Está en la página 1de 46
Deeley y ! F oo me dT eT STU ce DOSSIER Las 8 grandes Cruzadas... y las mas insdlitas (1095-1270) APRESS 3 Jerusalén la Deseada @ Las Ae, mé Fcesans i sia La ae SSC MU CRC CURA CCR LOM CIC oe MRT CURR el Qe RRC CROC CLERC UC Rm CROW MELO Ce Coit] Un banquete de postin To lago dea iors na des Aisne ceiosen ron 0 i gest so caeoia dattanguns La cid no to seve paler eta ytcer it feces de amen ao ese Convers tn en a vcs Caria scl ope. apc nome diel e aenose tateres con tras inpornter que ta pos tars a Mer, ti rs es Cads pol gt ‘ote ha der ent Loe pa tercotenin dete odo po does Gh coal ye ca asa i cares de scan Yo [oes pte en tradoremalmanes procs Closter ce) To ao omelette ten et ion y exon fla mec \avedbdsumeniaby, pues Wo ‘Sin celal se Sata acon flop cara de ree send Hoss aces xs aces de toda a epra medieval cae tes eles ypers ssn to naga vead de ta cD eb ee ees ieee inporiadr ols mess uopen: Los cruzados siempre visten una gruesa tunica que recubre la cota de malla, para evitar asi ser cegados por los destellos de ésta alegre tanto de haber encontrado tan cuan- del Santo Sepulero, el cobro de sus deu- La came yo pisos cranfnamenuales ten os hangnctes madiewaes, tal y corto ius este grabado er madera des. XV 54 wy wsToAIa tsa cantidad de dinero en su conguista de Chipre, con la que alronté la construceién de varias méquinas de guerra para tomar laciudad de Acre vel salario de muchos de sus barones. ‘Ante la incapacidad de prohibir €l juego, los reyes han fijado un limite méximo para las apuestas Loscaballeos que participan en eta gue- ‘ra, como va dif, han de pagar sus propios zgasios. Muchos de ellos han vendido todas sus posesiones y otros han conseguido la calidad necesavia dejando sus tierras, casas y otras pertenencias alos monjes, siempre y cuando sus propios seniores no hayan podido adelantaries esa eantidad. Para evitar la ruina de sus familias, el Papa hha prometidola proteccién de los eruzados: a cambio de llevar la crur de tela cosida su hombre y participar en la liberacién das queda interrumpido hasta su regreso. Tambien dejan de corre los intereses de Jos préstamos, Por todo ello, la salida de tanta gente y tanto dinero de los lugares de origen no dejaba de traer problemas, asi que los sefiores y reyes han conseguido que el Papa. obligue a los cruzados a pedir permiso a su sefior antes de parti De este modo, el niimero total de expedicionaros es some tido alos intereses de cada sefior feudal, Por sa razon, tan solo participan hombres de armas, sus escuderos y ls sirvientes direc tos Ast ya no hay cabida para aquells campafas con miles de peregrinos de Contin que formaron pare dela cruzada de Pedro el Ermitaio, Todos llevan consigo cl dinero para su expedicidn, surgiendo a veces pendencias por su vgilancia y, espe- cialmente, por asuntos de juego. Como era imposible prohibilo, los eyes han estab ido un msn econmico, de mado gue las grandes apuestas esti persegudas para evitarla rina de un guerrero antes de Hegar a Tierra Santa, Los soldados han de llevar también st propio equipo, tanto ss armas ‘como la ropa que se ponen cuando no van macho bos, alas, sayin eon capacia y una capa que hace las veces de manta. A ‘esto hay que sumar la tiniea que se han de pponer encima de la cota de mall, con la ‘que evitan ser cogados par ésia. En las naves, los soldados buseahan Comidas en Hipiea enropea alimentos propos dds mustlnanes, como raza fresoao cacaluetes ynisperos comodo donde podian: entre los caba- Hos, el forraje para éstos y los viveres de la expedicion. Poreso, la travesia por mar era bastante inedmoda, aunque siempre mucho menos que el viaje por tierra, pues all se acuestan en el suelo después de ago- tadoras jornadas a pe, salvo los que cuen- tan con varios caballos. llegar a Tierra Sania, aquellos que lo hicieron antafio y conquistaron ciudades se hallan alojados en las casas de sus habitantes, que fueron desalojados o sencillamente masaerados en El placer place Los grandes bon cies els ex pomentoserados Se celebraban con da presencia de fos ‘obser en este forograma dele elcila “EL len invierno” (1968, ‘Anuony Harve). la toma de Jerusakn cle 1099, la sangre legs acorrer por as calles como verdaderos ros, pesos conguistadores, tras eineo semanas, de asedio, pasaron a cuchillo a todos sus habitantes, sn hacer distincién de credos 0 linajes). Nuestros soldados, que acaban de insialarse ante los muros de San Juan de Acre, tras su Hegada el pasado 8 de junto, Johan hecho en un gran campamento for: ‘mado por enormestiendas, protegidas por tun muro ¥ una empalizada. El muro exte- rior tiene la funcién de contener alas tropas de Saladino, que se dirige contra nosotros éencuanto le avian de que lo cristianos han conseguido hacer una brecha en les muros de Acre con suis eatapultas, agua estancada y la ausencia de higiene provocan enfermedades como la clarea o las ronchas en la piel Una vez que pase el dia de hoy en que se celebra la festvidad del apdstol Santiago, me dispongo a preparar el viaje de resreso 8 casa, junto a mis sirviente, Nos acompaiia Lun numeroso grupo de caballers, agotados tras varios afios de guerra y supervivientes de sr heridas en batalla 0 de las enferme- dades. Aunque existen sanadores y médicos, tos son pocos yno siempre bien prepara: dos, salvo quienes han tenido la oportunidad de iratar con sus colegas sarracenos, gene Talmente mis desros, Adem, a tenon de los médicos hay que pagarla,y no todos. {uentan eon las meds paraello, Laser rmedades ms frecuentes son la ronchasen la piel los sanadores sarracenos airman que es porque no nos lavamos a fondo y que dejamos que nos coman unos diminutos sectos que viven en la ropa, ademas de Jas diarreas por beber agua esiancada y la came de cerdo salada, que en est clima se estropea bastante répido, También hay otras dolencias mis raras para nuestros médi- 08 y que, cuando el paciente se cura, no Deestas dolencias no se ibran ni las rey pues, tanto Ricardo como Felipe de Fran- Cia, han enfermado de arnaldi, unas febres dolorosas que provocan la caida dela unas ydelos cabellos Se dice, incluso, que hasta tl reySaladino se encuentra enfermo defe- bores malaria desde hace mucho tiempo. Sila voluntad de Dios asi lo quiere legaré a casa a tiempo de organizar otto viaje de abastecimiento para el préximo oto, espe- rando poder culminar mi viaje en Jertsalén Esto ocurtra si, para esa época, los reyes de Francia ¢ Inglaterra consiguen tomar Jerusalén de manos turcas, aunque no sé Silo conseguirén, pues ambos estan cada vez mas enirentados. El propio Ricardo se halla ahora metido en negociaciones con Saladino ;$6lo Dios sabe cémo terminaré IV. Cuarta Cr V. Quinta y OR ny ne AT i Ne UR ak (AIL is Beit a Yy: ne ae PEC OP Dae CRON SM marisa DET} ed ae Jerusalén, liberada Cuando el papa Urbano II convocs la Primera Cruzada, surgieron numerosos voluntarios para liberar Jerusalén del dominio infiel. Honor que cupo finalmente a Godofredo de Bouillon en 1099. eunido en el mes, de marzo del ato 1095 el Concilio de Clermoni-Ferrand, cl papa Urbano I Fetomando una vieja idea de su ntecesor Gregorio VI, lan76 la idea de eruzada, prometiendo a quienes en ella particfpasen la misma indulgencia que obte- infan quienes peregrinaban al Santo Sepulcro. La desinteara- cin del poderio turco sobre Palestina, Siria e Iraq parecta favorecer la restauracién del dominio de Bizancio en la zona y los monareas y nobles de 58 wuy WsToAIA Europa occidental eran ls alae dos naturales para tal empresa E1 Papado, erigido nuevamente en relerer concedta ales que en un principio parecian ser la principal motivacién para quienes se prestasen a la tarea de liberar fos Santos Lugares del dominio infel. Pocos meses después, Godofredo de Bouilon, sduque de la Baja Lorena, los con- des de Blois de Vermandois, los ‘duques de Normandiay de Toulo- use, Bohemundo de Tarento y hasta siete mil nobles mis, la cabeza de ochenta mil hombres de a pie, atravesaban Europa ppor cuatro caminos diferentes en direccién a Oriente. Grandes muchedumbres, formando ver deras hordas salvaes y des troladas, les habfan precedido, inflamadas por el exaltado verbo de desaforados predicadores. De entre todos ellos destacaba Pedro el Ermita fn sono en cuyas palabras millares de hombres sin mejor ocupacién ‘fan, bajo la promesa de los pri- vilegios esprituaes, la pos dades de hacer ripida fortuna en ebro remelto que se anunciaba Los lideres de la aventura Raimundo de Toulouse, Gadeyiedo de Bouillon, Boks de Taresio yfaneredo d'Havnevile (ita, en ura ‘usracién de Abponse de Nevill) ero os pro‘agonstas de esta primera expen e Tera Sa, 1099) Los primeros cruzados alcanzan su objetivo EXpinor glo toon Vitor Sets (1787-1870) etraven satcuadro Toa de Jens (arb) ol duque Godoftedo ‘Bouillon momeios antes de entrar le Chad Sat E objetivo declarado de la ope- racion, capazpor el momento de tunificar voluntades, era la con- quista de Jerusalén y todos los Santos Lugaresysureintegrackin al émbito de I cristiandad. La brutalidad de los eruzados ‘alcanzé también @ Bizancio Por el momento, ks reaciones de los senores occidentales con cl Imperio Bizantino, que se vio amenazado par st: empuje, se mantuvieron dentro del respeto lo pactado. En general, los eruzados -tanto los enrolados en ejécitos seiorales como los miembros de la desorwanizada hhorda popular- se comportaban, haciendo gala de la mayor bru- talidad, no ya solamente sobre los adversarios otomanos sino tambien sobre los aliados bizan- tinos. El emperador Alejo Com. reno, temeroso ante las fuerzas que se habian introducido en sus dominios, hizo por ello todo lo que pudo por mantener conellos unas buenas relaciones. Alo argo de su camino, los eruzados ira devalviendo ala soberanta bizan- tina las sucesivas ciudades que le hhubiesen pertenecido y que fue sen recuperando de manos ot0- ‘manas. A cambio, recibician los aprovisionamientos que exigian has ichas necesidades mate les que se generaban.En un principio, tal acuerdo funciond y enclaves de entidad como Niea volvieron a poder bizantino. Sin embargo, una vez realizada la difcultesa tarea de atravesar la peninsula de Anatolia y, vign~ dose ya muy cerca de los Kugares, de destino, fue Bohemundo de Tarento quien, en junio de 1098, rompiéel acuerdo y docidié con: servar para si mismo la plaza de Antioquia, de la que finalmente se autonombré principe Dejando a sus espaldas a los indignados bizantinos, los eru zados prosiguieron su marcha triunfante y, en julio de 1099, {oda la cristiandad vibraba de En el afo 1100, Balduino fund6 el reino latino de Jerusalén y se autoproclamé rey 070 al tener noticia dela con- ‘quista de Ferusalén. La hucha Habiaprdicido mis de ohenta mil mueris, La Ciudad Santa, cl lugar mas venerado para mullones de cristianos,volvia loriosamentea estar libre del dominio de los infees. El prin- cipal antfice de la operacién, Geslfredo de Bouillon, recibia elude Prowector del Santo Sepulero, En agosto, la local dad de Ascalon era escenario dela derrota de las fuerras que eli de Epo exvaba en apayo de sus hermanos musa Teoh atoratneuer nets Nobles rumbo a Jerusalén Bante y cc circa odode de Boul lo cones de lois y Vermandois y los dugues de Norman yTodouse Sine Sut eata cleaner panier desde as loare de orgen en Franc, mientras que Bohn sais de Trento. Inpero Blznatan | eral abating, age Oma su hermano Baktuino, ue fund cl reino latino de Jerusalén, del los contingentes armados, que las peregrinaciones, en base a la los caminos de Anatolia, muchos que seautoproclamé monarca.Al parecian capaces de contener seguridad que ahora se olrecfa. fueron exterminados por los tnismo tempo, iban naciendO10S ey canta Sepulero acogis Grandes fueron los movimien-otomanos, abligados ahora a demasestadoslatinos de Oriente: epulero aceSi tos humanos que esta nueva mantener una actitud de espera. el Principado de Antioquia ylos 12 tumba det leertacor — jealidadlevG hasta Tena Santa Adems, los triunfantes cruzados Condados de Edesa y de Tripoli. cualquier accén del adversario, desde las mas diferentes regio- _tenfan en el Imperio Bizantino, Todo parecia haber entradoen un Lainstalacin dela Grdenes rel- nes de Europa. Una vez més, las _ que habia sido su aliado natural, orden nuevo yestable:el mero giosas y su toma de posesidn de masasde desposeidos volvieron aa un rencoraso enemigo decidido de europeos all establecidos se foe Santos Lugaresfavrecieron lanzarseal camino ya ser acles a vengarla arena de a ruptura inerementaba, al amparo de un espectacular incremento de _vctimasdel caos dominante. Ende sus pactos iniciales. iDios lo quiere! EB fre ee ene ore) see ees y desesperada debido alas todas las penalidades e incluso malaseosechasconelevada a la propia muerte, que supuso mortaldady grandes contingen- para muchos el final dele histo- ‘tes de campesina sn trabajo, loa Fue la Cuzada de los Pobre llaadaalaPrimersCruzada tivo presentados como depostaros tun efecto Inmedato, Vitonaios de los mejores valores de lim- henradosymerosembavcadores pieza de espn, desiteresads- convencian aestos miserables de mente dlspuestos 2 legar hasta ‘quehabia legado lshorayy Cristo el supremo sactiicio, en un eer: veniaaliberales desus penaida- @ -donde los reinos ‘rstianos estaban en lucha de siglos contra el poder ‘musulmsn- habia generado Un sentimiento de cruzada, ‘eciistiano, mostraron posturas heterodoxas y fueron califica: dos de heréticos. Ash ocurig en ‘elcaso delos citaros ealbigen: ses.en el Sur de Franca, yen el ‘delos husitas en Bohemia. lca de Monts (derecha), en Monipeir, fel iia base tid cttar, noviiento gue rear= sab la purse del crisis, Muy iasror 65 DeNiro tpats Per nian sx bea S€xtal Gruvzada (1229-11945), Adios a la Ciudad Santa Gracias a la campaiia en Egipto de Jean de Brienne y a la capacidad diplomdtica de Federico If, Jerusalén se conservé latina hasta 1244, afio en que se perdié definitivamente. aj la nueva ame. naza del creciente expandido poder de los mogoles sobre Oriente, en 1215 se celebréel IV Concilio de Letra, donde se tome la decision de predicar una nueva cruzada que, eneste casocon absolutaexchi- Sividad, se dedicase a recuperar los Santos Lugares y asegurar en ellos la presencia erstana, Se pretendia asi superar los inereses materiales que habian frustrado la anterior. El papa (66 wy wisToAIA Inocencio Il consiguié conven- cera destacados caballeros para 4que se uniesen a la empresa, contando con el patrocinio de Tos reyes Leopoldo VI de Aus- tria y Andrés IT de Hungrfa. Las primeras operaciones, comen- aron dos afios mas tarde, en Acre, con el desembatco de las fuerzas del hdingaro, Pero esta acci6n tuvo muy escasa inciden- cia hasta que, ya en 1218, Jean de Brienne, rey de Acre, intent6 Ia conquista de Egipto y puso sitio a la fundamental plaza J ntve 1219 y 1220, Francis- €0 de Asis visto Faipto, l= pero no esti. compro ada la tradicién que afirma que tambien estuvo en los Santos Lugares. Su interés por tllos se habia manifestado ya desde el momento de la ctea- ‘San Francisco de Astspredican- do delat del Sul de Eso, seer un grabado de Gusiavo, Doré (1832-83). de Damicta, contando con el soporte de las decenas de miles de cruzados que habfan desem- bateado alli. Los europeos no lograron hhacerse con El Cairo y perdieron pronto Damieta débil posicién, prefirié ceder Jerusalén a cambio de conservar Egipto, que era pieza basica de su poderio territorial. Pero, una vvez mis, volvieron a imponerse Tos viejos demonios y las perma nents isensiones entre las jefes cruzados acabaron por frustrar detinitivamente la empresa, En el verano de 1220, una flota siria desirua frente alas cosias de Chipre a la cristiana. Poco des- pus, fracasaba la prevista mar. cha sobre El Cairo e incluso la posicién de Damieta, que tantos esfuerzos habia exigido, hubo de serabandonada. En esta ocasin, incluso, ni habria pact ye ado el verano de 1221, poder ‘otomano volvia a imponerse de forma exclusiva. El epi en cidn de la Orden Franciscana de la vida de Crist: la Baslica ue, en 1217, habla creado la dela Natividad, el enclave dela Provincia de Tierra Santa. En Anunciacion el Monte Tabor, el 1342, dos bulasde Clemente Vi_santuario de Cand, el Huerto de lencomendaban alos francisca- Getsemani, el rineSn de la Fla- fos la “custodia de los Santos gelacin las ruinas de Cafarn- Lugares’, estatus que conser- aum, el Campo de os Pastore, van hasta hoy. A partir de su elMonte Nebo..De esta forma, pposicion inical en el Cendculo los falles del “poverello” han ¥-el Santo Sepulero, los fran- sido, durante sigles, los mejo- cscanos fueron adquifiendo, res y mds fieles protectores de recuperando yconservandolos estos espacics fundamentales demas espacios emblematicos parala fe dels crstanos.. ado naufragaba de nuevo de la forma mis indigna Con todo, estaba demostrado que nunca faltaba quien se mos- trase inasequible al desalient, recuperando més 0 menos des> interesadamente el viejo espiritu de los caballeras de Cristo, As dos afios mis tarde, en 1223, el ‘emperador Federica II Hohens taufen anunciaba una nueva cruzada, impulsada, en esta oca sién, por el papa Honorio I. En 1225, Federico reforzaba esta voluntad al easarse con Yolanda, hija de Jean de Brienne, lo que le cconvertfa en rey titular de Jeru- salén, Con todo, el monarca no acababa de decidirse a acometer Ta empresa, hasta el punto de que un irritado pontifice Gregorio IX llegé a excomulgarle. Cuando finalmente desembarcé en las ccostas palestinas, ya aleanzado cl ato 1228, Federico se mostré mucho ms partidario de utilizar Latinos a orillas del Nilo ina Quinta Creda (en emarill), André de Hier eg hasta Ave ‘epasterionnerite, Je de Brcrne lide la camp de Epip. La ‘Sete Crise verde es Fein I hasta Jus, antgue tno Mb Balla contra es cs E El diplomtico alemiin irl inca “Ta cone de Federico U1 Palenno’, de A Rambo, (1819-1865) se muesraalempera- do nepaciando una tegna con Ts mnustdmares, en 1230. Jas vias diplomaticas que las bel cas, Persona de gran toleranca y cultura y porello absolutamente distinto de los demas monarcas del momento-,valoraba y respe taba a sus futuros adversarios Parecia como si la paz hubiese Tlegado finalmente hasta aque: Federico Il era mucho mas partidario de utilizar las vias diplomaticas llos tan disputados lugares. Un acuerdo, firmado en febrero de 1229, aseguraba tregua por diez afos, al que el emperador obtenta sultén Ia eesién de una Jerusa Ign libre de presencia armada y el acceso. las embleméticas lal dades de Belén y Nazaret En agosto de 1244, los efinitivamente Jerusalén Sin embargo, una década mas tarde, las eruzados eran nueva mente expulsados de Ia Ciudad ta, Esto hizo que, a fines de 1240, ls fuerzas mandadas por el rey de Navarra, Ricardo de Cor nualles y el duique de Borgofta desembarcaran en Acre y cons guieran de sus enemigos firma de Ia Paz de Ascalén (1241), por Ta que recuperaban los perdidos territoris. Pero las permanentes intrigasy traiciones en el interior ddeambos bandos iban a debilitar de forma permanente la situa- cin, £123 de agosto de 1244, los turcos volvian a ocupar Jertsa Hen, queya munca regs Hungria Se (tes Cran — Sent red fae tales A pesar de todo, este retro ceso eruzado no fortalecia det- nitivamente a sus oponentes, que ya desde Oriente estaban situados bajo a directa ame raza que, & partir del eorazén de Asia, ei mongol Gengis Khan lanzaba, tas haber sojureado v aniguilado el poder de China y de Rusia Aventura egipcia Tass Data isrado ead del sig XY) Jean de Brienne se dirigio a El Cairo, r Negril Seltanato Timperio kin muy Historia 67 EI fin del cruzado ederico UL, fiel a su politica diplomtica, se adecuaba a la tea~ lidad dominante y, en 1247, firms un euerd con el sulin de Egipto, hhombee fuerte de la situacidn. En 1245, el Concilio de Lyon habia acordado proceder al !lama- riento de una nueva eruzads. El papa Inocencio IV estaba enfren tado a Federico ¢ instruments ahora al fanatic rey Luis IX de Francia -que aeabaria elevado a los altares- eigigndose en lier maximo de las nuevas operaci- nes. El monarea frances convirtio ta idea de eruzada en uno de los jes de su reinado. En esta oca- sin, las operaciones militares nose plantearon sobre el estricto «espacio de Tierra Santa sino que se situaron en Egipto Los consejos que el experimen- tado Federico le dio no fueron cidos por la cerrazon del fran- 6s, firmemente convencido de hallarse en posesion de a verdad. En 1248, tras fracasar en Chipreen su ntento de pactarcon los mog0- les para presionar al adversario comin, e desastroso politico que cra Luis deci entrar porla via de Taferza deta, que tan nal habia funcionado con anteriridad, El buen resultado de las pri- rmeras operaciones, realizadas 8 La vietoriainicial en Damieta desembocd en un ddesastre final en El Cairo partir dl desembarco efectuado en Damieta, en 1249, destumbré a sisejecutoes y parecié ofrecer las mejores prspectivas. Con este cept, la marcha de los envalen- espiritu Luis IX de Francia fue el auténtico impulsor de los dos tiltimos asaltos de la cristiandad a tierras “infieles”, resueltos en dos rotundos fracasos. Si en 1250 Egipto se convirtié en una frontera inexpugnable, 41 aftos después los cruzados partieron definitivamente de Acre, tiltimo bastién latino. tonados eruzads franceses hacia El Cairo se nicé al ano siguiente, ‘como un verdadero paseo mil que fue, sin embargo, deter muy pronto de a forma més deci dda, Ala cruenta derrota qu sofreron en Mansura, siuié una vergonzosaretirada que ineluyé la captura de Luis, que fue recuido, Solamente la devolucidn de la plaza de Damietay el pagode una fuerte camtidad de dinero le devel ‘erfanla libertad. A pesrde todo, continué en Palestina durante los siguientes cuatro aos, Por una ver, el fanatismo espiritual se habia impuest sobre los intereses materiales, pero, evideniemente, El poema de Tasso fue ampliae ‘mente divulgado porta Ielesia, temerosa de a fern gue estaba cobrando ef protestanismo. lerusalén ibertada'.En as Idealizadas figuras de Godo- fredo de Boullony sus bravos ompaferos, empeniados en Idealista pugna por rescatar a J Gudad Santa de las impuras ‘manos del infie akanzaban niveles literarios de gran ent- dad, Eran momentos aque los en que el Papado diigia con vigor sobre el corazon de Europ la lucha de la Contra- treforma en contra dela ree (én protestante. Dominaba Tasso atécnicaliteranayotre- eologi. 6unafortunado ensamblaje de realidad bistovica y ele- Imentos novelescos. La obra canoclo inmediatamente une ‘gran difusin y fue traducida 2 diversas lenguas, viniendo seer como itl instrument ppropagandistico. del Pont ‘ado romano, La vieja pugns de cruzados y musulmanes servia ahora come idealizado modelo para la lucha plantea- da entre catdicosy protestan tes. Era, una vermas, como lo iba a seguir siendo hasta et dla de hoy lalteratura puesta abiertamente al servicio de la Ideologia. 68 muy wsTOAIA tampoeo habia sido capaz de res ponder al desafio planteado. Lasuerieyaesiabuechadaconlos feroces ydecididos mogolesense- fioredndose en el Medio Oriente La complicacién de la confusa situacién bara que las alianzas se 0 ow bed fh il bs inpeno Romane. Germnico Hizatino Atoatades ** Itimos escarceos a través del Mediterraneo ejetivo de la Sépima Chica on amarillo) fuck tome de plas fetes en Ep, porta capa de Lis IX ‘abli6 a devober Bamiia Ein facaso ocurié en la Octava Cncaa fen vr) ale derrorados en Ties sellasen ysltasen sin cesar, ‘ereando imposible aliados de uncia que, al sguienie, seenfrentarian enelcampo de batalla En Occident,fa pérdida de la posicién ‘lave de Antioquia, en el aft 1268 fue Ia impul- sora del lamamiento a tuna nueva eruzada, El cobstinado Luis de Francia nosessintié exarmentado con e! humillante fracaso que abi cosechado y quiso irigirde nero las operacio- nes, Para ello, habia incluso Iegado a construren la costa de Provenzacl puerto de Aimes Motes, ideado como base de partida de sus eruza- ‘dos, De alli marcharia en del que ibaa ser suiltimo Viaje. Su hermano Carlos de Anjou, rey de pokes y Sicilia le habia conven- ‘ido de la nevesidad de cefectuarunensayo previo cen Tiner, donde sin da podrfan obtener alguna San Lui Luis ede Gregorio X fraca- s6 en su intento de organizar una cruzada, en 1274 brillante victoria. Pero la suerte estaba dfinitvamenteen su eonira sven 1270, elrey morta vita de a peste, durante el asedio ala capital del tentorio, Las eras ranceas regresaban a su pats tras fitmar tuna paz que convertiaa Tinezen pais tbutaro de a reno, Mientras ‘anto,loscontingentes dings por el principe Eduardo de Inglaterra proseguian en Tierra Santa la tarea paralelaoriginalente programada sy.ttas su desembarco en las costas pales la via diploma volia ‘moras como a snica posible: en 1272 se firmabs la paz con el sulin A finales de! siglo XI hubo intentos frustrados de proclamar nuevas cruzades En el Concilio de Lyon (1274), se comprobabsa el racaso del papa Gregorio X en si intento de xg nizarotra operacién cruzada que, apesar de contarcon los decisives poyos del emperador bizantino, Miguel Paledlogo, y de Rodolfo, de Habsburgo, no Hees a pasar de ser-un proyecto fallido desde sus mismos planteamientos. Una cnizada pesrera, que tampoco ha sido integrada como tale la rela- cid tradicionalmente admitida por los historiadores, fue lx. que predic el papa Nicolés IV en 1289 Unos escasamente entusiasmados ‘monareas cristiano estableciron algunos acuerdos previos con los mogoles, pero ni siquiera se eas 1 preparar partida alguna. Las posesionesristanas ban eayendo tuna trasotay llegado verano de 1291, la presencia dels ocidents- lesen Palestina no era ya mais que tun recuerdo. Por lo que sereeria Tierra Santa, el espiritu eruzado estaba definitivamente mucto, el monarca que subié a los altares nical lad, iid iret dia fo sania, res hacer dels Oricades el lev dest read Fleas pers de Pc, er agosto de 127, tly como bre el pior lean Pogue (20-1550, ur nisrona 69 AEmpate entre | civilizaciones | iglos de guerra entre cruzados y musulmanes se podrian resumir en sus dos batallas principales: la vic- toria de Saladino en Hattin (1187), durante la Segunda Cruzada, y el posterior triunfo de Ricardo Corazén de Leon en Arsuf (Tercera Cruzada, 1191). Por ta uurante las ocho sucesivas lexpediciones que Ilamamos Cruzadas, se produjeron ‘numerosas batallas. Muchas ‘de ellas fueron simples ase dios 0 cercos en los que las fuerzas ata Cates, unas veces los eruzados y tras los musulmanes, rendian por aislamiento, hhambre, sed, enfermedades y otras priva ciones alas ciudades amuralladas o las for- talezas que defendian puntos estratégicos en el camino a Jerusalén, Detallar tantos tencuentros bélicos seria excesive, pero dos de estas batallas resultaron ser decisivas para sus propdsitos tcticos vestratégicos y,ademis, eunen casi todas las caracteris teas tpieas delos combates entre cruzados y musulmanes, El 4 de j Haitin, junto al go Tiberfades, el sultén sunt Saladino, que habia devuelto Egipio al califato ylo habfa convertido en la prin. cipal fuerza del islam, aplasté alos francos CCruzada y despej6 su camino se Ferusalén, cuya.ciu- La victoria del sultén egipcio conmo: cioné al Occidente cristiano y dio ori gen a la Tercera Cruzada, quizas la mis Conocida y glamurase de todas. Durante Ja misma yen Arsut, el mitico rey inglés Ricardo Corazon de Leon decrot6, por pi ‘mera ver, a los hasta entonces invenci bles soldados de Saladino, pero ni ésta ni posteriores batalla pudieron eliminar el poderio musulman, Un resultado que pre- sagiaba el ante final del enfrentamiento, clcolosal empate entre eivilizaciones que supusieron las muchas peregrinaciones, armadas 0 no, que hoy conocemos como Cruzadas. Ee, Hattin, 1187 a desunién entre tos musul- manes permitis la supervi- encia de los estados eruza- BI dos durante largos afos no BB) exentos de hosilidades, Pero Ia Segunda Cruzada result6 un rotundo fracaso y los dos reyes ~Luis de Francia y Conrado de Alemania que la encabera- ban, decidieron regresar'a Europa, donde la cristiandad, que no podia admitir la derrota, ereyé que Dios les castigaba por sus pecads. Una ola de movimientos pia- dosos pretendié puriticar Ia sociedad. ¥ se preparé una nueva eruzada. Esta vez se trataba de un verdadero esfuerzo de fuera al. que todos fueron llamados a con- tribuir, Pero también los musulmanes se habfan fortalecido, Por primera ver, un lider guerrero, Saladino, habia consewuido uunir todo el Oriente musulmén y predi- caba, ademas, la yihad 0 guerra santa. Mientras, en Jerusalén, una ongfa de Consprcionssintin entoizd como soberano al impetuoso Guido de Lusig- nan, casado cot fa hermara de Balduino Weel “rey eproso". El regente, Raimundo ‘de Tipoli,raté de oponerse, pero hubo de dsistir ante la deslealiad dela mayoria de Tosseftores feudales. Asi las cosas, a finales El rey Guido cay6 cautivo con muchos de sus nobles, asi como los maestre: templarios y hospitalarios de junio de 1187, Saladino cruz el Jrekin con un ejreto de casi 60.000 hombres, de Jos que mis de la mitad eran finetes,y puso sitio, el 2 de julio, a la fortaleza eristiana, de Tiberfades, unto al mar de Galea, Des- pleg6 sus efectivs en la llanura que domi- naba la ciudad por el oeste, protegiéndose asf de cualquier ofensiva de los francos. Estos habian reumido sus tropas en Sama- ria,a vein kildmetrosescasos de isianca, desde donde controlaban todas las rutas y dlisponfan de abundantes recursos para sus £6.00 caballers, 18.000 infants yun grueso contingente de cabalera lizera, Los cristianos tuvieron que atravesar una llanura desértica sin agua y pade- lendo el sofocante calor del estio Guido de Lusignan decidi6 olvidar la prudente recomendacién de Raimundo de ‘Tripoli, el ex regente, quien, siendo seiior de Tibesfades,ten{a.a su familia en la ahora sitiada fortaleza, Este le aconsejé esperar a ue los musulmanes se dispersaran, en vez destacarlesdirectamente para obligates a levantarel sitio, conio Guido pretendia, Las razones de Raimundo eran convincen- tes desde el punto de vista estratévico, dado que para alcanzar a las fueraas de Saladino sd /j } f y los cristianos tenfan que atravesar la desér- tic llanura, sin agua y en medio del sofo- cante ealor del esti, Ademas, insisti6, una batalla entre Jerusalén y Tberfades podria significar,en caso de derrota, la caida de la Ciudad Santa. Esa misma noche, sin «embargo, Guido de Lusignan convencioa su {to Gerardo de Ridefor, Gran Maesiretem- plario, de que las verdaderasintenciones del Conde Raimundo eran las de deshonrate, permitiendo que Saladino se apoderase de Tiberfades. Asi que Ridefort,lemiendo que le olvieran a acusar de cobarfa cua {to aiios antes se neg6 a enfrentarse con Saladino-, orden a su ejército inictar la marcha a fa manana siguiente. Entretanto, Saladino habia capturado a ciudad, aunque los defensoresy la esposa de Raimundo, la valerosa Exchiva, se habian refugiado en la ciudadela, que seputa sitiada, Alamanccer del dia 3, cio crit Jevant6 el eampo y marché hacia Tiberta- des. Raimundo de Tripoli encabezaba la vanguardia; el rey mandaba el centro, cus- todiando la mayor religuia de la eristian- dad, la Vera Cruz (ena gue, sean se crea, habia sido crucificado el propio Jess). ¥, ala retaguardia, marchaban los templa- ros, Cuando Saladino se enter6, envid de inmediato algunas fuerzas que atacaron ala vanguardia de Raimundo de Tripoli, mientras otras Ja rebasaban en busca del grueso de los cristianos. Alcalorasfixiante, se und el polvo de las galopadas, las provi- Sones se acabaron pronto y la sed comenz6s a atormentar a los latinos, La situacién se hizoerttica y Raimundo advirtié a Guide de que a menos que alcanzaran el Jordan y el Jago el elrcito estarfa perdido, Esta vez el rey le hizo caso y ordené que se avanzara con més rapide, pero pronto se supo que In retqguardia, eompuesta por templarios y hospitaarios, estaba inmovilizada bajo un Intenso ataque de los arqueros turcos. El ‘cuerpo principal cristiano vivaqued durante la noche en las laderas de una doble cum: bre Ilamada los Cuernos de Hatt, pero el descanso fue imposible, Saladino refora6 suis arqueros y siguié hostigando con ellos a los cristianos, Raimundo, entretanto, ‘continué el avance con la vanguardia, El rey, sin embargo, deshizo la formacién para permnitir ue la caballeria cargase contra los Aarqueros musulmanes, lo que provoeé que ‘cundiera el caos hasta que, por fin, fueron rodeados por los musuimanes, Raimundo -ysu valevosa condesa salvaron la vida, pero Saladino ejecuté a Reinaldo, Las condiciones del tere, una toma de dene equtvcada-medaad oy reneilas personales la esiraesia de Siang intiaron bla hace ado muslin ela aul de Hatin, Avsuf, 1192 ras la vietoria de Hattin, Saladino tomé todas las for- talezas y ciudades francas, incluidas Tripoli y Antio« Buia, ofreciendo condiciones favorables alos que se rindieran. Pero los francos resistieron en Jerusalén hasta que st poblacion cautivada fue ofrecia al res- cate: diez besantes por hombre y cinco por mujer y diez mil besantes por sus siete mil pobres, Ocho mil francos ser‘anliberados de este modo y otros diez mil lo fueron {gratuitamente por magnanimidad de sol Lan, Sin embargo, un contingente similar serfa vendido como esclayo, muchos de ellos enviados a Egipto para consteuir fortificaciones. Ocupada la ciudadela el 2 de octubre de 1187, se cerré el Santo Sepulero y las mezquitas volvieron al cto, Una terrible conmocién sactidi el mundo cristiano: los infelestenian ahora en st poder los Santos Lugares y la Vera Cru de reino de Jerusalén solo quedaba Tiro, Una Tercera Cruzada era imperativa ¥, esta ver, tras un primer contingente de daneses,sajones, normandes yflamencos, Tosreyes de Francia, Inglatera y Alemania se pusieron en marcha. El primero fue Federico Barbarroja, de ‘Alemania. Movigndoxe por iera hacia Ana- tolia,obtuvo una gran victoria contra el sulk tn de Tconinm pero, impedido porel peso de su coraza ysus escasas dotes natatoias, muri al intentaratravesarel i Sale Dos atios més tarde, los reyes de Francis eInga- tera, Felipe Augusto Ricardo, olvidando suis diferencias, partieron juntos. Felipe legs antes que Ricardo, que se detuvo para aapocerarse de Messina y Chipre. En julio de 1191, ambos monareas harian capitular ‘Acre en su camino hacia Jerusalén, Pero Felipe Augusto enfermé y hubo de regresar a Francia, asf que Corazén de Leén qued6 solo frente al invencible Saladin. Su poderosoejrcito era ntrido estaba armado y organizado -contaba con ‘médicos,sanitarios y hasta lavanderas para reduc asi el riesgo de epidemias-, Ricardo entablé negociaciones con el sulin para el rescate de Ace, pero, tan pronto como éstas se interumpieron, mands pasar a cuchilloa Jos cas tres mil prsioneros, F122 de agosto de 1191, Ricardo inici6 el vance, pero esta ver suejército no cometerialoserrores que causaron el desastre de Hattin, £1 cruzado que se retrasaba, enfermo, ‘agotado © herido, era abandonado remetado por las huestes musulmanas Corazén de Le6n era un guerrero experi- ‘mentado, asf que onganiz6 sus fuerzas-cast 14.000 hombres, in conta los auniiane-de manera muy atta, colocando las eolamas de carromatos con la impedimenta, os vive ng mar, por donde no poan temer ninginata- ‘que. Después venfan las doce formaciones de caballeria y, finalmente, dos columnas de infanteria que se extendan pore lanco derecho, el que soportara los ataques de hhostigamiento de los musulmanes, Estas columas se relevaban,invirtiendo sus pest- ciones: Ia que hoy marchaba en el exterior, lo hacia al dla siguiente en el interior. De esta forma, siempre se disponia de tropas {rescas ene flanco mas expuesto. El orden dde marcha lo abrian y cerraban templarios Y hospitalarios. Incluso asi, el eruzado que se retrasaba, enfermo, agotado o herido, era dejado atrds v las fuerzas irrezulares de Saladino, que seguian al contingente cristiano lo degollaban de inmediato El agotador calor comenz6 a hacer de Jas suyas sobre los hombres vestidos con sus pesadas cotas de mallay, hacia el 5 de Septiembre, Rieardo intent iniciar nego- ciaciones, Pero Saladino contaba con ello y esperaba abrir una brecha por donde sus 10,000 jinetes pudieran quebrarel cerrado orden de los cruzados, No hubo treeua, ¥ dos dias después, el sulin decid entablar batalla norte de Arsufen un llanode unes| tres mil metres deancho, bordeado porun bosque al este y par el maral oest. EL7 de septiembre, a media mafiana, Ricardo reagrupé sus tropas, cerrando al imximo las filas para que soportaran las {nminenteseargas de los arqueros.a caballo yydela caballera srracena, Inici el ataque {a caballera turea, apoyada por escuadro- nes de lanceros yarqueros,argando contra el ala izquierda cruzada, cuyos infantes y bullesteres soportaron el impacto. Enrique de Champagne, que mandaba esta division, fordené_que los balleseros eastigaran a kt caballriaenemiga al retirarse, momento en el que resullaba muy vulnerable, Saladin Los fanaticos musulmanes lanzaron, una semana después de esta derrota, un terrible ataque contra Jaffa, que fue saqueada