Está en la página 1de 20

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

Rando Malesquich Roedas

CADENAS DE PROMETEO

_____

Poesía

Edición de Rafael Massanet Rodríguez

PRIMERA EDICIÓN ELECTRÓNICA GRATUITA

Esta edición es totalmente gratuita. El usuario que la adquiera tiene el derecho a copiar, compartir o imprimir cualquier parte ya que cuenta con el permiso del autor y del editor, siempre que no se altere el contenido y no se obtenga ningún beneficio económico y que se indique quien es el autor y que se puede obtener de manera gratuita.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

A los que empiezan para que no acaben.

A Pandora y Eva:

sin decir tu nombre, te siento aquí.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

PRÓLOGO A CADENAS DE PROMETEO

SOBRE ESTA EDICIÓN

Un nuevo libro se ha completado y se dispone a cumplir la función primera y destino único de los de su especie, aquella que Umberto Eco designó a la parte del lector: la lectura y actualización. Un libro hasta el momento de leerlo no es un libro. Un libro hasta que no es leída la primera palabra que aparece no se puede considerar que sea un éxito o un fracaso. Podríamos matizar que hasta que no sea leída su primera palabra pero tampoco nos conviene precisar hasta estos extremos. Este libro ha visto retrasada su presentación en sociedad por diversos motivos que en este momento no vienen al caso, aunque bien merecen una mención. El primero es que pese a que el texto original ya había sido escrito hace un tiempo el autor no ha encontrado oportuno publicarlo hasta hace poco, y aun así con reticencias pues piensa que el texto pese a exponer las ideas que él pretendía en un momento primero no están plasmadas de la manera perfecta. Por ese motivo ha decidido esperar. La sorpresa nos la encontraríamos al revisar los originales escritos hace tres meses y observar que la máxima variación con la que nos encontramos es alguna coma en algún que otro punto delicado. El poeta necesita adquirir práctica para expresar lo que quiere expresar. Tal vez en un futuro nos encontremos con alguna versión mejorada en alguna próxima publicación, aunque como él mismo dice no es recomendable revisar lo creado pues puede resultar en una vulgar imitación de lo escrito. La segunda de las razones por las que se ha visto retrasada esta nueva publicación es el escaso número de escritos originales con los que se pretendía que el libro se compusiera. No queríamos volver a crear un extenso volumen, o al menos en los ojos de unos novatos como nosotros era extenso, sino ir presentando las creaciones a medida que éstas se fueran desarrollando, ya fuera a meses u otras medidas temporales. Y ahí principalmente radica el problema del atraso y las discusiones entre los integrantes del proyecto al escoger los escritos que compondrían este compendio. La intención primera era presentar un único poema, cuyo título seria el del libro, pero nos quedaba ridículo. ¿Pretender presentar un pseudolibro con un único poema? Absurdo. Necesitábamos algo más, por lo que nos enredamos en divagaciones acerca de que era lo que realmente debía acompañar a este texto original. Hay las opiniones se dividían en dos vertientes: por un lado la opinión de centrarnos en un tema único e indiscutible sobre el que desarrollar el resto o por otro lado proporcionar al lector una composición de varios escritos de tema libre. Ni una cosa ni la otra lograron convencer a las cabezas pensantes del proyecto. ¿Por qué centrarnos en un único tema si hay tantos por tratar? Con esto también existía el temor de caer en repeticiones o crear composiciones que en estados avanzados resultaran sosas. ¿Por qué crear un compendio de escritos sin un nexo claro? Parecería que hubiéramos escupido en las páginas que el lector leyese un amasijo de palabras extraídas de una peculiar tormenta de ideas dispersas, o como gusta de llamar a las personas más actuales, un brain storming, pero cuyo único propósito era la creación sin ton ni son.

Por tanto decidimos a actuar hacia una línea intermedia para que ambas ideas confluyeran en un único propósito. Con un núcleo de poemas de tema común y amplio intercalamos poemas cuyo tema no tiene nada que ver. Esperamos por tanto que estos poemas sean del agrado de todo el mundo y que sean disfrutados por nuestros futuros lectores.

Rafael Massanet Rodríguez

Cadenas de Prometeo

DEL AUTOR

Rando Malesquich Roedas

Este libro supone un nuevo comienzo, un nuevo modo de empezar a caminar en este mundo de letras desde una perspectiva renovada. Lo escrito anteriormente no es sino una muestra de lo hecho hasta el momento pero este nuevo paso supone un compromiso total del autor hacia su obra.

Si el libro anterior suponía una presentación de materiales que no se pensaban editar en ninguna ocasión y aun así salieron a la luz, este es un libro cuyo material ha sido trabajado para que vea la luz y no se deslumbre. Como bien se ha dicho en el prologo anterior este libro se ha intentado situar en una temática concreta aunque no se haya conseguido al completo. Situarse en una misma temática es estancarse en un mismo círculo que para gente poco entrenada puede caer en una espiral de degradación semiautomática empezando en lo más alto pero gradualmente y acercándonos hacia el final encontrarnos escritos bastante deplorables. Ese es el motivo principal por el que hacemos mezclas de poesía de vanguardia personal. Estos poemas presentes en este nuevo libro tienen todos un hilo común, diferenciado de la temática principal, una personilla que afectando directamente al corazón del autor provocó todos estos poemas. Todos y cada uno de ellos tienen un significado especial y profundo que su misma esencia tan solo es comprensible para aquellos que de cierta manera vivieron esas situaciones y aun así no pueden imaginarse el torrente interno que el poeta tiene que resistir cada vez que un retazo de recuerdo se escapa del torrente de la memoria. Los personajes mitológicos son las marionetas perfectas para transponer el alma de otras personas y hacer que vivan los teatrillos personales sin dañar a nadie. Aunque pensándolo con tranquilidad este aviso a navegantes tal vez si sea una manera de hacer daño. Es difícil leer entre líneas cuando no se conoce el contexto de la obra, pero ahora que lo advierto, aquellos allegados que tengan oídos sobre estas aventuras dramáticas tal vez sepan quitar las mascaras a los actores y ver el triste retrato de la realidad. Sinceramente no lo creo, pues las críticas al anterior libro (si acaso hubo alguna) me dejaron bien claro que los lectores actuales, o los que yo pensé que podrían haber sido, no suelen pasar de una portada bonita y felicitan para no quedar mal con los amigos. Antes de terminar este breve prologo en el que me cuesta sacar las palabras necesarias necesito hacer una aclaración a las mentes sensibles que lean este libro. No es un ataque, no es una recriminación, no es un querer raspar la herida. Es justo al contrario. Es un recuerdo, un honrar la memoria de un tiempo pasado que afectó de manera significativa a varias personas y que por culpa de esto los eslabones de las cadenas de Prometeo dieron de sí. Disfrutad de la lectura dentro de lo que quepa.

Rando Malesquich Roedas.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

___________________

Cadenas de Prometeo

___________________

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

LAS TRES GRACIAS

Muerto. Elegantes filigranas de placer suben tristezas de polvo.

Nadie. El mañana es misterio niebla(s), polvo(s), hueso(s).

Vacío. Blanco en que disparan negros puntos ya llenos

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

PALOMAS MENSAJERAS

Las palomas cayeron de agotamiento por las cargas de cartas que día y noche transportaron entre el abismo que los separaba.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

CADENAS DE PROMETEO

Poema en 7 partes

  • C I

En el parque, jardín de Dafne, la caja fue entregada. La dama de negro cabello, no de nombre Pandora sino más temible, hizo abrir al pobre hombre el destino de su perdición, minúsculo receptáculo, embalaje sangre, premonición.

  • C II

Temible aspecto el del pequeño objeto que en su interior contiene el mal de hombres puros y perdición de mujeres nobles.

  • C III

Entre las maderas del parque, arboles sin vida y aquellos ya muertos, traídos de vuelta en construcciones grotescas dispuestos a entretener a niños sin futuro, la dama en ropaje oscuro, ondeando su cabello deseado a un aire gélido y fugaz, ríe y sonríe mientras el hombre, incauto en su ignorancia, cautivo en la belleza, hechizado por unos ojos que muestran el miedo a sentirse solos, desdichados, acepta el artefacto de sus blancas manos, decisión fatal.

Cadenas de Prometeo

  • C IV

La caja es abierta. De ella nada sale. Ni demonios, espíritus, pecados, agonías, dolor. Ni siquiera rayos ni un triste resplandor. En sí nada, mas lo importante es en el interior.

  • C V

En las profundidades se vislumbra un brillo. En el fondo un anillo, cadenas de Prometeo.

  • C VI

Ante la ofensa del titán Zeus supremo condenó a una roca atado y un buitre voraz devorase cada día el hígado del traidor.

Tal así la dama por “amor” pretende apresar al hombre con un símbolo de unión, eslabones no visibles, temible grillete de prisión.

Teme más la horca, el lazo es suave y la agonía menor.

Rando Malesquich Roedas

Cadenas de Prometeo

C VII

8

48

1152

69120

y tan sólo 2 encadenado a tu roca. Y cada noche tu figura devorando mis entrañas y saciando una sed de soledad fingida en alguna boca perdida.

Rando Malesquich Roedas

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

MARINA

Marina de joven ave de pequeña lagartija. La evolución te dio alas para surcar su fantasía.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

EL GRAN ASTADO

Las puertas de la plaza se abren. Avanza con gallardo porte el cornudo, su sequito lo acompaña engalanados en oro y grana.

La bestia de gran osamenta camina con decidido paso, sabedor en su ser del poder que los dioses otorgaron.

Allá señala es vulgo pobre desde las murallas de la plaza los grandes adornos de su cabeza con temor a que se descubran.

Durante diez largos años cultivó esas protuberancias dignas del más noble astado, alimentadas de habladurías.

Mientras la primera causante, primer motor cartesiano, empujaba la rueda de perdición que al aplastar, crecían.

Ahora entra orgulloso, grande son las puertas conquistadas. Su mentón alzado al cielo, desafío a fuentes y olivos.

Y ante él se presentan dos mujeres, dos caras de la misma moneda, banderilleras de la corrida, toreras del destino cierto

que sin miedo y con coraje lanzan se al ruedo sangrante disputándose la vida con harapos, no trajes.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

Al final una cae vencida, su destino sentencia en roca. La otra, vencedora, con rabo volverá de donde marchó.

Una tormenta y diez años devolvieron al lecho original a dos amantes separados y una cornamenta de campeonato.

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

DE UNA GREGUERIA DE RAMON

El primer beso es un robo, 1 un atraco, una traición, una dulce y breve atracción, un querer ansiado, un volátil despertar, un sueño demasiado soñado, un cambio, un salto, un juntar, la primera suma imposible de matemáticas ilógicas enseñadas en tardes lluviosas.

Y quizás,

tal vez,

algo más.

1 Este primer verso corresponde a una de las greguerías que Ramón Gómez de la Serna escribió y se encuentra recopilada dentro de Greguerías de la editorial Cátedra, ed. de Rodolfo Cardona

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

TRAVESÍA

A una personilla que conocí un buen dia y de la que no me pude desquitar.

Deja esta noche en tu ventana una vela, una luz e fuerte llama que cuando empiece a nadar no naufrague en el vasto mar.

Seguiré tu luz entre las olas salvajes azules, siempre furiosas hasta llegar a la calma orilla lleno de sal y rota la blanca camisa.

Nuestro esperado encuentro será breve. Apolo no espera a quienes se quieren. Dejaré perder mis dedos en otro mar, tus cabellos.

Suaves cadencias doradas que velan tu rostro nácar. Tus ojos verdes que ahogan y tu boca de rosa coral.

Sirena de mares perdidos, tu voz atrae a este marino que solo tiene en su triste haber oscura tinta y poco papel.

Entre sabanas en dunas dos cuerpos descubre la luna de quererse sudados, de amarse cansados.

Cadenas de Prometeo

ÍNDICE

Rando Malesquich Roedas

Prólogo

5

5

 

Del autor

6

 

8

 

Las tres gracias

9

Palomas

mensajeras

10

Cadenas

de Prometeo

11

Marina

14

El gran

astado

15

De una greguería de Ramón

17

Travesía

18

Cadenas de Prometeo

Rando Malesquich Roedas

‐‐‐ Este proyecto fue finalizado, maquetado y dado por bueno para su publicación en red el viernes 9 de Abril de 2010. ‐‐‐

Intereses relacionados