Está en la página 1de 8

Cambios en nuestro cuerpo

05-02-2002

Una persona describe todas las experiencias de sueños y otras percepciones


que tenia cuando era niña. No dice la edad, pero cuenta que cuando era
muy niña, ella tenía mucha relación con los niveles internos. Veía muchas
cosas, soñaba, y después de cierta edad, esto terminó.
Existen muchos hechos no materiales, sutiles, que pasan en los sueños, o
en nuestra vida en los planos intermedios. Existen muchos hechos que
suceden con nosotros, cuando nuestros cuerpos no están aun formados, y
que son parte de la formación de nuestros cuerpos.

Por ejemplo, durante la formación del cuerpo físico, del cerebro físico, a
mediada que se va definiendo, lo que lleva varios años, ahí podemos tener
una serie de percepciones, que, como el físico no esta tan denso, como
estará años después, esto se imprime mejor. Entonces, antes de los cinco o
seis años, tenemos contactos con ciertas cosas, ciertas impresiones, mucho
mas frecuentemente que después que el cuerpo físico esta formado. Luego
viene un período, en el cual nuestro cuerpo astral, no está totalmente
definido, y está permeado por lo astral colectivo, o muy coligado, muy
influenciado con el astral de quien nos generó o de quien nos crió o de
quien está muy en contacto con nosotros, y con el cual tenemos afinidad.
Todo esto es motivo, para que, durante la formación de nuestro cuerpo
astral, tengamos percepciones emocionales, sentimientos, que encontramos
interesantes, porque no son de nosotros, y a veces, hasta tenemos
experiencias, a esta edad de formación del cuerpo astral, que después no se
repiten más, porque ahí el cuerpo ya esta con su vida propia, desarrollando
su propia formación, concienciando sus propios rumbos, entonces esto deja
de pasar.

Y necesitamos ir adaptándonos a estas etapas, porque estas cosas pueden


dejar de pasar, pero obtenemos otras cosas que no teníamos en ese estado.
No tendríamos que estar catalogando o formando un juicio sobre estas
cosas, ni nos deberíamos fijar en nada de estas observaciones, ni en estas
teorías, porque están pasando cosas nuevas, no solo en el individuo, sino
también en el planeta y en la vida en general.

El propio planeta esta cambiando, y por lo tanto nosotros, que estamos


aquí, en su órbita, también estamos cambiando, por lo tanto, hoy no es
muy correcto, estar fijándose en ciertas leyes, en ciertas observaciones,
psicológicas, humanas y mismo físicas, porque hay muchas modificaciones
en curso.
Podemos hacer una observación sobre nuestro comportamiento físico, por
ejemplo. Podemos tener una serie de impresiones ya catalogadas por
nosotros mismos, al respecto del comportamiento del cuerpo, o de otros
cuerpos, si fuésemos médicos o terapeutas. Mas, a medida que el nuevo
código genético, o va siendo implantado, o desenvuelto en el individuo, sus
cuerpos, van siendo cada vez más receptivos a impulsos que vienen de un
nivel superior, que vienen de la mente superior.

Entonces, tanto nuestro cuerpo físico, como cualquier otro cuerpo físico, que
estaba habituado a estar bien, condicionado por la mente, por el propio
pensamiento, hoy, esto puede quedar disuelto, porque con el cambio de la
energía de la vida en general, y el cambio de la situación planetaria, que
también debe ir sutilizándose, el cuerpo, que también es parte de la vida de
este planeta, la tendencia de este cuerpo, es estar más receptivo a otros
estímulos. Entonces, si tenemos una aspiración, o un alineamiento, o una
propuesta, un propósito, de estar alineado con una consciencia superior,
nuestro cuerpo físico ya no está tan sometido al pensamiento humano, tan
condicionado por nuestra mente. Esto es algo que esta cambiando, por
causa del nuevo código genético. Y otra cosa que esta cambiando en la
relación con el cuerpo, y lo que pasa con el, es la relación con nuestro libre
albedrío.

Si nos confirmamos dentro del libre albedrío, esto es, si nos confirmamos,
proseguimos, dentro de esta ley de libre albedrío, esto es, de hacer lo que
queremos, de hacer las cosas a nuestra manera, cosa a la que tenemos
derecho, si confirmamos este hábito al libre albedrío, nuestro cuerpo, estará
mas influenciado por nuestra mente, por los hechos colectivos, y por las
emociones colectivas. Si renunciáramos al libre albedrío, y buscáramos otra
forma, otra manera de orientarnos, buscando donde está la otra voluntad
para nosotros, qué quiere nuestro espíritu para nosotros, todo esto cambia
la condición del cuerpo para aquello que el cuerpo recibe.

Entonces, no necesitaríamos cuidar tanto del cuerpo, estar pensando tanto


en el cuerpo, y canalizando tanta energía para el cuerpo, si estamos en ese
trabajo. Ahora, si no estamos en este trabajo, el cuerpo necesitara de
muchos mas cuidados, porque el está muy influenciado, condicionado, por
nuestro pensamiento, por nuestra mente, por la mente colectiva, con el
pensamientos de los otros con los cuales estamos coligados. Y ahí nuestro
cuerpo necesitaría mucha ayuda y mucho tratamiento.
Pero si cuidamos de esta parte, de estar continuamente sintonizados con
aquello que no es la mente, y que está por encima, nuestro cuerpo va
asumiéndose, y podremos estar despreocupándonos de el. Esto es muy
sutil, porque hay personas que dejan de ocuparse lo suficiente de su
cuerpo, antes de estar en este trabajo con firmeza.

Bien, todo esto es algo que cuesta esfuerzo, da trabajo, pero un tipo de
trabajo y de atención que está muy en el plano de la intención, no
necesitamos parar la vida para hacer esto, porque esto no se hace así,
materialmente. Podemos estar haciendo todo lo que estamos haciendo y
también hacer esto. No necesitamos parar nada para hacer esto. Lo
hacemos en nuestra conciencia. Y a medida que vamos consiguiendo hacer
este trabajo, dentro del cuerpo, encarnado en el, introducido en la vida, en
la vida en la que todos participamos, sin interrumpir nada, sin perjudicar
nada de esto, entonces, vamos a conocer un vigor interno, vamos a sentir
una fuerza interna, que no viene de nuestro cuerpo, que si está con fuerza,
que si está saludable, que si está bien, y es de esta fuerza interna que
vamos sintiendo, que vamos percibiendo, que es una convicción, una
aspiración activa, un vigor palpable, que encontramos dentro, que sentimos
dentro, entonces esto pasa por el cuerpo, y le evita a este muchas
dificultades.
Hay una parte del tratamiento con ese cuerpo, que es necesario cuidar, y
hay otro tratamiento, la mayoría de las cosas, que se hacen directamente,
mientras se hacen otras cosas, con la consciencia, con la mente, en fin, con
otro trabajo. Esto, está pasando, y si estamos viviendo así, nuestro cuerpo
tendrá un funcionamiento diferente, las cosas que van a cambiar en nuestro
cuerpo, van a restar aquellas cosas kármicas por las cuales el cuerpo debe
pasar, porque existe un karma del cuerpo físico, mas, el karma del cuerpo
físico dentro de esta reestructuración de nuestro ser conciente, puede ser
redirigido, no por nosotros, que no somos los señores del karma, sino por la
propia ley del karma, de las propias entidades que cuidan la parte kármica,
esto será redireccionado.

Porque si está incluido dentro de una evolución y el ser toma un rumbo


evolutivo, dentro de esta cualidad, la propia ley del karma va a buscar los
medios, dentro de la ley, va a buscar cambiar, redireccionar el karma del
cuerpo. Principalmente, si aquel cuerpo va a ser útil en un determinado
trabajo de consciencia que el ser esta haciendo. Entonces, esto no solo
puede disolver el karma previsto para el cuerpo, sino que puede ser
resuelto de otra forma, puede ser transferido, o adaptado. Todo esto es
posible.
Mientras todo esto puede suceder con nosotros, que estamos dentro del
cuerpo, en el planeta todo se esta sutilizando. El planeta se esta tornando
mas sutil, y se va a tornar más sutil aún, de forma que todo esto esta
incluido, en el proceso planetario. Esto no es un proceso individual, no esta
separado, esta dentro de leyes mayores, que están en vigencia, en
desarrollo.

En el planeta, más allá de este movimiento de sutilización, existe también


otro movimiento, que es el de una presencia cada vez más perceptible, mas
integrada en el planeta, de la propia jerarquía espiritual. Y esto se ve por la
gran cantidad de cosas que se ven en los cielos. Hoy se ve en mayor
número, no porque haya aumentado, sino porque esta más cerca, no dentro
del espacio, no se mide así, más cerca en el sentido de introducirse más en
la conciencia planetaria.

Entonces, estamos dentro de una irradiación muy diferente de la de antes.


Porque todo esto, dentro del aura de la tierra, toda esa jerarquía, de
valores, esta jerarquía espiritual, está modificando el tenor de la tierra, esta
sutilizando todo aquí.

Bien, todo esto, son cosas que se pueden observar externamente, dicen
respecto a nuestra vida externa, nuestra vida práctica, mas, así como el
planeta se esta sutilizando, y la conciencia del planeta se esta polarizando,
en niveles muchos mas amplios de lo que estaba, nosotros también, como
seres , como almas, estamos también ampliándonos, porque, nuestro
campo de vida interna, interior, no está más, limitado al etérico, al astral, al
mental, porque nuestra alma, o nuestro yo interno, nuestro yo superior,
hasta hoy, estuvo en el plano mental, y en este momento, este yo interno,
este núcleo interno de sabiduría, está elevándose para el plano intuitivo.

Esto da a la vida interior, una otra situación, y todo esto se refleja no solo
en el cuerpo físico, sino en todos nuestros cuerpos, principalmente en el
mental, y en el emocional. Y, con esta trasmigración de este, nuestro
núcleo conciente para el plano intuitivo, vamos a estar cada vez mas
conscientes de realidades internas, y mas sutiles, por lo tanto nuestra alma,
nuestro yo interno, está irradiando, algo que no es más el mental superior,
es algo mucho más sutil, más fuerte, mucho más amplio. Los cuerpos están
usufructuando todo esto, están en esta vibración, dentro de este proceso.
Aunque sean un material más denso, ellos están inmersos en estas cosas.

No se necesita estar midiendo o analizando esto porque no es posible hacer


análisis de esto. Esto es algo que está mucho más allá de la mente
analítica, y a la cual ella no tiene acceso. La mente puede deducir, pero ella
no puede saber esto. Puede hacer deducciones, de acuerdo a su experiencia
anterior, pero saber, es otra cosa.

Entonces, podemos percibir, podemos estar tomando conciencia que este


proceso en nosotros esta sucediendo libremente, que no está habiendo
obstáculos, que se está dando en un orden interno, que no conocemos. Si
dijéramos que cualquiera de nosotros vamos a trabajar en este proceso, no
sabríamos ni por donde empezar, porque esto no es algo conciente, no es
algo que se pueda controlar de afuera para adentro, ni con la inteligencia.

Pero podemos saber que esto esta sucediendo, podemos tener señales de
que esto es una realidad, y que en algún plano de nosotros, este
movimiento esta libre, porque vamos a comenzar a sentir, una unión mental
mayor, con los otros. Unión mental no quiere decir que tengamos la misma
idea que el otro, ni que estemos de acuerdo con lo que el otro tenga en su
mente, unión mental, no es eso. Es estar unificado en la mente de forma
que, aunque guardemos nuestra identidad mental, estamos unidos
mentalmente con el, esta es una situación, que se puede percibir, no en la
mente concreta, mas se puede percibir en esos momentos de calma, de
despreocupación, y cuando, sin saber como, mentalmente, sabemos del
otro, percibimos al otro. Esto hasta hoy, muchas personas, con el corazón,
siempre lo hicieron. Todas las personas de corazón positivas y abiertas, en
el centro cardíaco, siempre supieron lo que los otros necesitan y en que
ayudarlos, esto no es novedad, mas, por la mente, es algo que comienza
ahora, y esto enriquece otra forma de estar con el otro, y de crear una
unidad.

Entonces en esta unión mental, no es que todo el mundo piense igual. Es


comenzar a percibir al otro con la mente. Tampoco es telepatía, porque aquí
estamos percibiendo la realidad del otro, y no lo que esta pensando.
Aunque claro, la realidad del otro incluye lo que esta pensando, mas, esto,
es diferente de la telepatía. Entonces estamos allí en el plano mental, en el
mundo mental unido con el otro, y esta unión, significa, que algo de mejor
vamos a poder pasar, como estamos recibiendo de el. Y así comienza el fin
de esa experiencia de la separatividad. Esto es, dejar de continuar
sintiéndonos un individuo separado del otro, lo que cambia mucho el
comportamiento, y lo que determina un cierto comportamiento. Porque una
cosa es estar percibiendo al otro, conociendo a otro, realmente, sin pensar,
y otra cosa es no conocer al otro, si es así, no tenemos condiciones para
estar realmente unido con el.
Cuando vamos conociendo al otro, cuando vamos entrando en la realidad
del otro, es muy interesante, porque comenzamos a vernos allí, y cosas que
en nosotros no veíamos, que en nosotros no percibíamos, no conocíamos, la
vemos en el otro, pero ya sabiendo que somos nosotros mismos. Ahí
comienza la unidad, comienza la unión, porque solo se puede ver en el otro
aquello que tenemos, pero que no veíamos. Entonces, si hallamos al otro
desordenado, irracional, son todas cosas de nosotros que vemos allá por
observación racional, mental. Mas, cuando comienza esta unión, esta
verdadera unificación, vemos bien naturalmente todo allá, que es de
nosotros, solo que no tiene mas división, y a una cierta altura, cuanto más
esa comprensión se abre, cuando más se abre esa visión, menos diferencia
vemos, y vamos notando esta cosa en común que es esta unidad mental,
que esta siendo elaborada.

En ese proceso, suceden muchas cosas, como por ejemplo, necesitamos


menos tiempo para dormir, para que el cuerpo descanse, porque, el cuerpo
esta recibiendo toda la energía de este proceso, se está renovando, se está
comunicando, se está conectando, con otras realidades, con otros cuerpos,
con otras energías. Y aquí comienza un proceso, de restauración del cuerpo,
una revitalización del cuerpo, completamente diferente de aquel que
conocemos, que es una revitalización hecha en el propio cuerpo, con varios
movimientos, hasta hay algunos que usan movimientos físicos para esta
renovación.

Aquí se da esto por otro proceso, es otra cosa, y no estamos dirigiendo


nada específicamente, estamos apenas viviendo este trabajo. Este trabajo,
es mucho mas actual, de lo que es nuestro trabajo anterior con el cuerpo,
porque este trabajo hecho así, no impide al cuerpo de ser como el es en su
realidad.
Cuando decimos nuestro cuerpo, no estamos hablando solo del cuerpo
actual, de esta encarnación. Nuestro cuerpo es un modelo de cuerpo para
nosotros y que existe, existe en un plano superior, y está bien impreso en
nuestros átomos permanentes, que son los mismos, en todas las vidas.

Entonces, el cuerpo, es lo que esta previsto para ese cuerpo, es el modelo


para ese cuerpo, es lo que el debe expresar totalmente. Y prácticamente
hoy en día no hay ningún cuerpo que se exprese totalmente. Mas, esto
existe, aunque no exprese totalmente ese modelo, está allí. Si no llegara a
expresarse totalmente en el plano físico, porque puede que no le de el
tiempo, aquel esta allá y aquel potencial, si es cuidado, respetado, amado,
si es considerado, cambia nuestra actual situación. Aunque no consigamos
un cuerpo perfecto, en este actual estado, vamos a conseguir reconocer, un
cierto modelo, un cierto arquetipo, una cierta tendencia, y vamos a respetar
aquello, no vamos a despreciarlo, a desconocerlo, lo vamos a respetar,
vamos a amarlo, y ahí comienza a suceder en nuestro cuerpo un proceso de
mayor concienciación de el como cuerpo, y esto nos libera a nosotros, de
estar obstinadamente, cuidando de el, porque el comenzará a hacer un
trabajo, que el siempre fue capaz de hacer, de construir, solo que nunca
pudo, porque nosotros mismos no lo dejamos, y porque la mente colectiva
tampoco lo dejó, porque la estructura de la vida, no lo deja ser como es.
Mas, esto no murió en ese átomo permanente.
Entonces, estando en contacto con todo esto, trabajando en esto, entramos
no solo en armonía con aquello que nuestro cuerpo debe ser, sino también
entramos en contacto con el modelo para aquello, y estamos muy en paz,
muy armonizados, con aquel modelo y pasamos a vivir aquello, pasa a ser
vida, aunque el cuerpo no pueda más asumir aquello, igualmente, de esta
forma, vivimos aquello, vivimos aquello en conciencia, estamos en contacto
con esto, y entonces pasamos a tener, realmente, una conciencia de lo que
vamos a hacer con el material que esta disponible para nosotros, y no solo
el cuerpo, sino la materia en general que está en contacto con nosotros, y
con todo aquello que entra en contacto con nosotros. Y a partir de ahí,
vamos a ver, que estaríamos, hasta enfermos, si no cuidamos de todos los
detalles, que no hay cosa que no se necesite cuidar, no hay nada, que
quede sin ser cuidado, mas, esto solo conseguimos percibir, vivirlo, cuando
estamos en contacto con esta perfección, en otro plano, que estamos bien
armonizados con esto, y entonces, tenemos una necesidad real, de cuidar
de todos los detalles, de cuidar de todo lo que debe ser cuidado aquí. ¿Se
imaginan lo ordenada que seria la vida si todos estuviéramos cuidando los
detalles sin dejar nada atrás sin ser cuidado? Imagínense que vida sería.

En el plano conciente en la vida externa, claro que todo esto no es posible,


mas, esto no impide que vivamos así, y que seamos así y estar en esto, de
una forma bien entera, esto no impide para nada, porque todos sabemos
que nuestra vida mayor, la mayor parte de nuestra vida, es en todos esos
otros planos.
Entonces, si el plano material en este momento está en esta situación, si
está en estas condiciones, no necesitamos estar envueltos en esto, estamos
haciendo un determinado trabajo, y cuanto más estamos conscientes de
que ese es el trabajo, y de cómo refleja aquí el trabajo interno, el trabajo
superior, cuanto mas conscientes estemos aquí, más, estaremos
colaborando para el proceso del planeta en este momento. Y es parte del
proceso del planeta, ir ayudando a la humanidad como un Todo, no a una u
otra persona.

Cabe al planeta, ayudar a que esta humanidad, se torne cada vez más
conscientes, de estas cosas internas, de ella, como vida. Entonces, el Logos
del planeta, el ser del planeta, esta trabajando a esta humanidad, como un
todo, para tornarla mas consciente, y si nosotros hacemos, a su vez, este
trabajo en nosotros, estamos colaborando con el, y nuestra energía, se va
expandiendo en estos niveles de consciencia, y en este punto nuestra
energía va a participar de toda esta obra planetaria.
Parece que se trata de esto y no de estar viendo tumultos sociales y crisis
económicas, bombas, todo esto es circunstancial, cosas que van y vienen,
que de cuando en cuando suceden, hasta que el planeta cambie de rumbo.
Esto esta pasando, y de alguna forma estamos participando, pero no se
trata de nada de esto. El caos, y todo lo que pasa en lo externo, no
precisamente nos debe desviar de lo que es nuestro rumbo, nuestra
conciencia, dentro de todo esto.

Bien, dice una persona que está enferma, mas, todos los que me tratan no
me encuentran nada. Me hago exámenes y no me dan nada, mas yo se que
estoy enferma.
No se si este es el caso, mas, hay una fase en nuestra vida evolutiva, en la
cual la mente, y nuestra energía mas vital, mas etérica, que son grandes
fuerzas, para mantener al cuerpo integrado y energizado.
Mas, hay una fase en nuestra trayectoria, que esta mente, y estas fuerzas,
comienzan a ser atraídas, para el yo superior, comienzan a ser atraídas por
otro sistema, de energetización. Y esta mente, y esta energía vital, no es
que se retira del cuerpo, porque no puede, solo puede hacer esto
desencarnando, mas, va dejando el cuerpo, entregado a el mismo, porque
en la mente, estas fuerzas, estas energías, saben que el cuerpo, va a ser
mas de lo que el es, si se queda con el mismo. Y cuando pasa este
desplazamiento, que es un desplazamiento parcial pero que hace una gran
diferencia, y cuando el cuerpo queda con el mismo, para resolver todas sus
cosas, el comienza a despertar mas su conciencia. Su conciencia como
cuerpo, comienza a ser más aguda, mas presente. Mas, con todos estos
cambios, entra en un estado, que es interpretado como enfermedad, pero
es un cambio de situación que pasó en el cuerpo. El quedó más liberado de
ciertas presencias energéticas, y de ciertas ondas mentales que lo
estructuraban y lo aseguraban, y de repente, el se queda con el mismo, y
desde ahí, tendrá que aprender un nuevo mecanismo, para elevarse, para
cuidarse, para mantenerse, tendrá que encontrar ese nuevo mecanismo, y
es en ese punto en el que nadie consigue encontrar nada... no encuentra
nada. Ahí hay un cuerpo, que tiene que encontrar un nuevo mecanismo,
que tiene que madurar físicamente, a una madurez corporal. Claro, que en
una vida no da tiempo, pero esto pasa en el átomo permanente, queda
introducido ahí, y después, será un cuerpo más de acuerdo para el modelo
de la vida física. Entonces, cuando este proceso se acelera, porque muchas
veces, la conciencia de todos los cuerpos físicos, porque cada cuerpo tiene
su conciencia, mas, estos todo en conjunto forma una conciencia, en este
planeta, entonces, cuando esta conciencia una, del cuerpo físico entiende
que somos un buen laboratorio, en beneficio de todos, esto se acelera, se
amplia y puede hasta ir mas allá, de nuestra necesidad individual de que
nuestro cuerpo quiera hacer este trabajo. Entonces ahí nuestro cuerpo está
mas entregado a el mismo, un poco mas allá de lo que el necesitaría, está
un poco mas abandonado de lo que necesitaría estar, porque ya esta
sirviendo a los otros, al cuerpo colectivo, y ahí surgen síntomas que ni los
grandes médicos de la tierra van a saber lo que es ni como tratarlo. Porque
no se puede tratar en lo físico, lo que tenga que suceder son dos cosas, o la
conciencia mental, la energía básica de la vida, y del planeta, o esto todo se
vuelva atrás y retoma todo el sistema del cuerpo y el entra en su conciencia
normal, en su actividad normal, pero si el individuo es dejado en esta
prueba, con inteligencia, con buena voluntad, con fuerza, con decisión, la
tendencia es que el cuerpo siga adelante con este trabajo, y finalmente la
conciencia del cuerpo asume completamente la conciencia de si mismo. Son
dos caminos. Hay seres que están en esta crisis, en estos momentos, a
veces por toda una encarnación, o a veces, en una parte de ella.

Entonces hay ciertos desarrollos en los cuerpos internos, y en los cuerpos


sutiles, que podemos hacer fuera del cuerpo físico, es por eso que durante
el sueño, sabemos que somos llevados con otros cuerpos, con otra
conciencia, para tratarnos en una u otra cosa, para ser curados, esto es una
realidad. Porque ciertas cosas, no se pueden hacer dentro del cuerpo físicos.
Ahora, si llevamos el cuerpo físico, la vida física, todo el ambiente físico, a
una neutralidad, a una ausencia de oscilación, a una ausencia de conflicto,
para esta parte física, material, para esta parte conciente, tendrá su
recuperación. Entonces en este sentido, se debería tener realmente una
ambiente de una nave, cosa que es imposible mas, estar más para el lado
de la nave, que para el lado de las cosas de la tierra. Y esos cuerpos, tanto
físicos como sutiles, van a tener que aprender a prescindir, del comando de
la mente humana, entonces el individuo tiene que estar cuidando de su
mente, de forma que esta mente, lo guíe, o lo inspire, o le enseña, o que
colabore con el, pero con cuidado que eso no predomine, que esta mente no
diga la ultima palabra, porque si esta mente, esta en el punto de querer
imponerse, esta mente impide, que los cuerpos hagan esta toma de
conciencia.

Aquí hablaos solo de cuerpo físico, a un nivel bien físico, pero podemos, por
analogía, ir transfiriendo esto para el cuerpo emocional y para el cuerpo
mental, porque el proceso es el mismo. Esto también debe suceder en esos
cuerpos, porque los átomos permanentes de esos cuerpos, tienen que
aprender a lidiar con su material, de la forma más conciente posible, que es
para que nosotros interiormente, internamente, tengamos un pasaporte, un
permiso para hacer nuestro proceso interior, cada vez más libremente.

Entonces, tenemos este ambiente de neutralidad, donde esos cuerpos con


su conciencia, pueden reencontrarse, asumirse, llegando a la máxima
perfección, que ellos puedan expresar, mas, en la parte interna, en nuestro
cuerpo del alma, de nuestro yo superior, en nuestro cuerpo de luz, ser
reforzado, ampliado, y si no existe, tener un nacimiento. Entonces este
cuerpo del alma, este cuerpo espiritual, este cuerpo de la mónada, esto
debe seguir su curso, debe tener su proceso, y que no nos corresponde a
nosotros decir, porque nosotros estamos cuidando aquí de esta en la parte
visible, en los niveles en que estamos encarnados. Todo este otro proceso
del cuerpo causal, del cuerpo espiritual, del cuerpo monádico, es un proceso
que se da en la nave, en la conciencia de la nave, que es otra cosa.

Y nosotros somos, en cierto sentido, los que tenemos que reconocer esto,
para no crearnos obstáculos, y para ser también los guardianes de estas
cosas, y para mantener esto, dentro de cierto orden, dentro de cierta
armonía. Y es bueno haber hablado, que la imperfección está siempre junto
a la perfección, porque ahí, en ese punto, no podemos decir que hay algo
que es imposible, porque por más imperfección que haya, como es siempre,
por más cosas imperfectas que haya en cada uno de nosotros, esto no nos
impide hacer lo que tiene que ser hecho. Que se lleve adelante una tarea
como la aquí propuesta.

Otras conferencias

Intereses relacionados