Está en la página 1de 19

RETOS CONTEMPORÁNEOS DEL PENSAMIENTO AMBIENTAL.

Por. Abelardo Prada Matiz.


Profesor Unillanos.

En la vida diaria actual, la producción y la sostenibilidad, con frecuencia, se presentan como


conceptos o categorías antagónicas. Esto se da, en razón, que, por un lado, “la sostenibilidad”
(“desarrollo sostenible”) emerge como un modelo, en el que el hombre y la sociedad podrían
superar la amplia gama de problemas sociales presentes hoy, sin golpear ni afectar, de manera
irreversible, a la Naturaleza. Por tanto el desarrollo sostenible se presenta como un paradigma
llamado a garantizar el futuro de la humanidad y del planeta Tierra. Del otro lado, la producción,
que, como una actividad humana y social, inmersa en el (los) modelo(s) imperante(s), a pesar de
los grandes avances científico-técnicos, no ha contribuido, de manera definitiva, en la superación de
las necesidades no satisfechas de la inmensa mayoría de la población mundial a la par que se le
atribuye, con razón, la culpabilidad del desgaste de la base natural. El desarrollo sostenible, por
tanto, es esa posibilidad, ese proyecto orientado a construir un modelo o modelos que recogan lo
positivo pero superen las fallas de los que hoy imperan.
Proyectar el futuro, es sin lugar a dudas, una actividad fundamental de la vida diaria del
hombre y la sociedad, sin embargo el futuro no se construye desconociendo, negando el pasado y el
presente, sobre sus ruinas, por el contrario, el futuro se cimienta sobre sus bases, sobre sus logros,
superando las dificultades, aprendiendo de los errores, abordando y solucionando los problemas que
no se lograron superar en etapas anteriores. De ahí que considerar que producción y sostenibilidad
son conceptos antagónicos, es no sólo una posición ingenua, sino, además nociva. Como fue
ingenuo concebir, en la postguerra, que la producción por si sola, permitiría resolver los
innumerables problemas que aquejaba la sociedad de ese entonces, o como sucede en la actualidad,
cuando grupos y personas respetables consideran que el mercado puede ser el conducto expedito
para erradicar los problemas que la humanidad ha arrastrado a lo largo de su historia.
Parar resolver las posibles contradicciones, no antagónicas, que se pueda encontrar entre la
teoría y la práctica de los conceptos sostenibilidad y producción es necesario aproximarse, por
separado y en conjunto, a sus antecedentes, características, esencia, orígenes, fines, futuro,
dificultades de aplicación práctica etc.

1. LA SOSTENIBILIDAD. Este concepto es, relativamente, nuevo, es un concepto en


construcción, que adquiere ciudadanía luego del informe Brundtland en 1987. Se concibe, a pesar
del cúmulo de acepciones, como el conjunto de actividades que deben adelantarse para garantizar
que las generaciones presentes logren satisfacer sus necesidades, sin comprometer el bienestar de las
generaciones futuras, todo esto de un clima de amplia democracia, participación y posibilidades
ciudadanas, individuales y colectivas reales.

En el corto transcurrir “oficial” de la sostenibilidad se han evidenciado obstáculos y dificultades


para su implementación y aplicación:. Los balances de la Cumbre de Río que generó esperanzas en
pueblos, etnias, comunidades y personas, las evaluaciones de los logros de los primeros cinco años
posteriores ( Río + 5), los resultados de la reciente Cumbre de Johannesburgo, dictaminan como
oportuna y justificada la revisión del estado de logros y fracasos, frustraciones, sueños acumulados
y realizados en el camino hacia el denominado y aceptado, en la superreunión del año 1992,
“desarrollo sostenible” o “Sostenibilidad”, como se le conoce en el argot cotidiano.

1
Es cierto, como se planteara en la reunión “1992 +5” de marzo de 1997, que cinco y, ahora,
diez años son un plazo muy corto para juzgar sobre el estado de desarrollo de la Sostenibilidad, sin
embargo es posible vislumbrar, descifrar las tendencias mas importantes, sus logros, sus debilidades,
para sobre esa base continuar en la construcción de ese modelo de desarrollo soñado, en que haya
una aproximación real a la solución de los problemas de la mayoría de los seres humanos, sobre el
presupuesto de conservar el planeta para que las generaciones del futuro puedan satisfacer sus
necesidades.
1.1 EL DEBATE TEORICO: Lo primero que salta a la vista es la abundante y creciente
producción académica alrededor del concepto desarrollo sostenible. Y, aunque, Ramón Folch, tenga
razón al afirmar que los “ grupos y personalidades académicas son “tímidas ” en propuestas que
lleven a vislumbrar alternativas a la situación de crisis del modelo vigente, entre tantas razones por
su fidelidad y sujeción al modelo científico imperante, cada día mayor número de pensadores se
compromete con esa posibilidad de construir un modelo que al decir de Enrique Left combine, de
manera creativa, “la diversidad biológica con la diversidad cultural”.
Es tal vez es este, el logro mas grande del debate - reconocer que la construcción de lo
sostenible plantea, como retos, de un lado, la conservación del medio natural, la reducción de
impactos, la restauración y recuperación de los recursos naturales intervenidos y, del otro lado - la
solución de los problemas que aquejan a la mayoría de los seres humanos en la actualidad, siempre
pensando en los que vienen tras nosotros.
De ahí que el modelo de desarrollo actual es, a todas luces, insostenible, por múltiples
razones, dentro de las que se podría catalogar como evidentes, las siguientes:
No ha resuelto los problemas globales mas sentidos por la sociedad mundial, a pesar de los
logros científico – técnicos.
Ha sometido al planeta a tal grado de deterioro ambiental que se pone en duda la existencia
misma del mismo a mediano plazo.
No ha logrado reducir el número de pobres, ni la “brecha” entre ricos y pobres, por el
contrario la ha incrementado, apareciendo, además, una creciente franja de los últimos (cerca
de 200 millones de pobres) en los países “desarrollados”.
No puede servir de modelo a seguir, porque al hacerlo la capacidad de carga del planeta sería
insuficiente y llevaría a un colapso global de impredecibles consecuencias.
Arrastra en su seno una contradicción de obligatoria solución – utilizar al planeta Tierra
como mina, de donde se extrae lo necesario y como basurero, donde se arrojan los desechos.
Es inequitativo, asocial, se fundamenta en el lucro y la explotación indiscriminada de la
naturaleza y la gente en grado tal que menos de cincuenta (50) personas poderosas poseen
mas dinero que el 70% de las naciones del mundo.
Fomenta la desigualdad, el egoísmo, el antropocentrismo, el consumismo, en lugar de
fomentar valores como la solidaridad y el respeto a la diversidad cultural y natural.

Se podría continuar con la inagotable lista de “logros” del modelo “industrial” o “capitalista”
como otros prefieren llamarlo, que, obligatoriamente, incluiría a los millones de desempleados,
desnutridos y hambrientos, a los analfabetas y personas carentes de servicios de salud, situación que
le resta legitimidad y sentido al crecimiento de la productividad, diversidad de productos, a la
introducción de sistemas innovadores de la comunicación y la información y prácticas integrales de
atención de enfermedades, disponibles, de facto, sólo para unas minorías a nivel mundial Esta y
tantas otras razones permiten no sólo catalogar al modelo actual de insostenible con todas las
consecuencias que esto implica y que llevan a dictaminar la imperiosa necesidad de buscar modelos

2
alternativos, en consideración que la sociedad y la naturaleza no pueden seguir por los senderos que
hasta ahora han recorrido.
Sin embargo, como en todo debate hacen presencia síntomas de enturbiamiento, confusión
en la definición del concepto desarrollo sostenible como modelo alternativo, por esa razón se
presentan propuestas de introducir modelos de desarrollo sustentable, desarrollo integral o desarrollo
durable. Empero, estas propuestas apuntan a señalar ciertas características del desarrollo sostenible
mas que eregirse como conceptos en sí. Esta apreciación, sin embargo, no puede llegar a desconocer
que el concepto desarrollo sostenible es un concepto en construcción que puede llevar el debate a
contradicciones de tal magnitud que dictaminen su desaparición, su reemplazo por otro como
sucediera en el pasado con el conocido ecodesarrollo que a pesar de no haber logrado su aceptación
global considerable número de sus elementos hoy tienen plena vigencia.
Por tanto la discusión no es por el rótulo, por el término del concepto, por su presentación
externa. Su contenido, su esencia – satisfacer las necesidades de hoy conservando la base natural
que le permita a generaciones futuras solucionar las propias – es el punto de partida del debate, del
análisis y en ello hay principios de acuerdo, sobre la base del informe Bruntland que llama a
conciliar crecimiento, conservación ambiental y solución de problemas sociales. Estos
presupuestos iniciales, al igual que los que ubican la interacción dinámica entre las diversidades
biológica y cultural como la opción hacia el desarrollo sostenible, imponen la necesidad de
existencia y coexistencia de diferentes caminos hacia la sostenibilidad, tantos como diversidades
biológicas y culturales existen en el planeta, por ello fórmulas generales, recetas, procedimientos
únicos no se encontrarán sin que ello signifique que el acopio de experiencias y su difusión no sea
una práctica válida en esta construcción.
El debate entonces, parte de antecedentes, en primera instancia, como el arriba nombrado
optimismo productivo de la postguerra que magnificó las posibilidades de la producción,
atribuyéndole la capacidad de resolver los problemas heredados y propios de la Segunda Guerra
Mundial. El boom productivo que se vivió en esa época, tuvo como fundamento el imaginarse que
los esfuerzos que habían sido orientados a producir para la guerra, se orientarían para producir para
la “paz”( léase “ guerra fría”). La humanidad se imaginó que los avances científicos y técnicos le
permitían mirar el futuro con optimismo.
Sin embargo, pasaron sólo pocos lustros y si bien, una pequeña minoría de la población
mundial, se benefició de los avances, como en el pasado, de los logros de la ciencia, la tecnología,
plasmados en la producción, la mayor parte de la población mundial siguió sumergida en los
problemas ampliamente conocidos: hambre, pobreza, carencia de empleo, servicios, canales de
participación, superación, posibilidades culturales, etc. Pero, además, el deterioro ambiental, hasta
ese entonces nunca visto, vino a convertirse en un macroproblema, eje central de la atención y
preocupación de insignes personalidades.
Esta situación puso en evidencia que algo funcionaba en contravía de lo esperado, que algo
fallaba en el andamiaje, que los poderes que se atribuían a la producción o no los poseía o había
causas desconocidas que no permitían el logro de los resultados esperados.
Hizo presencia, con fuerza, todo un movimiento de análisis y cuestionamientos a los modelos
de desarrollo en los que se había involucrado la sociedad. Aparecen los estudios del Club de Roma,
los resultados de la Cumbre de Estocolmo, los trabajos de Ramón Tamames, de los académicos
soviéticos Alexandrov y Moiseev, que entre tantos previenen a la Humanidad de los problemas,
adicionales a los enumerados y ampliamente conocidos, que hoy hacen presencia por doquier y que
tienen relación con el profundo y creciente deterioro ambiental que atenta contra la existencia misma
de las nuevas generaciones humanas y contra la vida en general en el planeta.

3
Son de resaltar, los trabajos del MIT y de la academia de Ciencias de la URSS, en la década
de los setentas, que con propósitos, métodos y por caminos diferentes llegaron a resultados similares
- el modo de vida imperante llevará al planeta a la catástrofe, a su destrucción, por tanto hay que
cambiar, pues el planeta no resiste mas.
Aparece, posteriormente, el Informe Brundtlad que recoge lo mas importante del debate, que
acuña el término “desarrollo sostenible” y que plantea que él desarrollo debe darse conciliando tres
aspectos fundamentales: el crecimiento, la solución de problemas sociales y la conservación del
ambiente.
Los tres aspectos centrales del informe Brundtland generan una amplia discusión, en razón
que inducen a concebir que el “desarrollo sostenible” debe de ir por caminos diferentes para los
países desarrollados y para los países en desarrollo, pues en los primeros, la mayoría de la
población tiene solucionadas las necesidades mas urgentes: empleo, educación, salud, vivienda;
disfruta de posibilidades democráticas, de participación y superación personal; la producción genera
tantos excedentes que entre ellos se ha establecido una reñida lucha (a veces guerras) por los
mercados internacionales, por tanto para estos países el crecimiento podría no ser prioritario, por el
contrario la amplia oferta de “productos” genera hiperconsumo que se torna en uno de sus
problemas fundamentales, pues ha llevado a el agotamiento de los recursos naturales y a grandes
desbalances ambientales.
Por su parte, en los países en desarrollo no se ha logrado satisfacer las necesidades básicas
de la mayoría de la población, no se han generado canales importantes de participación, de
democracia; son mínimas las posibilidades de superación personal y de acceso a la cultura para
amplios sectores de la sociedad, los desequilibrios ambientales se dan por la carencia de medios y
recursos disponibles para garantizar el mejor manejo y aprovechamiento de los recursos naturales.
Por tanto, estos países si están interesados en el crecimiento, en que sus gentes dispongan de
servicios públicos adecuados, que disfruten de una vida digna, que tengan posibilidades de
participación en la vida publica y de crecimiento personal.
Esta confrontación se dio en las reuniones preliminares a la Cumbre de Río, en 1992 , en la
propia Cumbre y en reuniones posteriores, pero en Johannesburgo se hizo definitivamente evidente.
A pesar que los documentos de Río ofrecen amplias posibilidades. En los campos básicos – energía,
por ejemplo- la resistencia de los países del Norte a renunciar a su “modo de vida” aunque no se ha
vulnerado sustancialmente, la posición de los países de Sur se ha fortalecido, pues los hechos son
evidentes: no puede haber “desarrollo sostenible” sosteniendo el hiperconsumo, el intercambio
desigual, la existencia de colonias, la pobreza, la desnutrición, la ausencia de democracia,
participación, atropellando en beneficio de pocos la naturaleza, etc. Por tanto hay que cambiar, en lo
general y en lo particular, por tanto hay que cambiar en la producción, hacerla sostenible. Pero para
ello, se debe reconocer el contexto en el que se podrían implementar, aplicar esas alternativas de
producción sostenible, en particular.
1.2 LAS APLICACIONES PRACTICAS: Si en el debate teórico hay dificultades, aún
mayores son las dificultades en el terreno de las aplicaciones. Con el boom de la globalización ha
hecho carrera una frase que pretende convertirse en el lema que permita la convivencia entre
globalización y sostenibilidad. El candidato a lema reza: “ Hay que pensar globalmente y actuar
localmente.” Es una invitación tanto para integrantes de etnias aborígenes americanas, africanas, del
Asia, etc. como para los miembros del “staff” de una compañía trasnacional o para los niños que
viven en las alcantarillas de las ciudades del Tercer Mundo y para los señores que viven en los
barrios de “bien” de todas las capitales del mundo.

4
La invitación, a hacer uso del mencionado “lema”, tiene validez sólo en razón que los
actores, tomados como ejemplo, como todos lo que se podría citar, están inmersos en modelos de
desarrollo y, como el imperativo es hacer es desarrollo sostenible, es necesario evaluar las
posibilidades que puedan tener de construir sostenibilidad, al fin de cuentas, definir la relación de lo
global y lo local con la sostenibilidad.
1.2.1 LO GLOBAL. En esta dimensión se tiene en cuenta los fenómenos e impactos,
generados por políticas de diferente orden y origen, cuyas acciones han logrado afectar al Planeta y
a la Humanidad en su totalidad. La lista es bastante amplia y conocida, pero parte y concluye de y
con la relación hombre-naturaleza, mas exactamente Sociedad – Hombre - Naturaleza. Por ello,
cuando se piensa, por ejemplo, en el efecto de invernadero, ocasionado por la emisión de gases
carbónicos por medios masivos de transporte, sectores productivos y urbanísticos que utilizan
combustible fósil, obligatoriamente se llega a contrastar la responsabilidad que le asiste a los
gobiernos y compañías trasnacionales que han explotado las fuentes de hidrocarburos, se han
lucrado con el saqueo de estas riquezas naturales del Tercer Mundo, han impuesto modelos de
producción y modos de vida hiperconsumidores de energía al alcance de unas minorías y la
responsabilidad de las etnias y pueblos que han sido víctimas del saqueo, que han sido gobernados
por gobiernos sometidos a las “ recomendaciones” de la metrópoli, sin tener la opción de un
desarrollo autónomo, ajustado a sus necesidades y condiciones naturales y sociales.
Se podría citar mas ejemplos de problemas ambientales globales, cuyas causas de presencia
y ocurrencia están estrechamente ligados al modelo de desarrollo imperante, al intercambio desigual
Norte-Sur, a la carencia de autonomía de los países del Sur, a la imposición de “fórmulas” por parte
de organismos internacionales, etc., Además, la búsqueda de soluciones reales a estos problemas,
detallados e identificados por organismos, entidades y personas de la calificación pertinente, no
recibe el respaldo de los países del Primer Mundo, en razón que sus “ intereses nacionales” priman.
Los debates pre y post Cumbre de Río, Cumbre de Johannesburgo la renuencia a ratificar con su
firma o con el apoyo del parlamento tratados y convenios, el establecimiento y cumplimiento de
metas bajas en áreas propias de su desenvolvimiento o por debajo de las mismas para los países del
Sur, entre tantos, hablan por sí solos ; las evidencias y testimonios abundan.
De lo expuesto, se concluye que la superación de los problemas ambientales globales que
afectan la sostenibilidad del desarrollo, radica fundamentalmente, en la voluntad política que los
países y gobiernos poderosos para emprender procesos que lleven a abordarlos, de manera real y no
sólo en las capacidades científico-técnicas de las que se disponga. Se hacen evidentes las
limitaciones de pueblos y minorías del Tercer Mundo para influenciar en los procesos como la
reducción y freno al deterioro ambiental, la solución a problemas sociales como el hambre, la
desnutrición, etc., que hacen parte constitutiva del modelo inequitativo, imperante por muchos
deidificado, en particular ante fallidos intentos de construir sociedades diferentes al modelo
industrial capitalista.
Lo expuesto lleva a deducir que existen un elevados número de factores globales que se
convierten en obstáculos para la construcción de la sostenibilidad a nivel mundial. Veamos, una
incompleta enumeración, que no pretende evacuar, ni superar el tema, tampoco ordenarlo por
importancia, ocurrencia o magnitud :
a. La existencia de un reducido, pero poderoso, número de superpotencias que controlan
y han controlado en la historia reciente los destinos de la Humanidad. Han dividido el
planeta en el escenario de su actividad, propiciando la práctica de acciones que no se
compadecen de los valores culturales y naturales con los que contactan. El resultado es
prosperidad para pocos y desolación y pobreza para las mayorías.

5
b. La presencia de gobiernos, en los países en desarrollo, con compromisos y nexos
indisolubles con los poderosos de las superpotencias. La historia, incluida la reciente, está
llena de ejemplos de mandatarios (presidentes, ministros, parlamentarios, etc.) que “legislan”
en favor de los protectores de las trasnacionales y en contra del país que gobiernan. En la
competencia por serle fiel a la metrópoli, reducen todas las “trabas” tanto “ambientales”
como “laborales”, adecuando un camino expedito para la explotación, sin consideraciones,
de los recursos agotables no renovables, de manera que en nuestros países se pueda hacer lo
que las normas de los países ricos no permiten en sus territorios, esto lleva no sólo al
saqueo, sino al deterioro ambiental implacable y descontrolado y a la pobreza creciente de
nuestras gentes. Se llega al extremo de no pensar en el reemplazo de los recursos, una vez
agotados con la ayuda de “los amigos del Norte”, por tanto estos temas no se tocan ni se
incluyen en los “ contratos de asociación” y si se incluyen habrá mil maneras de evadirlos.
c. El dogmatismo neoliberal con su fe ciega en el mercado como regulador de procesos,
fundamentado en el principio que cada uno debe recibir en proporción a lo invertido, con una
organización estatal que privilegie la iniciativa privada (entiéndase lucro), hechos que ponen
en fuerte desventaja a los desposeídos y favorecen a los poderosos, obligando a los primeros
a que en la lucha por la subsistencia cometan toda clase de atropellos contra la naturaleza y la
sociedad y permitiendo a los segundos- realizar todas las prácticas eco y sociocidas que la
voracidad mercantil les dicte.
d. La privatización como consecuencia de la globalización y como una expresión del
dogmatismo neoliberal, es también un obstáculo en la construcción de lo sostenible.
Queriéndola erigir ( a la privatización) como la respuesta al fallido estatismo totalitario, se
llega al extremo de concebir que todo es privatizable y que el Estado debe de entregar sus
propias responsabilidades a particulares. Por ello, en manos de particulares deben estar la
educación, la salud, los medios de comunicación, la cultura, etc.
Es este un tema de gran responsabilidad y creatividad, pues el hecho de mirar las
cifras frías sobre educación, sobre salud, por ejemplo, casi siempre con rendimientos
negativos, no puede alejar de concebirlas como inversiones hacia el futuro. La educación está
llamada no sólo a reproducir los modelos, sino a cambiarlos, a superar lo negativo del
modelo existente, a formar agentes del cambio, esto sólo se puede lograr en instituciones
donde prime la democracia, la participación, el bien común, la tolerancia, tarea bien difícil
para aquellas entidades donde la educación no es mas que un negocio que debe aportar
dividendos. Se erige, entonces, que siempre será poco lo que se invierta en educación, Algo
similar puede pensarse de la salud, atendiendo su especificidad propia, invertir en salud es
invertir en futuro, es cuidar el recurso humano para construcción del devenir. Por tanto el
Estado debe como representante de la sociedad responder por estas dos inversiones básicas
de una nación.
Podría ser diferente con la esfera de servicios como las comunicaciones, las vías,
agua, luz, teléfonos. etc. áreas en las que habría espacio para la iniciativa privada, regulada
por el Estado, pues para un particular por ejemplo, podría no ser de interés dotar de agua,
alcantarillado a barrios de estratos bajos por su nula o baja rentabilidad. Por ello el Estado
debe definir en que condiciones adelantar estos procesos, porque si se someten a las leyes
exclusivas del mercado, los desposeídos no tendrán acceso a estos y muchos otros servicios.
Los medios de comunicación ameritan un comentario especial: en nuestro países
donde el Estado en la práctica los transfirió a los particulares, éstos poco informan, van en
cacería de la noticia, no tras de aquello que eduque, forme, pues son un negocio mas, que

6
cuando el dueño lo ve conveniente debe justificar las injusticias sociales y ambientales que
se cometan.
El tema de la privatización, en general, es un tema en el que hay mucho por construir, hay
experiencias diversas para tener en cuenta, sin olvidar que la solución real de los problemas
es lo que importa y no el lucro de unos pocos.
e. Las relaciones Norte-Sur con fundamento en el intercambio desigual en todos los
campos, que lleva a que los países en desarrollo entreguen mayor número y volumen de sus
riquezas naturales a cambio de recibir, cada vez, menos productos ica en que los gerentes no
siempre conocen los fenómenos analizados desde las visiones de los afectados, no tienen en
cuenta sus intereses, por tanto la solución a implementar, por sabia que sea, no logra el apoyo
de la comunidad, la que se queda al del Norte, creando una dependencia de factores externos
y agotando los recursos que podrían ser la base de su desarrollo. Son diversas las evidencias
funestas de estas “relaciones”, sin embargo la Deuda Externa ocupa un lugar de
“preferencia”, en razón que no ha cumplido con los objetivos propuestos ( cerrar la brecha
entre países ricos y pobres), ha llevado a que considerable porción de los presupuestos
nacionales ( En Colombia 24 de 57 Billones de pesos del presupuesto para el año 2001) se
dediquen a pagar el servicio de la deuda que sigue creciendo, pero que, además, ha
procreado, una “hija” o “hermana gemela” – la Deuda Interna- con los capitales que son
“cedidos” a entidades financieras nacionales y éstas, en condiciones no inferiores a las de las
transacciones internacionales, los prestan al Estado, lo que hace éste adquiera una carga
adicional al verse abocado a responder por otra Deuda, la Interna. Esta situación obliga a
que los presupuestos nacionales se orienten al pago del servicio de las deudas y no a la
solución de los problemas nacionales. Si, a esto se le suma la corrupción, la violencia,
desigualdad, inequidad que generan la dos Deudas – la Interna y la Externa- el cuadro de su
impacto en la vida de los países del Tercer mundo puede completarse. Todo estos hechos
como es lógico, alejan de las posibilidades de construir modelos de desarrollo sostenible.
f. El problema energético que aunque es una consecuencia de las relaciones Norte-Sur,
en razón que gran parte de la deuda externa se ha dedicado a las “soluciones” energéticas,
por su importancia en la vida de las naciones, es conveniente traerlo a la discusión. El
desarrollo de los últimos, por lo menos 120 años, se ha realizado con base en el consumo de
combustibles fósiles. Estos recursos son agotables por naturaleza, esto es que llegará el
momento de su agotamiento total o que su extracción será inviable en razón de los elevados
costos. Las compañías trasnacionales, que funcionan con capital del Norte, imponen sus
modelos de gestión. Por tanto, es lógico suponer que en la búsqueda de energías alternativas
( ojalá, partan de fuentes inagotables) quieran conservar los privilegios que el modelo actual
les brinda y ha brindado que se fundamenta en hiperconsumo, en el arrazamiento de los
recursos naturales y culturas, en la uniformidad de formas de vida y producción, en contra de
la diversidad. Por tanto, los países “ pobres” deberán tener en cuenta que el tema energético
será un tema de grandes controversias y luchas en el futuro próximo y que se debe estar
preparado, pues la historia así lo exige.
g. La exclusión de amplios sectores de la población en la toma de decisiones de interés
nacional. Este fenómeno lleva a que un círculo cerrado de “gerentes” tome las decisiones que
incumben e interesan a nutridas colectividades. El problema radica en que los gerentes no
siempre conocen los fenómenos analizados desde las visiones de los afectados, no tienen en
cuenta sus intereses, por tanto la solución a implementar, por sabia que sea, no logra apoyo
de la comunidad, la que se queda al margen, llevando al fracaso iniciativas que hubieran

7
prosperado si se hubiere reconocido la importancia de la apropiabilidad social de los
procesos en la construcción de lo sostenible. Esto se hace evidente, en particular, en el
desconocimiento de la visión de etnias minoritarias, también al no tener en cuenta la visión
de género, en especial, dentro de modelo de corte machista que impera.
h. La carencia de indicadores de gestión propios para los procesos sostenibles lleva a
que se aplique a estos procesos los indicadores de modelos extraños que no tienen que ver
con la esencia de los sostenible y que persiguen propósitos que le son ajenos, en
consecuencia la “ evaluación” siempre lleva a resultados negativos. Es por esta razón que en
todo proceso sostenible se requiere construir indicadores que recogan, que integren lo
social y lo natural, las visiones de los actores que participan y que están inmersos en el
proceso, igual que las visiones de los actores que desde fuera lo facilitan. Es lógico que esta
circunstancia riñe con la tradición actual en la que desde arriba se da la directriz y abajo se
obedece.

1.2.2 LO LOCAL De lo expuesto sobre la relación entre lo Global y la Sostenibilidad se desnuda


la inmensa cantidad de obstáculos que existen en la actualidad para construir e introducir procesos
sostenibles en la vida cotidiana. Sin embargo cuando se lanza una mirada a contextos locales la
situación se torna diferente, en razón que comunidades, entidades, personas realizan actividades de
conservación, recuperación de recursos y espacios naturales, adoptan especies en vía de extinción, se
oponen a la introducción de modelos productivos lesivos a las naturaleza y culturas milenarias,
aprovechan los subproductos y desechos de diferentes tipo de procesos, introducen en la vida diaria
procesos de bajo impacto ambiental y de alta apropiabilidad social, etc. En este campo en
Latinoamérica y en los países de Tercer Mundo se han logrado cambios importantes, la corriente
denominada “ECOLOGÍA POPULAR” no sólo ha conseguido disminuir la contaminación generada
por las chancherías periurbanas de Lima, los letrineros de Guatemala, los recicladores de Bombay,
los pescadores urbanos de Calcuta, las empresas comunitarias de Santiago, etc , sino, además,
aportar elementos para mejorar el nivel de vida de los participantes en esos proyectos.
Estos ejemplos se multiplican pues un número creciente de comunidades han interiorizado
que los recursos naturales son finitos, y que deben ser aprovechados en la solución de aquellos
problemas, que a pesar de los logros científico-técnicos, golpean a la humanidad, sin olvidarse que
las generaciones futuras tienen el mismo derecho, que las presentes, a una vida digna, al desarrollo,
partiendo de la base que este concepto tiene razón de ser si es una institución al servicio de todos,
que esté por encima de los dilemas de la economía de mercado que no ha podido superar la
contradicción básica entre eficiencia y justicia, que respete la diversidad biológica y cultural
existente en determinado contexto y las conveniencias locales.
Es por esta razón que las organizaciones y personas que emprenden actividades por lo
sostenible comprenden la necesidad de ampliar su espectro de acción e influir en las decisiones en
razón que su actividad contrasta con las “políticas” impuestas desde fuera que no se compadecen
con los ambientes y las condiciones socio-ambientales en las que se desenvuelven. El ejemplo del
movimiento independentista de Chiapas es el mas claro para nuestro medio, sin embargo ejemplos
de este tipo se encuentran en todos los continentes.
A pesar del optimismo que pueden generar los logros de lo sostenible en el nivel local, estos
sólo llegan hasta donde los marcos de las regulaciones globales se lo permiten, cada que una
intervención local entra en contradicción con los “preceptos globales” es atacada sin
contemplaciones por los agentes del “ progreso”, del “ desarrollo”, por ello es completamente
“incómodo” hablar de la Deuda ecológica, tendencia que se ha fortalecido, en el Sur,

8
contraponiendo a los crecientes costos de la Deuda Externa los costos del saqueo realizado por los
países del Norte en los países subdesarrollados. El sólo pensar en las especies que se han traslado de
nuestros a sus países, especies desconocidas por éllos y que hoy hacen parte de su dieta y modo de
vida diario. Todas éllas fueron sustraídas de nuestros suelos sin que nuestros pueblos recibieran
contraprestración alguna. Y que decir del intercambio comercial: hoy el Sur paga mucho mas por las
mercancias del Norte que hace 20, 30 años, en consecuencia nuestros recursos valen menos.
En resumen, emerge un hecho evidente, la gestión sostenible alcanza logros considerables
en el nivel local, en relación con la superación de problemas que atañen a la cotidianidad, a las
molestias que causa el ruido excesivo, las basuras , las aguas negras o a la necesidad de proteger
especies o ambientes en peligro, etc., pero en el ámbito de lograr acuerdos globales que lleven a
formular políticas que orienten el desarrollo de la sociedad hacia la satisfacción de las necesidades
urgentes en armonía con el aprovechamiento racional de los recursos naturales, los logros son
escasos y en el mejor de los casos llegan a la firma de documentos que no siempre logran ser
ratificados y plasmados en acciones prácticas y reales.
De lo anterior se deduce la necesidad de que los organismos, comunidades, personas que
luchan en el nivel local por construir lo sostenible deben pensar en una creciente influencia en
contextos cada vez mas amplios en los que se implimenten políticas que conduzcan a conciliar los
intereses sociales del entorno con las capacidades y posibilidades de la naturaleza, en palabras de
Enrique Left “combinar adecuadamente la diversidad biológica con la diversidad cultural”. Para que
esto sea posible se requiere, además del conocimiento de las diversidades cultural y biológica, de
una estructura social que permita la gobernabilidad como el acto de apoyo mutuo entre los
gobernantes y los gobernados, en el que haya acuerdos sobre los problemas sociales a resolver y los
ambientes naturales a intervenir, por tanto se requiere de gestores, en lo sostenible, que
paulatinamente pasen de lo local a lo global, de lo particular a lo general, que con mayor experiencia
y sabiduría influyan en las decisiones de sus gobernantes. Empero, esta situación es difícil crearla en
razón del modelo imperante en el que las soluciones se “construyen” fuera de los ambientes en los
que se van a implementar, sin tener en cuenta la realidad social y natural que se va a intervenir. La
tarea consiste, en primera instancia en revertir esta situación.
El reto es inmenso, la construcción va en camino, el proyecto va construyéndose a la par con
las soluciones que a diario nacen, lo que hace los procesos mas complejos aún, sin embargo se debe
tener la creatividad suficiente, la autonomía real para emprender esa construcción hacia lo
sostenible, consientes que la Cumbre de Río aportó elementos importantes en la construcción de los
Sostenible, pero que los logros aún son incipientes, como lo muestra la cumbre de Johannesburgo,
que ese sueño de justicia, equidad, en lo social, logrado, armónicamente, con la intervención en la
Naturaleza, es una empresa difícil de alcanzar, pero que es la única opción para que las generaciones
del presente se aproximen a una vida digna sin afectar el futuro de las generaciones que están por
venir, principio básico de la ética que debe imponerse.

2. LA PRODUCCION. Para abordar este tema, es importante aclarar el papel que juega la
producción en la sociedad. Es fácil reconocer que ésta (la producción) es una actividad constante, a
la que el hombre recurre para satisfacer sus necesidades presentes y prevenir las futuras, que en los
procesos productivos encuentra aplicación al resultado del trabajo científico y que en ella encuentra
la posibilidad real de comprobar el nivel alcanzado tanto en la producción propiamente dicha, como
en la elaboración de instrumentos y equipos. La producción es, en síntesis un proceso dinamizador e
inspirador del desarrollo. Resalta el hecho que para producir la sociedad establece ciertas relaciones
internas y externas en forma de sistemas de producción, por tanto la producción es un trabajo

9
colectivo, en el que participan diversos sectores en expresión y defensa de sus intereses, en
considerable número de veces, de características antagónicas.
Los sistemas de producción que han imperado hasta la actualidad, generan problemas
ambientales como consecuencia de la manera puntual, unilateral, aislada, desintegrada como se maneja
y aprovecha los recursos naturales, que lleva a que el recurso explotado, extraído, u obtenido de la
Naturaleza, se le utilice sólo para un fin determinado, desaprovechando todas sus posibilidades, y,
simultáneamente arrojando al entorno materiales valiosos en forma de cuerpos "extraños", desechos,
residuos, subproductos, en fin, contaminantes. Este tipo de sistemas abiertos de producción se
caracterizan por ser hiperconsumidores de energía, poseer bajos niveles de aprovechamiento de
materiales y materias primas y de organización, siendo, simultáneamente, contaminadores por
excelencia (ver Fig. 1)
En Colombia como en el planeta Tierra, los sistemas abiertos de producción hacen presencia en todo
el entorno, a nivel local, municipal, regional y doméstico. Por eso es común encontrar "montañas"
de cascarilla de arroz, desechos de palma africana, aserrín, aguas residuales industriales, etc. Sin
embargo, cada día es mayor el número de entidades que se preocupan por introducir sistemas de
producción (cerrados, semicerrados) que maximicen el aprovechamiento de los recursos, utilizando,
en etapas posteriores o paralelas, los desechos. de las etapas anteriores, reduciendo así, los impactos
contra la Naturaleza, superando la etapa de " luchar" por obtener un "mejor producto final" y que

Producto
Principal

NATURALEZA Recurso Proceso


✸✸✸✸ Aprovechable de
✸✸✸ ✸ Producción.
✸ ✸✸✸✸ ✸ Reciclaje
✸ ✸ ✸✸✸✸ Desechos,
Contaminación residuos,
Subproductos.

Fig. 1. Representación gráfica de un sistema abierto de producción.

sea el elemento básico para el establecimiento de indicadores sin considerar las consecuencias
ambientales post-producción. Sin embargo, es aún tímida la presencia de tecnologías con sistemas
cerrados de producción, adecuadas al medio, con características sostenibles plenamente
identificadas. Esta circunstancia lleva a que la dependencia de tecnologías y modelos foráneos se
este se convierta en la única, en la práctica, forma de producir, sin que éstas (tecnologías) hayan sido
sometidas a un proceso de adaptación y adecuación. Por tanto, es urgente trabajar en el diseño de
tecnologías de ciclo cerrado, de altos niveles de aprovechamiento del recurso natural, bajos niveles

10
de generación de desechos, hipoconsumidores de energía, que tengan a los procesos naturales como
un referente obligado.
Pero no sólo es imperiosa la necesidad de intervenir los sistemas de producción vigentes, es
también necesario revisar los modelos de distribución de lo producido, de los beneficios que la
producción genera que, en la actualidad, son ampliamente desfavorables para los países “pobres”,
para las clases menos favorecidas de la sociedad. Se debe revertir el hecho que unas minorías se
apropien no sólo de los recursos naturales, sino que, además, sometan a condiciones de vida
infrahumana a un elevado porcentaje de la población mundial, generando un amplio deterioro
ambiental como agravante complementario, que de hecho conculca las posibilidades de desarrollo
de generaciones futuras.

3. PRODUCCION Y RECURSOS NATURALES. Es difícil concebir la producción sin el


aprovechamiento de los recursos naturales. En este campo también es importante revisar la manera
como han sido utilizados. Se ha partido de concepciones en las que el hombre (no todos !!!) tiene, por
una parte, toda la permisividad para disponer de los recursos a su antojo y, de otro lado, pareciera que la
naturaleza fuera un proveedor con la obligación de satisfacer todos los requerimientos, reales y
suntuosos. Y sólo, cuando se presentó el hecho que algunos recursos empezaron a escasear, surgió la
necesidad de reconsiderar su aprovechamiento, manejo y conservación, pues unos recursos, aunque
renovables, de consumirlos a tasas superiores a su tasa renovación natural, se agotan ; otros - los no
renovables, son agotables antes que nada, por tanto antes que esto suceda se debe pensar en su
reemplazo. Este es el caso del petróleo, el carbón que han sido la base del desarrollo de los últimos
siglos. Es necesario, en consecuencia, involucrar en los procesos productivos aquellos recursos que
como la energía solar, la energía geotérmica, eólica, son inagotables y, entonces, pueden permitir un
desarrollo sostenido y a largo plazo.
También es necesario tener en cuenta en la relación producción - recursos naturales los principios
básicos para el aprovechamiento de estos últimos, a saber:
El principio de integralidad que induce a aprovechar el recurso natural de la manera mas
amplia posible, de conformidad con su composición: Así por ejemplo el petróleo no sólo debe ser
utilizado para producir combustibles, sino que se debe proyectar el desarrollo de la petroquímica, la
producción de plásticos, la posible obtención de sustancias orgánicas, aprovechar el gas natural, el
asfalto etc.
El principio de regionalidad que lleva a pensar en adelantar procesos productivos con base en
los recursos naturales existentes en el contexto inmediato, evento que presenta un buen número de
ventajas en comparación con adelantar procesos en los que se depende de recursos no disponibles en
ele nivel local.
El principio de interrelacionalidad entre recursos naturales que muestra que al impactar un
recurso en particular, se impacta, obligatoriamente, a los demás recursos disponibles en el lugar
donde se adelanta el proceso. De manera que sedebe proyectar la defensa de aquellos recursos que
pueden ser imapactados

4. MODELOS TECNOLOGICOS. Las diferentes crisis, las recientes y las mas antiguas, han
hecho que los países del Norte hayan emprendido la búsqueda de nuevos horizontes, en particular, la
búsqueda fuentes de recursos naturales que les permitan sostener, incrementar, oxigenar sus
sistemas productivos y su modo de vida. Pero, además, es para ellos muy conveniente y ventajoso,
que los proveedores de recursos, sean también los compradores de los productos elaborados y,
adicionalmente, compradores de la tecnología que ellos tengan a bien ofrecer. Este hecho ha

11
generado, como muchos investigadores lo reconocen, una confrontación entre dos modelos
tecnológicos, que a pesar del intercambio desigual y las relaciones de dependencia, han existido y
coexisten, así sea parcialmente, en el presente. Estos modelos son el modelo tecnológico
moderno(occidental) y el (los) modelo tradicional (locales).( Ver recuadros).
El modelo tecnológico moderno ha desarrollado inmensas capacidades en razón que su
desenvolvimiento de fundamenta en el acopio de conocimiento direccionado desde los Estados de
las naciones desarrolladas que aportan los recursos requeridos y que han permitido que entidades
privadas se conviertan en organizaciones con posibiliades de impactar no sólo el ambiente de las
naciones propias de origen si no traspasar las fronteras con la convicción que los que sus propuestas
y productos son los que mas convienen a toda la Humanidad.
El modelo tecnológico tradicional tiene múltiples expresiones en dependencia del ambiente
natural y social inmediato. Sus capacidades se limitan a ese contexto. No pretende involucrar a
grandes grupos de personas, ni imponer su modo de vida, su visión, su tecnología. Se reproduce sólo
en función de las necesidades reales
Los dos modelos tecnológicos muestran grandes ventajas y desventajas de manera que su
reconocimiento y estudio son infalibles para los procesos sostenibles. Las experiencias positivas y
negativas de cada modelo son el punto de partida para la construcción de lo nuevo, para que el
debate conduzca a acciones concretas, ajustadas a la realidad que permita acercarse a los sueños
que aún no se han alcanzado, para superar los problemas de hoy y garantizar que las generaciones
futuras podrán resolver los que se les presenten en su desarrollo.

"Las tecnologías son las tradiciones culturales desarrolladas en las comunidades humanas para
tratar con el ambiente físico y biológico. Ellas son importantes, no solamente porque afectan la vida
social, sino también porque constituyen un cuerpo esencial de fenómenos culturales por su propio
derecho"...."El cambio tecnológico deliberado ha sido institucionalizado en las sociedades
occidentales por algún tiempo. La mayoría de las tecnologías modernas incluye no solamente
tradiciones para fabricar y hacer cosas, sino también tradiciones para avanzar el estado del arte,
para producir nuevos conocimientos, procesos y productos. Así las tecnologías modernas son
sistemas socioculturales que tanto producen cultura como la usan”.
"El concepto de "tecnología tradicional" hace referencia a los conjuntos de técnicas generadas por
las "culturas tradicionales", es decir, los sistemas socio-culturales que conservan su identidad,
tanto en términos de tecnología como de visión del mundo, aún cuando estén integrados en sistemas
socio-culturales mayores: las sociedades complejas, capaces de comprender en su interior muchas
tradiciones locales y regionales"

Los textos de los recuadros fueron tomados de: VARGAS R. Agua, vida y desarrollo.Tomo3
.En :http/unesco.org.uy./phi/libros.agua-vida3

12
"La conservación de la identidad dentro de las culturas tradicionales, incluyendo su capacidad
para adaptarse a cada ecosistema. no constituye una detención evolutiva sino un patrón que
permite al ecosistema continuar evolucionando. Entonces, dicha conservación de la identidad es la
capacidad que tiene cada sistema socio-cultural local para mantener una pauta organizativa
propia, que incluye métodos para generar nuevos conocimientos y prácticas - incluyendo la
selección de rasgos provenientes del exterior -a través de la comparación y la experimentación".

“En las comunidades locales hay innovación, creatividad, articulación con la sociedad mayor,
adaptación y transformación. Hay una dinámica de cambio, a veces superior a nuestra propia
velocidad de conceptualizar el cambio”.

Los textos de los recuadros fueron tomados de: VARGAS R. Agua, vida y desarrollo.Tomo3
.En :http/unesco.org.uy./phi/libros.agua-vida3

Diferencias entre el Modelo Tecnológico Moderno y el Modelo Tecnológico tradicional

Modelo Tecnológico Moderno Modelo Tecnológico Tradicional l

- Una tecnología para toda la humanidad. - Tecnologías múltiples


Indiferente a la diversidad natural y cultural Determinado por la diversidad Natural y
cultural y generador de diversidad.
-Crea controles externos a la naturaleza y a - Crea controles integrados a los sistemas
sociedad. socio-culturales
Ligado primariamente a modelos socio-políticos Ligado primariamente a modelos socio-
piramidados y elitistas políticos de democracia local.
-Conocimientos muy protegidos, con tendencia -Conocimientos relativamente disponibles,
a ser secreto de Estado socializados
Especialistas a tiempo completo. Especialistas a tiempo parcial.
-Realiza experimentos "de laboratorio" fuera -Realiza experimentos en el contexto socio-
del contexto socio-natural real. socio- natural real. Es experiencial,
vivencial y acumulativo
Exige gran acumulación de hardware. Acumula relativamente poco hardware
-Técnicas en general capital-intensivas. - Técnicas en general trabajo-intensivas
Grandes flujos de energía Pequeños flujos de energía
-Producción de tecnología, separada de la -Producción de tecnología, ligada a la
producción de bienes y servicios y del resto producción de bienes y servicios y al
de vida social. la vida social
Muchas veces orientado a la creación de Generalmente orientado a la satisfacción
Necesidades de necesidades.
- Rápida obsolescencia, a veces planificada -Permanencia a lo largo de muchas
Por razones de lucro. Generaciones

Los textos de los recuadros fueron tomados de: VARGAS R. Agua, vida y desarrollo.Tomo3
.En :http/unesco.org.uy./phi/libros.agua-vida3

13
Posibles escenarios
Escenario I: El modelo tecnológico moderno se colapsa por alguna razón (guerra, catástrofe
ecológica, crisis profunda) y se retorna a las tecnologías locales para satisfacer las necesidades de
los pueblos.
Escenario II: Triunfa el modelo tecnológico moderno, y desaparecen las tecnologías
tradicionales. Esto significaría una sociedad mundial y homogénea capaz de satisfacer todas las
necesidades humanas.
Escenario III:. Sólo una pequeña parte de la población mundial se beneficia con la tecnología
moderna. La mayor parte de la población mundial debe resolver sus problemas dentro de sistemas
tecnológicos tradicionales. Esto conduce a tensiones crecientes entre ricos y pobres; y países del
Norte y del Sur.( Situación actual).
Escenario IV: Corresponde a una sociedad compleja mundial y diversificada. Los procesos de
transformación permiten coexistir los sistemas socio-culturales locales y regionales. Los modelos
tecnológicos no se excluyen, se integran y complementan lo "tradicional" y lo "moderno". Lo mejor
de los dos mundos puede estar al servicio de las necesidades de la gente.

Los textos de los recuadros fueron tomados de: VARGAS R. Agua, vida y desarrollo.Tomo3
.En :http/unesco.org.uy./phi/libros.agua-vida3

El debate ha llevado a concluir que de todos los posibles escenarios, que genera la confrontación de
los modelos tecnológicos, sólo la coexistencia y la colaboración entre los dos modelos ofrece
alternativas de éxito para el desarrollo sostenible. Esta situación se torna evidente, en especial, en los
momentos en el que el fenómeno de la globalización ha generado, como su complemento natural, la
regionalización ( localización) y se escuchan voces sobre la presencia de un nuevo fenómeno, la
glocalización que conjuga globalización y regionalización.

5. DE LOS DEBATES TEORICOS A LAS REALIZACIONES PRACTICAS.

Con base en las consideraciones anteriores se pueden anticipar las siguientes conclusiones:

Los modelos de producción ( y los modelos de desarrollo) que hasta la presente ha


conocido la humanidad, sólo han llevado bienestar a una minoría de la población mundial,
además, han generado un creciente deterioro ambiental, mientras que la mayoría de la
población no ha resuelto aún sus necesidades primarias.
El desarrollo sostenible ( la sostenibilidad) tiene como fundamento la satisfacción de
las necesidades de amplios sectores de las generaciones presentes sin conculcar el bienestar
de las generaciones futuras, dentro de un ambiente de reales posibilidades ciudadanas
colectivas e individuales.
Los sistemas abiertos de producción deben de ser reemplazados por sistemas
cerrados que dispongan de altos niveles de organización y aprovechamiento de los recursos
e insumos, en los que se minimice el consumo energético, la generación de contaminación
con base en indicadores integrales para su evaluación.

14
La cada vez mas diversa y compleja sociedad mundial podrá tomar por los senderos
del desarrollo sostenible si combina, de manera creativa, lo mejor de los dos modelos
tecnológicos “moderno” y “tradicional”. Además de lo anterior, se puede asegurar que para
lograr el desarrollo sostenible no existen recetas, procedimientos universales, por el contrario
cada nación, cada pueblo deberá, con creatividad y autonomía, abordar sus propios
procesos.

Sin embargo, siempre hay un espacio para formularse la siguiente pregunta: “¿Pero como abordar,
como adelantar, un proceso sostenible?
Esta pregunta recobra gran vigencia en razón que el desarrollo sostenible, los procesos
sostenibles empiezan, podría decirse que, tímidamente, a hacer presencia en el planeta, por tanto, al
recoger las experiencias de algunos sectores, sólo, se pueden “ descubrir” “ identificar” algunas de
sus características mas importantes, características que con el pasar del tiempo pueden cambiar, ser
reemplazadas por otras. Sin embargo, a pesar de estas consideraciones es imperioso aventurarse a “
hacer contacto” con las características de un proceso sostenible:

Un proceso sostenible debe:

a. Ser perdurable en el tiempo. O por lo menos tener períodos de recurrencia plenamente


definidos.
b. Funcionar dentro de lo proyectado. Esto significa que el proyecto se debe fundamentar en el
conocimiento generado por experiencias análogas exitosas, que minimicen los riesgos que alejen
al proceso de los objetivos propuestos.
c. Ser ambientalmente sano. Esta característica induce al manejo integral de los recursos y al
establecimiento de indicadores integrales, que además de los “ tradicionales” relacionados con el
producto principal, incluyan aspectos ambientales y de eficiencia ecológica.
d. Ser socialmente apropiable. Esta característica tiene dos momentos importantes, uno, en el
presente, en razón que el producto que se ofrece es de calidad, el proceso - sencillo, de
tecnología de fácil manejo, de bajos costos, etc. y hacia el futuro, en consideración que las
características del desarrollo del proceso han logrado que este se consolide y no sólo una sino
varias generaciones lo apropien, lo hagan parte de su vida cotidiana, esto es que se genere una
cultura alrededor del proceso.

Las experiencias reconocidas muestran que de todas estas características suele ser fundamental
la última, en razón que si los seres humanos no apropian el proceso, no lo interiorisan éste tarde o
temprano sucumbe, claro que para un proceso se aproxime a la categoría de “sostenible”, es
importante el cumplimiento de las características planteadas en su conjunto.

Un proceso sostenible debe:

1 Ser perdurable en el tiempo. 2. Funcionar dentro de lo proyectado.

4. Ser socialmente apropiable en el presente


3 Ser ambientalmente sano y hacia el futuro – ser generador de cultura

15
Resumen:

En este artículo se presenta una aproximación entre la sostenibilidad y la producción en condiciones


de la realidad actual a partir del concepto propuesto por la Comisión Bruntland, su desarrollo en la
Cumbre de Río, los avances y retrocesos de la Cumbre de Johannesburgo, desde el debate teórico y
la aplicaciones prácticas.. Se hace una propuiesta de características para un proceso productivo
sostenible y se enumeran posibles dificultades globales y locales para su implementación.

Villavicencio. Meta Colombia, 2002

Summary:
In this article an approach is presented between the sustainability and the production under
conditions of the current reality starting from the concept proposed by the Commission Bruntland,
its development in the Summit of Rio de Janeiro, the advances and setbacks of the Summit of
Johannesburgo, from the theoretical debate and the practical applications. A proposal of
characteristics is made for a sustainable productive process and possible global difficulties and local
are enumerated for its implementation

Villavicencio Meta. Colombia.2002

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

A cinco años de Rìo.. En: www.tierramérica org/cincoderio/index.shtml.

A donde queremos ir?, Tierramérica. Ciudad realidades y utopias. En: www.tierramérica


org/ciudades/editorial.shtml.

AGRICULTURA URBANA Y PERIURBANA. Fao y Centro de recursos para la agricultura urbana.


Enn.www.fao.org/urbana/inicio.asp.

ALAN RANDALL. Economía de los recursos naturales y política ambiental.1985.Impresiones


Editoriales.México D.F.p.474.

ANTONIO VALERO. Termoeconomía: El punto de encuentro de la Termodinámica, la Economía


y la Ecología. CIRCE (Centro de Investigación del Rendimiento de CentralesEléctricas).
Departamento de Ingeniería Mecánica España. Boletín No 5. En:http/
hábitat.aq.upm.es/boletin/n5/lista.html

ARAUJO DE OLIVEIRA M. Os dilemas éticos de uma economía de mercado. Quinzena. CPV


No.260. 15.11.97. p.12. Sao Paulo. Brasil

Bosques para la vida. En: www.tierramérica orgt/energia/index.shtml.

16
CABRERA J. Uso sostenible del recurso agua. Memorias XXXIX Congreso Acodal :Valledupar
1996.

Comida para todos En: www.tierramérica org/comida/index.shtml.

CORDEIRO,JOSE L. El desafío Latinoamericano y sus cinco grandes retos. Venezuela. Mac


Graw Hill. 1995.

CORREA A, G. Ecodesarrollo Editorial USTA Santafé de Bogotá .1991.

DECLARACION DE KYOTO, Red Internacional Oilwatch. 1997. En: www.cosmosvisiones


.com/Deuda Ecológica/a_kyotoes.html.

Deuda Ecológica y petróleo. Red Oilwatch Internacional. En: www.cosmosvisiones .com/Deuda


Ecológica/a_iolwatch1.html.

EDGAR GONZALO GUADIANO. Glocalización y sustentabilidad. En: www.fed.qut.edu.au


/lal/editor/GLOCAL21.html.

EL MOMENTO DE LA ORINOQUIA. Plan de desarrollo Corpes Orinoquia. 1998 Versión


Magnética

El poder del consumidor.. En: www.tierramérica org/consumidor/index.shtml.

ENCUENTRO NACIONAL DE LABRANZA DE CONSERVACION. Memorias Villavicencio


Meta Colombia 1998.

Energia e impactos ambientales. En: www.tierramérica org/energia/index.shtml

ESTHER HIGUERAS. Urbanismo bioclimático. Ciudades para un futuro mas sostenible. En: http//
habitata.aq.upm.es/ub/.

FOLCH RAMON. Ambiente, emoción y ética. Actitudes ante la cultura de la sostenibilidad.


Editorial Ariel Barcelona. 1998.

GESTION PARA LA SOSTENIBILIDAD EN PROGRAMAS DE ABASTECIMIENTO DE


AGUA Y SANEAMIENTO . Memorias curso-taller internacional . Cali Colombia .1997.

GUDYNAS, E. Ecología, mercado y desarrollo. Vintén, Montevideo1996..

Industria limpia.. En: www.tierramérica org/industria/index.shtml.

La América que queremos En: www.tierramérica org/america/index.shtml.

LA CONSTRUCCION DE LA CIUDAD SOTENIBLE. Ciudades para un futuro mas sostenible. En:


http// habitata.aq.upm.es/cs/lista.html.

17
LEYVA P. Estrategia para la gestión ambiental del agua. Ministerio del ambiente. Ponencia
XXXIX Congreso Acodal . Valledupar .1996

MARTINEZ ALLIER JOAN. Deuda ecológiva vs. Deuda externa Una perspectiva
Latinoamericana. En:www.cosmovisiones.com/ Deuda Ecológica/a_alier0es.html

MARTINEZ ALLIER JOAN. Es necesario volver a la lógica del desarrollo En:


:www.cosmovisiones.com/ Deuda Ecológica/a_jornada.html

MARTINEZ ALLIER JOAN. Deuda Ecológica, derechos económicos, sociales y culturales.


en:www.rcp.net.aprodeh/public/iadesc98/desc9811.htm.

MAYA A..A. Desarrollo sostenible o cambio cultural. Ponencia. Memorias. Conferencia


internacional Agua 98. Cali Colombia.1998.

MEADOWS D.H. et al. Los límites al crecimiento. Informe del Club de Roma Fondo de Cultura
económica. México. 1972.

MEMORIAS DEL PRIMER SEMINARIO LATINOAMERICANO SOBRE HABITAT


URBANO Y MEDIO AMBIENTE. Universidad Nacional de Colombia seccional Manizales,
Instituto de estudios ambientales, ICFES . Manizales. 1991.

MOISEEV N. Puntos de vista de un matemático sobre la ecología de la sociedad. 1988. Mol.


Gvardia. Moscú .234 p. En ruso

No mas saqueo, nos deben la deuda ecológica. Por acción ecológica 1999. En:
www.cosmosvisiones .com/Deuda Ecológica/a_verde78.html.

PANAYOTOU, T.. Ecología, medio ambiente y desarrollo. Gernika, México. 1993

PEARCE D. y TURNER R. Economía de los recursos naturales y del medio ambiente. Madrid:
Celeste Ediciones,1995. 448p.

PLAN DE GESTION AMBIENTAL PARA EL VALLE DEL CAUCA. PLAN DEL AGUA
PARA EL SIGLO XXI. Corporación autónoma Regional del Valle del Cauca. Ponencia
Memorias Agua y Sostenibilidad Conferencia Internacional. Cali Colombia 1998

RAYÉN QUIROGA MARTÍNEZ. El crecimiento económico chileno no es ecológicamente


sustentable., Dirección Escuela de Economía, Universidad Bolivariana. En:
www.chilepac.net/ima/quiroga.htm

RISEIRO ANTONIO. Modelos de gestión local. En: www.tierramérica


org/ciudades/reportaje.shtml.

SACHS IGNACY. La lógica del desarrollo. En : www.unesco.org/issi/rics157/sachsspa.html.

18
SACHS IGNACY. Vaciar el purgatorio. local. En: www.tierramérica orgt/ciudades/análisis.shtml.

SEDANEZ CALVO MARIANO. Ingeniería del Medio ambiente Ediciones Mundi-Prensa


Madrid.1996.

TAMAMES R. Ecología y desarrollo. La polémica sobre los límites al crecimiento. Ed. Alianza
Universidad.Madrid 1980.

THOMAS, V. Y T. BELT. Crecimiento y medio ambiente. Finanzas y Desarrollo 34(2): 20-22


1997.

TOROCHESNIKOV N.S, et al. Técnicas para la defensa del medio ambiente Moscú . Editorial
Jimia. 1981

TSIGANKOV A. P. Progreso Técnico y medio ambiente. 1979. Jimia. Moscú. 296 p. En ruso.

VARGAS R. Agua, vida y desarrollo.Tomo 3.En :http/unesco.org.uy./phi/libros.agua-vida3/.

19

También podría gustarte