Está en la página 1de 9

La puerta al infierno

En febrero de 2015, Don Francisco animó el IV Congreso de
Inclusión Educativa en el Vaticano. Y no solo eso, también conoció al
Papa Francisco en persona. Sobre esa esperada reunión entre el
Sumo Pontífice y el animador chileno, este último comentó en la
prensa: "Yo en realidad iba bien ‘cassetteado’, como se dice en Chile,
para decirle que le llevaba de regalo un libro de la Teletón en Chile.
También le dije que me gustaría que él tuviera la posibilidad de que
alguna vez recibiera a algunos niños de la Teletón en Chile y de la
organización mundial de Teletones. Y también le llevé un documental
que hice en honor de mi padre como sobreviviente de un campo de
concentración y le agradecí a él la oportunidad que me dio de haber
podido animar ese congreso".
No era la primera vez que se escuchaba al animador referirse a
su documental Testigo del silencio, el cual recorre los campos de
concentración de Majdanek y Auschwitz, en Polonia. Como le comentó
don Francisco al Papa, esta es una pieza fílmica que realizó en
homenaje a su padre Erich Kreutzberger, quien según su hijo
animador cuenta. estuvo en Majdanek, campo de concentración del
que logró escapar y llegar a Chile en barco desde Europa.
La primera vez que supe de este documental fue en 2007, poco
antes de que el animador lo lanzara frente a algunos periodistas en
una función privada y luego ante más de cuatrocientas personas –la
mayoría miembros de la comunidad judía de Chile– en un cine de

Santiago. El filme muestra al presentador recorriendo y reflexionando
en los campos de concentración de Auschwitz y Majdanek y alterna los
testimonios de otros sobrevivientes del Holocausto.
"Este documental que comparto con ustedes contiene un
sentimiento muy privado que no quería enfrentar", dice el mensaje del
presentador que introduce el filme."Pero me di cuenta de que sería
mezquino quedar solo como un testigo del silencio", añade.
Los periodistas y amigos que tuvieron la posibilidad de ver el
documental en la primera función privada señalaban con estupor que
el animador parecía impávido frente al tremendo dolor que traslucía su
documental. Les llamó la atención y a mí también. Más aún porque
luego de ser conocido públicamente este proyecto, comenzaron a
circular rumores de que el padre del animador jamás había estado en
dicho campo de concentración.
Luego de su estreno, Don Francisco contó que el material
comenzó a filmarse en el año 2005, cuando el animador chileno y su
familia concurrieron a la denominada “Marcha por la Vida”, que
convocó a miles de sobrevivientes y familiares de judíos para
conmemorar los sesenta años del fin del Holocausto.
El filme fue distribuido en copias DVD entre alrededor de un
millar de amigos y cercanos al animador y desde entonces ha sido
regalado y citado en innumerables ocasiones.
Motivada por la duda, recurrí a una ex compañera de la Escuela
Periodismo en Chile, Paula García, quien está radicada en Alemania
desde hace más de quince años. Una vez allí, Paula estudió Diseño

Gráfico e imparte hasta hoy clases de español en la Alta Escuela
Popular (Volkshochschule). Además de esto, realiza una destacada
labor por los Derechos Humanos en Alemania. “Hace un par de años
necesité aunar estos variados intereses y ejercicios laborales. En esta
búsqueda asomó un proyecto del artista alemán Gunter Demnig
llamado “Stolpersteine“ (piedras para tropezarse, una piedra en el
camino); estas piedras son monumentos de intervención urbana con el
único propósito de conmemorar el destino de seres humanos que
fueron deportados y asesinados por los nazis”, relata la periodista y
diseñadora.
En algunos portales se puede entrever el destino de familias
completas, gracias a esta intervención en la que participó Paula. Hay
más

de

cuarenta

y

cinco

mil

placas

repartidas

por

toda

Europa.“Primero me acerqué a la gente que lleva este proyecto y con
ellos inicié una cualificación adicional alcanzando el título de monitora
en trabajo de interculturalidad para jóvenes y educación en Derechos
Humanos”. Así fue como Paula comenzó a involucrarse en este tema
en el que lleva trabajando más de una década y sobre cual hasta el
día de hoy imparte cursos en Alemania.
La importancia de esta breve reseña biográfica radica en que
Paula nos cuenta que “parte del estudio que realicé para esa
intervención fue una detallada ruta por el recuerdo, las diferentes
estaciones que las víctimas recorrieron antes de desaparecer en los
trenes a Auschwitz, Dachau o Majdanek. Durante este estudio tuve
acceso a diferentes archivos y estudié nuevamente la Segunda Guerra
Mundial, ahora relatada por las víctimas”.

Pasajes atroces y despiadados de la historia de un pueblo entero
sometido y tratando de ser exterminado sin piedad. Paula recuerda
como grabada con fuego en la piel todas las historias que escuchó, el
dolor que palpó y la angustia que sintió al ver apellidos de personas
similares a amigos y cercanos de ella y su familia en Chile.
“En Alemania existe un trabajo serio de enseñanza de la
memoria y los Derechos Humanos. Yo vivo en Wurzburgo, ciudad que
el 16 de marzo del 45 fue destruida en un 95%. En el ayuntamiento
hay una maqueta que muestra el estado de la ciudad luego de esa
fatídica fecha”, recuerda.
¿Cómo llegaste a esta historia de Don Francisco y su padre
detenido en el campo de Majdanek?
En distintas notas periodísticas, Mario Kreutzberger ha mencionado
cómo su padre llegó a la capital chilena huyendo del campo de
prisioneros Majdanek. Y un tributo a esta huída sería el documental,
realizado por el propio Don Francisco en 2005.
¿Y qué te llamó la atención entonces?
Leí, luego, la entrevista realizada por “El Semanal” de La Tercera del
19 de agosto de 2012, titulada “Simplemente Mario”. Ahí el animador
cuenta, entre otros temas, cómo sus padres Erich Kreutzberger y Anne
Blumenfeld, tras haberse casado secretamente en Alemania, lograron
reunirse en Santiago de Chile en 1939. Además, dice que su padre
vivió la Noche de los Cristales Rotos (del 9 al 10 de noviembre del '38)
en Neisse, Polonia y fue uno de los treinta mil apresados en aquella

jornada de terror. Como algunos datos y fechas no coincidían, fui a los
archivos a contrastar la información.
Según cuenta la periodista y profesora de Derechos Humanos, la
Noche de los cristales rotos consistió en una acción del régimen contra
la población judía en general. Luego del asesinato de Ernst von Rath a
manos de un joven judío, el mismo Führer ordenó el hostigamiento a la
poblacion judia; Goebbels lo organizó y todo el aparato represor nazi
(desde las Juventudes hitlerianas hasta las SS) lo ejecutó. Una
sombra de sangre y fuego recorrió toda Alemania; también Austria y
Polonia, que ya estaban ocupadas. Más de mil sinagogas fueron
incendiadas; al menos noventa y un ciudadanos judíos fueron
asesinados y más de treinta mil fueron detenidos y posteriormente
deportados en masa a los campos de concentración Sachsenhausen,
Buchenwald

o

Dachau.

Es por ello que García asegura: “No se pone en duda que el padre de
Mario Kreutzberger haya sido víctima de la persecución nazi, pero sí
es cuestionable su huída de Majdanek”.
¿Y por qué?
El 19 de julio de 1941, en una visita a la Polonia ocupada, el
comandante

en

jefe

de

las

SS,

Heinrich

Himmler,

ordenó

expresamente la construcción de un gran campo de prisioneros de
guerra en Lublin. Aquí se pretendía establecer un campo de trabajos
forzados para producir materiales de construcción y abastecer las
obras de futuros asentamientos alemanes permanentes en Polonia y
la Unión Soviética. El lugar elegido fue un área a cuatro kilómetros al

sudeste de Lublin, en el suburbio de Majdan Tatarski, cercano a la
frontera ucraniana.
Los primeros días de octubre de 1941, con la llegada de
alrededor de dos mil prisioneros de guerra soviéticos, prisioneros
políticos y habitantes de los guetos polacos, se inicia la construcción
del Campo de Prisioneros de Guerra de Majdanek.Al inicio de las
operaciones albergaba a cerca de cincuenta mil prisioneros, siendo
ampliado en 1942 para una capacidad de doscientos cincuenta mil.
A mediados de octubre de 1941, Himmler encomendó a Globocnik la
implementación de la “Operación Reinhardt”, nombre en clave para el
asesinato sistemático con gas de judios polacos. Así se denominó este
sistema “más humano”de exterminio y se dio inicio al Holocausto. Se
estima que esta operación en total se cobró alrededor de un millón
setecientas mil vidas de judios y gitanos. Majdanek se convirtió así en
un centro de exterminio, el segundo más grande después de
Auschwitz.
La expansión del campo fue constante. Para el otoño de 1943,
cuando fue completado, estaba dividido en seis secciones: campo de
mujeres, un hospital para el uso de los colaboradores soviéticos, una
sección para prisioneros políticos hombres y judíos de Varsovia y
Bialystok, una sección para prisioneros políticos hombres, prisioneros
de guerra y rehenes civiles, un hospital masculino y una zona (que
nunca llegó a concluirse) que intentaba incluir nuevos barracones para
las SS, factorías y más cámaras de gas y crematorios.
El 23 de julio de 1944 Majdanek fue tomado por el ejército rojo.
Previamente los nazis evacuaron a gran cantidad de prisioneros en las

llamadas marchas de la muerte. El rápido avance soviético no dio
tiempo a los alemanes para destruir el establecimiento, solo lo
consiguieron con

el crematorio y los archivos antes de fugarse.

Ya que fue liberado, es Majdanek el mejor preservado de los campos
del Holocausto y, por lo mismo, en octubre del 44 el Comité Polaco de
la Liberación Nacional (PKWN, por su nombre en polaco) dispuso
através de una comisión especial, que Majdanek fuera declarado
museo. Esta medida del PKWN fue pionera a nivel mundial, para el
estudio

y

conservación

de

los

escenarios

del

Holocausto.

En el acceso del ahora Museo Memorial Majdanek se puede leer:
“TOR ZUR HÖLLE”(Puerta al infierno) y al fondo se vislumbra el
mausoleo que contiene cenizas de las víctimas.
Lo que el animador señala es que su padre logró huir de este
campo de concentración, algo que difícilmente puede ser cierto, ya
que como señalaPaula García: “Como ves, por las fechas, es
imposible que Erich Kreutzberger siquiera pasara por este campo. Su
hijo, Mario, nació en Talca el 28 de diciembre de 1940 y sus padres
llegaron a Chile en 1939

dos años antes de que se abrieran las

puertas del infierno en Lublin”.
El campo de concentración, primero fue solo un reclusorio de
polacos y rusos, no de judíos. Fundado en 1941, recién en 1943 se
convirtió en campo de concentración y centro de exterminio. En
internet además circulan muchos escritos denunciando la veracidad
acerca de la detención del padre de Kreutzberger, por eso me detuve
a corroborarlo con tanto interés. Y efectivamente, pese a que se
estima que más personas pasaron por ahí de las que se señalan en su

listado oficial, no sólo no existe coincidencia en los años sino que
además el nombre de su padre no aparece en los registros.