Está en la página 1de 41
Capítulo 6 HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA: la etnomusicología en el Perú Raúl R.

Capítulo 6 HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA:

la etnomusicología en el Perú

Raúl R. Romero

1. LA ETNOMUSICOLOGÍA COMO DISCIPLINA AFÍN A LA ANTROPOLOGÍA

M - lidad como la etnomusicología, cuando su objeto de estudio (la música como fenómeno cultural) podría haber sido tomado bajo el manto de las ya

existentes disciplinas de la antropología o de la musicología. Con respecto a la primera

posibilidad algunos especialistas suelen expresar irónicamente, que la etnomusicología existe porque la antropología llegó a ignorar tanto a la música como objeto de estudio, que se tuvo que crear una disciplina exclusivamente para ella. Esto en parte es cierto, pero solo a partir de cierto momento en la historia de la antropología, que podríamos ubicar a mediados del siglo XX, ya que Franz Boas, el padre de la antropología nor- teamericana, sí consideró a la música como una parte importante de la cultura que debía estudiarse. En su clásico libro The Central Eskimo (1964 [1888]), en que expuso sus investigaciones con los inuit, llegó a incluir un anexo con transcripciones musicales, de su cultura. 1 Asimismo, alentó a muchos de sus alumnos a que siguieran esta línea. George Herzog, por ejemplo, que llegó a ser profesor de antropología en la Universidad de Columbia en la década de 1930, fundó el Archivo de Música Folclórica y Primitiva

1 Asimismo, en Primitive Art (1927) dedicó todo un capítulo a la música, la danza y la literatura.

todo un capítulo a la música, la danza y la literatura. No hay pais mas diverso

No hay pais mas diverso II.indb

todo un capítulo a la música, la danza y la literatura. No hay pais mas diverso
289
289
todo un capítulo a la música, la danza y la literatura. No hay pais mas diverso
todo un capítulo a la música, la danza y la literatura. No hay pais mas diverso

04/05/2012

todo un capítulo a la música, la danza y la literatura. No hay pais mas diverso

04:04:54 p.m.

290 RAÚL R. ROMERO en esta universidad en la década siguiente. 2 Herzog tuvo en

290

RAÚL R. ROMERO

en esta universidad en la década siguiente. 2 Herzog tuvo en la etnomusicología uno de sus principales campos de estudio. 3 Alfred Kroeber, otro alumno de Boas, tam- bién impulsó a sus alumnos en esta dirección, especialmente a Helen Roberts de la las áreas musicales de los indios americanos. 4 Fueron intentos importantes, pero no estudio antropológico, y por ende, no se llegó a hablar nunca de una antropología de la música. La etnomusicología, cuyo término se establece como tal en la pasada década de 1950, llena este vacío estableciendo cierta autonomía con relación al establishment de la disciplina antropológica. De manera que aunque en las primeras décadas del siglo XX la música sí fue considerada como una parte integral de la cultura de los pueblos en aquél tiempo lla- mados “primitivos”, poco después fue llamando menos la atención de la antropología norteamericana. Y en las grandes etnografías de los exponentes de la antropología británica, por ejemplo, la música no ocupó mucho espacio en sus descripciones etno- de inspiración teórica (su libro Lo crudo y lo cocido fue dedicado a “la música” y sus contenidos organizados en forma de una sinfonía), solo reparó en las estructuras de los mitos, no de la música, cuyas estructuras eran tanto o más visibles aun (Lévi-Strauss 1968 [1964]). Uno de los más conspicuos etnomusicólogos norteamericanos, Bruno Nettl, reconoció en su clásico libro Theory and Method in Ethnomusicology (1964) que el antropólogo generalmente no encontraba mayor estímulo en estudiar el aspec- to musical de las culturas que investigaba porque sentía que no estaba técnicamente preparado para hacerlo (1964: 21). En otras palabras, se veía a la música como un lenguaje muy especializado, el cual había que abordar solo si se le conocía muy bien. Solo tiempo después se comprobaría que no hacía falta saber escribir o leer música

2 La importancia de los archivos sonoros, los medios de grabación y reproducción de audio en el desarrollo de la etnomusicología han sido fundamentales. Sin la ayuda de estos medios tecnológi- cos los investigadores no hubieran podido recoger y conservar los datos necesarios para analizar el fenómeno sonoro, o recordar las letras de las canciones “primitivas”. Se cree que el primero en registrar música no-occidental en los cilindros Edison fue el antropólogo Walter Fewkes, quien grabó a los indios americanos de las tribus Zuni y Passamaquoddy en 1889 (véase Nettl 1964: 16).

3 Véase por ejemplo su artículo “Musical styles of North America” que presentó en el XXIII Congre- so Anual de Americanistas (1930 [1928]), o Research in Primitive and Folk Music in the United States, a Survey (1936).

4 Por ejemplo su publicación Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936).

Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936). No hay pais mas diverso II.indb 290 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936). No hay pais mas diverso II.indb 290 04/05/2012
290
290
Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936). No hay pais mas diverso II.indb 290 04/05/2012
Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936). No hay pais mas diverso II.indb 290 04/05/2012

04/05/2012

Musical Areas of Aboriginal North American Indians (1936). No hay pais mas diverso II.indb 290 04/05/2012

04:04:55 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 291 siglo XIX en Alemania, también pasaba

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

291

siglo XIX en Alemania, también pasaba por alto el estudio de la música tradicional pues se dedicaba casi exclusivamente al estudio de la música académica occidental. Su estudio lo abordaba desde un punto de vista puramente formal o enfatizando el habían interesado en la música de los pueblos primitivos y habían llamado a este ejercicio “musicología comparada” fueron muy pocos. 5 Sus análisis, además, eran únicamente estructurales, es decir, se ocupaban solamente de los sonidos y de su or- ganización interna, dejando de lado cualquier otro elemento extramusical o contextual (o morfológico en el caso de los instrumentos musicales). De manera que no deja de tener algo de verdad la aseveración de que la etnomusicología existe debido a cierta falta de atención, no solo por parte de la antropología, sino también de la, así llamada, musicología sistemática. En ese contexto se entiende por qué cuando el holandés Jaap Kunst propone el nombre “etnomusicología” en la década de 1950 llega a imponerlo a tal punto que dicho término se institucionaliza y cobra una gran popularidad mundial a partir de esa mención. 6 La etnomusicología como campo de estudio, y con ese nombre, toma entonces un rápido auge a partir de la década de 1960 en los Estados Unidos, que es el país en donde más se ha desarrollado, aparte de Francia, existiendo actualmente como un programa académico en sus principales universidades, generalmente adscrito admi- nistrativamente a las facultades o departamentos de música. A pesar de ello, muchos Por ejemplo, la publicación del libro The Anthropology of Music del antropólogo Alan Merriam (1964) constituye un hito en este desarrollo. 7 El libro se ubica en el la etnomusicología durante muchos años, y aun hoy en día se le considera un clásico. En las siguientes décadas surgirían otras publicaciones de antropólogos que irían

5 Por ejemplo el estudio del alemán Carl Stumpf sobre las canciones de los indios americanos (1886). Según Bruno Nettl muchos consideran éste como el primer estudio etnomusicológico (1964:14).

6 Véase su libro Ethnomusicology (1959).

7 Nótese que en el mismo año se publica el ya citado libro de Nettl que es otro clásico de la etnomu- sicología, pero que no se ubica en el campo de la antropología. Los otros dos libros que son con- siderados paradigmáticos en este campo son Folk Song Style and Culture (1968) de Alan Lomax, en que se realiza un inventario a nivel mundial y se vinculan rasgos musicales con culturales, y The Ethnomusicologist etnomusicólogo, especialmente la idea que para entender la música de los “otros” es necesario aprenderla y llegar a sentirla, experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”.

experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”. No hay pais mas diverso II.indb 291 04/05/2012 04:04:55 p.m.

No hay pais mas diverso II.indb

experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”. No hay pais mas diverso II.indb 291 04/05/2012 04:04:55 p.m.
291
291
experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”. No hay pais mas diverso II.indb 291 04/05/2012 04:04:55 p.m.
experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”. No hay pais mas diverso II.indb 291 04/05/2012 04:04:55 p.m.

04/05/2012

experiencia que el autor llamaba “bi-musicalidad”. No hay pais mas diverso II.indb 291 04/05/2012 04:04:55 p.m.

04:04:55 p.m.

292 RAÚL R. ROMERO de nuevas tendencias, mostrando el importante rol de la antropología en

292

RAÚL R. ROMERO

de nuevas tendencias, mostrando el importante rol de la antropología en el desarrollo de la etnomusicología. En este contexto se ubica el ensayo del antropólogo irlandés John Blacking How Musical is Man? - riormente de los antropólogos norteamericanos Steven Feld Sound and Sentiments:

Birds, Weeping, Poetics and Songs in Kaluli Expression (1882) y Anthony Seeger en Why Suyá Sing: A Musical Anthropology of an Amazonian People (1987). En estas dos últimas obras los autores ubican a la música de las colectividades bajo estudio como una expresión indesligable de la vida cotidiana y se apoyan en sólidos estudios - logía también ha recibido un fuerte impacto de la musicología, dando a lugar a dos tendencias en la actualidad. Una, inclinada más hacia el estudio de la música en su contexto cultural y con una óptica interpretativa (la perspectiva antropológica); y otra que estudia la música enfatizando su forma y la estructura de sus sonidos, con un enfoque más descriptivo (la tendencia musicológica). En todo caso, la etnomu- sicología como área de estudios nacida en Europa y desarrollada con mayor ímpetu en los Estados Unidos, se caracterizó en un principio por la práctica de estudiar las expresiones musicales no-occidentales, tanto clásicas (como en el caso de la India) como las tradicionales y “primitivas”. La musicología, luego de atravesar la etapa denominada “musicología comparada”, se reservó la práctica de estudiar la música europea de los grandes maestros. Tan solo a partir del libro de Merriam la etnomusi- parte del mundo siempre mostrará dos tendencias fundamentales: una antropológica, con una mayor atención al contexto sociocultural en que se desenvuelve la música, y una orientación más musicológica, con mayor interés en la descripción formal y estructural del fenómeno sonoro. Pocos autores como los mencionados líneas arriba (Blacking, Feld y Seeger), llegan a combinan ambas tendencias en una sola, logrando un balance adecuado entre la interpretación cultural de la música, y el análisis apro- piado del discurso musical mismo. 8 En el Perú, como en muchos otros países de América Latina, la música tradicional XX desde varias ópticas y disci- plinas, y existe una amplia bibliografía al respecto. Ya entrado el siglo XX , ha sido

8 Para los que quieran profundizar en la historia de la etnomusicología como disciplina, o área de estudios, véase además del libro de Bruno Nettl (1964), los de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006).

de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006). No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006). No hay pais mas diverso II.indb
292
292
de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006). No hay pais mas diverso II.indb
de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006). No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

de Enrique Cámara de Landa (2003) y Carlos Reynoso (2006). No hay pais mas diverso II.indb

04:04:55 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 293 generalmente el folclorista, el antropólogo, el

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

293

generalmente el folclorista, el antropólogo, el sociólogo, el lingüista, o el especialista de alguna otra disciplina quien se ha interesado en ella. Recién en 1956 Josafat Roel Pineda dirigió una sección de “etnomusicología” en el Conservatorio Nacional de Música, pero éste fue desactivado pocos años después (Roel Pineda 1959), y el nombre en sí dejó de ser utilizado. Habrían de pasar casi treinta años para que recién en 1985 dedicado principalmente a la investigación y a la preservación, más no a la formación en cuenta todos los estudios realizados sobre la música tradicional y popular, aunque sus autores provengan de diversas disciplinas, o sean en muchos casos autodidactas. El lector debe tener en cuenta, sin embargo, que desde el campo del folclore la música tradicional y popular también ha sido vista frecuentemente. En el caso de las danzas, por ejemplo, hay una bibliografía muy extensa que está muy relacionada a la etno- musicología, pero que ya ha sido cubierta en otro artículo (Roel Mendizábal 2000).

2. LOS ESTUDIOS PIONEROS SOBRE LA MÚSICA ANDINA

Así como los cronistas y viajeros son considerados pioneros de la antropología (Degregori 2000: 63), también lo son de la etnomusicología. Las observaciones que sobre la música incluyeron en sus relatos y descripciones son escasas, pero al ser las únicas fuentes que tenemos sobre la música en el Perú antes del siglo XX, las hacen imprescindibles. 9 Los cronistas escribieron sobre cómo la diversidad étnica y regio- nal se manifestaba en la música y la danza, reconociendo que cada “nación” tenía un estilo propio y distintivo. También dejaron en claro que las diferencias de poder y jerarquía social se manifestaba en algunas expresiones musicales, como en aquéllas expresiones reservadas exclusivamente a la nobleza inca (por ejemplo, Cobo 1956 [1653]). Bernabé Cobo fue uno de los cronistas que dejó constancia de las diferencias culturales antes de la llegada de los españoles en el campo de la música y la danza:

“…Cada provincia de las de todo el imperio de los Incas tenía su manera de bailar, la iglesia, imita y contrahace los bailes de las otras provincias” (1956 [1653]: 270). Guaman Poma de Ayala mencionó el rol del factor étnico en esta diversidad: “De este modo, las cuatro partes del Tauantinsuyo tenían sus respectivos versos y sus Taquíes.

9 Véase a Stevenson (1960), Romero (1986) y Gruszenska-Ziótkowska (1995) para un resumen co- mentado, cada uno desde su propio ángulo, de los pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza.

pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza. No hay pais mas

No hay pais mas diverso II.indb

pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza. No hay pais mas
293
293
pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza. No hay pais mas
pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza. No hay pais mas

04/05/2012

pasajes que los cronistas dedican a la música y a la danza. No hay pais mas

04:04:55 p.m.

294 RAÚL R. ROMERO Los Quichuas, Aymarays, Collas, Soras, y algunos pueblos de los Condes,

294

RAÚL R. ROMERO

Los Quichuas, Aymarays, Collas, Soras, y algunos pueblos de los Condes, tenían sus versos especiales” (1956 [1615]: 242).

Probablemente la única descripción detallada de una forma de ejecución musical prehispánica fue la que dejó Garcilaso de la Vega, al escribir sobre cómo se ejecutaban las zampoñas cuando eran tocadas en grandes grupos, como se hace actualmente en

el altiplano: “No supieron echar glosa con puntos disminuidos; todos eran enteros de

un compás. Cuando un indio tocaba un cañuto, respondía el otro en consonancia de quinta o de otra cualquiera, y luego el otro en otra consonancia y el otro en otra, unas veces subiendo a los puntos altos y otras bajando a los bajos, siempre en compás” (1959 [1609]: 201). Los cronistas dejaron inclusive descripciones sobre los diferentes géneros mu- sicales y la considerable actividad festiva de las “naciones de indios”, como cuando provincia del Collao (Cobo 1956 [1653]: 74). Otro tipo de obras como los diccionarios Vocabulario de la Lengua General de Todo el Perú llamada Lengua Qquichua de Diego González Holguín (1952 [1608]), y el Vocabulario de la Lengua Aymara de Ludovico Bertonio (1984 [1612]), son también fuentes precursoras de la etnomusicología en el Perú, por incluir una gran cantidad de términos relacionados a la música y a la danza. 10

En el período colonial también encontramos fuentes pioneras. El obispo Baltazar Martínez y Compañón incluyó veinte páginas de música en su obra de nueve volúmenes acerca de la vida y naturaleza de Trujillo, la ciudad en la que él desempeñó su cargo. Su trabajo, escrito en la segunda mitad del siglo XVIII, pretendía ser una etnografía general de la región, describiendo varios aspectos de la vida provincial de Trujillo, III al VIII), y la historia (vol. IX). La música, ocupó las páginas 176-194 del volumen II,

y consistía en 17 canciones y 3 danzas instrumentales recopiladas cerca de Trujillo

(Vega 1978: 12). Y por otro lado, Gregorio de Zuola presentó 17 piezas de música de origen anónimo, como parte de su enciclopedia de cerca de 500 páginas escritas en

los últimos años del siglo XVII. En su Relation du voyage de la Mer du Sud (1716), Amédée Francois Frézier incluyó un zapateo, forma criolla popular, y un himno a la Virgen (Stevenson 1960: 156).

10 - ca en la era prehispánica, y que están basados principalmente en fuentes arqueológicas. Véanse por ejemplo las publicaciones al respecto de Sas (1936, 1938), Roel (1961), Fortún (1970), Rowe (1979), Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992).

Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992). No hay pais mas diverso II.indb 294

No hay pais mas diverso II.indb

Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992). No hay pais mas diverso II.indb 294
294
294
Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992). No hay pais mas diverso II.indb 294
Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992). No hay pais mas diverso II.indb 294

04/05/2012

Haeberli (1979), Bolaños (1985, 1988, 2007) y Olsen (1992). No hay pais mas diverso II.indb 294

04:04:55 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 295 3. C UZCO , LA PENTATONÍA

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

295

3. CUZCO, LA PENTATONÍA INDIGENISTA Y LOS PRIMEROS ESTUDIOS DEL SIGLO XX

nes del siglo XIX, sin embargo, que la música en el Perú empieza a ser objeto de investigación sistemática, y con una relación más inmediata con la antro- pología del siglo XX, en la medida que se expresa dentro del movimiento indigenista de la época. Esta etapa, que se prolonga hasta la década de 1940 aproximadamente, se caracteriza principalmente por dos factores: la comparación que se hacía entre la - samiento evolucionista), y por la insistencia en el estudio de la escala pentatónica

(de cinco sonidos) como la estructura primordial de las melodías andinas. Es en el Cuzco en donde aparece el primer estudio sobre la música andina dentro de estos parámetros, escrito por el pianista José Castro, titulado “El sistema pentafónico en la una aproximación bastante empírica y poco académica, apreciable a partir de su pro- pia confesión acerca de la forma en que se percató de la estructura pentatónica de la música andina. Siguiendo la costumbre de la época de asociar a las culturas andinas presentes con su pasado precolombino, Castro decidió analizar 24 canciones andinas contemporáneas para comparar las escalas musicales “incaicas” con patrones occiden- tales, y según confesión propia se encontró con que unas canciones se podían tocar íntegramente en las teclas negras del piano —cuyos intervalos coinciden con los de una serie pentatónica. Concluyó entonces que la música de los incas se había basado en una serie de cinco sonidos, es decir, en la pentatonía. obra de Castro, así como en otros autores de la época. Al mismo tiempo que consideraba

y hasta de “grotesco”. Pero Castro fue un activo militante del indigenismo cuzqueño

de la época, y como compositor por derecho propio, compuso kashwas, yaravíes y otros géneros andinos para piano, respetando las escalas pentatónicas aunque en el

contexto de una estética occidental. Esta aparente contradicción no es muy diferente

a la que experimentaban los antropólogos evolucionistas europeos, quienes dedicaban inferior de la evolución humana, y con términos que hoy nos suenan peyorativos, como “primitivos” o “bárbaros.” Algunos años más tarde, un estudiante de la Universidad San Antonio Abad del

Cuzco, Leandro Alviña, y que era además compositor, presentó una tesis en la Facultad de Letras que tituló La música incaica (1929 [1908]), trabajo que fue probablemente

el primer estudio académico en tomar a la música como tema en el Perú. En esta tesis,

Alviña también se centró en la pentatonía como una de las estructuras básicas que

en la pentatonía como una de las estructuras básicas que No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

en la pentatonía como una de las estructuras básicas que No hay pais mas diverso II.indb
295
295
en la pentatonía como una de las estructuras básicas que No hay pais mas diverso II.indb
en la pentatonía como una de las estructuras básicas que No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

en la pentatonía como una de las estructuras básicas que No hay pais mas diverso II.indb

04:04:55 p.m.

296 RAÚL R. ROMERO “música Inca” a través del tiempo, reconociendo una música del periodo

296

RAÚL R. ROMERO

“música Inca” a través del tiempo, reconociendo una música del periodo precolombino, período republicano. La efervescencia de los estudios andinos en los primeros treinta años del siglo XX, encontró, en el ámbito de la música, su apogeo en la monumental y clásica obra de los esposos Raoul y Marguerite d’Harcourt La Musique des Incas et ses Survivances (1990 [1925]), que durante muchos años marcó la pauta de los estudios sobre música tradi- cional en el país, a pesar de que su investigación incluyó también a Ecuador y Bolivia. En esta obra, los d’Harcourt presentaron una recopilación de 168 melodías andinas recogidas in situ por ellos mismos durante los años 1921-1924. En este sentido, fueron los primeros investigadores en realizar trabajo de campo y publicar sus resultados. 11 Las melodías fueron transcritas en notación occidental y analizadas principalmente con relación a lo que vendría a ser el tema más recurrente en la investigación de la música andina, es decir, a las escalas pentatónicas utilizadas. Los autores encontraron cinco D y E. En realidad la estructura de la escala era la misma, pero lo que variaba era el orden en que comenzaba la serie y por ende, la posición de su grado fundamental. Por ejemplo, el modo B (Sol, Mi, Re, Do, La) estaba presente en 116 melodías, mientras que el modo A (La, Sol, Mi, Re, Do) lo estaba en un número muy inferior. Este tipo característico de esta época y de los muchos estudios en base a la pentatonía como tema. El razonamiento se centraba únicamente en los elementos estructurales pero no en el estilo del estructuralismo antropológico que hoy conocemos, pues no se llevaba a cabo en un análisis más allá de lo descriptivo, ni se hacía un esfuerzo por enlazar - mos. El intento se quedaba en la descripción y dentro del mundo de los sonidos, y los caso, musicales.

11 XIX, numerosos viajes de campo recopilando canciones andinas e información sobre su contexto de ejecución, pero no vio su obra publicada sino hasta 1990 (Robles Godoy 1990). Hasta entonces, su obra no solo permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores.

permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores. No hay pais mas diverso II.indb 296 04/05/2012 04:04:55

No hay pais mas diverso II.indb

permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores. No hay pais mas diverso II.indb 296 04/05/2012 04:04:55
296
296
permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores. No hay pais mas diverso II.indb 296 04/05/2012 04:04:55
permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores. No hay pais mas diverso II.indb 296 04/05/2012 04:04:55

04/05/2012

permaneció inédita, sino inaccesible a los investigadores. No hay pais mas diverso II.indb 296 04/05/2012 04:04:55

04:04:55 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 297 La obsesión por el tema de

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

297

La obsesión por el tema de la pentatonía en la música andina se prolongó durante varias décadas, pero en la forma de estudios orientados a revelar qué otros tipos de escalas musicales fueron también utilizadas, aparte de la pentatónica. Ese fue el caso del argentino Carlos Vega (1934 [1932] a y b), del peruano Teodoro Valcárcel (1932), del belga Andrés Sas (1938), del alemán Rodolfo Holzmann (1968) y de la argentina- venezolana Isabel Aretz (1952). Estos últimos publican sus trabajos tardíamente, cuando ya la obsesión por la pentatonía no era tan generalizada, pero aun así sus trabajos son considerados aportes a este debate. Carlos Vega es un caso emblemático porque es uno de los pioneros de la etnomusicología en América Latina y dejó muchos seguidores en la Argentina. En el primero de sus artículos que presentó en el XXV Congreso In- que las primeras escuelas antropológicas tuvieron en la musicología de esta parte del continente, al dedicar la mayor parte de su estudio a demostrar el origen polinesio de alemana de los círculos culturales (Vega 1934 [1932a]). 12 Pero en su segunda entrega en este mismo evento intentó demostrar que la pentatonía no era la única escala usada por la música andina y que otras escalas eran también utilizadas por los antiguos peruanos (Vega 1934 [1932b]). 13 Andrés Sas siguió el mismo razonamiento y se basó, al igual que Vega, en el análisis de las antaras arqueológicas, en este caso de la cultura Nazca, en su muy comentado artículo “Ensayo sobre la música Nazca” (1938). Valcárcel, por importancia, quizás excesiva, del tema de las escalas musicales como tema central en Holzmann publica su propio estudio sobre ellas. Sin embargo, se diferencia de las demás en que se basa en el análisis de melodías indígenas y mestizas del presente. Analizan- do 21 melodías en su mayoría andinas y algunas amazónicas, Holzmann encuentra escalas desde la “trifonía a la heptafonía” (desde 3 hasta 7 sonidos), concluyendo que la pentatonía no era ni por asomo la escala primordial de las melodías andinas.

12 fue tan evidente como tardía. Andrés Sas dedicó casi todo un artículo en 1936 (“Ensayo sobre la música Inca”) para demostrar que la música de los “sudamericanos primitivos” era de origen asiático basándose en la similitud de sus estilos musicales. El conocido musicólogo ecuatoriano, Segundo Luis Moreno, por su lado, llegó más lejos al endosar la hipótesis que el origen de la música andina era la cultural egipcia, siguiendo las propuestas de la escuela heliocéntrica de los británicos Smith y Perry (Moreno 1939).

13 Hay que recordar que aun en la década de 1930 cuando se hablaba de los “antiguos peruanos” se asumía que los campesinos contemporáneos eran sus herederos directos. Se hacía una analogía, por lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”.

lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”. No hay pais mas diverso II.indb 297 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”. No hay pais mas diverso II.indb 297 04/05/2012
297
297
lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”. No hay pais mas diverso II.indb 297 04/05/2012
lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”. No hay pais mas diverso II.indb 297 04/05/2012

04/05/2012

lo tanto, entre los “antiguos” y los “presentes”. No hay pais mas diverso II.indb 297 04/05/2012

04:04:55 p.m.

298 RAÚL R. ROMERO 4. L A INTRODUCCIÓN DE LOS ESTUDIOS DE CASO EN LA

298

RAÚL R. ROMERO

4. LA INTRODUCCIÓN DE LOS ESTUDIOS DE CASO EN LA ETNOMUSICOLOGÍA ANDINA

a surgir en los investigadores del área. La tendencia a especular sobre la evolución de la música andina se deja de lado, y la fascinación con la pentatonía como un tema que por sí solo iba a descubrir la “esencia” de la música andina decrece, en favor de una mayor atención al contexto cultural de la expresión musical bajo estudio, y al análisis de las formas musicales, no solo en cuanto a la escala, sino en cuanto a su estructura integral. Se seguía poniendo énfasis en la historia, pero basándose en datos concretos. Pero si una temática en particular caracteriza a esta época es el estudio de los géneros 1987), antropólogo graduado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Roel Pineda estableció un seminario de investigación musical en el Conservatorio Nacional de Música, que produjo varias publicaciones que son aun ahora de lectura obligada. Tuvo como alumnos a Félix Villareal Vara, quien produjo monografías sobre el caso concreto del huayno de la localidad de Jesús (1957), el carnaval y la marcación del ganado (1959) y la guitarra en Jesús (1958), Huanuco. Y también a Consuelo Pagaza Galdo (1961), quien escribió una monografía sobre el yaraví en la ciudad del Cuzco. Los escritos de ambos autores se situaban en lugares concretos, y se limitaban a pre- sentar los datos recogidos por ellos mismos. Tanto Villareal Vara (1959) como Pagaza Galdo (1961) publican sus artículos en la revista Folklore Americano, entonces dirigida por Luis E. Valcárcel y una de las más importantes tribunas de la antropología en su relación con el folclore. Pero si hubo una monografía que mejor ilustra el estilo de trabajo del seminario de Josafat Roel Pineda es su propio escrito “El huayno del Cuzco”, publicado también en Folklore Americano (1959). Sorprendentemente, después de esta monografía sobre el - blicó ninguna otra, por lo que ésta sigue manteniendo su vigencia. En este trabajo Roel sobre el objeto de investigación, pero se apoya constantemente en datos históricos de cronistas coloniales, en lo que vendría a ser una constante en estos años. Roel observó, por ejemplo, que en el Cuzco existía un huayno de las clases medias, un huayno de la “plebe” y otro de los indios. También describió y diagramó la coreografía del huayno en el Cuzco, y analizó su estructura musical. Pero una de sus principales hipótesis era acerca de cómo la popularidad de un género musical está determinado por su lugar y su contexto sociocultural. Así, Roel comparó el huayno, un género que se podía bailar en espacios muy reducidos, y en parejas, con la kashwa, un género de baile colectivo que requería de grandes áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de

áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de No hay pais mas diverso II.indb 298

No hay pais mas diverso II.indb

áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de No hay pais mas diverso II.indb 298
298
298
áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de No hay pais mas diverso II.indb 298
áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de No hay pais mas diverso II.indb 298

04/05/2012

áreas para desplegarse, y concluyó que la consolidación de No hay pais mas diverso II.indb 298

04:04:55 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 299 los centros urbanos en la Colonia

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

299

los centros urbanos en la Colonia había favorecido obviamente al desarrollo y arraigo del huayno en el Perú moderno. A ese factor agregó que el huayno no estaba ligado al ritual, como si lo estaba la kashwa, permitiéndole una ejecución sostenida durante el ciclo anual y por lo tanto disfrutar de una aceptación social y cultural con base a condiciones que ningún otro género lograba.

5. LOS INVENTARIOS CULTURALES: UNA ETNOMUSICOLOGÍA DE URGENCIA

- - ventarios de repertorios de canciones y de instrumentos musicales, pero sin el afán de emitir generalizaciones con base a estas recopilaciones. La publicación de ediciones con transcripciones musicales, como las de Holzmann (1966), y Pagaza Galdo (1967), tenían una doble misión: la de presentar al público erudito en lectura musical melodías de “otros” peruanos, y al mismo tiempo efectuar una misión de rescate cultural. Por otro lado, también apareció la necesidad de inventariar los instrumentos musicales que como el clásico estudio sobre los instrumentos musicales peruanos del arqueólogo Arturo Jiménez Borja (1951), o de un mapa, como el muy leído Mapa de los Instru- mentos de Uso Popular en el Perú, impulsado desde el Instituto Nacional de Cultura por el investigador César Bolaños (1978). 14 La realización de ambos tipos de reportes, el ensayo (en el excelente estilo litera- rio de Jiménez Borja) o el mapeo (en la prosa tipo diccionario de la obra editada por Bolaños, y en el intensivo uso de mapas de dispersión espacial de los instrumentos) - ta de los instrumentos musicales tradicionales antes de que desaparecieran o que su dispersión original se redujera considerablemente. La utilidad de dichos trabajos fue, indudablemente, de suma importancia, porque documentaron el estado de un patri- monio en el tiempo. Sin embargo, a pesar de los años transcurridos, no se cumplieron las predicciones de esta “etnomusicología de urgencia” y no llegaron a desaparecer

14 Bajo la coordinación de Bolaños, también participaron en este proyecto institucional (el Instituto Nacional de Cultura) Josafat Roel Pineda como el principal asesor del mismo, el compositor chi- leno Fernando García y la investigadora peruana Alida Salazar. A pesar de la controversia sobre su autoría, siguiendo la obra el formato de un Diccionario, queda claro que el trabajo fue un esfuerzo de equipo, con aportes de todos sus integrantes según sus propias capacidades.

de todos sus integrantes según sus propias capacidades. No hay pais mas diverso II.indb 299 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

de todos sus integrantes según sus propias capacidades. No hay pais mas diverso II.indb 299 04/05/2012
299
299
de todos sus integrantes según sus propias capacidades. No hay pais mas diverso II.indb 299 04/05/2012
de todos sus integrantes según sus propias capacidades. No hay pais mas diverso II.indb 299 04/05/2012

04/05/2012

de todos sus integrantes según sus propias capacidades. No hay pais mas diverso II.indb 299 04/05/2012

04:04:55 p.m.

300 RAÚL R. ROMERO la mayoría de los instrumentos musicales mencionados, sino que persistieron en

300

RAÚL R. ROMERO

la mayoría de los instrumentos musicales mencionados, sino que persistieron en el tiempo, y eso explica en parte la actual vigencia de ambos tratados. Especialmente el Mapa de los instrumentos de uso popular en el Perú sigue siendo el libro de consulta de los instrumentos musicales en el Perú, así como de su descripción formal. 15 - diar cómo se difunden las culturas, los hechos y los objetos, o simplemente como una guía de investigación, no ha sido ajeno a la etnomusicología en el Perú. Sin embargo, mucho más es lo que se ha transmitido por vía oral acerca de este tema, que lo que se ha escrito. En este sentido, José María Arguedas comenzó una propuesta en un artí- culo en el periódico El Comercio de 1962, pero que dejó inconclusa por la brevedad que exigía un artículo periodístico. En él sin embargo, Arguedas reconoció que había trabajado el tema con Josafat Roel Pineda, quien siempre fue un cercano colaborador, culturales preincaicas. Decía Arguedas: “basta oír los primeros compases de una me- lodía para señalar si pertenecen al área de Áncash-Huánuco, el de Pasco, que es un estilo característico moderno, republicano, pero de raíz Huánuco-Huanca, o del área chanca, con sus variantes Huamanga, Lucanas, Parinacochas, etc.” (Arguedas 1962). 16 Un tiempo después Rodrigo, Luis y Edwin Montoya en La sangre de los cerros (1987) distinguieron ocho áreas regionales de la “canción quechua en el Perú”. Éstas fueron: (1) el Qorilazo, abarcando parte de Cuzco, Apurímac y Arequipa; (2) las pro- vincias bajas del Cuzco; (3) Puno; (4) el área Huamanguina, incluyendo parte de los territorios de Huancavelica, Ayacucho, y Abancay; (5) Junín; (6) Áncash-Huaylas; (7) Áncash-Conchucos; y por último (8) la selva (véase cuadro en Montoya et al. 1987:

musical indio y uno señorial. Esta observación, es decir, que la música expresaba las diferencias en el origen étnico de sus productores, la compartían con José María Arguedas. Pero también compartían el reconocimiento que muchas de las áreas coin- Qorilazo coincidía con el antiguo corregimiento de Chumbivilcas, tanto como el área Huamanguina con el corregimiento de Huamanga.

15 Nótese inclusive que un etnomusicólogo estadounidense como Dale Olsen de la Universidad de Florida (Tallahassee) reconoció esta corriente al proponer un atlas musical del Perú (Olsen 1986).

16 Ya son conocidos sus otros estudios en donde enfatiza la fuerte identidad del área wanka, en sus estudios del valle del Mantaro, o del área que denominaba chanka, cuando trató de Ayacucho y sus áreas vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975).

vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56

No hay pais mas diverso II.indb

vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56
vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56

300

vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56
vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56

04/05/2012

vecinas. Para mayor información véase Arguedas (1975). No hay pais mas diverso II.indb 300 04/05/2012 04:04:56

04:04:56 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 301 - cies y géneros musicales, ya

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

301

- cies y géneros musicales, ya que si bien no implica una actitud interpretativa, sí es un de alguna manera en casi toda la investigación en etnomusicología que implique algún descubrimiento o revelación. Aparte de la pentatonía, los géneros musicales fueron las mestizos. Sin embargo, para establecer esta distinción se tomaban en cuenta solo elementos musicales, descontextualizando a éstos de la vida misma de los sujetos. Los d’Harcourt (1990 [1925]) por ejemplo, con base a su muestra de 168 melodías andinas, distinguieron las “melodías indígenas puras” de las “melodías mestizas”. A las primeras las juzgaron así porque usaban la escala pentatónica, no hacían uso de la armonía de tipo europeo (lo que popularmente se conoce como el uso de acordes), por

lo tanto no procedían a la modulación (cambiar de tonalidad durante una interpretación),

y porque hacían un uso intensivo de sonoridades que la música occidental consideraba

“ornamentos”, pero que en la música indígena se trataban como una necesidad esti- lística. A la “música mestiza” la caracterizaron por la combinación de la pentatonía con una “gama mestiza”, es decir, la que consistía en una escala de 6 sonidos en lugar de solo 5. Asimismo, por el uso del canto o la interpretación en distancia de terceras paralelas (lo que se llama en términos coloquiales como una segunda voz), cuyo origen

es probablemente europeo. Pero estos pioneros esposos franceses distinguían también una tercera categoría, la que llamaban “el mestizaje de mestizajes”, cuyas melodías utilizaban la escala occidental de 7 sonidos, más los cromatismos (aquellas notas adicionales que completan la serie de 12 sonidos, pero que se usan solo de paso). Las

melodías de esta última categoría eran las más alejadas de lo indígena y de lo mestizo,

y por lo tanto más cercana al modelo europeo. Los géneros musicales también eran motivo de inventario y catálogo. Una vez más los d’Harcourt organizaron los géneros en las siguientes categorías: (1) los cantos religiosos; (2) las lamentaciones funerarias; (3) los cantos de amor, principalmente harawis o yaravíes; (4) la canción; (5) las danzas, como la kashwa o el huayno; (6)

los cantos de adiós o kacharparis; y (7) las melodías pastorales, de crianza del ganado

o al cultivo de la tierra. etnomusicología, al tratar con vastos repertorios susceptibles, o quizás a veces hasta

necesarios, de ser divididos en géneros y especies, solo para poder estudiarlos en orden

y con mayor visibilidad, siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo

siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301

No hay pais mas diverso II.indb

siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301
siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301

301

siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301
siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301

04/05/2012

siguió con esa tentación hasta no hace mucho. Siguiendo No hay pais mas diverso II.indb 301

04:04:56 p.m.

302 RAÚL R. ROMERO su conocido artículo sobre el huayno en el Cuzco (1959: 177),

302

RAÚL R. ROMERO

su conocido artículo sobre el huayno en el Cuzco (1959: 177), pero combinando una un esquema de evolución de los géneros andinos el cual incluía tres niveles: (1) las grandes formas precolombinas, como el wayno, el harawi, la wanka, el haylli y la wallina ya existente, y (3) las formas contemporáneas, como la muliza, el pasacalle, el mismo wayno, el carnaval, el yaraví, y todas las demás. Para mayor información, Roel vinculó a cada género con el tipo de escala que más usaba. propuesto por otro antropólogo, Rodrigo Montoya, y sus hermanos Luis y Edwin, en el libro La sangre de los cerros (1987). En él se distinguen siete grandes géneros andinos bajo la denominación de “modalidades musicales” (1987:13). Dichas modalidades se huayno, en sus variantes señorial, cholo, e indio; (2) el pukllay carnaval; (3) la música ligada a la producción (ganado, agricultura y agua); (4) el ciclo vital (matrimonio, casa nueva, música funeraria); (5) el ritual ceremonial (los himnos religiosos); (6) la danza colec- tiva, como la kashwa y el waylarsh; y (7) el yaraví. Los hermanos Montoya también reconocieron, pero de una manera diferente a los d’Harcourt, que cada género era señorial o mestizo, o ambos según la ocasión. 17 - entonces, otros aspectos. Pero también era un signo de la necesidad de visibilizar el panorama completo de la realidad musical del país, de ver las expresiones musicales como una unidad a pesar de la diversidad, reconociendo un tronco histórico común y una realidad nacional que mientras más se integrase, acortaría las distancias culturales cada vez más. La ligera tendencia a intentar distinguir áreas culturales musicales era también un resultado de esta necesidad.

6. ANALIZANDO EL CONTENIDO DE LOS TEXTOS MUSICALES

Los textos de las canciones andinas siempre han llamado la atención de los literatos y folcloristas pero también de los antropólogos. Las canciones andinas tienen contenidos

17 Una expresión contemporánea de los inventarios culturales, a manera de realizar balances y estable- cer estados de la cuestión, lo constituyen los amplios panoramas de la música tradicional y popular peruana escritos por Pinilla (1980), Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007).

Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302

No hay pais mas diverso II.indb

Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302
Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302

302

Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302
Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302

04/05/2012

Romero (1985, 1998, 1999, 2002) y Turino (1998, 2007). No hay pais mas diverso II.indb 302

04:04:56 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 303 cuyo lado poético ha sido visto

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

303

cuyo lado poético ha sido visto por los críticos literarios pero su capacidad de ima- ginar una identidad andina ha sido de interés para varios estudios antropológicos. La primera publicación de Arguedas fue una recopilación de textos de canciones andinas (Canto Kechua, 1938), precedido de una clásica introducción en donde mezclaba una relaciones entre señores, indios y mestizos en los andes. La música, estaba al centro de este debate. En su recopilación Arguedas presentó 21 canciones en quechua con su traducción al español, y resaltó el valor de la poesía inserta en el canto quechua:

“tenía dos razones poderosas para realizar ese proyecto: demostrar que el indio sabe expresar sus sentimientos en lenguaje poético y hacer ver que lo que el pueblo crea para su propia expresión, es arte esencial” (1989 [1938]: 21). Posteriormente Arguedas también incluiría recopilaciones de poesías de canciones andinas en “Folclore del valle del Mantaro” (1953). En la década de 1950 aparecieron los estudios y las recopilaciones del padre Jorge Lira, como Canto de Amor (1956) e Himnos Sagrados de los Andes (1959), que dieron cuenta de un repertorio importante del sur andino. El padre Lira no era un antropólogo, libro, con dedicatoria de José María Arguedas, el padre Lira presentó las letras de 100 canciones quechuas sobre el tema del amor, con solo una introducción de 5 páginas, en las que escribió: “en cada pueblo, en cada ayllu, paso a paso he seguido y observado a los indios cantores del amor. Casi siempre encontré en esta labor a jóvenes solteros y a hombres en la plenitud entregados con ardor a arrancar a su instrumento la nota mas bella y a su garganta en rica melodía la estrofa mas jocunda” (1956: 10). No incluyó ningún análisis ni interpretación alguna sobre los textos. Tampoco información sobre presentada como una creación, anónima y espontánea, en sí misma. El mismo tipo de formato siguió en su segunda recopilación de canciones, esta vez sobre las canciones católicas cantada en quechua por los campesinos. Eran canciones entonadas por los campesinos en presencia del cura, en una iglesia de algún pueblo o capilla de algún caserío, cantos que el denominada “himnos”, a Jesús (primer tomo), y a la virgen (segundo tomo). La obra del abogado y folclorista Sergio Quijada Jara, Canciones del ganado y pastores (1957), en cambio, presentó 200 textos de canciones de un solo contexto cultural, el ritual de la marca del ganado, llamado santiago en el valle del Mantaro. Quijada Jara prologó la colección con un ensayo introductorio breve pero que contex- tualizaba el contenido, situándolo en un lugar y un tiempo determinado. A diferencia de la recopilación del padre Lira, de la cual no sabemos mayores detalles acerca de cómo fueron coleccionadas las canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de

canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb
canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb
canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb

303

canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb
canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

canciones, en dónde, ni en qué fecha, la recopilación de No hay pais mas diverso II.indb

04:04:56 p.m.

304 RAÚL R. ROMERO 25 de julio de cada año, además de una somera descripción

304

RAÚL R. ROMERO

25 de julio de cada año, además de una somera descripción en el prologo mencionado.

A pesar de ser abogado, el matiz antropológico de dicho trabajo era evidente (sobre

Quijada Jara véase Roel Mendizábal 2000). El análisis de textos ha sido una constante a través del tiempo. El antropólogo Gabriel Escobar y su esposa Gloria publicaron en 1981 la antología Huaynos del Cuzco (1981). A pesar de su formación antropológica, Gabriel Escobar no siguió el - pilación. En su lugar, reunió 232 huaynos en quechua y 111 huaynos es español de

una diversidad de fuentes secundarias: transmisiones radiales, discos, de cancioneros

y revistas. Obviamente, también de su experiencia personal atendiendo numerosas

amor, que los autores consideraban el tema más recurrente en el huayno del Cuzco.

Si bien, ellos decían, “hay otros temas más que se cantan en el huayno, tales como la

nostalgia del pueblo de uno, la injusticia social o jurídica, la presunción de un abigeo

o el valor de un guerrillero, un colegio, o un equipo representativos. Pero en general los temas del amor y la separación son siempre los predominantes, y casi todos los otros temas son secundarios” (1981: iv). La última gran recopilación de canciones la realizaron también los antropólogos Rodrigo Montoya y Luis Montoya, con el artista Edwin Montoya, en la ya mencionada

Sangre de los Cerros (1981). En este libro, los hermanos Montoya organizaron 333 canciones en quechua agrupadas en catorce temas (producción, ciclo vital, amor, natu- raleza, juegos de toros, familia-orfandad, emigración, desarraigo, religión, instrumentos musicales, abigeato y prisión, humor, lo comunal, y política), y siete modalidades: (1) Wayno; (2) Pukllay-Carnaval; (3) Música y danza ligada a la producción; (4) Ciclo vital; (5) Ritual ceremonial; (6) Danza colectiva y (7) Yaraví. Tal como la recopilación

de los Escobar, la de los Montoya tampoco había sido producto de un trabajo de campo

experiencia personal como diversos medios como las entrevistas, las publicaciones, los discos, y otros. Sin embargo, los autores cuidaron que cada canción tuviera indi- cado su lugar de origen, fecha y contexto cultural, lo cual otorgaba al trabajo un matiz corroborar la veracidad de estos datos. El libro de los hermanos Montoya constituyó no solo la más completa recopilación de canciones andinas hasta el momento (dado que los libros anteriores se habían cir- querían añadir la dimensión estética y afectiva a una visión de las ciencias sociales que la mayoría de las veces privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura:

privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012
privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012

304

privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012
privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012

04/05/2012

privilegiaba solo los aspectos materiales de la cultura: No hay pais mas diverso II.indb 304 04/05/2012

04:04:56 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 305 No nos parece aceptable la práctica

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

305

No nos parece aceptable la práctica común y corriente de reducir a los hombres a simples cifras de cuadros estadísticos dentro del terrible economicismo de las ciencias sociales de los últimos veinte años en el Perú. ¿Y de sus sentimientos, sus emociones, su alegría, su tristeza, qué? ¿En qué esquema estructural aparecen? Una ciencia social sin hombre y mujeres viviendo pero con muchas cifras sirve para muy poco. Por el contrario, rescatar la vida nos parece una necesidad fundamental para salir de los impases producidos por los muchos esquemas estructurales y modelos conceptuales abstractos. Todo hecho social es económico, político, cultural e ideológico, afectivo y estético, al mismo tiempo. Todos esos aspectos se reúnen al mismo tiempo y es esa unidad como totalidad en movimiento que las ciencias sociales deben pensar como objeto. (1981: 5)

Una propuesta distinta a los anteriores trabajos sobre canciones andinas fue la propuesta por Jürgen Golte, Carlos Iván Degregori y Ellen Oetling en el artículo “Canciones como expresión del pensamiento campesino andino” (1979). En él, los autores no presentaron una recopilación de letras de canciones, sino que más bien aplicaron un análisis de contenido a una muestra de mil canciones obtenidas de can- cioneros folclóricos adquiridos en Ayacucho en los años 1971 y 1972. El objetivo de los autores no fue el presentar las letras de las canciones a los lectores para que ellos sacaran sus propias conclusiones, para rescatar el sentido poético de ellos, o presentar una expresión poco valorada de la cultura andina, sino que las utilizaron para “aclarar las formas de pensamiento que han contribuido a su confección y que al mismo tiempo son propagadas por medio de las canciones” (1979: 256). Utilizando una aproximación estadística, pero también interpretativa, los autores contabilizaron la frecuencia con que aparecían ciertos conceptos en las canciones bajo estudio. Sus conclusiones les permitieron concluir que las canciones analizadas se componían de tres elementos básicos: la presentación de una situación original o ideal (amor, regionalismos, madre, felicidad, bailar, cantar), la destrucción de dicha situación (pobreza, destino, engaño, abandono, sufrimiento, llanto), y la aparición de una nueva situación (embriagarse, olvido, muerte, esperanza). Una tendencia similar en cuanto al análisis de canciones, pero basándose en el repertorio criollo, fue seguida por el historiador Steve Stein en un artículo breve pero único, por cuanto es uno de los pocos análisis de textos de canciones del repertorio criollo que buscan vincular música, cultura y sociedad. En “El vals criollo y los valores de la clase trabajadora en la Lima de comienzos del siglo XX “como expresión de la cosmovisión de sus compositores proletarios, las letras de estas canciones [el vals criollo] suministran una excepcional corroboración de la primacía de la resignación, del fatalismo, del respecto a las jerarquías y de la dependencia per- sonal en el sistema de valores de las masas urbanas” (1982: 89). El autor utilizó para su análisis una muestra de los valses más populares entre 1910 y 1940 reunidas por medio de entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña.

entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas

No hay pais mas diverso II.indb

entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas
entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas
entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas

305

entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas
entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas

04/05/2012

entrevistas y de las revistas de Lima y La lira limeña . No hay pais mas

04:04:56 p.m.

306 RAÚL R. ROMERO 7. E L NUEVO ENFOQUE ETNOGRÁFICO : TEXTO Y CONTEXTO La

306

RAÚL R. ROMERO

7. EL NUEVO ENFOQUE ETNOGRÁFICO: TEXTO Y CONTEXTO

La década de 1980 trajo una nueva etapa en los estudios sobre música tradicional y

década de 1950 había introducido ya un nuevo sentido de objetividad y trabajo siste- mático en al análisis de la música, aparte de los intentos de Pagaza Galdo y Villareal Vara, no se logró una continuidad. La vieja división de la etnomusicología entre una visión más antropológica, caracterizada por una mayor atención hacia el contexto cul-

y al análisis de la música como texto y estructura sonora (y temas secundarios como

el estudio de los instrumentos musicales, por ejemplo), se hizo presente también en el Perú. Sin embargo, ni unos ni otros ignoraron por completo el contenido sonoro, por un lado, o el contexto sociocultural, por el otro, siendo más bien una cuestión de énfasis el distinguir la diferencia.

a. La música como texto

Las publicaciones de Américo Valencia sobre los sikuri aymaras de la década de 1980

(1980, 1981, 1983, 1989 a y b), fueron un ejemplo de un tipo de estudio sistemático

y descriptivo sobre un instrumento (la zampoña) y el grupo musical que se constituye

alrededor de aquél en un contexto determinado, pero sin ahondar demasiado en los datos sobre el contexto cultural en que éste se desenvolvía, ni en las subjetividades del propio intérprete como tal. Su libro de 1989, ganador del Premio de Musicología Casa de las Américas, es un tratado que cubre, retomando trabajos previos, tanto sus antecedentes arqueológicos. En los restantes capítulos trata sobre las diferentes agrupaciones conformadas por la zampoña como los sikuri de la isla de Taquile, los chiriguanos de Huancané, los ayarachi de Paratía, y los pusamorenos. Por su amplia perspectiva, y por su narrativa sistemática y objetiva, parecería ser el estudio conclusivo 18 La antropóloga holandesa Elisabeth den Otter (1985) hizo lo propio con los ins- trumentos y géneros musicales del Callejón de Huaylas, en Áncash, aunque sin incluir el ámbito de los migrantes en Lima. El libro de den Otter es una etnografía musical del valle en cuestión que incluye precisas descripciones sobre la morfología de los

18 Hay una larga tradición de estudios sobre los siku y los sikuris en el Perú. Para mayor información sobre ellos véase la antología de artículos al respecto publicada en la revista del Centro Universita- rio de Folclore de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007).

la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306

No hay pais mas diverso II.indb

la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306

306

la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306

04/05/2012

la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Acevedo 2007). No hay pais mas diverso II.indb 306

04:04:56 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 307 instrumentos musicales, y detalladas reseñas sobre

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

307

instrumentos musicales, y detalladas reseñas sobre cómo se representan las numerosas danzas y coreografías tradicionales del mencionado valle, aunque sin ahondar en lo más mínimo sobre las actitudes o pensamientos de las personas involucradas en su práctica social. Como inventario cultural, sin embargo, constituye un registro completo sobre la

cultura material musical y el calendario festivo de la región, el único existente hasta hoy. El interés por los géneros musicales andinos también produjo la aparición de varios estudios importantes. Varios de ellos alrededor de uno de los géneros de mayor raigambre indígena como el harawi precolombino y, asimismo, del yaraví mestizo arequipeño. En

el mismo año que den Otter publicó su libro sobre el Callejón de Huaylas, Jesús Cavero

(1985) publicó una muy informada monografía sobre el harawi, que persiste hasta hoy en las localidades rurales del sur andino. Antes de ello Carpio Muñoz escribió sobre el yaraví arequipeño (1976 [1974]) para continuar con una monografía sobre todos los géneros musicales populares de Arequipa (1984). Poco tiempo después José Varallanos publicó El harahui y el Yaraví: dos canciones populares peruanas (1989), comparando dos géneros muy mentados pero poco atendidos. Si recordamos que Josafat Roel había escrito un estupendo artículo sobre el huayno cuzqueño en 1959, podríamos concluir que el huayno y el harawi/yaraví son los géneros musicales andinos que han recibido campo haya sido cubierto en su integridad. Otros géneros recibieron también la atención de antropólogos peruanos como el

waylarsh de los Andes centrales, que fue documentado en un libro por José Carlos Vilcapoma (1995), constituyendo la principal fuente de información sobre el mismo - pos instrumentales más difundidos en los Andes peruanos, “la banda”, formado por instrumentos de viento y de percusión, centrando su atención en sus manifestaciones en el sur de Áncash (2000). En cuanto a los instrumentos musicales, Arturo Pinto reportó en 1987 sobre los

diferencia fundamental entre el uso de la guitarra andina y la guitarra occidental. En los años 1986-87 el etnomusicólogo estadounidense Dale Olsen, de la Universidad de Florida (Tallahassee) publicó una serie de artículos sobre las características musicales del arpa en el Perú, diferenciando y describiendo los distintos estilos de tocar este instrumento en el Callejón de Huaylas y Huánuco; en los Andes del norte, en los Andes centrales

y en el valle del Mantaro; en Ayacucho, en los Andes del sur; en el área de Urubamba-

Abancay, en Chancay en la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48-

la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas

No hay pais mas diverso II.indb

la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas
la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas

307

la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas
la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas

04/05/2012

la costa central; y en la ciudad de Lima (Olsen 1986-87: 48- No hay pais mas

04:04:56 p.m.

308 RAÚL R. ROMERO cultural, o para establecer sus orígenes, ni para analizarlo simbólicamente de

308

RAÚL R. ROMERO

cultural, o para establecer sus orígenes, ni para analizarlo simbólicamente de acuerdo con una supuesta cosmovisión de sus agentes, sino para establecer simplemente las formas y los estilos musicales que lo caracterizaban. La concentración en los aspectos sonoros del utensilio cultural daba por sentado que el estudio de su entorno sociocultural sería labor de otros investigadores, y que la investigación del aspecto musical era en sí mismo un aporte al estudio de la cultura, de la misma forma que el estudio de los enfatizaban más el texto que el contexto. Una manera alternativa de tratar de combinar el estudio sistemático de la música sin perder de vista el contexto cultural se ve en publicaciones como Chayraq! Carnaval Ayacuchano (Lima, 1988) de Chalena Vásquez y Abilio Vergara, en la cual la mitad del análisis detallado sobre los instrumentos y las canciones del mencionado carnaval. Sin descartar la utilidad de este tipo de procedimiento expositivo, persiste sin embargo una división tajante entre música y contexto que no es superada por el hecho de aparecer juntas en un mismo libro. Muchos otros antropólogos como por ejemplo los hermanos Montoya (1987) intentaron una compensación similar en sus trabajos. En su caso, agregaron un apéndice con la transcripción musical de las 333 canciones de su recopilación (1981). Las historias de vida no han sido ajenas a esta literatura. Aunque no son muchas, las vidas de los músicos Máximo Damián (Gushiken 1979), Jaime Guardia (Instituto Nacional de Cultura 1988) y Ranulfo Fuentes (Vásquez 1990) han sido transmitidas a través de sus respectivos autores con bastante riqueza narrativa. Siguiendo el mismo objetivo, pero sin optar por elegir músicos de renombre nacional, los autores Juan Javier Rivera Andía y Adriana Dávila Francke presentaron los testimonios de dos músicos del valle de Chancay, obtenidos a través de un sesudo trabajo antropológico (2005).

b. La música como contexto

Si hay que nombrar al primer antropólogo peruano que vio en la música algo más que estructuras sonoras, situándola en su debido contexto cultural, debemos nombrar sin ninguna duda a José María Arguedas. La distinción entre lo indio y lo mestizo, que para Arguedas era fundamental para entender el mundo andino, tenía en la música una de sus representaciones fundamentales. En Canto Kechwa (1989 [1938]) Arguedas hace preceder una antología de textos de canciones de un “ensayo sobre la creación artística del pueblo indio y mestizo”, en donde la música aparece como no solo el principal vehículo de expresión estética de ambos grupos andinos, sino como un indicador ét- luego añade que “este mismo wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989

wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb
wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb
wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb

308

wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb
wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

wayno, el mestizo lo hace más melódico y suave” (1989 No hay pais mas diverso II.indb

04:04:56 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 309 [1938]: 14). La música andina entonces,

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

309

[1938]: 14). La música andina entonces, se convierte en parte del entorno cultural de los indígenas por un lado, y de los mestizos por el otro. Y más aún, Arguedas añade un tercer grupo consistente en los “señores” de los pueblos andinos, también llamados “señoritos”, que se distinguen por “bailar tangos, paso-dobles, one-steps, rumbas y otros bailes extranjeros” (1989 [1938]: 16). La unión de “lo andino” alrededor de la sociales (indios, mestizos y señores) se unen en la celebración: “¡Y ahí están, mistis, mestizos y cholos, cantando con la misma voz y alegría! Pero al día siguiente el señor, la niña y el niño, mirarán, despreciando, al indio que pasa por la calle. Capaz en su conciencia se pesarán de haber cantado y bailado con tanto regocijo el carnaval del pueblo” (1989 [1938]: 16). Este tipo de distinciones se observa a lo largo no solo de toda la obra antropológica de Arguedas, sino de su producción literaria. Lo especial de la visión de Arguedas con respecto a la música andina está en que no es posible aislarla de otros aspectos socioculturales. La música está totalmente entrelazada con los otros aspectos de la sociedad andina formando un conjunto sólido y compacto en donde no es posible entender un hecho separado del otro. resultaría precursor y muy reiterado en la literatura antropológica, que consistía en lo que él llamaba “de lo mágico a lo popular, del vínculo local al nacional”, que fuera el título de un artículo suyo en El Comercio (Arguedas 1968). A través de esta independizándose de su contexto religioso, para ser socializados en un ambiente más secular y cotidiano, al mismo tiempo que trascendían sus lugares originarios para migrar junto con sus protagonistas hacia las grandes ciudades, para desde allí difun- las artesanías andinas], están en camino de convertirse en patrimonio cultural, en vínculo nacionalizante de los peruanos”. Era otra manera de decir “de campesino a lo retomarían los antropólogos (junto con algunos sociólogos) a partir de la década de 1980 con el auge de la música chicha. La difusión de la música andina a nivel Arguedas a realizar trabajo de campo para estudiar cuántos discos se distribuían en el distrito de Chosica, y qué géneros eran los preferidos por una primera generación de consumidores migrantes, para los cuales la música era un producto fundamental para reforzar sus lazos comunitarios (Arguedas 1969). Una de las primeras publicaciones en abordar el tema de la música a través de una Moving Away

abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas

No hay pais mas diverso II.indb

abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas
abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas
abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas

309

abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas
abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas

04/05/2012

abordar el tema de la música a través de una Moving Away No hay pais mas

04:04:57 p.m.

310 RAÚL R. ROMERO from Silence (1993b) de Thomas Turino, etnomusicólogo de la Universidad de

310

RAÚL R. ROMERO

from Silence (1993b) de Thomas Turino, etnomusicólogo de la Universidad de Illinois, Urbana, y nunca traducida al castellano. Turino cumplió con un periodo convencional de trabajo de campo en la comunidad aymara de Conima, Puno, a mediados de la década de 1980, para estudiar la dinámica social y cultural que se generaba alrededor de los conjuntos de sikuris. Turino se insertó como intérprete de un grupo de sikuri de la comunidad y participó de sus ensayos, aprendiendo los sistemas de composición tanto entre los comuneros de Conima como entre sus pares migrantes en Lima, siguién- dolos de regreso a su propia comunidad de origen durante los tiempos festivos. Turino se situó en una perspectiva antropológica, analizando temas clásicos de la disciplina

como la etnicidad y la migración rural-urbana, combinándola con una atención especial

a la música como una expresión en donde la organización social y las proyecciones

políticas de la comunidad iban tomando forma. En este sentido, el libro de Turino, así como todos los artículos que se desprendieron de su trabajo de campo en este periodo (1983; 1984; 1992; 1993a), es un ejemplo de cómo la etnomusicología se constituye en una antropología de la música cuando se analiza a ésta dentro de su contexto cultural,

y no como un entretenimiento que no afecta otros dominios (el social, el político, el

económico), sino que en determinados momentos y circunstancias puede cumplir un En el mismo año se publica en el Perú el libro Música, danzas y máscaras en los Andes (Romero 1993), una antología de varios artículos de investigación sobre diversos estudios de casos en los Andes, basados en un trabajo de campo sistemático desde la antropología, que buscaban demostrar la relación entre los procesos sociales y culturales artículos del mismo Thomas Turino vinculando el estilo social con la creación musical entre los aymara, de Zoila Mendoza sobre cómo el poder, prestigio y masculinidad se manifestaban en una danza cuzqueña, de Gisela Cánepa Koch acerca de la memoria colectiva de la muerte del Inca en dos danzas de Cajamarca, y de Manuel Ráez Retamozo sobre la percepción del tiempo festivo y la música en el valle del Colca, Arequipa, entre varios otros más. Los artículos recopilados en este libro fueron más allá de la mera des- cripción para ubicar el fenómeno musical dentro de su propio lugar y contexto cultural apreciando los contenidos simbólicos que iban más allá del mundo de los sonidos y del movimiento. La serie de publicaciones editadas por el Instituto de Etnomusicología de la Ponti- En Identidades representadas (Cánepa 2001) se compilaron una serie de artículos sobre música y danzas tradicionales vistas desde la antropología contemporánea y teniendo

vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57

No hay pais mas diverso II.indb

vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57
vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57

310

vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57
vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57

04/05/2012

vistas desde la antropología contemporánea y teniendo No hay pais mas diverso II.indb 310 04/05/2012 04:04:57

04:04:57 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 311 como concepto el impacto de las

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

311

como concepto el impacto de las representaciones culturales central a las identidad locales y regionales. Antropólogos peruanos como Zoila Mendoza (sobre las danzas

y etnicidad en Cusco), Marisol de la Cadena (autenticidad y desindianización en

Cusco), Manuel Ráez (géneros y representaciones), Alex Huerta-Mercado (el humor en las representaciones andinas), Alex Diez (cambios periféricos y estructurales en como objetos válidos de investigación antropológica, y campos de análisis únicos en donde era posible observar otros fenómenos socioculturales.

En los años siguientes el Instituto auspició y publicó las publicaciones de varios antropólogos y etnomusicólogos que vieron en estos temas similares posibilidades, o

la oportunidad de escribir etnografías en donde la música se presentaba dentro de su

entorno sociocultural, como las de Ráez Retamozo sobre el valle del Colca (2002), las provincias bajas del Cuzco (2003), y la sierra de Lima (2005); y la de María Eugenia Ulfe sobre Ayacucho (2003). A esta serie se le suman los libros de Manuel Arce sobre las danzas de las tijeras (2006), la música de Taquile en Puno por Xavier Bellenger (2006), y la navidad en San Francisco de Querco en Huancavelica de Claude Ferrier (2008). Los que desde diferentes y novedosos ángulos (memoria, género, tiempo y espacio, juven-

tudes y el trabajo colectivo) realizaron varios antropólogos investigadores vinculados

al Instituto en el libro Fiesta en los Andes: ritos, música y danzas del Perú (Romero

2008), cierra una etapa en este sentido. Luego el Instituto exploraría el fenómeno de la música urbana en obras como Fusión: Banda sonora del Perú (2007) de Efraín Rozas,

y la raíz andina en estilos citadinos como en Andinos y tropicales (2007) de Raúl R.

Romero, las identidades afroperuanas en Ritmos negros del Perú, de Heidi Feldman (2009), y la música migrante en El huayno con arpa (2010) del etnomusicólogo suizo Claude Ferrier. Entrando al siglo XXI Raúl R. Romero publica Identidades múltiples: memoria, modernidad y cultura popular en el valle del Mantaro (2004 [2001]), en donde se analiza cómo la música juega un papel central en la construcción de una identidad regional en el valle del Mantaro, Junín. Romero analiza su desarrollo a lo largo del

siglo XX, utilizando los conceptos de memoria social, la dinámica entre tradición y

modernidad y la categoría de autenticidad, como puntos de análisis que convergen al explicar el peculiar caso de mestizaje cultural que se aprecia en esta región andina. A través del reconocimiento de distintos tipos de “pasado” tal como es entendido entre los pobladores del valle, Romero distingue un pasado indisputado constituido por

el ritual, un pasado agrícola o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de

o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311

No hay pais mas diverso II.indb

o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311
o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311

311

o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311
o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311

04/05/2012

o precapitalista como es ilustrado por la coreografía de No hay pais mas diverso II.indb 311

04:04:57 p.m.

312 RAÚL R. ROMERO waylarsh , y un “pasado moderno”, que solo se remonta a

312

RAÚL R. ROMERO

waylarsh, y un “pasado moderno”, que solo se remonta a inicios del siglo XX, que considera la orquesta típica del valle formada por saxofones y clarinetes como la representación de la real y “auténtica” cultura wanka. El autor incluye en su análisis las prácticas culturales de los migrantes del valle en la ciudad de Lima, y sus territo- culturales además de la suya. Alrededor de los mismos años, el etnomusicólogo estadounidense Jonathan Rit- ter, de la Universidad de California, Riverside, publicó un avance de su tesis doctoral sobre las canciones de carnaval ayacuchanas en el contexto del clima de violencia política que se vivió en esa zona en la década de 1980, en “Siren Songs: Ritual and Revolution in the Peruvian Andes” (2002 —sin traducción al español). En el artículo, Ritter, basándose en un largo periodo de investigación de campo en la provincia de Víctor Fajardo, investiga cómo se realizaban los tradicionales concursos de canciones de carnaval durante la época del auge de Sendero Luminoso en la zona. El autor estu- dia las canciones de carnaval, denominadas pumpin, en este contexto, ya que de esta dinámica provienen sus concepciones de modernización y desarrollo. A diferencia de algunas visiones en donde se veían a estas canciones como propaganda de Sendero Luminoso, o como expresiones del natural inconformismo del campesino ayacuchano, Ritter trata a este fenómeno como un espacio en donde se pueden analizar las visiones políticas e ideológicas del campesinado. La etnicidad, la migración, la autenticidad, la violencia política, la memoria, la identidad y los procesos de revitalización cultural, entre otros temas (incluyendo el través del estudio de la música por los investigadores que han privilegiado el enfoque antropológico. Este enfoque consiste en ver a la música como un área en donde los distintos procesos sociales y culturales son negociados, debatidos y puestos en práctica. (los sonidos estructurados) sino que es construido socialmente convocando a personas y grupos humanos. No existe una expresión musical sin una audiencia que la reciba y para la acción social. En muchas de las comunidades andinas de nuestro país, a falta de intelectuales orgánicos, y de obras que expresen ideología a través de un lenguaje escrito, la principal, y a veces la única manera de expresión de las aspiraciones de una comunidad, un pueblo, o un sector social, es la música y sus contextos fundamentales aquéllos intelectuales orgánicos que en otras condiciones sí llegan a jugar un papel más visible, escribiendo libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales

libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57

No hay pais mas diverso II.indb

libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57
libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57

312

libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57
libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57

04/05/2012

libros, artículos, novelas, o liderando movimientos sociales No hay pais mas diverso II.indb 312 04/05/2012 04:04:57

04:04:57 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 313 reivindicativos. 1 9 La música exige

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

313

reivindicativos. 19 La música exige un triple esfuerzo de traducción por parte del in- vestigador. Por un lado, está su aspecto sonoro, y por el otro el aspecto sociocultural que deviene de su proceso de producción, que constituye un hecho social que afecta a las personas. El contexto en que se desenvuelve es la otra dimensión que completa el universo en que la música debe ser vista desde el enfoque de la etnomusicología.

8. ETNOGRAFÍA E HISTORIA: RECONSTRUYENDO HERENCIAS CULTURALES

Uno de los retos más difíciles en cuanto al estudio de las tradiciones musicales que llegaron a desaparecer de la práctica popular para luego experimentar un proceso de revitalización cultural, es justamente cómo combinar el estudio de lo contemporáneo cultura popular criolla es particularmente ilustrativo. Las primeras expresiones de la XIX, cuando no existía la disciplina de la antropología, ni de la etnomusicología como tales. No es casualidad que la principal fuente sobre el desarrollo de la música criolla en el siglo XX sea la del historiador Jorge Basadre (1968), y más recientemente un testimonio escrito del intérprete César Santa Cruz (1977). Dado que aun existen sobrevivientes de aquéllas épocas, los tes- timonios orales y las entrevistas son también fuentes para estudiar lo criollo tal como Un ejemplo de cómo es posible desde el campo de las ciencias sociales abordar el estudio del repertorio criollo de principios de siglo XX lo establece Steve Stein (1982) al analizar los textos de varios valses criollos y a través de ellos tratar de entender los valores de la clase trabajadora de inicios del siglo. La conclusión de Stein es que los sectores obreros expresaban a través del vals una actitud de conformismo y resig- nación que revelaba una aceptación del statu quo de la época. La música entonces, servía para manifestar las aspiraciones, o en este caso, las frustraciones, de un sector social concreto. El primer enfoque antropológico de la historia de la música criolla lo elabora José Antonio Lloréns a través de una publicación editada por el Instituto de Estudios Peruanos en 1983. En ella el autor, más que proporcionar datos originales, recoge las informaciones dispersas en publicaciones de muy variado formato para sintetizarlas en

19 Si bien este artículo se centra solo en títulos en etnomusicología, no podemos dejar de recalcar la importancia de los recientes estudios antropológicos sobre danzas y coreografías andinas que rozan el aspecto musical en más de un aspecto, y es un campo en el que también se puede apreciar el liderazgo social de sus protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información.

protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57

No hay pais mas diverso II.indb

protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57
protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57
protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57

313

protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57
protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57

04/05/2012

protagonistas. Véase Roel (2000) para mayor información. No hay pais mas diverso II.indb 313 04/05/2012 04:04:57

04:04:57 p.m.

314 RAÚL R. ROMERO un texto que desde la antropología los reinterpretaba contemporáneamente. También el

314

RAÚL R. ROMERO

un texto que desde la antropología los reinterpretaba contemporáneamente. También el hecho que el libro Música popular en Lima: criollos y andinos fuera publicado por una institución dedicada especialmente a las ciencias sociales constituyó un reconocimiento al tema de la música como un objeto de investigación importante para las ciencias sociales, a pesar de que se tratara de una expresión cultural cuyos hitos de mayor impacto social estuvieran más en la historia que en la cultura viva contemporánea. La llamada música afroperuana también comparte con la criolla el hecho de haber desaparecido de la práctica popular antes de mediados del siglo pasado, para resurgir como parte de un conciente proceso de reconstrucción cultural a partir de la década de 1950. Dicho proceso es presentado por Raúl R. Romero, en “Black Music and Identity in Peru: Reconstruction and Revival of Afro-Peruvian Musical Traditions” (1994 —sin

traducción al español), en un artículo que buscaba demostrar que la música afro-peruana era producto de un proceso de revitalización cultural llevado a cabo principalmente por José Durand, y los hermanos Nicomedes y Victoria Santa Cruz. Éstos lo hicieron más que en sentido literario, llevando al escenario nuevas versiones de danzas con una coreografía reconstruida y una música restaurada según versiones tomadas de los pocos viejos intérpretes de los estilos afroperuanos, y de los ensayos de autores pioneros como Fernando Romero (1939a, 1939b, 1940). Es muy importante reconocer que la tesis doctoral que escribió el etnomusicólogo William D. Tompkins en 1982, y que fue traducida al castellano en 2011, constituye la primera investigación de largo alcance sobre el tema. En este estudio el autor elabora un trabajo histórico y descriptivo partiendo de la situación del negro en el Perú en el siglo XVI, hasta la descripción de cómo se manifestaban hasta la década de 1980 géneros considerados para entonces afroperuanos como el festejo, el landó, el toro- mata, el hatajo de negritos, y otras formas de menor difusión. Los datos recogidos y organizados por Tompkins fueron muy valiosos, y es una pena que por ser de difícil acceso su tesis original haya sido conocida por muy pocos en el Perú hasta que fue En la misma línea que los anteriores trabajos la etnomusicóloga estadounidense Heidi Feldman desarrolló una investigación de mayores dimensiones y con una óptica más contemporánea, cuyos resultados fueron publicados en su libro Ritmos negros del Perú (2009 [2006]). En él la autora, en base a una exhaustiva investigación de campo,

y de documentación histórica, narra con detalle la iniciativa de José Durand de inde-

pendizar el repertorio afroperuano del criollo a través de representaciones y puestas en escena teatrales, los posteriores esfuerzos de Victoria Santa Cruz por teorizar sobre

y las investigaciones y recopilaciones de campo que Nicomedes Santa Cruz difundió

intensamente por los medios de comunicación en el Perú principalmente durante las

de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012
de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012

314

de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012
de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012

04/05/2012

de comunicación en el Perú principalmente durante las No hay pais mas diverso II.indb 314 04/05/2012

04:04:57 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 315 décadas de 1960 y 1970. Básicamente

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

315

décadas de 1960 y 1970. Básicamente el libro de Heidi Feldman trata sobre lo que ella misma llama “la desaparición, el renacimiento y la globalización de la música Negro aplica al mercado de los medios los avances del rescate cultural de los hermanos Santa Cruz y la manera en que Susana Baca se incorpora a través de lo afroperuano al mercado del World Music. Un estudio de caso más concreto ha sido abordado por Rosa Elena Vásquez (1982) al estudiar el baile de Los Negritos en el distrito de El Carmen, en la provincia de Chin- cha, en la costa peruana. A través de un periodo de trabajo de campo en dicho distrito Vásquez documentó una de las pocas tradiciones de afroperuanos que persistían como una actividad comunitaria en un contexto rural. Uno de los personajes más conspicuos de la danza, Amador Ballumbrosio, el violinista del conjunto musical de la celebración y uno de los principales líderes y organizadores, pasaría luego a ser considerado como uno de los más importantes herederos y promotores de esta tradición. Asimismo, Rafael Santa Cruz, músico e investigador del folclore afroperuano, plasmó en El cajón afro- peruano la musicalidad y personalidad de el cajón en el Perú contemporáneo. Lamentablemente no han aparecido otros estudios de caso en este campo, siendo las minorías étnicas, y la identidad, dos de los temas preferidos por la antropología. Si bien en el campo político las comunidades afroperuanas están logrando reconocimiento al mismo nivel que los pueblos andinos y amazónicos, podemos notar que los antropólogos no han prestado la debida atención a la música como una de las principales expresiones culturales de las poblaciones afroperuanas, siendo que todos los títulos aquí mencionados han sido de autoría de músicos investigadores y etnomusicólogos.

9. LA MÚSICA Y LOS NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES URBANOS

La migración rural urbana impactó la ciudad de Lima a partir de la mitad del siglo XX, y con ella la música andina se convirtió en el principal medio de búsqueda de cohesión social para los nuevos limeños en el ambiente hostil de la gran capital. El único antropólogo que observó este fenómeno con ojos de investigador fue José Ma- ría Arguedas quien dedicó varios de sus clásicos artículos, en La Prensa de Buenos Aires en la década de 1940 y en El Comercio en la década de 1960, a los coliseos (el semana) y a varios de los artistas andinos que, convertidos en estrellas urbanas con un público masivo de seguidores, se convertían en íconos de la cultura migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977).

migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012
migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012
migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012

315

migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012
migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012

04/05/2012

migrante en Lima (reproducidos en Arguedas 1975, 1977). No hay pais mas diverso II.indb 315 04/05/2012

04:04:57 p.m.

316 RAÚL R. ROMERO Recién en el año 1981 los antropólogos Lucy Núñez y José

316

RAÚL R. ROMERO

Recién en el año 1981 los antropólogos Lucy Núñez y José Antonio Lloréns rescataron para la disciplina el tema de la música de los migrantes como principal expresión cultural en la gran urbe, en el artículo “La música tradicional andina en Lima metropolitana”, publicado en la revista de alcance hemisférico América Indígena. Los autores hicieron una combinación bien lograda entre un recuento histórico sobre la música migrante en el siglo XX, y la investigación basada en la observación participante de la música migrante tal como se la podía observar en la década de 1980. El artículo presentó una visión integradora y muy completa del fenómeno y es hasta hoy día el título de mejor lectura sobre el tema. Años después el etnomusicólogo estadounidense Thomas Turino se basó en este artículo y en sus propias experiencias en el Perú para escribir una versión en inglés sobre este fenómeno en el artículo “The Music of Andean Migrants in Lima, Peru:

Demographics, Social Power and Style” (1988 —sin traducción al español), añadiéndole antropólogos anglosajones. La pieza resultó bastante parecida al artículo de Núñez y Lloréns en cuanto a la visión panorámica, y la mezcla entre resumen histórico y ob- inglesa cuando se trata de introducirse al tema de la música migrante en el Perú, dado que el de Núñez y Lloréns nunca se tradujo al inglés. Quizás una de las fuentes menos reconocidas pero más importantes sobre la mú- sica migrante en Lima haya sido la tesis que presentó el músico Alejandro Vivanco para graduarse de antropólogo en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (1973). En ella Vivanco describió con un gran detalle la época de los coliseos, de las primeras radios dedicadas a la música andina en Lima, los primeros discos y sus in- térpretes, entre muchos otros temas. En cuestión de datos primarios, dicha tesis es aun insuperable por la cantidad de información que brinda sobre aquellos años. Tenemos al frente un trabajo realizado por un músico provinciano que laboraba como tal en la gran ciudad, y que al mismo tiempo era estudiante de antropología en una de las principales universidades del país. A pesar del éxito de estos trabajos, el tema de la música de los coliseos, y de los clubes y asociaciones provincianas en Lima no tuvieron mayor seguimiento entre los antropólogos, en cuanto a estudios sistemáticos y académicos, aunque sí fue un motivo para numerosos artículos periodísticos. El tratamiento que se le deparó al tema fue, entonces, más anecdótico que exhaustivo. Los antropólogos siguieron viendo a la música andina urbana con cierto exotismo, perdiendo de vista la enorme importancia cultural que tenía y que sí fue vista por Arguedas desde la década de 1940. La música tradicional andina sigue jugando un rol central en Lima metropolitana tanto en sus versiones urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como

urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57

No hay pais mas diverso II.indb

urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57
urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57
urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57

316

urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57
urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57

04/05/2012

urbanas comerciales (disco, radio, conciertos masivos) como No hay pais mas diverso II.indb 316 04/05/2012 04:04:57

04:04:57 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 317 andino en Lima, y por lo

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

317

andino en Lima, y por lo tanto merecería seguir siendo objeto de investigación por la antropología. Sin embargo, el auge de géneros como la música chicha (o cumbia pe- ruana) en la década de 1980 despertó un inusitado interés por parte de los antropólogos peruanos quienes dejaron atrás todo interés pasado por el tema. Artículos como los de Carlos Iván Degregori en revistas de lectoría académica como La Revista (1981) y Cultura Popular (1984), el de Jaime Rázuri en Debate (1983), y pocos años después en Anthropologica por Raúl R. Romero (1989), pusieron el tema sobre el tapete, pero fue seguido solamente por otros artículos de corto aliento y en lenguaje periodístico o de reportaje. 20 Recién en 1990 el etnomusicólogo Thomas Turino, con datos que recogió durante su estadía en el Perú a mediados de la década de 1990, escribió “Somos el Peru: Cumbia Andina and the Children of Andean Migrants in Lima, Peru” (1990 —sin traducción al español), en el que describía con lenguaje académico y sistemático el fenómeno de la cumbia peruanizada. Doce años después Raúl R. Romero actualizó el tratamiento del tema en un artículo escrito en inglés para una publicación norteamericana, publicada en español recién en el 2007 bajo el título de Andinos y tropicales: la cumbia peruana en la ciudad global. el Perú sobre este género, Chicha peruana: música de los nuevos migrantes, escrito por el antropólogo Wilfredo Hurtado (1995), que diera cuenta de su historia y de su repertorio. Una vez más, el autor tuvo que remontarse a los precursores de la “música chicha” en la década de 1960, a su auge durante la de 1980, hasta llegar a los nuevos protagonistas de este movimiento popular en la década siguiente. Existen muchos artículos en revistas y boletines sobre el tema, pero la mayoría reproducen el mismo patrón que sus antecesores, sin desarrollar hipótesis que vayan más allá de la descrip- ción del fenómeno. Otras tendencias musicales como el rock y el jazz en el Perú han merecido muy poca atención desde la antropología, pero constituyen fenómenos igualmente sociales tanto como los demás, y de hecho son temas clásicos de la etnomusicología universal. Si bien los antropólogos profesionales no le han prestado mayor atención al rock peruano, la cantidad de tesis universitarias sobre el tema es muy respetable, tanto como las dedicadas a la “música chicha”. Es interesante notar esta brecha entre

20 A través de los años han seguido publicándose artículos cortos de divulgación sobre el fenómeno pero poco articulada. Véase por ejemplo a Montoya (1996), Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros.

Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012

No hay pais mas diverso II.indb

Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012
Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012

317

Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012
Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012

04/05/2012

Quispe (2000-01), y Bailón (2004), entre muchos otros. No hay pais mas diverso II.indb 317 04/05/2012

04:04:57 p.m.

318 RAÚL R. ROMERO el antropólogo (y el sociólogo también) ya asentado en su silla

318

RAÚL R. ROMERO

el antropólogo (y el sociólogo también) ya asentado en su silla de profesor, con las

ansias de los estudiantes por escudriñar nuevos temas, muchos de ellos que caen en

la esfera de la etnomusicología. Cualquier iniciativa para estudiar el rock en el Perú desde una perspectiva an-

tropológica no podrá dejar de lado los libros de Pedro Cornejo (2002) y de Carlos Torres Rotondo (2009), los cuales presentan una visión histórico social del rock en el Perú, con datos e informaciones recogidas en entrevistas y archivos públicos, que en

su conjunto nos revelan un movimiento musical orgánico que nace desde la década

de 1960 y que continua hasta hoy día con una audiencia que ya consiste en varias generaciones. La nacionalización del rock en diversos países de América Latina, es un tema sobre el cual se ha publicado muchísimo desde la esfera tanto de las ciencias sociales como de la etnomusicología. A los libros anteriores hay que añadir el relato subterráneo. El autor, activo en la escena del rock desde 1983, nos ofrece a través de una clara narrativa un testimonio de cómo ve él el desarrollo del rock en los últimos 25 años en el Perú. Otros tipos de música urbana de importancia aunque con públicos minoritarios como el jazz peruano, por ejemplo, también tienen una larga historia medida al menos XX, es a partir de la década de 1970, que empieza un periodo contemporáneo y que culmina en los últimos años con un resurgimiento que convoca a jóvenes y público de todas en otros géneros peruanos como los criollos y los afroperuanos, ha tenido una gran importancia. Al igual que el rock, el jazz se tiende a fusionar con ritmos peruanos, lo

que lleva a la práctica de estos géneros, de orígenes foráneos, a ser parte de movimien- tos sociales que van en búsqueda de una identidad nacional dentro de un contexto de globalización y modernización. En esta línea se desarrolla el ensayo de Jorge Olazo sobre el jazz peruano (2002), y el del antropólogo Efraín Rozas sobre los géneros que,

general, fusionan ritmos peruanos, sean andinos o afroperuanos, con géneros como

el

en

rock y el jazz (2007).

10. LA FUTURA ETNOMUSICOLOGÍA

A

popular en el Perú es muy respetable en cantidad y en contenido, el campo de la etno- razones para ello son históricas, obedeciendo a grandes corrientes mundiales que

pesar de que la bibliografía actualmente existente sobre la música tradicional y

actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57

No hay pais mas diverso II.indb

actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57
actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57
actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57

318

actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57
actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57

04/05/2012

actualmente existente sobre la música tradicional y No hay pais mas diverso II.indb 318 04/05/2012 04:04:57

04:04:57 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 319 determinaron que en algún momento los

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

319

determinaron que en algún momento los antropólogos dejaran de interesarse en la música (y en las demás artes en realidad) como parte de los fenómenos sociales que estudiaban, permitiendo que otras disciplinas más especializadas se ocuparan de ella. En el Perú, la exclusión de la música como parte importante del análisis socio- cultural que el antropólogo debía realizar en su trabajo profesional, se dio desde muy temprano. La única excepción fue la del antropólogo José María Arguedas, cuyo interés por la música y las demás artes populares ya hemos comentado y es más que evidente en su producción académica y literaria. Pero luego, los antropólogos que siguieron la tendencia de Arguedas constituyeron más la excepción que la regla. En el caso peruano, la antropología dejó el estudio de las expresiones tradicio- tradiciones musicales, así como de las artes populares complementarias a ella. Sin generalmente formado en otra disciplina académica (abogados, arqueólogos, histo- riadores), que presentaba sus obras de una manera únicamente descriptiva, más a la manera de un ordenado coleccionista que a la de un etnógrafo ubicado en la disciplina antropológica. La tendencia que se observa hacia el futuro, es que la etnomusicología en el Perú se desarrollará más por el lado de la antropología de la música, que por la musicología sistemática. En otras palabras, que la investigación musical tenderá más hacia el estudio de la música en su propio contexto sociocultural, que hacia el análisis estructural de sus parámetros (melódicos, armónicos y rítmicos), sin sugerir que una tendencia sea más importante que la otra. Sin embargo, el análisis estructural es generalmente más inteligible para el músico que para los académicos en general, y todo parece indicar que este tipo de análisis quedará como un requisito interno de la investigación, y no como un tipo de exposición hacia una audiencia abierta. El estudio de la música en su propio contexto, por otro lado, está tomando mayor fuerza por el mayor crecimiento de la disciplina de la etnomusicología en el mundo, y en las investigaciones que se promueven desde esta perspectiva. La música ya no se considera un lenguaje independiente y desligado de su entorno, sino como un campo en donde se mueven intereses de liderazgo, poder, prestigio social, y en donde se debaten proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas.

proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58

No hay pais mas diverso II.indb

proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58
proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58
proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58

319

proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58
proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58

04/05/2012

proyectos, a veces contrastantes, de identidades colectivas. No hay pais mas diverso II.indb 319 04/05/2012 04:04:58

04:04:58 p.m.

320 A CEVEDO , Saúl (comp.) RAÚL R. ROMERO B IBLIOGRÁFÍA 2007 “Todo siku/ri: estudios

320

ACEVEDO, Saúl (comp.)

RAÚL R. ROMERO

BIBLIOGRÁFÍA

2007 “Todo siku/ri: estudios en torno al siku y al sikuri”. Folklore: Arte, Cultura y Sociedad. Revista del Centro Universitario de Folklore-UNMSM 1 (1).

ALVIÑA, Leandro

1929 “La música Incaica. Lo que es, y su evolución desde la época de los Incas hasta nuestros días”. Revista Universitaria 13: 209-328. [1908]

ARCE SOTELO, Manuel

2006 La danza de tijeras y el violín de Lucanas. Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA - tólica del Perú (PUCP).

ARETZ, Isabel

1952 “Músicas pentatónicas en Sudamérica”. Archivos Venezolanos de Folklore 1 (2): 47-48.

ARGUEDAS, José María.

1953

“Folklore del valle del Mantaro”. Folklore Americano 1(1): 101-293.

1962

“Notas sobre el folklore peruano”. El Comercio (Suplemento Dominical): 3 de junio.

1968

“De lo mágico a lo popular, del vínculo local al nacional”. El Comercio (Suple- mento Dominical): 30 de junio.

1969

“La difusión de la música folklórica andina”. Ciencias Antropológicas 1: 17-33.

1975

Formación de una Cultura Nacional Indoamericana. México: Siglo XXI.

1976

Señores e indios: acerca de la cultura quechua. Montevideo: Calicanto.

1977

Nuestra música popular y sus intérpretes. Lima: Mosca Azul-Horizonte Editores.

1989

Canto Kechua. Lima: Horizonte. [1938]

BAILÓN, Jaime

2004 “La chicha no muere, solo se transforma”. Iconos 18: 53-62.

BASADRE, Jorge

1968 “Notas sobre la música en el Perú entre 1895-1930”. En: Historia de la Repú- blica del Perú. Lima Editorial Universitaria, pp. 121-148.

BELLENGER, Xavier

2006 El espacio musical andino: Modo ritualizado de producción en Taquile y Lago Titicaca. Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA)-Instituto de Etnomu- PUCP)-Centro de Estudios Regionales Andinos “Bartolomé de las Casas” (CBC)-Embajada de Francia-Institut de Recherche pour le Développement (IRD).

Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320

No hay pais mas diverso II.indb

Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320
Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320

320

Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320
Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320

04/05/2012

Francia-Institut de Recherche pour le Développement ( IRD ). No hay pais mas diverso II.indb 320

04:04:58 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA B ERTONIO , Ludovico 321 1984 Vocabulario

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

BERTONIO, Ludovico

321

1984 Vocabulario de la Lengua Aymara. La Paz: Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES)-Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA)-

Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF). [1612]

BLACKING, John

1973 How Musical is Man? Washington: University of Washington Press.

BOAS, Franz

1927

Primitive Art. Oslo: H. Aschehoug & Co.

1964

The Central Eskimo. Lincoln: University of Nebraska Press. [1888]

BOLAÑOS, César

1985

“La música en el antiguo Perú”. En: C. Bolaños et al., La música en el Perú. Lima: Patronato Popular y Porvenir Pro Música Clásica, pp. 1-64.

1988

Las antaras Nasca. Lima: Instituto Andino de Estudios Arqueológicos.

2007

Origen de la música en los Andes: instrumentos musicales, objetos sonoros y músicos de la región andina precolonial. Lima: Congreso Nacional del Perú.

CÁMARA DE LANDA, Enrique

2003 Etnomusicología.

(ICCMU).

Madrid:

CÁNEPA KOCH, Gisela (ed.)

Instituto

Complutense

de

Ciencias

Musicales

2001 Identidades representadas: performance, memoria y experiencia en los Andes. PUCP).

CARPIO MUÑOZ, Juan

1976

El yaraví arequipeño. Arequipa: La Colmena. [1974]

1984

Arequipa, música y pueblo. Arequipa: Corporación Departamental de Desarro- llo de Arequipa.

CASTRO, José

1938 “El sistema pentafónico en la música indígena Pre-Colonial del Perú”. Boletín Latinoamericano de Música 4: 835-841. [1898]

CAVERO, Jesús A.

1985 “El qarawi y su función social”. Allpanchis 25: 233-270.

COBO, Bernabé

1956 Historia del Nuevo Mundo. Vol. II. Madrid: Ediciones Atlas. [1653]

CORNEJO GUINASSI, Pedro

2002 Alta tensión: los cortocircuitos del rock peruano. Lima: Emedece Ediciones.

DEGREGORI, Carlos Iván

1981

“El otro ranking: de música folklórica a música nacional”. La Revista 4: 34-39.

1984

“Huayno, chicha: el nuevo rostro de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193.

de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321

No hay pais mas diverso II.indb

de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321
de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321

321

de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321
de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321

04/05/2012

de la música peruana”. Cultura Popular 13- 14: 187-193. No hay pais mas diverso II.indb 321

04:04:58 p.m.

322 RAÚL R. ROMERO 2000 “Panorama de la antropología en el Perú: del estudio del

322

RAÚL R. ROMERO

2000 “Panorama de la antropología en el Perú: del estudio del Otro a la construcción de un Nosotros diverso”. En: C. I. Degregori (ed.), No hay país más diver- so. Compendio de antropología peruana. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú, pp. 20-73.

ESCOBAR, Gloria y Gabriel ESCOBAR

1981

Huaynos del Cusco. Cuzco: Editorial Garcilaso.

F. Daniel

2007

Los sumergidos pasos del amor: el escenario de las ocasiones perdidas. Breve reporte sobre el rock subterráneo y el panorama de la música alterna. Caja- marca: Martínez Compañón Editores.

FELD, Steven

1982 Sound and Sentiments: Birds, Weeping, Poetics and Songs in Kaluli Expresión. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

FELDMAN, Heidi

2009 Ritmos negros del Perú: reconstruyendo la herencia musical africana. Lima:

(PUCP)-Instituto de Estudios Peruanos (IEP). [2006]

FERRIER, Claude

2008

Navidad en los Andes: arpa, comparsas, y zapateo en San Francisco de Quer- co, Huancavelica - sidad Católica del Perú (PUCP)-Sociedad de Etnomusicología Suiza.

2010

El huayno con arpa: estilos globales de la nueva música popular andina. Perú (PUCP).

FORTÚN, Julia Elena

1970 “Aerófonos pre-hispánicos andinos”. Folklore Americano 18 (16): 49-77.

GARCILASO DE LA VEGA, INCA

1959 Comentarios reales de los incas. Vol. I. Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). [1609]

GOLTE, Jürgen, Ellen OETLING y Carlos DEGREGORI

1979 “Canciones como expresión del pensamiento campesino andino”. Indiana 5:

253-288.

GONZÁLEZ HOLGUÍN, Diego

1952 Vocabulario General de todo el Perú llamada Lengua Qquichua, o del Inca. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). [1608]

GRUSZCZYNSKA-ZIÓLKOWSKA, Anna

1995 El poder del sonido. El papel de las crónicas españolas en la etnomusicología andina. Quito: Ediciones Abya Yala.

en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322

No hay pais mas diverso II.indb

en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322
en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322

322

en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322
en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322

04/05/2012

en la etnomusicología andina . Quito: Ediciones Abya Yala. No hay pais mas diverso II.indb 322

04:04:58 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE G UAMAN P OMA DE A YALA , Felipe

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE

GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe

LA MÚSICA

323

1956 La nueva crónica y buen gobierno. Lima: Ministerio de Educación. [1615]

GUSHIKEN, José J.

1979 El violín de Isua. Biografía de un intérprete de música folklórica. Lima: Uni- versidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

HARCOURT, Raoul d’ y Marguerite d’ HARCOURT

1990 La música incaica y sus supervivencias. Lima: Occidental Petroleum Com- pany. [1925]

HAEBERLI, Joerg

1979 “Twelve Nasca Panpipes: A Study”. Ethnomusicology 23 (1): 57-74.

HERZOG, George

1930

1936

“Musical Styles in North America”. Proceedings of the Twenty-Third Interna- tional Congress of Americanists, New York 1928, pp. 455-458.

Research in Primitive and Folk Music in the United States, a Survey. Washing- ton: American Council of Learned Societies.

HOLZMANN, Rodolfo

American Council of Learned Societies. H OLZMANN , Rodolfo 1966 1968 Panorama de la música tradicional

1966

1968

Panorama de la música tradicional del Perú. Lima: Casa Mozart.

“De la trifonía a la heptafonía en la música tradicional peruana”. Revista San Marcos 8: 5-51.

HOOD, Mantle

1971 The Ethnomusicologist. Nueva York: McGraw-Hill.

HURTADO SUÁREZ, Wilfredo

1995 Chicha peruana: música de los nuevos migrantes. Lima: Eco-Grupo de Inves- tigaciones Económicas.

INSTITUTO NACIONAL DE CULTURA

1978

Mapa de los instrumentos de uso popular en el Perú. Lima: Instituto Nacional de Cultura (INC).

1988

Jaime Guardia, charanguista. Lima: Instituto Nacional de Cultura (INC).

JIMÉNEZ BORJA, Arturo

1951 “Instrumentos musicales peruanos”. Revista del Museo Nacional 19-20: 37-

190.

KUNST, Jaap

1959 Ethnomusicology. The Hague: M. Nijhoff.

LÉVI-STRAUSS, Claude

1968 Mitológicas 1. Lo crudo y lo cocido. México: Fondo de Cultura Económica.

LIRA, Jorge

[1964]

1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva.

Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso

No hay pais mas diverso II.indb

Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso
Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso
Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso

323

Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso
Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso

04/05/2012

Jorge [1964] 1956 Canto de Amor . Cuzco: P. L. Villanueva. No hay pais mas diverso

04:04:58 p.m.

324 RAÚL R. ROMERO 1959 Himnos Sagrados de los Andes . Buenos Aires: Ricordi Americana.

324

RAÚL R. ROMERO

1959 Himnos Sagrados de los Andes. Buenos Aires: Ricordi Americana.

LLORÉNS, José Antonio

1983 Música popular en Lima: criollos y andinos. Lima: Instituto de Estudios Perua- nos (IEP)-Instituto Indigenista Interamericano.

LOMAX, Alan

1968 Folk Song Style and Culture. Washington: American Association for the Ad- vancement of Science.

MERRIAM, Alan

1964 The Anthropology of Music. Evanston: Northwestern University Press.

MONTOYA, Rodrigo

1996 “Música chicha: cambios de la canción andina quechua en el Perú”. En: M. P. Baumann (ed.), Cosmología y Música en los Andes. Madrid: Iberoamericana, pp. 483-496.

MONTOYA, Rodrigo, Luis MONTOYA y Edwin MONTOYA

1987 La sangre de los cerros, Vols. I-II. Lima. Centro Peruano de Estudios Sociales

(CEPES)-Mosca Azul-Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

NETTL, Bruno

1964 Theory and Method in Ethnomusicology. Nueva York: Free Press of Glencoe.

NÚÑEZ, Lucy y Lloréns, JOSÉ ANTONIO

1981 “La música tradicional andina en Lima metropolitana”. América Indígena 41

OLAZO, Jorge

(1): 53-74.

2002 Mixtura. Jazz con sabor peruano. Lima: Cocodrilo Verde Ediciones.

OLSEN, Dale A.

1986

“Towards a Musical Atlas of Peru”. Ethnomusicology 30 (3): 394-412.

1986-87

“The Peruvian Folk Harp Tradition: Determinants of Style”. Folk Harp Jour- nal 53: 48-54, 54: 41-48, 55: 55-59, 56: 57-60.

1992

“Implications of Music Technologies in the Pre-Columbian Andes”. En: C. E. Robertson (ed.), Musical Repercussions of 1942: Encounters in Text and Per- formance. Washington: Smithsonian Institution, pp. 65-88.

OTTER, Elisabeth den

1985 Music and Dance of Indians and Mestizos in an Andean Valley of Peru. Delft:

Eburon.

PAGAZA GALDO, Consuelo

1961

“El yaraví”. Folklore Americano 8-9 (8-9): 75-141.

1967

Cancionero Andino Sur. Lima: Casa Mozart.

PINILLA, Enrique

1980 “Informe sobre la música en el Perú”. En: Historia del Perú. Tomo 9. Lima:

en el Perú”. En: Historia del Perú . Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso

No hay pais mas diverso II.indb

del Perú . Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso II.indb Editorial Juan Mejía Baca,

Editorial Juan Mejía Baca, pp. 363-677.

. Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso II.indb Editorial Juan Mejía Baca, pp. 363-677.

324

. Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso II.indb Editorial Juan Mejía Baca, pp. 363-677.
. Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso II.indb Editorial Juan Mejía Baca, pp. 363-677.

04/05/2012

. Tomo 9. Lima: No hay pais mas diverso II.indb Editorial Juan Mejía Baca, pp. 363-677.

04:04:58 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA 325 P INTO , Arturo Boletín de

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

325

PINTO, Arturo Boletín de Lima 9 (49): 83-87. QUIJADA JARA, Sergio

1957 Canciones del ganado y pastores. 200 cantos quechua-español. Huancayo: Ta-

QUISPE LÁZARO, Arturo

2000-01

“Globalización y cultura en contextos nacionales y locales: de la chicha a la Tecnocumbia”. Debates en sociología 25-26: 119-141.

RÁEZ RETAMOZO, Manuel

2002

. Perú (PUCP).

2003

. Lima:

(PUCP).

2005

. Lima:

(PUCP).

RÁZURI, Jaime

1983 “La chicha: identidad chola en la gran ciudad”. Debate 24: 72-75.

REYNOSO, Carlos

2006 Antropología de la música. De los géneros tribales a la globalización. Vol. II. Buenos Aires: Editorial Sb.

RITTER, Jonathan

2002 “Siren Songs: Ritual and Revolution in the Peruvian Andes.” British Journal of Ethnomusicology 11(1): 9-42.

RIVERA ANDÍA, Juan Javier, y Adriana DÁVILA FRANCKE (eds.)

2005 Músicos en los Andes: testimonios y textos escritos de dos músicos del valle de Chancay (sierra de Lima)

(PUCP).

ROBERTS, Helen

1936 Musical Areas of Aboriginal North American Indians. New Haven: Yale Uni- versity Publications in Anthropology.

ROBLES GODOY, Armando (ed.)

1990 La obra folklórica y musical de Daniel Alomía Robles. 3 vols. Lima: Consejo

Nacional de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC).

ROBLES MENDOZA, Román

2000 La banda de músicos. Las bellas artes musicales en el sur de Ancash. Lima:

Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso

No hay pais mas diverso II.indb

. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso
. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso
. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso

325

. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso
. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso

04/05/2012

. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso

04:04:58 p.m.

326 RAÚL R. ROMERO R OEL M ENDIZÁBAL , Pedro nos/otros”. En: C. I. Degregori

326

RAÚL R. ROMERO

ROEL MENDIZÁBAL, Pedro

nos/otros”. En: C. I. Degregori (ed.), No hay país más diverso. Compendio de antropología peruana. Lima: Red para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú, pp. 74-122. ROEL PINEDA, Josafat

1959

“El wayno del Cuzco”. Folklore Americano 6-7 (6-7): 129-245.

1961

“Un instrumento musical de Parakas y Q’ero”. Boletín del Conservatorio Na- cional de Música 2 (30): 18-29.

ROMERO, Fernando

1939a

“Ritmo negro en la costa zamba”. Turismo 135. [Sin paginación]

1939b

“Instrumentos musicales de la costa zamba”. Turismo 137. [Sin paginación]

Estudio Afrocubamos 1 (4):

82-120.

ROMERO, Raúl R.

1985

“La música tradicional y popular”. En: La música en el Perú. Lima: Patronato Popular-Porvenir Pro Música Clásica, pp. 217-283.

1986

“La investigación musical en América del Sur”. Letras. Revista de la UNMSM 90:

71-92.

1989

“Música urbana en un contexto rural: Tradición y modernidad en Paccha, Junín”. Anthropologica 7 (7): 121-133.

1994

“Black Music and Identity in Peru: Reconstruction and Revival of Afro-Peru- vian Musical Traditions”. En: G. Béhague (ed.), Music and Black Ethnicity:

The Caribbean and South America. New Brunswick: Transaction Publishers, pp. 307-330.

1998

“Peru”. En: D. Olsen y D. Sheehy (eds.), Garland Encyclopedia of World Mu- sic: South America, Mexico, Central America and the Caribbean. Nueva York:

Garland Publishing, pp. 466-490.

1999

“Andean Peru”. En: J. Schechter (ed.), Music in Latin American Culture: Re- gional Traditions. New York: Schirmer Books, pp. 383-423

2002

Sonidos andinos: una antología de la música campesina en el Perú. Lima:

PUCP).

2004

Identidades múltiples: memoria, modernidad y cultura popular en el valle del Mantaro. Lima: Congreso Nacional del Perú. [2001]

2007

Andinos y tropicales: la cumbia peruana en la ciudad global. Lima: Instituto

PUCP).

cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso

No hay pais mas diverso II.indb

cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso
cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso
cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso

326

cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso
cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso

04/05/2012

cumbia peruana en la ciudad global . Lima: Instituto PUCP ). No hay pais mas diverso

04:04:58 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA R OMERO , Raúl R. (ed.) 327

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

ROMERO, Raúl R. (ed.)

327

1993

Música, danzas y máscaras en el Perú del Perú (PUCP).

2008

Fiesta en los Andes: ritos, música y danzas del Perú. Lima: Instituto de Etno- PUCP).

ROWE, Ann Pollard

1979 “Textile Evidence for Huari Music”. Textile Museum Journal 18: 5-18.

ROZAS, Efraín

2007 Fusión: Banda Sonora del Perú. Lima: Instituto de Etnomusicología de la Pon- PUCP).

SANTA CRUZ, César

1977 El waltz y el valse criollo. Lima: Instituto Nacional de Cultura (INC).

SANTA CRUZ, Rafael.

2004 El cajón afroperuano. Lima: Cocodrilo Verde Ediciones.

SAS, Andrés

1936

“Ensayo sobre la música Inca”. Boletín Latinoamericano de Música 1: 71-77.

1938

“Ensayo sobre la música Nazca”. Boletín Latinoamericano de Música 4: 221-

233.

SEEGER, Anthony

1987 Why Suyá Sing: A Musical Anthropology of an Amazonian People. Cambridge:

Cambridge University Press.

STEIN, Steve

1982 “El vals criollo y los valores de la clase trabajadora en la Lima de comienzos del siglo XX”. Socialismo y Participación 17: 43-50.

STEVENSON, Robert

1960 The Music of Peru. Washington: Organization of American States.

STUMPF, Carl

1886 “Lieder der Bellakula Indianer”. Vierteljahrschrift für Musikwissenschaft 8:

127-144.

TOMPKINS D., William

2011 Las tradiciones musicales de los negros de la costa del Perú. Lima: Universi-

dad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM del Perú (PUCP). [1982]

TORRES ROTONDO, Carlos

2009 Demoler: un viaje personal por la primera escena del rock en el Perú 1957- 1975. Lima: Revuelta Editores.

TURINO, Thomas

1983 “The Charango and The Sirena: Music, Magic and the Power of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119.

of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327

No hay pais mas diverso II.indb

of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327
of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327

327

of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327
of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327

04/05/2012

of Love”. Latin American Music Review 4 (1): 81-119. No hay pais mas diverso II.indb 327

04:04:58 p.m.

328 RAÚL R. ROMERO 1984 “The Urban Mestizo Charango Tradition in Southern Peru: A Statement

328

RAÚL R. ROMERO

1984

“The Urban Mestizo Charango Tradition in Southern Peru: A Statement of Shifting Identity”. Ethnomusicology 28 (2): 253-270.

1988

“The Music of Andean Migrants in Lima, Peru: Demographics, Social Power and Style”. Latin American Music Review 9 (2): 127-150.

1990

“Somos el Perú: Cumbia Andina and the Children of Andean Migrants en Lima, Peru”. Studies in Latin American Popular Culture 9: 15-37.

1993a

de los sikuri puneños en Lima”. Revista Andina 10 (2): 441-456. “La coherencia del estilo social y la creación musical entre los Aymara del sur

1993b

del Perú”. En R. R. Romero (ed.), pp. 61-95 Moving Away from Silence: Music of the Peruvian Altiplano and the Experi- ence of Urban Migration. Chicago: The University of Chicago Press.

1998

“Quechua and Aymara”. En: D. Olsen y D. Sheehy (eds.), Garland Encyclo- pedia of World Music: South America, Mexico, Central America and the Ca- ribbean. Nueva York: Garland Publishing, pp. 205-224

2007

Music in the Andes: Experiencing Music, Expressing Culture. Nueva York:

Oxford University Press.

ULFE, María Eugenia

2003 Danzando en Ayacucho: música y ritual el rincón de los muertos. Lima: Insti- PUCP).

VALCÁRCEL, Teodoro

1932 “¿Fue exclusivamente de 5 sonidos la escala musical de los Incas?” Revista del Museo Nacional 1 (1): 115-121.

VALENCIA, Américo

1980

“Los sikuris de la Isla de Taquile.” Boletín de Lima 8: 52-60, 9: 62-75.

1981

“Los chiriguanos de Huancané.” Boletín de Lima 12: 35-43, 13: 46-56,14: 23-

29.

1983

El siku bipolar altiplánico. Estudio, método y proyección del siku o zampoña

1989a

altiplánica. Recopilación y aspectos de la música del altiplano. Vol. I (Los sikuris y pusamorenos). Lima: Artex Editores. El Siku o zampoña. Perspectivas de un legado musical preincaico y sus aplica-

1989b

ciones en el desarrollo de la música peruana. Lima: Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Peruana. El Siku Altiplánico. Estudio de los conjuntos orquestales de sikus bipolares del altiplano peruano. La Habana: Ediciones Casa de las Américas.

VARALLANOS, José

1989 El haraui y el yaravi: dos canciones populares peruana. Lima: Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología (CONCYTEC).

Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb
Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb
Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb

328

Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb
Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

Consejo Nacio- nal de Ciencia y Tecnología ( CONCYTEC ). No hay pais mas diverso II.indb

04:04:59 p.m.

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA V ÁSQUEZ , Rosa Elena 329 1982

6 / HACIA UNA ANTROPOLOGÍA DE LA MÚSICA

VÁSQUEZ, Rosa Elena

329

1982 La práctica musical de la población negra en el Perú. La Habana: Casa de las Américas.

VÁSQUEZ, Chalena

1990 Ranulfo, el hombre. Lima: Centro de Desarrollo Agropecuario.

VÁSQUEZ, Chalena y Abilio VERGARA FIGUEROA

1988 ¡Chayraq! Carnaval ayacuchano. Lima: Tarea-Centro de Desarrollo Agrope- cuario.

VEGA, Carlos XXV Congreso In-

1934b

ternacional de Americanistas, La Plata, 1932, pp. 333-348. [1932] “Escalas con semitonos en la música de los antiguos peruanos”. Actas y Tra- XXV Congreso Internacional de Americanistas, La Plata, 1932, pp. 349-381. [1932]

1978

“La obra del obispo Martínez de Compañón”. Revista del Instituto de Investi- gaciones Musicológicas Carlos Vega 2: 7-17.

VILCAPOMA, José Carlos.

1995 Waylarsh: amor y violencia de carnaval. Lima: Pakarina Ediciones.

VILLAREAL VARA, Félix

1957 El Wayno de Jesús. Lima: Ministerio de Educación.

Revista Musical Chilena 12 (62): 33-36.

1959 “El carnaval y la marcación del ganado en Jesús”. Folklore Americano 6-7: 84-

128.

VIVANCO, Alejando

1973 El migrante de provincias como intérprete del folklore andino en Lima. Tesis de

Antropología. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb

No hay pais mas diverso II.indb

Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb
Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb
Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb

329

Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb
Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb

04/05/2012

Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos ( UNMSM ). No hay pais mas diverso II.indb

04:04:59 p.m.