Núm.

10

Al imitar a Cristo, estaremos imitando a Jehová
(serie de discursos)
“¡Vete, Satanás!”

[NOTA: Este discurso incluye una entrevista. Siga las instrucciones
de la carta de asignación. Se presentarán imágenes en las pantallas,
si el lugar está equipado para ello. Destaque las preguntas de los
subtítulos principales, puesto que todos los discursos de esta serie
seguirán el mismo formato.]
PREGUNTA 1: ¿CÓMO DEMUESTRA JEHOVÁ QUE ODIA A SATANÁS? (2 min.)
El odio es un total aborrecimiento y sentido de repugnancia hacia algo
o alguien.
Eso describe muy bien lo que Jehová siente por Satanás.
Jehová no ha revelado el nombre original de su máximo enemigo, más
bien le dio los siguientes nombres:
Satanás (Job 1:6), que significa “Resistidor”.
Diablo (Jn 8:44), que significa “Calumniador”.
Belial (2Co 6:15), que significa “Inútil, que no sirve para nada”.
Dragón (Rev 12:3), que significa “Devorador como una serpiente”.
Satanás aparenta ser un “ángel de luz”, pero Jehová sabe lo que en
realidad es: el inicuo (2Co 11:14; 1Jn 5:19).
PREGUNTA 2: ¿CÓMO DEMOSTRÓ JESÚS QUE ODIA A SATANÁS? (2 min.)
Jehová predijo el odio que habría entre Jesús y Satanás (Gé 3:15).
Ese odio se vio claramente después que Jesús ayunara durante cuarenta
días en el desierto de Judea [lea Mateo 4:8-11].
[Dirija la atención del auditorio a las imágenes que se presentarán
en este momento en las pantallas, en las que se verá a Jesús
resistiendo la tentación de obtener todos los reinos del mundo.]
Satanás le mostró a Jesús los reinos del mundo y su esplendor.
Le presentó los aspectos más atrayentes de esos reinos.
Pero Jesús sabía que el Diablo es un egoísta, así que no se dejó
engañar.
Al igual que su Padre, Jesús odiaba a su enemigo, Satanás,
e inmediatamente rechazó la oferta que le hizo.
PREGUNTA 3: ¿CÓMO DEMOSTRAMOS NOSOTROS QUE ODIAMOS A SATANÁS? (2 min.)
Jehová y Jesús ven a Satanás como lo que es: un ingrato, un mentiroso
y un traidor.
Mañana veremos cómo evitar rasgos de personalidad que nos lleven a
parecernos a Satanás.
¿Rechazamos cualquier tentación inmediatamente, como Jesús, sabiendo
que nuestro adversario intenta devorarnos? (1Pe 5:8, 9.)
Satanás quizá trate de tentarnos con cosas muy atrayentes, pero esas
cosas nunca son tan buenas como él las pinta ni valen el precio que
él nos pide a cambio.
Ilustración: Mucha gente paga una gran cantidad de dinero por
artículos de marca, pero luego tal vez se enteren de que son
falsos.
Los jóvenes cristianos imitan a Jehová y Jesús cuando demuestran odio
por el Diablo y rechazan rápidamente cualquier tentación que los
lleve a pecar.
ENTREVISTA (2 min.)
[Entreviste a un joven bautizado que se haya enfrentado a la tentación
de participar en una ceremonia patriótica, cometer inmoralidad
sexual, fumar o consumir drogas, pero que rechazara inmediatamente la
oferta. Que el joven comente que sabía que Satanás quería verlo caer,

Núm. 10

“¡Vete, Satanás!”

Página 2

y entender eso lo ayudó a resistir la tentación. ¿Por qué piensa que
tomó una decisión sabia?]
“OPÓNGANSE AL DIABLO” (2 min.)
Cuando Jesús rechazó a Satanás con firmeza, “el Diablo lo dejó”
(Mt 4:11).
Si nos oponemos al Diablo, él huirá de nosotros (Snt 4:7).
Jehová, Jesús y nosotros odiamos al mismo enemigo, y le decimos:
“¡Vete, Satanás!”.
Dentro de poco, Jesús atrapará a Satanás, “la serpiente original”,
y lo atará por mil años (Rev 20:2).
Después de eso, Satanás desaparecerá para siempre.
A continuación, prestemos atención al hermano , que
desarrollará esta idea en el siguiente discurso de la serie
“Al imitar a Cristo, estaremos imitando a Jehová”, titulado
“¡Se ha realizado!”.
DEBE PRESENTARSE EN 10 MINUTOS
5 2015 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania
CO-tk15-S Núm. 10 3/15