Está en la página 1de 29

21

Debates

Deuda externa y valorización
financiera en la Argentina actual
Factores explicativos del crecimiento del
endeudamiento externo y perspectivas
ante el proceso de renegociación*

Matías Kulfas y Martín Schor r**
Este trabajo desarrolla la idea de que el fenómeno de la deuda en la Argentina no puede ser circunscripto estrictamente a una problemática o contradicción restringida exclusivamente a un universo de acreedores externos e instituciones financieras internacionales por un lado, y al Estado nacional por el
otro. Antes bien, el endeudamiento público externo juega un papel central en
el proceso de valorización financiera que ha regido los patrones de la acumulación de capital en la economía local durante el último cuarto de siglo. Así,
pues, la constatación empírica de la creciente acumulación de capital y la
cooptación de los poderes públicos perpetrada por los sectores concentrados
del capital local permiten confirmar que el proceso de endeudamiento argentino no debe ser visto como una conspiración internacional en contra del desarrollo argentino sino, antes bien, como una pieza fundamental a partir de la
cual se ha estructurado el capitalismo argentino de fines del siglo XX.

* En este artículo se presentan algunos resultados de un trabajo reciente de los autores realizado
en el marco del Proyecto de Investigación sobre Políticas Económicas y Sociales Alternativas para la Argentina a cargo del Centro Interdisciplinario de Estudios Sobre las Políticas Públicas
(CIEPP) y la Fundación OSDE. Véase Kulfas y Schorr (2003).
** Investigadores del Area de Economía y Tecnología de la Facultad Latinoamericana de Ciencias
Sociales (FLACSO)-Sede Argentina. Se agradecen los valiosos comentarios que Martín Abeles,
Daniel Azpiazu, Alberto Barbeito, Eduardo Basualdo, Rubén Lo Vuolo y Hernán Soltz realizaron
a versiones preliminares del trabajo y, naturalmente, se los exime de toda responsabilidad en
cuanto a los errores u omisiones existentes. Asimismo, Arturo O’Connell aportó sus valiosos comentarios y opiniones en una entrevista mantenida con los autores, los cuales permitieron enriquecer el trabajo.

22

realidad económica 198

I. Orígenes y naturaleza del
endeudamiento externo
argentino
El capitalismo argentino actual reconoce, en la última dictadura militar, un
quiebre fundamental en los patrones
centrales que hacen a la valorización
del capital y la distribución del ingreso.
Por su parte, las reformas económicas de los años noventa consolidaron
y acentuaron los rasgos esenciales de
la mencionada reestructuración. En
dicho contexto, el endeudamiento externo del país comenzó a desempeñar
un papel fundamental, no sólo como
resultado de las transformaciones en
el escenario internacional (el surgimiento de la denominada “globalización financiera”, la aceleración de los
flujos internacionales de capitales,
etc.) sino también (y no menos importante) porque el endeudamiento externo ha operado como el elemento que
ha hecho viables los procesos de valorización financiera de los sectores
dominantes locales.
La deuda externa argentina alcanza
en la actualidad un monto equivalente
a, aproximadamente, un año de producto bruto y cinco años de exportaciones. Hacer frente al servicio de la
deuda (actualmente suspendido aunque no en forma total) sin recurrir a
nuevo endeudamiento implicaría disponer de la casi totalidad de los recursos fiscales del país. Es evidente entonces que el endeudamiento externo
representa una severa restricción para el desarrollo del país y que resulta
absolutamente imposible afrontar su
pago en las condiciones actuales. Sin
embargo, como se intentará mostrar a
lo largo del presente trabajo, sería un
error supeditar las posibilidades de
desarrollo del país al análisis de las
diversas opciones de renegociación

de los pasivos o, directamente, de su
repudio sin estudiar la estrecha vinculación que tiene el endeudamiento
con los patrones de acumulación vigentes.
En otras palabras, la deuda externa
no representa un fenómeno en sí mismo sino que constituye un engranaje
dentro del capitalismo argentino; por
ende, reestructurar la deuda sin alterar los patrones de acumulación y distribución parece ser una estrategia
destinada al fracaso. Un razonamiento análogo cabe enunciar para la propuesta del repudio de la deuda.
La deuda externa encuentra su génesis histórica en la última dictadura
militar. A mediados de los años setenta, la economía internacional presentaba elevados índices de liquidez, bajas tasas de interés y bancos ávidos
de obtener nuevas plazas de colocación. De este modo, comenzaron a
afluir al mercado doméstico (y a otros
países de América latina) importantes
corrientes de capitales. En el caso
puntual de la Argentina, el ingreso de
esos capitales asume inicialmente la
forma de préstamos al sector privado.
El marco contextual era una economía que había reducido drásticamente sus niveles de protección, a lo cual
se agregó la reforma financiera concretada en 1977 que liberalizó la actividad financiera.
El negocio del endeudamiento externo consistía, esencialmente, en aprovechar el diferencial existente entre
las tasas de interés locales e internacionales. Las divisas ingresaban al
país, se cambiaban al apreciado tipo
de cambio vigente y se colocaban en
el mercado financiero local, operatoria
que arrojaba cuantiosas ganancias. A
diferencia de otros países de la región
que destinaron parte del endeudamiento a profundizar sus procesos de

o la vinculación entre ellas. además. ejerciendo el papel de garante del mencionado proceso. depósitos. En efecto. El alza de las tasas de interés internacionales y el fracaso de la política económica de Martínez de Hoz pusieron fin a la operatoria.) en el mercado interno e internacional. y a que el acelerado crecimiento del endeudamiento externo posibilita la remisión de capital local al exterior al operar como una masa de excedente valorizable y/o al liberar las utilidades para esos fines”. también el Estado comenzó a participar del endeudamiento. los deudores habían sido obligados por sus acreedores a disponer de depósitos bancarios como garantía2. Domingo Cavallo. en la Argentina se inició una etapa en que la forma predominante de acumulación ha sido la valorización financiera ligada a la desindustrialización. lo cual expresa la contracara del crecimiento de la deuda. En 1981 la moneda se devaluó en forma significativa y el sistema financiero se encontró al borde del colapso. Este proceso. aprovechando rentabilidades extraordinarias según las especificidades de cada etapa del proceso económico y del ciclo político. en los hechos. La valorización financiera ha permitido a los sectores concentrados del capital la posibilidad de movilizar su capital desde la esfera financiera hacia la productiva y desde esta última hacia la financiera. la centralización del capital y la concentración de la producción y del ingreso1. por Arceo y Basualdo (2002) definen la valorización financiera como “la colocación de excedente por parte de las grandes firmas en diversos activos financieros (títulos. Ante la magnitud que asumía el fenómeno. Si bien dicho seguro incluía una tasa de interés. su creciente capacidad de cooptación de los poderes públicos ha sido la principal herramienta que viabilizó el aprovechamiento de tales oportunidades. se expande debido a que las tasas de interés. bonos. el Estado argentino asumió una deuda que no le pertenecía y que no había financiado el crecimiento económico sino todo lo contrario. Este proceso prosiguió a lo largo de los años ochenta. En tal sentido. los bancos extranjeros comenzaron a exigir al sector privado local la apertura de depósitos bancarios que hicieran las veces de garantía para el funcionamiento de uno de los circuitos que por entonces formaba parte de la denominada “bicicleta financiera”. 1987) y que. . Finalmente. En otras palabras. de modo que se consagró la legitimación de la fuga de capitales locales registrada a comienzos de los ochenta. la estatización de la deuda externa privada. supera la rentabilidad de las diversas actividades económicas. La “solución” fue 1 2 23 aportada por el entonces presidente del Banco Central. en lugar de exigir la ejecución de dichas garantías. Cabe recordar que sólo 28 grupos económicos locales y 102 empresas transnacionales concentraban nada menos que el 64% de la deuda externa privada (Basualdo. Se trató entonces de una extraordinaria transferencia de recursos públicos hacia los sectores concentrados del capital. la inflación y las posteriores devaluaciones la fueron licuando y se produjo. El fenómeno verificado fue entonces una extraordinaria transferencia de capitales hacia el exterior.Deuda externa industrialización. etc. quien implementó seguros de cambio para facilitar a los deudores privados locales el pago de su deuda con el exterior. que irrumpe y es predominante en la economía argentina desde fines de la década de los años setenta. Hasta fines de los años setenta se trataba esencialmente de una operatoria sesgada al sector privado (el endeudamiento público estaba asociado con las recurrentes crisis de balanza de pagos características del modelo sustitutivo).

000 millones de dólares al finalizar su mandato en 1989. 1990. En 1993. el entonces Secretario del Tesoro de EUA y mentor de la reestructuración de la deuda latinoamericana. estuvo signada por la tensión entre “devaluadores” y “dolarizadores”. la inversión aumentó y miles de millones de dólares de capital privado llegaron al país. agudizándose hacia fines del año 2001. la inflación cayó de cuatro dígitos a uno. distante con el Fondo Monetario Internacional (en adelante. sostenía en su conferencia en la Asociación de Bancos de la Argentina que: “. los déficits fiscales se convirtieron en excedentes. cuando la crisis se profundizó aún más.000 millones de dólares. Entre las sucesivas negociaciones fallidas se formularon diversas instancias tendientes a renegociar los pasivos externos. y Machinea y Sommer. Lejos de ello. El canje de activos públicos por papeles de la deuda fue una de las primeras medidas adoptadas por tal gobierno. donde el resultado de las reformas económicas ha excedido las previsiones más optimistas. En 1993 se puso en marcha el denominado Plan Brady. el Plan Brady representó el inicio de una nueva etapa de endeudamiento. Nicholas Brady. la deuda externa. de modo que la mera acumulación de atrasos la fue incrementando hasta llevarla a valores próximos a los 60. De este modo. 1990). . Un año antes se había resuelto suspender los pagos por todo concepto. entre las que se encontraron las propuestas del denominado Plan Baker y la capitalización de deudas (Bouzas y Keifman. Al respecto véase Kulfas y Schorr (2003). 1990. 3 4 5 En este período fracasaron las diversas “soluciones” planteadas para hacer frente al problema de la deuda4. La actual crisis de la deuda (la tercera en dos décadas) se desató en el marco de fuertes pujas en el escenario local e internacional. en Recién en abril de 1990 se restablecerían los pagos de la deuda..000 millones de esa misma moneda. que a mediados de los años setenta no superaba los 8. 1990). y Machinea y Sommer. situación que comenzará a evidenciar señales de agotamiento en el año 2000. el cual representaría –en opinión de los funcionarios entonces gobernantes– la solución definitiva al problema de la deuda5. cifra que se incrementó levemente a partir de 1991 y hasta el restablecimiento pleno de los pagos.. Domingo Cavallo afirmaba que “la deuda pública será insignificante hacia fin de siglo”. se produjeron importantes transformaciones estructurales.000 millones de dólares3. El panorama económico de este país ha sido transformado y un futuro próspero ilumina el horizonte”. Entrados los años noventa. acumulando atrasos por unos 6. el gobierno de Raúl Alfonsín partió de una posición dura. mientras que en agosto de ese mismo año. situación que continuó verificándose hasta la actualidad.en ninguna otra parte el progreso ha sido tan drástico como en la Argentina... Restaurada la democracia. Por una parte. a razón de 40 millones de dólares mensuales. La profunda recesión por la que atravesaba el país inhibía cualquier posibilidad de hacer frente al pago de la deuda y de sus intereses. se declaró el default de la deuda pública con los acreedores privados y se optó por abandonar el régimen de convertibilidad a partir de una fenomenal devaluación de la moneda doméstica. aunque de manera parcial. 2000). y a partir del gobierno de Carlos Menem. FMI) y estableció negociaciones con otros países de la región tendientes a la conformación de un “club de deudores”. tras la firma del Acuerdo Brady (Echegaray. En efecto. la cual se fue diluyendo en pocos meses.24 realidad económica 198 cada dólar de endeudamiento externo existía aproximadamente otro dólar perteneciente a residentes locales que se había fugado al exterior (Basualdo y Kulfas. se encontraba en 1983 en valores próximos a los 45.

apertura de la economía y liberalización de los flujos financieros) sumado a una efectiva renegociación de acuerdo con las pautas del denominado Plan Brady. con un nuevo programa económico y a la espera de una renegociación efectiva. Bush en el gobierno estadounidense y la paulatina conformación de un contexto de opinión adverso hacia el accionar del FMI. En particular. 5. Este proceso de canje de activos físicos por títulos de la deuda externa fue el primer paso hacia la denominada “solución” del problema del endeudamiento por cuanto permitió comenzar a reducir el monto total de la deuda y. las primeras dos grandes privatizaciones concretadas: la empresa de aeronavegación Aerolíneas Argentinas y la telefónica Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel)6. el default y la situación recesiva fueron precedidas por una significativa fuga de capitales locales. fundamentalmente. los cuales –valuados a la cotización del mercado de entonces (15%)– equivalían a una inversión de 754 millones de dólares. ¿Qué sucedió en el camino? Al igual que en las anteriores crisis.Deuda externa 25 un escenario donde el conflicto en torno de la salida de la convertibilidad estuvo planteada desde 1998 (Basualdo.000 millones de dólares por dicho concepto. shock de estabilización. generar “seña- El monto total de títulos rescatados a través de los programas de privatizaciones ascendió a aproximadamente 15 mil millones de dólares. véase Dal Din y López Isnardi (1998). Forcinito y Schorr (2001). las empresas del área de defensa en 1991. se produjeron algunos cambios en el nivel internacional. Por otra parte. Al respecto. II.028 millones de dólares (un tercio del total) fue aportado por la privatización de la empresa telefónica. los cuales estaban registrados en los balances a valores que oscilaban entre un 15% y un 20% del valor nominal. desregulación. Esta modalidad permitió a los acreedores valorizar los devaluados títulos de la deuda argentina. El primer paso en la materia fue el inicio del proceso de privatizaciones. para lo cual se habilitó el pago de parte del paquete accionario de algunas empresas estatales con títulos de la deuda externa argentina. De esos títulos rescatados. 2001). Tales fueron los casos de. el problema de la deuda exhibió una trayectoria circular. finalizando la convertibilidad con una cifra superior a los 115. y SEGBA y Gas del Estado en 1992. y Abeles. generaron importantes modificaciones en la apreciación del caso argentino y en las perspectivas sobre la reestructuración de la deuda. económico y el inicio de una nueva etapa de arduas negociaciones con el FMI. siendo las operaciones que mayor capitalización aportaron las de ENTel y Aerolíneas Argentinas en 1990. En 1990 la Argentina aún se encontraba en cesación de pagos. A fines de 2001 se asistía a una nueva cesación (parcial) de pagos. Factores determinantes del crecimiento de la deuda externa en la última década El nuevo ciclo de endeudamiento En los últimos once años. . al mismo tiempo. la asunción de George W. profundos cambios en el régimen 6 A principios de los noventa se planteaba que la solución definitiva al problema de la deuda llegaría de la mano de reformas estructurales de corte neoliberal (privatizaciones.

1996–).26 realidad económica 198 les claras” hacia los mercados internacionales acerca del rumbo de la política económica adoptada. para el sector telefónico. En la mayoría de los estudios sobre el endeudamiento se utiliza el concepto de deuda bruta. Asimismo. fundamentalmente. Este canje de deuda implicaba atomizar y sumergir en el anonimato al universo de acreedores. A modo de ejemplo.6 veces el capital invertido. En otras palabras. al precio de sacrificar empresas públicas a valores que. simultáneamente. pero colaboró con el progresivo deterioro de los indicadores de solvencia del país. Posteriormente. para lo cual se aplicarían quitas en el capital y reducciones en las tasas de interés7. las garantías) asumiera cierta relevancia para el análisis. idéntico a los de estos últimos. la deuda bruta menos los activos externos del sector público como. al incluir la emisión de bonos colateralizados. Forcinito y Schorr (2001) muestran. las posteriores emisiones no incluyeron esa colateralización y. que cuatro grupos económicos locales y un banco de inversión internacional invirtieron 297 millones de dólares para la compra de acciones de las sociedades controlantes de las dos empresas telefónicas y. durante el período 19901993 la deuda tiende a ubicarse en valores próximos a los 60. Abeles. tanto por inversores locales como del extranje7 8 9 ro. El crecimiento de la deuda en los años noventa Como se puede apreciar en el cuadro Nº 1. precisamente. en diciembre de 1992 concluyeron las negociaciones del denominado Acuerdo Brady. el plan incluía el financiamiento para la adquisición de un bono de la reserva federal estadounidense denominado de “cupón cero”. Esta “colateralización” de la deuda implicaba un reaseguro para el pago. como se demostró en diversos trabajos. garantías. dado que el pago de una parte sustancial de la deuda externa se encontraba garantizado por el bono cupón cero del Tesoro de EUA. Sin embargo.). el cual maduraría en paralelo a los bonos Brady. El acuerdo Brady. al momento del vencimiento de los títulos Brady. véase Melconián y Santángelo. Entre 1990 y 1992 ello se debe al canje de deuda por empresas privatizadas.000 millones de dólares. poco tiempo después.300 millones de dólares en concepto de intereses impagos. liberar las garantías para obtener mayor liquidez. es decir 4. hecho que incrementaba el valor de los bonos Brady en el mercado secundario. obtuvieron 1. se estaba generando un mecanismo de pago en buena medida garantizado. la Argentina accedía a la posibilidad de reducir su endeudamiento neto en algo menos del 50 por ciento9. a los cuales se adicionaron poco más de 8. se produjeron diversos canjes de bonos Brady por otros títulos sin garantía con el objetivo de. .370 millones de dólares. El saldo del año 1993 refleja el canje concretado a través del Acuerdo Brady. Dicha operatoria representó un excelente negocio financiero en el corto plazo (de hecho fue elogiada en diversos informes elaborados por consultoras de la city porteña –por ejemplo. por cuanto el valor del bono de la reserva federal sería. resultaron significativamente subvaluados8. mediante el cual se realizaría el canje de los viejos préstamos otorgados por bancos comerciales por nuevos bonos “Brady” a 30 años. En resumen. Esta extraordinaria rentabilidad estaría evidenciando la subvaluación de la empresa al momento de su privatización. y de efectivizar un canje. el cual refiere exclusivamente a los pasivos externos del sector público sin considerar los activos externos del mismo (reservas. era posible concluir que la deuda se había reducido sustancialmente en términos netos. al momento de enajenar dichas acciones. por cuanto ya no se trataba de deudas contraídas con grandes bancos comerciales (como había acontecido durante el decenio de los ochenta) sino con tenedores de bonos que podían ser negociados en diversos mercados. etc. hizo que el concepto de deuda neta (es decir. Para un completo análisis del tema en cuestión véase Basualdo et al (2002). en tanto se re- El canje incluyó deudas por un total de 21.000 millones de dólares. En efecto.

851 1.461 2.378 11.292 41.772 97.453 Nota: el stock de deuda en títulos públicos a fines de 2001 incluye el canje concretado en noviembre de dicho año de bonos por préstamos garantizados.746 1.162 8. De las consideraciones previas surge el interrogante acerca de los factores que incidieron en el crecimiento de la deuda externa argentina durante los años noventa. 1990-2001 (millones de dólares a fines de cada período) Títulos públicos Organismos internac.079 97.341 68.841 58.101 112. Independientemente de las consideraciones que pudieran realizarse sobre la capacidad y la intencionalidad de gobernantes y funcionarios. ¿fueron realmente las privatizaciones y el Plan Brady la solución definitiva al problema de la deuda.811 1. Fuente: elaboración propia sobre datos de la Secretaría de Hacienda y del BCRA. cabe incorporar una serie de apreciaciones acerca del funcionamiento de la economía argentina a partir del régimen de convertibilidad y sus implicancias sobre el esquema .455 5.045 1.295 4.501 11.582 58.104 10.559 10.265 0 0 0 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 9.358 121.7% entre 1990 y 1993 (a un promedio del 3.790 19.311 21.104 7.362 8.874 30. duce sustancialmente la deuda con bancos comerciales (de 30.105 101.083 580 587 617 283 731 628 641 1.816 1.180 1.764 32.804 93.926 47.477 1.452 1.745 63.315 8.614 10.018 144. Ahora bien.962 7.561 4.200 87.406 7.265 a 1. Deuda bilateral Banca comercial Deuda de corto plazo Otros acreedores TOTAL 1990 1991 1992 8. sólo comparable con la registrada durante la última dictadura militar. Resulta entonces pertinente preguntarse si fueron las privatizaciones y el Plan Brady una oportunidad inédita que las autoridades económicas desperdiciaron por ineficiencia o miopía.180 millones de dólares) mientras que crece la deuda en títulos públicos (de 11.894 15.841 74.122 20.222 7.212 85.537 57.015 0 0 0 0 0 3.27 Deuda externa Cuadro Nº 1.108 6. tal como lo expresaran las autoridades económicas en ese momento? La evidencia empírica indica lo contrario. A partir de 1993 no sólo no se reduce el peso de la deuda en el conjunto de la economía nacional sino que se produce una nueva etapa de endeudamiento explosivo.567 1.292 a 41.918 4.029 2.054 78.421 58.926 millones de dólares).001 30. Mientras la deuda creció un 10. a una tasa media anual del 10. Evolución del stock de la deuda pública bruta de la Argentina.367 16.384 16.159 8.731 11.816 9.877 128.4% anual acumulativo).423 3. entre 1993 y 2001 lo hizo un 126.746 72.6%.8 por ciento.174 5.944 32.646 5.

928). que resultó muy importante en el período 1991-1993. En las proyecciones se presume que a partir de 1996 se reproduce la repatriación de capitales. Pero como. un instrumento absolutamente abarcativo que requiere de otros para operar. Constituye. la balanza comercial comenzó a presentar déficits estructurales. tanto público como privado. provoca que el nivel de actividad interna dependa del quantum monetario. La economía argentina necesitaría generar un creciente superávit de cuenta corriente para poder financiar la acumulación de reservas y. pero los mismos no resultaron suficientes. al articularse con la implementación de un sumamente abarcativo programa de reformas estructurales (asentado sobre una liberalización financiera y comercial. impone un alto nivel de apertura comercial y financiera de la economía. cuando se inició una nueva etapa de fuga de capitales locales hacia el exterior. En otras palabras. por esa vía. la convertibilidad. simultáneamente. la desregulación de una amplia gama de actividades económicas y la privatización de empresas públicas). cuando las importaciones se contrajeron en forma considerable. La creciente necesidad de divisas para financiar el circulante y las reservas se hizo extensiva al funcionamiento de la economía en su conjunto. la cual se En palabras de Vitelli (2001): “la convertibilidad de la moneda como modelo económico supera la simple idea del mantenimiento legal de la paridad cambiaria en una relación de un peso – un dólar estadounidense. en realidad. Dichas previsiones eran compartidas por sectores del establishment internacional. asumió todas las características de un régimen económico10. garantizar el sostenimiento del esquema convertible. Parte de ellos fueron aportados por inversiones directas.28 realidad económica 198 de equilibrios macroeconómicos. ante los déficits de cuenta corriente. Lejos de tratarse de un mero instrumento de estabilización monetaria y cambiaria. determina que el control de la inflación interna induzca la desindustrialización y se vincula con elevados niveles de desempleo de la fuerza de trabajo”. aunque a un ritmo inferior dada la mayor proporción de ahorro nacional en el financiamiento de la inversión y el crecimiento”. Esta situación comenzó a agravarse a mediados de la década. Endeudamiento y desequilibrio externo En marzo de 1991 se sancionó la ley de Convertibilidad (23. entre la cantidad de dinero local y la masa de divisas externas. tal como lo muestran las expresiones del ex Secretario del Tesoro de EUA e ideólogo de la refinanciación de la deuda latinoamericana. motiva un continuo endeudamiento externo. quien en la conferencia en la Asociación de Bancos Argentinos celebrada en Buenos Aires en agosto de 1993 expresó: “Todos sabíamos que . la única forma de asegurar un superávit en la balanza de pagos era a través de ingentes ingresos de capitales. la convertibilidad minimiza simultáneamente el control local sobre la cantidad de dinero existente en la economía. Como sostiene el documento oficial “Argentina en crecimiento 1995-1999. Proyecciones macroeconómicas”: “A partir de 1991 se genera un movimiento de repatriación de los activos externos (básicamente depósitos en el exterior). También supera la relación fija. Tomo I. Tales eran las previsiones de las autoridades económicas. de resultas de lo cual comenzó a expandirse el endeudamiento. Además de determinar los niveles de moneda que llevan a la estabilidad cambiaria. que exige la ley. el atraso cambiario y la apertura de la eco10 11 nomía generaban un sesgo adverso hacia la producción de bienes transables –generando una creciente demanda de importaciones–. contrariamente a las expectativas oficiales que proyectaban una continua repatriación de capitales11. los cuales sólo se revirtieron en etapas recesivas tales como la crisis del Tequila y la de los años 2000/2001. Nicholas Brady.

la salida de capitales locales al exterior motorizada. 2000). De tal magnitud fue dicho proceso que hacia fines de la década de los noventa la relación deuda externa/fuga de capitales era aproximadamente de 1 a 1 (en otros términos. ambas variables alcanzaron un registro récord durante el decenio pasado. y Dal Din. cuando comienza a declinar el proceso privatizador (hacia 1993 ya se había transferido al sector privado prácticamente la totalidad de las principales empresas de propiedad estatal). a través de su endeudamiento. Como se puede observar. en buena medida. era casi equivalente al total de la deuda externa. la balanza en cuenta corriente fue siempre deficitaria. En el cuadro Nº 2 es posible apreciar esta situación a partir de una desagregación de la balanza de pagos. 2000. al tiempo que se constata la repatriación de una parte del capital local fugado en la década anterior. el capital concentrado interno fugó al exterior una cifra prácticamente equivalente). mientras que el segundo se vincula con el hecho de que muchos grupos económicos repatriaron una parte importante de los recursos que habían fugado en los años ochenta con la finalidad de participar activamente en el “negocio” de las privatizaciones. con inusitada intensidad. nuevamente. Posteriormente. En la Argentina. Basualdo (2000). El primer fenómeno se relaciona con que. De este modo. el sector privado comenzó a registrar un saldo negativo de balanza de pagos. La evidencia empírica indica que los grupos económicos locales y algunos conglomerados extranjeros con actividad en el país tendieron a liquidar activos fijos y a posicionarse fuertemente en capital líquido y en empresas exportadoras (Basualdo. En otras palabras. En el período comprendido había una cantidad de dinero latinoamericano que estaba invertido en el exterior. en este período. a pesar de sus disminuciones de los primeros años. y tal como muestran diversos trabajos12. sobre todo. Damill y Kampel (1999). el que cerró dicha brecha. como fue señalado. . y Kulfas (2001). el sector privado comenzó a ser deficitario en divisas y fue el sector público. Nosotros nos formulamos la siguiente pregunta: ¿con un ambiente adecuado no podremos lograr el retorno de ese capital fugitivo? ¿Acaso los ciudadanos de la Argentina no preferirían invertir en su casa si pudieran hacerlo razonablemente?”. por cada dólar que ingresó a la economía argentina vía endeudamiento externo. La información disponible indica que entre 1990 y 1992 se verifica una estabilización en el endeudamiento externo (ver el cuadro Nº 1). se desprendieron de una parte considerable de sus tenencias accionarias en las empresas privatizadas realizando cuantiosas ganancias patrimoniales –que. siendo compensada con un saldo positivo en la cuenta de capital y financiera. por los principales conglomerados empresarios que actúan en el país (los que. por ejemplo. recrudece el endeudamiento externo y. en la primera etapa de las privatizaciones se le dio prioridad a la capitalización de bonos de la deuda externa (lo que le permitió al Estado argentino reducir parte de sus pasivos con el exterior). Tanto 12 13 29 es así que. superiores –en dólares constantes– a los valores que se registraron durante la última dictadura militar.Deuda externa agotó rápidamente tras la cuasi finalización del proceso de privatizaciones. El comportamiento de sectores económicos locales (fundamentalmente de grandes grupos económicos locales y sectores del capital transnacional) resultó entonces contradictorio con las posibilidades de supervivencia de la convertibilidad13. Esto es lo que se llamaba «capital fugitivo». fueron remitidas al exterior–). Damill (2000).

entre 1992 y 1994.809 8.309 7.836 -3. el sector privado siguió teniendo un saldo de casi 2.033 -2.728 -108 13.070 -5.247 Endeudamiento externo 3. registrando un déficit anual de poco menos de 7.968 8.854 -1.170 -753 8.322 -84 2.973 -5.000 millones de dólares. sólo que en esta ocasión el saldo tenía signo negativo.013 -3.448 5.487 Sector público 3.758 2.902 10.809 3.694 27 -2.814 -6.000 millones de dólares anuales.783 Inversión de cartera y otros operaciones 4.515 -3. de la concreción del programa privatizador.500 millones de dólares anuales– a una acumulación de reservas por casi 2.711 4.406 -5.141 Servicios reales y otros -117 Cuenta de capital y financiera 11.104 Sector público -2.590 -1.665 -208 -7.097 Fuga de capitales -3.370 -5. siendo entonces el superávit generado por el endeudamiento público el que posibi- litó más que compensar el mencionado déficit privado. que superaron los 8.595 Inversión extranjera directa 4.935 4.633 Servicios financieros -913 Servicios reales y otros -3.934 Sector privado 1.30 realidad económica 198 Cuadro Nº 2. Finalmente.960 3.916 4. Esta última opción obviamente no era viable sin alterar el régimen de convertibilidad.650 Balanza comercial -2. el sector privado contribuyó –gracias a ingentes ingresos de capitales provenientes.071 8.677 -3.411 -4.000 millones de dólares anuales. 19922001 (promedios anuales en millones de dólares) 1992-94 Cuenta corriente -8.654 -6.842 Sector privado 8. Desagregación de los saldos de la balanza de pagos.726 3.945 Sector público 989 1995-99 -10.287 6. Pero hacia mediados de la década esta situación se revirtió: a pesar del crecimiento de la inversión directa.783 8.707 -3.258 Servicios financieros -2.571 -106 10.924 -3.602 2000-01 -6.993 1. en lo sustantivo.993 6.761 -5.221 -548 -9.818 -380 -2.247 Resultado de la balanza de pagos 2.772 Endeudamiento externo 3.908 Sector privado -6.428 TOTAL 92-01 -9.093 -6.071 -4. .333 3.056 -1. durante los últimos dos años de la convertibilidad el sector privado registró saldo negativo en la cuenta corriente y en la cuenta capital. Para el sector público no había entonces alternativa: o se endeudaba en moneda extranjera o liquidaba parte de sus reservas para seguir haciendo frente a la demanda del sector privado.316 FUENTE: elaboración propia sobre la balanza de pagos.

En otras palabras.2% al 6.8% al 5. el déficit fiscal asumió un papel decisivo para cubrir el desequilibrio externo. En otras palabras. La evidencia empírica indica entonces la existencia de un fuerte déficit originado en una considerable resignación de ingresos generada –fundamentalmente– por la reforma previsional del año 1994. un esquema de acumulación y reproducción ampliada del capital por parte de la elite empresaria local estrechamente ligado con la valorización e internacionalización financiera.3% en 1993 al 21. que generó una considerable merma en la recaudación. se trata de un Estado que mantuvo relativamente estable su gasto en funcionamiento y servicios sociales al tiempo que redujo drásticamente sus políticas activas en servicios económicos y elevó notablemente su carga de intereses.8% del PIB) y los intereses de la deuda. En tanto el sector público poseía la mayor parte de sus gastos en moneda local y se endeudaba en moneda extranjera.4% al 1. Sin embargo. dichos ingresos de capitales fueron el combustible que permitió que la convertibilidad sobreviviera durante más de 10 años. aun en un escenario de equilibrio fiscal. En síntesis.3% del PIB entre 1993 y 2001 (es decir. tal como lo establecía la ley de Convertibilidad. tras haberse desprendido de algunas de sus principales empresas. no resulta trivial recordar que al momento del Acuerdo Brady el Estado argentino.8% en 2001). más específicamente. dicho financiamiento permitió inyectar las divisas que el funcionamiento de la economía le demandaba.4% del PIB) mientras que el gasto público social creció muy levemente (del 20. que crecieron del 1. dicho incremento acompañó el alza del PIB. no creció sustancialmente por encima de la economía en su conjunto. hecho que se vincula directamente con la privatización del sistema previsional. Como se puede visualizar en el gráfico Nº 1. el endeudamiento externo del sector público fue el factor que permitió compensar el desequilibrio externo privado durante los años de la convertibilidad o. Más aún. Un trabajo del Ministerio de Economía (2001) reconoce . incrementaron su incidencia relativa en el conjunto de la economía doméstica en más de un 194%). esta situación afectó el funcionamiento de la economía en su conjunto y revela el principal déficit estructural de la convertibilidad. poseía un im- 31 portante superávit fiscal. es decir. si bien el gasto público experimentó cierto crecimiento durante la convertibilidad. Una vez cerrada la afluencia de financiamiento externo. Endeudamiento y déficit fiscal En el marco reseñado. dicho régimen monetario se derrumbó. Dicha situación comenzó a revertirse en 1994. analizando los componentes del gasto consolidado (administración pública nacional. provincias y municipios) es posible apreciar que el gasto destinado al funcionamiento del Estado se mantuvo relativamente constante (entre 1993 y 2001 pasó del 6.Deuda externa Naturalmente. La evidencia empírica indica entonces que. el Estado hubiese debido recurrir al endeudamiento para afrontar la demanda de divisas del sector privado y garantizar el sostenimiento de la paridad cambiaria. Las excepciones a la tendencia general han sido los servicios económicos (cayeron del 3.

0 21.3 4.6 21.055 millones de pesos o dólares. a cambio de ello.6 2. al decir del último ministro de Economía de la administración De la Rúa. 2002).9 20.7 2. Domingo Cavallo.8 3. El resultado de la privatización del sistema previsional ha sido.3 21.3 3.2 15 10 5 0 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 Funcionamiento del Estado Gasto Público Social Servicios Económicos Servicios de la Deuda Pública 1. 1993-2001 en porcentaje del PIB (en porcentaje del PBI) 25 20 20.2 6.0 6.3 1.8 2001 Fuente: elaboración propia sobre datos del ministerio de Economía que “desde 1995. tasas de interés que.324 millones de pesos/dólares corresponden a intereses devengados por los préstamos recibidos (Arelovich.8 6.8 2. en buena medida. es indudable que cualquier futura solución del tema de la deuda deberá revisar estos aspectos inherentes al desenvolvimiento macroeconómico de manera de desarticular los factores de .0 6.7 2.2 6. el cual debió endeudarse recurriendo. Evolución de los componentes del gasto público.3 5.8 1.845 millones de pesos/dólares corresponde a los recursos que re- caudaron las AFJP.7 2..8 2.4 5.3 2.2 6.8 20.8 21. Durante los años noventa quedó entonces en evidencia que existen aspectos vinculados con el funcionamiento de la economía (en especial. Un estudio sobre el tema revela que el monto total que el Estado perdió como resultado de la reforma previsional ascendió a 62. Se trata entonces de fondos que fueron transferidos al sector privado que contribuyeron a generar un déficit estructural en las cuentas fiscales.2 2.3 21. 28.4 2. Ello se potenció debido a la reducción de las cargas patronales.4 6. los fondos transferidos a las AFJP explicaron en promedio un 73% del déficit del sector público..1 19.4 1.9 5. de las fracciones empresarias líderes) que generaron un significativo desequilibrio externo. a las propias AFJP pagando. entre otros.886 millones de pesos/dólares comprendieron recursos no percibidos como resultado de reducciones en las tasas a las contribuciones patronales mientras que otros 5. la acumulación de activos de las AFJP no es otra cosa que la contracara del aumento del stock de deuda originado en la reforma”. la pérdida de ingresos para el Estado. se ubicaban en niveles “ruinosos”. de los cuales 27. En dicho contexto.32 realidad económica 198 Gráfico Nº 1.2 2.

Por su parte. al tiempo que la forma en que se “salió” de las mismas (en la generalidad de los casos. en buena medida. en los últimos años Stiglitz (2002) ha venido criticando fuertemente al FMI por la forma en que intervino en las crisis de algunos países del sudeste asiático y de la Argentina. desregulación financiera. Según afirman sus defensores.Deuda externa desequilibrio y. Más allá de las diferencias que puedan presentar. políticos y sociales) ha estado determinada por la insistencia. estas economías entraron en crisis. por esa vía. y el FMI en particular. ingreso de capitales. en la aplicación del “recetario fondomonetarista”. un superávit en las arcas fiscales y en la cuenta corriente de la balanza de pagos y. juegan un papel central en su profundización. de resultas de todo ello. con enormes costos económicos. A juicio de este autor. a un mismo tiempo. de allí que cobre particular interés analizar con cierto detenimiento los principales argumentos esgrimidos tanto desde la heterodoxia como desde la ortodoxia del pensamiento. el FMI) en la “resolución” de las mismas. Características del contexto socio-político e institucional para una posible reestructuración de la deuda externa argentina Principales críticas al papel de los organismos multilaterales de crédito en la resolución de las crisis financieras La ola de crisis financieras que se inicia hacia fines de la década de los noventa trajo aparejado un fuerte debate con respecto al papel que jugaron los organismos de crédito internacionales (en especial. los “críticos heterodoxos” coinciden en que las medidas que los organismos multilaterales en general. descenso en la tasa de interés doméstica y consiguiente reactivación económica. más que contribuir a su resolución. III. deberían desempeñar en dicha materia.). etc. 33 Por lo general. un importante stock de divisas para hacer frente al pago de los intereses de la deuda externa. devaluación de las monedas domésticas. y al rol que. estas propuestas de “resolución” de las crisis (las mismas para todos los países. La actual crisis de la deuda externa argentina intensificó esta discusión político-académica. evitar que una nueva reestructuración de la deuda desemboque en un nuevo fracaso. liberalización comercial y de la cuenta capital. suelen proponer para resolver las crisis (ajuste fiscal. y amparados en las evidencias empíricas. en adelante. una caída en el nivel de actividad interna. como resultado de haber implementado las “recomendaciones” y “sugerencias” de los técnicos del FMI. De allí que no resulte casual que las dos experiencias nacionales que más utiliza Stiglitz para criticar al FMI sean la de Indonesia y . con independencia de las especificidades nacionales) apuntan a lograr. la aplicación de estos planes “sustentables” derivará necesariamente en un círculo virtuoso de reestablecimiento de la vinculación del país con el mundo. por parte de los equipos al frente del Ministerio de Economía de cada país. incremento en las tasas de interés. una mejor posición exportadora del país (asociada tanto con el incremento del tipo de cambio como con la generación de importantes saldos exportables derivada de la propia recesión).

con la finalidad de que retome una de las principales funciones para las que fue creado a mediados de los años cuarenta: proveer de liquidez a aquellos países que necesitaban financiar políticas fiscales de carácter expansionista para superar situaciones de recesión económica. Para un tratamiento detenido de estas cuestiones. Por su parte. Ello deber ir necesariamente acompañado por un abandono. no cuentan con fondos suficien- La crisis argentina actual presenta notables similitudes con la de Indonesia. que no siempre –casi nunca– permiten morigerar las debilidades estructurales características de estas economías. cuatro. las críticas al FMI no sólo giran alrededor de sus “errores de diagnóstico” con respecto a la naturaleza de las crisis financieras acaeci14 15 das en los últimos tiempos y. por parte de los países “emergentes”. en buena medida como producto de haber establecido controles a los movimientos de divisas y de capitales. de la aplicación de medidas inspiradas en el pensamiento ortodoxo defendido e impulsado por los organismos internacionales de financiamiento) ya son –más que– ostensibles y de muy difícil resolución15. de las que se vinculan con el manejo de la cuenta capital del balance de pagos y con el régimen cambiario). ambos organismos pertenecientes a las Naciones Unidas. etc. sino también a las “condicionalidades” que el organismo suele imponer a los países en crisis a los que presta “ayuda financiera”. Stiglitz reclama por un urgente –y radical– cambio en la orientación del FMI. Sobre la base de estas críticas.). La primera se vincula con que. destaca que los países del sudeste de Asia que más rápidamente lograron salir de la crisis fueron aquellos que aplicaron medidas opuestas a las recomendadas por dicho organismo (de allí que no sea casual que se cite el caso de Malasia. que. y el FMI en particular. inestabilidad político-institucional. a simple título ilustrativo. cuando los desequilibrios de la balanza de pagos (derivados. las críticas de la UNCTAD son. del “recetario fondomonetarista” como “criterio rector” prácticamente excluyente de sus políticas económicas. Sobre la base de estas constataciones. . en ese marco. en numerosas ocasiones. no sólo porque en ambos países el FMI ha tenido una marcada injerencia en la definición de las políticas económicas. La primera de las instituciones mencionadas critica el hecho de que los préstamos del organismo multilateral se suelen otorgar a cambio de una fuerte injerencia en el armado y en la implementación de las políticas públicas de los países “en desarrollo”. logró proteger con bastante éxito su moneda y su sistema financiero). Desde el campo del pensamiento heterodoxo. básicamente. la CEPAL realiza una defensa de la “propiedad”. por parte de los países muy endeudados (como la Argentina). del diseño y la implementación de las políticas económicas (sobre todo. crisis del sistema financiero. o que la cooperación del FMI llega. profundización de la recesión. por los efectos derivados de su implementación (caída del salario. dado que los organismos multilaterales de crédito en general.34 realidad económica 198 la de la Argentina14. aumento de la pobreza y la desocupación. En esta línea se inscriben. los recientes cuestionamientos formulados desde la CEPAL y la UNCTAD. como la mayoría de los “críticos heterodoxos” del FMI. en muchos casos. consultar Ocampo (1999a y 1999b). y fundamentalmente. sino también. Asimismo. a la forma de “resolución” de las éstas.

el FMI tiene que modificar de manera radical el patrón de intervención que lo caracterizó durante casi toda la década de los noventa. dejando de acudir “al rescate” de los países que atraviesan por crisis de endeudamiento y. Finalmente. al tiempo que se inicia un proceso tendiente a redefinir sustancialmente las funciones y las atribuciones de los organismos internacionales de financiamiento. La segunda objeción. Al respecto. entre otros. el “paradigma republicano” propugna reducir lo más posible los rescates internacionales a países con fuertes problemas de endeudamiento (tal como había acontecido de manera recurrente durante la administración Clinton). en la generalidad de los casos. 16 35 en gran medida como resultado de ello. Raghavan (2001 y 2002). en la figura de su ex Secretario.Deuda externa tes. por lo general. contribuyen a agudizar la crisis que supuestamente vinieron a resolver. el cuarto cuestionamiento se centra sobre la constatación de que. es estilizadamente el siguien- Las posturas de la UNCTAD en relación con las temáticas mencionadas se pueden consultar. para el FMI). cabe destacar que con la administración Bush no sólo accede al control de ciertas ramificaciones claves del aparato estatal norteamericano una fracción de los sectores dominantes de ese país (la gran burguesía industrial) diferente de la que había sido la base social de sustento de la gestión demócrata precedente. Paul O’Neill). en no pocas ocasiones. Lerrick y Meltzer (2001). El argumento. de los acreedores “irresponsables”. en el FMI) se encuentra directamente relacionada con la llegada al gobierno de EUA de un representante del Partido Republicano. y condicionar la liberación de líneas de crédito a la aplicación concreta de medidas “sustentables” (a diferencia de lo acaecido durante buena parte de los años noventa. de EUA–). Khor (2000). A juicio de estos autores. en correspondencia con las relaciones de fuerza vigentes en el nivel internacional. sino que también. por esa vía. quienes impulsan el surgimiento de un nuevo paradigma de funcionamiento para los organismos multilaterales (en especial. en numerosas ocasiones. el otorgamiento –sus modalidades y exigencias– de líneas de financiamiento para los países en crisis se encuentra muy influido por la aprobación de los países-miembro (entre los cuales existe. en Akyüz (1995). La “crítica ortodoxa” a la ortodoxia prevaleciente en los organismos multilaterales de crédito (fundamentalmente. una sobrerrepresentación de los países “centrales” –en especial. En el marco de la prevalencia de un discurso “anti-especulativo”. En ese contexto se sitúa la propuesta de. se relaciona con que. La tercera crítica pasa por el hecho de que se suele exigir la instrumentación de medidas que. se establece una nueva orientación en lo que respecta al tratamiento de los países muy endeudados por parte del gobierno estadounidense. no se cumplieron). por ejemplo. cuando los préstamos se otorgaron a cambio de la firma de memoranda de entendimiento en materia de política económica que posteriormente. la concesión de un préstamo se da a cambio de una fuerte intromisión en las políticas internas. también esgrimido por el Tesoro de EUA (en especial. y UNCTAD (2001). . los préstamos están más asociados con garantizar el “salvataje” de los acreedores que permitir que los países endeudados puedan hacer frente a la crisis en la que se hallan inmersos16. estrechamente ligada con la anterior.

fuerte reducción de impuestos y del gasto público. creciente liberalización comercial y financiera.htm). por último. Para estos autores. después de un año de intensas negociaciones. no obstante lo cual fue cediendo ante los reclamos del Fondo. ver el “Memorándum de políticas económicas del gobierno argentino para un programa de transición en el 2003” (en http://www. En síntesis. fundamentalmente. Otra de las “críticas ortodoxas” al papel de los organismos internacionales de crédito en la resolución de las crisis financieras de los últimos años es aquella que proviene del Cato Institute (el think tank de la derecha ultraconservadora norteamericana)17. las crisis que atravesaron numerosas economías “en desarrollo” durante el transcurso del decenio de los noventa).mecon. que se niegan a aplicar las reformas estructurales “necesarias” para el crecimiento (disciplina fiscal. concreción de las privatizaciones pendientes.gov. en el que modificó en diversas ocasiones su estrategia negociadora. consultar Becker (2002). el denominado “riesgo moral” –tanto el de los países prestatarios como el de sus acreedores–) para convertirse en un verdadero prestamista de última instancia. y Vásquez (2002). y las instituciones multilaterales de financiamiento en general. en consonancia con las crisis financieras que atravesaron numerosos países “emergentes”. mediante el cual se aprobó un “programa de transición de corto plazo con el objetivo de mantener la estabilidad macroeconómica y fortalecer la recuperación económica durante el inminente recambio político”18. las consideraciones antecedentes indican que en el último 17 18 tiempo. Selgin (2001).36 realidad económica 198 te: si los acreedores prestaron a tasas de interés sumamente elevadas. por esa vía. se ha ido profundizando el alineamiento interno con las “recomendaciones” de política de dicho organismo (incluso cuando prácticamente la totalidad de tales “sugerencias” se había revelado ineficiente para resolver. se ha ido generando en el ámbito internacional un importante –y creciente– cuestionamiento al desenvolvimiento que instituciones como el FMI han tenido en los recientes episodios de crisis financieras en diversos países “emergentes”. Hanke y Schuler (2002). el principal cuestionamiento que se le puede realizar al FMI no pasa tanto por el hecho de que con sus “salvatajes” a economías muy endeudadas tendió a eliminar el riesgo de los acreedores. dolarización absoluta de la economía). la administración Duhalde “consiguió” que el país no “cayera” en lo inmediato en cesación de pagos con los organismos multilaterales de crédito. profundización de la flexibilización laboral y. por continuar concediendo préstamos a países. Al respecto. deben dejar de actuar como garantes del capital especulativo para las economías emergentes (incrementando. Sin duda. Prueba de ello es el acuerdo suscripto en enero de 2003 entre el gobierno nacional y la mencionada institución. . co- Al respecto. ello reviste particular trascendencia para un país como la Argentina.ar/finanzas/sfinan/fin_acuerdo. en el que se ha dado la “paradoja” de que en un contexto caracterizado por la formulación de diferentes críticas al FMI –tanto desde la “ortodoxia” como desde la “heterodoxia”–. deben estar preparados para afrontar los riesgos que toda operación de estas características suele traer aparejados. Así. siquiera parcialmente. el FMI en particular. En ese marco. sino. como la Argentina. mayor desregulación de los mercados.

con lo cual si un país se declara en cesación de pagos puede recibir en su contra distintos tipos de acciones Desde el momento de su asunción. el gobierno de Duhalde aplicó un conjunto de políticas en línea con las fuertes presiones del FMI. sino que también colocaron en el centro de la discusión el siguiente interrogante: ¿qué debería hacer la “comunidad internacional” con aquellos países muy endeudados que cuentan con serias dificultades para “honrar” sus compromisos? Más allá de la multiplicidad de respuestas existentes a esta pregunta (derivada de los intereses económicos y sociopolíticos de los actores involucrados). 19 37 El debate en torno de las situaciones de incumplimiento en el pago de deudas soberanas Las sucesivas crisis financieras acontecidas en los últimos años no sólo trajeron aparejados fuertes cuestionamientos al funcionamiento de los organismos multilaterales de crédito. un consenso bastante generalizado acerca de la necesidad de encarar un rediseño del entramado normativo-institucional vigente en el nivel mundial con la finalidad de generar un corpus jurídico de validez universal que incorpore el tratamiento de situaciones de incumplimiento en el pago de deudas soberanas. con algunas “novedades” (tales como. fundamentalmente. de los países integrantes del denominado “Grupo de los Siete”. el monitoreo de las políticas públicas. y hasta la firma del acuerdo de referencia.Deuda externa mo lo había hecho con sus acreedores privados19. la eliminación de “restricciones” y controles sobre el desenvolvimiento del mercado cambiario. en lo sustantivo. (que contó con el apoyo del gobierno de EUA. la privatización– de la banca pública). de la combinación de tradicionales “sugerencias” (como. en conjunción con el excedente fiscal resultante del ajuste en las cuentas públicas que se impulsa. del Fondo– en el diseño. restricción monetaria y fiscal. en algunos casos. una política fuertemente contractiva en materia monetaria y fiscal –tanto en el nivel nacional como en el provincial–. por ejemplo. de iniciar un proceso de instrumentación de– un conjunto de medidas “recomendadas” por el FMI Se trata. entre otras. una creciente injerencia de los organismos internacionales –en particular. en la actualidad parece existir. y de las restantes instituciones financieras internacionales –en especial. y modificación sustantiva y derogación de leyes estratégicas para los intereses de los acreedores externos y la banca internacional (la de Quiebras y la de Subversión Económica). y el Banco Mundial–): libre flotación cambiaria (recuérdese que originalmente la ley de Emergencia 25. En el presente no existe una legislación internacional de aceptación universal que regule las relaciones entre acreedores y deudores soberanos. el impulso a un incremento considerable y generalizado de las tarifas de los servicios públicos. de un superávit comercial que. de $ 1. . la implementación y.0). y la “reestructuración” –léase. derivado de ello. tanto en la esfera política como en la académica. también fija. el BID. a cambio del compromiso oficial de implementar –o. permita restablecer un flujo “normal” de divisas hacia los acreedores externos –y no sólo recomponer el nivel de reservas en poder del Banco Central–). Ello.4 = US$1. y la consolidación de un tipo de cambio elevado y “flexible” y.561 había establecido el reemplazo de la paridad convertible por otra.

el FMI y diversos autores que adscriben al paradigma neoconservador). suelen regular los procedimientos a seguir en los casos en que un deudor no pueda afrontar sus compromisos. la organización Jubileo Plus y la CEPAL) o a los acreedores (aquí se inscriben las posturas de. al brindar la posibilidad de disponer de normas equivalentes a las que. 2001). cabe destacar que: reconoce la figura del fiscal agent (que tiene la capacidad de llamar a una asamblea de tenedores de bonos). Con respecto a las características de esta última. por ejemplo. la importancia de que el sistema financiero internacional cuente con un marco normativo de reconocimiento y validez universales que viabilice que los países con una alta carga de endeudamiento puedan declararse en una suerte de “bancarrota soberana”. a mediados de la década de los noventa. en términos políticos. En la ley estadounidense. y se requiere la aprobación del 75% de los tenedores. La UNCTAD fue una de las primeras organizaciones en enfatizar. en los distintos ámbitos nacionales. En el último tiempo. contando con protección legal en los tribunales internacionales. económicos y sociales– en que se “resolvieron” las recientes crisis de endeu- damiento de numerosos países “en desarrollo” (vía declaración de default o mediante un rescate internacional). la posibilidad de fijar controles sobre la cuenta capital del balance de pagos como forma de evitar salidas masivas de recursos que profundicen la crisis. la existencia de un marco legal para insolvencia internacional permitiría contar con una suerte de “punto intermedio” entre las dos formas extremas –y muy costosas. las distintas posiciones existentes pueden dividirse en dos grandes grupos. para encarar una reestructuración es necesario contar con el consentimiento unánime de todos los acreedores (lo cual estimula la acción individual –y. vale señalar que la mayoría de los títulos soberanos se encuentran bajo la órbita de la ley estadounidense.38 realidad económica 198 judiciales. la suspensión temporal de los pagos sin sanción alguna. En ese marco. eventualmente. el Tesoro de Estados Unidos. Según afirman los distintos participantes de este debate. porcentual que se puede reducir hasta el 25% (tal como ocurrió en los defaults de Pakistán y Rusia). esta institución ha venido insistiendo en que resulta imperioso establecer mecanismos que apunten a encontrar una solución ordenada al tema del endeudamiento de los países “periféricos” (que incluyan. . Al respecto. y ante la constatación de que la mayoría de los rescates apuntaron a favorecer a los acreedores (incrementando en forma considerable el “riesgo moral”) y no a resolver los problemas de las economías muy endeudadas. por su parte. según la propuesta apunte a favorecer relativamente más a los deudores soberanos (es el caso de los planteos de la UNCTAD. las resoluciones que toma la mayoría de los acreedores se hacen extensivas a los restantes (esta cláusula de “mayoría calificada” reduce el incentivo para realizar demandas individuales). y los tenedores individuales son los que tienen el poder exclusivo para encarar acciones legales en respuesta a la declaración de cesación de pagos (BKB Trading Desk. por ejemplo. la postergación de los vencimientos. el fiscal agent tiene poderes muy limitados. oportunista– de estos últimos como vía para satisfacer sus demandas). mientras que una minoría se halla sujeta a la legislación británica.

la UNCTAD propone la creación de una equivalencia internacional del Capítulo 11 del Código Civil de EUA (el mismo establece los procedimientos a seguir en caso que un deudor privado se declare insolvente). Dentro de los planteos de resolución de situaciones de incumplimiento en el pago de pasivos soberanos que buscan favorecer a los países deudores cabe referirse. fundamentalmente. por cuanto. sería imprescindible someterse a un contralor internacional. Ello. Si bien se trata de una propuesta muy semejante a la de la UNCTAD. evitar los problemas de “riesgo moral” que suelen derivarse del financiamiento de emergencia. es poco probable que los países prestatarios abusen de él. Jubileo Plus propone crear un tribunal arbitral internacional de carácter neutral. que podría consistir en exigir la aprobación ex ante del FMI y/o en autorizar a los países a caer en El Capítulo 9 establece que una municipalidad no debe dejar de prestar servicios básicos para afrontar el pago con sus acreedores (la Corte Suprema de EUA rechaza la idea de que una ciudad tiene poder ilimitado para imponer impuestos. en la que no estén incluidos los acreedores en tanto serían. al de la CEPAL. la UNCTAD señala que dichas funciones no tendrían que recaer en ninguno de los organismos multilaterales de crédito. dadas las implicaciones que podría tener el uso de este procedimiento en términos de acceso al mercado de capitales. En ese marco. También con el objetivo de privilegiar los intereses de los países deudores por sobre los de los acreedores. sin embargo. y con la finalidad de que el deudor soberano pueda iniciar una reestructuración ordenada de sus pasivos conforme con normas internacionales. el arbitraje lo puede realizar una institución ya existente. por último. con lo cual se generaría un evidente “conflicto de intereses”. o bien se puede optar por un arbitraje ad hoc de carácter neutral. Para esta institución. estas instituciones (sobre todo el FMI) se encuentran entre los principales acreedores de la mayoría de los países. a los efectos de evitar problemas de “riesgo moral” por parte de estos últimos. como la Corte de Justicia de La Haya. por lo general. Para adoptar los procedimientos establecidos en el Capítulo 9 a las situaciones de incumplimiento en el pago de deudas soberanas. declarando que no puede ser operada en beneficio de sus acreedores). por esa vía. De allí que resulte indispensable crear un tribunal de control independiente tanto de los países prestatarios como. .Deuda externa y la garantía de sostenimiento de financiamiento internacional). En cuanto a la regulación y a la supervisión del proceso de renegociación. la suspensión de pagos con aprobación internacional y los acuerdos de reestructuración ordenada constituyen mecanismos esenciales para garantizar una adecuada distribución de la carga del ajuste entre los diferentes prestamistas privados y. se diferencia de ella en el hecho de que se propone que toda la trama regulatoria de los procesos de renegociación se base sobre el Capí20 39 tulo 9 –y no el 11– del Código Civil estadounidense20. En esta propuesta. al mismo tiempo. Según este organismo. la organización Jubileo Plus ha venido enfatizando la necesidad de crear un procedimiento internacional de insolvencia soberana que posibilite procesos ordenados de reestructuración que incluyan importantes quitas de la deuda. “juez y parte”. de los prestamistas.

En línea con la propuesta de modificación de la estructura y el funcionamiento de los organismos multilaterales de crédito elaborada por el gobierno estadounidense. Anne Krueger. En este planteo. 1999a. en ese marco. elaboraron. mientras que el deudor soberano reduce en forma considerable sus pasivos y. lo cual permite fijar un piso a la depreciación del valor de los bonos 21 22 que subyace todo proceso de default)21. resulta ser más solvente. en línea con su postura de reformulación de las misiones y las funciones del FMI y con la nueva orientación estratégica del gobierno de EUA. En términos por demás estilizados. Al respecto. para luego someterla a la aprobación de un tribunal internacional independiente que le concedería legitimidad (Ocampo. desde el momento de su formulación original. Cabe aclarar que se trata de una propuesta en proceso de elaboración. Lerrick y Meltzer (2001). aunque. los acreedores son los que asumen la pérdida. ello se ve compensado por las elevadas tasas de riesgo que percibieron y porque cobran parte de una deuda de muy difícil cobrabilidad. significativamente menor que el valor de la amortización esperado. recupera solvencia y puede reingresar al mercado internacional de capitales. de allí que. una propuesta de “cesación de pagos constructiva” que provea un procedimiento organizado tendiente a corregir los “errores” del país deudor y de sus acreedores y. en fecha reciente el FMI. a través de su primera Subdirectora Gerente. evitar un rescate de ambas partes y/o la emergencia de una crisis que podría llegar a tener importantes efectos de “contagio”. Así. ha ido sufriendo algunas modificaciones (si bien. no en sus aspectos más relevantes). . Un país podría recibir protección legal de sus acreedores du- En la propuesta de Lerrick y Meltzer. y el “comité de nuevos deudores” tiene en su cartera un crédito a favor de un país que. junto con otras instituciones oficiales. por ejemplo. con toda probabilidad. dos economistas muy ligados con la administración Bush. Krueger propone un procedimiento de resolución inspirado en los que se suelen emplear en situaciones de suspensión de pagos empresariales.40 realidad económica 198 una suspensión unilateral de pagos. de esa manera. compra la deuda de un país con el sector privado a un precio más bajo que su valor nominal (se adquiere a los acreedores privados el endeudamiento pendiente a un precio de contado fijo. consultar Fondo Monetario Internacional (2002) y Krueger (2001 y 2002). no habrá que activar formalmente con demasiada frecuencia. La preocupación por dar algún tipo de solución a las situaciones de insolvencia de deudores soberanos también involucra a actores y organismos que adscriben al pensamiento ortodoxo. elaboró un “proyecto de quiebra soberana” tendiente a generar incentivos para reconciliar a deudores y acreedores antes de que “problemas resolubles” se conviertan en auténticas crisis22. el acuerdo de reestructuración tiene que ser aprobado por la mayoría de los acreedores. 2000 y 2002). el mecanismo de reestructuración de deuda soberana ideado por estos autores funciona de la siguiente manera: el FMI. por esa vía. Ello permitiría instaurar incentivos a partir de la creación de un marco legal predecible y de validez universal que. como señalan Lerrick y Meltzer.

entre estos últimos. En síntesis. entre otras cuestiones. alentar a los prestamistas privados a conceder créditos para resolver las necesidades de financiamiento de los países endeudados y mejorar el valor de los títulos del deudor. los beneficios de su propuesta son considerables tanto para los países muy endeudados como para los acreedores.Deuda externa rante un período establecido mientras negocia una reestructuración. que la deuda del país no es sustentable y que. Para Krueger. en última instancia. que funcione con relativa inde23 41 pendencia del FMI. un mecanismo de quiebra internacional podría ayudar a los países con una política “correcta” a conseguir capital más barato. Una vez que la reestructuración haya sido aprobada por una mayoría suficiente de acreedores. En la propuesta original de Krueger. entre otras cosas. . de la aprobación –o no– del Fondo. En primer lugar. el Fondo seguiría jugando un papel relevante en tanto tendría que determinar. 2002). como tal. Dadas las críticas que recibió (asociadas. frenen los procesos de reestructuración. que el deudor soberano está avanzando en las negociaciones con sus acreedores y que está aplicando las políticas “apropiadas”23. según se puede inferir de sus últimos planteamientos. simultáneamente. la propuesta del FMI apunta a crear un marco legal para el tratamiento de situaciones de insolvencia de deudores soberanos tendiente a. Ello. con el evidente conflicto de intereses que se desprendería del doble papel del organismo en tanto “juez” y “parte”). acreedor y “ga- El argumento utilizado para impulsar y justificar esta participación indirecta –aunque determinante– del Fondo en la negociación es que la mayoría de los acreedores van a estar de acuerdo en avanzar en una reestructuración ordenada de la deuda siempre y cuando tengan la seguridad de que el país está adoptando políticas sostenidas –y monitoreadas– por dicho organismo (Krueger. todo el proceso de renegociación se realizaría bajo el arbitraje del FMI. los que no estén de acuerdo estarán obligados a aceptarla. estos últimos descubrirán que el valor de sus propiedades en países con mercados incipientes se mantiene mucho mejor aún si atraviesan dificultades económicas. debe ser reestructurada. Al respecto. a pesar de no formar parte del tribunal arbitral. impedir que los acreedores litiguen judicialmente contra los países deudores y. Sin embargo. por esa vía. toda la propuesta de “quiebra soberana” esbozada en el último tiempo por el FMI le confiere a dicho organismo un lugar decisivo. cabe introducir dos breves digresiones. Al eliminar buena parte de la incertidumbre que rodea todo proceso de reestructuración. al tiempo que incrementaría la eficacia y la estabilidad del sistema financiero internacional. lo cual merece destacarse no sólo por el conflicto de intereses resultante de ser. Al ayudar a los inversores y a los prestatarios a diferenciar más claramente entre riesgos “buenos” y “malos”. brindar a los acreedores cierta garantía de cumplimiento de lo acordado. por cuanto la concreción de un acuerdo de reestructuración de pasivos soberanos entre un país y sus acreedores dependerá. se propone la creación de un foro de resolución de controversias entre el país deudor y sus acreedores y. en lo sustantivo. a cambio de lo cual estaría obligado a negociar de “buena fe” y a adoptar medidas que “enderecen” su economía.

este fenómeno es sumamente relevante para los países muy endeudados. y ¿cuáles son las medidas de política que se tendrían que aplicar en el ámbito nacional para empezar a salir de la –tercera en dos décadas– crisis de la deuda? En el ámbito internacional se desta- En Kulfas y Schorr (2003) se presentan algunos lineamientos que podrían formar parte de una propuesta nacional de un marco normativo de aceptación universal vinculado con la problemática de las situaciones de insolvencia en el pago de deudas soberanas. desde la perspectiva de los prestamistas. De ello se desprende que países como la Argentina tendrían que involucrarse de manera activa en el debate24. tanto en el exterior como en el país. no meno24 res– diferencias existentes entre las distintas propuestas. no obstante ello. la propuesta de reestructuración ordenada de las deudas soberanas elaborada por el FMI constituye un claro intento por beneficiar a los acreedores. a profundizar– las principales restricciones estructurales de las economías muy endeudadas. porque. las políticas “apropiadas” que auditaría (de neto corte fiscalista) difícilmente contribuyan a resolver –sino. su participación en el debate actual es marginal (de hecho. La discusión sobre la crisis de la deuda externa argentina La notable agudización de la crisis argentina que se registró con posterioridad a la declaración de default con los acreedores externos privados en diciembre de 2001. en el marco del proceso de “atomización” de los acreedores que se inicia a partir del lanzamiento del Plan Brady. propuestas como la del FMI. más bien. sino también. Como señala Krueger en sus últimos trabajos. según se desprende de la experiencia argentina reciente. que apunta a cohesionar a los acreedores. en el presente existe bastante consenso en los ámbitos académico y político en que resulta indispensable diseñar mecanismos legales que apunten a resolver de manera ordenada las situaciones de insolvencia soberana. abrió un muy intenso debate. en torno de dos interrogantes centrales: ¿cuál es el papel que debería desempeñar la “comunidad financiera internacional” en general. Más allá de las –por cierto. Sin duda. Si se considera que el contexto actual de ostensible dispersión de los acreedores podría jugar relativamente a favor de los países endeudados. y fundamentalmente. la discusión está prácticamente hegemonizada por aquellas posturas que priorizan los intereses de los acreedores por sobre los de los deudores soberanos). El segundo comentario se vincula con que. El mismo se estructura. .42 realidad económica 198 rante” del proceso de negociación. fundamentalmente. negociar acuerdos de reestructuración de deudas soberanas que lo que aconteció en la década de los años ochenta (cuando había que sentar a la “mesa de negociación” a unos pocos bancos de gran envergadura). a pesar de que en los textos de Krueger se menciona en forma recurrente que los países con problemas de endeudamiento se verían muy favorecidos por la instrumentación de un mecanismo como el planteado. debe ser leída como una apuesta por debilitar la capacidad negociadora de las naciones endeudadas. y los organismos multilaterales de crédito en particular?. en la actualidad es mucho más difícil.

el país debería aceptar que una “comisión de estabilización extranjera” condujera el Banco Central y tomara el control de la implementación del presupuesto nacional. fiscal. incremento en las tarifas de los servicios públicos privatizados. no tanto con la finalidad de evitar el “riesgo moral” que subyace toda operación de rescate. así como por la firma de un acuerdo internacional que garantice financiamiento de emergencia que permita asegurar la devolución de los depósitos bancarios “atrapados” en el “corralito”. etc. ajuste fiscal. por último. la Argentina debería renunciar a buena parte de su soberanía monetaria. el FMI no debe otorgarle más préstamos a la Argentina ni promover una quita en el principal de su deuda. Para estos autores. y los planteos de reestructuración de la deuda externa reco- . antes de que el FMI libere fondos.Deuda externa can.) no se liberaría ninguna línea de financiamiento que le posibilitara al país comenzar a reinsertarse en el mercado internacional de capitales y. la propuesta de Stiglitz (2002) de aplicar medidas de corte keynesiano de reactivación de la demanda interna. a la de Caballero y Dornbusch (2002). 2002). por un período determinado. Es en esta línea que se inscriben. una brusca contracción del gasto público en todos los niveles jurisdiccionales. las diferentes posiciones existentes coinciden en que la verdadera solución a la crisis argentina pasa por el abandono del “recetario fondomonetarista” como “criterio rector” excluyente del diseño y la instrumentación de las políticas públicas. regulatoria y de manejo de activos. los señalamientos. inicio de un proceso de reestructuración ordenada del endeudamiento externo con el sector privado. del FMI y del gobierno de EUA. Desde el campo heterodoxo. desde el mismo momento en que se inició la administración Duhalde. sino. y la dolarización plena de la economía). Sachs (2002) critica las políticas que el Fondo propone para la Argentina y señala que la solución pasa por el reemplazo del peso por el dólar como unidad de cuenta y medición. a cambio de recibir el desembolso de un importante préstamo. no caer en cesación de pagos también con los organismos multilaterales de crédito. en el sentido de que mientras las autoridades argentinas no pusieran en práctica –y garantizaran el cumplimiento en el mediano/largo plazo de– ciertas medidas (libre flotación del tipo de cambio. Una posición aún más intransigente que la sostenida por el Fondo y por la administración Bush es la esgrimida por el ultraconservador Cato Institute. en primer lugar. 43 En una línea similar. Dentro de las propuestas de “resolución” de la crisis argentina realizadas por quienes adscriben a la ortodoxia neoliberal cabe referirse. contracción monetaria. para castigar y disciplinar a una clase política que se niega a aplicar las reformas pro-mercado que “hacen falta” para que el país ingrese en un sendero de crecimiento sostenido (entre esas políticas “necesarias” que se deberían aplicar en el nivel local antes de recibir el apoyo de la “comunidad internacional” se destacan una mayor flexibilización laboral. fundamentalmente. en lo sustantivo. una disminución de impuestos en paralelo a una simplificación de la estructura tributaria. las críticas de la CEPAL al “ofertismo fiscalista” sobre el que se estructuran casi todas las medidas que el FMI le propone al gobierno argentino (Ocampo. a simple título ilustrativo. Se trata de un programa por el que. Para estos autores.

en las cuentas externas. y por una mejora de significación en las cuentas públicas (resultante de la conjunción de la mayor recaudación por efecto de la inflación y de la contracción del gasto). a la aguda recesión económica de los últimos años. 2001). su peso en la economía nacional y la restricción que implica para el desarrollo económico y la superación de la grave crisis social por la que atraviesa el país. por un importante aumento de los precios (sobre todo. todo lo cual derivará en un proceso de ajuste de la economía caracterizado por una caída en el nivel de actividad. de los denominados “bienes salario”). y que el país ingrese en una senda sostenida de crecimiento)25. por buena parte de la clase política y por los principales “intelectuales orgánicos” del establishment doméstico es. que vuelvan a entrar capitales a la economía. es posible afirmar que resulta imprescindible formular una estrategia global con respecto al problema de la deuda externa de manera tal que su carga resulte compatible con la implementación de un plan de desarrollo productivo y de redistribución progresiva del ingreso que permita reactivar la economía en un lapso razonable y. en consecuencia. Duhalde. cabe destacar que. se registrará.44 realidad económica 198 mendados por la UNCTAD y la organización Jubileo Plus (Raghavan. . y Pettifor. sino también dentro del país. en la salida de la situación de default y en la “off shorización” del sistema bancario. por esa vía. que señalan que el restablecimiento de la “confianza” en el país por parte de la “comunidad financiera internacional” sólo se conseguirá si se avanza en un drástico ajuste fiscal (ligado con despidos y rebajas salariales en el sector público). Al respecto. lo que posibilitará que el gobierno adquiera divisas al sector privado y. En este sentido. compartida por el gobierno del Dr. 2002. por esa vía. reanude el pago de la deuda externa (condición necesaria y suficiente para que se restablezca la “confianza” de los “mercados”. Cisneros y Olmos Gaona. que disminuya la tasa de interés vigente en el nivel interno. un resultado prima25 rio superavitario y. la siguiente: la solución al problema del endeudamiento externo en la Argentina y. comenzar a eliminar la inédita escalada de la pobreza y de la indigencia que se ha venido registrando en forma ininterrumpida desde mediados de la década pasada. pasa necesariamente por la instrumentación de un conjunto de medidas que combine una fuerte depreciación de la moneda doméstica con un brusco ajuste fiscal. la visión predominante. La prolongada crisis de la deuda externa argentina no sólo generó un intenso debate en el ámbito mundial. un saldo de balanza comercial muy favorable. Conclusión Los aspectos tratados permitieron obtener algunas conclusiones acerca de la naturaleza de la deuda externa argentina. Como consecuencia de todo lo anterior. en el plano fiscal. por un aumento considerable de las exportaciones y un descenso en la demanda de importaciones (derivados del shock devaluatorio y de la propia recesión). en casi total correspondencia con las “sugerencias” del FMI. situación que se ha agudizado notablemente con el proceso maxidevaluatorio ini- Existen planteamientos más radicalizados (como los del ultraortodoxo Centro de Estudios Macroeconómicos de la Argentina –CEMA–). en forma sumamente simplificada. y derivado de dichas conclusiones. IV.

• La creación de fondos especiales para el pago de la deuda integrado por nuevos gravámenes y el incremento en la recaudación de los existentes sobre el patrimonio. • Una adecuada delimitación y análisis del universo de acreedores y de los diversos instrumentos de deuda. en tal sentido. de allí que el establecimiento de mecanismos tendientes a frenar la fuga de capitales al exterior constituya un elemento central para hacer frente al problema de la deuda). En este sentido. debiéndose el resto de los gastos ajustarse al remanente de los ingresos. los bienes personales y las ganancias con el objeto de que el peso de la deuda no recaiga sobre el gasto social y las políticas de apoyo a la reactivación sino sobre los principales beneficiarios del régimen de convertibilidad. cobra particular interés generar –en el corto plazo– un adecuado registro de información de acreedores. los lineamientos rectores y los principales pasos a seguir a la hora de definir una estrategia deberían contemplar los siguientes aspectos: • Una alteración radical de la lógica que guió el tratamiento del pago de la deuda externa en el transcurso de los años noventa. la política del “déficit cero” implementada bajo el gobierno de De la Rua llevó a explicitar que los ingresos fiscales de cada mes se aplicarían primero al pago de la deuda. en lo sustantivo. el endeudamiento público externo juega un papel central en el proceso de valorización financiera que ha regido los patrones de la acumulación de capital en la economía local durante el último . la redistribución del ingreso y la erradicación de la pobreza.Deuda externa ciado a comienzos de 2002. el carácter “deudadependiente” del régimen de acumulación del capital vigente en la Argentina es explicado. Al respecto. En el extremo. Antes bien. de modo tal de arbitrar los medios para continuar el pago de las deudas con jubilados y las indemnizaciones. En otras palabras. cabe concluir que la lógica debe invertirse: los ingresos fiscales deben destinarse. Téngase presente. Al respecto. y al Estado nacional por el otro. 45 • El control integral de los movimientos de capitales tendientes a reducir en todo lo posible las salidas de capitales privados (como fuera analizado. Ingresando en el terreno específico de las negociaciones y los instrumentos. el pago de la deuda debe quedar subordinado dentro de una política global de desarrollo y redistribución del ingreso. a programas que apoyen la reactivación económica. tanto en el plano local como en el internacional. y no al revés. en primer lugar. así como acceder a un adecuado conocimiento de las características de los diversos tipos de acreedores. que durante la década pasada el pago de la deuda y de su servicio tendió a consolidarse como variable independiente en la estructura del gasto estatal. transformando el resto de las erogaciones públicas en variable de ajuste. por la centralidad asumida por la internacionalización financiera de los agentes económicos predominantes. uno de los principales aspectos que ha intentado enfatizar este trabajo es que el fenómeno de la deuda en la Argentina no puede ser circunscripto estrictamente a una problemática o contradicción restringida exclusivamente a un universo de acreedores externos e instituciones financieras internacionales por un lado.

En este sentido. con un nuevo proyecto económico y social. Ante este escenario. durante los años noventa. si luego Duhalde y los empresa- . la Argentina no podrá solucionar su crisis de la deuda si no realiza las reformas políticas y económicas que le garanticen la reversión de la valorización financiera como eje de la acumulación del capital y la recuperación del control de los resortes de la economía por parte del Estado antes que por el “mercado” (esto es. o bien el repudio total o parcial de la deuda.46 realidad económica 198 cuarto de siglo. por el capital concentrado interno). el endeudamiento público ha sido. y. pobreza e inequidad distributiva. la herramienta que permitió garantizar la continuidad de la convertibilidad y el proceso de fuerte expansión que registraron las fracciones empresarias líderes. un trabajo reciente de Dornbusch y Caballero (2002) y de una posterior entrevista concedida por el primero de estos economistas del Massachusetts Institute of Technology. como una pieza fundamental a partir de la cual se ha estructurado el capitalismo argentino de fines del siglo XX. y que han puesto un cepo sobre las posibilidades de desarrollo económico. con una coalición política y social que la sustente. el sostenimiento de una de las etapas de mayor crecimiento del producto de la segunda mitad del siglo XX. Así. quien expresó: “¿por qué el dinero que yo pago de impuestos en Estados Unidos debería ir a la Argentina. así como. antes bien. valorización productiva e inclusión social difícilmente se logre superar la problemática del endeudamiento. La resolución de estas contradicciones no representa un hecho menor si se aprecia que los sectores dominantes no representan un núcleo homogéneo e indiferenciado que opera coordinadamente para obtener mayores beneficios de la crisis actual. significa que la sociedad argentina en su conjunto debe resolver sus contradicciones con los sectores económicos que se han beneficiado con la valorización financiera y el endeudamiento externo. si no se logra estructurar un proyecto político. Este último argumento. con ello. la constatación empírica de la creciente acumulación de capital y la cooptación de los poderes públicos perpetrados por los sectores concentrados del capital local permiten confirmar que el proceso de endeudamiento argentino no debe ser visto como una conspiración internacional en contra del desarrollo argentino sino. En un sentido amplio. sólo que esta vez acompañada por una inusitada desintegración productiva y social que culminó con el crecimiento explosivo de los índices de desocupación. En otras palabras. traducido a una expresión concreta. por ejemplo. constituyen visiones parciales de las contradicciones del capitalismo argentino actual. como primera y principal medida. como se desprende de. naturalmente. económico y social de crecimiento económico. no resulta trivial destacar que –como fue analizado en la sección precedente– parte del establishment académico y financiero internacional ha evidenciado tal contradicción. La crisis de la deuda no se resuelve con ingeniería financiera sino. En ese contexto. afrontar la crisis de la deuda limitando su resolución a la obtención de mejores condiciones de negociación para una reestructuración con quitas ante los acreedores y los organismos internacionales. pues.

Oxford University Press. ¿O no? Esos fondos depositados en el exterior deberían jugar un rol en este proceso de reconstrucción. en la negociación de una fuerte quita sobre las deudas de acreedores externos y organismos internacionales (que incluya también una considerable reprogramación de los pagos y reducciones en la tasas de interés a devengar) y.Deuda externa rios se lo llevan a Miami? Eso es lo que ha venido pasando. más aún en un contexto internacional relativamente favorable (dado el importante nivel de debate existente sobre diversas cuestiones vinculadas con la problemática de los países muy endeudados). debe adicionarse la creciente masa de capitales locales fugados al exterior durante. E. 10 de mayo de 2003 Bibliografía Abeles.. . Revista 3 puntos.: “AFJP y capital-dinero”. por un lado. M. De esta manera. a la responsabilidad de los organismos internacionales asociada con la aplicación y el monitoreo de las políticas económicas que condujeron al endeudamiento actual. en Michie. mientras que el resto tiene sus ahorros en el corralito o vive bajo la línea de pobreza” 26. Argentina frente a la liberalización del mercado. J. Notas sobre el transformismo argentino durante la valorización financiera. generando los medios para que sean los sectores beneficiarios del régimen de la valorización financiera quienes terminen sobrellevando la carga y el pago de la deuda y de sus servicios. Esta responsabilidad de los sectores concentrados del capital local en el endeudamiento de la Argentina debe ser aprovechada también a la hora de establecer negociaciones tendientes a reestructurar la deuda externa.): Managing the global economy... FLACSO/Universidad Nacional de Quilmes/IDEP. la Argentina podría reducir sustancialmente el peso de su deuda y evitar que ésta opere como una severa restricción sobre sus programas de desarrollo. S. Rosario. FLACSO/Universidad Nacional de Quilmes/IDEP. En este sentido. J. Basualdo. Grieve Smith. (2001): Modelo de acumulación y sistema político en la Argentina. 7/03/2002. la segunda mitad de los años noventa y los meses previos al derrumbe de la convertibilidad. (2000): Concentración y centralización del capital en la Argentina durante la década de los noventa. (2001): El oligopolio telefónico. Y. E. FLACSO/Universidad Nacional de Quilmes/IDEP. Forcinito. Arelovich. Esta doble responsabilidad se traduce. M. Basualdo. (1995): “Taming international finance”. 18 y 19 de octubre de 2002. fundamentalmente. No puede ser que los ricos tengan su fortuna en Miami. (edits. en poner en disponibilidad las rentas y parte de los capitales fugados para el pago de las obligaciones externas. K. Akyüz. ponencia presentada en las Segundas Jornadas Latinoamericanas “De la dictadura financiera a la democracia popular”. Schorr. Nº 245. y a la más prolongada y pronunciada crisis de la historia argentina contemporá26 47 nea. por otro.

(2002): Argentina: a rescue plan that works. La renegociación con las empresas privatizadas. en Desarrollo Económico Nº 116. (2000): “Nueva arquitectura financiera internacional..revistadelsur. E. FIEL. E. y Schorr.48 realidad económica 198 Basualdo. 14. M.. Dornbusch. junio. Un estudio de los casos de Ecuador.imf. (2000): “Fuga de capitales y endeudamiento externo en la Argentina”. 1990-1997”. López Isnardi. agosto. G. Pocos avances en la reforma”.org). julio-septiembre. M. Keifman. BKB Trading Desk (2001): “Default de bonos soberanos. Basualdo. Dal Din. Una visión complementaria de la balanza de pagos”.. abril. R. (2002): “Manifiesto para la reforma económica en la Argentina”. Caballero. R.. diciembre (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. Echegaray. R.. (1990): “El menú de opciones y el programa de capitalización de la deuda externa argentina”. A. et al (2002): El proceso de privatización en Argentina. Nº 25. (2001): “El rol del endeudamiento externo en la acumulación de capital durante la Convertibilidad”.imf.elcato. (2001): “A new approach to sovereign debt restructuring”. Becker. Diagnósticos y li- .org.org). Basualdo. Kulfas. C. Khor. Kulfas. abril (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. Pakistán y Ucrania”. mimeo. M. febrero. Bouzas.imf. E. Fondo Monetario Internacional. (2002): “El déficit argentino causó el desastre”. K. Hanke. Cato Institute. en Realidad Económica Nº 173. M. Kampel. C. Nº 3. junio (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. (2003): “La deuda externa argentina. Nº 303.uy). (2000): “La apertura financiera argentina de los ’90. (1998): “La deuda pública argentina. M. D. (2002): “Sovereign debt restructuring and dispute resolution”. julio-septiembre. Documento de Trabajo Nro. Dal Din. Universidad de Palermo/CEDES. Revista del Sur. Kulfas. en América Latina / Internacional.htm). 56. Rusia.org/becker_argentina. N. Krueger. S. A. Fondo Monetario Internacional. S.. enero-marzo. R. mimeo. en Revista Epoca. febrero (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www.org). Krueger. FLACSO/Universidad Nacional de Quilmes/IDEP/Página 12. diciembre (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. M. en Boletín Informativo Techint. (1990): “Deuda externa argentina: las negociaciones a partir del gobierno de Menem”. Nº 109. Damill. Volumen 7. (1999): “Análisis del balance de pagos de la Argentina: cambios metodológicos y desempeño reciente”. Fondo Monetario Internacional (2002): “Involving the private sector in the resolution of financial crises: a staff note on the Lerrick-Meltzer proposal”. M. FIEL. Nueva América. (2000): “El balance de pagos y la deuda externa pública bajo la Convertibilidad”. Documentos de Economía Nro. Cato Institute. Massachusetts Institute of Technology. Damill. Schuler. noviembre. (1987): Deuda externa y poder económico.

Documento de Trabajo Nº 59..htm).org. (2002): El malestar en la globalización.elcato. (1990): “El manejo de la deuda externa en condiciones de crisis de balanza de pagos. en Nueva Sociedad. Ministerio de Economía (2001): “Implicancias del ‘Déficit Cero’ en el crecimiento”. (1999b): “La reforma financiera internacional: una agenda ampliada”. Cisneros. . J. Nº 147. A. agosto. G. Nº 69. (1996): “El endeudamiento del sector público argentino en el período 1989-1995”. (2002): “¿Dedo acusador o interés en reformas sistémicas?” en Tercer Mundo Económico. 2001” (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www.org/selgin_privatemoney. J. agosto (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. A.org. J. Cato Institute. Ocampo. Clarín. Selgin. Secretaría de Política Económica. (1999a): La reforma del sistema financiero internacional: un debate en marcha. julio (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. Machinea. Vitelli. Raghavan.. enero (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www.htm). Lerrick. I. Raghavan. J. (2002): “Propuesta para el FMI en Argentina: reducción de la deuda. Vásquez.ar/prgmacre. 1 de abril.ve/detalle_notiart. Melconián.org/jmi/jmi-news/el_tango_Se_baila_entre_dos. (2001): “¿Dolarizar o privatizar la moneda en Argentina?”.htm).org/vasquez_propuestafmi. (2001): “Más allá de los rescates del FMI: cesación de pagos sin perturbación”. Sommer.tercermundoeconomico.tercermundoeconomico.cedice. (2000): “Hacia una reforma financiera internacional”. 2003. en Revista de la CEPAL. en Realidad Económica Nº 181. A. septiembre (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: www. J. (2002): “Cuestionan el papel del Fondo Monetario en la crisis argentina”. Nº 154. (2002): “El FMI desangra a la Argentina”.asp?offset=120&ID=46). C. Jubileo Plus. Buenos Aires. (2001): “Los resultados de la Convertibilidad”. CIEPP/OSDE. CEDES. Proyecto ARG/91/R03. La moratoria argentina de 1988-89”. septiembre (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. Olmos Gaona. marzo (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www. Ocampo. IADE. R. en Tercer Mundo Económico. julio-agosto.htm).org). Ocampo.jubilee2000uk. Taurus. Cato Institute.elcato.gov.. Santángelo. L. PNUD. G. UNCTAD (2001): “Informe sobre Comercio y Desarrollo. J. 26 de abril.L. Pettifor. C. Stiglitz.org. Meltzer.mecon. diciembre. A. (2001): “El tango se baila de a dos”. Nº168. CEPAL/Fondo de Cultura Económica. J. no rescate”.Deuda externa 49 neamientos propositivos para su reestructuración”. mayo (se puede consultar en el siguiente sitio de Internet: http://www.F. Ocampo. Sachs.uy). J. La Nación..unctad. C.uy). Carnegie Mellon.. (2001): “Tweedledum o Tweedledee”.