Está en la página 1de 2

Una aceituna

¡Hola, tío! ¿Cómo estás? Todo el día sólo, ¿eh? ¡Pobre Wolfy! ¡Qué contento te pones de verme! Así da gusto volver a casa y no como antes, que todo eran caras largas: que si dónde has estado, que si te has acordado de comprar la leche, que a que no has llamado al administrador,… ¡Joder, todo el puto día igual! Por lo menos tú te alegras, pegas dos brincos y arreglado. ¡Y total, todo a cambio de un par de paseos de nada! Me parece que me vas a acabar gustando, y eso que no me apetecía mucho que te metiera aquí, la verdad, pero claro, ibas en el lote: ¡contigo o sin ella…!

¡Eh, tío, no me seas cabrón, que ahora te saco y no me chupetees tanto, que no me gusta! Después de cenar, ¿vale? Que hoy no he comido casi. ¡Venga

Wolfi, quieto!

¡Mira que te puso un nombre cutre tu ama, joder! Ya ves,

total, tanto que te quiere y al final te toca quedarte conmigo una temporada:

que si hasta que no tenga dónde vivir no puedo hacerme cargo del animal,

que no tengo dónde llevarle,

¡Menudo drama montó! Como si fueses de la

familia o algo…¡Y a mi qué coño me cuenta! No tengo la culpa de que dejase su piso para instalarse aquíSi estábamos mejor antes, cada uno en

su casa y juntos cuando nos apetecía… Pero claro, estando en el paro no lo

tenía fácil. Y la verdad es que yo pensé que podría funcionar, que estaría contenta de estar aquí y ocuparse de la casa. ¡Total, si no tenía otra cosa que hacer! ¡Hasta te acepté a ti, ya ves! Pero es que ¡joder!, a los pocos

Pues si

meses ya era inaguantable; siento decírtelo, tío, pero es lo que hay

me quedo con los colegas alguna tarde, tampoco creo que sea para tanto, ¿no? Y si no compro la leche bien podía comprarla ella, ¡que no hacía nada

en todo el día! Que de verdad, no sé qué pretendía. ¡Tanto quejarse!

Pues

mira qué bien estamos tú y yo solos, ¿eh, tío? Que un día no hay leche, pues café solo; que no hay café, pues al bar, que también tienen que comer y por un par de euros no se arruina nadie, ¿a que no? ¡Pues eso! Que si hay mucha ropa sucia, ¡pues ya la lavaré cuando no me queden camisas! ¡Fíjate, qué problema! Bueno, vamos a ver qué cenamos… Oye¿ a que tú no te quejas si te doy una lata de atún en vez de esas croquetas asquerosas?

Se te han acabado, pero fijo que el atún está más bueno, ¿a que sí? ¡Pues claro! Ya ves, de menudo drama nos hemos librado, colega. Esto, hace una semana, delito de alta traición, ¡fijo! Y total, por una mierda de olvido… Pues ya ves, yo también voy a cenar atún, como tú, para que no te dé envidia. Un bocata de atún y unas aceitunitas y, encima, viendo la tele…Traguito de cerveza, olivitas y bocata, tampoco hay que quejarse, ¿a

que no?

¡De puta madre! ¿Se puede pedir más? Y luego te saco y

compramos tabaco, ¿vale? Pues, venga, vente conmigo, a ver si hay alguna peli en la tele…¡Mira! ¿a que ésa se parece a tu dueña? Esa chica tiene sus mismos ojos, ¿verdad? ¿La echas de menos, colega? Un poco, ¿eh?

¡Venga, confiesa! No te cortes, que a mi me pasa igual. Si no te culpo, tío, porque cuando no estaba cabreada era estupenda…¡Joder, si es que es igualita! ¡Fíjate! Bueno, no tan guapa, pero se le da un aire. ¡Mierda, el hueso! ¡Hay que ser gilipollas para atragantarse con una aceituna!¡Joder,

que no pasa! ¡No puedo tragar el hueso! ¡Tengo que sacarlo!

¡Tose, tío, tose! ¿Y si salto? ¡Socorro, socorro! ¡A ver, con el dedo! ¡Wolfi,

¡Me ahogo!

Wolfi, que me ahogo! ¿Qué me corre por la mejilla? ¿Una lágrima…? ¿Por eso me chupas? Mira, es igual que tu ama, colega, tan guapa… ¡Me ahogo, Wolfi, me aho…!

Anónimo