Está en la página 1de 22

El complicado mecanismo de una vida simple

Ejerce en mí Dimensiones abstractas

Cada movimiento es presa del siguiente

En otras eras, fui victima de la noche.

Hoy extiendo por todo el horizonte los brazos, que son alas de algodón

Mi cuerpo, misil teledirigible

Mis ojos contemplan el vacío

Mi corazón bombea plegarías

Una vuelta más, otro hecho final.

Un ensordecedor zumbido, otra plegaría.

De nuevo de pie, el mundo es simple. Soy muy complicado.

Frente a frente busco silencios. De mano al incomodo silencio, busco miradas.

Afirmo, niego, y me extiendo a otros rumbos

En

lejanas colinas grito y desespero.

La

complicada mecánica son mis horas.

La

respuesta eres tú, la solución es tu mano, tu palabra en mi herida.

En

la complicada herida de un cuerpo sangrante, que ha sido cortada

con papel de primaveras escondidas.

Espero cada día tu palabra Jesús.

LIMBO #2

Busqué bajo las piedras, en obras de arte pseudo/abstractas/contemporáneas aniquilando fragmentos y suspiros, rebasando dichas ajenas.

Busqué entre las alas rotas que nunca brotaron. Busqué en cada letra, busqué en mis pesadillas, pero la imagen perfecta nunca llego, he tratado de dibujarla, pero en cada trazo el lápiz se suicida.

Busco una imagen que defina, la sensación de Limbo.

LIMBO #3

La poesía me ha revelado mi esencia, mis intrigas y mis desiertos.

Dios me ha revelado la poesía.

En el puedo abrir mi corazón, pero si me dejo perder en el limbo nada soy.

Dios, luz que limpia, que puede sanar, sangre preciosa, bendita. Sonidos y abrazos, Fe y amor, sin contradicciones, sin reclamos.

toma mis manos, Señor toma mis días. Líbrame de las pesadillas, de los limbos y de tanto garabato.

Dios,

I

PROPÓSITOS

Lámpara, abre el camino, abre mis dedos.

Ojos atrevidos, es momento de viajar.

Es momento, el humo se ha desvanecido.

Las tardes han dejado atrás su aroma a somnolencia

Palabras enredadas no hacen historias, no hacen esculturas que hablan y narran mitos por si solas.

Esta verdad, revienta. Esta verdad ya no da más.

Mis días, mis horas y mis versos aun piden a gritos un poco de agua.

II

.

El propósito de estos versos

Es llegar una vez más hasta el corazón humano.

Hasta la mente suspendida en realidad neutra, realidad curtida en rayos de luz metálicos

El propósito de este día, es pedir perdón

El propósito de esta vida, es entender y conseguir tu perdón

Porque eres mi guía, porque eres mi Señor.

Hasta el final, hasta el día en que tú así lo pidas.

III

Versos y destellos, amor y entrega.

Oportunidades sin delirio

Poema

¿Qué es un poema?

POEMAS

Que misticismo envuelve a esta rutina de sentarme y escribir en no- diarios en no-tiempos, en no-versos.

Me detengo a contemplar mi cara en el espejo de la moribunda ciudad.

Recuerdo cuando de niño el contemplar era tan solo un acto de curiosidad, hoy me detengo a contemplar como un acto necesario, vital. Sin el cual no resolvería ninguno de los conflictos y laberintos radicalmente internos inexactos, de una realidad marcada por la niebla y el desacierto.

¿Para qué? No hay poeta ni rebelde que no se lo haya planteado más de una vez.

Sin embargo yo,

Dar gracias.

yo si tengo una causa.

Dar gracias, aunque se que me equivoco, aunque se que soy un desacierto parlante o quizás mudo, un desacierto silencioso, escurridizo entre los pasadizos secretos de un castillo desencantado.

Dar gracias y rogar al Padre que me deje dar mi mejor suspiro, mi mejor voz, mi mejor papel antes de que baje el telón.

Dios es mi autor, en el confío.

Poemas, latidos, razones, nuevos comienzos.

Poemas

TRAGA MONEDAS

Batallas

Segmentos de memorias Hilos de niebla Cuentos y rompecabezas

Bombas de tiempo Cánticos oxidados

Mil batallas, mil versos, venas vivas. Corazón arrepentido

Corazón dispuesto a batallar a llevar el verso a otras tierras.

Tierras que no saben de amor, tierras sin sal

Mi piel cada vez más vieja. Mis ojos testigos de batallas, segmentos de

memorias y cánticos.

Hoy puedo vibrar, hoy puedo amar y seguir. Debo y tengo que seguir.

Veo al cielo y veo tus promesas

Mi rostro es una maquina traga monedas, traga minutos, traga días,

traga nieblas.

Mi

espíritu aun en pureza, reclama y reclama una promesa.

Se

que cada día tu me esperas

Y yo tan solo trago moneadas, trago minutos, trago días y trago nieblas.

Señor libérame de este ciclo delirante.

Grande es tu amor, no tan grande es mi fe, pero en ti hay esperanza.

Permíteme fabricar nuevos segmentos. Detesto ser traga monedas.

Mi confianza sigue en ti Jesucristo, solo en ti.

¡Inquietante!

AQUÍ ME TIENES

Ojos rojos que me dicen donde debo esperar.

Túnel, abismo, efectos sonoros-oníricos-visuales-dementes/sonrientes

Se atraviesan, quieren algo de mí

Me quieren asfixiar Me quieren pisotear

Pero tú, ¡una y otra vez, me has salvado! Me libras del guantelete brillante y demente, que lleva cada sombra en cada mano, en cada boca, en cada mirada fatigada de maldad.

Me has librado y aquí me tienes Jesús.

Respiro y pido misericordia, me has dado paz, tu nombre revienta en mi garganta.

Tu nombre retumba en cada vena.

Guárdame Señor

una vez más.

LLUEVE

Llueve, llueve lento Han pasado varias semanas desde el último tormento, desde el último suspiro

Tiempo

Muerto, lejano, abstracto.

Así me siento bajo la lluvia contemplando uno a uno los instantes que dan radiografía a recuerdos obsoletos. Esqueletos danzantes diciendo adiós. Uno a uno recorro los días en cuenta regresiva, pensando, explorando, meditando, anhelando, encontrar y volver a ese punto, ese punto inconexo en la historia.

Bajo la lluvia veo los rostros con miedo, con angustia, pero en medio de tal colapso reviso nuevamente y elevo un aplegaría y pido perdón a Dios eterno que me ha dado este esqueleto, esta carne. Pulmones con los que desperdicio, con los que arrebato el miedo, la ansiedad con cigarrillos, con perdición, con nada.

A Dios eterno esta poesía, la cual he desquebrajado, desbaratado alejándola de la pureza, sin embargo en su misericordia el me da el poder de levantarme y seguir adelante, paso a paso, verme al espejo, ver la realidad circundante la cual lleva mi nombre y mi apellido, mi historia, mis anhelos.

Desperdicio sueños, desperdicio tiempo.

¿Hacia donde? ¿Hacia donde, he de volcar la mirada ahora? En medio de este tormento, Señor solo tu camino es justo, limpia mi corazón, limpia mis días, mis uñas, mi sangre, limpia cada tormento.

Gracias Padre, para ti cada latido, para ti esta poesía, para ti esta canción.

NUEVA PALABRA

Dar inicio a la conversación de siempre, la palabra final aun me espera

en el callejón

Esquivar las avenidas repletas de dudas, de cambios. De cruces ciegos.

La calle ahora lleva mi nombre, aun espera por mis costumbres.

Solo voy mutando, entre palabra y brisa.

Entre nubes y textos. Entre lo siempre fugaz y estable sin sueño ajeno y perdido.

Da inicio la lucha, la lucha final, la campana me espera al final de un sorbo.

¿En qué momento de la historia me perdí?

Si solo soy una maquina de huesos, ¿Donde quedo la pieza que me

permitía ser maquina de sueños?

¿En donde quedo?

Jamás lo sabré.

Hoy solo se, ha dado inicio la nueva historia, la nueva vida y los cruces

a tiempo.

Mi Dios y Señor es mi guía

De el son mis días, mis actos y mi nueva Fe.

Hoy ha dado inicio la nueva palabra.

EL VIEJO PUENTE

Por el viejo puente, voy por el viejo puente

Me detengo tan solo un segundo, levanto la mirada.

Me detengo tan solo un poema, tan solo una eternidad.

Poemas, otoños, noches y cascadas eternas a revisar.

Veo mis notas, el diario amarillo y absurdo.

El diario, absurdamente vació. ¿Quién me acompaña por el viejo

puente?

A veces suelo verme como una maquina traga destinos.

Una moneda y me trago el destino, me trago la moneda y me trago el

tiempo,

verdad ha sido dicha,

tiempo que puedo contemplar desde un viejo puente, la

la culpa es mía.

Se que mi Señor podrá perdonarme.

Se que Cristo, es mi señor y pastor.

Levanto mis ojos y veo la inmensidad

Levanto mis manos, levanto mi cuerpo, quiero volar por los valles, por los senderos, que conocieron y que de seguro volverán a preguntar por mis pasos de niño.

UNA CADENA

Una cadena ha venido día con día apretando mi cuello, cada momento de asfixia se dispara en tormentos, recuerdos y suicidios metafóricos circunstanciales.

Cada cadena es una serpiente sonámbula, es una estatua a punto de morir, a punto de nacer. Cada mordida me llena del veneno de esta era, de la cólera de la negación. Jesucristo perdona mis manos, mis ideas y mi espíritu vagabundo, limpia mi historia, mi falta de sed, llena este vaso con todo tu amor, permite hacer escudo contra toda predicción oscura.

Solo he venido y solo no me iré, acompañarme día con día, hasta la hora contundente, hasta el momento en que deje esta armadura de lecciones, galería de cicatrices y galaxias en desplome, guárdame Padre.

Ayúdame a ser agradecido.

AMOR DEL TODO Y EN TODO

Simplemente me dejo llevar

Voy flotando entre recuerdos, entre crayones

Voy entre la risa y la lluvia, entre fotos y carisma.

Me pego lo mas cerca que puedo a tu existencia, amor del todo y en todo infinito.

Aquí estoy, te veo pasar en la sonrisa de cada niño, en la brisa de cada amanecer

Amor eres todo y en todo amor. Por siempre dame tu paz, tu fuerza, tu pureza gracias Cristo hijo de Dios

MUY HUMANO

Humano de piedra Humano de sombras Tan solo soy humano, pero en tan preciosa dicha he dejado un centenar de preguntas, algunas sin respuestas. Otras repletas de lodo.

Tan solo busco conocer más de ti Perdona mi rumbo. Perdona el ruido de mis muelas al morder las paredes invisibles de la angustia. Perdona mi voz que temblaba al pronunciar mi nombre Grande eres Dios eterno que perdonas mi condición humana, bella, siniestra, humana.

Grande en tu gloria, en tu verdad en toda la extensión de tu obra Grande en tu único y verdadero amor

HALO

Espero por las noches el momento preciso en medio de la incertidumbre y la fría calma Espero escuchar tu voz.

Sentir en mi hombro el peso de otros tiempos, de la historia y de los días. Necesito ese halo de paz de amor y gozo.

Tomar con mi mano esa hoja de papel con profundidad infinita.

Tú me llamas, te espero cada mañana bajo la luz de un sol ardiente y suficiente.

Dame tu mano, aquí estoy esperando por un latido más.

SINO ES A TU LADO

Un faro, un punto de fuga suspendido en la eternidad de la noche. Cómo un loco he viajado por el mar. Símbolos como carnada, códigos como salvavidas. He buscado caminar sobre el agua, sobre el viento en el tiempo, he lavado mis secretos y he secado el húmedo temor a la nada. Pero por más que lo intente, nada encontrare sino es a tu lado Jesús.

NACER EN VERDAD NACER

Un relámpago que atraviesa la vena del árbol más viejo.

Una sonata de silencios y contradicciones que uno a uno se han dado la mano como lejana y carente de sentido tregua.

Me veo corriendo como loco frente al reloj invisible más alto del mundo, invisible y aun así me preocupa el último grano de arena.

Esta noche veo al cielo y pido perdón. Extiendo mis brazos al vértigo, brinco y sobrevuelo la casa de espejos que habita en mis sueños.

La fe me llevara al otro extremo de la confusión. Tu paz me reciba Señor, tu nombre santo es, permite volver a nacer, nacer en tu espíritu.

Nacer en verdad nacer.

ETERNAMENTE LEVANTO LA VISTA

Eternamente levanto la vista y pienso, sueño, vuelvo y anhelo.

Levanto mi mano y veo el camino, un puñado de niños dicen adiós. La libertad transcurre en cada segundo en que mis latidos atraviesan los muros empapados de nostalgia.

Hoy tengo la edad suficiente para decir "hasta aquí"

Pero no lo hago

latido, sangre y verso. Voy a seguir porque tú me trajiste hasta este momento. Voy a seguir por ti.

Eres la inocencia de mil niños, la fe del mundo, esperanza nuestra. Aliento,

Nuevamente, eternamente levanto la vista y pienso, sueño, vuelvo y anhelo.

HOMBRES ABEJA

¿En dónde me encuentro?

¿En qué momento mis pies se han separado del suelo?

Estoy levitando y no lo disfruto, miles de sueños recurrentes me lanzaron al vació, me dieron sueños en bandeja de plata. Una plata muy, muy insana.

Veo pasar a mi lado un ejército de hombres-abeja Disfrutan del vuelo, disfrutan de la miel

¿En dónde aprendieron a volar? ¿En dónde aprendieron a vivir así?

Tan libres, sin miedo.

Probando y creyendo que podrían volar.

La miel es tu palabra, lo se desde hace mucho tiempo.

¡He volado! ¿He volado? El viento me ha engañado

¿Yo mismo me he engañado?

Pasan los días, pasan las sombras, pasan los hombres-abeja, los veo y se que al fondo en el oscuro ayer hay manos torcidas de mentes retorcidas, en caminos torcidos. Me quieren ver abajo, afuera, a un lado. Quieren que mate a los hombres-abeja.

Pero la miel, tú palabra ha endulzado mi paladar, mi pecho se abre, mis días están contados y en medio del engaño del viento, me decido a perdonar.

Debo perdonar, y ser hombre abeja, debo ascender en ángel.

La cruz es mi puente, en ella tengo y puedo volar. Hay un pacto de dolor, hay un pacto de amor por mí, bendita su sangre y su pacto de amor por mí. Vendito Dios eterno.

AUN SIN LA LUZ

Sin la luz, poco, muy poco queda Ya sin la luz, mi piel pide un poco de barro, un poco de vino tinto y un poco de paz

Mis parpados caen, los minutos caen como las verdades a medias también caen. Abajo del peso de mis plegarias, debajo de las sombras de los hechos, mis días aun se desvelan ante el limbo de la TV, las voces y las estrechas calles inundadas de caras nuevas y máscaras de sal.

Soy criatura gris perdida en la salvaje realidad. Ave de presa, cruzo ciudades, intento torpemente engañar destinos.

Tomo el camino corto, pero tu misericordia abre mis ojos, me empuja una vez más y ya estoy afuera, tu mano en mi hombro, tu amor en cada segundo, en cada bomba de vida, que cruza la enorme carretera de mis venas y mis sentidos

Eres vida, eres manantial, límpiame de todo pecado, perdóname Jesús.

LIMBO #1

Recriminar las cicatrices día y noche. Explorar pasadizos entre sombras y palabras encadenadas.

Cadenas gigantes, cadenas de azúcar, cadenas de fuego.

Fuego y vació, noches enteras de silencio o en silencio, noches al fin de cuentas…

He buscado y me he perdido, he tenido la luz frente a mi rostro, la he tomado, la he llevado hasta el centro del palpitar.

Aquí llevo mil días, sácame de aquí Dios, salvador.

Aquí; en mis manos todo un Limbo.

El complicado mecanismo de una vida simple Guatemala, diciembre 2015.

Todos los derechos reservados.

© 2015, JORGE MARIO CASTILLO ESCOBAR

Comentarios