Está en la página 1de 149

1

BROOKLYN - ORIANA

1 BROOKLYN - ORIANA LATETAFELIZ® Brooklyn by Oriana

LATETAFELIZ®

Brooklyn

by Oriana

2

BROOKLYN - ORIANA

Capítulos

1.

Calor 1

2.

Calor 2

3.

El azúcar de la paz

4.

Almuerzo

5.

Máscara

6.

Conociéndose

7.

Oscuridad

8.

Cobijo

9.

Despertador

10.

Casi

11.

Inevitable

LATETAFELIZ®

3

BROOKLYN - ORIANA

12. Broma Pesada

13. Determinación

14. Pasión

15. Juntas

16. Promesa de navidad

17. San Valentín

18. Bañera

19. Bajo el mismo techo

20. Angustia

21. Verdad

22. Explicaciones

LATETAFELIZ®

4

BROOKLYN - ORIANA

23. Interrupción

24. Cuñada

25. Decisión

26. Familia

27. El Regreso

28. Historia

29. Búsqueda

LATETAFELIZ®

5

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 1

Calor 1

La mañana se presentaba calurosa, propia del verano, mientras conducía hasta la casa de su compañero, la Detective de Homicidios Darla Hernández acompañaba el calor y ajetreo con el sonido de salsa en su radio, mientras se abría paso por las calles dando golpes rítmicos en el volante de su auto. Con cada giro en las calles que la acercaban a su destino, el ritmo de la música se intensificaba en su cuerpo, empezaba a cantar y a mover sus hombros, hasta que llego a una casa modesta en los suburbios de Brooklyn, se estaciono afuera mientras un hombre de aproximadamente 35 años salía de la misma, era alto caucásico de cabello castaño muy corto, vestía una camisa color azul y unos pantalones negros. Al entrar al auto se estremeció por lo alto de la música.

-¡¡¡¡Dios!!!! ¿Puedes bajar el volumen? aturdido por el sonido.

-Bueno, alguien esta de pésimo humor esta mañana- bajando el sonido de la música - y ¿Qué tiene tu auto, ahora?

-Sí, de pésimo humor, tiene lo de siempre…¡¡TODO!!- entrando al asiento y abrochándose el cinturón de seguridad.

-Te lo dije, ese auto es una basura… quémalo y compra otro acelerando el auto para salir a las calle nuevamente.

-No sabes cómo me gustaría quemarlo suspirando- ¿Vamos a Manhattan?- volteando a ver a su compañera.

-Sí, tal vez Sabrina tenga algo de información para el caso. Volteando a ver la sonrisa picara de su compañero- no empieces con lo mismo.

-Yo no he dicho nada, por cierto ¿conociste a la nueva Fiscal de Distrito ayer?- desapareciendo la sonrisa inicial.

LATETAFELIZ®

6

BROOKLYN - ORIANA

-Sí, ¿por qué?-girando levemente para ver a su compañero con extrañeza por la pregunta realizada.

-Bueno, me parece realmente algo pretenciosa, ¿a ti no? -Abriendo su ventanilla para que entrara el aire caliente de la calle, pues ya empezaba a sudar.

-Me parece igual que todos ellos, es decir igual que Johnson, todos son arrogantes y hacen su gloria con nuestro trabajo.

-Tienes razón, todos son iguales, allí hay espacio para estacionar - señalando un espacio frente a la calle donde se encontraba un lujoso restaurant.

Una vez ahí, se bajaron del auto, llegaron hasta la puerta del restaurant y a pesar de estar cerrado, en su interior habían personas trabajando, preparándose para el medio día, una joven observo a dos de personas afuera; un hombre de camisa azul y una mujer de aproximadamente 33 años de cabello negro liso a la altura de sus mejillas y piel ligeramente tostada, de camisa ¾ color verde claro y pantalón negro, con una placa y un arma colgada en su cintura. Los reconoció de inmediato.

-Buenos días Detectives, ¿están buscando a la señora Sabrina? _ abriendo la puerta.

-Sí - Darla haciendo señas a su placa - ¿ella se encuentra?

-Sí, enseguida la llamo, pasen por favor, ¿quieren algo de tomar?, hace mucho calor este día - girando señalándole una mesa a los detectives para que se sentaran.

-Un vaso de agua fría sería perfecto - indica el hombre.

-Enseguida lo traigo desapareciendo en la puerta al fondo del lugar.

Luego de unos minutos salió una mujer muy sensual de unos 34 años, vestía unos jeans ceñidos a su curvilíneo cuerpo y llevaba una

LATETAFELIZ®

7

BROOKLYN - ORIANA

camisa gris que caía de manera diagonal por uno de sus hombros, pues el diseño así lo permitía, sus zapatos de tacón muy alto; su cabello era castaño claro y caía en sus hombros en forma de capas, tenía los ojos profundamente verdes y contrastaba con su piel bronceada. Se acercaba mientras los detectives terminaban sus vasos de agua de pie junto a una de las mesas, no pudo evitar sonreírles a ambos, para luego fijarse en la mujer.

-Esta debe ser la mañana más especial de la semana….¿qué te trae aquí, mi querida detective? - arqueando una de sus cejas al pronunciar la última frase, para colocar sus manos en la cintura y observar pícaramente a la Detective Hernández.

-Buenos días Sabrina, no sé si es especial, pero… ¿sabes lo que me trae aquí? Información, debido a que alguien murió - colocando el vaso en la mesa, correspondiendo la sonrisa.

-Es triste que vengas cada vez que alguien muere…podemos vernos en otra ocasión para variar.

-Eso no sucederá, ¿puedes ayudarnos?- preguntando y notando como su compañero sonreía a la situación en desarrollo.

-Ummm,

solamente.

está

bien…pero

quiero

dejar

claro

que

te

ayudo

a

ti

-¿Quieres qué te espere afuera?- preguntó el hombre al notar que no era bienvenido.

-Sería magnifico Detective Crowe - Sabrina sonreída a la idea.

-No creo que sea necesario, vamos Sabrina ayúdame - observándola seriamente, estableciendo que el juego había acabado.

-Bueno ¿Qué quieres saber?

-Una joven murió ayer, no era de las calles; estaba pulcramente vestida, tendría cerca de 20 años.

LATETAFELIZ®

8

BROOKLYN - ORIANA

-Te puedo decir que últimamente hay jovencitas que quieren entrar en el negocio, lo que pasa es que van solas.

-¿A qué te refieres?, ¿no tienen chulos?- la detective con extrañeza.

-Exacto, a las mujeres como yo no nos afecta, puesto que estamos establecidas, no tenemos administradores y nuestra clientela es selecta, pero estas chicas, pues…. digamos que ellas van a la deriva - cruzando sus brazos en su pecho.

-No hay clientela selecta en Brooklyn - aclara Crowe.

-¿Usted cree detective?, yo daría otra mirada, además estas chicas creen que vistiéndose diferente logran escapar de la competencia.

-Está bien, gracias por tu ayuda Sabrina, es siempre un placer - despidiéndose de manera amable de la sexy mujer, pero casi de inmediato otra la mujer se acerco peligrosamente a su cuerpo y deslizo su mano derecha hasta su rostro y lo acaricio desde la oreja hasta su barbilla.

-Sabes detective, yo realmente te haría sentir el placer de una visita mía.

-Por favor, deja eso de una vez - apartando a la mujer sobre ella-. Gracias por tu ayuda - partiendo del lugar.

Al entrar en el auto su compañero no pudo evitar hacer un comentario por lo sucedido en el restaurant.

-Sabes, si yo tuviera a esa mujer a mis pies no lo dudaría ni un segundo - sentándose y abrochándose el cinturón de seguridad.

-Yo no la tengo a mis pies, es solo un juego Richard - encendiendo el auto.

-Déjate de decir tonterías, tu le gustas y mucho.

LATETAFELIZ®

9

BROOKLYN - ORIANA

-Bueno, entonces es una pena para ella que a mí no me gusten las mujeres - empezando a conducir

-¿Segura que no te gustan?, pues como la tratas cada vez que venimos parece que sí.

-Claro que no me gustan, ¡estás loco!… la trato así para que siga dándonos información es todo - mostrando un semblante duro por lo dicho por su compañero.

-Está bien, pero esa mujer esta buenísima…vamos a la estación a ver la autopsia y revisar que clientela selecta hay en Brooklyn - abriendo su libreta para tomar las notas del informante.

-Ya me dirijo para allá - adentrándose en el puente de Brooklyn.

LATETAFELIZ®

10

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 2

Calor 2

En la entrada de la estación de policía se encontraba la nueva Fiscal de Distrito, sentía la pesada y calurosa mañana a sus espaldas, tomo un respiro muy profundo para iniciar su ascenso por las escaleras principales. En el trayecto observaba el ajetreo y movimiento de su nuevo trabajo, oficiales salían corriendo y otros entraban con detenidos, un profundo olor a orines la inundo, le provoco arqueadas, pero de inmediato cerro sus ojos concentrándose en un solo pensamiento “no puedo perder la compostura hoy”, apretó con fuerza sus puños y siguió su trayecto. Entro y se dirigió a los ascensores, marco su piso sintiendo alivio al cerrarse las puertas y con ello el sonido estruendoso procedente de la entrada de la estación.

Al salir de su pequeño cofre protector sintió nuevamente el bullicio de la mañana, las oficinas de los detectives estaban a tope, llamadas telefónicas, personas conversando, otras discutiendo; salió y se fue directamente hasta la oficina al fondo, ésta era el área de departamento legal, aquí el ruido de afuera mermaba un poco, llego hasta la que sería su oficina, entro cerrando la puerta y se desplomo en la silla del escritorio.

-Hey, chico, ¿sabes sí llego la Fiscal Morris?- pregunto un hombre guapo de traje a un joven becario que se encontraba en un pequeño escritorio a la entrada del departamento legal.

-Buenos días Sr. Johnson, sí, ella acaba de llegar, se encuentra en su oficina.

-Ok, gracias.

Cuando entro a la oficina, sonrió al ver a la fiscal recostada en su silla con sus ojos observando al techo y su cabeza hacia atrás, ella era una mujer rubia de intensos ojos azules, cabello en capaz que caían hasta

LATETAFELIZ®

11

BROOKLYN - ORIANA

después de sus hombros, llevaba una camisa de seda muy fina de color durazno y una falda negra ceñida a su cuerpo de color negro.

-Buenos días, puedo darme cuenta que la mañana no inicia bien para ti - notando al instante como sus palabras sobresaltaron a su colega.

-Nada bien a decir verdad, siento llegar tarde…pero hay mucho tráfico desde Manhattan - incorporándose en su silla.

-No te preocupes, pronto agarraras el ritmo de la ciudad, ayer me pase por alto presentarte a nuestro Jefe de Medicina Forense.

-Bien, entonces vamos - levantándose de la silla, lista para ponerse en acción.

En la oficina de medicina forense.

-Peter ¿dónde está mi cadáver?- entraba a la oficina del médico forense Darla molesta al no encontrar respuesta de la autopsia por parte de los ayudantes

-¡Hey alto! Yo estaba primero - advierte un hombre de color de aproximadamente 45 años.

-No me digas Don, mi cadáver está antes - enseñándole los documentos en sus manos

-Chicos no discutan, denme un minuto, por favor - indica un hombre muy blanco de mejillas rosadas y barba espesa gris, con prominente barriga.

-¿Un minuto?, te he dado más de 12 hrs, ¿qué sucede en este lugar? - Darla batiendo sus manos en el aire.

-Mi cadáver está antes y déjame decirte que no tienes derecho de exigir tu informe antes que los demás, mi caso es igual de duro que el tuyo y yo soy el detective más antiguo Don cruzando los brazos en su pecho.

LATETAFELIZ®

12

BROOKLYN - ORIANA

-Sabes algo, no me importa tu caso Don, me oyes con claridad, tengo a un maldito chulo matando jovencitas en las calles.

-Pues a mí tampoco me importa tu caso, yo también tengo a un hombre que mato a su mujer y a sus bebes mellizos observando como la detective no lograba articular palabra.

-¿Pero qué sucede?, los gritos se escuchan en todo el piso - Johnson entrando a la oficina acompañado de su nueva fiscal, observando como Don y Darla se enfrentaban, mientras que el médico se encontraba tranquilamente recostado de su escritorio con los brazos cruzados sobre su barriga.

-No me digas que viniste de paloma de la paz Johnson - Darla en tono burlón, dejando a Don y al médico riendo a carcajadas.

-¡Muy graciosa!, sus gritos se escuchan en todo el lugar - reprochando el comentario.

-No es nada que no hayas escuchado antes… además ¿Qué haces aquí? - pregunta Don

-Estoy aquí para que Peter conozca a la nueva fiscal, doctor ella es Elizabeth Morris, la nueva Fiscal de Distrito - dando paso a Elizabeth que se encontraba detrás de él Elizabeth, él es el doctor Peter Straatman.

-Es un placer - el doctor extendiéndole la mano a la bella mujer al frente.

-El placer es mío - Elizabeth estrechando la mano con el doctor esbozando una sonrisa.

-Bien Peter, deja de babear y háblame sobre mi informe - Darla, observando como el doctor se sonrojo al comentario emitido.

-¿Podría tener un poco de respeto detective?- volteándose Elizabeth notoriamente molesta por el comentario.

LATETAFELIZ®

13

BROOKLYN - ORIANA

-No he dicho nada que no sea cierto, eres bella y Peter esta babeando - la detective encogiéndose de hombros.

-¡Es realmente molesto su comentario!

-¡Vaya esto es increíble!, te molestan que te digan que eres bella, ummm interesante, sabes Peter no babees no hay motivo, voy a subir y bajare cuando la dama de hierro ya no esté… ¡Ahhh! y espero que tengas mi informe - antes de partir dejando a todos sorprendidos.

-Escucha, ella no es así, solo está de mal humor, es todo - Peter de manera afable - ¡Oh!, él es el Detective Donnie Mayer.

-Gracias doctor, pero ya nos conocimos ayer… además no se preocupe, esos comentarios me tienen sin cuidado.

LATETAFELIZ®

14

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 3

El azúcar de la paz

Una vez que Darla llego a su puesto de oficina, se encontró con Crowe y el Det. Tony Morielli, hablando en su escritorio, lo que la hizo sonreír.

-Hey, chicos.

-Tienes mala cara - indica Tony sonriendo.

-Eso se debe a que no esta lista la autopsia y tu compañero estaba alegando sus años de servicio para pasar sobre mí, sin contar que se apareció Johnson haciendo de galán con la nueva fiscal - tomando asiento en su escritorio.

Ambos detectives rieron ante la historia, pero luego observaron como los involucrados menos el doctor, llegaron al piso. Don se dirigió hasta ellos, mientas los fiscales siguieron su camino hasta sus oficinas.

-Hey, Darla, bonita manera de patearle el culo a la fiscal - Don acercándose a sus compañeros.

-Fue ella la que empezó - alegando con asombro

-¿Qué coño hiciste Darla?- Preguntando Crowe con semblante serio

-Nada, Richard… y tenías razón esta mañana - asintiendo con la cabeza

-¿Qué hizo?- preguntando nuevamente Crowe pero dirigiéndose a Mayer

-Bueno le dijo que era bella y luego que era fea, para culminar con Margaret Thatcher - sonriendo levemente.

LATETAFELIZ®

15

BROOKLYN - ORIANA

Tony reía a carcajadas por el suceso y Crowe observaba recriminado lo sucedido a su compañera.

-No me mires así, yo estaba siendo amable, pero ella tomo todo por donde no era, díselo Don - sonriendo también

-Bueno, es cierto, Darla fue amable a su modo, además solo estaba bromeando con Peter, pero la mujer reacciono furiosa.

-¡Ves!

dejando claro su inocencia.

Qué culpa tengo que ella sea más engreída que Johnson -

-No me importa, es fiscal y nosotros trabajamos con ellos, no conviene tenerlos de enemigos, el Capitán nos arrancara la piel si eso sucede y lo sabes - advirtió Crowe preocupado por lo sucedido.

-No te preocupes, yo lo solucionare.

Luego de su pequeña discusión, Darla estaba a la expectativa de toparse con Morris y ofrecerle sus disculpas; luego de dos días su oportunidad llego, la vio salir de su oficina y caminar hasta el área del café, que se encontraba al final del piso justo al lado de las salas de interrogatorio, decidida a limar asperezas se puso de pie y camino hasta el lugar, encontrando a la fiscal tratando de ubicar las tazas y el azúcar. Sonrió a la escena, la mujer estaba abriendo todas las puertas del lugar sin hallar su objetivo.

-Allí no va a encontrar lo que busca - haciendo que la mujer volteara sobresaltada.

-¿Cómo sabe que busco?- pregunto arrogante.

-Yo soy detective, no lo recuerda… Usted busca las tazas, pero están aquí - agachándose y sacando un pequeño vaso de anime de un cajón - tome.

-Gracias… bueno, hoy es más amable que la última vez que la vi - percatándose del cambio de actitud y notando como la detective era ligeramente más alta que ella.

LATETAFELIZ®

16

BROOKLYN - ORIANA

-Así es… por cierto quería disculparme por lo dicho…yo solo estaba molesta por la autopsia, no debí tratarla así - extendiéndole el azúcar en señal de disculpa.

-Acepto sus disculpas, solo espero trabajar de la mejor manera con todos ustedes - aceptando el azúcar, pero justo cuando iba a pronunciar otra palabra, sonó el teléfono de la detective.

-Hernández… bien, voy para allá, pídeme un chaleco mientras bajo, adiós - terminando la llamada - lo siento debo marcharme, que tenga un buen día Morris - saliendo apresuradamente del lugar.

-Gracias, igual detective - alcanzo a decir, sin embargo no pudo negar el agrado que sintió por las disculpas ofrecidas.

LATETAFELIZ®

17

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 4

Almuerzo

Darla estaba en la oficina cuando se percató que era la hora del almuerzo, repentinamente sintió el aroma delicioso a comida, instintivamente se levanto de la silla y se elevo sobre la punta de sus pies para hacer un barrido visual por todo el piso, al instante noto que Morris estaba de pie en el puesto de Don y Tony, esbozo una sonrisa y decidió ver qué sucedía en el lugar.

A su llegada se percato del origen del delicioso olor, Tony estaba con una vianda de comida devorando literalmente el interior, Morris permanecía de pie con una carpeta en sus manos, mientras que Don escuchaba atentamente a la fiscal. Se acerco y observo que la comida de Tony tenía un aspecto curioso.

-Hey chicos - saludando a todos, que asintieron con la cabeza en respuesta - ¡Waooo Tony!… ¿no sabía que te gustaban los testículos de cordero?- Don se carcajeo literalmente en su silla, mientras que Morris casi escupe una risa estruendosa, pero se contuvo rápidamente volviendo a su frialdad acostumbrada.

-¿Qué diablos dices?

¡son albóndigas!

-¿Y por qué son tan grandes?- pregunto Darla sonriendo.

-Porque las hice yo - espeto Tony

-¿Y tu novia?- Don sorprendido por saber que Tony cocino.

-La deje… no sabe cocinar - comiendo otro pedazo de albóndiga.

-Bueno Tony… creo que no necesitas comer testículos después de todo - Darla sonriendo y percatándose que Morris no emitía ningún comentario.

LATETAFELIZ®

18

BROOKLYN - ORIANA

-¿A qué te refieres?- Tony confundido por la pregunta

-Que tu nivel de testosterona es tan alto, que algún día detendrá tu corazón… ¿Cómo puedes vivir con ese machismo?

-Mi testosterona esta perfecta… la mujer debe cocinar - aclaro.

-¿La mujer debe cocinar?

¿en qué siglo vives?

-En el presente Darla.… ¿además de que hablas? que te gusta la cocina - con sarcasmo.

todos sabemos

-Sí, me encanta cocinar - afirmo - me gustan los sabores de las diferentes combinaciones que puedes crear… pero no reflejo mis complejos en la cocina.

-¿Qué dices?- Tony confundido

-Bueno, es la primera vez que veo albóndigas tan grandes… no me dirás que fue… ¿por qué las hiciste tú?- Don volvió a reír, sabia a lo que Darla se refería, esta vez Elizabeth casi escupe otra risa al entender el comentario.

-¿Sí quieres te muestro mis testículos?- de manera soez, sin importarle la presencia de la fiscal.

-No Tony, hoy no quiero ver canicas - riendo y haciendo a todos reír, esta vez Elizabeth escondió su risa con los documentos en su mano.

-¡¿CANICAS?! - furioso.

-Sí,

mujer sólo por no cocinar… es un idiota… exactamente como tú

canicas…Tony… para mí, el hombre que despide una buena

sonriendo.

-Darla tiene razón… eres un machista idiota - asevero Don.

-Váyanse a diablo los dos - levantándose furioso y marchándose del lugar.

LATETAFELIZ®

19

BROOKLYN - ORIANA

-Te felicito Darla, esta vez lo golpeaste duro - Don sonriendo.

-Bueno alguien tenía que hacerlo… Lo siento Morris, no debiste escuchar esas palabras - aunque ella supo que la fiscal en el fondo se divirtió con todo el episodio.

-No se preocupe detective… Mayer avíseme cuando a Morielli le baje el nivel hormonal y terminamos la conversación - dijo secamente para retirarse también, pero le había encantado todo lo sucedido, porque ella pensó lo mismo que Darla al ver la comida del detective, entro a su oficina y fue allí donde libero su risa recordando todo, le agradaba Hernández y no podía negarlo.

En las siguientes semanas Elizabeth fue trabajando con sus nuevos compañeros, poco a poco se percato de las diferentes personalidades de cada detective, lo que reflejaba notoriamente su forma de trabajo; el equipo conformado por Mayer y Morielli era dinámico, puesto que el primero era de gran antigüedad, esto hacia que conociera muchas personas y casos que facilitaban su trabajo, también era una especie de mentor para sus compañeros, además muy carismático; el segundo era un hombre con evidente machismo, continuamente sus convicciones ocasionan problemas de enfoque en los caso donde trabaja, especialmente cuando este involucra una mujer. Para ella era más agradable trabajar con el equipo conformado por Hernández y Crowe, la detective con un peculiar sentido del humor, el cual hacia inevitable reír a sus ocurrencias, también poseía un espíritu arrojado que la hacía entrar en muchos problemas, por tal razón comprendía como Crowe jugaba un papel de catalizador en su compañera, este equipo era muy eficaz en cada caso que trataba.

Luego de dos meses de ardua adaptación a una ciudad y un distrito muy duro, Elizabeth se desenvolvía con soltura en todo el departamento, conocía a todos y por su notoria frialdad mantenía alejado a los más audaces. Sin embargo algo estaba por cambiar.

LATETAFELIZ®

20

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 5

Máscara

-Capitán tenemos un problema con el caso del detective Smith - irrumpiendo Elizabeth de manera inesperada en la oficina del Capitán.

-¿Qué paso?- suspirando inicialmente

-Smith no le leyó los derechos Miranda al sospechoso lo cual arroja por tierra su confesión - entregándole unos documentos.

El Capitán los tomo y comenzó a leerlos, frunció el seño y salió de su oficina para buscar con su vista al responsable, encontrando Hernández discutiendo con su compañero, tomo una bocanada de aire exhalando un grito que hizo voltear a todos en el lugar.

-¡HERNANDEZ VEN A MI OFICINA DE INMEDIATO! - para luego entrar en su oficina y esperar a la detective, que entro pasado unos minutos.

-¿Qué sucede?- pregunto con extrañeza por la forma en que fue llamada

-Te dije que asistieras a los novatos - el Capitán tratando de contener su furia

-Y yo los asistí, ¿Qué se supone que haga, llevarlos al baño también?

-Morris dile a Hernández que sucede.

-Hola, bien en el caso de la gasolinera, Smith no le leyó los derechos Miranda al sospechoso lo cual arroja por tierra su confesión - expreso para notar como Hernández quedaba plenamente sorprendida.

-Entonces ¿Cómo los asististe Hernández?- pregunto severamente.

LATETAFELIZ®

21

BROOKLYN - ORIANA

-Yo no debo indicarles leer los derechos Miranda, es obvio que tienes que hacerlo, no puede responsabilizarme por ello… yo lo ayude a atrapar al sujeto, el interrogatorio estaba a su cargo, ¿cómo se supone que aprenderá si no realiza el trabajo?- batiendo sus brazos molesta por lo ocurrido - Morris él tenía posesión de Marihuana en el momento del arresto, ¿cierto?

-Es verdad, eso lo procesara pero será por solo unos años, mientras lo acusamos del homicidio - tratando de mediar una solución, pues el Capitán se encontraba en silencio.

-Escucha desde este momento cambias de compañero, ahora serás la

pareja de Smith y Crowe quedara con la otra novata Carter - a Darla.

sin mirar

-¡Capitán usted no puede hacerme esto! - consternada - no puedo trabajar con novatos usted lo sabe.

-Es una pena porque trabajas con él o te suspenderé, tú eliges - abriendo su gaveta a la espera de la placa y arma de la detective.

-Bien le informare a Richard, ¿Qué pasara con el caso en el que estamos trabajando?- exhalando molesta.

-El caso se lo pasas a Crowe que trabajara con Carter y Smith, tú te enfocaras en el desastre del que eres responsable, coopera con Morris hasta solucionarlo - dando una mirada dura - Morris trabaja con Hernández en el caso.

-Sí, Capitán - fue la respuesta dada por ambas mujeres antes de salir de su oficina. Caminaron hasta el puesto de Crowe, aquí se dispusieron a informarle de lo sucedido.

-Hey, tu nueva pareja es Carter - Darla sentándose en su escritorio

-¿De qué demonios hablas?- consternado.

LATETAFELIZ®

22

BROOKLYN - ORIANA

-Smith estropeo el caso y fue reasignado con Hernández, ahora ella y yo debemos solucionarlo - contesto Morris

-¡Oh Dios!, así que ahora estaré a cargo de la guardería - recostándose de su silla expresando frustración

-No te das cuenta que no puedo trabajar con novatos… ¡voy a morir Richard! - llevando sus manos a su rostro y con notoria preocupación.

-¿A qué se refiere?- Pregunto Morris acercando una silla y sentándose justo al lado de la detective.

-Eso paso hace un tiempo, sucede que ella estaba entrenando a un

novato, durante un arresto todo salió mal y recibió un disparo en el

yo creía que

moriría - viendo como el rostro de la fiscal reflejaba preocupación por la historia contada - escucha eso no tiene que suceder nuevamente.

pecho… pasó dos semanas en terapia intensiva, yo

-Mejor usa chaleco - aconsejo la fiscal.

-Si…voy a usar chaleco hasta que me quiten al novato - destapando su rostro.

Temprano en la mañana la fiscal y la detective partieron con el expediente del caso para buscar a los testigos que ubicaran al sospechoso en la escena del crimen, también le dieron instrucciones al forense que revisara la evidencia una vez más en busca de una coincidencia concluyente.

Las calles de Brooklyn empezaban a mostrar su aspecto otoñal, las hojas empezaban a caer y el frio se establecía desplazando el calor del verano en las agitadas calles, una mezcla de melancolía se sentía en el ambiente, el tráfico se intensificaba en cada esquina. Aunque fue difícil llegar a la estación de gasolina donde ocurrieron los hechos, ambas mujeres se detuvieron decididas a buscar el enlace que ayudara a cerrar el caso de manera definitiva.

-¿Tienes los nombres de las personas que se entrevistaron en el momento?- Darla al detener el auto.

LATETAFELIZ®

23

BROOKLYN - ORIANA

-Síson una dependienta de la tienda llamada Marissa Brown y otro hombre llamado booguiedogs - corroborando la información en la carpeta sostenida en su mano.

-Vamos con la dependienta y luego buscamos a booguie - saliendo del auto.

-Espera ¿conoces a booguiedogs?- extrañada por la familiaridad de la detective, mientras salía del auto y su cabello ondulaba producto del frio viento.

-Es un drogadicto conocido, solo espero que continúe con vida - dirigiéndose hasta la tienda para entrar - ¿es usted Marissa Brown?- pregunto directamente a una joven que se encontraba en el mostrador de la tienda

-Sí, soy yo, ¿Qué desea?- extrañada porque la mujer sabia su nombre a pesar de no llevar ningún distintivo en su camisa

-Soy la detective Darla Hernández de homicidios y ella es Elizabeth Morris Fiscal de Distrito - mostrando su placa y presentando a la rubia - venimos para hacerles unas preguntas.

Luego de entrevistar a la joven, partieron con la afirmación de que recordaba con claridad el hecho y al perpetrador, sin embargo tenían que hallar a Booguiedogs y eso era mucho más difícil. Cerca de las 2pm no habían almorzado, razón por la cual Darla condujo hasta un barrio donde conocía a varias personas, adentrando a la fiscal a un terreno totalmente desconocido.

-¿Qué es este sector? - pregunto extrañada del aspecto diferente del resto de Brooklyn.

-Bushwick, es decir el barrio latino - volteando con una leve sonrisa - es tarde y tengo hambre, no sé tú… pero yo me alimento tres veces al día.

LATETAFELIZ®

24

BROOKLYN - ORIANA

-Igual que yo, pero ¿vienes a comprar comida aquí?, hay mucha comida rápida en las calles - volteando a ver a la detective.

-Bueno, yo no consumo comida rápida, me gusta comer un jugoso almuerzo.

-¿Cuidas

tanto

tu

salud?,

eso

no

podría

imaginarlo

-

manera

sarcástica.

-No cuido mi salud - suspirando - los latinos no están tan acostumbrados a la comida rápida, cocinamos nuestro desayuno, almuerzo y cena, comidas suculentas, no un sándwich para salir del paso y yo… soy latina por si no lo sabías - devolviendo el sarcasmo

-Está bien… ¿pero qué voy a comer yo?- preguntando curiosa

-Bueno, si deseas puedes comer conmigo, te aseguro que te gustara- volteando ligeramente para ver a la rubia.

-Acepto - desplegando una sonrisa, la verdad ella tenía que luchar para no sonreír a la detective, le agradaba mucho, pero aun no determinaba porque que exactamente - ¿Qué es este lugar?- pegunto al ver estacionarse en un pequeño restaurant.

-Es donde vamos a comprar nuestro almuerzo - saliendo del auto - este es un lugar de comida Dominicana, la dueña se llama Adela, vamos - invitando a la fiscal a entrar.

Una vez en el lugar la detective saludo a una mujer de aproximadamente 50 años, quien se acerco con los brazos abiertos, para abrazarla mientras la rubia esperaba justo a su lado mostrando una sonrisa gentil.

-Y dime niña ¿quién es está mujer bella a tu lado?, ¿Dónde está el hombre?

-Ella es Fiscal de Distrito y me está ayudando con un caso especifico, su nombre es Elizabeth Morris, - aclarándole a la señora.

LATETAFELIZ®

25

BROOKLYN - ORIANA

-Hola, soy Adela - extendiéndole la mano a la rubia.

-Soy Elizabeth - estrecha su mano.

-Bueno ¿qué vas a querer para comer?- preguntando Adela a Darla.

-Quisiera algo muy rico, así la dama a mi lado podrá comprobar cuan deliciosa es la comida latina - girando para sonreírle a Morris, quien correspondió la sonrisa.

-Ahhh…te pondré el plato más sabroso de todos, ¿van a comer aquí?

-No, por favor sírvela para llevar.

-No hay problema.

Adela coloco ambas comidas en viandas para llevar, luego se las entrego a Darla, quien se macho del lugar junto a Elizabeth.

-¿A dónde vamos ahora?, me tienes haciendo un tour por la ciudad. pregunto Elizabeth devuelta en el auto

-Vamos a Prospect park - contesto Darla acelerando el auto.

Una vez que estacionaron el auto en el parque, ambas se adentraron en el lugar lleno de personas hablando, paseando a sus mascotas, leyendo, realmente se llevaban a cabo muchas actividades simultaneas, lo que sorprendió a la fiscal pues hasta ahora sólo conocía Central Park, no imagino que Brooklyn tuviera un lugar así. Caminaron varios minutos y luego se sentaron en un área con mesas destinada a jugar Ajedrez, aquí Darla saco los alimentos para servirlos y entregárselos a la rubia quien estaba agradada por todo el lugar en sí.

-Aquí tienes - la detective deslizando por la mesa un plato de comida y una gaseosa

-Gracias, ¿Qué es?- pregunto curiosa Elizabeth

LATETAFELIZ®

26

BROOKLYN - ORIANA

-Es Bandera Dominicana, arroz, frijoles y pollo en salsa, come te gustara - esbozando una sonrisa

-No me queda la menor duda que me gustara - contesto sin poder evitar el agrado al lugar

-Gracias… así que ¿te gusta el lugar?- con mirada curiosa, pues estaba a punto de descifrar algo importante sobre la mujer al frente

-Me encanta a decir verdad - inicialmente con un brillo en sus ojos, para luego probar su almuerzo - ummm y la comida es fabulosa.

Mientras almorzaban un pequeño cachorro llego hasta Elizabeth y se paro en su pierna, fue inevitable que esta acariciara su cabeza, lo levantara del suelo jugueteando un poco, sus gestos de cariño corroboraron lo que la detective sospechaba desde hace un tiempo, luego el animal partió y ella se dispuso a mostrar sus cartas.

-Entonces, no eres la mujer fría que tratas de aparentar - afirmo para ver a Elizabeth casi escupir la comida por el asombro.

-¿De qué hablas? yo soy - pero la rubia no concluyo la frase.

-No…realmente no eres, desde hace tiempo he notado ciertos cambios en ti, pero hoy pude comprobar mi teoría…tú solo finges ser dura y fría, pero en realidad eres una persona dulce y comprensiva - afirmo para seguir comiendo, observando como la rubia trato de rebatir lo dicho, pero finalmente no pudo.

-Bien, parece que mi secreto fue develado, sí, es verdad, yo sólo finjo ser dura, pero eso es porque - pero nuevamente no concluyo lo dicho, pues fue interrumpida.

-No tienes que decirme tus razones, yo no las necesito - dejando el tenedor en la mesa - pero quiero algo a cambio de mi silencio - observo inquisitivamente.

-¿Vas a chantajearme? ¡Es increíble!… bien que deseas ¿dinero?- asombrada por lo escuchaba.

LATETAFELIZ®

27

BROOKLYN - ORIANA

-Sexo - mirando a los ojos sorprendido de la mujer.

-¡QUEEE!, ¿estás loca?- sorprendida pero casi al instante vio carcajearse a la detective, lo cual la hizo dudar de su petición.

-Es broma, claro que no - regresando de su risa efusiva - quiero me trates como realmente eres, nada de máscaras conmigo, ¿ok?

-Muy graciosa - tuvo la leve intención de reír pero se mantuvo firme - y ¿cómo crees que te puedo tratar ahora que sabes que no soy así?

-Umm tienes razón - dándose cuenta de lo tonta de su solicitud.

-Pero

discreción.

como

petición

obviamente

está

cumplida,

espero

tu

-Mis labios están sellados - continuando con lo último de su comida.

Luego del almuerzo partieron del lugar mucho más relajadas, pues ya Elizabeth no contenía la risa y se mostraba más amable, lo cual sorprendió un poco a Darla quien no paraba de hacer bromas; se dispusieron a buscar a booguiedogs, pero ya entrada la noche fue imposible. Por tal motivo decidieron dejar su cacería para el siguiente día.

Lograron finalmente cerrar el caso, debido a que el equipo de medicina forense encontró unas fibras que incriminaban directamente al sospechoso. Razón por la cual ya no tenían que buscar al otro testigo; pero Darla finalmente tuvo que iniciar labores con el novato muy a su pesar.

LATETAFELIZ®

28

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 6

Conociéndose

Las semanas pasaron y tanto la detective como la fiscal se llevaban muy bien, se reían cuando nadie las observaba y se comentaban sus problemas, habían establecido una relación muy agradable para ambas, dentro del ajetreo laboral, encontrarse resultaba muy especial.

Elizabeth se daba cuenta del estrés al que estaba Darla por culpa del novato, una tarde observo como ésta se dirigía hasta el área de la cafetera, razón por la cual ella se traslado también al lugar.

-Veo que aun no te adaptas al novato - parándose al lado de la detective justo al frente de la jarra de café.

-Tienes razón, no me gusta… el chico no escucha razones, es… frustrante - colocando su taza para servirse.

-¿Y no puedes dejarlo solo porque estropearía todo de nuevo?- tomando la taza de la detective para servirle.

-Gracias - al observar el gesto - exacto y sí lo estropea estaré suspendida - tomando la taza y bebiendo un sorbo.

-Soporta un poco más, estoy segura que pronto le asignaran a otro compañero - tomando la taza de las manos de la detective y bebiendo un sorbo, dejándola completamente sorprendida.

-¿Ahora robas mi café?

-Yo te lo serví, digamos que es mi cuota - sonriendo, devolviendo la taza a su dueña.

-Estaré atenta para quitarte mi cuota - sonriendo para salir - no vemos.

LATETAFELIZ®

29

BROOKLYN - ORIANA

-Ok - sonriendo.

Darla comenzaba a sentirse diferente junto a Elizabeth, de alguna manera le gustaba sentirla cerca, la rubia era muy dulce y en ocasiones picara con ella, tomando en cuenta que nunca había tenido esa clase de atención, ni siquiera por Héctor, su mejor amigo, era algo especial y le agradaba; Elizabeth por su parte, tenía una manera fría de tratar a todos, pero con la detective era diferente y a pesar de que ocurrió gracias al instinto infalible de la primera, ella agradeció que sucediera, ya que le costaba ser dura con el carisma de Hernández.

-Hola - Darla saludando a la fiscal entrando en las salas de interrogatorio - ¿Qué haces aquí sola?

-Hola…estaba con el detective Jackson, pero él ya salió con un sospechoso y yo me quede haciendo unas anotaciones… ¿y tú qué haces aquí?

-Ahhh… yo estoy buscando a Richard…me pidió que almorzáramos juntos, pero no logro ubicarlo…y ya tengo hambre.

-¿Van a comer comida latina?- pregunto curiosa.

-Tal vez… ¿por qué?

-Bueno, yo tengo hambre… fingiendo inocencia.

y si Crowe no aparece ¿pues?

-

-En verdad me sorprende tú sutileza - riendo por la forma picara de la propuesta - está bien… ¿quieres almorzar conmigo?

-¡Claro!… ¿vamos a Prospect park?- sonriendo ante la invitación.

-Si… y deberíamos partir antes de que aparezca Richard sonriendo.

-Vamos - saliendo rápidamente escoltada por la detective.

LATETAFELIZ®

30

BROOKLYN - ORIANA

Compraron comida Puertorriqueña, cuando llegaron a Prospect park, Darla busco un lugar hermoso y tranquilo junto a un gran árbol que daba al frente del lago.

-¡Este lugar es muy hermoso! - Elizabeth asombrada.

-Siéntate - Darla que ya se había quitado su chaqueta, haciendo señas para que la fiscal se sentara junto al árbol.

-¿Pero tú chaqueta se ensuciara?- Darla estaba extendida en la césped.

haciendo alusión a la chaqueta de

-No te preocupes por eso… hay tintorerías… siéntate - dejando la comida en el piso y extendiéndole su mano hacia Elizabeth.

-Gracias - tomando la mano ofrecida y sentándose cuidadosamente para que su falda no se ensuciara.

-Nunca

Elizabeth.

has

mencionado

a

tu

familia

-

pregunto

curiosamente

-Eso es porque ellos murieron, fue hace mucho… mi familia es Héctor, mi mejor amigo - contesto Darla sacando la comida.

-Lo siento…no quise - pero fue interrumpida por la detective.

-No te preocupes…yo debí contarte antes, ¿Cómo ibas a saberlo?- girando su rostro ofreciéndole una sonrisa.

-Gracias…vamos a comer - sonriendo, pero lo dicho por Darla la entristeció, no quiso empujar el tema, quería disfrutar el almuerzo.

De esta manera ambas empezaron a comer, estaban riendo y Darla bromeaba sobre una mujer de gran volumen que se había vestido con pintas animales. Elizabeth estaba fascinada por la comida que estaba empezando a ser su favorita, por el lugar tan bello y tranquilo, pero sobre todo, estaba muy agradada por la compañía, la detective lograba hacerla reír mucho y eso le encantaba.

LATETAFELIZ®

31

BROOKLYN - ORIANA

-¿Qué buscas?- preguntó Darla al ver como la fiscal buscaba con afán en su bolso.

-Tengo…aja aquí esta… el postre - la rubia exhibiendo un chocolate - vamos a compartirlo - pero no logro terminar la acción porque la detective se abalanzó sobre ella y le robo literalmente la golosina, haciéndola reír - ¿Qué haces? ¿Es para las dos?- riendo con el cuerpo de la otra mujer sobre el suyo, sensación que no fue desagradable.

-No, esta es mi cuota… yo te invite la comida - riendo cerca de la cara de la rubia.

-Bueno, entonces me tocara robarte mi parte - para coger con sus manos las costillas de la detective y hacerle muchas cosquillas.

-Es trampa - riendo a carcajadas por la acción, desplomándose sobre su espalda con la fiscal ahora sobre su cuerpo, pero no soporto el ataque y soltó el dulce.

-Ahora es mío - Elizabeth riendo con el chocolate en su mano - bueno voy a compartirlo - sentándose, viendo como la detective se sentaba junto a ella riendo - aquí tienes - entregándole la mitad.

-Eres muy tramposa… lo tomare en cuenta - tomando su parte para comerlo, pero luego su teléfono empezó a sonar - Hernández… estoy fuera… ¿qué pasa?- girando su rostro observando su reloj - ¡Dios!… no sabía que era tan tarde… no estoy jugando… estoy verificando algo Smith… posiblemente mañana… está bien… adiós - terminando la llamada.

-¿Qué paso?- pregunto la fiscal.

-Era Smith…estaba nervioso pues no sabía nada de mi… ¿sabes algo?, son las 4pm.

-¡QUEEEEE!… ¿Hemos pasado toda la tarde aquí?- con asombro, para ella el tiempo fue muy corto.

-Toda la tarde… pero a mí me pareció menos a decir verdad.

LATETAFELIZ®

32

BROOKLYN - ORIANA

-A mí también… ¿piensas regresar?

-No…. ¿y tú?

-Yo tampoco -

sonriendo - ¿qué vamos a hacer?

-¿Por qué no vamos a dar una vuelta en el parque?- pregunto Darla.

-Vamos - sonriendo a la invitación.

Una vez que concluyeron su paseo, ambas mujeres se encontraban con una sensación de embriaguez, había sido una tarde muy especial. Darla llevo a Elizabeth hasta su casa en Manhattan pues eran casi las 7pm. Cada una quería que se repitiera la cercanía que habían compartido, las risas, la comida, el paseo, todo.

LATETAFELIZ®

33

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 7

Oscuridad

Mayer y Morielli trasladaban a un posible testigo de homicidio a la estación de policía, mientras Crowe comentaba un caso difícil con Hernández.

-Entonces, sí eres experto, ¿para qué me preguntas?- Darla levantándose de su silla y abriendo los brazos.

-No soy experto, es que… Te digo que la mujer tiene serios motivos para el homicidio, pero algo en ella me hace ver que me equivoco.

-Te diré una sola palabra “Polígrafo”, es todo lo que necesitas, no me vengas con tu instinto a relucir, sí ella miente o no el polígrafo lo dirá - colocando ambas manos sobre el escritorio inclinando su cuerpo hacia su ex-compañero.

-Hay personas que logran burlar esa prueba y lo sabes - recostándose de su silla.

-Bien, pero es lo único que puedes usar que te permita aclarar esa duda, hasta que Peter no indique una prueba forense, eso es todo - observando cómo se acercaba Don.

-Hey, Darla, tenemos un posible testigo de homicidio pero habla español, ¿puedes tomar su declaración?- Don rascando la parte posterior de su cabeza.

-Ahora regreso, pero piénsalo, vamos Don - a Crowe para luego ir a la sala de interrogatorios, entro en la sala adjunta y se encontró con Tony y Elizabeth - ¿qué sucede?

-Bien, el hombre pudo ser testigo de un homicidio que ocurrió en Calvert Vaux Park, es un indigente, pero sólo habla español, un oficial

LATETAFELIZ®

34

BROOKLYN - ORIANA

le indico sus derechos y le explico para que lo necesitábamos, es todo - entregándole Tony una carpeta con anotaciones del caso.

-Hola Morris - Darla con leve sonrisa al ver a la rubia, la cual asintió con la cabeza en respuesta ok, déjame ver al sujeto - tomando las llaves de la sala y la carpeta para colocarse justo al frente del cristal falso que exponía el rostro del hombre. Pero al instante de verlo una furia incontrolable se propago en su interior, sus ojos que normalmente están alegres y relajados cambiaron de manera abrupta dando paso a un vacio oscuro, apretó con fuerza las llaves en su mano y sus dientes, todo el semblante de su rostro cambio a uno totalmente desconocido por todos los presentes. Morris fue la primera en notar lo que sucedía, se aterro de la reacción silenciosa, nunca imagino que Darla pudiera transfigurar su rostro de esa manera, luego siguieron Don y Tony.

-¿Darla que te sucede?- pregunto Tony preocupado al ver la reacción.

-Nada, dame un minuto - entrando en la sala de interrogatorio cerrando la puerta con llave, acción que fue percatada por Tony.

-Don cerró la puerta con llave, ¿algo está mal?- pero luego observo como Hernández se desplazo justo hasta el auricular y lo desconecto -

esto no está bien - con evidente

¿Acaba de contar el sonido? preocupación.

-Espera Tony - Don, al observar cómo Darla coloco la carpeta en la mesa y se dispuso a hablar con el hombre.

-¿Qué demonios haces aquí?- Darla furiosa frente al hombre consumido por las drogas y el alcohol.

-Quería verte -

el hombre con voz temblorosa.

-¿Es un broma supongo?-

sentándose en la silla.

-Perdóname, por favor -

exponiendo lágrimas en su rostro.

LATETAFELIZ®

35

BROOKLYN - ORIANA

-¿Por qué llora?- pregunto Elizabeth a los detectives a su lado, pero al voltear ambos negaron con la cabeza y se encogieron de hombros.

-¿Perdonarte?, ¿perdonarte dices?… ¡ERES UN MALDITO, ESO ES LO QUE ERES! - levantándose furiosa de la silla tirando la misma a un lado - ¿CÓMO TE ATREVES A DECIR ESO?…Y VIENES AQUÍ PARA HACER PERDER TIEMPO EN UNA INVESTIGACIÓN - abriendo sus manos en el aire para luego colocarlas en su cintura.

Sus compañeros estaban afuera de la sala sorprendidos por lo que se estaba desarrollando adentro, pero no tomaron acción puesto que aun consideraban que era un interrogatorio.

-Yo sé que me odias pero… eres lo único que tengo, entiende explicaba llorando.

-

-NO TIENES NADA, ME OYES… TU ACABASTES CON TODO LO QUE TENIAS - gritando y apoyando sus brazos en la mesa - ¿vistes o no vistes lo del homicidio?- tratando de contener su furia.

-Sí vi, pero no diré nada hasta que me escuches.

-¿Qué no vas a decir nada?- completamente sorprendida, pero luego se abalanzó sobre el hombre y lo tomo por su pecho empujándolo contra la pared con mucha fuerza para luego decirle - tú no pones las reglas…vas a decir todo, si es que viste algo… te juro por Dios que te matare si vuelves a aparecer en mi vida - golpeándolo nuevamente contra la pared con fuerza.

Ambos detectives y la fiscal quedaron en shock viendo lo que sucedía, no podían creer que Darla agrediera al hombre de ese modo.

-¡Hay que sacarla de allí ahora, es agresión policial! - Elizabeth con las manos en la cabeza.

-Vamos - Don para que Tony lo siguiera, ambos empezaron a llamar a Darla y a golpear la puerta con fuerza para derribarla, pero todo era inútil la puerta estaba firme. El bullicio hizo que todos los detectives

LATETAFELIZ®

36

BROOKLYN - ORIANA

dieran una mirada al lugar, pero solo Crowe se levanto y fue directamente hasta allí, ya que escucho que llamaban a Darla.

-¿Qué pasa?- pregunto Richard a los hombres que golpeaban la puerta.

-Darla enloqueció, está golpeando al testigo - Tony desesperado.

-¿Qué?- Crowe entro y observo a Morris con sus manos aun en la cabeza y luego vio cómo Darla tenia la hombre contra la pared hablándole muy cerca de su rostro - ¡Dios mío hay que sacarla! - sorprendido por la escena salió para ayudar a sus compañeros en la puerta.

-Escúchame…estoy muriendo - suplico el hombre, pero fue golpeado nuevamente por la detective.

-No sabes la alegría que me da, tu muerte es lo único que deseo en este mundo - con mucha furia - déjate de pendejadas de no hablar inglés, vas a contarles todo lo que viste… pero te advierto por última vez…no te acerques a mi nunca más, ya me hiciste suficiente daño…¿ENTENDISTE?- golpeándolo nuevamente contra la pared, pero al observar como el hombre asentía con la cabeza en medio de llanto, lo soltó con fuerza, haciéndolo caer al suelo y luego advertirle - nunca más - tomando las llaves para ir a la puerta y abrirla.

-Apártense, ella va a salir - Elizabeth caminando hasta la puerta, observando como todos se hacían a un lado.

-Te contara todo - al salir.

-¿Qué diablos estabas haciendo?- Don furioso.

-Eso es agresión policial - acoto Tony.

-¡QUIEREN DEJARME EN PAZ! - grito furiosa a todos los presentes.

-¿Darla qué te sucede?- Crowe acercándose para tomarla del brazo, pero ella lo rechazo al instante.

LATETAFELIZ®

37

BROOKLYN - ORIANA

-Déjame en paz - empezando a salir del lugar pero fue detenida por Richard.

-No puedes irte… vas a tener que ver al Capitán, esta vez estas hasta el cuello.

-No tengo que verlo - de espaldas a los presentes, tomo su placa y su arma, volteándose para entregárselas a su ex-compañero - tú puedes dársela por mí - luego se marcho.

Todos quedaron atónitos por lo que hizo la detective, se miraban las caras, no entendían lo que sucedía, Elizabeth miro con pesar como Darla se marchaba, sentía un profundo dolor en su corazón; luego el hombre salió de la sala.

-Yo no levantare cargos no se preocupen - el hombre tratando de enderezar sus ropas.

-¿De qué está hablando? espere hablaba español?- pregunto Don.

-Mentí, y les contare todo lo que vi.

¿No se suponía que usted sólo

-No es tan sencillo… igual tiene que dar declaración de lo ocurrido - aclaro Elizabeth.

-¿Tengo que hacerlo?

-Sídebe explicar los motivos de lo ocurrido en la sala.

-Bien, pero se lo diré a usted, no a ellos señalándola.

-¿Por qué a mí?- pregunto Elizabeth sin comprender.

-Porque tal vez entienda todo, pero otra cosa no quiero que nadie escuche lo que diré, después puede tomar cualquier decisión - el hombre volviendo a la sala y recogiendo las sillas para después sentarse.

LATETAFELIZ®

38

BROOKLYN - ORIANA

-Morris ¿eso es posible?- Pregunto Crowe.

-Sí, realmente es posible… después de contar su historia, si considero que Hernández forzó una declaración a través de la agresión, tendré que levantar cargos - respondió con pesar en sus palabras, ella no quería hacer tal cosa, ni siquiera quería escuchar al hombre, se encontraba preocupada por la forma en que la detective se marcho - no te preocupes Crowe, déjame ver que tiene que contarme - entrando en la sala de interrogatorios, cerró la puerta, se sentó, tomo la carpeta del caso y procedió a escuchar lo que el hombre tenía que decir - ¿y bien?

-¿Sabe por qué la escogí?- frotando sus manos.

-No.

-Ella se lleva bien con usted, las vi reír mucho en el parque hace un tiempo - dejando sorprendida a la mujer.

-¿A qué se refiere? ¿Usted nos siguió esa tarde?- confusión.

en completa

-Sí, yo las seguí - suspirando - mi nombre es José Hernández y soy el padre de Darla - observando el asombro de rubia.

-No puede ser, ella no tiene familia, fallecieron - ratificando la historia contada por Darla.

-Como ve, estoy muerto para ella… yo soy el causante de muchos de sus pesares, por no decir todos… cuando llegue a la ciudad fui de inmediato a buscarla, pero ella me rechazo pues hay heridas que no sanan…fui a parar a las calles y la odie por mucho tiempo…pero ahora muero, tengo cirrosis producto de mi alcoholismo y quería pedirle perdón - empezando a llorar - yo necesito su perdón para poder morir, no puedo irme sabiendo que dejo el alma de mi hija oscura por mis acciones - secándose las lágrimas.

-Pero ella es alegre -

LATETAFELIZ®

Elizabeth en completa confusión.

39

BROOKLYN - ORIANA

-No…ella puede decir bromas y tratar alegremente a todos, pero…hay una profunda oscuridad en su interior y yo soy el responsable, lo que vio hace instantes fue solo una muestra del odio de mi hija hacia mi - observando como una lágrima rodaba por la mejilla de la mujer al frente, mientras su rostro expresaba total asombro y tristeza a la vez - yo la he seguido, buscando la forma de acercarme… pero nunca encontré el momento, luego vi lo que vi…y pensé que era perfecto, ahora no quiero que ella pierda su empleo y su vida por lo que sucedió.

-E…ella no lo perderá, no se preocupe - limpiando la lágrima de su mejilla - voy a salir, después entraran los detectives y le contara todo lo que vio del homicidio - levantándose de la silla para salir de la sala, pero justo en la puerta el hombre la detuvo.

-No le cuente a nadie lo que acabo de decirle suplicando.

-Nadie sabrá lo que usted me acaba de contar - saliendo y encontrándose a los detectives intrigados por lo que sucedió - chicos entren por su declaración.

-¿Qué te dijo?- Pregunto Crowe.

-No se levantaran cargos… ahora debo salir - secamente para partir del lugar pero fue detenida nuevamente.

-El Capitán ya sabe todo lo ocurrido y quiere verte - indico Tony.

-Está bien - continuando su camino, dejando a los hombres más intrigados que antes.

LATETAFELIZ®

40

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 8

Cobijo

Luego de ver al Capitán y explicarle hábilmente lo que sucedió, la razón para no levantar cargos sin develar la identidad del hombre involucrado; fue al estacionamiento y empezó a llamar al teléfono de la detective pero se encontraba apagado, se sentó en su auto ya eran las 7pm y la noche empezaba su fría estampida, recostó su cabeza en el asiento para pensar donde podría estar, luego de unos minutos sus ojos se abrieron, supo al instante donde estaba - claro ¡Prospect park!

- encendiendo el auto y salir rápido a su destino.

Una vez que llego al parque se enrumbo en la búsqueda de la detective, sabía que estaba allí en algún lugar del parque, por tal razón inicio en el lugar donde almorzaban frecuentemente, pero pronto se daría cuenta que allí no estaba, de esta manera siguió su caminata. Por cerca de media hora estuvo andando todo el parque hasta que observo a unas personas reunidas leyendo un libro y se percato que en el banco que se situaba detrás de las personas estaba la detective, esto la hizo sonreír, se acerco con cuidado sentándose justo a su lado sin ser descubierta.

-¿Me podrías decir que están leyendo?- pregunto de forma ingenua observando a la mujer a su lado.

-Poesía - volteando para contestar, pero quedo sorprendida de ver a la fiscal allí justo a su lado - ¿Qué haces aquí?

-Te estaba buscando sonriendo.

-¿Qué quieres?- pregunto secamente apartando la mirada de la rubia, dejando a ésta sin palabras, no pensó que Darla le hablaría de esa forma, por un instante noto que su mirada tenía un vacio profundo que la hizo estremecer.

LATETAFELIZ®

41

BROOKLYN - ORIANA

-Estaba preocupada por cómo te marchaste - contesto finalmente en un tono de voz suave.

-No tenías porque - suspirando - solo quería pensar es todo - más amable y disipando de su mirada esa oscuridad que segundos antes presentaba.

-Bueno, eso no lo sabía, pero también tenía que decirte que todo está bien - expectante a la reacción de la mujer a su lado.

-¿A qué te refieres?- volteando para ver a la rubia intrigada por lo dicho.

-No se levantaran cargos por agresión, además el Capitán te envía esto - depositando dulcemente la placa en sus manos.

-¿No estoy suspendida?- pulgar.

observando y acariciando su placa con el

-No, y el Capitán tampoco quiere matarte, así que no hay razón de no regresar mañana - con expectación, al principio quiso decirle que sabía lo de su padre, luego decidió no mencionarlo, no quería que tuviera una reacción como en la tarde.

-Gracias - apretando la placa en su mano para levantar su rostro y observar a las personas leyendo.

-¿Te quedaras aquí toda la noche? también a las personas del lugar.

hace

mucho frio - volteando a ver

-No sé. - contesto encogiéndose de hombros.

-¿Por qué no vas a casa?- volteando a ver a la detective.

-No quiero ir a mi casa - después de unos segundos de silencio.

-¿Por qué no te quedas esta noche en mi casa?- respuesta.

LATETAFELIZ®

temiendo la

42

BROOKLYN - ORIANA

-¿De qué hablas?- rubia.

con extrañeza por lo dicho, volteando a ver a la

-No quieres ir a tu casa, entonces ven a la mía - sonriendo esperanzada a que aceptara.

-Está bien - finalmente después de unos segundos de pensarlo, ella no quería volver a su casa, no quería hablar con Héctor del asunto, supo que era mejor marcharse con Elizabeth.

De esta manera ambas se levantaron del banco y caminaron hasta el auto de Elizabeth, ya que Darla había dejado el suyo en la estación. Partieron rápidamente del lugar y se enrumbaron hacia Manhattan. En el trayecto Darla no pronuncio palabra alguna, lo que hacía que Elizabeth se sintiera un poco incomoda. Una vez que llegaron a apartamento de la fiscal, Darla se sorprendió de lo grande e iluminado y pensó “tanto espacio para una sola persona”, luego prefirió dejar de pensar, sólo se desplomo en el gran sofá de la sala en silencio.

-¿Quieres algo de comer?- pregunto la fiscal.

-No…

pero

¿puedes darme un vaso de agua?

-Claro - dejando su cartera en la mesa para ir a la cocina - toma - entregándole el vaso de agua.

-Gracias - su rostro empezaba a mostrar agotamiento, luego de terminar su vaso de agua coloco el mismo en la mesa del centro para deslizar su cuerpo a un lado del sofá y quedar plenamente recostada.

-¿Qué haces, no puedes dormir aquí?- Elizabeth sorprendida.

-¿Entonces dónde dormiré?- pregunto con los ojos cerrados.

-Ven acompáñame - haciendo que se levantara la detective y caminaran hasta la única habitación del lugar, allí se encontraba una cama grande para dos personas con finas mesas de noche con tope de vidrio - aquí dormirás - rubia con una sonrisa.

LATETAFELIZ®

43

BROOKLYN - ORIANA

-¿Pero esta es tú cama?- sorprendida.

-¿Roncas?, ¿das patadas?, ¿sufres de insomnio?

-No.

-Entonces no hay problema, ¿quieres cambiarte?, tal vez tenga algo que puedas usar - mirando su closet.

-Está bien - al principio Darla tuvo la intención de negar el ofrecimiento, pero luego pensó “no puedo ensuciar su cama con mi ropa sucia”, por tal motivo decidió aceptar. Luego de cambiarse en el baño, se deslizo dentro de las sabanas de la cama y rápidamente se quedo profundamente dormida.

Elizabeth se encontraba en la cocina tomando una bebida caliente, cuando entro a la habitación encontró durmiendo a la detective, sonrió y pensó “¿con que no roncabas eh?”, luego medito de todo lo sucedido y se pregunto “¿cómo es que ella logra ocultar ese dolor?”; había visto el vacio oscuro en los ojos de la detective dos veces ese día, cuando observo al hombre y cuando estaba en el parque. Decidió no seguir pensando, procedió a cambiarse y a deslizarse con cuidado en la cama, pudo sentir el calor de la otra mujer a su lado, tuvo la intención de acariciar su cabello y de abrazarla, pero se contuvo, luego se giro para quedar en minutos profundamente dormida.

LATETAFELIZ®

44

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 9

Despertador

El sonido irritante del despertador repiqueteó cerca de las 6am, haciendo sobresaltar a la detective que dormía profundamente, por tal motivo cayo de la cama golpeándose con el borde de la mesa de noche en la ceja izquierda causándole un corte; el estruendo del accidente y el sonido del despertador hizo despertar a la fiscal, quien rápidamente se giro y observo como la detective sostenía su cara con la mano mientras se sentaba de espaldas junto a la cama en el piso.

-¡Dios!, ¿pero qué te sucedió?- acercándose a Darla pero al instante se sorprendió de ver como fluía la sangre de la cara.

-Tengo una herida - aturdida por lo ocurrido y observando con el ojo libre de sangre como la rubia se agachaba al frente de ella.

-Es mucha sangre, ven vamos al baño creo que tengo algo con que curarte - ayudando a la detective a levantarse para adentrarse en el baño. Aquí tomo un pequeño botiquín de primeros auxilios que tenia, limpio la herida profunda y luego presiono para detener la sangre, colocando una cura - listo, pero tendrás que ir al hospital, tal vez necesites sutura.

-Peter me suturara…gracias eres buena en esto - con una leve sonrisa al ver la manera rápida de curar su herida - por lo que veo otras personas se han cortado con tu mesa.

-Tú eres la única que le ha sucedido tal cosa, además tengo dos hermanos menores a los cuales tenía que curarles para que mi madre no los castigara sonriendo.

-Tú camisa tiene sangre - al notar como su pecho tenía un gran chorro de sangre.

-Déjalo así, casi pierdes un ojo por lo ocurrido -

LATETAFELIZ®

disculpándose.

45

BROOKLYN - ORIANA

Luego de desayunar, se cambiaron de ropa y partieron rumbo a la estación, pero Elizabeth dejo a Darla en una estación de metro para ir a su casa, ya que ésta así lo quiso. Una vez que llego al trabajo todos estaban preocupados pues no sabían nada de Hernández, ella tuvo la intención de contarles lo que había ocurrido y aclararles que ella estaba bien, pero no lo hizo, como podría explicar que durmió en su casa, en su propia cama, todo resultaría muy confuso, fue hasta su oficina para empezar con sus labores.

Tenía en las manos un caso que estaba preparando por el homicidio de una familia a manos de un vecino fanático, pero al leer todos los datos se percato que le faltaba una copia de la prueba toxicológica de una de las víctimas, decidió bajar con el Dr. Straatman para solicitársela; cuando entro en la oficina del doctor empezó a llamarlo, pues observo que él hombre se encontraba en la parte posterior de la misma con otra persona.

-¿Doctor Straatman?- alzando levemente la voz.

-Hola Morris, aquí estoy - amablemente saliendo del fondo de la oficina, seguido por Darla quien llevaba un cura profesional en su ceja.

-Hola doctor, Hola detective - al fijarse en la mujer.

-Hola Morris - contesto Darla con una sonrisa que el doctor no vio.

-¿Qué sucede Morris? ¿En qué puedo ayudarte?- Peter acercándose a la fiscal.

-Estoy trabajando en el caso de la familia Jensen y no tengo la copia de la prueba toxicológica de Emily, ¿podría facilitármela?- fríamente volviendo a su trabajo.

-Umm, solo dame un minuto mientras la ubico - saliendo de la oficina.

-Observo que te ha suturado - acercándose a Darla con una ligera sonrisa, cuando ya se encontraban a solas.

LATETAFELIZ®

46

BROOKLYN - ORIANA

-6 puntos de sutura exactamente - contesto devolviendo la sonrisa.

-Lo siento -

apenada por lo sucedido.

-Sí, deberías sentirlo - duramente haciendo estremecer a la rubia - pues lo ocurrido se llama “agresión a un oficial de policía”.

-En ese instante el doctor Straatman llego a su oficina, por ser extremadamente organizado solo tardo un minuto en encontrar lo buscado, pero se sorprendió al ver a las dos mujeres muy cerca, se oculto para observar y escuchar lo que estaban sucediendo.

-¿Qué?- la fiscal en completa sorpresa.

-Voy a levantarte cargos - sin poder contener la risa.

-Ahhhh, eso te va a costar, recuerda que soy fiscal de distrito…no me atraparas tan fácilmente detective - riendo al ver que se trataba de una broma, se sintió aliviada porque había regresado a ser la misma de siempre.

-No te preocupes, ya ideare la forma de hacerte pagar por esto - señalando su herida - por cierto Peter me dijo que hiciste un excelente trabajo limpiando mi herida.

-¿El sabe lo que sucedió?- pregunto la rubia asombrada.

-No, yo no le conté, pero me indico que la persona que me limpio, hizo un buen trabajo - sonriendo.

-Lo siento, no pensé que esa mesa de noche pudiera causarle ese daño a alguien - colocando su mano dulcemente en la mejilla izquierda de Darla, acariciándola con su pulgar.

-No te preocupes, pero te recomiendo que cambies las mesas o destruyas tú despertador - sonriendo también, notando como su comentario hizo carcajearse a la rubia.

LATETAFELIZ®

47

BROOKLYN - ORIANA

El doctor que se encontraba afuera viendo la escena con total

¿Darla

durmió en su casa?”, “pero acaso ¿están coqueteando la una con la otra?”.

asombro, empezaba a preguntarse “¿Morris se está riendo?

-Creo que hare ambas cosas -

me alegra que vuelvas a ser la misma - retirando la mano de la mejilla

de la detective.

luego de calmarse un poco de la risa -

-Yo siempre he sido la misma, solo que - suspirando - ayer viste una parte de mi que desconocías - sonriendo nuevamente.

-Lo sé - devolviendo la sonrisa, ella entendía que si quería estar cerca de la detective, tenía que conocer también su lado oscuro, aunque preferiría borrarlo; luego se alejo de ésta - ¿el doctor Straatman está tardando?

Estas palabras hicieron alertar al doctor que se encontraba observando la interacción de ambas, razón por la cual entro luego de unos segundos.

-Hey, Morris aquí está la prueba - tratando de comportarse como si no hubiera visto nada.

-Gracias doctor - extendiendo su mano y tomando el documento - esta prueba confirma agentes alucinógenos presentes en su sistema, ¿cierto?- preguntando mientras leía la prueba.

-Sí, esta prueba es fundamental para establecer como esta familia fue intoxicada para mermar su voluntad y así poder ser sometidos al ritual.

-Gracias Doctor Straatman, bueno si tengo otra duda me comunicare con usted, que tenga un buen día - tomando el documento pero antes de salir, se percato que no se despidió de Darla, de manera subconsciente ella asumió que se marcharían juntas - igual para usted detective - girándose secamente y sin mostrar sonrisa alguna, lo que dejo en completa confusión al doctor.

LATETAFELIZ®

48

BROOKLYN - ORIANA

Darla solo asintió con la cabeza y observo como la mujer se marcho, ella sabía perfectamente que frente a otros, la rubia podía ser un bloque de hielo, pensó “algún día tendré que saber ¿el por qué de su actitud?

Cuando la fiscal salió de la oficina el doctor se giro notoriamente confundido y pregunto a la detective de manera directa.

-¿Cómo te sucedió eso?-

señalando la herida en la ceja.

-Ya

te

dije

que

fue

un

accidente,

¿Por

qué

me

preguntas

nuevamente?

deberías

indicarme

el

tratamiento

y

cuando

me

retiraras los puntos - sin comprender el porqué de la pregunta.

-Bien, en 7 días te retiro las suturas y déjame escribirte el tratamiento - dándose cuenta que ella no diría nada del asunto con Morris, de esta manera escribió el tratamiento y se lo entrego - aquí tienes.

-Gracias Peter, no vemos - saliendo de la oficina del forense, dejando a Peter lleno de preguntas y dudas concernientes a lo visto anteriormente.

LATETAFELIZ®

49

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 10

Casi

En los siguientes días, Darla sano adecuadamente, sus puntos de sutura fueron retirados y su herida sanaba plenamente. Una tarde la detective salió del restaurant de Sabrina, pues se encontraba corroborando unos datos de cierta información con ella, mientras su novato compañero hacia lo propio con otro informante. Era una tarde gris y fría pues ya empezaba el invierno con fuerza en la ciudad, Darla empezaba a sacar su ropa de invierno que ese día constaba de un suéter cuello alto color naranja y un jeans un tanto desvencijado.

Luego de soportar el ataque por parte de la atractiva mujer, salió del lugar y pudo notar que en la vitrina de la tienda de ropa que se encontraba al frente, a otra muy atractiva mujer, que vestía una blusa muy fina color azul y una falda hasta después de sus rodillas ceñida a su cuerpo de color beige, admirando los modelos del aparador, esto causo que Darla sonriera pues supo al instante de quien se trataba. Cruzo la calle rápidamente acercándose a la mujer en cuestión.

-¿No se supone que deberías estar trabajando?- susurrando al oído de la rubia, sorprendiéndola.

Se giro para notar que la detective estaba peligrosamente cerca de su cuerpo -¿Qué haces aquí?-pregunto con apenas voz, su corazón latía con mucha fuerza, ella no sabía si era por haber sido descubierta o por tenerla tan cerca.

-Yo estoy trabajando… ¿pero tú?- sonriendo a la reacción de la mujer.

-Yo

- sonriendo nerviosamente.

yo

también estoy trabajando… estoy eligiendo ropa para la corte

LATETAFELIZ®

50

BROOKLYN - ORIANA

-Mientes fatal… porque no simplemente me dices que estabas tomándote un momento, yo puedo comprender eso - riendo, pero aun muy cerca de la rubia.

-Entonces ¿sí sabes para que me acosas?- finalmente más relajada aunque su corazón seguía latiendo con fuerza.

-Porque me gusta verte en apuros -sonriendo y notando que su corazón estaba latiendo con fuerza - ahora tienes que comprar mi silencio…otra vez.

-¿Qué haces en Manhattan?- pregunto al notar que no estaba en su jurisdicción.

-Tengo un informante aquí que conoce bien Brooklyn.

-Bien…entonces ¿qué quieres a cambio de tu silencio?- acercándose provocativamente más a la detective.

-¿Qué tienes que ofrecerme?- contesto pícaramente.

-Qué te parece algo de comer, mira la hora y yo no he almorzado todavía - saliendo del intimo acercamiento que habían establecido.

-Me parece genial - sonriendo girándose hacia la rubia.

-¿Trajiste tu auto?

-Sí, está al otro lado de la calle, ¿vamos?-

de sus brazos y con el otro tocándola en la espalda gentilmente.

señalando el auto con uno

-Vamos

estremecer.

- sonriendo,

a pesar que

el contacto

con Darla

la

hizo

De esta manera ambas cruzaron la calle y entraron en el auto de la detective, sin siquiera percatarse que toda la escena había sido observada celosamente por Sabrina. Se marcharon a un restaurant conocido por Elizabeth, sin embargo Darla tuvo que estacionar el auto a una manzana del mismo.

LATETAFELIZ®

51

BROOKLYN - ORIANA

Almorzaron en el lugar mientras Elizabeth le explicaba el porqué se encontraba viendo vitrinas y no en la estación o en los juzgados; una vez salieron del lugar les toco caminar hasta el auto nuevamente, pero repentinamente un ventisca helada paso por la calle e intempestivamente comenzó una lluvia muy fuerte, grandes gotas caían en el suelo y las mujeres salieron en busca de refugio, lo encontraron en la entrada de una tienda cerrada, su toldo y piso elevado eran de ayuda en el momento, ambas se refugiaron allí a la espera de que terminara el temporal.

-Esta lluvia pasara pronto - indicándole Darla a Elizabeth, pues ambas se encontraban sobre el piso elevado.

-¿Cómo puedes estar tan segura?- mientras intentaba echarse lo más posible hacia la puerta a su espalda.

-Porque en esta fecha es común este tipo de lluvias, son fuertes pero no duran mucho - volteando para ver a la rubia que se encontraba tratando pegar el cuerpo a la reja a su espalda - ¿Qué haces?

-Trato de evitar mojarme la falda

cuenta - contesto aun concentrada en su movimiento.

es

beige por si

no te has dado

-A ver déjame ayudarte - Darla se giro al frente de la rubia tratando de tapar con su cuerpo a la otra mujer, se sostuvo con sus manos de la reja de la puerta, mientras sus piernas trataban de tapar la falda asechada por el agua bien, así está mejor, ahora no te mojaras - pero al levantar la vista noto el rostro sonrojado de la rubia, observando que literalmente estaba sobre ella - creo que no es una buena idea después de todo - sintiendo su corazón sobresaltarse nuevamente, trato de soltar la pose pero la rubia deslizo sus brazos rápidamente hacia la espalda de ella aferrándose para detener el movimiento.

-Espera - con apenas un susurro - puedes caerte - fijando su mirada en la detective, pero hasta allí llegaron sus palabras, sintió el impulso de acercarse y besarla.

LATETAFELIZ®

52

BROOKLYN - ORIANA

-No caeré - contesto, pero luego se sumo al silencio establecido, poco a poco fue cerrando el espacio entre sus labios para besar a la rubia, ella no estaba analizando la situación solo se estaba dejando llevar, sin percatarse que la lluvia ya había cesado, pero de pronto una voz autoritaria la hizo salir del transe en el cual se encontraba, bajando rápidamente del sobre piso.

-¿Pueden explicarme que está sucediendo?- acercándose un oficial de policía a ambas mujeres, observando como éstas se separaban rápidamente sobresaltadas, noto que una de ella se encontraba armada.

-He…buenas tardes oficial, soy la detective Darla Hernández - algo aturdida sacando rápidamente su placa que colgaba de su cintura y entregándosela al oficial.

-Ummm…es de Brooklyn, ¿Qué hace en Manhattan?- pregunto el oficial inquisitivamente, mientras la rubia permanecía en silencio.

-Estaba conversando con un informante que vive aquí y conoce Brooklyn - pero noto como el hombre rápidamente poso su mirada en Elizabeth - ella es Elizabeth Morris fiscal de distrito - para aclarar que ella no era su informante.

-Es correcto aquí tiene mi credencial - sacándola rápidamente de su bolso y entregándosela al oficial.

-Saben en la posición en la que se encontraban hace un momento

¿verdad?- devolviéndole la credencial a Elizabeth.

-Sí, pero no es lo que parece - contesto Darla al oficial.

-Está bien…aquí tiene su placa detective - acercándose a Darla - déjeme decirle una cosa más….tiene muy buen gusto, ella es muy hermosa - en voz baja y sonriente para alejarse de ambas mujeres

-¿Qué te ha dicho?- pregunto Elizabeth mientras observaba como Darla colocaba su placa en su cintura.

LATETAFELIZ®

53

BROOKLYN - ORIANA

-Me dijo… - dudando un poco de la respuesta - que tenía buen gusto, pues eres muy hermosa - finalmente sonriendo.

-Ahhh - contesto para sumarse a la sonrisa cómplice de la detective, no hacían falta más palabras, ella sabía la posición comprometedora en la que se encontraban y de no ser por el oficial con toda seguridad se habrían besado.

Luego del episodio en Manhattan, tanto Darla como Elizabeth había entablado un coqueteo descarado, cada vez que se encontraban a solas una de ellas se encargaba de iniciar el asecho con la otra. Darla sabía perfectamente que había cambiando su relación con la fiscal a una que le gustaba, ir al asecho de la rubia, buscar las palabras para que sus ojos brillaran y en ocasiones sonrojarla, era algo simplemente inevitable, cada vez que la veía no podía dejar de cortejarla o coquetear con ella, era algo más allá de sus sentidos. Elizabeth se encontraba en la misma posición que la detective, no podía evitar la situación, inclusive coqueteaba con su mirada si se encontraban en un lugar que no pudieran hablar con fluidez.

LATETAFELIZ®

54

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 11

Inevitable

Una tarde Darla se dirigió al área de interrogatorios para buscar un café, pues Smith estaba acabando con su paciencia, allí noto como Elizabeth se encontraba concentrada en el cristal falso de una de las salas de interrogatorio.

-Hey ¿qué haces tan concentrada?- pregunto entrando a la sala.

-Estoy ayudando al detective Morielli, busco algún indicio en la declaración de este posible testigo que nos permita levantar cargos y así hacer presión para que delate al sospechoso - sin despegar su mirada del cristal

-Ummm… ¿y crees que obtenga lo que busca?- acercándose a la rubia con una mirada picara.

-Bueno yo - girándose para contestar, pero al instante noto a lo que se refería la detective en su picardía - bueno tal vez lo obtenga…todo depende del método que utilice - sonriendo

-Y hasta ahora, ¿Cómo va? ¿Crees que pronto lo consiga?- contesto acercándose un poco a la fiscal.

-Puedo decirte que el método es muy original…por lo cual está en buena dirección.

-Entonces… - pero cuando fue a terminar la frase salió Tony del interrogatorio y las interrumpió

-Hey, Darla - saludando al percatarse de la detective, la cual asintió con la cabeza en respuesta - Morris ¿qué te pareció la declaración?, ¿cree que puedas obtener algo de ella?

LATETAFELIZ®

55

BROOKLYN - ORIANA

-La escuche… pero podrías darme la cinta más tarde así podre analizarla y darte la respuesta definitiva.

-Te la entregaré en cinco minutos -

Tony saliendo de la sala.

-Tú no escuchaste la declaración - afirmo Darla.

-No, pero eso es tú culpa.

-No me digas.

-Sí, lo es…ahora debo trabajar - pero antes de salir se giro a la detective - te repito, el método es muy original - sonriendo para salir, dejando a la detective completamente fuera de sí.

^

La mañana se mostraba inicialmente pesada cuando Darla llego al estacionamiento, bajo de su auto y se dirigió con letargo hasta el ascensor, no quería ni imaginar su día con Smith, el chico la exasperaba y tenía que acudir constantemente a su paciencia; el ascensor llego finalmente y ella entro pero en el instante que las puertas se cerraban Elizabeth se deslizo rápidamente adentro del mismo.

-Hola

la detective.

Casi

me deja el ascensor - la respiración acelerada sonriendo a

-Hola… ¿Por qué no me avisaste? yo lo habría detenido.

¡-Te grite! pero tus pensamientos estaban en otro lugar.

-Ahhh…lo siento - bajando la mirada.

-¿En qué estabas pensando?- pregunto acercándose peligrosamente a la detective.

LATETAFELIZ®

56

BROOKLYN - ORIANA

-En… - pero no concluyo la frase debido a que las puertas del elevador se abrieron en la planta principal y una muchedumbre entro de manera abrupta, Elizabeth a penas logro girarse y quedar de espaldas a la detective que se encontraba pegada literalmente en el fondo. Empezaron a subir por los piso y todos las personas que se encontraban adentro se movían de un lado a otro en el pequeño espacio que podían tratando de situarse mejor; Darla noto que Elizabeth estaba haciendo el mismo movimiento, deslizo hábilmente su mano derecha por la cintura de la rubia, poso su mano en el abdomen y la atrajo hacia su propio cuerpo con suavidad, pegando la espalda a su cuerpo, luego se movió discretamente hasta el oído izquierdo de la fiscal y le susurro -. ¿Estás mejor ahora?- haciendo alusión a la nueva posición tomada en el ascensor.

-Mucho mejor - susurro la rubia sonriendo al oído de la detective que ya se había movilizado para escuchar la respuesta - ¿tú mañana mejoro ahora?

-Ampliamente - susurro con gran sonrisa en sus rostro, pero pronto llegaron a su piso y todos salieron del ascensor teniendo que soltar la provocativa posición, Darla coloco su mano izquierda por la parte de atrás de la cintura de la rubia escoltándola hasta la salida, una vez afuera retiro su mano rápidamente y se dispuso a meterla en el bolsillo del pantalón, pero la rubia lo impidió.

-Gracias - tomando hábilmente la mano de la detective y acariciando sus dedos mirándola muy provocativamente.

-Por nada - devolviendo la mirada ardiente, luego se soltaron rápidamente y cada una siguió su camino con enorme sonrisa plasmada en su rostro.

LATETAFELIZ®

57

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 12

Broma Pesada

Así continuaron unas semanas más, cuando sus flirteos mutuos estaban más atrevidos, continuando su acercamiento físico; una mañana ambas se encontraron en el ascensor, pero esta vez estaban a solas rumbo a su piso.

-¿Me estas pidiendo una cita?-

Elizabeth sonriendo.

-No es una cita…te estoy invitando un café.

-Es una cita - aclarando el punto.

-No lo es

que me acompañes a tomar un café solamente - aclarando las definiciones justo cuando el ascensor abrió las puertas.

cita consta de una cena elegante…yo te estoy pidiendo

una

-Está bien, acepto.

-Bueno acompáñame - haciendo una seña hacia el fondo del piso.

-¡Queeee¡

café de la cafetera detective.

bueno obviamente no es una cita, me vas a invitar una

molesta por el engaño y mal gusto de la

-

-No te enfades

observo cómo se dirigía a la cafetera razón por la cual le hizo señas a Darla para que le trajera uno, asintió con la cabeza en señal de comprender la petición.

un poco - mientras caminaban, pero Richard

espera

En ese instante Richard observó que Tony y Don escoltaban a una sexy mujer que reconoció de inmediato.

-Hey chicos - saludo deteniendo a los hombres.

LATETAFELIZ®

58

BROOKLYN - ORIANA

-Hola detective Crowe - contesto la mujer.

-Un momento

¿ustedes se conocen?-pregunto Don consternado.

-Sí, nos conocemos…puedo hablar contigo un segundo - Richard apartándose de la mujer y Tony.

-¿Qué sucede?- pregunto Don.

-Ella es informante de Darla…a decir verdad esa mujer está enamorada de ella.

-¿Cómo que enamorada?- pregunto confundido Don.

-Como lo oyes… ¿Qué hace aquí?

-Ella está involucrada con la víctima de un homicidio, vino para que tomáramos su declaración.

-Ok…pues te diré que Darla esta justo en las salas de interrogatorio, vamos y así veras lo que te digo - acompañando a los detectives y a la mujer hasta la sala en cuestión.

Mientras tanto en la cafetera.

-Toma aquí tienes el café - entregándole el vaso con el líquido caliente a la rubia.

-Gracias - tomándolo un poco desilusionada.

-Te dije que no te pongas así - para acercarse y deslizar su brazo por la cintura de la rubia, pegando sus labios al oído de la mujer - ¿quieres cenar conmigo esta noche?- pregunto en un susurro haciendo estremecer a la rubia.

-¿Esto fue una treta para pedirme una cita?- esbozo una sonrisa victoriosa sí, cenare contigo esta noche - suavemente al oído de la otra mujer.

LATETAFELIZ®

59

BROOKLYN - ORIANA

-Perfecto - contesto Darla en su oído antes de separarse de la rubia, sabía que no era un lugar seguro para ese tipo de acercamiento.

-Este sin duda alguna es mi día de suerte detective - comento una mujer con voz sensual, entrando en el área del café, notando como ambas mujeres se giraron para verla, ella reconoció a la rubia, era la que coqueteo con Hernández a las afueras de su restaurant, se preguntaba ¿qué estaba haciendo allí?

-¿Sabrina?

en el mesón y acercándose a la mujer mientras la rubia observaba la

interacción totalmente confundida.

qué haces aquí?-se pregunto Darla dejando su café

¿pero

-Está aquí para dar una declaración - contesto Don, mientras Tony y Richard observaban.

-Sí, el problema detective es que yo solo colaboro contigo - contesto Sabrina acercándose a Darla.

-Sabrina déjate de juegos…sabes… - pero no logro concluir la frase ya que Sabrina se abalanzó sobre ella, deslizando sus brazos por el cuello besándola profundamente, esta acción hizo que sus compañeros se rieran, pero ninguno noto la cara de sorpresa e ira que estaba poniendo Elizabeth; Darla se aferro a las manos entrelazadas de la mujer en su nuca, tratando de soltarla, consiguiéndolo de manera abrupta - ¿PERO QUË DEMONIOS?- molesta y aturdida por el suceso.

-Ummm….definitivamente tus labios son la gloria detective - para echar una mirada rápida a la rubia que se encontraba furiosa, lo que lleno de dicha a Sabrina - bueno, vamos, ahora diré todo detectives - para ir directamente a una de las salas de interrogatorio.

-Gracias Darla, tienes buen gusto - Tony para ir a la sala de interrogatorios junto a Don riendo.

-Ahora niégame que no le gustas - también.

LATETAFELIZ®

Richard saliendo del área riendo

60

BROOKLYN - ORIANA

-Olvídate de la cena - fríamente Elizabeth sin ver a Darla.

-¿De qué hablas?- sorprendida - escúchame, ella es un informante nada más…te juro que yo - pero no termino la frase porque fue interrumpida.

-¡No jures nada!…yo creía…¡Dios, que tonta fui! - también.

saliendo del área

-Espera - estiro su mano para detenerla.

-No me toques - moviendo su brazo para evitar que Darla la tomara y salió del lugar dejando solo una mirada fría.

-¡DEMONIOS! - grito dándole una patada a la papelera del lugar; salió furiosa tras su ex-compañero encontrándolo tranquilamente en su escritorio - ¡eres un imbécil!

-¿Por qué estas molesta?, esa mujer debe besar como una diosa - sonriendo sin entender que le sucedía.

-Eres un idiota Richard arruinaste todo, te juro que - pero se detuvo prefirió callar, si seguía hablando pronto tendría que decirle sobre Elizabeth y ella no quería.

-¿De qué coño hablas?- pregunto consternado.

-Nada - finalmente para sentarse en su escritorio, quería correr y explicarle todo a Elizabeth, pero sabía que en ese momento no la escucharía, tenía que esperar el mejor momento para hacerlo.

LATETAFELIZ®

61

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 13

Determinación

Luego de un par de días Darla inicio su asecho a Elizabeth, la encontró saliendo del piso y supo que en el ascensor ella no tendría otra salida que escucharla, razón por la cual se acerco al mismo y vio como Elizabeth entro sola, salió corriendo entrando justo antes de cerrar sus puertas.

-Hey, voy bajando - tratando de ver la reacción de la rubia.

-Darla, por favor - pero fue interrumpida.

-Escúchame, Sabrina es mi informante de Manhattan, pero eso no quiere decir que yo tenga algo con ella.

pensé que

conmigo era la primera vez que coqueteabas con una mujer - con

decepción.

-No entiendes, sé que ella te beso a la fuerza

pero…

-Y es la primera vez…puedes preguntar sí lo deseas….escucha - al notar que el ascensor estaba a punto de llegar - no me trates de esta manera dura, porque estas acabando conmigo, te extraño - acercándose a la rubia en la última frase.

-Dame tiempo…solo eso te pido - contesto saliendo del ascensor, sintiendo como se había sacudido por las palabras de la detective.

Las cosas mejoraron levemente pero la rubia seguía distante, no hablaban mucho, Darla sentía el peso de su distanciamiento, decidió pasar menos tiempo en la estación, razón por la cual ayudaba a sus compañeros en su tiempo libre, siempre en la calle para evitar encontrarse con Elizabeth. La rubia noto su ausencia y quería revertir lo sucedido, pero nunca encontró a Darla en la estación disponible

LATETAFELIZ®

62

BROOKLYN - ORIANA

para hablar, no quería llamarla al teléfono pues estaba segura que no le contestaría. Era ya la semana antes de navidad y Darla seguía evitando a Elizabeth, se entero que supuestamente ese viernes la rubia estaría en los juzgados, por eso decidió pasar rápidamente por su oficina.

-Hola Richard - sentándose en su escritorio.

-Bueno al fin se te ve la cara, pareces una patrullera - contesto mientras sacaba un pequeño sobre de su gaveta y se lo entregaba a la mujer.

-¿Qué es esto?

-Es la invitación para nuestra reunión anual del departamento.

-Ahh, ¿cuándo es?-

colocando el sobre sin abrir en su escritorio.

-Es esta noche - notando como Darla no toco más el sobre.

-¿Y por qué me entregan esto hoy?- indignada.

-Lo entregaron hace una semana, pero tú no apareces… ¿Qué te sucede?- pregunto sin comprender el comportamiento de su amiga.

-Nada, solo estoy trabajando….además no pienso asistir - contesto algo irritada.

-Pues ni lo pienses, el Capitán quiere a todos allí hoy, así que ve a casa y cámbiate, porque pareces un mafioso - haciendo alusión a los pantalones negros de Darla, a su suéter gris cuello alto y su sobretodo negro.

-Entonces pasare un rato….y déjame en paz….no pienso cambiarme - pero al concluir la frase noto que Elizabeth venia caminando en su dirección - sabes me tengo que ir, nos vemos esta noche - levantándose abruptamente de su silla tomando el sobre.

LATETAFELIZ®

63

BROOKLYN - ORIANA

Darla no se percato de la cara de decepción de la rubia, ella asumía que la fiscal no quería entablar más conversación con ella. Elizabeth por su parte se encontraba más miserable que nunca, no lograba acercarse a la detective, viendo su reacción decidió seguir su rumbo hacia Crowe.

-Hola Crowe… ¿Qué le sucede a Hernández?- fingiendo inocencia, observando como el detective suspiraba antes de contestar.

-Ojala lo supiera…no se…ella está actuando muy raro -

preocupado

-Puedo notarlo… ¿vendrá esta noche a la reunión?

-Sí¿en qué puedo ayudarte Morris?- se giro Crowe para ver a la rubia.

-E

rápidamente sorprendida por la pregunta, porque ella solo fue hasta él

para saber de Darla, de esta manera continuo divagando con Crowe un rato, para luego marcharse.

realidad quería saber sobre un viejo caso tuyo - contesto

en

Estaba decidida a acabar con esa situación, es por ello que fue a su casa y se cambio, luego regreso a la estación en taxi, había tomado una decisión con respecto a Darla y no cambiaria de parecer. Ya cerca de las 9pm, la detective por fin apareció, saludando a sus compañeros.

-Hola chicos -

frotándose las manos por el frio intenso de la calle.

-Hey, Darla - contesto Don - veo que vienes congelada.

-Sí, creo que va a empezar a nevar con fuerza…solo vine a saludar - mientras colocaba sus manos es sus bolsillos.

-Te vas a perder del espectáculo - menciono Tony.

-¿De qué hablas?

-Mira - contesto haciendo señas a la espalda de Darla para que girara.

LATETAFELIZ®

64

BROOKLYN - ORIANA

-¿Qué?- contesto y se giro para observar a Elizabeth en un vestido negro ceñido a su cuerpo, sin mangas que la hacía ver muy sexy y hermosa, quedando sin aliento, cosa que noto Elizabeth al percatarse que la detective la observaba.

-Esa mujer es perfecta - afirmo Tony.

-Voy por un trago - contesto secamente alejándose de sus compañeros. Elizabeth noto el movimiento de escape y decidió acercarse a la mesa de vinos.

-¿Te marchas nuevamente?- colocándose al lado de Darla, fingiendo que tomaba una copa.

-Estas muy hermosa…pero

contesto sin verla saliendo del lugar.

yo

no

puedo

quedarme, lo siento

-

Bajo las escaleras desiertas lo más rápido que pudo pues la tormenta de nieve estaba iniciando con fuerza, pero cuando llegó al auto escucho que alguien le gritaba, se giro y vio que Elizabeth venia corriendo con su abrigo puesto.

-¿Qué haces? la tormenta se está haciendo más fuerte vuelve a dentro - le indico a la rubia que estaba ya justo al frente de ella.

-No… ahora tú me escucharas…yo sentí celos cuando Sabrina te beso, porque creía que lo que estaba pasando era especial y nuevo para ambas…tarde comprendí que así era, pero no puedes echarme de tu lado.

-Yo pensaba que no querías saber nada de mí, estabas distante.

-Estaba distante porque…tenía que pensar…te dije que me dieras tiempo para pensar…esto no me había sucedido antes.

-A mí tampoco…crees que voy por la vida seduciendo mujeres, yo nunca me había fijado en una.

LATETAFELIZ®

65

BROOKLYN - ORIANA

-Está claro que si seguimos hablando no llegaremos a nada - acercándose más a Darla deslizando sus brazos suavemente por el cuello de ésta, acortando el espacio de sus labios para susurrarle - bésame

-No tienes que pedírmelo - contesto cerrando el espacio de sus labios y besar profundamente a la rubia, deslizo sus brazos por la cintura y la atrajo hacia ella, sus labios se movían con pasión en la boca de Elizabeth, que rápidamente dio acceso a la lengua de la detective que incursionaba de manera apasionada dentro de ésta, expresando toda la tensión que tuvieron por mucho tiempo.

-Sácame de aquí -

susurro nuevamente sobre los labios de Darla.

-Vamos - soltándola para abrir la puerta del auto y dejando que la rubia entrara, luego entro y sonrió a Elizabeth encendiendo el auto, aunque las calles se encontraban desoladas, hubo un par de ojos que vieron lo sucedido en las escaleras.

LATETAFELIZ®

66

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 14

Pasión

Con cada giro del auto por las calles solas, se notaba la furia de la nevada, llegaron a un barrio modesto de Brooklyn y estacionaron el auto en un parqueadero cerrado de un edificio.

-Llegamos - se giro para decirle a la rubia.

-Está bien - para bajarse del auto y esperar a la detective que llegara hasta ella, el furioso viento nevado arremetía con fuerza a cualquiera que estuviera en la calle, Darla tomo su mano y la condujo adentro del edificio. Se subieron al ascensor pero cuando iba a cerrarse un joven penetro de manera imprevista.

-Hey, Darla….horrible noche - saludo el joven mientras que traía en su mano varias películas, pero luego sus ojos se posaron en la rubia y las manos entrelazadas de ambas, lo que hizo esbozar una sonrisa.

-Ni que lo digas - contesto notando como el joven se fijo en la rubia-. Ella es Elizabeth… Elizabeth él es Chuck - presentándolos cortésmente

-Encantada Chuck - contesto la rubia estrechando su mano libre con el joven.

-Igualmente - sonreído - Darla toma este par de películas, vas a necesitarlas, avisaron en la tv que no es prudente salir de casa en todo el fin de semana - entregándole las películas.

-Gracias Chuck - contesto tomando las películas, bajando en su piso con la rubia para girar y despedirse del joven aun en el ascensor - entonces cuídate

LATETAFELIZ®

67

BROOKLYN - ORIANA

Llegaron hasta la puerta del apartamento de Darla y entraron.

-¡Tu casa es hermosa! - Elizabeth asombrada, viendo que sus muebles era de una color café muy intenso y sus ventanas tenían persianas tejidas, el color de la paredes era de un suave color arena, la iluminación era tenue dando una sensación de cobijo.

-Gracias - cerrando la puerta y encendiendo la calefacción - pronto se calentara.

-Bueno Chuck menciono que no podemos salir en todo el fin de semana - pícaramente acercándose a Darla.

-No podemos - contesto deslizando sus brazos por la cintura de la

mujer - pero

¿En que habíamos quedado?

-En esto creo - la rubia para deslizar sus brazos por el cuello de Darla

e iniciar otro profundo beso, sus lenguas se entrelazaban a un impresionante ritmo.

Deslizaron sus abrigos hacia el piso de la sala, se recostaron en el sofá y continuaron su pasión, sus besos profundos, Darla tomó a Elizabeth y la coloco sobre ella, mientras con sus manos empezaba a

recorrer su cuerpo; la fiscal por su parte tenía las manos perdidas en

el cabello ligeramente corto de la latina, sus cuerpos estaban en

reconocimiento mutuo. Elizabeth se detuvo para mascullar - quiero estar contigo.

-Yo

yo

no sé qué hacer exactamente nerviosa.

-Yo tampoco…pero lo estás haciendo bien… quemando mi cuerpo.

tus

manos

están

-Eres impresionante… mi corazón está casi infartado - sonriendo haciendo referencia a sus latidos apresurados, escondiendo un mecho rubio detrás de la oreja de la otra mujer.

-Te deseo tanto - con sonrojo en su rostro.

LATETAFELIZ®

68

BROOKLYN - ORIANA

-Yo también - levantándose del sofá y conducir a la rubia hasta su habitación.

-¡Tu cuarto es aun más acogedor! - la rubia sorprendida de la gran cama de la detective y como estaba pulcramente vestida con un edredón color pistacho que hacia juego con el color arena de sus paredes - no imaginaba tú gran gusto para la decoración.

-Creo que mi gusto es bueno para otras cosas también - abrazando a Elizabeth por la espalda.

-Ni que lo digas - girando en los brazos de la detective.

-Mis manos tiemblan - confesó.

-Yo también tiemblo, ¿no te das cuenta?- pero Darla inició otro profundo beso y sus manos ubicaban el cierre de su vestido a un costado, empezó a bajarlo sin abandonar los besos, dejándolo caer al suelo, un escalofrió recorrió el cuerpo semi-desnudo de Elizabeth, luego la detective se quito hábilmente el suéter, los zapatos y su pantalón cayendo todavía con su arma y su placa colgada de la correa, para luego deslizar a Elizabeth suavemente en su cama mientras besaba su cuello

Empezó su estampida de besos sobre el cuerpo de la rubia, con sus manos retiro suavemente el brassier de la otra mujer, besando apasionadamente su pecho; Elizabeth sentía su cuerpo reaccionar al tacto suave de Darla, sus besos, sus caricias, sentir su cuerpo que empezaba a ser desnudado, todo era muy excitante y sensual, nunca una persona la había tocado así, despertando su cuerpo de esa manera; en ese instante el nerviosismo se disipo por completo, la amaba profundamente.

Darla sentía la piel debajo de sus labios tan cálida, suave y hermosa, no podía dejar de tocarla, sentirla, amarla; no imagino sentir algo así y menos por otra mujer, pero todo era como un sueño, estaba haciendo el amor con ella, estaban entregándose mutuamente a sus fuertes sentimiento, mientras la furiosa tempestad de nieve arremetía contra la ventana.

LATETAFELIZ®

69

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 15

Juntas

La luz penetraba en la habitación y Elizabeth se despertó de su profundo sueño para percatarse que Darla la tenía abrazada de frente junto a su pecho arropadas con el edredón; sonrió al contacto, era un abrazo muy dulce entre dos amantes, observo que aun se encontraba dormida plácidamente y recordó lo que había sucedido la noche anterior, cuando Darla la hizo suya y a pesar que ambas no eran expertas en este tema, pues nunca habían estado sexualmente con otra mujer, ella sintió que había sido un momento único, la detective fue suave, haciéndola perder la cabeza de pasión; cerro sus ojos pensando que todo lo sucedido había sido un hermoso sueño, pero al abrirlos se percato de que no soñó, a aun estaba allí siendo abrazada, desnudas en la cama; se movió de su posición para depositar un suave beso en los labios de la otra mujer, pero esta acción hizo que se despertara.

- Ummm…buenos días sonreír.

- despertando

y observando a Elizabeth

-Buenos días… ¿crees que aun este nevando?- pregunto curiosa.

-No se - para girarse y ver la nieve acunada en su ventana - bueno debe haber nevado toda la noche.

-Fue hermoso

lo

de anoche - con un leve rubor en su rostro.

-Yo pienso igual, aunque… ¿no sé si lo hice bien?- con duda.

-Fue perfecto - contesto para depositar otro beso en la detective - nunca nadie me trato tan dulcemente antes.

-Gracias - contesto depositando otro beso en la rubia sin soltar el abrazo.

LATETAFELIZ®

70

BROOKLYN - ORIANA

-¿Darla? sabes yo - pero no termino de hablar ya que la detective la interrumpió.

-No… por favor no me vengas con la pregunta que solemos hacer todas las mujeres.

-¿A qué te refieres?

-A que siempre que estamos en la cama con alguien preguntamos… ¿Qué somos?

-Ahh - contesto con asombro - pero yo - volviendo a ser interrumpida.

-Elizabeth… obvio que estamos juntas.

-Ohhh…. yo te quería preguntar ¿si tenías hambre?…pero gracias por

aclararme que somos una pareja -

en la comisura de los labios de la detective.

sonriendo para depositar un beso

-¡Ouch! -cerrando sus ojos, dándose cuenta de lo tonta que había sido.

-No te pongas así.

-Es que hice lo mismo que en el parque.

-Bueno te diré que esa fue una de las cosas que me enamoro de ti - detuvo sus palabras, tomando una respiración profunda para luego decir - te amo.

-Te amo - contesto notando como las lágrimas empezaban a brotar de la rubia, acerco su mano levantando la cara de ésta y mirándola a los ojos - yo sé que alguien en el pasado rompió tú corazón, pero mírame a los ojos cuando te digo que te amo, jamás te haría daño, por favor pase lo que pase de ahora en adelante nunca dudes de mi amor por ti

- para besarla profundamente.

-¿Cómo lo sabes? -pregunto confusa.

LATETAFELIZ®

71

BROOKLYN - ORIANA

-Mi instinto me lo dijo sonriendo.

-Olvidaba que es difícil ocultarte algo - escondiendo su rostro en el pecho de Darla.

tengo hambre, pero no quiero levantarme -

sonriendo y observando como la fiscal sacaba su rostro de su pecho y

-No es difícil

además

sonreía también.

-Yo tampoco quiero.

-Bueno entonces te propongo - pero no concluyo su oración debido a que su teléfono empezó a sonar, sabía que continuaba de guardia, así que soltó el abrazo y se giro para tomar su teléfono del piso. - Hernández….hola…estuve un rato…bueno, si no me marcho estaría congelada en una calle… Richard ¿para qué llamaste?… ¡VAYA! eso si es una buena noticia… en casa… estoy durmiendo… está bien…. adiós - terminándola llamada - era Richard.

-¿Qué te dijo?

-Bueno…- suspirando - me reclamo por marcharme rápido, luego me dijo que el Capitán anunció que todos los detectives estamos libres hasta enero a partir de hoy, los novatos se quedan de guardia…no sabes lo feliz que me hace olvidarme de Smith tan solo dos semanas.

-¡Es fantástico! ahora podremos quedarnos en cama todo el día - acurrucándose más a la otra mujer.

-Sí, nada de salir de la cama - haciendo el mismo movimiento para quedar dormidas otra vez.

Luego de dormir un par de horas más, ambas mujeres decidieron levantarse, Elizabeth recogió la ropa esparcida por el suelo, mientras la detective tendía la cama, guardando su arma y su placa en la gaveta de la mesa junto a su cama.

Darla le entrego a Elizabeth unos pantalones deportivos y una camisa alusiva al carnaval de New Orleans; mientras la rubia se daba una

LATETAFELIZ®

72

BROOKLYN - ORIANA

ducha, la detective vistió con unos pantalones deportivos y una camisa blanca para luego observar el gélido paisaje por la ventana, las calles desiertas y la nieve cayendo con fuerza otra vez, se dispuso a realizar

el desayuno, a pesar que ya eran las 3pm.

-Huele delicioso -

Elizabeth apareciendo en la cocina.

-Me alegra que te gustes - contesto sonreída.

-¿Qué es?- pregunto deslizando sus manos por la cintura y asomando su cabeza por el hombro.

-Es tocino y huevos revueltos…un verdadero desayuno americano.

-Yo pensaba que cocinarías algo latino -

un poco decepcionada.

-Bueno para la noche te cocinare algo latino….por cierto ¿tú no cocinas?- pregunto curiosamente.

-Sí lo hago…pero cocinar para mi sola es tedioso Darla - separándose del abrazo para dando la vuelta al mesón de la cocinan

-Entonces cocina para mí - apagando la estufa.

-Está bien…esta noche la cena estará a mi cargo - con una enorme sonrisa mientras le servían el desayuno.

-Perfecto - besándola -.vamos a la mesa.

-Se sentaron y empezaron a comer sonriendo mutuamente, de pronto sonó un teléfono.

-Morris….hola….es que no estoy en casa….estoy perfectamente…no estoy sola…la tormenta es dura pero para el lunes debe terminar,

bueno al menos así parece decir la tv…no he visto nada de eso…dile

a mi mamá que estoy bien…sí y papá también…no te diré con quien

estoy… no insistas… está bien, adiós Amanda…mi teléfono estará

encendido…ok, adiós -culminando la llamada mientras Darla la observaba intrigada - era mi hermana.

LATETAFELIZ®

73

BROOKLYN - ORIANA

-¿Están preocupados?

-Sí, al parecer la tormenta de anoche fue muy fuerte y hay varios pasos trancados, llamaron a mi casa pero obviamente no atendí y por eso ellos se preocuparon.

-¿Cuántos hermanos tienes?- pregunto curiosa.

-3, Amanda es la mayor, luego vengo yo, después Chris y Tom…son mellizos - con leve sonrisa

-Familia grande…yo…ahora solo tengo a Héctor - con añoranza en sus palabras.

-Ahora me tienes a mi - tomando con su mano la de Darla.

-Si ahora te tengo a ti - sonriendo al significado de sus palabras - ¿quieres ver una de las películas de Chuck?

-¡Seria magnifico!

LATETAFELIZ®

74

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 16

Promesa de navidad

Luego de lavar los platos, ambas fueron a la habitación y Darla coloco una de las películas, se deslizaron en la cama y se abrazaron. No querían estar lejos ni por un momento, ya habían pasado por mucho tiempo separadas entre cortejos y discusiones como para distanciarse nuevamente.

-Tienes los pies fríos - indico la rubia.

-Tú también.

-¿Cuándo fue que te fijaste en mi?- pregunto Elizabeth.

-¿Por qué preguntas eso?

-Porque soy curiosa

te disculpaste conmigo por tu actitud en la morgue….allí algo en mi me

impulso hacia ti -

te diré cuando me fije en ti…fue cuando

además,

sonriendo

-Está bien…fue cuando te enfureciste en la morgue…te veías tan bella, que cuando quise bromear con Peter, se salió de mis labios el comentario hacia ti - con un leve sonrojo

-¿Pero tú te enojaste?

-Sí, pero fue porque no entendía como te había dicho eso….luego de disculparme contigo, yo me esforcé mucho para borrar esa imagen odiosa que pensé tenias de mi.

-Ahhh…por eso eras totalmente encantadora y bromista.

-Algo así…bueno cuando tú estabas exageraba mi simpatía y siempre te observaba, así fue como descubrí que tu frialdad era mentira…

LATETAFELIZ®

75

BROOKLYN - ORIANA

porque cuando yo bromeaba, tú te esforzabas para no reír - contesto riendo al recuerdo.

-Bueno, entonces todo fue casi desde el instante de conocernos - asevero la rubia.

-Creo que si…además ahora estás aquí en mi cama, en la peor nevada de New York - sonriendo mientras apretaba más el abrazo.

-Y estoy feliz de estar aquí -

-¿Qué?

para besarla - ¿sabes una cosa?

-La película termino y ni siquiera la vimos - empezando a reír, acción que fue seguida por la otra mujer.

-Ya es casi de noche… voy a ducharme para probar esa deliciosa cena que me preparas.

Fue directamente a la ducha, mientras que Elizabeth se encargaba de la cena, ella sonreía con todo el orden meticuloso de la detective en su cocina, todo estaba perfectamente ordenado, las ollas, los electrodomésticos, los alimentos en su nevera, su alacena, era algo fascinante. Tomo lo necesario de la cocina inmaculada y se dispuso a cocinar.

-Ya estoy lista… ¿en qué puedo ayudarte?- entrando en la cocina.

-Puedes empezar por darme un beso…además ya está casi lista… pollo y ensalada - girándose hacia Darla.

-Ummm….eso es lo primero que te voy a dar - besándola mientras la tomaba de la cadera - y ¿tenía todo lo necesario?

-¿Qué dices?….tienes de todo en tu cocina - riendo.

-Espero que la cena no me dé sueño.

-¿Por qué?

LATETAFELIZ®

76

BROOKLYN - ORIANA

-Bueno esta noche quiero hacerte el amor - rubia - hay que practicar.

pícaramente mirando a la

-Estoy totalmente de acuerdo - pero en ese instante sonó unos toques en la puerta - ¿Quién podrá ser?

-No se…a lo mejor es Chuck - dejando a la rubia revisando la cocina y dirigiéndose hasta la puerta, al abrir quedo sorprendida.

-Cariño… que noche más fría…y tu sin aparecer… ¿pero donde coño te metiste?… imaginé que estabas congelada - un hombre de aproximadamente 33 años, de piel blanca, muy guapo vestido con un abrigo y guantes de color marrón.

-¿Héctor qué haces aquí? -

Darla sorprendida

estaba preocupadísimo por ti…la peor

nevada de la ciudad y tú… mi amiga, mi hermana ni señales… ¿no me llamas para saber si estoy vivo?- Héctor colocando su mano dramáticamente en su pecho.

-¿Cómo qué hago aquí?

-Pero estoy perfectamente y tú también - observando la exageración de su amigo.

-¡¡Ahhh!!…. ¿ahora no puedo preocuparme por ti?- pero en seguida se percato del delicioso olor proveniente de la cocina - ¡hay comida, magnifico! - entrando abruptamente en el apartamento.

-No… espera Héctor - tratando de detenerlo.

-¡¡¡Ahhhhh!!!…¿pero esta mujer hermosa quién es?- observando con asombro a Elizabeth quien esbozaba una sonrisa - ¿un momento? ¿ella lleva puesta tú ropa?- con gran asombro se giro hacia su amiga - ¡Ay Dios mío!… ¡Dios mío! - colocando otra vez su mano de manera exagerada en su pecho - no…no…no puedo creerlo… ¿te cambiaste de acera? ¡Ay dios mío! - finalmente desplomarse en el sofá fingiendo un ataque de ansiedad - ¿Cómo has podido hacerme esto Darla? tú,

LATETAFELIZ®

77

BROOKLYN - ORIANA

mi

mejor amiga, mi hermana y ¿no me cuentas esto?-

levantándose

del

sofá.

-Luego te contare…ella es Elizabeth Morris.

-Hola, encantada de conocerte - la rubia para estrechar la mano de Héctor, quien se había quitado el guante de la mano izquierda.

-Cariño…el placer es mío…soy Héctor Mendoza… ¿así que tú eres la diosa que cambio a mi amiga?

-Bueno, creo que nos cambiamos juntas…yo tampoco había estado con una mujer.

-Bueno, bueno, bueno…estoy hiperventilando en este momento…no voy a interrumpir esta obvia luna de miel, así que me marcho - colocándose el guante - Darla me debes todos los detalles….preciosa es un placer conocerte - despidiéndose de la rubia para salir del apartamento - Vaya que calor hace aquí - sonriendo y agitando su mano para salir del lugar cerrando la puerta a su paso.

-Y ese es Héctor.

-Me parece encantador… como tú… pero, ¿es zurdo?

-Sí¿vamos a cenar?

-Sí sonriendo.

Luego de terminar la comida se fueron a la cama, pero de nada sirvieron los esfuerzos por no dormir, la cena fue fulminante para las dos y entraron en un profundo sueño. En la mañana fue Darla la primera en abrir sus ojos, observando como la rubia dormía profundamente cerca de ella, se veía hermosamente tranquila, medito sobre todo lo que había sucedido, nunca pensó en enamorarse de ella, aunque muy al fondo tal vez la amaba desde que la conoció, recordó cuando ella le dio cobijo en su casa el día que apareció su padre, ella fue comprensiva y tierna; sonrió de esto nuevo que estaba viviendo, sorprendentemente desde que hicieron el amor por primera

LATETAFELIZ®

78

BROOKLYN - ORIANA

vez se desenvolvían con soltura, como si estuvieran juntas desde hace mucho, además después de tantas cosas que en su vida paso y todo lo que ahora tiene debido a su gran esfuerzo, sentía que Elizabeth era el premio de su vida y le aterraba perderla.

-Buenos días - Elizabeth al despertar.

-Buenos días - contesto sonriendo.

-Anoche no hicimos nada.

-No…pero todavía tenemos tiempo - cuello.

-¡Espera! -

abruptamente.

acercándose para besarla en el

-¿Qué sucede?- pregunto con temor por el tono que uso la rubia.

-No te asustes, pero…Darla mañana salgo en el primer vuelo para Bridgeport…compre el pasaje cuando llegue a Brooklyn para pasar navidad con mi familia.

-Ahhh - con decepción.

-Realmente no quiero ir…quiero quedarme contigo - cerrando sus ojos y colocando su mano en su frente.

-Ve.

-Pero - abriendo sus ojos, no termino la frase porque fue interrumpida.

-Ve Elizabeth, es tu familia….no puedes dejarlos, tienes meses sin verlos y se preocupan por ti.

-Pero… ¿y tú?

estar

bien…extrañándote muchísimo, pero bien…solo llámame a diario para escuchar tu voz - sonriendo.

-Yo estaré en el mismo lugar, Brooklyn…

voy

a

LATETAFELIZ®

79

BROOKLYN - ORIANA

-Lo prometo - besándola.

-Bueno…entonces no podemos perder el tiempo - desplazando su mano hasta la camisa llegando a un costado, para hacerle cosquillas.

-No seas traviesa - riendo al gesto.

-No soy traviesa…

nuevamente su pasión.

vamos

a

disfrutar

este

día

-

desatando

Continuaron el día explorando sus cuerpos de la forma más amorosa posible, haciendo el amor y acurrucándose en la cama. El lunes Elizabeth partió a pasar navidades con su familia, ambas se extrañaron mucho durante esas dos semanas, pero la fiscal cumplió su promesa y hablaban todos los días, lo que hizo más llevadero el

tiempo distante. Cuando se encontraron nuevamente, la pasión volvió

a estallar.

-Te extrañe - acariciando con su pulgar la cadera desnuda de la rubia que se encontraba recostada sobre su cuerpo.

-Yo también te extrañe - depositando un beso en los labios.

-¿Cómo te fue con tu familia?- pregunto mientras escondía un mechón de cabello de la rubia detrás de su oreja.

-Bien…tenía meses sin verlos y disfrute mucho….¿y tú?

-Yo estuve con Héctor contándole todos los detalles de cómo nos enamoramos…tenias que ver lo exagerado que estuvo, me reí mucho

a decir verdad -

riendo al recordarlo

-¿Y ahora?- pregunto con seriedad la rubia.

-Bueno finalmente hiciste la pregunta.

-No estoy preguntando eso…sé que eres como mi novia.

LATETAFELIZ®

80

BROOKLYN - ORIANA

-¿Cómo tu novia? bueno… ¿quieres ser mi novia?

-Sí - sonriendo - no tenias que hacer la pregunta formal - besando a su ahora novia.

-Quiero pasar el resto del fin de semana así - abrazando la espalda desnuda de Elizabeth.

-Yo no tengo objeción con eso… pero mi pregunta inicial es ¿Qué pasara el lunes, cuando regresemos al trabajo?

-Bueno…tendremos sumo cuidado para que nuestros compañeros no sepa de nuestro noviazgo - sonriendo.

Una vez de vuelta en la estación de policía, ambas mujeres tenían que esforzarse mucho para mantenerse neutral la una con la otra, cada vez que se veían saltaba destellos de sus ojos.

LATETAFELIZ®

81

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 17

San Valentín

-Hola… ¿Morris se encuentra reunida?- pregunto Darla al joven becario que se encontraba a la entrada del departamento legal.

-Hola Detective…ella está libre en este momento.

-Gracias - entrando en la oficina de su novia, observándola detrás de su escritorio muy concentrada - ¿un caso duro?

-Hola….un poco… ¿qué haces? entra - sonriendo, levantándose de su escritorio observando como la detective cerró la puerta para luego acercarse a ella.

-Feliz día de San Valentín - deslizando sus brazos por la cintura de su novia.

-Feliz día de San Valentín para ti también - la fiscal para besarla profundamente - ¿Qué es ese sobre que tienes en tus manos?

-Ahhh…casi lo olvidaba - sacando del sobre una rosa roja - Ahora si feliz día - entregándole la flor.

-Gracias - tomándola en sus manos y sintiendo su olor - es hermosa

-¿Quieres cenar conmigo esta noche?

-¿Por qué me preguntas? claro que quiero - deslizando sus brazos por el cuello

-Porque quiero tener esa cita que nunca tuvimos.

LATETAFELIZ®

82

BROOKLYN - ORIANA

-Bueno no tener esa cita fue mi culpa…yo estaba celosa…pero ahora es diferente.

-No es diferente…ahora es muy especial….te pasare buscando a las 8pm por tu casa - besándola rápidamente la punta de la nariz.

-Perfecto… ¿no vas a besarme?

-No debería….eso es después de la cita Elizabeth.

-Me has hecho el amor muchas veces sin necesidad de esa cita - sonriendo pícaramente.

-Es verdad - besándola profundamente - te amo…nos vemos esta noche.

-Ok.

Al salir de la oficina, a Darla le costaba esconder su felicidad, todos sus compañeros estaba ajustando sus respectivas citas, pero ella ya había ajustado la suya, Richard trato de indagar el por qué de su enorme sonrisa, pero la detective no soltó palabra, sin embargo cuando vio a Elizabeth por segunda vez ese día casi se abalanza sobre ella para besarla; la rubia estaba igual pero luciendo su rosa, flor que causo curiosidad por todo el piso, nadie se imaginaba quien pudo ser el responsable de entregarle la misma a la dura fiscal.

Darla fue directamente a su departamento al salir del trabajo y a pesar que Smith estuvo a punto de estropear su cita, ésta le indico que no había ninguna manera de retenerla más tiempo en la oficina. Se ducho, se vistió con una camisa de mangas 3 ¼ color violeta, luego se puso un pantalón negro y su abrigo del mismo color, su placa y su arma las guardo en la gaveta junto a su cama, pues no iba a necesitarlas esa noche, ya que no seguía de guardia. Las calles estaban a tope, las personas se encontraban excitadas por la fecha, flores a la venta en todas las esquinas, muchas parejas tomadas de las manos y un tráfico atroz que amenazo con el incumplimiento de hora establecida.

LATETAFELIZ®

83

BROOKLYN - ORIANA

-Luces preciosa - al ver a su novia salir de su edificio con un vestido azul oscuro ceñido a su cuerpo y un abrigo blanco.

-Gracias… tú también te ves hermosa - besando a su novia

-Gracias…vamos - entrando al auto para partir del lugar.

-¿A dónde vamos?- pregunto curiosa tomando la mano de la detective.

-Eso es una sorpresa sonriendo.

Continuaron su trayecto difícil, ya que las calles continuaban abarrotadas, pero Elizabeth identifico el sector donde se encontraban.

-¡Estamos en Bushwick! -

sonriendo asombrada.

-Sí y ya llegamos - saliendo del auto con su novia.

-¿El Gaucho?- pregunto curiosa Elizabeth sin saber el significado del nombre del restaurant.

-Sí…es comida Argentina…Gaucho es un tipo de campesino característico de las llanuras de Argentina, es como un vaquero realmente - para invitarla entrar.

-Ahhh - asombrada y entrando junto a Darla, el lugar era muy hermoso y un rico olor a carne inundaba el lugar, toda la decoración era rustica, las luces eran tenues, las mesas eran de madera, habían muchas personas pero un mesonero las llevo hasta una mesa retirada, se escuchaba una melodía suave - esto es impresionante Darla - con gran sonrisa en su rostro.

-Me alegra que te guste sonriendo.

La comida y el vino llegaron, ambas empezaron el festín, Elizabeth estaba fascinada con los sabores que estaba degustando, todo era

a

nuevo y delicioso,

elección de su novia para la cena no solo había sido original, sino especial, estaba rodeada por ese ambiente latino que tanto adoraba.

costillas, chorizos, morcilla, vacío, tapa de asado; l

LATETAFELIZ®

84

BROOKLYN - ORIANA

Cuando terminaron la cena partieron del restaurant, Elizabeth no quiso pasar la noche en su apartamento, ella prefería ir a la casa de la detective, ya que era mucho más acogedor. Llegaron y no perdieron tiempo en ir a la cama, las manos de Darla desvistieron hábilmente a la rubia, iniciando su noche apasionada.

-¿Estás dormida?- pregunto Elizabeth que se encontraba de espaldas con los brazos de la detective alrededor.

-No.

-Esta fue la cita perfecta - girándose en los brazos de Darla, quedando al frente de ésta.

-Me alegra que te haya gustado - sonriendo para luego acariciar la mejilla de su novia suavemente - eres muy hermosa.

-Tú también… me gusta todo de ti… nunca imagine que me enamoraría en Brooklyn y mucho menos de un detective - correspondiendo la sonrisa.

-Yo tampoco imagine que sentiría esto por alguien… tú eres como un premio en mi vida - acariciando con sus dedos la espalda desnuda de la rubia bajo las sabanas.

-Yo no soy un premio…tú me conquistaste…me enamoraste de todo tú ser….y no quiero separarme nunca de ti - besándola, pero luego Darla empezó a reír - ¿Qué te sucede?- pregunto sin comprender el origen de la risa.

ellos

supieran que la dura y fría fiscal de distrito….en realidad es muy

apasionada y dulce conmigo.

-Es….es que todos estuvieron preguntando sobre la rosa…

si

-Con razón veía un movimiento extraño en la oficina…

razón, contigo soy muy apasionada - secreto.

tienes

sonriendo - pero es nuestro

pero

LATETAFELIZ®

85

BROOKLYN - ORIANA

-Así es…nuestro completo secreto - besándola.

LATETAFELIZ®

86

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 18

Bañera

-Ya está aquí… ¡la cena! - Elizabeth entrando en el baño con una caja de pizza, mientras Darla se encontraba en la bañera espumosa esperándola.

-Qué bueno… toma tú cerveza y entra… el agua se empieza a poner fría si ti pícaramente.

-A eso voy - deslizando la bata al piso, mostrando su cuerpo desnudo a la otra mujer que se encontraba tratando de ingerir un trago de su bebida mientras la observaba atentamente - ummm…vamos a tener que calentarnos un poco - llegando hasta el regazo de Darla besándola profundamente.

-Me gusta tú bañera… Es grande - abrazando a la rubia.

-Me gusta más tú bañera… Es pequeña - sonriendo y acercando unos pedazos de pizza para comer.

-Ummm… está muy buena - Darla comiendo un gran trozo.

-¿Cómo conociste a Sabrina?- mientras comía también.

-¿Por qué

preguntas eso?- asombrada

y bebiendo un

trago

de

cerveza.

-¿Por qué no me has contado? podría saber toda la historia.

tú le gustas mucho

al menos

-No sé, nunca pensé que quisieras saber de eso…pero está bien… fue hace mucho…cuando era patrullera - agarrando más pizza - yo estaba en guardia nocturna… esa noche estaba sola.

-¿Y Richard?

LATETAFELIZ®

87

BROOKLYN - ORIANA

-Él no era mi pareja… era un cretino llamado Jack… aunque Richard era mi amigo desde entonces, también era patrullero.

-¿Y? ¿Qué paso esa noche?- bebiendo un poco de cerveza atenta a la historia.

-Bueno, esa noche yo gire por unas calles conocidas por actividades sexuales… entonces vi que estaban golpeando a una chica… bueno, Sabrina es un poco mayor que yo en realidad…en fin, baje de la patrulla y quien la golpeaba era su chulo… al parecer ella le había robado - tomando un poco de cerveza - entonces procedí a detenerlo.

-¿Y ella?

-Ella entro en la patrulla también… fui y deje al sujeto en una celda…para luego la llevarla hasta el hospital.

-¿Eso es todo? eso fue tú trabajo Darla… ¿Qué más paso?- con mirada inquisitiva.

-¡Vaya! tenemos a la fiscal en acción - sonriendo ante la forma de preguntar de la rubia.

-No te burles… ¿y?- sonriendo ante el comentario emitido.

-Y paso que estuve en el hospital hasta que le dieron el alta… recuerdo que ella se sorprendió de verme todavía allí… la lleve hasta su casa y le aconseje que dejara las calles - agarrando otro pedazo de pizza.

-¿Por qué hiciste eso? no te correspondía confundida.

-No sé Elizabeth… me dio pesar, tal vez su vida no fue fácil y termino eligiendo el camino equivocado… por eso me comporte así con ella.

-¿Y ella que hizo?

LATETAFELIZ®

88

BROOKLYN - ORIANA

-Pues…a los días la volví a ver, pero no estaba “trabajando”, estaba de compras y fue cuando empezó su ataque feroz hacia mí… aquello me causo gracia.

-¿Cuándo se volvió te informante?

-Cuando empecé en homicidios…había un caso y Richard estaba ya conmigo… fuimos a Manhattan a buscar un posible testigo y resulta que era ella… pero a persa del lujoso restaurant no había cambiado de vida… luego de eso, ella colaboraba conmigo… aunque siempre considere que todo su acto seductor era una especie de broma conmigo sonriendo.

-¿La has visto nuevamente después del beso?- curiosa.

-No… ella cruzo la línea…ya no puede ser mi informante nunca más… además recuerda que ella no me gusta.

-Ahhh… ¿y por qué no? Es muy bonita - sonriendo levemente al escuchar que Darla no la había visto a Sabrina.

-No eres tú Elizabeth… sólo me gusta una mujer y esa eres tú - acercándose para besarla - ahora te toca a ti.

-¿De qué hablas?- sonriendo sobre los labios de su novia.

-Cuéntame de la persona que te volvió tan precavida con las relaciones - alejándose para destapar otra cerveza, percatándose como su novia suspiraba profundamente antes de contestar.

-Yo estaba estudiando en la universidad…él se acerco a mí y rápidamente me sedujo….aunque no lo creas, en ese tiempo yo era muy dulce e ingenua - bebiendo un poco de su cerveza.

-Aun eres dulce…e ingenua en ciertas ocasiones – sonriendo.

-Gracias - devolviendo la sonrisa - mi padre enloqueció, era él yerno perfecto… un abogado con ambición… rápidamente lo conecto con buenas relaciones en el medio.

LATETAFELIZ®

89

BROOKLYN - ORIANA

-¿Y qué pasaba contigo? estabas estudiando derecho… ¡Por Dios! ¿Eres su hija?- indignada por lo que escuchaba

-Mi padre es un hombre muy tradicional y machista Darla…no importaba que yo fuera abogada…él quería un yerno abogado para que entrara en el mundo de la política…cosa que a mí no me interesa - agarrando otro pedazo de pizza.

-¿Y qué paso?

-Bruce… así se llama… mi padre le puso todo en bandeja de plata… conexiones con congresistas, la corte suprema, todo… él rápidamente me propuso matrimonio… claro todos enloquecimos.

-¿Qué paso? ¿Por qué no se casaron?

-Porque él aprovecho un viaje que hicimos en familia a Europa y se caso con la hija de un congresista… cuando llegamos, estaba publicado en prensa… fue la peor burla y humillación que he sentido.

-¿Queeeeeeeé?- asombrada y furiosa por lo que escuchaba.

-Así es… mi padre arremetió contra mí, diciendo que yo no sabía escoger mis relaciones… después de eso, regrese a la universidad y comencé mi último año… pero nunca pude sentir confianza en nadie… ¿ahora entiendes porque soy tan fría? no quiero que se aprovechen de mi… prefiero alejarlos a todos - bebiendo lo último de su cerveza.

-Ya veo - entristecida por la burla sufrida - pero tu padre no tenia que culparte, es decir nadie puede culparte Elizabeth, él los engaño a todos - deslizándose hasta su regazo - además ahora entiendo ¿Por qué me costaste tanto?- besándola dulcemente.

-Bueno… ahora es diferente - deslizando sus brazos por él cuello de su novia - ahora me doy cuenta, que lo que sentía por Bruce no es ni una milésima de lo que siento por ti… nuestro amor es verdadero y enorme… además las cosas buenas son duras de obtener - pícaramente al pronunciar la última frase.

LATETAFELIZ®

90

BROOKLYN - ORIANA

-Es duro…pero es muy gratificante - besándola profundamente, mientas la deslizaba bajo la espuma para empezar a hacerle el amor apasionadamente.

LATETAFELIZ®

91

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 19

Bajo el mismo techo

Elizabeth sentía cada vez más una necesidad imperiosa de estar junto a Darla día y noche, igualmente la detective, que tenía que sortear su trabajo con su vida privada ya que en muchas ocasiones no le dejaba tiempo de estar con su novia, pues si le tocaba trabajar toda la noche, significaba que no podía compartir con ella, ya que ese era el único tiempo disponible entre semana para ambas.

-Darla, por favor, cálmate - Peter tratando de tranquilizar a la detective que estaba furiosa.

-¿Cómo quieres que me calme?… ¡ese idiota de Smith contamino la escena del crimen! - levantando las manos.

-Pero no todo está perdido…tengo la esperanza de encontrar algo que funcione… sólo dame tiempo - contesto pasando a su escritorio.

-Tengo un homicida atacando a niños… ¡niños! Peter, no tengo tiempo - tomando unos documentos con la mano.

-Voy a hablar con mi equipo para que tome tu caso prioritario.

-Avísame cuando tengas algo… ¡te juro que está vez que quiero matarlo! - cerrando uno de sus puños.

-Doctor Straatman, mañana tiene que declarar en la corte - Elizabeth entrando abruptamente a la oficina, pero cuando vio a su novia furiosa quedo fría - Hernández, ¿te encuentras bien?- con preocupación.

-No - contesto secamente.

-Morris lo recuerdo, es sobre el caso Jarred….no te preocupes allí estaré.

LATETAFELIZ®

92

BROOKLYN - ORIANA

-Nos vemos Peter -

Darla saliendo de la oficina.

-Yo también me marcho - marchándose apresurada detrás de su novia - espera Darla, ¿Qué tienes?- deteniéndola en el pasillo.

-Lo siento…es que…Smith contamino la escena del crimen - con frustración.

-¡Queeeé!… Dios… ven - cuando llegó el ascensor - vamos a dar una vuelta ¿quieres?

-No…debo trabajar - tristemente entrando en el ascensor con su novia.

-Vamos a mi Johnson.

oficina - cuando llegaron a su

piso se toparon con

-Morris necesito reunirme contigo urgentemente.

-Lo siento, ahora debo reunirme con Hernández, te avisare cuando termine - llegando hasta su oficina y cerrando la puerta con llave una vez entraron.

-Esto es una pesadilla - sentándose en una de las sillas de la oficina de su novia.

-Entiendo tu frustración… pero no debes reaccionar así, tal vez el doctor Straatman consiga una evidencia limpia - acercándose a su novia y acariciando su cabello.

-Son niños Elizabeth… ¿cómo quieres que reaccione?- en tono de derrota.

-Hey

astuta, estoy segura que vas a resolverlo sin que otro niño muera - agachándose para ver el rostro de Darla.

nada de derrotas, tú eres un detective increíble, además muy

-Te amo - sonriendo para levantarse, acción copiada por la rubia - y te extraño - deslizando sus brazos por la cintura de su novia - además tengo problemas para dormir.

LATETAFELIZ®

93

BROOKLYN - ORIANA

-Es por el caso… no debe ser agradable estar sola en casa.

-¿Por qué no te quedas conmigo?

-Ummm… ¿estás segura?- dudando de la situación.

-Síademás si estás en casa me esforzaré el doble tan sólo por regresar - besándola rápidamente - no veo la hora de compartir conmigo - sonriendo

-Yo tampoco - devolviendo el beso

-Toma - entregándole las llaves de su casa

-¿Pero y tú?- pregunto notando que si ella se llevaba las llaves como entraría Darla.

-Yo tengo una copia en mi escritorio.

-Entonces esta noche recuerda que estoy en tu casa.

-No te preocupes - sonriendo con más ánimo.

Ya cerca de las 12:30 am Darla decidió ir a su casa, dejo a Smith trabajando a regañadientes y se marcho, las calles estaban solas y el frio estaba desapareciendo rápidamente con la llegada de la primavera; en el trayecto su mente continuaba trabajando, entrelazando los datos del caso que ya tenía dos pequeñas victimas; nunca le gusto trabajar en casos de victimas menores y la brutalidad del mismo la atormentaba; cuando llego a su apartamento observo que Elizabeth se encontraba estacionada en su lugar, sonrió al confirmar que ella estaba allí, se dispuso a estacionarse en el puesto de Chuck, ya que él por el momento no poseía vehículo.

Entro a su apartamento en silencio, percatándose al instante que Elizabeth había encendido la calefacción, luego colgó su abrigo en el perchero y fue directamente a la habitación para observar a la rubia dormida debajo de sus sabanas, sintió alivio de tenerla allí, no

LATETAFELIZ®

94

BROOKLYN - ORIANA

despertaría en una cama fría; empezó con sigilo a quitarse el arma y su placa para colocarla en la gaveta de su mesa junto a su cama, luego decidió buscar su ropa para cambiarse, pero Elizabeth despertó.

-Llegaste… ¿Qué hora es?- pregunto somnolienta

-Duerme, es tarde….son la 1:10am - en voz baja.

-Es tarde - ratifico levantándose para ir con la detective - ven déjame

ayudarte -

mientras se giraba al frente para desabotonar su camisa y

quitársela.

-Gracias - sonreída.

-¿Y Smith?- pregunto depositando la camisa en la cesta del baño.

-Se quedo trabajando muy a su pesar - cambiándose la ropa para ir a dormir.

-¿Cómo va el caso?- Darla

bostezando y deslizándose en la cama con

-Bueno estamos casi en punto muerto a decir verdad….pero no quiero

hablar de eso -

abrazándola.

-Lo siento…me gusta tu casa.

-A mí me gusta más cuando estás aquí… podido estar contigo.

que en estos días no he

-Es por el trabajo…no te sientas mal, además hoy estas aquí - cerrando sus ojos - déjame disfrutar de tus brazos - para volver a dormir.

-Te amo - susurro para dormir también.

Elizabeth despertó y observo a Darla noqueada literalmente en la cama, se deslizo suavemente y se percato que eran las 7am, fue al baño para lavarse y luego se dirigió a la cocina para hacer el café,

LATETAFELIZ®

95

BROOKLYN - ORIANA

cuando volvió a la habitación noto el cansancio de su novia, ella sabía que este caso la atormentaba, deseo que acabara rápido y atraparan al responsable de esas atrocidades. Se desplazo hasta la mujer durmiendo y empezó a levantarla muy a su pesar, pues sabía que tenía que descansar un poco más.

-Darla…levántate son las 7am - en voz baja para no alterarla.

-Ummm… ¿ya es hora?- pregunto con voz rasposa.

-Sílevántate, estoy haciendo café sonriendo.

-Está bien - levantándose para ir al baño, luego de ducharse y cambiarse, observo que cerca de su closet había un pequeño bolso - Elizabeth ¿y ese bolso?- entrando a la cocina.

-Es mi ropa…recuerda que anoche traje un poco - llegando a su lado para entregarle una taza de café.

-¿Y por qué trajiste tan poca?

-Porque era para una noche.

-Pues deberías traer más - tomando un sorbo de café.

-¿Cuánta quieres que traiga?- pregunto curiosa.

-Toda.

-Espera un momento… ¿me estás pidiendo que vivamos juntas?- Elizabeth asombrada

-Síte estoy pidiendo que vivas conmigo - con enorme sonrisa

-Pero Darla…yo no puedo dejar mi apartamento de Manhattan.

-¿De qué hablas? podemos darle una vuelta cada semana…o es que… ¿No quieres vivir conmigo?- en pánico.

LATETAFELIZ®

96

BROOKLYN - ORIANA

-Claro que quiero…de hecho anoche fue maravilloso llegar aquí y esperarte en la cama - besándola.

-¿Entonces?- expectante.

-Entonces… esta tarde traeré toda la ropa que pueda de Manhattan - sonriendo.

-Perfecto.

Como fue acordado esa tarde Elizabeth fue a su apartamento y saco gran parte de su ropa para llevarla a casa de Darla, allí se dispuso a colocarla en el closet de su novia, organizando todo, sonrió al ver sus ropas entrelazadas; sabía que era un paso muy importante y definitivo en su relación, estaban por iniciar la convivencia y esperaba que fuera igual de maravillosa que su relación lo había sido hasta ahora.

-Hey…vine lo antes que pude - al entrar a su casa encontrándose a la rubia en la cocina.

-No tenías que darte tanta prisa… solo te indique que ya había colocado mi ropa en tu closet - acercándose para besarla

-Nuestro closet - aclarando con enorme sonrisa - también hable con Chuck para saber si podía estacionarme en su puesto de estacionamiento.

-Tienes razón es nuestro closet……y ¿Qué te contesto?

-Bueno, te envió sus saludos y nos felicito por este paso que estamos dando, luego me dijo que me estacionara allí todo el tiempo que desee… ahora muéstrame nuestro closet.

-Ven - tomando su mano y conduciéndola hasta la habitación, aquí abrió las puertas - ¿Qué te parece?

-¡Magnifico! - con gran sonrisa, observando cuan meticulosa fue su novia colocando la ropa - ¿tienes miedo de esto?- deslizando sus

LATETAFELIZ®

97

BROOKLYN - ORIANA

brazos por la cintura de la rubia mientras apoyaba su mentón en el hombro.

-No - girándose en brazos de su novia - estoy emocionada y feliz de estar aquí contigo…te amo tanto - finalizando sus palabras con un profundo beso - ¿Por cuánto tiempo crees que podamos seguir ocultando nuestra relación en el trabajo?

-Sabes una cosa, en este momento no tengo ningún impedimento para decirlo todo.

-Pero mi familia también lo sabrá ¿y tengo miedo de su reacción?- con temor evidente en su voz.

-Sé que habrá problemas pero a mí no me importa si continuo a tu lado sonriendo.

-Tienes razón…pero quisiera esperar un poco antes de contar todo.

-Está bien….no te presionare.

Luego de dos semanas de revisar viejos archivos sobre pedófilos, Darla consiguió varios sospechosos, con la ayuda de Peter logro indicar con una prueba forense al responsable y finalmente fue arrestado. El Capitán alabó el gran trabajo realizado por ella, aunque no fue igual con su novato compañero. Con el caso cerrado, ambas mujeres se enfocaron en el paso dado.

LATETAFELIZ®

98

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 20

Angustia

La convivencia había sido exitosa después de tres meses, estaban perfectamente acopladas, más de lo que ellas imaginaron; llegar a casa y compartir la intimidad del hogar era único para ambas, convirtieron a Prospect park en su refugio, aquí podían compartir libremente sin preocuparse de ser vistas por alguno de sus compañeros, revelando su secreto de amor. Pero la familia de Elizabeth estaba haciendo presión por saber que ocurría con ella, pues cuando la llamaban a su casa ella nunca estaba, mil escusas fueron dadas, pero ninguna creíble para sus seres queridos.

-¿Qué demonios te sucede Smith?- Darla saliendo de su auto al frente de la estación de policía, dirigiéndose al novato engreído

-No me sucede nada…solo quiero llevar a Morgan hasta las salas de interrogatorio… ¿no entiendo tu actitud?- con sus brazos abiertos.

-No vas a llevar a Morgan, él es extremadamente peligroso y muy astuto… tú lleva a Jackson, recuerda que ambos se odian y han tratado de matarse varias veces.

-Yo puedo con Morgan… ¿piensas que soy débil?- tercamente.

-Sabes lo que te digo… llevaras a Morgan si es lo que quieres…pero te recuerdo que es muy astuto.

Smith conducía a Morgan, que media aproximadamente 1.85mts y pesaba alrededor de 120 kilos, notoriamente más grande y fuerte que el menudo detective. Mientras se dirigía hacia las salas de interrogatorio con su gigante sospechoso, Darla venía detrás con Jackson un hombre de contextura semejante a la de Tony, se detuvo para conversar con su ex compañero.

LATETAFELIZ®

99

BROOKLYN - ORIANA

-Hey…Richard te necesito para que interrogues a Morgan - mientras Jackson la esperaba esposado a su lado.

-Está bien - ¿quién lo lleva a la sala?

-Smith…insistió - pero al instante pudo escuchar un grito provenir del fondo del piso, cuando observo hacia el lugar se percato que Morgan no tenía sus esposas y estaba apuntando con un arma a Jackson, de inmediato ella grito, llevando su mano hasta su arma - ¡ALTO! - pero al instante escucho una detonación procedente del arma de Morgan, empujo a Jackson hacia las mesas adyacentes para protegerlo, pero esta acción hizo que el proyectil impactara en su brazo derecho, no se percato que tres detonaciones más fueron realizadas impactando fuertemente en su pecho, haciendo que se desplomara hacia adelante totalmente inconsciente.

-¡NO! - grito Richard, pero escucho dos detonaciones más que le impidieron salir de su escritorio para ayudar a Darla que se encontraba en el piso sangrando.

-¡Todo despejado! - grito otro detective.

-¿Está muerto?- Richard salió de su escritorio y observo a Morgan desplomado en el suelo.

-Sí…logre dispararle en el pecho - respondió el detective.

Mientras tanto en la oficina de Straatman.

-Morris, no hay manera de que desestimen la evidencia yo te aseguro que la defensa no puede contradecirme - contesto Peter.

-Eso espero doctor, la defensa ya dejo en duda las declaraciones de los testigos.

-Doctor… a ocurrido una tragedia - un ayudante forense entrando abruptamente a la oficina.

-¿Qué sucede?- Peter notoriamente preocupado.

LATETAFELIZ®

100

BROOKLYN - ORIANA

-Hubo un tiroteo en 4to piso y la detective Hernández se encuentra herida, además hay que recoger el cadáver del tirador.

Las piernas de Elizabeth fallaron y de no ser por Peter habría llegado

al suelo, empezó a sentir su corazón dolerle y acelerarse a la vez, las

lágrimas empezaron a salir sin control, no podía articular palabra, su

rostro reflejaba angustia.

-¡Dios míos!…tráeme agua rápido - indico al ayudante con Elizabeth

en sus brazos - cálmate.

dijo que esta herida,

Morris, por favor cálmate…

-Pero - tratando de respirar - yo…me muero sí - pero no término sus palabras porque el doctor la interrumpió.

-Tú te mueres sí algo le pasa - notando como Elizabeth se giraba hacia él en total sorpresa - yo lo sé Morris…tú y Hernández desde hace meses que están juntas, vi cuando se besaron apasionadamente a las afueras de la estación en diciembre, te juro que fue accidental - afablemente el doctor.

-¿Doctor pero?- nuevamente fue interrumpida.

-Mira ya llego el agua - al notar que su ayudante llego con la encomienda - tómatela - entregándole en vaso - Roy sube inmediatamente con el equipo forense, enseguida voy - para ver como el joven salía apresuradamente de la oficina - ven Morris vamos

a subir y cálmate, estoy seguro que sólo se encuentra herida -

observando cómo Elizabeth asentía con la cabeza tratando de calmarse. Ambos se dirigieron hasta el ascensor para subir y ver lo que había sucedido.

LATETAFELIZ®

101

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 21

Verdad

-¡Llamen a los paramédicos! - grito Richard a sus compañeros mientras se acercaba a Darla, girándola en sus brazos, ella se encontraba herida en su brazo pero por fortuna los otros impactos se estrellaron en su chaleco antibalas; empezó a soltarlo y luego espero a la reacción que se avecinaba; despertó como si fuera una pesadilla, empezó a girarse con la cara muy roja por falta de aire, trataba con desesperación de quitarse el chaleco - ¡DARLA CALMATE! - gritaba, intentaba sostener sus brazos pero no lo lograba, ella seguía en su acción desesperada, noto la llegada del doctor Straatman - Peter ayúdame - nervioso.

-Espera - indico el doctor para agacharse, dejando a Elizabeth perpleja con lo que estaba observando - Darla ya paso - mientras colocaba sus manos con fuerza en sus hombros, poco a poco la reacción explosiva de la detective fue mermando y empezó a tomar respiraciones más calmadas, mientras su brazo continuaba sangrando - ¿Por qué no han llamado los paramédicos?- haciendo ahora presión con sus manos en el brazo sangrante para detener la hemorragia.

-¡Aquí están! - grito uno de los detectives.

Cuando los paramédicos llegaron trabajaron con Peter para detener la hemorragia y estabilizar a Darla, luego fue sacada del lugar para ir directamente al hospital. Había gran revuelo en el piso, ya que nunca se presento una situación así, Smith se encontraba petrificado en una esquina, Jackson fue llevado a una celda, el Capitán estaba furioso, el equipo forense estaba levantando toda la escena y Elizabeth se encontraba llorando desconsoladamente en su oficina, escondida para que no la observaran, cuando logro finalmente calmarse decidió tomar su bolso y salir directamente hasta el hospital, debido al gran revuelo nadie se percato de cuan afectada se encontraba, fue Peter el único en notarla.

LATETAFELIZ®

102

BROOKLYN - ORIANA

-Espera Morris… ¿a dónde vas?- pregunto el doctor acercándose

hospital…no

notablemente afectada.

-Al

puedo

-Déjame ir contigo.

quedarme

sin

-Está bien, lo esperare en mi auto.

saber

cómo

esta

-

-Enseguida bajo - para ir a dar instrucciones a su equipo.

Cuando llegaron al hospital, empezaron a preguntar por la detective, finalmente la encontraron y su médico fue directamente hasta ellos a darle los pormenores de su salud.

-Buenas

paciente?- pregunto.

tardes,

soy

el

Dr.

Martin,

¿ustedes

son

familiares

del

-Soy su médico tratante, mi nombre es Peter Straatman Jefe de Medicina Forense.

-¿Usted es forense? ¿Cómo puede ser su tratante?- Martin

intrigado el Dr.

-Darla odia ir a los hospitales y por eso ella es el único paciente vivo que trato.

-Bueno

pregunto dirigiéndose a la Elizabeth.

pensaba

que había escuchado todo - sonriendo - ¿y usted?-

-Yo soy su novia… mi nombre es Elizabeth Morris.

-¿Usted es Elizabeth?- con asombro el Dr. Martin.

-Si ¿por qué?- extrañada

-Porque la paciente no paro de mencionar su nombre mientras la estabilizábamos… siempre la estuvo llamando - luego de pronunciar

LATETAFELIZ®

103

BROOKLYN - ORIANA

sus palabras observo como la rubia empezó a llorar, notando como el Dr. Straatman la tomaba en sus brazos para consolarla - lo siento yo no quise que se pusiera así.

-No se preocupe Dr., Por favor, díganos ¿Cómo está?- contesto Peter.

-Está bien…debo indicar que el paciente presenta una herida limpia de bala en su brazo derecho, no compromete la motricidad del miembro, por otra parte presenta politraumatismos en su pecho producto de los impactos, para el día de mañana se dará el alta, hoy debe pasar la noche aquí.

-¿Eso quiere decir?- pregunto insegura la rubia, secando sus lágrimas.

-Eso quiere decir que está bien, su herida del brazo sanara y su pecho

también -

Peter sonriendo a Elizabeth.

-Así es - afirmo el Dr. Martin - ella esta consiente, ¿desea verla?

-Sí.

-Entonces acompáñeme - conduciendo a la rubia a hospitalización de urgencias.

-Hey, Peter - Crowe entrando en ese instante a la sala de espera de urgencias acompañado por el Capitán - ¿sabes algo?

-Ella está bien, su herida en el brazo fue limpia, sólo tiene los golpes del chaleco es todo…mañana le darán el alta - dirigiéndose a los hombres notoriamente preocupados

-¿Esa que acaba de entrar no era Morris?- pregunto el Capitán.

-Sí, era ella.

-¿Y por qué entro? Richard molesto.

LATETAFELIZ®

¿No me digas que va a buscar una declaración?-

104

BROOKLYN - ORIANA

-No, ella no vino para eso - pasando la mano por su cabeza, dudando si debía o no revelar el secreto de las amantes.

-¿Entonces vas a decirlo de una vez Straatman?- pregunto inquisitivamente el Capitán.

-Bien ¿cómo decirlo?- acariciando su barba aun en duda.

-¡Dilo de una vez! -

el Capitán exaltado.

-Ellas mantienen un romance Capitán - con nerviosismo, observando cómo ambos hombres estaban completamente perplejos.

-¿De qué diablos hablas?- Richard en completa confusión.

-Exactamente lo que escuchas…ellas mantienen una relación romántica desde hace varios meses… son como novias - aclaro.

-¿Desde cuándo lo sabes?- el Capitán muy serio.

-Yo…yo las vi coquetear una vez en mi oficina, pero el día de la reunión anual del departamento, yo llegue tarde y vi cuando ambas se besaron a las afueras de la estación, luego se marcharon juntas sonrientes, supongo que están juntas más o menos desde esa fecha.

-¿Eso fue hace casi 7 meses?- Richard sentándose en una de las sillas de espera, en completo asombro.

-Bien…en este momento lo importante es la salud de Hernández - el Capitán luego de unos minutos de silencio - ¿supongo que Morris cuidara de ella durante el reposo?

-Supongo que sí - afirmo el doctor.

-Está bien, indícales que cuando le den el alta a Hernández me avise el tiempo de reposo, dile a Morris que no hay inconveniente con su permiso… lo de su relación lo hablaremos cuando se reincorporen - dirigiéndose a los hombres para luego marcharse.

LATETAFELIZ®

105

BROOKLYN - ORIANA

-Hey… ¿Richard estás bien?

-¿Por qué no me lo dijo?- con tristeza.

-¿Tu le habrías contado si algo así te sucede?- sentándose a su lado.

-¿Qué dices?

Morris

es bellísima - girándose para ver a Peter.

-Es una mujer muy bella…pero… una mujer, Richard.

-Tienes razón -

entendiendo el punto.

Elizabeth caminó junto al Dr. Martin hasta llegar a una habitación, en ella se encontraba su novia recostada en la cama con un cabestrillo en su brazo herido viendo hacia la ventana con un semblante de preocupación.

-Hernández, aquí está tu novia - el Dr. Martin sonriendo al entrar a la habitación, observando cómo a su paciente se le iluminaba el rostro.

-¡Elizabeth! - con total sorpresa.

-He estado muy preocupada - caminando directamente hasta Darla y abrazándola llorando en su hombro no herido.

-Las dejo - indico el Dr. Martin y salió.

-Cálmate….estoy bien….no llores - acariciando su espalda con la mano libre.

-Tenía miedo de que -

levantando su rostro per fue interrumpida.

-Pero nada paso, seguí tu consejo de usar chaleco -

sonriendo.

-Tú brazo este herido - la detective.

Elizabeth colocando su mano en la mejilla de

-El brazo sanara….y con tus cuidados más rápido de lo que imagino - secando las lagrimas de su novia.

LATETAFELIZ®

106

BROOKLYN - ORIANA

-Me sentí morir cuando supe la noticia - lágrimas

tratando de contener sus

-Esto viene con mi trabajo…siento mucho haberte preocupado - acariciando el cabello de Elizabeth

-Si…yo sé que viene con tú trabajo…pero fue horrible…imagina si algo así me sucediera… ¿Cómo reaccionarias?

-Creo que moriría en el acto… sabes algo, yo voy a cuidarme mucho para evitarte otra situación similar, te lo prometo abrazándola.

-Está bien, confió en tu promesa - correspondiendo el abrazo.

-El Dr. Straatman sabe de nuestra relación.

-No me molesta que le hayas dicho sonriendo.

-Yo no le dije Darla…él ya sabía…de hecho nos vio cuando nos besamos afuera de la estación en diciembre - soltando el abrazo.

-¿Quéee?

¡vaya

con el doctor! -

con asombro.

-Sí…ahora supongo que ya todos saben.

-No te preocupes…ya saldremos de esta.

-No estoy preocupada, legalmente no pueden hacernos nada…sólo prohibirme llevar tus casos es todo - más calmada.

-¿Quéeee?

yo pensé que nos separarían asombrada.

Elizabeth, ¿entonces por qué no querías decir nada?

-Porque soy una cobarde sonriendo.

-No eres cobarde… además eso es una tontería, yo puedo contarte mis casos en la casa - sonriendo para luego atraer a su novia y abrazarla muy fuerte.

LATETAFELIZ®

107

BROOKLYN - ORIANA

Richard y Peter llegaron a la habitación cuando estaban abrazadas, Crowe sentía tristeza y rabia por el engaño de su amiga, pero al ver la escena se enterneció, ver la ternura del abrazo le dejo claro que ambas estaban profundamente enamoradas, no quiso tocar el tema, pues ya habría tiempo para eso.

LATETAFELIZ®

108

BROOKLYN - ORIANA

Capítulo 22

Explicaciones

-Hey, compañera - saludando al entrar, observando que sus palabras hicieron separarse a las mujeres abruptamente.

-Hola Richard - Darla sonriendo - Hola Peter - percatándose que el doctor estaba en la puerta de la habitación, mientras Elizabeth estaba un poco nerviosa por la manera en que fueron encontradas.

-El médico indico que mañana saldrás de aquí…por cierto el Capitán pidió que le informaran cuantos días estarás por reposo… Morris él también comento que no te preocupes por tu permiso - Richard dirigiéndose a la rubia que se encontraba tomando la mano de la detective entre las suyas.

-Gracias -

Elizabeth esbozando una sonrisa.

-Richard

yo

- Darla intento hablar pero fue interrumpida.

-No… tranquila luego hablamos…ahora descansa, cuida bien de ella - pronunciando la última frase y colocando su mano en el brazo de Elizabeth con una sonrisa, la cual fue correspondida.

-Bueno, yo también me marcho…que descansen, si necesitan algo llámennos - Peter saliendo de la habitación junto a Crowe.

Darla se fue directamente a su casa, le dieron tres semanas de reposo y luego de la primera había mejorado notablemente, Héctor pasaba cada noche a verla y reían mucho con sus ocurrencias, Chuck también las visitaba, pero Darla no paraba de seducir a su novia cada noche, realmente quería aprovechar cada minuto, ya que sabía que pronto volverían al trabajo. Elizabeth por su parte se concentraba en la recuperación de su novia, cocinaba comidas ricas en proteínas y empezaba a cocinar comida latina, pues sabía que Darla la adoraba,

LATETAFELIZ®

109

BROOKLYN - ORIANA

ella tampoco quería pensar en el trabajo, sólo se concentraba en el ahora pero una tarde tocaron a su puerta.

-¿Quién podrá ser?- Darla acostada en la cama abrazando a la rubia mientras veían una película.

-No se….déjame ver - levantándose para ir a la puerta, ella tenía unos pantalones deportivos y una camisa que caía en su hombro exponiendo el mismo. Al abrir se sorprendió mucho y trató de cubrir su hombro expuesto - ¡Hola Crowe!

-Hola Morris - apenado por la manera de reaccionar de la mujer - ¿Cómo estás?

-Estoy muy bien… pasa - dejando entrar al detective y cerrando la puerta - Darla se encuentra en la habitación.

-Yo solo vine a visitarla, pero si está dormida, puedo venir luego.

-No, ella esta despierta, ven - mientras conducía al detective hasta la habitación - Darla mira quien está aquí - sonriendo a su novia.

-¡¡Hey compañero!!… ¿qué haces aquí?- sonriendo ampliamente agradada por la sorpresa.

-Hola….vine a ver como estabas…pero te veo notablemente mejor…no te levantes - al ver cómo Darla trataba de levantarse de la cama.

-Bueno, entonces siéntate mi amigo - indicándole con la mano que se sentara

-Yo… - girando en duda para ver a Morris.

-Siéntate Crowe, también es su cama… ¿quieres café?- esbozando una sonrisa.

LATETAFELIZ®

110

BROOKLYN - ORIANA

-Me gustaría mucho…gracias - sentándose en la cama, mientras Elizabeth los dejaba solos pues ella sabía que tenían que hablar - ¿Te cuida bien?

-Perfectamente.

-Me alegra - sonriendo - entonces supongo que ella se está quedando aquí por estos días.

-Bueno en realidad ella vive aquí Richard.

-¡¿QUEEEE?! Pero ¿desde cuándo?- completamente asombrado.

-Desde hace aproximadamente 4 meses… te debo unas cuantas explicaciones.

-Claro que me debes - asombrado, luego dudo un minuto de su siguiente pregunta - ¿Por qué no me contaste lo que te sucedía?- con tristeza evidente.

-Que podía decirte…

exactamente lo que me estaba pasando.

yo

suspirando

-

-¿Cuándo empezó todo?

-

al

principio

no

sabía

-Bueno…fue desde que la vi, yo ese momento sentí algo….ella es hermosa y al principio creo que pensé que estaba impresionada por eso… luego cuando discutimos en la morgue, yo estaba molesta pero no por su reclamo, si no por haberle dicho que era hermosa…no entendía como se me había escapado de mis labios ese comentario.

-Entonces ¿Cómo rompiste el hielo?- más intrigado por el asunto.

-Pues cuando me fui a disculpar la encontré buscando como loca en la cafetera los vasos y el azúcar…