Está en la página 1de 4

Conversaciones con Trigueirinho Nº 16 - 2002

Calidad de los mensajes


¿Como se diferencian los mensajes que vienen del mundo intuitivo, los que vienen del
mental, los de la personalidad, o los mensajes que vienen del astral-emocional-colectivo?
Los distinguimos por la calidad de los asuntos que esos mensajes traen. Si traen impulsos
para nuestra elevación, estos mensajes pueden estar viniendo de un plano mas elevado, y
si al entrar en contacto con estos mensajes comenzamos a transformarnos, a
desapegarnos, y vamos armonizándonos, esto quiere decir que vienen de un nivel más alto.
Ahora, depende del asunto que tratan y de la vibración que tienen. Entonces si son cosas
que hablan con respecto a la vida material, a la vida externa, puede venir de algún nivel del
individuo que canaliza esto. De su mismo nivel, porque normalmente el espíritu no habla de
estas cosas. Entonces, depende del contenido de estos mensajes, y de lo que está
produciendo en nosotros. En el sentido de elevarnos, de expandir nuestra consciencia.

“Un árbol que no es podado no da frutos”


Una persona tuvo un sueño y se extrañó mucho porque en el sueño había un árbol muy
hermoso, uniforme y perfecto. Y la persona que apareció en el sueño, le pidió las
herramientas para podar aquel árbol. El entonces comenzó a podar el árbol. Y a ella le
extraño que a un árbol tan bello y uniforme tuviese que ser podado.
Mire, existe hasta una parábola en el Nuevo testamento que dice “un árbol que no es
podado no da frutos”. Ahora, si el es podado en el momento en el que está mas bello y
perfecto, tanto mejor, porque ahí se terminó un cierto ciclo de manifestación y ahora se va
a preparar para otro ciclo después de podado.
Y, lo que está en el fondo de esto, es que para dar nuevos frutos, necesitamos pasar por
este estímulo, por esta especie de impulso, que va a hacer que venga nueva savia, nuevas
energías, nuevas fuerzas y cuando nos sentimos podados, porque esto no sucede solo con
los árboles. Esto sucede con todos los seres vivos, y nos sentimos podados muchas veces.
Es aquí importante, cuando nos sentimos podados, tengamos en ese momento el
agradecimiento de haber sido podado, porque esto quiere decir que enseguida, algo de
nuestro potencial interno, se va a manifestar y que sin esa poda se quedaría donde está.
Entonces, cada vez que somos podados, que hay una poda en nosotros, de alguna forma.
Esto es una oportunidad para algo nuevo, para un nuevo potencial que se manifiesta, que
se revela, para que se manifieste enseguida la perfección más ampliamente. Es como si
aquello que somos, fuese un producto de un crecimiento interno. Mas, aquello que somos,
termina siendo una capa, termina creando una estructura. Fue el producto de un
crecimiento interno, mas, se volvió una estructura, una cáscara, y si no es roto, si no es
podado, queda todo encubierto por aquello que era la manifestación anterior de esa
realidad interna. Entonces es necesario romper aquello para que venga otra oportunidad,
porque aquello que somos por más bueno que sea, está encubriendo, está sofocando que
aquello que tenemos que ser, venga, emerja. Y este asunto de ser podados a veces para
algunos es un poco doloroso porque no lo comprenden. Mas, en cuanto lo comprenden,
inmediatamente florece, después de esta poda, después de los golpes. Depende de cómo
recibimos esto, de cómo lo entendemos y de cómo estamos delante de esto.

Equilibrio en el uso de la palabra


Una persona dice que no entendió muy bien cuando en una charla pasada se habló de que
las palabras crean karma. Ella dice: ¿Cuándo dejamos de hablar, de pasar una información,
no creamos karma también?
Tendríamos que tener presente que nada sabemos, y que tenemos que ser muy cautelosos
en aquello que pasamos para los otros. Y aunque seamos cautelosos y estemos pasando
algo con mucha consciencia, tenemos que saber en fondo de nuestra consciencia, que nada
sabemos. Esto ameniza mucho la situación, deja la transmisión, el canal, y la comunicación,
en otro nivel.
Esto es, si vamos a, cautelosamente, pasar lo que el individuo está pidiendo -si es que lo
podemos pasar- si lo hacemos en forma cautelosa, sabiendo que probablemente esté todo
errado, como es lo mas probable, -porque ahí no están siendo consideradas leyes,
libertades, y realidades de otros planos- estamos hablando desde un plano solo, por lo
tanto aquello nunca es suficiente, nunca está correcto. Estaría correcto si estuviese
permeado, de leyes, de cosas, de la visión desde otros planos.
Entonces, lo que recibimos como bendición de la Jerarquía o de lo Alto, es algo muy
diferente de lo que pasamos a las personas aquí, porque por mejor que sea, habla desde un
solo plano, y desconoce las realidades de todos los otros planos, y cuando se trata de
conceptos, desconoce hasta la necesidad del individuo en los otros planos.
Entonces hay que ser muy cautelosos. Porque estamos aquí sobre el filo de la navaja. El
mutismo y el negar la expresión, es contra la ley, y hablar de más, también lo es. El hablar
justo, no existe en este plano, es bueno que sepamos esto, para que estemos siempre
pidiendo perdón por lo que hablamos. Porque la verdadera transmisión, no tiene nada que
ver con las palabras, la comunicación no se da como aquí. Entonces esto es un
entrenamiento, estamos siempre en prueba todo el tiempo.
Si tenemos mucho cuidado, mucha cautela, y hablamos porque no podemos dejar de
hablar, y hablamos porque allí esta dicho que tenemos que hablar, ahí, hay posibilidad de
que podamos ayudar, de que esto sea positivo. Mas, en el momento en que nos ubicamos
en la posición de instructores, de guía de los otros, de sabedores de la verdad, ahí
comienza un trabajo de implicación kármica que… pueden imaginarse a lo que lleva.
Y partiendo de un principio completamente falso, porque en este plano, no estamos
incluyendo la realidad de todos los otros planos, que si pudiéramos mirar permaneceríamos
completamente quietos. Mas, quieto no podemos estar, porque la palabra también es parte
de este equilibrio, y todo esto son pruebas, situaciones en las cuales nos ubicamos para ir
aprendiendo a lidiar con esas paradojas.
Si se calla es contra la ley, si habla es contra la ley y tenemos que aprender a lidiar con
estas cosas. Hablar como si no habláramos, estar quieto como si no lo estuviéramos, y esto
es lo que se aprende aquí, en este equilibrio.
Mas, cuando vamos perdiendo aquella necesidad de hablar, cuando realmente nos
dirigimos al otro con la intención de ayudarlo, estas cosas quedan muy suavizadas, y
aunque estemos en esta situación paradojal, de hablar o no hablar, es ahí es que vienen las
ayudas.
Vienen las ayudas, y veremos que a veces, estamos hablando algo que desconoce otros
planos y otras leyes, pero aun así, está ayudando al otro. Entonces, el está, eventualmente
ahí usufructuando, usando, algo que dentro de los límites de este plano, significa una
evolución.
Y claro que en eso, en esa humildad está incluido que a veces estamos hablando, mas, en
realidad estamos aprendiendo, porque hablando estamos oyendo cosas que necesitamos
nosotros mismos. Si nos entregamos y si no tenemos necesidad de hablar, de expresar, no
tenemos nada para imponer al otro. Estamos hablando porque se dio el momento para
hablar, entonces terminamos aprendiendo con lo que hablamos. Mas, necesitamos oír lo
que estamos hablando, porque lo que hablamos, en principio, cuando hablamos así, sirve
para nosotros mismos.
Ahora, cuando hablamos como todo el mundo, podemos grabarlo y después podemos oírlo
y vamos a ver en el punto donde estamos.
Y podemos aprender oyendo cuando hablamos, porque podemos hablar cosas para
nosotros mismos. Estamos pidiendo ayuda, parece que hablamos para el otro pero es para
nosotros. Y vamos estudiando, vamos viendo, lo que produce en el otro, y a mediada que
vemos lo que produce en el otro aprendemos a hablar de forma mas adecuada, para el
otro. Mas, ahí necesitamos realmente no tener voluntad de hablar, porque en cuanto
tenemos necesidad de hablar, es otro el proceso, y no pasa nada. Tenemos que saber que
lo mejor es el silencio, y a partir de ahí, aquello que hablamos sirve para algo. Mas, si
creemos que lo que hablamos es bueno, cierto, esto es el camino de todos, el camino del
karma, cuando más hablamos mas creamos karma, con quienes estamos tratando, con
quien está oyendo, es una fábrica de ataduras, es una fábrica de nosotros. Ahora, si
sabemos todo esto, y aun como ofrecimiento habla, aquí la cosa comienza a mejorar. Y
claro que no vamos a quedar condenados a hablar todo el tiempo, y no vamos a quedar
condenados a ese tipo de comunicación todo el tiempo. A una cierta altura, la justicia
mayor, que existe, va ubicando nuestra acción, nuestro servicio en un punto, en una forma,
en un nivel cada vez mas adecuado. Y así vamos aprendiendo más. Porque somos nosotros
los que realmente estamos aprendiendo. No son los otros. Con lo que hacemos, lo que
decimos, lo que sentimos, y vemos en que punto estamos con todo eso si sabemos
observar. Y pidiendo ayuda, vamos viendo que las cosas van cambiando.

Seres rechazados
Bien, aquí tenemos una carta de una persona, que oyó en la charla pasada cuando
estábamos hablando respecto de aquellos traumas infantiles a los cuales no deberíamos
dar demasiada importancia, porque, decíamos, el espíritu tiene la oportunidad de hacer un
esfuerzo mayor, cuando la situación no le es favorable, aun en la vida intrauterina. Si en la
vida intrauterina, si en el período de gestación, este no es muy favorable, ahí mismo el
espíritu comienza a entrenarse, comienza a hacer esfuerzo y esto es muy bueno para el.
Esto es lo que hablamos en general.
Entonces, tenemos personas que cuando están traumatizadas, retroceden, y otras
evolucionan. Evolucionan porque hacen un esfuerzo para proseguir y para ser lo que tienen
que ser. Y una persona que oyó esto se vio delante de su propia vida porque fue rechazada
desde el útero materno, por el padre, y también por el marido. Ahora, ella sabe muchas
cosas, pero está en una situación difícil porque no está pudiendo lidiar con todo esto, que
ahora se están sumando, se están sintetizando en ella. Se siente muy bien aquí, mas, tiene
este punto para resolver y no sabe como.

Hay muchos seres, que tenían que tener la oportunidad de encarnar en estos tiempos, en
esta época. Era muy importante para ciertos seres, estar encarnados en esta época. Y los
otros seres, que son parte de los grupos de ellos, que en épocas normales encarnarían con
ellos, o que formarían las bases para la encarnación de ellos, evidentemente, pueden no
estar disponibles para encarnar en este momento, mas, es muy importante estar
encarnado, para ciertos seres, ahora, porque en esta época se aprende mucho. Las
energías que recibimos en esta época, en todos los cuerpos, en todos los niveles, es una
energía como nunca hubo en estas proporciones, ni con esta intensidad y calidad,
entonces, es muy importante estar aquí.
Y cuando todo el karma, no está disponible para proporcionar un nacimiento normal, una
educación normal, una estructura normal, es como si dijéramos: “nos vamos de cualquier
forma, donde hubiere un útero, entramos, porque lo importante está allá”. ¿Comprenden?
Si aquellos que nos tendrían que generar no pueden, si el otro tampoco puede, porque
están con sus propios procesos, esas cosas y no se puede, no siempre es posible organizar
esto de la mejor forma. Mas, siempre es hecho de la mejor manera posible. No solo
teniendo en cuenta al que va a nacer, como para todas las almas ligadas a el.
En fin, si somos rechazados por el padre, por la madre, por la familia, por todos, es señal lo
importante que era que estemos aquí de cualquier forma, aun sin aquellos que nos
acogerían, sin aquellos que serian nuestros compañeros de camino. Lo importante es estar
aquí.
Entonces, si todos nos rechazaron, y nos siguen rechazando, es para que veamos que no
tenemos que dar importancia a esto, porque esta no es una encarnación donde
encontramos apoyo en todos lados. Es una oportunidad que tenemos de estar aquí, y no
debemos perder esta oportunidad.
Porque, las formas de estar aquí, son muchas, no son solo esas que conocemos. Las formas
de estar aquí, no son solo las de tener apoyo, tener parientes, tener amigos, tener padre,
tener madre, tener hermanos, no solo esa es la forma. Hay muchas otras maneras de estar
aquí, hay formas hasta opuestas a esas. Mas, es la forma que tenemos. Y tendríamos que
recibir esta forma, que tenemos de estar aquí, porque no es la forma en la que estamos
aquí, no es importante la forma, sino es el hecho de estar aquí.
Y si aun, después de todo esto, hubo un matrimonio, y fue rechazada por el marido, a esta
altura no hay ninguna duda, que no tiene que contar con nada de eso. Tiene que estar aquí
entera, preguntándose que vino a hacer aquí. Y basta que haga esta pregunta para lo que
viene después, porque desciende una fuerza, una claridad, una energía, o no desciende
nada de eso, pero de ahí en adelante, va a estar en paz, y va a empezar a percibir lo que va
sucediendo. No necesita estar haciendo mucho, basta que reconozca que este es su lugar
ahora. Aquí es su lugar, no importa como vino, no importa como las cosas sucedieron, lo
importante es estar aquí. Todo el resto es secundario.
Estas personas rechazadas si percibieran, se sentirían completamente liberadas. Porque
comprenderían inmediatamente, que si no hubieran sido rechazadas, no soportarían la
vibración de aquellas personas. Porque las personas que nos rechazan, ellas no están
rechazándonos, ellas se están auto defendiendo, porque saben que somos nosotros las que
no las soportaríamos. Esto es una realidad. ¿Saben? Es muy fácil decir “me rechazaron”
pero no… Ellos percibieron que nosotros no los soportamos, que somos su opuesto. Solo
que el rechazo de ellos es evidente, y que lo que parte de nosotros, no lo es. Y vamos
siendo curados de todo esto si aceptamos la situación en las que estamos.
Entonces, si vinimos al mundo con un padre y una madre de verdad, estoy agradecido, y si
vengo al mundo con un padre y una madre, que se prestaron para hacer algo que tendría
que ser hecho, estoy agradecido, y si vine al mundo sin saber quienes son ni mi padre ni mi
madre, también estoy agradecido. Hoy estoy aquí sin padre ni madre, estoy agradecido.
Necesitamos siempre estar agradecidos por aquello donde estamos, porque es la mejor
forma posible, para dar ciertos pasos. Para dar otros pasos, tal vez fuesen mejor otras
circunstancias, porque hay circunstancias diferentes para cada paso. Mas, para dar los
pasos que tenemos que dar, la más perfecta es la situación en la que nos encontramos.
Esto es muy liberador.
Ahora, esto no tiene nada que ver con la mentalidad común, y nada que ver con las
reacciones que pueden tener nuestros vehículos y lo que ellos pueden proporcionarnos. Es
un punto de la consciencia, que en el alma puede estar claro, y que a través de la intuición,
podemos percibir. Lógico no es, racional no es, mas, podemos sentir, percibir, si es o no real
para nosotros.

Y si tuviéramos la decisión de ser aquello que realmente somos, y no aquello que nos
gustaríamos ser. Si tuviéramos la decisión de ser aquello que realmente somos, no vamos a
tener ninguna forma de resistencia, ni ninguna forma de conflicto con la situación en la que
nos encontramos. Porque la situación no tiene ninguna importancia, lo que tiene
importancia es querer ser lo que tenemos que ser, lo que somos, porque es de ahí que
parten todos los desajustes, si esto no es así. Si queremos hacer aquello que imaginamos,
que gustamos, que pensamos, aquí empiezan a surgir una serie de desajustes fuera de
lugar.

Y una señal de que estamos queriendo ser lo que no podemos ser, es estar en conflicto con
la situación en la que estamos. Si estamos en conflicto con nuestra situación, es señal que
estamos queriendo ser lo que queremos ser y no lo que debemos ser. Porque si nos
estuviésemos autorrealizando, siendo aquello que tenemos que ser… ¡no hay ninguna
especie de conflicto con ninguna especie de situación! ¡Esto es portugués (español) claro!

Entonces la persona no tiene que estar pensando en la situación en la que se encuentra, ni


reaccionando, ni rechazándola. Tiene que estar queriendo ser lo que ella es, hacer lo que
tiene que hacer, tiene que estar en la realidad. Porque cualquier señal de conflicto, es señal
que ella… ella es la que se está saliendo de la realidad. Porque la situación real alrededor
nuestra, es la mas adecuada posible. El karma es perfecto, ¿he? Es lo mas adecuado
posible para que ciertos pasos sean dados. Y si fuesen otras las circunstancias, aquel paso
que tiene que ser dado, no es dado.

Vean que estas cosas, antiguamente eran principios monásticos. Eran para monjes.
Verdaderos monjes. Hoy son cosas para todos. ¿Ven la oportunidad de nacer en estos
tiempos? Porque en otros tiempos teníamos que nacer bajo la luz de una estrella para
conocer ciertas cosas. Para conocer la ley. Mas, hoy está todo ahí descubierto, solo no
conoce la ley quien no quiere. Está todo abierto. Abierto en la vida ¿he?
La vida hoy nos coloca en ciertas situaciones, delante de las cuales no tenemos otra
alternativa que ver lo que somos. Porque medianamente lo comprendemos por nuestras
reacciones, luego vemos lo que somos, lo que estamos demostrando.