SERCE CRUZINSKI

Traducción de
jueru

JosÉ

Urnn-l¡,

LA GUERRA
DE LAS IMAGEINES
1

De Cristóbal Colón a "Blade Runner"
(1492-201e)

t

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

. 1988' I ¡ Lunes 29 de octubrc de 7492. Breve respiro antes de que una referencia más aceptada. "Her-Asiamosura": esta palabra reaparece sin cesar. LIne ttrchéologíe dcs sciutces religieuses. Llna arqueología de las ciencias religiosas. L'expnnsion européenne du xu9 au xvc siécle.. Dc l'idolñtrie. 2 Bernand y Gruzinski (1988). Relaciones de aiajes. Seuil. siglos después. Gallimard. Ln naturaleza dc las lndiLts Nueztas. se sitúa bajo el signo de la lémicas.18-79. 1969. sus ríos. no sé si estos tienen hermosura o adoran en ellas.INTRODUCCIÓN cicsenlace planetario observamos en este fin de siglo hasta. Nada de eso. de momento. París. la destrucción de los ídolos. la mirada del Almirante se detiene para hacer una reflexión: "Hallaron muchas estatuas en figura de mugeres y muchas cabezas en manera de carantoña muy bien labradas. Cristóbal Colón buscaba un camino hacia las Indias y su oro. Sociétés indigitrcs et occitlentnlisatíott dans le Mexiqtie cspagnol. dominarla y aculturarla. según sabía. es tan imprevisto como desconcertante. y Pierre Chaunu.l Se insinúan intuiciones. y con Carmen EcrnanrJ.. Cristóbal Colón ha tocado tierra.der"ábu. y pensaba convertir a unos pueblos que. Sobre la he¡mosura: ibid. Editions des archives contemporaines. se volvió hacia otros exotismos y otras po- I. más que un aspecto secundaiio de la idolatría. xvt"-xvlut siicle. University of Califomia Press.1992. Nouvelle Clio núm. las volvió objeto de sus debates. volverá la etnografía. nur. Conqu?te et exploitation des Nouaeaut Mondes. El Occidente proyectó sobre la América india unas categorías y unas redes para comprenderla. 1985. Con la mirada recorrió sus costas. La colonisntiott cle l'hnginaire. 55 et passim. París. Sobre Colón: Antonello Gerbi. igualmente. París. xvr-xvtilt s¡ic/¿. habíá que confrontarla con la de las imágenes. negro o mulato. perseguían a los "idólatras".25-26. 54.y precisar mejor lo que tratégico y cultural -que abará la noción seductora-pero a menudo imprecisa de lo imaginario? Tal es el objeto de esta Gierra de las imágenes. 2ó. Se disponía a desembarcar en la isla de Cipango (el japón) o la China del gran Khan. Biblioteca de la Historia. DEt.** abot- damos uno de sus resortes intelectuales. 197U. Habría que añadir e\ Ieitmotiu del "cleslumbramiento". convertir. fuese indio. Nouvellt'Clio núm. pp. pp.drd"io alcaice. Diario.en^los estudiantes de la plaza de Tiananmen? Con Carmen Bernand. The Early Spanish Main. 61-62.París. 10 Les Homntes-Diettx dtiMexique. 1988. ALMU{ANTE i 1 j ** De la idolqtrín. El Oicidente cristiano redujo sus Presas a sus propios esqrr"^ás. que desde un principio mirada y de lo visual. Pottuoir indiu et dominatitnt colottütle. 17 . 26bis. Con esta*intención.1985. los misioneros recuperaron la terminología de los Padres de la Iglesia y denunciaron infatigablemente las "idolatrías" indígenas al mismo-tiempó qr."3 Los primeros contactos con los pueblos de las islas habían puesto a los descubridores en contacto con seres y cosas que ignoraban por completo y que les habían sorprendido. nur. llena de categorías y de los estereotipos de la idolatría clásica. El Almirante de la Mar Océano explora las Antillas Mayores. . 7969. pp.. México. cuarta y última parte de un viaie de historiador por el México español. Los ídolos indígenas habían sufrido la invasión de las imágenes del cristianismo y El tema exigía que se captara en un solo impulso la acción de los "ü. 3 Cristóbai Colón. las matanzas. eran civilizados. Fondo de Cultura Económica.opeos. Se sucedieron las teorías y las interpreüciones. en De I'idilatrie. cansado. recupere sus derechos para abatirse sobre las novedades de América. LR rrrReo¡. PUNTOS DE REFERENCIA El pnóloco pacífico de esta guerra de las imágenes. t'cl. en lugar de "naos grandes y mercancías" con que. véase la precisión de Pierre Chaunu. triunfan la observación y la interrogación.2 Mas. En lugar de "gentes con policía y conocimientos del mundo". Berkeley.1o En el curso del análisis me pareció que la cuestión de los ídolos no era/ a la postre. se esbozan sutilmente algunas perspectivas a las cuales. sus criaderos de perlas. sus casas. Sarpe. ¿no era necesario. Desde hace dos semanas. pp. Pero. y del colonizádor la respuesta del colonizado. En Cuba. La belleza de la isla de Cuba lo deja maravillado. a 1 Sobre esta historia.r"i. Colmados todos sus deseos. Para devolverle su . la deportación de las poblaciones indígenas. Creeríamos que se estaba siguiendo otro argumento que no desembocaría inevitablemente en la tragedia de las islas y del continente. mestizo. hasta llegar a ser el leitmotia del Descubrimiento. inventó de paso las "religiones amerindias" hasta que.París. y la obra ya clásica de Carl Otwin Sauer. dar a la imagen un Peso esyo habíá subestimado. 1966. Para identificar al adversario-al que. el Almirante imaginó que el continente estaba cerca. se entreabren pistas.

" 6 fL (ú o . Y sin embargo.PUNTOS DE <utA =t. señalados y descritos desde el 12 de octubre de 1492. Se trataba de los indios taínos.. esperaba cruzarse/ el Almirante descubrió a unos hombres de cuerpos desnudos y pintados. una rama de la familia de los arawakos.. .^q Ú' (6e 5-\\n lrJ J J s *¡ N h' a € J 1r f o z o - f ée. su propio sentimiento ("creen los nuestros") o a lo que imaginaban captar de las explicaciones de los aborígenes.q J € ul ta) o a É. Epigrammata) emplea la palabra simulacrum que nosotros traducimos por "imagen" y que. designa a la vez la representación figurada.58 a t)e o . durante dos años al menos. inclinados al principio a percibir las imágenes de culto. p. 87.8 Se observa el mismo descuido de una interpretación inicialmente religiosa. la efigie. un año después.o U' o c d o fL FE o (ú d) o (6.'1t o J L s A a o U s- o Q o o ¿ cr Ei 9 z cd bo o (/) REFERENCIA 79 cada momento. I Colón (1985). pp. 6 Cl nota a 7 Pedro 3.\ :l o. dón.!¿ R+ li¡' á LKP ..< A i -":) :l . Oceani decas. 90. hamacas-. Entre las cosas que mostraban los indígenas bolas de algo-azagayas. los descubridores se rindieron a la evidencia de. pero luego supieron que eran colocadas allí como adorno pues como entes indicado creen los nuestros que sólo dan culto al numen celeste.o c aE o) :o -E(') á u U' o FJ (f) '8/ E t9'fr*.^^- U '2 {i z t. José Porrúa e Hijos. Lo mismo ocurrió cuando en diciembre de 7492 Colón se informó en Cuba sobre lo que le parecía ser un templo indígena: "pensé que era templo y los llamé y dixe por señas si hazían en ella oración. que contenían. piraguas. como si la mirada del Quattrocento fuera la primera en posarse sobre América. Observadores perplejos. Legatio Babylonica."6 ¿Para qué servían? Y no ¿qué representaban? ¡Como si pareciera ser más urgente identificar la función que la naturaleza de la representación! El mismo afán se encuentra.. Poemata. Su curiosidad no se centró en los tatuajes corporales embargo. Veamos. para empezar. Ello bastó para esbozar otro descubrimiento que mostró la sensibilidad de un genovés del siglo xv... los cráneos de los antepasados de la tribu. por atenerse a lo que decían los autóctonos. la figuración material de las ideas. en latín clásico. ¿eran objetos de culto o piezas decorativas? "No sé si estos tienen hermosura o adoran en ellas. en las Antillas Menores: "habiendo visto dos toscas estatuas de madera en cada una de las cuales había una serpiente enroscada flos españoles] pensaron ser imágenes adoradas por los indígenas. El texto latino de Pedro Mártir (edición de Sevilla. Colón (1985). 57.a Abandonando los sueños y las leyendas que poblaban sus imaginación. México. . la misma interrogación: las estatuas de mujeres y "las cabezas en manera de carantoña muy bien labradas". según é1.l 6ci co'a) . lo burdo de las formas. p.. que creían que los españoles eran seres llegados del cielo. sin más. Décadas del Nueoo Mundo.nstgÉ s.. 1964. lomo I. joyas de oro.. Colón notó lo que hoy llamaríamos "objetos figurativos".") plantea problemas delicados. C E (5 o (ú o m . Martyris Anglerii Mediolanensis opera. sin preocuparse en lo más s Colón (1985). p. o) (d 83 o o\ ? e<U'ou a4 qF uJ l . 1511. la som- bra."T La descripción es sumaria: se anota el material de las estatuas. 115.q. Colón y sus compañeros se encontraron ante unas "gentes desprovistas de todo". que el empleo del término imagen ("imágenes adoradas. 43. Mártft..Y o 'ñ' '5 ü? ci o () sf a\. dixieron eü€ no". esas gentes poseían algunos objetos que llamaron la atención del Almirante.ní -sin sobre las cestas suspendidas de la vigas de las cabañas...s Otros objetos provocaron.U F z \ o fr 'ffi WrT. con el título de P. el espectro.

pp.46. como si esos indígenas manejaran tan fácilmente como Colón los registros de lo religioso.pp. ls lbid.72. Bajo muchos aspectos. singular en su origen. lo hace manifiestamente por pereza al escribir y por comodidad.15 Esas "imágenes de piedra talladas en relieve". inexacta.e Nada tiene de extraño que un italiano del Quattrocento tuviera criterios iconográficos.le Bien lo sabía Colón. "una forma de un nabo grueso con las hojas extendidas por tierra y largas como las de las alcaparras". los recién llegados acabaron por darse cuenta de que los indígenas en realidad reverenciaban objetos. de parientes o en otras formas". 88. parecidas a esos guijarros que los isleños conservaban envueltos en algodón.. p. p. pues. de lo profano y de lo estético.p.21 De otra manera prot+ Pané (7977). Francastel (1967). p. pp. sol o cosechas..20 PUNTOSDEREFERENCIA PUNTOS DE REFERENCIA mínimo de los riesgos de la comunicación verbal y gestual.. representan demasiadas cosas. primavera c7e 1987 . hermanos.33. es decir. meior dicho.89. Objetos de una innegable pero desigual veneración. 1977.70. véase la nota de José Juan 27 57."14 Los zemíes de las islas se presentaban. de que hubiese etnografía. China y sus ciudades estaban próximos. no poseían ídolos. su sexo. Siglo XXI. así se hubiese extendido ésta por el Mediterráneo occidental y enriquecido con la experiencia de los negros de Guineal0 y de los indígenas de las Canarias. un zemí de madera "con cuatro patas como las de un perto" .45-76. EL oEscusnIMIENTo DE Los "zEMfES" Con la experiencia y el tiempo. 1bid. poco después. madre. estaba al alcance de un genovés hijo de una Italia renacentista donde desde hacía casi un siglo los artistas multiplicaban los "objetos de civilización". los ocultan a los españoles. 37. rrta raiz "semejante al rábano" . México. trozo de madera que parecía una cosa viva". e Colón (7985\. un tronco. pp. Esta fue la primera obra etnográfica -antes 13 Las fuentes españolas ernplean los términos deztoción y retterencia. Esas cosas tienen en taíno. que se guardó de emplear la palabra "idolo" y negó la idolatría para mejor denunciar la superchería de los caciques que manipulaban los zemíes. 2i William Pietz. lbid. dotadas de existencia o no: "cosas muertas formadas de piedra o hechas de madera" . figurativos y profanos. tt Ibid. Desde el 12 de octubre de 1492 observó que los isleños no tenían "religión" ("secta") y. t2 Fray Ramón Pané.ts piedras que favorecen los partos. los cuales están hechos de piedrá o de madera. y se les da el nombre de un antepasado. II: the Origin of the Fetish". Este ejercicio. de índices visuales y funcionales que le ayudasen a elaborar los registros y a distinguir lo profano de lo sagrado. que sirven para obtener lluvia.2o En camtinguir el zemí del ídolo: un zemí bio.. lo que pondría a los zemíes en la misma cate¡¡oría que las imágenes de los santos católicos. una cosa-dios. 16 tz 18 'ts Según los términos de una carta de Colón (ca. su composición. Hacia 1496. 95-98. De hecho. o.o para discorregir y poner "demonio" -"potque habla "se vuelve" un ídolo. Habían replanteado la pregunta inicial: en lugar de intentar establecer si ciertos objetos figurativos eran objetos de culto. Más difícil era orientarse fuera de su propia cultura.16 esas hechuras de madera no representan nada o. los portugueses inventaron en sus factorías de Guinea el concepto de fetiche. que no eran idólatras: por tanto. 40. "ul:.. un nombre genérico. Provistos de funciones políticas. los zemíes tienen sexo. La perplejidad de Colón y lo vacilante de sus interpretaciones se explican también por los desengaños del Descubrimiento. un trozo de madera.17 A diferencia de los ídolos que representan al diablo o a falsos dioses. asimismo. por lo demás en competencia con la palabra "idolatría".p.37. bajo las apariencias más diversas: un recipiente que contiene los huesos de los muertos.. Pero la realidad fue otra. análogas a las que Colón envió al rey Fernando de Aragón. mejor dicho. el fetiche es. en unas pequeñas cestas y a "los que dan de comer de lo que ellos comen". hubo que matizar esta "comprobación por ausencia". su forma.inspirada por América. sin dejar de producir toda una gama considerable de representaciones religiosas. Ibid. 20 . pp. los zemíes son esencialmente cosas. musulmanes y judíos.23-45. cosas que traen a la memoria el recuerdo de los antepasados. Colón y Pané fijaron su atención sobre el conjunto de cosas que los indígenas adoraban. Cada zemí tiene un origen singular: "Unos contienen los huesos de su padre y de su madre y parientes y de sus antepasados. algunos que hablan. Las únicas siluetas humanas de que habla la relación de Pané son las de los muertos que se aparecen a los vivos "en forma de padre. Relación acerca de las antigiiedades de los indios. persuadido de que ]apón. "The Problem of the Fetish. 47. No sólo son máscaras o estatuas: la pista seguida en el curso de los primeros meses era errónea o. en la misma época. hablan y se mueven. fuesen figurativos o no. el de zemíes. el genovés se preparó para encontrar pueblos idólatras o "sectas". Ahora bien. Colón y el religioso catalán Ramón Pané (a quien el Almirante había confiado una investigación sobre las "antigüedades" de los indios)1z disponían de mucho más información sobre las islas. Lo confirma el catalán Pané: si habla de ídolo. Pero los portugueses se limitaron a aplicar un término vernáculo y medieval (feitigo) a unas prácticas y unas creencias que les intrigaban.34-45. Y de ambas clases tienen muchos. después del Descubrimiento. todo nos desvía del mundo de la figuración antropomorfa. la lengua de las islas. en cambio.t1 Más adelante. 13. pp. 7496) en Pané (1977). para luego hablar más propiamente". 10 Arrom en Pané (1977).13 son tan apreciados que los indígenas se los roban unos a otros y. no se habla de idolatría ni de idólatras en el texto de Pané. Sobre ellérmino zemí. Ibid. y otros que hacen nacer las cosas que comen y otros que hacen llorar y otros que hacen soplar los vientos. p. igualmente. Res. de propiedades terapéuticas y climáticas.43. Convencido de haber tocado las costas de Asia.

p. compulsó sus relaciones. de sus funciones y de sus características. ído1o. a su vez.y pronto el paraíso de las islas se convirtió en un infierno donde impeiaron lá explotación brutal. Pero esto no fue más que un páréntesis.72. tomaron de las culturas de las islas el término autóctono zemí. España y Europa. 26 El fundador de la Academia Romana. que hizo quemar vivos a los culpables. ¿Labrutalidad de la colonización iba a barrer este intento de tomar en cuenta lo inédito? ¿O bien otras amenazas más lejanas pesaban sobre esta visión original de las cosas. mismo año en que Granada cayó en manos de los cristianos y terminó la Reconquista de la España musulmana. atenta a su especificidad. un esfut'r/r¡ . presurosamente cerrado. las imágenes de los blancos. PUNTOS DE REFERENCIA 23 ción había ido acompañada por un ritual de fertilidad que manifiestamente atribuía a las imágenes una eficacia parecida a la de ciertos zemíes. de los descubrimientos de la ocupalos viajeros. de apropiaciones. de desviaciones y de equívocos con que está tejida la historia cultural de la América Latina.kr rv . tiraron las imágenes al suelo y las cubrieron de tierra y después orinaron encima diciendo: "ahora serán buenos y grandes tus frutos".2a Ese sacrilegio fue castigado por el hermano de Colón. todo eso es el zemí. p. a Sebastián Caboto. desde entonces. fue él quien por sus epístolas célebresDécadas. Nacido en 1457 en las orillas del lago Mayor. el "sacrilegio" mostró la cercanía que los indígenas presintieron entre las imágenes de los cristianos y los zemíes locales. Algunos indígenas se habían apoderado de las imágenes cristianas que los españoles habían confiado al cuidado de unos neófitos: salidos aquellos del adoratorio. fue a Roma y luego. y hasta el partido que. ¿no era el fruto notable de una tentativa de interpretación que daba la espalda a los modelos preconcebidos para registrar. son absorbidos e intensificados?"25 Los nsp¡crRos or ProRo MÁnrn Un milanés se encargó de disipar el misterio de esos objetos extraños: Pedro Mártir. expresan en el seno del pensamiento occidcntal ¡rrcrrrork'rrrrr (Pané pertenece a la Edad Meclia agonizante) o posmoderno en Guidieri.23 Por mucha que fuese la curiosidad de los primeros observadores. cosa. Tal fue.. una cosa que se mueve. un instrumento de dominación en manos de caciques manipuladores.. el hambre y la enfermedad microbiana.hizo resonar por los noticias del Nuevo Mundo. de un valor irrisorio. Se ordenó sacerdote en 7492. rápido hasta ser superficial. iba en un solo sentiáo: era impensable que los indígenas practicaran una "etnografía ala inversa" y que interpretaran. sin ocultarlo. lo inesperado y lo desconcertante? Era un caos de las formas. de aspecto grotesco. desde el Antiguo Testamento hasta Santo Tomás de Aquino. Lo que no quiere decir que fetiche y zemí sean una sol¿r v nrisnr. un objeto vivo. discípulo de Pomponio Leto. donde siguió a la corte de los Reyes Católicos. se planteó al instante a los descubridores y que al principio pareció avanzar hacia una respuesta original. según imaginaron.r cosa sino que. Pero la profana22 23 2a Colón (1985). en 1487 . los mitos de origen.90. 129-730. forjando su inr¡cuatro rincones de Europa las -las 2s Guidieri (1987). Testigo privilegiado.k' . a Américo Vespucio. Hasta su muerte. sin duda. Ni Colón ni sus compañeros ni los poderosos que mandaban la empresa soñaron con disfrutar de las delicias de la etnografia. maí2. Ciertó es que los préstamos lingüísticos de los descubridores son múltiples (cacique. r'rrr prensión. 53-54.. esta "totalización en la que trozos enteros de discontinuidades. las visiones. y todo esto por vituperio. sin que la observación penetrara nunca en el estereotipo y el prejuicio. Conquéte. el primer conflicto americano de esta guerra de las imágenes.. Sin embargo. conoció ción del reino de Cranada-. ¿Qué debemos conservar de esta fase de reconocimiento? Que el problema de las imágenes del Otro.. imagen. uno de los focos del humanismo it¡li. diciendo que sería bueno el fruto que allí se había plantado. En ese sentido. Pedro Mártir de Anglería entró al servicio del cardenal Ascanio Sforza. Hombre del Renacimiento. ni ídolo. podrían sacar de é1. periodista antes de que hubiese periodismo tanto sus defectos como sus cuali-tiene dades-.22 Pero la elección del término zemí manifestaba más que una notable receptividad lingüística: revelaba una sensibilidad etnográfica que por lo demás aflora en cada página de Ia relación del monje catalán Rámón Pané. lo irreparable se produjo desde fines del año 1496. La reina Isabel lo nombró su capellán.22 PUNTOS DE REFERENCIA cedieron-Colón y Pané. los estados de posesión. este personaje es fascinador. que nunca puso los pies en América. Pané (7977). ya tan próxima a la manera en que hoy vemos al fetiche.lno rlll :r¡'. por orden de los susodichos catecúmenos corrieron a sus mayores que estaban en sus heredades y les dijeron que Ia gente de Guarionex había destrozado y escarnecido las imágenes. vacilando de hecho entre varios status (objeto.esto porque las enterraron en un campo de labranza.p. Comenzó la larga lista de destrucciones. Pané abrió las puertas a uná interpretación de las culturas amerindias. y en ello estribó su modernidad. que despertaba codicias. que les ofrecíá la tradición clásica. coleccionó sus misivas. en cierta medida. Pedro Mártir interrogó a-como a Colón. (1969). La brutalidad de la represión española por laicos. los muertos. una tensión po¡ captar lo que no pertenece a la tradición clásica. p.probaba la inviolabilidad de un dominio que mezcló-ejercida inextrica6lemente la política y la religión: el respeto a las imágenes de los blancos es tan intangible como la sumisión debida a los colonizadores.). En esas circunstancias. tanto temporales como morfológicas. ¿qué sería del zerni? Ni representación figurativa. apareció en España. Y. Lo cual visto por los muchachos que guardaban el adoratorio. ocurrida en Granada en 7526.) y que las islas hablan "una sola lengua" mientras que //en Guinea hay mil tipos de lenguas y no se comprende de la una a la otra" . En lugar de seguir el ejemplo portugués o de adoptar la categoría de ídolo. Chaunu.. Explorando temas tan esenciales como los cuerpos.2o infatigable buscador de informes. pero también era un desafío constante a la razón'. etapa obligatoria entre el Nuevo Mundo.

429 37 lbid.115. ias máscaras son -tal Inraa y Los espectros son lemures. pp. tomo I. a decir verdad. 31 Sob¡e la gama de significación puesta en sinrulacrutn. tomo II. 1987. de un espectro.. Otra 27 Sobre la existencia de Pedro Mártir. corresponsal de Pedro Mártir. como un sinniacrum. con las piezas en la mano "mejor clue sobre una descripcitin". 28 zs 25 anotación nos inclina a ello: "Gracias a ciertos simulacros que veneran en público.34 mientras que el zemí de eolón o de Pané flotaba sin trabas y gravitaba en los contextos más diversos.36 Lo que. en 1574 32 da a entender que los indígenas reproducían. delo iconográfico occidental -"los ¿Surgió esta comParación de la mente de aunque de manera muy ambigua. se inquietaban más por el uso que por la cosa representada.643. como evocar una por ello mismo. Pedro Mártir se lanzó por un camino en que no dejaría de encontrar dificultades. Pedro Mártir. 4l-45.27 Los zemíes intrigaron a Pedro Mártir. de fantasma. Pedro Mártir (1964). semejantes a los espectros nocturnos que nuestros artistas pintan en las paredes. El zemí de Pedro Mártir queda identificado y visualizado a partir de un mo- espectros que nuestros artistas pintan"-. Pedro Mártir se aferró. Observó que los indígenas hacían "máscaras de algodón. al menos una identidad. véase Pedro Mártir (1964).'ut Psychanalyse. semejantes a los manes infernales". su correspondencia con los papas de Roma (por ejemplo. pues. Mártir volvió en 1501 a esta comparación: "Confeccionan con algodón tejido y forrado por dentro. parece abiertamente que durante la noche se les aparecen fantasmas y los inducen a sus vanos errores.21 PUNTOS DE REFERENCIA PUNT'OS DE REFERENCIA gen. pues el espectro pide un contexto determinado. la interpretación de Pedro Mártir y las de sus lectores contemporáneos y modemos.p. y lo figurativo surgió una y otra vez en el debate. los ma¡inos castellanos. tanto daría decir que la especificidad del zemí desaparece baio la acumulación de los sentidos que le atribuyen a veces los descubridores. H. J. para la que "la imagen siempre está unida a su espacio".3l Con toda evidencia. Pero descle abril de 1494. Procedimiento inverso al de Pané y Colón que. p. palabra que en el latín clásico intexto stipato 1ue pretendían cultivar los humanistas. sino que tuvo cuidado de enviar algunos a su protector. tomo I. NLtuxelle llt.. cf. 102. y llegó a visualizarla para él y sus lectores -tarea asimismo. t¡aducido por imagen ("ex bombice nanErc -parainterius sedentes imagenes. ya que no sólo recibió algunos ejemplares de las islas. tejidas imitando los espectros pintados que afirmaban ver durante Ia noche". pero también de imagen de los muertos. emPero. La única tentativa sistemática de inscribir o de recuPerar este objeto en el campo figurativo hizo que se le dieran los contomos de un espectro. que dedicó al duque de Milán (7524). réplica. León X) lo colocaron en el corazón mismo de una red italiana de letrados. zs lbid. (1965). Nos mueve a atribuir esta asociación a las conjeturas del milanés o a las de sus informadores. En el libro IX de su "Primera Década". en"Le chanry oisuel". para qlle él jwzgara. el milanés se interrogó sobre los objetos figurativos. en el más refinado de los cenáculos de la península.. para empezar. los venecianos y los florentinos qr.7887. su título de "cronista de Castilla" le dieron acceso a las mejores fuentes..3T El zemí sería. lbid.re había en España.3s Un comentario hecho mucho tiempo después (1520) confirmó esta convicción: los zemíes son "semeiantes" a la imagen que nosotros tenemos de los espectros noctumos. tomo I. curiosos de las cosas de la Indias. 35. Veintitrés años después. la imagen. convirtiéndola en réplica de un esencial Para espectro. A lo largo de toda su obra. si no un sentido. por su parte. te"-. retrato. dotada de una apariencia -y t2 lbit. pero subrayó su carácter figurativo y les descubrió. sus nexos con los boloñeses. p. 191. o bien emanó original20 años desmente de los indígenas? Si el testimonio de 1494 -retomado pués. supra nota 7.252. Su curiosidad no era meramente libresca. to lbítl. sin más información -"5g De este modo. p. imágenes humanas sentadas. no implica en nada que los indios hayan compartido la interpretación dei milanés. 191. sobrino clel rey de Nápoles. 35 Pedro Mártir (1964). el texto de 1501 es mucho menos explícito. una representación figurada. de espectro. dándole.2e Asociando las máscaras con espectros nocturnos. lo que interesaba a Mártir era la imagen antropomorfa. p."30 (il .ztt compuesto hacia 1500-1501. en la mente de un italiano del Quattrocento. p. tt lbid. Pedro Mártir introdujo el término "leilrc". Eso era. París. cuadro pictórico o espacio nocturno. Por último. "Le simulacre ambigu". o más exactamente el "simulacro".. Pedro Mártir se obstinó en definir los zemíes como "simulacros que pintan. dedujeron la aparición local de esPectros nocturnos.638. A la distancia insular/castellano se añade la que separaba a un españoi del mar de un humanista italiano formado en el mejor latín. p. que tenía ante sí varios de esos zemíes. pp. sa aie et ses oer ores. Mariéiol.I97. Un lettré italien h la cour d'Espagne 0488-1526): Pierre Martyr d'Anghera. p. \97 34 Dani¿lle Régnier-Bohler.1). lt . El objeto se catalogó esta vez. "imitaban" los espectros que veían durante la noche para hacer sus máscaras de algodón. Desconocía su función. y rechazó á segundo plano todos aquellos zemíes cuya forma se alejaba de la de los objetos conocidos por el cronista. El cardenal Luis de Aragón. hacer ver es cuyo objeto un escritor marco. Pedro Mártir retranscribe su información en su latín de humanista y recubre los objetos de las islas con un barniz romano vez tomado de Horacie. Sus funciones en el seno de la Junta de Indias (1518) y después del Consejo de Inclias (1514)."). reprecriatura espantosa. en la "Séptima Década"...aparece el de inmgo. Probablemente lo había tomado de la obra de Ramón Pané.tenía a la vez el sentido de representación. Al lado del término Ienmres l<rs espectros. antes de mostrarlos a su tío. el cardenal Luis de Aragón."33 Diríase que Pedro Mártir y sus informantes asimilaban los zemíes a imá¡s¡¡¡qe abiertamengenes de fantasmas.. basándose en una información recogida después del segundo viaje de Cristóbal Colón. Pedro Mártir domesticó esta cosa singular. Pedro Mártir siguió aquí la tradición medieval. y de ahí. un lo desconocido-. también fue convidado a verificar la semejanza que unía los zemíes a los espectros de los pintores. a esta visión de las cosas que casi no encontró apoyo en los escritos de Pané o de Colón..

p. 1967. ar Carlo G. ad pias causas? La frontera entre lo que tolera y autoúza la Iglesia y las creencias que caen en la magia es. 96. tg lbid. véase Michael Bax¿. a la aparición aterraaa Sobre el acontecimiento y su difusión. al aludir a los "espectros que pintan nuestros artistas". (1964). 466. sátiros. que por la herejía diabólica o la idolatría que encubre.p. salvo tal vez en España?ar Un ojo probablemente más gótico que renacentista. laroae (rnáscaras. No pocas obras abordan ese tema. Pedro Mártir. Oxford. los monasterios". panes y nereidas" de la Antigüedad. a3 Ibid.étorño de lós mu-ertos y de las apariciones maléficas46 en las islas lejanas también revela la influencia de una cultura humanista que alternaba las sombras de los antiguos con el recuerdo de "dríades. 7987. trasgos).. También es cierto que la relación de Pané atraía Ia atención sobre los muertos. La desóripción del . Payot.494. familiarizado con las colecciones flamencas de los Reyes Católicos. se creía que los difuntos. el zemí-espectro.352. capaz de producir efectos de sentido que acaban por opacar el dato etnográfico y sustituirlo. Lo que no quiere decir que Pedro Mártir ignorara la rica información de Pané sobrc los a0 zemíes. Lemures (espectros). antes bien. tan celebradas entre l¿r gente". de americanos.rntl¡ll. p. Stregoneria e culti agrari tra Cinquecento e Seicento. Arthaud. indistintamente. vol. pp. ae Jean Delume au. 191. p. 1971. Esta vez.38 Todavía entre 1515 y 1516.40 Bajo el barniz antiguo afloran. 1992. p.as Todo nos hace creer que en la mente de Pedro Mártir se sobreponía lo que él captó de las creencias insulares. agosto de 7982. Cinzburg. Ciotto and the Orators. no exploró la pista que podía llevar de los zemíes al atavismo. 196. Pero. de espejos y de dobles. sino que [a organizó al correr de los años de manera cada vez más sistemática. Pero sobre todo expone una imagen.26 PUNTOSDEREFERENCIA sentable. había un paso que el catalán no dio. desde luego. en los modelos que evoca el milanés los cadáveres vivos de Grünewald.796. a6 Pedro Márti (1964). penetrado de una dimensión mágica.los medios -y le llega de de imaginar y de ver este objeto exótico que las islas. Los espectros no tenían nada de imaginario. Jean-Michel Sallmann ¿l al. tomo I. p. 191. las sombras.. tomo I. en Clarendon Press. Pedro Mártir es lector tanto de Luciano como de Colón I de Pan{. La Ciailisation de Ia Renaissance. obsesionado por sus propias interpretaciones. Pedro Mártir observó con satisfacción que la supresión de los zemíes en la isla de Haití interrumpía las apariciones nocturnas. p. entonces hay que contar con el fondo turbio y móvil de las creencias y de los terrores populares que pueden cristalizar súbitamente: las batallas de espectros que se entablaron en los parajes de Bérgamo en diciembre de 1517 apasionaron a toda Europa. Humanist Obsen:ers of Painting in ltttly and the Discoaery of Pictoritl Cottt¡nt sition. sea que traten del purgatorio o de almas en pena. Einaudi. Los espectros de Pedro Mártir no tienen nada. Le da una configuración. los muertos que escenificaban el tema del memento mori y las danzas macabras multiplicadas en el curso del siglo. Ias iglesias.pero totalmente desprovista de existencia física. El hecho es que Pedro Mártir consigue ofrece a su lector. Pero de ahí a hacer de los zemíes. sin duda. . en Cuaderni Storici. Ped¡o Mártir considera que el contenido de las "creencias ilusorias dt¡ los insulares" es muy superior a las "narraciones verídicas de Luciano.50. todavía en 1501. simulacra (en su acepción de fantasmas) permitían al discípulo de Pomponio Leto colocar los objetos de las islas en un cuadro latino. p. 1966. a reserva de hacerlo por motivos piadosos. en la misma línea de ideas y como para darse la razón. si los fantasmas pueden ser almas del purgatorio en busca de sufragios (suffragi). las imágenes de los aparecidos. en torno de su interpretación "espectral". ya que describía las apariciones nocturnas comos los vagabundeos de los difuntos y se explayaba sobre los interrogatorios a los cuales los indígenas de Haití sometían a los cadáveres. París. notada sin embargo por Pané. En cambio. ¿Veremos en ello la acción del ojo del Quattrocento y la seguridad de un mirada formada por los pintores y por la pintura italiana del siglo xv?+a ¿O habrá que reconocer. Tal ejercicio de estilo aprovechaba el humanismo paganizante de los años romanos y prolongaba esta busca apasionada de la Antigüedad que había imperado en los debates de la academia. evocó asimismo abiertamente una forma y un tipo fijados por el arte de su tiempo. Se atenía exclusivamente a un enfoque formal que encuentra en su propia cultura una interpretaci ón cap az de satisfacerlo.1350-1150. ¿para qué asociar la imagen autóctona a la sombra inquietante y fugitiva. la referencia procedía no de la experiencia común y culta sino de un modelo pictórico én dos planos. a5 Nouuelle Reaue de Pst1chanalyse... propagaban enfermedades y sembraban la muerte. aisions baroques. aquellos que espantan y fascinan en los medios populares y letrados de la Italia del siglo xv.4l se recopilaban relatos de apariciones que provocaban espanto. y Pedro Mártir no dejó de hacerse eco de ellas en su correspondencia. que se refería a una creencia extendida.aa Por último. meollo de un seductor mundo de imágenes. Por entonces se creía comúnmente que unos espíritus podían infestar las moradas y que era posible protegerse contra ellos tomando toda clase de precauciones que estipula el derecho romano. o tienen muy poco. no olvidemos la literatura medieval y el carácter ambiguo que atribuye al simulacro. 344.3e En cambio. Io que sabía del purgatorio y lo que compartía de los temores italianos. le presta una identidad y extrapola sus creencias. París. tal vez más peligroso por la ilusión que inspira y por el poder de maleficio que oculta.Turín. I Benandanti. qz hid. Pedro Mártir informó que ciertos zemíes eran fabricados por mandato de "sombras nocturnas". reflejo obligado de todo pensamiento dominante? Sin duda. como lo enseña la Igle38 lbid. "Purgatorio 'particolare' e ritorno dei morti tra Riforma e Controriforma: l'area italiana" .92 a2 Gabriella Zarri.az ¿No reconoce la propia Iglesia que hay espíritus que aparecen en "las casas. a8 Sobre las relaciones entre los humanistas italianos v la pintura. PUNTOS DE REFERENCIA 27 sia.43 mientras que clérigos como jacopo de Clusa consideraban lícito incluso interrogar a los muertos. ¿Procedimiento habitual de un pensamiento conquistador y reductor. muy tenue. No importa cuál sea el espectro: el mundo de los muertos de Pedro Mártir está lleno de reminiscencias antiguas. si las apariciones demoníacas están lejos de ser excluidas.+7 Pero. los cementerios. Visions indiennes.

zemí-diablo.ss deidad de madera o de algodón "relleno". desaparece bajo las denominaciones convenidas.52 Diez años después. st Chaunu (1969). en 7524. s6 lbid.XLY. ss lbiLl.. Pedro Mártir sabía distinguir los zemíes de las islas y los ídolos de los faraones. p.644. Nacido en Madrid en 7178. sencillamente. ¿no despiertan una mezcla de atracción. La demonización -que. quedaban 60000 indígenas en Santo Domingo y sin embargo aPenas empezaba la época de las deportaciones en masa. ss lbid.59 Así pues.. D¡ r-os ESPECTRoS AL DEMoNro en desuso en la interpretación propuesta La interpretación espectral con el tiempo. Universidad Católica Madre y Maestra. bestia) en las apartarlos por el terror de sus maldades". en las Antillas se hundían. L. No es que esas tentativas hayan carecido de distorsiones y de prejuicios. Mas no por ello dejaron de tener el mérito de tratar de penetrar en el misterio de lo desconocido. tomo II. Se acabó el tiempo de la descripción atenta o de la interpretación original que corresponde al cuarto de siglo transcurrido desde el descubrimiento de Colón. Paradójicamente. De ahí mandó una descripción intitulada Legatio Babylonica (Sevilla. 1492-1526. No hay más que leer al cronista de lndias Femández de Oviedo.sz Pero. 1547. el trabajo y la enfermedad. a medida que Pedro Mártir daba por Colón. pp. Nuevo México. tomo I. correspondió en el caso de Pedro Mártir a la descripción de los ritos desconocidos del Darién y de sus ídolos.termina emparentada aquí con una especie de neutralización haciendo del zemí un ídolo. por Venecia y Creta. p. cuanto más abundaron las informaciones.129. Desempeñó ahí. La metamorfosis ocurrió cerca de 1514. ¿No había ido a Egipto en 1501 con motivo de una embajada.s3 Pedro Mártir hizo entonces una nueva referencia pictórica: los zemíes se asemejan "a la manera que los pintores dibujan vestigios (besticulum. de una generación. entre otras. el mundo de los muertos aumentaba con las poblaciones diezmadas por el hambre. sobre tres iientos de ánimas que en ella [Santo Domingo] había. en la noche de los muertos-vivos.El zemípara cae én lo demoníaco y lo monstruoso. la imaginería demoníaca ha inundado los relatos oculares de Pané y las primeras interpretaciones de Pedro Mártir. México. p. En ese aspecto. 1977. Jacobo Cromberger. El humanista se refiere en sus Décadas a ese viaje que le llevó al borde del Nilo. En 1501. a lo espectral? Esas representaciones que se contemplan sin destruirlas.1493-7520. los Reyes Católicos enviaron en embajada a Pedro Mártir al sultán de Egipto. de una mirada y de una curiosidad. mejor que nadie en España. y no había dejado una descripción de las antigüedades de ese país en su Legatio Babylonica?sa Zemí-espectro. cuando relataba en la isla de Cuba la agresión de pesadilla del "demonio de un zeme/ rabudo. tomo II. resultaba tranquilizador saber que las apariciones nocturnas habían desaparecido con la eliminación de los zemíes en el momento en que. ¿es casualidad que Pedro Mártir haya tardado tanto tiempo en identificar alzemí con el ídolo? Podemos apostar a que.. en cuerpo y alma. p. que conocía América desde 1514. con enormes dientes. 1973. las funciones de alcalde de Santo Domingo y de cronista de lndias.28 PUNTOS DE REFERENCIA dora. estas "imágenes humanas sentadas" en que se creen reconocer los manes del Hades.6o Aunque se insistiera en que el zemí se manifestaba de noche en forma de fantasma. de curiosidad y de repulsión? Como si unieran la fascinación del exotismo a la marca horripilante de una presencia perturbadora. y ese diablo era "tan feo y espantable como suelen los católicos pintar a los pies del arcángel san Miguel o del apóstol san Bartolomé". Historia de las Indias. comudo. 638. Salamanca. p. p. s2 Pedro Mártir (1964). se disuelve en la figura del diablo como si el autor cediera a la tentación del cliché y renunciara a prede hecho. rcn. 50 REFERENCIA lbid. 639. está cisar la especificidad del objeto. s3 Pedro Mártir (1965). semejante al representado en efigie hecha a mano". s8 60 lbü. 1511).51 Mientras que en Granada el humanista Pedro Mártir soñaba con sus espectros.645. El procedimiento fue sistemático: para Oviedo. Historia general y natural de las lndias. por lo contrario. Frank Moya Pons.645. Santiago. 254. en la cual da cuenta de la flora y de Ia fauna del país y relata su visita a las pirámides.debía borrarse -ya á sus zemíes la apariencia de demonios. Oviedo se encontraba en Italia a comienzos del siglo xvr y sc dirigió a América en 1514.643. quien en 1535 describió "las idolatrías y las ceremonias nefandas y diabólicas" de las islas. Confirmado en su categosz Bartolomé de las Casas. sobre las islas. "Desde el año de 494 hasta el 508. con muchas cabezas y cosas y disformes y espantables caninas y ferozes dentaduras con grandes colmillos y desmesuradas orejas. al demonio y a los diablos que se aparecían a los indígenas antes de la cristianización. Floyd.. los zemíes son. a los espectros de los pintores de Pedro Mártir los sucedieron las diablerías españolas y flamencas del gótico tardío que sugiere la cascada de rasgos acumulados por la pluma acerada de Oviedo: "la abominable figura del diablo en muchas y diversas maneras pintado y esculpido. Try S. que fueron catorce años. el objeto se pierde entre los marbetes familiares.1986. cultural.56 PUNTOS DE 29 El viraje hacia el ídolo no fue accidental: posterior al descubrimiento del México idólatra.sa paredes . zemí-ídolo: por deslizamientos sucesivos."s0 En 1508. The Columbus Dynasty in the Ca' ribbean. más se contentaron todos con el marbete estereotipado de ídolo e idolatría. se Gonzalo Fernández de Oviedo. El viraje progresivo que dio Pedro Mártir es el fin de una época. asimiló los espectros que ya había asociado sistemáticamente a los manes y los genios infernales. A las descripciones de primera mano de Pané. con encendidos ojos de dragón y feroz serpiente". fol. I-a Española en eI siglo xvt. "imágenes del diablo" que los indígenas tenían por dioses. fol.p. .346. la referencia iconográfica se precisó más en 1535. Albuquerque. perescieron en las guerras y enviar por esclavos a vender a Castilla y en las minas y otros trabajos.

71 lbid. Su compromiso "colonial" y antiindio le. tentativa y flexible. tt lbid. el mobiliario. La inira¿á preetnográfica de Colón y de Pané fue sustituida por una cultura de la imagén. Oviedo alentó una visión negra que rompía con el optimismo de los primeros tiempos.416. se efectuó el encuadre (Pedro Mártir). La proliferación de "la imagen infemal" es la que lo conmovía.La "Tierra Firme" designaba entonces habitualmente.. se estilizó y se dramalzíla visión. la fijacióry la visualización de un saber. tal vez de la edad. que duró sólo una generación. Desaparición de lo singular. A pesar de ello y llevado por la costumbre. En 1520. minios -su Pero si esos clichés legitimaron en su tiempo la colonización. cuyos "caracteres son casi semejantes a los de la escritura egipcia". el milanés todavía encontró manera de identificar una de las ruedas: "como rey sedente en su trono una imagen de a codo. mar de los caribes.XLY. el zemí perdió toda singularidad. a la larga.62 y el leitnntio de la_s "imágenes infeñrales" y de la "imagen maldita" sirve de trama a su relato. o3 lbid. p. a una tierra en que existen verdaderos templos.demostró ser un observador atento.. El término era Io bastante vago para poder describir la mayor parte de los objetos de culto y las "imágenes" de la "Tierra Firme" (el continente) que fue explorada después de las islas. XLY 68 lbid. asociada a su vieja interpretación "espectral". parecida Pedro Mártir (1964). Esta sensibilidad a la imagen acaso esté leianamente relacionada ion los años de adolescencia transcurridos en la Toscana.apítulos "Las imágenes del diablo que tenían los indios". preñáda de cálculos políticos e ideológicos.. CXXXI.65 Funcionario de la Corona.incitó a acumulár estereotipos y clichés. lbid. cuando el autor descubrió a Mantegna y a Leonardo. de Colombia y de Panamá. 427. p.. se convirtió en un cliché. mediante el zemí. fol.. supo distinguir entre la imagen indígena. Zemí: Ia categoría y el término tuvieron. vestida hasta la rodilla. salto del descubrimiento al reconocimiento. se redujo el campo. óe . y no lo que-ella rePresentaba: "en la tieria firme no solamente en sus ídolos de oro y de piedra y de madera y de barro huelgan de poner tan descomulgadas-y diabólicas imágenes" . la negativa a comprender no es una falla de la mirada sino un imperativo acompañado de una maldición lanzada contra las "descomulgadas y malditas imágenes". al parecer. XLY . Ni siquiera la observación directa logró hacerle variar. Ya'no se contempla el objeto. por la divulgación de las espectaculares "idolatríás" de México y las contrariedades de la evangelización de las islas: "es gente muy desviada de querer entender la fe católicaó4 [. Reconozcamos igualmente en Pedro Mártir esto es aún más delicado de descubririrreductibilidad americana que se expresaría la conciencia sombría de una-pero e1 hid. Se Ie redujo a lo conocido y lo Íamiliar. tomo I. en realidad réplica pura y simple de un déjñ-uu europeo. artesano direitó de la colonización. Esta deformlción del punto de vista en un hombre que conocía el lugar en cuestión se explica en párte. a los que dan culto". De los cubanos se decía.. Oviedo lo expresd maravillosamente cuando se inquietó P_or la proliferación de las repreientaciones y de su imposición: "la efigie rnaldila".61 Pero en Oviedo encontramos más aún. esta "obcecación" se acompañó de una conciencia aguda de los múltiples recursos que ofrecía la imagen: la transmisión. véase Gerbi (1978). facilidad de escritura y ya hábito de percepción.e0. la suerte está echada. fol. en Roma. mientras que en otros doHistoria natural. por Cortés (a quien había leído) que esos indios poseían ídolos. las que había observado Cortés en la isla de Cozumel dos años antes: "averiguóse que eran idólatras.7o escritura que él había podido observar a sus anchas cuando su embajada en Egipto. os lbid. La mirada del colonizador colocó sobre lo indígena la red reductora pero eficaz y cómoda de lo demoníaco.426. La clave se ha mostrado de una vez por todas. CXXXII. a lo más burdo de la imaginería diabólica. Llegó el signo esperado. la identidad.. los mátámoscas. esto era efecto de las distancias... en una convención del lenguaje.o8 De Colón a Pané.sus c. 6a lbid. pues. pero el objeto que 20 años antes había tenido entre las manos seguía. Tal era el peso de lo que.. asediando su imaginación. las costas de Venezuela. en las casas. Nuestro milanés tampoco ignoraba que los zemíes mexicanos pertenecían a un mundo distinto del de las islas. a quienes Oviedó denunció en el mismo arrebato Por su resistencia al cristianismo? Por lo demás. sin embargo. Sobre las relaciones de Femández de Oviedo con ltalia. fol.PUNTOS DE REFERENCIA PUNTOS DE REFERENCIA ría de representación figurativa.. inercia del recuerdo. Cuando examinó los objetos mexicanos enviados a la corte española. Pasado el choque de lo desconocido y la primera interpretación colombina. Pedro Mártir aplicaba aún la terminología taína. hasta que surgió la "visión americana". una vida relativamente breve. inevitable de la idolatría y de la presencia del diablo. prácticas sacrificiales y hasta "l1bros".¿no es el "sello (del diablo) impresosobre la piel y en los corazones"6T de los indígenas. por oposición a las islas del 62 lbíd. sin duda. p. lapidariamente. no vaciló en poner la palabra "zeme" en boca del cacique de Cempoala que se había aliado a Cortés: "Enojados nuestros zemes por la falta de sacrificios consentirán que nuestras sementeras se las coman los gusanos. Por doquier donde podían pintarlas los indígenas.69 Pedro Mártir sabía. circuncidos e inmoladores de niños y muchachas a los zemes o imágenes en sus espectros nocturnos. La imagen indígena lo obsesiona hasta el punto de intitular uno de.. en Nápoles y en Sicilia. fol.] ningunos o muy pocos de ellos son cristianos". alas "imágenes" mexicanas. pues de antemano se posee 1a clave. que "su religión consiste en adorar al diablo". el objeto y el ídolo. y que las reproduclan en forma de tatuajes corporales63 sobre las joyas."71 Sin duda. fol. de Pedro Mártir a Oviedo. la mirada occidental sobre los objetos de las islas se ha endurecido progresivamente en la doble certidumbre de identificar una imagen y reconocer en ella al diablo. 67 7o pp' 770-257' 31 .

fntroducción de Mario Hernández Sánchez-Barba. en Joaquín García lcazbalceta. p. De los zemíes a los ídolos.. el nuncio Giovanni l{uffo. e0 k-\ Eü oo A\ o U E ! -\ 'o -:W \X Él . En 1518. tomo I. Ese texto."*":!"[l:::y E'* o o LL 'C) o- o z . no reconoció en esos objetos más qlle L¡n rostro análogo al de los diablos de los pintores. 7a México. 7959. los "ídolos de terracota" de que se había hablado causaron gran escándalo. Eso provoca la impresión de déjñ-uu. Esos ídolos intrigaron y fascinaron a los españoles de las islas.72 Sobre un escudo de piel tejida de plumas. Si bien en 1520 Pedro Mártir adoptó el término "idolo" en su relato del des- cubrimiento de México. Porrúa. el capellán de la segunda expedición qtre partió a explorar las costas mexicanas vio en la isla de Cozumel unos zemíes en lo alto de una "torre". 73 lbid. de los espectros de la noche. se dio el paso aún con cierta precaución ("se presume"). Porrúa. p. de estar asociados al universo exótico. en lournal de In Société des A¡nericanistes. 7s "Itinerario de Crijalva". se ha consen. Pedro Mártir no fue el único en atribuir a los zemíes las representaciones figurativas de los indios de México. es decir. los años 7517-1520 constituyeron un punto de cambio. otro italiano. al retorno de la primera expedición por las costas de México. Nouvelle série. torno XLVIII.PUNTOS DE REFERENCIA a un zemí y con un rostro semejante ¿11 que entre nosotros sirve para representar los espectros nocturnos" . de manera que al parecer estaban haciendo sodomías los unos indios con los lbid.282. más fácilmente nombrable y reconocible.ado en italiano. 430.1971. con sus leyes.. p. Colecciótt de documentos para la historin de México. como si no pudiera ver más que lo que creía haber identificado v observado desde hacía un cuarto de siglo: la réplica. de una pirámide: "carte figuri et ttssi et tle cenise de idoli". la mirada se desliza por el objeto.Ta Todavía no era un ídolo.73 Pedro Mártir no quitó el dedo del renglón. 139. Desde esa fecha. como después a los de la península: "[unos ídolos de barro] unos como cabezas de demonios y otros como de mujeres. y otros de otras malas figuras. En adelante. los objetos de culto.zs Pero al punto añadió: "secunde le sue manicre se prestmrc che sono idoletri".76 El término "zerní" desaparece en lo que sigue del relato y fue rernplazado por el de ídolo. p. repetida por doquier. 7963.25. 76 Hernán Corlés.. aun si el ojo todavía vacilaba. p. desconcertante y extraño de los zemíes para relacionarlos con una sociedad más familiar. Los Íoor-os nE ConrÉs En muchos aspectos. "con la boca abierta y los carrillos muy inchados". de pronto.429. distinguió una placa de oro que llevaba "la efigie de un zerní". 72 Marcel Bataillon. Por lo contrario. Cartos ty doctmrcntos. un año antes de la llegada de Cortés.tlJ o o . sus templos y su "policía" . "Les premiers Mexicains envoyés en Espagne par Cortés". como si los indios de México dejaran. pasa por encima del ídolo para hundirse en el mundo ordenado que lo rodea. el término ya flotaba en el aire de las islas probablemente desde 1517. redactado por el capellán de la expedición que dirigió Juan de Grijalva.

86 ¿Idolo o curiosidad valiosa? Por principio.. denunciar las propiedades. que dio lugar a una fase de transición entre el tiempo de los zemíes y el de la destrucción de los ídolos. tomo. 138-140. pp. para coiocarlo en el centro de su estratc-gia personal. una gama completa de objetos figurativos..r en los espectadores un primer movimiento de repulsión. p. 47. asimismo. .8o Henos ia huella y por consiguiente aquí. los sacrificios y las "ceremonias" que les dedicaban son descritos. precisar el origen.299. q.PUNTOS DE REFERENCIA otros". que por doquier encontrarían ídolos. recibió de una vez por todas su destinación. \968. la historia de las civilizaciones. PUNTOS DE REFERENCIA 35 La idolatría de los mexicanos constituía un hecho ya bien establecido en vísperas de la partida de Cortés. claramenté puestos en evidencia por la segunda expedición. se dio un paso más: ie identificaron "ídolos de barro-_y de puio y piedrá". uña referencia que inmediatamente refiere a otras. se quedó en ayunas. según dijo el nuncio Giovanni Ruffo.como las analogías visuales (mujereé. p. Desde la primerá expedición. Una máscara de madera dorada. de antemano. llama la atención que en am81Cortés (1963). Ias "figuras de monstruos" sobre la "rueda de oro" o sobre la "mitra de piedra azul" la "gran cabeza de caimán. la iresencia multiplicada del ídolo constituye un poderoso márcador culturál e histórico. y una identidad ya establecida. esas figurillas alimentaron las conjeturas: . Gracias a los ídolos. Algunos hasta creen qui es la tierra que recibió a los judíos dispersados poiTito y Vespasiano después de la destrucción del Templo de de estableJerusalén. Los adornos de las efigies fueron brevemente descritos. ponder cimiento y la parálisis de la mirJda. mientras que. "figuras dé sus dioses y de ellos de sus como mujeres"'7e ' Vembs. decidiendo hacer del ídolo algo totalmente distinto de una etiqueta o un nombre cómodo. la existencia de adoratorios y sacerdotes.por fin hubiese tenido una respuesta afirmati-¿adoran va. y que los echó p9. una máscara de oro parece "muy bella" y "un hombrecillo de oro" que también lleva una máscara de oro llamaron la atención del capellán de la segunda expedición. 77 ze lbid. la idolatría. 8o Bataillon (1. Silencio tanto más sorprendente cuanto que en 1520. describiendo en su carta de 1519 los ritos de la isla de Cozumel. pp.e. 8s Co¡tés (1963). Esta estrategia impuso. la fe y la esperanza") que se les demostrabasl asombró a los españoles. Historia uerdúdera de Ia conquista de la Nueua España. Cf . Po' rrúa.. Bemal Diaz del Castillo. ze 307 .o-o vieron los ídolos de barro y de tantas maneras de figuras. México.V .s2 Si acaso. lbid. el apego ("la devoción. se unieron a la historia antigua que es. p. que relató el episodio unos 40 años después. lejanas pero prestigiosas. en el curso del segundo vii. Al fijarse. se cegaba. evidentemente. En t5tg. intelecy sodomitatual y pasionallsi las connotaciones negativas -demoníaca r".56.65- a0 "Itinerario de Grijalva". Cuando. La descripción se hizo más prolila. vengan a corroborar las conjeturas.:^E mar adelante en ciertos návíos que habían aportado en áquella tierra. Las cosas sucedieron como si la pregunta inicial de Colón imágenes?."78 En 1518. nota 75. Los miembros de la segunda expedición que decidieron volver a partir con él sabían. alavez antiguas y familiares. otras piezas que manifiestamente eran objetos figurativos y ceremoniales. ante los objetos figurartivos mexicanos.y-refit amiento de la percepción. Cortés evocaba por vez primera los ídolos mexicanos. pnes. 8a "Itinerario de Griialva" p.25. menos perentorio pero no menos cuidadoso cer relaciones. 28-29. "ldolo": esta palabra basta. Pero. Ya no fue necesario describir la cosa.r"lu. 82 "Itinerario de Grijalva" p. decían que eran de los gentiles. provocaron mayor curiosidad. Pero sólo se anotaba la materia.959). 83 Pedro Mártir (1964). el objeto f¡gurativo quedó mudo. tomo. demonios) que inspiran es lo que sugiere la presencia de ídolos antes de que las trazas de culto. Sólo se habrán necesitado algunos años para que el vocabulario se ádaptara a los elementos nuevos revelados por la aventupara que su uso llegara al occidente.77 Si hemos de creer al cronista Bernal Díaz del Castillo. al mismo tiempo.igualmente lejos del japón o de aquella China del gran Khan que buscaba Colón. Y sin embargo. I. tallada en oro" fácilmente habrían podido describirse con estas palabras. visualmente. En cuanto se le captó como ídolo. A medida que el objeto figuiativó indígena deió de ser extraño perd. una pantalla cuya fuerza es.p. Otros decían_que eran de-los judíos que desterró fito y Vespasianó de jerusalén. p. la mirada se velaba. Así.te tanto la abundancia de las "figuras". lejoé d^e los pa.ió su exotismo para convórtirseln el equivalénte de la imagen falsa que adoraban los paganos. una actitud ambivalente. caída en la trampa de los clichés. P. I. el lector. lejos de corresra mexicana. Pedro Mártir sintió la necesidad de indicar que esos ídolos eran las imágenes de los "manes y de los demonios funestos" de los indígenas.83 Lo mismo sería no decir nada si no es lo que presupone el término de ídolo. Pero también el nuncio evitó la palabra "ídolo". fascin-aban y enganaban a los déscubridores. 421._ el ajuste provocó el oscurea ur. Queda en pie el hecho de que es Cortés y sólo él quien explota a fondo este "descubrimiento". los indios que acompañaban la remesa reconocieron "hacer sus oraciones ante la ftgwa" que adornaba los discos de oro y de plata. las sociedades mexicanas del golfo de México salieroñ del anonimato histórico-cultural de las islas. . teñida de voyeurismo. el ídolo. el capellán de la segunda expedición creyó descubrir en la d" lo que él tomaba por una circuncisiónpráctica de la circuncisión -g la semejanza-de moros y de judíos. opaco.297 .8a La primera carta de Cortés terminaba con el inventario de los objetos preciosos enviados al rey y a la reinass sin que apareciera la palabra "ídolo" . Desde las reacciones de 1517 puede medirse lá opácidad de la pantalla idolátrica colocada entre los con_quistadores y los indígenas. la apreciación estética y la mercantil les dio valor.. las tierras descubiertas entraron de lleno en un pasado y un universo aparentemente comunes a los conquistadores y a los indios: el mundo de los adoradores de imágenes.áísos extraños y fabulosos 9le: u veces.

'terracota.regunta ya lo que .rrán con pruclencia las c. Petlro Mártir (196i1). el milanés los acogió con el in- clifc-rencia por la idénticlad y Ia ftrnción e'specíiicas. . que se fij. Los dibujos que observó Pedro Mártir le sugirieron un audaz paralelo con los libros impresos e ilustrac-los cle su época. ScpSch'nt.).rto del milanés da la impresión de ser un bazar c1e curiosidades exPuestas ante los ojos deslumbrados de los cortesanos. El tema de la idolatría es tr¿itaclo en Bernand y Cruzinski (l98fl). Entre los nahuas.uró del ídolo y totalménte superfluo en el clel obieto. sin duda.se añade "seis piez. hacia 1520. ¡rues casi no eran más que p'robres objetos cle madera y de piedra.1971. materiales y "estéticas".6.tt. "estéticas" en ese r. No por ello se perdió la sensación de atravesar. Una de ellas en el lugar ¿C(rmo no notar la doble mirada de los eLtropeos? . en los primeros tiempos no se efectuó ninguna investi¡. En desclrden se sucedieron caienclarios de oro y de plata (las "ruedas"). prevaleció esa obsesión por el precio que los primeros zemíes enviaclos a Europa no habían suscitado.rdvers. p. ct.riosa.64-65. 31. p. Aunclue sabía ¿r cienci¿-r cierta que algunas de esas obr¿rs encerr¿rban "el orden de sus sacriiicios y de sus ceremonias". compnesto por Arias cie Villalobos ¿r comierrzos clel siglo xvu. 41-71.rlgunos cle los cuales también fueron presentados a la Corte.aa Eso explica que. bella y seclLrctora. dilettnnte. Por último.tclo.sz En su época. 430. Y ni siquiera la mirada gcitica. los célebres cóclices pictográficos. Una actitud análoga prev. sq Cortós (1963). pepitas de oro y collares de gemas."p. Tampoco hay referenci¿rs a la pintura y a los pintores europeos para explicar y describir los íclolos indígenas.e2 Por cierto. v Rutgers university Press. es decir.ll¡3no\ irr(lr(rs eo tbid. el signo indiscutible de ia presencia del diablo y el sínioma visible y falpable.. I20. sacarlos de conttxto escamoteó l¿r naturaleza idolátrica y demoníaca del objeto. Abr"rnd¿rban los síntomas de ese desinterés. objetos de plumas. armas.rrio terés y la curiosidad que sin clud¿'r manifestó en Egipkt por los jeroglifos. El Olitrt¡to sin Pronetco. p. e2 María Sten. p. sin que."la huella manifiesta de sociedades civilizadas según el modelo antiguo. "pielés'de pantera".'rtt sin molestarse en indicar lo clue representab¿rn. una etapa transitori¿r entre la sensibilidad renacentista. tiaras y mitras. 1971.el origen del objeb. Se trat. proceclía de ia ambivalencia de la noción misma de idolatría que eia. el valor mercantil y l¿r rareza. a este respecto. tomo I. (lue.rtación de los obietos al cuerpo diplomático. Es¿r in- bos c¡rsc-rs trínseco. New Biunswiók. tomo I. en el curso de la preser. la otra en Espáña *-o destinada a España-. del ncl r.iJl. EI término amerindio zemí --o su transcripción ":¿¡77¿". Cortés no compartía la mirada del Qunttrocettttt."p. sólo era aparente. En el Mercuruo. T1áloc era [a di'"'inidatl cle las aguas v de las lluvi¡s. En México. Tlv Azt¿c Imnga itr Western Tltorrgl. plumis^de Papa*ayo y esa "infinidad de figuras V áe iostros" cuya belleia y calidad d'ejaron estupefacto y fascinado a Iredro Mártir: "parééeme no haber visto cosa alguna que por su hermosura pue. plata.s habían descubierto: sólo le quedaba al zemí terminar lentamente en Europ. probablemente explican que. escuclos. La mirada tle Pedro Mártir es parecida: el rei. Lr "serpiente crnplum. una de l¿¡s mirac'l¿rs REFERENCI¡\ 37 predomine sobre la otra.rtegorías eliminado. Nueva Jersey._Aunqug y expl. No es nada Sorprendente que Se nos ciiga el peso en oro de la gran "rueda de oro" que decora la figura de los debe pasar sistemáticamente por su clescontcxtualización.son. Ia imagen es un ídolo. er.-rs hechos. que no interpretó.rron en piezrrs desprrovistas rle' todo '"'alor mercantil. Pero el proceso había comenz.la ob-servación pasara cle la déscripción superficial. el encarnizamiento destructor cle ltls idokrclastas. er Pedro creyeron reconocer en l. con los peligros de la Conqrrista.r r¡l dios del vicnto. 106.Hc'rn. a la mirada de los humanistas.rc1. p.r". pp. como el de todás las piezas expedidas a España' Las mismas reacciones surgieion en márzo de 1520 en Valladolid.r figura dr. Como en el caso de los íclolos. . pues esto es demasiado evidente él .iyó más sobre el cletalle de las representaciones y. Quetzalcóatl apare-ce como un zemí.'125-1i.rda r'éz que el objeto lo merecía. la curiosidad asombracla de los primeros años. cabezas y pieies dé animales. (Hay traducción del rcr. p. óro.41f3.rleció hacia los "libros" de los mexicancls. Vidn y ntuerte d¿l taotro nálaotl. Mártir (1964). arrancada a su espacio. la función ritual de cielrtaí piezas. efecto de una elección y no de una incapacidad cle identificar al obieto.un mismo tipo i" . México.'aluaCicin monetaria.r neutr¡rlización de las imágencs del ."rnntacicin puerle pasar de un registrtl a otro según la materia (madera. aPenas se inquietti por.. Esta contradicción. el nuncio Ruffo no olvidó contabilizar minuciosamente el valor cle ias piez.acirin sobre las efigies mexicanas.ín Cortés. e'sa relación suPeriiciai mtrnstrúos. nrir.la funiión y en cambio se atuvo a consideraciones exteriores. que casi no se preocupó por el sentido. según el contexto y el valor inBenjamin Keen. romanticismo y cl posromanticismo.de valor.¿tlor a la e'.32. pnle- y :ecordatorio de que "r-r ba por la ignorancia que entonles imperaba respecto a las cul-favoreciáa turas rnexicanas. gemis) y por tanto.]"r están pleñ. por poco qLie su enr'ío valga la pena. el grito de admiración o la evalLración mercantil c. p-re¡e Tláloc es el "clios" del lago."reituba ni a lo que se reféría. pieilra . ¡s Sobre la manera en que el proceso de "estetización" impide captar.rs de pintura al pincel".rs más notables. sin duda.y¿r estaba a punto de ser destronado sin que las lenguas cle lVléxico aportaran palabras mejor irdaptadas a los objetos que los conquistadore. La distancia oceánica provocó inevitables separacitrnts y resr-rltti signiiicativo que desde Er-rropa. la rnisma im:rgen se vuelve un¿r curiosid¿rd inofensiva. distrlrsionada por el prisma ciemoníaco que confieie al objeto figurativo una condición tan precisa como fictici¿r y devaluada. Peciro Mártir "viese" un zemíql .]6 PUNTOS DE PUNTOS DE REFERENCIA se haya abandonado la exégesis del obieto.cia atraer tanto a las miradas humanas". evoluiionando del ídolo maldito a lá curiosidad rara y apreciada.rr tras que Quetzalcóatl.rs. La observ¿rcitin "etnográfica" y la agudeza de la mirada salieron perdiencio. pp. pp. Nadie se p. y la ceguera que vendría.r v en América una carrera literaria sin esperanza de recr-rperación o de ascenso.rdas de toúo lo que han añadido s7 -o l.éase Guirlieri (1987).el comienzo del siglo xvr.rlrí misnro doncie Cortés denunció íclolos. al miimo tiempo. Cita Cortés tlos Iibros "del gérrcro de los clue ircluí tienen los indios". que. también Colón se había extasiado ante la "belleza" de las islas.

Zemí. ídolo e imagen no sólo son nombres puestos a objetos nuevos. Colón y Pané a su llegerda. sino que relaciona unas interpretaciones que muestran ser cada vez menos sensibles a la especificidacl de los mundos encontrados. De 1.rs que mar. dotadas de leyes. sucedieron y conjugaron el recurso a la analogía visual y superficial como puede serlo nuestro ojo impreparado. la identidad atribuida e implacablemente reductora. todavía quedaba por resolver la suerte de las imágenes del adversario. muje.e+ la curiosidad del descubridor o del coleccionista europeo. u5 Sobre la cantidad dc objetos exóticos.492 a 1520 a lo sumo. el milanés Pedro Mártir falleció en 7526. la espera fue constante.. A fin de cuentas. París. Por ejemplo. se agotó la intermediación italiana cie los descubrimientos: el genovés Colón murió en Valladolid en 1506. el florentino Américo Vespucio desapareció en Sevilla en 1512. la obsesión de la idolatría no deja de dominar la visión del ídolo. ordenadas.). de Pedro Mártir a Cortés. la empresa de la colonización tropezó con sociedades complejas. el Son la proeza técnica v Ia nr. De ello se encargó Cortés.. vi'ase Krl'stcrf I'omi¡n. París. como ()tros tantos "semióforos recogidos no por su r. aunque se entienda muy poco de ellas. las redes perceptoras y conceptuales que moviliza esta imaginería se modifican de acuerdo con el medio. con los tiempos y con las tierras descubiertas. mucho más que el valor. del diablo. El grado de receptiviclad.r y ia habiiidad tócnica que la produjer(rn pareccn inclisociables. de andaluces y de extremeños. Con el florecimiento de la Reforma. Vntíse: xtr'/¡-.irtístico intrínscco del objekr. el Occidente echaba miradas sucesivas sobre el objeto de América. es un marcador cultural al mismo tiempo que un instrumento. los españoles instalados en las islas. al capricho de todos esos relevos.rvillan. porque ya sabía lo que debía encontrar ahí para justificar su conquista de México: los ídolos. irrdicio de una riqueza codici¿t. hombre. de sensaciones y de interpretaciones. diablo. si Cortés no vio lo que tenía ante los ojos es. los italianos de España acechaban todos ellos en los indígenas la presencia de la imagen de culto. desde entonces. Una vez satisfecha gracias a México. dntút(rtrs ct cLtrirttx. a-las tión de castellanos.. los letrados de Granada. Coll¿ttiotttrcLLrs. En Europa se alejó el primer Renacimiento. La imagen que perseguían los europeos y que les obsesionaba aparece. Dicho de otra manera.. como una noción que llevaban con ellos. Desde Colón. de templos y de religiones.rntes de lo invisible" y los coleccionistas. el deslumbramiento ante la "belleza" que se reconoce al objeto. de un imaginario cuyas modulaciones incesantes se adivinan..rlor de uso sino por su significaclo conlo represent. sobre todo. Cl¡llinr. da de la qlre se podía disponer. se perfilaron. También se presentía que era indisociable de un conjunto complejo e inestable de actitudes.rrcl. De Colón tr Pané. signo c-le una reiigión y de una sociedad compleja. las expectativas.\l't/tr sii¡/¿'.. la conjetura sobre Ia función fundada sobre la investigación de campo o extrapolada.restrí¿r del artesano l.es la tentati'r'a de captar lo extraño y comprender lo singular en un impulso "preetnográfico".se volvió un tema de cuestión de las idolatrías medida que se volvía casi exclusivamente cuesactualic-lad. 1987. e3 Cortés (1963). Estaba a punto de estallar la guerra de las imágenes. una categoría que atribuían a las cosas y cuyos contornos surgieron al margen de su misión de observadores y de descubridores. En América. 25. . pp. Como representación figurativa (espectro.19. -18-.e3 que exigían estrategias de dominación más elaboradas. la de la Roma católica. de mercacleres.PUNTOS DE REFERENCIA PUNTOS DE REFERENCIA Ese cambio de apreciación y de perspectiva no fue fruto de la casualidad. la imagen es una señal. fuese figurativo o no. p. aunque no vieran las mismas cosas. La beilez. de Pané a Pedro Mártir. según Oviedo. significan y sintetizan en el registro de lo in-raginario l¿r evoh-rcicin de las relaciones entre los europeos y los indígenas. Señalan un pensamiento figurativo que aquí no se expresa por medio de creaciones plásticas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful