Está en la página 1de 59

FABIÁN ZUGAC

_________________________________________________

La Venganza
de los Árboles

_______________________________________________________
Copyright Diciembre 2006 ® - Todos los derechos reservados
Santiago, Chile

1
“Hay desapariciones que son poco notorias
y otras, que marcan la vida de las personas.
Aún me pregunto si yo desaparecí de la vida de los demás”.

2
“No se puede prever el instante en que ocurrirá, solo sé, por seguro,
que en algún momento llegará, la venganza de los árboles”

3
No son ansias de poder, pensaba mientras armaba el comienzo del fin
de este “libro”. Lo pongo entre comillas por que no puedo llamarlo
libro, sin advertir que es digital, por lo menos lo es por ahora y por lo
mismo no se siente como tal.

Es por decirlo así, una pseudo selección de escritos que surgieron y


comenzaron a formar este micro universo interno, desde julio hasta
diciembre del año dos mil seis.

Son las vidas que cambiaron, las que se fueron y las que llegaron.
Son las horas extraviadas de pensamientos uranios y remotos, de
alguien recitando dolores, temores y vacíos, esperanzas y alegrías
perdidas.

Son las noches, mucho más que los días, pero son las ganas de
sacarse tantas cosas que cargando va, y viene cada uno con sus
anhelos y sus perdidas.

Y a parte de todos ellos, son los míos y los tuyos, los nuestros.
Somos nosotros en ellos, y ellos entre medio.

No hay un sentido final común, sino que muchos sentidos finales


diferentes dentro de lo que se plasma en estos escritos. Cada uno
sabrá que uso darle.

El cliché es aplicable: “queda a gusto y criterio del consumidor”

Fabián V. Zugac
Santiago, Enero 2007

4
La venganza

Karla ordenaba su escritorio, el cual la mayor parte del año es un


cúmulo de cosas foráneas a la arquitectura, buscando los datos que
necesitaba. Damián diagramaba el plano, aguardando las medidas
que le faltaban para darle los últimos trazos al mismo y definir los
pasos a seguir con la obra.

Karla, revolvió un sin fin de papeles y sumida en ese mar celuloso, se


quejo.

-¡Ay!

- ¿Qué te paso?

-Nada. Me corte con una hoja.

Damián se quedo mirando la escena, con Karla sujetándose el dedo


anular, en profundo análisis y a la espera del surgimiento sanguíneo.

-¿Me pasás el algodón y el agua oxigenada? Están en esa caja roja.

-¡Damián!

-A sí.

Respondió Damián absorto. -Disculpá.

Damián revolvió la caja, y entrego el pedido.

-¿En que pensabas?

-En la venganza.

-¿Qué venganza?

-La que acaba de ocurrir.

¿Cómo? No entiendo de qué me hablás.

-Pensaba en la venganza…pensaba en tu corte y en que llega, aún


cuando no se espera, ni se sabe siquiera que exista. Llega, la
venganza de los árboles.

5
Último

Me contengo las ideas


con las manos lastimadas
y esperando que me veas
me acomodo en tu mirada
con misterios siempre alerta
y una dosis de violenta
y dulce con que dormir.

Una espera en la penumbra


de otra noche que se inunda
y reacciona a tu querer
ese dócil filamento
de tu ruido en el silencio
y el aroma embriagador.

Unos besos practicados


y muchos tan desordenados
enjuagando mi temor
suaves roces de tu lado
y mis ojos bien cerrados
para no dejarte ir
encerrado en tu guarida
en la cárcel que tu vida
da a la mía más vivir.

En la costa de tu vera
con mis manos en tu arena
y mojándome los pies

Y así va y vuela mi sangre


galopando por tus líneas
y alcanzándote en el aire
donde caen los temores
y descorren mis palabras
en los besos y en el alma
llena por tu desición.

6
Y al fin, libre

Sinuoso, circunspecto y desequilibrado


mar profundo de altas olas nocturnas
una fiesta de caderas encendidas
con dos pies más bien volátiles
sin tregua entre los labios
y manos sueltas,
libres y olvidadas.

Camaleónica mirada y luz oscura


alumbrando con círculos oblicuos
la metáfora del cruel dolor y el frío
amor a la tremenda decepción
y ríos de palabras sin personas.

Canción en la mitad de la colina


alturas de una vida entrecortada
acción de la adicción y las pastillas
atoradas en la visión y en las cenizas
de recuerdos abrazando tanto aire
de lo que le importa tanto a varios cuerdos
de lo mucho que le deja aquél invierno.

Y al fin, libre
rondando la felicidad por fuera
salvando las verdades y saltándose los sueños
para no correr detrás de mil pedazos
de aquello que no ayuda a sus memorias,
ni a las mías.

7
Miedo

Y te esperé, aunque lo sé,


se me hizo tarde en mi silencio,
se te gastó lo poco que quedaba
de tus besos y tus ganas
de atraparme o de encontrarme
más allá de mis ideas.

Se apago ese universo


que cubría mis heridas
la peligrosa sintonía
se hizo brisa y no hubo más
que caricias en el suelo
los silencios de otro duelo
y el recuerdo de una vida
que se inunda de memorias
y de frases sin sentido
sin las torpes melodías
que decía en otros tiempos.

Y me quedé entre tus espacios


aguardando se olvidara
mi alma llena de vestigios
de un futuro adormecido
en las noches apagadas
por las mil y cien promesas
que cansadas de acercarse
se durmieron en el viento
y se fueron con los besos
que le duelen a mis labios.

Y te llamé
pero tan solo me quedé
esperando que sintieras
que todo esto no es olvido

8
ni otra falta de sentido
es el miedo a que te duermas
sin saber si me haz querido.

9
Hoy me Propongo

Hoy me propongo
olvidarte
y sacarte de mi mente.

Recomenzar mi vida,
dejar de ser aquel
que creyó,
que soñó,
estar a tu lado.

Hoy me propongo
alejarte de mi vida
y ser amigo
si mi corazón resiste.

Lo intentare,
que mas puedo perder
que más puedo tener
si lo ganado
y lo obtenido
es hoy recuerdo.

Que más puedo perder


si todo el cuerpo sabe
y le hace acuerdo
a mi alma fría
que ya te perdí.

Hoy me propongo
vivir sin ti.

10
Ahora Entiendo

Ahora entiendo porque


sufro de amor
por que si das de mas
no recibes nada.

Entiendo mi soledad.
Mi compañera
de sueños desvelados
y deseos sin cumplir.

Ahora entiendo por que


debo dejar de quererte.

Entiendo que el amor


es de a dos
y yo,
estoy fuera de tu alcance
de tus planes,
de tus proyectos de vida.

Ahora entiendo porque


debo dejar de soñarte
y de amarte.

Ahora entiendo
por que dijimos no.

11
Recordar

Recordar es horrible a veces,


me dijo distante entre gentes perdidas
puede ser brillante y claro el momento
lleno de gotas de lluvia en la tarde
calmando el calor y la húmeda huída
o puede ser feroz, cruel y mezquino
el recuerdo traidor que nos corta el suspiro
y desgarra la vida.

Recordar es un arte que te mancha las manos


cuando crees tocar los instantes pasados
y tan solo percibes viejos ecos de sueños
que fueron verdades, canciones, alientos
los días profundos y noches de luna
antena de almas en fiel sintonía.

Recordar es un sueño del que nunca despierto


es lo calido y frío en susurros del viento
es la voz apagada de otro antes perfecto
es la pena clavada en un mundo incorrecto.

Son los ojos brillantes, la promesa por siempre


y las miles de veces que quisimos querernos
son los otros y soy yo, es quien vive y quien no,
era él, ella, nosotros y alguien.

Mientras todos aguardan su lugar en mi llanto


la memoria hace gala de su voz y su encanto
demostrando de a ratos que no soy quien conduce
y me ataca furiosa reprochando que evoque
los espacios que dejo para no sufrir más.

Recordar es horrible, si,


solo que sin recuerdos fortuitos,

12
sin los tuyos, los míos, los nuestros y aquellos,
sin ya nada que duela o despierte nostalgias
sin los besos, ni olores, o las mil esperanzas
ya no me quedaría más ningún sentimiento
que acaso apagara el dolor de otro hoy

Recordar es horrible,
cuando no estás tu.

13
Espacios

Nadie ha hablado
de espacios o distancias,
nadie ha pedido
silencios ni faltas,
ni sombras ni penas,
ni augurios sin temas,
nadie te ha pedido
que te apartes,
o me vaya,
nadie te ha dicho
que es mejor
la distancia,
nadie te lo ha pedido,
pero aún así
tu te marchas.

14
No alcanza

Te tengo atada aún de mi


colgada aunque no estés aquí
me hago trizas en el aire
tan lleno hoy de recuerdo sin fe

El miedo agobia mi mirada


y el tiempo ya no tiene lugar
las noches surgen más profundas
cargadas de tu aroma en su piel

Y nada logra desarmar


tu imagen en mi ser
vació y solo sigo aún
pidiendo que algo pueda volver

Las horas suelen encerrar


mi mente entre tus manos
camino en el mismo lugar
buscando un aire donde volar

No alcanza mi amor para tu distancia


no alcanza pensar que nos hizo falta

No alcanza mi voz para que me escuches


lejos se durmió tu alma cansada de esperar

15
14 de Noviembre

El pálido fervor de una caricia


que hoy se le antoja un poco quieta
el beso fue un ardor que quemó el frío
y aún así no dio calor.

Cansada de mirar se resguardó


para soñar sola y discreta
en aires de piedad y otras palabras
que la pudieran tocar

Y aunque libertades no le faltan


a sus pasos ya livianos
atada y sin lugar donde encallar
suele perderse sin más luz

Magnolia de completo amanecer


cielo de gris cruel desengaño
de aquella quien sintió sin libertad
y que se evade hoy de los años

La furia no le sirve para ser


la continuista de mil noches
un río a colores de cartón
con sus texturas polvorientas

Algunas otras veces suele ser


malabarista de quimeras
de augurios que no llegan a un final
o que se pierden en mil penas

Y acaso en soledades respirar


podrá salvarle del deseo
de aquellos ojos lejos en el mar
o las nostalgias sin pudor

16
Calando en el olvido y el sopor
de un nuevo ahogo en la garganta
se viste con más días de papel
y por las noches duerme en cartas.

17
No Logré

No tengo ya una excusa


solo siento que no encajo
en tus planes de un futuro
y de flores en mis manos

Solo creo me derrumbo


por lo mucho que quisimos
y lo poco que alcanzamos
entre besos y disculpas
y dolores en los labios
de palabras mal usadas
y rumores desatados
alumbrando yo tus pasos
al mirar y no ver más
que oscuras noches frías

No logré considerar
que era parte de tu mundo
todo aquél vacío absurdo
que creía me lanzabas
al pedirme que cambiara
los espacios y caminos
que pisaba mi ceguera
y mi burda inconsecuencia
por creerme suficiente
para tanta luz profunda
para unos sueños lentos
pero llenos de sentido.

18
... y

... y te vas,
o me voy según se escribe
en la memoria de los días
cargada con mis dudas
y mi falta de motivos
solo huyes y me escapo
voy llevándome tus ganas
y tus besos sin sentirte
me despido de tu augurio
la esperanza de ser uno
y las fuerzas que no alcanzan

... y me voy,
o te vas de mis silencios
para no entender ya nada
para no creernos cerca
y pensar que es suficiente
con tenernos en la puerta
de un quizás entusiasmado
y apagado por la vida
que no sabe de momentos
mas correctos para vernos
o encontrarnos sin quererlo
preguntando por ayuda

... y nos fuimos,


hacia un mundo sin futuro
donde nada hacía falta
y tan solo éramos libres
en palabras y desiertos
en silencios encerrados
en las sobras de las almas
que no saben que existimos

19
... y me vi desorientado
esperando un horizonte
que se hizo más lejano
y un recuerdo que no acaba
por perderse en el olvido
se acomoda entre mis ojos
y me ronda los paisajes
penetrando en mis motivos
por dejarnos a un costado

... y se fue sin preguntarme


si quería se quedara
prefiriendo hacerlo fácil
y no ser quien me mostrara
lo que dejo y lo que olvido
por creer que aún estoy vivo
y tratar de convencerme
de una realidad distante
y un silencio tan profundo
tan cargado de verdades
donde viven mis temores
y descansan mis latidos

20
Trizas

No se sostiene ya este cielo


de a pedazos se hace trizas
entre lluvias y tus ojos
entre penas y deseos
de un mejor amor y sueños
de las ganas de cambiarnos
y dejarnos cual nos vimos
cuando solo nos tuvimos
de a ratitos por las dudas
para no necesitarnos
para no querer querernos
para no justificarnos
y alcanzaba con mirarnos

No se mantiene este equilibrio


de una cuerda que se afloja
y se vuelve mas difícil
el lograr la travesía
de cruzar los sentimientos
de dolor y de agonía
por llegar hasta tus brazos
que se cruzan y no sienten
de un final sin condiciones
y un comienzo que no alcanza
de un quizás en situaciones
que hacen trizas ese cielo

21
Si tú me sientes

Y no encontré una respuesta


tantas luces me cegaron
y no pude ver quien eras
hasta que te diste vuelta
me dejaste con mis manos
aguardando te tocaran
y respiraran fuertemente
un suspiro que no fuese
mas que ruido entre la gente
mientras ibas deshaciendo
el instante con tus pasos
destruyendo aquel segundo
con tus alas envolviendo
perfumando mis ideas

Para que le pido al cielo


me de vida intrascendente
si tu ya me la haz robado
y hoy me urge esa agonía
que tan frágil mantenía
mi alma en vilo por tus besos
sin estrés en los minutos
y lo mucho que nos sobra
para derretirnos solos
en la almohada tan cansada
alumbrados por la falta
de caricias y de risas
que encantaban mi locura
que adornaban tu figura
con colores de verano

No hizo falta describirnos


no fue ya mas necesario
definirnos como algunos

22
fue un segundo y luego augurios
que me quedan aún clavados
entre el frío y tu condena
por querer y no saber
si tu me sientes
o me esperas
o si ausente el corazón
se despide de a pedazos
de mi lado y de tu ángel
de mi vuelo y tu mirar.

23
Tu Tiempo

Que hoy tus dudas son mi pena


y que tu tiempo es mi dolor
que me salpica esta tormenta
en los rincones sin amor

Que no le encuentro una respuesta


a tus silencios tan profundos
y me limito a no obligarte
a que me des lo que yo doy

Y se me escapó un todavía
cuando tan solo se perdía
deshaciendo la esperanza
un suspiro desde adentro
de tus ojos apagados

Y no supuse ya más nada


y me limite a tus manos
que dibujan hoy mis pasos
aguardando que me encuentres
esperando en tu distancia

Que sin saberlo nos lastima


el pensar sin sentimientos
y que me hundo en los recuerdos
de algo que creía eterno

Que no me alcanza con miradas


que se escapan en el viento
y que ahogan mis latidos
los segundos ya perdidos
en tus sombras y el olvido

Que no resisto tu desistas

24
y me digas que hace frío
si sabemos de la falta
que nos hace el sostenernos

De mis ojos que te gritan


aguardando en tus espacios
te des cuenta que si vivo
es por que te haz dado el tiempo
para aún más necesitarnos

25
Tus Labios

Ya lo sabia, se notaba en tus espacios


algo había que en silencio me decía
que te habías hecho daño por el miedo
de creer que estas perdiendo
y me alejo en cuenta gotas
de tus manos y del tiempo

Que no alcanzas a atraparme


por creer que estoy caído
en la sobra de deseos
y el oxigeno de aquellos
que me roban de tu lado

Sin embargo lo sabia


y aún así te dije tanto
que se me quedo colgado
en la puerta de tus labios

Por dejar pasar los días


prefiriendo la distancia
que los mismos horizontes
donde amarran nuestros sueños
cuando no encontramos puerto
en latidos de quien llora
y de quien no ve desiertos

Lo sabia entre tus labios


que dejaron entre dicho
al rozarme tus dolores
y aún así vi una esperanza
de tenernos sin los miedos
que hay rondándonos el alma
y apagándonos la vida.

26
Un Sueño

Tengo que salir y respirar afuera


para que tus ojos no se mojen
en la soledad de ambos
aunque nos veo tambaleando y me mareo
prefiero continuar apenas
que dejar al viento frío
te arranque de un tirón
para dejarme solo y sin recuerdos
perdido en el amor y el cruel temor

Siento que no alcanza mi actitud


para salir de la cornisa
y soltarte de los miedos
que te abrazan y me pisan
desarmando las palabras y los sueños
que escribía entre mis labios
cuando te decía que era cierto

Y ahora entiendo que tus manos


me despidan y se aparten
aunque sienta que aún hay arte
detrás de tantos roces y manías
y que las mías no le encuentren
el espacio a tus suspiros
y se amolden a tus sueños
sin sentir que te lastiman

Entonces me doy vuelta en la distancia


y nos veo de repente acurrucados
entre besos y películas de una vieja navidad
con mas ganas que tristezas
y más fuerzas en los ojos
para ver lo que sentimos
y quitarnos los despojos

27
Y no ser ya solamente
otro beso en el olvido
desgajado del rincón
de tus labios que quisieron
y hoy me truncan los sentidos
y me restan de tus cielos
resignándome al intento
de tenerte en mis recuerdos
de hacerte más que aire
y no tan solo un sueño.

28
Desierto

Y si,
no me resisto a respirar tu frío
es una falta de candor
y tanta sobra del amor
que se descose por detrás
de tus miradas sin saber
que me derrumbo en tus adiós

Marchitando las palabras


en los labios que han secado
por la falta de las lluvias
y sequías en inviernos
tan vacíos, tan amargos
tan distantes al tocarnos

29
Cuando

Esta bien, se que no es fácil de llevar


cuando me siento allí apartado, tan solo a contemplar
tanta vida y rotas noches, sin siquiera el avisar
y mucho es lo que parece, tanto lo que dejo ver
cuando lejos y en silencio, me descubres sin querer
desterrado en la distancia, limitando mi lugar
deshaciendo las respuestas, que me pides te regale
a preguntas que no alcanzan, infinitos horizontes
donde el mar es mas cercano, y la prisa ya no es tal.

Se, que te cuesta sostener, tanta peligrosidad


y aferrarte a tanta falta, de aquello que no se ve,
a lo mucho que se siente, y no logras escuchar,
sin tocarlo y sin embargo, yo diciendo que ahí está.

Con deseos desgarrados, del instante de mis ojos


con tus ganas de atraparme, entre tanto debatir
esperando que del cielo, me descuelgue una esperanza
y así deje de llover, en tu mundo y mi camino
pero es que a mi la lluvia, me ayuda un poco a mejorar
y a ti a veces creo que solo, sientes que moja tus pies.

Puede que tal vez me esconda, que no sea natural


puede que quizás me oponga, a lo que suele ser normal
que me calce ese disfraz, de torpe invisibilidad
para no existir tan cerca, de quien sea o quien no está
frente a fríos sentimientos, o momentos sin piedad
donde no me dan las manos, ni la fe para atrapar
los instantes dibujados, en los besos del futuro.

Y las manos extendidas, esperando continúe


me hacen frente con recetas, y curas al corazón
con transplante y cirugía, para un alma sin salida
ofertando soluciones, que no llenan tus vacíos

30
ni me dan el alimento, que me entregan tus manías
y nos veo en la cornisa, por si acaso se acostumbran
nuestras vidas a tenerse, y se olvidan del exceso.

Cuando solo no sentimos, y tratamos de escapar


las palabras son vacías y solo sirven para herir,
para dolerle a los labios, luego que quiso explicar,
que no era lo correcto, cuando no alcanzó a besar
y tan solo respondía, sin siquiera recordar.

Entender que no sentía por creer que es lo mejor


para luego en mi silencio descubrirme en el intento
de volver a preguntarte y lograr retroceder
para darle a tanta vida lo que vale en realidad
preguntarle a tus espacios, si le quedan mas momentos
donde cobijar seguro a un cansado corazón.

Y es por eso que no estoy, y aún así se que me ves


mientras tanto entre tus noches solo escapo y ya me voy,
para no equivocarnos tanto o lastimarnos con amor
con mas faltas, que las sobras de lo hecho que lo dicho
con el ansia y con las ganas de ser un poco mejor.

Con la altura en tu mirada y mi voz en poesías


cuando ya nada me alcanza, cuando solo se escribir
y ya nada me da vida, y nada parece valer
cuando tan solo me queda, el mirar en soledad
cuando noto que me falta, eso mucho que me das.

Cuando entiendo que lo único que me basta por decir


es que espero sepas siempre que me alcanza con saber
cuanto es que tú me sientes y cuando es que lograre
el tenerte sin soltarnos para volver a esperar
otra nueva despedida en tus noches y mi adiós.

31
Siendo

Deshaciendo el mundo por el que camina


desarmando noches que respira
dejándose ser...
y siendo tan fiel
a sus suspiros desatados
sin pensar
sin sentir
el murmullo desenfocado
del desierto
que tan lleno de palabras
son la rima que secreta
se fabrica en su mirada
los pies pidiendo calma
mientras sueña caminando
que otro cielo la recuerda
y otros labios, tal vez
también hablan
como tanto que ha creado

32
Anhelos

No me sostengo firmemente
entre la niebla y tanta gente
que mezquina e indecente
me despierta de mis sueños
y me quita los misterios
de esos ojos que se escapan
se desatan de los míos
para luego darse vuelta
y fugarse por la puerta
donde mueren los abrazos
donde pierdo al fin tus pasos
donde nadie me pidió
que aguardara otro momento
inventando un escondite
un instante si es que omites
el silencio por un beso

Entre huellas y un destello


del anhelo y del espejo
que me trae tu recuerdo
reflejado en la distancia
de lo amargo y su fragancia
tan profunda y palpitante
tan oscura luz del día
y tan clara la distancia
entre vidas diferentes
y suspiros inocentes
las nostalgias por los besos
que jamás han existido
y las fuertes sensaciones
de que existe una respuesta
recostada en tu costado
y a mi lado la memoria
se desarma recordando

33
otros aires de tu historia

Cuando perderé tu sintonía


o me veré sin compañía
para estar sin esperanzas
ni posibles salvavidas
de estos días tan profundos
de las noches atrapadas
en las manos que no rozan
pero sienten que las buscan
mientras guardas los deseos

Siendo solo un gris susurro


el absurdo amor perdido
en las vueltas de tu olvido
que me empaña la mirada
y me engaña en las mañanas
mientras nace otro horizonte
con tu nombre dibujado
y un silencio amenazado
por las ganas de robarte
las palabras de los labios

34
El espacio que ha quedado

No podemos acceder
al espacio que han dejado
tantos besos nunca dados
o las manos descolgadas
de un olvido mal logrado

NO podemos acceder
a un sin fin de sueños fríos
cuando nadie se ha dormido
en los brazos apretados
de un amor estremecido

No podemos alcanzar
las palabras que nos faltan
si no estamos conectados
con aquellos que nos gritan
en silencio sus deseos
encerrados sin saberlo

NO podemos acceder
al espacio que nos falta
para amarnos ciegamente
al susurro que no llega
al suspiro que no alcanza

No podemos darnos cuenta


de lo mucho que nos cuesta
aceptar lo que nos resta
entender lo que nos gusta

No podemos acceder
al espacio que no existe
o entender que se resiste
el corazón a abrirse paso

35
entre miedos al futuro
y el pasado que lo enviste

No podemos acceder
al espacio que ha quedado
por la falta de valor
o el amor que no lo nombra
y tan solo se hace sombra
en silencio y apagado

36
Conmigo y sin ti

Sin saber por que o por donde


se escabulle mi alma lenta,
fría y desgastada,
entre tus manos,
buscando una señal,
una canción,
una palabra,
una emoción,
que le diga a tanto silencio
que ya es suficiente de querer
y no alcanzar el mundo entero.

Entre las despedidas que no vemos


y tus ojos que no miran a los míos,
entre los te quiero que no tengo
y las palabras que me guardo,
entre lo mucho que me quedo
y todo aquello que no espero,
entre tanta velocidad, tu...

Sin más armas que tus besos,


sin escudo ni armadura,
y las ganas de ganarle a mi cordura,
con tan solo mil caricias,
y suspiros retenidos,
por las ganas de mi olvido,
o mi miedo a ser perfecto,
sin entonces ni pasado
y un futuro tan cercano,
con las noches aturdidas,
por pensarte cada día,
conmigo y sin ti

37
Vacíos

Tu ausencia me llena de dudas mi muerte


mis ojos a oscuras buscando respuestas
se topan de pronto con fríos vacíos
con lagrimas rotas en labios sin suerte

con ecos de aquellos recuerdos de un día


que daban la luz que hoy extraña mi vida
cansada de un cielo que siempre es de noche
pregunta si acaso recuerdas mis ojos

se ciñe de penas y olvidos amargos


mi alma buscando tus manos de niña
mi sombra que atrapa susurros y abrazos
se cae a pedazos sin armas ni heridas

escaso es el día con aires de vida


tan solo recesos y besos vacíos

tan simple el instante


y tan largo el recuerdo
me queman por dentro
tus restos partidos

y digo:
no puedo ser tan solo un simple humano
viviendo de falta o dudas de amores
sintiendo temores por torpes huidas
o miedos reales a errores y a vidas

38
Suspiros de luna

No entiendo
como llegaste tan rauda
fugaz te elevaste
por sobre mis sueños
cubriéndolo todo
con alas de invierno

no entiendo
apareciste
sin antes ni ahora
sin rumbo ni norte
sin alba ni aurora

Tocaste mis manos


rozaste mi mundo
y sola saliste
despacio y callada

tan solo un instante


llenaste de vida
mis horas cansadas
mis planes de huída

besaste mi alma
tocaste mí sombra
calmaste tormentas
en simples caricias

y sola y silente
te uniste a la noche
dejando en mis manos
suspiros de luna

39
Sin saber

No hay que dar respuestas ni entender


lo único que basta es sostener
el aire tan viciado de ansiedad
cortando tantos sueños sin hablar

Tu pensando en mi incredulidad
yo intentando saber donde ir
lo demás es solo tiempo afuera
lleno de lo mucho por saber

Es tan tarde para ser pasado


ni hoy ni ayer supimos regresar
de ese frío en tanta lejanía
de un sonido que cuesta olvidar

Es difícil aceptar un rumbo


Un segundo que no vuelve atrás
tanto anhelo acorralado y solo
y el desvelo de querer llegar

Va cargado el cielo,
atado entre tu voz
intentando destruir silencios
con tantas palabras mudas

No me explico como se me escapa


la respuesta no es tan fiel
se estremece mi alma oscura
sin saber si ya no habrá
un espacio entre las dudas
donde ver la luz para nacer

Y es tan tarde que no existo


solo escucho un susurro gris

40
repitiéndome el amor perdido
en tus ojos sin poder correr

Y es confuso cada paso lento,


cada roce que no doy
se deshace en un misterio
el futuro de mis manos
sin saber de ti,
y de mi.

41
Donde te esperé

Donde te quedaste,
como desapareciste la mirada
como fue que solo estabas
respirando otras palabras
mientras yo me descolgaba
de mis cielos por tu alas
acortando horizontes
en la espera inconsistente
de tu voz en madrugada
con el frío entre mis dedos
y la falta de tu sol
en mi ventana
sin calor donde moverme
sin tus manos por tenerme
o mil besos por robarte
o los presos sueños rotos
a pedazos por tu ausencia
extrañando la inocencia
de tus ojos al perderse
en mis ojos que te extrañan

42
Si

Si pudiera detenerme
mientras siento se te fugan
los latidos resignados
de un instante acorralado.

Si lograra sostenerme
frente a noches tan oscuras
y colgarme de tus brazos
aforrándome a tus sueños.

Si alcanzara el infinito
de tus ojos al mirarte
y llegar a sumergirme
en tus ganas de alcanzarnos.

Si tan solo fuera simple


el mirar con tus silencios
y creer que solo basta
el espacio que nos falta.

Si tuviera la respuesta
a las dudas de mis manos
si lograra por lo menos
ser un poco mas humano.

Ser un ruido entre la gente


que te cruza en el pasado
si alcanzara tus miradas
cuando nada había acabado.
Si tuviera las respuestas
a mis faltas de preguntas
a mis sobras de argumentos
y tus alas descocidas

43
junto a mí.
Si…

44
¿Por que sera?

Por que será que me intoxico


solitario me destripo
rey del sueño y pesadilla
de la falta de costilla
y las sobra de favores
o de amores de un engaño.

Por que será que me hago trizas


cuando todo está zanjado
y es tan calma la marea
mientras siento me golpea
un susurro de costado
y destiñe la esperanza
de esta alma que no llega
a la arena de tus manos.

Por que será que no te encuentro


a pesar que por momentos
creo estar en lo correcto
dando pasos sobre firmes
y durables fundamentos.

Todo acaba de repente


en palabras que el aliento
casi corta atragantado
de la pena que acompaña
esta falta de cordura
y una vida que se engaña
por lo mucho que la extraña
y lo poco que le dura.

Por que será que no me animo


a dar el paso que hace falta
para hallar tu sintonía

45
o encontrar el alimento
que de fuerzas a mi vida
para ser tu despedida
y tú ultimo minuto
ser el aire que respiras
cuando sueñas en la noche
y algo buscas cada día.

46
Tu Distancia

Tu distancia es hoy mi olvido


un conjuro de sentidos
que salpican la razón.
Una aurora en el camino
apagada lentamente
en la agonía del temor.

Mi alma vive en el consuelo


y así mucho me desvelo
acurrucando al corazón;
que cansado de restarte
vio mejor hacerse parte
de otro club del desamor.

Y a la hora de los besos


solo quedan los vacíos
de unos labios sin sabor.
Ya no buscan estas manos
tu horizonte tan lejano
del humano que soy yo.

Es la cruda penitencia
la verdad que nos sentencia
y se roba la ilusión.
Es la pena agazapada
esperando otra mirada
y nublarnos la visión.

Es el sueño empedernido
que no escapa de mi oído
ni te deja de llamar.
Es la vida que elegimos
que hoy nos muestra lo que fuimos
y nos deja sin final.

47
Otra vez

Un instante antes de volar desde tus labios


Vi que tus encantos se iban yendo de antemano
Tanta decadencia era la ausencia del amor
Toda la inocencia de tu alma que voló

Fui un espectador del resultado de los años


Y de tantos daños que guardaste en tu colchón
Una penitencia con ribetes de otro engaño
La melancolía de un amor que se durmió

Y las noches otra vez se oscurecieron


Tu buscando mas amor y los demás buscándote

Una historia repetida de finales consecuentes


La suicida aceptación de la cruel resignación

Mágica y liviana fue la risa que entregaste


Yo me preguntaba como tanto se te perdió
Otra vil manera de acostarte con la suerte
Y que la salida se olvidara del amor

Una y otra vez chocaste sola frente a frente


Con la misma decisión que te robo
El corazón y ese suspiro tibio y fresco del ausente
Sueño que se te durmió en algún cajón.

48
Pasado

No siento la traición, de un mundo en presunción con aires


decadentes
Me encuentro en el final de aquello que sufrí y fue una vez presente

La luz de la noción de un cuerpo sin pasión se nubla con la mente


Me encierro en el dolor y logro revivir después de tanta muerte

Un miedo a respirar y el humo al caminar se cruzan por mi lado


Dejando a mí merced las ganas de volver u olvidar el pasado

No encuentro a quien seguir ya no tiendo a volar en vientos obligado


Me hundo en un rincón del aire fresco y fiel que el futuro me ha
guardado

Y caen a mi lado las paredes de un abismo acobardado


Recuerdos que no logran atrapar mi alma lejos de costado

Y corro persiguiendo las palabras que me buscan


Mientras voy dejando que te tomes de mi mano

49
Atardecer

Sin tu traición ni fe, sin nada en que creer


Sin armas que cargar, y un corazón goteando solo aire y sangre

Sin ojos que mirar, ni manos para sujetar


Con un intento cruel de ser una salida a tanto ruido eterno

Y un horizonte gris, que tratas de pintar


Con mi mejor silencio y tu ángel al llorar

No son las frases dichas, ni la repetición


Lo que hacen a las vidas la ultima fracción de salvación.

Sin nada en que temer, y mucho por lograr


Con una ambición escrita entre las faltas de tu suerte

Sin mas que una oración, en un rincón del tiempo


Me fui a sorprender y ví a tu decisión tomando aire

Y un horizonte gris, que llenas al tocar


Con mi mejor recuerdo y tu saliendo para despertar

No son las cosas muertas, que vuelven a nacer


Son tus deseos y mis ganas de ser parte de ese cielo a resolver

50
Sin

No se en que lugar o que camino


en que momento del destino
inexistente se me fue
el corazón hacia una esquina
y de repente ya no había
mas del aire de sus alas junto a mi

Una mirada entre cortada


con los recuerdos desterrado
y la certeza de un instante
que duraría una noche y otra noche más.

Con la voz entrecortada


y mis manos sin tus formas
dibujándote la ganas
de llorar frente a tu falta de caricias

Y mi huida entre tus manos


con mas ganas de quedarme que de estar
entre gente que no entiende
que mi vida es tu recuerdo
y tu mirada aún sin hablar

Entonces ya no se si devolverme
o si perderme entre las noches
aguardando me rescaten
de las olas del pasado
y el futuro imaginado
de un presente acorralado
en tu vida y mi ilusión

Y sigo entrecortado al escuchar


que tus pasos rondan cerca
de mis faltas de valor
para ser lo suficientemente fuerte
y revivir aplastando tanto anhelo
y tantas ganas de morir

Sin la luz que me domina


frente al frió invierno de tu ausencia
sin tus retos y manos
aún buscando tu perfume
aún pensando en lo que tuve
y lo que no logré alcanzar

51
Queriendo a un desarmado corazón
y tratando de entender que tu dolor
es mucho más que algún perdón
desarmado por saber
que ya no hay como deshacer
el cruel silencio de tu voz
luego de querer volver

52
Esa Piel

Un vestido de plata y una rosa de julio


donde hacer el amor y perderse del mundo
un andar familiar a los muchos caminos
una noche cualquiera que pinto su destino

UN vestido mojado en la espera de un sueño


la pasión por guardar en los fríos inviernos
un correr y escapar cuando no queda prisa
y la sobra de miel que regalo su risa

Los amores detrás de una novia sin ramo


sin rubor ni razón por decirle te amo
una casualidad en las manos perdidas
una felicidad que no alcanza guarida

Y tan blanca y tan fiel, tan eterna y tan clara


tan delgada esa piel, por lo mucho de usada

Un país sin color que le pinte la boca


el paisaje habitual de las horas de moda
la curiosa canción que susurra el olvido
y la mala afición de quedarse dormido

Un pequeño disfraz para ser un cometa


que se esconde del sol cuando siente por dentro
un después, un te quiero, y un sueño cortado
un costoso valor para quien no ha pagado.

53
Tus Manos

Y donde queda el cielo o el sueño


si no puedo siquiera tener un resto
de la suma de tus ojos
tan lejanos a los míos
cuando resto a los que sobran
y no veo las respuestas
o no escucho tus miradas

Y donde piso firme tu aire


si el soporte de mis alas
son el aire de tu boca
ese soplo que me saca
de la vida desgastada
que da aliento a mis deseos
y valor en mis huidas

Y donde me cobijo
si tu piel que contamina
de calor mi alma fría
solo espera que te toque
para dar lo que le sobra
y otro tanto que aun le falta
recordando que te extraña
es que escribo entre el vacío
y el silencio de tu falta
por las ganas de tenerte
y por no saber llegar
al lugar donde tu estas

Y si es que me corrijo
cada vez que me aseguro
es por que aún lo imperfecto
que se escapa de mi alma
necesita de tus ojos
para ver donde es que piso
para respirar tranquilo
y dejar que lo que nace
se acomode allí en tu cielo
y ya menos imperfecto
sea por cada caricia
que me pintas con tus manos

54
Ciegamente

Me despierto, y no se si estoy a un lado


o al costado del camino de tu vida
solo siento que respiro todavía
y se me hace mas liviano el aire afuera
si te escondes en mis brazos desarmados

Me sostengo de caerme y en tus manos


me apresuro a recostarme ciegamente
atrapando cada ramo de nostalgia
que se eleva de tu andar descolocado

Y no me alcanzan las hojas de este invierno


para poder escribir tantos recuerdos
los augurios se me acortan en tus ojos
mientras pides que me quede otro momento

Y no es otro lugar distante


el que me dará la luz un día
entre tanto sigo y me detengo
para verte acomodarte el pelo
mientras busco otra palabra nueva
para darte y no te quedes sola.

55
Sin Palabras

No caer, escaparle a los recuerdos


y al final de tanto tiempo verte otra vez a ti
no pude entretenerme mucho
con la idea de olvidarte
se que pierdo en tantas noches
mucho espacio que ocupar

Hoy los labios siguen fríos


dices quieta en la lejana indiferencia
vives sola acompañada de otras manos
que no llenan ese espacio entre tus dedos
y yo que evito darme cuenta
que perdimos nuestra luz

Creímos que al final


solo seria un adiós mas
se nos salio de control
aquel recuerdo tan gris
sin los despojos ni las risas
sin los futuros tan posibles
tan solo versos desarmados
y la orilla de tu voz perdiéndose
deshojando las ilusiones y el amor

No me caben tus palabras


aunque vuelven sin querer
aunque te llamo cuando nadie
se parece a tu quizás
y me ahogo en tantos años
tantas lunas sin mirar
tanto frío y tan extraño
que me sientes al pasar

No caer, escaparle a los augurios


los misterios mas profundos
de una vida que se va
notas suaves en tus labios
y los míos por callar
para no decir llorando
que tuvimos que matar
tanto amor en otros ojos inocentes
y dejarnos atrapar

56
Instante

Cuando pensó que llegaba al final del día y el comienzo de otra noche
más, monótona, irremediablemente noctámbula y decadente en las
esquinas de cada uno de sus sistemáticos tic, tac, dudó. Miró
nuevamente hacia un lado, hacia otro, sin encontrar alrededor ningún
indicio de casualidad. Solo aire, aire y el resto de un recuerdo
rondándole en sus ganas de olvidar. La mente suele ser un tanto
macabra cuando lo quiere, cuanto menos, uno eso suele captar,
percibir y sin embargo continúa sin aceptar.

Cayó en la cuenta de que si no era un error, estaría ante lo que se


conoce como de javù. Otro repetido momento paradójicamente
entrecortado, en el abrir y cerrar de unos ojos cansados de mirar.
Creyó que era solo eso, uno mas de los tantos instantes redundantes,
por error o con razón, frente a sus descreídos sentidos nocturnos, sin
embargo, algo le hizo dudar por una, por dos y hasta por tres veces
en que miró, miró y volvió a mirar.

No era tan solo eso, sino que algo más corría junto con el viento que
se dejaba escurrir entre los dedos. Aquello que tan solo alcanzaba a
distinguir en la niebla de la fría estación y el sopor del aliento húmedo
y agrio, raspándole la garganta al tragar.

No fue sino hasta que se acerco y le rozó la palma, cuando supo que
no podía ser real. No podía haber un sentimiento como ese. Todo se
volvió intransigente y difuso, el resto del tiempo se detuvo y enmarcó
el momento cual postal frente a tal instante.

Contuvo la respiración por un largo segundo que, pensó, duró más de


lo normal y luego tan solo siguió. El sentimiento de estar siendo
observado se hizo más y más profundo, clavándose como una astilla
que no pide a tal carne de un permiso para hacerse parte del hombre
confuso, del ser.

Los pasos se le tornaron más pesados y cansinos, casi como

57
suplicando que dejara de enviar ordenes mecánicas de continuar la
marcha. Hizo caso omiso a tal sensación, pero aún lo sabia, aún lo
sentía, aún tenía aquellos hilos, vestigios de alma, de sangre y de
vida enganchados y finos entre sus dedos.

Al continuar por su camino, volteó; miro por sobre su hombro y la


vio, de frente pero lejana, parada en medio de la calle perpendicular
a la que el ahora dejaba, gritándole en silencio, con ojos suplicantes,
pidiéndole, rogándole un desliz de piedad en medio de la noche, un
instante de atención antes de seguir perdidos entre las sombras de la
madrugada.

Un dedo invisible recorrió su espalda y le dibujó un escalofrío tal, que


llegó a desarmarle casi por completo. Temblando
imperceptiblemente, dudo otra vez, y al final de esa angustia y tanto
temor, agachó la cabeza como meditando, y enseguida giro sobre sus
pasos dirigiéndose hacia su observadora nocturna.

Ella, denotando resignación ya no lo observaba, pero como un


despertar emocionado, levantó la cabeza y volvió a mirar, ahora no
con gritos en sus ojos, sino que con emoción y esperanza, el brillo de
su mirada se volvió más profundo y perceptible.

Apuró el paso y acomodó la bufanda desarmada, mientras ella


aguardaba ahora del otro lado de la calle. Llegando ya casi a la
esquina la vio completamente, toda la plenitud del deseo y el misterio
se hicieron presentes, alargó los últimos pasos y entonces, estiro sus
brazos como queriendo alcanzarla, trastabilló con una baldosa suelta
que retuvo un instante su marcha y fue a dar al centro de la calle,
sintiendo un empujón, como si algo u alguien le ayudara a emprender
un vuelo y entonces, silencio.

El tiempo se detuvo nuevamente, solo que esta vez desde otra


posición, observó el panorama. La vio, llegando ligera, tan frágil y
liviana, corría ahora ha su encuentro. Acercándose con premura,
ahogada como en una honda desesperación, entonces, lo abrazó.

58
Arrodillada a su lado, lo tomó del cuello y el brazo acercándolo a su
pecho. ¿Calido, confortante? No lo sabía, ya no sentía ni frío, ni
sueño, ni miedo o dolor.

59