Está en la página 1de 137
TIEMPO dDUELO Pensamientos para Consolarse Ante la Pérdida de un Ser Querido CAROL “STAUDACHER Carol Staudacher es consultora de dolientes y conferencista. También es autora de Beyond Grief y Men and Grief En agraclecimiento por conceder permiso para reimprimir lo siguiente: Citas de Nancy Hale, Doris Lessing, Vera Randal y la Dra, Joyce Brothers de The New Quotable Woman, por Elaine Partnow. Copyright © 1982 por Elaine Partnow. Reimpreso con el permiso de Facts On File, Inc., New York ‘Citas de Mignon McLaughlin, Linda Hogan y Anais Nin de Write to the Heart, por Amber Coverdale Sumrall. Publicado por The Crossing Press, Freedom, California, Copyright © 1992 por Amber Coverdale Sumrall. Reimpreso com su permiso. TIEMPO DE DUELO. Copyright © 1994 por Carol Staudacher Traduccién ‘© 2006 por Ana del Corral. Todos los derechos reservados. Impteso ent los Estados Unidos de América. Se prohibe reprodticir, almacenar 0 transite cualquier parte de este libro en matiera alguna ni porningin medio sin previo permiso escrito, excepto en el caso de citas cortas para criticas. Para recibir informacién, dirjase a: HarperCollins Publishers, 10 East 53rd Street, New York, NY 10022. Los libros de HarperCollins pueden ser adqultidos para uso educacional, comercial 0 promocional. Para recibir més informacion, dicjase a: Special Markets Department, HarperCollins Publishers, 10 East 53rd Street, New York, NY 10022. Disefio del libro por Ralph Fowler Este libro fue publicado originalmente en inglés en 1994 en los Estados Unidos por HarperCollins Publishers. PRIMERA EDICION avo, 2006 Library of Congress ha catalogado la edici6n en inglés. ISBN-13:978-0-06-084542-1 ISBN-10: 0-06-084542-2 06 07 08 09 10 pixaRD 10987654321 En memoria de mi segunda madre y mi segundo padre Erma M. Crandall y Robert S. Crandell, quienes fallecieron mientras escribfa este libro, oe Este libro es para todos los dolientes dela pérdida de un ser amado, y para aquellos cuyos seres queridos fllecieron hace tiempo, pero que no sehan concedido sm tiempo de duelo. Agradecimientos c [ Tempo de Duelo no se habia podido escribir sin las sinceras aportaciones de muchas personas que perdieron a alguien, cuyos pensamientos, emociones y necesidades se ven reflejados en estas paginas. Estas personas participaron en entrevistas pro- ongadas y profundas en las que se exploraba los diversos aspectos de su proceso de duelo, y en las que se indagaba sobre los aspec- {os mds personales y cruciales de su pérdida, Para el éxito de estas meditaciones fue absolutamente esencial su comprensién de la importancia de la experiencia compartida y su respuesta sincera y generosa, Aunque yo orientaba mis esfuerzos a obtener el material is efectivo e importante que me fuera posible, me sent{ siempre orientada por la honestidad y sabiduria de sus voces. Mi editora, Caroline Pincus, quien Ie puso el tftulo al libro, apoyé con resolucién Tiempo de Duelo a lo largo de todo su de- sarrollo, Se interesé y fue especialmente receptiva hacia mis ob- servaciones editoriales y personales, proporcionando sus propias observaciones de manera inmediata y concienzuda. En especial, aprecio la calidez ycomprensién de Caroline, astcomo su genuiino interés en los sobrevivientes que seran los lectores dle este libro. La editora de produccién, jennifer Boynton, la directora de arte y diseftadora de la portada, Michele Wetherbee, el disefiador el libro, Ralph Fowler, y a revisora Susan Stone, todos mejoraron la calidad del trabajo, haciendo posible la produccién de un libro que va més allé de su propésito inicial Le estoy muy agradecida a mi colega y amigo, el escritor Steve Tamer, quien proporcion6 varias citas, leyé todo el manuserito € imeervino generosamente para proporcionar asistencia editorial crucial mientras que yo me enfrentaba primero a la enfermedad terminal y luego al fallecimiento de mi padre adoptivo. La valiosa ayuda de Steve y el 4nimo que me dio durante la tiltima fase del desarrollo del libro hicieron posible que yo terminara el proceso de edicién con renovada claridad y energia. Otra amiga y escritora, Debbie Shayne, recopil6 varias citas valiosas y estuvo siempre disponible para proporcionar ayuda préctica. Howard Slatoff, profesor emérito de la California State Uni- versity, en Hayward, un viejo colega y amigo, proporciond apoyo Yentusiasmo ilimitados por el libro, desde su concepci6n hasta su terminacién, Yfinalmente, mi hija, Susan Staudacher Becker y Dean, su es- oso, estuvieron, como siempre, a mi lado con manifesto interés, preocupacién y amor vu AGRADECIMIENTOS Introduccién iallecimiento de un ser querido es, pata casi todas las per- sonas, la experiencia emocional més profunda que debe- xin soportar. Afrontar el duelo profundo y prolongado que sigue a una pérdida asi, puede ser el més doloroso y perturbador reto de toda la vida. Este libro lo acompatia a lo largo de este dificil perfodo. Las meditaciones que encontrar en estas paginas abordan las preo- cupaciones de los sobrevivientes. Estas meditaciones, escritas para conectarse con usted en cualquier punto en que se encuen- tte en su proceso de duelo, son apropiadas independientemente de cuando falecié el ser amado, Si usted todavia siente los efectos de la pérdida, si codavia experimenta sentimientos de tristeza, culpa, aftoranza, ira, confusién, miedo o cualquiera de las otras respues- tas relacionadas con el duelo, encontraré en este libro meditacio- nes que abordan directamente su experiencia Cada pagina se inicia con vina cita de un sobreviviente que al igual que usted tuvo que enfrentar la pérdida de un ser amado Encontrar que estas respuestas de dolientes son idénticas a las suas, pues aunque cada muerte tiene sus propias caracteristicas y cada sobreviviente sus propias circunstancias y reacciones que afrontar, también hay muchas respuestas al dolor que son comu- nes a todas las pérdidas. Es muy probable que se identifique més con algunas de las aseveraciones de los sobtevivientes que con otras. Quizés sienta que usted mismo pudo haber escrito algunas de las frases. Por ejemplo, a lo mejor se sienta identificado con la maestra y madre que, desesperada, dijo: “Desde la muerte, todo mi mundo se de- mumbé.” Posiblemente usted se haga las mismas preguntas for- muladas por el viudo de mediana edad cuya esposa falleci6 de cancer: “eCudndo se acabard por fin este dolor? éCunto tiempo dura la pena?” Desafornunadamente, la pena no tiene um cronograma esta- blecido. No hay fechas limite para la resolucién de la pérdida. Més bien, el proceso de duelo consta de tres fases amplias y que se superponen: el Retraimiento, la Adaptacin y la Resolucin En el Retvaimiento, la primera fase que se da inmediatamente después de la pérdida del ser amado, vivimos una sensacién de incredulidad, conmocién, confusion y desorientacién, asi como otra serie de reacciones. En la segunda fase, la Adaptacién, experimentamos el im- pacto pleno de la muerte del ser amado. Descubrimos que neces tamos enfrentamos, de manera cotidiana, a muchos sentimientos, reacciones y condiciones que nunca habrfamos creido posibles. Nuestras vidas empiezan a suftir cambios a medida que tratamos de confrontar todo lo que la pérdida significa y todo lo que nos hhace sentir, pensar y hacer Esta es la fase més crucial del proceso x INTRODUCCION de duelo, durante la cual es necesatio expresat y liberar los sen- timientos y las respuestas. Contamos las mismas historias una y otra vez. Nos hacemos las mismas preguntas una y otra vez. Nos enfrentamos a la afioranza noche tras noche y dia tras dia. Ya me- dida que sentimos repetidamente las mismas emociones y con- diciones, necesitamos también hablar sobre estas. Durante este tiempo, es bueno buscar el apoyo de otras personas y aceptarlo En la fase final, la Resolucién, somos capaces de integrar la pérdida a nuestra vida. Empezamos a damos cuenta de que se- ‘guiremos hacia delante, proseguiremos con la vida. Tenemos dias de esperanza—incluso dias de emocién y placer, Esto no signi- fica que ya nto nos importe o que hayamos olvidado a nuestros seres amados. Sencillamente significa que hemos hecho el proceso de reconocer la pércida, liberar el dolor, expresar la tristeza, el des- consuelo y Ia afforanza, y toda esa miriada de sentimientos que se derivan de la condicién de sobreviviente. Cuando el recuerdo del ser amado se convierte en parte de la vida que contintia, ese rectierdo nos sostendré. En palabras de un doliente que habla per- didlo a su esposa: “Lo que siento ahora, més que nada, es grati- ‘uid, ima gratitud enorme y abrumadora de que alguien como ella hhubiera sido parte de mi vida. Después del dolor y el duelo, la Jyatitid me inspira todos los dias y me da energfa para reingresar almundo.” Los sobrevivientes cuyas voces proporcionaron la inspita- ‘ibn para estas paginas son personas que perdieron cényuges, hijos, padres, hermanos y hermanas, amigos y amigas o a su pa- Jvjp- Pits seres amados fallecieron como resultado de enfertneda- ‘de suadentes, suicidio o asesinato. Estos dolientes representan ‘Wht pon variedad de edades e historias personales, religiones, INTRODUCCION xi