Está en la página 1de 2

CONCLUCION Y CRITICA

Al caer el imperio romano, que mantenía un cierto
orden de vida donde cada individuo tenia un rol
definido dentro de la sociedad, el hombre se vio
indefenso frente al medio, la población ya
disminuida de las ciudades del imperio se vio
obligada a dispersarse en busca de una nueva
forma de vida que le devolviera la seguridad
perdida.
La perdida de la fe de la población en las deidades y religiones paganas, hasta entonces
poderosas, envista de su fracaso en detener las calamidades e invasiones, da fuerza al
cristianismo, una religión al fin y al cabo una religión esperanzadora y de salvación, iglesia que
hábilmente mezcla paganismo y cristianismo, la evidencia de esto se advierte hasta hoy en la
costumbre cristiana de un culto a las imágenes con fuerte sentido local.
En términos ontológicos, la caída del imperio provoco, la perdida de la noción de integridad y
totalidad de la cultura romana, con la consiguiente reducción de la noción del mundo a poco mas
de lo que veían los ojos, se pierde el concepto de universo sistemático y ordenado.
De este modo la iglesia devuelve ese orden, en consecuencia las ciudades episcopales, los
monasterios y los conventos fueron elementos esenciales la vida urbana, formando la base del
sistema de relaciones comerciales dando poco a poco origen al resurgimiento del urbanismo como
forma de vida.
La sociedad se vuelve, en esta época, polarizada y extremista, en que la población civil dispersa
pasa a depender de quien pueda darle protección, quedando condenada ala servidumbre, donde el
poder lo tienen los que resultaran mejor parados luego de la caída del imperio y el clero constituye
el único ente estable.
Mas tarde, en la ciudad el hombre encontró en los asentamientos urbanos una respuesta a sus
necesidades: protección, abastecimiento y en especial libertad, vivir en la ciudad o comerciar en
ella significaba independencia y autonomía, arrancar de la servidumbre y del abuso del señor
feudal.

Con respecto a la forma urbana medieval es
importante preguntarse como se veía el
urbanismo, hasta que punto era importante
para el hombre conseguir el orden y la belleza.
Según Zucker, “exceptuando las relativamente
escasas ciudades planificadas, la
estructuración de la ciudad como tal no era ni
comprendida ni deseada por los
constructores” lo que no significa que no
hubiera preocupación alguna por la
organización espacial o la estética, pues los

pueblos se unían para tomar decisiones colectivas como ensanche de calles. donde se desarrollarían los siglos de urbanismo mas ordenadamente desarrollado. bolonia tenia contratados una serie de arquitectos cuya misión consistía en supervisar todas las obras y edificios públicos” podría considerarse esto como un presagio del renacimiento. sin embargo. etc. mantenimiento o ampliación de murallas. la preocupación por la estética se presento mas en Italia que en el resto del continente “en el siglo XIII. .