Está en la página 1de 8

Los pioneros del centro cerebral derecho

Una persona está pidiendo que profundicemos los temas sobre la nueva aurora. Y está
pidiendo también, que ampliemos el concepto sobre parque. Porque nosotros decimos que
Figueiras está para ser un parque.
Lo que llamamos parque, es un lugar de seres pioneros.
Los seres pioneros, son aquellos que abren caminos, para lo que es desconocido. Son
aquellos que procuran, penetrar las áreas aún no exploradas de la consciencia. Y, esos
pioneros, que serían los habitantes de un parque, procuran relacionarse con energías, y con
fuegos, que están latentes en la evolución humana, intentando manifestarse.
Como están siendo preparados nuevos tiempos, por lo tanto una nueva etapa para la
humanidad, son necesarios parques, son necesarias agrupaciones de seres pioneros, de
seres que vivan, para abrir caminos desconocidos, y no para confirmar rutinas, y no para
confirmar esquemas, estructuras, que hasta hoy, estuvieron vigentes.
Generalmente, esos lugares, o esos grupos de pioneros, son muy asediados por fuerzas
involutivas, que intentan infiltrarse ahí, con la vida común, que intentan traer, para el
medio de estos pioneros, los problemas corrientes, los problemas normales, los problemas
de la vida. Y esto en un parque, es inconcebible.
Entonces, estos seres, ya deben estar totalmente vueltos, para aquello que es desconocido.
Son seres que no están buscando confirmaciones ni seguridad. Esto es, es un ambiente, es
algo, donde nadie sabe bien donde está. Lo que si sabe, es que allí está siendo construida,
alguna cosa en la consciencia, mas, para la humanidad, para todos.
En un lugar así, y con seres así abiertos y dispuestos, ciertas energías, pueden
manifestarse, para que ellas lleguen más próximas de la humanidad. Ciertas energías que
en la vida normal no pueden descender, no pueden fluir porque los ritmos, son los antiguos,
son los viejos, los compromisos, son los kármicos, familiares, económicos, financieros, los
relacionamientos psicológicos, toda esta antigüedad, esto en un parque es inconcebible.
Entonces, para decir que Figueiras debe ser un parque, tenemos que estar realmente
abiertos para lo desconocido, dispuestos a habituarnos, a no saber para donde estamos
yendo. Es lo contrario de la estabilidad, es lo contrario de decir, esto es así, yo vivo así, yo
tengo esta vida regular, es todo lo contrario.
Esto, no permite que se cree este ambiente, no permite que esta energía fluya.
Esto, es una especie de canal, una especie de vivero, como el de las plantas, y por lo tanto,
para que la vida divina pueda ir fluyendo, para que pueda ir surgiendo, para que pueda ir
penetrando.
Mas, estos pioneros, tienen ciertas tareas, como por ejemplo, estimular en si mismos,
permitir en si mismos, que el trabajo de la energía se haga. No solo haciendo ellos
ejercicios, para que la energía trabaje, ellos tienen que permitir que la energía trabaje en
ellos.
Nosotros sabemos que, nervios y glándulas, son responsables, por nuestro funcionamiento,
en un cierto sentido, en un cierto plano, y esos pioneros, deben descubrir la forma, de estar
bajo una energía, que no sea ni de los nervios ni de las glándulas.
Esto es, no son llevados, no son mantenidos, por el sistema nervioso ni por el sistema
glandular. Porque tanto uno como el otro, tienen otra actuación a ser manifestada,
entonces, lo que llamamos pionero en ese sentido, es uno el cual su sistema nervioso y
glandular, principalmente dos glándulas, que son la pituitaria y la pineal, están
comenzando a tener una actividad futura.
Porque estas glándulas, tanto la pituitaria como la pineal, son un poco misteriosas. Todo lo
que se dice de ellas, y todo lo que se sabe, es una pequeña parte, de lo que representan y
de lo que trabajan.
Un ser pionero, por lo tanto, un ser que vive en el parque, debe estar con estas
perspectivas, no con perspectivas humanas normales, debe estar con estas perspectivas,
de su sistema nervioso, de su sistema endocrino, que debe estar trabajando para que el
cuerpo, el material físico etérico, pueda ir sutilizándose, de forma que estas glándulas, la
pineal, y la pituitaria, puedan estar totalmente vueltas para el trabajo del consciente
derecho.
Hoy, tenemos una corriente nerviosa, que va por el lado izquierdo del cuerpo, otra, que va
por el derecho, y eso se funde en la cabeza. Esto se sabe. Y cuando esto se funde en la
cabeza, cuando se une, como corrientes nerviosas, es considerado el ábsi (¿?) de un cierto
y trabajo nervioso en nuestro cuerpo.
Ahora, si estamos viviendo normalmente, esto es, si las cosas de la vida, están integradas
en este circuito, desde el punto de vista material, psicológico, entonces esta unión en la
cabeza, no pasa de lo que sucedió hasta ahora, y la glándula pituitaria y la pineal, en el
cuerpo físico, y en la parte etérica, no puede realizar el nuevo trabajo, el que tiene que ser
introducido, que después va a dar el desenvolvimiento del consciente derecho, que no esta
dentro del cuerpo, y que no es físico.
Entonces esta glándula pineal con sus secreciones etéricas, no físicas, tiene una
posibilidad, de auxiliar, en la fusión de los cuerpos de la personalidad, de ese núcleo que
llamamos energía de la personalidad, con la energía del alma.
Entonces esto no es solo un problema físico, esto es un problema energético. Y esta
glándula pineal, que esta en lo alto de la cabeza puede ir resolviendo.
Hay una parte de la secreción de esta glándula, la pineal, que se refiere a la formación del
centro cerebral derecho, que no es físico. La glándula pineal necesita estar en una cierta
actividad sutil. Ella debe estar siendo estimulada, para colaborar, para ayudar en esta
fusión de la personalidad con el alma, para ella poder producir o conducir, esta otra
secreción, este otro lado de su secreción, que facilite nuestro contacto, con los planos
sutiles, con los planos internos.
Entonces nuestros contactos conscientes, nuestros contactos con los planos internos,
dependen también de una cierta actividad de la glándula pineal, que no esta desarrollada
aún, porque no estamos en una actitud pionera, delante de aquello que la evolución
humana nos presenta de aquí en adelante.
Cuando la glándula pituitaria, que está físicamente entre las cejas, sabemos que ella tiene
un papel en la integración de la personalidad, y que ella sustenta, nuestra vida subjetiva, y
nos da posibilidad, de tener un contacto con esta vida subjetiva. Tanto es así, que cuando
tenemos una visión, de esas sutiles, una visión en el centro ajna, es posible por causa de la
secreción sutil, de la glándula pituitaria, en el nivel etérico, no en el nivel físico.
Vean, no estamos hablando de planos internos profundos, porque esto solo el alma lo
puede promover. Estamos hablando de contactos sutiles, nuestros, con nuestro centro ajna,
con nuestra glándula pituitaria, para poder incursionar, tener visiones, o tener una
relacionamiento con los planos sutiles, etérico, astral o mental.
Ahora, esta glándula pituitaria sirvió para esto hasta hoy. Esto va a influenciar nuestros
contactos supramentales, si esto fuera desarrollado, si esto entrara en un trabajo pionero.
Ahora, esas glándulas, y ese sistema nervioso, continuarán desenvolviendo lo que tiene
desenvuelto, continuará como está, si nosotros no tenemos esta consciencia pionera, y
esto, profundizara nuestro trabajo, si estamos en esta actitud pionera. Esto es, si estamos
completamente liberados de todo aquello que es la estructura, que cercena todo este
desarrollo, y estamos bastante abiertos, bastantes disponibles, para la contraparte de esos
circuitos.
Existe una actividad, de aquello que se llama nervio espina, y esta actividad del nervio
espinal, también es más o menos concreta. Según nuestra actitud, según nuestra
disponibilidad para esas transformaciones.
Muy poco se sabe, de la actividad de este nervio espinal, muy poco se sabe. Y nosotros
vamos participando de esto más conscientemente, o vamos permitiendo que este nervio
espinal tenga otra actividad, otra actuación, si fomentamos este espíritu pionero.
De los nervios y de las glándulas, pasaríamos a los planos inmateriales, y pasaríamos a
reaccionar, y a tener un funcionamiento, no más nervioso y glandular físico, más, nerviosos
y glandular en los planos inmateriales. Esto es, tendríamos contacto con la contraparte
sutil, invisible de esos nervios y de esas glándulas.
Mas, para que ese proceso trascienda la actividad nerviosa, y glandular, tendríamos que
tener dedicación y mucho amor por el pionerismo.
Entonces esta palabra pionerismo, o esta idea de ser pioneros, esto es muy amplio, y
tenemos que lidiar con esto, de una forma muy investigadora. Tenemos que ir buscando, lo
que para nosotros significa salir de lo común, y entrar en este ámbito pionero. En lo alto de
la cabeza, existe una reunión de estas energías, que es simbólicamente correspondiente al
gólgota. -Aquel monte donde se subió cargando la cruz-.
Entonces, es como si lo alto de la cabeza, como si lo que sucede ahí, fuese como la región
del Gólgota, fuese todo este conjunto de fuerzas, de nervios , de secreciones, en el plano
material, en el plano etérico, en el plano sutil, que convergen para allá.
Y para subir entonces, este monte, si no tuviéramos un espíritu pionero, si no estuviéramos
dedicados a lo nuevo, al consciente derecho, nos vamos confirmando y reconfirmando en
esos planos mentales, analíticos, esos planos mentales concretos, deductivos, de pesquisa,
cuando esto, allá en lo alto del Gólgota, en lo alto de este monte, en lo alto de la cabeza, si
llevamos nuestra materia hasta allá, nuestra consciencia hasta allá, ahí comienza una
actividad, completamente diferente.
Los núcleos de energías que componen estas glándulas pituitaria y pineal, y que sirven
para esto, esos núcleos serán en gran parte, conectados con otro centro de información en
nosotros, que es el consciente derecho. Y exactamente, el cerebral derecho, que es lo que
nos importa, en este parque, y que es lo que nos importa, en esa nueva aurora, este centro,
cerebral derecho, el es fundamental, porque no solo el reúne nuestra capacidad de
integrarnos con la consciencia del alma, como el también, abre las puertas, para que
estemos en contacto conscientemente, con los planos sutiles, siendo que el no es, como
este sistema glandular. Como centro cerebral derecho, va mucho más allá de estos planos
sutiles. Este centro, tiene la capacidad para ligarnos, por ejemplo, con la consciencia
extraplanetaria.
Esta nueva aurora del ser, es esta mudanza, y de esos pioneros, que necesitan de un
parque para desenvolverse, de un ambiente, de un lugar que sea en el mundo material,
mas, que no sea el mundo material. Entonces, para que dentro de este parque, de este
ambiente, dentro de este área reservada, haya una dedicación para que todo esto pueda
suceder, realmente tendríamos que dejar afuera todo lo que no es esto, y estar en este
parque, en este estado de consciencia, en esta búsqueda, en este trabajo, literalmente,
desligado, de todo, lo que no es eso, de todo aquello que representa, el esquema antiguo,
viejo.
Es muy importante, que se consiga que esta energía sea anclada, porque todos aquellos
que sinceramente buscan ser pioneros, los que sinceramente se ofrecieron, para que esta
translación, de este sistema glandular y nervioso, pase de este nivel físico, para el nivel
sutil, que no solo sintamos desde el punto de vista glandular y del punto de vista nervioso,
los efectos en el plano físico, y en el sistema nervioso físico, y en las glándulas físicas, mas,
que estemos realmente experimentando , que realmente estemos entrando en contacto
con esos planos sutiles, y estemos realmente, sintiendo, los efectos de la unión de este
núcleo de la personalidad, de este núcleo personal, que es el mundo viejo, que es lo viejo,
que es lo antiguo, que tenemos que trascender, con este otro núcleo, con el alma, para que
aquí, este cerebral derecho, pueda entrar en un desenvolvimiento, en otro ritmo.
Este trabajo pionero, es muy visado por las fuerzas involutivas. Mas, estas fuerzas
involutivas, si nosotros estamos sintonizados con este parque, con este esquema, fuera del
físico, ustedes van a sentir exactamente cuando estas fuerzas llegan, ustedes van a saber
exactamente quien está encarnado estas fuerzas en un ambiente, donde ellas no deben
estar. Claro que, todos nosotros somos canales para todo tipo de fuerzas, y necesitamos
mucha claridad, al respecto de este proceso, de este proceso de formación, del centro
cerebral derecho, repito, que no son deducciones, que no son análisis, que no son
búsquedas psicológicas, que no es esto, que es otro desenvolvimiento, para que estas
glándulas entren en otra actividad, y para que tengamos una experiencia real, efectiva de
este consciente derecho.
Este proceso, está dándose también en el planeta, entonces este proceso, de nuestro
centro cerebral derecho que necesita, precisa, entrar en actividad en este momento bien
claramente, porque el desarrollo de la nueva humanidad, no se dará con la mente normal,
con la mente concreta. Esto será una parte del desarrollo, mas, sin el centro cerebral
derecho, que no es físico, sin que este centro esté ya activo, construyendo el camino, esta
mente, así como la tenemos hoy, no sale de lugar, no va más allá de esto.
Entonces se necesita, que estas glándula pituitaria pineal, que el sistema nervioso, pase a
funcionar, pase a actuar, con todo su potencial, para que en el plano físico, esto vaya
siendo posible, para que nuestro material, nuestra materia nerviosa, nuestra materia
glandular, nuestras secreciones, vayan pasando para un plano menos denso, para que este
centro cerebral derecho, y el cardíaco derecho, y el plexo cósmico derecho también,
aunque hoy estamos enfocados mas en el cerebral derecho.
Bien, en este trabajo, lo que llamamos chacras, aquellos centros de nuestro cuerpo etérico,
a lo largo de nuestra columna vertebral, este sistema, va siendo desactivado, a medida,
que este consciente derecho, va siendo activado.
Este sistema de chacras, activo, representa toda nuestra vida material, toda nuestra actual
vida psicológica, todo aquello que es nuestro proceso, humano, y energético de hoy.
Entonces confirmar estos chacras, que están siendo desactivados, confirmar esto en toda
su estructura, que existe, que aún es vigente, confirmar esto, seria retardar todo el otro
proceso, que no tiene nada que ver con estos chacras. Que tienen que ver con centros
energéticos, de fuerza, mas, no en este plano etérico físico, sino fuera del cuerpo.
Esto, prevé la fusión, del emocional, con el mental. Entonces aquí vemos, el cuidado que es
necesario tener, con todo y cualquier movimiento emocional, porque el emocional, no
puede ser reprimido, y al mismo tiempo, el emocional tiene que aprender a funcionar junto
con el mental. El emocional, en ese esquema, no es un nivel. El emocional, no es un cuerpo
que funcione más solito. El cuerpo emocional, debe estar controlado, al punto de el no
poder siquiera manifestarse, si el mental no esta presente. Y el mental, no debería estar
manifestándose, apenas como mente, y sin sentimiento.
Entonces tenemos que estar muy atentos, para que este emocional y este mental, no
prosigan trabajando en forma autónoma. Cuando percibimos que el emocional y el mental
no esta ligados, paremos, lo que estamos pensando, lo que estamos haciendo, lo que
estamos sintiendo. Unamos estos dos cuerpos, unamos esta acción del pensamiento, con
esta acción del sentimiento. Esto es un trabajo en el parque, es un trabajo de los seres que
nos estamos dedicando a todo este proceso.
Todas las veces, que el mental, comenzare a manifestarse, sin la participación de todo
aquello que consideramos nuestros sentimientos, nuestros sentimientos humanos, no
estamos hablando de sentimientos superiores del alma, nuestros sentimientos humanos,
cuando nuestro mental, no esta coligado con esos sentimientos, y cuando estos
sentimiento no están controlados, no coloridos, por los colores más inteligentes, más
suaves, y más armoniosos, de nuestra mente, de nuestro mundo mental, cabe a nosotros
trabajar, para que esta fusión suceda, cabe a nosotros trabajar por esto.
Entonces ¿que hace quien está en el parque? Quien esta en el parque, está
conscientemente trabajando en estas funciones, y esto, está tan consciente en el individuo,
está tan asumido, que todo aquello que son las conexiones kármicas, etcétera, y que no
están incluidos conscientemente en este trabajo comienzan a recibir la irradiación de todo
esto.
Entonces en este lugar, en este estado de consciencia, en este parque que un día Figueiras
debería tornarse, no hay más relación directa, con aquello que es viejo, con aquello que no
es esto. Esta relación existe, esta relación se desenvuelve, por estas vías, por estas vías
internas, por estas vías interiores.
Entonces debo estar tan dentro de este trabajo, tan consciente, imbuido, de que trabajo se
trata, de no dejar que ninguno de mis cuerpos actúe autónomamente, que cada uno de mis
cuerpos, debe estar actuando como yo quiero, el cuerpo físico etérico, el cuerpo emocional,
el astral, el cuerpo mental pensante, deductivo, analítico, todo esto se necesita que
funcione junto, integrado, porque si esto comienza a funcionar integrado, en la práctica,
necesita un trabajo. Porque nuestra mente, está en un ritmo, y nuestro cuerpo físico, para
materializar lo que es necesario, para que el ritmo mental se implante aquí, sabemos
cuanto es más lento este plano físico, y cuanta interferencia hay. Ahí juntamos la
interferencia emocional, la interferencia de ciertos niveles mentales, y ahí estamos, casi en
la vida común, casi en la vida normal. Aquí tenemos a alguien teniendo algún arrobo de fe,
pero sin una fe estable. Y al no tener una fe estable, porque ese ve por las actitudes de
quien no tiene fe, actitudes que dependen, de aquello que no es del nivel de la fe. Esto es
un trabajo continuo, se necesita estar atento, y saber lo que estamos haciendo en este
parque.
La constitución del hombre actual, es compatible con un cierto desenvolvimiento actual.
Mas, la constitución del hombre, no es solo para desarrollar, este padrón actual. El hombre,
el ser humano, tiene una constitución que podrá, inclusive, estar participando,
internamente, interiormente, mentalmente, mentalmente mismo, de esquemas y de
procesos, que no son solo planetarios, no son solo humanos, y necesitamos reconocer esos
procesos, y necesitamos estar viviendo esos procesos.
Hoy una persona me estaba contando, que a una cierta altura de su vida, ella vio dos
grandes luces que evidentemente no eran estrellas – porque cuando se ven esas luces que
parecen estrellas, percibimos que están mas próximas, no están en la bóveda celeste,
están en medio del camino , más próximas de nosotros. Tenemos que tener ya, un
desenvolvimiento psíquico, un desenvolvimiento mental, y tener una calidad psicológica
que permita, que hagamos esos contactos y que esto para nosotros, no sea un contacto
esporádico. Una vez en la vida vio esas luces, y claro que, aquello hace un efecto eterno.
Esto es el día a día, esto esta sucediendo continuamente, esto es normal, existen millares y
millares de naves alrededor de la tierra. Existe en potencial, para estar en comunicación,
para estar trabajando en colaboración, millares y millares de luces como esta, que, en una
determinada dimensión, en determinado plano, se manifiestan, y las vemos como luces.
Eso está trabajando con nosotros, continuamente, con nuestros cuerpos internos, y nuestro
funcionamiento, nuestro aparato, no permite, que tengamos consciencia de esto, y que no
estemos solo como elementos de este trabajo, o elementos donde este trabajo esté siendo
hecho, sino que estemos realmente conviviendo con esto. ¿Comprenden el desarrollo que
se tiene que dar? Si existen millares y millares de naves o de hermanos, como los
queramos llamar. Si están permanentemente alrededor de la tierra trabajando, y si nuestra
constitución, permite que esto para nosotros, sea una realidad vivida permanente, esta
colaboración. ¿Qué es lo que falta para que comencemos a darnos cuenta de esto? Si son
nuestras glándulas, o nuestro sistema nervioso permitiría todo esto. Lo permitiría según lo
que sucede en la cabeza, cuando esto se junta, cuando esto se une, según el pensamiento
que esta por allá, o según lo que es nuestra vida, o los enfoques de nuestra vida.
Bien, según el libro, “Padrones de conductas para la nueva humanidad”, y según la
“Morada de los Eliseos”, lo masculino y lo femenino, dentro de nosotros, debe ser
purificado, para que la parte más sutil, o mas noble, de estas polaridades, se manifieste.
Que el masculino y el femenino en nosotros, no sea solo lo que es hoy, mas, que este
masculino, y este femenino en nosotros, libere, su parte superior, porque muy pocos de
nosotros conocemos la parte superior de la polaridad masculina. Para nosotros, la polaridad
masculina, es procreación, es fuerza, mas, no conocemos la parte superior de esta
polaridad, como no conocemos al parte superior, de la polaridad femenina.
Tendríamos que desarrollar todas esas polaridades, porque, a la polaridad femenina, la
identificamos con una mujer en el plano físico, o a la polaridad masculina, la identificamos
con un hombre en el plano físico. Esas polaridades, no tienen nada que ver con el sexo
físico. Esas polaridades existen en nosotros, equilibradas, o una u otra mas prominentes,
independientemente de nuestro cuerpo físico. Independientemente.
Entonces, estas glándulas pituitaria y pineal, necesitan tener donde aplicar, el lado mas
sutil, el lado superior de sus secreciones, para que esas polaridades masculinas y
femeninas, comiencen a manifestarse, en otros aspectos superiores.
Esa polaridad femenina, por ejemplo, que todos tenemos, junto con la otra, dentro de este
esquema del consciente derecho, es una capacidad de sacrificio, capacidad de obediencia a
la leyes, que no tenemos ni la mentor idea. Entonces, para nosotros la polaridad femenina
son tantas cosas que no necesitamos repetir, mas, esta capacidad de esta polaridad, de
reunir esas fuerzas, obedientemente, delante de una ley superior, para dejarse realizar,
dentro de una ley superior que llamamos sacrificio, y esta capacidad de esta polaridad de
intuir. De intuir, esto quiere decir, no necesitar pensar. Esta capacidad femenina en
nosotros, no está en ciertas áreas de nuestro cuerpo físico, esta polaridad femenina, en
esta etapa de nuestra evolución, se encuentra en nuestro nivel intuitivo.
Entonces necesitamos realmente, amar esta intuición, necesitamos estar buscando esta
intuición, necesitamos estar, realmente, creyendo en esta intuición, para que esta
polaridad femenina se expanda, se realice y nos tornemos un intuitivo. Esto quiere decir
usar la mente, la mente concreta, nuestro pensamiento, muy bien controlado, dirigido y
conducido. Mas, para esto, debemos estar lucidos, activos, en nuestra polaridad femenina.
O sea, debemos estar muy a voluntad en este plano intuitivo.
Esta polaridad femenina, es muy susceptible a deseos, entonces, esta polaridad, no tiene
solo características como estas, de la intuición, de llevarnos a saber sin pensar, todo esto,
es cuando está en el plano intuitivo, no cuando lo consideramos en algún órgano, en alguna
área del cuerpo, así somos una mujer, una madre, una mujer, y todo eso. De lo que
estamos hablando es de esta polaridad en el nivel intuitivo. Esto es, para quien está en
cuerpos de uno u otro sexo. No tiene nada que ver con el sexo en el cuerpo. Esta polaridad
femenina debe crecer, debe expandirse, y así como ella tiene esta posibilidad de liberarnos
de pensar, esta polaridad tiene la posibilidad, de dejarse llevar por cosas, y por asuntos,
que en una consciencia más alta, ya están trascendidas, entonces, es necesario trabajar
esta polaridad femenina
La polaridad masculina, que todos tenemos, es lo relacionado con lo que llamamos
atracción física.
Cuando una mujer tiene atracción física, esto está en su polaridad masculina. En la
masculina, en ella. A través del deseo, a través de aquello que nos atrae, podemos ver
hasta que punto, nuestra polaridad masculina está activa, y hasta que punto esta polaridad
tiene que ser trabajada. En una u otra polaridad, sea cual fuera que está predominando,
nosotros conseguimos fortalecer los dos aspectos. No nos tendríamos que engañar, con
nuestra situación física, con la polaridad que este cuerpo físico está manifestando, en esta
encarnación, y tenemos que trabajar las dos polaridades, en el cuerpo físico en el que
estamos.
Nosotros no somos ni hombres ni mujeres, en la realidad, tenemos las dos polaridades, y
tenemos que aprender a trabajarlas. Tenemos que liberarnos de esta apariencia, de tener
solo una polaridad, por causa del cuerpo físico, porque es aparentemente femenina o
masculino, esto es una apariencia en el plano físico, en el ser no es así.
En el alma, en la mónada donde el proceso se está dando, la situación no puede ser la
misma. Una mónada, una alma, pude encarnar en una polaridad, y allá en su nivel, ella
está trabajando otra polaridad, o esta haciendo un trabajo con las polaridades, que no tiene
nada que ver con el sexo físico aquí.
Entonces, puede ser que mi mónada, o mi alma esté haciendo un trabajo para ampliar la
polaridad masculina en el ser, y que en aquel momento, esté encarnado en un cuerpo
femenino. Entonces ahí, es necesaria una cierta disponibilidad para penetrar esos sistemas,
para considerar estos sistemas. Para realmente disponerse a estar en ese funcionamiento,
a estar en esos sistemas, con una cierta libertad. Y para eso, es claro que tenemos que
tener, para vivir en este mundo, una actitud bien neutra, delante de todo lo que sucede, y
todo ese proceso de función de hombres y mujeres en la vida, y en la reproducción de
especie, todo eso se iría reduciendo al mínimo necesario, y sucederían estas cosas en
aquellos que tendrían realmente la tarea de procrear. Y quien no tuviera esta tarea, debe
estar ahí, como un ser masculino y femenino. Un ser femenino, masculino, que debe tener
las dos polaridades mas activas posibles en los niveles internos, en los niveles en que cada
una de ellas esta activa, independientemente del sexo en el plano físico, para que nos
podamos volver armoniosos.
Porque atrás de todo eso hay una gran necesidad de armonía. En cuanto una de esas
polaridades, en nuestra consciencia, en cuanto una está más predominante que la otra,
independientemente de que en el cuerpo físico estén en orden, digamos así.
Mas, si en la consciencia, está una más predominante que la otra, esto impide que estemos
armoniosos, y que podamos vivir armoniosamente.
El termómetro para ver como está marchando todo esto, energéticamente, o como
consciencia, es nuestro relacionamiento aquí.
Usted vea como es su relacionamiento aquí, o que tipo de relacionamiento desenvuelve
aquí, y este es el termómetro, para ver, si esto no esta equilibrado, si no está armonizado,
si no está unido. ¿Se dan cuenta que no estamos hablando de cuerpo físico? ¿no? Estamos
hablando de hombres y mujeres en el cuerpo físico, porque esto de feminismo y machismo,
son dos cosas ni es para considerar. Tenemos que estar en esto, con estas dos cosas
igualmente presentes, cuidando de una y de otra, con el mismo sentido de responsabilidad,
en esta época, para que podamos estar armoniosos. Para que podamos ser, armoniosos.
Aquí tengo una frase que sacamos de uno de los libros que dice:
“Quien quisiera cambiar la naturaleza humana, y la naturaleza terrestre, antes que nada,
debe aceptarla”
Si no aceptamos nuestra naturaleza, la naturaleza en nosotros tiene que ser muy trabajada
¿no?
Si en un principio, no aceptamos nuestra naturaleza humana, terrestre, del mundo, si no
aceptamos esto, no vamos a cambiar nada, ni en nosotros, ni en el mundo que queremos
transformar.
En nuestro estado evolutivo, el cerebro como órgano, como parte de nuestro ser, no
alcanza a comprender, a percibir lo que somos. El cerebro no lo consigue. El, por más lúcido
que esté, por más saludable que esté, por más ordenado, este cerebro no tiene capacidad
de distinguir donde el está.
Ustedes saben cual es la utilidad del cerebro. Por lo tanto, este cerebro, nunca debe
decirnos nada con respecto a nosotros, ni con respecto a la vida. Porque el, todo lo va a
llevar para el plano material. Porque el, como cerebro, es material.
Y nosotros en este cerebro humano que tenemos hoy, aún está muy presente el animal, el
animal que somos está muy presente en nuestro cerebro. Es literalmente un cerebro
animal. Lo que pasa allí, como se desenvuelve, como actúa, como influye, todo esto
necesita otra luz, precisa otra luz.
Esas dos glándulas, la pineal y la pituitaria en su actividad misteriosa, está una secreción
sutil que va a envolver, a penetrar al cerebro, para que el consiga trascender, ese nivel
animal suyo, ese nivel común con el reino animal, y que no permite que este cerebro
humano, que sus funciones, vayan mas allá de una cierta comprensión, que es muy
material. Entonces, dense cuenta que con el cerebro, tenemos que estar muy atentos, aún,
cuando el está funcionando bien, aunque estemos con un cerebro con el cual podemos
contar para ciertas cosas.
Porque nosotros apelamos mucho para el. Todo el tiempo estamos apelando a el. Podemos
contar con el. Tenemos que tener mucho cuidado, en ese trabajo evolutivo del parque, en
ese trabajo de reunión de pioneros, tenemos que tener mucho cuidado, para usar este
cerebro, y saber distinguir, lo que es una secreción de el, lo que son ciertos pensamientos
que nosotros producimos, que son verdaderas secreciones cerebrales, de una forma más
sutil, de una idea superior, de una idea que podamos tener con respecto a alguna cosa.
Y probablemente, cuando nuestro aspecto femenino, no está muy activo en el plano
intuitivo, cuando está un poco quieto por alguna actitud nuestra excesivamente masculina,
quedamos prácticamente al sabor de ese cerebro.
Y entre lo que la mente humana produce, y el pensamiento que el cerebro produce, casi
nunca sabemos distinguir. Este es un campo, que deberíamos reconocer como un campo de
trabajo para nosotros muy actual, muy necesario, y muy exigente.
Ahora, dejando toda esta parte vieja, cerebro, mente, vamos a dejar toda esta parte vieja,
toda esta actividad antigua, para ir entrando en esa actividad actual, del cerebral derecho,
esta que tiene que ser desenvuelta ahora. En este cerebral derecho, debemos saber para
atraer esto, para llamar esto para el plano de la realidad. Nuestra capacidad de adquirir
conocimiento, en el cerebral derecho, este bien equilibrado con nuestra capacidad creativa.
En el cerebral derecho no existe esto, de querer algo, de querer realizar algo, de tener
mucha creatividad, y no tener la posibilidad de adquirir conocimiento para eso. No tener la
posibilidad de ponerlo en práctica. Esto se resuelve en el cerebral derecho, esto no es una
cosa material. Entonces, esa, nuestra capacidad, esta facultad, de adquirir conocimiento, y
al mismo tiempo, de crear, con base en este conocimiento, cosa que fuera del cerebral
derecho, es una verdadera lucha. ¿Porque cuantas cosas conocemos, y nada podemos
crear?
Entonces, para que aquí, nuestro conocimiento, pueda pasar para un plano de
manifestación, para que esto pueda suceder, inclusive en el plano material, inclusive, en la
acción material, se necesita que el cerebral derecho esté activo. Y con el cerebral derecho
activo, es que nuestro conocimiento, va a estar de una forma proporcional, a nuestra
capacidad de poner en práctica. Entonces no va a haber más gente frustrada. Esta palabra
frustración, es una palabra de hoy, es una palabra vieja, porque con el cerebral derecho no
hay esto, no hay conocimiento que absorbemos, que no podamos aplicar.
Con el desarrollo del cerebral derecho, que es una capacidad de tener todas las cosas que
podemos realizar, que podemos crear, toda nuestra actividad analítica, de pensamiento
consciente, con la irradiación del cerebral derecho, toda esta capacidad de analizar, va a
pasar para el subconsciente, va a descender, va a salir de nuestro campo de actividad.
Porque el análisis, es una aplicación de las cosas que conocemos. Si no es una aplicación
de algo que conocemos, ni tenemos condiciones para analizar. Esto va a ser empujado para
el subconsciente, porque esto no sirve más. No vamos a llegar a algo a través del análisis,
porque esto es algo material y concreto, y solo podemos analizar, entrar en el análisis de
aquello que conocemos. En un análisis, vamos a llegar a constataciones, pero no vamos a
llegar a algo nuevo. Llegaremos a lo nuevo, cuando no pensemos, cuando no analicemos,
cuando no estemos empleando la mente ni el cerebro para eso, ahí vamos a llegar a lo
nuevo.
A medida que se implanta el cerebral derecho, a medida que se desenvuelve, el va
empujando la capacidad de análisis, para el subconsciente. Aunque queramos analizar, no
encontramos más los medios. Y esto ya está dando señal, en algunos pioneros. Algunos de
ellos, se están a veces esforzándose para trabajar con el sistema antiguo, es decir,
analizando, investigar desde este punto analítico.
Muchos pioneros, ya están teniendo dificultades para esto, y muchos, que aún no tiene aún
la polaridad femenina muy próxima, están creyendo que esto es una deficiencia mental y
van a hacerse tratar. ¿Se dan cuenta por donde se puede entrar? Siendo que esto, dentro
de la energía femenina, dentro de nuestros momentos de intuición, vamos a ver que esto
es lo correcto, solo que si estamos perdiendo la energía para analizar, si estamos perdiendo
la energía para entrar en ese proceso analítico, necesitamos estar muy abiertos para lo
otro, para ese lado femenino, para eso lado intuitivo, mas abiertos para eso, para que no
estemos en una situación de pensar que se está volviendo olvidadizo. Tal vez su naturaleza
esté haciendo que se olvide de cosas que no queremos dejar, entonces estamos
olvidadizos.
Ahora, físicamente, esto puede entrar en un proceso enfermizo. Físicamente, porque
olvidadizo, físicamente, puede querer decir ciertas funciones que no están activadas.
En fin, todo esto, en este parque, estaría muy evidente para todos, para que uno ayude al
otro, a estar delante de esas cosas nuevas, delante de esas nuevas situaciones, de ese
nuevo funcionamiento de la percepción, de la intuición, que debe ser a través del
consciente derecho, y no solo a través del cerebro, de la mente. Todo esto tendríamos que
cultivarlo un poco.
Esto sucede, entra en actividad, y nosotros lo sentimos, a medida que nuestro lado egoico,
que nuestro ego, deja de estar en el control.
Entonces, tenemos ahí una etapa, en la que nos tenemos que realmente contrariar al ego.
Y tenemos momentos en los que no comprendemos cuando las circunstancias contrarían a
nuestro ego. Porque, o nuestro ego es contrariado y disminuido, y desaparece, o
precisamos de otra encarnación para dar nuevos pasos.
Porque, en esta etapa, mente analítica, mente humana, cerebro de carne, todo esto está
muy activo y todo esto es la parte más material del ego. Entonces, todo aquello que va
sucediendo para debilitar a nuestro ego. -Porque ni sabemos lo que es ego y lo que no es.
Hay personas que dicen,”mi alma dice”, y allí es el ego que está gritando, y para el es el
alma. Esto debe ser debilitado, debe comenzar a ser debilitado.
El yo interior sabe, cual es la forma de debilitar este ego. Cada uno tiene su ego bien
debilitado según lo que el yo interior entiende por manera de debilitarlo. Generalmente es
lo que mas nos duele. En el punto de mayor desilusión, y es ahí cuando el ego esta siendo
realmente trabajado, no cuando decimos que lo estamos trabajando. Cuando creemos que
trabajamos bien a nuestro ego, que tenemos un ego bien disciplinado, ahí es que comienza
realmente el trabajo sobre el ego, pero viniendo de encima, y ese trabajo así , viniendo de
encima, es lo contrario de lo que el ego piensa, quiere y espera, en su punto mas delicado,
en su punto mas intimo.
Entonces si hacemos el camino espiritual, muy sinceramente, y no comprendemos ciertas
cosas que nos suceden, fijémonos si esto no está sucediendo para debilitar al ego.
Porque esto es fundamental sin el ego abalado no hay inicio para estas cosas, la mente no
se entrega. Sin el ego debilitado, ese proceso femenino, en el plano intuitivo, no tiene
fuerza. Queda en un mínimo, queda en una intuición normal, mas, sin nada que indique
para el individuo etapas sucesivas, etapas superiores, que es para esto que la intuición
sirve.
Bueno, me parece que este asunto se tiene aún que desarrollar, tenemos aún que trabajar,
y vamos hacia delante.