El hombre siempre ha tenido la necesidad de expresar lo que siente, piensa o

hace; y las artes han sido el medio y la herramienta de expresión por medio del
cual éste deja un legado, una huella, una idea, una noción desde un punto de vista
subjetivo u objetivo, en donde trata de trascender un mundo de ideas diferentes
de las que están inmersas en una comunidad pensante.
El arte siempre ha jugado un papel fundamental en la vida del ser humano, tanto
es así que ha sido un medio de supervivencia, de un estilo de vida, de comunión
política, de corrupción, guerra y muerte, y ahora tratamos —desde las nuevas
pedagogías educativas— convertir el arte en una aleación cognitiva inherente a
las ciencias duras o exactas (matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales,
etc.). Aunque muchos autores no afluyen en la idea de que el arte debe
convertirse en un sistema de símbolos abstractos donde se quiera dejar a un lado
la subjetividad o la percepción de las cosas. Otros quieren permanecer en la idea
de que el arte debe y puede evolucionar paralelamente con las ciencias
produciendo procesos de cognición complejos, el arte como simbiosis entre las
demás áreas del saber.
Vivimos en pleno siglo donde las mentes deben producir competencias de
aprendizajes complejos y abstraer posibles soluciones enrevesadas de la vida
real. Tanto es así que la idea central es convertir el arte —según ciertos tipos de
movimientos que van en busca del individuo “bien desarrollado”— en un área
del saber exacto, de producción cognoscitiva, de razonamientos crítico-lógico y
científico-filosófico; dado el caso, aquí se plantean acaloradas discusiones con
posibles soluciones temporales y experimentales en las escuelas implementadas
de arte, donde no se concluye nada, al parecer “exacto”, de si el arte produce o no
niveles de cognición altos según exige el desarrollo social en que nos
inmiscuimos actualmente. Y aunque el arte produjera niveles altos de
intelectualidad, algunas escuelas, especialmente las colombianas, hacen caso
omiso a estos procesos de educación para potencializar estos elementos de
enseñanza-aprendizaje. Dicho en palabras más concretas, el arte no produce
individuos desarrollados, cognitivamente hablando, como los científicos o
matemáticos y demás especialistas en estas culturas (Gardner, 1973, 1983a;
Langer, 1969).
El ser humano seguirá buscando razones de peso para comprobar que el arte
sigue jugando un papel importante en la vida del hombre. En países como China,
Brasil y los E.E.U.U esto es un hecho. En Colombia ya se reconoce que es así, y
se sabe que el arte, desde sus diferentes lenguajes (plástica, danza, música, teatro,
etc.) potencializa los procesos de cognición del hombre, amplifica las
capacidades creativas de éste e interviene en los desarrollos cognitivos de
abstracción y complejidad de manera analítica y crítica ante las situaciones
sociales que nos enfrentamos diariamente. Pero ¿Se lleva a cabo ejecutar las
acciones pertinentes en las escuelas para formar estudiantes con las
características que exige el mundo imperante utilizando las artes como mediador
de estos procesos? La respuesta aún sigue vagando siendo un vaivén. Y aunque
los currículos continúan brillando por su interdisciplinariedad académica, no se

es de vital importancia que los estudiantes cuenten con la oportunidad de trabajar intensivamente con los materiales y familiarizarse con sus posibilidades y limitaciones. Entonces. arte abstracto. eso causaría daños emocionales en los intereses de los estudiantes. sino de cómo utilizamos las artes para facilitar estos tipos de aprendizajes. nos desenmarañaremos de los múltiples vacíos que dejan las discusiones entre quienes qué países o escuelas emplean las mejores didácticas pedagógicas para el desarrollo del individuo. español o biología. También es necesario implementar nuevas estrategias de evaluación. surrealismo. que no es más que cambiar de paradigmas. Los docentes deben estar capacitados en todas las competencias para la implementación de las nuevas didácticas en pro de formar estudiantes con niveles de percepción. con mayor prioridad. arte contemporáneo. para con los profesores. de cómo el arte fortalece los métodos de enseñanza-aprendizaje en estas áreas. y en caso donde una escuela quiera aplicar las diferentes técnicas de pinturas y estilos artísticos. No es que con el arte vayamos a aprender matemáticas. las consecuciones que se pretenden conseguir igualmente son diversas. tenemos que ejercer fuerzas —de manera omnímoda— para los cambios de pensamientos tanto de los alumnos y. del reforzamiento que podemos emprender para desarrollar pensamientos lógicos y razonables para desenvolvernos en las múltiples áreas del saber con la ayuda del arte. de manera heterogénea. impresionismo. estoy completamente seguro que si dejamos de homogeneizar las producciones intelectuales del arte de manera holística. no se va imponer lo objetivo o figurativo. si se quiere evaluar una inteligencia. no concentrándose solamente en los resultados cuantificables sino en el proceso volitivo que los estudiantes. Esto es libertad de expresión. comprensión. sociales. Por poner un ejemplo. También. por eso se ha venido incurriendo en las “revoluciones del arte” (arte conceptual. No es comparar o categorizar de manera estándar estos movimientos cognitivos que en realidad son singulares y que genéricamente son independientes e interculturales según el contexto donde se aplica y desarrolla. sino de las competencias que los mismos docentes y directivos emplean. reflexión y producción. pero habrán niños que quieran probar otras tendencias. que no se está llevando a cabo la finalidad de los medios pedagógicos de enseñanza-aprendizaje aplicados. ¿Qué está pasando? ¿Las escuelas no cumplen con las herramientas y espacios didácticos y dinámicos para el desarrollo de las clases? Aunque sea un factor fundamental no basta con suponer que Sí o No. Si queremos cambiar los paradigmas tradicionales que se arraigan actualmente gracias a las pedagogías de antaño. desarrollan durante todo el período. en un país donde prima la subjetividad y lo surrealista. o como conceptualizaba Schiller al arte: “el arte es aquello que . no se puede procurar que el hiperrealismo subyugue los demás procesos. Pueda que el dibujo hiperrealista exija perfección. Además.cumplen efectivamente en la acción. etc. Cada proceso que se elabora y ejecuta es totalmente diferente el uno con el otro. El mundo no se va a colocar un uniforme que acometa con las diferencias culturales que se desarrollan en los diferentes países.).

Para lograr esto —válgame la redundancia—debemos tener bien en claro tres aspectos fundamentales: el por qué enseñamos: que es el amor por lo que hacemos. donde se exhibe nimiamente como la presentación final de un coro. que el arte no sea un pasatiempo o algo para desembarazarse del estrés o por ocupar un espacio vacío del tiempo libre en las aulas de clases. una feria artesanal. presente y futuro (historia y trascendencia). de la búsqueda de soluciones de posibles problemas sociales y del encuentro auto-reflexivo del hombre. de las fuerzas inminentes del cambio. motivar y enamorar a sus estudiantes.establece su propia regla”. ni tampoco debe convertirse en una simple muestra periódica evaluativa. que no es solo enseñar el tipo de arte en sí con la practicidad. por eso es tanta la discusión de si el arte produce o no niveles de cognición. desde su nacimiento. Otro aspecto es que no hay que centrarse solamente en el tipo de estrategias pedagógicas que se utilizan en los currículos para que las escuelas se destaquen cognitivamente. el qué enseñamos: que son las didácticas teórico-practicas que se van a emplear. todo lo que se haga será llamado arte. . el arte en la escuela debe trascender estos tipos de pensamientos mecánicos y anacrónicos que no tienen nada que ver con lo que se entiende por arte. de la abstracción de información que recibimos del exterior. o “el arte es la idea” (Marcel Duchamp). Como docentes tenemos que emprender un viaje de renovación en nuestras formas de enseñar. Ahora. y el cómo enseñamos: donde se desprende las estrategias pedagógicas que utiliza el docente para inducir. de la recreación y argumentación de conceptos. una danza. y después. porque éste no puede definirse como un todo. Implementar áreas que acompañen la comprensión del arte del mundo y para el mundo.. no abarcaremos el grado adecuado de complejidad cognitiva que debe desarrollar el individuo a través del arte: de las deficiencias de la naturaleza. de las reflexiones multiculturales e interdisciplinarias que coexisten entre nosotros. o “el arte es la libertad del genio” (Adolf Loos). sociológico. cabe añadir. sino también con lo teórico. etc. esto no quiere decir que con cambiar un paradigma para ir a otro. Además. ¿Quién le devolverá dicha sazón? Deja de ser tan útil. en lo epistemológico. se ha dejado atrás lo que verdaderamente importa: el desarrollo cognitivo del estudiante a través de las artes. sino en el empleo de las didácticas que utilizan los docentes para enseñar un tipo de arte con un fin axial: promover el amor hacia el arte y potencializar las cualidades psicomotrices y metacognitivas de sus estudiantes de forma continua y singular. sería como quitarle la salobridad a la sal. filosófico o psicológico. Otra realidad es que en la búsqueda por definir el arte y tratar de implementar esos conceptos en las escuelas. Si nos quedamos solo en la praxis y en la experiencia.

FARID ABDALA VIZCAÍNO Ensayo basado en el documento: EDUCACIÓN ARTÍSTICA Y DESARROLLO HUMANO (HOWARD GARDNER) Presentado a: JUAN JOSÉ PINTO SIABATTO En el área de: ARTES ESCÉNICAS EN LA MULTICULTURALIDAD GRUPO 21 UNIVERSIDAD DEL ATLANTICO 2014-1 .

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.