Está en la página 1de 2

Formación del Estado Mexicano

Dr. José Mendirichaga

Carlos Rodríguez Solís
352681, LRI, 12 de noviembre de 2015

Durante el siglo XIX, México vivió un proceso muy amplio de
descontentos en cuanto a la Iglesia Católica y Apostólica, pues las autoridades
clericales ejercían una influencia y poder exagerado dentro de la “nueva”
República Mexicana, pues la Independencia de México estaba apenas
consumada y dependía de patronatos por otros individuos fuera del margen
político, incluso a extranjeros. La inestabilidad política fue abismal y como
consecuencia, la económica. El paso a la modernidad estaba muy lejos, ya que
la autoridad eclesiástica mantenía una postura conservadora y de extrema
tradición, la Independencia de México estaba apenas consumada, incluso el
Papa Gregorio XVI no reconoció a México como un Estado-Nación soberano,
sino que debería de buscar patronato y ajustarse a la agenda española, para
así seguir siendo parte del Reino de España y adoptar sus costumbres y su
cultura.
Para esta opinión y orden despreocupada del Sumo Pontífice hacia el
país cabía aclarar que durante este siglo existieron dos Iglesias: la primera
llamada la Iglesia conservadora, con ideologías que adoptaron los de la clase
alta de la sociedad mexicana, aunque hoy en día esté presente esa ideología;
y la segunda, la Iglesia liberal, o Iglesia “para los pobres” donde se
presentaban curas rebeldes como José María Morelos y Pavón y Miguel
Hidalgo y Costilla expresando sus opiniones acerca de cómo dar la contra al
sistema, a todo paradigma que dictara la Iglesia. De este modo, existieron
muchos inconvenientes para los curas de los pueblos, los “Padrecitos”
luchando por el bien ajeno se veía mal por las autoridades eclesiásticas y cada
vez más, el Estado empieza a reconocer que la Iglesia es una amenaza por el
hecho de que los mismos curas anteriormente mencionados tienen poder por
sus palabras, su credibilidad y su carisma hacia el pueblo. Era más creíble

y México sufrió muchas pérdidas de todo tipo. como la pérdida de la mitad de su territorio contra los Estados Unidos de América. que de hecho la mayoría de estos países se fundamentaban en invadir México con excusas para poder investigar más de cerca a los Estados Unidos y ver estrategias para evitar que dicha potencia creciera económicamente y de manera militar. los liberales ganaron posiciones. Estados Unidos. para ello hubo de aceptar un tratado por el que reconocía la independencia de Texas y se comprometía a no emprender ninguna acción militar contra el nuevo estado. La Mesilla vendida por una cantidad ridícula de dinero: El propio Santa Anna fue hecho prisionero.pelear por razones fundamentadas directas de una figura Espiritual. dejando atrás un país más empobrecido y con la misma inestabilidad política. las luchas políticas y los conflictos fronterizos se agudizaron y esto agudizó también que las necesidades del pueblo ya no eran espirituales. Santa Anna partió otra vez al exilio. de tener diferentes oportunidades y no vivir de manera armónica. Y también las intervenciones extranjeras: Franca. que por cierto fueron más de diez veces. . en el siglo XIX Santa Anna estuvo al mando. También. justa y también aclarando que la Corona Española apenas se había retirado del territorio Mexicano. sino de supervivencia y de buscar igualdad. pues la sociedad estaba harta de tanta inestabilidad y de tanta diferencia en el trato de clases sociales. a pelear por razones de Gobierno. pero sus intentos de reforma no llegaban a buen término. como hasta estos días. Gran Bretaña y España. enviado a Washington y liberado por el presidente Jackson tras entrevistarse con él.