Está en la página 1de 9

Análisis de El Facundo de Domingo Sarmiento

Jhonatan Mendoza Suárez
Cód. 840974

Tengo una ambición literaria, mi caro amigo,
y a satisfacerla consagro muchas vigilias,
investigaciones prolijas y estudios meditados.
Facundo murió corporalmente en Barranca-Yaco;
pero su nombre en la Historia podía escaparse
y sobrevivir algunos años,
sin castigo ejemplar como era merecido
. (Sarmiento, pág. 11)

El Facundo es un libro escrito en clave de Romanticismo francés, con
un matiz muy americano que lo hace una obra en la que se engasta el
sello del Romanticismo constituyente y ontogenético, a diferencia del
Romanticismo constitutivo y teleológico europeo. Esto es lo que permite
estudiar en Facundo una serie de oposiciones que aún hoy en día no se
resuelven y que, por el contrario, se han visto recrudecidas en el plano
político y económico latinoamericano, tales como: producción nacionalproducción extranjera; República-Dictadura o, simplemente, la más
reconocida y estudiada por las diferentes ramas de las ciencias
humanas en la actualidad: el campo y la ciudad.

Salta. lo que denomina. Tucumán y Jujuy. por medio del puerto de Buenos Aires. pues. los veleros y bergantines que podrían aprovechar los múltiples ríos del territorio de La Plata y unir. los grandes ganadores de nuestra Modernidad técnico-mecánica. Córdoba. o meramente teórico. esta búsqueda no se lleva a cabo mediante una afiliación pasiva a los valores y las ideas europeas. Estados Unidos e Inglaterra. como él mismo nos señala que hace Tocqueville. representados por Francia. 25) Hay en el Facundo. La novela está escrita como una apuesta literaria que proyecta una fuerte oposición a. toda la Argentina a la civilización europea: De todos estos ríos que debieran llevar la civilización. De hecho. pero la apuesta que se lleva a cabo es una apuesta literaria que busca definir . sólo uno hay que es fecundo en beneficio para los que moran en sus riberas: El Plata. hasta las profundidades más recónditas del continente y hacer de Santa Fe. Entre Ríos. pág. una búsqueda de la inclusión de la Argentina en el orden del mundo del progreso capitalista. en oposición a las carretas y caballos que se mueven por la pampa. que los resume a todos. Corrientes. “la barbarie” en los frentes de la vida política y económica del pueblo argentino. Sin embargo. en el orden de la cultura y la civilización. Sarmiento hubiera podido escribir un tratado filosófico de tipo social. En lo económico. otros tantos pueblos nadando en riqueza y rebosando población y cultura. el poder y la riqueza.Es el objetivo de este trabajo caracterizar la novela como una novela romántica con unas características americanas que permiten arribar a nuestro desesperanzador presente con una visión enriquecida de los problemas en su momento de pleno florecimiento. aquel siglo XIX en cuyas esperanzas se cifró el inicio del capitalismo y el progreso. (Sarmiento. La oposición política está enfrentada a los federalistas y se planta del lado de los criollos que perpetúan y extienden el pensamiento europeo “civilizado”: los unitarios bonaerenses.

más lo fascina. necesita el espectáculo de lo bello. porque sólo donde acaba lo palpable y vulgar empiezan las mentiras de la imaginación. pues. más se le aleja. de lo vago. para despertarse (porque la poesía es como el sentimiento religioso. (Sarmiento. por la brutalidad de la Colonia. del poder terrible. lo propio es el espíritu que el espacio geográfico imprime en los hombres. el mundo ideal. de la extensión.. indefinido. porque cuanto más hunde los ojos en aquel horizonte incierto. Ahora yo pregunto: ¿Qué impresiones ha de dejar en el habitante de la República Argentina el simple acto de clavar los ojos en el horizonte. de la inmensidad. lo confunde y lo sume en la contemplación y la duda? ¿Dónde termina aquel mundo que quiere en vano penetrar? ¡No lo sabe! ¿Qué hay más allá de lo que ve? ¡La soledad. 40) Esta visión romántica que trata de adueñarse de la pampa y sus manifestaciones abrumadoras mediante la sublimidad del encuentro del .. vaporoso. es decir. Empecemos por traer la cita que consideramos más pertinente para abordar el tema: Existe. Y he allí un matiz muy importante que cobra el escrito de Sarmiento y en el que nos queremos basar para dar cuenta del Romanticismo constituyente y ontogenético de la literatura en América Latina: la poesía como elemento implícito del carácter nacional.. una facultad del espíritu humano). y ver. de lo incomprensible. pág. el peligro. un fondo de poesía que nace de los accidentes naturales del país y de las costumbres excepcionales que engendra. en la barbarie que señala Sarmiento que representan los gauchos. y esto es lo poético…aunque se va a convertir. de sueños que le preocupan despierto. la muerte! He aquí ya la poesía: el hombre que se mueve en estas escenas se siente asaltado de temores e incertidumbres fantásticas.las características de lo propiamente argentino desde el elemento poético que se funde en las almas de los que contemplan la inmensidad de la pampa y lo agresivo y superlativo del terreno. La poesía. no ver nada. el salvaje.

hacia el futuro de la nación. sino. Ese pasado los constituyó como sociedades capitalistas tras un largo proceso material e ideológico. en la pampa como espacio en definición que ha permitido que se delineen los caracteres nacionales. para fundarla. en América el caso se da a la inversa: la apropiación del espacio se lleva a cabo para adueñarse de algo que es por completo desconocido y salvaje. Los paisajes de los que se adueña la literatura están llenos de historias. de aquello que hacía que Francia fuera Francia y Alemania. el Romanticismo tuvo un cuño teleológico y constitutivo de las naciones: se ocupaba de recoger el pasado y los espacios de su desarrollo. para extender los límites de la civilización.gaucho con lo inconmensurable. pero que aún es un elemento salvaje. de batallas. es el elemento que se toma del romanticismo francés: la descripción de los paisajes y los lugares que determinan el espíritu del pueblo. y en Europa en general. de cantos. También podemos ver esto último en el hecho de que el color local del gaucho y su guitarra también dejó a Rosas: « ¿Por qué la poesía ha abandonado a . como queda claro en la novela por medio del complot rosista para matar a Quiroga. Rosas ha renunciado inclusive a la visión bárbara de los gauchos. Ahora bien. en Francia. e inclusive antes. que ya unificada por Rosas y su barbarie puede llegar a ser mejor gobernada de modo progresista. para apelar al puro terror y al mazorqueo. por otro lado. indefinido e inconmensurable. amores y mitos de la historia particular de cada país. Alemania. Presente y porvenir». como lo podemos apreciar en el capítulo «15. y. Sarmiento no está mirando a ningún pasado mejor ni a la tierra en donde se definieron los destinos de los argentinos. vino a ser la culminación del Estado burgués liberal que había empezado su marcha desde el Descubrimiento. Sin embargo. por un lado. El Facundo está en la búsqueda de la conformación del pueblo argentino por medio de los rasgos que ningún tratado filosófico podría lograr con la fuerza de aprehensión que lo hizo la literatura.

el texto de Carlos Altamirano observa: El miedo y el terror aparecen también. pág. al igual que en la gran mayoría de colonias americanas. hay en su escrito la sensación de que Rosas y la barbarie de la pampa son lo mismo. Pero si tal es el principio o resorte del despotismo. estamos de acuerdo con Altamirano. imprime en la fisonomía del argentino el canto y la música como elemento de reconocimiento inclusive para otros habitantes del continente. sin embargo. tan apreciado por Sarmiento.Rosas? ¿Por qué ni rapsodias produce hoy el suelo de Buenos Aires. en otro tiempo tan fecundo en cantares y rimas?» (Sarmiento. ya que esta no permitió que la cultura saliera de la ciudad. ese elemento poético que surge del enfrentamiento del hombre con su medio natural es visto de forma particular por parte de Sarmiento como un cantar popular que llegará a nutrir la poesía culta. en relación con el orden rosista. como la de Echeverría. cuyo jefe. Al respecto del terror que sembraba Rosas. Sin embargo. ya que ellos respetaban a cualquier cajetilla que fuera poeta. y condenó la visión poética de los hombres argentinos a la incomprensión por parte de la cultura europea. nos dice Sarmiento. está determinado de forma negativa por la Colonia. tiene sometida por el temor a la culta Buenos Aires. como el general gaucho que cantaba a sus filas para animarlas. que Rosas es lo opuesto inclusive a la gauchada salvaje. El elemento poético. en tanto que aquel es simplemente aterrador y sanguinario. Sarmiento pone en el lugar del gaucho cantor a aquel que. 238). sino que produce desierto a su alrededor […] (Altamirano. reiteradamente. . como en su concepción de las analogías del orientalismo que sirve para describir. ese mal político que no sólo viene del desierto. a los europeos lo desconocido. Así pues. 1994) Y en esto. y ahora pensamos que no.

mucho y demasiado de la barbarie que a ellas les sobraba. En vano le han pedido las provincias que les deje pasar un poco de civilización de industria y de población europea: una política estúpida y colonial se hizo sorda a estos clamores. (Sarmiento. no hay arreglo posible con la barbarie en el siglo XIX. sino un exterminio sistemático de los gauchos. se hace necesario que la literatura argentina se adueñe de los colores locales. pág.Ella sola (Buenos Aires) en la vasta extensión argentina. que es de lo que después se va a lamentar José Hernández con su Martín Fierro. incomprensibles para la pluma europea y lo hace El Facundo desde el exilio. 25) Y así pues. el profesor Feinmann habla a este respecto y nos pone al tanto de un dato que no deja de ser interesante para lo que nos interesa. Estar fuera del país viene a ser uno de los elementos repetitivos de la literatura latinoamericana. ella sola tiene poder y rentas. indios y demás “bárbaros”. está en contacto con las naciones europeas. Lamentablemente. Y es en este exilio en el que se plantea una oposición feroz frente a aquellos que ha “barbarizado” el espacio de la civilización. En una grabación para la televisión pública argentina. ella sola explota las ventajas del comercio extranjero. (Feinmann. Sarmiento se conoce con el general Bugeaud en Argelia y el general le dice: «a la barbarie hay que combatirla con la barbarie” y Sarmiento le hace caso. No hay comprensión con la barbarie. No hubo concesión alguna. Pero las provincias se vengaron mandándole en Rosas. la civilización en Argentina (sino es que en toda Latinoamérica) fue de lo más bárbaro que imaginarse uno pueda. 2012) (Transcrito). . negros. veamos: A la barbarie hay que combatirla y hay que liquidarla y hay que derrotarla.

Este planteamiento moral que segrega al otro. campeche. puesto que hasta Europa sale mal parada en ocasiones: « ¡Leed. que vive en ese espacio que se han de apropiar los civilizados está entonces ligado a la dimensión identitaria del texto: nos definimos en contraposición a y no tanto a favor de. Y de esta manera se inicia una contraposición social que aún hoy en día se ve con mucha fuerza lo largo y ancho del continente: hace falta pensar en cómo usamos en Colombia la expresión “indio” o “campesino” (campero. para Ilan Lew. from its moral to its identity-based dimension. through a genetical perspective. perpetua la dicotomía entre civilización y barbarie como medio de identificación moral que justifica la masacre y la violencia. when it is assimilated into the worldview of people who regularly transgressed the proscription of murder and torture. 2013) A través de entrevistas a militares y policías de la dictadura Lew nos plantea la inextricable relación entre la identidad y la moral puesta siempre en un plano de antinomias que perpetúan la barbarie más allá de lo que se pueda enunciar como civilizado. specific persistencies of this notional couple are explored. bruto) o en la dictadura argentina. no más. miserables. At first. que. in order to show under which form discourses produced 150 years later in the Argentinian context. . latinoamericanista francés. Then. (Lew. cuántas varas de lienzo y cuántas piezas de muselina daría por poseer estas llanuras de Buenos Aires!» (Sarmiento. por ver. pág.El proyecto que inicia en Sarmiento con ansias de dar identidad se gesta en medio de la antinomia irresoluble de civilización y barbarie. 28). two key connotations of the barbarity / civilization dichotomy are located at its time of entry in the political language during the first part of the 19th century. are still impregnated from them. y humillaos! ¡He ahí vuestro hombre!» (Sarmiento. 20) O « ¡Sería bueno proponerle a la Inglaterra. pág.

En tanto que para Sarmiento el héroe que reúne el sentir nacional e imprime el color local a una literatura en gestación es Quiroga. Estos dos puntos. En Alemania o Inglaterra. que se forma gracias a su poesía. Es esta una cultura que se alimenta de lo contrario. que se resumen en el asunto de los escritores exiliados y las relaciones que se establecen intercontinentalmente. son los que aún están por definir y en los que nuestros escritores contemporáneos piensan aún a la hora de narrar o poetizar.Sin embargo. Y fue esa cultura de la segregación por medio de la inclusión en el papel la que llevó a pensar un Estado culto. aunque con el cambio sustancial que implica la . especialmente con España. por lo que a Sarmiento le parecía que esos cantares debían asumir una escritura culta y un acompañamiento como el piano. y que el pueblo debe librarse de esas malas costumbres. Para terminar. así como la tensión que se hace cada vez más palpable entre ciudad y periferia. tan propio de las grandes casas civilizadas. el Romanticismo planteó la unidad de “pueblo” por lo que hacía falta identificarse con el hablar popular (Wordsworth) o con el Schwertertanz (baile típico) de las campiñas alemanas (Goethe) que daba ese color y sentir particular de pueblo unido. pero aniquilándolo. el espíritu de la pampa. en Sarmiento la oposición tiene muchos más matices que en Mármol o en Echeverría quienes construyen sus textos en un plano de oposición tal que nunca podría llamarse héroe a alguno de los federalistas bárbaros que pueblan sus narraciones. nos gustaría pensar en el hecho de que la visión de Sarmiento ilustra a la perfección dos circunstancias muy propias de nuestro sentir latinoamericano: nuestra relación con Europa. En Argentina se busca hablar del gaucho pero para mostrar lo malo que es. Desde un principio. El canto era burdo y la guitarra española. el Romanticismo europeo opuso sus fuerzas a la marea creciente de la industrialización. y su cultura. pero de espaldas a sus cantores.

Sarmiento. Sarlo. (1845). Feinmann. 501-515. Política y sociedad. Buenos Aires : Biblioteca Ayacucho. 'Barbarity' and ‘Civilization’ according to. (15 de 10 de 2012). 57-69). D. como una antinomia con la que mucha demagogia se ha hecho en Latinoamérica. Ensayos argentinos (págs. Facundo. Buenos Aires: Ariel. que plantea una relación mucho más globalizada. A. J. Lew. Argentina.apertura y simultaneidad del conocimiento actual. En C. P. El orientalismo y la idea del despotismo en El Facundo. por lo que no deja de ser llamativo e interesante acercarse al momento en el que se gestaba esta idea que hoy en día mezcla y confunde los términos y nos plantea ante un enfrentamiento ilusorio y perjudicial para las sociedades americanas. Buenos Aires. (1994). F. Bibliografía Altamirano. I. C. Filofofía aquí y ahora: Sarmiento en Chile. (2013). Civilización y barbarie aparecen pues. .