Está en la página 1de 14

~ 1 ~

~ 2 ~

Maldito Muérdago

~ 3 ~

Maldito Muérdago

" " " " " "
"
"
"
"
"
"

Leila Milà !

~ 4 ~

!

" " " " " " " " " " " " " " "
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
©Maldito Muérdago!
©Leila Milà !
"
Maldito Muérdago!
1ª Edición, Diciembre 2015 !
"
Edición y corrección: ©LM!
Diseño de portada: ©NM!
Fotografía: ©Shutterstock Inc. !
"
Web Autora: !
www.leilamila.es!
"
Safe Creative 1512236089081 !
"
Todos los derechos reservados!
"
Quedan prohibidos, dentro de los límites legales establecidos, la reproducción total o parcial de
esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento
informático, alquiler o cesión de la misma sin la autorización previa y por escrito del autor. !
"
"

~ 5 ~

" " " " ! " " " " " " " "
"
"
"
"
!
"
"
"
"
"
"
"
"

—¡Cuéntanos cómo conociste a papá, venga mamá!!

—Pero si lo conocéis de sobras, cada año lo hacéis —¡Vengaaaa, por fa, otra vez! ! Star oía los ecos de sus voces risueñas y lejanas. ! Incluso con melancolía, se veía sonriendo sentándose en el suelo con el reluciente árbol tras los niños que la miraban atentos, y como Arryn se sentaba a su lado apoyándola contra su cuerpo con su sonrisa canalla, estampando un beso en su sien. ! —Eso mamá, cuéntales como me despelotaste. Es una tradición

"

!

!

«La recta final, solo cuatro días para navidad y casi que habría acabado el suplicio. Estaba harta de adornos, lucecitas, villancicos y toda la pesca. ! Tratar de darse prisa subida a unos tacones por una avenida helada y atestada de gente con paquetes donde además, se acumulaba la nieve en los arcenes era complicado de por sí; pero si además le sumabas los Joujoujous, las malditas campanitas, y eras extra patosa, ya era el colmo. ! Star esquivó por pura chiripa a un transeúnte tratando de mantener el equilibrio, a la vez que procuraba escuchar y responder a su jefa. Puede que le hubiera dado fiesta pero parecía que no podía vivir sin ella, así que además de tener que hacer los encargos para toda su familia, tenía que atender a los de su tiránica jefa —tal y como la llamaban el resto— pues a ella no le importaba trabajar

~ 6 ~

más horas que un reloj. Ella era así, se implicaba y le gustaba lo que hacía y tampoco les pedían imposibles, por no mencionar que admiraba a la mujer que a final de mes le pagaba el sueldo, pues era una profesional de éxito. ! Patinó sobre una placa de hielo y alzó los brazos haciendo aspavientos cuando una de las marabuntas que abandonaba uno de los centros comerciales la arrolló. Entre tanto bulto, teléfono y golpes sucedió lo inevitable. Star salió despedida en directa atracción hacia el suelo. Chilló adelantando los brazos liberando los pertrechos que casi la convertían en un reno de Papá Noel con exceso de carga, y parpadeó sin comprender al dar con algo caliente que amortiguó parte de la caída. Alguien atrapó sus muñecas y en fracción de segundos se encontró de rodillas en el suelo. ! —A la porra las medias —murmuró sin procesar que ocurría, hasta que las risas alrededor y unas voces la hicieron abrir los ojos encontrándose de golpe con un más que admirable armamento masculino casi en los morros. ! Los ojos se le abrieron de golpe ahogando un grito y siguió sus manos cerradas en dos puños en el pantalón caído de su víctima, y enrojeció deseando que la tragase la tierra empezando a temblar, porque todo sucedía en fracción de segundos salvo en su cabeza que parecía ir a cámara lenta. ! —¡Woow tigresa! Un poco de calma —Le llegó la voz del dueño—, no hace falta que te abalances así. ! —Ho,ho, ho parece que tenía prisa por desenvolver su regalo. Ha conocido antes a tu amiguito que a ti. Chica mala —Se burló el tipo disfrazado de Santa que había al lado, haciendo sonar la campana de las narices. ! El chico tiró de ella y Star contuvo el aliento cerrando con fuerza los ojos, incapaz de afrontarlo muerta de vergüenza. ! El pulso la ensordecía y tenía casi por seguro que el corazón iba a salírsele del pecho dejando un agujero ahí en medio, y marcas de sangre en la acera. Además, tenía las rodillas ardiendo haciéndole la competencia al ácido de sus mejillas y el nudo de su estómago. ! —¡Lo siento, lo siento! Lo siento mucho, de verdad que La aterciopelada risita de él la acalló haciendo que un estremecimiento la recorriese. !

~ 7 ~

!

—¿Estás bien? —preguntó soltándole un brazo, notando como se subía los pantalones—. Abre los ojos mujer, no pasa nada. ! Ella lo hizo abriendo primero uno, asustada y muerta de vergüenza,

encontrándose con una preciosa sonrisa canalla adornando las facciones salvajes de un hombre guapísimo. ! Tenía las aristas definidas, cabello oscuro y unos increíbles ojos verde- azulados que le robaron el aliento sintiéndose todavía más abochornada.! —No voy a comerte —le dijo de nuevo con humor, paciente y sin dejar de mirarla. ! Estaba segura de que podía notar como el cuerpo se le había convertido en gelatina. ! —Toma, creo no acabó demasiado perjudicado nada —Santa se hizo notar tendiéndole móvil, bolso y demás bolsas. !

—Atinó a decir poniéndose con rapidez cabello y ropa bien,

atrapando todo con algo de torpeza, siendo ayudada por las manos del mismo chico. !

—¿Estas segura de qué vas a poder con todo eso, así? ¿A quién se le ocurre ir por aquí con esos zapatos?! —Está claro que a mí —Se llevó una mano a la cara—. Como no terminé los encargos me matan —Miró hacia abajo y comprendió lo que le decía. ! El tacón de uno de los zapatos estaba saludando como si tuviese hambre. ! —¡Oh, joder! Ya solo me faltaba esto —Lo miró apurada—. De veras lo

siento

—Arryn, yo, no él —dijo señalando hacia abajo con picardía. ! Star rio sin poderlo evitar, el chico era gracioso además de atento y estar como un caldero repleto de chocolate donde rebozarse. ! —Pobre, se habrá congelado por mi culpa. ! —Más bien creo que se ha alegrado —Se puso rojo y serio tan buen punto acabó de decirlo y ella rio. ! —Bueno, al menos es un consuelo —Le sonrió con las mejillas todavía sonrosadas—. Lo máximo que me ha llegado a decir este año un hombre ha sido —Hizo como que pensaba—, nada. !

—Oh, gracias

—Star dejó la frase inacabada para que él dijese su nombre. !

—Pues estarán ciegos. !

~ 8 ~

—Que mono —Ladeó la cabeza sin perder lo que ahora era una sonrisa burlona y tierna a la vez. ! Su pulso seguía por las nubes pero no le importaba, era increíble que su corazón recordase como era eso de palpitar. ! —Bueno Arryn, gracias por evitar que me convirtiera en alfombra y siento el agarrón. Será mejor que me vaya no lo contaré. ! —Chicos, lo lamento pero no puedo dejaros ir —Los interrumpió Santa levantando un dedo hacia el tejadillo lleno de adornos que tenían encima, donde resaltaba casi brillando como en un anunció, un ramillete de muérdago—. Es la tradición. ! Star se quedó blanca y miró esa cosa como el que ve al camión de la basura para regresar a los dos tipos. ! —Ni de coña, estoy de la navidad hasta los mismísimos. ! —Vamos, ¿que eres míster Scrutch? —Le soltó el falso Papá Noel que empezó a imitar a una gallina, y ella fue a empujarlo deteniéndose en el último momento al ver como un niño tironeaba con insistencia del bajo del abrigo de su madre, señalándolos y casi que pudo ver el titular: Mujer agrede a Santa frente a los ojos de un niño. !

muy mal, así que se contuvo fingiendo una sonrisa, y se pasó un

mechón tras la oreja sin mirar al gordo de rojo, cuando le daba los caramelos al crío que se fue más contento que unas pascuas sin dejar de repetir: ¡Mira mamá, mira mamá!! —Ah ya se, ahora le entra la timidez, no te ha gustado la mercancía tras

desempaquetarla y claro

—¡Oh cállate! Ahora verás —Star se giró, cogió a Arryn por la solapa de la cazadora de cuero, y lo atrajo estampando los morros en sus apetecibles labios y lo liberó—. ¿Contento?! —Mmmm no, le faltaba algo de sentimiento. Repite guapa, total ya le has visto el pajarito. ! Ella lo fulminó dispuesta a insultarlo, y él señaló a los niños que se acercaban formando un corrillo. Star gruñó y se quedó sin aire al notar el brazo de Arryn rodeando su cintura, su boca abordó la suya tragándose su sonido de sorpresa y

No, no, no

—Siguió Noel. !

~ 9 ~

algo en su interior reaccionó y los párpados cayeron dejándose llevar, enredando su lengua con la de él. ! Al separarse todo le daba vueltas. ! —Eso está mejor, jou,jou, jou. ! —Que te den —Le levantó el dedo corazón con una sonrisa sarcástica y despidiéndose, se alejó tratando de detener un taxi. ! —Al menos dime tu nombre, Scrutch —Arryn alzó la voz para hacerse oír entre el gentío. ! —Star —Se giró a verlo tirando de la maneta del taxi sonriendo. ! —Bonito nombre. ! Ella lo miró una vez más antes de subir golpeándose la cabeza en el proceso,

y se sentó maldiciendo frotándose el impacto pese a seguir con las comisuras

alzadas. ! Ahí estaba otra vez, frente al mismo centro comercial. Al final el día anterior con el incidente no pudo terminar los encargos, pero sí con el trabajo que le

esperaba en casa. Le tocaba ponerse las pilas para concluir con las compras lo antes posible y dejar las bolsas a sus correspondientes dueños antes del día D, o lo mismo que decir veinticuatro horas. ! Entró decidida ignorando los aspavientos de Santa Claus y su campana, e inició su periplo. Una vez tuvo casi todo, se detuvo en un puesto de cafés y pidió un vienés con extra de chocolate y un poco de canela dando un sorbito. Sacó como pudo el móvil, que sonaba haciendo malabares y giró sobre sus talones respondiendo. Era su cuñada con unas ocurrencias de última hora, así que aguantando el aparato con el hombro contra el oído, sacó como buenamente pudo

el boli y la libreta tratando de anotar todo, asintiendo verbalmente, cada vez más

nerviosa por su cháchara incesante a velocidad de la luz y procuró guardar todo, trabajo casi imposible con lo cargada que volvía a ir. Empezaba a tener complejo de mula de carga. ! Giró por culpa de un empujón, y esquivó a un niño que pasó corriendo pero no así a su madre que la arroyó como un mercancías haciéndola girar como una peonza, mientras seguía gritándole al crío que huía despavorido de sus alaridos. !

~ 10 ~

Star notó como el tobillo se le iba hacia un lado y acabó golpeando contra alguien, el café salió despedido y un latigazo de dolor la sacudió yendo a parar contra el pobre desafortunado que recibió su ducha de café. ! —Solo le había dado un sorbo —Se lamentó alzando con rapidez los ojos y se llevó la mano libre a la boca al ver a Arryn con el jersey blanco, empapado transparentando su suculento torso—. ¡Madre del amor hermoso! No puede ser,

otra vez tú. Lo siento —Se disculpó tratando de incorporarse lo más digna que pudo, y desvió la vista al teléfono por el cual se oía la voz chillona de su cuñada preguntando qué pasaba y si estaba bien—. Luego hablamos, acabo de atropellar a alguien con un vienés.! Star, con manos de mantequilla, deslizó el móvil hasta el bolso y miró a Arryn que volvía a estar sonriente como si sus desgracias le hiciesen gracia. ! —Gatita, tenemos que dejar de encontrarnos así, primero me desnudas,

ahora me conviertes en míster camiseta mojada

—De veras que lo lamento, yo —¿Te duele?! —¿Qué?! —El tobillo. ! —¿Eh? —dijo atontada, estaba como idiotizada observándolo pues desde el día anterior que no se lo había quitado de la cabeza y sentía los labios cosquillearle deseando volver a saborearlo—. ¡Ah, sí! Molesta un poco —Sonrió. ! —Me da que eres un poco patosa. ! —En casa me ponen un traje burbuja para que no destroce nada —Bromeó haciendo girar los ojos. ! Arryn rio ante su salida humorística y la siguió cuando tiró de él sin previo aviso llevándolo a una tienda. Star cogió la primera camiseta bonita que encontró calculando la talla a ojo, y la lanzó a caja. ! —Vaya cobrándola —Pidió pasándole la tarjeta y sin dejarlo protestar, lo metió a empujones en el probador. ! Le sacó la prenda mojada y quitándose la bufanda empezó a usarla de paño, secándole el pecho, presionando con suavidad contra los abdominales masculinos. ! Su piel era cálida y olía de modo sutil a perfume y al chocolate del café. !

No sé qué pensar. !

!

~ 11 ~

Cuando alzó la vista hacia él sin pararse a pensar en lo que estaba haciendo, lo encontró una vez más con esa sonrisa canalla en los labios. ! —¡¿Qué?! —Exigió roja hasta la raíz. ! —Parece que te quedaste con ganas de ver el resto del envoltorio. ! —¡No me seas! —Escondió la bufanda al ver lo que había usado sintiendo

! —Ha sido muy tierno e impulsivo, no te preocupes. ! Sonrió y cogiendo con cuidado la camiseta nueva se la puso, y cogiéndola de

la mano, cargando unas cuantas bolsas con la libre la llevó hacia fuera sin soltarla. Se detuvo en el puesto de cafés y pidió dos vieneses con extra de chocolate. Ocupó una de las mesas vacías y una vez dejaron las bolsas, le tendió uno de ellos. ! —Gracias, no hacía falta. Encima que te arruiné la camiseta. ! —Que menos cuando te quedaste sin bebida y encima te gastas el dinero en vestirme —Le guiñó el ojo. ! Ella enrojeció bajando la vista a las manos con las que rodeaba el vaso. ! —¿Eres adicta? —Señaló las bolsas. !

Tuve un pequeño

incidente con cierto pantalón y un zapato roto. ! Arryn volvió a curvar los labios y los dos comenzaron a hablar dejando pasar una hora tras otra, hasta que su teléfono volvió a irrumpir y Star se levantó como una exhalación. ! —¡Madre mía que no llego!! Arryn la ayudó con las bolsas por mucho que insistiera y la acompañó hasta la salida donde se detuvo. ! —Bueno, muchas gracias pero he de irme ya. Ha sido estupendo, espero volvamos a coincidir pero sin que haya ninguna desgracia por medio —Comenzó a cogerle bolsas. ! Y Arryn la atrajo a traición besándola de un modo que debería estar prohibido porque perdió hasta las bragas. Su pulso se lanzó a la carrera y creyó que saldría envuelta en llamas. Cuando se apartó y ella fue a abrir la boca, Arryn se limitó a alzar el dedo en dirección al muérdago. ! —¡Maldito muérdago! —Pensó ella incapaz de hablar acalorada a más no

poder. !

como el calor la arrasaba—. ¡Dios! Que mal

—No, solo idiota. Me usan todos de recadera y ayer

~ 12 ~

—No me culpes, no lo he podido resistir. Anda gruñona, deja que te acompañe, tengo el coche abajo. ! —¿Hay más muérdago? —preguntó sin tiempo a que su razón procesara lo que su mente y su lengua soltaron. ! —Depende, ¿te gustaría?! —Me sabe mal que

! —No pienso arriesgarme a que pongas a nadie más en peligro. Prometo no estrellarnos si tú te portas bien —Le guiñó un ojo—. Además, ese tobillo esta hinchado. La gente debería vigilar un poco más. ! —Vale, seré una buena gatita —Sonrió traviesa alzando una mano. ! Fueron al coche y los siguieron hablando y riendo hasta llegar. Arryn insistió en hacer de taxista, ayudándola con las entregas y al final la llevó a casa. Aparcó y le abrió la puerta ayudándola a bajar. ! —Tú dirás. ! —¿Vas a llevarme hasta la puerta?! —No me gustaría que acabases con un morado en el culo. ! —Que considerado —Rio andando por la acera retomando la conversación. ! Su corazón no dejaba de brincar y cuando vio el puesto de árboles de navidad una idea cruzó su mente. Sonrió y sin que él diese cuenta, cogió un ramillete de muérdago camuflándolo entre el acebo y el eucalipto y siguió hasta casa. !

Se detuvo una vez en la puerta y entre risas y demás llegó el momento de despedirse y Star carraspeó. ! —Me temo que no puedes irte, me debes algo. ! Arryn frunció el ceño sin comprender pero volvió a acercarse desandando los dos pasos que había dado ante el movimiento del dedo de ella. ! —¿A qué te refieres? —preguntó curioso. ! —A esto —Ella señaló con un movimiento de cabeza el ramillete que sostenía sobre su cabeza. !

Arryn rio y se acercó mucho a ella rozando apenas sus labios con el aliento. !

—Eso es hacer trampa

! —No, es una tradición —Pasó sus manos tras la nuca de él que meneó la cabeza sin perder la sonrisa y la besó pegándola a él. !

~ 13 ~

Una vez se rompió, ambos se miraron con los ojos entornados y la frente pegada. ! —Jou jou jou, feliz navidad pareja. ! El Santa Claus que había en el puesto les guiñó el ojo, y haciendo sonar su campana, siguió brindando su sonrisa a los pocos viandantes que pasaban por la calle. !

Ellos rieron mirándose y le devolvieron la felicitación entrando juntos a

casa.» !

Ese año no había nada, cerró el libro de recuerdos sintiendo como una lágrima resbalaba por su ajada mejilla, testigo del paso de los años y pasó la palma por la tapa. ! Él no estaba, pero no se sentía sola, su corazón estaba repleto de momentos vividos, de calor. Las ausencias pesaban con los años y aun así, sonrió y levantándose con dificultad, se acercó hasta la empañada ventana. ! Fuera nevaba y el fuego crepitaba en la lumbre; giró el rostro hasta la repisa de la chimenea y centró la vista en su fotografía. Alargó la mano alcanzándola al llegar, y con un suspiro, acarició el retrato de Arryn. !

—Feliz navidad amor mío. !

acarició el retrato de Arryn. ! —Feliz navidad amor mío. ! ~ 14 ~ " Leila

~ 14 ~

"

Leila Milà ! Felices Fiestas.

Intereses relacionados