencia. la origen escolástico. Por lo tanto. quizá. L o cual se resume quizá en las palabras de Monteagudo. por sobrevivir sin renunciar a los sueños. Estas palabras exhiben sutileza en el análisis de la situación medio de la vorágine de los acontecimientos. afroamericanos. una determinada conformación de ciertos sec- (1783-1830). Fue. españoles. E l caso de la mexicanidad constituye u n regionales. más bien. A la pregunta ¿qué somos?. al p u n t o que pasada y siguen siendo metas pendientes. Hay que tener mucho cuidado con esa respuesta. no todo puede reducirse al ideas acerca de la integración y el de las referidas a la identidad. con- de reconocimiento como ciudadanos de pleno derecho de unos seres tan viene prestar atención a que muchas de las ideas de las que inicialmente despreciados como los negros. al mism o tiempo. Esto haría su parte. ambos simplismo de decir: fue Haití contra la potencia colonial francesa exigiendo se encuentran ejemplarmente concentrados en la figura de Simón Bolívar sus derechos.

de la región. Y. por cierto. Hacia afuera: aparentemente todos independientes y libres. con ellos. de la misma manera que lo estaban durante el período colonial. esto formaba parte de esa situación i n - nales balcanizados. no somos indios ni europeos. representativo. también los indígenas se sublevaran. Consistía en una creación simbólica íntimamente asociada al ejercicio político. E n el límite: concretar lo imposible o. los que se enseñoreaban. los que se sentirían destinados a mandar. co- tenía plena conciencia de estar avanzando sobre el desconocimiento y la menzaran los complejos procesos de constitución de los estados nacio- violación de derechos ajenos. esa situación intermedia era lo que requería precisarse y. Amarrada por así decirlo. le pareció . aglutinador. para decirlo con una metáfora espacial o. N o fueron demandas de la base 26 27 . sencillamente. Por lo general. lo siempre descartado p o r percibirlo sólo como tal. descuidando casi por completo la consoHdación de la dominación respecto de los pueblos originarios y afroamericanos. a pesar de la oposición de nuestros invasores. N o es que estuviera la identidad ahí. la mezcla como el símbolo más egregio de la novedosa identidad regional. una vez culminada exitosamente la batalla de Ayacucho. exigía asumir posición con todas sus consecuencias. disfrutando de su predominio. coincidiera con las consideraciones que al respecto hiciera en el inicio de la segunda mitad del siglo pasado Fidel Castro a propósito de Cuba y. también. Por ello. Esos estados surgieron. siendo americanos por nacimiento y nuestros y sometidos a sus caprichos. los propietarios y educados' dentro de las reglas del juego establecido. Sólo la unidad hace posible llevar adelante inmensos proyectos políticos. lo cual nos coloca en un dilema tan extraordinario como complicado. esa convicción. potente. ¿Qué tal si los negros intentaran ponerse al tú por tú con "nosotros"? Y por la rebehón de Túpac A m a r u (1741-1781) en el área andina. Y es que lo religioso indudablemente jugó u n papel Mas nosotros.y actuó sistemáticamente en consecuencia. ¿Cuál proceso? El de enfrentamiento a los "invasores" y el de exigencia de derechos de propiedad frente "a los del país". esa casi obsesión en toda su trayectoria. Quitando. en el límite. Así. que ese reclamo de unidad del Libertador. Este aspecto es m u y relevante. que conservamos apenas un vestigio de nuestro estado anterior. sino una raza intermedia entre los aborígenes y los El "nosotros" de los criollos. mejor dicho. édita. Si.que la cuestión de la identidad se resolvía subordinándola al proyecto político criollo. Y no fiie éste u n logro sencillo. y t u d del ser americano. a disputarles a ellos sus propios derechos. la parte alta de la sociedad colonial.entre sí. Hacia adentro: sólo algunos. y nada más conviene dejarlo indicado por ahora. jamás indios. del conjunto. habría pruebas fehacientes de que lo imposible es m u y relativo y de que la unidad constituye una palanca de potenciahdades inéditas. esto conllevaba el germen de lo que posteriormente aparecería como una insistencia irreductible del supuesto porte innato de la región: el mestizaje. Volviendo a Bolívar. A l alejarla de la discusión. como se sentían. pronunciaría Bolívar unas multicitadas palabras m u y cargadas de valoraciones: con hilos m u y tenues se fue dando así una especie de alianza. de hallarse "en el caso más extraordinario y complicado". obligados. ¿qué se haría? Los criollos necesitaban a indios y negros como carne de cañón en las guerras contra los españoles. Si es imposible. la cual procuraba hacer aceptable la hegemonía criolla. N o sería nada exagerado atribuirle a esta convicción criolla una cierta dimensión profética y mesiánica. invisibihzándola. con los indios y afroamericanos a sus órdenes usurpadores españoles) en suma. Vale decir. por extensión. restándole todo peso a esa imposición brutal de la dominación hacia adentro. hemos de disputar y combatir por estos intereses contrarios. se consideraría llamado a representar la pleni- derechos los de Europa. a "disputar" sometidas. Sirvió para arraigar más. negros y criollos habrían podido concretar la emancipación. Es m u y sintomático. sólo se ha enfatizado la dimensión de oposición "emancipadora" respecto de los españoles. Está claro que Bolívar Cuando. Se lo impuso a sangre y fuego. de "arriba hacia abajo". Y esto es lo que interesa destacar. pero de ninguna manera como seres humanos dignos de derechos y con plena dignidad. estos rasgos se agudizaron. la gran amenaza. Dejando a unas mayorías inmensas (en proporción) hemos de perseverar en nuestros anhelos. como era casi rutinario. ¿para qué perder el tiempo intentándolo? Una vez más. N i "legítimos propietarios del país" (aquí por "país" entendía toda la región) n i "usurpadores". para colmo. la hegemonía criolla se maquilló como inmensa capacidad de los criollos en tanto sujeto social e histórico eficiente. el gran temor despertado por la Revolución Haitiana. Pensando el asunto de manera comparativa en relación con la dolorosa desmembración del imperio romano. Pero. dada y sólo se tratara de descubrirla o de reconocerla. Llamados a conducir el proceso. la hizo en buena medida factible como descarada imposición. si eso fuera pensable. en todo esto. al identificarla de m o d o pertinente.

los enfrentamientos alentados por intereses mezquinos y regionaUsmos reductivos hicieron su obra y la ansiada unidad Confederal. la necesidad de una actuación del conjunto de la región en pro de sus objetivos y su pensamiento reaparece como u n incansable exhorto utópico del criollismo hacia la integración continental. mediante una gran labor educa- en el plano práctico como en la dimensión ideológica. después de largos y complejos esfuerzos impulsados desde abajo. del 9 de noviembre de 1830. labor de conformación de esos ciudadanos. por ejemplo. Fueron impuestos "de arriba hacia abajo". no habría n i siquiera presente. donde la defensa y las relaciones internacionales serían comunes. menos trabajada anteriormente. ocupa aquí u n lugar destacadísimo. la América es ingobernable para nosotros. de ser necesario. no sólo no habría futuro. tercero. la única cosa que puede hacerse en América es emigrar. mientras se procuraba avanzar en la integración regional. era la misma que en el caso de la identidad: la indispensable unidad. en organizaciones nacionales. de este continente Colombino. escribiría: Primero. la convicción que animaba ese intento de integración. en no pocas ocasiones enfrentados entre sí. por momentos. segundo. a trabajar paralelamente en la constitución de paisitos. quizá como nadie. Incluso se llegaría. A esto iba plenamente adherida la entrega ingente y la visión premonitoria de algunos. E n su carta al General Juan José Flores (1800-1864). si se quiere representados por el Libertador. la víspera de su muerte. si fuera posible que estaparte del mundo volviera al caos primitivo. H u b o que inventarlos. Supo visualizar. Para ello. éste sería el último período de América. fueron impuestos por los mismos ejércitos libertadores y sus caudillos. Destacar la figura del Libertador no implica restarle méritos a los antecedentes y. Desarticulados y enfrentados. los europeos no se dignarán conquistarnos. mucho menos. hubo que hacer u n gran esfuerzo también p o r inventar a los ciudadanos. el que sirve a una revolución ara en el mar. Bolívar decidió morirse convencido de que había fracasado. que conformarlos p o r la fuerza. tanto 28 29 . tiva. y claro que lo fue. E l Precursor Francisco de Miranda (1750-1816). quinto. sexto. como proponía denominarlo en honor al Almirante de la M a r Océano. Unidos sería factible enfrentar fuerzas inmensas. la balcanización se impuso. devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad. Finalmente. La idea de base. Él fue quien propuso el Congreso Anfictiónico de Panamá. no cuajó. este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles de todos los colores y razas. cuarta. la fragmentación se hizo patente.de la sociedad y de sus sectores constitutivos que cuajaron. sino de aquellos que se necesitaban ahí. no de los que estaban ahí. Investigaciones recientes han permitido reconocerle sus aportes. a los antecesores.

Este volumen pone al alcance de los lectores valiosas fuentes documentales del Archivo de Miranda. para partir de 1767 desde Italia dieron a conocer en Europa lo que Pedro avanzar después desde la colonia hasta la filosofía latinoamericana. 1998. Akademie Verlag. México. Traducción y notas de AmeUa Hernández y Andrés Cardinale. la carta que. Sobre antecedentes y precursores: José María Antepara. previa a la conquista hasta los años noventa del siglo pasado. 1975. Prólogo de Carmen Bohórquez. Centro de Estudios Constitucionales. quienes a ne trabajos que abarcan inicialmente cuestiones metodológicas. Múltiples y valiosas sugerencias aparecen en sus interpretaciones. de la América M a d r i d . 3^ edición ampliada y revisada. Francisco deMiranday la inde- pendencia hispanoamericana.. E l Buho. Editorial de la U n i ihrer Entwic- versidad Nacional de Cuyo.199 págs.332 págs. Grundzüge utopía. Philosophie in Lateinamerika. En esta obra el filósofo toriano ofrece una visión abarcadora de este pensamiento desde el e historiador de las ideas argentino reconstruye de m o d o preciso y movimiento ilustrado. E l colega historiador argentino reconstruye las ideas iniciales del proceso emancipatorio. con u n acucioso recurso a las fuentes. 2001. Précurseur des indépendances de l'Amérique latine. Mendoza.Bibliografía: construye. Sentido y trayectoria del pensamiento ecuatoriano. con una visión regional. escribió Bolívar fe31 . El perro y la rana. Humanistas glo XVIIL Germán Marquínez Argote y otros. 308 págs. 355 págs. A r t u r o Andrés Roig. Carlos Stoetzer. Esta antología constituye u n texto de consulta ya clásico. el cual hace accesible algunos de los ideas. Banco Central del Ecuador / Corporación Editora U N A M . La filósofa e historiadora klung. La Carta de Jamaica redescubierta.390 págs. como "Contestación de u n americano meridional a u n caballero de esta isla [ H e n r y Cullen]". Su obra constituye u n hito importante en el estudio del proyecto de patria continental mirandino. toda la región. para culminar con lo que denomina "la quiebra del libe- prolegómeno unas claves m u y útiles para el estudio del periodo en rahsmo clásico". como racionahsta. 479 págs. editadas en Londres en 1810 por el guayaquileño. Argentina. 2006. I X . Biblioteca Ayacucho. Caracas. 353 págs. Beñin. Miranda y la emancipación O. E l colega alemán b r i n - de las ideas argentina ofrece aquí u n estudio sugestivo y pertinente da su visión del desarrollo de la filosofía en la región desde la etapa sobre el utopismo raigal del Precursor. en español editada en Caracas. L'Harmattan.. T. Bohórquez-Morán. Revolucióny Visiones de conjunto incluyendo otras zonas: Heinz K r u m p e l .437 págs. 397 págs. París. Documen- tos. 1991. históricos y explicativos. U N A M . La filosofía en Colombia. 287 págs. Francisco de Miranda. Estela Fernández Nadal. I . Humanismo Ecuatoriano Carlos Paladines. T. Bogotá. E l filósofo e historiador de las ideas ecua- Nacional. en una rigurosa investigación sobre las fuentes. 1941. 1982. la trayectoria política e intelectual del Precursor. México. Las raíces escolásticas de la emancipación suramericana. I I . 117 págs. 1992. Gabriel Méndez Planearte (introducción y selección). 2006. El Colegio de México. Carmen L . glo XVIIL en la segunda mitad del si- Quito. Pensamiento de la emancipación: Francisco Cuevas Cancino. Este esfuerzo colectivo contie- escritos más sugerentes de los jesuítas mexicanos expulsos. La colega filósofa y latinoamericanista venezolana re- Española. en Henríquez Ureña designaría como el "esplendor intelectual autócto- el esfuerzo por reconstruir el desarrollo de la filosofía en Colombia no" surgido durante el período colonial en la Nueva España. al del Barroco como "ambiguo" y al de la Ilustración como "emergente". Esta edición brinda tanto el original en inglés como una nueva versión al castellano. además de consideraciones críticas acerca de cómo fue transmitida y leída por la posteridad. 1988. Historia de las del si- México. Caracteriza al humanismo del Renacimiento como "paternalista". pasando por el romántico y el espirituaUsmo sugerente el desarrollo del humanismo ecuatoriano y brinda. que muestran los proyectos que están en curso y los esfuerzos hechos por el general Miranda durante los últimos veinticinco años para la consecución de este objetivo.X L I I y 311 págs. según él escolásticas hasta aproximadamente 1815. 1984.

México.. Prólogo José Luis Romero. E n este texto el Libertador resume su visión de la región y su proyecto liberador en Pedagogía cívica unos términos precisos. Germán A . en los términos del liberahsmo capitalista. Selección. Por eUo. Es uno de los textos clásicos de nuestro pensamiento. espada en mano. Este estudio examina antecedentes.987 págs. México.. reflexión de u n partidario "frenético" de la democracia. atados a nivel de las ideas. María del Carmen Rovira Gaspar (Coordinación.A . Jamaica. sino que brinda sugerencias invalorables para la comprensión de estos pensamientos. Los libertadores. Biblioteca Ayacucho. atados en el pensamiento. Caracas. Se trataba de dejar de pensar como los españoles y pasar a hacerlo de conformidad con la Europa moderna. que se arre- 1828) piente de sus "primeros errores" y reniega de ese "furor" inicial. Una aproximación a la historia de las ideas filosóficas en México. 2006. Siglo XlXy principios del XX. impracticables. 287 págs. M o n teagudo fue M i n i s t r o de San Martín en el Perú. La coordinadora no sólo organizó las búsquedas de los documentos. el 6 de septiembre de 1815. U N A M . o Inventamos o Erramos Martín se retirara del Perú. " M e m o r i a " (1823) (Selección) en: Pensamientopolítico de la Emancipación (l 790-1825). 167-176. como se verá. Monteagudo fue perseguido y se refugió en Quito. lejos de las ilusiones y "bellezas ideales" de la democracia radicahzada y del federalismo. de la Reza. Estudio y fuentes documentales anotadas. atados en la conciencia. los integrantes de la üamada "generación del 37". Y es que. pp. Quien mejor representó este esfuerzo ingente por pensar con cabeza propia. los criollos que les sucedieron.chada en Kingston. Bernardo de Monteagudo. introducción y textos). Allí publicó estas memorias. concretaron la independencia política. propusieron lo que se conocería como "emancipación mental". de 1837. Aquí resume principios sobre los que basó su quehacer político y sus propuestas de u n gobierno fuerte y centralizado para la región. notas y cronología José Luis Romero y Luis Alberto Romero. según él. 1997.plantearon el asunto como una cuestión de emancipación incompleta. hasta el punto que se ha Uegado a caracterizar su propuesta como el comienzo de la filosofía americana (por referencia a esta América). habían . pero mentalmente. el "nosotros" aludido o referido era siempre primordial y hasta exclusiva y excluyentemente el de los crioüos. Después de que San . Después de la etapa heroica cumplida por los libertadores.e l plural. fiaejuan Bautista Alberdi (1810-1884). pone al alcance del lector u n conjunto de documentos no siempre de fácil acceso sobre otros intentos decimonónicos de integración. T o m o I I . desarrollo y repercusión del Congreso Anfictiónico de Panamá. Respecto de este p u n t o conviene recordar las enseñanzas de A r t u r o Andrés R o i g ( 1 9 2 2 ) en el sentido de que en filosofía se habla siempre de re-comienzos o de reiterados comienzos. Eón / U A M . Este inmenso esfuerzo de trabajo colectivo proporciona el acceso a fuentes del pensamiento mexicano durante ese largo periodo considerado. la búsqueda de la libertad política suele estimular la libertad filosófica y ayuda a re-comenzar en u n ejercicio crítico respecto de prejuicios acendrados y de ambi33 . cada uno contextuaUzado y con sus caracteres específicos y no de un comienzo dado de una vez para siempre y como si fuera la frontera intransitable entre u n antes sin filosofía y u n después con ella. El Congreso de Panamá de 1826 y otros ensayos de integración latinoamericana en el siglo XIX. los que vinieron a continuación -para decirlo de u n m o d o más preciso. que constituyen una magnífica (Simón Rodríguez. Además.quedado o permanecido en ese pasado. 1977. que conviene siempre volver a leer y meditar con cuidado.

sino u n verdadero "programa" de cómo La filosofía se localiza por el carácter instantáneo y local de los problemas que importan se debería encarar. como la humanidad. Alberdi se centraba en las necesi- que no quedara reducido . Decía el abogado y ya profesor de filosofía: textualizadamente: observar. C o m o mostrara fundadamente el recordado Maestro uruguayo A r t u r o Ardao (1912-2003). concebir. a los cuales presta la forma de sus soluciones. es varia en sus aplicaciones nacionales y temporales [. sin escaparse de la coyuntura y asumiendo las responsabilidades co- Vamos a estudiar la filosofía evidentemente: pero a fin de que este estudio. pues.a aplicar o a reproducir imitativamente lo ya pensado por otros. se induce. nos traiga alguna ventaja positiva. Por lo tanto. Mas la tarea que se le presentaba como ineludible era hacerlo de una manera situada. La filosofía se localiza por sus aplicaciones especiales a las necesidades propias de cada país y de cada momento. momentos de avance y momentos de retrocesos o clausura y hasta de aparente paráhsis de la reflexión.] Pero La filosofía. 35 . cómo lo proclamaba con todas las letras en u n enfoque que. la filosofía de nuestra literatura. como problemas de la región. en el 34 él debe ser contextualizado y muy bien situado en su momento y en sus Umitaciones. parecería entrar en contraposición con lo que había afirmado antes. ese programa se publicó en 1840 en M o n t e v i d e o y en él. Por cierto.. vamos a estudiar. la filosofía de nuestra política.güedades que tienden a la confusión. ha de salir de nuestras necesidades. Es m u y interesante advertir cómo él mismo las expresaba. la filosofía de nuestra religión y de nuestra historia. pero vale la pena saborear u n poquito de esta pro- del historicismo romántico. no hay que exagerar el admirable aporte de Alberdi. en una palabra.] su punto de partida y de regreso es siempre su nacionalidad [. no la filosofía aplicada al mecanismo de las sensaciones.y su ejercicio activo . Cada re-comienzo tiene su antes y su después y se constata que es p r o p i o de la reflexión filosófica tener altibajos. como hemos dicho. hasta cierto punto. rrespondientes. no en el sentido de restringir su validez a u n ámbito geográfico delimitado. etc. no se nacionaliza por la naturaleza de sus objetos.] Hemos nombrado la filosofía americana y es preciso que hagamos ver que ella puede existir [. La actividad de filosofar. según su autor. pues. resultaría el del curso de marras. medios y fines. no la filosofía aplicada a la teoría abstracta de las ciencias humanas. la reflexión filosófica en la región.. sino chas por la emancipación. por lo común tan estéril. La cuestión era de aplicación de esas disciplinas del pensamiento -las de la filosofía.a la resolución de los problemas concretos que abrumaban a los seres humanos en esas situaciones naciona- Más adelante.] Americana será la [filosofía] que resuelva el problema de los destinos americanos. una en sus elementos fundamentales.. el cual constituía su matriz de pensamiento. Este comienzo alberdiano fue así u n recomenzar m u y destacado. Conviene recordar algunas partes de ese texto tan él mismo lo decía. E l joven abogado buscaba trabajo. Nacionalizando la filosofía.e l filosofar. La naturaleza de sus objetos. es la misma en todas partes. se concluye. Pues según estas necesidades: ¿cuáles son los problemas que la América está llamada a establecer y resolver en estos momentos? Son los de la libertad. procederes. de los derechos y goces sociales de que el hombre puede disfrutar en el más alto grado en el orden social y político.. Este programa no sólo suelo americano [. se razona. Le ofrecieron dictar u n curso de filosofía en el Bachillerato y para ello le solicitaron su programa. especialmente a una nación. pero se- dades o en los problemas surgidos aquí y más acuciantes: la organización guramente acompañando las tendencias más profundas de su propues- pública. política y social más adecuada a proporcionarse después de las l u - t a . pues. etc. Sus expresiones fiaeron m u y explícitas y deben considerarse también con detenimiento. la filosofía de nuestra industria y riqueza. más destacados del filosofar en la región. son los de la organización pública más adecuada a la naturaleza perceptible del hombre. ¿Qué se hace en todas partes cuando se filosofa? Se observa. añadiría con una lucidez asombrosa: les acotadas. dado su enfrentamiento con Juan M a n u e l de Rosas (1793-1877) se había visto obligado a salir de ese Buenos Aires.. En este sentido. se concibe.e n contra de sus mismas palabras.. no la filosofía en sí. sino haciendo con ella u n aporte a la formulación y resolución de los problemas específicos que los seres humanos enfrentaban espacial y temporalmente en estas incipientes naciones. no hay más que una filosofía.. puesta tan lejana en el tiempo.. La filosofía. sino la filosofía aplicada a los objetos de un interés más inmediato para nosotros.. Exiliado en Montevideo. A l b e r d i avanzó propuestas decisivas en el marco de referencia La cita es m u y larga. como se ha dicho. no se trataba de discutir si la filosofía a construir los fundamentos o a cimentar una reflexión adecuada a los tenía una especificidad como tal en la región. inducir. procederes. porque ella conduce a uno de los momentos Destacaría en su propuesta el esfuerzo protagónico en u n pensar propio. razonar. También Nuestra filosofía. concluir. resulta la misma en todas partes si se la toma descon- relevante.

que el esfuerzo propio por pensar se ve. bloqueadas p o r las deficiencias 36 Esto fue parte del legado del historicismo romántico. ingleses y estadounidenses. hasta cierto punto. preferiblemente anglosajones. las rebeliones y sublevaciones constantes de quienes no fueron reconocidos y se procuró mantenerlos en un estado de sometimiento inicuo. noción con la cual aludía a los territorios indígenas. pudiendo considerarse como fechas aproximadas de ese predominio los años que van de 1830 a 1870. m u y pocos de los cuales (exclusivamente varones. Ese m i s m o A l b e r d i . más violencia pueblo menos metafísico en el mundo.Si es posible decirlo. de una soberanía que. El romanticismo incluirá una serie de rasgos que cubrirán una buena parte del siglo X I X . aplicada. Y eso explicaría. dualismo maniqueo. a propósito del vecino del norte. Varios intentos se han efectuado para tratar de indicar esos rasgos. las incansables demandas de participación. La tesis de la revolución sin ideología n i pensamiento previo se difundió mucho y sin demasiado sustento. si no estaba enfocada a las necesidades y problemas que urgía afrontar y. En todo caso. E n México soñaría también con ese proyecto. muchos años después. por delante de la teoría. resulta muy importante conocer que fue en estos términos como lo planteó a inicios del siglo X I X Juan Bautista Alberdi. atención especial a la 37 . fe i l i mitada en el progreso. La especulación le parecía una pérdida de tiempo. Su propuesta. No hay un Llevar a la práctica estas propuestas supuso. que el rol de la América en los trabajos actuales de su objetivo de convertir a la región en los Estados U n i d o s de la América la civilización del mundo. no es posible dejar de anotar críticamente. primero se haría y después se pensaría. distanciamiento de la herencia o mentalidad española. La pura. abstracción Y los Estados Unidos del Norte han hecho ver que no es verdad que sea indispensable la anterioridad de un desenvolvimiento filosófico. pero que se fueron concretando por el c a m i n o . Los Estados Unidos del N o r t e eran el modelo a seguir. en la región. lo único que se logró fue deformar u n tanto lo que se era. exaltación de lo religioso.. quien sería el autor de u n libro de extenso título: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina en 1852. O sea. con todo y limitaciones. El resto era población sometida a los caprichos arbitrarios de los mandamases. Aquí enunciará. raciales de la región. La emancipación buscó entonces consoUdar la soberanía. de reivindicar u n esfuerzo propio y autónomo de pensar o de filosofar. condensada en la fórmula: "gobernar es poblar". En fin. Pretendiendo ser lo que no se era y sin l o grar alcanzar lo que se pretendía ser. por el contrario. Ellos han hecho un orden social nuevo y no lo han debido a la metafísica. resolver. al mismo tiempo. es del todo positiva y de aplicación. sobre la base de una exigencia internacional -curiosamente a partir de naciones inexistentes. boicoteado por dentro si se lo entiende solamente como practicar lo que otros piensan. que los Estados Unidos. tenía muchas aristas que deben ser visualizadas. les era negada a la mayoría de los habitantes de esos mismos territorios. por cierto. explicitando una dimensión racista m u y intensa. la América practica lo que piensa la Europa. por cierto. U n coetáneo suyo. Se trataría. E l cual podría decirse que culminó con el esfuerzo de ese mismo Alberdi. Y quienes deberían poblarlo eran los admirados europeos. La práctica parecería ir. Se trataba de poblar u n supuesto "desierto". literatura entendida como militancía. en el caso de la Revolución Mexicana. Justo Sierra (1848-1912) y lo enunciaría en los mismos términos: había que lograr constituirse en los estados unidos del sur. Los únicos que podrían aportar esas nuevas ideas del liberahsmo capitaUsta que aparecían a sus ojos como tan promisorias y. para conseguir un desenvolvimiento político y social. las propuestas hegemónicas de los criollos. M u y aproximativamente podrían resumirse en los siguientes: liberalismo económico y político. radicalizaría también. una dimensión social exphcita. L o mism o se diría. configurándolo de otros modos. Aquí el problema se centraba en el énfasis que ponía Alberdi en la reflexión práctica. y que más materiales al tratar de imponer estos modos de concebir la realidad a quienes no los de especulación sugiera a los pueblos filosóficos con sus admirables adelantos prácticos. por así decirlo. una tesis que se reiterará después en otros contextos: la filosofía no antecedería a los procesos políticos. la metafísica en sí. sobre todo. con posterioridad. (1811-1888). no echará raíces en América. más tarde. por cierto) dispondrían de derechos ciudadanos. con u n considerable aporte para lo que culminaría en la Constitución de lo que se conocería hasta ahora como República Argentina a partir de 1853. D o m i n g o Faustino Sarmiento Se deja ver bien claramente. admiración imitativa de los modelos franceses. reconocería que no deseaba ahorrar sangre de gauchos en del Sur. compartían n i podían hacerlo.

con el uso mismo del sión de conjunto del desarrollo de la filosofía en la región a partir de término positivo. En todo caso. Su obra posteriormente Alejandro K o r n (1860-1936). con su desarrollo de diciona y no pocas veces distorsiona su anáfisis. por contextualizar de m o d o pertinente. aunque su obra en relación con la filosofía. verlos como pre-positivistas o como de los aportes la Historia de las Ideas (filosóficas) en la región. por examinar. no cabría ignorar aquí el desarrollo de lo que u n gran esfuerzo m u y loable. otras regiones del globo. el filosofar más próximo a la elaboración misma del texto. aplica- que la filosofía de la liberación constituiría el aporte "más original" do. el uso más relevante sólo tuvo edición postuma. de incesante de la identidad. Aquí se ha insistido en la figura de del término es poco pertinente en u n sinnúmero de casos. Y es que este tiempo fue de confluencias de innumerables líneas de reflexión. aferramiento a la realidad supuestamente concreta. Aunque fue y otras precauciones indispensables para una lectura provechosa. Difícilmente se podrán encontrar todos y cada uno de estos rasgos en todos y cada uno de los pensadores del periodo. por la incidencia de su pensamiento en la vida pública. Esta apreciación. Su texto manifiesta pensamiento m u y específico. Filosofía americana e identidad. Buenos Aires. Este inmenso esfuerzo del colega español. mezclada con los aportes de se encuentran la noción misma de pensamiento y la de generaciones. 38 39 . Enó- to". según esa errónea interpretación his- 2004. como pretendería los pueblos originarios antes de la colonia hasta la actualidad. N o habría tal positivismo "autóctono". Universidad de Deusto. Una rios lados: la peregrina idea de afirmar la presencia de u n positivismo avant búsqueda la lettre en la región. El confiictivo caso argen- tino. incluso. obra aporta diversos enfoques sin duda sugerentes. La primera es entendida por el autor como una noción que permite Otro pensador destacado y con m u y larga trayectoria en la región fiie el efectuar referencias más amplias que la de "filósofos en sentido estric- venezolano radicado finalmente en Chile. expresamente planteada. En cuanto al Brasil. Bilbao. práctico y no tenía nada que ver con la carga semántica que adquiriría producido por la región. Hay que estar m u y alertas frente a u n reiterado error que se cuela por va- Visiones de conjunto: Carlos Beorlegui. entre otros aspectos. En realidad el uso del término está organizada a partir de la convicción. j u n t o al desconocimiento el término en el positivismo. con lo cual no se logra rebasar el sentido peyorativo del término logo. Muchos méritos tiene este libro ya clásico del filósofo e historiador de las ideas argentino. E n cuanto al enfoque generacional. N o es menor el de tratar el caso argentino en la marco del filosofar de la región. aludía más bien a u n pensar concreto. estudioso toriográfica. etc. Biagini. siempre con u n enfoque crítico y ansioso de alternativas auténticas. Esta confusión tiene que ver. los románticos habrían sido positivistas hasta sin darse cuen- de la obra de Juan David García Bacca.Bibliografía: vida interior o subjetiva con sus rasgos de intuición y sentimiento. apareció casi como una obsesión. Hugo E. 1989. intenta abarcar una gran v i - ta. Historia del pensamiento filosófico latinoamericano. E U D E B A . Entre otros aspectos a precisar búsqueda de originalidad y de expresión propia. Por tanto. educador. jurista. aunque hay que leerlo con cuidado por se ha calificado como empirismo mitigado. En otras palabras. con- precursores tampoco se justifica. por no descuidar propuestas que pudieran no haber hallado el eco merecido en su momento. la inmensa la labor de pedagogía cívica llevada adelante por Bello. en la época que aquí se trata. fue también u n importante filósofo. la de las fuentes secundarias utihzadas. También debe destacarse el esfuerzo obstinado por recurrir a las fuentes. en buena medida coetáneo al de las erratas de impresión y por ciertas confusiones provenientes quizá este período y m u y semejante en algunas de sus aspiraciones. C o n estas Alberdi. Andrés Bello (1781-1865). 342 págs. 895 págs.

Argentina. campesinado. 40 . Ariel. 2000. Esquemas para una historia de la filosofía negra). quizá por primera vez. Obras com- págs. Madrid. además de la repercusión del hegelianismo. por ejemplo. Historia das Idéias Filosóficas voces silenciadas (mujeres. población ecuatoriana. El maestro uruguayo propor- taca la importancia de la historia de las ideas y su desarrollo en el país. prolongando ciertos aportes de la tradición kantiana y neokantiana. sino valiosas fuentes documentales. 1945. Edi- dinado por el filósofo argentino.373 págs. E l Buho. El volumen. 615 págs. Su análisis se centra también en la segunda mitad del siglo X X y particularmente en la filosofía de la fiberación. ción 1976 Barcelona. etc. La filósofa generales (identidad. Clara Jalifí^de Bertranou. 1987. brindando siempre sus juicios críticos y su inclusión en una filosofía de la historia común. El pensamiento social y político iberoamericano del siglo XIX. T. La propuesta de una filosofía especialistas. 316 págs. lo cual marca la gran diferencia de situaciones en que nos encontramos. el autor trata de abarcar las complejidades de lo producido en la mayor parte de la región. 2003. ¿A quién le permitirían hoy publicar en el periódico u n programa para u n curso de filosofía y. 163-176. Problemas y tenden- cias. coor- dimensión filosófica de la producción del intelectual venezolano. reúne colaboraciones de distinguidos rica. quiénes se interesarían por leerlo? A r t u r o Ardao.. Quito. 289 págs. Andrés Bello. el tratamiento que hace de la filosofía católica. Prólogo de Elsa CeciHa Frost. Leopoldo Zea. 1993. Mendoza. Sobre autores específicos: Juan Bautista Alberdi. reconstruye con gran rigor y recurso a las fuentes la historia de las ideas filosóficas en el Brasil. Sorprende que haya sido editado en u n periódico. una recuperación de la filosofía ecuatoriana con consideraciones metodológicas. no Brasil. este libro del Maestro mexicano se iría ampliando hasta abarcar el desarrollo del pensamiento en la región desde el romanticismo. 542 págs. El pensamiento latinoamericano. 4^ ed. ciona en este volumen quizá los mejores estudios disponibles sobre la Arturo Andrés Roig (Edición). la cual desarrollaría sistemáticamente con posterioridad en u n trabajo específico. aunque efectúa también aportes interesantes para los momentos previos. 195 págs. sin abandonar una postura crítica y una referencia constante a la dimensión estructural del análisis. 1986. Caracas. Bibfioteca de la Academia sobre pensadores positivistas con sus antecedentes. Este programa constituye u n texto clásico de la reflexión filosófica en la región. El pensamiento hispanoamericano (1944) y Antología miento de lengua española en la edad contemporánea (1945).1197 A n t o n i o Paim. reproducido en: A r t u r o Ardao. El colega ruso intenta en esta obra forjar u n panorama de lo fundamental producido por la filosofía en la región a partir de los inicios del siglo X I X . pasando del pensa- pletas.) hasta el examen de formas de pensa- e historiadora de las ideas argentina reconstruye cuidadosamente la miento social y político del período. Es m u y sugerente. A r t u r o Andrés Roig. U N A M . Sao Paulo. Ediciones de la Universidad Católica. José Gaos. quienes brindan u n panorama que abarca desde cuestiones torial de la Universidad Nacional de Cuyo. Filosofía pre-universitaria en el Uruguay. C o n cuidadas referencias a las fuentes. pp. 3^ edi- en México 1965]. Editora Convivio. Colegio de Humanidades" ( p u blicado originalmente en El Nacional el 2 de octubre de. Resulta de lectura indispensable para advertir la situación en que se encuentra el estudio del siglo X I X desde la Historia de las Ideas.Eduardo Demenchonok. 1982. Estos dos trabajos del maestro español transterrado brindan no sólo su posición al respecto. México. Bogotá. Djacir Menezes (1907-1996) y Luís Washington Vita (19211968) en la tradición de Tobías Barreto (1839-1889). Montevideo. al tiempo que des- Nacional de la Historia. Publicado inicialmente en 1949 con el título Dos etapas del pensamiento en Hispanoamérica. ubicado en la corriente culturalista a que dieran impulso M i g u e l Reale (19102006). estudios por el positivismo y llegando en alguna referencia hasta los inicios del tercer tercio del siglo pasado. 2^ edición corregida y aumentada [1^ de 1977]. filósofo. Filosofía Latinoamericana.279 págs. "Programa del curso de filosofía contemporánea que anunció Juan Bautista A l b e r d i . Trotta / CSIC. Claudio García & Cía. Francisco Bilbao y la experiencia libertaria de Améamericana. V. filósofo e historiador de las ideas perteneciente al Instituto Brasileiro de Filosofia. Editores. 1990. étnicas indígenas. unidad. 1840). E l autor. pasando por la reivindicación de trayectoria del pensador chileno y hace accesible su obra de u n m o d o m u y fecundo. sobre todo. E l filósofo e historiador de las ideas argentino brinda aquí. una propuesta de periodización articulada sobre la ideología hberal.

Alie origine della storia della cultura civile latinoamericana.134 págs. México. disminuido ante la obra i n gente de Hegel (1770-1831). Guillaume Tiberghien (1819-1901). 1891) Una importante corriente de pensamiento. Las investigaciones han i d o mostrando que asociar esta corriente exclusivamente a las repercusiones y reelaboraciones españolas de u n oscuro y m u y secundario pensador alemán. M o r a n o Editore. La filósofa e historiadora de las ideas mexicana brinda en este conciso estudio una sugerente aproximación a la obra del maestro del Libertador y. sobre la razón campestre de otros ( J o s é Martí. n i se trató de u n pensador completamente marginal. y no la razón universitaria de unos. Ñapóles. durante los años 1850-1870 esta corriente se va introduciendo en la región. En este último tramo su presencia política sería relevante.Orden y progreso María del Rayo Ramírez Fierro. como su discípulo alemán exiliado en Bruselas Heinrich Ahrens (1808-1874) y el discípulo belga de este último. E l colega filósofo e historiador itahano brinda una sugerente contextuaHzación de la obra de Bello y examina sus aportes en u n esfuerzo cuasi exhaustivo. N i fue sólo cuestión hispánica. en particular. mediante sus reflexiones y traducciones. se procesará con detenimiento de 1870 a 1900 y su repercusión duraría hasta 1930. Simón Rodríguez y su utopía para América. Las ideas krausistas penetraron sobre todo en las facultades de derecho. Todavía en las décadas siguientes se manifestaría su presencia. política e diritto in Andrés Bello. . sobre todo en el Cono Sur. Posteriormente. que apenas en años recientes está siendo estudiada con intensidad.la razón de todos en las cosas de todos. Filosofia. 1994. constituye u n error. 1987. La acla42 43 . La recepción del pensamiento del filósofo alemán se efectuó en la región por la vía mediadora de algunos de sus seguidores. particularmente entre las actividades pedagógicas de varios miembros del exiho repubhcano español en México. a su dimensión utópica. A n t o n i o Scocozza. a través de los españoles Julián Sanz del Río (1814-1869) y Francisco Giner de los Ríos (1839-1915).. U N A M . Como lo señaló en su oportunidad A r t u r o Andrés Roig.. es el krausismo. 265 págs. a través de las ideas jurídicas y en la discipHna de la Füosofía del Derecho. en su estudio pionero sobre el krausismo en Argentina.

a ser superado. como en el universafismo de H e - En cuanto al positivismo clásico. sobre todo en el sentido de soportes sustentada p o r el krausismo y que no debe confundirse con el eclecticis- empíricos. E l talante concihador no lo eximió de una dimensión polémica. p o r tanto. el positivismo aparecería asociado a los escarceos industrializado- en proponer una "tiranía honrada". sobre todo. a los meritorios trabajos de res en la región. hacia el final de mo. con el objetivo de arribar a los más altos destinos humanos. tan típica de los tiempos ulteriores a la independencia. siempre indispensable. John Stuart M i l i (1806-1873) y Herbert (1781-1832). por cierto). pero también en las krausistas. Siempre en las manifestaciones positivistas. aunque habría que ponerle muchas comillas a esto de "nacio- e indefinido hacia lo homogéneo. tanto con el catohcismo como con el positivismo. N o pueden desligarse estas consideraciones de las filosofías de la historia que le subyacen. postularán nunca los de la nación. en el intento por dar cuenta de sus variadas expresiones en la región.ración de esto último se debe. habrá una cierta visión de la historia en juego. caso. en el caso de México. cumpliría una función inicialmente apor- y. Su teoría del derecho era útil para reforzar al Estado. con las leyes de la evolución. Le son inherentes tensiones entre inmanencia y trascendencia. A su hegemonía se enfrentaría todo el esfuerzo humanista nacional sintonizaba con el esfuerzo de construir estados nacionales y. Frente a la anar- nales". Su laicismo teísta permitía actuar en rrollo socio económico autónomo a partir de la soberanía nacional daría pie una sociedad de religiosidad arraigada y manteniendo distancias con a lo que ya en los años cuarenta del siglo pasado comenzarían a ser las bases u n catohcismo que se sentía heredero único y exclusivo de u n pasado para una Filosofía Latinoamericana. el cual aspira a lograr una filosofía con el así como entre finitud e i n f i n i t u d . Su concepción federalista del orden inter- las burguesías. Por t o d o ello correspondería hablar más que de krausismo. su pensamiento será explícitamente retomado p o r Justo Sierra para enfatizar la cercanía de la sociedad con la vida natural El positivismo. delimitaba sus atribuciones. Según John Stuart M i l i se transitaría así de la anarquía al orden y de éste a la libertad. La posición sintética y armonicista. también de Hippolyte Taine (1828-1893) en re- al naciente liberalismo de u n "panenteísmo" como fuente de inspiración lación al arte. en una situación m u y propicia para la interlocución internacio- el análisis del lenguaje. E l español A d o l f o Posada (1860-1944) hablaría de krausopositivismo. por su parte. E n tanto "superorganismo". y nacionalista de los pensadores progresistas de la región. para desembocar en el neopositivismo que llega hasta la lógicas. aunque a veces lo pareciera o lo simularan. La concepción dialéctica hegehana es u n antecedente de estas visiones. la tativa al efectuar la crítica a la especulación vacua de la escolástica r u t i n i - sociedad estaría sometida a u n doble movimiento^de integración y dife- zada. p o r ejemplo. E n sus versiones "clásicas" predominó el pensamiento de Enrique Menéndez Ureña ( 1 9 3 9 ) sobre K a r l Christian Friedrich Krause Augusto Comte (1798-1857). E n el área andina se arrimaría al catolicismo. al t i e m p o que X X . En el caso de Spencer. preservando la iniciativa de la burguesía y lo cual nuevamente conduce a considerar sus relaciones nada sencillas con los derechos del i n d i v i d u o . Apareció como el pensamiento asociado al ascenso de las burguesías renciación. actuahdad con su cientificismo. coherente y definido. lo colocaba. E n todo una libertad ordenada. E l pensamiento krausista sirvió en estas tierras para dotar Spencer (1820-1903). Posteriormente apareció lo que se conocería como el "se- y legitimación. Más adelante. El esfuerzo por al m i s m o tiempo. Las situaciones se sucederían unas a otras mediante u n procedimiento de superación que permitiría rebasar lo transitorio. mismo rigor de las ciencias naturales. incoherente nacionales. nal. sin los eurocentrismos limitantes. en Argentina bascularía hacia el positivismo. E l panenteísmo alude a u n organismo universal en que gundo positivismo" de Ernesto M a c h (1838-1916) y Richard Avenarius se articularían mediante la relación de causalidad dimensiones cosmo- (1843-1896). con el intento de su articulación convergente regio- afirmar los valores humanistas de la cultura nacional y por impulsar u n desa- nal (siempre falhda. en una marcha tendencial desde lo heterogéneo. el de finales del siglo X I X e inicios del gel. porque las burguesías defendieron siempre sus propios intereses y quía. N o dudarán. de krausismos. según las investigaciones de Antolín Sánchez Cuervo la primera mitad del siglo pasado se centraría la filosofía en la lógica y en ( 1 9 6 9 ) . C o n sus oscilaciones. legalidades y argumentaciones. se constituiría en la ideología de la oligarquía dominante en la región. según la cual el orden conduciría a la 44 45 . Las figuras políticas de Hipólito Yrigoyen (1852-1933) en Argentina y de J o s é Battle y Ordóñez (1856-1929) en el Uruguay representaron el máximo de la presencia púbhca del krausismo como guía de la actividad política en el Río de la Plata.

Así. no podían reconocerse como jacobinos. salvando las instituciones repubficanas. Barreda insistirá en lo que denominaba "emancipación pendiente hasta h o y la reconceptualización de esta rica tradición. N o es posible entrar al detalle de las relaciones entre la ortodoxia y la heterodoxia positivista. Algunos culminarían abominando el orden parlamentario. Basta de revolu- que los europeos hablarán de "malas copias" frente a estas expresiones ciones y de sus consecuencias. C o n todo hay que destacar su defensa de los derechos de la mujer y 46 47 . C o n expresiones de racismo intolerante. nal se produciría en diferentes partes de la región en la oscilación entre Los positivistas.libertad y la figura de Porfirio Díaz (1830-1915) sería su representante. Frente a las guerras civiles y su anarquía desatada se abría la tarea de crear u n nuevo orden. se propiciaría también la "dictadura republicana" en Brasil. por lo tanto. segunda mitad del siglo X I X . Así. Más allá de los enfrentamientos entre godos y jacobinos. donde América habría asegurado el p o r v e n i r del y el progreso. Sus aportes más o menos desarrollados desde el punto de vista combinaciones de los aportes de los autores positivistas europeos llegarán teórico y sus representantes sostuvieron posiciones ideológicas también va- a mezclarse con otras corrientes. no se tividad de los planteamientos latinoamericanos acerca del positivismo. el liberahsmo le apareció como te reiterativo hasta la Revolución Cubana. Rebasada la etapa teológica (conservadora) E n t o d o caso. sino de u n m o d o evolutivo. en función de los desafíos presentante de una etapa ya cumplida de una historia que debe seguir que plantea la coyuntura. al liberalismo triunfante. impondría a "hachazos". como anticipó Bolívar. Así. ese incansable i n - sar reformismos que paulatinamente fueran consolidando posiciones. hizo creativa con José Carlos Mariátegui. El cambio de la reafidad era indispensable y se reconocían como seguidores del esfuerzo liberal por romper con la situación colonial. progresando. justamente. avanzando. Tuvo sus matices nificará u n instrumento para la creación de nuevas formas educativas. Los positivistas se enfrentarán. sin poner en riesgo el orden y el progreso. el republicanismo mexicano lograría enfrentar al monar- positivista. a partir de la cual se renovaría una etapa necesaria pero requerida de ser superada y de culminar en intensamente la discusión y las aportaciones teóricas al respecto. tanta será la crea- rían como oligarquías. Sigue el positivismo. también. constructiva. hacia finales del siglo e inicios del X X se ma- El mexicano Gabino Barreda (1818-1881) sería quien mejor expondrá nifestaría en una simbiosis con el positivismo. así. cuyo énfasis se colocaría en el logro de la civihzación 5 de mayo de 1862. vestigador del positivismo que fue L e o p o l d o Zea (1912-2004) rescata- Charles D a r w i n (1809-1882) era retomado así. en palabras de Justo Sierra. en su teleologismo inmanentista. para quien "el i n d i o no sirve para nada" y tampoco el mestizo. Sin embargo. E n su Oración Cívica de 1867. se trataba de posibilitar u n nuevo orden sin imitar acríticamente los modelos ajenos. Era una especie los márgenes de acción del Ejecutivo frente al Legislativo. como en las palabras del boliviano Nicomedes Antelo. riadas. donde la libertad se daría siempre al interior de u n orden quismo francés y el símbolo de esa victoria sería la batalla de Puebla del preestablecido. Pero no estaban dispuestos a prolongar la destrucción. Las y variantes. tanto francés como inglés. U n interjuego constitucio- deformaciones que habrían dejado "pasmados" a los europeos. estas burguesías o pseudo burguesías se atrinchera- mundo. E l positivismo sig- asociarlo sin más a las tradiciones oligárquicas en la región. una especie de despotismo positivista. para volverse u n pensamiento bastan- su elogio a Benito Juárez. E n fin. Baste señalar que tanto en Chile como en Brasil la religión positivista tuvo su relevancia. Había que construir u n nuevo orden para garantizar la libertad. Rusa adoptaría formas ortodoxas'. así como el orden colonial había garantizado la dominación. después de la Revolución esa concepción de la historia positivista. E n esos momentos se trataría de i m p u l - en las que no pueden reconocerse. re- dos sus antecedentes en otras partes del mundo. j u n t o a los otros clásicos ría la "innata originahdad latinoamericana". E l progreso. con to- mental". Aquí. para el positivismo lo relevante sería la justificación de p o r la etapa metafísica (hberal) ahora correspondía el t u r n o a la etapa una nueva modahdad de ejercicio del poder. p o r alusión a las supuestas del positivismo. elaboraciones resulta impracticable en este breve espacio. encontraría una novedosa renovación con m o t i v o del t r i u n f o del liberalismo frente al conservadurismo. Sin embargo. donde todo está puesto en el anhelado progreso y en la admirada civiliza- conviene anotar que los antecedentes de su recepción se remontan a esta ción. Sería una imprudencia descalificar en bloque al positivismo y menos de prolongación reafista del liberahsmo. incluso hasta el marxismo. N o está demás mirar su dimensión histórica en relación con la secula- El estudio de la trayectoria de las ideas marxistas en la región y sus re- rización de la escatología y quizá.

sino u n servicio debido a la colectividad. quienes se enfrentarían al positivismo en el cual habían sido formados. Todo centrado en su apasionada lo fácilmente. Representaría. pero su crítica al imperiahsmo. Esta Nuestra América deberá consolidarse en medio de las amenazas múltiples y el intelectual. con sus últimos reductos en Cuba y Puerto Rico. La obra de Martí debe ser situada justamente en el plano de la lucha en que él mismo se colocó: frente a España y frente al naciente imperiahsmo norteamericano. identifica críticamente. E n él se m u y sugerente el m o d o en que el colega colombiano Carlos Rojas Oso- da el "encabalgamiento" . como se habrá podido apreciar en este apartado. así. originales e influyentes que haya fue u n socialista. aquel que piense. Así. el predominio del capital comenzaba la temida injerencia norteamericana. 244). Supo articular. como a quienes desde dentro obstacuhzaban sus expresiones más plenas. el d o m i n i o trata sistemáticamente. la noción de "Fundadores" apficada por Francisco Romero (1891-1962) a esos autores de inicios del siglo siguiente. E n una actitud universalista que no renegó nunca del propio "tronco" para utihzar su metáfora tan cara. Estuvo siempre en la primera línea de la vida púbhca. . y sus rasgos positivistas ulteriores no ofrecen dudas. J o s é Martí (1853-1895). marcos del positivismo y reivindicaran el ejercicio de la metafísica como Finalmente. Conviene quizá insistir en las confusiones que crearía. los desarroUos que posterior- 48 rio da cuenta de su pensamiento filosófico en concisas palabras. tampoco se puede ignorar el uso y abuso que se ha hecho de esta figura descollante por parte de ingentes grupos posteriores. N o uno de los pensadores más destacados. no habrían tenido suficiente estatura filosófica. cuando lo entiende: "ontológicamente como una dialéctica que reúne en síntesis lo material y lo espiritual. pero siempre procuró ser fiel a la historia y a las necesidades efectivas de este nuevo mundo. aunque no los culminar. p. en el momento mismo en que está por lo recordara Carlos Rojas Osorio. quizá. Se ha querido ver en Martí el representante o antecedente de las más variadas posiciones. Martí enfrentará el racismo de Sarmiento y pugnará por u n saber enraizado en la región. gracias también a sus luchas por las que dio la vida. Nada aborreció más que el aldeanism o vanidoso. literarias y filosóficas en una corta vida de una intensidad desbordante. Pero.la instauración de u n cierto culto a la juventud como legados no siempre mente desarroUarían quienes a inicios del siglo X X se enfrentaran con los advertidos de este movimiento. N o fue u n intelectual de gabinete n i "de lámpara". consulares. no es posible culminar ese siglo X I X sin hacer referencia a una búsqueda de realización más plena de ciertos valores humanos. C o m o lo planteara Rafael Almanza y rica cierra así el ciclo de ese siglo. los del siglo X I X . editado en U S A y en México en 1891. como gustaba exphcitar. Esa noción historiográfica suscitaría la idea de que los autores anteriores. Enfrentando tanto a quienes desde fuera de la región descreían de ella. N o es factible encasiflar- financiero y la exportación del capital. lo coloca en posiciones producido la región.c o m o dijera el uruguayo Ángel Rama (19261 9 8 3 ) . L o cual. los tres elementos característicos del imperiahs- español en el Caribe. las labores pedagógicas. ansioso p o r participar en el quehacer protagónico de su tiempo. quizá como ninguno. la mayoría como autodidactas. y mo según L e n i n : el m o n o p o l i o industriahsta. p o líticas. Es en España. debidos a su estancia forzada lucha en contra del expansionismo y de la dominación estadounidense. y éticamente como una utopía de la justicia" (1997. Sus rasgos krausistas juveniles. carecería de todo fiindamento y constituiría uno de los absurdos que se irían acumulando en la m u y difícil tarea de interpretación del pensamiento propio de la región. El tronco debería ser el de estas jóvenes y hasta inexpertas repúbhcas. el cubano de Nuestra Amé- m u y cercanas a L e n i n (1870-1924). deberá saber que el hacerlo no es u n hobby n i u n lujo para ociosos. uno de los mayores dislates a que conduciría el aferrarse sin más a ciertos términos en alguna medida consagrados. Anticipó. posteriormente. L o que no se puede descuidar es su aporte en textos fundacionales como es el caso del artículo periodístico "Nuestra América".de dos épocas: la del romanticismo en retirada y la del positivism o industriahsta en auge. periodísticas.

sintetiza en su prólogo las líneas torales del mismo y brinda en su antología el acceso a algunos de los textos fundamentales de ese 51 .. Río Piedras. Krausismo en el Uruguay. darwinismo social. transformismo. I I .346 págs. midad con el énfasis revolucionario de los años setenta. La Editorial Universidad de Puerto Rico. En este volumen. 446 págs. Positivismo y antipositivismo en América La- tina. La antología de Queda así en condiciones de apreciar la vigencia y repercusión del textos está organizada en cuatro partes que remiten a la periodización krausismo en la vida pública de la Banda Oriental. Susana Monreal y Antolín Sánchez Cuervo lante para futuras investigaciones. E n tos y su desarrollo en México. produce u n SECNA. C o n precisos recursos a las fuentes y u n y quehaceres. A n t h o - do tutor. Universidad del Zufia. México. La filósofa e historiadora de las ideas argentina reconstruye cuidadosamente los aportes del procer puertorriqueño. matizado y pertinente en sus juicios. A I F y P / Eón / muy buen aprovechamiento de la literatura secundaria. etc. brinda en su introducción u n breve panorama de estos movimien- pasado. Panamá. 606 págs. Puerto Rico. sugerida: la introducción el marxismo en la región a principios del siglo Antolín Sánchez Cuervo (compilador). algu- Positivismo y marxismo: nos m u y poco trabajados. de los autores de esas corrientes. I X . Su antología pone al alcance los textos. E l colega filósofo e historiador de las ideas venezolano reconstruye aquí con cuidado las ideas de pensadores positivistas venezolanos. Maracaibo. Pensamiento positivista latinoamericano. Revista de políticas de la filosofía. 2004. E n volumen está dedicado a u n interesante examen de las ideas de progreso y atraso. al tiempo que estimu- Ramaglia. Nuevas perspectivas del krausismo Santo Domingo.L I V y 594 págs. Era. 412 págs. Siglos X I X y X X . 427 págs. Filosofía moderna en el Caribe hispano. el período revolucionario de los años treinta. Costa en América Latina. de consulta Enrique M . desde la perspectiva del marxismo ulterior. 1993. Eugenio María de Hostosy su época: categorías sociales y fundamentación filosófica. I . el stahnismo. E l primero de los trabajos incluidos en este Adriana A r p i n i . 1982-. México. Universidad Católica del Uruguay Dámaso A . Raquel Bouzas. Su trabajo permite apreciar las múltiples dimensiones del pensamiento de Hostos. La colega uruguaya reconstruye con todo do también en castellano -México. Editorial de Ciencias Sociales. 2007. Montevideo. 69-160. el investigador francés cuidado la presencia del krausismo en el Uruguay y examina sus p r i n - proponía una revisión del pensamiento marxista en la región de confor- cipales propuestas desde la perspectiva de la Historia de las Ideas. 1980. Carlos Rojas Osorio. 764 págs. 399 págs. "La invención del saber. México. Caracas. U N A M . M i - guel Ángel Porrúa / Universidad de Puerto Rico.Bibliografía: este v o l u m e n el filósofo e historiador de las ideas cubano reconstruye algunos momentos cruciales del positivismo y del antipositivismo en la región e intenta. La idea de progreso en el pensamiento positivista venezolano. Honduras y Guatemala. Algunos fundamentos del Esta- Michael Lowy. E l filósofo a historiador de las ideas español especiahzado en el estudio del krausismo. El filósofo e historiador de las ideas mexicano. T. colaboran en esta sección de la revista para hacer u n balance del positivismo sobre la base de las investigaciones actualmente disponibles. Bibhoteca Ayacucho. Colombia. Pablo Guadarrama González. se aboca a examinar Krausismo: el desarrollo historicista del pensamiento filosófico latinoamericano. Especiahstas en el tema como trabajo centrado en las dimensiones epistémicas y éticas. Francois Maspero. 2007. Ureña. 1997. Leopoldo Zea (compilación. prólogo y cronología). 1980. 2004. pp. Susana Monreal. U n homenaje a A r t u r o Andrés Roig" en: Pensares Rica. marzo 2007. Venezuela. n° 4. la renovación revolucionaria a partir de la Revolución Cubana. Posteriormente. París. edita- Larrañaga. uno de los más destacados sino el que más de los estudiosos del positivismo en la región. evaluar esos movimientos de conjunto. La Habana. Antonio Tinoco Guerra. enraizado en su quehacer emancipador. logie. Dante obhgada. evolución. Le marxisme en Amérique Latine de 1909 a nousjours. Las polémicas en México en torno al krausismo (siglo XIX). este cuidadoso estudio el colega colombiano-puertorriqueño exami- generalmente m u y poco estudiados. 336 págs. Aránzazu Oviedo García. Varios autores. na la producción "positivista" en el Caribe de habla hispana: Cuba. T. Adriana A r p i n i .

José Martí. Anita Garibaldi. 1976) procer cubano. educación. ubica y evalúa de manera cuidadosa la dimensión filosófica y los aportes de la propuesta martiana. en el sentido más positivo del término. de pasar de la mera imitación a u n pensar creativo y p o r abandonar las posiciones epigonales. una serie de anotaciones tadas a las anteriores como el n i h i h s m o radical de Friedrich Nietzsche complementarias sumamente vahosas. En el segundo. 104 págs. especialista en lenguas romances. 330 págs. Se notó en esta época unas renovadas búsquedas de la autoconciencia filosófica nacional en el esfuerzo sostenido..32 págs. Argentina. que hacía de la razón u n culto era puesto en entredicho también desde finales del siglo pasado en Europa. Centro de Estudios Martianos / Casa El 98 constituirá quizá el punto de partida del siglo X X . José Martí. Ottmar Ette. 2003. brinda aquí su valoración crítica de ese proceso. española Luis Carlos Henao de Brigard. Editora U F G . E l colega alemán. una historia de su Trad. Investigación.. poeta. Edición crítica. La Habana. Esta obra. ciar al amor como elemento no sólo afectivo sino cognoscitivo en la L o no racional. con su énfasis en la dimensión social iría cobrando paulatinamente fuerza. teoría. Su obra permite advertir facetas de la producción martiana no siempre destacadas. 269 págs. testimonios. Axiología de la libertad Sobre Martí: Eugenio Rezende de Carvalho. En el primero de estos trabajos. interpretación de la realidad. México. A utopía de um Novo Mundo. Paralelamente. política. se producirían diferentes intentos de renovaciones de antiguas escuelas: neokantismo. los senti- reflexión martiana. del (Carlos Real de Azúa. Esta hermosa edición presenta. críticas radicalmente enfren- del estudio del hterato cubano Cintio Vitier. C o n estos dos sugerentes y bien fundamentados libros Aun considerando que se trata de una cuestión de grado y objetivamente el autor. 2001. mientos y otras facetas del inconsciente surgirán a inicios del siglo pasado como aspectos a ser tomados m u y seriamente en cuenta. del sentido del siglo X X en la región.movimiento. revolucionario: recepción. nos inclinamos por la tesis del "repensador". las dimensiones humanas como la voluntad. de las Américas. aunque no siempre logrado. originalmente escrita en alemán. Sao Paulo. Goiania. E l racionalismo clásico o tradicional. O americanismo universalista de José Martí. Río Cuarto. una nueva concepción de la ciencia deberá ser recogida de algún m o d o por la reflexión filosófica y el énfasis se pondrá en la dimen52 53 . presentación y notas C i n t i o Vitier. José Maríi. U N A M . El humanismo como filosofia de la dignidad. Este estudio de la filósofa e historiadora de las ideas argentina constituye u n vahoso esfuerzo por examinar con todo cuidado al Martí filósofo y pensador en su contexto histórico y cultural. Además. Lihana Giorgis. 1991. Entre ellas la que permite apre- (1844-1900) y la filosofía de la crisis de Oswald Spengler (1880-1936). pioneros sobre Martí desde el ámbito de Brasil. 507 págs. Apóstol. I C A L A . E l marxismo. y América para a Humanidade. Por ello. también. da cuenta de las diversas variantes de la recepción de Martí y de sus múltiples tergiversaciones. ha aportado estudios insoluble -¿desde dónde se es un filósofo original?-. Nuestra América. 1995. neotomismo. En él se daría el final del dominio español y el comienzo abierto y ya descarado de la ingerencia norteamericana. historiador brasileño de nuestras ideas. 2006. historia y relaciones USA / América Latina. además neohegelianismo. La etapa imperiahsta del capitalismo marcaba así el contexto ineludible de cualquier reflexión. Nossa América. sitúa el utopismo'. La antología aparece organizada en las siguientes secciones: precursores.

sión valorativa. La Reforma avanzaría. elevado. que no integró u n grupo compacto como a veces se pretendió. pero a poco de andar se pro- preciso. Y esto no es egresados. a partir de A r t h u r los hechos más destacados de la vida colectiva en la región. Libre agremiación estudiantil. de justicia social y respeto a los derechos humanos. de la generahzación y gratuidad de los 54 55 . por cierto. después de la independencia. lo cual daría lugar a la filosofía ción en pro del relevo de los representantes. D e l representación en el cogobierno. durante pensador uruguayo J o s é Enrique Rodó. L i - modernismo retomaría la "prosa-artista". Una revolu- Schopenhauer (1788-1860) y Nietzsche. la dimensión concebir la universidad como aislada del resto del estado-nacional. Otros acontecimientos históricos marcaron a fuego esta época: para comenzar la Revolución Mexicana de 1910. con larga prosapia. la de Córdoba en Argentina. Justo en las fronteras con el una apertura a la sociedad. H e n r i Bergson (1859-1941) y para el ámbito iberoame- dos justamente los campesinos. tan temido y repudiado en sus desmanes y. económica y docente. A l a altura de las ingentes situarlo como u n ordenador de cuestiones que él no inventó. como lo consohdará como el inicio de lo que se conocería como el arielismo en ha señalado uno de los estudiosos del tema. que no fue inmediata. el más apreciado. Tuvo una gran repercusión en toda América y en España. sino como perteneciente a u n género más cultades educativas. Buscaban los reformistas El estudio de los valores. Centralidad del Por su parte. para supuesto para la institución. entonces. Sus ideas rebasaron las aulas universitarias para plantear ideales de integración de la región. al m i s m o a los integrismos y a las ideologías fascistizantes. Se destacará la voluntad. culminará en J o s é Ortega y Gasset. y con el ariehsmo. ello ex- en los siguientes aspectos se podrían resumir sus propuestas respecto de plica también su "altivez magistral". consti- yectaría en los ámbitos políticos y sociales. Aquellos que podían acceder a la universidad. Plurahsmo doctrinario. Más bien. su labor fue de "taracea". La autonomía política. modahdad h o y desaparecida. W i l h e l m D i l t h e y (1833-1911). EstaHó en una de las universidades nía del positivismo en filosofía será la aparición en 1900 del libro del más tradicionalistas de la época. Ariel. (1818-1883). Una revolución nacionahsta en p r o de ricano. Quizá rehgiosa y hasta mesiánica se cuela por todos lados. Vale decir. axiológica. más allá de dos modelos de universidad enfrentados: el profesionahzante y el científico. Ricoeur (1913-2005) denominaría filósofos de la sospecha se irían i m - parte de la cual era f r u t o de u n saqueo abierto y manifiesto de la m i t a d poniendo poco a poco. sobre todo en la Francia de la época. Se inició a partir de problemas y difi- mera "proposición de ideas". tan admirado en sus reahzaciones prácticas. Incluso la región. en busca del sufragio libre. de la cual estaban exclui- (1858-1918). una responsabihdad social y u n compromiso en la defensa de los intereses populares. Y entre todos esos valores. en forma de pre- Todo ello condujo a revisar la creatividad y originahdad de Rodó. justo con esa extensa frontera. el más importante. Vale decir. bertad y periodicidad de cátedra. se p r o d u j o u n o de naturaleza púbhca de la institución. de la vida de Spengler. recogió selectivamente. de democracia auténtica y participativa. Nietzsche y Sigmund Freud (1856-1939). mara del gobierno una porción de los bienes de todos. en la educación superior. U n cogobierno tripartito: docentes. Vale fuera recluido. Los que posteriormente Paul u n ejercicio más confiable de la soberanía. Laicismo. Gratuidad. acotado a u n sector de las clases medias altas y medias de decir. Los reformistas se negaban a tuido p o r el estilo de los "predicadores laicos". será el de la hbertad. hay que ser m u y cuidadosos con la repercusión de su obra. Esto hacía también que su auditorio la misma universidad. la filosofía de los valores o axiología iría apareciendo poco a poco como una de las labores más intensas de la época. Georg Simmel y al m i s m o t i e m p o una revolución p o r la tierra. E l excelente estudio de Carlos Real de Azúa (1916-1977) se la ha llegado a considerar como la "segunda aventura común" de estos permite abordar la obra de R o d ó no como u n simple ensayo. sino que tareas púbhcas a cumplir. H u g o Biagini (1938). M u y p r o n t o ese libro se 1918. Asistencia libre e ingreso irrestricto. en cuanto países. los legados fecundos de K a r l M a r x del territorio mexicano en el siglo X I X p o r parte de los U S A . de ciudadanía iberoamericana. E n busca de la verdadera tiempo. de antiimperialismo y nacionahsmo. Por cierto. sino precisar más bien su esfuerzo. alumno. una universidad que se dictara sus propias reglas del juego y recla- la sociedad de la época. indispensable para garantizar su demeritarlo en sentido alguno. La Reforma del 18 sería también u n hito fundamental en el desarrollo U n hito importante en el inicio del cuestionamiento de la hegemo- e impulso de u n pensamiento propio. estudiantes. La universidad aparecía así como una "casa de la esperanza" enfrentada vecino del norte.

E l juvenilismo impulsado dos ejemplos más evidentes sean los de Vasconcelos en México y Varona por el positivismo alcanzaría aquí una de sus máximas expresiones. E n estos movimientos fuerte repercusión del pensamiento alemán. aun cuando sus exponentes aparecieran como exclusivamente académicos. Enrique M o lina Garmendia (1871-1964) en Chile. Constituirían u n grupo de autodidactas en filosofía. Pero. Enrique José Varona (18491933) en Cuba.estudios y de una "universidad universalizable". A este grupo pertenecieron A n t o n i o Caso (1883-1946) y José Vasconcelos (1882-1959) en México. aunque no se tratará de una simple trasposición mecá- soportes y / o coincidencias pohticas. H e n r i Bergson (1859-1941) será uno de los exponentes Korn. sin ninguna limitación. cui- versión anglosajona. más importantes de esta influencia y su intuicionismo servirá de ariete para Eduardo Demenchononok ha destacado que. ellos serían los encargados de poner la filosofía a la altura de la reflexión filosófica internacional. mayor academicismo. Alejandro K o r n (1860-1936) y Coriolano Alberini (1886-1960) en Argentina. propondría. E n el Uruguay el enfrentamiento con el po- supuestamente considerados como tales. los otros. de la que se hacía en los centros mundiales (para adelantar la terminología que en la segunda mitad del siglo X X se haría común al distinguir centros de periferias). operaría como trasfondo la ideología liberal y tendrían. Según la interpretación de Romero. Algunos de estos impulsores de la institucionafización de la reflexión filosófica en la región tuvieron destacadas trayectorias políticas. en Brasil se daría la presencia del "empirismo mitigado". Alejandro Deústua (1849-1945) en Perú. según la terminología que u n español naturalizado argentino. Carlos Vaz Ferreira (1872-1958) en el Uruguay. La j u - en Cuba.aparecería como u n sujeto social colectivo prota- y en sus labores docentes. Así. hablar. A partir de ellos. insistirá en la búsqueda de una filosofía nacional. según K o r n . Se podría gónico e inherentemente innovador. formados en el ambiente positivista. Ya se ha señalado que estas puras y simples copias no se pueden atribuir sin más a la reflexión regional. cesa en filosofía. diferentes Esta presencia del pensamiento alemán. el positivismo pretendía imponer. nica. aunque m u y concentrados en su vida intelectual ventud -universitaria. el filosofar en la región tendrá otras características que las observadas hasta ahora: más rigor. desde Argentina. Francisco Romero. como parte de su quehacer. sin tratos entre ellos inicialmente. por tanto. de u n ejercicio responsable de pedagogía pú- En esta primera mitad del siglo se presentará la máxima influencia fran- blica. formación profesional. Ya para los años treinta comenzará a advertirse una más dadosamente estudiado por Antonio Paim (1927). se hablaría de u n grupo de varones como "Fundadores" de la filosofía en la región. Raimundo Parías (1862-1917) en Brasil. por cierto. tendrá relación. con el ascenso del nazismo. "la humanidad impulsar la crítica a u n positivismo demasiado atado a los hechos o a los padece de hambre metafísica". El reconocimiento comenzaría y algunos de estos maestros ya serían invitados por universidades del norte y de Europa. La gran reacción espiritualista anti sitivismo dará cauce al "empirismo metafísico" y encontrará en Carlos Vaz positivista se efectuará como una cierta rebelión frente a las limitaciones que Ferreira a su mejor exponente a través de su larga trayectoria universitaria. que se propusieron restaurar la metafísica en contra del positivismo. creciente sistematicidad. no dejaron de tener relevancia púbhca. Tanto en su versión francesa como en su Paralelamente. Quizá los 56 57 .

En el rastrear su influjo.321 págs.. R o d ó tiene la ventaja de presentar los textos en buenas y confiables M o r e n o Duran.. C V I y 373 págs.R. 2000. E l texto proporciona fuentes y una plena aceptación y asunción de su legado" (p. Patrice Vermeren y otros. Este volumen reúne trabajos de colegas fran- te del modernismo. Arnoldo M o r a rastrea el influjo de fico en Cuba en el siglo XX (1900-1960). Biagini. Quito. Utopías juveniles. Pensamiento hispanoamericano. Enrique Ubieta Gómez. E l filósofo e historiador de José Luis Abellán. A l fonso Reyes y otros pensadores. Antecedentes y consecuentes. La Reforma Arielismo: Universitaria. 533 págs. Este volumen re- versiones. particularmente en lo que tiene que ver con las experiencias juveniles y con los aportes de la juventud a los cambios anhelados. su vigencia y repercusión actual. 151). Elaborados siempre con el rigor y la Reforma universitaria y juvenilismo: H u g o E. Prólogo R . Pablo Guadarrama González (jefe de investigación). Alderabán." (p. Rafael Gutiérrez Girardot. Pío Baroja. U N A M . Pedro Henríquez Ureña. Motivos de Proteo. Ángel Ganivet y Manuel Fundadores y repercusiones: de Falla. crea una atmósfera intelectual que da origen a la primera corriente de pensamiento filosófico de Nues- en la literatura y las artes. Buenos Aires. 426 págs. sugerencias de lectura sobre algunos de los más importantes 'Funda- Arnoldo M o r a Rodríguez. Esta edición de los trabajos clásicos de desarrollo de la filosofía durante ese periodo con una visión crítica y de cuidadoso acceso a las fuentes respectivas. haciendo u n especial hito en la recepción cos- ma del Estado de México / Universidad Central de Las Viflas. X I I I ) . U n equipo de investigadores cubanos reconstruye aquí el J o s é Enrique Rodó. Edición y cronología Ángel Rama. Beüo. Prólogo Carlos Real de Azúa. Rodó hasta nuestros días.Bibliografía: gerente de la prolífica obra del filósofo e historiador de las ideas argentino. 2006. ¿Inactualidad del bergsonis- filósofo e historiador de las ideas costarricense. a propósito de la obra de ciertos destacados personajes como Rubén Darío. tal 59 . Rubén Darío. 1993. tarricense por parte de Carlos Gagini yjoaquín García Monge. El arielismo: de Rodó a García Monge. 441 págs. Colihue / Centro Franco Argentino de Altos Es- proceso de pensamiento que produce el pensador uruguayo como par- tudios. El autor. Este breve texto es una muestra m u y su- ironía crítica típica del autor. José Enrique Rodó. Biagini. El 98 cien años después. 167). Buenos Aires. al cual concibe ". Horacio González.. H . Pensamien- frente a los Estados Unidos se produciría en el ámbito iberoamericano to idealista ecuatoriano. destacando aspectos y detalles poco advertidos en los estudios sobre el tema. 1981. su recepción y su repercusión marco de esa movilización cultural se ". C. como la primera gran revolución ceses y latinoamericanos especiahzados en la obra de Bergson y en cultural de nuestro medio regional latinoamericano. Miguel de Unamuno. E l filósofo y ensayista cubano reúne en este v o l u m e n algunos excelentes trabajos sobre la identidad y la cultura cubana.. Banco Central del Ecuador / Corpora- una inversión valorativa muy intensa: "del rechazo a lo español se pasa a ción Editora Nacional. Este breve volumen recoge algunos trabajos acerca del tema elaborados por el filósofo e historiador de las ideas españolas. 382 págs. Leviatán. 201 págs. 1995. Ariel.. C o n el fin del dominio español en América y ante su derrota Horacio Cerutti Guldberg (estudio introductorio y selección). Letras Cubanas. el ariehsmo" (p. Universidad Autóno- tra América. Bibhoteca Ayacucho. Caracas. Anahzan su filosofía. 107 págs. Ensayos de identidad. Madrid. Leviatán.. en orden a destacar las las ideas argentino examina aquí facetas de la propuesta estudiantil de 1918. relaciones entre el modernismo iberoamericano y la llamada "generación del 98".. Editorial Universidad Estatal de Distancia. dores' de la filosofía en el Ecuador. precedidos de los excelentes estudios introductorios de úne ensayos del colega colombiano (1928-2005) dedicados a Andrés Carlos Real de Azúa. 109 págs. México. M a d r i d . 2000.179 págs. 2008. 1976. El pensamiento filosóToluca. San José. da cuenta en este libro del mo? Buenos Aires. 2008. Hugo E. 2000. De la bohemia al Che.

gracias a la labor de los "Fundadores". serían los impulsores de la formación profesionalizante.. si se quiere indispensable. Claro que. E l término "normalización" aludiría a que la filosofía se habría convertido. Normalización profesionalizante La normalidad filosófica sobreviene con el convencimiento de que la filosofía es una tarea que exige esfuerzo. médicos o abogados. etc. la "normalización" filosófica. casi la única vía de ingresos para quien se dedicara a ella parecía ser la docencia. habría que añadir..] Cuando ralea la especie de los que dicen al especialista. con la excepción de Varona. academicista y hasta desapegada de las complejas cotidianidades en que se ejerce la reflexión. explíqueme lo que es y por dónde va el pensamiento contemporáneo. La filosofía sería reconocida. Paradójicamente. para sus actividades específicas: hacer la independencia. sería lo que denominó. En fin. evangehzar. Ya no sería la filosofía una actividad adventicia.. ya a partir de la tercera década del siglo pasado como una actividad profesional más. 1935) El principal fruto de la labor llevada a cabo por los Fundadores. (Francisco Romero. elaborar constituciones. 60 61 . aprendizaje.como fue pensada en el siglo pasado y con una interpretación crítica y sugerente para futuras investigaciones. en una actividad normal dentro de las actividades profesionales. practicada por militares. delante de una taza de café: ahora que tengo un rato libre. según la interpretación de Romero. unos autodidactas en filosofía. Quien se dedicara a la filosofía debería dejar de ser visto como u n "bicho raro" y pasaría a ser u n profesional tan respetable como los ingenieros. curas u otros profesionales como u n complemento. en terminología que también logrará mucho arraigo.. aunque también podrían haber pequeñas compensaciones por labores periodísticas o editoriales. continuidad [. Aquí la concepción de Romero resultó decisiva para marcar a fuego lo que ocurriría durante décadas en la región.

Existía arraigada rativo de este último término. academizada y academicista. particularmente con las universidades en proceso de reconstitución y consolidación cual. distrayéndolos y apartándolos de la investigación filosófica. sólo se estaría haciendo filosofía y nada más. Se haría factible otorgar títulos de de esta parte del globo terráqueo. como ahora se las conocen. aunque careciendo de do la imagen subyacente de la filosofía podría ser visuahzada como una toda coherencia. mientras se filosofara. en sus logros y fracasos. por alcanzar una confirmación acerca de la especificidad cultural sofía. afirmación de una identidad propia del mexicano y. La filoso- de entrenamientos y pericias técnicas filológicas. críticas. las Facultades y carreras de filo- región. indispensables para lograr estar en presencia de alguien que presumiera del la filosofía como el espejo de la cultura. todas las exigencias sobre una cultura y una sociedad con características específicas. para enfatizar una relación concebida por él como inversamente proporcional: a más filosofía menos política. en sus proyecciones. Quien se dedicara a partir de ahora a la filosofía dejaría de ser Y es que. que. Si a eüo se le suma el antecedente ariehsta y zada.d e la propia título de profesor de filosofía. por extensión. Se podrían realizar congresos y even- un acontecimiento político de la mayor relevancia para toda la región: la tos académicos también dedicados exclusivamente a la filosofía. La máxima expresión de esta pretensión fue la convicción de Francisco Romero. heurísticas. y esto podría ser una hipótesis que ameritaría mayor examen. en sus tipo de juicios superficiales. metodológicas. A l menos. se . hermenéuticas. De aquí en más. todas referidas a la región como modalidades de afirmación de lo propio y búsqueda de su especificidad. Sería u n m o m e n t o especular. Así. Gaos. Este profesional debería procurar eludir todo c u l t u r a . que dejó marcado a fuego el camino de la tuirían sociedades o asociaciones filosóficas especializadas. en la región. analíticas. del arte (o estética). por ejemplo. E n suma. La Guerra C i v i l Española. haciendo gala de u n diletan- especie de pirámide. cuan- a quien esboza espontáneamente ciertas reflexiones. a más política menos filosofía. etc. forzó a la sobrevivencia mediante una serie de migraciones y exilios que supusieron el aporte de destacadísimas figuras en estas tierras. de acceso a fuentes. La filosofía sería una especialidad. que se podría resumir en una especie de ecuación de sabor matemático. La institucionalización de los estudios haría por aqueüos años una franca preocupación por la afirmación cultural de la que surgieran. a hablar del complejo de inferioridad del mexicano. y luego el inicio de la denominada Segunda Guerra M u n d i a l . cuando se angustiaba porque le parecía que sus discípulos estaban demasiado cerca de la política práctica y cotidiana. así lo pensaba también desde México u n contemporáneo de Romero. en buena medida. aparecerían como requisitos cultura se hiciera inteligible para sí misma. según el cual se aludiría cultural. Sobre todo. Estas preocupaciones no eran ajenas a licenciado y de profesor en filosofía. apresurados. fía sería el momento de máxima autoconciencia posible de una cultura. incorporando elementos psicológicos. asentada tismo m u y alejado de la erudición. u n conocimiento m u y especializado. del hombre (o antropologías filosóficas). les gustaba y atraía mucho. lógicas. C o m o consecuencia de ello. porque la atracción del ejercicio político era tan grande que esto desviaba de la labor de investigación y de reflexión más propia. de los valores (o axiología). 'periodísticos'. de nuevo en el caso mexicano. como la instancia . La cúspide de esa pirámide sería la filosofía. José Gaos. Samuel Ramos (1897-1959) trabajara sobre la identidad del mexicano y llegara. etc. según el uso peyo- alcances. sin prestar atención a ninguna otra cuestión que pudiera confundir o atentar contra la supuesta pureza de una tal reflexión. vivida casi como propia por muchos de los habitantes de estas tierras. Particularmente. N o es casual. las pubhcaciones especializadas. uno de ellos. de la historia. profesionalizada. la 62 también la afirmación nacionahsta antiimperiahsta de la Reforma del 18. Las consecuencias culturales de esta Revolución tuvieron coyunturas históricas. pertinencia. sistematicidad. además.en que ésta puede aprehenderse en su más propio sentido. en la dimensión de la identidad y de los valores. Ahora filosofar se volvería una rutina institucionali- también u n alcance inmenso. el énfasis se lo quería poner en la dimensión un ensayista en el sentido peyorativo del término. surgirían filosofías de la cultura. Probablemente. Se consti- Revolución Mexicana de 1910.que la filosofía se aparearía con la ínstítucíonalidad académica. del res- quedaría atrás el tiempo en que se filosofaría por añadidura en complejas to de la región. repubhcanos españoles llegaron a brindar su magisterio con consecuencias apreciables hasta ahora. se combinaron una serie de elementos para reforzar la idea de tener a la cultura como u n objeto de reflexión central para la filosofía. Ello llevó a que se fuera agudizando m u y fuertemente la pretensión de separar la actividad filosófica de otros quehaceres culturales. de lectu- La filosofía sería la parte de la cultura capaz de hacer posible que la propia ra de los textos en sus lenguas originales.

Por otro lado. en las ciencias sociales. se incrementaría el trabajo en Historia de las Ideas para ver cómo esas ideas habrían operado en contextos específicos y cuáles habrían sido sus significados precisos. Uranga llevó hasta sus últimas consecuencias ese proyecto. sus funciones. Decía que no podía sentirse así en esas tierras. cocinas. desde México y América Latina. aunque producido aquí. representados mayoritariamente por los jóvenes mexicanos. radios. Poco a poco se iría dando u n avance industrial en la región y se iría consohdando ese proceso de sustitución de importaciones. Le tocaba a América tomar el relevo en esta historia mundial. culminaba así en lo cultural e intelectual todo el movimiento social iniciado con la Revolución. Sin embargo. Para el caso de México. sus usos. Los segundos. Vale decir. lavarropas y hasta automóviles y trenes. Análisis del ser del mexicano de 1952. cultura. Aquí el papel de u n dominicano como Pedro Henríquez Ureña (1884-1946). Se interrogaría por el "ser" del mexicano. y subrayarían la necesidad de una filosofía de. Junto a ello. Era u n poco como esa carrera de relevos o de postas a la que hacía referencia el mexicano A l fonso Reyes (1889-1959). el ser humano. Los primeros. como proceso de sustitución de importaciones. sería capital. la de la cultura inmersa en la historia. Sería en México que se desarrollaría esta posición con más fuerza. Usando los aportes de la recepción de la fenomenología de Edmundo Husserl (1859-1938). y tendría gran repercusión en la región en una doble dimensión. Es decir. U n libro que expresa. quizá como ninguno. de este modo. matizarlo. En los pocos años que duró este intento se arribó a una consecuencia quizá trivial. porque estaba claro que era el momento en que el espíritu debía pasar a América. Por lo tanto. Era también una manera de enfrentar las dolorosas derivaciones psicológicas del exiho y. Aquella región donde los valores e ideales sustentados durante siglos por Europa y que ahora eran ahí destruidos. jugando u n poco con los términos. Que sea válido para todo tiempo y lugar lo que aquí se llegue a postular. dado que se estaba apagando en Europa. como de sustitución de importaciones intelectuales. Se intentaría una "filosofía de lo mexicano". etc.. sino una pregunta estrictamente situada geográfica e histórico culturalmente para esclarecer el m o d o de ser del mexicano y de los latinoamericanos en coyunturas específicas. los que se auto concebían como universahstas. historia. la apertura al futuro y las promisorias reahzaciones llegarían por otra vía. Por u n lado. aquello que antes venía fabricado desde fuera como mercadería de importación. Discípulo de Gaos. se trataría de hacer una reflexión sobre los seres humanos de estas regiones del mundo para ver sus posibihdades de participar protagónicamente en la historia mundial en general. sus aportes. ahora habría que fabricarlo aquí. por ejemplo. Porque aquellos centros que lo enviaban estaban inmersos en lo que fue la crisis del año 1929 y después en los requerimientos de la Segunda Guerra. no había posibihdades de que de ahí llegaran como antes: llantas. Será en estos años que se producirá lo que se conocería. se procuró esclarecer la especificidad del ser del mexicano. se daría lugar a una filosofía de la historia americana. las preocupaciones de la filosofía existencialista en diversas variantes y. Una enfatizará la necesidad del rigor. control y precisión del lenguaje serán algunas de sus consignas. suavizarlo. aunque alcanzada con mucho esfiierzo: los mexicanos son seres humanos igual que otros. Otra pondrá el énfasis en la capacidad de producción propia. Por lo tanto. Ese aporte lo impulsaría otro discípulo brillante de Gaos. la pregunta por la identidad del mexicano no sería primordialmente una pregunta metafísica por su ser en general. Será en ese contexto intelectual y cultural que se destaquen dos posiciones encontradas dentro del ámbito de la filosofía.auto reconocería como u n "transterrado" impulsando el uso de este término para distinguirse de la condición penosa de "desterrado". las preocupaciones ontológicas enunciadas por M a r t i n Heidegger (18891976). ese logro fue el de Emiho Uranga (1921-1988). Rigor lógico y metodológico. si se pudiera utihzar tal término. Era como una especie de convicción compartida. El enfrentamiento . U n pensamiento de vahdez universal. aparecerían enfatizando las condiciones locales de producción o generación del pensamiento. Cuando planteaba la utopía de América y visuahzaba a esta región del globo como esperanza de la humanidad. quien diría de él que se trataba de " u n genio de indiscutible mal genio". aquí tocaría hacerlos vigentes. Los problemas serían los mismos: valores. Leopoldo Zea. el compromiso del intelectual tan enfatizado por Jean Paul Sartre (1905-1980). la gran mayoría de los académicos dedicados específicamente a la filosofía en esos años 40 y 50 del siglo pasado. pero todo esto pensado desde aquí. El debate de esos años se centró gramaticalmente en el uso de dos preposiciones: en y de. se daría otro proceso que podría denominarse. en la urgencia de convertirse en protagonistas con u n pensamiento propio del cual se sea capaz de responsabilizarse. hablaban de filosofía en esta América. hecha desde aquí y por americanos. los menos. sobre todo. Distinto hubiera sido de no haber tenido la ocasión de trasladarse a esta América. dentro del esquema de la filosofía normalizada.

nas. E l pe- Los otros. entrenamiento riguroso. Unos partidarios de la filosofía (europea o anglosajona) en América. contaminados reconstrucción sistemática de una historiografía de las ideas que diera por una supuesta responsabihdad púbhca que no les competía. Unos. no se sabe específica. los primeros. Surgieron así versiones caricaturescas de cada uno de estos sectores. El enfoque de Gaos. Romero. remitía a las ideas encarnadas en su circunstancia del resto del m u n d o para asumirla y hacerse así. Sobre t o d o el grupo de los afirmativos. E n su oportunidad estableció con precisión estas sada ( 1 9 1 8 ) : asuntivos. A punto tal que no han faltado quienes han iden- su realidad cotidiana plena de injusticias y de necesidades insatisfechas. sino que lo mejor de las tradiciones de pensamiento diletantes. incluso. aventados neración del 37 en el siglo X I X y. serían jóvenes imberbes. ensayistas. Hasta el punto de llegar a (con)fiindirse e identificarse como una y la misma labor. en tanto disciplina cultivada de las coyunturas sentidas y padecidas cotidianamente. porque a través de eUa se detectarían antecedentes jetivos inalcanzables para ellos: ¡ser filósofos! Esto aparecía como una pre- m u y valiosos de las ideas que sostenían. confusos. Unos normahzados. lo cual permitía una contextualización pertinente. Los tificado casi hsa y llanamente el hacer labor historiográfica con la reflexión que permanecían en el ocio y la contemplación pasiva. versiones impulsadas por sus contrincantes. serían vistos como los rígidos academicistas. Hasta tal punto resultaban inescindibles ambas disciph- laban del compromiso histórico y lo eludían cínicamente. por su parte. cuando lo que deberían hacer berdiano. la llamada ge- tensión m u y soberbia. pretendidamente disciplina menos relevante. m o - partible m u y valioso. Sin embargo. Para comenzar. despreocupados de u n sentido m u y estrecho. Otros. afirmarían la urgencia de ejercer ya resultó el más difundido y practicado. ajustado a tiempos y reahdades. Los otros. panfletarios. Los asuntivos plantearían diferencias el Maestro uruguayo A r t u r o Ardao. tante advertir que esos magisterios impulsaban dos concepciones diversas Unos serían denominados por el filósofo peruano Francisco Miró Que- de historia de las ideas. Aquellos que se bur- filosófica como tal. mucho menos las sociales o huma- Cubana de 1959. balbuceantes e incoherentes. para usar Unos. faltos de rigor. el punto de parti- aquejan a las sociedades e individuos de la región. Ese debate impulsaría el desarrollo paralelo de otra disciphna: la Historia de las Ideas. Eran jóvenes irresponsables y atrevidos. ilusos. insistirían en practicar la H i s - tas apasionadamente apresurados. apoyos institucionales. Sería visualizada como una disciplina complementaria de la filosofía en Europa o a USA. auténticos filósofos. de- ríodo culminaría con u n hecho político m u y destacable e. Los que enfatizaban sólo el estudio y la formación institucional. sociologicistas. Una serie de etiquetas. dedicada a la articulación de lo propio y esen- universalistas. casi fensores de la pureza filosófica. Todos con m u y de Francisco Romero y José Gaos desde Buenos Aires y México. apoya- la necesidad de estudiar como buenos alumnos la historia de la filosofía do en su maestro Ortega.se polarizó y se intensificó. con el tiempo. folkloristas y particularis- la expresión sugerente de Miró Quesada. despreciados como particularistas. Este enfoque cuándo. pondría el én- mismo esa responsabilidad comprometida de filosofar a la búsqueda de fasis en la historia de la filosofía y vería a la Historia de las Ideas como una caminos y soluciones para los avatares colectivos. N o eran entonces ideas sustentadas sólo p o r unos tes o rótulos denigrantes se irían consolidando: improvisados. cialmente filosófico con sus aphcaciones prácticas. Por eflo se impulsaría la mente ideólogos. nas. surgida de las realidades y Los antecedentes de la Historia de las Ideas. Unos pensando intensamente en la región de modo paralelo y convergente con la filosofía. constituyeron antecedentes de u n legado compartido y com- es ponerse a estudiar y / o seguir estudiando. m u y especialmente el programa al- a la desmesurada aventura de ser filósofos. en la región amparaban y reforzaban estas propuestas y demandas de u n petulantes. los segundos. los da de la situación actual de la disciplina remite a los respectivos magisterios otros procurando rebasar los cauces de la normalización. cuenta de esos avances regionales con todas sus especificidades. Es impor- buena formación básica. _66 67 . jóvenes imberbes. Los otros: afirmativos. en el aire y otros pensando en soluciones prácticas para los problemas que remontan al siglo X I X e inicios del siglo X X . políticos disfrazados o sencilla- pensar propio. faltos de madurez y proponiéndose ob- toria de las Ideas. los que La Historia de las Ideas se desarrollaría con particular fuerza en esta épo- insistían en que sus estudiantes se hieran a formar a las 'fuentes': becados a ca. Los que vivían en la torre de marfil. Los otros impulsores de una reflexión propia. románticos apasionados políticamente. los que procuraban que la filosofía no se con- impensable de acuerdo a las reglas del juego establecidas: la Revolución taminara con otras disciplinas científicas.

quizá. Biblioteca Básica del Pensamiento Ecuatoriano auspiciada por el vigencia de una tradición filosófica latinoamericanista de larga data. agentes protagónicos de su propia historia. la dimensión cultural. la reflexión en torno al lugar que le habría sido asignado como de dependencia y en la conflictiva social. E l filósofo panameño Ricaurte Soler (1932-1994) La Filosofía Latinoamericana surgió de profundas convicciones nacio- sugeriría. alimentando una visión del imagi- sobre Cuba o Guillermo Francovich (1901-1990) sobre Bolivia. Esa articulación le parecía m u y oportuna para gación o. particularmente de la conocida como región. donde lo estrechamente nacional se amphaba y efectuaba en plenitud sobre las ideas los aportes de la teoría de las ideologías y la semiótica para en la dimensión más abarcadora del latinoamericanismo. el argentino A r t u r o Roig impulsaría en 1974 lo que denominó las soberanías nacionales. en el sentido de apreciar que sin unidad superar el idealismo culturalista de la Historia de las Ideas y las simplifica- de la región. E n la segunda mitad de los setenta todas estas dimensiones metodológicas se pondrían en obra a la hora de reconstruir la historia de la filosofía correspondiente a la región en el proceso histórico y la reivindicación de su papel protagónico. cabría añadir que no conviene confundir la disciphna con la tra- nales con la puesta en obra de los criterios metodológicos aquí indicados. La Filosofía de la Historia constituyó así uno de los ámbitos de reflexión más socorrido. Este pensamien- provocar u n giro lingüístico muy relevante. donde aparecerían algunos de los trabajos ya considera- Sin imitar acríticamente. dición de la Intelectual History o dejar de lado su acendrado historicismo. A su vez. para la liberación confluirían. México. él surgiría la Revista de Historia de las Ideas de la Casa de la Cultura Ecuato- la llamada sensibihdad postmoderna poco ha aportado de decisivo a esta riana a iniciativa del destacado intelectual ecuatoriano Benjamín Carrión tradición. Leopoldo desde la región y por autores de la región. Pero. permitiendo poner el énfasis en las situaciones sobre todo. en el Ecuador. En los Banco Central del Ecuador y la Corporación Editora Nacional. ejerciendo las capacidades de producción intelec- dos clásicos de esta disciplina. E n 1956 se reuniría en San Juan de cual presta atención predominante a los sujetos productores o portadores Puerto Rico el "Primer Seminario de Historia de las Ideas en América" y de de ideas y. nario colectivo capaz de dar cuenta del conjunto de la región y procurando En los setenta se producirían algunas variantes fundamentales en el de- satisfacer sus necesidades simbóhcas y de sentimiento de pertenencia. Procuró incorporar a la reflexión historiográfica ta. démica normalizada. sin el horizonte de la integración de Nuestra América no ha- ciones de lo que denominó "causalidad externalista" del dependentismo. la fecundidad de articular los aportes historiográficos de la disci- también estos sentimientos hicieron su obra en la mayoría de países de la plina con los de las ciencias sociales. Así. Pero. A r t u r o Ardao sobre Uruguay. es que este nacionahsmo tuvo una prolon- "teoría" de la dependencia. los aportes del marxismo y del pensamiento ca. la cual apuntaba al planteamiento Zea impulsaría desde México la Colección Tierra Firme del Fondo de Cul- más adecuado de los problemas a afrontar y a brindar sugerencias para ello. bría posibilidad ninguna de margen de maniobra para la reivindicación de Por su parte. esa articulación de intelectuales que hoy cabría denominar como red. Esta L o que se conocería como Filosofía Latinoamericana se habría conso- red funcionó durante muchos años m u y fecundamente. particularmente en el caso del México post revolucionario. dando lugar a enfatizar la dimen- to filosófico no descuidó múltiples aspectos: la dimensión antropológi- sión de la discursividad. u n nacionalismo latinoamericanis- "ampliación metodológica". como los de Joao Cruz Costa (1904-1978) tual propias. Por lo tanto. una lucidez única. cuarenta y cincuenta se escribirían las primeras historias de las ideas nacio- En fin. tura Económica. L o interesante del caso. el particularmente el circunstanciahsmo'. la dimensión política. Se ha renovado hdado así en sus formulaciones básicas. Una reflexión filosófica elaborada generacionalmente y se ha enriquecido con el tiempo.La etapa nuclear de la Historia de las Ideas en la región se dará a me- la creación de la revista Pucará. Los temas o tópicos reiterados de la identidad y de la integra- sobre Brasil. a la vez. en una breve ponencia presentada en u n congreso de filosofía en nalistas. Medardo Vitier (1886-1960) ción reaparecerían así con toda fiierza. a pesar de su cuestionamiento no consistente a este específico his- (1897-1979). la reedición de la Revista de Historia de las diados del siglo pasado y fungirá como una mostración probatoria de la Ideas jla. Por cierto. la cual sería m u y relevante para la difusión de los trabajos de toricismo cultivado en la región. la dimensión ética. Desde Q u i t o y desde Cuenca se efectuaría una ampha tarea La Filosofía Latinoamericana se movió en los marcos de la actividad aca- que incluiría proyectos de reforma de los planes de estudio de la filosofía. Habría que decir mejor. sarrollo de la disciplina. en los espacios que la hegemo- 68 69 .

por supuesto. no mermó esta denominación y las llamadas filosofías nacionales que hicieron furor la pretensión de aportar al resto del m u n d o los propios puntos de vista. misma que es explícitamente asumida en el nivel conciencia de la responsabilidad pública del intelectual. capaz de poner en obra todos los aportes de la y en el programático. esta particularidad de la y el vitalismo circunstancialista orteguiano sirvieron de fuertes soportes situación inicial que se asume plenamente no afectaría en nada la preten- para esta reflexión. en periódicos y revis- Ese afán imitativo. U n filosofar elaborado desde las necesidades princi- esta porción del globo requería de su propio impulso para conocerse y palmente sociales y pohticas de esta región geocultural del globo y siem- apoyarse así sobre sus propias fuerzas. Sobre todo. de tener una presencia pública importante por esa modelos importados. pero con pretensiones de universahdad. por supuesto. Por tanto. Pero. Pero. de responsabihdades respecto de la coyuntura en trataba de dejar a u n lado cualquier sentimiento frustrante de supuesta que se filosofa. vía: en periódicos. de surgimiento. se nesis. E l riesgo. era (¿y sigue siendo?) una de tas. se trató de recrear a América. Pero.la actitud responsable y com- Porque el filosofar se ha ido haciendo pasito a paso y acotado siempre a prometida de hacerse cargo de la problemática que el aquí y ahora plan- coyunturas plenas de complejidad. el desconocimiento de las propias trayectorias y el desprecio de las esto les permitió una repercusión en la vida pública relevante. Por lo tanto. Pero. de copiar sin t o n n i son. apareció así situada en función de los problemas a que se debía literal de la expresión es. se laboró en impulsar una filosofía americana o latinoa- de continente "histórico" que atribuía a esta América A r t u r o Ardao y que mericana. una filosofía "sin más". E l sentido tensiones.nía normalizada y normalizante dejó libres. La búsqueda de la universalidad ter siempre programático y nunca efectuado. Por cierto. tuvo la ventaja de reclamaba. De conformidad con este programa. L o relevante es que durante la segunda mitad del siglo pasado se manifestó 71 . en el siglo X I X . al menos en tanto filosofar. E l historicismo conceptual. Así. no se trata de una acotación de resultados. universal en sus pre- pre apuntando al proyecto de unidad e integración de la región. no Leopoldo Zea. inaceptable. C o m o diría el mexica- incluye. Nominada por Europa. una clara todas sus especificidades. Conviene también añadir. de este modo. Esto implicaba. Por cierto. que esa responsabilidad sión universalizable del resultado. Cabe intentar una panorámica de sus preocupaciones y aportes. puso en cuestión las limitaciones propias de la normalización. de potencialidades raigales podía ( y puede) llevar a los mayores dislates. hay una proximidad entre de abordar los problemas de la coyuntura siempre localizada. Además. sino de orígenes. también. La renuncia a la propia creati- pedagógica más allá de las instituciones académicas mediante la prensa y vidad. en radio. cabe señalar también que carecen de todo por añadidura. cabe proceso internacional. queriendo parecer lo que no se era n i se podía ser. lo mismo mentadora de la acción política. Y es que el conocimiento científico. lo americano se daría que le sea pertinente. siempre fue el de reconstruirse según moverse en los medios. Los principales exponentes de esta modalidad prolongaron su actividad las trampas siempre abiertas para la región. el proyecto de unidad continental (en el sentido "inferioridad". ineludiblemente a E l Caribe) exige una filosofía que lo acompañe. hecho. en el alusivo tanto saber de coyuntura. te latinoamericana. de ninguna manera como u n pen- que el saber filosófico. la reflexión filosófica se mostró. de universahzarse. esto no significaba una evasión por la vía de una fundamento las acusaciones que le adjudican como demérito u n carác- presunta "universalidad". tiene apetencia de vahdez universal. por cierto. por lo tanto. teaba. La acotación regional resulta decisiva para el programa al de m o d o de convertirse así en interlocutores váhdos en el debate y en el que se alude con esa denominación: Füosofía Latinoamericana. A nadie se le ocurriría enfrentar. La filosofía. pasaría por -se sustentaría plenamente e n . en televisión. A l contrario. Remite a u n esfuerzo por elaborar una filosofía ple- tradición mundial en función de resolver los problemas a enfrentar en la namente tal a partir de una determinada situación histórico-cultural con complejidad conflictiva del presente. lo cual. Si así fuera. Sentidos váh- sar en las nubes o sobre generalidades irrelevantes. De conformidad con lo que en insistir. en convalidar como científico a u n conocimiento meramente acotado a u n su íntima ligazón con la práctica política y en una disposición hasta funda- determinado país o región. Siempre concebido en dos de la expresión antes mencionada consisten. hacerse cargo de cada presente. E n C o n esta designación genérica: Filosofía Latinoamericana se ha conocido la producción filosófica elaborada con una perspectiva explícitamen- primer término. de gé- su oportunidad había enseñado el filósofo mexicano Samuel Ramos. implicaba conocer el pasado para que no siguiera lastrando inercialmente las soluciones que el presente Los orígenes de este filosofar se podrían remontar mucho en el tiempo.

practicar con él una Aufhebung. el deshacerse del pasado parece absolutamente minante ha sido la Filosofía de la Historia. implícita. a las reflexiones filosóficas para la liberación. N o es mera casuahdad que ese énfasis apareciera destacado en el caso en vez de rehacerse según u n presente extraño. de taria... en general. dado que la Revolución de 1910 dejó una marca indeleble en el y el presente más propios con vistas al más propio futuro (citado como país y en la región. También para apreciar las modahdades de los esfuerzos neocolonizadores más recientes. En este marco. ] Si éste [el pensamiento gestado en la región] ha podido las hay. finalmente. que atienda a los tres grandes Zea se encargará de examinar y exphcitar esta relación para mostrar cómo.de consideración de la reahdad his- E n vez de deshacerse del pasado. E n todo caso. en la cual mostró una cierta oscilación "progresista" m u y fecunda. Esta (sub) disciplina filosófica tiene la característica de derivar m u y encuadrar como lo hace su [el de Leopoldo Zea] material.se expresaría entre u n proyecto libertario y u n proyecto igualitario para la región. cursivas en el original). el proyecto civilizador (liberal) y lo que. aparece como la etapa más fecunda e innovadora de su reflexión la intermedia .d e 1940 a 1969 aproximadamente-. se darían. Porque si el rehacerse según u n presente extraño no pa- Quizá no sería exagerado afirmar que una de sus líneas de expresión cul- rece imposible. seguramente incitado por la adhesión de México al Tratado de Libre Comercio de América del Norte. E n bozado. . circunstanciahsmo y existen- esa etapa produciría su Filosofía de la historia americana (1978). En los setenta . que ningún otro. final- 73 . . Y es que en el año 1949. como ya se ha es- búsqueda de igualdad a partir del reconocimiento de la desigualdad.s o n sus propias palabras. dado que la búsqueda de un sentido de la historia y del papel que le tocaría jugar a la región en la misma no estaría divorciada del esclarecimiento indispensable de la identidad propia. en los sesenta y setenta los aportes del cumpliría. E l ciclo de su producción intelectual se cerraría . la cual entendió como una situación "cultural" de subdesarrollo socioeconómico y subordinación política. forzándolo a justificar El esfuerzo por deshacerse del pasado y rehacerse según u n presente reiteradamente la pertinencia de su quehacer y la legitimidad epistémica extraño no se acreditó precisamente de ser u n esfuerzo menos utópico de sus enfoques conceptuales. E n una primera etapa . poco ha mostrado en términos de "libre" comercio efectivo.con la búsqueda de una igualdad más allá de la mera y concesiva tolerancia. El proyecto igualitario recuperaría lo mejor de los esfuerzos por defender las autonomías y soberanías nacionales frente a las imposiciones externas. E n los años cuarenta y cincuenta. Una aproximación concisa.e n el sentido peyorativo del término. La Antropología Filosófica y la Filosofía de la Cultura tendrían también papel protagónico en todo este proceso. momentos de desarrollo de su obra. permitirá apreciar mejor el alcance de finalmente. fuerzo intelectual. con la cual ciahsmo será nodal. Esto exigiría reflexionar acerca de los proyectos colonizadores ibérico y. en cambio. por tanto. cia marcaba a fuego buena parte de la reflexión gestada en su seno. Todavía en la segunda mitad del siglo X X esta experien- epígrafe por Zea. La obra La Filosofía de la Historia estaría.con su maestro Gaos. el cual por cierto. rehacerse según el pasado mexicano. si imposible [ . de su discípulo Dos etapas del pensamiento en Hispanoamérica.q u e puede y. de crítica al imperiahsmo. la convergencia entre historicismo. occidental para quedar en condiciones de especificar y distinguir las características de lo anglo puritano y de lo latino católico. E n estas últimas décadas (¿"perdidas" desde los ochenta?) la hegemonía señalaba de m o d o premonitorio y en términos que han sohdo resultar fre- del neoliberalismo y sus complementos postmodernos y globalistas han cuentemente crípticos para más de u n intérprete: Allí Gaos desafiado frontalmente a esta modahdad del pensar. Reflexión compleja y evasiva. la experiencia de la alteridad explícitamente tematizada Uevará. la confrontación . de Leopoldo Zea aparecerá así como u n exponente sintomático de este es- trabajando en el seno mismo de la Historia de las Ideas cultivada en la región. como entre líneas. ] y tórica. inopinada y hasta subrepticiamente hacia modalidades ideologizadas desde la altura de una nueviLfilosofía de la historia de Hispanoamérica [. Zea hizo exphcita la vigencia de los cometidos "revolucionarios" y transitó desde la conciencia nacionahsta historicista y el vitahsmo circunstanciahsta a u n enfoque sobre la dependencia.e n t r e 1994 y 2 0 0 4 . lo que podría considerarse u n cierto compromiso marxismo y de la filosofía analítica reforzarán esta postura. es porque lo ve fácil. Posteriormente. [. según él. las condiciones adecuadas para examinar las articulaciones del proyecto libertario con el proyecto conservador.de m o d o culminante. de acercamiento al marxismo.. aunque en u n giro "conservador".. ] . como se Gaos dio a conocer una "Carta abierta" en la cual comentaba el trabajo verá en el apartado siguiente.d e 1964 a 1994-. debe ser complemen- su reflexión. según el filósofo mexicano.

con el auxilio de la Flistoria de las Ideas. se acercaran paulatina y precavidamente a las tradiciones marxistas. en la mayoría de los casos. entonces. así se lo cepción atenta en la escena local y mundial. Y es que la toma de conciencia podía conllevar. dinaciones mezquinas. la ima- Qiaizá de este m o d o quede más claro el exphcito y denodado esfuerzo gen que su libro dibuja de los países en este trance es la encerrada en este de quienes impulsaron esta reflexión por esclarecer las características de la henchido y tenso perfil: el de u n esfuerzo por deshacerse del pasado para propia identidad en la dificultosa tarea de reafirmar las soberanías nacio- rehacerse según u n presente extraño". no dudaría en echar mano de estas otras conceptualizaciones y de recargarlas paulatinamente de sabores propios. la reflexión prosiguió estando y. en el seno del proceso histórico donde debe ejercerse el filosofar. mera vez. C o n todo. por en los meandros de la situación respectiva. siempre empeñados en lograr la integración de la región sin subor- culminaría en el libro de 1978. la producción filosófica regional tendría repercusión y lograría La vida púbhca. en general y identidad mestiza y la procura de la unidad de estos países señalaría u n no sólo en la obra de Zea. marginación. críticas y objeciones. para usar la referencia fuerte y la necesidad de una transformación estructural de fondo aparecería clásica ya mentada por Augusto Salazar B o n d y Todo esto en el marco de como cada vez más deseable y. constituyó. coexistencia. aunque hay anticipos verdaderamente sugerentes. originalmente apoyadas en soportes ideahstas. Esa vida en co- supuesto. Podría decirse que. Ello provocaría que estas reflexiones. para sorpresa de todos. La Filosofía Latinoamericana. está todavía pendiente. domi- 74 75 . Esta obsesión por la reahdad con sus dimensiones históricas constitutivas irá haciendo cada vez menos fructífera la recurrencia a nociones como circunstancia e impulsará la reflexión hacia la recuperación y resignificación de otras nociones. por p r i - postulaba. aunque sin llegar. José Gaos en su "Carta abierta" a propósito del libro del 49: ". la afirmación de la acontece para asumir responsabihdades al respecto. U n cierto sentido de la posibihdad deseable particularmente en algunos trabajos de A r t u r o Roig. sería más vivible. en el existencialismo de Jean Paul Sartre. Tercer M u n d o y liberación comenzarían a Zea denominará proyecto "asuntivo" Capaz de efectuar la soñ^ida Aufhebung ponerse sobre la mesa de la discusión en esas décadas del sesenta y setenta y de articular asimilación con anticolonialismo y liberación en el marco de del siglo pasado. se apreciaría como una propuesta de "yuxtaposición" muy problemática en relación con el pro- viable.. lo que es de sumo interés. barbarie. además de elogios y estímulos. y constituía una muestra de esa viabilidad en las condiciones más adversas U n balance completo de los aportes de la Filosofía Latinoamericana que pudiera siquiera imaginarse. la reivindicación del Tomar conciencia de la propia realidad. Nociones como dependencia. de sus manifestaciones como Filosofía de la Historia dirigida a u n interlocutor principal: las llamadas clases medias no burguesas. a una mejor convivencia. por cierto ya utihzadas en otros momentos con anterioridad en la región. mediante la ayuda filosófica para internarse reconocimiento en el m u n d o con sus especificidades y provocando. en el circunstancialismo de Ortega y Gasset. una de las claves nodales de la reflexión filosófica aporte decisivo a la reflexión filosófica y con consecuencias fuertes y re- latinoamericanista. de este modo. nación. específicamente. entre los seres humanos. La Revolución Cubana seguía ( y sigue) allí.mente. debemos señalar que esta imagen nales. a identificarse plenamente con ellas.. Volviendo. hacerse consciente de lo que protagonismo de la región en el (des) orden mundial. ceso dialéctico que propone aceptar e impulsar. mún sólo puede darse en la historia y es. por lo tanto. retomando terminología de Miró Quesada pero con otro sentido. La crítica al imperialismo se iría haciendo cada vez más una tercera posición tensada entre Escila y Caribdis. La búsqueda de sohdaridad. pero aspirantes a üegar a serlo. a las enigmáticas y m u y sugerentes palabras de de ascenso social latió por debajo de las reflexiones filosóficas latinoamericanas casi de m o d o constante.

2008. Mich. con la colaboración de José A n t o n i o Matesanz. La jaula de la melancolía. Philosophical Analysis in Latin America. 1967.327 págs. arquitectura. artes plásticas. Antolín Sánchez Cuervo (Coordinador). En torno a la filosofía mexicana. Este ya clásico libro del Maestro peruano. Alianza Editorial M e x i cana. ciencias. Eduardo Rabossi. anécdotas. Madrid. Expresiones culturales de la España peregrina. junto a su repercusión ulterior. 1982. 214 págs. Enrique Villanueva y Marcelo Dascal (Editores). Dos de ellos permiten apreciar el aporte de José Gaos y los planteos de Francisco Romero. quien le añade algunos documentos que resultan sustanciales al texto en el cual su maestro dio cuenta del esfuerzo por hacer una filosofía de lo mexicano. Este pequeño volumen reúne tres trabajos. México. Hacia una metodología (filosóficas) de la historia de las ideas en América Latina. E l antropólogo mexicano propone el modelo del axolote para repensar críticamente la tradición identitaria mexicana. argumentos y planteamientos de este grupo de brillantes intelectuales mexicanos.f ] . Bibliografía: Normalización y transterrados: J o s é Luis Abellán. Horacio Cerutti Guldberg. Las huellas del exilio. 100 págs. Grijalbo. Ramos y Zea. Lida. 271 págs. filosofía. 1980. 2^ edición 1987. Francisco Miró Quesada. Abelardo ViHegas. Jitanjáfora. centrado en cuatro autores: Caso. Gracia. Reidel Pubhshing Company. Filosofía latinoamericana: Jorge J. Bogotá. Clara E. Esta reedición en u n solo volumen de la obra del Maestro español se debe al esfuerzo de su discípulo Leopoldo Zea. cinematografía y memoria. 2^ edición 1997 ( l ^ en 1986). México. Aquí el filósofo e historiador de las ideas mexicano reconstruye la trayectoria de la filosofía de lo mexicano y critica sus pretensiones.. 1979. México. por la cual se instaló esta Casa en México. 2^ edición [ l ^ d e 1960]. Este volumen recoge trabajos de u n conjunto de especialistas y brinda acceso a 76 Roger Bartra. D . La llegada de los "transterrados" españoles con motivo de la Guerra Civfl es contextuahzada de u n m o d o m u y preciso por los colegas mexicanos. Argentina y México. marcó en su momento u n importante punto de referencia para la consideración de lo que podría entenderse como filosofía "auténtica" en la región. Universidad Nacional Abierta y a Distancia. México. México. Filosofía Española en América Filosofía de lo mexicano: (1936-1966). La üamada filosofía analítica constituye una de las manifestaciones más desarrolladas en la región. Holanda. 325 págs.E. Los existencialistas mexicanos. El colega 77 . Algunos de ellos permiten ubicar el proceso de la "normalización" filosófica en su contexto.431 págs. La periodización que sugería ha sido retomada en i n n u merables ocasiones y no es posible ignorarla.190 págs. Identidad y metamorfosis del mexi- cano.235 págs. poesía. Este pequeño estudio resulta de lectura imprescindible para comprender la llamada "Operación inteligencia". Horacio Cerutti Guldberg. Pablo Guadarrama González. Morelia. Dordrecht. Experiencias en el tiempo. México. José Gaos. 201 págs. México. Tébar. Despertar y proyecto del filosofar latinoamericano. E l Colegio de México. Madrid. Miguel ángel Porrúa / U N A M .239 págs. Oswaldo Díaz Ruanova. La Casa de España en México. FCE. El volumen recoge trabajos acerca del desarrollo de las ideas en Ecuador. Vasconcelos. México. 168 págs. E l historiador de la filosofía española reconstruye con t o d o cuidado la repercusión en la región de la reflexión filosófica española al t i e m p o que brinda fuentes. U N A M . brindando los antecedentes de lo que después sería E l Colegio de México. La filosofía de lo mexicano. 2001. datos e hipótesis pertinentes. viajes. [s.480 págs. Anti-positivismo en América Latina. 1984.una visión más fecunda de la riqueza productiva del exilio republicano en áreas como: historiografía. Guadarrama. Este volumen colectivo contiene obras de reconocidos especialistas que examinan y ayudan a reconstruir su desarrollo en d i versos países. 1988. 1974. Editorial Rafael Giménez Siles. novela. C o n prosa ágil y precisa el autor procede a rememorar situaciones.

Albany. State U n i v e r s i t y o f N e w York Press. Vol. la filosofía latinoamericana y el historicismO. El marxismo de Mariátegui y su aplicación a los 1 ensa- yos. En 1973 una pléyade de filósofos. en 1959. Leopoldo Zea. U n hito. asimilado. tenían una gran relevancia. daba pie a una reflexión filosófica sobre la historia con caracteres marcadamente propios. 1989. 1978. historiador y crítico de la cultura. 2. Este esfuerzo inmenso pone al alcance una panorámica con fuertes soportes documentales de este complejo proceso.] Este importante estudio de la filósofa cubano-norteamericana b r i n - por las venas de este filosofar que quiere ser de liberación. 1983) el desarrollo del pensamiento feminista. Prólogo de A n t o n i o Mehs. Estudios sobre la filosofia reciente en el Perú. compartiendo sugerencias m u y interesantes. brinda una visión de conjunto de la historia de la historiografía de la cultura y el pensamiento en Brasil desde los años 30 del siglo pasado hasta los setenta. E n el ámbito filosófico aparecían consagradas y. Augusto Sa79 . que ayuda a abrir más y prolongar el indispensable debate sobre tan compleja y fecunda cuestión.. marxismo hasta el pensamiento de la liberación en sus variantes y al que a veces se (Lepoldo Zea. 1977. Universidad de Lima. lo propondría u n filósofo peruano. a pesar de múltiples intentos editoriales. 2^ impressáo. Ideología da cultura brasileira. Pontos de Filosofías para la liberación parti- da para urna revisao histórica.. 296 págs. sino reconstruir u n estado soberano a escasos kilómetros de la península de Florida. Xlll-XXFV^ y 259 págs.499 págs. La Revolución Cubana marcará. Este acontecimiento despertará diversas y m u y variadas formas de creatividad en la región e impulsará esfuerzos de transformación y de búsqueda de alternativas más de fondo. David Sobreviha. 303 págs. no se cuenta con una versión en castellano. con análisis acuciosos. E n estos volúmenes el filósofo peruano recupera. Lamentablemente. E l filósofo mexicano desarroüa aquí su filosofía de la historia de conformidad con el compromiso asumido con Gaos. FCE. Ática. desde las distintas recuperaciones del a la Filosofía de la Liberación un buen instrumental metodológico e ideológico El marxismo corre. surgidas y estimuladas especialmente desde el México pos revolucionario de 1910. Marxismo da una visión crítica m u y sugerente del desarroHo del filosofar en la quiere rechazar o rebasar pero que. ofrece región durante el siglo pasado. 1. La preocupación p o r determinar el lugar que le correspondería a la región para ser reconocida como uno de los protagonistas en el ámbito de la historia mundial. Los esfuerzos p o r impulsar una reflexión de fuerte i m p r o n t a cultural. Filosofía de la historia americana. Y considera dos partes: la historia en la conciencia occidental y la historia en la conciencia americana. Repensando la tradición nacional I. mostrando que era factible no sólo derrotar a una brutal dictadura. como lo ha de ser toda filosofía. hasta cierto punto. se lanza a la elaboración y Ofelia Schutte. Lima. 271-871 págs. con otras filosofías historicistas. E l colega brasileño.cubano repiensa aquí la reacción anti-positivista. Vol. 2005. 1993. la obra de filósofos peruanos relevantes para el siglo X X . Presentación Alfredo Bosi. Carlos Guilherme M o t a . David Sobreviüa. Sao Paulo. Lima. para dar apertura a la segunda m i t a d del siglo X X en filosofía.. u n hito desde el punto de vista político en el desenvolvimiento de la región. 313 págs. vieja lucha por su liberación [. cargando el énfasis en las dimensiones de la identidad y de la búsqueda de la integración de la región. México. la mayoría jóvenes. E l filósofo peruano reconstruye y examina críticamente el marxismo de Mariátegui en este documentado estudio. Cultural Identity and Social Liberation in Latin American difusión de una filosofía que ha de ayudar a los pueblos latinoamericanos en suya I^owg/ií. consolidadas las posiciones de la Filosofía Latinoamericana. Hipatia.

en tanto caricaturas hsas y llanas de lo originalmente producido en Europa. mal repetido y peor aprendido aquí. fenomenólogo y analítico. A h o r a bien. Pero. E l cualificaría a esta dependencia como dependencia con dominación. no estaría en condiciones de decir nada. Su libro apareció organizado en tres secciones (denominadas respectivamente: el proceso. Salazar B o n d y dejó fuera de su tratamiento el caso específico de Brasil y se refirió. E n cuanto al pensamiento originario. más bien a la zona hispanoamericana. Por ello. m u y mermada en su capacidad y además sufriendo las deformaciones de que se la haría objeto a su llegada. E l pensamiento negaría aquí por oleadas de influencia y. transformar. reflexionar para saber de qué se trata. Cada uno de estos aspectos supondría u n tratamiento detenido. como el filósofo peruano daría u n pequeño resumen para poder localizar la resultado y culminación. La cúspide de la pirámide vendría a ocuparla la filosofía como u n m o m e n t o donde la sociedad y la cultura podrían mirarse como en u n espejo y.lazar B o n d y (1925-1974). la cual respondiera a discusión en otro nivel de desarrollo. Salazar B o n d y plantearía aquí algunas cuestiones m u y relevantes para el pensamiento filosófico. Por ello. y. una cultura propia y no alienante. quien publicaría en 1968 u n pequeño libro en la editorial Siglo X X I de México: ¿Existe una filosofía de nuestra América?. justamente el que a él le interesaba las necesidades y problemas que el contexto plantea y que estuviera en impulsar. menos autenticidad. del debate a mediados del siglo pasado acerca de la existencia de filosofía en o de la región y de su propuesta sobre cómo disponer de una filosofía auténtica aceptable. así. los capacidad de aportar algo y de exphcitar a esa cultura y esa sociedad sus cuales supo poner m u y bien en articulación fecunda. Por tanto. Después hablaría también de casos de mutua dependencia. su dedicación a la axiología o teoría de los valores. el requisito para poder contar con u n pensamiento auténtico en la región sería modificar. la filosofía sería una filosofía inauténtica. para obtener. una mala repetición deformante de lo producido en otras partes del mundo. no es tal. para lo cual se remite a otros trabajos. más enajenación ahenante. el debate y una interpretación). finalmente. L o que habría logrado llegar no merecería casi consideración. ciedad independiente y libre. donde las decisiones que las afectan no están bajo el criterio propio de Su visión de la historia de la filosofía es m u y discutible. tampoco necesariamente negativos. lo repudiable eran los casos de dependencia con dominación. además. Más bien. Una historia de la filosofía que. N i siquiera de echar mano de su conocimiento de K a n t para utihzar esas herramientas en relación con su entorno. cambiar esa sociedad y esa cultura. Los ejemplos que daba eran la relación del niño con la madre y la de Cuba con la URSS. Hacer una revolución. Su formación como características más propias. se habrían destruido los testimonios de lo que podría ser considerado como filosofía o pensamiento de los pueblos originarios. y al preguntársele algo sobre el Perú de su tiempo. K a n t (1724-1804) p o r ejemplo. sus conocimientos de los orígenes de la reflexión socio histórica sobre la dependencia. aunque tiene quizá el mérito de dibujar la perspectiva estándar de la historiografía académica sobre el tema. mucho menos. en verdad. a u n pensamiento atribuible a los pueblos originarios. lo que interesa aquí es recuperar de conjunto una visión de los términos en que se formuló este h i t o en el desarroHo del filosofar específico de la región. A más erudición. sus logros y su sentido más pleno. todas estas dimensiones le darían consistencia a su reflexión. la ola saldría de Europa con fuerza y nitidez y llegaría después del largo recorrido a estas costas sin fuerza. A más erudición. en suma. sus lecturas del pensamiento de Marx. Y lo que propuso provenía de una convergencia de saberes. la cuestión tenía que ver con una sociedad dependiente con dominación sobre la cual se asentaría una cultura ahenante y ahenada. 80 81 . en las cuales su autor dio cuenta de su visión de la H i s toria de la Filosofía en la región. sus habitantes y. podría u n académico ser m u y experto en la obra de algún autor del pensamiento clásico mundial. p o r tanto. Y ése era el caso de estas sociedades. dado que la filosofía sería aquí una mera copia. convirtiéndose sin duda en u n clásico. aquí imperarían los -ismos. nada se podría decir en v i r t u d de que a partir de 1492 se habría producido u n genocidio de la población local y. una so- E n cuanto al debate sobre la existencia de filosofía en o de la región. A l culminar esa pirámide de sociedad dependiente con dominación sobre la cual se apoyaría una cultura alienante y alienada. su trabajo en el ámbito de la Historia de las Ideas. particularmente los Manuscritos económico filosóficos de 1844 puestos a disposición en esos años. especialmente en relación con el caso peruano y. para enfatizar que habría casos de dependen- cia no necesariamente perjudiciales. el cual ha alcanzado ya varias ediciones. siguiendo con esa metáfora. penden de la capacidad de decidir de estas inmensas mayorías de la población. como la del ciego y su lazarillo. una filosofía auténtica.

de las situaciones en que se encontraban estas regiones. que finalmente su filosofar surgía dentro de esta sociedad y esta cultura que Por su parte. Después de la obra del filósofo peruano. como Bondy. Rosa Luxemburgo (1870-1919)-.L e n i n . O 1986) para terminar estableciendo. la "teoría" de la dependencia operó como una fuerte crítica requerían ser cambiadas. En todo caso. que pro- la crítica destinada a acusar poco menos que de folklorismo o aldeanismo venían de la reflexión impulsada por la C E P A L y Raúl Prebisch (1901- (Martí estaría indignado seguramente) a la Filosofía Latinoamericana. N o queda más que remitir a otros trabajos. de ser descalificada por inauténtica. porque no se trató de una sola teoría. algunas contrapuestas entre sí. Frente a esto sólo quedaba o propositiva. al desplegar esta dimensión púbhca del filosofar como algo por repensar la situación de la región desde u n enfoque complementario m u y relevante y situar la discusión en u n marco que tendría así u n antes y de las teorías clásicas del imperiahsmo . frente al diagnóstico de la dependencia estructural que se formulará como salida. se podría decir que la propia reflexión filosófica tema y una ayuda para mejor colocarse como actores significativos. esta vez visto desde la periferia. donde se padecen los efectos perniciosos polémica. lo que interesa es destacar su función central en cierto punto de vista. los más estrechamente relacionados con las reflexiones fi- título: La filosofía latinoamericana como filosofía sin más. sino de u n conjunto de teorizaciones.Inmediatamente. también en la editorial Siglo X X I . N o se trata de usar el término liberación aludiendo a cualesquiera de sus múltiples connotaciones. por lo tanto. en N o es factible detenerse aquí en los pliegues y repercusiones de esta el lado oscuro del capitahsmo. A su vez. pueden entenderse esos esfuerzos como intentos este momento. Una serie de movimientos intelectuales convergentes se producirán casi de inmediato en esos años: el llamado boom de la literatura latinoamericana (con sus versiones estéticas de lo real maravilloso y del realismo mágico). Será. filosóficas. por así decirlo. donde se brindan del imperiahsmo. Leopoldo Zea. Ello es particularismo por parte de esta reflexión.la liberación. quien había sido su profesor durante Para poder apreciar mejor lo que significaron las propuestas filosófi- sus estudios en México. el cual tuvo u n inmenso reconocimiento internacional. sobre estas reflexiones se articularon otras diversas dimensiones: pedagógicas. Sin este antecedente. por supuesto. a finales de los años sesenta y 83 . 82 una alternativa. L o fundamental del losóficas ulteriores. ¿Con qué filosofía se haría esa transformación radical requerida por una forma de concientización de los marginados de los beneficios del sis- el colega peruano? Es más. teológicas y. carece de sentido se- 1941). artísticas.p o r así decirlo siguiendo esta peligrosa metáfora clínica. Es más. desde más detalles. También tiene poco alcance Y es que se incorporaron nociones como las de centro / periferia. no se sustenta la acusación de falta de universalismo o de presunto acerca de la periferia se tomaban en los centros del poder mundial. por lo tanto se hacía merecedora. en apretada síntesis. R u d o l f Hflferding (1877- un después. sino de este sentido m u y preciso que le daba contenido en la época. que apareció al año siguiente. como solución terapéutica . esto ciones en términos de causalidad externahsta. en este contexto concreto al que se hace referencia. por- cientes de su propia vaha y de sus posibilidades de accionar eficazmente. a estar por sus a las políticas desarrolhstas y como u n acicate para pensar la especificidad propios argumentos. falta de el filósofo panameño Ricaurte Soler (1932-1994). lo que se conocería posteriormente como "teoría" de la dependencia. E n cuanto a la pedagogía. finalmente. la noción misma de hberación. que las decisiones sea. entró al debate con la pubhcación de u n pequeño cas de la época. que intentaron dar cuenta de los porqués de u n fracaso político: las propuestas desarroUistas. el maestro brasileño Paulo planteamiento de Zea tenía que ver con la argumentación central de Salazar Freiré (1921-1997) impulsaría la llamada pedagogía del oprimido. con el antecedentes. carece sencillamente de sentido. sirviendo a la vez de chivo ex- a esta tradición tengan la misma destacada formación o capacidad creativa piatorio para no cargar con las responsabilidades correspondientes y j u gar una especie de papel de víctima ineludible. de la etapa imperiahsta del capitahsmo. cons- de Salazar Bondy quedaba desautorizada por su misma argumentación. Aunque. guir insistiendo en la discusión preposicional. como pretende y mucho menos se le puede acusar de desconocimiento. a hablar de sus limita- información e incluso carencia de erudición. como los sectores más radicahzados de los dependentistas lo plantearon: romper de cuajo con la relación de dependencia mediante una transformación estructural o revolución liberadora. Conjuntamente. la cual conviene entrecomillar. N o es eso lo que pretendió n i lo que conduciría a algunos importantes críticos de estas posturas. Siempre el centro tendría no quiere decir que todos los que se adscribieron o se presumen adscritos la culpa de lo que ocurría en la periferia. conviene atender primero brevemente a algunos de estos libro.

para que el quehacer divino siga Para el caso de la teología cristiana. ¿qué espacio-tiempo se le dejaría para su intervención salvadora? se termina hablando en el vacío. 1927) su último libro escrito cuando todavía era Arzobispo en Alemania. sin mengua de su firme creencia en la divinidad. Todo esto transido por una radicalización del enfrentamiento social que pasaba por luchas guerrilleras de distinto signo y de características rurales y / o urbanas. como ya se examinó en el apartado anterior. Si se concentra todo el esfiierzo en la inmanencia. L o cual. de la teoría de la dependencia. como la cruz de los teólogos y no es u n detalle menor que sobre este tema haya reeditado el actual Papa Benedicto X V I (joseph Alois Ratzinger. esa visión o creencia fideísta. Esta precisión terminológica es m u y relevante. al reconocimiento de una intervención extrahumana. ) pensando que los seres humanos tienen la fiierza y capacidad suficiente para cambiar su historia. El reclamo de liberación por parte de los pobres y oprimidos era patente y los anáhsis de las ciencias sociales conducían a la misma sahda: la liberación. aparecería no pocas veces asociada a una especie de fiiga de la historia. los cuales posteriormente se irían desenvolviendo de modos específicos y hasta francamente contrapuestos. particularmente. consecuentemente. la reflexión filosófica iría avanzando por rumbos semejantes. el C E L A M y ese sería el punto de partida de la Teología de la Liberación. por cierto. ha sucedido más de una vez. de una vida más allá de esta vida y de esta historia. como ya se ha señalado. aunque curiosamente no citaba a u n solo autor latinoamericano.de ahí hacia la actualidad. En todo caso. Esa liberación implicaba. de la posibihdad de salvación abierta por Jesucristo y su sacrificio redentor. Justamente al finalizar u n largo período de dictaduras militares y abrirse con dificultades el espacio para intentar modificaciones más de fondo de la vida colectiva en una práctica de la democracia cargada de exigencias de transformación y de apertura a la participación de la ciudadanía. con la convocatoria del Papa Juan X X I I I (Angelo Giuseppe Roncalli. según él. divina finalmente. se reuniría en Medellín. esta salida liberadora vendría asociada inicialmente a la noción de salvación y. con precisión. los futuros evangelizados. 1881-1963) al Concilio Vaticano I I . el conocimiento experiencial de esa misma cotidianidad por parte de aquellos que iban a recibir el anuncio de la buena nueva. sino sólo a sus antecedentes europeos y. una transformación de la situación estructural y. en el fimite. Colombia. porque en caso de perderse de vista su significado principal ría dios?. se seguiría rutinariamente sin hacer el más mínimo esfiierzo por modificar nada de lo que estaría al alcance. en algunos casos. del materiahsmo histórico. sería mantener lo humano bajo control. una transformación revolucionaria de la situación de la región. en 1968. Hay que hacer la parte que a los humanos toca y aquí se roza el complejo tema de la historia. asentados en esa fe misma. Esto se modificaría radicalmente con los intentos teológicos de algunos pioneros protestantes y. tanto católica como protestante. alemanes para llamar la atención sobre el riesgo de concentrarse en la inmanencia histórica y descuidar la trascendencia. Pero. Evangehzar consiste en anunciar la buena nueva de la salvación. sin renunciar a su experiencia de la fe. para modificarla. Posteriormente. porque entonces ¿dónde queda- como se verá. en los ámbitos académicos se había producido el final y hasta el vacío posterior al franco dominio hegemónico institucional de los representantes de la normahzación filosófica auspiciada por Francisco Romero. Por u n lado. transhistórica. sin sentido o aludiendo a todo indiscrimi- La única vía. los teólogos de la liberación plantearon con mucha fuerza la necesidad de contar con una conocimiento de la realidad en la que iban a efectuar la evangelización y para ello se apoyaron en dos soportes m u y relevantes. para hacerla verdaderamente u n ámbito digno del desarrollo humano más pleno. N o habría resolución de los conflictos históricos sin esta intervención. Paralela y. mientras tanto. Se plantearía ahí con toda fiierza el problema de la evangehzación en el continente histórico de Nuestra América. para conocer el diagnóstico de esa reahdad de evangehzación. quiere evitar en su obsesión conservadora. se termina (o se i n i c i a . Y eso es justamente lo que el Papa quería y 84 apareciendo como indispensable. Allí se enfrentaba a esta teología. E l inicio de estas reflexiones se dio en la Argentina de principios de los años 70 del siglo pasado. no es equivalente a quedarse esperando a que el Señor haga todo. sobre todo. E n 1973 aparecerían resumidos los cuatro rasgos básicos de esta búsqueda filosófica por la liberación: 85 . Por otra parte. los aportes de las ciencias sociales. por lo tanto. por lo tanto. Por su parte. sobre Escatología. en u n marco de posibilidades restringido. El surgimiento del filosofar exphcitamente por la liberación se daría a conocer en u n manifiesto que reuniría u n ampho consenso de sectores académicos. para ser plena. . de evasión de responsabihdades tanto individuales como colectivas e institucionales. Este punto ha sido visto. contenido nadamente. ahí se va. Una especie de dios proveerá y. de la historicidad humana y de la vida trascendente. Pero. por otro lado. todo lo contrario. .

Esa actitud adoptada frente al pensamiento de M a r x y.l a neración y atribuirla a alguna década como tal. Esa mirada les permitía afir- te. culturales. Por cierto. donde se podían apreciar cuatro grandes temas o aspectos Los representantes de la posición ontologicista postularon que la filo- combinados con cuatro posiciones específicas respecto de cada uno de eUos. el sujeto y la concepción una imagen para aludir a la ignorancia voluntaria de toda la tradición filo- de la filosofía. cual se está procurando exponer en sus rasgos básicos y más caracterís- Aquí conviene destacar que el p u n t o de conflicto o. se puede advertir que estas posiciones filosóficas eran. el peronismo del último "proyecto de ser" de los latinoamericanos aparecía bloqueado a todo nivel Perón( 1895-1974). que no resulta fecundo pre- la liberación.y todavía sófica mundial. si se quiere. esta nueva racionahdad debería tener u n punto de (1934). Los datos ciones conceptuales provenientes del resto del m u n d o por insuficientes cronológicos elementales muestran que es m u y difícil hablar de una sola ge- o mistificadoras. y. tradiciones de pensamiento marxistas. La originahdad propia de América Latina podría surgir y conviene. por obstáculos m u y fuertes y. Las posiciones detectadas fiieron denominadas. En el intento por exami- cho más importante. de Isabel Perón ( l 9 3 l ) . la oprimida era la cultura latinoamericana. a la vez. enfrentando también la filosofía academicista que pretende justificarla. historicista y problematizadora.detenerse. múltiples niveles de la producción A partir de estas formulaciones compartidas y en el esfiierzo por exph- simbólica que aparecen imbricados inextricablemente y. Seve- partida ahistórico.destruir la situación de dependencia. religiosos. Las dos primeras posiciones representaron así posturas tendía expresarlo. sofía latinoamericana sólo podía ser auténtica si partía de cero. analéctica. dado que el sadas p o r el peronismo de esos años setenta. Manuel Ignacio Santos (1933). De no hacerlo de este modo. la t i c o s . además de manifestarse francamente a favor del socialismo y . la metodología. López Rega (1916-1989). tender delimitar lo filosófico aislándolo de sus correlatos: ideológicos. suponían que su propia posición . quien esto escribe propuso u n cuadro vos sentidos y alcances. políticos. Por ello se auto asig- tantes de cada una de ellas fiieron: Günther Rodolfo Kusch (1922-1979) naron la ingente tarea de elaborar una "nueva racionahdad" y. trama de aspectos y posturas relativas a los niveles ideológicos. Para los repre- frontera que separaba irreductiblemente estas posiciones pasaba p o r la sentantes de esta posición... traicionado por el logos que pre- la triple A . no se haría visible gicista. 87 . por expresarse solamente si se lograba partir de ese presunto cero o vacío de razones que se irán haciendo exphcitas a lo largo de esta exposición: ontolo- tradiciones intelectuales.hacer una filosofía latinoamericana con vahdez universal. sobre todo. también y correlativamente. políticos la cual debía ser pensada e impulsada también por una filosofía de y filosóficos. Ese cero o vacío surgiría del rechazo de las formula- rino Croatto (1930-2004) y Horacio Cerutti Guldberg (1950). A r t u r o Andrés Roig (1922). etc. Este logos traicionaba ese proyecto justamente por no francamente antimarxistas y a favor de lo que en Argentina se d e n o m i - ser u n logos auténticamente latinoamericano. Cero era El punto de partida del filosofar. Una abigarrada . de la necesidad de una transformación revolucionaria de la sociedad. etc.estos pobres aparecían como los portadores de la novedad histórica. Juan Carlos Scannone ( l 9 3 l ) y Enrique Dussel estuviera contaminada. las dos últimas . Por su parte. p o r las posiciones adoptadas frente a las políticas populistas i m p u l - mar que la dependencia era de características "ontológicas". posiciones tenían una actitud francamente crítica ante ese tercerismo y declaraban una abierta disposición a incorporar aportes de la tradición marxista. naba la "tercera posición" y se expresaba en una consigna coreada p o r las calles: " n i yanquis n i marxistas. Por lo tanto.exphcitar críticamente las necesidades de las grandes mayorías explotadas: el pueblo pobre y o p r i m i d o . peronistas". para que no y Mario Casalla (1946). en general. posiciones ideológicas y políticas. lo que es m u - citarlas se fiieron dibujando posturas divergentes. ante las opresión sólo se hacía perceptible ante una penetrante mirada filosófica. L o cual muestra. constituyeron los aspectos en los cuales convenía . p o r u n lado. una vez más. Los principales represen- la especificidad propia de la cultura latinoamericana. correlativamen- única capaz de develar sus causas profundas. que se complementan unos a otros en sus respecti- narlas con cuidado por aquellos años. de doble entrada.era el exponente lúcido de esa nueva racionahdad.

descalificada o hsa y para sí todo el irracionahsmo al enfrentar a la presuntuosa racionalidad llanamente ignorada. atentarían desde sus torres de marfil región. Y es vo en que la especificidad óntico-ontológica latinoamericana accedería a la que. Sin embargo. que deberían ser. criticados por los soste- rar otro logos que representaría la ya mencionada racionalidad propia de la nedores de la posición ontologicista. mente ineluctable rechazo indígena a la técnica (sin especificar niveles de Esto formaría parte de la "guerra integral" esgrimida por ese pueblo contra la misma) y su reiterado apego a la ritualidad deberían ser apreciados como todo lo que obstaculizara la realización de su "proyecto de ser". U n pueblo capaz de reclamar el derecho a filosofar con sus emocional despreciable y m u y poco aportativo. La prueba de ello sería la actitud cífica de la región. los representantes de esta posición descahficaban modernidad. Así. a la vez. Racionahdad surgida de las entrañas de esta de expresar lo específico de la experiencia vital latinoamericana. Por su- América y enfirentada abiertamente con la formahzación. llo del homo homini lupus. Entre eflas. el aparente- propias nociones. Una racionahdad que era vista por esos mis- y la tecnología. según "ontología de la disociación de la comunidad". La tarea modos de una racionalidad "seminal" o generativa. cumpliría u n papel relevante en la defensa de los intereses da" la cual aparecería ante la lógica "imperial" occidental como u n residuo de ese pueblo. desde Thomas Hobbes (1588-1679) y su enunciación de lo a aquellos intelectuales (miembros también de los sectores sociales me- que bien podría ser considerada la consigna de todo "imperialismo". de esa racionahdad pro- atribuida al filósofo. U n logos capaz de elevar la particularidad de esta América al nivel de académicas . su m u y argentino-latinoamericana que se alejaba del individuahsmo liberal y pavor frente a la creación artística libérrima. con una nueva concepción del sujeto de la transforma- "ser" el latinoamericano se topaba con grandes dificultades. sujeto. traicionarían con esas cate- N o cabe detenerse aquí a examinar las vaguedades o hsa y ñañamen- gorías importadas el ser "profundo" de América. Esa vía sería. en el plano de frente al arte tomada por la Ínstítucíonalidad surgida de estos movimien- la reflexión filosófica. sería traducir lo cotidiano a u n lenguaje filosófico adecuado y capaz nes que se vienen exponiendo. esta racionahdad abarcaría toda la Seguros de esta misión. este supuesto "estar" indígena lectivo de la clase proletaria. deshzar la situación de la dependencia de la estructura social a una 88 89 . su negativa burocrática a otorgarle libertad al arte. Es más. la cual le había sido siempre negada o escatimada. abstracción y / o puesto. la de La alternativa que propiciaban los sostenedores de esta posición tenía una organización cultural comunitaria de la vida colectiva. aunque éstas nq les gustaran a los filósofos académicos. más bien. sino el "pueblo" latinoamericano. hasta su culminación en el marxismo en tanto la de "clase social". Si al pretender que ver. occidental. según los representantes de este posición. clases. atribuirle a los indígenas u n mero estar o la negación de las técni- Atentarían contra el "puro estar" no más "así" de los sectores indígenas y cas. la filosofía ontologicista no dudaría en reclamar mos occidentales como pura irracionalidad y. la mencionada "tercera vía" o posición supuestamente tos revolucionarios. ellos.e n tanto avanzadas del "imperialismo cultural"-. Creían que estaban ayudando a concretar. el colectivismo marxista. no ya académico. la ontología que subyace- universalidad. también. Y. sobre todo. lo que sería mucho más grave. por tanto. se trataba cuan- ción social. aque- dios) que echaban mano a categorías importadas. toria. La filosofía. U n nivel de reflexión y discursi- do la reahdad y proponiendo revoluciones frustradas antes de nacer. N o ya el individuo liberal n i el co- do menos de "estar" en su propio mundo. como tal. Ellos con- ría a las revoluciones marxistas ya habría sido juzgada y condenada por la fiaban en que estaban elaborando una ontología adecuada a la realidad espe- Historia dados sus fracasos inherentes. Quizá el punto neurálgico de esta posición lo constituyó su convicción Esta racionahdad occidental tendría su expresión paradigmática en la de que los sectores sociales medios tendrían la tarea específica o "misión" criminal promoción marxista de la lucha de clases como m o t o r de la His- cuasi sacra de "regir el pensamiento" de estas naciones latinoamericanas. rechazaba. mistifican- lo que denominaban u n "universal-situado". que ellos decían representar mediante estas argumentacio- teres. sino especiahzado en esos menes- fiinda o nueva. traicionarían la racionali- te inventos que esta posición auspició (atribuirle al marxismo la lucha de dad "seminal" y la pretenderían reemplazar por una racionahdad impuesta. y mestizo operaría como sustrato de una postulada racionalidad "profim- por lo tanto. la filosofía sería completamente autónoma respecto de las ciencias dialéctica de los occidentales. del filosofar. Estos otros sectores. rectores del pensamiento de la región. Estos sectores intelectuales.Sólo partiendo de la concreta particularidad de América se podría elabo- populares latinoamericanos.

mera reducción culturalista.a los oprimidos. voz de los "sin voz". tida la oposición a lo que denominaron la "modernidad europeo-céntrica" siempre resultaría incapaz de apreciar las demandas de justicia expresadas o "nord-atlántica". Los ricos jamás "optarían" p o r de la presencia supuestamente extra-sistémica del "rostro" del "pobre" y ser pobres. La posición analéctica fue otra de las manifestaciones del idealismo po- E n cuanto a la dialéctica. La "vía corta" de dirse a no serlo y ser. Sus miembros consideraron que. peor aún. Sus integrantes postularon como su punto de par- tematicidad". hasta la aparición de los planteamientos de su propia posición. además. Tampoco es factible detenerse a ción de injusticia padecida y las sugerencias de modalidades para su posible examinar con más cuidado sin retomar acríticamente el pensamiento de transformación. según ellos. como una especie de matrices de sentido difícilmente siempre autónoma. libremente. los sectores medios sí tendrían esta posibilidad y ha- las etapas y manifestaciones histórico-sociales que caracterizarían su situa- rían de ella v i r t u d altamente estimable. sus juicios serían epistemoló- eludibles. gicamente inapelables por parte de la ciencia. provendría de en el "rostro" del "pobre". la que ellos representaban y la cual sería. así. Así surgiría la "analéctica" como propuesta metodológica montada sobre la noción de analogía. más bien. Los representantes de la posición analéctica creían así que Heidegger en sus inherencias nazis. la función del filósofo (del especiahsta o profesional) su capacidad de dejarse "interpelar" por el "rostro" del "pobre" latinoame- sería decisiva metodológica o procedimentalmente. Esa justicia se lograría mediante una "acción" o praxis le prestaría su voz . "previo en el orden del ser" y "posterior en el orden del conocer" respecto de la insuficiente "totalidad ontológica". identificable de m o d o excluyente de toda otra posición. aunque negaron exphcitamente esta formulación. con la filosofía analéctica. según sus sostenedores. independiente. etc. Ese "rostro" se enfrenta- " i n f o r m a " lo que el pueblo reclama. La originahdad de esta posición. como reflejo imitativo de las luces extrañas de las filosofías europeas y sus pretenciosos "iluminismos". E l filósofo cumph- ricano. su promotor. etc. Por ello. llamado a dar f o r m a o a ser el que 1995). hacerse 90 91 . porque ser ricos les está i n h i b i d o . También creyeron partir de u n cierto cero. L o que interesa.. el "pensar esencial" tan anhelado. por definición. Decidirían. en la ría a todos los cánones de la "modernidad nord-atlántica" y. teniendo los sectores medios teológico-política para juzgar al resto de las ciencias sociales en tanto sos- las posibilidades de ser ricos. con pretensiones de justificar la dominación "europeo-céntrica". consideraron indispensable postular u n método que supuestamente pudiera avanzar más aüá (ana-) de la Totahdad y que no permaneciera sólo en su trama. apenas circulando a través de (diá-) el entramado de esa misma Totalidad. sociales y otras disciplinas humanísticas. E n este marco. seguir la "vía larga" de las múltiples "mediaciones" entre la constatación optar. La auténtica filosofía latinoamericana comenzaría. E n una argumenta- La filosofía así entendida operaría como una especie de atalaya ético- ción sorprendente llegaron a afirmar que. es visualizar la trama su filosofía constituía el instrumento más potente para acceder a la reah- básica de sus argumentaciones para disponer de ese parámetro de compa- dad. cuando rechazaron de plano toda la historia de la Filosofía Latinoamericana por considerarla como puramente imitativa y repetitiva acríticamente de las formulaciones europeas y. La filosofía aparecería así como al paso del tiempo. Además. Pensar hecho posible desde este ámbito cultural "alterativo" latinoamericano. reclamaría justicia. La dialéctica aparecería. ésta no podría nunca sobrepasar la "intrasis- puhsta anti historicista. podría añadirse). Este ámbito estaría constituido por los "pobres" latinoamericanos y del "Tercer Mundo". La noción de rostro la retomarían de Emmanuel Levinas (1906- ría el papel de una especie de profeta. Daba lo mismo que fuera en versión hegehana o marxista. la Filosofía Latinoamericana no habría tenido más que u n rango "lunar". en una acción de humanización.é s t a sí inteligente. condenadas a te cuestión de la "opción". C o m o parte de los sectores medios de la sociedad. alcanzarían m u c h o mérito ético p o r deci- tenedoras y críticas del sistema de injusticias imperante. C o n eflo se concretaría. en sentido estricto. Pero. Pretendería constituirse. desafiándolos. mucho más que los instrumentos ofrecidos por el resto de las ciencias ración con las otras posiciones coetáneas y poder visualizarlas también. pero le darían connotaciones específicas. con la filosofía de la liberación. como u n método insensible a la "alteridad". C o n lo cual quedaba la reflexión filosófica se auto asignaría la función de determinar qué sería perfectamente configurado el alcance que le atribuían a la m u y relevan- váhdo y qué inváfido en el aporte de esas otras disciplinas. Los pobres no podrían. finalmente y del m o d o más inesperado para Heidegger. como los pobres.). ética m u y meritoria ( y caritativa.

por referencia a la filosofía de la región. La la región. ) . Frente al individuahsmo liberal y al colectivismo marxista había tenciosas afirmaciones al respecto (nada menos que a tener a D i o s de su que reivindicar las posibihdades revolucionarias de la "comunidad". ontologi- asumirían protagónicamente la misión de "romper ontológicamente" cista.l a noción más preciada de San Ignacio de Loyola (1491-1556) de Téngase en cuenta que para aquellos años del siglo X I X y todavía hasta bien aquellas "mediaciones" más aptas para realizar la justicia divina entre los entrado el siglo X X . Tampoco se puede abundar aquí en la deuda pen- aparecía pletórica de contenidos simbólicos. se hablaba con toda tranquilidad de filosofía americana pobres" de Latinoamérica.como ("optar" p o r ) los pobres y más débiles de la sociedad. Toda la filosofía analéctica se presentaba así como una la reflexión filosófica regional. progresos en esta última. también de lleno. los que sición. L o diente de tematización y justificación p o r parte de ellos acerca de las cual los conducía. Tampoco es el m o m e n t o de detener- tar este proceso de "ruptura" con la "modernidad". la cual. es contar con comunidad popular haría posible u n "socialismo c r i o l l o " explícitamen- una caracterización suficiente como para p e r m i t i r el establecimiento de te alejado de la "vía marxista".c o m o creían contar. habrían dado lugar a renovados "comienzos" de en otras palabras).rechazar la espuria noción ellos comenzaría la auténtica Filosofía Latinoamericana no se sostenía de "clase social" y reemplazarla por la i m p o l u t a de "pueblo". Por lo tanto y de m o d o m u y de ponerse "para sí" los seres humanos. O t r o "emancipadores mentales". Y. a la reivindicación de la "tercera p o - complejas relaciones entre filosofía y teología. se a examinar con t o d o cuidado el desconocimiento que los integrantes se requería de u n paso previo m u y i m p o r t a n t e desde el p u n t o de vista de esta posición manifestaron explícitamente respecto de la Historia de epistémico. también llamada de los este designio mesiánico más aüá de cualquier reducción ideológica. fue el de la denominada generación del 37. Conviene consignar. políticos y liberadores. la cual subyace a sus pre- sición". que es evidente su cercanía con la posición anterior. La posición historicista se esmeró por examinar de inicio la cuestión del "comienzo" del filosofar desde la tradición desarrollada por la historia de Esta filosofía analéctica se auto concebiría como la forma más radical la conciencia latinoamericana. a la vez. Esta última de ninguna manera. hay que destacar su mayor elaboración conceptual con la " m o d e r n i d a d " para que el "pueblo" dispusiera de los medios ( i n - y la f o r m a en que fue reconceptualizando sus propias tesis para alejarse telectuales) para "ser" en p l e n i t u d y dignidad. los limitados avances o tara de su parte . Juan Bautista Alberdi aportó con sus obras j u - m o d o de afirmar que no tendría su posición limitaciones ideológicas n i le veniles uno de los hitos fundamentales para "sincronizar el pensar filosófico serían atribuibles o imputables. Por ello. Serían ellos. que así postulaban. cuando de los que se trataba era de "convertirlo". La pedante afirmación de que con representantes de la posición o n t o l o g i c i s t a . .y aquí venían a coincidir plenamente con los las Ideas (filosóficas) en la región. este "socialismo crioho y latinoamericano" sería u n sociahsmo de " u n m u t u o don". Aquí lo que i m p o r t a . Sin embargo. Su misión sería liberadora. los intelectuales integrantes de los sectores medios. La p a r t e . pero en el sen- con la realidad histórica". según su interpretación exigiría comparaciones. de este continente histórico (como 92 93 . de este modo. a resguardo de toda crítica. Reiteradamente se ha buscado en esta tra- y profunda de toda criticidad. para concre- explícitamente del ontologicismo. Era menester . de avances más o menos factibles. la expresión de los "exterioridad" sería postulada como inescrutable por definición y sólo fac- grados más complejos de conceptualización alcanzados en este esfuerzo tible de ser interpelada por otra exterioridad. dición el logro de u n "para sí" pertinente al complejo proceso histórico de por moverse con parámetros de "exterioridad" al sistema imperante. habría que concluir que la única manera ciencia o proceso de concientización se constataba una íntima conexión de garantizar una interpelación permanente y renovada sería si uno con- entre "libertad ontológica" y "libertad política". U n comienzo m u y relevante y sumamente destacable por múltiples fac- La filosofía tendría así una misión ético-política y debería cumphr con tores. dando con ello también el puntapié inicial de lo tido de una misión salvífica y se cumpliría mediante el "discernimiento" que bien podría entenderse como el "comenzar" de la filosofía americana. Puesta. . la identificación de posiciones y la probable sugerencia "matar al otro". antes de terminar con la descripción de esta p o - entonces. E n la historia misma de esa con- coherente con su argumentación.a la "exterioridad" absoluta (Dios. La filosofía vendría a constituir. como en t o d o este texto. . filosofía al servicio de una teología redefinida como "teología popular". Por cierto.

gustaba decir A r t u r o Aidao) que es Nuestra América. U n comienzo, m u y
importante por cierto, pero de ninguna manera el punto de partida dado de

- I r más allá de los límites estrechamente nacionales y avanzar hacia
u n enfoque regional y progresivamente continental.

una vez y para siempre. Había mucho de "ambigüedad" en este comienzo de
los integrantes de la generación de 1837, quienes junto con la descoloniza-

- N o quedarse restringidos a u n reducido grupo social como el de

ción política acentuaban la propuesta de una "neocolonización económica y

los intelectuales y darle espacio a una noción más incluyente de

cultural". Por lo tanto, no quedaba más que concluir acerca de la inexistencia

sujeto histórico.

de garantías absolutas en el logro del "para sí". Más bien, éste se iría logrando
en medio de inmensas dificultades y a u n ritmo de avances y retrocesos a
veces desesperantes. Y es que la "lógica de los conceptos" aparecería siem-

- N o reducirse a las ideas, sino avanzar al estudio de las estructuras en
que se presentaron esas ideas.

pre inmersa en y acosada por una "lógica de los prejuicios". Exphcitamente en contraposición a Kant, el historicismo latinoamericanista reclamó el
estudio de esta "lógica de los prejuicios", más "viva" y condicionante que

- Darle espacio, dentro de estos estudios, a nuevas fuentes documentales.

la "lógica de los conceptos", pretendidamente pura. Por ello pudo llegar a
afirmar que las "ambigüedades" incluidas en todo "comienzo" constituyen el

A la base de toda esta propuesta de ampliación estaba el reconoci-

resultado de los "prejuicios" operantes siempre en el discurrir. Estas "ambi-

miento de las ideologías como ingredientes ineludibles, tanto del discur-

güedades" requieren ser superadas y se espera que así lo sean en los distintos

so cotidiano como del discurso filosófico. Era u n m o d o de comprensión

"re"comienzos de la reflexión filosófica.

de lo ideológico como la instancia de afirmación o negación del ser h u -

El único camino viable para "re"comenzar cabalmente, superando "dia-

mano en tanto sujeto de la Historia. De esta manera, siendo las ideolo-

lécticamente" los momentos o comienzos anteriores, vale decir, aportan-

gías parte de la investigación filosófica, operarían como "denominador

do algo más y m u y pertinente para las nuevas situaciones coyunturales en

común" que permitiría fundar epistemológicamente esta ampliación.

que se piensa y filosofa, consistiría en recurrir sistemática y

rigurosamente

Vale decir, que a la base de la "ampliación" se encontraba el reconoci-

a la historiografía de las ideas, tal como se ha desarroHado en la región. La

miento de la imposibilidad de eludir la dimensión ideológica tanto en lo

Historia de las Ideas como disciplina complementaria indispensable de la

cotidiano como en lo político, científico y filosófico.

Filosofía adquiría así u n renovado interés. Y esa disciplina requeriría, a su

Es m u y i m p o r t a n t e que se rechazara, también, a la base de estas dis-

vez, de lo que se conociera como "amphación metodológica" para recons-

quisiciones metodológicas en relación con la reconstrucción de las ideas

truir y repensar correlacionadamente las "ideologías de los oprimidos"

filosóficas

junto a las filosofías académicas. Por lo tanto, no se quedarían fuera de

filosofía. N o se trataba, de acuerdo a esta "ampliación" epistemológica,

de la región, la vigencia del modelo hegeliano de historiar la

esta reconstrucción tampoco los "filosofemas" y serían tratados conjunta-

de atender en la reconstrucción historiográfica sólo a las formas concep-

mente con las formas conceptuales más definidas. E l estudio de los "filo-

tuales y, en consecuencia, tampoco de reducir, ingenua o interesadamen-

sofemas" como parte del objeto mismo de la Historia de las Ideas exigía

te, la libertad política a la libertad de pensamiento. Todo para concluir

considerar con todo cuidado el complejo "sistema de conexiones" en que

enunciando una "teoría de la libertad", cuando l o que efectivamente se

la filosofía aparece inscrita como parte de la realidad social.

buscaba era avanzar en u n proceso de liberación. Así, las propuestas de

Esta "amphación" no consistió, de ninguna manera, en el establecimiento
de una normativa a priori, vale decir, que enmarcara en corsés m u y rígidos

Hegel se convirtieron expresamente en el contra m o d e l o de la historiografía y de la filosofía historicista latinoamericana.

el quehacer historiográfico. Más bien surgió como sugerencia a partir de pa-

Es más, esta filosofía de Hegel mostraba ya sus insuficiencias insupe-

cientes rastreos dedicados a la reconstrucción de las ideas enarboladas en la

rables en relación con la cuestión del Estado. Sobre todo, cuando la úni-

región. La "ampliación metodológica" fue planteada en cuatro sentidos:

ca alternativa "teórica" - l a cual justificaría, p o r lo tanto, la práctica- que

94

95

puede asumir el Estado pensado p o r Hegel frente al Pdbel - a l despectivamente aludido como p o p u l a c h o - sería la represión.
Este aspecto, en definitiva de poder, remite a la cuestión del sujeto.
El sujeto que "reformula" la denominada "demanda social" no sería el
mismo que la "formula". Así, el político y el filósofo se encargarían, en
sus respectivos niveles, de reformular las demandas sociales efectuadas
por la población. Sus reformulaciones incluirían los intereses de clases y,
p o r lo tanto, los camuflajes ideológicos de sus respectivas procedencias
de clase social. Por ello, aún cuando sus discursos "re"formuladores pretendieran representar de manera lisa y llana los intereses del pueblo, cual
si fueran la presencia pura, inmediata y transparente de las demandas correspondientes, no sohan representar intereses convergentes y, m u c h o
menos, idénticos que los del pueblo. De allí provendría la existencia de
una crítica y autocrítica permanente, incansable, para contar con instrumentos filosóficos cada vez más afinados en relación con la ideología y
poder renovar así el compromiso m o r a l con los o p r i m i d o s de u n m o d o
responsable y coherente.

Las tradiciones, no desarticulables, de la Historia de las Ideas y de la Filosofía Latinoamericana, tal como habían sido cultivadas por décadas en
la región, se mostrarían aquí en la plenitud de su fecundidad epistémica.
U n pensamiento dialéctico entendido m u y específicamente como pensamiento integrador, capaz de incorporar lo arbitrariamente excluido en totalizaciones siempre amphables, no mediante actos de mera generosidad
de los que mandan, sino por transformaciones exigidas y protagonizadas
por los sectores sociales emergentes, quienes reclaman incansablemente
la satisfacción efectiva de sus demandas y derechos, siempre con la aspiración a la plenitud de su dignidad.
La Tposición problematizadora se caracterizó por rechazar tajantemente
como punto de partida la búsqueda de originahdades'. Más bien, reclamó
como propias todas las tradiciones humanas disponibles en orden a la afirmación de lo originario y propio, siempre en la búsqueda de soluciones
para los problemas que agobian a las grandes mayorías. La cuestión no era,
por lo tanto, la búsqueda frivola de presuntas originalidades intelectuales,
sino hacerse cargo de las urgencias generadas por la praxis de transforma-

La filosofía historicista se auto concibió como u n "saber de integra-

ción en la región. Para ellos habría que sumergirse en esa praxis, como una

ción" en tanto parte del proceso de hberación. Y es que los excluidos de los

especie de baño purificador de las mistificaciones típicas de la pequeña bur-

beneficios del sistema, los que atosigan con sus demandas insatisfechas a

guesía, fruto de su pedantería connatural. Se trataba de apropiarse de toda

los gobernantes, requieren ser integrados en u n proceso de sucesivas "am-

la tradición filosófica mundial para estar en condiciones de hacer frente a

pliaciones". Este proceso consistiría en una "dialéctica" de incorporación

las urgencias del presente latinoamericano. Así, con mucho rigor, cuidado

de la "alteridad" marginada a nuevas y renovadas "totahzaciones", siempre

y pertinencia, el modestísimo aporte de quienes practicaran exphcitamen-

insuficientes y siempre exigidas de transformaciones.

te la filosofía podría significar u n granito de arena a favor del proceso de

La filosofía latinoamericana debería y podría ser de este m o d o recupe-

liberación so cío-político de Nuestra América. La mistificación del r o l del

rada en el legado de su tradición. Sólo desde sus avances se haría factible

filósofo solía ser u n obstáculo m u y grande a superar en este contexto. Para

una filosofía no crepuscular y contemplativa como la simbolizada por el

ello era menester hacerse cargo de la redefinición de las relaciones entre la

buho o la lechuza hegeliana, sino "matinal". U n filosofar "auroral" análogo

filosofía y las ciencias sociales y, por supuesto, de la función ideológica del

al de los griegos y, por supuesto, no repetitivo sin más del de ellos. U n

lenguaje. Sólo así el filósofo podría dejar de percibirse como una especie

pensar que tendría como símbolo a la "calandria", ave americana que canta

de "buen vigía", de "agigantado vigía", quien desde "fuera de las olas de la

al amanecer en el sur del continente. Capaz de simbohzar el avance hacia

Historia" se vería forzado a cubrirse "los ojos con las manos para no ser

el futuro deseado.

cegado por el resplandor del día nuevo que sólo él puede vislumbrar desde

Por supuesto, hay u n sabor o, si se prefiere, resabio kantiano y hege-

el presente". Por cierto, estas expresiones fuertemente irónicas marcarían

hano inocultable en estas reflexiones. C o n todo, sería u n gravísimo error

de lleno la impronta de esta posición, enfrentada de manera expresa con

de apreciación asimilarlas sin más a Kant o a Hegel como u n seguidis-

las dos primeras posiciones ya caracterizadas. Y es que los presuntuosos

m o imitativo y caricaturesco, sin tomar en cuenta el cuidadoso proceso

vigías eran incapaces de apreciar las dificultades del presente, cuando ya

de reelaboración crítica de esos aportes efectuados desde esta posición.

anunciaban con bombos y platillos lo que en su imaginación aparecía

97

como "salvación" futura. Esa mezcolanza teológico-filosófica moralizante
resultaba indigerible para los integrantes de esta posición.

imputaciones ideológicas sin fiindamento, aparecía como parte de una labor
crítico-epistemológica de base, de rastreo de los maquillajes que pretendían

Por otra parte, parecía indispensable impulsar una "desprofesionaliza-

hacer aparecer como novedades m u y originales, viejas formas de manipula-

ción" del filósofo. La filosofía no podía aspirar a ser una profesión liberal que

ción de la conciencia colectiva. Si por filosofía se entendían las añejas m o -

brindara status y, mucho menos, buenos ingresos. Para ello, era menester

dalidades de la filosofía burguesa, se trataba de colocar a la 'filosofía contra

también revisar e ir progresivamente disolviendo la separación tajante entre

las cuerdas. Nada de concesiones, por lo tanto, a las presuntuosas y fatuas

trabajo intelectual y trabajo manual o, para decirlo en términos más preci-

exigencias de fimdamentación, omnisciencia, última palabra o cuestiones

sos, trabajo espiritual y trabajo corporal. Ello conduciría más temprano que

por el estilo, con las que suele saturar su discurso la filosofía dominante. Más

tarde a advertir, frente a los presuntuosos filósofos "vigías", que el pueblo no

bien, colocarla en el banquillo de los acusados epistémicos y forzarla para

está fiiera del sistema, aunque algunos pudieran imaginarlo por momentos

ver si pudiera defenderse con la responsabilidad debida. Por lo tanto, de he-

en esa exterioridad. Hasta los marginales cumplen fiinciones dentro del sis-

cho, avanzar en la formulación de otra filosofía, de otro m o d o de filosofar al

tema capitalista. A l mismo tiempo, la ideología dominante y hegemónica

servicio de los intereses colectivos de transformación estructural.

sigue siendo, como siempre, la propia de los sectores dominantes.

Por eUo, el repudio de toda presunción de filosofía primera, norma-

Parecía tratarse, en suma, de la necesidad de enfrentar al mismo impe-

tiva, regidora pretensiosa de saberes, disciplinas científicas y prácticas

rialismo filosófico. Enfrentamiento solamente fecundo en la medida en

políticas. Más bien, la reivindicación de u n filosofar a posteriori, alimen-

que se pudiera "problematizar" a la filosofía como tal y a sus pretensiones

tado de los saberes de las ciencias y disciplinas particulares, impulsando

de soberanía, autarquía, autonomía, arbitrariedad, en suma. Y eso, aunque

una reflexión crítica de las ideologías y propositiva epistemológicamen-

estas pretensiones vinieran convenientemente edulcoradas mediante adje-

te. U n filosofar desde el presente, sin ignorar el pasado y aprovechando

tivaciones m u y latinoamericanistas. Esta posición enfatizó la relevancia de

sus aportaciones válidas y vigentes, en función de construir u n f u t u r o

colaborar con el proceso de liberación, abandonando la pretensión acade-

efectivamente alternativo. U n filosofar simbolizado p o r el colibrí, con la

micista de construir una pulcra, sistemática y atractiva filosofía regional o

clara intención de darle p r i o r i d a d al presente como m o m e n t o p r i m o r -

supuestamente de la liberación. E l "proceso" mismo de liberación apareció

dialmente político de acción y decisiones ineludibles en relación con

como el sujeto que generaba y criticaba sus propias formulaciones, en tanto

las tres instancias de la temporalidad (presente, pasado y f u t u r o ) . Y es

proceso y teoría resultan inescindibles. De este modo, la criticidad aparecía

que en el presente se juega t o d o posible f u t u r o alternativo deseable.

reclamada como ingrediente requerido de permanente renovación, de rigor

La posición problematizadora se mostró como deudora de los aportes

y pertinencia, en orden a radicalizar el proceso de liberación hacia la ansiada

del estructurahsmo y del postestructurahsmo, lo cual brindó soportes

libertad integral. Esta criticidad exigía, en aquellos momentos de marcada

y también escollos a sus planteos. La disolución de sus condiciones de

sensibihdad post estructurahsta, de la dehmitación de u n nuevo "ámbito an-

trabajo institucionahzado p o r la represión pre y post golpista dictatorial

tropológico" más allá de ciertas ingenuidades de la ideología humanista.

impidió ulteriores desarrollos colectivos más elaborados.

C o m o contra imagen de este filosofar problematizador operaba el

Estas cuatro posiciones cubrieron una ampha área de reflexión y u n es-

o l i m p i s m o platonizante de las dos primeras posiciones reseñadas: la fi-

pectro de posturas ideológicas y políticas. C o n posterioridad a estos años

losofía ontologicista y la filosofía analéctica. Dos posiciones convergen-

del primer quinquenio de los setenta, estas posiciones se expandirían, so-

tes en cuanto a su ideología populista anti historicista y anti marxista.

bre todo las tres últimas, por distintas zonas de la región y del mundo. Así,

Por ello la filosofía problematizadora se auto concibió como una filosofía

poco a poco se iría reformulando u n pensar filosófico a la altura de las

que debería impulsar una "ruptura" epistemológico-política con respecto al

demandas de la época. L o importante es advertir que estas matrices i n i -

logocentrismo idealista platonizante en su versión burguesa irracionalista y

cialmente formuladas en Argentina se han mantenido como unas modah-

reaccionaria. Y esto, que podría sonar a una especie de arrebato de puras

dades básicas de pensar acerca de la liberación en la región y, en no pocas
99

político e ideológico que repercutía también en el seno de las U n i versidades. Esta filosofía se caracterizaría por una aceptación pasiva y mística de la situación social dada. han resurgido con fuerza en sus postulaciones más infundadas Bibliografía: e insostenibles. Guadalajara. E l autor elabora una filosofía que atribuye a los indígenas. 2^ edición 1974 [ l ^ 1973]. E n muchos otros casos. la reflexión filosófica y sus debates no rebasaron los ámbitos académicos. Siglo X X I . 271 págs. Buenos Aires. Vigiliay utopía. quienes durante años. I C A . El pensamiento indígena y popular en América. 1980. Notas para una filosofía latinoamericana. como no podía ser de otro modo. también hay que consignarlo. Universidad de Guadalajara. Argentina. Versión ontologicista: M a r i o CasaHa. Córdoba. Conviene enfatizar. Si bien la relación dependencia / liberación andaba. en las caHes y en la prensa y en las preocupaciones diarias. no habían podido volver a pisar la Facultad de Filosofía y Letras en manos del Opus Dei. 9^ edición 1982 [ l ^ de 1969]. fue intra académico. Buenos Aires. como es en el caso de quien escribe desde 1973. Problemas de la filosofía contemporánea. 95 págs. con escasa repercusión exterior púbhca.ocasiones. 160 págs. ¿Existe una filosofia de nuestra América? México. Sobre el debate previo: Augusto Salazar Bondy. del 5 al 7 de noviembre de 2003. tuvieron la ocasión de hacerlo y de exponer ahí de modo m u y sugerente su m o d o de visualizar lo andado y lo por venir en relación a u n filosofar comprometido y responsable en relación con la vida púbhca. que todo este desarroHo de la conocida como filosofía de la liberación. efectuado en Río Cuarto. 2^ edición 1973 [ 1^ 1970 en México]. Claro que. Gunther Rodolfo Kusch. Leopoldo Zea. A ello se añaden reflexiones sobre la enseñanza de la filosofía. Zea enfatiza las dimensiones antropológicas. E n este breve texto el filósofo e historiador de las ideas peruano desarroHa su tesis fundamental acerca de la necesidad de u n cambio estructural para contar con una filosofía auténtica en la región. organizado por la Fundación I C A L A (intercambio Cultural Alemán-Latinoamericano) y el "Ciclo de conferencias de Pensadores mendocinos" celebrado del 21 al 25 de agosto de 2006 en la Universidad de Cuyo. 11^ edición 1988 [ l ^ d e 1968]. por así decirlo. Razón y liberación. Mendoza. Siglo X X I . Estos conflictos darían lugar a los exilios y sus repercusiones con motivo de lo que después se denominarían las guerras sucias. Argentina. también. La filosofía americana como filosofía sin más. Hitos significativos posteriores han sido el Homenaje a los "Fundadores" de este filosofar. con las dificultades del conflicto social. a los campesinos y al "pueblo". Versión analéctica: Osvaldo A . Esta compilación de artículos expresan la búsqueda de una ontología del ser latinoamericano sobre la cual se podría construir una filosofía de la historia. Ardiles. se ha profundizado el esfuerzo por lograr filosofares para colaborar activamente con los intentos de liberación siempre en curso durante estas décadas. Siglo X X I . Este breve libro constituye la respuesta del filósofo e historiador de las ideas mexicano a las propuestas del peruano Salazar Bondy. 151 págs. México. echando mano de información que habría recogido del Altiplano andino. siempre en perspectiva ontologicista. El filósofo argentino reúne aquí algunos valiosos trabajos en los cuales recupera 101 . de originalidad y de autenticidad del pensar surgido en la región. En este último evento. 383 págs.

Religión y nuevo pensamiento. las filosofías de la historia y de la política. "Prólogo" de A r t u r o Rico Bo- Dussel. Este permite seguir de manera más adecuada su proceso de elaboración y Enrique Dussel. A n - co. Universidad Pontificia. los cuales cubren u n am- sofía de la religión en una perspectiva inculturada. Gentilmente invi- El estudio permite una aproximación de conjunto a ese complejo y tados por Michelini. 241 págs. San Luis. A r t u r o Roig Horacio Cerutti Guldberg. Méxi- de la religión para nuestro tiempo desde América Latina. caciones ulteriores a la etapa que aquí se ha venido considerando y Horacio Cerutti Guldberg. XXV. 2003. segunda edición corregida y aumentada en thropos / UAM-Iztapalapa. C o n las m o d i f i - la problemática aquí tratada. Edi- ratificando sus posiciones básicas. examinar sus fundamentos y exponer una ética tituye u n estudio meticuloso de la obra del filósofo argentino A r t u r o alternativa desde la experiencia de las víctimas del sistema vigente. 3* edición tica y las complejidades de los procesos de liberación. Versiones historicista y problematizadora: Horacio Cerutti Guldberg. E l filósofo e historiador Este volumen recoge actuahzados algunos trabajos de metafísica de la de las ideas argentino reúne en este texto trabajos elaborados durante liberación del filósofo y teólogo jesuíta argentino. pp. 303 págs. entrevista realizada por Francisco Xavier Sánchez Hernández autores decisivos. 1998. Juan Carlos Scannone. Universidad Nacional de San Luis. lo cual M a d r i d . Trata de cubrir la historia de lo que torial Biblioteca Nueva / U A C M . Buenos Aires. Hacia una filosofía A r t u r o Andrés Roig. 291 págs.. Filosofías para la liberación: 102 . Córdoba. 2007. M a d r i d . la dialéc- vio. Proporciona bibliografía número de la revista recoge las intervenciones efectuadas en el evento acotada a esa época y anexos con actualizaciones de la problemática. religión y nuevo pensa- cuestión del legado. las preguntas y también valiosos antecedentes en su quehacer. 3^ edición corregida y Dorando J. "Filosofía de la liberación. Barcelona. 2005. Teoría y crítica del pensamiento latinoamericano. año V. Argentina. los aportes de ciertos miento". la Juan Carlos Scannone. Una Ventana. 1981. Aníbal Fornari. Ética de la Liberación Exclusión. Filosofando y con el mazo dando. como u n m o d o de acceso a que condensa su planteamiento ético fundamental. n° 1/2. la nece- en la Ciudad de México el 15 de febrero de 2007 en: Efemérides Mexica- sidad y posibilidad de u n discurso propio. n° 74. Río Cuarto. 313 págs. pho espectro de temas fundamentales: la significación del nosotros. Este volumen contiene una com- tiva asociada a la posición que se ha denominado analéctica.aportes de la Escuela de Frankfurt para (re)pensar la estética. "Filosofía de la liberación. vol. de homenaje a los "Fundadores" de este filosofar. ciencias sociales y teología) y el desarrollo tercultural. Argentina. Julio de Zan. México. 215 págs. Filosofía de la liberación latinoamericana. en la Edad de la Globalización es uno de los textos del filósofo e historiador de la religión argentino. versiones diversas: sentación" de Leopoldo Zea. Trotta / U A M . en una perspec- corregida ( l ^ en 1997). dedicados a la filo- varios años en la década de 1969 a 1979. una parte de los iniciadores de estas reflexiones ¿liberación del filo- como M a r i o Casalla. FCE. pilación de trabajos elaborados por el autor antes. Balance aumentada ( l ^ en 1983). Enrique sofar? "Prefacio" de José Luis Riccardo. E l autor estudia críticamente los y perspectiva 30 años después" en: Erasmus. temática de los trabajos y la pertinencia de su tratamiento han hecho Esta entrevista. sus variantes inmediatamente posteriores. t o m o I de Obras selectas. La complementación sis- na. 2009. 661 págs. E n la segunda edición se añaden aportes y comentarios de Günther M a h r y Nolberto Espinosa. Revista para el diálogo in- antecedentes (en filosofía.I / U N A M . A l b e r t o Parisí. 382 págs. M i c h e l i n i ( C o m p i l a d o r ) . 527 págs. Este de la filosofía de la liberación en Argentina. durante y después y la (hasta los años noventa) de su estudio citado anteriormente. el problema del comienzo. FCE. Horacio Cerutti Guldberg. México. Este volumen cons- denomina eticidades. del 5 al 7 de noviembre de 2003 se reunieron en fecundo momento de la producción regional. 2009. "Pre- Treinta años después. efectuada por el colega filósofo mexicano al jesuíta ar- de este volumen uno de los textos clásicos y quizá el más relevante del gentino. permite apreciar la visión actual sobre los temas aludidos por pensamiento nuestroamericano en la segunda mitad del siglo pasado. Andrés Roig y sus aportes al filosofar nuestroamericano. Río Cuarto. 267-287. A n t o n i o Kinen.

E n este contexto se producirá la aparición de m u y relevantes reflexiones que intentaron dar cuenta de esas movilizaciones en su núcleo más delicado: en la constitución misma de los sujetos que las construyen 104 . u n poco más del 50% de los encuestados. El volumen resulta de gran interés. 1989) C o i n c i d i e n d o con la hegemonía neoliberal en los años 80 del siglo pasado y con las denominadas transiciones a la democracia a partir de las dictaduras..] instancia [.. los afroamericanos. los cuales reorientaron la resistencia de grandes bases sociales hacia posturas propositivas. que n o tomaba en cuenta sus necesidades. los diversos feminismos.. además. p u d o 'transitarse' de las dictaduras a unas democracias m u y débiles y apenas básicas. mostró que la mayoría de la gente.Sujetividades emergentes y Juan Carlos Scannone para compartir su visión actual acerca de la filosofía. u n breve manifiesto firmado con esa ocasión. los piqueteros. La filosofía deja de quedarse amarrada con sus cinturones de seguridad a su distancia "profesional" de las transformaciones y cambios sociales. sino también por las aportaciones de otros colegas al debate. Así. Por supuesto. dirigida p o r Dante Caputto. etc. quizá p o r esa misma articulación. los movimientos de género.] Se trata. que f u e r o n transiciones. pero se articularon con el neoliberalismo o. Esto constituía u n síntoma peligroso. siempre preferibles a las dictaduras. los movimientos indígenas.. pero sostenidas sobre alfileres. en última de una solidaridad excepcional con la vida (Ofelia Schutte. A l p u n t o que la encuesta del P N U D de hace unos años. Paralelamente emergerían en la región una serie de movimientos sociales sumamente activos. prefería una dictadura que le resolviera la situación económica a una democracia rutinaria. (El sujeto deja de estar "sujeto" a un "yo"privatizado que le da la espalda a la realidad social) [. no sólo por esas intervenciones. sobre t o d o en el C o n o Sur. Incluye.

sería una ingenuidad -quizá dad inabarcable de ese sólo . no tendría sentido hablar de m u y pehgroso. sin necesidades insatisfechas y con una Se menciona en p r i m e r lugar la que se desvaloriza en la tradición euro- redistribución igualitaria y más justa de lo p r o d u c i d o p o r el conjunto de céntrica. n i menos. es m u y difícil igno- como manipulación p o r parte de los colonialismos para justificar do- rar ese fenómeno del mestizaje y las mezclas. Por cierto.c o m o lo ha subrayado atinadamente el colega peruano Aníbal Históricamente la p r i o r i d a d de los criollos construyó como única vía Quijano ( 1 9 2 8 ) . jurídicas. operen como criterio regulativo o ideal de las activida- sería una houtade pretender filosofar h o y con desconocimiento de estos des cotidianas relacionadas (¿y cuáles no lo están?) con el poder e. Por ello. declarando imposible cualquier lismo. Pero. es menester aclarar de entrada c ó m o estructurales y tienen como objetivos tanto las modahdades de ejercicio colocarse frente a cuatro aspectos m u y relevantes. desde el p u n t o de vista cultural. N i más. y distraerse con ello. u n invento apariencia de ella. a las que posteriormente sibilizar sus matrices y códigos culturales y. Los hace sólo . las cuales no hacen más humanos a los marcos del liberalismo. lo que está puesto en cuestión son las reglas del juego del capita- a decidirse p o r una o p o r otra posición. hasta el p u n t o Y el simbolismo del mestizaje no alcanza para superar esta tremenda d i - de mostrar cómo la autonomía no significa necesariamente separatismo. utilizado filosofía de los pueblos originarios. narios. lo que se busca es una sociedad incluyente. ficultad. i n - aportes decisivos. Además. las siguientes. "las razas son u n invento de librerías". T o d o esto para llegar a la conclusión de que las razas son u n invento sociedades serían mestizos y. se constituye en u n instrumento también escamoteador lo cual obliga a (re)pensar el estado nacional más allá o transgrediendo de las diferencias entre humanos. sobre t o d o si se lo enfoca minaciones inhumanas. pedagógicas. Es más. para buscar la satisfacción la población. Por ello. p o r ejemplo. imposible de ignorar. con- cual los ejercicios de democracia directa no estén excluidos p o r p r i n c i - viene rastrear el m o d o en que se articulan esos pensamientos. al p u n t o de incapacitarse para captar la resistencia Claro que. sociales.. denominada también occidental: 106 107. . E n el ver con separaciones tajantes y excluyentes.pensar que sólo se requieren ciertos cambios relativos al m u n - Para poder abordar de m o d o fecundo la compleja cuestión de la fi- do aborigen. de mucha mayor gravedad. que produce consecuencias devastadoras. Por lo tanto. no se trataría de ocultar las diferencias de sus líneas torales. Es casi impensable una cultura que no se permanecía siempre en mejores condiciones de exaltar la supuesta hubiera tenido relación con otras culturas y. étnicas bajo el manto de u n bondadoso mestizaje. respectivamente. L o impor- Esto no se hallaba m u y alejado de las diferencias de género. según los cerrarse frente a modalidades de percepción de la realidad que aparecen casos. en el de sus derechos y exhibir su dignidad a los cuatro vientos. racial . que pudiera ser p l e n i t u d humana propia. como dijera a finales del siglo X I X J o s é Martí: de medio sobre-vivencia para los pueblos originarios la de la sumisión o "no hay razas". p o r cierto. Y. sino de reconocer las Se considerarán. u n recurso mistificador de la realidad colectiva. para todos y todas sin regateos. p o r lo tanto. como tante es no caer en la trampa de apreciar sólo las bondades del mestizaje u n m o d o de exaltar también a unos y despreciar a otras. culpable. u n sistema político de democracia radical. vale decir. donde se obhga límite. que se podría denominar "la sahda fácil": todos los integrantes de estas etc. A continuación se procurará bosquejarlos en algunas cluso. al regatear la h u m a n i d a d de los otros.m e d i a n t e la brutah- ciones y hasta confederación. primeramente. Los cuatro tienen que de la política como el sistema económico en sus mismas entrañas. en el caso del género habría una cierta base biológica a la cual y pugnas por su dignidad de pueblos sojuzgados. Una primera dificultad que se debe solventar es la relativa a lo con todas sus consecuencias: políticas. efectivamente. Son. visualizada como u n universo clausurado y sin mezcla alguna. E n fin.para mostrarse en su emergencia como son. primordialmente económicas y culturales. las filosofías de los pueblos origi- dolorosas diferencias étnicas. porque pio y. p o r lo tanto. Por ello. Y es que la nación puede ser nación de na- unos y más inhumanos a los otros. con la fuerza. Los cambios reclamados p o r los pueblos originarios son losofía de los pueblos originarios. se las recargará de sentidos y alcances positivos o negativos. con espacio acercamiento entre estas posturas. C o n los años (centurias) la resistencia y rebelión se ha nefasto. Sería m u y grave i n v i - remitirse y que exhibiría ciertas diferencias. cuestión que no tiene ningún asidero en relación con el invento como francamente inalcanzables desde las perspectivas hegemónicas.diferentes. trastocado en organización alternativa y m u y propositiva.

resulta. aún cuando uno lo haga individualmente y hasta en u n conveniente retiro y alejamiento de la bulla y del cotorreo cotidiano. otros sí. con tintes rituales y anhelos por reconstruir presuntas unidades originarias añoradas. oralidad y sujeto colectivo pensante o forjador de pensamiento. proyecciones. La discusión sobre el pensamiento de los pueblos originarios adquiere dos y. Sin embargo. porque los grandes caudales de las tradiciones puestas en juego. no sólo menos se aprieta. La filosofía puede restringirse a una argumenta- . valoraciones. por supuesto. M i t o y logos son formas de expresión. que es posible pensar juntos y que. desde lo micro a lo En los cuatro casos se trataría de comenzar suavizando la oposición avanza.individual. siempre se está pensando juntos. deseos hasta patológicos. el justificar. el calcular. por darle o encontrarle sentido al m u n d o circundante. también puede . Llevando a la sordera total en unos casos y a la distinción de se centraban en el papel que los no indígenas atribuían a los indígenas en el insospechados matices rítmicos y tonales en otros. .y . disponer de una visión de conjunto del sentido de la vida humana y de la organización de lo que rodea no deja de ser u n elemento operante hasta espontáneamente en la cotidianidad y pareciera preferible abordarlo abierta y críticamente. la europea quien pugne por admitir el protagonismo indígena. a lo captable mediante los senti- así lo ha sido históricamente. lo que se huele. algunas de sus modalidades actuales en discusiones que remontan a la p r i - cualidades.Oralidad . Y también cuesta mucho admitir la existencia de u n sujeto colectivo pensante. que lo que a unos les huele mal. por ejemplo. E n suma. lo bién u n papel importante acerca del papel que les tocaría a los indígenas que se palpa. Estos marcos de referencia y mera mitad del siglo pasado. H a y en la narración mítica una tendencia hohstica. Pero. Los 109 . para otros es exquisito. a medida que la pretensión de abarcar la totahdad de las ciencias. sin confusionismos innecesarios. señalarse algo semejante en relación con la excluyente oposición entre que los reheves según éstos son las asperezas para otros. apoyado en eUos. que bullen en la mente. Mientras más se abarca. resulta indispensable moderar estas oposiciones excluyentes y darles.. alusiones. se resiente la cercanía de la reflexión a unas directrices como las excluyente. eso hace perder de vista. Pero. quien está solo pensando.aparecer relacionada con todo u n esfuerzo macro. pueden irse aflojando los soportes de una argumentación cuidadosa y producirse saltos.Colectivo . autoras y autores. Y esas modalidades de la percepción llegan a afectar. ción rigurosa. bien fundada. así podría seguirse con cada uno de estos aspectos. ilusiones pasajeras. el pensamiento diríase propio'. Invisibihzando unas dimensiones.Cosmovisión . que lo que unos no ven. el logos con modahdad analítica. p o r u n lado. mito. Las posiciones indigenistas en hteratura y más allá de ella zando otras. visibih- en este contexto. y hacen posible. el beneficio de la duda a estos primeros elementos tan desvalorizados: cosmovisión. por el otro. pasa como si nada para otros.escritura. lo que unos oyen. en una pura confusión. al tiempo que hacen posible. sin caer. E n el logos hay una remisión constante a lo empírico. Era todo u n gran esfuerzo elixires y en otras asquerosidades. que dejarlo subyacente y librado a su propia suerte. E n fin. en el hmite. el peruano misma percepción. una pretensión de abarcar el conjunto de lo reseñado. etc. También podría filosofía y cosmovisión. porque los indígenas aparecían como obstáculo para una buena y correcta organización del estado nación. sobre todo las experimentales. pertinente y acotada. y hay evidencia empírica de ello. Si se concediera a m o d o de hipótesis esta flexibüidad. Será curiosamente. La literatura indigenista tendrá tam- incluso. incluso. podría intentarse avanzar. lo que se oye. difícilmente controlables.logos. Pero. sino que se dejan flancos abiertos para intrusiones indeseables: creencias infundadas. las potenciahdades de los sentidos: lo que se ve. A nadie se le ocurriría confundir la palabra hablada con la escrita.filosofía. totalizadora. E l m i t o con modalidad narrativa y fuertemente ficcional.M i t o . Se pueden perder apoyos empíricos. con el contar. José Carlos Mariátegui (1894-1930). por lo menos. Oliendo en ocasiones contexto de los estados-nacionales de la región. C o n todo. para resolver el problema indígena. acotan. u n defensor de la filosofía de procedimiento expresivo condicionan. divagaciones. lo que se desea sugerir es que para afrontar con alguna fecundidad la cuestión de las filosofías de los pueblos originarios. en reahdad difícilmente lo está. se soportan mejor las variaciones de cantidades. Por supuesto. Por inercia se tiende a aceptar que quien piensa es siempre u n individuo.

que daría lugar al reconocimiento del surgir de la cia y quehacer efectivo de esos pueblos. etc. consultar con miembros lidad en México. el nosotros colectivo. Q u i e n se encuentra fuera corada de saberes o enfoques que. también y quizá no por casua- para presentar ese pensamiento y. examinar los procedimientos seguidos en el m u n d o náhuatí. Es importante señalar que para León Portilla. se podría. Pero. muchísimo peor. podría decirse. por su analfabetismo (de la lengua hegemónica. p o r el otro. Vale decir. Especialmen- quienes disponen de las lenguas originarias no tienen voz y necesitan te. Esta salida insostenible lo único que hace es confundir más las cosas. A excluyentes: donde hubiera m i t o no habría logos. los ritmos y combinaciones de espacios y tiempos m . E n este segundo Justamente. resulta m u y difícil distinguir las propuestas originarias de die. no sólo p o r la labor de quien me- glos. sería breza. porque se colocaba del lado de los segundos caso. convendría retroalimentar las reflexiones con discusiones en los términos de la oposición excluyente mencionada al principio. Ello cias venían regidas por esas oposiciones pretendidas como mutuamente permitiría avanzar en consideraciones metodológicas m u y complejas. E n t o d o caso. finalmente. por su pereza declarada congénita. y es impensable no hacerlo. sino p o r la precauciones de quien emite y p o r las reservas y prejui- esas confusiones o mezclas. Procurando evitar. de quien haga de función supletoria: la supuesta voz de los sin voz. sino que se puede convertir. la integración efectiva con el entorno natural como parte del propio ser individual y colectivo. etc. Su estudio venía precedido en el sentido de que existen trabajos que procuran brindar acceso a las por las investigaciones y el magisterio del Padre Ángel María Garibay K i n - cosmovisiones de los pueblos originarios y a sus filosofías. Por ello. por su aislamiento. pensante y coadyuvante en la resolución de problemas. por su po- m i n e en cada caso. tados p o r esas (re) construcciones conceptuales o no. capaz de alcanzar lo que se propone. son propios de la cultura del ámbito y de la posibihdad de usar de estas lenguas con cierta fami- hegemónica o eurocéntrica. porque son reclamadas como propias p o r los pueblos indígenas. E l des- tergiversaciones. como se las deno- Entre los elementos que parecieran comunes a estas filosofías cabría quizá considerar los siguientes: la importancia del lenguaje. surgen cios deformantes de quien recepta. otro autor de origen zapoteco.s o n m u c h a s . llevar de diversas formas. Sin preten- mismos pueblos originarios. mientras se logran esos avances. E n ese sentido. para evitar simplezas o no habría el rigor escriturario. por sus ritmos insopor- siempre se permanece en algún sentido afuera. ¿Qué pueden hacer quienes se encuentran fuera del ejercicio de las lenguas originarias? Aprenderlas. sería el criterio para poder hablar de filosofía ción coadyuvantes: p o r una lado. inclu- der reducir todas las discusiones previas a estos dos ejemplos. felizmente. A l no estar en tana (1892-1967). Aquí se topa con una nueva dificultad m u y difícil de superar. la distin- condiciones de establecer si lo que plantean responde o no a la experien- ción entre m i t o y logos. aún así.indígenas eran percibidos como difícilmente ciudadanizables. en vozarrón cuando no se la atiende debidamente. a suponer que también novedosas combinaciones que conviene atender. porque lo que suele decir la voz supletoria tiene m u y poco que ver con la voz original. las propuestas de lo que se supone es su pensamiento sin embargo. Dado que eso ayuda sobremanera a la comprensión de los correspondientes grupos sociales. Las dificultades se superponen cuando se haridad se ve conducido con mucha facilidad y casi insensiblemente a remite. olvidando que esa cristianismo se ha venido yuxtaponiendo p o r diversas vías durante si- mediación suele ser m u y traicionera. por supuesto). etnias o naciones. p o r lo tanto. so audiovisuales. se depende siempre de ciertas mediaciones. Gregorio López López de esos pueblos para constatar si en alguna medida se sienten represen- (1920-2008) negaba abiertamente la existencia de una filosofía zapoteca. advertido el hecho. donde hubiera orahdad la postre resultaría fecundo hacer ese camino. sobre todo. a la dimensión religiosa. de no poder acceder a la experiencia cultural p o r dentro y en relativa E n 1956 el historiador mexicano M i g u e l León Portilla (1926) pubhca- p l e n i t u d . quedan dos vías de comproba- filosofía en la Grecia clásica. donde el ciertas confusiones tentadoras: a buscar traductores. el que aparezca como pensamiento de los pueblos originarios una versión más o menos edul- conocimiento de las lenguas de estos pueblos. Por aquellos años. O. conservar provisionalmente la hipótesis de que las diferen- para confrontarlo en la interlocución con los propios protagonistas. en la frustrante situación tablemente cadenciosos y lentos.y. la relevancia de la dimensión comunitaria. m u y difícil acceder a todas las lenguas . la relevancia del escuchar como parte de una relación ínter humana respetuosa y eficiente. para brindar forma y apreciar las formas de lo real. ría su texto clásico sobre los nahuas en México. la cual no sólo existe.

Esta constituye una de las tareas pendientes más relevantes para el filosofar nuestroamericano. Jahn recupera lo que 113 . partiendo del rechazo sobre las culturas neoafricanas permite adentrarse en ciertas Si la cuestión se formula en términos de relaciones culturales esto daría de cualquier minusvaloración de lo africano como irracional. en su tesis doctoral en la Universidad Gregoriana de Roma en 1955: 1) Muntu = " h o m b r e " (plural: Bantu) del pensamiento filosófico africano en la segunda mitad del siglo X X . conflictos. una artista norte- la experiencia de la resistencia en sus múltiples expresiones: en el cima- americana. pero convergentes y articulados o articulables. N o es posible hablar de resistencia cultural separada de gones. Sólo de una cuidadosa consideración comparativa con el desarroHo de la filosofía africana podrá echarse luz. do- sas rituahzadas. en las prácticas mágicas y religio- sistemas filosóficos de cinco pueblos diferentes: balubas. una etnógrafa francesa. erudito ruandés. rían ciertas características comunes generalizables a t o d o el pensamiento El pensamiento afroamericano está en curso de revaloración y de eva- africano. al p u n t o de hacer i n - . la importancia E l excelente trabajo del investigador alemán Janheinz Jahn (1918- del corazón y de la complementariedad entre unos protagonistas o parti- 1973) cipantes en determinados eventos y otros. Los rituales y el simbohsmo envolvieron incluso al baile y al tambor. con toda precisión y a sabiendas de su papel apenas sugeridor de aspectos más complejos. Es una cuestión abierta en íntima relación con las dimensio- bajos producidos con posterioridad a la Segunda Guerra y que mostra- nes religiosas inherentes a la vida social. 112 viable cualquier segmentación arbitraria de la totalidad. la lucha armada. con el desenvolvimiento Jahn los resume. ideológicas su vida. opo- considerado p o r el sociólogo y antropólogo francés L u c i e n Lévy-Bruhl siciones y demás formas de violencia y persuasión combinadas. en las rebehones articuladas. 4) Kuntu = "modalidad". Tomar en cuenta estos aportes completamente independientes luación pertinente. permite recuperar esos rasgos comunes. sin atentar contra sus ansias de universalización. N o puede ser abordado cabalmente si se deja de lado entre sí de u n monje belga. m u y fecunda p o r otra parte. Que su enfoque es coordinadamente sistemático. 3) Hantu = "lugar y t i e m p o " . porque no pueden ser traducidos sin más así. como fuera das. debe tomar en cuenta al menos cuatro ejes alrededor de los cuales se ha articu- 2) Kintu = "cosa" (plural: Bintu) lado y condensado durante ese medio siglo en u n paralelismo sorprendente con la reflexión nuestroamericana. expuestas y examinadas con t o d o rigor p o r Alexis Kagame ( l 9 1 2 ? . La traducción es aproximativa y lo i m p o r t a n t e es advertir que hay una . acerca de las especificidades de la producción filosófica afroamericana. Jahn invita.La relación m i t o / logos con todos sus matices. ruandeses. u n sabio africano analfabeto y u n erudito africano sobre los rronaje. asistemá- pie a intensos debates sobre las características multiculturales. sugestivamente. La percusión marcó u n r i t m o que articuló desde dentro este pensamiento. La comparación. en cuatro categorías que operan a m o d o de principios articuladores de la reflexión.La oralidad como soporte irreemplazable e indispensable vínculo Es importante advertir que los significados de estos términos. . merced a los trabajos en curso y que se deben intensificar. los coloca entre comillas. lógica coherente y m u y racional al interior de esas filosofías del "ntu".La oposición modernización versus tradiciones seculares. características nodales de la filosofía africana. a recuperar los aportes de cinco tra- y simbólicas. quien se autrocriticaría de semejante propuesta al final de sión no es vana y requiere de múltiples precauciones teóricas. transculturadas o interculturales de estos contactos.diversos. Jahn con el saber de los ancestros y medio de formación pedagógica. incultura- tico o "prelógico" exponente de la "mentalidad primitiva". Que no puede confundirse sin más con simplistas mitificaciones. bambarras y haitianos.1 9 8 l ) . las cuales habrían sido detectadas. La discu- (1857-1939).La situacionalidad o localización en que surge siempre la reflexión.

la reflexión mulata. etc. albarasado: tente en el aire con cia vivida para evaluarla y brindarle (¿o encontrarle?) sentido. negro con cuarterona: tente en el aire. heterogeneidad y trans- tinoamérica" le aparecen como versiones más pertinentes. Pero. criollización y mestizaje.t a l como planteara esta última noción el antropólogo cuba- guimos pensando que la expresión martiana Nuestra América resulta la no Fernando O r t i z ( 1 8 8 1 . . etc. diabólico. C o n ello la propuesta de una "América jLetudiant narios de Martinica y LeónDamas. filosófica feminista impulsa una verdadera revolución epistemológica con J14 115 . El "nosotros" aparece así como una unidad compleja y lo connotaciones tiene que ver con las diferencias entre u n feminismo a la que unifica remite a historia compartida y origen común. atribuible a aquellos que carecían de la condición de sujetos lo vivido. Es u n pensamiento que. el antropólogo latinoamericanista mexicano Jesús M a ría Serna Moreno. en u n separatismo de castas excluyente.1 9 6 9 ) . C o n ello se muestra como inseparable lo percibido.pardo. efectiva en algunas zonas de Nuestra América. a la identidad abarcante. basta con recurrir a las diversas modalidades metafóricas la de u n feminismo a la búsqueda de la plenitud de las mujeres en sus múl- con que se aludió a las mezclas. ciencia y a su merecido protagonismo histórico. no como incoherente o absurdo. Aunque quizá no haya sido estudiado acabadamente su aporte intelectual. Esclavos por naturaleza. "Afroamerindia". A ello habría que añadir también la posibi- no puede ser apreciado si se lo aisla de sus contextos de luchas específicas lidad. También de la M a r t i n i ca. mestiza" muestra sus lados flacos y la ideologización del concepto de mes- E n fin. en la región. lobo o zambo: indio con negra. junto con los senegaleses Leopold Sedar Senghor (1906-2001). cambujo: chino con india. más abarcante o la menos reductiva. u n pensar sobre la experien- con mulata. Eran vistos como sujetos sin historia. feos. Francófonos antillanos participarían en París de y otros después de él. se- culturación . histórica. lo que estaba cla- anya quien sugiere una "unificabilidad recíproca" de todas las disciplinas. entre otros. al mismo tiempo. C o n todo. Que la diversi- búsqueda de la igualación de mujeres con varones en todos los sentidos y dad es patente. o "Indoafrola- entre filosofía y religión. personal. conviene destacar Por su parte. el pensamiento feminista ha operado una revolución epis- las dificultades para el reconocimiento decisivo del Estado nacional como temológica de caracteres singulares. Osmané Sose y Birago D i o p (1906-1989) fiieron sus promotores. esas monolíticas raíces africanas y se brindara ma- la fundación de revistas decisivas como Legitime déjense (1932) yor apertura a la especificidad de la creolidad. gíbaro: lobo con china. simbólica. Para mediados de los autónomos. lo experimentado y vergonzoso. zambo prieto: negro con zamba. cuando justamente se los explotaba sin miento de la filosofía africana para brindar empuje a su propia autocon- piedad en su fuerza de trabajo. A l mismo tiempo. pluriétnico o plurinacional. La negritud aparecía asociada a lo no deseado. malolientes. viciosos. ría la noción de negritud. quedan p o r explorar detalladamente las complejas relaciones tizaje. sucios. de estados m u l t i o en las cuales ha tomado parte. etc. 1928) cuestione.. Recién en los últimos años están aparecien- Conviene retener una cita que reproduce Serna M o r e n o y que es suma- do estudios que ayudan a reconstruir el devenir de estos complejos proce- mente descriptiva respecto al esfuerzo por deslindar los ingredientes de sos intentando abarcar toda la región o por países. Asociados a lo malo. galfarro: negro captación de nuestras necesidades y prioridades. como partícipe de la Guerra de liberación de Argelia a partir de 1954.. propuesta por Carlos Lenkersdorf. Frantz Fanón (1925-1961) aportó reflexiones nodales. Eran vistos como perezosos. teórico y filosófico. jarocho: negro con india. de la Guyana Francesa. tiples e inaprensibles facetas. margi- con el m o v i m i e n t o de la négritude se mostraría la fuerza del redescubri- nal. Habrá que esperar hasta Frente a esto se levantaría el ya mencionado movimiento que reivindica- años recientes para que Edouard Ghssant ( M a r t i n i c a . cincuenta del siglo pasado. autónomo y pertinente en la negra. negra.denomina "una simpática formulación" del autor yoruba Adeboye Ades- La "clasificación" descalificatoria se hacía difícil. E n primer término. animismo y resistencia. al asociar la cuestión de la diversidad a la de la unidad y. defectuosos. tanto en África como en Nuestra América. ro era el desprecio racista.: intentar aprehender la especificidad del abordaje feminista a la realidad en sus múltiples facetas: social. etc. Aimé Césaire (1913-2008) y Rene Marán (1887-1960) origi- Actualmente. a quien debemos el acceso al vahoso texto de Jahn. chino: lobo con En la búsqueda de u n pensamiento propio. Tarados. ha mostrado algunos elementos indispensables para brindarle r u m b o a las investigaciones pendiente sobre la filosofía afroamericana. Pero.. Resulta m u y sugerente una mescolanza indígena. noire (1934). serviles. Quizá el punto de inflexión más cargado de plurinacionales.

Estas tres perio- no remite al colectivo mujeres o a asuntos de mujeres. E n una segunda fase se i n t r o d u j o el género en la hermenéutica efectivamente fecundas. retomó los planteamientos de Ivone Cebara ( 1 9 4 4 ) . podría sugerirse que. aunque sólo fuera par- cuestionaban esas reglas y exigían beneficios para las mujeres. una intensa capacidad para reorganizar. Por su parte. Este tránsito se inició con el descubrimiento de la importancia de la reivindicación. E l feminismo aparecía fracturado en tres corrientes: las ción excluyente entre pensamiento y acción no le hace justicia al desa- reformistas.. las mujeres al advertirse como sujetas sujetadas han verificado u n complejo. que impulsó una política autónoma con la exigencia de distinguió entre feminismo igualitario . las progresistas.a h o r a esperamos que se advierta u n poco más t o d o lo que este de deconstrucción ideológica-. constituye la tarea vertebral. la plo. que buscaban el acceso al poder de las mujeres dentro de rrollo teórico p r o d u c i d o en la región. Se 116 Quizá. conviene también las reglas del juego de la estructura social vigente. A l u d e a m u c h o y aclara m u y poco. Rebeca M o n t e m a y o r López. La tercera fase ciente. La teología quedó samiento de los centros como teórico en el sentido fuerte del término. sin crítica al patriarcalismo se rescataron los límites de los binarismos y las posibilidades de alternativas dialécticas heroínas.. lo masculino malo. Se articuló la reflexión teológica con una reflexión sobre el poder. prosiguió con la exacerbación de la polaridad y culminó.y hasta correr. la filósofa feminista cubano-norteamericana Ofelia Schutte ( 1 9 4 5 ) de las radicales.d o n d e el concepto aparece históricamente situado transcurrido el pensar y el hacer filosófico. en una etapa de deconstrucción que pugna por derribar el cerco de la oposición binaria excluyente y hasta denigrante. Esos "re" indican el valioso esfuerzo por asumir lo ya ca.c o n u n uso lógico y no empíri- una transformación civilizatoria del m u n d o p r o m o v i d a y protagonizada co de la categoría de igualdad-. E n otro nivel de reflexión. cotidiana. hasta ahora. Conviene avanzar intentando mostró u n ecofeminismo hohstico. la visión n o r m a t i vizada de "la m u j e r " y el binarismo masculino-femenino. teológico y político del femi- y combina su función analítica con una descriptiva o alusiva a u n objeto nismo . Aquí se seguiría reiterando la consabida visión prejuiciosa velista italiano-mexicana Francesca Gargallo ( 1 9 5 6 ) detectó tres direc- según la cual en los centros se piensa y en la periferia se repite. y distinguió tres fases en la teología feminista latinoamericana de las décadas finales del siglo pasado. Por supuesto.es la costumbre de concebir las expresiones del pen- y aprehendida: unos y otros son parte de los otros.y el feminismo dizaciones o deslindes de posiciones p e r m i t e n apreciar por dónde ha post-estructuralista .e l térmi- principal.han 117^ . Éstas dos cialmente. feminismo de la diferencia . que consignar ciertas periodizaciones que muestran.. monja y teóloga feminista brasileña. esclarecer aspectos nodales que refiere. a m o d o de hipótesis m u y provisional. E n una primera fase se reivindicaba a las mujeres como sujetos oprimidos en la Biblia. quizá ciones en el m o v i m i e n t o feminista a partir de finales de los años noventa urgidos p o r las necesidades y demandas de la cotidianidad. Se resignificó el proyecto de D i o s para sus pue- topar y -adelantándonos conviene consignar que no tiene ningún f u n - blos en Nuestra América. Una cuestión con la que se suele la teología y las iglesias. Se comenzó a hablar de D i o s como El-EUa y a creatividad. E l uso de este tercer concepto implica término c o m p o r t a .consecuencias éticas y políticas m u y destacables. La crítica se generahzó a la sociedad. Por otra parte. aunque no exclusivamente. humanos a imagen y semejanza. romper con los paradigmas de la diferencia sexual. resignificar. Una tercera corriente. intenso y riguroso tránsito hacia la (¿re?) construcción de sus conciencias y concepciones argumentativas. Se efectuaron lecturas epistemológica propuesta por el feminismo conduce a poner en cuestión acríticas de los textos bíblicos. Se hizo necesaria una crítica antropológico-teológica y se enfatizó la pensado y reconfigurarlo de diversas y novedosas maneras. Por supuesto. la misma expresión pensamiento feminista es insufi- relación humano-divino. p o r las mujeres. particularmente en la literatura proféti- zar y reconceptualizar. La reestructuración quea: lo femenino es bueno. la riqueza de este pensamiento feminista nuestro. teóloga y pastora bautista mexicana. la filósofa y no- prácticos. reubicada en la experiencia cristiana y la resurrección fue percibida como Los pensamientos feministas producidos en la periferia serían más b i e n m o v i m i e n t o dinámico de vida. resemanti- resaltar su imagen como madre. en el ámbito teológico. La alteridad fue minuciosamente examinada damento s ó l i d o . Esa separa- del siglo pasado. Surgieron organizaciones de mujeres. Cómo pensar la propia ex- supervaloró el ser femenino desde una perspectiva dualista casi mani- periencia vital. L o que se advierte en sus expresiones es una gran bíbhca y en la teología. particularmente en nuestra región del globo. en todo este intenso caminar . Por ejem- posiciones tenían como interlocutor al Estado. la teología y las iglesias.

cación. había antecedentes importantes a lo largo del siglo. variantes de la teoría de género y búsquedas ron como prácticamente se eclipsaron en la región. más bien centrado en las coyunturas. E n ese marco se produjeron. Cabe. sobre todo en el Cono Sur. pero para salir m i n i s m o " mistificador e ineficiente. una cierta confusa etapa cultural en que se habría superado la m o d e r n i d a d . una escueta caracterización de esas propuestas en sobre todo. de una sensibilidad postmoderna. . de las imágenes impuestas por los medios masivos de comuni- a lo político en los 80 y a lo cultural en los 90. a partir de las terribles dictaduras que asolaron con su guerra sucia y con la Operación Cóndor aqueüas zonas de . Sus complejo y de trama sutil y refinada. mientos que marcaron el contexto del pensamiento en las últimas décadas. bosquejar u n cierto proceso . las lla- . Era más de la misma relaciones entre lo real y lo ideal (soñado despiertas. etc. en el plano teórico. por cierto. incluso condicionada a los poderes mihtares. a la transitología. afanosas de identidad. este breve panorama. deseado. para enfatizar la rebeldía diables- y quienes cuestionaban sus propuestas. tanto en sus antecedentes de larga data hasta se cayó en la cuenta que este m o d o de visualizar la cuestión no era del períodos clásicos como en sus manifestaciones existencialistas que más t o d o novedoso. del globahsmo imperante. visión teleológica de la historia. al que apenas hemos efectuado algunas alusiones a m o d o de insuficiente bosquejo en estas líneas. acompañado de la des- la región. Incluso. J18 119 . p o r otra parte. n i o de la razón. a una concepción de la La caída del muro de Berlín. madas transiciones a la democracia.) constituye otro fino matiz a ser tomado en cuenta en todo este pensar bló de condición y.Una adhesión a u n "pensamiento débil". sobre tendencia dialéctica poco o insuficientemente perfilada. Estas democracias se asociaron con el neoliberahsmo y las transiciones se dieron. superación de una etapa p o r otra. a reconsiderar teó de entrada una polémica entre quienes afirmaban esta sensibilidad los simbohsmos bíbhcos de Eva y L i h t . Nada de como decimonónico. La cuestión consistía en lograr una democracia for- heroísmo o sacrificios inútües. Rápidamente toma de decisiones. como de los legados marxistas. hmitada. producto de la migra- intelectual que pasó del énfasis en las dimensiones estructurales en los 70 ción.Una renuncia a los cambios estructurales. Fueron modas que tan pronto llega- nalíticos. Se ha- etc. Conviene atender a que suele persistir . de las dictaduras. curiosamente puesta en cuestión. Interesa destacar que dentro de la región se plan- como porosos. lo privado y lo íntimo manifestaciones en Europa no necesariamente coincidieron con las que aparecen así como dimensiones a reconsiderar y cuyos límites aparecen se dieron en la región. siempre en tensión con la bús- la acción i n d i v i d u a l humana. Se podría intentar. el elegir. También una cierta dimensión utópica de tensión inherente a las etapismo. la cual remite a la t o d o en ciertos rasgos que aparecían como unos marcos estrechos para dialéctica hegeliana del amo y el esclavo. y. Esto dio lugar. este enfoque contradecía el m i s m o planteo: cusión.ido resultando o haciéndose convergentes aportes tanto del feminismo Será en ese marco que durante los 80 se hablará de la condición posmo- inicial en contra del patriarcado. Primado del desencanto ante u n " i l u - mal. están aquí sobre la mesa de la dis- lo menos. Y. exigente para que no se pierda semejante esfuerzo colectivo. psicoa- derna y en los 90 de postcoloniahdad.U n rechazo a los "grandes relatos". visión teleológica o finalista de la historia. cómo se avanza. a los fines de ca y luciferina digna de ser apreciada en todo su aporte revolucionario. Toda la trama de la opción.U n abandono del nacionahsmo identitario. el fin de la Unión Soviética. Pensar y actuar juntas conüeva. p o r repercutieron en la reflexión regional. sobre todo.¿ c ó m o difi- E n cuanto a la p o s t m o d e r n i d a d inicialmente apareció como una cultad?. postestructuralistas. sus trazos básicos. La llamada década perdida del los 80 se convirtió en más de tres décadas perdidas. a si debido. vale decir. L o público. el auge del neoliberalismo y su ideología globahsta fueron algunos de los aconteci- historia que pretendiera abarcarla de conjunto y establecer de donde se viene y a donde se va.detrás o a la base del esfuerzo por superar el binarismo. por tanto. particularmente insoportables: p r e d o m i - queda de paradigmas y modelos alternativos. Una teoría confianza en la práctica política. al que se declaró anteriores y sus anhelos de transformación revolucionaria. fruto de los fracasos de las etapas que privilegió lo político por encima del conflicto social.

Por lo tanto. A t o d o nivel. etc. que confusiones entre propuestas diversas que aparecen en su texto como se podrá enfrentar a los eurocentrismos epistemológicos.y en muchos ca120 121 . E n su obra. Por su parte. habría habido aquí postcoloniales avant la lettre. etc. no es sólo mediante una inversión de los ob- como válida. visión integral y completa del proceso estaba también sobre la mesa y es a eso a lo que hay que referirse.L o inmediato se volvería el icono de esta sensibilidad cultural'. Pero. U n siglo después de Rodó. texto de M i g n o l o buscó mostrar que la mayoría de las tesis de los post- Por cierto. L o que conviene colonialistas n o latinoamericanos ya estaban presentes en la región. el matrices aparecería como la exigencia primordial. The Darker Side ofthe de Renais- dios subalternos y con las características de los estudios latinoamericanos. todo sería fragmentario. U n cambio de unificadas. colonizadora. categorial. bienes materiales. que quizá pudiera ser válida en algunos sentidos. Crítica de la razón Latinoamericana diferencias de posiciones. de matrices culturales. no fue n i es necesariamente así. fue tratar de dar cuenta de la especificidad de la . Esta argumentación. resolver . de pensamiento. Por lo tanto. pero sus logros fueron escasos. Justamente porque lo que se había discutido en la región unas dé- puestas muchos reaccionaron con respuestas también insuficientes. E n fin. La . Sin embargo. pero utihzando la misma discursividad (racionahdad) con todo su como insuficiente y el soporte historiográfico n o resistió la crítica. T o d o el trabajo de la denominada "teoría" de la dependencia. del pasado de ideas. M u c h o se ha escrito también sobre esta temática. en los 60 y 70 era justamente la especificidad de la situación ejemplo. particularmente. por tanto. desde lo económico hasta anterioridad y. etc. no permitió c u m p l i r con los objetivos. E l punto nodal de las múltiples propuestas podría mitaciones tanto de la Filosofía Latinoamericana como de las versiones expresarse como la necesidad de reconfigurar las categorías del discurso más difundidas de la Filosofía de la Liberación. particularmente de Asia y África insta- Quizá los trabajos que resumen de m o d o más completo cómo se plan- lados en los países centrales. tenía también sus riesgos en cuanto a distorsionar buena parte de lo p r o d u c i d o en la región en función de esta lectura retrospectiva para subrayar aspectos que n o necesariamente habrían sido planteados de ese m o d o . que el h i b r i d i s m o no resultó una respuesta suficiente a estas dificultades. de académicos del Tercer M u n d o . no es casual que en esta discusión la cuestión se haya centrado en el papel de los intelectuales y que la relación literatura-filosofía haya vuelto a estar sobre el tapete.Doscientos años de pensamiento filosófico Nuestroamericano .Una ignorancia del pasado histórico y. sance de 1995. El hecho es que la situación actual presenta urgencias frente a las cuales es m e n e s t e r renovar los esfuerzos intelectuales al m á x i m o . parecía estarse atrapados en las mismas redes discursivas básicas. En otros términos. E l arielismo apareció como insuficiente y las cargas simbóhcas de los personajes de La Tempestad ( I 6 I I ) de Shakespeare volvieron a la palestra. hubo también crí- lo cultural y todas las tramas y articulaciones correspondientes. a las relaciones acotadas entre necesidades y pequeños grupos.Nada de totahdades. Por cadas antes. la cuestión con colonialismos mentales o con antinomias como si t o d o se hubiera planteado como enfrentamientos reductivos entre estados Ya en los 90 a esa discusión se incorporaron las propuestas de una serie metropolitanos y estados nacionales resulta m u y superficial. comercial.. Las bagaje valorativo. los méritos serían locales. p o r ejemplo en relación con los llamados estu- 1996 (?) y del argentino Walter M i g n o l o . etc. Claro ticas m u y rigurosas a estos planteamientos insuficientes. situaciones de dependencia frente a las situaciones coloniales y necoloniales que no se podían identificar sin más con ella. N o es posible detallar aquí la génesis y Santiago Castro Gómez ( 1 9 5 8 ) . a los cuales se sumaron rápidamente otros tearon estas sensibilidades post en la región fueron los del colombiano provenientes de América Latina. destacar aquí es que quizá el meollo de la discusión requiere ser m o d i f i - Frente a la prohferación de neologismos que caracterizaron a estas pro- cado. la pretensión de que aquí se habrían usado ciertos términos con de dominación que se padecía. La argumentación apareció jetivos. Después que el peso de la metáfora base / superestructura condiciona al lenguaje y cuando se hablaba de cambio estructural pareciera . La intención aparecía colonial. Castro G ó m e z pretendió avanzar sobre las l i - sobre todo en USA.U n renovado individualismo y la reivindicación de la pertenencia a Horacio Cerutti Guldberg sos así lo era en la é p o c a .estarse haciendo referencia exclusivamente a lo productivo.

el desenvolvimiento de una vida con dignidad mínima y con vistas a la p l e n i t u d . cuyo único antecedente más o menos comparable parece ser la del año 1929. Presencia africana en Sudamérica y Presencia africana en el Caribe. Luz María Martínez M o n t i e l (Coordinadora). Escritos de 1928. Tañer Abierto. brinda una vez más enseñanzas imprescindibles. 2008. este texto del colega haitiano tiene ternativas viables de novedades en serio y sin cuento. algunos casi inasequibles. del Amanta. sobre diversos tópicos. la cuestión estructural ha vuelto a quedar encima de la mesa de la discusión. México. m u c h o menos. 297 págs. Pero. la reciente crisis económica y no exclusivamente financiera como se quiere camuflar. Plaza y Valdés. en t o d o caso y cualesquiera fueran las consideraciones que sobre este p u n t o se efectúen. lo que queda no es repetir las críticas al capitalism o requete conocidas. José Carlos Mariátegui. México. sino a avanzar en la nosotrijicación tan deseable con vistas a una vida humana digna. cano se ve exigida al máximo de su capacidad. Habrá que ver si se logra Janheinz Jahn. N o se necesitaba más. l a reimpresión 1978 [ l ^ ed. México. tuvo que aparecer en público para decir algo que declaraban imposible. " N t u " . E l Sr. el más reciente en la amplia e intensa producción del Maestro alemán-mexicano-tojolabal. obligó a los sectores hegemónicos a echar Pueblos originarios: abajo cualquier fundamente a su dogmatismo mantenido durante más Mario Mejía Huamán. en alemán. Carlos Lenkersdorf. casteflano. 1958. M u n t u : Las culturas neoafricanas. para ponente andino de nuestro pensamiento. El bárbaro imaginario. 1993. Este volumen. la dimensión intrínsecamente política del filosofar nuestroameri- pología haitiana mediante la postulación imaginaria de la barbarie. 123 . 1995. FCE. E l supuesto f u n damento teórico del neoliberalismo quedó al desnudo en su insostenibilidad. n i más n i menos: el estado sí debe intervenir en el mercado. de transgresión de las reglas del juego del capitahsmo como únicas al- Traducción del original en francés. Por lo tanto. C O N A C U L T A . con sus antecedentes y consecuentes e intentar vías Afroamericanos: Laénnec H u r b o n . Doce ensayos sobre el com- de tres décadas perdidas. crisis abre a la h u m a n i d a d actual. edición del autor. el escuchar como práctica de conformación tanto personal como colectiva. 2005. FCE. Aprender a escuchar Enseñanzas mayas-tojolabales. E l filósofo peruano quechua comparte aquí estos trabajos elaborados desde una rigurosa formación anah'tica y crítica. que ponen al alcance las dificultades y aportes del pensamiento filosófico andino. Será como siempre: proteccionismo para el centro y exigencia de apertura comercial para la periferia. Hacia una Filosofía Andina. Eso no quiere decir que no pretenderán seguirlo i m p o n i e n d o a quienes no tienen el suficiente poder para oponerse. 2^ edición. E n este orden de el inmenso mérito de mostrar la tergiversación del negro en la antro- ideas. 224 págs. 2009. De particular interés para este estudio es el capítulo IV. 1^ ed. Sus obras ayudan no sólo a adentrarse en la dimensión cosmovisiva maya-tojolabal. Edición a cargo de Ricardo M e l gar Bao y Francisco Amezcua Pérez. México. Este volumen recoge valiosos materiales. 1963]. y no es cuestión para tomarla a la ligera. 348 págs. 231 págs. no ha b r i n d a d o n i podrá brindar sahdas para la satisfacción de las necesidades humanas masivas y. E n este caso referidas al saber escuchar. Traducción Jasmin Ren- estar a la altura de los desafíos y de las posibilidades inmensas que esta ten México. sino hacer el esfuerzo p o r estudiar la situación actual a cabahdad. que no queda más remedio que aceptar que el capitalismo no brinda.165 págs. Y aquí pareciera. Busch Jr.Bibliografía: del guerrerismo internacional que aflora con m o t i v o de los confusos y nunca del t o d o aclarados sucesos del 11 de septiembre en las Torres Gemelas. Lima. dedicado a la filosofía africana. El escritor e investigador alemán brinda aquí una m u y respetuosa muestra de las culturas neoafricanas.

México. 170 págs. Urania A . Posgrado de Estudios Latinoamericanos. "A construcao da identidade no Caribe nismo en América Latina y Claves críticas en la teoría feminista. lo cual debilita su postura. . M i g u e l Ángel Porrúa / University o f San Francisco. en la críticas. de la crítica a lo que considera propuestas medulares de la Filosofía Lati- Francesca Gargallo. Revista do Centro deEstudos Glissant. 323 124 Latinaomericanismo. U N A M . Santiago Castro-Gómez y Eduardo Mendieta (Coordinadores). Su texto abarca desde lo que denomina desafíos de la posmo- para impulsar una pedagogía alternativa en cuanto a itinerarios discursi- dernidad hasta las propuestas poscoloniales. 292 págs. Barcelona. Mujeres forjadoras del pensamiento costarricense: ensayos femeninos y feministas. con m u y buenas referencias bibliográficas. Jesús María Serna Moreno. Cuatro ensayos sobre la cultura ecuatoriana. E n este volumen. los cuales permiten una aproximación sugerente a esta tercera raíz tan requerida de estudios cuidadosos. n° 15. la filósofa Historia de las Ideas en la región. identificada sin más con la Filosofía de la Libe- 2005. respectivamente. las catástrofes vividas por el país y la necesidad de renovar sus apuestas hacia el futuro. no Brasil. 210 y 175 págs. brinda por primera vez una visión de conjunto del desarroHo debate. México. 137-164. postcolonialismo: Iván Carvajal. interculturalidad. [ ¿ 1 9 9 6 ? ] . U F G / C E C A B . mostrando sus cargas polémicas. "Cultura e identidad de los pueblos afroamericanos" en: Ricardo Melgar y Rossana Cassigoli (coordinadores). Editorial Universidad Nacional. La filósofa feminista panameña intenta. Teorías feminista. estudios subalternos y poscolonialidad para establecer el estado de la cuestión para esos 125 . y hmitaciones. postmodernidad. pp. 415 págs. México. de las ideas feministas en la región. Este sugerente trabajo permite repensar la subjetividad balance del esfuerzo feminista en la región.da. Heredia. La antropóloga y latinoamericanista págs. mentación u n uso poco riguroso de los aportes. Este volumen colectivo brinda u n excelente material ración. medida en que sus coordinadores supieron agrupar a algunos/as de Grace Pí:a. 2000 y 2002 res- en: Revista Brasileira do Caribe pectivamente. 2007. Crítica de la razón latinoamericana. tidos por primera vez en una visión de conjunto. do Caribe. 191-297. el parricidio cultural. narrar desde dentro u n pp. Orogenia. E n el segundo reúne traba- antillana y re conceptualizar términos como negritud. vol. México. Santiago Castro Gómez. julio-dez. en el primero de estos dos vahosos volúmenes. 2005. "¿Volver a tener patria?" en: La cuadratura del círculo. gentileza del autor. inapreciable para el pensamiento único neoliberal y para el fragmentarismo posmoderno. El antropólogo latinoamericanista mexicano aborda en este breve trabajo. Identidades. Universidad de la Ciudad de México. de búsquedas incansables y de valiosos aportes epistémicos. Se advierte en su argu- vos capaces de atravesar fronteras geoculturales y disciplinarias. El colega colombiano intenta una Marisa Belausteguigoitia y Martha Leñero (Coordinadoras).. ¿Nosotros? Interrogantes sobre cultura latinoamericana. articulada en u n "nosotros" plural y rico en heterogeneidades. de língua francesa: Da Négritude a antillanidade: Césaire e Glissant" Instituto de la mujer de la Universidad de Panamá. 250 págs. difundida e. U N A M . incluso. antíUanidad. compar- bren la región con sus estudios. V I I I . la cuestión central de la identidad compleja de los afroamericanos. E l filósofo y poeta ecuatoriano brinda aquí u n ensayo crítico y estimulante sobre la identidad ecuatoriana y sobre los avatares del mestizaje. Panamá. poscolonialidad y globalización en los/as mejores especiahstas en posmodernidad. Goioania. [ ¿ 2 0 0 6 ? ] . 1998. jos que permiten avizorar el complejo andamiaje de esta reflexión con criollidad y criollización a partir de la comparación entre Césaire y sus especificidades en Nuestra América. Feminismos: PuvíH Libros. México. Ideas feministas latinoamericanas.654 y 661 págs. El estudio de la latinoamericanista tica ayuda a aventurarse en mexicana convoca en estas obras a reconocidos especialistas que cu- los prolíficos senderos de las ideas feministas en Costa Rica. Ungo M . novehsta e historiadora de las ideas itahana. Quito. Este volumen resulta de lectura indispensable. Para cambiar la vida: política y pensamiento del femi- Kátia Frazao Costa Rodrigues. 2004. radicada en sin disciplina. Fronteras y cru- noamericana y de ciertas posiciones insostenibles de la versión más ces: cartografía de escenarios culturales latinoamericanos. en prensa.

como una especie de (sub)disciplina filosófica cuyo objeto sería la pofitica. A tal punto resulta esto decisivo que bien podría hablarse de políticas del filosofar nuestroamericano. and Colonization. Brinda elementos para rechazar identidades ima- construir un topos donde se experimentará ginarias impuestas. Helio Gallardo. ideológicas) de quienes filosofan. como creador libre Territo- riality. Resulta insostenible la distinción entre filosofía primera' y filosofías aplicadas'. 196 págs. sino que sus raíces estarán en la libertad creadora (y subversiva) en este volumen trabajos acerca de la resistencia de los pueblos. Trotta. ya es posible hablar en cierto m o d o de u n después) de la hegemonía neoliberal abierta desde los años 80 del siglo pasado. 183 págs. incluso. Juan Carlos Scannone y Luis Villoro. el filósofo de origen cubano radicado en Alemania. como resulta quizá obvio. advertir esta dimensión obliga a repensar la concepción misma de la filosofía.años finales de los 90 y explicitar las dimensiones latinoamericanistas de sus enfi^ques. presenta de m o d o conciso y riguroso su propuesta de filosofía intercultural. A r t u r o Roig. Cabe destacar sus reflexiones sobre "el ladino de ( D e j a n Mihailovic. Este esfuerzo democratizador y restaurador de la dimensión moral del ejercicio político marcaría a fuego el quehacer del filosofar nuestroamericano a inicios del Siglo X X I . de intenciones fundamentado127 . Crítica intercultural de la filosofía latinoamericana actual. y ni siquiera San José. Este libro es u n intento por lograr una hermenéutica pluritópica capaz de dar cuenta de la descolonización del lenguaje. la democracia no será ni de participación ni de representación. The Darker Side of the Renaissance. Esta inherencia de la política tiene que ver no sólo con la tematización sino. con las tomas de posición política (y. en su capacidad de modificar y si es necesario transformar su entorno para sueños y pensares. sus del sujeto. E l filósofo chileno reúne de comunicación. donde las segundas carecerían de capacidades e. 426 págs. 2 0 0 3 ) mierda" en relación al mestizaje en Guatemala. The University o f Michigan Press. de la memoria y del espacio a partir de experiencias americanas. Procede después a reproducir las colaboraciones de otros colegas que dialogan críticamente con su propuesta como Enrique Dussel. E n la actuahdad convergen esfuerzos denodados por articular lo que el filósofo mexicano Joaquín Sánchez Macgrégor (1925-2008) denominara contrapoder o la pretensión de hacer política con moral. Filosofar para contrapoder Raúl Fornet-Betancourt. 1995. Los esfuerzos por recuperar la política durante y después (felizmente. Literacy. aunque la costumbre lleva a seguir formulándolo como filosofía política. Costa Rica. constituye u n punto de inflexión notable del filosofar. puesto que este filosofar se ha caracterizado por portar una dimensión política inherente. por lo tanto. Walter D . En d futuro. E n este volumen. Esto no constituye pretensión ninguna de originahdad. 500 años: fenomenología del mestizo (violenciay resistencia). 2004. 1993. Por lo demás. Michigan. M a d r i d . D E I . Mignolo.

los cuales buscan afianzar el poder-hacer irrenunciable en todo aqueüo que afecta a quienes se les hace aparecer como decidiendo al votar . los tiempos emancipadores a finales del X V I I I y principios del X I X resul- sueños. pero dispuesta a ha- mente tales. la cuestión no es preposicional.ras. existencia y operatividad del estado-nación. por cierto. Hacerse cargo de estas dimensiones epistémicas y metódicas conduce a su conjunto y en sus particularidades. Estas relaciones. aunque todo heve a ese reduccionismo. la democracia representativa. necesidades e intereses de la región en 128 La ética y la moral también están siendo repensadas a fondo para no deshndarlas de la política y para no vaciar de valores a la política. pero no se cumple".y no es poco n i deleznable el ejercicio universal del v o t o . La democracia directa. de los secto- Conviene consignar. Y. la democracia participativa. a pesar de las dificultades y obstáculos que debe enfrentar ese quehacer en sus formas institucionahzadas (falta de financiamiento. no lo hacen con respeto producción filosófico jurídica. el estado multinacional. siempre en perjuicio las mismas características de u n imaginario supuestamente compartido. La noción misma de nacionalismo apreciar el filosofar como una actividad que se ejerce desde u n determinado está en reelaboración y seguramente las viejas demandas confederales de contexto coyuntural y para el logro de determinados fines. de los no privilegiados: las inmensas mayorías de la humanidad. A la vez. E n el marco del neoliberahsmo y de la globahzación resurgen las exigencias de su respeto de veras. etc. aunque no sea posible examinarlo en detalle. que no son sólo relaciones mercantiles. donde ese nuestra' tenga plenitud de significación. Siempre el punto de convergencia es la puesta en cuestión de la democracia delegativa o de la apariencia de democracia. Tiene centurias en las tradiciones de la región y en los ensayos de contrapoder. La producción en su faceta distributiva sigue siendo parte fundamental a los intereses de quienes los colocaron en esa posición mediante su voto. pueden servir de 'termómetro' para calibrar hasta dónde Hega el respeto a decisiones. Que esto no son expresiones de buenos deseos lo confirma la revisión de la producción filosófica actual desde la región. coherente. anhelos. aparece ahora como una renovada demanda. El tema de la democracia y sus características más propias en la región resulta abordado desde múltiples facetas.) y en sus formas no institucionahzadas como el filosofar que se ejerce en los procesos de resistencia y en los movimientos sociales en procura de darle forma a otras modahdades de la política. reiteran la demanda por una integra- también exige repensar las modahdades de practicar la resistencia y de ción regional que conforme una Nuestra América al fin unida. cer valer derechos colectivos en las relaciones internacionales. que la res mayoritarios de la población. ideales. Quienes finalmente deciden. Estas consideraciones revierten sobre la cuestión de la identidad y no EUo conüeva también la preocupación por pensar (¿inventar?) cauces al- sólo cuestionan su pretensión de homogeneidad sino que ponen en duda ternativos al sistema capitahsta y sus rutinas cíchcas. Esto se une a la necesidad de repensar la conformación. ejercer el poder-hacer a la búsqueda de alternativas efectivas y auténtica- plena de diversidades enriquecedoras a su interior. L o cual pero en verdad impuesto. con la responsabihdad que deben asumir quienes América nuestra. de derecho constitucional y de criminología crítica tiene importantes aportes en la región. no es cuestión reciente. de la utopía de lograr. Algo que era impensable e inaceptable para el liberalismo clásico. identidad e integración conforman parte de preposiciones para delimitar estos aspectos. al fin. La vigencia plena de los derechos humanos constituye también objeto de reflexión intensa. vale enfatizarlo. así como de las nacionahdades. escasa repercusión en los medios. reducción de la educación filosófica en todos los niveles de la enseñanza. Así. Una política "salvaje" como la ha caracterizado el filósofo boliviano Luis Tapia (1960). Sino de enfrentar el viejo cuento en que fueron maestros los burócratas de la época colonial: "se acata. La puesta en cuestión de las eticidades hegemónicas con sus moralinas dogmatizantes ha üevado a apreciar los valores alternativos propuestos por la 129 . por ejemplo.. una ponsabihdad de filosofar. N o es u n problema de "generaciones" de derechos para abarcar todas las facetas deseables. aunque se usen tan todavía motivadoras. Esto tiene que ver con la res- la agenda del sueño diurno de la región. la democracia radical. E l reclamo de soberanía por parte de la gente. C o n eüo y los procesos de reno- Nunca se exagera al insistir en las dimensiones raigales que tienen estas vación constitucional aparece exigida al máximo la filosofía del derecho. de las demandas y tareas pendientes de las sociedades contemporáneas. tienen (¿tenemos?) el privilegio de haber sido entrenados en el ejercicio de la filosofía. pero la representación ( m a l e n tendida como delegación resulta u n vaciamiento de toda forma de control sobre las decisiones. búsquedas. carencia de apoyos para pubhcaciones.

d o n d e siempre surge el pensar-filosofar. Siempre con referencias contextúales y coyunturales m u y acotadas. Mendoza. que permiten repensar el proceso seguido por la región en este pasado inmediato. Querétaro. 2008. Bogotá. Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo. los fundamentos de la teoría política y el enfrentar dificultades metodológicas difíciles de abordar con éxito. una utopología como tarea típica de la reflexión regional. a lo impracticable en trabajos que procuran situar las dimensiones humanistas. en u n recorrido que esperamos pueda resultar 95 págs. Democracia e integración en Nuestra América (ensayos). Helio Gallardo. América Latina: marxismo y postmodernidad. con la ventaja que nos brinda el releer a posteriori. 1994. según el cual aludiría a lo imposible. partidos políticos y organizaciones civiles. E l término suele ser revalorado frente a su filósofo uruguayo recopila en este v o l u m e n algunos de sus valiosos uso cotidiano. Arlekín. Teseo. Este v o l u m e n reúne trabajos elaborados d u rante dos décadas a partir de 1987 sobre estos dos tópicos nodales del pensamiento nuestroamericano. Rubén R. por parte de la colega mexicana María del Rayo Ramírez Fierro el Uruguay actual. E l recurso al simbolismo.182 págs. democracia liberal y social. 2002. Filosofía latinoamericana y democracia en clave de dere- La utopía ha sido repensada con mucha creatividad en la región y re- chos humanos. a partir del complejo caso mexicano. articular de m o d o convergente los aportes de la Historia de las Ideas y de la Filosofía en sus diversas modulaciones. 229 págs. ha mostrado sus posibilidades. como ha sido tradicional en los esfuerzos por filosofar en y desde la región. Por otro lado. Para llegar hasta aquí. estimulante y fecundo para quienes nos lean. conviene consignar algunas de ellas a continuación. las relaciones entre nación y democracia. deseducada mediática y hegemónicamente. E l economista y filósofo argentino repiensa en este texto. elección y opción. Costa Rica. N o r d a n . hemos debido to de una lección inaugural. Dilemas de la democracia en México. Una de las más comphcadas tiene que ver con el establecimiento de filiaciones y el acotamiento de periodos. Ello nos ha permitido. Esto nos permite ir más allá de meras efemérides sacralizadas para poder conmemorar lo hecho y lo por hacer y darnos cuenta que lo imposible es mucho más restringido de lo que aparece a primera vista o lo que la percepción. presidencialismo y parlamentarismo. García Clarck. Pablo Guadarrama. Buenos Aires.de las luchas y la vigencia de las búsquedas revolucionarias. los derechos humanos y la constitución de ciudadanía desde proponer. Santa Clara.Bibliografía: moralidad de quienes llevan adelante las luchas por la resistencia y por el reconocimiento pleno de los derechos de todos y todas. Siglo XXI. Cuba. f r u - alentador. A fin sentido y alcance de las denominadas políticas púbhcas. Dante Avaro. Muchas oportunidades podremos atisbar. Incluso se ha llegado a cracia. La protesta ha venido a reivindicar el protagonismo de quienes parecían inexorablemente condenados a la exclusión y a poner sobre la mesa de la discusión las modahdades de enfocar experiencias y proyectos inadvertidos por las matrices hegemónicas. solidarias. militar en la izquierda. de permitir una evaluación pertinente de lo hecho. Eüo ha facilitado contextualizar y examinar coyunturas . San José. Filosofía política y jurídica: Yamandú Acosta. la riqueza alusiva del térmi- responsables del filosofar nuestro' frente a los desafíos de la demo- no ha sido restaurada y repensada ampliamente. la dimensión amorosa -paradójicamente. 252 págs. si somos capaces de estar a la altura de los desafíos y no renunciamos a nuestro poder de decisión. hemos querido movernos en una cuerda floja m u y poco confiable: n i en el canon n i totalmente fuera del canon. Instituto Electoral de Querétaro. E n una especie de frontera móvil. 2006. 130 Horacio Cerutti Guldberg. 2007. ( l 9 6 l ) . Universidad I N C A de Colombia / Universidad Central de Las Villas. El filósofo mexicano proporciona instrumentos teóricos relevantes para reconceptualizar. E l saltando sus múltiples facetas. Leña podrida y papeles mojados. 442 pags. menguado por los poderes fácticos que pretenden presentarse como si fueran una mera expresión natural y no histórica. Argentina.para no quedarnos en una descripción por encimita y pasar a sugerir críticas y autocríticas que puedan impulsar renovados esfuerzos reflexivos.C o m u n i d a d . El colega chileno repiensa aquí a fondo las experiencias populares. el plano histórico concreto. pareciera sugerirnos. M o n t e v i d e o . 2005. E l texto del colega cubano reúne trabajos escritos durante esos años de debacle del socialismo y de sur131 . Frente a ese uso. 121 págs.

E l filósofo serbio radicado en México exa- dedicados a (re)pensar las reformas sociales. La Paz. 2003. Puerto Rico ante los retos del siglo XXL Cambio M a r i o Magallón Anaya. las teo- siste aquí en reflexiones de trabajos suyos anteriores sobre el cambio rías acerca de las transiciones. Lesa Patria. C L A C S O / mo. E l filósofo mexicano aborda aquí Rico. 372 págs. 2010. Cen- sonal. E n este brevísimo ensa- lograr con estos cambios estructurales. resistencia. el neoliberalismo y sus consecuencias. Una reflexión México. fo peruano. La democracia en América econó- Latina. Este volumen ( V de ensayos de utopía) presenta trabajos sobre utopía en relación con historia. 2007. grupos políticos. E l jurista féticas leídas desde esta crisis. 2003. 140 págs. medios de comunicación. a título per- Varios Autores. Nación y globalización. Prólogo de A d o l f o Sánchez Vázquez. particularmente el tipo de yo. E l filósofo mexicano.. mina aquí las complejas relaciones entre la democracia y el capitalis- Luis Tapia. M i g u e l Ángel Porrúa / T E C .259 págs. 2006. la diversidad cultural y el orden deseado para la región. Sus aportaciones parecen casi pro- mocracia y la política. Iztapalapa. 124 págs. mostrando las dimensiones excluyentes de sus lógicas respectivas Muela del Diablo / Comuna. 2004. Managua. 2003. su relación compleja con los USA. E l colega economista y filóso- mente. 2008. u n provocativo ensayo acerca del alarmante divorcio entre la tro de Documentación de Honduras. La filósofa argentina radicada en México repiensa con mucha pertinencia la cuestión nacional en el marco de la globahzación y del capi- Ética y utopía: Horacio Cerutti Guldberg. 2003. educación. Filosofía y fenomenología histórica sobre el moderno Leviatán. experto en Gramsci. Utopía es compromiso y tarea responsable. 326 págs. La Habana. Gobernar es saber formar hombres y mujeres de estado para la nación. 101 págs. Colombia/Puerto y Valdés / U N A M . con todas las presiones y modificaciones que implican exponer de m o d o concisco y accesible el núcleo duro y vigente del para la declamada y generalmente violada soberanía nacional'. 2005. la carencia ge colaboraciones de especiahsta hondurenos que examinan las comple- de estadistas responsables. del poder. México. Honduras: poderesfácticos y sistema político. democracia filosofía y ética. ENEP-Acatlán ( U N A M ) . teología. Vale la pena examinar este fía política.CECyTE. E l filósofo boliviano re- y propiciando una profundización y radicalización de la democracia úne en este pequeño volumen algunos de sus trabajos elaborados al con todas sus consecuencias deseables. y filósofo nicaragüense recoge aquí algunos de sus múltiples trabajos Dejan Mihailovic. Este volumen reco- política y el saber. Ana María Rivadeo.352 págs.L. exilio. 2007. marxismo. México. Francisco Piñón Gaytán.gimiento de la sensibilidad posmoderna y constituye u n esfuerzo por tahsmo actual. L i m a . Plaza y Valdés / U A M - libro para visuahzar algunos de los valores y anti valores que se encuentran en juego en medio de la situación actual y cómo se los piensa. M o n terrey N. Editorial de cionalista indispensable para el proceso económico y lo que se podría Ciencias Sociales / Rebeliones. Prólogo Dunia M o k r a n i . el insumo na- Juan Luis Martín.49 págs. Política salvaje. La democracia como utopía. Tegucigalpa. expresa aquí. Ángel Israel Rivera. etc. 238 págs. sociedad civil. Razón. Nueva Aurora. Siglo XXL razones del peligro. poHtica. El politólogo puertorriqueño i n - una amplia gama de cuestiones en torno al realismo político. C A E I P . entre poderes fácticos. reflexiona en este volumen sobre el poder y la dominación en el marco de la modernidad para quedar en mejores condiciones de abordar la cuestión de las relaciones entre poder y libertad en esta América. del estado y de la economía en el marco de la situación actual de esta América. FCE. el valor del nacionalismo cultural y político de la isla. cultura. las experiencias de nuevas conformaciones de intersubjetividades igualitarias liberadas de lastres institucionales. Su reflexión es estimulante para la filoso- jas relaciones éticas y pohticas. 427 págs. el colega sociólogo cubano brinda u n conciso pero m u y sugerente panorama de la situación actual en el contexto de la globalización y pensamiento y de compromiso requerido. de status político de Puerto Rico. Repiensa aquí. Hispamer. calor de la coyuntura actual de su país. la precariedad en el ejercicio político. funcionario de la U N E S C O . Alejandro Serrano Caldera. Derecho y Poder Reflexiones sobre la de- ante los peligros que se enfrentan. m u y sugestiva- Edgar M o n t i e l . cultural y político en los inicios del nuevo siglo. México. 126 págs. Plaza mico. 133 .

México. Tesis de Maestría en Füosofía. Utopología desde nuestra América. Santiago de Chile. El sujeto y la ley. Ética del poder y moralidad de la protesta. Pour une imagination non-européenne. A r t u r o Roig. racas. según la cual el fin justificaría los medios. Ética intercultural. 524 págs. El filósofo chüeno repiensa aquí la ética y examina facetas de la producción ética regional en los debates con la ética discursiva y en los avances propuestos por la ética intercultural. presenta en esta obra una reivindica- contra-poder como modahdad no sólo de resistencia sino de cons- ción del sujeto para culminar. 279 págs. Mendoza. A partir de la distinción entre una eticidad hegemónica dominante y una morahdad de la protesta el filósofo argentino repiensa los valores de esta época de crisis en este texto ya clásico. 2008. pensados todos desde la corporahdad y en fimción de la efectiva liberación de estos pueblos. 2002. citando su último apartado. E l colega brasileño compara en este texto las propuestas críticas de la no filosofía francesa contemporánea con Joaquín Sánchez Macgrégor. de la historia de la región a partir del cuestionamiento de la falacia Franz J. Toda su producción constituye u n aporte crítico y estimulante para el esfuerzo de pensar de m o d o pertinente la situación humana. Ensayos de una ética para contextos culturales conflictivos. 2002. radicado en Costa Rica. 2005. con una afir- trucción de alternativas. A r t u r o Andrés Roig. U N A M / FFyL. Respuestas a la crisis moral de nuestro tiempo. Argentina. U N A M / Plaza y Valdés. mación que da a pensar: quien no quiere el cielo en la tierra. El jurista. 2003. Ricardo Salas Astrain. E l filósofo de la historia y del arte mexicano se dedica en el imaginario de Nuestra América y abre interesantes brechas a la re- este l i b r o a consignar las claves de su visión acerca de la filosofía flexión sobre la experiencia de la alteridad. El perro y la rana. 100 págs. Kimé. (Re)Lecturas discursiva del pensamiento la- tinoamericano. 134 135 . cultura y utopía. Tránsito filosófico: de la crisis a la esperanza. filósofo y poeta mexicano brinda aquí algunos de sus trabajos sobre ética. Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo. 2003. Universidad Catóhca Cardenal Raúl Silva Henríquez. produce el infierno. M i g u e l Ángel Porrúa / Universidad Autónoma de Chihuahua / Sindicato del Personal Académico de la U A C h . Ca- atribuida a Maquiavelo. El retorno del sujeto reprimido. E l colega economista y teólogo Muestra así la fuerza del poder m o r a l bolivariano y la vigencia del alemán.Hinkelammert. México.Danilo D i M a n n o de Almeida. A r t u r o Rico Bovio. Franz Hinkelammert y Horacio Cerutti para proponer u n enfoque que permita avanzar en tan compleja temática. Prólogo Raúl Fornet Betancourt. 181 págs. Pa- ris. La filósofa e historiadora de las ideas mexicanas retoma las principales propuestas sobre utopía efectuadas en la región por Fernando Ainsa.190 págs. 257 págs. Dialéctica contexto latinoamericano. María del Rayo Ramírez Fierro. 325 págs. de la unidad y la diferencia en un México. 2006.

Todos los seres humanos deben acceder al saber.Para la diagramación se utilizaron los caracteres Frutiger y A r n o Pro Mayo de 2011 E l conocimiento es u n bien de la humanidad. . Cultivarlo es responsabilidad de todos.

una teología crítica estas reflexiones a un gran público no necesariamente especializado. tanto clásicos como Capitalismo y Otredad. Memoria. realizados por autoras y E l pensamiento de Roger Bartra autores de la región o que han trabajado sobre el pensamiento filosófico Maestra Berenice Carreta Testa de la región. dimensiones epistémicas. a finales del siglo política para Nuestra América X I X .P r ó x i m o s títulos de l a colección Utopología desde Nuestra América Maestra María del Rayo Ramírez Fierro Esta colección está dedicada a difundir trabajos. Licenciado David Gómez Arredondo percepciones. lectores y lectoras especiahstas podrán encontrar aportes valiosos Licenciado Guillermo Parra Martínez para prolongar y proseguir sus investigaciones. Calibán en cuestión. ese 'desde Crítica al desarroUismo desde una filosofía aquí' no imphca ningún vicio aldeanista. énfasis serán abordados en estas obras con un enfoque muy riguroso pero. Aproximaciones teóricas y filosóficas desde Nuestra América Enfoques. con voluntad clara y exphcita de hacer accesibles Hegel y Leonardo Boff. postcolonialismo. a la vez. había advertido sobre ese riesgo deformante y reductivo. recientes. Con (coincidencias y diferencias) todo. métodos. Por supuesto. discurso crítico Maestro Glodel Mezillas ISBN y7S-958-X454-32-0 Ediciones desde abajo 789588 454320 . identidad. Se trata de Licenciado Natanael García Ayala pensar desde esta realidad para quedar en mejores condiciones de transformarla y de colaborar en la humanización del mundo. E l Caribe profíindo. valores. Ya José Martí. problemas. tópicos. monográficos o visiones de conjunto. con el fin de brindar una aproximación panorámica al modo en que se ha filosofado y se filosofa desde aquí.