Está en la página 1de 3
Anna Solbes Alujas La poliarquía Robert Dahl nos habla en su libro de cómo los sistemas de gobierno actuales a pesar de autonombrarse democráticos no lo son en realidad. Un régimen democrático es capaz de responder a las preferencias de todos o casi todos sus ciudadanos sin distinciones políticas. El autor nos habla que para lograr responder a las preferencias de los ciudadanos debe existir igualdad de oportunidades para formular dichas preferencias y manifestarlas públicamente y el gobierno debe dar un trato igual sin importar el contenido u origen de dichas preferencias. Éstas condiciones son necesarias y deben complementarse con ocho clausulas que al autor nos brinda para que se logre la democracia en los países. Las clausulas de las cuales nos habla Dahl son: libertad de asociación, expresión y voto, elegibilidad para el servicio publico, derecho de los lideres políticos a competir en busca de apoyo, diversidad de fuentes de información, elecciones libres e imparciales e instituciones que garanticen que la política del gobierno dependa de los votos y demás formas de expresar preferencias. Según Dahl si tenemos la igualdad de oportunidades combinadas con estas ocho clausulas tenemos una democracia perfecta. Existen dos dimensiones de la democratización que son el debate publico y el derecho a participar en las elecciones (representación). Mientras mas personas participen en las elecciones mayor será el debate publico, mas democratizado estará el Estado. Dahl nos da el ejemplo de Inglaterra a finales del siglo XVIII en donde existía un alto grado de controversia publica pero solo un numero muy reducido de la población participaba en el sufragio. El autor escribe sobre algunos supuestos. Cuando los regímenes transitan hacia una poliarquía el debate publico y la participación en elecciones aumentan, por lo tanto aumenta el numero de personas con distintas preferencias que habrá que tomar en cuenta al ejercer el poder político. Para las personas en el poder Anna Solbes Alujas esto es una fuente nueva de conflicto y en un futuro pueden ser sustituidos por nuevos individuos con distintos intereses. Las transformaciones que permitan que los grupos que se oponen al gobierno traducir sus metas en actos políticos respaldados por el Estado implica la posibilidad de conflicto con éstos individuos o grupos. Mientras mas hondo sea el conflicto entre el gobierno y sus opositores mayores son las posibilidades de que uno niegue al otro la participación en el ejercicio del poder político. El autor plantea esto mismo con otras palabras, o sea que mientras mayor sea el conflicto entre el gobierno y los opositores mayor será el precio que deberán pagar por tolerarse. Creo que queda un poco mas claro con lo segundo. ………………………………………………………………………………. Derivado de este tema Dahl nos habla de tres axiomas respecto a los gobiernos que toleran a la oposición. El primero de estos dice que un gobierno tolera mas a la oposición cuando el precio es menos por dicha tolerancia. Pero los gobiernos deben tomar en cuenta, independientemente del precio de la tolerancia, que es mejor si pagarlo o pagar el de eliminar la oposición que suele ser mucho mayor. De aquí que se deriva el segundo axioma el cual nos dice que un gobierno puede tolerar a la oposición por que el precio de suprimirla es cada vez mayor. Y finalmente el tercero que dice que si el precio de suprimir la oposición excede al de tolerarla es mas factible que se genere un régimen competitivo. Al final del capitulo plantea la pregunta: ¿Tiene importancia la poliarquía? A cuya respuesta se dedica todo el siguiente capitulo, este capitulo comienza diciendo que es posible que para muchos no tenga mucha importancia la diferenciación de los regímenes políticos pero si deberías tenerla. Nos da el ejemplo de dos autores italianos que criticaban mucho el sistema parlamentario de su país y después vivieron los horrores del fascismo, y como ellos mismos decían de las diferencias entres los dos regímenes. Esto lo hace para demostrar que es muy importante diferenciarlos. Después nos habla de la transición de regímenes totalitarios hacia una poliarquía. Habla de las consecuencias que surgen al transitar hacia la poliarquía, esta la libertad de expresión, organización, información, etc. Y como ya perdieron su atractivo en regímenes ya poliárquicos, es lo de siempre. En segundo lugar tenemos la participación abierta y libre en cuestión política y el cambio en los Anna Solbes Alujas gobernantes. Ya que existen nuevos grupos con sufragio surgen nuevos políticos con características a fines y son los que llegan al poder. No esta diciendo con esto el autor que estén representados en las cámaras todos los sectores de una población. Por ultimo, en tercer lugar como crece la participación política y entramos a un sistema mas competitivo, los políticos buscan ganarse el apoyo de los grupos que acaban de ingresar al sistema, respondiendo de maneras diversas a las nuevas oportunidades de representación. Cuando el sufragio deja de ser solo para los patricios y sus clientes los partidos que tenían lazos con la alta sociedad se ven desplazados por partidos con mayor fuerza representativa, mayor “garra” como dice el autor, para atraer a la clase media. Este proceso se repite cuando se le otorga el derecho al voto a la clase obrera. Al crecer el electorado el sistema de partidos tuvo que cambiar. En mi opinión creo que Dahl tiene razón al proponer el tema de la poliarquía sobre la democracia. Me gusta mucho como describe el que seria perfecta la democracia, hablando del debate publico y de la participación en las elecciones junto con las ocho clausulas y me deja mucho en que pensar ya que lo que yo conocía como democracia de parece muy poco a como la describe el autor.