Está en la página 1de 24

Trascendencia V

Olvidar el camino

Lo que llamamos camino, es una serie de expansiones de consciencia que se van


sucediendo. Entonces, este caminar, es ir expandiendo la consciencia, un paso detrás del
otro, una expansión después de otra. Y ese camino, esos pasos que se van dando, son para
ir adquiriendo comprensión, y control de las leyes que rigen nuestro nivel de existencia.
Entonces el camino no es exactamente la vida que hacemos, mas es un medio para que
podamos adquirir el control de las leyes que rigen, el nivel donde estamos. En el camino
vamos también conociendo de a poco las leyes, que rigen los cuerpos, en los cuales
estamos. Esto es un camino. Vamos conociendo estas leyes y vamos consiguiendo conducir
nuestros cuerpos, dominando y trabajando la materia.
La finalidad de conocer estas leyes, la finalidad de caminar, es llegar a tornarnos una
prolongación de las energías creadoras, de las leyes creadoras. Ese camino, es el camino
de la trascendencia de las leyes materiales, un camino que nos va llevando a ingresar, en
mundos inmateriales mas avanzados, que los mundos materiales. Es esto lo que hacemos
en el camino. En cuanto estamos buscando mundos mas avanzados, en cuanto estamos
buscando comprender las leyes materiales, comienzan a emerger en nosotros, facultades
superiores. Estas facultades no surgen cuando aprendemos las cosas, cuando somos cultos,
cuando estamos bien informados. Ellas emergen, cuando comenzamos a comprender y a
vivir la vida inmaterial. Entonces solo pueden surgir facultades superiores en nosotros,
cuando comenzamos a entrar en esta etapa del camino. Y a medida que nos tornamos
conocedores de las leyes, y de las etapas, vamos entrando en etapas futuras del camino y
vamos mudando de nivel de consciencia. Vamos pasando para un nivel cada vez más sutil.
En esta sucesión de peldaños en el camino, en este caminar, en este ir de un nivel a otro, la
consciencia va aproximándose a su propia fuente, la consciencia, se va volviendo para
dentro de si misma, y va llegando a su fuente interior.
Como ven, el camino no es tanto nuestra vida humana. La vida humana es algo que esta
ahí, como estructura, como pretexto, para caminar, mas, el camino no es la vida humana.
El camino son esos relacionamientos con esas leyes con esos niveles, con esas etapas, y
con esos peldaños.
Prácticamente todos hacen el camino, no viendo la vida humana de cada uno, sino que tipo
de relación el está tomando con estas cosas. Este es el camino de todos. Y ahí, la
consciencia va distinguiendo la realidad. Los velos, aquellos que son los obstáculos, para
que la consciencia vea, para que profundice, esto se va disolviendo a medida que vamos
caminando.
Cada expansión, durante el camino, cada expansión de la consciencia, revela otros núcleos
de nuestro ser. Entonces, como consecuencia de hacer el camino nos vamos conociendo.
Noten que no vamos a hacer el camino para conocernos. Nos vamos conociendo a medida
que vamos caminando. Mas, el camino no es para conocernos, es para llegar a la fuente,
para llegar a aquel punto de donde salimos, de donde fuimos creados.
Esas expansiones, y ese caminar, en un principio, es arduamente buscado. Nadie hace esto
con facilidad. Todo esto es buscando muy arduamente. Esto es ejercido, es hecho, con
mucha lucha, con mucho esfuerzo, con mucha renuncia, y con mucha superación, en un
principio.
Para llegar a nuestro origen, para llegar a volvernos sobre nosotros mismos y encontrar
nuestra fuente, la fuente de nuestra consciencia, esto en el inicio, es muy arduo. Por eso
quien comienza en el camino, quien pone el pie en el camino, en general desiste al poco
tiempo, y debe intentar varias veces. Entonces, en el principio esto es así mismo. Mas, en
el hacer este esfuerzo, esta búsqueda tan ardua, vamos adquiriendo capacidades, van
surgiendo capacidades, y hasta van surgiendo ciertos poderes, y estos son verdaderas
tentaciones en el camino.
Porque caminando sinceramente, honestamente, vamos adquiriendo fuerza, vamos
adquiriendo poder, vamos percibiendo capacidades que estaban ocultas, y que no
imaginábamos, que todos tenemos en nuestra esencia, y eso va surgiendo. Y es necesario
ver en el camino, como vamos a usar estas capacidades, como vamos a usar esa fuerza,
ese poder que sentimos que emerge en nosotros. Es preciso el control, no solo sobre las
energías que van surgiendo, y que se van desarrollando, sino también un control sobre
nosotros mismos en el uso de esas fuerzas.
Y esas fuerzas que vamos descubriendo, esos poderes que vamos descubriendo, esas
capacidades que vamos encontrando en nosotros, a medida que caminamos, todo esto es
para ser canalizado, para la manifestación de una vida superior sobre la tierra. No es para
ser empleado. Esos poderes que surgen, esas capacidades no es para ser empleado en
interés propio, para dominar o controlar a los otros. Porque el poder viene, para quien hace
el camino, pero es para manifestar una vida superior sobre la tierra.
Es un camino donde se tiene mucho trabajo en un inicio y en sus puntos medios.
En el pasado, cuando cambiábamos de etapa en el camino, eso era marcado por
ceremonias. Entonces quien hacia el camino participaba de muchas ceremonias,
ceremonias externas. En el pasado, para aquellos que hicieron el camino, fueron
construidas las pirámides, fueron construidos los templos. Para que las personas entrasen
allí, y pasasen conscientemente, por las experiencias, que eran el pasaje para otra etapa
del camino. Si en el pasado, si teníamos que mudar de etapa, de nivel, o si teníamos que
mudar de punto, éramos llevados dentro de una pirámide, allí había una ceremonia, y
nosotros tomábamos consciencia, que estábamos mudando de punto, que punto íbamos a
encontrar. Se dan cuenta. Era una etapa organizada externamente. Y lo mismo en los
templos, y en los centros de misterio. Mas, con el tiempo, ese trabajo de reconocer estas
etapas, de ir mudando de punto, bien conscientemente, fue pasando para los planos
internos, entonces hoy, no hay mas nadie quien pueda indicarnos el camino. No existen
mas sacerdotes que puedan decirnos;”ahora llego la hora de cambiar de punto, necesita
tener cuidado con esto, conocer ciertas leyes, esto todo era guiado de afuera
antiguamente. Y hacíamos el camino bien conscientemente, didácticamente, externamente
inclusive.
Esto no es más así. Hoy, quien hace el camino, prácticamente ni habla de esto. ¿Ustedes
ven aquí a las personas conversando sobre el camino? ¿Enseñando a otro como se hace el
camino? ¿Vieron aquí a alguien dar instrucciones para otro sobre lo que debe o no hacer?
¿Ustedes vieron a alguien ir a dejarse aconsejar por otro, para ver como resolver sus
etapas…? Esto no existe más, esto desapareció y pasó todo para los planos internos. Es ahí,
dentro de nosotros donde vamos encontrando todo esto, donde vamos haciendo este
camino consciente, interno, profundo, y real.
Mas, mismo que hoy no tengamos más esa instrucción detallada, segura, correcta, externa,
para hacer nuestro camino, porque pasó todo para los planos internos, la vida aquí, es una
cosa que miramos como si fuera un teatro, porque el camino es otro, lo que está pasando
esta allá adentro. Y si vamos a pedir consejo con alguien, vamos a pasar por una amarga
experiencia, porque no es tiempo para esto. Es tiempo para estar allá adentro haciendo
este camino, descubriendo ls etapas de este camino en cuanto aquí vamos creando un
ambiente, una posibilidad de ir manifestando una vida diferente aquí en la tierra, y
tampoco tenemos a nadie que nos enseñe a manifestar esta vida diferente y no tenemos
quien nos indique que vida diferente es esa. Percibe que el camino fue para adenro, el
camino quedó todo interno. Por ende hay una cosa que no mudo. En el pasado cuando el
camino se hacia didácticamente aquí afuera, necesitábamos de seres mas evolucionados y
esos seres estaban en la tierra, estaban encarnados, eran sacerdotes, eran santos, eran
instructores, estaban todos aquí en la tierra. Estos seres más evolucionados que nos
guiaban porque siempre se necesita de ayuda. Ahora, esto continúa, continuamos
necesitando de ayuda para conocer el camino y comprender las etapas, solo que esta
ayuda no está mas afuera, ahora esta ayuda está dentro de nosotros, está en los planos
internos. Necesitamos esta ayuda porque no hay camino expuesto mas, porque no hay mas
este caminar espiritual externo, aquí afuera existe una vida, la mas armoniosa posible, la
mas simple posible que no comprometa su camino interno. Esto no mudó, necesitamos esa
ayuda mas, es internamente es como tenemos que encontrarla. No es solo en el camino de
la superficie que necesitamos de ayuda. También la necesitamos si llegamos a ser
intraterrenos. Ellos también tienen ayuda para evolucionar. Tanto es así que hay Jerarquías
entre los intraterrenos. A veces las mismas Jerarquías que lidian con nosotros lidian con los
intraterrenos. Aunque el proceso de los intraterrenos sea diferente al nuestro, en el campo
de la ayuda es la misma cosa. Ellos también necesitan de estímulos internos y de ayudas
internas. Por eso hay Jerarquías espirituales aquí y ala. Y algunas que conocemos son hasta
las mismas que trabajan con los intraterrenos de una forma, y con nosotros de otra. Hoy,
aquí en la superficie, estos impulsos, y esta ayuda, viene siendo dada por Jerarquías bien
especificas, algunas de las cuales hasta las conocemos y algunas de las cuales hasta
sabemos que sonidos representan su presencia y sus nombres. Mas, esas Jerarquías aquí de
la superficie hoy se materializan solo a veces. No están siempre materializadas como
antiguamente. Antiguamente, una Jerarquía entraba en un cuerpo de sacerdote y vivía
como sacerdote estando en contacto con todos. Hoy las Jerarquías que nos visitan, no están
exactamente encarnadas. Ellas recorren la orbita del planeta, ellas circulan por la orbita del
planeta y a veces aparecen para nosotros en forma de naves, de objetos en los cielos.
Naves suprafisicas. Entonces no es que la Jerarquía desaparecio. No está mas en la
superficie mas eso que nos ayuda es visto en el cielo. Es visto en forma de naves. Y esas
naves , entre ellas existen aquellas que son verdaderos laboratorios. Y esa ayuda que
tnemos hoy internas son ayudas también para nuestros cuerpos sutiles, para nuestros
cuerpos internos, nuestros yo superiores que son ayudados, no solo aquí directamente en la
vida de superficie. Somos ayudados enlsas naves laboratorios. Somos llevados a esa s
naves. Son ajustados. Son transmutados. Son preparados. Mas, todo esto es considerado
interno porque no está expuesto en la vida aquí. Son cosas que necesitamos estar atentos
para ver y percibir. Y así mismo, estas naves, y estas Jerarquías que trabajan con nosotros y
nos ayudan en el camino, no se muestran a toda hora. Se muestran hasta un poco
raramente en proporcion a su tiempo de trabajo con nosotros aquí permanentemente. Y
uno de los trabajos que las Jerarquías están haciendo con nosotros ahora para ayudarnos a
trascender ciertas etapas del camino es la fusion de nuestro cuerpo emocional con nuestro
cuerpo mental. Estamos siendo muy ayudados para hacer esta fusión porque el cuerpo
emocional no puede estar separado del mental. Lar raza de superficie en esta etapa del
camino, ella tiene que unir estos dos cuerpos, como si el emocional y el mental fuera un
cuerpo solo, fuese una sola consciencia . entonces es esto, es esta ayuda que todos
nosotros estamos recibiendo en este momento de esta jerarquía. Y esto es un gran
progreso. Y cuando tenemos realmente una meta espiritual, cuando estamos conscientes
de la meta espeiritual vemos cuan importante es tener el emocional y el mental unidos,
tener esos dos cuerpos fundidos. Cuan importante es tener un solo movimiento con esos
dos cuerpos y no desencontrados sin estar sincronizados entre ellos. Entonces en cuanto la
s civilizaciones intraterrenas, van siendo ayudados en su elevación, la elevación de su
consciencia en el reconocimiento de niveles de consciencia que para ellos son superiores,
en este momento existe un profundo trabajo de la Jerarquía, de ayuda a nosotros para
tener un sentimiento y un pensamiento unido. Que nuestra mente este unida con aquello
que sentimos, con lo que es nuestra vida de sentimiento. En fin, que la vida astral este lo
mas unida posible con la vida del mental. Y ustedes ven en esta etapa del camino en que la
mente y el sentimiento tiene que unirse, cuanta lucha hay, cuanto conflicto hay, cuanto
contraste hay entre lo que el individuo siente, entre lo que quiere y aquello lo que piensa, y
aquello que es el plano en el ue está la mente delante de ciertas cosas y de ciertos
procesos. De las civilizaciones intraterrenas recibimos mucha ayuda en este punto porque
ellos ya pasaron por esto y están desenvolviendo otras etapas del camino a las cuales
nosotros también llegaremos. Tenemos que estar muy atentos a este camino, tenemos que
estar muy dedicados a este camino, y tenemos que estar rigurosamente siguiendo este
camino observando todo, principalmente en la s fases iniciales. Y en las fases medias. A
una cierta altura del camino tenemos que tener mucho cuidado principalmente con cada
palabra que pronunciamos y con casda pensamiento que pasa por nuestra mente. Esto es
algo tan trivial , tan conocida, que no le damos el valor suficiente, amas, si pudiesemos
imaginar lo importante que es el control de aquello que es dicho, cuan importante es sabe r
lo que está saliendo de su boca cuando hablamos. Cuan importante es saber el peso de
estas cosas, y saber también la importancia de un pensamiento que pasa por nuestra
mente. Porque este pensamiento sale por ahí creando formas, sale por ahí influyendo y
cada influencia de su pensamiento es karma que estamos construyendo. Porque si nuestro
pensamiento esta influyendo, si nuestra palabra esta influyendo, estamos creando karma
con cada cosa que hablamos, y con cada pensamiento que tenemos. ¿Ven como tenemos
que ser ayudados en el camino? para reconocer estas cosas y no solo reconocerlas,
conseguir *“tallar” nuestros cuerpos, nuestros hábitos en este sentido. Esto en el principio
y en el medio del camino, es un “tallado” de la personalidad que tiene por base mucha
fricción, mucho conflicto, mucho roce, porque la mente y el emocional no son una sola
cosa, y esto se da con mucho roce, y con mucho “tallado”. Y no podemos imaginarnos la
ayuda que recibimos de la Jerarquía, para atravesar estas etapas del camino y para
soportar este “tallado”. Porque esta es un “tallado”, que es dado por la vida. Todo aquello
que necesitamos para quedar tallados, bien unidos, mental y emocionalmente, no podemos
calcular cuanto tallado necesitamos, cuanto trabajo necesitamos, porque somos muy
rústicos, en estos dos cuerpos, y tenemos que unir esos dos cuerpos y realmente hacer que
esos dos cuerpos se tornen luminosos. Energías muy potentes y de gran ayuda nos eestan
acompañando desde el principio del camino. Seres de elevada consciencia nos están
cuidando, cuidandonos en grupo , en proporciones internas que nosotros realmente no
podemos imaginar. Y a una cierta altura del camino cuando esto llega a un punto en el que
necesitamos mas ayuda aun para realizar este proceso sutil, comenzamos a notar que
hacemos progresos sin hacer esfuerzo. Notaron ustedes que hacemos mucho esfuerzo para
ciertas cosas, mas, en una cierta etapa, las cosas comienzan a suceder, los progresos
comienzan a suceder , sin esfuerzo, sin mexernos involucrarnos con eso, esta es otra etapa
del camino. Es la recta final para comenzar a dispensar el camino, porque las cosas
comienzan a acontecer por si, a una cierta altura, y es como si tdoo comenzace a
evolucionar, cuando nos damos cuenta que las cosas cambiaron que algo bien complicado
sucedió y nosotros no trabajamos par a aquello, no hicimos esfuerzo para aquello. Entonces
el camino está en otra etapa, porque en un principio era un trabajo una faena, labuta, un a
busqueda incesante, muy insistente y fuerte. Aquí comenzamos a percibir que las cosas
van haciéndose por si, después que este camino llego a cierto punto. ¿Qué punto es este
donde las cosas comienzan a acontecer por si? Antes las cosas daban mucho trabajo,
mucho sufrimiento que era muy esforzado y d e pronto las cosas comienzan a acontecer y
nosotros solo asistimos y vemos que estamos siendo transformados. Que punto es este del
camino. Es el punto donde estamos definidos con respecto a buscar la meta interior.
Cuando nos definimos y decimos, mi meta es interior, mi vida es interior y estamos bien
definidos con respecto a esto, es aquí que la cosa comienza a andar solita. A partir de aqi
no tenemos mas que hacer esfuerzo no tenemos que estar buscando nada, no estar
insistiendo con mas nada, basta qcon que estemos muy definidos, que no tengamos mas ni
una sombra de definición con respecto a su meta interior. Aquí necesitamos olvidar el
camino. Aquí necesitamos parar con la técnica que usábamos. Aquí tenemos que celar, que
mantener nuestra definición. Que nuestra meta interior es nuestra vida. Que nuestra vida
es nuestra meta interior, es nuestra esencia interior. Y que a esta altura del camino puede
hasta ni saber cual es. Aquí afuera sabemos que no vamos a encontrar eso. Fuera de
nosotros sabemos que no esta nuestra meta, que no hay nada de aquello que estamos
buscando. Cuando esto sucede en el camino, ahí tenemos que olvidar el camino. Tenemos
que fijarnos en esa meta interior que estamos buscando que no sabemos cual es, ni
estamos encontrando, tenemos que estar firme ahí y ese es el único trabajo. Tenemos que
olvidar el resto.
El septimo rayo trabaja con esto junto a nosotros y junto a la humanidad y este rayo trabaja
tanto con nosotros que permite para nosotros una simplificación tota. Vean como es simple
antes necesitaba rezaar, orar, hacer un gran esfuerzo, hacer el bien conscientemente, hoy
necesitamos vivir. No preocuparnos con nada de esto, solo mantener su meta interior. No
estoy sugiriendo que deje de orar, de rezar. Estoy diciendo que esto no es necesario para el
camino espiritual. No es necesario sentarse a hacer medicación. Nada de eso es necesario
porque todo esto paso al los planos interiores, todo esto está siendo realizado internamente
y tenemos que olvidarnos de todas estas cosas. Tenemos que mantenernos en nuestro
propósito, en relacion con la meta interior. No hay nada mas allá de esto. No necesitamos
hacer nada para mantener esto a no ser estar firme ahí en esa idea y en esa meta interior.
Ustedes ven ¿no? Esto es un centro espiritual que fue fundado y desenvuelto por la
Jerarquía, por la energía y nunca ustedes escucharon hablar desde su inicio que acá se
haya introducido algún ritual , algún rezo, nunca habrán oído hablar de esto porque no se
necesita nada de esto. Se necesita estar en nuestra meta interior, en nuestra consciencia,
en aquello que está buscando y el proceso nos va elevando, van surgiendo los elementos
las herramientas, las circunstancia, como aquí a cierta altura fueron introducidos cantos,
mantras, ciertos trabajos, mas, esto no podemos conscientemente decir que fue creado por
nosotros. Fue sucediendo, fue surgiendo. Y si preguntamos a alguien que compuso los
cánticos si el es compositor, el ni sabe música. Si preguntamos para los que canalizaron los
mantras si ellos saben irdin, ellos no saben nada. Entonces es una cosa que surge así , es
algo que aparece, que nos es dada y que no necesitamos preocuparnos. El camino va
aconteciendo y nosotros olvidados de el. Y nosotros sin preocuparnos por el como era
necesario antiguamente. Antiguamente, ustedes saben que era necesaria la reclusión, el
ayuno, el sacrificio, era necesario que la persona fuera desafiada, que la persona fuese
tentada. Ustedes saben por la historia de los santos, tanto como fueron tentados. Tentados
por ciertas fuerzas, os espancaren. ¿Quién es tentado hoy? ¿Ustedes tienen grandes
tentaciones? No me parece. Es una vida normal, calma, una vida común , no existe mas
esto, este sufrimiento, no hay ningún demonio detrás de nosotros haciéndonos hacer esto o
aquello. Es todo tranquilo, si quiere hace o si quiere no lo hace. No tiene ninguna fuerza
superior llevandonos a hacer algo desafiandonos, tentandonos. Hay gente que piensa que
el diablo no existe mas porque no aparece mas cuando llegan a cierta etapa del camino.
Claro, que el mundo circundante se encarga de presentar las pruebaas, se encarga de
presentar circunstancia, desafios, donde tendremos que definir donde es que estamos.
Vamos a tener que definir lo que estamos buscando y queriendo . mas, no se puede decir
que hoy estas cosas sean muy violentas o muy dificilies, en una cierta estapa del camino
eso va siendo muy simple. Y si no creamos problemas no hay problemas en el camino. Las
cosas en el camino son muy planas, muy lisas y las cosas que aparecen en los cuerpos para
ser trabajadas, para ser encidas, para ser trascendidas, ni se comparan con las pruebs de
antes, las pruebas de aquellos seres que se santificaron y que conocemos sus historia. Ni
se compara con ese tipo de pruebas.l. hoy esto es innecesario para aquellos que se
consolidaron en la humildad. Este es un punto muy importante y que tenemos que realizar
antes de olvidarnos del camino. Porque nadie puede olvidar el camino, en cuanto es muy
orgulloso. Entonces en cuanto no tengamos un gran contacto con la humildad, en cuanto
no estamos bien a voluntad dentro de la humildad, es cedo para olvidar el camino. Aquí ya
sabemos que debemos olvidar el camino que el camino va por si, que tenemos que estar
andando, que solo tenemos que estar guardando nuestra intención interior, mas es preciso
ver como está este punto de la humildad. Porque esta humildad es aquella que nos va a
hacer ver que podemos olvidar el camino, cuando ya no necesitamos pensaar mas de esto,
cuando podemos estar despreocupado de este ca,omp, no necesitamos mas pensar , solo
necesitamos ir viviendo y las cosas van aconteciendo. La humildad nos muestra esto. Si la
humildad no esta ahí presente, vamos a hallar esto antes de tiempo. El orgullo hará que
nos sintamos por ejemplo una Jerarquía . Que un delirio nuestro sea tomado por un
encuentro con la Jerarquía. Porque quien encuentra no es así. No es así que sucede. Es un
camino. Mas, solo después que la humildad está muy presente. Solo después que el
individuo esta bien unido bien identificado con esta humildad. Como se dice, aun es
necesaria la inermediacion, y la ayuda de las fuerzas superiores y es necesaria la ayuda de
las Jerarquías. Antes, teneiamos muchas etapas en este camino, ahora las etapas son en
menor número y lo que antes llevaba vidas para transcurrir hoy puede transcurrir en la
misma vida. Vean como se sintetizo, como está mas acelerado. Como esto est´a
sucediendo en gran proporcion con mucha velocidad en la misma vida, nunca podemos
prever aun en esta vida cuanto camino podemos recorrerse. Entonces no podemos estar
mirando nuestro punto en este momento porque las cosas van muy veloces, las energías
nos trabajan mucho, todo el planea, toda la tierra está en un ritmo muy aclarado entonces
es imprevisible los pasos que podemos dar a partir de este momento. A partir de este
momento no podemos saber que pasos podemos dar , que transformaciones podemos dar
si estamos con humildad. Si la humildad y nosotros estuviéramos bien identificados.
Reflexionen sobre esto, reflexionen sobre esta energía de la humildad. Porque en este
punto es que la humildad te dice. Oiga como usted no sabe para donde va y como nada
sabe, olvide el camino y dejese llevar. Que la humildad habla esto para usted. Mas, en
cuanto pensamos que esto es algo en este campo, que estamos en cierto grado, en cuanto
orgullosamente nos juzgamosen cierto puto, tenemos que seguir trabajando en el camino,
es decir, no podemos olvidarnos del camino. La humildad tie que llevarnos a olvidarnos de
todo esto, a disolver todo y cualquier orgullo por los pasos ya dados. Entonces es un
camino de silencio, antes de pasar a olvidarlo, antes de no existir mas en nuestra
consciencia así. Es un camino de silencio, de humilde, de anonimato, de no llamar la
atención, y aquí entonces las cosas van sucediendo muy rapidamente. Hoy en día. Con
ayudas que no sabemos de donde viene. Con tanta ayuda que no conseguimos ni siquiera
detectar. Tanta ayuda estamos recibiendo. Y cuando olvidamos el camino. Cuando estamos
humildes no nos consideramos mas nada, olvidamos el camino. Ahí su camino, su vida acá
afuera pasa a ser un reflejo de ese desenvolvimiento del camino allá adentro. Aquí
realmente su vida muda, comienza a reflejar acá afuera el camino que usted está haciendo.
Mas, para que este camino, se refleje aquí afuera se necesita que esté olvidado de el,
porque nosotros no penetramos hasta allá adentro. Humanamente nunca vamos a saber
que camino estamos recorriendo. Nunca vamos a saber lo que esta pasando adentro como
etapa del camino. Vamos percibiendo las cosas después que pasan. Aquí podemos ver el
camino, podemos prever, añña adentro vamos viviendo el camino paso a paso, adentro no
hay prevision, no hay visión del camino como tenemos aquí afuera. Entonces por eso es
necesario mucha humildad para no interferir en este camino para no distorcionar este
camino. Para no hacer que este camino interno sea otra cosa. Y no se corre este peligro si
olvidamos el camino. Comprende porque tenemos que olvidar del camino, es una
necesidad olvidarlo. Porque cada vez que recordamos el camino, emerge todo aquello que
pensamos de nosotros, todo aquello en que nos tenemos en cuenta, emerge la memoria de
todos los pasos que ya dimos, y que nos consideramos ya al frente. En fin, si es así
tenemos que seguir en el camino aquí mismo. No estamos preparados para olvidarnos de
si. Entonces si nos olvidamos de nosotros mismos, si olvidamos el camino, ahí lo que
sucede adentro va a realmente a reflejarse aquí. Vamos a vivir según ese camino mas,
tendriamos ue estar completamente olvidados y estar humildes delante de nuestra
interncion y humildes delante de nuestra eencia. Vamos a ver si estamos mas
despreocupados menos tensos y mas verdaderos.

*La palabra que usa es lapidar que significa tallar en piedra

Trascendencia IV
El atributo de hoy es:
En el propio corazón, no dejar jamás que el sol decline.
El es parte de aquel grupo trascendencia, compuesto de energía de sexto y primer rayo. En
ese atributo, vemos dos palabras llaves. Sol, y corazón. Aquí en el atributo, sol, esta
simbolizando, la luz de la verdad.
En cualquier nivel de consciencia que podamos captarla, o reconocerla. El sol es bien ese
símbolo, porque el va surgiendo, va estando mas fuerte, y es como si esa luz de la verdad,
fuese ampliándose para nosotros. Y el representa, por su presencia, por su calor, por sus
movimientos, el nos representa la verdad, dinámica, que no es estática. Ustedes ven que el
sol nunca está parado, y que surge cuando surge, cuando es notado, va siempre
ampliándose, aumentando progresivamente. Entonces, considerar al Sol simbolizando esto,
puede hacer mucho efecto subjetivo, interno, en nuestro ser.
Estar entonces, con este símbolo delante de nosotros, y estar sintiéndonos en sus rayos,
dejándonos permear por esos rayos, con la consciencia y con la imaginación, esto puede ir
aumentando en nosotros, esta capacidad de comprender, de ver, de percibir, y de ir
incorporando esta verdad.
Y cada rayo, representaría una parte de ella. Nunca tenemos la verdad completa, entonces,
todos los rayos que están del otro lado del sol, ni los vemos, ni tomamos conocimiento de
ellos.
Y si comenzamos a hacer contacto con esto, con este símbolo, de esta manera, y si con el
corazón, que es otra palabra llave del atributo, si con el corazón, procuramos acoger estos
rayos, procuramos acoger, esto que el sol representa, vamos a percibir en nosotros, una
gran fuerza.
Como no se puede conocer toda la verdad, como no se puede ver toda la verdad, tampoco
se puede decir que fuerza es esta. Se siente esta fuerza, cuando estamos con ella. Se
siente esta fuerza, cuando somos fieles a aquello que ya conseguimos recibir, mas, está
siempre la pregunta ¿Qué es esto, que fuerza es esta? ¿Que es esta verdad?
Porque, para nosotros, esto que llamamos verdad, y que no sabemos bien lo que es, con la
menta, el corazón nos dice una parte. Y nosotros vemos en esto algo invisible, oculto, que
no detectamos, más que se impone, que nunca dejó de imponerse, nunca dejó de imperar,
nunca dejó de acontecer la verdad.
Entonces es algo que nosotros percibimos, porque sabemos que existe, porque quiera o no
quiera, la verdad aparece. Ella es inexorable. Y es algo que no pide licencia para llegar. No
avisa. No pregunta si queremos acogerla. Entonces, inexorablemente vamos encontrando
la verdad, porque ella se va presentando para nosotros, aunque no lo queramos.
Y vamos percibiendo, teniendo esta verdad presente, y acogiendo esta verdad, vamos
percibiendo que, eso que es inexorable, que no puede ser evitado, que no sirve querer
evitarlo, porque viene, surge. Vamos percibiendo, cuando nos donamos a esto, que esto
gobierna todo en el universo. Que no hay ningún proceso en el universo en el cual esta
verdad, esté excluida. Todo es gobernado por eso.
Entonces empezamos a percibir ese gobierno, este orden, comenzamos a percibir esto que
está por todas partes. Y el corazón, cuando comienza a acoger esto, nos dice que nos
dejemos guiar por esto. El corazón indica, no sabemos lo que es, mas, esto gobierna todo.
Entonces, sabemos que estamos bañados por estos rayos, sabemos que estamos envueltos
por esta verdad, sabemos que esto, que es indefinible, que es inexorable, sabemos que
esto está gobernando, hasta nuestra respiración. Eso está gobernando todo. Y el corazón
nos dice esto. El corazón sabe esto. Y como el corazón sabe, el es humilde, y no intenta
explicarnos esto, como la mente intentaría, sin conseguirlo, porque como va a explicar algo
que todo lo gobierna, que es mayor que todo, que está mas allá de ella. Y lo que el corazón
nos dice con respecto a eso es; siga esto. Déjese gobernar por esta fuerza, por este calor,
cuando comenzamos a sentir.
Y cuando esto aparece así, de repente, sin que lo esperemos, sin que lo busquemos, sin
que lo queramos, cuando esto aparece con la verdad, que vemos que es así, que no puede
ser desmentido. El corazón nos dice esto. Entonces, acojamos esto, acojámoslo porque ahí
esto va creciendo, se va ampliando, y por lo tanto esta fuerza, va tomando, todo nuestro
ser. El corazón la acoge de inmediato y la mente, a veces le lleva un tiempo para acogerla.
Y al resto de nuestro material, el emocional, el etérico físico, va acogiendo esta fuerza
gradualmente.
El trabajo, delante de esta cosa tan grande, tan indefinible, el trabajo es mantener, esta
unión nuestra con esto, dentro del corazón, no importa lo que sea, no importa lo que la
verdad nos está mostrando, acojámosla, no discutamos con esto, no lo neguemos. Y si nos
está mostrando algo que debemos ser, que debemos hacer, no traicione esto, si nuestro
corazón percibió esto, como verdad, cuidado con no traicionar esto, seguir esto, unirse a
esto.
La mente, aun una mente espiritualizada, ella crea una serie de argumentos, para intentar
evitar la verdad, o para camuflar la verdad. Como la mente no sabe nada de esto, no
comprende, lo que es mayor que ella - y esto es todo-. Entonces ahí la mente envía esta
serie de impulsos, a veces negativos, mas, si acogemos independientemente de la mente,
si recibimos aquel tanto que recibimos, y que ya conocimos, esto misteriosamente va
aumentando. Entonces para todo lo que oímos, vamos a ver ahí un poco mas de verdad.
Mas, necesitamos que esto crezca, seguir esto que estamos viendo. Seguir esto que
estamos comprendiendo.
Y no dejar que esto que ya surgió en el corazón, que esto que ya permanece en el corazón,
no dejar que esto decline.
Y allá en el símbolo del sol, también él declina, mas, aquí, como nosotros no estamos
lidiando con el sol físico sino con el sol espiritual, estamos lidiando con leyes espirituales.
Entonces, este sol espiritual nunca declina, lo que declina es el físico, a causa de esos
movimientos aquí en la materia. Mas, el sol espiritual, que es esa verdad pura, no declina
nunca. Entonces es solo unirse con aquel, tanto que ya percibimos, y no declinamos nunca.
Esto está siempre luminoso allí dentro.
Del corazón, esto comienza a irradiar, y esto comienza a unirse con toda el área de nuestro
ser, que aun está oscura, que aun está distante de esta luz, de este calor, y de esta verdad.
Y del corazón, de este lugar donde esto debe ser devotamente mantenido, por eso que se
dice que aquí tenemos muco sexto rayo, porque esto en si, es el primero. Es un poder como
no hay otro, mas , para mantener esto ahí, para no dejar que esto se muere, se enfríe, que
se aparte, o sea, que no nos apartemos, que nos enfriemos con relación a esto, entonces
aquí necesitaríamos devoción por esto, realmente necesitaríamos amor por esto.
Y así, el corazón da este amor, vivimos este amor por esta cosa que nunca va a conocer
entera, vamos viviendo esto, vamos manteniéndolo, no dejando que esto decline, que se
adormezca, estemos ahí devotos, en el punto en el que esto apareció claramente para
nosotros.
Y ahí, entonces esto comienza a permear nuestra mente, ahí nuestra mente comienza a
cambiar. Lo que muda la mente no es ninguna energía que pasa, no, lo que muda la mente
es ella ir siendo pemeada por esta verdad, es ella ir recibiendo estos rayos de verdad. Esto
es lo que va cambiando la mente.
Entonces si somos devotos por esto, que es imposible de definir, si somos devotos por eso
que se muestra poco, que vamos viendo de a poco, pero que necesitamos confiar en ella
toda, como si lo estuviéramos viendo toda, y como ella no lo explica, ella no explica, ella
está allí, mas nosotros no la podemos ver en torno a todo el sol y ni al todo el sol. Entonces
esto tiene que ser tocado, vivido, por la devoción y ahí es que comienza el proceso de la
mente, de conocer parte de la verdad… Todo esto viene del corazón. La mente no acoge
esto por si, no. Después esto comienza a envolver al emocional, al etérico, comienza a
envolver al físico. Y ahí, estamos mucho más próximos de esta parte de la verdad. Mas,
para esto, se necesita que en el corazón, ella sea mantenida, porque sino no tiene como
pasar para el resto del ser. No tiene como, ir perneando la mente, que lleva tiempo,
pemeando el emocional, el etérico y hasta llegar a las células físicas, porque ella llega a las
células físicas también. Ellas también reciben esta verdad, también reciben esto.

En esta raza humana, no hay nadie que pueda comunicarnos la verdad, toda como ella es.
Nadie. Nada de afuera puede comunicarnos esto. Necesitamos realmente, buscarla, amarla,
querer esto, ir para adentro del corazón, para ir encontrando esto. Ir para adentro del
corazón, quiere decir procurar siempre una forma más amplia de comprender las cosas.
Cuando creemos que comprendimos algo, ya no estamos yendo con el corazón. Aquí
mudamos de enchufe. Cuando estamos buscando algo con amor, estamos en el corazón.
En la hora en que decimos lo encontré, ¡basta!, cambiamos de enchufe, entramos en la
mente.
Entonces aquí vamos buscando esto, y por más que eso nos va mostrando, no salgamos del
corazón. Esto es, vamos procurando siempre más, siempre más, este es el ejercicio de la
verdad. En fin, es nunca creer que sabemos algo.
Y esto representa en nuestra vida, una actitud muy inclusiva, porque al saber que no
sabemos realmente cosa alguna, y si continuando buscando esto, esto crea una fuerza,
crea una energía, aquí es donde comienza la energía, porque la verdad no es energía, no, la
verdad es algo para encima de la energía. La verdad es energía también, pero mucho mas
allá. Ahí es que comenzamos a sentir energía, a sentir fuerza, y comenzamos a tener
muchas cosas del camino mas definidas, lo que es muy importante.
Y claro que si estamos siempre buscando esto, y cuanto mas buscamos, mas vemos que
nada sabemos entonces esto trae también una sabiduría, esto trae una posibilidad de
también ayudar a otros , porque sabiendo que nada sabemos, vamos a tener un gran
respeto por el otro, vamos a tener un gran respeto por el otro, y por mas que transmitamos
al otro la verdad que ya recibimos, que ya percibimos , nunca vamos a interferir en el otro,
porque sabiendo que nada sabemos, vamos a transmitir al otro algo que no va a ofenderlo.
Vamos a transmitir al otro realmente algo muy sabio, que no es todo, que no es nada, pero
es sabio, y el otro va a recibir esto.
Esto se llama el juego de la verdad. Porque esto es un juego, en el plano de las fuerzas, en
el plano de las energías, y podemos estar jugando con esto todo el tiempo, hasta
conscientemente, aprender a jugar con esto. Aquí para esto tener continuidad, crecer, y no
declinar nunca. Para que esto no se apague, para que esto no se muera, para que no
disminuya, necesitamos hacer esto por amor, por la verdad misma, no por aquello que
estamos queriendo o buscando, tenemos que amar a esto, en si mismo, y después todo lo
que esto acarrea, todo lo que esto trae, tengamos cuidado para no desviar el amor para
aquello que viene, continuemos amando esto, sea como fuera, esto trae lo que tenga que
traer y si no estuviésemos sintiendo nada, continuemos amando esto.
Y, dentro de estos rayos, del primero, del sexto, dentro de esta energía, tengamos en este
amor, tengamos en este amor puro por esto, concentrado ahí, un único ejercicio, un único
ritual. Entonces es como si el ritual de nuestra vida, fuese estar amando esto.
Ahora, si amamos esto, porque amamos, sin ningún motivo, y sin saber lo que estamos
amando, y si hacemos de esto el ejercicio de nuestra vida, si hacemos de esto, nuestra
propia vida, entonces aquí concluimos nuestro trabajo con la verdad.
Esto es, cuando esto pasa a ser parte de nuestra vida, pasamos a ser capaz, pasamos a
tener la capacidad, de sacrificarnos por esto. Esto viene en el fin. Entonces, se necesita que
esta búsqueda, que este amor, que esta devoción, se vuelva nuestra práctica, nuestro
respirar, se vuelva nuestra vida, y ahí entramos, en esta etapa de unión con esto.
Y cuando fuéramos capaces, de morir por la verdad, de anularnos por la verdad, de desistir
de nosotros mismos por la verdad. Cuando fuéramos capaces de esto, cuando fuéramos
capaces de desaparecer, por la verdad, ahí nuestro trabajo de unión con la verdad, en
cuanto ser encarnado, en cuanto ser humano, este trabajo concluyó una etapa.
Entonces cuando somos, cuando tenemos ya, la capacidad de disolvernos, de perdernos, de
morir por esto, entonces ahí, esta etapa nuestra, de nuestra consciencia con la verdad,
como persona humana, como ser, aquí, está terminada.
Y ahí comienza entonces otro relacionamiento con la verdad, mas, ahí ya es un
relacionamiento con la verdad, que vamos a experimentar, que vamos a empezar a
desarrollar, mas allá de nuestra condición humana. La verdad nos lleva a todo esto, la
verdad sabe todo esto, sabe cual es este itinerario, sabe el trayecto, la verdad sabe todo.
Entonces aquí, a cierta altura necesitamos ver, si moraríamos por esto, si dejaríamos de
existir por esto. Si no negamos esto, en ninguna circunstancia, si no traicionamos más esto,
aquí si, termina una etapa, un proceso y ahí comenzamos un camino superior, comenzamos
un camino, que no puede mostrarse para nosotros como verdad, porque no estamos
totalmente integrados en esta etapa.
En el momento en que decimos es eso, entonces es esto, y muero por esto, si fuera preciso.
Aquí comienza otro proceso delante de la verdad. Entonces no queremos decir que la
verdad sea para todos inalcanzable, como lo es para nosotros. Para nosotros es
inalcanzable porque no llegamos a eso, morir por la verdad. No llegamos a eso. A cierta
altura, siempre hacemos un compromiso con aquello que para nosotros, no es verdad,
entonces quedamos en este ámbito muy limitado delante de la verdad. Mas, llegando a
morir por la verdad, llegando a desistir de nosotros así como nos consideramos, por la
verdad, ahí comenzamos a entrar, en otro trabajo con la verdad, en otro tipo de búsqueda,
con la verdad.
Entonces estas Jerarquías que están más próximas a la verdad que nosotros, ya
trascendieron este proceso de negar la verdad como hacemos en todo momento. Ellos ya
trascendieron esta etapa de traer la verdad, de comprometerse con aquello que para
nosotros no es verdad. Y ese nivel de vida, y de consciencia representado por la Jerarquía,
conoce perfectamente, nuestra verdad, conoce perfectamente la verdad de nuestro
proceso. Y tiene una gran compasión por todo esto.
Entonces cuando comenzamos a amar la verdad, a cultivar la verdad, a buscar la verdad, a
no negar la verdad, comenzamos a ser envueltos, no solo por las fuerzas de la verdad, por
la energía que la verdad puede generar, mas, comenzamos a percibir realmente cuasi
físicamente, la presencia de esta Jerarquía.
Jerarquía, quiere decir la presencia de este nivel de consciencia que esta más allá de
nuestra capacidad de comprender la verdad. Esto nos envuelve, de verdad, nos envuelve,
nos permea, está con nosotros, y ahí la verdad va aumentando.
Porque aquí en el primer rayo es todo verdad, y esta Jerarquía, y esta fuerza inmensa, esta
otra etapa de la evolución, esto nos va pemeando de verdad. Mas aquí necesitaríamos no
negar esto, no traer esto bajo ningún pretexto, mismo delante de la muerte, y realmente,
hacer de esto el ritual de nuestra vida, hacer de esto, la razón de nuestra vida. Entregar
nuestra vida por esto. En ese estado, no hay como no percibir la Jerarquía. Entonces, la
Jerarquía, no necesita estar mostrándose, y ni nosotros queriendo verla o percibirla.
Realicemos este trabajo con la verdad, porque en esto la Jerarquía está presente, y ahí
vamos a de verdad a estar delante de la Jerarquía, y no con la imaginación, con la mente,
con la intención, con los contactos esporádicos. Aquí, de verdad vamos a estar en esto.
Entonces este atributo es muy rico, y este atributo tiene mucha energía para desarrollar
con nosotros. Vamos entonces a quedar en este recogimiento, vamos a quedarnos en esta
devoción, en este alineamiento, vamos a unirnos con este atributo. Vamos a manifestar
este atributo, mas de verdad. De verdad.
Trascendencia II
Vamos a reflexionar sobre el atributo numero dos del grupo trascendencia.
Decidido a dirigirse a su destino
Este es un atributo de gran repercusión en nuestro ser, dependiendo de la polarización en
la cual nuestra consciencia se encuentra.
Destino, es una palabra general, que puede corresponder a diferentes niveles. Porque hay
un destino para la personalidad, hay un destino para el alma, hay un destino para la
mónada, y hay un destino para el Regente. Entonces, dependiendo de donde estamos
polarizados, ahí está nuestro destino.
Ellos son bien distintos y se van realizando gradualmente, a medida que vamos
evolucionando.
El destino de la personalidad, por ejemplo, es integrar el pensar, el sentir y la acción. Este
es el destino de todas las personalidades. Si el ser comprendiese esto, entendiese lo que el
tiene que hacer como personalidad, este destino se cumpliría mas rápidamente. Esto es,
conseguiríamos pensar, sentir y actuar, integradamente. Si viésemos que ese es nuestro
destino humano como personalidad.
Mas, para llegar a eso la personalidad recorre un largo camino. Y está pensando para un
lado, sintiendo para otro lado y haciendo una tercera cosa. Entonces no cumple con su
destino, y está girando en torno de este núcleo mucho más tiempo de lo que se podría
estar ahí.

En un principio, la personalidad es conducida por el ego, es conducida por nuestro lado


compuesto de fuerzas terrestres, y el destino de esta personalidad, es ir siendo controlado
por el alma, en algún momento. Mas, si ella no se integra este pensar este sentir y este
actuar, lleva mucho más tiempo para que a través de ella comiencen a fluir otras fuerzas,
fuerzas superiores del alma, y ahí, la situación en el mundo, o su situación muda bastante.
La personalidad cumplió su destino, cuando ella no demanda más atención sobre ella
misma. En cuanto la personalidad llama la atención, en cuanto ella exige atención, hace
con que giren en torno de ella todas las fuerzas del propio ser, y de los otros seres, es una
personalidad que no cumplió con su parte, con su destino.
Y cuando ella deja de llamar la atención sobre si, cuando no demanda más la atención de
nadie, ni de su propio ser, ahí entra en sintonía con el centro de la consciencia. La
personalidad participa de esta sintonía, llega a percibir este centro de la consciencia.
Entonces ahí ella cumplió su parte, cumplió su destino.
Y comienza a entrar ahí, el alma, comienza a entrar, un núcleo superior de la consciencia,
que tiene como destino, como tarea, revelar, al yo consciente, la voluntad espiritual, el
amor sabiduría, y la actividad inteligente. Esto no puede suceder, en cuanto la personalidad
no cumple su parte.
El alma comienza a revelar al yo consciente, cual es la voluntad superior, cual es el amor
superior, y cual es la inteligencia que debe fluir allí.
Estos son los aspectos superiores, son aspectos divinos, que el consciente solo puede
conocer, cuando el alma entra en el circuito, bien directamente, y cuando el alma comienza
a instruir a la personalidad, sobre estas cosas.
El alma, en este camino, va liberándose de las ilusiones más groseras, porque el alma tiene
muchas ilusiones también, y ella necesita de luces mas internas, mas profundas, más altas,
para ir liberándose de esas ilusiones. Por ende, engañada o no, es ella la que va pasando
para el consciente, esos rayos de voluntad espiritual, de amor sabiduría, y de inteligencia
activa.
El destino de esta alma, es controlar, esta personalidad, es mover este ego. Controlar, de
tal forma este ego, esta personalidad, que la eleve a un nivel superior. Y también, el destino
de esta alma, es ir reconociendo los grupos internos de almas. Mas, ella no los puede
reconocer, en cuanto no cumple con este control de la personalidad, en cuanto ella no
consigue, imprimir en esta personalidad, todas estas cualidades.
Y el alma, tiene también como destino, trabajar con la personalidad, conforme al plan
evolutivo, desarrollar su parte en el plan evolutivo, llevando a la personalidad, llevando
este núcleo más externo, a colaborar y a cumplir con este plan.
Si el alma, consigue cumplir este destino. Si el alma consigue controlar, elevar, concienciar,
esta personalidad y esta mente, este emocional, y esta acción física, si ella consigue
controlar esto, si consigue realizar este destino, entonces, ella va a cumplir otro destino
que ella tiene, y que es el de unirse con la mónada, con ese núcleo mas profundo. Y ella va
aprendiendo, a conocer los caminos para esta unión, a medida que consigue manejar esta
personalidad, a medida que ella consigue, manifestarse, expresarse a través de esta
personalidad.

Cuando esta alma, consigue un control suficiente, sobre la personalidad, sobre la mente,
sobre el emocional, y sobre las acciones, entonces, esta alma se va elevando, se va
irguiendo y va encontrando su camino para unirse con la mónada.
Este es el destino de todas las almas, que va siendo cumplido, a través de las
encarnaciones. A cada personalidad que ella encarna, en la cual ella vive, en la cual ella
transmite sus cualidades, su fuerza, su energía, esta alma se va elevando, evolucionando.
Y la mónada, que es un núcleo más profundo que el alma, esta mónada, es una proyección,
de un núcleo aún desconocido de la humanidad. La humanidad llegó hasta ahora, a
reconocerse como personalidad, como alma y como mónada, mas, la mónada, es una
proyección de un núcleo aún mas profundo, y se necesita que la mónada esté muy activa,
que esté bastante activa, para que ella consiga percibir, la energía de este núcleo mas
profundo, y que pueda entonces comenzar a proyectarse como representante de este
núcleo.
Entonces, hay mónadas que están haciendo las experiencias de su evolución, en el reino
mineral, en el reino vegetal, en el reino animal y en el reino humano. Y estas son
manifestaciones de la mónada en esos reinos, son experiencia de la mónada en esos reinos
y la mónada está en este momento haciendo su experiencia en el reino humano. Está
evolucionando, viviendo, en este reino humano.
Mas, el destino de esta mónada, no es solo estar haciendo una experiencia en esos reinos
inferiores, o en este reino humano. Nuestra mónada, tiene como función, como destino, de
ir revelando las energías del Regente e ir transformando las energías del Regente, que no
puede actuar directamente aquí, en esos planos donde la mónada transita. Mas, el destino
de esta mónada, es ir transformando las energías del Regente, para traer estas energías
soportables, para estos niveles donde ella actúa.
Es por intermedio de la mónada, es por intermedio de este núcleo, que debe ir
representando al Regente, que nosotros conocemos otras leyes, las leyes de evolución
superior. Porque, como alma, y como personalidad, nosotros conocemos ciertos niveles de
leyes, evolutivas, mas, es a través de la mónada, que vamos a conocer otras leyes de
evolución, y si esta mónada esta canalizando ya, la energía del Regente como es su
destino, entonces, esto va a canalizar y va a vivir otras leyes.
La mónada es nuestro primer núcleo imperecedero. Nosotros como personalidad, nos
desintegramos, el alma también puede desintegrarse, puede desaparecer, puede perderse,
puede morir y se puede desintegrar. La mónada, es imperecedera, es el núcleo que es
verdaderamente eterno. Suceda lo que suceda con la personalidad, o con el alma, que son
núcleos que se pueden desintegrar, la mónada, no se desintegra nunca, es imperecedera.
Si sucede que el alma se desintegre y se pierde, y que la personalidad desaparezca como
núcleo, la mónada no perece, retorna al reino mineral, al reino animal y al reino humano y
rehace su recorrido.
De modo que la mónada, es un núcleo muy fuerte, un núcleo eterno, es nuestra parte que
nunca se deshace. O retorna, para hacer experiencia en los planos inferiores, o, va a
canalizar toda esta energía, todas esas fuerzas de un núcleo nuestro que no tiene expresión
directa aquí. Solo tiene expresión a través de la mónada.
Es en esta mónada, en donde nos sentimos un individuo. Somos un individuo imperecedero
en este núcleo monádico. Y es la mónada, la que mantiene todas las bases, para que
nuestro ser como un todo, vaya tomando consciencia de niveles mayores, de nuestros
niveles mas elevados. La mónada usa para su trabajo, para su servicio, no solo el alma o
los vehículos de la personalidad, la mónada dispone también, mas allá de su cuerpo que
trabaja en el plano monádico, que sirve ahí, dispone también de un cuerpo de luz, que
funciona en el nivel espiritual y que funciona en nuestros niveles divinos.
Cuando la mónada consigue cumplir esta tarea, y cuando la mónada, consigue integrar en
ella misma, estas dos polaridades. La polaridad positiva y la polaridad negativa, esto es,
esos dos polos, masculino y femenino. Cuando la mónada consigue integrar estos polos,
ella gana la posibilidad de comenzar a iluminar la materia. Aquí entonces la mónada
comienza a cumplir, la otra parte de su destino. Porque la primera parte es hacer fluir toda
esta energía para el alma, para la personalidad, y resolver toda la vida evolutiva, dentro de
esos niveles en los que el alma y la personalidad actúan, mas, después, ella comienza a
cumplir otra parte de su destino, que es una parte mas interna, que es, generar un fuego,
una energía, que comienza a iluminar la materia.
Y es importante, que la mónada comience a iluminar la materia, que comience a generar
este fuego, y esta energía, porque es esta energía, lo que va a crear lo que llamamos la
vida divina sobre la tierra. Es esta energía que va a comenzar a implantar, esta vida divina,
que es inconcebible para la humanidad de hoy, y que cabe a las mónadas manifestarla.
Mas, esto solo va a ser manifestado cuando ella consiga esta expresión.
Y esta mónada, generando esta energía, que ilumina la materia, que realmente eleva y
transforma la materia, la mónada comienza a comunicarse, con aquello que llamamos
escuelas internas. Entonces, es parte del destino de la mónada, entrar en estas escuelas
internas, participar de estas escuelas internas, lo que la coloca en un ámbito extraterrestre.
Entonces, la mónada comienza a participar de la vida extraterrestre. Consigue participar,
primero en el ámbito del sistema solar, en diferentes planetas, en diferentes planos del
sistema solar. Mas, si empieza a entrar a escuelas mas adelantadas, si se expande, y
consigue una comunicación mas libre con este Regente monádico, comienza a participar
también de escuelas, más allá de este sistema solar. De escuelas cósmicas, de escuelas
siderales. Cuando la personalidad, se integra con el alma, cuando esos dos núcleos se
integran, y comienzan a trabajar juntos, la consciencia del ser, comienza a expandirse de la
consciencia personal, para la consciencia planetaria. Entonces, es la integración, es la
unión de la personalidad con el alma ya integrada, lo que lleva a experimentar la
consciencia planetaria. Y es esta unión del alma con la mónada, lo que lleva a la
consciencia del ser, a expresar y experimentar la consciencia solar.
Entonces, vean ustedes, que nuestro destino, es muy amplio, y que no tiene que ver con
esos hechos de la vida. Las personas que creen que su destino son esos hechos de la vida,
son personas que viven miopes, que no tienen visión de su propio ser, de su propio camino,
de sus niveles de consciencia, y ni imaginan lo que es su verdadero destino.
Ahora, cuando esta mónada se eleva, realiza, todos esos contactos con las escuelas
internas, solares y todo eso, ahí la mónada comienza a elevarse, bien conscientemente, y a
integrarse, en aquel núcleo más profundo que necesita de la mónada evolucionada, para
poder enviar esas energías para acá, que es el Regente monádico. El destino de este
Regente y su función, es transmitir impulsos evolutivos para todas las partículas que
existen, entonces, el Regente no está en función de un solo ser. El Regente no es un ser, así
como la mónada el alma o el ego. El Regente es algo en otro nivel, y que tiene otro sentido,
porque el no está trabajando solo para aquel ser. El está transmitiendo impulsos evolutivos
para todas las partículas, Entonces, en el nivel del Regente esta consciencia del ser es
mucho más amplia. Y el Regente evolucionado, bastante elevado, bastante realizado, no
solo impulsa estas partículas, sino que las conduce a su realización en cada nivel donde
esas partículas se encuentren.
Esto que llamamos Regente es lo que la humanidad actual llama El Padre. Entonces, este
concepto de Padre que la humanidad actual tienen, este concepto de Dios en el nivel mas
elevado, está en e l propio ser, no está fuera del ser. Este Padre que nuestra consciencia ya
consiguió identificar, que ya consiguió buscar, esto, llamado padre, que parece una cosa
muy importante que está ahí afuera, este es nuestro nivel de Regente. Es nuestro ámbito,
el nivel en el cual existe esta, nuestra consciencia, la consciencia del Regente. Y la mónada,
o las mónadas, son los vehículos de esta consciencia.
Cuando comenzamos a tocar esta consciencia, cuando comenzamos a concebir este
Regente monádico, vamos comenzando a sentirnos más múltiples. Que nuestra
individualidad, no es tan estrecha. Que no habla solo de nuestra mónada, o nosotros como
individuos. Tocando esta consciencia, tocando este núcleo, el Regente, vamos percibiendo y
sintiéndonos mucho más amplios, porque en la realidad, son siete las mónadas, no son una
sola.
Y el Regente es el que nos da la posibilidad e concebir esto, y la posibilidad de ir haciendo
esta experiencia de ser siete, en el plano de la manifestación, y por lo tanto, ya ir
comunicándonos con las mónadas hermanas, y tener una posibilidad de ir uniéndonos,
elevándonos como mónada, lo que es un camino para el Regente mucho mas ágil.
Después, este Regente comienza a pasar para estas mónadas, no solo la impresión o la
experiencia de ser siete, que se van a unir.
Imagínense la experiencia de poder, la experiencia de amor, y la experiencia de
inteligencia, que esas mónadas van a pasar, cuando comiencen a reconocerse en las otras,
en las siete hermanas. El destino del Regente es primero, unir estas siete mónadas, y
recoger también en si, las prolongaciones que el tiene, en la evolución inmaterial.
Porque estas mónadas, o las siete mónadas, están vueltas para la evolución material, están
haciendo su experiencia en la evolución material. Mas, el destino del regente, no es solo
hacer su experiencia aquí, es también hacer una experiencia inmaterial, es el otro lado de
la cosa, es otro lado de la vida, es otro lado del cosmos, que no es material. Y el Regente
tiene como destino, emitir prolongaciones en esta dirección opuesta, y después reunir todo
esto. Entonces, el destino del Regente es unir las siete mónadas, unir esos principios que el
proyectó en la evoluciona inmaterial, y reunir todo esto en si mismo, y crecer en
consciencia, con toda esta experiencia. Y así este Regente se va a reconocer en un nivel
mas profundo, y va a revelar para la consciencia, un núcleo que llamamos Avatar.
Entonces tenemos un destino en cada plano de estos, una función, una tarea, en cada uno
de estos planos. Tenemos un destino, en la personalidad que es reunir el sentir, el pensar, y
el obrar, en una sola cosa. Este es el destino de toda personalidad. Sabemos cuando una
personalidad da vueltas, sufre y pierde tiempo y se desgasta en tantas cosas, hasta que
ella cumple este destino, porque cumpliendo este destino de hacer esta unión, entre lo que
piensa, lo que siente y lo que hace, y lo que actúa, cumpliendo esto, comienza a participar
del destino del alma, de un destino mayor, comienza a recibir otra energía, otro impulso y
por lo tanto hace otra vida aquí, vive otras cosas. Y así en adelante, vamos cumpliendo
nuestros destinos.
En cuanto la consciencia está bien polarizada en la personalidad, o en el alma, la mónada y
el regente ya están cumpliendo parte de su destino, todo esto es concomitante. Entonces,
como el destino del Regente es lo último que ese cumple, en el destino del Regente esta
incluido todo este proceso de los niveles inferiores, de la mónada, del alma y de la
personalidad, entonces, el destino del Regente es mas amplio, es aquel que lleva mas
épocas, que exige mas energía para cumplirse.
Y, el solo puede ser cumplido realmente, cuando absorbe todo esto en el, y cuando ya está
unido completamente.
Si tuviéramos una pequeña visión de este cuadro, y si tuviéramos una relación con este
proceso, si tuviéramos una búsqueda en este sentido, ustedes pueden imaginar como
nuestro destino aquí en el mundo puede cambiar, y transformarse. Mas, par eso,
necesitamos mucho estimulo del alma, impulso de la mónada, y necesitamos que este
Regente, allá en su nivel, ya haya despertado, ya tenga desarrollada su consciencia, y que
ya haya reunido sus siete mónadas, haciendo su experiencia en distintos mundos y
planetas, y reunir esos principios que el proyectó en la evolución inmaterial.
Vean, todo esto esta sucediendo, dentro de nuestro ser. Todo eso es la acción dentro de
nuestro ser. Todo eso es lo que pasa, dentro de nuestro ser, en diferentes niveles.
Y en cuanto nosotros consideramos este circo ecuestre, que es la vida terrestre como
nuestro destino, en cuanto estemos envueltos en estos hechos, con este juego de fuerzas,
con este juego de energías que nosotros llamamos destino, que son apenas juegos, son
apenas juegos de fuerzas contrarias, antagónicas, armoniosas entre si, en cuanto estamos
distraídos con esto, todos estos destinos, el destino del alma, el destino de la mónada, el
destino del Regente, el destino superior va quedando en el inconsciente. Va permaneciendo
en nuestro nivel inconsciente.
Mas, con la ayuda de las Jerarquías, que conseguimos comenzar a sentir en nivel de alma, o
de mónada, con esta ayuda de mónadas o de regentes que ya consiguieron hacer este
proceso, que ya consiguieron resolver todas esas etapas, con la ayuda de estos regentes,
de estas grandes mónadas, o de esos avatares, vamos consiguiendo esclarecernos, abrir
nuestros ojos, nuestra visión, y estar aquí, dentro de estos hechos, de una forma mas
inteligente, mas amorosa, y con más poder sobre ciertas fuerzas, que juegan aquí, y que
son ciegas, que ni son fuerzas individualizadas, son fuerzas ciegas, estas que generan y
hacen funcionar los hechos de nuestra vida, que llamamos destino. Que es un campo de
fuerzas, donde las fuerzas ciegas se mezclan, se debaten, y donde estas fuerzas, se
entienden o no. De forma que esto no es el destino, para quien ya vio este cuadro, para
quien ya tiene esta visión, y sabe para donde quiere ir con su consciencia.
Esto comienza cuando las fuerzas de nuestra mente, de nuestra emoción, de nuestro nivel
afectivo, y las fuerzas físicas, o las fuerzas etéricas de nuestra acción, cuando todo esto ya
comprendió que tiene que unirse y converger para el centro del ser. La mente comienza
con este llamado, el emocional responde con su devoción, con su sentimiento, y la parte
física, externa, responde con una acción correcta., en el sentido de ir uniendo todo esto.
Y así comienza el trabajo, bien en nivel de la personalidad, bien en nivel humano. Mas,
tendríamos que, a nivel humano, tener asumido este trabajo de una forma mas consciente,
realmente mirar para los hechos de la vida, y para lo que está sucediendo en torno, como
mirando para un teatro, como si estuviésemos en un teatro de muñecos, que están
movidos, ora por fuerza evolutivas, ora por fuerzas involutivas, mas ver todo esto como un
teatro e ir aprendiendo a manejar a esos muñecos, que somos nosotros mismos. Ir
aprendiendo a controlar estas fuerzas, a conducir ciertos hechos que podemos conducir,
otros que no podemos, y aquellos hechos que no podemos conducir, miramos, y
proseguimos. No perder tiempo con este teatro de fantoches, no perder tiempo con esos
hechos de la vida. Porque estos hechos, tendrán un color u otro, un valor u otro, un sentido
u otro, dependiendo de las energías que van entrando en esta vida, y estas energías, no
son resultados de esos hechos, de toda esta apariencia, las energías que van penetrando
en esta vida para realmente cambiarla, son las energías del alma , de la mónada, y si son
las energías del alma, nos traerán una vida mas unida, mas fraterna, y mas espiritual y si
son las energías de la mónada, van divinizando la vida. Van transformando la vida de tal
manera, que, realmente transformen la tierra, en un planeta mas evolucionado, mas
adelantado.
Nuestra parte como individuos, encarnados en este planeta, es una parte muy importante,
para esta evolución planetaria, porque la humanidad terrestre, es uno de los reinos que
está aquí en este planeta, en un estado mas critico, mas, es un estado crítico, que esta ya
con su camino determinado, con su camino ya marcado.
Y todo eso esta sucediendo, eso ya es una realidad y necesitábamos, como se dice, mirar
estos hechos de la vida, así como quien está viendo un teatro, como algo que va a terminar
mas tarde. Y cuanto más estuviéramos proyectados, vueltos para los destinos mayores,
para los destinos del alma, de la mónada, y del regente, que es todo un servicio, un servicio
universal, y un servicio cósmico, mas, todo esto va resolviéndose armoniosamente lo que
puede repercutir en el destino del planeta, y en otros destinos entre los planetas. Nuestra
función en estas cosas, no fue bien percibida aún, no fue bien comprendida.
Y podemos comprender, sentir y percibir estas cosas, cuando nos elevamos del nivel de
personalidad, cuando comienzan las energías del alma, las fuerzas del alma, fluir sobre
nuestro ser, es ahí cuando comenzamos a percibir algo más allá, de esta vida terrestre. Es
ahí que vamos consiguiendo percibir, vivir, y contribuir, para otras vidas, para otros tipos
de destino en los cuales estamos incluidos.

Penetrar con coraje, el misterio del trayecto es el atributo 3, del grupo


trascendencia.
Ante este misterio, que es el camino, sabemos que es preciso, en las etapas iniciales, tener
coraje, y después, cuando la entrega ya fuera perfecta, o cuando la entrega ya fuera más
madura, entonces, no es más necesario el coraje. Mas, en gran parte del recorrido, el coraje
es importante.
En el nivel en el que estamos reflexionando o estudiando esto, en ese nivel, nada se sabe
del camino, y cuando miramos para atrás, y vemos aquellos que estamos ayudando, y
cuando miramos para el frente, y vemos a aquellos que están ayudándonos, entonces,
entre aquellos que están siendo ayudados y aquellos que nos ayudan, esto es el camino,
nada más. Y cuando se ve esta ayuda fluyendo, entonces proseguimos. Y no debería ser
necesario nada más. Lo que va sucediendo, es obra de la consciencia.
Vamos a ver si conseguimos entrever este asunto, que es tan abstracto, tan misterioso,
como dice el atributo. Vamos a ver si llegamos a verlo, de forma cuasi práctica. Para que
podamos estar en paz, sin saber nada. Para que podamos estar seguros, sin saber donde
estamos pisando. Y sin parar de caminar, sin parar de andar. Estábamos viendo que lo que
sucede ahí, es toda obra de la consciencia. Y esta consciencia, va percibiendo, dentro de si
misma, el trabajo que está siendo hecho, por la luz, por el poder, o por rayos mayores. La
consciencia percibe que está siendo trabajada. La consciencia va percibiendo, la presencia
de esta luz, de este poder, y va comenzando a percibir otras cosas, otros rayos.
Si ella comienza a percibir otros rayos, más allá de luz y poder, entonces la consciencia,
está apta, está preparada, para recibir nuevas fuerzas, para crear nuevos efectos, y así, se
camina, y este es el trayecto. Cuando estamos en este trayecto, cuando esto está
sucediendo, si aún vivimos en la superficie de la consciencia, si aún estamos en la parte
más externa de la consciencia, entonces sentimos algunos efectos del camino. El trae
claridad para nuestra mente por ejemplo, trae más claridad de lo que la mente acostumbra
a tener. Mas, este es un tipo de claridad muy especial, es la claridad de nada saber, de no
saber donde está, y esta es una claridad pura. Y la mente está frente a esto, muy clara. En
el corazón, esto trae paz. Y es una paz que viene porque nada está sucediendo en el
corazón. Nada está actuando, tiene solo esta paz. En el etérico, en nuestro nivel más
material, o en nuestro nivel cuasi denso, sentimos alegría, y en nuestro cuerpo físico, en
nuestras células físicas, percibimos un estado saludable. Más que eso, no se puede percibir
en el camino. Más allá de esta claridad de nada saber, más allá de esta paz en el corazón
sin ningún motivo, más allá de esta alegría en nuestro campo energético, en nuestro campo
etérico, y más allá de ese estado saludable, tranquilo, en las células físicas, nada más es
conocido.
Ahora, caminando así, la consciencia se profundiza, la consciencia comienza a
internalizarse más, a percibir más, aquella luz, aquel poder, inicial. Y ahí comienza a venir
otra cosa, mas, cuando aparece esta otra cosa, todo esto que se citó, desaparece. No es
más necesario. No es más necesaria esta claridad, ni esta paz, ni esta alegría, y ni ese
estado saludable porque aquí, surge una especie de conexión en la consciencia, con algo
que para la consciencia, es un individuo interno, es un individuo allá adentro.
Y cuando la consciencia percibe esto, tampoco sabe lo que es este individuo, mas, es un
individuo allá adentro. Y la consciencia, delante de esto, percibe que aquello es una
conexión, que ella tiene con un nivel más profundo aún. O con un individuo mayor, y el
camino prosigue, prosigue y esta percepción que la consciencia tiene de este individuo, va
transformándose. Este individuo se va volviendo algo mayor, un individuo solo, y después,
entonces, esta consciencia va conectándose con aquello que para ella es ella misma,
consciencia única, y claro que, este camino es completamente misterioso, porque más allá
de eso, no se que tengo que ver ahí, y no se como se consigue nominar a estas cosas, mas,
esto esta ahí en este camino, es así que se anda, es así que vamos, en el principio , cuando
asumimos este camino rumbo a la trascendencia, cuando decidimos caminar así sin nada
saber, contamos en un principio con devoción y con voluntad. La devoción y la voluntad en
nuestro equipamiento para estar ahí. Y esa devoción y esa voluntad que identificamos muy
bien, que percibimos muy bien, que tenemos esto con nosotros, devoción y voluntad, esto,
va caminando, y es muy misterioso, para esta devoción y para esta voluntad, el ritmo que
ellas deben tomar. Esto es muy misterioso. Entonces la devoción y la voluntad, tienen
delante de si, este misterio específico, en que ritmo deben ir, como deben desenvolverse,
como deben caminar, esto es un misterio para la devoción y para la voluntad.
Y cuando este ritmo es conocido, cuando este ritmo entra a ser parte de esos instrumentos,
cuando este ritmo, entra en este camino, entonces ya somos devoción, somos voluntad,
somos ritmo caminando, ahí, surge de nuevo el misterio, el misterio no se disolvió, porque
ahí, el misterio, es como esta habiendo una liberación. Como está habiendo una liberación
del alma, que cosa misteriosa. Hasta ahora, parece que estaba todo un poco preso, un poco
formalizado. Podría detectarse estas cosas, se podían reconocer estas energías. Podíamos
hasta identificarnos con este equipamiento, más, ahí, entra una cosa muy misteriosa que
comienza a liberar todo esto. Comienza a liberar esta consciencia que está caminando,
consigue liberar todo esto que está aconteciendo. Y cuando entra entonces, esta liberación,
ahí, para el alma o para la consciencia que esta ahí siendo liberada, esto es un misterio.
Porque nunca conoció antes esta libertad. Esta libertad es muy misteriosa, desconocida.
Esto es muy desconocido, por que asta aquí, el alma, la consciencia, esto que estamos
llamando un ser, esto hasta aquí, fue un habitante de la forma, fue identificado con la
forma, mismo con las formas más sutiles.
Y cuando se trata de, terminar con esta forma, y cuando se trata de ser libre, esto es el
mayor misterio. Y aquí no se trata de coraje porque el coraje aquí quedó muy atrás, aquí se
trata de otra cosa. La consciencia permite que todo se disuelva,
Bien, en el ser humano, este proceso, y esta llegada, delante de este misterio que es como
vivir sin forma. Como vivir afuera de la prisión, como vivir libre. ¿Que misterio no? Misterio
vivir libre, misterio como vivir libre, todo un misterio.
Y esta situación se crea en el ser humano. Esta situación se crea en esta consciencia
encarnada, en esta alma encarnada. Y esto es una de las propuestas del monasterio. Esto
es un atributo, es una tarea, de monasterio. Llegar a este misterio.
En el ser humano, esto acontece, esto es muy reconocible, es muy consciente, cuando
aquellas fuerzas que llamamos voluntad en el ser humano, que está en la base de la
columna, cuando aquellas fuerzas que llamamos fuerzas sexuales, y cuando aquellas
fuerzas, que llamamos devoción en el ser humano. Cuando todo eso se concentra, se
funde, se une, mas, no como voluntad como era, y no como fuerza creativa, como era, y no
como devoción como era, aquí esto se funde, mas, pasa por una transmutación, pasa por
una mudanza. Entonces, cuando todo esto se funde, cuando todo esto se une y el ser
humano no sabe mas distinguir todo este material transmutado, no sabe si esto es
devoción, si es voluntad, no sabe si esto es fuerza creativa, esto es una sola cosa más, más
elevada. Como si esto se juntase y saliese de nosotros, ¿saben? No es que sale no, mas es
la impresión que se tiene cuando estamos en ese proceso.
Es como si se juntase se sintetizase y saliese y quedase a un lado, y caminase paralelo. Y
así, surge la posibilidad de este atributo ser vivido, mas, ser vivido en total paz, y de este
camino misterioso, como siempre, poder ser vivido, sin misterio.
El alma aquí, o la consciencia aquí, comienza entonces a percibir, y a experimentar, otras
energías, otras presencias, u otras cosas, depende de cómo el ama percibe esto. Cada alma
percibe esto a su manera. Mas, ahí, ella ya está en este punto de su camino, preparada
para recibir otros equipamientos. Y esta alma, ya está en una esfera mayor. Esta
consciencia ya está, en una esfera mayor.
Surgen otros misterios ahí para la consciencia. Surgen otros misterios, como por ejemplo,
los próximos pasos en ese camino, las próximas etapas de este camino... un misterio para
el alma, este cuerpo de luz.
Y, un misterio, para este cuerpo de luz, los próximos pasos, la vida como mónada, y
también un misterio, para esta mónada, la vida como regente monádico, después, solo que
aquí no cabe más la palabra misterio. A partir del alma, no cabe más esta palabra, porque
todo ya está muy en la consciencia. La consciencia ya está muy ampliada, y la consciencia
ya está con todo esto, en la consciencia, en ella propia. Entonces, realmente no hay más
misterio.
Y esos atributos, monásticos, de este grupo de la trascendencia, van llevando a la
consciencia, paso a paso, hasta que ella está delante de todas estas cosas, completamente
desconocidas, más sin que sea misterio. Todo eso esta en este camino. Este grupo tiene
mucha apertura, y puede tener mucha comprensión al respecto de esos hechos, porque
este grupo, es un grupo de devoción, es un grupo hecho de devoción, es un grupo
constituido de devoción, entonces, es un grupo que tiene el equipamiento básico para que
todo esto comience. Y es por eso que podemos correr el riesgo de hablar así, porque
aunque esto no tenga ningún sentido, esto está muy en el alma del grupo, porque es un
grupo de sexto rayo, entonces esto está muy en la esencia del grupo. De forma que es solo
tener esto presente, y caminar, y andar, con voluntad, con devoción, con ritmo, y sin temer
cuando llega la hora de la liberación. Sin excitar, sin asegurar, el vuelo de esta consciencia,
de esta alma. Y ese grupo, de atributos de la trascendencia, esto cuando vimos que el
monasterio se iba a materializar, este grupo de atributos fue reunido en una vida eremita,
para que todo esto pudiese suceder con la máxima libertad. Mas, hoy vemos que siendo un
estado de consciencia, que nosotros eventualmente podemos experimentarlo, que
podemos eventualmente vivirlo, mismo en el mundo, aún estando encarnados, esto es un
desafío para la consciencia.
Entonces cuando existe un atributo así que habla de misterio, y que habla de
desconocimiento, esto está en desafiándonos. Eso está desafiando a la consciencia. Y aquí,
a través de la devoción, por este camino, a través de la devoción, por este trayecto, no hay
por que no vivir esto. No hay por que esto no pueda suceder. Misteriosamente, sin saber
como, mas, esto puede suceder.
No hay necesidad de ninguna escuela para hacer este camino... y no hay necesidad
tampoco de hablar más sobre esto, porque es en el silencio, en lo interno de nuestro ser,
que estas cosas van siendo encontradas. Y si nuestra consciencia, ya está despierta para
esto, tal vez tengamos mas estímulo, tal vez tengamos más voluntad, de buscar las cosas
en ese silencio interior, y distarnos en ese silencio interior, porque si ahí estuviéramos mas
atentos, mas recogidos en ese silencio interior, la vida, consciente, aquí afuera, irradia otra
cualidad. La vida consciente, la consciencia viviendo aquí afuera, vive de otro modo, vive
de otra forma.
Todo esto es la vida en un centro espiritual, esto es el día a día, en un centro espiritual, solo
que no es un día a día, que dependa del sol de ir y volver. No es un día a día así, es un día a
día que no tiene día y noche, esto es un estado. Y todo el resto pasa a ser hecho, pasa a ser
vivido, con mucho más consciencia. Y no tan superficialmente. Too pasa a ser vivido con
más consciencia.
Y muchos preguntarán ¿Cómo vamos a tomar más consciencia de ciertas cosas aquí?
¿Cómo vamos a percibir mejor lo que tenemos en mano? ¿Como vamos a captar mejor el
ritmo de la energía? ¿Cómo vamos a percibir la energía creativa aquí, como es que ella
trabaja, como se desenvuelve? vamos percibiendo a medida que vivimos con consciencia, y
no viviendo un poco mecánicamente, llevado por aquel instinto, llevado por aquel ritmo,
llevado por la emoción o por la devoción solamente, no, no, aquí tenemos que vivir con la
consciencia con todo esto transmutado dentro de ella.
Y esto es posible porque las Jerarquías que nos guían aquí, las jerarquías, que están con
nosotros aquí, las jerarquías que hacen este trayecto con nosotros, solo que ellas hacen el
trayecto de otra forma, mas lo hacen con nosotros porque el trayecto es uno solo. Todas
estas Jerarquías, todas estas fuerzas, todas estas oportunidades, están aquí, mas
tendríamos que estar, al lado de la consciencia, y no al lado del temor, de volverse
consciente, todo esto es una intención, una aspiración, mas, que tiene una profunda
respuesta que viene de la vida trascendente, de los planos trascendentes.
Y ahí, estaremos en estos planos, en estos planos conscientes inmediatos, en estos planos
externos, de servicio, estaremos aquí, con otra consciencia. Y esto emana, y esto irradia,
esto transforma, esto sirve, y sirve muy impersonalmente, esto sirve de forma pura.
Esos atributos del grupo trascendencia, tendrían que ser colocados en el silencio de nuestro
ser, y no mentalizados, y no elucubrados, mas, ser colocados en el silencio, y la mente, y
nuestro lado consciente, entrar ahí, solo para mantenerlo allá, mas no mezclarse muchos
con ellos. Para que esto pueda realmente, ser parte de nuestra vida externa también.
Porque la superficie de este planeta, no está destinada a estar siempre así como está.
Aquello que hoy sucede, en la consciencia intraterrena, o en la consciencia suprafisica del
planeta, esta conciencia, podrá, deberá estar, en un próximo ciclo, en la superficie. Y allá
en aquellas áreas de la consciencia donde esta hoy, ahí tendremos una consciencia aún
mas sublime y cuando esta consciencia que hoy está ahí, en el nivel intraterreno o e el
nivel suprafisico estuviera aquí, estuviera implantada en la superficie, este será un planeta
sagrado, este será un planeta sacro. Para esto es que el planea esta siendo conducido. En
el monasterio tenemos estas cosas bien presentes. Bien dentro de nuestro ser, y bien
dentro del propio monasterio.
Y como todo esto, es bien informal, debe ser por esto que el monasterio fue siendo liberado
de su forma gradualmente, y aún no está liberado del todo porque las personas no gustan
estar en libertad. Las personas gustan de estar presas de algo. Mas, el monasterio, como
consciencia, esta en esta línea. Y el misterio, de ese trayecto siempre va a existir, solo que
estemos en paz, porque no va a ser más misterio.
Nuestra consciencia será esto, esto es una expansión dentro del monasterio. Es una
expansión en nuestra consciencia, en nuestra esencia.
¿Y como saber cuando entramos en contacto con las cosas interiores y que no estamos
confundiendo con autosugestión?
Autosugestión es una cosa muy mutable, oscila, la autosugestión es como una película, y
aquello que pasa realmente, no tiene como confundirse con sugestión, no hay como
confundirlo. Y cuando somos bautizados, cuando percibimos algo interior, esto es un
momento de bautismo por el cual todos pasan. Cuando percibimos este algo interior, de ahí
en adelante no tenemos como confundirnos. Vemos lo que es sugestión con mucha
facilidad, y ahí ya sabemos que no es aquel el trayecto.

No sólo requerimos, en términos absolutos, de la analítica, sino que siempre tenemos, por así decir,
que hacernos la ilusión de que la tarea de cada momento es la absolutamente única y necesaria. Sólo
quien entiende este arte de existir, consis‐tente en tratar en su acción lo empuñado en cada
momento como lo absolutamente único, pero teniendo, al hacerlo, claridad sobre la finitud de este
obrar, sólo ése comprende la existencia finita y puede tener esperanza de llevar en ésta algo a
cumplimiento. Este arte de existir no es la autorreflexión, la cual es una caza descomprometida para
desemboscar motivos y complejos, con los cuales uno se procura una tranquilidad y una dispensa
de actuar, sino que es únicamente la claridad del actuar mismo, la caza de posibilidades genuinas. /
24 / EL PROBLEMA DE LA TRASCENDENCIA Y EL PROBLEMA DE SER Y TIEMPO Martin
Heidegger 1928

TRASCENDENCIA
Consideraciones sobre la Trascendencia

Hoy vamos a ver el grupo trascendencia. Ya examinamos los 12 atributos uno por uno en
las reuniones pasadas y hoy veremos el conjunto.
En los últimos tiempos, leyes del mundo superior están actuando más explícitamente que
en el pasado, y una de esas leyes, que han actuado mas explícitamente es la ley de la
trascendencia.
Aquello que entendemos por trascendencia es todo lo que ultrapasa la realidad que
podemos percibir. Como esta trascendencia está mucho más allá de lo que conseguimos
percibir, entonces tenemos delante de esta ley, una relación de algo muy distante. Porque
ella ultrapasa mucho lo que sabemos y percibimos. Cuando estamos delante de una idea
trascendente, aquella idea, ultrapasa todo aquello que es nuestra experiencia.
¿Comprenden lo que es trascendente? Es aquello que va mucho más allá de nuestra
experiencia y mucho mas allá de la realidad que hasta ahora conseguimos experimentar.
Entonces lo que es trascendente accede todos los límites que conocemos. La trascendencia
para unos es una cosa, y la trascendencia para otros es otra cosa, dependiendo de los
límites que cada uno tenga. Entonces, es trascendente, cuando algo traspasa nuestros
limites. Y claro que, si llamamos trascendente, nos referimos a algo más allá de la
naturaleza física y de la naturaleza material de las cosas.
Usamos entonces esta ley o esta ley va quedando clara para nosotros, cuando estamos con
la posibilidad de ir más allá de la naturaleza física. Si estamos limitados a la naturaleza
física, para nosotros no hay trascendencia. Esta ley está más allá de lo físico, más allá de lo
material, más allá de lo conocido. Cuando estamos considerando algo trascendente
estamos yendo mas allá de nuestros limites. Más allá de nuestras limitaciones. Entonces es
por eso que pocas personas se interesan por aquello que es trascendente, porque tendrán
que hacer un esfuerzo mental, o de cualquier otro tipo para ir más allá de los límites
propios, para avanzar un poco más.
En cuanto estamos regidos por las leyes conocidas, por lo tanto, en cuanto no estamos
regidos por la ley de la trascendencia, nos mantenemos agresivos, nos mantenemos
egoístas, y nos mantenemos destructores. Porque todo eso, es parte de un conjunto de
leyes bien conocidas por nosotros, y bien propias del planeta, o de esta humanidad.
Cuando tocamos esta ley de la trascendencia, es ahí que comenzamos a desvincular de
esos padrones. En las leyes vigentes, en las leyes conocidas, en las leyes bien
comprobadas y experimentadas, continuamos siendo agresivos, egoístas y continuamos
siendo destructores, aunque no lo queramos. No imaginan ustedes, cuantos
microorganismos matamos, destruimos solo con el acto de caminar. Solo pisando el suelo,
cuanto se destruye, cuanto matamos. Entonces, no es posible liberarnos de ciertas
realidades, si no son trascendidas todas esas leyes conocidas, materiales, que hablan
respecto a nuestro conjunto de reglas y a nuestro conjunto vivencial.
Es solo comenzando a tocar leyes superiores, y solo empezando a practicar estas leyes, es
que vamos a cambiar realmente de vibración, y vamos a realmente cambiar esta situación
de ser agresivos, egoístas y destructores. Lo que sucede con las mejores personas, dentro
de las leyes que no transcienden nuestro estado, nuestro conjunto.
Entonces esta ley de la trascendencia es lo que nos coloca en contacto con algo, o con
otras leyes, que promueven realmente nuestra mutación, que promueven realmente, una
selección, en todo aquello que pasa con nosotros. Necesitamos la ley de la trascendencia,
de este grado, para pasar para leyes superiores, para pasar para leyes que nos permiten
una verdadera transformación. No solo transformación, porque transformaciones podemos
hacer también en estas leyes conocidas. Mas, la trascendencia nos lleva a ser
transubstanciados, nos lleva a que nuestro material sea transformado químicamente
mismo. La ley de la trascendencia, nos lleva para cualquier transformación. Para ser
transubstanciados, transmutados, y para ultrapasar nuestra realidad, que, es una realidad
sensible, y por lo tanto muy limitada.
Esta ley de la trascendencia nos lleva para una realidad, que está más allá de lo sensible,
mas allá de todo lo que conocemos. En la humanidad actual, lo que llamamos
trascendente, es aquello que nos lleva a ultrapasar los límites de nuestra vida material, y
que nos lleva a ultrapasar, nuestra dependencia del espacio y del tiempo. Cuando se habla
de espacio y tiempo comenzamos a comprender bien las cosas. Porque cada uno de
nosotros tenemos una relación con el tiempo, y con el espacio.
Aquello que nos llevaría a ir mas allá de este tiempo que conocemos, y de no ser mas
dependientes de este tiempo material, y de no ser mas dependientes de este espacio
material, es la ley de la trascendencia.
Entonces, por la ley de la trascendencia, conseguimos sentirnos libre y muy cómodo en un
metro cuadrado por ejemplo. No tiene más problema de espacio. Por la ley de la T. vamos
mas allá, de nuestra lidia con el tiempo.
Por la ley de la T. nuestro tiempo está como elástico. Lidiamos con el tiempo de una forma
trascendente. Por esta ley, una hora de reloj, para nosotros puede valer diez. Lo que lleva
una hora, lo podemos hacer en pocos minutos. ¿Se dan cuenta? Se trasciende el tiempo. Se
puede. Se puede hacer que el tiempo rinda mucho más de lo que materialmente el rinde.
Podemos hacer que un pequeño espacio sea mucho mas útil de lo que el es. No por la ley
del tiempo y del espacio, se consigue por la ley de la T. Alguien que no esta bajo esta ley,
consigue usar este espacio de una determinada forma. Si la ley de la T. comienza a actuar
sobre aquel individuo, ese espacio vale mucho más. Suceden muchas más cosas, y de otra
forma, de otro modo.
Esta ley influye, tanto en el tiempo como en el espacio, de una forma que necesitaríamos
descubrir. Cuando decimos que no tenemos tiempo, o que nuestro tiempo esta todo
ocupado, es porque estamos muy lejos de la ley de trascendencia, ¿se dan cuenta?, porque
trascender todo esto y podemos hacer todo esto en el mismo tiempo en que otra persona
hace una pequeña cosa. Ahí entra la ley de la T. Vemos que esta no es una ley material,
obviamente. Estamos entrando en un campo que no es material, que no es físico, y que no
tiene nada que ver con nuestra experiencia.
Si llamamos a un ingeniero, a un arquitecto, a un organizador, el dirá cual es el límite de
esta sala, cuantas personas caben, etc. Por la ley de la T. esto nada vale y pueden suceder
cosas imposibles. Entonces, si aquí dentro de ciertas leyes, caben tantas personas, con la
ley de la T. caben muchas más, y así es con el tiempo que usamos para hacer algo y con los
espacios que usamos y habitamos.
Esta ley nos ayuda a superar todo aquellos que fue creado, nos ayuda a superar todos los
conceptos que podemos tener como válidos. No existe concepto alguno que no pueda ser
trascendido, porque esta ley no está en el plano material, ella no está solo en el plano de
las ideas, entonces son solo nuestras ideas las que son cortas, y que no dejan que vayamos
mas allá de lo que podemos comprender usar y hacer. Mas, por la ley de la T. nada de esto
existe. La le de la T., no está ligada con las cosas creadas, porque estas tienen sus limites.
La ley de la T. está ligada con aquello que crea, entonces esta ley puede extender cualquier
límite. Sería interesante que aquí en esta sala cupiesen 2000 personas. Por la ley de la T.
esto es posible, se necesita saber si esta ley va a poder actuar aquí, y si nosotros podemos
entrar en contacto con ella. Si entramos en contacto con ella esto es posible.
Ahora, ¿como es esto posible? Es posible si nosotros estuviéramos haciendo en nosotros
algunas modificaciones, algunos cambios. Como por ejemplo volvernos imparciales. Esto es
muy complicado para nuestra persona humana, para nuestra personalidad, esto de
volvernos imparciales.
Las desilusiones, cuando suceden, es para llevarnos a esto, para volvernos imparciales
porque cuando somos parciales, cuando nos limitamos tanto, al punto de ser parcial es
cuando estamos engañados, es cuando estamos lleno de ilusiones, entonces ahí nos
volvemos parciales. Y esta imparcialidad comienza a trabajar y comienza a desarrollarse en
nosotros, cuando dejamos de afectarnos, de dejarnos tocar por cualquier decepción, por
cualquier desilusión.
Entonces, si algo nos decepciona, nos desilusiona, si nos desagrada, no
podemos tener la condición de trascender. De trascender aquello que nadie
trasciende, y que nosotros tampoco, y que son nuestros limites en todos los
sentidos.
Cuando nos encontramos decepcionados, desilusionados, cuando algo nos
contraria, estemos atentos, porque ahí es la hora de trabajar la imparcialidad.
Si algo nos decepciona, es porque estuvimos engañados durante mucho tiempo,
porque sino no nos hubiéramos ilusionados con algo, no podríamos estar
decepcionados. Nos engañamos, nos ilusionamos y por lo tanto puede
desilusionarnos, decepcionarnos. Si no nos hubiéramos engañados, si
hubiéramos estado imparciales delante de aquello, no tendríamos como
desilusionarnos. Aquello no tendría como contrariarnos, no tiene como venir a
nuestro encuentro, de una forma inarmónica. Si nunca nos engañamos con
aquello, si nunca hubiéramos esperado que fuese como nosotros queríamos, esa
imparcialidad es lo que tendríamos que dejar nacer en nosotros. Ahora, esta
imparcialidad comenzará a existir en nosotros cuando no nos sintamos mas
desilusionados por lo que sea que pase. No nos sentimos más insatisfechos
porque esperábamos otra cosa. En cuanto no seamos parciales, no
transcenderemos nuestros límites, y no conseguiremos colocar en esta sala dos
mil personas en cuerpo físico.
¿Se dan cuenta porque aquí no pueden entrar dos mil personas? Porque no
somos imparciales, porque somos parciales, porque tenemos esta posibilidad de
desilusionarnos con las cosas, nos engañamos con las comodidades, con ciertas
ilusiones. En fin, con tantos conceptos que hasta pueden ser bien estructurados,
bien reales. Mas, la ley de la T. si entra, disuelve todo esto Hace que suceda algo
en lo que todo sale de los padrones normales. Todo sale de aquellos padrones,
que según nuestra consciencia, son los reales.
Ahora, tendríamos también que saber, creer, y tener bien presente que todo en
esencia es perfecto, y que estamos viendo la imperfección, porque no vemos en
profundidad. Estamos viendo que alguien es imperfecto, porque no estamos
viendo la esencia de esa persona. Estamos viendo la parte superficial de la
persona, la parte externa, entonces ella es muy imperfecta, porque no existe la
perfección en este plano.
Entonces, en cuanto no aprendamos a ver la esencia de las cosas vamos a ver
defecto en todo. Si tomamos una fruta, vamos a encontrar que esta muy madura,
o que es muy pequeña, o que es muy dulce, o muy amarga, o muy verde, o
vamos a encontrar que no podemos comer azúcar. Vamos a encontrar tantas
cosas, porque no estamos ligados realmente con la esencia de la fruta. Estamos
ligados con cosas superficiales. Con el gusto, con el valor dietético, con las
vitaminas, estamos ligados con una serie de exterioridades, de superficialidades.
Ahí no estamos en contacto con la esencia de aquella fruta, y hasta nos puede
hacer mal. ¿Ustedes no conocen personas que dicen; “Yo no puedo comer
ananá”? ¿Conocen, no? No lo soporta y no lo puede comer, porque no está ligado
con la esencia de la fruta. El no está ligado con la esencia de un ser. Está ligado
con otros valores, con lo que todo el mundo está ligado, con el gusto…, mas no
con la esencia de aquello.
Si estamos ligado con la esencia del ser, podemos decir adiós para todo lo que
encuentra en este ser, porque si nos ligamos con la esencia de ese ser, esta es
una realidad que nos hace trascender todo lo que es la experiencia con aquel ser.
Pero necesitamos ir a la esencia del ser. Y es ahí entonces que trascendemos,
una simpatía, una antipatía, trascendemos todo aquello que las personas no
consiguen ver, donde están presas.
Si estamos realmente, buscando la esencia de algo, no tenemos porque tener
ningún problema ni ninguna dificultad con esa cosa.
Ahora, para ir al encuentro de la esencia de un individuo, es claro que
necesitamos de la ley de la T. para trascender los aspectos humanos de aquel
individuo. Esta ley llega, para comprender realmente las cosas. Entonces, si no
trascendemos, si esta ley no actúa, y no conseguimos ir mas allá de los aspectos
humanos del individuo, no podemos nunca, jamás, conocer a ese individuo. No lo
vamos a conocer por lo que nos demuestra ni por lo que hace, ni lo vamos a
conocer por aquello que ya conocemos de él. Todo esto no es nada, no es el
individuo. Vamos a conocer a aquel individuo, cuando la ley de la T. actúe sobre
nosotros, y podamos trascender todo aquello que es el individuo para nosotros.
Se necesita esta ley, se dan cuenta si no, no se consigue esto. No se consigue
por ejemplo, la idea de que una persona tenga una característica que ella
muestra, que demuestra, que ella vivencia, a través de la cual ella actúa. ¿Como
vamos a trascender todo esto si esta ley no actúa sobre nosotros?
Porque nosotros no tenemos condiciones, a nivel humano, a nivel personal, a
nivel de personalidad, no tenemos condiciones a nivel mental, ni espiritual, para
trascender los aspectos humanos de un individuo, e ir a la presencia de él y ver
lo que el individuo realmente es.
Entonces vemos que esta ley es una ley de primer plano, en nuestra vida. Algo
imprescindible, porque tenemos que trascender realmente, todo aquello que son
nuestras realidades, en todos los niveles, y en todos los campos para llegar
realmente a un conocimiento.
Y así, esta ley nos hacer ir mas allá de los obstáculos, que nuestra inercia nos
impone. Porque nosotros tenemos ciertos obstáculos, contamos con ciertos
obstáculos, con ciertas limitaciones, porque la inercia es muy activa en nosotros.
Prácticamente no conseguimos reconocer que somos inertes en algunas cosas, y
por lo tanto estamos delante de ciertos obstáculos.
No existen obstáculos para la ley de T. Si decimos , tengo este obstáculo, o este
obstáculo para mi es intransponible, es porque estamos en un conjunto de leyes,
que rigen las cosas de la tierra, y la trascendencia no es una ley de la tierra, no
es una ley planetaria, no es una ley de este campo de nuestras limitaciones. Es
una ley de otro plano, de otro nivel, que rige mundos y planos, mucho mas allá
de todo esto que es la inercia de nuestros límites.
Muchos se están preguntando ¿será que esta ley puede actuar? No solo puede, sino que
debe actuar, y ella está ahí para actuar, y para que podamos trascender ciertos aspectos
arraigados en nosotros, que ya se tornaron mecánicos. Como por ejemplo, tener esta
ilusión de que necesitamos de seguridad, de confort, de comodidades.
¿Cuando podremos comprender y percibir que no necesitamos de seguridad, que seguridad
es otra cosa?, ¿cuando podremos llegar a percibir, a comprender, y a sentir que esa
seguridad que buscamos no es nada? Porque cuando en algún momento nos sentimos muy
seguro, de pronto nos enteramos que pronto vamos a desencarnar y entonces, ¿de que
estábamos seguros? ¿De que?
Entonces, todo esto que llamamos seguridad, es disuelto por la ley de la T. Esta
inseguridad, y estas limitaciones, no pueden ser resueltas por ninguna ley de su mismo
plano. No podemos llevar a un individuo inseguro a estar seguro si esta ley no baja, si esta
ley no lo lleva para ir más allá de ese estado, de esa condición de él.
Entonces esta trascendencia es algo que precisa bajar, actuar sobre nosotros, y
necesitamos abrirnos a esto, porque es la única forma de que salgamos de esas reales
limitaciones de los planos en los que vivimos, de los niveles en los que vivimos y de la vida
que llevamos.
Y ella, si actúa, nos lleva más allá de todas esas preocupaciones. Por la ley de T. podemos
olvidar este asunto de la seguridad. Este asunto, puede dejar de existir para nuestra
consciencia, mas, ahí está ley actuó, esta ley nos llevó a trascender, cosa que para la gran
mayoría, esto es imposible de resolver.
Y ese mecanismo del ego, ese mecanismo del miedo, de los cuerpos que generan esos
miedos, eso no tenemos como resolverlos con las leyes que conocemos, con las leyes
materiales, que están vigentes en nuestra vida. Es necesario que entre algo que remueva
todo esto, que nos lleve mas allá, que nos saque de ahí y nos ponga en otro plano. Esto es
la ley de la T. y en ese otro plano, que ella nos pone, en aquel nivel, todo esto termina. Y,
aquello que era inédito, desconocido, aquello que aparece delante de nosotros y que no
sabemos lo que es, nada de eso es más problema para nosotros.
Y nos encontramos con esto, lidiamos con esto, desarrollamos esto, porque esta ley actuó
en nosotros. Transcendimos los límites. Tendríamos que llegar a percibir, que tenemos
límites, porque no nos abrimos para esta ley. Tenemos límites, porque estamos dentro de
otras leyes, no de esta.
Como existen leyes para todo, también existen leyes para mantenernos en los límites. La
ley de la estabilidad por ejemplo, que nos mantiene en ciertos límites y estamos todos bajo
estas leyes.
Esta preciosa ley de la T., es la que tendríamos que cultivar, esta es la que tendríamos que
aumentar, tendríamos que, realmente, estar delante de esta ley aspirando por ella, porque
delante de ella, nada es imposible. Delante de la trascendencia, nada es imposible.
Mas, nosotros somos los que tenemos que ser trascendidos, en nuestros aspectos más
reales para nosotros. No existe aspecto en nosotros, real. No existe nada de nuestro yo, de
nuestra vida, que necesita quedar como está para siempre. Esto está en contra de la ley de
la trascendencia. Es una contradicción con una de las mayores leyes que conocemos.
Entonces, esta ley puede implantar en nosotros, un estado completamente inédito, una
situación interna completamente desconocida para nosotros., completamente inimaginable
para nosotros. Podemos, por esta ley de repente sentirnos serenos. ¿Como podemos
sentirnos serenos, en nuestro estado actual, con células en conflicto en nuestro cuerpo?
Esto no es posible, pero con la ley de la T., si lo es.
Por esta ley, podemos ir más allá de cualquier cosa, ¡de cualquier cosa! Depende de que
esta ley actúe, de cómo esta ley es recibida por nosotros y de lo que estamos buscando. Si
estamos buscando confirmación, o si estamos buscando cosas, o estados inéditos.
¿Quien está dispuesto a trascender los propios estados? Si contamos con los dedos, no
llegamos a los dedos de la mano. Porque las personas no están seguras, de que si esta ley
actúa, y los lleva a trascender ciertas cosas, y comienzan a trascender cosas posibles. Mas,
ahí cuando ella nos presenta una cosa posible de ser luego transcendida, nos
defenderemos tanto, nos preservaremos tanto, discutiremos tanto con aquello, que esta ley
no podrá actuar, no podrá transformarnos, no podrá llevarnos para otra situación.
No hay situación que esta ley no pueda trabajar. Es una ley superior. Es una ley de las
mayores. Es una ley omnipotente, y no hay lo que no pueda hacer. No existe nada que no
podamos cambiar. No existe nada que en nosotros no pueda ser diferente, mas, no por las
leyes que conocemos, y con las cuales aprendimos a lidiar.
Mas, por la ley de la trascendencia no hay nada que quede como está en ningún plano de
consciencia. Esta no es una pequeña ley, no es una ley material, es una ley inmaterial y de
evolución superior. Entonces, cuando decimos, esto no es posible o, yo no puedo llegar a
esto, es porque no estamos usando esta ley, no la estamos reconociendo, y por lo tanto,
esta ley no puede actuar en nosotros, y hacer su trabajo.
Porque no hay nada que no podamos hacer y que no pueda ser hecho. Claro, que con las
leyes humanas y materiales que conocemos, tenemos muchos limites. Claro, no somos
soñadores.
Mas, por la ley de la T. todo esto no existe. La Jerarquía espiritual ya trascendió muchos
estados de estos, de nosotros. La Jerarquía espiritual ya está mas allá de esta, nuestra
realidad, y cuando ella encuentra entre nosotros, aquí en la tierra, un canal para que ella
pueda expresar la trascendencia, de los estados de aquí, y de los estados humanos, la
Jerarquía usa este canal. Entonces una de las formas de trascender cosas que nadie puede
trascender, es estar siendo usados como canal por la Jerarquía. Porque ella ya trascendió
nuestro estado, está en otras leyes, lidia con la realidad, de una forma muy diferente de
nuestra forma de lidiar con la realidad.
Entonces si nos abrimos para la Jerarquía, si permitimos que la Jerarquía se introduzca en
aquellos canales que somos, vamos trascendiendo todas esas condiciones y dificultades,
que sentimos a través de nuestros canales normales.
La posibilidad de transformaciones profundas, existe cuando esta ley actúa, cuando
podemos ser llevados para una situación, más allá, una situación que va mas allá, de ese
estado que se nos presenta como realidad.
Si esta ley comienza a actuar sobre nosotros y nosotros tenemos recelo, si tenemos miedo
de sucumbir a su nuevo estado, a esta nueva situación, esta ley recula, vuelve atrás.
Porque ella comienza a hacer que vayamos mas allá, de nuestros limites, pero si tenemos
algún recelo, dudas, si no estamos seguros, mas allá de aquel poquito que conseguimos
conocer y usar, de todo esto que es la vida, ahí esta ley tiene que retroceder, no se impone,
y no va a lograr que hagamos, por ejemplo, milagros.
Aquel que representaba la ley de la T. (Jesús) ¿que nos dice? Que deberíamos hacer
milagros mayores de los que él hacia.
Podemos entonces trascender todo, y no llegamos a hacer milagros, no llegamos a hacer
con que las leyes aquí funcionen como leyes superiores, haciendo cosas imposibles, porque
tenemos miedo, este recelo de salir de nuestros límites.
El trabajo de la trascendencia, el trabajo de esta ley, está actuando sobre nosotros, más
allá del plano mental, porque aquí en el plano mental, y en el plano humano, el trabajo de
la trascendencia es muy limitado, porque nosotros realmente, no estamos entregando
nuestros límites. Estamos acreditando en nuestros límites. Hay personas que se condenan,
que se auto condenan a sus propios limites porque se hicieron una idea limitada de si
mismas, olvidándose de esta ley.
Ciertas personas encontraron en si, limites reales y se entregan a esos límites, los
acreditan, olvidando que existe una ley de T. Que existe esta ley que nos remueve de
cualquier límite. Solo que esta ley actúa en un plano inmaterial, en un plano muy superior,
en un nivel donde no podemos mantener esta ley presa, segura, donde no la podemos
controlar su desenvolvimiento.
Esta ley, esta actuando en aquel plano, y ahí es donde estamos realmente trascendiendo
muchos estados. Esta ley, va con mucho cuidado, y muy lentamente aquí en el plano
mental porque estamos tan condicionados a nuestros límites, que la impedimos, que no
permitimos que nos remueva de ahí. Esta ley puede hacer que trascendamos cualquier
límite.
Como ella tiene mucho trabajo que hacer en este momento, como es muy necesaria, en
este momento del planeta, esta ley, esta actuando abiertamente en nosotros, no en
nuestro plano mental, ni en nuestro plano consciente.
Nos esta llevando a trascender ciertos niveles interiores, internos. Esta ley, está trabajando
hoy libremente en nuestra alma, en nuestro yo superior, para que el trascienda ese estado
de yo superior, y comience a sentirse mónada, a sentirse espíritu, ¿se dan cuenta donde
está trabajando esta ley?
Mas, nosotros podemos preguntar ¿yo sabiendo todo esto, estoy trascendiendo mi estado
humano? Espere, porque esta ley esta trabajando su alma en este momento, está
trabajando para que su alma trascienda aquella situación de yo superior, y para que el
alma trascienda aquella impresión, de que ella está en determinado plano. Esta alma tiene
que trascender este estado, para llegar al estado de espíritu, al estado de mónada.
Y como esto es una ley superior, está actuando también en nuestra mónada, y también en
nuestro espíritu. Está llevando a nuestra mónada a trascender ese estado monádico, y que
se empiece a sentir Regente. Regente avatar.
¿Comprenden como esta ley está actuando en nosotros, y porque podemos concebir estar
trascendencia aunque humanamente nos sintamos un poco preso, aunque humanamente,
no creamos que ella esta haciendo una cierta obra en nosotros?
En nosotros, en el plano material, como dijimos, ella está muy limitada, porque nosotros no
creemos que ella sea omnipotente. Mas, el alma, cree. Y en el alma, está actuando. En la
mónada, está actuando, y en el Regente también está actuando. Y esta ley de la T. esta
actuando tanto, en nuestros planos internos, que algunos reflejos de esta trascendencia,
están llegando aquí.
Mas, estamos viviendo una situación un tanto extraña, porque no sabemos que existe esa
trascendencia, sabemos que algo esta siendo trascendido, mas en la materia, las cosas
continúan un poco amarradas, inertes, un poco inmóviles, y es porque la ley está actuando
más internamente que aquí afuera.
Porque si esta ley actúa en el alma, en el espíritu, en el regente, crea una situación que,
todo esto que no tiene solución en los niveles materiales mas densos, esto, va a ser
resuelto de otra forma, mas, para esto, internamente, tenemos ya trascendidos esos
estados internos, esta situación, y con todo esto, con todo este trabajo trascendente en
nuestro ser, va a ser mas simple para que esas cosas, que parecen fosilizadas en nuestra
mente, en nuestro ser humano, sean de repente liberadas.
Entonces, lo que tenemos de fósil, de medroso, todo esto ya está siendo trabajado en un
plano trascendente y va a reflejarse aquí. Entonces, tenemos esta ley, como una ley que
esta actuando muy internamente en nosotros, muy profundamente y que no solo podemos
contar con ella, sino que ya nos estamos transformando, solo que en un nivel que no es
consciente.
Vean, para estar ante esto siguiendo un asunto como este, es necesario que estemos
trascendiendo ciertos limites, de la mente, del alma.
Porque aquí ciertas cosas aun no se pueden trascender, porque son cosas que están muy
densificadas, mas, hay una forma de eso ser trascendido. Dentro de la ley puede ser
trascendido. Las cosas que sentimos a ese respecto, todo puede ser trascendido, no hay lo
que no pueda serlo, porque esta es una ley superior, no es una ley material, no es una ley
de estos planos, donde existe una tabla, donde existe el sistema métrico. Esto no es una
ley de estos planos, donde las cosas se miden en kilos, donde las personas fijan edades
para si mismas, esta no es una ley de este plano, es una ley de otro plano, que actúa
mucho mas libremente, y que con el tiempo, vamos a poder estar más a voluntad en esta
ley, mas confiados, y mas coligados con ella.
Necesitamos estar viviendo esta etapa de la ley de la T. Esto es, necesitamos estar viviendo
esta experiencia de trascendernos a nosotros mismos por esta ley, para estar mas a
voluntad en aquello que llamamos el camino de la consciencia única, que es lo que va a
resolver nuestra parcialidad, nuestro egoísmo. Lo que va a resolver todo este nuestro
estado humano.
Mas ahí, necesitaríamos estar mucho mas abierto a esta ley y no habrá lo que esta ley no
pueda hacer.

Intereses relacionados