Está en la página 1de 14

I,AffiCANI}EIARIA

H{ H,ARIE COII)NIAL PF,RUAI{O

Rfcado Fíffi¡ Cftdcnrc


Ihiudd l{reid if;ryor dG Sr }fnroc

devdos olvidaron sr nombre


o advocación miginal y la
baüizm sm el nombre del
INTNODUCCION puólo o hgü de venera-
ción, multíplicando sus
d€úonhaeiones. Asi vete-
D*" h ilega{ts de loe mos argir a b Yirgcn de
eryrfules a América la Pomata qre no es cÉra rye.la
Virgen Marla se constituirá Vugen del Rosario, la que
en dmbolo de b evaqeliza- ha adopt¿do el nombe del
cién, puesla de uanifieslo en pueblo donde se le v€meta,
la aceplación y difisiéa de enla zona del L¿go Titicaca
q¡ cullo de las que ms dan y que b¿ $mse a $us
cuenla crónlcas y oüos atributos lIuevos elementoq
escdtos qle informm de la cüno hs ptrrmas en lA
multiplicacióo de sus advo- corona. A,shim, de 1o
cacimes y de los saatuarios Vhgen Ca*lari¿ o de la
que se levmla¡on a su Pwifrc¿citÍn, suqinin lb
gloria. El Yirrehato p€ruano Virgen de Copacabana, la
m quedé atás en Hispanoa- Virgen de Cocbarcas, de
m&ica y eunque no cuenta Cha¡acato, Caim, Cbryi,
con saduarios de tan crecida eic.
fama cooo los de ftadalupe La Vhgen C.mdeluia se
m Méxirn o de Chiquinqui- @rmlxa enhe hs más
rá e.!r Colsmbia' enlre otos, fmoeas eo el mundo mdi-
los muchos templos levmta- no, mbre todo er la parte
dos en su rpmbfe, h¡sta en s¡r, donde sus iglesias y
el más pequ# rincón de saltuarioÉ se r€msnf¿n al
ouestros Andes demuestrru, siglo )ffI y €srfu Secha-
cortro bim amta Vargas mente ligadas al mrmdo
Ugatq qrn nuesra Nación indfena el que h ac€pt¿rá
merece el apebtivo de n{pidameirte idenlificándol¡
Madaú¡ (Yargas Ugaae, como la Pac,tamama o tra
t94Tt. l.{afu Tierr4 que ellos en
EI autor es ud reconrci- L¿s'ra¡íanües icono$tl- su Paofeón consideran como
b frNoriúr d¿l Ana Ha ficas de las represeirtacimes rm ser prd€ctor {pe los
Wrti.cipab €a
congresm de la Mafre de Jeqb son cuida y alimeot¿ y que tes
buerwcbtulzs y uMhun- muchag pero etrhe ell¡s sirve de intermdi¡ri¡ entre
te repaúe s tieftrp etúre su podemos distinguir s¡ her- el Dios Supremo losy
labor rcaüntba en la mandad eo cr¡¿trto se refiere bombres, produciendo lo 4re
kcwln d¿ Ane de la a la imagen primigenia, s csnoce como el Sincretis-
UNfuISM y ta Direccün &l aquetla qrr le dió origen y mo, el que analizaremos en
Mugco de Artc e His.a¡ra' fu que posteriormente, il la devocion a la Cadela¡ia
Ia lniffil¿ ¡¿¡¿¡ilt¿rsid,ad difimdirs $n ct¡lto, loo más adelante.

7l Sequilao: Año II, Nros.4-5, 19gJ


EcJútdim

I,A \IIRGEN DE LA PURIFICACIÓN derecha u¡r cirio. En- lo que se refiere al


O I}E LA CANIIEIAruA bautizo de rm templo o convento bajo esta
advocación en Sevilla, séto podemos citm la
L¿ denominacidn pdmaria coneryonde a iglesia del Convenlo de Nuestra Sdor¿ de la
la representacién de la Purificación, e,písodio Cadelaria de I¿ Puebh de Cazatla en l¿
de l¿ Vida de la Virgen que Sa Lucas nos siera $n, donde al parecer no subsiste una
relata en el Capltulo II de su erangelio: v.22: titul¿r ni en escultura ni en pintura (!4o¡ales,
Curylido ashismo el üempo de la puifica- Senera" Valdivieso Sana 1981).
cién de la Madre, según la l*y de Moises,
llevaon al Niñoa Jensalén para preenlarle al I,T CANI}EIIIruA EN EL PENÍI
Seúor; v.23: cximro egá escrito ml Ley del LOS OR,ÍGENES
Señor. Todo varón que üazca el primero, e.n[
consagfado al Señsr; v.?A: y para presentar la La pemcia en 1575 del italimo Bem¿r-
ofremda de un par de tórtolas o dos palominm do Bilri de la orde¡r je$iüa en tierras del
como eslá tailbién ordemdo en ta Ley del Virreinato del Perú, ¡o sólo implíca la intro.
Sefur. Sobre la ñrcnle m la Ley de Moisés ducción del manierisno italiaoo, sino el inicio
aos habla el t¿vltbus XII v.4. del la misión evangelízadora mediaote la
Normalmente l¡ esceira se cüroce como hagen, desarrollada por los bemaúos & su
la P¡esentación del Niño el Templo, pero ella orfu a lo largo del territorio pennno, donde
coneryde a la ver* corc leemoo en el teio{an c¿sas insfaladas.
evangelio, a la purilicacion de la Virgen de la Analizando la tem¡Ítica de nuest¡o Írse$
mmcha legal que, según la t¿y de los jtdioq tro jesuita, e¡codxarnos eútre s¡s obras dos
contrala toda mujer al dm a hz tm hijo. En lienzos dedícados a la Virgen de la Ruifica-
esfa ceremonia se ercendlan cirios de dotrde ción o l¡ Cadelaria; rmo de ellos, de bella
deriva¡á posteúorme, le la derminación de composiciolr vertical, mu€sra a lia "madona"
Ca¡del¿ para el círio encmdido y de CmdeLa- vesüida & rojo y arul con el nifo em brazos y
ria para b Virg€Nr que 1o lleva rodeada por uns m¡ndorla de lttz. En ege
t¿ fiesta de la Purifrcación es de las más liúzo realizado por Bfti para la iglesia &
aotignas! ya se celebraba en Je¡Í¡sal& en el San Pedro de Lima pocos años después de su
siglo IV y en Condadinopla s¿ hizo oficial ltegada" se obcerva que loe cirios son sosteni-
desde el 542 w ti€mpos del Emperador Ju$i- dos por cualro hemosos ángeles en los áugu-
niano I. En esas ceremonias se bendicen las los. En b ciudad de Arequipa al qr del paJs,
cmdelas y se efitona el cádico de Simeon en l¿ iglesia de la Compdfa, bs jesufas
paxa cormemorar l¿ entrada de Cristo e,n el coru¡eryan en su sacrigla otra versión de 1¿
Templo de Jerusalén, donde este anciano y la Candela¡ia realizada dos desués por el
profetiza Ana tienen la revelación de h identi- hermano Bitfi, posiblemenfe €n um segrmda
dad de esa Mafre y su hijo. Con el tieryo la esa¡cia en esta ciudad, bacia 1603. En esta
Virgen purificada se irdepedizutl de la versión varia la composicion y pone en las
esc€na doble y con su hijo en brazos y el rnanos de }a Viryen y el Niño la consabida
atributo consabidon la Cmdela surgirá como candela, diferenciándola de la de Lim4 sparte
ura advocación irdependientg de mucho éxito de ello ya el uatmiento del Niño y del entor-
sobre todo en América, donde e¡r los Andes rc de las fi$nas, Íuusa la evolución del
perumoq el indlgena le colocará adm¡is del m¡nierimp ii¿liano hacia formas post- triden-
cirio, la caaasilla con las dos t&tolas. thas, mds acordes con la inl€nción evargeliza-
Urgando en antecedentes hispanos Her- dora (Esabridis, 1989).
náúz Díaz gn. su esfudio sobre la iconografia Es asi vemos que desde anfes de prome-
de la Virgen Madre, nos menciona e¡rtre las diar el siglo XVI la devoción a la Candelaria
más adiguas de las representacimes de seró propiaciada por los jesuitas $rc tenlan
Nuestra Señora de la Purificación, la esulhra casas, aparte de LimA en Ayacucho, Ctxco y
¡ealizada por Nicolás de t¿ón, en 1546, en la Puno, cubri€tdo la sierra sn. Aslmimo un
panoqui¿ de lvlmzanilla- (boy tuaparecida), cronista dminico Reginaldo de Lizftraga en
iúspirada en la Yirgen de Belén de Tomigiacro la primera década del siglo XVII dedica rm
(Hernldez Diaz. 1944). La imag€tl sede¡lte capitulo de nr oha pra informarm sobre la
lleva al Niño en s¡s faldas y en la mano imposicién que hace s¡ orden del culto a la

72
Estoúridis: It ll'Ianndn fundolorb en ei At& Uorrio,

Yirgen Cadelaria, en el pueblo de Capacaba- ra..". T,ermidm los Anansayas se docidie¡on


na: "Pam deSacer este ado¡atcio qrr llama- por la advocaciónr de la Candelaria o de la
mos guacasr ñ¡e acert¿dlsim sacar a los Putificación, por venir esa fiest¿ de la Viryen
indios de aquella isla y poblarlos en la tierra en la procisa época mác temida de los hielos,
flrme, a la legua casi del agua en un cemo rro cmsagr¿ndose ellos en una cofradia en bonm
llerado ad Copacavana".". Me,nciona que
¿rlto de NwSr¿ Señora" (Rms G., 1860). Será en
la rgleia la hicieron los dominicos con el 1583 cumdo se entroniza la imag€rl ceada
bachiller Montoro guíen "madó hacer a un por Flancisco Tito Yupanqui la prirnera
indio una imagen de bulúo, que colocó e,n la imagen obra de un indtgena aceptada después
fglesia" al lado de la epi{ol4 en rm altr, por de muchas visicitudes. somo nos relata el
ú la idituló de "La l\rificación"; el cronista mimo escultor en un docrmento Ere ñre la
afirm¿ h¿berla visto lx€s o cuatro veces y que fipnte prirnera de Ramos. Da crmta en él de
es muy hermm y de rma vara y cuaho dedos loe recbazos que trwo, de su ryrendinie y e,
de alo (Lizórraga. Cap. UíJO(VI). El mimo cómo decide al fi¡at tomaa como modelo a l¿
s¡otúSa, en base a lo manifesüacb por Modo- Virgen de la tglesia de Smto Dmingo de
ro informa qm: 'tabiendo falta de a$ta para Potool (Rmm G., 1t60. C¿p. q.
l¿s cmid¿s, los indios determinaron una Cinco años dequés de e¡¡t¡ordzada la
procesióna ingancias de esto sacerdde, sacm- im4gen, la fama ds su milagros hace que los
do la imagen de Nrcsra Señora y pa¡a esto la agusilinos pidm la dodrina a Fqay Martin de
parcialidad que llman Hddn Saya que es la Sepflveda hior del Convedo de la Plata, 1¿
ruñs principal, trdólo con la monos principat, que les ñ¡e concedida por Real Cédula ein
llamada Urin Saya; est¿ m quiso venir en Mafrid e 13 de enero & 15t8. Por ello, es a
ello; los Hañan Sayas bac€ú or procesión; ftn los agusim a guien s debe la propagación
I{uegro S€ñor servido, para conñmdir a edos de sr ü¡lto y la obra mmrmedal de su sap
indíoe de poca fe, que, con tener las ch¡[caras tuario, terminado hacia 1699, año en que
jurtos" part€n linderoq lloviese e¡n la de los recibirirá la visita del Viney Coú de Imos
I{añm Sayas y no elr la de los Urin Sayasr (Yagas UgAtt", 1947).
(Líz[uaes. Cap. L)OOffI). Ramos termimrá snr crónica e¡r 1621,
Hacia 1570 nace en Humanga el crmisüa fecha on que será editada, dando cwd¿ al
de Copacabma Alfonso Ramos Gavil¡ln, quien mmdo del origen de la Virgm y ss milagros
e¡r 1588 entró en la orden agusin¿ y se dedícó e ilugrmdo su obra con ur grabado dode es
a reconer el Perú, hasa Ete en 1618 lo en- represerl¿da effie cortinajes recogi&s, de pie
contaüos ya err Copacabaoa (Espinoza, sobre pema con gunúfn, vesida con úaje de
1972). Sus esritos, recopilación de sus viajes, composición fdangular, a la españolq rica-
son ñpile impofiaote para analiza¡ cómo se m€¡úe deconado; ller¡a al Niño en el brazo
maül€nien los ritos indígeúas5 aslmimo, po¡e &recho. (a la inversa de la esaftra) y en la
& manifiesto en ellos la preooryación de los mano izquierda rm cirio ercedi&. Segrh
agud,inos por identificar a Ttmapa con el Gisbert el dibujo pudo hacerlo Sebastián
Apóetol Sm¡o Tom¡is, quien habrla predicado Acostopa (Gisbert, 1980), quien realizó dos
por €stas tierras. AqU" corno bien anota 'mdgenes de €sia advocación para Cluco
Gisbef, se poe de m¡nifiesto esa dualidad & (Gisbert 1991. pg. 203). I^a obra crmplió su
los agusinos pldeada ya por San Agustfn en cometido, rompió ftoneras y surcó los mares
sr "Cirdad de Dic", cuando m¡ni{iesa qus; diñndiendo su fama" pnreba de ello es el aulo
"las verdades crisúmas e hallm lateñes tdo sacrrnedal de Calderén de la Ba¡ca: "La
en la nafinaleza circrmdade como En la cr¡ltu- Ar¡rsfa de Corpacabana".
ra pagaü¿ de griegos y romanot' (GiSert, I¿ esffiltura sreada por Yupm+d, segth
1980). Es por ello que los apstinos desde Va¡gas Ugarte se hizo de paSa de maguey,
estas fechas temprmag son los principales bie¡r eeucada y dorada a la que e adomó y
prorpubores del sircre[im americam. pintó con colores diverms en sn lxaje vistoeo.
Rams eravi¡fo agrega a lo erpresa& por Actualmede 1o rhico que €s posihle aprcciar
el dominio Lizánrarga sobre los mtgenes de la e¡r ella y el Niño son $E rosros y Í¡anos $rc
devoción a la Candela¡ia 'sido bs meses reflejan rm s€r mesúizo, de raryos mas autóc{o.
de enero y febrero los más temidos del do nos que occidentales, lleva siempre ur rico
porque sts heladas sollan arruirar las semede- traje timgulü y no le falta el cirio y la

Sequilao: Año II, Nrrs. {-ílWJ 7:


&túrdfu

cana$illa co¡r las tórtolas. Al grabado de 162l sus crónicas a las hermmdades que hay en la
más adelaole se sumó el que ilugra la ob¡a de Chdad de Lima; al referire a la &Nrregra
Itay Fernaodo de Yalverde con el Poema Señora de Copacabma, r¡os dice: "L¿ Cofradla
Sacro dedicado a Nuest¡a Seúo¡a de Copaca- e imagen de est¿ advocación es mry adigua
bana en 1641, estampa gue realizara el fraile en €sta ciudad". "Llfuese de Copacabma por
agusino Ray Ramcisco Bejararc, disc{pulo de ser traremlo de una imagen milagrom que
P&ez de Alesio (Egahidis, 19U). Ese estd en m pueblo de indios de la provircira de
grabado indudablemenle toma como mdelo el Omasuyo, diócesis de Chuquiabe tlamado
de la crdnica de Ramos, solo qrn aparece al Copacaban4,,". 'Edificós¿ en el barrio de San
revés, con el mismo trala¡niedo decorativo en I^ázarc el año de mil seicienros üez y siere y
el vestido y con algunos agregafus, corno un basladós a ella la imagen y cofradh de
mapa extaño del Perú a sus piés, las figuas indios que antes astuvo en uta ermita que
alegóricas de la Fe y la Gracia a los lados y hubo pegada a la iglmia rnayor vieja, la crul
en el ertremo inferior un idlgena o¡ado mte se derriM para el ediliciao de la meva y est¿
un idob. acabada". "Estuyo at$h ti€mpo esta imagen
De la escultuca de la Virgen de Copaca- dedro de ella en una de srs capillas, y rúltima-
bana se hicieron muchas réplicas, rmas por el m€Nüe el año sobredicho & &ez y siele le
prqpio Yupmqui y oftas por Sebasflln Acos- edificarcn srs cofrades esa emita y la trasla-
topa e inchnive e atribuye üra a Pedro de darm a ella'(Cobo. 1653. Cap.X)Onf.
Vargas (Gisbtrt, L99l). Asfuisno, la imagen I¿ inagen titular de esta cofrada fue
fue llevada al lienzo tsmmdo como referencla muy deeacada por Marco Dorta en su Higoria
los grabados &, 162l y 164t por lo general det fute Hispanoamericaoo, considerándolia
enmrcádola er ur óvalo de oro y pieúan una de las mejcas obras sevillanas de las
preciosas, tal como fi$na, por ejemplo, elr las posüimfas del siglo XVI en toda América
conservadas en Ia Recoleta del Cusco, la del del Sur, obra de algh escultor sevillano
Mmaserio de Sanla Tsesa & Areqt¡ipa residente en la Ciudad de los Reyes o importa-
(Estabddis, 1988) y en la Colección Poli de da de un taller se Sevilla (l{arco Dod4 1950.
Lima W.3?;9'1. Ello se h¿ venido repitiendo had¿ ls
actualidad, es asd omo €n el libro "Es rüura
LII VIRGEN CANITEIITNIA en el Perú", publicado por el Banco de Crédiúo
ITE COPACASANA EN LIMA recientememte, Bernales consider¿ lo dicho pu
Ma¡co Dorta y cita rm dato de loc primeros
[¿ devoción a la Virgen de Copacabana afus del sfb XVII, por el cual consta que el
llega a Lima nipidamente antes de promediar escr¡ltor sevillano Juan de Oviedo mardó a
el siglo )fVI, Lizáraga en su crónic¿ de Ia Lima una escultrna de la Yirgen de la Cande-
prirnera década del siglo XVII da suenla de lsria, de la crul dio carta de pago por el valor
ello: 'En la provincia del Cofao (como en zu de dos mil realos, dejmdo sentado con ollo
lugar diremos) hay m pueblo de indios llama- 'na posible aüorla (Bernates, 1991. pg.36).
do Copacavana'. "Agui bay ma imagen de Sin eobargo, Vargas Ugarte etr um prblica-
l{uegra S€ñor¡ {¡ue ha hecho m pocos mil¿- eión anterior a la de Marco Dorta (Vargas
gros'.." '? devoción de est¿ imagp4 en todos Ugarte, 1947. p9.603) ros ciüa a su aüor, eI
loo pueblos casi de españoles y en muchos de escuftor Diego Rodriguez quien declaaró en el
indios se bm pesto imágenes de ñña procesCI para certificar ¡n milegrc de la ima-
Señora con la pisma advocación; e¡r e$a ge,n acaecido q, l5/2 y menciona qtn dicho
ciudad sehizo rma capilla jmto a laprcrtadel proceso gmé ur legajo que se cotx¡erva en
Perdón, de la lglesia Mayor con una imagen el Archivo de Indias y laobién mota uno etl
rcmbrada ad: Nuestr¿ Seño¡a de Copacabm4 el A¡chivo Ar¿obispat de Lima (aciuafmte
la cual debe hacer vefute afu, poco máq qw bemos comgrobado gue éste no existe). A
se purp, dode con gran devoción concur¡e el pesar de ello Vargas Ugarte no consigna el
pueblo, la cual tiene muy a&rn¡da y un dato en su publicacién'F¡sayo de un Diccio-
capelHn que sirve en esüa capilla y sust€nta mrio de Artlfices...", editado el mimo aio
muy abundantemente coo las limosnas" (Ltz- (Vargas Ugarte, 1947. g. l0O), cnando cita a
&raga. Cap.XLVQ. Diego Rodriguez e igualmenre ocure con
Por s¡ parfe Cobo cuaú se ¡eliere en lodos los eshdios que se ban refmido a esta

74
Estahridis: In Mandu CürdoInt'u en el At* ColorútÍ

obra o a la proúrcción del mencionado wr¡l- nrcedido en la dicha imagen, de haber sudado
tot. cmtidad de agua no pide proceder natural-
L¡ riltimo escriüo sobre escr¡ltrua colmial m€rÚ.e de lamadea, ai fiellos de lapinrna,
en el Peni es el libro del Bmco de Chédito bamiz y encamaciún de ell¿ por ser todo muy
dorde pardcipan varios arsores, ya hemos seco, drao y esar sobre cosa más sea $p es
anotado lo manifesado por Bemales en rela- la madera, y flue hech¿ las diligeacias de qn
ción a la escultura de la Virgen de Copacaba- pueden baber mspecha este t€stigo lo time pon
na de Lim¿; Gisüert en dicha obra al trata¡ milagro...", rnás adelant€ cmchrye su declara-
sbre h wultr¡ra en Cr¡so se ¡efierc a Diego cién diciendo: "Que lo dicho tiere es la
Ro&iguez como un escrüm erydol docrrcn- verdad y lo gue sabe para el junmmto que
lado en Quito, Lim4 C\tsco y Chugisaca y fecho tiene y firmólo & sr nmbrg qrn es de
co'nsidera como rhica obra idedificada un San sesenla dos & edad y firmé el señor hovi-
Sebasifo en Quito que data de 15?1; en 1580 sor. El doc{¡o Valu[zr, Diego Ro&igrcz,
lo ubica en Cusco habajando el rel¿blo nayor escultor. Arúe mi Juan de Rodas, escribano de
par los m¡cedmios¡ en 1583 lo docum€,lrt¿ en zu mallslad'.
Cnrymca fÍm¡do rm conl¡ato para la igtesia En este mimo legajo del milaro de la
mercaderia de dicha ciudad. obra que ro se Vi¡ge¡r se da a comcer indirectaü€núe al que
ejecuó; por ello y porqué no apa¡ece en pinté y encamé la referida imagen: Tn la
niqgñn documedo posterior, prcsune su Cftrdad de los Reye, este dicho dla" mes y aúo
mr¡erte eÍr esa fecha (Gísbert, 1991. p9.205). sr¡sodicho pra dicha averiguacifu, el dicho
Por sr pürte Tord en l¡¡ misma publi a ión, Señsr Provisor mmdó parecer ante d a un
cuando se ocupa de la escultura en Arequip4 hombre que dijo llamamie Q¡i6ilóbal de Ortega,
al refe¡irse a la imageir de San Sebasfuln que pidor de imágeires residente en e$s dich¿
corunrvao los jesuitas, la cataloga como obra ciudad, el cual ba tenido noticia el Señor
de Diego Roüiguez (ford, 1991, pg. 2521 hovisor qte pintó y wamó la dicha imagen
(Estabridis. El Couercio de 16.08.87). pam qpe declare si el sn¡dor qrn two la dicha
Por todo lo exprcso es que en bas a im¡gen & Nue$ra Señr¿ de Copacabana
un¿ mta de Vargas Ugarte, recurrimoc a rura pudo proceder de tra madera gue esá c€mpues-
pubücación hech¿ por Mmseñor Carlos Garcla tA de matiz o matices que al tieryo $!e 1¿
Yrigoyen €n "El Anoigo del Clero', Boletú¡ hizo 1o puso... y siendo preguntado dijo: 'que
Ecl€sid$ico de la Arquidiócesis de Lima, l¿ dicüa imegeú de madera, sabe €te testigo
editada en l9(D, donde se frascríbe el proceso que la hizo Diego Rodrigrcz escrüon, gue
abierto por Sdo Toribio m diciembre de reside en esüa chdad, la cual es de ce&o de
1591 por el milagro de la tmnspiración de la Nicaragua y que puede hacer tres años m¡is o
escuhrna de h Vqgen de Copacabana de menos Ere el dic,bo Diego Ro&iguez e la dio
Lima C¡rcla Yrigoyen en la sección docu- a €ste testigo ptra que la pintare y decoras€ ...
ú€ntos para la hi$oúa del referido boletf& y €ste testigo la pintó, doré y encamé y la
con fecha lE de abril de 19@, t¡ascribe lo puso err la perfeccídn que al prosente est¿..".
siguiente: "En la Ciudad de los Reyes el 4 de Iguaümene Va¡gas Ugarte en sr Diccionario
enero de l5Í2 el Strr hior mandó parecer de Artifices no consigna el dafo y se refiere a
mte sl a Díego Rodriguez que d{o ser wul- Critobal de Ortega como arilor de la pintura y
tor residenle en esta cirdad, por haber tmido dorado, m 1590 del rdsblo de Santa Catalina
st merced noticia qn habla hecho la imagen en la Iglesia de SEn harcisco, y en 1617 del
& Nuestr¿ Señora de Copacaban4 del flat dorado del retablo prircipal de la Iglesia de la
tomó y recibió juraoento de form¿ de &re- Trhidad, ge habia tdhe Abm de Mesa.
cho... y siendo pregunúa& d[io: "que ese Con los tesüimmios ciüados lfoeas alrá.s es
testigo es el misno Diego Ro&igrcz escuLor, ürltdable la autorh y la fecba de la image¡r
que hizo h imagen de madera de ce&o de de Nuesha Señor:¿ de Copacabana que se
Nicaragua y le parece a este testigo, flue prrede coriserva en Lima; Diego Ro&iguez la talló y
hacer tes años ades mds gue meooe, qn hizo Ctistébal de Ortega la píntó y doló, ca. 1588.
l¿ dic&¿ inagen en esüa ciudad; que al tiqo Taübién se deduce por la edad que dela¡a
que la hizo eSe testigo y f¡¡e la labré, eg¿ba Roeigr¡ez ef,r esa fechq gue nació en 1531 y
el ceüo rmry seco y de mwhos dfas traldo de que es a los 4O añoe gue lo enconlramos
Nicaragua qtn el nil¡glo que decla Ete ba trabajaúdo en Quito en sr San Sebastian, obm

Sequllao: Año II, Nros. {-5, 19E3 7,


E;tütdi¿r

qn, comparada con las dos realizadas en el ricas s le viste con rica corona imeerftú,
Peril, la Vhgen de Copacabana en Lima de ca" remafad¿ en colorido penacb de phmas
1588 y la de Sab S€basiáü en Areguipa de mlilicolores. Po,r su parte la Virga de Ce
1590, rellejan ta misma gubia. En sus ecultu- cba¡cas ¡ace de la Yirgen de Copacabma y al
ras del ñúrtir asa€tado se aprecian emejanzas igual E¡e ellia es ma Cadela¡ia, sólo que
€n ese egilo de rcgaw mmieris4 aI parecer adquiere carta de cfidadanla en el pueblo de
de raigambre casella¡a, con cierta estilización Cocha¡cas cuaúdo es entrmizad¿ en 1598,
de la ligur& notoria en el alargamiento del ape,nas ües h¡slrm d€Wués de la Virgen de
cuello y ma bft$eda teryrana de realistno, Copacabam y adqui€se particulacidades icono-
puesfa do manifimto en h hisqueda de un grdficas en sus representaciones pictóricas.
incipiente nruralismo andómico. En lo que s A diferencia de Fraocisco Tito Yrymqui,
refiere a la escultua de la Virgen (ver figura el promotor de la Yirgen de Cocha¡cas,
l), reryonde al gwto de hs vlrgeires del bajo S€bastifo Quimichi, no esribié loda sr aven-
ren¡cimieúto sevillano, de las del tipo que hna para conseguir la imagen qr¡e Uevó ¿ su
hace Roque de Baldque, del que conÍErva- pueblo; sin embargo, rm coderyóraneo, el
mos dos imágenes sú Limr, la Virgen del liconciado doo Pe&o Guillfo de lde¡doza
Rosario de Sado Domingo y la Virgen bauü- escúbió una crénica $le se coff¡erva en eI
zada pr el hpa Jnan Pablo II comi de l¿ Sanlumio de Coch¡¡c¿s, don& nos relaa la
Evmgelización, en la Cate&al (Benmles, hisoria: "Relación de la Imagen de Nuestra
1977'l; ambas ya se encontraban en I imn por Señora que está en el pueblo de Cocharcaq
las fecbas €n gue Ro&iguez esculpe ta de bcha por el Licenciado don Ped¡o Gnillfu de
Copacabana y ro es extraño que las hea tom¿- Mendoza en?fi de julio de 1625". Esta fimte
do como pudo de referencia, arnrque €n est¿ sirvié de seguro a Fernando Montesinos quien
imagen, la Vhgen lleva los cabellos descubier- visitó en 1640 el Sanfin¡io y en $ul Anales
tos y su mmto es mems rfgido al recogerse repitié l¿ hísoria (Montesiro$, 1642). Mds
por delane. Y asi llegamos a dm inúerpefa- adelante en el siglo XD( lo hará en Crso
ciones disúintas de rma misnra advocacién, la F-milio Monfeso al editár un libro muy pqlue-
de rm escrüor hispano como Roüigrcz y la ñito dmde la llama Kochmhs y varla los
de un escultor irdio como YupanE{ quienes mmbres de los pa&es de Quimichi. Al
est¡in relacionados i¡directmente con Vftge- marg€n de ello y b simple de la edición" la
res p¡imfenias de Baló4re. tommos eNr cu€da porgue en ella figura m
Más adelantg junto a la Iglesia de Copa- pequeño grabado, donde la Virgen aparece
6¿[en¡ en la calle qw conduce a la Alameda, flotmdo edre mrbes en amplio traje de cm-
se fimdó rm beaerio para dmcellas de ¡aza posicim üia$gultr, con toca y corotr& rodeada
iodfgenq con lice¡rcia dorgada por Célula del por resplandoreg muy similares a los que
?3 de enero de 1678. En esúe beaterion a$arte tiene la Virgen de Copacabma, mgrh se prdo
de sr Virgen titulax, se peden encs¡frü apreciar en um vidta a su Smturio en 19?8;
lienzos €d¡echam€úte ltgados a 1o fodlgem lleva el cirio wenditf,o y al Niño effioflizado
(Eslabridts 19E0). al cenüro, cual imagen medieval. A pesar de
srx¡ dimmiones el grabador anónimo ha
I,A YIRGEN CANIIEI"ARIA inchddo e¡r la zona inferion el Saduario de
DE COCHARCAS Cocharcas e¡rlre cerros y eir primer plmo el
rio Pampas con embarcacioneg quq por stts
Ed¡e las advocacio¡es que mes alcanza- 4irnensiornespüecm cravelaq es el rinico
ron fma dent¡o del temitmio que conespon& grabado qn conocmos de la Viryen de
al Peni actual, f,enemos que deslacar a la Cocharcas Mont€s E, 1886) (ver figna 2).
Virgen del Rmario de Pomala y h Virgen F.n base a la relación de Guill& ha¡emos
Candelaria de Cocharcas ya ew, La Yirgen rma dnlesis de la hisroria del gestor del culto;
Candelria del Sanlumio de Copacabana que l¡pe Mailtu y
Sebastitu Quimichi tue hijo de
se ubicaba denl¡o del terrilorio del Vineinato de l¡isa Asto, del ayllo y
parcialidad de los
&l Pemi, conespon& a l¡¡ aclrul Repiblica de Casanencas, descediede de un cu¡aca llaú04-
Bolivi¡" I"a Yhgen del Rosa¡io se perumiza do Chquisilc4 mozo &, 23 años m¡{s o
en la temrÍtica icmgrifica de la advocación rnenosr mry aficionado a hs cosas de la
ptreñ4 cuando eir las representaciores pictó- doctrin¿ cri$ima" En rmo de los fe$ejos de

76
Estabriiiis: La Manwfu ht&turfu en el Ath Cdoniat

Saa Pedro en nr puebto nrfrió un accidente en derccha degaca en primer plano un caballero
lm¡rÍrarp qn lo maduvo afligido hag¿ q¡s somb¡ero €m rrraror vestido a la moda de la
viaja a Cusco y en casa de doña Ines, un¿ sogrda miüad del siglo XVII, gue bien podria
india palla parienre de lo incas, se entera del ser el donante de los lienzos¡ el Capiüln
$antua¡io de la Virgen de Copacabana y de Centeoo y detrás de él un p€rsoraje de piet
sus milargoq lo que lo motiva a b peregrina- cobriza que $ryCInems r€Fesenta a euimichi
ción En su ruta se detieoe en el tambo de (ver figua 3).
Rrcará, ffi e¡r gpfus es sanado de su h otro lienzos & la serie Ere oana la
berida por milagro. Ig6ia de Cocha¡cas se aprecia, e¡r marco de
Llegado al Sduario decide conseguir paisaje coo una capilla, las figuras en primer
ma copia de la imagen para su prnblo, pero ptm & una religiosa ftarcisús y rm jesrita
ffasp de dircno, tiae gue gestimar una y m¿ inscripción $re re.za: "El año de lj93
licemia anfe el Ohiryo Alonso Rmfrez para llegó la imagen de N.S. de Copacabana siendo
pedír limosna y logfa ad jrntar el costo de la ctna d. Anüés Mod,erc y Conegi&r d.
talla. Segrh el relalo, por entonces ypqui Crerdním Müañón. Y en l59B se t¡asladó del
tenia ma rftlica hech¡ para Ttrcrmfo, pero el pueblo de Cayara a sü nusva Capilta siendo
compaOor tabla muertoo por ello euimichi, crna el s&r F¡ansisco Aguilar Villacastfn.
valiendose de una Palla parieme de los Incas" Estuvo en srl capilla 20 años y en 16?0 se
agrovecha la oportrmidad y la compra" A todo trasladó a la iglisia de Calicanto, sieú ya
ello sigue el decomiso de los a$¡$inos de cur¿ y vicario el Sr. Ltlíguel Albites de padill¿.
Copacabana y la disposición del Obiryo para La dedicó el ihrgrlsimo Sr. Ctisóbal Ca$rilla
que s la devrelvan mden curylida por los Zamor¿, siendo Corregidor y Capitdn D.
fraileq los Ere incluso acceden al pedido de Diego Galeaoo".
Quimichi, paxa flue esa mche pongan lL I{ace casi dos aúos el I de setiembre de
imagen en el tabernáctúo junüo ¿ la mitagrosa" 1991 un incendio desn¡yó t¡€s iüág€mes y
Al db siguiente emprende el viaje a Cochar- nueve pinturas coloniales del Saduario de
cas en rma travesia qre, estuvo llena de vicisi- Cocha¡cas. En este suees trágico para fl¡s
tudes al pasar por Juli, Urcog hada qrre llega devdos la imagen titutar del siglo XVI, obra
a Cayarao pueblo principal de la dodrin4 de YWm$r, se perdió casi en m 60%. Los
doúde ñ¡e recibido con danzas y feeines r€stos ñpro'n traldos a Lima y a mediados de
orgmizadoo por el paüe F!reisco de Aguflar juti,c de 1992, desprds de l¿ restarnación
Viltacasúln PoSeriormente, rel¿ta el mílagro llevada a cabo por el seúor Hugo Flores ha
de h ltuvia p¡odwida mie¡rtras ent¡aba a su sido minuciosa, poque sbre los ¡estos de la
capilla en Cocha¡cas. Al temnin¡¡ s¡ rel¡úa nos original" basado en muchs fotografias, logró
infoanna qrn los res[os de Quimichi, muerto en re$ucitar 6il¡s rasgos.
Cochabmba fueron trastadados a Cocharcas
y sepultados en el ftrontís de la lglesia (Gu- I.II \¡IRGEN I}T COCEARCAS I'E LIMA
illéq P.,1625).
Según Vargas Ugarte, la glesia y retablo I¿ devoción ¿ esta advocación de la
se t€reinaron en 1675, en tíempos del Obispo Virge¡r, rfuidamente se diñmdió por el Virrei-
C¡isúébal de Casnflh y Zrmrol, y sn¡s muroc nato y fue eil¡onizada en Lima en 1685 segrh
fi¡eron engal¡nado¡s con pintrnas enlre 1688 y ms rehla l&ryabunr en su Diario: "sabado 24
1690 por enctrgo del Capirán Juan Flmcisco de febrero del año 85 dla del glorbs apodol
Centem (Vargas Ug¿rte, l%7.pg.561). EUre San Matim, a las cinco de la fárde, salió de l¿
los lienzos cwnados en el Smtuariq nos rglesia de mi Señora Sanfa Ana la procesión
detend¡em.os en uno que considermos de con la imagen de San Josephe y Señor San
interés para nuesüro estrdio; nos referÍmos a Joaquln, la imagen de Nuestra Sefrora de
aguel donde la Virgen cm el Niño at¿viada en Cocha¡cas con mucha solemidad y la lleva-
traje de composición tdangular, aparoe en ron e su capilla m¡eva donde fue colocada y
anda bajo palio rodeada de cirios, con un llevó el estandafie don Ranciso Cobnares
ramo de llues en la mmo derecb. Oficial de las Cajas Reales de su Mejedad y
Indudahleme¡rúe aqui encotramos la sum aconnpffi al Cabildo de la ciudad con sus
de todas las reprwnacimes icoográficas de alcaldes ordinaios con sus velas e,lrcendidas.
eda advocación, realizadas en lie¡rzo. Hacia la Y todas las calles estaban colgadas de tafeta-

Scquilao: Año II, Nrcs.4-5, 1993 T,


F¡¡at¿¡ss

nps y €n el zuelo soú much¡s flores". (Mugab- "Pirúura Vinei¡al" del Banco de Crédito
wu, 1918. Tono II. pg. 160). (Samiedo, 1973. pg. l4?). En aobos ejem-
El promdor de tra capilla para la Vhgen plaes aprecimos los elrentos infaltables
ñrc un indfien¿ ll¡m¡do Sebastián Alonso, Ere idedifican a dicha advocacirón; la Virgen
gien desde hacla cual¡o dos atrás labla es fepfesentada eir su mda procesiooal con el
otüenido el pmiso del furcbrspo Don lraje de composición triaagular, ricamte
Melcbsr de Liñfo y Cisneroq as{mimo logró decorado, de pie sobre pema A$d la divini-
levanar rm conventillo para l¿ edwación de dad crece, coüro efi el medievo, sl es&la es
las hÉrfanas de caciqus (Vargas Ugarte, monumedal con respecto a la geografia del
1947. pg.S6/). El poder de la cofradia de lugar y a los peregrinos que se dir.igen a su
idios sob¡e la capilla se puso de m¡niñesto sanfuario, La lectura se inicia en la parte
en 1796, cr¡ando el Consejo de Indias, el4 de sryerior izgierda por do,rde aparecen los
junio de dicho do, falló a favor del indgena peregrinos hests rm¿ Ercbrada en la que el
Rmcisco de l¿ Encarnacidn Simpul, ag€rl'e de peligfo acecha y los demonios e hacen pre-
los indios, ante las pretensiones del Chantre de senfes; la fase siguienie es en la zonra inferior
la Cat€&al D. Rarrciso de Smtiago Concha del lienzs, delante del anda, por donde pasa el
quien habla solicitado al Rey se le declarase rlo Pmpas. Este cruce siempre es anecdotcío
Patrono de dicha capilla (Va.gas Ugarte, y m falta en ninguna versión, ul rg,tal que la
1947). cmiti\ra presidida por el Obiryo y dignidades
civiles qrc fignan aI ot¡o lado del rIo. El
I,A VIRGBN IIE COCtrARCAS camirc sube por el lado derecho del lienzo,
COIUO TEMA PICTÓRICO hag¿ los albogues y m¡is adelade el Sdua-
rio Erc es rellresotado por lo general con
Antes de promdiar el siglo XVII, & caractercs aryiteclónícos diferentes. Esos
segu¡o lonmüdo cmo mdelo la propia ima- lienzos y la mayorla de ege tom4 dejm muy
gen en nr ada procesional el dla de su fe$í- poco para el celajeo gue sólo es usado bajar
vidad, stuge del pinc¿l de los pidores indlge- fornando ¡ingulo para resallar el rogro de la
rus uúo de los lemas más represedativos del Virgen. Amb6 piúras preseútaú diferencias
arte colonial peru¡no, creado agui cmo fnrto eú cuanto a atributoq lo vemos en la versíón
del s€ntir devocimal hacia lL "mamachao do Nuer¡a YorL donde aparte del rmo de
Cocbarcas, deff¡o de ur gusüo coonpositivo floros la Virgen arh llev¿ la consabida caarde-
prqpio de la pintura indlgena de la zm¿ nn 14 por sr parte eI lie,nzo {¿ Lime, ya tiene la
andin¿ del Penf" de rico colmido, narrativq pema conr los cr¡ertros de la luna. Con reryec-
rec.dó'tico y de ura ing€üuídad formal que úo al batdaquino tmemos 4n coreiderar que
parecieran los mejores ejemplares de un arte miat¡as de la Brookl¡rn lleva las coluilnas
uÁaifo.
Sin lugar a du&s cre€rms gue se hizo con ñrses salomónicos, la versión limeña es
un grabado, arh no ubicado, ge sirvió de de fustes lisos, con ligeras Arias helicoidales y
modelo a los ¡l,ocos ejemplares que hoy se lístores aguidisantes que tendrán éxito en
cornervan de este tema pictóricq ya que todos versímes poderiores.
ellos presenlan ciertas semejaoza* Eri$e en ol¡a colección particular limeña
Tomarem.m como ejerylo algmas de l¿s uoa pintura de la Virgen de Cocharcas (Mesa-
veñons más conocidas, empezando por dos GisbeÍ, 1982. T, il) $É al igual quo la müe-
que presentm i¡scripción con fecba de ejecu- rior preeda a la Virgen si candel¿ y corl
ción, el henm ubicado en el Museo Bnootl¡aq rmo de flores; acimismo estó sobre peana con
e¡r New York (Dtmaa 8., 198t, fechado en l¿ medi¿ hma y las cohm¡as det baldaquíno y
1765 y considerado del cfrculo del pintor el santmrio, sm inril¡res en decoración. A+d
ctuqre,ño del último üercio del sigto XlruI apa¡ece un recua&o sobre el fronl¿l del anda
Antonio Vilca opinifu qrÉ m c@partimos en flores multi olores, gre taübifu t€údrá
por cuado los colores no reryonden a la éxiüo posterior.
paleJ¿ de este pintorn caracterizada por ser de El lienzo del Mr¡seo de la Moneda de
matices muy cla¡oÉt doúde predminan más Potosi, creemos qlrc es poslerior a 1765 y
que las tiems, los rojos y aanles rcsaltados mucho m¡is cercano al pincel de Antonio Vilca
con blanco. l¿ cfra versiórU fechada en 1767, gue el del Museo de Brook$4 por la cla¡idad
en colección particular limeña, ilugra el libro y frwrua de ss matices y por la sirTlifica-

7E
EslaJ¿¡üist In Matfu Cañebrb en el At* Cfutúst

cién de la narración cocrrmbrista. Cabe anot¿r na enl¡a vegelacién y aparece la primera


Ere en la contimidad cronobgica de las escena con chinos sedados alrededo & oilas,
verdo¡es cit¿das é$e podrla ser poslerior al cerca ¿ ur pueblo y €n la rfltima €scena aoec-
úttino mwionado en colección paxtucular dótic¿ de la z,sna izquierd4 ver¡os cóm rm
lim€úa;.toma de é1, el tipo de baldaquim, el lad¡én gue robaba u¡a ofre¡rda de plat¿ en una
ramo de flores de la Vtrgeq el paño pequeño muliao es aplehdido y arrojado a rm pozo. En
en el f¡ontis la media lma y el modelo de la b zom, interior del limzo, al iguat que tdas
iglesia, pero simplifica detalles, no coloca las ve¡siom, el rlo gga y pasa delante del
floreros y el perfil de los cerros baja hasra la ad4 al frenúe los pereginos Ere fratacr de
cintrna de la Viryen, daodo rnayor eryacio al cruzarlo y exrfre ellos, al celrtro, lhm¡n la
celaje y con ello a h fuz ql¡e ml¡estra un afmión dos mujeres con haje ori€dal. En el
desarrollo más limpio y rr¡enm abarrotado de rio se ven embarcaciones trasladadas por
perwnajes. ind{genas y negfos demudos, m bebé que ba
Por último ros ddmtremos en dos caldo al agua! un cua pescando, etc. Al cruza¡
versiooes mry wmeja¡Í€s, la piffiua de la el rlo la €sceira obligada común al tem¿ icone
Colección de la Casa Goyeneche y la de la grdfico de las autoridades religiosas y civiles
Colección Emico Poli B. en Lim¿; mbas con su séquiüo, desaca rm di$inguido p€rse'
tienen los siguienes cüasteres similres: la mje vesido a la moda francesa, con un re.g¡o
Virgen lleva el mismo traje rojo con sartas de esclavo que lo proúege con una sombrilla. F.n
perlas y en la mano derect¿ el ramo de flores It zsnl derech4 al süirla sueslá, un gran
sin candela; el anda procesimal igualm€lile pleito edre dos personajes que so tiran de los
pr€selila tn baldaquino de encaje can campa- cabeilos, mi€dras ux) de ellog calzones
litas, ss€nido por cual¡o colwnnas s€rpean- abajo, con los genitates al descubierto, es
tes sobre tra mesa de frontat rojo, manrel de azota& en el l¡aserc po¡ rm terc€ro. El cami-
mcEe y ptr de jarrmes con flores. En lo que no conürce a los albergues consrufdos ahede-
resp€cla al marco del anda procesional el dor de rma ftrente, dode ce¡ca a ell4 bajo un
e¡rform geográfico es iguat en el tr¿tamiento a¡bol vemos nuevamede a rm gn¡po de orien-
de las mdañaq bajada del rio Pampas y t¿les. Hacia arriba el Smtuario con gran drio
santuario, don& el pintor la dejado m ligero cercado y alrededor carpas (ver figtra 4).
eryacio al cielo gw, €n estre dos exprcioares Por su propieÍario actual hemos tomado
plásticas, alcrrnza solo hasta la cs¡ona de l¿ cmocimiento que el hwzn procede del
Virgen, con lo $F ba logrado un mayor Monasterio de Sa¡t¿ Clara de Ayacucho y flue
perryeciin del territorio del pereg¡inaje, seglh docrmentos obeerr¿do por é1, pegados a
dorde se multiplican lc personajes. en rnayor reveño del lienzo, ya esaba piúado en 1750,
poporción en la pintrna de la Casa Goyene- lo qrn ¡os llevarla a lma de las primas
che. Ambas nos ofrecen algms ele,merl.os versioffi, incluso a¡tedor a la de BrooklF.
icomgnilicoc novedoss al incluh la premcia Por ello tmbifu creemos que Ia pisura de la
& figuras orienfalas, personajes anacrónicog Casa Goyenech e$árIa ircpirada €n esa o en
ya $D los chinos hacen acto de presencia en atgfu grabado becho en el Perú Erc sugiera
el Peni a mediados del siglo pasado. Miedras de Ayacucho, sin dejar de lado la posibilidad
fi) se hag¡ una inveoigación profunda al queambasproceden del mimo pincel
fespecto, nos atrcvemos a qponer que €s Deryués de lodo lo mencimado cre€¡nos
producfo del gusro p6 las cbineriaq propias que no eille ninguna duda para afirmar gue
del rccocó en el siglo )CfiII. el te,ma pictórico de la Viryen & Cocbarcaq
Analizaremos el lienzo de la Coleoción es la seación iconográfica mcs autenticarnente
Poli detenifudmos ear alguas de tas esce¡ras pen¡am de b püisilica coloni¿L
curiosas que rodem. el anda procesionat En la
parte srperior de los cen¡os, llama l¡ alención I.AS CATÍI¡EIÁruAS E¡{ ANEQI'IPA
l¿ $ilu€la de los p€rsomjes trabajados a con-
tratu y sí seguimos con la lecnra & la rz- En Arequipa es posibb comprobar a
quierd4 hacia abajo ve,Íemos ma laguma con t¡avés de las expresiones plá9icas qn ath
patoq rodeada por escems de tauomaquia y conservan, la devoción eryecial hacia la
ur idigena smidesudo hasiedo sus necesi- Vfugen Mafia" menifiesta e,n la variedad de
dades fisiológicas, Baja el camino en serpeirti- advocaciones {¡ue sorr objeto de veneración.

Sequilao: Año IIr Nros. d-5, 1993 7t


F-s¡frufu

enfre todas e[as, la que tttvo más éxito fue la 1590 (Vargas Ugarte, 1947. p9.570). At igu¿l
imagen de Ia Pmifrcacióu, tlamada popular- que en la de Cafuna la Elesia pose lienzos
mente la Candelaria Al rcsl]ecto, Vugas que relatan zu listoria y las ricas joyas que
Ugarteo cita un documento ¡otari¿l de 1571 arh conserva y que pudimos qpreciar a.1973,
doúde se hace merción a la ermiüa de la dan prueba de l¿ devoción baci¿ ella
Candelaria de L¿ri LarL ¡ombre Collagua gue L¿ Caúdelria de Chapi es más tard{4 se
ccrreryonde at achul pmtefu de Caima (Va- r€monta al siglo XY[I, según Berredo
rgas Ugarte, 1%7. W.566). Por su parte Motta Málaga h Virgen €ra patriüsnio de los pue-
7¿malloa plmtea que la Candelaria tuvo blos mtr¡rales de Tasat4 Chajrón y Paramy,
presencia significativa desde el siglo XVI, ubicados cerca de las nrinas de Chrajón..
pe¡o m el campo, porque asi lo manifies{a la (Bernedo M.L. 1949'), complejo cer@onial
t¡adición oral y ad lo rqfsrm ots hierofmlas. dodicado a la h¡na y que la imagen cmen¡a.da
Ancna qus en lz znna ru¡al los cameesinos en Paraoay fue trasl¿dada al valle de Ch¡pi.
estaban ajeoos aI culto de la chdad y tenlan El famom valle del Colca uvicado en la
s¡s proplo$ paronos, de acuerdo a sus necesi- cordillera interandína de El Chila, eútre las
dades agropecumiaq por ello es gue se omitió regimes Qwchu Alta y Suoin no escapa a la
sr culto en libros de Cabildo y Ayuntamientos propagación del culto a la Caadelaria doüde
(Mdla E, 198t. figura el? de Febrero, como el di¡ dedicado a
Al buscar rma explicación aI porque de la ella en zu c¿lendaio festivo.
diñrsion de sr culio, la rcryu€sta se puede En la mayorla de los casos plmeadog las
erconüar en el origeo de la advocación el historias de las Ca¡delarias asentadas en
sometimíento de la Virgen a cumplir con 1o díferenles pu€bbs su mdinos, sus milagros y
estipulado en la ley mosaic¿. Segrh Catmcha el ritualde su festividad, están relacionados
la Matre de Crigo recibió en osta fecba cm el a$la y l¡a siembra y es eil ellos donde
afrentaq vergüenzas y por ello se erplica la se prueba ha$¿ la actualidad como. a p€rsar
fesividad: "como Dios al tamaño que por él de la lrcha de los evmgelizadores eryamles,
se padece da omas y ajusfa las meneedes, esúá no lqgrarcn hacer desapuecer corylefameeite
obligado a es{¿ festividad" (CalanchA 1938). todas las creencias y rituales mcestrales, los
Po'r eso es que se considera a la Virgen que se transforom¡on has un largo plocem de
de la Purificacídn, en fu imaginacióm populr, sinctetismo y aculturrcióa religiosa
la En pos€e mayores alributos, la más mila-
gros4 por que vivió el momedo de }a mayor EL AGUA Y EL CULTO A I.A CANI'EI,ARIA
aflicción
Ent¡e las más famosas Candela¡ias de I¡s b¿bitdes del Antiguo Peni se
Arequipa se cuentan la de Caima Cbaracato, y ca¡acteriza¡on por se un pueblo esencialmte
Ch¿pi. Cmo hemos anolado, Vargas Ugarte asicola grcr ello, siempe la bttsgueda del
remonta la digiiedad de la escultüa de l¿ agua para sultivar la tierra coñifuyé sl
Virgen de Caima al si$o Xl¡I. Eil snr templo preoorpacióm primria. En base a e&ts preocu-
{lue es de medíados del siglo XVIII, es posible paciones es que desde tiempos remotoq vemos
contemptar los li€úzos de Jacinto Ca¡bajal" srgh eri sus co'nce¡riones religíosas las
pidados hacia 1780, donde se d¿ cued¿ de l¿ ieraxqrdas divirras, donde los dioees del agua
higori¿ de sus milag¡os, relacimadoe con ocnparfu uo tugar p¡omin€rúe ylos fenó'menos
te¡rffi1os y pe$6, donde se demuestr¿ cdmo nalurales rehcionadas con ella, t¿les como las
el culto del campo va garando a la ciudad. lluvirs. las rempesafu, s€rán fámbi& divini-
Las pinturas de ega serie estdn dentro de la zados.
tryobgfa de las que tomm el tem¿ de la I¿ diosa lum simbollza- lds lfuviae el
Virgen de Cocha¡cas, obras de origen popular agua fpe felüiliz¿ba 1¿ üerr¿ e¡r doble papel,
con car¡icfer narrativo costr¡mbrisüa, donde no primoro cm deidad celese sideral coo lm
existe mayor preocrryacién por la pffryectiya cdül¿m de agua o paccba perforada con la que
o la proporcióm y prima en ellos lo deco¡ativo vierte las lluviaq segundo, como deidad üe-
y mecdolaio, trestre, persnificando a la misrma tier4 como
La Viryen Cmdelaria de Cbaracafo se una linda dorcella dedicada al cultivo del
verrcm ¿ 10 kilómehos de Arequipa y re, maiz, papa o Erinua y cuyo afributo es m
s¡pone qw fr¡e txaida de Copacabana hacia cáotaro de chicba $le se co'nvierte ef, lm

EO
Estabrídis: In Manw.ha Cür&Iorio en el At* C"olorúol

manffiial. La paccha es lm reipielrte que se llnma nurcfüa derción rm pedido gue hace la
llenaba con chicha o 4gua y se vetia a pie del Pach¡mama: Tn carnaval y en Santiago
ldolo para qrc dote ala üerra del poder pro- alcfozame por los *nimales y €n l¿ tie6t¿ de la
ductor, segtn Carrión Cachoto fue el america- Pu¡ificación de Nrcstra Señora por los produc-
nisüa Jóyce guien lo desi$ corr €se nombrg üos". F.n base a ello e puede alirmar la persis
en atención a qrc el tall¿dos (Carrién Cachot, t€úcia de los ritos virrulados a la actividad
1959). Se b erpnentra en las altrnas máq agfopesuaria como el "pago a la Pachmama"
rolíguas' irchtso en Chavún o la "Tinta a loo Apns'.
Por su parte el Dios Sol era aguel qrn Aqui vemos el tipo de sincretiso do* se
vivia en lm cumbres y fecundaba a la tierra al conserva el ril.,o indigena, pero s le da rm
uúrse a la diosa hma a quien tramitía su significado edstiano.
poder generatriz. Anbas deidades esü¡h am- [¡s ritos s ponen de m¡nifiesto ¡¿g¿
pliamente itustradas en el arte arqueológico. achnlidad en las f€stividades del ciclo sadoral
El jesuita Arriaga, en el Capftnlo II de su donde se asocia bs fiestas de loc santos y
Clonicq sobre la extirpacién & idolatrlas en virgenes a los calendarios productivos idige-
el Perú, nos informa de lo qrrc adoraban los neo y al padeón tmdicional de los Aprs y
indios: "A Mamapacha que es la tierra tnm- Pachamma Prueba de ello lo da, por citar un
bi& reverencim especiahrente las mujeres al eje,mplo, los riltimos esfudios de Valderrma-
tiempo que an de sembrm y hablan con ella Escalade sobre los rfi¡ales en tomo a la
diziendo Ele les de buena cmecha y derra- adividad agropecuada en el Yalle del Colca
m¡n ptra ego chicha maiz molido...". "A lm (Valderrma-gscalante, 1988). Asfrnisnro, fug
Rquíos E¡s sn loa mnnantiales, y fuedes investigaciones de la Pontilicia Universidad
h.mos hallado $r adman de 1¿ misma Católica del Peirl cuando a havés de su
maner4 €ry€cialrente donde üene falta de hoyecto de Presenación de la Mrlsic¿ Tfadi-
agua, pidiedobs qrc no sequen ". "A los rios cional Andina, pg ¿ls¡nza una información
ryando an de pasallos...". "A cerros altos y ¿rnsra de los ritos y fegividades, en zu riütima
modes y algunas piedras muy gra*s tam- edisión sobre h mrbica TÉdicioral en el
bien ¿doran.." (Arriaga, 1621). Valle del Colca. En ellos iguahede vermos el
Deryués del pam de los congui$adores y sincretimo cr¡ando se celebrm fiestas como la
de los dos colmiales s puede afhrnár, en de la Virgen Caodelaria en Chívay, Cavan¿-
ba.s a los estudios de Marzal que el panteon condg Coporaque, Mac4 lchrryampa, Madri-
mdino actual esá integrado por Dios, los gal y Tapay, €n ese últím coü caracteres
Sados y ciertos sers sobremtu¡ales andinos, especiales por ser fieda pafonal. fu zu reco-
co'mo la Pachmama (Maee Tierra) y lm pilación incluyen la música de la dmza del
Apus (cerros). En la aceptación del Dios Khamile qr¡e se dió dumnfe la siembra en el
sistimo no hubo problema pues equivalia al terreno de la Virgen de la Candelaria, en el
concepto de Dios creado'r que ya tenlaa los distrito de lchupampa, en 1988. la fun de
idíos. A los santos seles ac@é como equiva- ¡gtumlle es una actualiz¿gi6r de las fiestas
lencias a la calegoria indfena de intermedia- ircaicas del Aymoray, donde los danzantes
úo sagrado, con la inch¡sidn emtre elloa de debdn dar incio a la sie,mbr4 pues tieneo el
Ieob y }a Virgen. En conchrión los idios cooocimiento mágioo y agrlcola pra garanti-
termi¡ron por ace$tr al catolícimor p€to za¡las. P¡imero 1o bacen en el terrm del
baciendo rma serie de reinterprAacién del S¡ntkimo y luego en el de }a Vng€& precedi-
mimo. do del Tinkay o pago al Apu y la Pacbamama.
I¿ Pachamama, inlemediario mdim, se Al flnal de la siembna em'oüan el haylle que
ta identificado cm la Virgen Marl¿ (Gi$ert, es lm canlo y gfo de gozo, qlue tmbién
1980). Es el principio de la fesividad aeftol4 viene de üempos prehispánicos y $rc.senf¿ba
proporciona los alíü€ntos necesarios para eI bueir ¡esrltado de la guerra y en espe*ial de
vivir; a ella gue oüecerle ?agos" en el mes y la buen¿ siembra y cosecha (Raez Retamozo,
compartir la chicha por el rito de la "Ti¡fta". M. 1989).
[,os mítos jue.gan m papel importaote en I¡s relaciones de la Yirgen Candelaria
la sociedad aodina; Ivfa¡zal nos alcanza rmo csn el qgua y la tierra estCn presedes en casi
recogido por Rosalin Gow en la comrmidad de todas las historias qw rodean a la imágenes
Pirchimro de lr Panoquia de Urcos, donde come¡rtadas ert este e¡$¡¡[yo, Cqlacaban¡,

Sequilao: Año II, Nros,4-5, 1993 El


Fsatt¡u

Cocharcas, Caim4 Ch¡rrcdo y Chapt ysu en ven los rlos ancesrales reirterpraados como
culto en h zoloa rural sn mdinq ain supeni ftutos de rn sinff€tiso que arh pervive.

NOTA.- El presente eüs¡ryo está basado en la ponencia prCIentada por el ¿rÍor en el Stm@o
Intemadonnl sobrc el Shcretbmo en lss l@enes Marianss, llevado a cabo en el Museo de
Bellas Afes de Caracas, Veneanelq en marzo de 1993.

BIBLIOGRArIA

ARRIAGA P., Pablo José


[ó21J Exdrpeclón de l¡ Holshla en el Perú. I ima. Rlición facsimilar, Buenos Afu€q
1910.

BARRIGA, Fray Victor


1953 Los Mercedarl,os en el Perri. Arequipa.

BERNALES B.,Iorge
l9Tl nBsculfiir.as
dt fuqte dc Balfuque y sa cfrcahn en Andal&cfs y América'. ht
ANsb & E*tlta 'lnlrr*:glpr* To¡¡n lüXN. Sevillg
BERNALE& J.; ESTABRIDIS, :PACHECO, et. aL
1989 Pinfra cr cl Vinebob dcl Pcrl Coleccün Arte y Tesros del Perti Barco fu
Crédiu &l Perú. üma

BERNALES, J.; GISBERT, T.; TORD, L.E; ESTABRIDIS, R


f991 Fsflltürn en el Perfi. Colección Afie y Tmrw del Perú. Barco de Cddito &l
psfri. I imr.

BERNEDO lt4 L¿onidas


1949 oRcseíw Histórica del Smtusio d¿ Nu¿stra Seiwra de Chap{, Fa Cúré: Crútba
¡hrcongrzm Hqim. Linra

CAIANCHA, Antonio dc Ia
1938 &&úe wsfun & b fut dc fu A*ú a cl Pal Barcebtu.

C/{RRIOjV CAC HOT, Rcbec a


1955 Adiguo Peni". Separata & la Revls{¡ del M¡seo N¡cbnal
"El Culto del agua en el
de Argueobgfa y Antropologftr Vol. II. IS l. Ma¡zo.

CATAI.oGO
lgy? Gbris ln Excelds New York, 1985. Magna llf¡ten El $hcrelim ll$anoome-
rft¡no olgtmrs lmágenes m¡rlans. Ca¡acas.

COBO P., Ber¡¡bé


1964 tbndación de Lh¿ En Biblioteca de Ar¡fores eryñoles" lvffirid.

ESPINOZA SORIANO, W.
1972 'Atfottso Rorinas Gavilán Vida y obra d¿l croni,sta & Coprcabanal En Separata de
Revbf¡ Hlúorls y Cu[ure l* 6. Lima.

E2
Estab¡idis: La Mandu Candotorb cn eÍ Ar& Cfunfuf

ESTABRIDIS C., Ricardo


1980 'Inca-s y Virreyes en el
leaf?rio Inügena &
Nu¿stra seinra Coprcabüuu. &
Dtarto OJO. Lima I de jutio de 1980.
lgu "El Grebado Colonial en Lima'. En Anuar{o de Estrdfus Anertcam. Tomo
XLI.
Sevill¿.
198? "El Patrbnonia Artfgico dc Arequipa'. Iüsb EI C;mrcia Lirrra 16 de Ag6¡sto d¿
1997.
1988 Aó*ncrciors e b Wcr an cl pctf Lim*
FERGUSON, George
SW aú Synllffi inClrí*ialtútx
GISBER4 Teresa
1980 lryrúay fftos A&re aclste La paz

GUILLEN, Pe&o
1625 kbiqz & b rrycn & Iütñe tu-ma & gc aü cn cl ptchb & C.¿¡;rg¡¡6¿¡...
en 20 dejuüo d¿ 1625.

HEENANDW DL\Z, Jo.sé


1944 "Icomgráfia Hiqpalense de la Virgen hdadÍe en b escultura renac€úrisa.. En Reviga
Archlvo lllspakma Sevilb.

LIZARRAGA, Reginaldo de
19ó8 Descrlpción breve del Perú. En Biblioteca do Autmes Bqpañoles, Madrid.

tvfARLATEcUI OLM, Rica¡do


1952 EI Süünrtu de Cayma. Lim¿.

L{ARCO DORTA, FÁrí$¡e


1950 Hisfo"ie del arte Hhrpanoeuerlcano, Tomo II, Barcelona

IVÍARA{L, Mmuel
1988 EL Sincretimo lbe¡ramcrknno, Lima.

MESA" Jose de y GISBERT, Teresa


1982 Hlsorls de ta ptntrn* Cusqueñr. Lima.

MOhmES, Emilio
1886 Breve reseñ¡ hilfuica del ssnturio de Kochsrts. cr¡sco.

L{ONTESINOS, Femaodo
Í16421 Annatce del Pirú, publicado por vicfor M. Marntua. ilfaüid, 1906.
MORALES, A; SAIr{2, M,; SERRERA, J.M.; VALDIYIESO, E
1981 Guh ArfÍdfua de Sevlth y su provhcla Sevilla"

MOTTA ZAh{ALI3A, E(htrndo


1985 El sguq_ln serpiente y la Candelarin & Arequipa. Seminario de Historia Ru¡al
Aadin¡" LINMSIVI, Lima.

MUGABURU, José y ttancisco de


1918 Diado ds Linn (1640-1694). Colección de libros y documenros feferelúes a la

Sequilao: Año II, Nros.4-5, 1gg3 tr


Ec¡útded.

Hisoria del Perú. Lima, 1918.

PEI-ACH y FEUU, Eorique


1972 Nue$r¡ Señore de Coch¡¡cs. Lima.

RAEZ RETAMOZO, Miguel


1989 Textos del cat4@o flue acompda al disco "trffs&n TM &, Vdtc M
C.ore'. Lrma

RAMOS GAYIIAN, Affonso


1860 llllorl¡ de Copacabena y de su milngroca frnryen de la Virgen Compediado
por Rafael Smz.

SARMIENTO, Emesúo
t973 Plntnr¡ Vhreynsl. Coleccién Arte y Tesonoo del Perú. Banco de Crédiüo del Perú.
Lima.

UGARTE ELESPURU, J. M.; ESTABRIDIS, R.


1990 La lmagen de Mari¡ en el Arúe del Perú. Limn.

VALDERRAIvIA, R.; ESCAIANTE, C.:


t988 Del T¡ta ldalku a h Mam¡ Pachan r*Aq sockdd t ritos en loe Ades
Pcruanoci Lim¡.

VARGAS UGARTE, Rubéa


l94l Ensayo de m ücclonarfu de Ardñcs colonlsles en la Amérlca Merfflonal
Bueooa Aires.
1947 IIIúorb det Culto de Marí¡ en lbcro¡mérka y de ss lmágenes y Santuarloe
m8 eebbrdos. Buenos Airs.
VARGAS, Joüt hilarí¿
1972 P¡trlmonfu ArlÍSico Ecun{orisno. Quiüo.

TOMERYIS
(Seviciffi dc Tqogrúr)
GEODESIA TOPOGRAIIIA NTVELACTON DELIMITACTON
LEVANTAMIENTOS TOPOGRAFTCOS OTROS

CARTOGRAFIA FOTOGRAMETRIA PROYECTOS


PROCESAMTENTO DE DATOS (TOPOGRAFTCOS)
* Todos los fabajos se decfilan con insn¡mental elecf¡ónico
* El hoceso de cálculo de datos se efecfila con p¡ogm¡nás eryeciales pra
topograffa por computadora

Jr.Icr üf9 rinn 1ü - Tdftm ?I'-3!tU,

84