Está en la página 1de 4

HOBSBAWM – La revolución social, 1945-1990

Entre 1945 y 1990 se produjo en el mundo la transformación social mayor y más intensa,
rápida y universal de la historia de la humanidad.
El campesinado
La muerte del campesinado fue el cambio social más drástico y de mayor alcance. De todas
formas, el acontecimiento realmente extraordinario fue el declive de la producción rural en
países con industrias poco desarrolladas (como los países de América Latina o los países
islámicos occidentales). Sólo en tres regiones del planeta el campesinado mantuvo su
importancia: el África subsahariana, el sur y sureste asiático, y China.
Los países desarrollados industrializados también se convirtieron en los principales
productores de productos agrícolas destinados al mercado mundial, lo cual evidentemente se
logró gracias a un salto extraordinario en la productividad, con un uso intensivo de capital. En
estas condiciones, la agricultura ya no necesitaba tanta mano de obra. Como consecuencia del
vaciamiento del campo, se llenaron las ciudades y tuvo lugar una notable urbanización.
En las regiones pobres del mundo la revolución agrícola no estuvo ausente, aunque fue más
incompleta. Sin embargo, en conjunto, los países del tercer mundo y parte del segundo mundo
(anteriormente o todavía socialistas) dejaron de alimentarse a sí mismos, y no producían los
excedentes alimentarios exportables que serían de esperar en el caso de países agrícolas.
La educación
El auge de profesiones que requerían estudios secundarios y superiores fue un cambio casi
tan drástico como la decadencia del campesinado, y mucho más universal. La enseñanza
secundaria y sobre todo universitaria se generalizó.
La fiebre universitaria fue menos acusada en los países socialistas. A medida que las
dificultades del sistema socialista se fueron acrecentando en los años ’70 y ’80, estos países
fueron quedando atrás con respecto a Occidente.
Cuando las familias podían elegir, enviaban a sus hijos a la universidad, porque era la mejor
forma de aumentarles sus ingresos y, sobre todo, un nivel social más alto. La mayoría de los
estudiantes procedía de familias más acomodadas, pero no necesariamente ricas. La gran
expansión económica mundial permitió que hijos de familias humildes pudieran estudiar a
tiempo completo. Además, el estado de bienestar occidental proporcionaba ayudas para el
estudio.
Esta multitud de jóvenes con sus profesores eran un factor nuevo tanto en la cultura como
en la política. Eran transnacionales, porque se desplazaban y comunicaban ideas y
experiencias más allá de las fronteras nacionales con facilidad y rapidez. Tal como revelaron los
años ’60, no sólo eran políticamente radicales y explosivos, sino de una eficacia única a la hora
de dar expresión nacional e incluso internacional al descontento político y social. 1968 fue el
momento más cercano al estallido mundial con que soñaban los revolucionarios desde 1917:
los estudiantes de diversas partes del mundo se rebelaron, estimulados por el mayo de 1968
en París, epicentro de un levantamiento estudiantil de ámbito continental. Distó mucho de ser
una revolución, pero tampoco fue un hecho tan desdeñable como lo presentaron sus
opositores.
El ‘68 no fue una revolución porque los estudiantes, por muy numerosos y movilizables que
fueran, no podían hacerla solos, y después de 20 años de mejoras sin paralelo para los
asalariados en economías de pleno empleo la revolución era lo último en que pensaban las
masas proletarias. Tras el fracaso del ‘68, algunos estudiantes radicales intentaron realmente
hacer la revolución por su cuenta formando bandas armadas terroristas, pero estos
movimientos rara vez tuvieron una incidencia política seria (o fueron rápidamente suprimidos).

1

la tremenda segregación social. Además. En comparación con la situación anterior. no eran las mismas industrias. aunque no supieran exactamente cómo. en lugar de ir al cine se ve tele en la casa) separaron lo que habían unido la pobreza y el colectivismo de los espacios públicos. por lo menos. Así pues. al final (y de forma visible en los años ‘80). la clase obrera acabó siendo víctima de las nuevas tecnologías. donde el porcentaje de población empleada en la industria empezó a disminuir a partir de 1965. consideraban que con sus impuestos estaban subsidiando a “los subclase” que vivían del sistema de bienestar público. Al contrario. casi todos estos elementos quedaron tocados. Durante las décadas doradas. El gran aumento del número de estudiantes indica una posible respuesta. varios acontecimientos ampliaron las diferencias surgidas entre los distintos sectores de la clase obrera. no tenía un lugar concreto en ella. pleno empleo y sociedad de consumo auténticamente masiva transformó por completo la vida de la clase obrera de los países desarrollados. los trabajadores cualificados se convirtieron en partidarios potenciales de la derecha política. La prosperidad y la “privatización” de la existencia (en el sentido de que se pasó de una vida más comunitaria a una vida más privada. se iban de los viejos países industrializados a otros nuevos. y más aún debido a que las organizaciones obreras tradicionales siguieron naturalmente comprometidas con el propósito de redistribuir la riqueza y de proporcionar bienestar social. El consecuente resentimiento contra las autoridades universitarias se hizo fácilmente extensivo a todas las autoridades. Y aunque nuevas industrias sustituyeron a las antiguas. la clase obrera industrial se mantuvo bastante estable. la industria dejó de expandirse al ritmo de antes. que el de muchos no estudiantes) se sentían en general atraídos por el radicalismo político. Con excepción de EEUU. por la tensión que esto generó entre estas masas de estudiantes que de repente invadían las universidades y unas instituciones que no estaban preparadas para tal afluencia. El aparente hundimiento de la clase obrera se debió a los cambios internos de la misma y del proceso de producción más que a un descenso demográfico. que había hecho crecer la población laboral. La clase obrera A diferencia de las poblaciones rural y universitaria. El efecto más inmediato de la rebelión estudiantil europea fue una oleada de huelgas obreras en demandas de mejores salarios y condiciones laborales. al tiempo que la tecnología permitía ahorrar trabajo. 2 . a menudo no estaban en los mismos lugares y en general estaban organizadas de modo diferente. Este nuevo radicalismo que procedía de grupos no afectados por el descontento económico estimuló a otros grupos a descubrir que podían pedir a la sociedad más de lo que habían imaginado. en muchos casos. ya no eran pobres. esto no alcanza para explicar por qué unos jóvenes que se hallaban ante un futuro mucho mejor que el de sus padres (o. por ejemplo. Las heterogéneas poblaciones asalariadas habían aprendido a verse como una clase obrera única. lo cual daba lugar a una posición crítica con respecto a la sociedad que había engendrado a estas nuevas masas sin otorgarles un lugar específico. de pertenecer a las clases pobres y económicamente inseguras. La combinación en el período de máxima expansión. Sólo en los años ’80 y ’90 se advierten indicios de una importante contracción de la clase obrera. No obstante. Con el paso de la gran expansión económica mundial (en los ’50 y ‘60) a una etapa de problemas económicos mundiales (en los ’70 y ‘80). la colectividad (el predominio del “nosotros” sobre el “yo”). la clase obrera industrial no experimentó un trastorno demográfico. ya desde antes era perceptible una crisis de conciencia en la clase obrera. porque los nuevos tiempos eran los únicos que los jóvenes universitarios conocían. creían que las cosas podían ser distintas y mejores.Aunque los jóvenes tienden a ser el foco tradicional de desorden. Y el descontento de los jóvenes no era aminorado por la conciencia de estar viviendo tiempos mejores. en especial las personas menos cualificadas. y eso hizo (en Occidente) que los estudiantes se inclinaran hacia la izquierda. los unía el hecho de vender su fuerza de trabajo. este nuevo colectivo estudiantil se encontraba en una situación “incómoda” con respecto al resto de la sociedad. Desde luego. Las viejas industrias del siglo XIX y principios del XX entraron en decadencia: cuando no desaparecían. En un sentido general. Los sectores superiores (mano de obra cualificada) se ajustaron más fácilmente a la era moderna y.

aunque los alcances de esta transformación fueron muy distintos en el mundo desarrollado. En los países de Occidente. El porcentaje de mujeres casadas que trabajaban aumentó considerablemente. planteó cuestiones que las afectaban a todas. el subdesarrollado y el socialista o ex socialista. Así. cuestión que sólo era importante para quienes tuviesen esa posibilidad de elección. y eso porque. El problema no fue tanto el racismo (aunque éste. Les preocupaba la igualdad entre el hombre y la mujer. hubo tensiones entre los distintos grupos de inmigrantes. y con los mismos derechos.  Las mujeres Un cambio importante que afectó a la mayoría de los sectores de las sociedades desarrolladas fue la importancia creciente que pasaron a desempeñar las mujeres y. En el mundo socialista una inmensa mayoría de las mujeres era asalariada. Las mujeres además comenzaron a ingresar cada vez más en la enseñanza superior. Es decir. tardó un tiempo en entender que también era importante la lucha por la comprensión de las diferencias entre ambos sexos. un concepto que se convirtió en el principal instrumento de las conquistas legales e institucionales de las mujeres de Occidente (igualdad de trato. 3 . En ambos casos se produjeron fuertes tensiones. con los consiguientes conflictos en su seno. Ambos fenómenos determinaron el impresionante renacimiento de los movimientos feministas a partir de los ’60. En el tercer mundo. aún cuando todos ellos se sintiesen resentidos por el trato que les daban los nativos. preocupado por la igualdad. ahora pasó a ser también importante su número en la industria. más que una decisión económica (la necesidad de trabajar). sino también el papel desempeñado por la mujer o las expectativas acerca de cuál debería ser ese papel. sobre todo (un fenómeno nuevo y revolucionario). pero solían emplearse en el sector terciario (que. En las mujeres de clase media. aunque en algunos de estos países había un reducido sector de mujeres emancipadas y “avanzadas” (principalmente de clase alta o miembros de las burguesías autóctonas). como grupo. y en hacer frente a cuestiones vitales para las mujeres trabajadoras.especialmente a medida que la cantidad de los necesitados de protección pública fue en aumento. excepto en países donde se les marginó oficialmente al considerarlos “invitados” temporales y. se convirtieron en una fuerza política destacada como nunca antes lo habían sido. Al mismo tiempo. las mujeres. y sobre todo en EEUU. el feminismo de clase media se transformó en una especie de afirmación genérica de que había llegado la hora de la liberación de la mujer. ya que ante la escasez de mano de obra de la posguerra los nuevos inmigrantes ingresaron en el miso mercado laboral que los nativos. por lo tanto. el acceso al trabajo era visto en términos de libertad y autonomía más que de necesidad económica. Por ejemplo. se trataba de una decisión “política” (basada en lo que esperaban las mujeres de sí mismas y lo que el mundo esperaba de ellas en cuanto a su lugar en la sociedad). pero en el plano político no contaban con figuras destacadas. como por ejemplo la baja por maternidad. Además. la inmensa mayoría de las mujeres de clase humilde y escasa cultura permanecieron apartadas del ámbito público. igualdad de oportunidades). afloró en este período). sino que los distintos grupos étnicos entablaron una competencia directa que dividió a la clase obrera. Pero el feminismo estadounidense. También la nueva importancia que adquirieron algunas mujeres en la política resultaba evidente. siempre latente. a las feministas norteamericanas les preocupaba especialmente cómo podía combinar la mujer su carrera o su trabajo con el matrimonio y la familia. pero son insuficientes por sí solos para explicar el fenómeno. cobró un gran auge en el siglo XX). las mujeres casadas. aunque a veces no tuviera en cuenta las preocupaciones de las demás mujeres occidentales. La entrada de la mujer en el mercado laboral no era ninguna novedad. y en particular las ideas sobre el papel público de la mujer. por otra parte. lo que cambió en la revolución social no fue sólo el carácter de las actividades femeninas en la sociedad. las migraciones masivas generaron un fenómeno poco conocido en la mayoría de los países (con excepción de EEUU y en menor medida Francia): la diversificación étnica de la clase obrera. A partir de los años ’60 y sobre todo en los ’80 se difundió entre las mujeres una forma de conciencia femenina más profunda. No obstante. inferiores. las cuestiones planteadas por el renacido feminismo se relacionaban sobre todo con los problemas de las mujeres de clase media.

4 .