Está en la página 1de 4

IES HIPATIA / Dpto. de LCL / 2º Bach / LA NOVELA COMO GÉNERO (pertenece a Unidad 6 del temario)

LA NOVELA

INTRODUCCIÓN

La situación básica de las obras pertenecientes al género narrativo es: un narrador cuenta una historia, que se puede definir como la configuración verbal y ficticia de espacio, tiempo y personajes, normalmente en una situación conflictiva. La existencia del narrador es una de las principales diferencias de la narrativa con el género teatral. El subgénero narrativo por excelencia de la actualidad es la novela.

El término novela procede del italiano novella (del latín NOVA, ‘noticias’). La palabra “novela” que

en el Siglo de Oro mantuvo su acepción original de relato breve, designa una narración extensa (correspondiente al italiano romanzo y al francés roman), mientras que el relato breve se denomina novela corta.

La novela llenó el vacío históricamente producido por la desaparición de la epopeya clásica y de los cantares de gesta medievales, una vez perdido el interés por los grandes relatos heroicos en verso.

La novela se ha transformado, sobre todo a partir del siglo XIX, en la forma de expresión literaria más importante y más compleja de los tiempos modernos. Y ello debido a que se ha ampliado continuamente su temática, interesándose por la psicología, por los conflictos sociales y políticos y ensayando nuevas técnicas narrativas y estilísticas. En definitiva, se trata de uno de los subgéneros literarios que mejor permite abordar los múltiples aspectos del hombre y de la realidad.

I. ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN

1. NARRADOR: (no confundir con el autor de la obra) es el intermediario entre la historia narrada

y el receptor (los lectores); se trata del supuesto emisor de la información narrativa, una “voz” más

o menos explícita que cuenta la historia desde un determinado punto de vista, la sitúa en un

tiempo y un espacio, presenta y describe a los personajes y, en ocasiones, introduce al hilo del discurso comentarios o digresiones dirigidas al supuesto receptor. A veces, existe dentro de la propia obra un destinatario de la narración; se trata del NARRATARIO (por ej., el Vuesa Merced del Lazarillo de Tormes o don Joaquín Barrera de La familia de Pascual Duarte de Cela).

Según su participación en los hechos relatados, su grado de conocimiento de la historia o su actitud ante lo narrado, se pueden establecer distintos tipos de narrador, que intentamos aquí sintetizar:

a) Punto de vista externo (focalización cero):

Narrador omnisciente: Suele narrar en tercera persona; no interviene en la acción; conoce y

revela todo acerca de los personajes, todo sobre su mundo interior, sus pensamientos,

sentimientos, etc.

Narrador observador externo o narrador objetivo (otros lo llaman equisciente): sólo cuenta

lo que se ve y lo que se oye (acciones y diálogos), como lo haría una cámara de cine, sin saber lo

que piensan o sienten los personajes. Utiliza la 3ª persona. Un ejemplo: El Jarama (Sánchez Ferlosio, 1956), considerada ejemplo de novela conductista.

Narrador editor: El escritor finge que la obra no la ha escrito él, sino que la ha encontrado

escrita y se limita a editarla. A veces son cartas las que el autor dice estar publicando. Ejemplos:

Página 1 de 4

IES HIPATIA / Dpto. de LCL / 2º Bach / LA NOVELA COMO GÉNERO (pertenece a Unidad 6 del temario)

en El Quijote de Cervantes, en la ya mencionada La familia de Pascual Duarte, en el segundo de los relatos de Los girasoles ciegos de Alberto Méndez.

b) Punto de vista interno (focalización interna):

Narrador personaje. Cuando se trate del protagonista, la narración será preferentemente

en primera persona, ya que el narrador cuenta “su” actuación; pero aunque sean la misma ‘persona’ no hay que confundir ‘personaje’ y ‘narrador’: uno actúa y el otro cuenta. Cuando el narrador es un personaje secundario, se alternan la 1ª y la 3ª persona narrativa.

Narrador testigo: está presente en los hechos como espectador: forma parte de la historia,

pero su intervención en los acontecimientos es muy escasa o nula. La primera persona sólo aparece esporádicamente.

Narrador en segunda persona: Se convierte al propio narrador o al personaje mismo en

destinatario de lo narrado (es decir, es también narratario).

2. LA ACCIÓN: Es la recreación narrativa (relato, discurso narrativo) de los hechos sucedidos o

imaginados, es el conjunto de los hechos narrados de forma sucesiva. Hay que distinguir la acción

de la HISTORIA, que es la sucesión de acontecimientos según los principios de causalidad y orden cronológico. El orden de los hechos narrados (acción) puede coincidir o no con el de la historia.

La TRAMA O ESTRUCTURA (interna) es la forma específica en que el narrador distribuye los sucesos, la disposición de los sucesos narrados. Según la estructura clásica los episodios narrativos se pueden organizar en PLANTEAMIENTO (conflicto inicial), NUDO (desarrollo y evolución de los hechos) y DESENLACE (solución del conflicto). Sin embargo, es frecuente encontrar alteraciones en esta estructura:

Comienzo in medias res (‘hacia la mitad de las cosas’, comienzo por el nudo).

Comienzo in extrema res (por la situación final).

Final abierto (no se presenta el desenlace del conflicto).

La estructura externa, esto es, la forma tipográfica en que se organiza el contenido narrativo:

capítulos, secuencias, módulos temáticos, ausencia de estas divisiones, etc.

3. EL TIEMPO: todo acontecimiento narrado tiene lugar en un determinado momento, de modo

que el tiempo es un elemento narrativo estrechamente ligado a la acción. El género narrativo se caracteriza por el dinamismo, por la evolución de una situación de conflicto inicial hasta su solución en el desenlace. En este aspecto se diferencia claramente del género lírico, que se caracteriza por su estatismo, por su preferencia por la instantánea, por la ausencia de evolución.

En una narración existen varios conceptos del tiempo, a saber:

Tiempo externo (histórico): se refiere a la época real en que suceden los hechos relatados, por ej., finales del s. XIX en El árbol de la ciencia o la España de la posguerra en La Colmena o en Los girasoles ciegos. Cuando un autor pretenda dar a la narración un carácter de validez universal evitará las referencias (explícitas o implícitas) al tiempo externo.

Tiempo interno: se refiere tanto al orden cronológico como a la duración de los hechos relatados. Se distingue el TIEMPO DE LA HISTORIA (tiempo que abarcan los acontecimientos narrados) y el TIEMPO DE LA NARRACIÓN, O DEL DISCURSO, (el tiempo que tarda el narrador en contar los hechos, es decir, su extensión en el propio texto).

Página 2 de 4

IES HIPATIA / Dpto. de LCL / 2º Bach / LA NOVELA COMO GÉNERO (pertenece a Unidad 6 del temario)

La relación entre el tiempo de la historia y el tiempo del discurso narrativo nos determina el RITMO (o tempo) del relato, esto es, la mayor rapidez o lentitud con que se narran los hechos, de tal manera que las elipsis (selección de episodios, salto temporal) aceleran el ritmo narrativo, mientras que las digresiones (reflexiones acerca de asuntos ajenos a la acción insertadas en el relato) y las descripciones (de personajes o ambientes) lo ralentizan; en las escenas (diálogo entre personajes) el tiempo del discurso es igual al tiempo de la historia.

Aclaremos estos conceptos con un ejemplo: en Réquiem por un campesino español de Sender, el tiempo de la narración es el breve lapso de tiempo durante el cual Mosén Millán espera la llegada a la iglesia de los familiares de Paco el del Molino para oficiar una misa de réquiem; el tiempo de la historia abarca los veinticinco años de vida de Paco, de la cual se seleccionan (aparentemente sin orden) algunos de los episodios más destacados; en cuanto al tiempo externo, la novela es situada en los años previos a la guerra civil, así como a las inmediatas consecuencias de su estallido en el pueblo (1911-1937).

Teniendo en cuenta si se respeta o no el orden cronológico de los acontecimientos, podemos distinguir:

Narración lineal, respeto del orden cronológico según el esquema clásico de planteamiento, nudo y desenlace.

Evocaciones retrospectivas (flash back o analepsis): narración de sucesos que sucedieron anteriormente según el orden cronológico.

Anticipaciones prospectivas (prolepsis): sucesos que en el momento de la acción aún han de suceder.

Acciones simultáneas: acontecimientos distintos que están sucediendo al mismo tiempo.

Y para terminar, digamos que frente al tiempo histórico (objetivo, lineal y progresivo) existe también el tiempo psicológico (subjetivo, interior, irregular, discontinuo).

4. EL ESPACIO: Es el lugar donde acontece la historia; forma junto con el tiempo una unidad

interdependiente. Abierto o cerrado, rural o urbano, real o fantástico, el espacio condiciona siempre las acciones de los personajes. El espacio puede ser descrito con más o menos detalles. Podemos distinguir:

Espacio objetivo: si aparece como un reflejo más o menos fiel del mundo real.

Espacio subjetivo: el espacio aparece según la percepción subjetiva de los personajes, como un reflejo de su estado de ánimo.

5. LOS PERSONAJES: Son un trasunto, una representación de seres humanos. Son los sujetos de

las acciones, las personas ficticias que intervienen en la acción. Pueden ser caracterizados de forma

directa mediante las descripciones y juicios (del narrador o de otros personajes) o de forma indirecta a través de sus palabras, acciones, diálogos y relaciones con otros personajes. Pueden ser clasificados:

Según su caracterización psicológica, es decir, según la información que de ellos se nos ofrece:

individuos (personajes redondos), evolucionan psicológicamente, y tipos (personajes planos), actitud simple y homogénea.

Según su función, es decir, según la relación con los otros personajes y con la acción misma del relato: principales (protagonista y antagonista, aliados y adversarios de éstos), secundarios y fugaces.

Página 3 de 4

IES HIPATIA / Dpto. de LCL / 2º Bach / LA NOVELA COMO GÉNERO (pertenece a Unidad 6 del temario)

Según su naturaleza: históricos, simbólicos, manifestaciones de diferentes aspectos o vivencias del autor, etc.

En algunas novelas el personaje individual queda desdibujado por el personaje colectivo.

EL DIÁLOGO EN LA NARRACIÓN

Las obras narrativas se caracterizan por la POLIFONÍA, es decir, junto con la voz del narrador nos encontramos la voz de los personajes. Existen diversas formas de reproducción de los diálogos, o pensamientos, de los personajes:

En estilo directo: se reproducen textualmente las palabras pronunciadas por los personajes.

En estilo indirecto: el narrador reproduce, a través de su propia voz, las palabras de los personajes.

Monólogo interior: se reproduce el fluir de la conciencia del personaje.

El discurso (o pensamiento) de los personajes puede reproducirse de forma:

Marcada o regida: presencia de verbos de lengua introductorios (verbos dicendi), utilización de guiones, comillas, cursivas (recursos tipográficos) que separan el discurso del narrador del de los personajes.

Libre: ausencia de verbos introductorios; los discursos parecen entremezclarse, aunque existirán rasgos lingüísticos que evidencien a quién pertenece la voz (narrador o personajes).

II. TIPOS DE NOVELAS

Según la prevalencia de alguno de los elementos narrativos podemos establecer la siguiente

clasificación:

novela de acción: se caracteriza por una intriga concentrada y perfilada; la sucesión y el

encadenamiento de las situaciones y de los episodios ocupan el primer plano, quedando

relegado a un segundo lugar el análisis psicológico de los personajes y la descripción de los

ambientes.

novela de personaje: caracterizada por la existencia de un único personaje central, que el

autor diseña y estudia detenidamente, y al cual se adapta todo el desarrollo de la novela.

novela de espacio: la primacía se concede a la descripción del ambiente histórico y de los

sectores sociales en que discurre la trama.

Atendiendo a criterios temáticos o formales podemos también encontrar: novela picaresca, novela

de caballerías, novela pastoril, novela morisca, novela bizantina (en la literatura renacentista y

barroca española); novela policíaca, novela de aventuras, novela histórica, novela rosa, novela

negra…

Página 4 de 4