Está en la página 1de 19

La Democracia y el Desarrollo en Honduras

La idea de democracia tiene su origen en el mundo griego clásico, literalmente dice “poder del pueblo”. Aristóteles enfoca su visión sobre la democracia entre las formas desviadas de gobierno, considerando que sus intereses no correspondían al bien común, sino a las clases bajas 1 , por muchos años se vio esta práctica como algo negativo, en su lugar se utilizaron vocablos como “República” 2 . Esta conceptualización nace en el siglo V aC, y a esto se sumo el movimiento pacífico revolucionario del cristianismo, influyendo determinante mente a desaparecer las diferencias entre esclavos y libres, aduciendo que todos los hombres son iguales ante Dios. 3

En la Antigua Atenas, durante el periodo de Pericles (495-429 aC), en la edad de oro de la ciudad, se impulso el arte y la literatura, lo que promovió la ciudad y la hizo exhibir su gloría, también, proveyó empleo a muchos ciudadanos y defendió aguerridamente la democracia de su ciudad, que sigue siendo un experimento único e intrigante en la democracia directa, donde la gente no elige a representantes para votar en su nombre, sino que desarrollaban la legislación y ejercían el poder ejecutivo de manera personal. No obstante, la participación no era ni mucho menos universal, pero dentro de los que participaban apenas influía el poder económico, y la cantidad de gente involucrada era enorme. La opinión pública de los votantes estaba influenciada notablemente por la sátira política realizada por los poetas cómicos en los teatros 4 .

Hoy día esta práctica Ateniense ha sido dejada a un lado, y se practica en alto porcentaje en Latinoamérica, la democracia electorera promovida por el proselitismo, en busca de convertir a una persona determinada en una causa, tratando de convencer a nuevos

  • 1 Dice Aristóteles en el Libro IV de su Política: "

...

hemos distinguido tres constituciones rectas [

...

]:

monarquía, aristocracia y

república, así como tres desviaciones: de la monarquía, la tiranía; de la aristocracia, la oligarquía; y de la república, la democracia".

  • 2 Giovanni Sartori,

  • 3 Roa, Luis Antonio, Democracia, UABC

La Democracia y Desarrollo en Honduras

seguidores para obtener sus votos en las elecciones, bajo un discurso libre que provoque atracción al pueblo, sin embargo en algunos escenarios esta acción tiene un rechazo, ya que quienes no pueden verse reflejados en el tipo de mensaje que emite el discursante tienen el derecho a no desear oír, dándose así acontecimientos que periódicamente nos enteramos a través de noticias que dan cuenta de irregularidades importantes en el quehacer político, y que no sólo provocan una especie de rechazo a la actividad de Partidos y Parlamentarios, sino nos hacen reflexionar respecto a la necesidad de provocar cambios profundos en este ámbito. El ciudadano espera que los conceptos filosóficos expuestos en la práctica demócrata bajo las ideologías que sostienen la existencia de los diversos partidos políticos

lleven consigo un fin primordial, y es el anteponer a los intereses personales y colectivo, el bien del país.

Partiendo de tal definición, la existencia y consolidación de un Estado democrático tiene como condición primordial el cumplimiento, respeto y tutela de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de su población, y por eso los pueblos tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y protegerla.

A mediados de los años setenta, alrededor de las dos terceras partes de los países del mundo estaban regidos por dictaduras, a finales de los noventa este porcentaje es menor a un tercio, y han aumentado los regímenes democráticos.

Durante el primer cincuentenario del siglo pasado Honduras experimentó una democracia inconstante, bajo guerras de poder entre las dos corrientes existentes en el país, sin embargo, al amparo de los designios del poder estadounidense, que en muchas ocasiones envió representantes del presidente de ese país con el fin de ser “arbitro” en la problemática nacional. 5 Los gobernantes hondureños aún teniendo la práctica de una democracia electorera, no demostraron independencia en el sistema de gobierno demócrata, que es evidenciado, porque la soberanía del poder, reside y está sustentada en el pueblo.

El ejercicio de la forma democrática en Honduras, es una tarea constitucional no sólo del Poder Ejecutivo, sino que también del Poder Legislativo y del Poder Judicial. Esos

5 Funes, Matías, Los deliberantes el poder militar en Honduras, pa 115-125

La Democracia y Desarrollo en Honduras

poderes deben actuar complementariamente y en consulta con la sociedad 6 , para asegurar la democrática gestión del Estado.

Existen diversos

grados de aproximación

al modelo

ideal de

democracia: la

democracia directa, la participativa y la representativa. En Honduras el gobierno se sustenta en dos principios;

1)

la soberanía corresponde al pueblo del cual emanan todos los poderes

2)

del Estado que se ejercen por representación 7 , y el gobierno se sustenta en la democracia participativa 8 .

A pesar que el gobierno se sustenta en el principio de democracia participativa, fue hasta el año 2004 que se logra establecer un mecanismo (Plebiscito y Referéndum) para hacerla efectiva. Sin embargo, transcurrieron cinco años antes que dicha reforma fuera reglamentada, lo cual fue motivada por la actual crisis política. Lo anterior demuestra, que en el período democrático de 1982 a 2009, lo que privo fue una democracia representativa.

Se afirma que la representación política es consecuencia de la incapacidad de la participación o democracia directa, porque resulta complicado reunir a toda la población de un Estado en una plaza para que voten leyes o tomen decisiones de interés general o político.

La participación real de la población en las decisiones de país se vuelve utópica en una nación pobre y analfabeta como Honduras, reduciéndola a una democracia electorera, que ha demostrado grandes limitaciones en la forma de organización del Estado.

En los últimos treinta años de vida democrática en Honduras y de acuerdo a lo emitido en el informe del Programa de las Naciones Unidas 2004, la democracia se

  • 6 Situación que en los últimos treinta años de vida constitucional y democrática en Honduras, no se presento.

  • 7 Según Artículo 2 de la constitución hondureña de 1982.

  • 8 Según Artículo 5 de la constitución hondureña de 1982.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

encuentra en riesgo porque la gente empieza a no creer en ella por falta de resultados, manifestándose en un alto y creciente grado de abstencionismo.

Cada nueva elección la cantidad de personas que no asisten a ejercer el sufragio es más alta, y en las últimas elecciones fue mucho mayor el grupo de ausentes con respecto al porcentaje con que se dio por electo el presidente de la República. Este ausentismo de las urnas puede entender de dos maneras: a) los hondureños no le dan importancia al sistema o b) es una forma de protestar contra él. No podemos dar una respuesta concreta a tal evento.

Grado de Abstencionismo en la vida Democrática Hondureña

Elecciones

% de Abstencionismo

Presidente Constitucional Electo

  • 1981 21.46%

Roberto Suazo Córdova

  • 1985 15.95%

José Simón Azcona Hoyo

  • 1989 24.02%

Rafael Leonardo Callejas R.

  • 1993 35.19%

Carlos Roberto Reina Idiáquez

  • 1997 28.00%

Carlos Roberto Flores Facussé

  • 2001 33.73%

Ricardo Maduro Joest

  • 2005 44.62%

Manuel Zelaya Rosales

La Democracia y Desarrollo en Honduras

Fuente: http://directoriolegislativo.fdsf.hn/situacion.php?2

Este alto grado de abstencionismo es consecuencia de que el sistema democrático hondureño, no ha propiciado los grandes postulados que se supone que este sistema con lleva, como son: la justicia social y la libertad.

Es interesante observar que los departamentos con porcentaje más alto de abstencionismo son los ubicados en la Costa Atlántica del país y que están catalogados con una vida de alto desarrollo económico en comparación con los departamentos de menor abstencionismo que se ubican en los departamentos con altos índices de pobreza. (VER ANEXO).

Esta situación no es propia de Honduras, sino es visible en muchos países de Latinoamérica, donde después de estar bajo las dictadura que ejercieron sometimiento por la fuerza, se busca el control por la gobernabilidad, la cual se ejerce ya no por la fuerza, sin por la persuasión, mucho mas usada para el sostenimiento del sistema neoliberal, ya caducado en la actualidad. La persuasión es la condición para la explotación del hombre por el hombre, apoderándose del trabajo social y concentrando la riqueza en pocas manos como lo es el grupo empresarial hondureño que es un reducido grupo de familias de ascendencia árabes y judías.

Como consecuencia de lo anterior, se destaca un déficit de la ciudadanía social, con alta desigualdad en la distribución de la riqueza, con el 80% de la población hondureña viviendo bajo la línea de pobreza y el alto desempleo va en aumento, Déficit de ciudadanía civil, no están implantados plenamente los derechos inalienables para la libertad del individuo de pensamiento y religión, a la propiedad privada, establecer contratos validos y con seguridad jurídica, los ricos lograr valer sus derechos, los pobres experimentas desventajas legales. Déficit de ciudadanía política: hay un grupo mayoritario de la población que prefieren el desarrollo económico que la democracia, reflejada en el abstencionismo creciente en cada elección, muestra del no compromiso con el sistema democrático o una forma de rechazo al mismo. Las reformas económicas no hay cumplido

La Democracia y Desarrollo en Honduras

con las expectativas: el sistema económico instalado a partir de la década de los 90s ha generado insatisfacciones excluyendo a las mayorías, este modelo defendía la disciplina presupuestaria, liberalización financiera y comercial, las privatizaciones, cambios en la prioridad del gasto público o un marco desregulador que brindo un mejoramiento a la macroeconomía pero no redujo la pobreza, aumento la desigualdad y arrojó a muchos a la economía informal.

Mayor debilitamiento del Estado, siendo el rostro de la democracia, en el sistema actual, ha incrementado la incapacidad de este para influir, controlar, regular o beneficiarse de los procesos transnacionales o resistir las tendencias hegemónicas dentro del sistema económico o político, y sólo garantiza la legitimidad de la existencia del sistema económico.

Nuevos Poderes Facticos, la propagación del narcotráfico que constituye una oportunidad por parte de Estados Unidos como presión externa para combatirlo, como también los medios de comunicación pertenecientes a grupos empresarias no subordinados al poder políticos, sino lideres de este, con intereses económicos muy diversos y que actúan como suprapoderes que limitan la soberanía de las instituciones públicas.

La Corrupción, que es muy significativa y del conocimiento público, donde la población acepta que parte del sistema y prefieren “pagar un grado de corrupción” con tal que las cosas funcionen.

Un Estado es democrático por su esencia, no porque el mismo lo pregone, es decir, debe permitir la participación, característica principal de una democracia, y el respeto a las decisiones que de allí resulten.

La garantía para la preservación de la democracia es la existencia de los partidos políticos que construyan opciones, un Estado con poder para ejecutarlas y una sociedad que sea capaz de participar en la construcción continua de la democracia, ya que son voluntades, que formulen proyectos, dirigidos por lideres que estén investidos de poder que proviene del apoyo colectivo y popular.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

A partir de la década de los 80s, con el surgimiento del neoliberalismo como paradigma hegemónico, la discusión sobre la democracia como forma de organización política de la sociedad adquirió relevancia. Paradójicamente esta relevancia de la discusión no coincidió con una profundización conceptual de la misma, sino que se lleno de contenidos económicos y políticos.

El Neoliberalismos fue presentado como una forma de modernización de la democracia, y ambos identificados con el ejercicio pleno de la libertad. La sociedad deja de concebirse como constituida por ciudadanos soberanos, para convertirse, desde ese punto de vista en la reunión de consumidores, productores y ahorradores soberanos. Luego el libre reino de las leyes del mercado, podía acompañarse por libertades políticas restringidas, o como lisa y llanamente por formas variadas de despotismo político. 9

El neoliberalismo apareció en 1982, como una solución a la crisis del estado de bienestar, que se había desgastado desde los años 70 y dio pie al surgimiento de esta ideología. Es notable el Fundamentalismo y el radicalismo con que estos paladines del libre mercado han defendido y aplicado este modelo. Ellos lo ven como una panacea, un remedio mágico o infalible que será capaz de resolver todos los problemas mundiales, económicos, políticos, sociales o hasta ecológicos.

El control lógico se va generando a través de la búsqueda de estabilidad económica bajo cifras macroeconómicas, junto con la gobernabilidad política que brinde una paz social, en Washington se genera este tipo de gobernabilidad bajo el nombre de democracia, sin variar la oportunidad que las transnacionales continuaran en el proceso de control económico, asegurando las ganancias a Estados Unidos, país de donde han sido formadas.

Honduras ocupa un punto geopolítico, y fue utilizada a centro de operaciones fortaleciendo el ejercito, instalando la base militar en Palmerola (1983) y generando tratados para contrarrestar el narcotráfico, capacitando y profesionalizando a los miembros

9 Según Lichtensztejn, Tomado de www.utm.mx/neoliberalismoydemocracia.pdf

La Democracia y Desarrollo en Honduras

del ejercito, lo que llevó a ejercer control y neutralización de los sindicatos o grupos de protesta, disminuyendo las huelgas, en busca de bienestar social.

La economía nacional se mantuvo con mínimo crecimiento y se inicia la apertura para la inversión extranjera en varios rubros, que han ido ejerciendo dominio ante el empresario hondureño, que como consecuencia es desplazado por no ser competitivo, el resultado que han obtenido estos “inversionistas” es el crecimiento desmesurado de las franquicias y de algunos empresarios vinculados a negocios con empresas extranjeras, simultáneamente la pobreza es fácilmente evidenciada en el 80% de la población del país.

El sistema social llamado democracia, fue una manera pacífica de sometimiento, ya que no se podía lograr una propuesta que sea contra la ley, no podía generarse un movimiento con violencia, y debe protestarse por intereses particulares y no generales, lo que ha dado a los grupos organizados y con poder económico beneficios amparados en la ley de la libertad económica de mercado, base del sistema económico que ha estado vigente y hoy agotado.

Según los Neoliberales,

el Estado no debe intervenir en la economía, sino que se

debe aplicar la falacia del laissez faire (dejar hacer) y que la supuesta mano invisible del mercado podrá recomponer todo.

Los defensores del modelo neoliberal los identificamos a la derecha: empresarios, partidos conservadores, iglesias, centros financieros y bursátiles, universidades privadas y la gente con la mayor riqueza. Todos estos sectores han sido los más beneficiados, de la aplicación de este modelo. Ellos han impulsado el desmantelamiento del Estado de bienestar mediante las privatizaciones.

Según sus ideas el Estado es un lastre, ineficiente, lento, y costoso para la sociedad. Para esto se debe adelgazar el estado vía la privatización se sus funciones. Critican las políticas sociales, la seguridad social y lo llaman populismo o demagogia, acusan a los estados de clientelares. En cierta parte no les falta razón, en la ineficiencia de algunos estados, la cual ha sido más por la corrupción y la mala administración, es bajo este argumento que los neoliberales sostienen la necesidad de pedir o exigir la aplicación de este modelo en todo el mundo.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

Además de esto los neoliberales se han alzado con la bandera de la democracia y los derechos humanos. Se declaran firmes defensores de estos principios y critican de autoritarios y antidemocráticos a los estados fuertes o sociales. Pero ¿realmente se da la democracia, los derechos humanos y la justicia social en el neoliberalismo? Al ser el mercado el que regula las relaciones en la sociedad, ya se da una situación de exclusión. Porque al mercado solo entran los que tienen los medios (económicos) para entrar en el intercambio, entonces quedan fuera millones de personas que viven en la pobreza, quedando en el desamparo.

Los neoliberales cierran su visión de la democracia, a lo electoral o electorero y al concepto democracia participativa. Esto es una visión corta y no hay democracia por el hecho de contar con una serie de instituciones electorales que además solo sirven a los intereses de una clase.

La democracia implica además de un sistema electoral transparente, que el pueblo tenga las condiciones adecuadas para desarrollarse de manera justa y tener un nivel de vida digno y sin muchas preocupaciones, que le permita satisfacer sus necesidades básicas, tener un trabajo digno, acceso a la educación y además la oportunidad de participar activamente en el rumbo de su comunidad, región, país.

En una democracia no hay exclusión, no son las elites políticas o financieras las que deciden el rumbo del país, por la vía legal o no. En el neoliberalismo manda el poder del dinero, la democracia completa no florece.

El sistema de gobierno en que se vive, no practica la democracia de acuerdo a su concepción; es innegable algunos avances que se han dado en el sistema posterior a las dictaduras, pero es necesario reconocer que este sistema no es el ideal. Actualmente se encuentra en una etapa de transición en una verdadera democracia, esto se fundamenta, en ciertos factores de nuestra vida económica, política y social, que nos insertan en un modelo no democrático.

Entre estos factores están:

La Democracia y Desarrollo en Honduras

El problema económico actual, evidentemente conduce a grandes dificultades en el área social. A raíz del modelo económico capitalista, se divide la sociedad, en dos grandes grupos, ricos y pobres, la primera que está conformada por un reducido grupo de personas que concentran la mayoría del capital y ligada al poder político. La segunda, que tiene muchas divisiones diferentes, dentro de las cuales cabe destacar, la antigua clase media que ha sido vulnerada por el sistema económico vigente hasta convertidla en los nuevos pobres de la sociedad; los viejos comerciantes, empresarios y campesinos, han sido desplazados por el fenómeno de la globalización que ha insertado en la economía nacional a las grandes transnacionales. En este mismo grupo se encuentran los excluidos sociales, que en busca de mejores condiciones de vida, han decidió emigrar del país. Dicha migración han provocado grandes flujos de remesas al país, logrando dinamizar la economía nacional, por ende se han convertido en el elemento salvador del sistema económico vigente.

En este marco predominante la libertad y la justicia social, se vuelven utópicas, pues solo es libre quien tiene capacidad de compra.

La salud, que en teoría, debe ser igual para todos, en la realidad nacional la situación es bastante distinta, pues la población con poco poder adquisitivo, accesa al sistema público para su atención medica, el cual es deficiente y limitado.

Es necesario garantizar el derecho a la vida de todo el pueblo. Es incomprensible que enfermedades como el dengue, la diarrea, la gripe, la desnutrición, el cólera, la tuberculosis y otras enfermedades endémicas que tienen cura, en nuestro país son una realidad para gran parte de la población; obviamente la parte más afectada por estas enfermedades curables son aquellos a la que el poderío económico ha excluido.

La justicia, que es un pilar para la democracia, en este país esta desbastada.

El

poder judicial es absolutamente dependiente de los otros dos poderes, así como del poder económico.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

La administración de justicia en Honduras ha sido lenta y tardía. Arrastra consigo una mora judicial cuya existencia más oprobiosa es la permanencia de personas recluidas desde hace varios años sin recibir sentencia. Pero la justicia raras veces ha sometido a juicio a personas con influencia política, económica, militar y policial, y muchos de los delitos por ellos cometidos han quedado en la más vergonzosa impunidad. Esto retrata de cuerpo entero la incapacidad del poder judicial para atender los problemas de inseguridad e injusticia tantas veces señalados por la ciudadanía hondureña.

La educación debe cumplir un rol fundamental;

la Constitución de la República

dicta que la educación es pública y gratuita, siendo un derecho que no puede ser vulnerado.

Sin embargo, el mal manejo de la administración pública ha llevado a un deterioro en la calidad de la educación que se brinda en el sector público, lo que ha permitido una creciente privatización de la misma, limitando aun más el acceso de las mayorías pobres.

El hondureño promedio tiene un grado de escolaridad de 7.1 según el INE en la encuesta de hogares permanente del año 2008, entre más baja sea la escolaridad es mucho más fácil dominar al pueblo. "Si el principio revelador de la pertenencia a las antiguas clases dominantes era la propiedad, la nueva clase dominante se define ante todo por los conocimientos, es decir por un nivel de educación". 10

La seguridad, en tanto que es derecho inherente a la ciudadanía, y obligación permanente del Estado, se ha convertido en los últimos tiempos en un asunto agobiante y crucial para la vida en sociedad.

El país se encuentra en una situación de inseguridad, las tasas de criminalidad hay aumentado considerablemente en los últimos años. En Honduras se producen 46 muertos por homicidios por cada 100 mil habitantes, siendo una de las más altas en

10 Darío Gramajo y Emmanuel Biset, Cambio de conciencia para alcanzar la Democracia

La Democracia y Desarrollo en Honduras

Latinoamérica, según el CONADEH, lo que permite que empresas de seguridad privada puedan tener asegurado su negocio, provocando la desconfianza entre las organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos humanos.

La acción de la policía es brindar seguridad ciudadana para la estabilidad del sistema económico, volviéndose su actuar en muchas veces una fuerza represiva en contra del pueblo. Lo que aumenta la desconfianza en su hacer, por los hechos paradigmáticos para la sociedad.

Devaluación de la clase política, La política se ha convertido en un espectáculo, pues los partidos ya no responden a las corrientes de opinión. Ideas, actividades, costumbres, se han transformado y abierto al cambio, en tanto que los representantes políticos permanecían inmóviles, volvían sus ojos hacia el pasado o dirigían las miradas hacia el poder y no hacia el pueblo.

La misma en su gran mayoría no representa a la sociedad. Esta mas ocupada en sus intereses personales que en darle al pueblo lo que le pertenece. Esto es lo que damos a llamar falta de representatividad.

La libertad de expresión. El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos. Sin la habilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios - el hombre está condenado a la opresión.

En Honduras hay muchas limitaciones para el ejercicio de un periodismo independiente, debido a la existencia de varias leyes incompatibles con la normativa internacional en materia de libertad de expresión y derecho a la información y por las sistemáticas intervenciones del sistema político y económico en la actividad periodística, básicamente por conflictos de intereses de los propietarios de los medios de comunicación y por la corrupción y falta de capacitación profesional de los periodistas.

La libertad de expresión en Honduras, es violentada por los siguientes aspectos fundamentales:

La Democracia y Desarrollo en Honduras

1) La situación de censura, amenazas, hostigamiento e intimidación que sufren los periodistas independientes; y muchas veces es una autocensura para no perder el empleo.

2)

Incompatibilidad de varias leyes hondureñas con las leyes internacionales que

3)

protegen el derecho de libre expresión y el derecho a la información; Las limitaciones al ejercicio de la profesión por medio de la colegiación

4)

obligatoria de periodistas; y Las restricciones al derecho a la información por medio del soborno a

periodistas.

Con estos factores descritos con anterioridad pretendemos generar un referente de lo qué es la realidad, que en sí es mucho más compleja, los mismos están interrelacionados, no se pueden observar de una manera separada, ya que son causa y efecto de un todo, siendo el factor determinante o de mayor influencia el factor económico, ya que es el que eleva el nivel de vida en detrimento de sus conciudadanos.

Por lo que es imperativo hacerse la pregunta ¿De qué sirven la democracia y la libertad si se está hambriento y se es ignorante? Para enfrentar los déficit de la ciudadanía de la democracia en Honduras y los países latinoamericanos se deben incrementar el poder democrático, y de acuerdo al informe de Naciones de 2004, se debe trabajar más arduamente en constituir al sujeto elector en un sujeto ciudadano, donde los políticos participantes para ser electos sean representantes de la población y luchen por los intereses de la ciudadanía y no por los intereses de una elite, y así el Estado tendrá el poder ante los poderes facticos y organizaciones ilegales, que en la actualidad han generado apatía y desconfianza hacia el sistema.

Para que un Estado pueda garantizar y promover los derechos dentro de la legalidad en todo el territorio, debe superar las carencias existentes. El Estado debe cumplir como mínimo con sus responsabilidades básicas, debe pretender convertirse en un Estado eficaz, efectivo y creíble, su acción debe abarcar a todos los ciudadanos brindándoles seguridad y protección.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

En el ámbito económico es necesario considerar romper con el sistema actual, que ha generado normas únicas para alcanzar maximizar las ganancias, y se debe permitir la diversidad a través de brindar oportunidades bajo nuevas opciones, ya que como hemos referido en este aspecto, existe un enorme déficit social. La económica debe estar sujeta a la política, y en particular a procesos políticos democráticos, porque ésta es la forma en que la sociedad dirime sus controversias, es importante considerar que en medio de la pobreza no puede existir libertad, y la económica no debe ser excluyente para radicar en manos de los expertos.

El informe señalado anteriormente, nos lleva a reflexionar sobre ¿cómo construir un espacio de autonomía en la globalización? Esto será posible trabajando en la creación de estrategias nacionales y regionales para que el poder nacional no se diluya o este supeditado a las recomendaciones o imposiciones externos, en vista que esto limita la democracia.

Los aspectos que limitan la democracia no tienen una base legal dentro de las leyes nacionales, el derecho al bienestar social, como la salud, educación son derechos básicos de la ciudadanía social, la alta tasa de desempleo, la pobreza y la desigualdad, son obstáculos, ampliamente reconocidos para la integración de los individuos a la sociedad.

No podemos ignorar que hay avances en la lucha contra la pobreza, sin embargo los indicadores nos permiten darnos cuenta que estos avances son mínimos, por lo tanto no es deseable conocer los datos de desnutrición infantil, mortalidad materno-infantil, deficiencia en servicios básicos, altos índices de analfabetismo, etc.

La falta de empleo es preocupante, se sobrelleva con el empleo informal, lo que desprotege a quienes se enfilan en el, ya que no pueden asegurar un retiro digno.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

El desafío en el campo de la ciudadanía social constituye uno de los desafíos más importantes que enfrenta la región.

En la actualidad se ha gestado un movimiento en Latinoamérica (auspiciado por el Chavismo), que pregona un cambio en la manera de gobernar, el cual tiene como fin la conversión paulatina de una democracia representativa a lo que ellos llaman una “democracia participativa” a través de continuas reformas a la Constitución para reelegirse.

Las reformas políticas conllevan desfigurar la división de poderes y la continua apelación directa al pueblo, como recurso para validar sus acciones que no siempre pueden certificarse con la Constitución.

La democracia participativa de este tipo de regímenes es un retroceso con respecto a la democracia representativa. En vista de que si el deseo es incrementar la participación del pueblo como lo afirman, pueden hacerlo fomentando su participación en organizaciones civiles: sindicales, políticas y culturales, que es la manera en que las naciones alcanzan su consolidación democrática.

El pueblo no requiere de continuos referendos para mejorar la democracia; lo que necesita es participar dentro de los canales previstos por la Constitución. Y estos son: el voto, el control político a través de sus representantes, la participación política directa o la participación en organizaciones civiles que les permiten influir en las decisiones del gobierno y que afectan su vida y la de sus conciudadanos.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

El gobierno y ciudadanía deben someterse a la Constitución vigente en todas sus partes. Los países más democráticos del mundo no reforman la Constitución cada vez que un gobernante la considere un obstáculo para sus deseos personales o caprichos partidarios.

La democracia en un país como el nuestro es utopía en la participación real y más bien se reduce a una democracia frágil y representativa que ha demostrado grandes limitaciones como forma de organización del Estado y la relación de este ultimo y la sociedad.

Por lo que consideramos que es necesario formar una organización que se inspire en los principios de la democracia, bajo un marco jurídico con unas reglas de juego transparentes que permitan su ejercicio. Así mismo se requiere de una sociedad organizada y consciente de sus intereses, sus derechos y sus responsabilidades políticas, donde los individuos sean capaces de desarrollar formas de diálogo y de concertación con otros agentes sociales, como los partidos políticos y el mismo Estado.

Al lograr esta organización, podrá existir una política democrática que permee por igual la conducta de los gobernantes y de los gobernados, y que permita y garantice un clima propicio para el desarrollo de la democracia participativa.

Es importante contar con una voluntad firme de los agentes políticos, para poner en marcha mecanismos que permitan el desarrollo de la participación. Como también, es necesario un Estado que asuma realmente el monopolio de la fuerza y de la justicia, que garantice la solución civilizada de los conflictos sociales y que tenga instituciones transparentes y abiertas que se ganen la confianza de todos los ciudadanos.

La Democracia y Desarrollo en Honduras

La Democracia y Desarrollo en Honduras

Anexo

La Democracia y Desarrollo en Honduras Anexo DEPARTAMENTOS IDH ISLAS DE LA BAHIA .726. CORTES .709

DEPARTAMENTOS

IDH

ISLAS DE LA BAHIA

.726.

CORTES

.709

ATLANTIDA

.687

YORO

.651

COLON

.636

COMAYAGUA

.629

FRANCISCO MORAZAN

.732

VALLE

.649

GRACIAS A DIOS

.635

OLANCHO

.608

SANTA BARBARA

.597

COPAN

.578

CHOLUTECA

.527

EL PARAISO

.619

LA PAZ

.610

OCOTEPEQUE

.600

INTIBUCA

.582

LEMPIRA

.554

La Democracia y Desarrollo en Honduras

BIBLIOGRAFIA

Aristóteles en el Libro IV de su Política

Roa, Luis Antonio, Democracia, UABC

Enciclopedia Encarta

Fúnes, Matías, Los deliberantes el poder militar en Honduras, pg. 115-125

Constitución de la República de Honduras

Darío Gramajo y Emmanuel Biset, Cambio de conciencia para alcanzar la Democracia

Según Lichtensztejn, Tomado de www.utm.mx/neoliberalismoydemocracia.pdf

Munera Ruiz, Leopoldo, Estado, Política y Democracia en el Neoliberalismo

Informe de Naciones Unidas, 2004, La Democracia en América Latina

Lapeyre, Fréderic, Una Mirada critica a la relación entre Liberalización, Crecimiento y

Pobreza

Peemans, Jean-Philippe, La solidaridad en actos, Gobernabilidad local, economía social y

Prácticos Populares ante la Globalización.

Barrachina, Carlos. Democracias en Transición en Honduras y Nicaragua. México. Febrero 2009

Esteva, G. (1992). Desarrollo. Peru: http://www.ivanillich.org.mx/lidicc.htm.

.