Está en la página 1de 1

FRAGMENTO Manuela Carmena en el divn de Maruja Torres

Tuvimos un debate interesante en el Ayuntamiento porque Esperanza Aguirre


intent romper el grupo nuestro de Ahora Madrid proponiendo que pidiramos la
libertad para los presos polticos de Venezuela, a sabiendas de que ya lo haba discutido
el Parlamento Europeo y que la gente de Izquierda Unida y de Podemos haba votado en
contra. En la campaa, cuando me lo haban preguntado, yo respond que estaba en
contra de que hubiera presos polticos en cualquier parte del mundo, pero que es muy
difcil valorar en un pas que no conoces. Lo que en un caso as es de cajn es atenerse a
lo que digan los organismos internacionales de derechos humanos; yo lo que digan lo
firmo. Vinieron a verme los familiares de los presos y les dije lo mismo: Yo, siempre,
lo que diga Derechos Humanos. Es ms, les recomend que fueran a ver al relator
especial.
Y Aguirre salt digo.
Claro. Esperanza Aguirre quiso hacernos una jugarreta para que se rompiera el
grupo, yo suspend el pleno y dije que nos reuniramos todos los partidos. Les record a
los del Partido Popular en qu condiciones haba firmado ese asunto, y que era una
cuestin de deslealtad que ahora quisieran enfrentarme con mi grupo. Entonces
Esperanza Aguirre dijo: Manuela, eso de los derechos humanos es una tontera. Le
respond: Pero, Esperanza, qu ests diciendo? T sabes qu es el Consejo de
Derechos Humanos?. Me contest: Ni me importa. Eso es Gadafi. Los jvenes de
Ciudadanos dijeron: Esperanza, eso que defiende Manuela es muy objetivo. Y sali lo
que yo deca, gracias a los jvenes, que saben que hay unas fronteras que no se pueden
traspasar. Aunque tuvimos que poner algunas cosas que no nos gustaban eso es ceder,
pactar, pero ellos cedieron en incluir lo de los derechos humanos. Y fue por los
jvenes, por los de Ciudadanos, y por un joven que estaba con Aguirre y que se daba
cuenta de lo que estaba diciendo ella. Era como una nia mimada: Pues eso yo no
quiero, eso no lo quiero. Y uno de su propio grupo, Ignacio de Luna, dijo: Venga,
Esperanza, vamos a hacer una cosa conjunta, vamos a ceder. Y lo primero que hice al
da siguiente fue encargarme de darle las gracias a Ignacio de Luna, dicindole lo bien
que haba estado, que me lo haba puesto muy fcil Y eso a l le gust. Lo hice con
gusto porque es verdad que me facilit todo. Esperanza se haba puesto muy terca
porque se haba trado a la tribuna a la esposa de uno de los presos y quera quedar bien
delante de ella.