El pato Donald: visto desde la semiótica.

El pato Donald, el ratón Mickey, Tío Rico, y todos los personajes que
componen los dibujos animados de la empresa Disney, no sólo entretienen a
los niños que habitan nuestro mundo, sino también los llevan a imaginarse
un globo capitalista, mediante sus ideologías y estrategias que en éste
escrito describiré a través de la semiótica.
Estas animaciones no sólo las crearon con el ánimo de divertir y distraer a
los niños y jóvenes de nuestras sociedades, sino también para persuadirlos y
desde luego venderles sus productos. Es normal hoy en día ver numerosas
“colonias mágicas” (Dysney - landias) erigidas en todas las partes del mundo,
un ejemplo claro de ello es el reciente e inmenso parque de Diversiones de
ésta firma posicionado en Japón.
Identificación.
Según Ariel Dorfman: “sólo aquellas personas que se identifiquen como
ganadores entrarán a éste club imaginario, con el pretexto que quienes
estén de acuerdo con dicha comunidad, harán parte de una sociedad
cohesiva y libre de malas influencias sociales”.
Así mismo, los que lleven el signo de Mickey Mouse en algún lugar de su
ropa, estarán identificados con la burguesía existente en el planeta. Estos
dibujos animados representan el “nuevo” mundo burgués, actuando como
representaciones mediante dibujos animados del mundo actual y a su vez
como la personificación de los sueños de sus “clientes”, por que, “si tu
tienes dinero pertenecerás al mundo Walt Disney”.
Fueron muchas las críticas políticas que se dieron cuando se publicó el libro
“Cómo leer al Pato Donald” en Chile. Según Hector Smucler, escritor del
prólogo del libro: “en éste texto se denuncia este tipo de estrategias de
venta que acompañan a los dibujos animados; hubo problemas con las
organizaciones gubernamentales de turno; ya que se perjudicaba con el
funcionamiento del capitalismo que surgía en dicho país, también se vería
afectada la burguesía local, y por último la integridad y austeridad que
reflejaban estos comics”.
Disney visto desde la semiótica.
Estos comics se ven inofensivos, pues se trata supuestamente de animales
destinados a enseñarles el mundo de una forma serena y comprensible,
donde los niños aprenden a diferenciar lo bueno de lo malo. Pero si lo vemos
desde la semiótica, el real objetivo de estos dibujos animados es mostrar el
mundo desde una perspectiva “adulta”, cubierta con un poco de magia e
imaginación, la cual hace que los niños aprendan los desengaños, traiciones,
ambiciones y todos los anti – valores de la sociedad, que se llevan a cabo en
un mundo globalizado y desde luego capitalista. Según un estudio hecho por
Armand Mattelart, declaró que: “los creadores de estos comics quieren
mostrar el mundo actual, como a ellos les hubiese gustado que se le
expusiera en su niñez”.
La empresa Disney implanta estrategias imperceptibles con el fin de vender,
sus productos al mercado más vulnerable, los niños. Desde la semiótica
vemos que una de ellas es que los actores de dichas historietas, como

Donald. La idea entonces es mostrar el universo de usos que tiene la semiótica. entre otros. Moreno. 1987. con el objetivo de persuadirlos y hacer que se sientan identificados con ellos. Otra manera de persuadir a niños y jóvenes por parte de dicha multinacional. Mattelart. porque se sienten identificados con ellos. la cual colaborarían más con la globalización y destrucción de nuestra culturalidad. son animales. Estos comics supuestamente como sólo imparten diversión y no tienen problemas políticos o distinciones de raza. “Otro comportamiento de los comics creados por Disney.htm. Siglo veintiuno editores. es hacer que dichos dibujos animados asuman las formas de ver la vida de los menores de edad. olvidando de esta forma su sublime “marca registrada”. Dorfman.http://www. Por que el mismo lobo feroz. que gustan en los niños es la desobediencia y rebeldía que muestran dichos dibujos animados hacía sus supuestos padres. Entrevista a Armand Mattelart. Bibliografía.http://www. A.globalizacion. y que unos comics animados inocentes e indefensos. El sociólogo que desnudó al Pato Donald y el modelo estadounidense. ¿Cómo leer al pato Donald?. Hugo. Representar las formas de vida. Los niños se sienten a gusto con los comics surgidos de la naturaleza. aprovechando la utopía de los infantes. Por otro lado. Vida y obra. México. con simpatía y sin odio. por ejemplo Donald es el eterno enemigo del trabajo y vive en función del familiar todo – poderoso.org/filosofos/chile/dorfman/introd. los animales no toleran las vicisitudes de la historia y no pertenecen ni a la derecha e izquierda de los partidos políticos de su país. Morales.htm.ensayistas. Dorfman.org/entrevistas/MattelartApocalip sis. pueden esconder ideologías políticas o mercantiles no deseadas. También están pintados para representar ese mundo sin la polución de los esquemas socio – económicos existentes de la humanidad. El cómic como objeto de estudio para las Ciencias Sociales y . llegada la oportunidad de engullir a los tres cerditos tiene un ataque de conciencia y por consiguiente no termina su cometido. Aseguró Ariel Dorfman. Paco y Luis.Mickey. con un toque de didactismo. Tribilin no es más que el inocente y poco avisado hombre común que siempre es víctima de sus propias torpezas que a nadie dañan pero que hacen reír. Ariel. para nuestras próximas generaciones. Semiótica y semiología. Carlos. y decirles que es fundamental para analizar cualquier elemento que compone nuestra vida. se hacen ver moralistas. José. ejemplo de ello es cuando los sobrinos de Tío Rico. la cual es alegar y no cumplir las órdenes impuestas por sus progenitores”. A. lobo y lobito utiliza estos ingredientes para no verse tan meramente mercantil. se convierten en el puente supranacional de la historia. le refutan alguna orden impuesta por este. ya que enseña a los niños a diferenciar el bien y el mal.

2007.vozuniversitaria.http://www.las Humanidades. Microsoft Student.org.mx/comicanalisis.htm. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful