Está en la página 1de 16

“La libertad no es diosa que pide adoración, ni hada que regala dones a quienes la

invocan con palabras melosas; es una necesidad que los seres dignos y conscientes
procuran satisfacer poniendo en juego el cerebro y el músculo”
Práxedis G. Guerrero
periodico-solidaridad.cl

$300

contacto@periodico-solidaridad.cl

Solidaridad
Periódico Comunista Libertario

Chile
Septiembre-Octubre
2015
N°30
Año 5

Editorial:
PARA HACER
TORTILLAS HAY QUE
ROMPER HUEVOS
Pueblo Trabajador:
SINDICATO DE
TRABAJADORES
CENTRO JUVENIL EL
PUERTO
Feminismo:
LOS DERECHOS
SEXUALES
REPRODUCTIVOS Y
NO REPRODUCTIVOS
Pueblo Mapuche:
VIOLENCIA EN LA
ARAUCANÍA
Memoria Histórica:

LA EXPERIENCIA DE
LA FÁBRICA SUMAR
Movimiento Popular:
LA LARGA LUCHA DE
LAS Y LOS EX PRESOS
POLÍTICOS

NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS

VAMOS HACIA LA VIDA

Solidaridad

2 / Editorial

Septiembre - Octubre 2015

PARA HACER TORTILLAS ES NECESARIO ROMPER HUEVOS

E

Solidaridad
Periódico Comunista Libertario

Periódico Comunista
Libertario
- Chile Frente al monopolio de la información por parte de quienes detentan
el poder, levantamos esta humilde
alternativa informativa, que pretende dar cuenta de aquella realidad
que los grandes medios ocultan o
tergiversan deliberadamente. Desde
una óptica clasista y libertaria, nos
encontramos al servicio de las organizaciones que dan la pelea día a
día y que aún creen que es posible
transformar esta realidad. Apoyar y
visibilizar las luchas e intereses de
las y los explotados y oprimidos en
este pedazo de tierra es la meta que
hemos trazado, demostrando que a
pesar de todo, no estamos del todo
dormidos y que cada vez son más los
que se rebelan y comienzan a forjar
un horizonte libertario.
Editor@s:
Nahuel Valenzuela
Emilio Urtubia
Adela Velarde
Gannicus
Marina Lanalhue
Arturo López
Salvador Oskita
Colaborador@s en esta edición:
José Antonio Gutiérrez D.
Gema Ortega
Melissa Sepúlveda
V. N.
Espartaco Gatti
La Alzada
Orleans
Afiche contraportada:
Rodrigo Ahumada
Agradecemos también a tod@s l@s
que hacen posible esta publicación,
desde los prensistas, hasta los más
anónimos colaboradores.
Contactos
contacto@periodico-solidaridad.cl
distribucion@periodico-solidaridad.cl
periodico-solidaridad.cl
Facebook (fan page):
Periodico-Solidaridad

s cierto que una crisis de legitimidad no termina con el modelo, pero la experiencia desde el
año 2006 y sobre todo desde el 2011, marcaron el inicio de un ciclo ascendente de pequeñas
pero importantes movilizaciones y destellos sociales. La incomodidad e indignación del Movimiento
Popular se va manifestando con más fuerza, frente
a un modelo que hasta hace poco tiempo parecía
generar consensos transversales y mayoritarios en
la sociedad chilena.
La fisura del pacto neoliberal y la emergencia de
sujetos sociales con propuestas políticas de cambio, evidencian un ciclo político difícil, desafiante,
pero prometedor y cargado de esperanza para las y
los trabajadores, las franjas populares, y por supuesto para la aún pequeña, pero significativa izquierda
independiente de nuestro país.
El bloque en el poder se encuentra hoy paralizado, con un gobierno errático, una mandataria fuertemente cuestionada, con una oposición debilitada
y un empresariado despreciado por un sector importante de la sociedad y la opinión pública. Todo
esto en un escenario general de agotamiento del
dinamismo de la economía nacional.
Si bien existe una politización del movimiento
popular, y un creciente sentido común del derecho
social, los sectores organizados del pueblo no han
podido avanzar en destrabar cerrojos institucionales que niegan y precarizan los derechos sociales,
y que se traducirían en el presente, en conquistas
importantes para la lucha, la movilización y la organización. Al contrario, el comportamiento del Estado ha sido aún más rígido, intransigente y represivo
hacia los sectores movilizados el último tiempo: el

asesinato del minero subcontratado Nelson Quichillao, en el marco de una huelga, es un dramático
e ilustrativo ejemplo.
En este complejo escenario, nos parece que una
de las tareas importante de los sectores organizados y de la izquierda con vocación de mayorías, es
introducir formas más agudas de lucha a nivel social, que permitan desencadenar por el camino de
la acción directa de masas (ADM), un cuadro social
favorable para el pueblo y la clase trabajadora. Por
lo tanto, tenemos el desafío de trabajar en el camino de la legitimación interna a nivel social, de una
concepción que ubica en la fuerza y en el quiebre
institucional del bloque histórico neoliberal, la posibilidad concreta de las necesarias transformaciones sociales.
Por último, lograr sostener una etapa abierta de
movilización, robustecer propuestas sociales y políticas, consolidar una política multisectorial, construir convicciones profundas, son tareas que sólo
pueden ser pensadas y resueltas dentro de esta amplitud táctica, donde la articulación armónica de un
repertorio creativo y combinado de formas de luchas, permitan el avance sustancial en la conquista
de derechos sociales, rompiendo estratégicamente
la articulación neoliberal entre economía y sociedad. Piso fundamental para imaginar y construir un
futuro libre, digno, socialista y por supuesto, libertario.
¡Nelson Quichillao vives en nuestra
Lucha!
¡Por el Socialismo y la Libertad!
¡Arriba las y los que Luchan!

Septiembre - Octubre 2015

Solidaridad

Pueblo Mapuche / 3

VIOLENCIA EN LA ARAUCANÍA:

AUTOATENTADOS, PAROS DE EMPRESARIOS Y REAPARICIÓN PÚBLICA DE GRUPOS FASCISTAS
POR SALVADOR OSKITA Y ESPARTACO GATTI
Ilustración ORLEANS

L

os problemas en la Araucanía
no son nuevos. La zona esta en
guerra hace más de 400 años,
primero contra la invasión del imperio español, luego contra la imposición del Estado chileno.
La actual etapa del conflicto se
remonta a la década de los noventa. En ella se pueden diferenciar
diversos referentes y proyectos que
luchan por la autodeterminación
del pueblo mapuche, algunos que
inclusive involucran tanto la organización política como la militar,
pero que tienen un denominador
común: defender su cosmovisión y
espiritualidad propia, su cultura, su
lengua y su territorio.
Una de las principales reivindicaciones de las y los mapuche es reconstruir el Wallmapu a partir de las
reducciones que se crearon luego
de la promulgación de la Ley Indígena. Hace uno veinte años el pueblo
mapuche nuevamente despertó; en
varios puntos se levantaron comunidades y se produjeron tomas de
tierras, en protesta contra las precarias condiciones de vida. En aquellos años algunos dirigentes fueron
tomados detenidos, acusados de
abigeato y usurpación de terrenos.
Pero el hecho que coloca en el

tapete nacional el conflicto ocurre
a fines de 1997. Comuneros de Lumaco, cansados de los constantes
asedios e injusticias hacia su pueblo,
amparadas por carabineros y empresarios de la zona, decidieron manifestarse quemando tres camiones
pertenecientes a la Forestal Arauco.
Lo anterior activó las alarmas del
gobierno central, el cual culpó de
la acción a una supuesta reorganización de “grupos subversivos” en
la vieja frontera. Jamás imaginaron
que la acción fuese la respuesta legítima de un pueblo que se reactivaba y levantaba la cabeza frente a
siglos de despojo y miseria.
Así nace una vía “rupturista” que
apuesta por la reconstrucción del
pueblo nación mapuche a partir
del control territorial productivo.
Con el paso de los años, debido a la
militarización de la zona, los constantes allanamientos, la criminalización, los asesinatos de comuneros,
la cárcel y la represión, el movimiento comienza a disociarse e incluso
emergen grupos que sostienen un
camino “institucional” que apela
al copamiento de las instancias de
poder local, principalmente municipios.

EL ESCENARIO ACTUAL
Durante fines de agosto camioneros de la Araucanía se movilizaron en contra de lo que ellos
denominan “delincuencia” y “terrorismo”: ellos acusan como responsables de la quema de varios camiones al pueblo mapuche, y exigen al
gobierno que actué con mano dura
para frenar esta situación. Sin embargo, existen sobrados antecedentes judiciales que han podido
demostrar que existen casos de
“autoatentados”, los cuales son
realizados por los transportistas
para cobrar millonarias pólizas de
seguros; la condena por cobro de
seguro fraudulento contra Hugo
Castro Delgado y Orli Martini
Castro por provocar un incendio
intencional a un vehículo de su
propiedad ocurrido el 18 de junio
de 2014 en las cercanías de Padre
las Casas es una demostración clara
de esta tesis.
Además, la vinculación del gremio camionero a los sectores más
conservadores de la sociedad chilena no es nueva. No hay que olvidar que este sector jugo un rol
relevante en la desestabilización
del gobierno de la Unidad Popu-

lar, participando activamente en el
paro patronal de octubre de 1972,
financiado por la CIA y promovido
por los partidos golpistas.
Durante su “marcha” los transportistas bloquearon rutas a vista
y paciencia de las fuerzas policiales, y agredieron a conductores y a
otros camioneros que se negaron a
participar de la farsa. Sin embargo,
lo más preocupante de este “movimiento”, es que no solo fue apoyado directamente por los sectores
más recalcitrantes de la rancia derecha chilena, sino que marcó la reaparición pública de viejos grupos
fascistas: por primera vez en décadas se dejaron ver ondeando banderas de la organización paramilitar
Patria y Libertad a vista y paciencia
de todo el mundo.
En una entrevista, Héctor Llaitul, histórico dirigente de la CAM
(Coordinadora Arauco Malleco),
mencionó que el objetivo final de
este tipo de movilizaciones es poder justificar aún más la militarización de la zona, agudizando las ya
existentes contradicciones entre el
pueblo mapuche y los sectores dominantes de la región.

Pueblo Trabajador / 4

Solidaridad

Septiembre-Octubre 2015

“Es impostergable la necesidad
de imaginar y construir un
sindicalismo transformador”
POR ARTURO LÓPEZ

E

l nuevo ciclo de movilización
social cosechó una cantidad no
despreciable de nuevas y nuevos dirigentes sindicales que apropiándose de la historia reciente de
las diversas organizaciones sindicales de Chile, han comenzado una
nueva etapa de construcción. Diseñando, explorando e imaginando
un nuevo sindicalismo, en un país
donde los derechos fundamentales
de las y los trabajadores son casi
inexistentes.
En una primaveral tarde en Valparaíso nos reunimos con Francisco, conocido como “Paisa”, dirigente del Sindicato de Trabajadores
“Centro Juvenil el Puerto”, y parte
de la Coordinadora Interregional
de Trabajadoras y Trabajadores del
Área Social, CITAS.

¿Cuál es el escenario actual del
sindicalismo en la Quinta Región,
desde tu punto de vista, desde la
realidad sindical que tú han podido apreciar con tu experiencia?
En la Quinta Región y en particular en Valparaíso, estamos acostumbrándonos a ver movilizaciones y huelgas de trabajadoras y
trabajadores. Movilizaciones en
que no solamente se ven involucrados los sectores más tradicionales y dinámicos, como lo son, las
y los profesores, los pescadores y
portuarios, sino que también ahora
se han sumado activamente, trabajadores y trabajadoras del retail,
peonetas y bancarios, lo que da
cuenta de que la clase trabajadora
se está reactivando pasito a pasito

por mejoras laborales. Cuestión
importante, si se entiende que el
Código Laboral actual, burocratiza, atemoriza y termina por desestabilizar la organización sindical.
Por otra parte, nos encontramos
con más y mejores espacios de formación sindical potenciados por el
mundo estudiantil. Lugares donde
trabajadores y trabajadoras se forman, se encuentran y dialogan.
Bajo las mismas necesidades,
han surgidos nuevos sindicatos en
rubros donde antes no había; nuestra experiencia, como trabajadores
y trabajadoras del área social, es
una muestra de ello. Subcontratados por empresas sociales, supuestamente sin fines de lucro, nuestra labor es ejecutar programas y
proyectos sociales provenientes

de las políticas públicas del Estado
subsidiario. El 1 de mayo recién pasado, por primera vez en la historia
en Valparaíso, 3 sindicatos del área
social, conmemoramos el día de las
y los trabajadores. Todo un hito,
pero a la vez un gran reto sindical
del cual nos hacemos cargo.
Indudablemente falta mucho
por hacer y construir. En Valparaíso aún el sindicalismo se mantiene
atomizado, es decir, los sindicatos
no logran salir de la empresa, no
son capaces de ver que lo que pasa
en su empresa es fiel reflejo de un
sistema social donde el políticoempresario raya la cancha, arbitra
y juega. Es curioso, pero en las instancias de formación sindical, todas y todos los dirigentes nos conocemos y saludamos, pero damos

Septiembre - Octubre 2015

ningún paso más allá. Como desenlace de lo anterior,
vemos huelgas que no tienen solidaridad efectiva entre
sindicatos, y en las cuales el aislamiento y el desgaste,
por lo general, nos pasan la cuenta. Pese a ello, vemos
con entusiasmo nuevas propuestas, nuevas formas que
le pueden dar un importante aire al movimiento sindical porteño. Todo esto pasa por la voluntad de confiar,
articularse para golpear y exigir con planificación y solidaridad nuestras demandas.
¿Qué elementos nuevos ustedes podrían visualizar
en el sindicalismo chileno?
No podría hablar de sólo un tipo de sindicalismo en
Chile. Pues lamentablemente hay para elegir. Sin embargo, vemos con fuerza la demanda importante de las
y los trabajadoras de base por exigir dirigentes honestos
y transparentes, que velen por los intereses de todas y
todos. Que no se vendan, que no se dejen corromper
por los empresarios. Vemos también un sindicalismo
que traspasa al Código Laboral, que va a la movilización de forma directa, organizada sin entramparse en la
letra chica del Código. Vemos destellos emergentes de
un sindicalismo que se articula multisectorialmente con
distintos sectores; estudiantes, pobladores, feministas,
pueblos originarios, que es capaz de involucrar a la población en sus demandas, hacerle sentir que la lucha es
una. Vemos un sindicalismo que propone desde abajo,
que prioriza la construcción de un programa sindical
que va más allá de la coyuntura particular. Vemos un
sindicalismo que avanza decididamente por dignidad.
Ese es el nuevo sindicalismo que vemos, del cual por su
puesto nos hacemos parte.
¿Qué desafíos se han propuesto?
Montones, la verdad. Lamentablemente el mundo del
trabajo no está a la altura, en un sentido amplio, como
si lo están, los grandes grupos económicos de este país.
Ellos hacen política con proyecciones estratégicas a 20,
30 años, y nosotros en cambio, aún estamos en la pelea
chica, en la coyuntura, en la agenda interna.
El primer desafío que visualizamos, es que las y los dirigentes comencemos a ejercer prácticas honestas con
nuestros compañeros y compañeras de trabajo, con la
organización sindical. Segundo, que el sindicato vaya
más allá de la propia empresa, y de la demanda interna,
que sea capaz de reflexionar en torno a problemas del
país, que construya espacios sociales, culturales, formativos desde los propios trabajadores y trabajadoras, que
apunten al encuentro, a la educación y a la recreación.
Y como tercer punto, aportar a construir un movimiento multisectorial desde las distintas realidades sociales,
tejiendo pequeñas acciones en común, que nos vayan
sacando de la pelea del “metro cuadrado”, por decirlo
de alguna manera.
Somos parte del 80% de trabajadoras y trabajadores
precarizados que se desempeña en la pequeña-mediana
empresa. Desde esa lógica, debemos entender la necesidad de articularnos, sobrepasar la estrechez del Código,
por medio de acciones concretas, intentando instalar
en el debate público, y dentro del sindicalismo, aquellos
desafíos transversales, con miras al ejercicio fundamental de los derechos de las y los trabajadores, como así
la impostergable necesidad de imaginar y construir un
sindicalismo transformador, como un actor activo dentro de la sociedad.

Solidaridad

Pueblo Trabajador | Educación / 5

LA FECH MÁS ALLÁ DE LA DEMANDA GREMIAL

POR MELISSA SEPÚLVEDA, MILITANTE DE ACCIÓN LIBERTARIA

L

a inclusión de las y los estudiantes de postgrado en el padrón
electoral de la Fech sin que fueran considerados en el quórum fue
pensado como un mecanismo para
integrar a quienes, de forma cada
vez más precarizada, siguen siendo
estudiantes de la Universidad de
Chile pero carecen de un sin número de beneficios y derechos, entre
ellos una organización transversal.
A pesar de los esfuerzos, como por
ejemplo la creación de la figura de
delegado de postgrado dentro del
pleno, no ha sido fácil hacerlos parte de la federación. Por otro lado el
gremialismo hizo de esta iniciativa
el argumento perfecto para que la
demanda en el Tribunal Electoral
Regional (TER) fuera considerada
válida, maniobra realizada por la
derecha en un momento relevante para la definición de la reforma
educacional en materia de educación superior.
La Fech lejos de ser una organización gremial, en sus más de 100
años de historia ha sido un pilar
fundamental en la articulación del
Movimiento Popular en Chile. Ha
sido agente activo en las luchas de
la clase trabajadora y en los últimos años ha sido clave en el proceso de rearme del tejido social en
torno a la lucha por el derecho a la
educación. Sin embargo, la defensa
que hacemos a raíz del ataque del
gremialismo no puede cegarnos, es
necesario revisar críticamente el
funcionamiento de la federación y
más allá de las elecciones, analizar
cuál es realmente la participación
del estudiantado en la Fech.
Nuestra organización debe ser
una herramienta efectiva, promotora de la participación y que evite activamente la burocracia y el
inmovilismo, seguramente algo así
pensaron a principio de siglo jóvenes estudiantes de medicina al dotarla de un carácter federativo. La
Fech debe en su orgánica interna
concretizar una lógica de funcionamiento que vislumbre la sociedad
que queremos construir y un ejercicio constante de discusión, búsqueda de consensos y resolución de
disensos que involucre realmente a
las y los estudiantes. No obstante,

lejano a este espíritu, podemos observar algunas graves deficiencias
dentro de la Fech; por una parte la
existencia de consejeros de pleno
sin funciones claras, que disocian su
representatividad en los momentos
más críticos y que funcionan más
como bancada política que como
garantes de las reflexiones locales,
similar a lo que tanto criticamos
del parlamento nacional. También
secretarías dependientes de las y
los consejeros electos con bajísima participación y sin continuidad
año a año. Por otra parte podemos
cuestionar la injerencia de la mesa
directiva en las decisiones del pleno
¿qué sentido tiene que la directiva
vote si escasamente participan de
sus asambleas? Desde el año 2006
en adelante el rol de las vocerías ha
sido ampliamente cuestionado y a
raíz de eso el carácter del o la dirigente del movimiento estudiantil
también ha cambiado, sin embargo
la toma de decisiones dentro de la
Fech continúa funcionando bajo
antiguos esquemas de representatividad. Además se hace urgente
dotarnos de una estructura flexible
que permita adecuarnos a los tiempos de movilización como también
reordenarnos en tiempos de reflujo.
La pregunta que queda en el
aire es cómo cambiar la Fech para
promover su participación, cambiar
su carácter presidencialista, que las
herramientas que posee sean útiles
hasta para la más pequeña actividad, no sólo de estudiantes sino de
todas las organizaciones del campo
popular. Como en toda acción política no hay recetas mágicas, sin
embargo, más allá del bochorno
que nos hizo pasar el gremialismo,
la realización de un congreso de
estatutos es urgente y para esto se
necesita del compromiso de las organizaciones políticas de izquierda.
Ahora bien, no es la tinta del estatuto la que hará más participativa la
Fech sino el esfuerzo colectivo para
transformar su funcionamiento en
la práctica. Somos las y los estudiantes quienes debemos hacer de
la federación mucho más que un
actor de disputa mediática sino un
bastión fundamental en este nuevo
escenario de lucha popular.

Solidaridad

6 / Internacional

Septiembre - Octubre 2015

Fotografía de referencia

“Kobane es un símbolo para toda la humanidad”
Conversaciones libertarias sobre la revolución de Rojava (2ª parte)
POR JOSÉ ANTONIO GUTIÉRREZ D.

Poco tiempo antes de publicar la segunda parte de las impresiones que recogió nuestro
compañero José Antonio Gutiérrez en el viaje que realizó a la región de Rojava (Kurdistán
sirio), el Estado turco rompió de manera unilateral la tregua que mantenía con el movimiento
de liberación kurdo. Erdogan, presidente de Turquía, ha ordenado al ejército desplegarse
en amplias zonas del sureste turco, bombardeando y ejerciendo una brutal represión
en localidades en donde las y los kurdos son mayoría. El objetivo del Estado turco es
eliminar a las fuerzas guerrilleras del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y a
todas las organizaciones y pueblos (cerca de 30 etnias) que defienden la construcción del
Confederalismo Democrático. Frente a esta barbarie, las comunidades no se encuentran
cruzadas de brazos, sino que se preparan activamente para hacerle frente al terrorismo de
Estado y defender con la vida su derecho de existir, en plena libertad y dignidad.

D

espués de estas explicaciones
de carácter político e ideológico, es obligatorio abordar algunas de las cuestiones más espinosas
y que más confunden a la izquierda
internacional, que a veces no saben
cómo interpretar una revolución
que ha roto todos los moldes heredados de la Guerra Fría, con sus
alianzas globales. Más aún cuando
regularmente, la prensa occidental

muestra a las fuerzas kurdas (las
cuales se asumen como algo homogéneo, sin hacer la distinción entre
las guerrillas izquierdistas del PKK o
del YPG –“Yekîneyên Parastina Gel”,
“Unidades de Defensa Popular”-, y
los “peshmergas” tribales del Kurdistán Iraquí), como si fueran parte
de una cruzada anti-musulmana, o
como si fueran los “aliados” naturales de EE.UU., la ficha clave de

Washington contra los fundamentalistas, sin entender que los kurdos
no son la ficha de nadie, sino un
pueblo tratando de forjar su propio
destino en circunstancias extraordinariamente adversas.
“Todo el Medio Oriente es muy
complejo. Irán, Siria, Turquía, Egipto. Hay quienes dicen que el PKK
está utilizando este momento de

confusión para su interés particular.
Pero veamos las cosas con cuidado.
El Kurdistán Iraquí está totalmente
aliado a potencias extranjeras y sus
dirigentes han utilizado esta posición geoestratégica clave en medio de esta complejidad de manera
egoísta, el PKK y los revolucionarios
de Rojava, no. Los EE.UU. instrumentalizan a los sunitas contra los
chiitas, al Estado Islámico contra

Septiembre - Octubre 2015

otros musulmanes y a todos contra el Estado Islámico. Pero el Estado Islámico es el resultado directo de
las políticas de EE.UU. en la región. También tenemos
documentación y videos que demuestran la cooperación que ha existido entre el Estado turco y las fuerzas
del Estado Islámico. Por ejemplo, tenemos videos en
los cuales se ve al ejército turco abriendo las fronteras
para el Estado Islámico, llevando a sus combatientes
heridos al hospital. Sus combatientes llegan desde Turquía hacia Siria. Les han dado apoyo logístico desde
que se levantaron en armas y a nosotros nos golpean.
La realidad es que al menos 40 personas han muerto
desde noviembre, asesinadas por el Estado turco en las
protestas de solidaridad con la revolución en Rojava.
El Estado Islámico es parte del proyecto regional de
control hacia los kurdos.
Los EE.UU. dejaron la región en llamas y luego se
hicieron aparentemente a un lado. Ellos, en realidad,
quieren debilitar al PKK y el Estado Islámico les ha
servido para ese fin, al menos en un primer momento.
Nuestro movimiento es independiente, y cualquier relación que haya habido en la lucha contra el Estado Islámico es de carácter táctico, pero jamás estratégico. A
veces nos han favorecido algunos de sus bombardeos,
y solamente una vez recibimos armas, que fueron lanzadas desde el aire, en octubre. No existe ayuda oficial.
Lo que pasa es que como el Estado Islámico ahora es
enemigo de todos, se han hecho muchas alianzas, con
muchos actores, en base a esta lucha, relaciones de
carácter estrictamente diplomático. El PYD (‘Partiya
Yekîtiya Demokrat’, Partido de la Unión Democrática,
movimiento político kurdo en Rojava, cuya expresión
en armas es el YPG, cercano al PKK) no es considerado
un movimiento terrorista como sí lo es considerado el
PKK. Aunque es un movimiento independiente, sigue
la ideología de Öcalan. Por eso, aunque algunos países
de la comunidad internacional han querido dar armas,
Turquía se opone y no lo permite. Eventualmente, permitieron que 200 peshmergas llegaran de Irak a consolidar posiciones defensivas, para luego retirarse con
todas sus armas.
Pero nosotros no queremos tejer nuestra relación
con el gobierno de EE.UU., queremos tejer esas relaciones con la izquierda y con los movimientos populares de todo el mundo. Sabemos que hay solamente dos
vías para construir un proyecto social, la vía del Estado
y la vía del pueblo. Nosotros seguimos esta última.”
Cuando le pregunto sobre su opinión respecto al
calificativo de “terrorista” que pesa sobre el PKK, así
como de la campaña de los kurdos para que se levante
este calificativo sobre el grupo rebelde, Bozan responde con una sonrisa en sus labios.
“Que el PKK sea considerado terrorista, es algo
eminentemente político, porque Turquía es parte de
la OTAN. Nosotros consideramos que la autodefensa
es un derecho básico y legítimo, no consideramos que
eso sea terrorismo ¿O acaso las guerrillas del PKK han
ido a pelear a territorio fuera del Kurdistán o a Estambul?”
Luego de unas cuantas bocanadas de café y de un
par de llamadas, Bozan explica la importancia global
que tiene la lucha por Kobane.
“Kobane es un símbolo para toda la humanidad, no
solamente para el Kurdistán. Esta es una batalla clave
para resolver los problemas del Medio Oriente. Tene-

Solidaridad

Internacional / 7

mos, por cierto, muchos problemas todavía que resolver, como por ejemplo, que no hemos sido capaces
aún de formar el Congreso Nacional de los Kurdos por
ciertos problemas todavía con algunos sectores. Somos conscientes de que este proceso no
se hará realidad solamente con llamados.
Esperamos que Kobane se convierta en la
pieza clave que lidere ese proceso.”
“EL PROBLEMA
Le pregunto qué cosas pueden hacer
los sectores populares de otros países que
quieran apoyar esta lucha, particularmente las y los latinoamericanos. La respuesta
de Bozan evoca al mismo internacionalismo comprometido al que llamaban los
zapatistas, ese internacionalismo que se
piensa globalmente para actuar localmente. Busca no la solidaridad instrumental,
esa que exige que los internacionalistas
o los solidarios se limiten a repetir, como
papagayos, consignas o a que den apoyo
sin cuestionamientos. Buscan una solidaridad consciente, fundada en un diálogo
respetuoso, en donde todos tienen que
aportar en un debate que es global.

ES QUE EL MERCADO
CAPITALISTA CONTROLA EL MUNDO
DESDE HACE SIGLOS, Y CREEMOS QUE
ESTE SISTEMA ESTÁ AGOTADO, PERO
BUSCA SOBREVIVIR FORZANDO CRISIS
Y DESASTRES. LA REVOLUCIÓN SOCIAL
QUE BUSCAMOS ES PARA QUE EL
PUEBLO PUEDA CONSTRUIR UN MODELO
ALTERNATIVO DE SOCIEDAD, UNA
SOCIEDAD LIBRE DEL ESTADO”

“Los problemas del mundo van mucho más allá de
Kobane; el problema de las mujeres, el problema ambiental, el problema de la falta de democracia para el
pueblo, todos estos son problemas globales. Lo que
pasa en Ecuador, o lo que pasa en Colombia, también
es nuestro problema. La conexión, el entablar relaciones de pueblo a pueblo es muy importante. Nosotros,
en estos momentos, sufrimos de un embargo, porque
estamos rodeados por los cuatro lados, por Daesh y
por los turcos. Los internacionalistas nos pueden ayudar a romper a este cerco presionando a Turquía.
Pero hay otras cosas que también son importantes. Debemos discutir de política, de economía, desde una perspectiva solidaria. Lo que pasa es que una
revolución requiere de preparación y de ser capaces
de cambiar la mentalidad. Necesitamos más educación
política, no despreciar la teoría, tener más trabajo teórico, pero hacerlo junto a la gente. Esto no es una tarea menor, porque estamos luchando en contra de 500
años de imposición estatal. El problema es que el mercado capitalista controla el mundo desde hace siglos,
y creemos que este sistema está agotado,
pero busca sobrevivir forzando crisis y desastres. La revolución social que buscamos
es para que el pueblo pueda construir un
modelo alternativo de sociedad, una sociedad libre del Estado.
En América Latina también el pueblo
debe buscar el control de sus asuntos y de
su destino. Marx dijo, proletarios de todos
los países, uníos. Nosotros llamamos a que
los pueblos del mundo se unan. El pueblo
en Colombia, en Ecuador, en Chile, en todas partes debe organizarse. Eso es lo más
importante que pueden hacer para dar una
mano a Rojava y a todo el Kurdistán”.
Con estas palabras cerramos la entrevista, pero abrimos un nuevo puente para construir ese mundo nuevo
que llevamos en nuestros corazones.

Fotografías
Arriba. Bozan y Seg.
Abajo. Bozan y dos compañeros
kurdos.

Solidaridad

8 / Memoria Histórica

Septiembre - Octubre 2015

MIGUEL PIZARRO, DIRIGENTE SINDICAL DE SUMAR:

“CONTROLAR LA PRODUCCIÓN FUE UNA TAREA FUNDAMENTAL
PARA EL DESARROLLO DE CONCIENCIA DE LOS TRABAJADORES”
POR ADELA VELARDE

T

ras 45 años, entrega su testimonio, sobre un proceso fundamental del programa de la
Unidad Popular; la intervención
de empresas textiles, que significó un hito fundamental que sirvió
de modelo para otras áreas y que
enfrentó el conflicto en torno a la
propiedad y la administración de
los medios de producción.
UNA FOTO MARCA EL
CAMINO
Miguel Pizarro creció en la población El Pinar de San Joaquín.
Cuando tenía 16 años, la política

irrumpió su vida a través de una fotografía: “Andaba peluseando en la
plaza con mis amigos y había una
exposición de denuncia sobre Vietnam y me detuve frente a una imagen que me impactó, era la bota de
un militar amenazando a un niño
vietnamita, de inmediato pensé
que quienes hacían ese trabajo de
denuncia eran buenas personas.
Me acerqué a ellos y comenzó mi
desarrollo político”.
Las primeras tareas fueron propaganda y difusión en la población,
y paulatinamente fue asumiendo
tareas políticas al interior del Partido Comunista (PC). Cuando llegó

el gobierno de la Unidad Popular,
había mucha expectativa en el ambiente, “la utopía de una sociedad
más justa había invadido el espíritu
de toda la población, el trato que
nos dábamos, independiente de
la militancia, era de compañero o
compañera”.
A los 19 años Miguel se convirtió en dirigente del Comité Regional y tenía labores de responsabilidad política en la Comisión
Nacional de Pobladores del PC, en
1970 ingresó a Sumar; “me tocó estar presente el día en que fueron
expulsados los patrones y gerentes
de la empresa, pese a la efervescen-

cia de tal acto, los que teníamos
formación política sabíamos el tremendo desafío que se iniciaba, había que enseñar conceptos básicos
de economía para llevar adelante la
producción y desarrollar otro tipo
de relaciones laborales”.
La misión no era fácil. De acuerdo al programa de la Unidad Popular, lo que se buscaba con la intervención y estatización era terminar
con el capitalismo monopolista y
dependiente, desarrollando un mayor dinamismo en los sectores productivos para así “liberar a Chile de
la subordinación al capital extranjero”.

Septiembre - Octubre 2015

Sin embargo, la forma no estaba clara y
esa ambigüedad daba espacio a los intereses
empresariales; “algunas industrias tenían un
decreto de intervención, pero nunca fueron
traspasadas al Estado, entonces producía
efectos híbridos porque había que repartir
las utilidades con los dueños”. “Al principio
fue difícil impulsar el trabajo porque en
Sumar los dueños se preocupaban de tener
un séquito de trabajadores a su favor que
defendían los intereses patronales como si
fueran de su propia familia y se cerraban a
dialogar políticamente con el propósito de
preservar su lugar de privilegio, una práctica
común que atraviesa las épocas”, agrega.
La convivencia entre los partidos y organizaciones tampoco era fácil. El clima
interno de la Unidad Popular era complejo
porque enfrentaba posturas irreconciliables
entre el PS, PC y el MIR, “un sector solo estaba preocupado del aspecto militar y creía
que el control de la producción era una tarea secundaria, pero yo entendía que para
hacer una revolución tienes que partir de
lo más básico, controlar la producción fue
una tarea fundamental para el desarrollo de
conciencia e los trabajadores”.
Los cordones fueron impulsados originalmente por el Frente de Trabajadores
Revolucionarios del MIR, pero con su desarrollo, “cada fábrica comenzó a depender de
la orientación política de sus dirigentes, lo
que impedía en la práctica una política común en la organización”, sostiene Miguel.
Pese a las diferencias, la producción al
interior de Sumar funcionaba bien, era un
modelo de organización nuevo, que no enfrentó huelgas violentas y permitió a los
trabajadores controlar la situación. “Teníamos nuestra estructura organizativa propia, estaban los comités de producción por
rama, había una escuela de nivelación que
se financiaba con las utilidades y un consejo administrativo donde participaban todos
los trabajadores”, señala Miguel.
Sumar era la única planta de fibra sintética de nylon en el país y muchas empresas
textiles dependían de ella, si se dejaba de
producir tendría un efecto catastrófico
para la economía, y los trabajadores asumieron ese desafío. Además, se presentó
la tarea de abastecer de combustible a las
empresas del cordón San Joaquín, misión
de la que Miguel se hizo cargo: “cada mañana partía muy temprano en un camión a
entregar combustible a todas las empresas,
independiente de si estaban intervenidas o
no, para no detener la producción”.
En medio del clima de polarización que
existía en el país, el Gobierno de la Unidad
Popular sostenía públicamente su confianza en el sector constitucionalista de las
Fuerzas Armadas; “suponer fidelidad a un
Gobierno de izquierda era una estupidez.
Nadie dimensionó el papel que jugarían y
su con la CIA, eso fue un tremendo error”.
“El 9 de setiembre un familiar militar me
fue avisar del golpe, y fui hasta el Comité

Solidaridad

Memoria Histórica / 9

Regional del partido a informar la situación. Me
dijeron que no me preocupara porque después de la
gran concentración del 5
de septiembre no hay apoyo para un golpe desde las
FF.AA.”
LOS TRABAJADORES
DE SUMAR EL DÍA DEL
GOLPE
Existen numerosos relatos sobre la respuesta de
los cordones industriales
el día 11 de septiembre.
Algunos incluso contradictorios. Lo cierto es que esa mañana no
dejó indiferente a nadie. Muy temprano se iniciaron asambleas para definir
el tipo de respuesta y en Sumar Nylon
decidieron no recibir las armas que estaban llegando desde Tomás Moro; “no
había ningún tipo de formación militar,
no sabíamos ocupar las armas, ni teníamos capacidad de responder a la fuerza militar, había gente dispuesta a dar la
vida, pero no a regalarla”.
Las armas fueron entonces trasladadas a Sumar Poliéster; “muchos trabajadores decidimos replegarnos, los
pobladores esperaban al ejército leal
que detendría el golpe y que nunca
llegó. Esta zona se vio afectada por la
masacre que ocurrió en La Legua donde los trabajadores de Sumar Poliéster
salieron con la convicción de defender
al gobierno con las armas, murieron muchos
trabajadores enfrentándose a carabineros,
y pobladores que recibieron ráfagas en sus
casas.”
ESTADIO NACIONAL, EMBAJADA DE
CANADÁ Y REGRESO A EL PINAR
Tras el golpe, Miguel fue detenido y trasladado al Estadio Nacional y más tarde recluido en la Penitenciaria. Posteriormente,
inició una vida marcada por el asedio permanente, hasta que la Embajada de Canadá
le ofreció asilo; “luego de pensarlo unas horas, decidí renunciar a esa posibilidad, porque me pedían iniciar una nueva vida, olvidando mi pasado, quien era yo realmente”.
Para Miguel es fundamental reconstruir
la historia de las y los trabajadores fielmente, con el propósito de que las nuevas generaciones conozcan los procesos y sepan
cuáles fueron los principales desafíos y derrotas; “especialmente en el contexto actual
del país, en ausencia de una mayor unidad
de la izquierda y con un Partido Socialista y
Comunista que han renunciado a todos sus
principios y que sólo responden a intereses
de privados”.
La carrera que iniciaron los partidos con
la llegada de la Concertación significó una

“ME TOCÓ ESTAR PRESENTE EL DÍA EN QUE
FUERON EXPULSADOS LOS PATRONES Y GERENTES
DE LA EMPRESA, PESE A LA EFERVESCENCIA DE
TAL ACTO, LOS QUE TENÍAMOS FORMACIÓN
POLÍTICA SABÍAMOS EL TREMENDO DESAFÍO QUE
SE INICIABA, HABÍA QUE ENSEÑAR CONCEPTOS
BÁSICOS DE ECONOMÍA PARA LLEVAR ADELANTE
LA PRODUCCIÓN Y DESARROLLAR OTRO TIPO DE
RELACIONES LABORALES”
desvinculación absoluta de lo que sucede
en las bases; “si una organización o partido
cree que es posible intervenir en el parlamento, es querer cocinar un plato con la
receta de quienes dirigen la cocina, la experiencia demuestra que no es allí donde está
el poder de los trabajadores, ni es una herramienta útil para su desarrollo”, sostiene.
La derrota del pueblo chileno fue un episodio en la historia de Chile, pero no es su
futuro. Para Miguel, el trabajo territorial sigue teniendo una importancia vital, “en una
perspectiva de lucha, coordinada, que responda a las necesidades concretas de la población, lo que nos afecta en el diario vivir.
Son pequeñas peleas que van dando sentido al trabajo político y que se materializan
en una mayor conciencia de los pobladores,
hacia allá hay que ir”.

10 / Pueblo Trabajador | Feminismo

Solidaridad

Septiembre - Octubre 2015

LA LUCHA MÚLTIPLE DE LAS TRABAJADORAS MIGRANTES DE CASA PARTICULAR

ENFRENTANDO EL CAPITALISMO, EL PATRIARCADO Y EL RACISMO

POR LA ALZADA–ACCIÓN FEMINISTA LIBERTARIA

C

ada día domingo las socias del Sindicato
Nacional Inter-empresas de Trabajadoras
Migrantes de Casa Particular (SINAINCAP)
se juntan en la sede del Colectivo Sin Fronteras,
ubicada en la comuna de Independencia. Es un
día valioso porque es su día libre de un régimen
laboral de modalidad “puertas adentro” en casas
del barrio alto, en las que residen y trabajan largas
jornadas que pueden durar fácilmente 12 horas.
Aunque últimamente se han logrado avances legislativos gracias a la movilización de las trabajadoras de casa particular (TCP) –especialmente del
SINTRACAP que ha tenido como punta de lanza
la reivindicación de la ratificación del Convenio
189 de la OIT, el cual exige al Estado tomar una
serie de medidas para regular y proteger las condiciones laborales de las TCP-, la dignificación de
esta labor sigue siendo una tarea pendiente, en
especial para las trabajadoras migrantes.
Los días domingos son como un paréntesis en
su vida normal dedicada al trabajo, en el que pueden compartir con otras compañeras inmigrantes
de Sudamérica (la mayoría del Perú), conversan
sobre sus historias y experiencias, se relajan un
poco, almuerzan en una larga mesa, resuelven sus
dudas legales con personas que las asesoran y se
organizan para mejorar sus vidas.
Desde fines del año pasado, La Alzada acompaña al SINAINCAP los días domingos, realizando
talleres de formación sindical y expresión oral.
Durante este tiempo, en el que ha crecido una
relación de confianza y compañerismo, hemos
realizado algunas reflexiones sobre la compleja
situación de las TCP migrantes en Chile, quienes
se enfrentan de forma simultánea a múltiples vulneraciones laborales, sociales y psicológicas por
parte del sistema. Por el hecho de ser inmigrantes
se les niega la opción de participar libremente en
los distintos ámbitos de la sociedad, ya que su
ciudadanía está sujeta a un contrato laboral, anulándose sus derechos sociales si no cuentan con
él. Con la nueva visa ya no se ven en la obligación

de acumular un año continuo de contrato formal talleres que realizamos con las compañeras del
con el mismo empleador, teniendo que soportar SINAINCAP hemos comprendido conjuntamencualquier tipo de abuso para evitar el despido y te la necesidad de politizar las experiencias percomenzar de cero, pero la condición de legalidad sonales de vulneraciones, despojando su ficticio
sigue dependiendo del contrato laboral, y final- carácter circunstancial o casual, como base para
mente las necesidades del mercado siguen sien- el empoderamiento personal y colectivo del sindo el criterio de dignidad. Además, hemos escu- dicato.
chado habitualmente testimonios de rechazo y
Podemos decir que diversas vulneraciones
discriminación de la misma gente hacia
las trabajadoras por la sola circunstancia
de no ser chilenas.
“POR EL HECHO DE SER INMIGRANTES SE LES
Por el hecho de ser TCP también se
enfrentan a una serie de vulneraciones,
NIEGA LA OPCIÓN DE PARTICIPAR LIBREMENTE
pues hay cuestiones propias de esta labor que la ponen en situación de desvenEN LOS DISTINTOS ÁMBITOS DE LA SOCIEDAD,
taja, destacando el hecho de trabajar en
un espacio privado carente de fiscalizaYA QUE SU CIUDADANÍA ESTÁ SUJETA A UN
ción efectiva donde habitualmente hay
CONTRATO LABORAL, ANULÁNDOSE SUS
irregularidades en los sueldos y descansos; el trabajar de forma aislada y tener
DERECHOS SOCIALES SI NO CUENTAN CON ÉL.”
que negociar las condiciones laborales
solitariamente con un empleador que
está en una posición de poder; y el hecho de generar lazos de cariño con las
personas que viven en su lugar de trabajo, pro- propias de un modelo patriarcal, racista y clasisduciendo muchas veces una auto-postergación ta operan simultáneamente desde las políticas
de sus propios intereses y necesidades. Por el del Estado, el mercado y el sentido común de la
hecho de ser mujer también son discriminadas, sociedad. La lucha del SINAINCAP es compleja
ya que existe la creencia en el sentido común porque representa una labor históricamente inde que las labores de cuidado le corresponden validada por todos los sectores, lo cual se refleja
exclusivamente a la mujer por sus características entre otras cosas en los análisis económicos conbiológicas al mismo tiempo que no se valora eco- vencionales que no reconocen la importancia de
nómica ni laboralmente esa labor, naturalizando las formas de organización del cuidado ni el de
así la desigualdad. Aunque las mujeres acomoda- la reproducción social para hacer posible la prodas pueden contratar a una TCP, zafando de esta ducción de valor económico y el funcionamiento
situación sexista.
de la sociedad, ni tampoco enfatizan en las poEn la década del ‘50 se pasó del concepto ju- siciones de poder inmersas en las relaciones de
rídico de “sirvienta” que venía de la Colonia al género y etnia. La lucha del SINAINCAP es una
de “empleada doméstica”, y en 1979 al de “tra- esperanza de dignidad no solo para las TCP, sino
bajadora de casa particular”, como intentos de para todos y todas quienes creen en un mundo
igualar en derechos a estas mujeres con el resto libre de opresión.
de trabajadores, lo cual sigue pendiente. En los

Septiembre - Octubre 2015

Solidaridad

Movimiento Popular | Memoria Histórica / 11

LA LARGA LUCHA
DE LAS Y LOS EX PRESOS POLÍTICOS
“Nunca ha existido voluntad política del Estado para llevar adelante una reparación integral, sino que por
el contrario, se protege la identidad de los torturadores y se fomenta la impunidad”, afirma Mercedes
Maldonado Herrera, una de las voceras de la Coordinadora Nacional de ex Presas y Presos Políticos del MIR.

POR NAHUEL VALENZUELA

Manifestación en apoyo a huelga de
hambre de ex presas y presos políticos.

E

n pleno centro de Santiago, en un salón de
la Librería y Centro Social Proyección el
grupo local de la Coordinadora Nacional de
ex Presas y Presos Políticos del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) se reúne casi a
diario. Esta agrupación cuenta con cerca de 200
miembros articulados de Arica a Punta Arenas,
unos 90 de ellos asentados en la Región Metropolitana. La Coordinadora lleva años luchando por conseguir una reparación integral para
todas las mujeres y hombres dignos que no se
cruzaron de brazos y combatieron al terror de
la Dictadura con lo que tenían a mano. Soportaron brutales torturas y vejaciones, vivieron el
duro régimen carcelario, fueron separados de
sus seres queridos, experimentando un sinnúmero de privaciones y sufrimientos indescriptibles.
Con la llegada de la democracia no se “fueron para la casa”. Participaron activamente en
la recuperación de los “sitios de memoria”, tales
como Villa Grimaldi o Londres 38, en las organizaciones de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos, y en cuánta iniciativa contra
el olvido se ha levantado. Sin embargo, pese a
sus esfuerzos y a los de muchas otras voluntades, los nuevos administradores del modelo
heredado de la Dictadura no han dado ninguna
respuesta satisfactoria a sus demandas. El Estado, ni ninguno de los gobiernos, han tenido la
valentía de juzgar masivamente a los asesinos
y torturadores, tanto militares como civiles. En
Chile hubo un genocidio, se aniquiló a la gente
en las calles, y en vez de buscar verdad y reparación, el Estado brinda impunidad a los perpetradores de tanta barbarie.
Mercedes Maldonado Herrera, una de las
voceras de esta agrupación, señala que debido
a las prolongadas huelgas de hambre que ini-

ciaron las y los compañeros de Rancagua, se
pudo generar una mesa de trabajo, en la cual
sin embargo, no ven ninguna solución al problema de fondo. El Estado piensa que el problema se reduce a dinero, para lo cual ofrece
sumas irrisorias que no satisfacen a nadie. La
Coordinadora considera que si bien el dinero
es necesario (hay compañeras y compañeros
que han muerto en la total miseria), no es lo
fundamental, ya que la reparación integral
implica necesariamente recuperar los derechos sociales desmantelados por la Dictadura, cambiar la Constitución pinochetista,
y por sobre todo romper con la impunidad.
La negociación entre la Concertación y los
militares, y La Ley 19.992, garantizan un
pacto de silencio por 50 años para los militares y civiles implicados en violaciones a
los derechos humanos, lo que a todas luces
es inmoral, mientras que a las víctimas de la
represión, tal y como lo señala Mercedes;
“nos hicieron firmar un libro en donde salen
todos nuestros datos, está todo registrado,
incluso el rut, en donde nuestra integridad
está al servicio del enemigo y los torturadores no están en ninguna parte”. Por ello para
la Coordinadora es primordial luchar por el derecho a la información pública y la verdad, tal y
como ocurrió en Argentina y Uruguay, para lo
cual han empezado una campaña de “desclasificación popular”, junto a todas y todos quienes
tengan antecedentes de casos, ya que desde el
Estado, por la vía ordinaria, se ha negado sistemáticamente romper el “pacto de silencio”.
Por otra parte, las y los compañeros son bastante críticos a la institucionalización de la lucha por los derechos humanos y a las formas
“tradicionales” de hacer política en la izquierda.
Ven con resquemor la aparición de “operadores

políticos” que deciden por las bases poniendo
sus intereses particulares primero. Se reconocen como sujetas y sujetos transformadores
en constante crecimiento. En este sentido
han dado grandes pasos, al incorporar en la reflexión y a su práctica cotidiana la crítica a la
opresión patriarcal y al machismo, tan arraigados en nuestra sociedad y también en los espacios organizativos de la izquierda.

“LA

REPARACIÓN

NECESARIAMENTE

INTEGRAL

IMPLICA

RECUPERAR

LOS

DERECHOS SOCIALES DESMANTELADOS
POR

LA

DICTADURA,

CAMBIAR

LA

CONSTITUCIÓN PINOCHETISTA, Y POR
SOBRE TODO ROMPER CON LA IMPUNIDAD”

Ante la nula voluntad política del Estado, corresponde al Movimiento Popular tomar la iniciativa respecto a este sensible tema. Por esta
razón, en Santiago, las y los compañeros de la
Coordinadora Nacional de ex Presas y Presos
Políticos del MIR se encuentran en una constante articulación con espacios de carácter territorial (por ejemplo en La Pintana, La Granja,
San Ramón, Lo Hermida, Conchalí, Puente Alto,
La Florida, etc.), con intelectuales comprometidos, y con quienes estén dispuestos a luchar
codo a codo con ellos, para poner fin a décadas
de silencio e impunidad.

Solidaridad

12 / Feminismo

Septiembre - Octubre 2015

UN TEMA URGENTE QUE NO PUEDE ESPERAR:

LOS DERECHOS SEXUALES,
REPRODUCTIVOS Y NO REPRODUCTIVOS
POR GEMA ORTEGA
Ilustración ORLEANS

U

no de los temas más estratégicos
para las feministas de diferentes
regiones, es el concerniente a la esfera de la sexualidad y la reproducción,
puesto que el patriarcado y la heteronormatividad generan desigualdades y discriminación que se asientan principalmente
en el control del cuerpo. La hegemonía
sobre la sexualidad y la reproducción es
defendida con uñas y dientes por la derecha y los sectores más conservadores.
Recientemente hemos visto como han
desplegado hasta sus últimos esfuerzos
por mantener el status quo, negándose a
discutir sobre materias de carácter vital
como la entrega de condones femeninos,
la ley de identidad de género o la despenalización del aborto en 3 causales.
Los derechos sexuales, reproductivos
y no reproductivos (DSRNR) protegen la
libre expresión de la sexualidad, la identidad de género y la orientación sexual.
El derecho a la no discriminación es la
base del derecho a la sexualidad, encontrándose estrechamente relacionado con
el ejercicio y la protección de otros derechos humanos fundamentales. De la misma manera los DSRNR buscan resguardar
la libertad y autonomía de todas las personas para decidir si tener hijos/as o no,
cuántos, en qué momento y con quién,
además de preservar el acceso, la información, educación y la atención a servicios de anticoncepción y prevención de
infecciones de transmisión sexual. Asimismo, deben amparar a todas las personas contra toda forma de discriminación,
coacción y violencia, incluida violación
y otras formas de violencia sexual, tales
como, mutilación genital femenina, embarazo forzado, aborto forzado, esterilización forzada y matrimonio forzado.
El término de derechos reproductivos
fue introducido por la feminista norteamericana Marge Berer, hacia fines de los

años 1970 en EE.UU., en plena lucha contra la esterilización forzada y a favor del
aborto, pero no fue sino hasta mediados
de los ‘80 que el concepto experimentó
un primer momento de legitimidad social y política. No obstante, los esfuerzos de conceptualización de los DSRNR
están muy lejos de haberse completado.
Cada día somos más conscientes de lo
dinámica y compleja que es nuestra sexualidad y los desafíos que instalan en
las agendas y políticas públicas. Como
señala Boaventura de Souza Santos el patriarcado es una presencia nunca mencionada en el contrato social moderno.
La sexualidad es pensada y tratada
desde la esfera de la naturaleza, de
manera que todo lo que escapa de lo
“natural” debe ser atacado, eliminado, prescrito, etc.
Así, en la actual legislación del
aborto en Chile tiene una orientación tremendamente conservadora,
pues mientras en el 98%de los países
del mundo está permitido en casos
de riesgo de muerte de la madre, en
Chile está prohibido bajo cualquier
circunstancia, sobreponiéndose la
moral conservadora por sobre la salud de las mujeres, convirtiendo un
asunto de sanidad pública en una
cuestión religiosa. Se ejerce un control político del cuerpo de las mujeres, anulando su soberanía y condenándolas a procedimientos inseguros
y clandestinos.
El aborto clandestino es un problema
de salud pública y de injusticia social que
sólo podrá ser superado con una política
de prevención y atención adecuada a la
realidad. El prohibicionismo no sólo ha
demostrado ser absolutamente ineficaz
en desestimular y reducir la práctica, sino
que representa un acto de discriminación hacia las mujeres que perjudica –de

forma especial- a las mujeres de la clase
trabajadora.
La criminalización del aborto no tiene
como objetivo su prescripción, no busca
arrastrar efectivamente a las mujeres que
ponen fin a sus embarazos. La ley vigente
busca negar el derecho a la decisión libre
y libre de coerción. En lo que concierne a
la situación del embarazo indeseado y la
decisión sobre el aborto, las mujeres no
son reconocidas como sujetas plenas, son
violentadas y torturadas por el Estado: la
prohibición total del aborto es violencia
institucional contra las mujeres.

“LOS DERECHOS SEXUALES, REPRODUCTIVOS
Y NO REPRODUCTIVOS (DSRNR) PROTEGEN LA
LIBRE EXPRESIÓN DE LA SEXUALIDAD, LA IDENTIDAD DE GÉNERO Y LA ORIENTACIÓN SEXUAL.
EL DERECHO A LA NO DISCRIMINACIÓN ES LA
BASE DEL DERECHO A LA SEXUALIDAD, ENCONTRÁNDOSE ESTRECHAMENTE RELACIONADO
CON EL EJERCICIO Y LA PROTECCIÓN DE OTROS
DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES”

Muchos alegan que el aborto podría ser
evitado con una política de prevención,
con mayores recursos dirigidos a anticoncepción y educación sexual. Esto no
es verdad, las razones por las que las mujeres abortan son múltiples y variadas, y
son parte de su propio proyecto de vida.
Sin embargo, compartimos la preocupación por los deficientes recursos orien-

Septiembre - Octubre 2015

tados a la educación sexual, que
recordemos es un fantasma más
del sistema educacional chileno.
Los planes y programas del MINEDUC consideran la formación en
sexualidad, afectividad y género
como un eje transversal, responsabilizando a cada docente de ocuparse de los contenidos, valores
y habilidades sin formación en el
área, y en tensión permanente con
las pruebas estandarizadas. Para
mitigar esta situación el ministerio
ofrece 7 programas complementarios, con distintas orientaciones
ideológicas de carácter voluntario,
y con distintos objetivos.
La educación sexual no debe estar centrada sólo en aspectos biológicos y morales, sino que debe
ser comprendida como un aspecto
fundamental de la dignidad humana. Entender la complejidad de la
sexualidad humana nos evitaría la
ignominia realizada por la Senadora Jacqueline Van Rysselberghe, al
plantear que el proyecto de Ley
de Identidad de Género podría ser
utilizado como un “camino corto”
al matrimonio igualitario. Así la
senadora no sólo confunde identidad de género con orientación sexual, sino que discrimina, excluye y
agrede a las personas trans. La ley
de identidad de género no busca
otorgar privilegios a las personas
trans (transgénero y transexuales)
sino que tiene como objetivo reconocer y proteger el derecho a la
identidad de género. Uno de los
objetivos centrales del Proyecto
de Ley Sobre Identidad de Género es facilitar el proceso a través
del cual las personas trans pueden
cambiar su sexo y su nombre.

Solidaridad

Entre las aspiraciones que tiene
el proyecto de ley es desjudicializar el proceso de cambio de nombre/sexo. La OTD (Organización
Trans Diversidades) busca que ese
procedimiento se transforme en
un mero trámite administrativo y
no una decisión que recaiga en un
juez. El derecho a cambiar el propio nombre y sexo debe ser autónomo, tal como lo es la identidad.
De la misma manera, se quiere
evitar que el cambio de nombre
sea publicado en el Diario Oficial,
resguardando la confidencialidad
de las personas. La OTD también
propone que la eventual ley incluya a personas trans inmigrantes en
Chile, para quienes es actualmente imposible cambiarse de nombre
o sexo en nuestro país. Finalmente, la OTD busca que la legislación
permita a las y los menores de 18
años el cambio de nombre y sexo.
La discriminación comienza cuando un niño o una niña se define
como trans.
La defensa y promoción de los
derechos sexuales, reproductivos
y no reproductivos es una responsabilidad de todas y todos, pero es
el Estado quien debe responder
por su cumplimiento, garantizando desde la laicidad el respeto
a la diversidad de creencias y la
promoción de una convivencia
democrática que no permita la
imposición ni el avasallamiento de
hegemonías, de ningún tipo.

Feminismo / 13

Solidaridad

14 / Opinión

Septiembre - Octubre 2015

IMPACTO DEL CICLO ECONÓMICO:

¿ESTAMOS FRENTE A UNA CRISIS?
POR V. N.

R

ecientemente han aparecido en todos
los medios de comunicación el impacto
de la “crisis” sobre el crecimiento económico, el equilibrio de las finanzas públicas
por menor recaudación de lo proyectado, la
supuesta falta de expectativas de los empresarios por los procesos de reforma, etc. De
hecho, el argumento principal esgrimido por
la Nueva Mayoría al anunciar que no llevaría
adelante las reformas planteadas en su programa fue el contexto de “desaceleración
económica”. Ahora, todos sabemos que los
empresarios siempre alegan eso ¿Existe una
desaceleración? ¿Estamos frente a una crisis?
¿Es verdad que no hay plata?
Efectivamente, se ha acabado la parte ascendente del ciclo económico que comenzó
en el año 2003. En un país cuya forma de crecimiento es la exportación de bienes primarios, ese ciclo está determinado por los precios internacionales de las materias primas.
Y por lo mismo, la actual crisis no es sino la
parte descendente del ciclo: las múltiples
consecuencias de la caída de las materias primas, y particularmente, de la caída del precio
del cobre.
El que sea una consecuencia del modelo
de crecimiento económico no significa que
no deje de tener efectos para los trabajadores: caída del crecimiento, desplome de la inversión, salida de capitales. ¿Cuán profunda
será la caída? Nadie lo sabe exactamente, depende del comportamiento del precio de las
materias primas. El llamado “superciclo de las
materias primas” fue un proceso que comenzó en el año 2003 y que sacó el precio de las
materias primas de sus tendencias históricas.

Las causas de ello son controvertidas, pero
principalmente, se ha vinculado a dos cosas.
Algunos le dan mayor importancia en el aumento de precios, al aumento de demanda
internacional debido a la migración campociudad en China. Quienes defienden esta
postura sostienen que el proceso tiene sólidas raíces, será difícilmente modificable, por
lo que será sustentable en el tiempo. Otros
economistas han sostenido que existe una
burbuja especulativa alrededor de dichos bie-

“ENTONCES EL TEMA NO ES QUE NO
HAYA PLATA. EL TEMA ES CÓMO ESTÁ
REPARTIDA LA PLATA. Y EN QUÉ LA
USAN LOS QUE SE QUEDAN CON LA
MAYOR PARTE DE ELLA”

nes primarios, sumado al uso como depósito
para conseguir crédito en el sistema financiero chino. Lo cierto es que los precios están
cayendo, nadie sabe a ciencia cierta cuanto
caerán ni por cuanto tiempo. Y eso efectivamente afecta los niveles de crecimiento de la
economía. Y al hacerlo, hay efecto sobre el
consumo doméstico, sobre la construcción,
el comercio, etc. Habrán menos trabajos.
Entonces uno podría decir que si todo se
debe a variaciones internacionales no es cul-

pa de nadie, nada se podía hacer. Y es verdad
que no se controla el ciclo internacional y
con ello de los precios de las materias primas.
Pero cuánto este ciclo afecta a nuestra economía depende de su grado de apertura, de la
concentración exportadora, de la dependencia fiscal sobre dichos ingresos, de la situación previa a la caída de la balanza comercial
y de pagos. Y en todo ello, Chile está muy
expuesto. No se puede escapar a los costos
de un modelo de crecimiento económico de
exportación primaria. Y el rasgo más característico, por el cuál fue cuestionado profundamente en América Latina durante buena parte del XX, es la exposición frente a las crisis
económicas.
¿Entonces, es cierto que no hay, o que no
habrá plata, y que por lo tanto lo sensato sería controlar las demandas sociales? Eso no es
cierto. Plata hay, la pregunta acá es quién se
la lleva a casa, quién la acumula, en qué la gasta. Chile es un país extremadamente injusto,
en que un grupo muy reducido de familias,
una facción de la burguesía, se lleva una parte
enorme de la torta. Si uno observa con cuanto se queda el 10%, el 5% o el 1% más rico
de la población, no hay datos de que en otros
países ellos concentren una parte tan grande
de los ingresos. Y esa desigualdad se mantuvo y creció durante la parte buena del ciclo
¿Porqué habríamos de ser prudentes ahora?
Cuando la parte mala del ciclo a nosotros
nos afecta como lo hace, no llegando a fin de
mes, y a ellos los afecta como lo hace: entre
los más obscenamente ricos, en un cambio
porcentual en sumas monstruosas que tendrían que tener decenas de vida para gastar,

Solidaridad

Septiembre - Octurbre 2015

en el resto del 5% más rico, restringiendo el
consumo de bienes de lujo inaccesibles aún
en los buenos días para la enorme mayoría de
las y los trabajadores.
Otros argumentos que se escuchan es que
hay que ser prudentes porque si no los empresarios se van a espantar más, con lo cuál
invertirán menos, con lo que habrá más desempleo, y los sueldos bajarán. Es una amenaza; “ustedes no saben lo que hacen, quieren
mejoras ahora en tiempos malos, si lo lograran, incautos, terminaría siendo peor para
ustedes mismos.” Está claro que la inversión
se reducirá con el ciclo. Menos claro es el
efecto de las demandas sobre eso. El tema es
que incluso los que se quedan con una parte
obscenamente grande de la riqueza, invierten extremadamente poco. Consumen una
parte en gastos de lujo, y el resto se utilizan
en adquisiciones de otras empresas, concentración, no teniendo un impacto tan grande
sobre la inversión.
Entonces el tema no es que no haya plata.
El tema es cómo está repartida la plata. Y en
qué la usan los que se quedan con la mayor
parte de ella.
El fisco (o sea, las arcas del Estado) pasará
por un período de menores ingresos por la
caída en las entradas por CODELCO (ya que
los ingresos por impuestos a la minería privada son tan bajos, que su variación tiene un
menor efecto). Las entradas por IVA (que es
la forma principal de recaudación) también
están cayendo por la reducción de la actividad económica (se venden y compran menos
cosas, por lo que se paga menos IVA). Eso tendrá impactos, sin duda. Impactos que en una

Opinión / 15

economía tan pequeña no pueden ser contenidos por los ahorros en el exterior (fondos
soberanos). Eso se podría solucionar, no cabe
duda. Aumentando los impuestos a los más
ricos, o incluso sólo sobre los obscenamente
ricos. Aumentando los impuestos sobre la extracción de cobre (Chile tiene el nivel fiscal

“NO SE PUEDE ESCAPAR A LOS
COSTOS

DE

UN

MODELO

CRECIMIENTO

ECONÓMICO

EXPORTACIÓN

PRIMARIA.

RASGO

MÁS

DE
DE

Y

EL

CARACTERÍSTICO,

POR EL CUÁL FUE CUESTIONADO
PROFUNDAMENTE

EN

AMÉRICA

LATINA DURANTE BUENA PARTE DEL
XX, ES LA EXPOSICIÓN FRENTE A LAS
CRISIS ECONÓMICAS.”

de presión sobre las rentas de los recursos
naturales más bajo de los países de América
Latina que exportan metales o energía). Ni
que decir de nacionalizarlo. Pero nada de eso
ocurrirá. Eso exigiría una voluntad que no
existe en las fuerzas del parlamento, ni tampoco existirá en lo inmediato. Dicho de otra

forma: el nivel de presión fiscal (con cuanto
se queda el Estado de los ingresos) es muy
bajo con respecto a países de similar ingresos
de otras partes del mundo, o de los países ricos cuando tenían un ingreso similar al que
tenemos ahora. Si eso no aumentó durante
el período de bonanza, menos lo hará en este
contexto, vista la estructura de fuerzas políticas actuales. En este contexto, la actuación
del Estado puede agravar el asunto (si recorta el gasto social y las inversiones públicas, o
sea, si tiene un comportamiento pro cíclico).
Pero no es sensato esperar una mejora en las
condiciones de vida de las y los trabajadores
por la vía de una actuación fuerte del Estado
en los próximos años de vacas flacas.
Desde donde puede venir un elemento
interesante, que podría tener consecuencias
es agudizar las demandas en las negociaciones entre las y los trabajadores con sus empleadores, tanto a nivel de empresa como
en articulaciones de facto que permitan negociaciones por rama o por sectores. Esa es
la dimensión en la cual hoy las y los trabajadores pueden incidir en su futuro próximo.
No sabemos cuánto más caiga el precio del
cobre, ni cuánto dure la contracción del ciclo.
Pero sí sabemos que el que eso no se refleje
en peores condiciones para las y los trabajadores, depende de nosotros y nosotras. No
vendrá mágicamente de la economía internacional, no vendrá del patrón de inversión
de la burguesía local, no vendrá tampoco de
la expansión seria del gasto público que ni
siquiera se atrevieron a hacer cuando hubo
recursos por montones.