Está en la página 1de 15

CAPÍTULO IV

REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS

Tom Andersen

Este libro me ha otorgado el privilegio de volver sobre mis pasos a través
de los años para describir y comprender lo que podría definirse como mi
evolución profesional. Mi manera de describir y entender ha cambiado con
el tiempo. Por lo tanto, el relato de mi historia profesional tiene que empezar
por el final: por lo que hoy pienso acerca de las descripciones y sus
correspondientes comprensiones, y acerca de la manera en que las construyo.

LO QUE PIENSO HOY

Veo la vida como el desplazamiento hacia el futuro de mi persona, de mis
circunstancias y de las circunstancias de esas circunstancias. Los cambios de
la vida alrededor de mí se producen por sí mismos, no por mí. Lo único que
yo puedo hacer es participar en ellos. Participar es aprender a usar el repertorio
de comprensiones y acciones que han surgido de las diversas experiencias
que tuve a lo largo de los años. Y lo más importante es aprender lo que no
volveré a hacer. Mi relación con Harold Goolishian estimuló fuertemente esta
idea.1 Él decía: «Si uno sabe lo que hará, está limitado; pero si sabe mejor lo
que no hará, entonces habrá una enorme cantidad de cosas que podrá hacer».
La manera en que uso mi repertorio se vincula con la manera en que entiendo
el momento de la vida en que participo; y mi comprensión se vincula con la
manera en que lo describo. Describo a qué presto atención, describo aquello
sobre lo que me concentro. La vida es tan rica y tan plena que es imposible
prestar atención a todo —es decir, concentrarse en todo— al mismo tiempo.
Lo desee así o no, a cada momento tengo que seleccionar aquello sobre lo
que me concentraré. Por lo tanto, no puedo describir aquellas partes de la vida
a las que no presto atención y sobre las cuales, por ende, no me concentro.
Mis descripciones y mis comprensiones
1. Los intercambios de ideas que tuve el privilegio de mantener con Harold Goolishian y
su colega Harlene Anderson, del Galveston Family Institute, Texas, influyeron decisivamente en
mi pensamiento y mi práctica. Sin esas conversaciones, este capítulo no habría tenido la forma
y el contenido que tiene.

Como estoy seguro de que mi pensamiento me acompaña mientras participo. me toca la piel. por ejemplo. Los dos más importantes fueron-. en lo que más confío es en la intuición. siento. mi intuición me dice que primero debo participar y después sentarme y pensar en esa participación. En consecuencia. de vez en cuando. Esto podría corresponderse muy bien con ciertas ideas que Thomas Kuhn (1970) sostiene acerca de las teorías. los ojos. Este estar abierto y sensible a los contactos con la «vida exterior» y al mismo tiempo abierto y sensible a las respuestas de la «vida interior» es lo que llamo «intuición». una repetición— mi narración pierde libertad. (1987) afirman que la teoría misma es una narración. Kuhn dice que toda investigación que define objetivos y medios dentro de un paradigma dado producirá «resultados» que apoyen la teoría sobre la que la investigación se basó. los oídos. siempre me siento cómodo al hacer lo que mi intuición me sugiere. me hace saber de diversas maneras lo que piensa acerca de los contactos con el exterior. me detendré para examinar la práctica descrita y teorizar sobre ella. Esta postura se corresponde con mi comprensión de ciertas ideas clave que surgieron de la discusión de la filosofía posmoderna. el efecto social de la enfermedad. Al desandar mi camino profesional. no sentarme y pensar primero. Kuhn señala. Esto serviría para «cuestionar» y hasta tal vez para ampliar esas teorías. Eso quiere decir que primero hablaré desde la práctica y luego. LOS PRIMEROS AÑOS: MÉDICO DE CABECERA Después de terminar mis estudios de medicina en el sur de Noruega (Oslo). y sólo puedo construirlas según el lenguaje que tengo en mi repertorio. Durante esos cuatro años se me plantearon muchos interrogantes. que se podrían postergar las aplicaciones de la teoría y dejar que la práctica sea lo más libre posible en su búsqueda de descripciones y comprensiones «relevantes». Baynes et al. sólo puedo prestar atención a algo si dispongo de un lenguaje para describirlo y entenderlo. paladeo y huelo. Cuan- . me dice sobre qué debo concentrarme y sobre qué no debo. las papilas de la lengua. oigo. indirectamente.FORMAS DE LA PRÁCTICA se forman en el lenguaje. puedo también percibir «respuestas» a esos contactos desde mí mismo. los orificios de la nariz. Cuando la vida viene a mí. «desde dentro». He organizado este trabajo según ese pensamiento. me trasladé a la parte ártica del país para ser médico de cabecera y permanecí allí cuatro años. y participar después. Después se discutirían los «resultados» (descripciones y comprensiones) teniendo en cuenta las diversas teorías existentes. si mi narración transcurre dentro del marco de mi «vieja» narración —como. En este momento. Como estoy abierto y soy sensible a lo que veo. primero. mientras mi cuerpo. Así.

Fue una verdadera suerte. Tratamos de aplicar sus técnicas. y además un gran alivio. 1980) a través de dos miembros del grupo: Gianfranco Cec-chin y Luigi Boscolo. En aquella época yo me sentía muy incómodo cada vez que. presentábamos una comprensión nueva e «inteligente» del problema o dábamos directrices «inteligentes» para tratarlo. Pensé que la psiquiatría podría ser un campo en el que encontraría respuestas. nos ayudaron a elaborar nuestra comprensión de la obra de Bateson (Bateson. un fin de semana al mes. sus amigos. yo me preguntaba cómo podría entender todas las actividades que la enfermedad creaba en el entorno del niño enfermo. La psiquiatría no me brindó respuestas para la primera pregunta. entrar en contacto con el trabajo del equipo de Milán (Selvini et al. Lynn Hoffman y Peggy Penn. Por otra parte. etcétera) podrían ser más coherentes con el contexto «paciente»-familia-amigos-trabajo-vecindario? Éstos eran sólo algunos de los muchos interrogantes que se me planteaban. El segundo interrogante se refería a todos los sufrimientos y dolores en las partes móviles de los pacientes. 1979) en general y del enfoque del grupo de Milán en particular. sólo podía esperar que un día el camino se rne mostrara por sí mismo. (1974). convencidos de que entendíamos los problemas mejor que las familias mismas.. 1972. El procedimiento que aplica el grupo de Milán consiste en que un equipo se reúne con la familia. del Instituto Ackerman de Nueva York. 1978. Un miembro del equipo conversa con la familia mientras los otros siguen la conversación desde detrás de un espejo de una . En realidad. El libro de Watzlawick et al.REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS do una persona estaba enferma. su trabajo? (Ser hospitalizado en el norte de Noruega significa casi siempre estar muy lejos del hogar. permanecer en habitaciones cerradas con llave. (1967) hizo que prestáramos atención a Gregory Bateson. planteó nuevos motivos de reflexión: ¿habría alternativas a la creencia de que «los pacientes mentalmente enfermos» se podían conducir hacia la salud? ¿Habría alternativas a la práctica de separar a los «mentalmente enfermos» de su familia. Haley (1963) y Watzlawick et al. y me interné en ese campo.) ¿Sería posible dejar de llamar «pacientes» a los pacientes? ¿Acaso las alternativas a los tratamientos estándar (por ejemplo. sufrimientos y dolores para los que mis exámenes no bastaban. medicarlos contra su propia voluntad. sobre todo si esa persona era un niño. LA BÚSQUEDA DE ALTERNATIVAS A comienzos de la década de 1970 algunas personas empezamos a reunimos informalmente. Leímos a Minuchin (1974). ¿Cómo se podrían entender? Yo no sabía cuál era el camino ni cómo encontrarlo. pero no tuvimos mucho éxito en lograr el tipo de cambios que imaginábamos.

el entrevistador se separa del equipo y vuelve a reunirse con la familia para transmitirles la nueva comprensión. Además.. teníamos una mejor manera de ver y entender el problema. Esto se llama «la intervención». a fines de 1984. diferentes de la interpretación de la familia. acaso. nosotros entendemos esto». Esta idea tenía mucho que ver con lo que habíamos observado que la gente nos decía cuando nos reuníamos por primera vez: «¡No sabemos qué hacer! ¿Qué debemos hacer?». En ésta. La persona que habla con la familia tiene una idea preliminar de cómo puede entenderse el problema. Aina Skorpen (una enfermera especializada en salud mental con quien estaba trabajando) y yo veníamos debatiendo cierta idea.o» a otra del tipo «ambos. yo me sentía siempre incómodo al transmitirle la intervención a la familia. ¿Por qué les ocultábamos nuestras deliberaciones? ¿No podríamos. Al principio no nos atrevíamos a «hacer públicas» nuestras deliberaciones porque pensábamos que el lenguaje que usábamos contendría muchas «malas palabras». REFLEXIONAR: UN CAMBIO IMPORTANTE Desde fines de 1981. En poco tiempo nos dimos cuenta de que habíamos pasado de una postura del tipo «o. Cuando mis colegas y yo tratamos de aplicar el método de trabajo del grupo de Milán. o «Además de lo que ustedes han tratado de hacer.y». quisiéramos saber si podrían tratar de hacer esto». el entrevistador se aparta de la familia y se reúne con el resto del equipo para discutir interpretaciones posibles. Al parecer. permanecer con ellos y permitir que vieran y oyeran lo que nosotros hacíamos y cómo trabajábamos nosotros sobre el tema? Tal vez si les dábamos acceso a nuestro proceso les resultaría más fácil encontrar sus propias respuestas. que un miembro del equipo dijera: «¡Me alegro de no pertenecer a una familia con una madre tan charlatana!». Bien podría suceder. Entonces empezamos a preguntarnos por qué nos separábamos de la familia durante las pausas en las sesiones. Después.FORMAS DE LA PRÁCTICA sola dirección.. el equipo terapéutico. o «Además de lo que ustedes entienden. es decir. nosotros vemos esto». tiene una hipótesis que orienta la entrevista. Siempre era difícil decir: «Nosotros lo vemos así» o «Nosotros lo entendemos así» o «Nosotros queremos que hagan esto».. a decir: «Además de lo que ustedes ven. Al presentar la intervención de este modo yo tenía la sensación de que nosotros. Para evitar estos problemas empezamos. teníamos una propuesta acerca de la manera en que la familia debía tratar su problema. en mi trabajo la incomodidad siempre ha tenido mucho que ver con el cambio. o bien «¿Cómo . Yo me sentí muy aliviado con el cambio.. y dábamos por sentado que esa propuesta era mejor que la de la familia misma. por ejemplo.

que participaron en diferentes períodos: Carsten Bjerke. formaron los siguientes miembros. y otro «privado». Pensábamos que era inevitable que en nuestras conversaciones aparecieran expresiones de ese tipo. 2. Esa manera de relacionarnos con los clientes era algo más que un cambio de lenguaje. Per Lofnes. Bj0rn Z. En la expresión «proceso de reflexión» [Reflecting Process]. Trygve Nissen. Lorentz Not0. PROCEDIMIENTOS A continuación introduciré al lector en la parte práctica del trabajo. Torill Moe. Torunn Kalst01. Este lenguaje sólo contenía palabras y conceptos que todos nosotros usábamos en la vida diaria. y a pesar de todas nuestras aprensiones. Eivind Eckhoff. Anna Margrete Flám.3 Cuando le sugerimos a la familia que intercambiáramos ideas. Sin embargo. la palabra reflecting alude i la acción de reflexionar.REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS será estar casada con un hombre tan obstinado?». Dijimos que hablaríamos sobre lo que habíamos pensado mientras escuchábamos la conversación que acababa de tener lugar. y nosotros no tuvimos que esforzarnos para evitarlas. y no a la de reflejar. para la conversación con las familias presentes. que los profesionales usan cuando están a solas. John Rolf Ellila. Magnus Hald. naturalmente. . un equipo2 que había seguido la conversación desde atrás del espejo de una sola dirección. si bien haré mención a veces del correspondiente pensamiento. Elsa Stiberg. Muchas veces me he preguntado si a los profesionales les resulta fácil pasar del lenguaje «privado» que usan en un momento al lenguaje «público» que usan en otro. y que aparecerían en presencia de la familia. les propuso a las personas que participaban de la conversación terapéutica (una familia y un entrevistador) que escucharan nuestra conversación. Si no es fácil despojar a la expresión «pública» de los elementos «privados». nos resultó natural decir: «Quizás nuestra charla produzca ideas que podrían ser útiles para vuestra conversación». un día de marzo de 1985 pusimos en práctica la idea. siempre hay un lenguaje «público». ¿cómo afectará eso a las conversaciones con los clientes? El modo de trabajo del «equipo de reflexión abierta» favorecía un desplazamiento del lenguaje profesional hacia el lenguaje cotidiano. Ese día. Desde ese día bautizamos al equipo como «equipo de reflexión». Dentro del lenguaje «privado» aparecerán fácilmente las «malas palabras» y también todos los términos y conceptos «intelectuales». Finn Wangberg y Knut Waterloo. «académicos» y «extranjeros» que los profesionales suelen usar cuando están con sus pares. Éste fue uno de dos equipos que. 3. entre los años 1984 y 1988. Desde entonces siempre pienso en los lenguajes que usan los profesionales. Mis temores resultaron injustificados: las «malas palabras» no aparecieron. Ekelund. Y digo deliberadamente «lenguajes» (en plural) porque. Tivadar Scüzs.

Una de las maneras de lograrlo era causar un dolor físico al paciente. y así sucesivamente. nos desintegramos. pero ese algo no debe ser demasiado diferente (inusual).FORMAS DE LA PRÁCTICA Cómo introducir diferencias no demasiado inusuales Cuando yo trabajaba en medicina general. la respiración se hacía más profunda pero sin cortarse. fisioterapeuta. ya que las perturbaciones nos mantienen vivos y nos hacen capaces de cambiar en correspondencia con el cambiante mundo que nos rodea. Esto se aplica a lo que hablamos con las familias. Por lo tanto. a su vez. ¿Hay en la conversación signos que me indiquen que para el cliente participar en ella es incómodo? Esos signos varían de una persona a otra. receptivos a los signos que los diversos individuos usan. por ejemplo. Bülow-Hansen los estimulaba para que se estiraran y «abrieran» el cuerpo. provoca una inhalación profunda. todas las preguntas que me hacían mis pacientes sobre dolores y molestias. . también fisioterapeuta. que si el pellizco era demasiado suave. Para ayudarlos. según su flexibilidad. Aadel Bülow-Hansen. una parte de la tensión corporal desaparece. La fisioterapeuta había advertido que si se pellizca con fuerza un músculo situado. Ella había notado. La idea de no ser demasiado inusual se corresponde muy bien con las ideas de Humberto Maturana y Francisco Várela acerca de las perturbaciones (trastornos) (1987). Al exhalar ese aire. Esta inhalación estimula un mayor estiramiento y éste. por el contrario. Bülow-Hansen había observado que los pacientes que están tensos flexionan el cuerpo hasta adoptar una postura que da la impresión como si se «enroscaran» sobre ellos mismos. Los que no saben qué hacer necesitan algo diferente (inusual). ¿Cómo podemos saber cuándo nuestras contribuciones son demasiado inusuales? La respuesta está en la manera en que el cliente participa de la conversación. el paciente respondía con una inhalación profunda pero la respiración se cortaba. en la pan-torrilla. Si. Lo que yo aprendí de Aadel Bülow-Hansen fue una variante de la famosa frase de Gregory Bateson: «La unidad elemental de información es una diferencia que hace una diferencia» (Bateson. 0vreberg me presentó a su maestra. O sea que si el estímulo era lo suficientemente doloroso y duraba el tiempo adecuado. porque la persona retenía el aire inspirado. Necesitamos estar «trastornados». no pasaba nada. Pero si pretendemos incluir trastornos demasiado diferentes de lo que nuestro repertorio es capaz de integrar. 1972: 453). Para advertir esos signos tenemos que confiar en nuestra intuición. a cómo hablamos con ellas y a cuál es el contexto de la conversación. sin embargo. ni con el estiramiento ni con la respiración. Cuando estiramos el cuerpo inhalamos más profundamente. comentaba con Gudrun 0vre-berg. el dolor hace que la persona estire el cuerpo. era demasiado brusco o duraba mucho. hasta que el tórax se llena de aire. Al mismo tiempo disminuyen la intensidad de la respiración. nos enfrentamos al desafío de ser sensibles.

o» versus «ambos... La primera fue que las reflexiones del equipo debían basarse en algo expresado durante la conversación. Insistimos en que cuando el equipo reflexiona se miren entre sí.. Actualmente yo prefiero decir lo siguiente: «Cuando ellos [es decir... Tiempo después llegamos a entender que escuchar en silencio ayudaba al equipo a generar más ideas que antes. por ejemplo. Por lo tanto. cuando charlaba.. El equipo que permanecía detrás del espejo —y que hasta entonces conversaba mientras observaba la sesión— se volvió cada vez más silencioso. Es fundamental dar al oyente la posibilidad de apartarse de la situación si esa situación lo incomoda.» o «Pensando que ella hablaba de esto y aquello vi que. Nada es negativo en sí mismo.. La tercera y última regla se refiere al modo de reflexionar cuando todos —la familia y el equipo completo— están en la misma habitación.».. y que no están obligados a prestar atención. A las familias que escuchan se las invita a «entrar» como quieran...» o «Cuando pensé en eso o aquello.. me vino a la mente esta pregunta... pero cualquier cosa puede convertirse en negativa si el oyente así lo percibe. deben tratar de no transmitir connotaciones «negativas».y» Una vez iniciada la modalidad de trabajo del equipo de reflexión. «Me pregunto qué pasaría si ellos intentaran hacer esto o lo otro.». si quieren..» o bien «No estoy seguro pero tengo la sensación de que.». el equipo] conversen..» o «Tal vez ustedes hayan oído otra cosa.» o «Cuando vi.. cuando conversábamos... Nos parece importante dejar en claro que escuchar es un ofrecimiento que se les hace.. lo más probable es que el comentario suene a crítica..REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS «•O. También elaboramos algunas normas de acción. o pensar en otra cosa.. o hacer lo que prefieran hacer». ustedes pueden escucharlos. lo que sucede cuando no se dispone de un espejo de una sola dirección. Todas nuestras reflexiones empezaban más o menos así: «Cuando escuché. mientras conversamos tenemos presentes estos pensamientos.» «Se me ocurrió esta idea».. o sea que no miren a los que escuchan. en cambio. Después. «No entiendo por qué no intentan esto o aquello». Es importante para ellos saber decir que no. Pero se podría decir. Esta práctica permite que los oyentes se sientan en libertad de no escuchar.» o «Cuando advertí que ellos habían hecho esto o aquello me pregunté qué habría pasado si ellos hubieran hecho. Muchas veces empezábamos por expresar nuestras dudas: «No estoy seguro pero me parece que. no en algo tomado de otro contexto. se produjeron cambios espontáneos en nuestros procedimientos. pero yo oí. Poníamos mucho énfasis en la autonomía de decisión de la familia. . Si un miembro del equipo dice. al hablar «públicamente». Se puso en evidencia que antes.. nos concentrábamos sólo en una o dos ideas.. La segunda regla es que los miembros del equipo. o descansar. la reflexión seguía su curso más o menos así: «Cuando pensé en eso empecé a preguntarme.

descripciones y comprensiones del mundo. Las palabras «o. 1987. que afirma que todos nosotros participamos en gran medida en la creación de nuestra comprensión de la vida (Maturana. que siempre es una de las primeras que formulo en una reunión. la retórica además de la lógica.o» (Baynes et al. el entrevistador no presiona a la familia: si prefieren mantener en reserva sus pensamientos. Esa discusión aporta otros conceptos. . La manera de trabajar que hasta aquí hemos descrito implica que siempre existen muchas versiones de una situación. «¿Cómo les gustaría a ustedes utilizar esta reunión?» Esta pregunta. Estos autores también destacan especialmente que hay tantas versiones de una situación como personas que la entienden. Tales cambios pueden producirse una o dos veces durante una sesión. Esta idea representa un importante cambio de pensamiento. Se empeñaron en elaborar descripciones que fueran representaciones de esa Verdad. Las dos primeras preguntas de la reunión. . Pero.FORMAS DE LA PRÁCTICA Una vez que el equipo ha expresado sus reflexiones. además de los que dominaron el pensamiento durante largo tiempo: los mitos además de la verdad. von Foerster. 1984). parece haberse convertido en una consecuencia natural de haber hecho «pública» la conversación. A continuación se exponen algunos ejemplos. 1986). la narración además del razonamiento.. no nos relacionamos con la vida «misma» sino con nuestra comprensión de la vida. la metáfora además del concepto. la conversación se concentra en la familia y el entrevistador. muchas maneras de entenderla. Sin embargo. lo figurativo además de lo literal.o» parecen ser herencia de Platón.. estas nuevas discusiones introducen la idea de que nos vinculamos con la vida según nuestras percepciones. Casi siempre los que nos consultan piensan que sólo hay una manera correcta —y muchas erróneas— de entender una situación. El entrevistador le ofrece a la familia la oportunidad de discutir sus pensamientos mientras escuchan la charla del equipo.. El modo de trabajo del equipo de reflexión trata de incluir la mayor cantidad posible de versiones. . 1978. por encima de todo. Dicho brevemente. por lo tanto. La filosofía posmoderna ha cuestionado la postura que se expresa con los términos «o. y a veces hasta con más frecuencia. 1984. y esta visión concuerda con el pensamiento constructivista (llamado también cibernética de segundo orden). Esas representaciones nos brindarían conocimiento para explicar y predecir. la imaginación además de la razón. d'Andrade. Siempre esperamos que se expresen pensamientos que sean puntos de partida para nuevas conversaciones o para encontrar nuevas descripciones y comprensiones. Habría un conocimiento correcto y un conocimiento erróneo. von Glasersfeld. Es más cómodo no tener que elaborar un plan acerca de lo que se hablará y de cómo se hablará. pueden hacerlo. lo que significa que hay muchas maneras de describirla y. Platón y muchos de sus seguidores buscaban la Verdad y el Bien.

además. aun cuando se haya demostrado que no sirven. Cuando esos significados no son demasiado diferentes. La conversación acerca de las conversaciones pasadas y futuras. ya que yo me esfuerzo por no tener significados acerca de sus significados. Ellos dicen que con frecuencia un problema atrae a muchas personas.. llegar a conversaciones más útiles. Pensamos que también es útil «conversar acerca de cómo deberíamos conversar». Cuando las personas tienen visiones muy diferentes yo no las aliento a conversar entre sí. probablemente. El punto siguiente se centra en los temas de los que los ansiosos quieren hablar. Formulando la pregunta: «¿Quién puede hablar con quién acerca de este tema en este momento?» podremos. Los que apoyan significados que son demasiado diferentes tendrán grandes dificultades para entablar conversación.. A los familiares más reservados se les invita a participar. y a cómo los participantes se sintieron afectados por la idea sirven. el intercambio cesa. (1986) introdujeron dos conceptos muy útiles: «el sistema de creación de problemas» y «el sistema de disolución de problemas». que quieren contribuir a solucionarlo. Pero si los significados son demasiado diferentes. para poner en evidencia quién está más ansioso por hablar y quién es más reservado. Por ejemplo. y casi siempre se aferrarán a los significados que ya poseen. Los participantes que tienen significados convenientemente diferentes introducirán nuevos significados en el transcurso de la conversación. . el intercambio de opiniones suele crear significados nuevos y útiles.) La conversación acerca de esta conversación. Al preguntar sobre conversaciones anteriores podemos saber cuáles son los que no se deben repetir. La segunda pregunta es: «¿Cuál es la historia de la idea que está detrás de esta reunión?». La función de esta conversación es proporcionar un contexto en el que los participantes se sientan cómodos. entender y representar. Ander-son et al. analizamos cuáles son las mejores circunstancias para la conversación: ¿en casa o en un despacho? ¿Tendría que haber un equipo de reflexión o no? ¿Quién podría conversar (con lo cual se pregunta indirectamente quién no debería) con quién sobre qué tema en qué momento? Se trata sólo de tres de las muchas cuestiones de procedimiento que son importantes. sino más bien a conversar conmigo. Con el propósito de tratar de resolverlo crean sus significados acerca de cómo se puede describir. Las respuestas a quién fue el primero que tuvo la idea de hacer una reunión. (.REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS Y la inclusión de algunas preguntas en la terapia crea una relación más igualitaria. siempre que se sientan cómodos haciéndolo.

Este proceso provoca desplazamientos entre conversación «interior» y «exterior».FORMAS DE LA PRÁCTICA Las conversaciones interiores y exteriores. mientras los demás escuchan la conversación. y también a la utilización que podría darles. Las preguntas más seguras son aquellas que se vinculan fuertemente con lo que acaba de decir la persona con quien hablamos. Después les pregunta a los otros qué pensaban mientras escuchaban. El profesional conversa con una de las personas del grupo. El mejor nombre de que disponemos por el momento para estas charlas cambiantes es: «el proceso de reflexión». Si el profesional expone sus significados y sus opiniones. El modo de trabajo del equipo de reflexión es sólo una de muchas maneras posibles. Por lo general mi pregunta se centra en algo acerca de lo cual —así me lo dice mi intuición— es importante que la persona siga hablando. la intuición me ayuda también a encontrar la pregunta que formularé y la manera en que la formularé. las preguntas suelen servir para reanudar una conversación que se ha detenido. Por otra parte. La manera más simple es trabajar sin equipo. Gran parte de mi conversación «interior» se refiere a ciertas ideas que tienen lugar en la conversación «exterior» y que yo podría «tomar». Además. y la mejor manera de hacerlo es preguntar (Penn. hablo en parte con los otros y en parte conmigo mismo. El proceso de reflexión sólo pone de relieve algo que poseemos pero que no hemos «organizado» en las conversaciones cotidianas. siempre sobre los mismos temas. 1985). Cuando hablo con otras personas. Actualmente yo prefiero postergar mi pregunta (o mis preguntas) hasta que la persona con quien estoy conversando haya terminado de hablar y de pensar. La modalidad de trabajo del equipo de reflexión ofrece a las personas presentes la posibilidad de avanzar y retroceder entre hablar y oír. y probablemente esas dos perspectivas de lo mismo crearán nuevas perspectivas. por ejemplo durante cinco o diez minutos. muy probablemente logrará que los significados ya existentes se afiancen aún más. 1982. Estas dos posiciones diferentes con relación a las mismas cuestiones proporcionan dos perspectivas diferentes. Me permito remitir al lector a . Existen numerosas maneras de organizar una conversación para que pueda producirse el desplazamiento entre los actos de escuchar y hablar. La idea de conversación «interior» y «exterior» es vieja como la historia de la humanidad. Después de esta charla con «los otros» se puede volver al primer interlocutor y preguntarle qué pensó mientras escuchaba lo que los otros habían estado pensando. El flujo de la conversación: preguntas y co-presencia Cuando entramos en el escenario de un problema es importante localizar los significados y las opiniones existentes.

trato de desarrollar un sentido de co-presencia. lapo-nes) que originariamente siguió a sus manadas de renos en su migración entre el interior (de donde salían en invierno) y la costa del océano Ártico (donde permanecían en el verano). dispuestos a conversar si es necesario. Leary (1984) dice que usamos metáforas para construir todo lo que decimos: . Creo que toda comprensión se basa en un proceso de comparación de lo desconocido con lo conocido. la metáfora no se puede diferenciar lógicamente del tropo en general. y por lo tanto abarca la analogía. del empleo de categorías de comprensión tomadas de un ámbito de la experiencia como parrillas o plantillas sobre las cuales analizar la experiencia procedente de otro ámbito. que se remonta a Aristóteles y que sería convalidada por la mayoría de los eruditos contemporáneos que estudian el habla y el pensamiento figurados. de alineación de lo raro con lo familiar.. Estas gentes pertenecen al pueblo sami (llamados. Eso es lo que quiero decir cuando hablo de metáfora y pensamiento metafórico. por ejemplo. la metáfora consiste simplemente en dar a una cosa o experiencia un nombre o una descripción que. por convención. y estos detalles de las palabras. detalles de las palabras.. la familia entera acude a la casa de aquellos que han sufrido un destino cruel. la metonimia y. . de la lengua. Esta manera de escuchar se volvió fundamental para mí cuando conocí a un grupo del interior del Estado de Finnmark.REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS lo que he escrito anteriormente sobre esta manera de preguntar (Andersen. co-presentes. Mientras escucho las respuestas de mi interlocutor.nuestra visión de la comprensión —no sólo en la ciencia y la medicina sino también en la vida cotidiana— se estructura a través de la metáfora. 1991). contribuyen a modificar las descripciones. Los deudos afligidos saben que sus allegados están allí. en la literatura inglesa. y hacerlo en función de cierta similitud entre ambas. David E. En sentido amplio. En cuanto a mí. En esas charlas casi siempre surgen matices. las comprensiones y los significados que el lenguaje pretende clarificar. ¿Será acaso ésta la contribución más importante que podamos hacer: escuchar el silencioso pensamiento del afligido? EL LENGUAJE Y LA CONSTITUCIÓN DEL SER Muchas personas buscan cuidadosamente las palabras para expresarse. Según su tradición. Según esta definición. En todos los casos buscan las palabras más significativas para ellas. cada vez me interesa más hablar con estas personas acerca de la lengua que usan. la muerte inesperada de un familiar. el símil. pertenece a otra cosa o a otra experiencia. Se sientan y permanecen en silencio.

y yo debo tener en cuenta esos datos al participar en una conversación. Por otra parte. Cuando la co- . Además. El sollozo de tristeza. las alegorías. de nuevas definiciones de uno mismo. nuevos significados. todo lo transporta la corriente de aire que sale de nosotros. 1989) defiende la idea de que la autoexpre-sión de una persona a través del lenguaje contribuye poderosamente a que esa persona sea quien es. Y. aun cuando transcurran cuarenta y cinco minutos antes de que yo pueda pronunciar una palabra. Ellas dicen que la espiración constituye nuestra expresión de nosotros mismos y también la liberación de la tensión interior.FORMAS DE LA PRÁCTICA desde luego. Toda palabra y toda emoción expresada se canalizan a través de la espiración. Gergen (1985. Esta comprensión del significado de la conversación hace que me resulte difícil interrumpir el pensamiento o el habla de una persona. Martin Heidegger (1962) y Hans Georg Gadamer (Warnke. Marlene Anderson y Harold Goolishian (1988) fueron los primeros que llevaron estas ideas a la práctica clínica. ya que el proceso de hablar y pensar constituye una búsqueda de lo nuevo. el grito de ira. Cada persona tiene su propio ritmo y su propia velocidad. La llamada conversación «terapéutica» podría considerarse como una forma de búsqueda. sino también nuestro pensamiento. el lenguaje que usamos nos hace quienes somos en el momento en que lo usamos. según esta definición las fábulas. Tal vez se podría decir que la búsqueda de nuevos significados. Esa corriente de aire la producen los músculos de la pared abdominal y de la parte inferior de la espalda. equivale a tratar de que nuestro yo sea el yo con el que más cómodos nos sentimos. Kenneth J. que casi siempre implica la búsqueda de un nuevo lenguaje. una búsqueda de nuevas descripciones. llego a la conclusión de que no sólo construimos con metáforas nuestro habla. Basándome en el artículo de Leary. nuevos matices de las palabras. Estos músculos producen corrientes de aire lentas y débiles o rápidas y fuertes. las parábolas. la metáfora en sentido más restringido. nuevas comprensiones. Hablar con nosotros mismo o con otros es una manera de definirnos. mis reuniones con Aadel Bülow-Hansen y Gudrun 0vreberg me brindaron también un valioso punto de apoyo para modificar mis puntos de vista acerca del habla y el lenguaje. En este sentido. y parte de eso es la búsqueda del ser que la persona quiere llegar a ser. 1987) ponen gran énfasis en el uso del lenguaje como parte de ese proceso. según entiendo. Ya no me resulta difícil escuchar la conversación de otra persona. los mitos y los modelos —incluyendo los modelos científicos— pueden interpretarse y entenderse como metáforas extensas o sostenidas. según las expresiones sean suaves o intensas. y en última instancia. el susurro de miedo.

influyen inmediatamente sobre la actividad de la pared abdominal y hacen que la elocución sea suave o fuerte. al ser pronunciadas —y por lo tanto. por lo tanto. que si hay tensión en los músculos de la nariz. deja fluir el aire más fácilmente. Las corrientes de aire que forman las vocales no se interrumpen. Mientras más y más intensamente se escucha. En el idioma inglés las consonantes duras (k. Después supe. esa búsqueda no es sólo mental sino también fisiológica. En otras palabras. a veces tan sagradas que no pueden pronunciarse sino sólo pensarse. nuestra variable catedral. se forman las consonantes. la laringe. y las cavidades de la boca y la nariz son nuestras catedrales. por Aadel Bülow-Hansen. si en una conversación el habla es un proceso por el que una persona trata de llegar a ser la persona que quiere ser. el paladar. la lengua y los labios que participan en la formación de las palabras. los tubos. las mandíbulas y la nariz influyen sobre la corriente de aire. sino que fluyen libremente. los músculos de esas zonas actúan sobre ella para formar las vocales y las consonantes que constituyen las palabras. Y bien podríamos decir que el habla es una definición mental (metafórica) y fisiológica de uno mismo. y cuando pasa por las cavidades de la boca y la nariz. Existe una interesante correspondencia entre la metáfora y la corriente de aire y su formación. Las actividades de los músculos de la lengua. Las últimas palabras permiten una metáfora: La pared abdominal es el fuelle del órgano. Algunas de las palabras que llegan a esas catedrales son sagradas. mientras escucho llego a percibir los leves suspiros que se producen cuando una tensión localizada en cierta parte del cuerpo se libera y. su altura y su tono se modulan. n y 1) se forman por interrupciones más moderadas. Por lo tanto. Cuando los músculos interfieren con la corriente de aire. La formación de las diversas vocales se logra variando la apertura de las cavidades oral y nasal. mientras que las consonantes más suaves (m.REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS mente de aire pasa por la laringe. Algunas palabras. los fenómenos dolorosos tienen que ver con el hecho de que la persona no esté en disposición de expresarse a sí misma. p y t) se forman por interrupciones súbitas. Al tener esto en cuenta me resulta cada vez más importante no interrumpir el pensamiento o el habla de una persona. hay también una inhibición correlativa de los movimientos respiratorios en el abdomen y en el pecho. las mandíbulas. el paladar. A veces. los labios. oídas— por el que habla. Y también podríamos decir que los dolores y la rigidez del cuerpo se vinculan con la obstrucción del libre fluir del aire a través del cuerpo. más se perciben esos pequeños suspiros. .

H. (1972). comp. Y dentro de las relaciones de ese tipo.. «Problem determined systems: towards transformation in family therapy». The Reflecting Team: Dialogues and Dialogues about the Dialogues. Goolishian.. Y durante el largo proceso que siguió al lanzamiento del «proceso de reflexión». (1986). Beyond the Double: Communication and Family Systems.FORMAS DE LA PRÁCTICA PALABRAS FINALES Las conversaciones abiertas que constituyen el «proceso de reflexión» han logrado que profesionales y clientes entablen relaciones más igualitarias. L. MA.. constituye un estímulo para el acto de narrar esa historia. un viento que toca a los otros con sus palabras y sus emociones. Baynes. y Winderman. Cuando se pronuncian palabras. que forma parte del acto de crear significado. G. J. así. Bohman. se hizo evidente que para un profesional las preguntas son mejores instrumentos de trabajo que las interpretaciones y las opiniones. After Phüosophy: End or Transform*tion?. T. Bantam. Ballantine. . Metatherory in Social Science. H. H. tanto éstas como las emociones que contienen llegan a los demás a través del acto fisiológico de la respiración. Y también resultó natural buscar todas las descripciones y comprensiones inmanentes pero aún no usadas de los problemas definidos. W. «Human systems as linguistic systems: preliminary and evoking ideas about the implications for clinical theory». y Goolishian. er D. Steps to an Ecology of Mind. (1979). (1987). Nueva York. Brunner/Mazel.. en M Berger. Este acto de respirar. también es muy personal: pone en movimiento el aire y crea. G. «The birth of a matrix. H. Fiske y R.. DAndrade. Nueva York. T. Bateson. (1988). Shweder. El lenguaje que cada uno de nosotros usa es sumamente personal y contiene metáforas cuidadosamente seleccionadas. R. (1986). G. y McCarthy. es natural que hayan centrado su atención en lo que tienen en común: la conversación. Chicago. (1978). K. 5: 1-11. Nueva York. 27: 371-394. Norton. Cambridge. Referencias bibliográficas Andersen. Journal of Strategic and Systenñc Tberapy. Anderson. se percibió la fundamental importancia del lenguaje que se emplea para describir y comprender. Y al hacerlo. Mind and Nature: A Necessary Unity. Anderson. Family Pr<: cess. «Three scientific world views and the covering law model». Bateson. comps. Nueva York. al estar presente. Y ese acto es el acto de constituir el propio yo. comp. (1991). Ttxef-ries. and Techniques with Schizopbrenics. MIT Press. Q University of Chicago Press. El oyente no sólo es el receptor de una historia sino que. or double bind and epistemology». Bateson.

17: 49-115. (1984). Family Process. trabajo presentado como parte del Programa para las Humanidades en la Serie de Conferencias sobre Medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale. 40 (3): 266-275. Miller y E. Haley. Penn. (1985). T. 1992). Nueva York. (1989). Von Foerster. «Feed-forward: future questions. cast. Psychology and Biology of Language and Thought. J. Gedisa.. R. J. Norton (trad. Madrid. cast. D.. J. Family Process. H. Being and Time. comps. future maps». H. Boston. 'Watzlawick. University of Chicago Press (trad. en P. cast. cast. Barcelona. H. F. Nueva York. «The social constructionist movement in modern psychology». Gergen. Norton (trad. Nueva York. (1963). L. yjackson. S. M.. en G. y Fisch. 1989). «Theory of the self: impasse and evolution». (1987).: Cambio. (1970). 24: 299-311. y Várela. cast. CA: Stanford University Press. Pragmatics of Human Communi-cation. K.: Familias y terapia familiar.: Estrategias en psicoterapia. Gergen. Texts of Identity. comps. Chicago. Minuchin. Toray. Family Process. Strategies of Psychotherapy. 1990).REFLEXIONES SOBRE LA REFLEXIÓN CON FAMILIAS Gergen. Academic Press. American Psychologist. Cecchin. R. Tavistock (trad. Nueva York. Warnke. The InventedReality. E. (1982). Maturana. M. «The role of metaphor in science and medicine». Kuhn. (1985). 19: 3-12.. P. New Science Library (trad. Nueva York. Watzlawick. cast. G. Tradition and Reason. Gruñe & Stratton (trad. (1978). (1974). J. P. Boscolo. comp.. J. en J. K. 21: 267-280. Shotter y K.. The Tree of Knowledge. Advances in Experimental Social Psychology. cast. K. P.: La estructura de las revoluciones científicas. G. Weakland. Debate. Hermeneutics. Gedisa. 1987). «The biology of language: the epistemology of reality». The Structure ofScientificRevolution. Sage. «Circular questioning». y Prata. 1979). (1987) Gadamer-. Nueva York. Herder. Beavin. FCE. Londres. Barcelona. «Warranting voice and the elaboration of the self». J. Madrid.: El ser y el tiempo. Harper & Row (trad. (1974). Cbange: Principies of Problem For-mation and Problem Resolution. Maturana. Heidegger. Londres. «On constructing a reality». Families and Family Therapy. Madrid. Selvini. Barcelona. (1962). FCE. 1990). (1984).: El árbol del conocimiento. 19 de octubre. J. MA. Penn. Norton. G. S. D. (1967). . (1984). D. Stanford. (1980) «Hypothesizing-circularity-neutrality: three guidelines for the conductor of the session». H. Gergen. 1990). Watzlawick. Leary.: La realidad inventada. Lenneberg.