Está en la página 1de 191
‘Sef Stcsn sn cel, cba de 1978 (México) [FoI cin cn catellann noiembre de 1980 heico) ‘Quint sdlelon cn eamllon,dilembre de 1981 (Mesico) ‘Sir ten caucana, coer de 1995 (Mexico) ‘SEs cain en conta, diciembre de 1968 (México) ‘Ove seine caren, dcembre de 1986 (Msc) "Novem eign en caellna febrero de 1987 Dec edi en culo, enero de 1988 (Mca) ‘Undecen eaon en eacelaney stub de 1999 (Mico) Duodécan eicoa en castellano, noviembre de 1990 eatuaesspsnggronses exemummass Peet ci © cusovan nce Til gin: she hit of cal. Pom be et Bg bs ime por nr ves por The Caendon Pres ISBN: £4325-0282-1 (Obra comple) ISBN: B4325.02613 (Volumen 3) epost legal Me #1.et3-1950 Impress en Claas Oreoyen, 8. 1. Pllgono Les Parneelos de Jaume (ade) HISTORIA DE LA TECNOLOGIA Siglo veintiuno Volumen 3 DESDE 1750 HASTA 1750 (11) por 1. K. DERRY y TREVOR 1. WILLIAMS México historia ' Espatia [I tecnologia Argentina colombia Wl siglo xr — Indice seer sor ‘eos a te Menee Heelers Bs Sine pee MariCarmen Rude de Elvira 9 Debtocicta Carmen ice Bia Santiago Montorte ‘Seounon ranse LA REVOLUCION INDUSTRIAL HASTA 1900 (1D UNIVERSIDAD NACIONAL BF Sav! 238° 18, EL, DESARROLLO DE LA INDUSTRIA QUIMICA Facultad de Filsolio Humoriseie: y es MODERNA LIOTECA OR. IUAN JOSE NSSEN 1 Industria gut y ta revoucin, dural. 77. Gao sulfurico (1830.1900), 784—~Loe colorantes sh {eitger Eatonton, hrAlgumos process lee Wictreniueantes arttciaes, ee B7 3654 Sass co 19, LA INDUSTRIA TEXTIL ier hg can tens ‘usta 160, 628 Calcteriay enenfes, 136-b8 : ‘aque chacrsbo ss nbuas texes GS Bas, 3 20, CBRAMICA Y VIDRIO ta industria cerdimica enol siglo avitt, 6541 ‘sali en industria coarpiea en et sgl 3x, SST Brelacloa’ de te fabricacion ash wide 61 ES'fabricacion dei VidetoGssioa0) 8 El lector encontea 21, BL MOTOR DE COMBUSTION INTERNA 4 al final de exte volumen unos euadros cro Ss cot dec : gr etme se a ea ee it dt lp ee mcs . Reeaegians Saar Soma eee ce ca oe Een UE ee re afl 2. LA INDUSTRIA ELECTRICA .. Introducclgn iatérioa, 93-—La producci [eeldad’ 098"Distetoscion, 9002 Taegreie Ss. fopia. 919 TET alumbrade electri, SEL note secre, 954 er 23. LA IMPRENTA, LA FOTOGRAFIA Y EL CINE ta san Ta gig 7 pwns oe ia eg 3 a REE Peach fae dot 1h fotceatia,389™Fotourati. para ai Sion shunsuadon S67) EP dtsorrous ae fs Chnetsatopee 24 AGRICULTURA ¥ ALIMENTACION 1 egupulra: aperot.$85—Le agriculture: produc 1806), 1602-“ei" tratamiento: de" los. aimentos! Senstnyacida ‘dl pescado 'y in pesca dea ball ‘Mentos, TolEEnlatado 'y ettigeraci, Haat 2% EPILOGO: HISTORIA TECNOLOG! RIA GENERAL 't* TBCNOLOGICA E HISTO. ‘CUADROS cRONOLOGICOS BIBLIOGRAFIA ESCOGIDA AGRADECIMIENTOS INDICE TEMATICO INDICE DE NOMARES om 18, EL DESARROLLO DE LA INDUSTRIA QUIMICA MODERNA Como hemos visto en el capitulo 9, los produc: tos guimicos se habian hecho necesarios, a media- Sos el siglo xvns, para una gran variedad de in- austrias, las necesidades de la Industria textil eran particularmente apremiantes. Hay, no obstante, poco Ge verdad en la afirmacién tantas veces hecha de gue la ‘guimies La a tria textil fue Ia precursora de la clencia ‘expansion de lay TAbricas-de~tejr- dor'en Gran Bretafa, que comenzé con Ia, revolt Sion ‘industrial, junto con la expansion de la fabri- Shcion de cristal y de jabén, hizo crecer en gran fnedida la demanda de ‘lealis, y fue tanto lo-que Se exigié de los recursos naturales que en poco tiem- po se hizo absolutamente necesarla Ia. sintesis de ‘Slcalis. Un_anéiado, ‘a partir. dela sal fue _inventado por Nicol torio para fabricar sosa Blane, mnédico del Guque de Orleans, en_el ato. 1787. Este fueve método tuvo Un nolégico, ya que Tueel prin se uullz tun enorme significado tec: ie “que ven ‘gran escala: “durante may de un siglo Rie el Werdadero nicleo de Ia industria quimica pesada, "Aungue el método inventado por Leblanc, que des- cribiremos mas adelante, se anuncié en 1787, no se Mtiizo en Gran Bretafia hasta cast cuarenta aflos més tarde; el impuesto sobre la sal, fjado en 1702 y que tno fue abolido hasta 1823, fue Ia causa principal de Sete retraso, Mientras tanto se explotaban intensa- mente. las fuente tron, S vegetales de sicalis, ademas del Yimportado de Egipio a Europa desde los Ticmpos antiguos, cuyo coste era muy elevado. Ca- padi era’ una nuev importante de potass, fuent 76 Desde 1750 hasta 1900 (11) fabricada mediante la lixivacion de cenizas de ma- dora; en Canada Ia venta de potasa efa virtualmente Si tnico medio por el que lor primeres colonon ase Vivian en regiones boscosas Htuadas’iejor ae tas Brandes vias ‘de gun de las que dependia cl comer. Gio’ de madera, podian “ganar dinero. taciimente En i820 ya habia unos 1500 barcos, dedicates a este comercio; en 1831 Canada exportaba 35000 tc. Reladas anuales dé potasa normal y purificads” (ia VaFledad’ mds. refinada)“a~Gran Bittana, consult: yendo esta cantidad aproximadamente las t*ey case as partes del total importado por el pals AT dlados de siglo, se. quemaban-antalmente en {a3 ta bricas. de potasa’ de’ Canada 4. millones’ de’ tonela das de madera dura; tambien Escandinavia ers Gen fuente importante de centzar de madera, Las con yas. se extralan con agua, In solucion se flltabe s tavés de paja y ol exteacto se cvaporeba a et dad;_para”fabricar_la-variedad mis purificada fodicto bruto se calcinabs en un home de sever: boro. Micntras tanto se obtenian'suministros scl niles de dicalis de. baja calidad "10,000 tonclasige Anuales hacia el final del siglo xvitim~ quemanto algas en Escocia y de unas plantas medherriness llamadas’barrillas, ‘sustituye.rapidamente al dlifundiendo el método. de ‘guando S¢ empezaron a explotar los vastos yacimicn: tos de sales de potasio de Stassfurt, al sur de Mag. Aeburgo. En Francia la escasez general de dlcalis se habia ‘acentuado ‘como consecuencia de las guerras, yea 1775 Ia Academia ofrecié un premio de 100.000 fran: e0s por un método satisfactorio de fabricar sos a partir de la sal. Al ofrecer este premio, In Aen demia ‘tenia una base razonable para pensar ju Pronto seria reclamado, ya que el problema venia atrayendo la atencién de varios quimicos, Aunque La industria quimica moderna ™ anterlores intentos lograron cierto éxito, el primero Gn idear un metodo que se podia desarrollar satis. factoriamente a escala industrial fue Leblanc, que fobtuvo una patente en 1791. Abrié f{dbrieas “en. St. Denis, Ruan y Lille, pero no Ileg6 a obtener be- eficios de lo que durante un siglo habia de ser tuno de los métodos mas importantes de todos los procesos industriales: la Revolucion le Mev6 a. Ia Fuina y se suicidé en 1806, Su metodo era bésica: mente muy simple: la sal comun se trataba ‘con Scido sulfcrico, y el sulfato sédico resultante se mex- Slabe con carbén y callea y se calentaba, ba ssa a¢ extraia por medio de agua (ixivacion) de la cenisn Go sona"0' Gentes negra nesaltaate Che. 266) 7 a Solucion ‘se eveporsbas sequedad: en vociplonioe Skiertos. Guando era necesario, como, por clemplo, para la fabrieacion de cristal, el producto asf obte- Sido se purificaba sin més’ por" cristalzacion (i gure 267) En Gran Bretana, William Losh y Thomas Dow bieday emperaron a usar en Walleton‘fyne mete. or sinilates, derivados de los ulilisdos ex Francia, OE ee Ce ee WU wee ee we 18 Desde 1750 hasta 1900 (11) Desde 1802, después de Ia Paz de Amiens, utilizaron ya el método de Leblane en muy pequefia escala, pero el primero que lo utilize de forma efectiva en Gran “Bretana fue James Muspratt, un fabricante irlandés de productos quimicos que se establecio en Liverpool en 1822. En esta region encontrd las com diciones ideales para emplear dicho método de for ma econémica: Ia. sal, cuyo impuesto. de 30° libres Por tonelada fue abolido en 1825, se encontraba en Sbundancia bajo Uerra, y el carbon y la caliza est ban a mano, Una razén de Ia lenta expansion del método Leblanc fue que los fabricantes de jabén (ig, 260), que figurarian finalmente entre los mejo- res clientes de Muspratt, no querian aceptar la Sosa Sintética, y al principio tavo que supervisar su use ‘Sdemés “de suministraria, Esto es tanto inde sor Prendente si se considera que el producto sintético tenia una ventaja importante sobre el naturale su calidad era mucho ‘mis homogénes. En 1828, Mus: Pratt se asocid con Josias Gamble y juntos estable- Eleron una nueva fabrica en St. Helens, que ha sido fesde entonces tino de los grandes ceniros de la in Sustria quimica briténica. Gamble fue una persona excepcional entre los fabricantes de’ productos qut- micos de su tiempo, por el hecho de haber recibido La industria quimica moderna ns ensefianza oficial de quimica, con el profesor Cleg- horn, en Glasgow; por el contrarlo, Muspratt habia tenido na vida azarosa en las guerras napoleénicas, y habla tomado parte en la xetirada de Madrid en Tsi2. No hay duda de que la gran diferencia de temperamento entre estos dos hombres fue una de Ie Tazones de la ruptura de Ia sociedad despues de 610 dos afios. En 1825, Charles Tennant empez6 a fabricar sosa por el método Leblanc en Glasgow, donde su fabriea de St. Rollox (fig. 269) se convirtio pronto en la més importante factoria quimica. de Europa, En Ia década de 1830 tenia una extension de 40 hectireas y més de mil empleados, y su in- fmensa chimenea, de 140 metros de altura, era fa mosa en Ia region, Hacia 1840, como muy tarde, Sosa sintética habla reemplazado totalmente a Ia barrilla en Gran Bretaaa. “ El dcido sulfirico era, como hemos visto, necess- rio para Ia primera etapa del método Leblanc, por Io que se hizo necesaria si fabricacion a gran esce- Is. Desde el sigio xvii, Nordhausen, en Sajonia, ha- bia sido un centro de fabricacién de acido sulfirico ‘concentrado mediante In destilacion de vitriolo ver 780 Desde 1750 hasta 1900 (11) de (sulfato ferroso), pero la produceién era limita: da y muy cara Joshua Ward —quizs més conocido ‘como el matasanos de Ia obra de Hogarth El pro. greso de Harlot habia empezado a fabricarlo’ en Richmond en 1737 quemando una mezcla de azufre y nitro (salltre) en los cuellos de grandes vasijas de Gristal'que contenian un poco de agua: despues de varias combustiones, el agua se convertia en 4cido sulfarico diluido, que se concentraba. por destila. cién. Ward obtuvo ‘una patente en 1749) aunque su proceso era bésicamente el mismo que el utilizado experimentalmente en el siglo xvix por el quimico alemén Johann Glauber y que ya se utilizba en Francia y en Alemania. Mediante el método de Ward ‘l precio del Acido bajé desde aproximadamente dos libras a dos chelines el medio Kilo, pero el metodo de las cdmaras de plomo» de John Roebuck fue el ‘que establecio. finalmente esta fabricacién esencial sobre una base firme y a gran escala. Roebuck re- emplazé las frégiles vasijas de cristal (ig. 270) por ‘cdmaras hechas con chapa de plomo, mo de ios ppocos metales baratos resistentes al Acido, monte. das sobre bastidores de madera. Roebuck, que habia La industria quimica moderna 7a Fig, 70, Fabricaion de estudiado quimica en Edimburgo y Leyden, utllzé por primers ver su método en ‘Birtningham, donde Bin ocsor quimico de uns industria local del me fal pero se traslado pronto a Prestonpans; alli, mas sisiado, tenia In experansa de guatdar el aecreto. de Su metodo, que en principio ‘no. intent patent Pero’ un empleado e"dejo y establecio una fabrica val en Bridgnorth, y en poco Uempo se levantaron Habricas de Acido suifarica por el metodo de Insc marae de\plomo en Gran Bretafa y en Francia, La primera tibrica de este. dpo en Francia se cons. Tfuyo hacia 1776 en Rudo. La primera de los Este foe Unidos fue’ establecida eo” Fladelfia, en 1793, por John Harrison, que habia estdiado quimica y Rictodos quimicos industriales on Inglaterra: pronto fuvo competidores. en. varios \centros.industriales, Incluyendo Nusva York. Cuando Roebuck quiso = car una patente ya erm muy tarde” se la nogaron Sobre te ‘base de”que el'sistema yu estaba steno Smpliamente wtilizado, 72 Desde 1750 hasta 1900 (11) Hacia principios del siglo xux se hablan introdu- ido varias mejoras en cl método original. En 1795 los quimicos tranceses. Désormes y\ Clement demos: fraron que la cantidad de nitro necesaria podeia reducirse mucho si se admitia aire en la ‘combus. tion de azufre, y en 1803 Tennant levs a cabo el Proceso de combustién en un homo adicional en vez de hacerlo dentro. de Ins camaras de plomo, En 1818, Hil, en Deptford, uliliz6 piritas como fuer: te de azufre, cambio que se hizo general durante medio ‘siglo a partir de 1838, cuando Fernando Il, ey de las Dos’ Sicilias, mal aconsejado, dio a. und Empresa francesa el monopolio del azure italiano, ‘gon el resultado de que su precio pronto se duplics. Sobre las mismas fechas sc empecd a inyectar on las cémaras agua pulverizada, en ver de" Iss capas poco profundas de agua en el fondo (fig. 271). EL Fig 2, chmara a plo tamafo de las cémaras fue sumentado considera Dlemente —en 1860, Muspratt tenia una de 1300 me. ros cibicos de capacidad, frente a los $ metros ci bicos de la ‘cimara original de Rocbuck—y el pro. eso se. hizo continuo. En 1880 el precio del Acido sulfrico habia bajado a 2,5 peniques el medio kilo, y bajé atin més cuando l salitre (nitrate. sodico} eEmpezé a importarse de Chil Ta acelén del acide sulfirico sobre la sal cn la primera etapa del méiodo Leblane producia nubes de gas de Acido clorhidrico, un derivado muy nocivo y destructive que hizo que'los primeros fabricantes La industria quimica moderna 703 de s0sa se viesen repetidamente envueltos en pleitos Sa sus vecinos. Muspratt trato de hacer desapare- Ser este Inconveniente expulsando el gas por’ chi- freneas inmensamente altaz —una de éllas de mas de 90 metros de altura—, pero en 1836. William Gossage, un fabricante de’ productos quimicos de Worcestershire, invent unas torres en’ laa que el gas era absorbido por una corriente descendente de Equa. Este invento’ preparo elcamino para la Ley SBbre Alealis de 1863, que obligaba a los fabricantes Zvabsorber por lo menos el 95 por 100 del acido clorhidrico. ‘Pero mucho antes de esto los fabricantes habfan encontrado en el blangueado un importante uso pars parte del acido clorhidrico, Durante siglos el meto- Go tradicional de blanquear tejidos habia sido et tratarlos con suero de manteca (0, a partir de 1738, fon Acido sulfdrico diluido) y exponerlos después Si'sol en campos de blanqueado (hg. 272), proceso muy lento, que tardaba varios meses en terminar, Cxpecialmente en los paises nérdicos, y que requeria iutcho espacio, PI blangueado auimico fue inirodu Gide en 1785 por el quimlcol frances Berthollet, que AeinostrS que una solucién_preparada haciendo. pax Ser cloro a través de potasa (agua de Javel) tenia Fig, 272, Campo de blanguesdo. Principios del sig 20% r 784 Desde 1750 hasta 1900 (11) luna_accién blanqueadora muy intensa, Berthollet Aeseribio este proceso a James Watt durante una Visita de este altimo a Paris, y cuando volvio a Gls retransmit ie loformacion “a” ‘Tennant fennant introdujo muy pronto una mejora_ propia en. 1799 comenzo. a fabricar un’ polvo blanqusedor haciendo pasar cloro por eal. Laaparicion ‘del pol. Vo blanqueador, ofrecido primero a'i40 libras lato helada, pero que ya en 1850 habla bajado's 30 libres is tonclada, fue tn acontecimiento de Is mayor ine portancia para la industria texti, y\ sin él'is inde. {ria del algodén no hubiera podido’alcansar ia enor. the expansion que tuvo; el Blangueads guimies fs fambien ‘una’ valiosa innovacion’ en ta Tabricacion de papel. El gobierno britanico Tesonocié su impor tancia en 1815 al recomendar que Ta sal utllzade ef la fabricacion de polvo blanqueador estuviera exen ta de’ impuesios, En 1830 Is produccion ‘atual ce polvo ‘blanqueador en Gran Bictatia eta, aprosims: Samente, de 1500 toncladas. ¥ ACIDO SULFURICO (1830-1900) nenons 8 S088 Aunque el siglo xIx fue testigo de un crecimiento espectacular de la industria quimica tanto en exten. sién como en el numero de sus productos, hay tres aspectos de especial Importancia’ Ei primero fue el olvido gradual del proceso Leblanc ai. ser reempla. zado por el proceso Solvay de obtencién de sos por Via hiimeda; el segundo fue el desarrollo de la in. dustria de la quimica orgénica para la fabricacion de productos sintéticos, a partir del descubrimiento por W. H. Perkin del primer colorante sintetico en 1856; el tercero fue el progreso de la industria electroquimics, paralelo al” desarrollo de metodos para la produccidn y distribucion de electricidad a fran escala (eap. 22). La industria quimica moderna 785 La historia del desarrollo del proceso Solvay es tuna logica secuela de la del proceso Leblanc, du ya hemos visto. Aunque es difiell sobreestimar Importancia tecnolgica del proceso Leblanc, tenis clertas desventajas intrinsecas, a tuna de Ins cual ya hemos aludido: Ja produccion de grandes nubes Se gas de Acido clorhidrico. Las torres de absorcion fe ‘Gossage (p. 783) resolvieron- satistactoriamente fl problema dei dcido clorhidrice, pero quedo el se Fi problema de cémo disponer del residuo mal Oliente, conocido como gailigu, que quedaba dex puss de que In sosa hubiera sido extraids de la ce. iva de sosa o «cenisa negras, Puede tenerse una {dea de la magnitud del problema por el hecho de ‘que por cada tonelada de cosa fabricada quedaban Ro menos de dos toneladas de gailigu. Aparte de las dificultades para deshacerse del, el galfigu era una fuente importante de pérdidas econdmicas, porque fen él estaba contenida In mayor parte del costoso ‘szufre utilizado en la fabricacién del scido sulfirico ecesario para la primera etapa del proceso. En estas circunstancias no es sorprendente que, incluso en los primeros’ tlempos del proceso ‘Le: Blane, los quimicos dedicaran su atencién a tratar de encontrar un proceso alternative. Los fundamen- tos de lo que habria de ser el proceso. Solvay fue- ron aparentemente establecidas ‘ya en 1811 por un ingeniero y cientifico francés, A. J. Fresnel, pero eran tales. las dificultades précticas del. procedi miento que paso més de medio siglo antes de que se pudiera utilizar satisfactoriamente a escala Indus frial. Aunque no debe sobreestimarse In contribucion de Fresnel, hay prucbas de que salxia que si se pa. Saba anhfdrido carbénico por salmuera saturada con Amontaco se precipitaba bicarbonato sédico, una sal Telativamente insoluble. El biearbonato sédico = Convierte facitmente en sosa calentandolo; al mismo Hempo se libera anbidride carbénico y éste se puc Se utilizar otra ver para la primera etapa del pro- ceso. El amoniaco también se puede recuperar para LU EU ee ee es 76 Desde 1750 hasta 1900 (11) lutilzarlo otra vez ya que se convierte durante el proceso en cloruro amonico, del que se desprende FaclImente amoniaco al ser tratado con cal viva, La cal viva se obtiene a su vez como derivado de ia falcinacién de la caliza para obtener anhidrido car énico. El proceso es, [por tanto, altamente auto. suficiente, y el Unico residuo es <1 cloruro célcico que, aunque ‘no tenia practicamente demanda co. ‘mercial, no era tan perjudicial como el. galfigu. Ta-historia de Ia evolucion del procese. Ge la sosa amoniacal ¢s_larga_v complicada, por 16 que aqui Consideraremos s6i6 Tos pasos més Importantes. Ya en"1836.se estaba TaBricando sosa en In factorili cx cocesa de Camlachie, al ritmo de 100 kilogramos dia- Fios, mediante el tratamiento de sal con bicarbonate aménico, pero ésta fue una aventura de corta du. Facién. Bos afos mas tarde, dos quimicos londinen: ses, H. G. Dyar y J. Hemniing, patentaron un pro: cedimiento similar que utilizaron durante algun tem: po en su fabrica de Whitechapel. Sin embargo, pron- fo Se encontraron con serias, dificultades, pricticas, debidas sobre todo a la difieultad de evitar el escape del amoniaco, un gas ligero y volatil. La industria de Whitechapel fue visitada por James Sheridan Mus: pratt —hijo de James Muspratt, pfonero del pro. eso Leblanc en Gran Bretana—, que se Impresioné Jo suficiente como para convencer a su padre de que invirtiera unas 8.000 libras en una planta para Uulizar aquel metodo en Merton, Esta ‘prueba mo tuvo éxito. Varios otros fabricantes de productos quimicos, en Gran Bretafia, Alemania y Francia, tre taron de utilizar el proceso Dyar-Hemming, pero inguno pudo superar las dificultades prcticas, en particular la de conservar el amoniaco, que era re lntivamente costoso de fabricar. De estos intentos quiza el que tuvo mas éxito fe el de Rolland ¥ Schidsing, que instalaron una fabrica cerca de Pa. His hacia 1854 para fabricar sosa mediante lo que decfan cra una'versién continua del proceso. Dyat Hemming: sin embargo, la fabrien se cerré tres La industria quimica moderna 187 afios més tarde, habiendo fabricado solamente 300 to- eladas de sosa, El paso decisivo lo dieron los hermanos Solvay, Emest y Alfred, en Bélgica. La principal contribu: Gién de Ernest Solvay fue la introduccion de la to- fre de carbonatacion, que hizo continuo el proceso; otros perfeccionamientos, aunque menos importan- tes, se refirieron a los hornos para produclr el anht- Grido carbonico a partir de caliza y para calcinar el bicarbonato sédico. Solvay pidid su patente en 1861 es un dato interesante, representative de la enton- Ses alin relativamente lenta velocidad de difusion el saber, el hecho de que él ignorara por completo todo el considerable trabajo que se habla hecho en este campo durante el medio siglo anterior. La pri inera industria se construyé on Couillet, cn 1863, pero todavia habia que salvar dificultades técnicas J pasaron cuatro afios antes de que el proceso Sol Yay se utilizara finalmente de forma satisfactoria, ‘Sin embargo, una vez salvadas las dificultades de puesta en marcha, el progreso fue muy rapido y la Gran factoria de Dombasle se construyé em Francia en 1876. TEL proceso de sosa_amonlacal lo introdujo en Gran Bretafia Ludwig Mond, quien en 1872 adquirio los derechos briténicos de tina patente mas amplia ‘que Solvay habia registrado en Gran Bretana aquel ho. Mond se asocié con John Brunner y juntos es fablecieron una industria en’ Winnington, condado de Cheshire. Incluso entonces el proceso de sos amoniacal present® grandes dificultades, y antes de Tograr dominarlo los dos socios estuvieron muy proximos a Ia ruina. El proceso se utlllz6 en Wyh- Jen, en Alemania, en el afo 1880, y"en Siracusa, en los Estados Unidos, cuatro afios ‘mas tarde. ‘Desde entonces no se pudo poner en duda el triun- fo final del proceso de sosa amoniacal, pero los que trabajaban con el proceso Leblanc ‘ofrecieron tuna fuerte resistencia. La competencia entre ambos procesos queda ilustrada por las cifras de produc- a cién mundial de soa. En 1874 Ia produccién fue de 325.000 toneladas, de las que no menos de 495.000 fueron fabricadas por el proceso Leblanc: en 1902, fen que el total mundial habia subido a 1.800.000 to: hheladas, s6lo 150.000 de éstas te fabricaron por el proceso Leblanc. Durante el mismo periodo de tiem Bo el precio de la sosn bajo a menos de la mitad. El hecho de que los dos metodos se utilizaran pars Jelamente durante tanto tempo, a pesar de la Indu. able superioridad del proceso "Solvay, se puede atribuir a dos factores: el primero y mis importan- te fue que durante las décadas de tmediados dels glo xix se hicieron numerosas mejoras técnicas en fl proceso Leblanc original; el segundo consistié en tuna serie de acuerdos entre los fabricantes de sosa por el proceso Leblanc, que les permitié una pro- Suceion mas eficiente De las mejoras técnicas en el proceso Leblanc, al- gunas de las mas importantes se referian al tats. Tiento del. gailigu para recuperar el azufre. Gos: sage y Mond. se encontraban entre los muchos cien- tificos notables que centraron su atencién en este problema, pero hinguno de los dos consiguid resul, fados enteramente satisfactorios. El primero. en lo- grarlo fue Alexander Chance, cuyo proceso era un desarrollo del de Gossage, lo cual fue factible, segun 4 mismo admiti6, por la disponibilidad de maqui- aria y aparatos perfeccionados. El proceso de Chan- ce consistia. esencialmente en inyectar anhidrido carbénico a través del galligu, desprendiéndose en- tonces sulfuro. de hidrégeno ‘del sulfuro de calcio contenido en él. Mediante un proceto de doble en Fiquecimiento obtenia un gas lo suficientemente rico como para poder quemarlo en unos homos. disefia- dos por C. F. Claus: en estos hornos el sulfuro de hidrégeno se descomponia parcialmente por oxida cién en agua y azufre, recogiendose este ultimo en @l fonds. En 1893 el proceso ChanceClaus se utile zaba en Gran Bretafa a una escala suficiente para Producir 35.000 toneladas anuales de azure, que en Desde 1750 hasta 1900 (11) La industria quimica moderna 109 contraban un mercado en Ia fabricacién de Scido Stleirieo. "Es necesario mencionar a James Shanks entre los cientificos que introdujeron mejorar tecnicas en el proveso Leblanc: en 18si disené cubas muy perfec: Elonadas para la extraccin de la cenlaa de sosa Hscin 187 te introdujo tina notable mejora en ln {briciclon “de Ia propis' ceniza ‘de sos Original: Inente se preparaba simplemente agitando una mes: Ciao" suliato aGaico” con ‘alien 'y cogue h jor, pero este fue reemplazado por un gran hor bo piratorio, siendo. el primero, uillizado ‘en “Gran Bretafa uno fundido por ‘Thomas Robinson, de St. Helens. Estos hornod giratorios generaimente 1©- ian tinos 3 metros de diametro y 6 metos de lon- itn)" podian resibir una carga relativamente * También se hicieron mejoras en la utilizacién del fcido' clorhirico que. se producia durante In. pr fers stape del proceso Leblanc. Henry Deacon dk Seno un método’ para obtener cloro por oxidacion Static det gv, 9 en T870 Patent wh proceso por sigue se_podia’ fabricar un poivo bianquendor partir de la mexcla de gases xesultante. Sin embar fo, fue més importante el proceso ideado por Walter Weldon, en el cual se obtenia cloro del seido clor hidrico por oxidacién mediante bidxdo de mange: hero: este proceso no era mucvo, pero el fue el pri nero en resolver al importante’ problema de rec perar el costoso manganese ‘para poder utlizarlo Ee‘nuevo. El proceso de Weldon cuadruplicé la pro. ducciga de cloruro de eal y su precio se redujo en Gran Bretaia a 6 libras la tontladg. Al imponerie Tnedalla de oro de la Societé dEncouragement, gran quimico francés J. B. A. Dumas recnlco In importancia del invento: «Gracias al invento de Mr Weldon se ha abarstado cada hoja de papel 9 Gada metro. de algoden en todo el mundo Mientras tanto se habla producido una revolucign comparable'a la de la fabricacion de sosa en la fa. 790 Desde 1750 hasta 1900 (11) bricacién del écido sulfirico. Ya en 1831 Peregrine Phillips, un fabricante de vinagre de Bristol, patents tun proceso para la fabricacton de acide ‘sulfurice Aue era basleamente. diferente” del provese de" Ios eimaras de plomo. Descrito brevemente, el didxide fe azufre —fabricado a partir de azutte 6 piritas— se combinaba con oxigeno en presencia de platino finamente dividido, que. tervia como catallzadors esto es, una sustancia que faciita una reaccion qui- flea sin partieipar directamente en ella, El teldaido de-azufre resultante se disoivia en agua’ 0 dcido sul iuldo. para formar deide conventradg. ‘Le mismo que pas6 con el proceso de soea amoniacal, 1 proceso. de Phillips. ho prosperé ‘durante large Hempo a causa de sus proplas diticultades tent 2s, siendo lamas importante que el. catalizadoy Se "senvenenabasgradualmente J quedaba’ inti Esta difleultad se ‘hizo menos iportante apart del afio 1852, al demostrarse que se podian Utilizar conio eatalizadores sustancias mucho menos caras ‘Que él plating, especialmente 4 Gxido fervico. No Sbscante, el lamado proceso de contacto tuve, poco Exito hasta. qute el desarrollo de otro campo, de la Industria quimica hizo necesasio disponer de. acide sulfirico mas concentrado que. el que se obtcnia Por el método de las camaras de ploino, Biche des Arrollo ‘consistid en cl crecimiento de ia industsia de la qumica organica, que nevesitaba cada vex ta. Yores Cantidades no s6lo de Scido sulfarico concen: ado, sino tambien de Ia variedad conocida como Gleum, que contiene un exceso considerable ‘det Sxido de azufve. Hasta 1870 la nica fuente virtual 4 ‘Slot fue la Industria de" Nordhausen (p. 779), euyo, producto era, sin embatgo, muy caro 9" timits o"'EP proceso de contacto acaparo entonces ta aten: lon dé todos, ya que prometia suministrar grandes Cantidades de leum & precios razonables, “En un principio no se pensé en'absolute en hacer ta come etencia al proceso de las camaras de plomo. Hacia. 1870" un quimico slema, Rudolf "Messe, La industria quimica moderna m fo un paso decisivo para mejorar el proceso de SSruacto! descubrio. que’ se podia evitar' el envene- Samcnto del catalizsdor si ac purificaba antes cul dadosamente ‘agua, usada en tiempos del primer censo de produc sida levado @ cabo en 1907, pero era bastante alts En-1812 los costes de produscion del hilo deal én representaban una’ décima parte de lo que ae {ghos costes sumaban solo un tercio de siglo antes, 8 principios de la década de 1830, cuando les inesee: fofes ‘de trabajo iniciaron la reoleceidn de datos estadisticos en las fabricas, las exportaciones de al godén eran no sélo cuatro veces mas ue las de lana, sino que ademas constitulen la, tl 8d de las exportaciones britanicas. La consecueneis gue de ello se desprende es que los inventor, en se mayor parte, se referian al algodén y posterionmen, Ig 30 aplicaban, si ello cra posible, a otras. fbras, ‘Sera por tanto conventente continuar con la historia La industria textil aan de Jos inventos referidos al algodén hasta mediados ‘del siglo xix, antes de hacer una breve consideracion sobre la suerte corrida por las otras manufactures de tejidos, ‘Como podia esperarse, la energia mecénica fue aplicada, 'y muy pronto —a partir de 1800 a fos Procesos conocidos como apertura y batide (has Fa 277, para abrir y limpiar Iss fibras enredaias del algodén ‘en bruto antes de ser preparado en forma {de masas lanosas 0 snapas» susceptibles de’ ser In. troducidas en la maquina de cardar (fig. 278). Estes aie Fig, 778. Maquina de siento, Mredser ae ‘méquinas se fueron haciendo a su vez de mayor ta ‘mado y més perfeccionadas, aunque hasta, despues de 1850 no se resolveria el problema de la limpleza de 10s medios eilindros exteriores (que tenia las Pias en su interior) sin parar la maquinaria dos ve es al dia para efectuar a mano dich operacion. Un dispositive anterior, que protegia el arrollado de las mechas de algodén en las bobinas —momento en el ‘cual el tenue hilo se rompe con mucha facilidad—, Fesolvi6 el problema de mantener la velocidad del arrollado exactamente igual a la velocidad a que las a2 Desde 1750 hasta 1900 (11) mechas emergian de los rodillos; la velocidad se ‘ajustaba haciendo que la traccion ejercida sobre Ins Dobinas fuese distinta ala ejereida sobre los husos, ‘cosa que se lograba por medio de una corres que gi Taba en torno a un tambor cénico, lo que permitia que se pudiese variar en cualquier momento la velo- Cidad de giro de dicho tambor haciendo subir o ber jar la correa sobre Ia superficie del mismo. Habia tun mecanismo de cremallera para parar la maquina ‘cuando la bobina estaba lena y un movimiento di Ferenc vimiento diferencial, patentado por un hojalatero de Mansfield’ en’ 1823 'y" utilizado ‘por Henty Moulds: worth, de Glasgow, para perfeceionar su maquina en 1835, habia sido’ patentado también por tun ame: Heano, ‘Asa Arnold, en 1822, Este primitive ejemplo de os’ Iogros tecnologicos alcanzados por los Esta. dos “Unidos, como muchos posteriore®, sirve para iustrar el hecho de que la solucién m ctialquier pro. Dlema urgente puede ocurrirscles independientemen- te y al mismo tiempo a personas que tabajan en Paises distintos, aunque también es posible en este aso que Houldsworth hubiese visto wm modelo del invento de Arnold, que fue levado a Inglaterra el mismo afio en que fue patentado, El caracter cada vez mas cosmopolita de la industria se ve ejemplift cado ulteriormente por el invento de un dispositive para hacer que los procesos de cardado © hilado Fuesen continuos en lugar de tener que Mevar el al godon ya cardado de una maquina s otra, Tal ade. Tanto fue obra de un suizo, J. G. Bodmer, quien ha- bia vivido durante muchos afios en Lancashire; pero Lancashire ignoré lo que América ¥ los demds paises europeos encontraron til Un. problema fundamental, que absorbié muchos afios de trabajo, fue el de hacer que Ia maquina de hilar intermitente o mule trabajase de forma com: pletamente automatica. En 1800 John Kennedy. Un Iilandero y fabricante de méquinas de Manchester, La industria textil m3 habla resuelto el problema hasta tal punto que el tiaje de ida del carro, incluido el cambio de veloci- Und cra ‘controtado automaticamente y solo habia que hacer a mano el de vuclta. Pero la operacion Hin exigia el concurso de un artesano experto, 10 due trajo como consecuencia que la importante huel. Ge°ae hilanderos que tuvo lugar en 1824, inmediats Bente despues de" haber sido derogadas Ins. Combi ution Laws, fusra la caus dé que Richard Roberts, Un fabricante de méquines de Manchester que habia trabajad anicrormente con Madsiay,reslviae el “robleme, Ely sus socios gastaron la sume de fibras en sui Segunda patente (1830), mientras que los benelicios obtenidor durante Ios primeros nueve thos no legaron a pasar de las 7.000 libras, 10 que Srigind que en 1839 su patente fuese prolongada por Strom siete alos; tambien se produjeron algunos Stree inventos que ‘valizaron con cl suyo, Sin em Dargo, Is maquina de Roberts era completamente lutomiatica'y puede con todo derecho ser calificada de cast periecta No obstante, a pesar de st éxito, foe Iilados mas’ fnos se. segufan haciendo todavia fon el antiguo tipo de mule, que habia sido mejor Ga aiadiendole tn sistema’ de acoplado, de forma ‘Que un solo hilandero podia controlar hasta 1.200 hw Shs. En segundo lugares partir de 1815 32 puso 2 la venta un nuevo ipo dé water-franie o aquina’con- Wnua, amada throsite (ig. 279), para satistacer la rr an Desde 1750 hasta 1900 (11) demanda_de hilos muy fuertes que pudiesen ser Usados en los telares mecinicos; una version amert cana mejorada de esta maquina, conocida bajo el hombre de maquina continua de Danforth, con un casquete cénico giratorio situado encima del huso para conducir el hilo hasta la bobina, producta un hilo de algodén ms’ suave, pero era’ mas costosa Finalmente, en 1828 John Thorp, de Providence, Rho- ae Island, inventé la maquina de hilar continua de anillos, pero esta maquina no ejerceria un impacts decisive sobre la industria hasta después de 1850. Entre tanto, el enorme crecimiento de la industria dal algodén ‘habia traido consigo grandes “mejoras fen la fejeduria; en comparacién con Ia hilatura, di cchas mejoras tenian, sin embargo, tuna relacion nih cho menos estrecha ‘con el algodén. Asi, el adelanto més importante en el telar manual fue la aparicion del telar para seda de Jacquard, pudiéndose consi- derar como unico adelanto significative, ademas del felar Jacquard, el afadide de un dispositive para arrollar la tela’ autométicamente sobre el plegedor este dispositive se patento en 1805 y su uso sc gene. aliz6 entre los tejedores manuales bajo el nombre de telar dandy. Pero es un hecho que 1a invencion del telar mecdnico surgié ‘de las necesidades plan teadas por la industria ‘del algodén, como su miomo inventor ha especificado. Yendo de camino desde su rectorla de Leicestershire al valle de Derbyshire Der~ ‘went, donde habia una gran cantidad de hilanderias de sigodén, relata Edmund Cartwright, «conocl a lunos cabalicros de Manchester, uno de lot cuales hizo Ia observacion de que tan pronto como la pe. tente de Arkwright expirase se erigirian una gran cantidad de hilanderias y se hilaria tanto algodén ‘que nunca se podrian encontrar manos suficientes Para tejerlos. Este encuentro fortulte, que tuvo le La industria textil 825 gar durante el verano de 1784, tuvo la virtud de ace- Sarar ia atencion de tna mente muy activa “Cart Bright estaba acostumbrado a hacer de médico de Sus fligreses al mismo tiempo que de predicador— Yel resultado fue una serie’ de patentee en progre: ign hacia la soluctén del problema. Cartwright consideré que habla dado el toque final ‘2 Su invento en 1787, aflo cn que levant6 una factor fia de su propiedad en Doncaster, pero, hasta 1791 hho seria puesto en uso experimentalmente en Ia in- Siustria “del 'algodén por ina firma de Manchester, ue no consiguid més recompensa. como. premio Siinquictud que el incendio de la tabrica. La avers {ra de Doncaster tambien se daria por conciuida tin par de aflos mds tarde cuando el mismo inventor se declaré en bancarrota, pero Cartwright habia mos- frado el camino a seguir, a pesar de que la suya era tina maquina muy imperfecta. La accion de la lanza. ‘dera, que se movia por medio de tn resorte, era de- masiado brusca; cl mecanismo de un solo eje que Servia para poner cn movimiento la maquina era también demasiado tosco; y el dispositive mecanico para fijar las dimensiones de la urdimbre —-que en E'eelar manual podia establecer a volumtad el teje- Sor— no cra muy satisfactorio. En consecuencia, hhubo un periodo, que duré hasta cl final de las gue: Fras napolednicas, en que los telares mecanicos Con: Uinuaron en fase experimental mientras todavia se Sseguian utlizando en gran medida los telares manus tes (Bg. 260): un cuarto de siglo después de que Cart. wright hubjere levantado su fabrica en Doncaster, {lo habia 2.400 telares mecdnicos en toda Inglaterra, Pero durante In década de 1820 la cifra se multiplics por diez, mientras que en 1850 la industria del algo. Sen ‘empleaba caal ‘un cusrto de millon de telares mecénicos y probablemente 0 mas de "una quinta parte de esta citra de telares manvalcs. Para enton- Eee ei telar mecénico se habia impuesto tambien en fa industria det estambre, que fabrica tejidos no al tanados con lana larga pelnada (p. 142); el estambre, 226 Desde 1750 hasta 1900 (11) aunque debe su nombre inglés (worsted) a la loc dad de Worstead, en Norfolie, habia sido ampliamen te explotado en el West Riding de Yorkshire, por grandes capitalistas partidarios de la especializacion ue tenlan facil acceso tanto a las rapidas corrientes de agua como al carbon, La primera mejora de importancia fue una _mé: quina, inventada en 1803, que aprestaba la urdimbre omr-uni0s rodillos, la cepillaba y la secaba con una orriente de aire caliente. Esta maquina continus en uso durante medio siglo, pero en 1839 se disehé otro método por el que se hacian pasar unas cintas. he cchas con hilos de urdimbre a través de un canal de presto y luego se secaban hacléndolas pasar alre edor de unos cilindros recalentados, Mientras tan- to, en 1813, William Horrocks, natural de Stockport, diseniaba un telar mecénico en el que la velocidad el batén se podia variar para acomodaria al paso 4e Ia Tanzadera a través de la calada, Cerca de diez lafios mas tarde serviria como base de un tipo de te: lar normalizado construido por Richard Roberts. En esta maquina el batén realizaba un movimiento do ble (esto es, hacia delante y hacia. atrés) por cada ‘movimiento de calada y lanzadera, que a su vez eran La industria textit a7 movidas por medio de palancas; y disponia de un ‘dispositive especial para controlar él instante en que {a lanzadera “debla ‘ponerse en movimiento, Envel ‘caso de que la lanzadera quedase atrapada en la ca fads, al no volver squélla'a la caja de lanzadera la maquina se Paraba automsticamente, pero no estaba provista de ningun sistema para detener st marcha en caso de rotura de un hilo de la trama, Durante Jos siguientes velnte afios una serie de mejoras die. ron al movimiento de la lanzadera exactamente la fuerza requerida, afadieron a la méquina ‘un meca- hismo de detencién para los casos de rotura de los hiilos de la trama y Ia dotaron de unos rodillos late. rales de superficie rugosa para mantener convenien femente sujeto el tejido conforme te iba arrollando cn el plegador. ‘A Roberts se debe también en parte el perfeccio- nainiento de los sistemas de adaptacion de los tela res mecdnicos a los tejidos de fantasia. ELmovimien- to de los diferentes conjuntos de hilos de la tama se conseguia por medio de unas ruedas con salientes que Hacian que unas palaneas levantasen los. lizos Adecuados. En 1838 se podian obtener por este sie. tema hasta ocho cambios en el dibujo, y ocho aiios mas tarde Diggle, squire de Bury, mecaniz6 incluso Ia caja ascendente, dispositive que mancjaban tejedores manuales con objeto de conseguit una tra ma de diferentes colores: una serie de Iéminas de diferente espesor iban montadas sobre una cinta sin fin, determinando el espesor de la lamina cual. era la 'lanzadera que debia salir de la caja. ascendente, Sin embargo, en la década de 1830 los telares mecé- nnicos de Jacquard (p. 834) habian empezado a pasar de Ia industria de la seda a la fabricacion del estan bre. La superior calidad del sistema de Jacquard aseguraba su triunfo final, aunque ain en 1830 su version mas barata, el dobby omecanismo de ma- Quinitas, todavia no se consideraba suficientemente Barato para la industria del algodén. a8 Desde 1750 hasta 1900 (11) 1 DIFUSION DE LA MAQUINARIA TEXTIL HASTA 1850 Aunque apenas se pueda encontrar un solo ejem- plo de invento en la industria textil que no se haya Splicado a mas de una de las ramas principales de dicha industria, una revision de Ia posicion alcanza- da separadamente por cada una de ellas con respec. to a la mecanizacién de la tejedaria a mediados del siglo 21x nos sirve para luster la variedad de sus ecesidades. Las manufacturas del algodon y del es: tambre habiair adoptado por lo general Ia mecaniza. clén, como ya hemos vieto. En la produccion de te. jidos de lana distintos al cstambre, sin embargo, el hilo era demasiado fragil como para permitir que Ia lanzadera se moviese a una velocidad mayor que en Jos telares manuales, de forma que hasta que el telar mecdnico no aleanzé un alto grado de desarrollo, en la década de 1890, su uso no se gencralizé en esta rama especifica. Por el contrarlo, en Ia industria de Ia Seda Ia mecanizacion habia sido introdueida incl 0 en la industria ‘a domicilio, de tal modo que en 1832 Coventry presentaba el sorprendente espectcu lo de filas enteras de casas particulares en cuya par te trasera habia instaladas maquinas de vapor. Enel caso del lino, Ia hilaza carecia de elasticidad y 10 #e podia someter la trama al esfuerzo normal de los te- Iatres mecénicos; en consecuencia, hasta después de 1850 no se hizo ningin intento serio por resolver el Problema de adaptacion mecénica. La pasibilidad de utilizar maquinas para hilar el 10 dependia bisicamente de los procesos inlciales de rastrillado y pelnado. El rastrillado de los haces de lino con objeto de separar las fbras largas de Ins mds cortas con las que se hace la sestopar cra muy dificil de mecanizar, pues cada uno de los haces ne. cesitaba ser pelnado por arriba y por abajo y en una ¥ otra direccién. Un francés, Philippe de Girard, Produjo en 1832 una maquina que dio muy buenos Fesultados 'y que seria mejorada posteriormente en La industria textit 329 Inglaterra, quiza por el mismo mecanico que la in- trodujo en el pais; pero también habla slgunas ma quinas similares de’ origen britanico (Gg. 281). Los haces eran colocados entre dos placas verticales cu biertas de pas que se movian en direcciones opues tas y que depositaban la estopa sobre unos cilindros recublertos con cepillos situados en Ia parte inferior de la maquina, mientras el soporte del que iban sus pendidos los haces se ‘movin hacia arriba y hacia Abajo de forma que este movimiento ayudase a las pas a penetrar mds profundamente en los haces Pero en 1850 todo el lino destinado a tejidos de ca- dad todavia era rastrillado a mano. El fino polvillo ‘que levantaba la preparacién del lino y que quedaba fn suspenso en cl aire era causa de tantas cnferme dades pulmonares que. los funcionarios britanicos fencargados de la recluta de soldados tivieron proht bido durante un cierto tiempo lamar a filas a quic. nes hublesen trabajado en fabrieas de lino, Una ver separadas, las fibras cortas de estopa po- rian ser biladas como el algodén, pero el lino re Queria una preparacion muy culdadosa st se queria obtener una hillaza uniforme. La patente més antigua Para utilizar la maquinaria de Arkwright en el hile. 830 Desde 1750 hasta 1900 (11) do del tino data de 1787: los rodillos ban mas sepa- fados que en el caso del algodén; el line era sometl Go a la accion de grandes pesos, y la goma natural Se ablandaba haciendo que la hilaza pasase por un enzo humedo durante el hilado. Apenas tres afios mas tarde, Matthew Murray, que tabajaba para John Marshall, de Leeds, patentd el uso de unas co- reas de cuero muy tensas entre las que se colocaba alllino para hacerlo Iuego pasar debajo de un rodillo iuy pesado, Este método evitaba humedecer la hil za, yrel producto mostré. tener mayor elasticidad, fauingue no ser tan fuerte mi de apariencia tan sedo- Sa. En 1810, sin embargo, el premio de un millon de francos quc se ofrecié como parte de la politica de Napoledn de estimulo a la industria textil francesa Sirvid de acicate a De Girard para sugerir tres me joras en Ia preparacién del Uno. Llegs demasiado tarde para ganar el premio, pero sus. procedimien tos fueron en parte adoptados y desarroliados en Gran Bretatia, De Girard propuso que las bras fue ran remojadas en una solucion alcalina caliente tan- to antes de ser pelnadas como inmediatamente des- pués de entrar en los husos; el pelnado deberia ser Sfectuado haciendo pasar el material, una vez seco, por peines © por laminas cublertas de plas. El pel ado por este dltimo procedimiento fue abandonado fen Inglaterra en 1816, siendo fijados los peines so. ‘bre unos cilindros situados entre los rodillos, de tal forma que las fibras se movian a mayor velocidad ‘que los peines, Durante Ia década de 1840 se empezd 2 utlizar un procedimiento de enriado no muy’ dis. finto del de Be Girard, aunque lo que se wlllizabs era agua caliente y-no un dlcall Ta industria del estambre tene una historia pa- ralela a la del lino, ya que fue el proceso preliminar, fl peinado, el que results mas difiell de mecanizar fa primer Intento de resolver el problema. lo hizo Cartwright en 1792, usando un pelne glratorlo. circu lar del que se extraian las fibras largas y de mejor calidad, que se depositaban en un reciplente, y Un La industria textit a1 pelne cilindrico més pequefio que separaba las fi Bras mis cortas, o borra, que se retiraban poste rlormente a mano. La primers maquina que realize be ficasmente esta operacion fae, sin embargo, unk patentada en Inglaterra en 1827 pero de origen cast por completo francés, Esta maquina utilidba dos Peincs cireulares que penetraben uno. dentro del Giro, con unos rodillos que retiraban las fibras mas fargas, mientras que las fibres mas pequefias eran recogidas a mano de las puss de lov’ peines, Esta inaquina todavia se seguia ‘utilisando eh Inglaterra s'mediados de siglo, aunque ya para entonces, de forma mds 0 menos independishte, habian inveiado tim tercer’ sistema, Josue Heilmann, en” Mulhouse, Francia, y G. E. Donisthorpe y 8. C. Lister, en Brad: ford, Inglaterra. Hellmann, dicho Sea de paso, habia Ideado originaimente su invento para el cardado del algodén de alta calidad: en este sistema se usaba tne mordaea pars sontener sh cxtremo de la mecha ‘gue estaba sicndo sometida 214 operacion de peinar 5, dos o mas peines para llevar cabo el proceso eta manera mas culdadosa y tn cilindro con cepl- lige y ‘cuchillas para retirar Ia borra. Por el contra: Ho, In maquina de hilar estambre prescataba,pocas Gificuttades. En un primer periodo se utilize Ia ma: quinarla de. Arkwright con ‘os rodillos més separa dos entre si con objeto de acomodarios ala mayor lomgitud de Ine Abras de lana, En un perfodo pow terlor, sin embargo, se usé en Inglaterra la maquina de hilar continua © throsttc, y en Francia la waqui, a de hilar intermitente © Maule, divergencia que permitio que en Francia se produjese un estambre mds fino. ‘Ta maquina para cardar las fibras cortas de lana que habian de ser ulllizadas en la fabricacion de te. ides ‘empecd.a ser movida mecinicemente a prin Cipios de la década de 1770 on Yorkshire, donde se podia disponer en general de energia hidréulica- ‘Tal ecanizacion se lleve a efecto segin el metodo pa- tentado por Daniel Bourn, con unos cilindros opues- ax Desde 1750 hasta 1900 (11) tos entre si. Posteriormente se puso en marcha un Goble proceso: Ia primera maquina de cardado se- arabe la lana, que salla de ella en forma de vello- Bes, y Ia segunda, que consistia en una serie de cardas paralclas, Ia convertia en eintas de un metro de longitud, que eran entonces convertidas en un follo por medio de un rodillo acanalado. Hacia 1822 John ‘Goulding, de Massachusetts, logré completar fon éxito un procedimiento en que se sucedian sin Interrupeién las labores de cardado y de prepara clon de las mechas, pero aunque la maquina hizo ‘su aparicién en Francia y Alemania en la década de 1830"y fue patentada en Inglaterra, en realidad ape has si se hizo uso de ella en este timo pals: en ugar de ello, se continué preparando las mechas en In maquina manwal conoeida por el nombre de billy. EI hilado de la lana, a su vez, tambien se siguié lle- vando a cabo en Ia jenny aun mucho después de ‘gue Ia mule hubiese Sido adaptada con ese propé- ‘Mo rerandole un par de redillos, cosa que se Hev6 a efecto en Leeds en 1816. En realidad, Ia maquina de hilar intermitenite automética 0 selfactina no se ‘empezs a usar hasta bastante después de 1850. Por lo que respecta al acabado de los pafos, la maquina de perchar —prohibida especificamente por un decreto de Eduardo VI— siguie levantando una Fuerte oposieién, especialmente en Yorkshire, donde su destruccién se convirtié en uno de los principa- Tes objetos de los ludistas en 1812, y, quizds en con- Secuencia, todavia seguia sobreviviendo en 1850 el perchado'a mano de los pafios. Algunas de las pa- Kentes més modernas prevelan el empleo de cardas de alambre para perchar los paflos, que como podia comprobarse eran més baratas y duraderas que las cardenchas (p. 143), pero se sigulé ulllizando este ma- terial natural y, en Tealidad, todavia se sigue culti Vando en Somerset, En 1802 Is maquina de perchar fue exportada desde Inglaterra a Francia. Por otra Parte, ia primera maquinaria para tundir fue obra Ge Delaroche, de Amiens, quien usd energia mecs La industria textit 33 nica para hacer funcionar a Ia vez varios pares de Hjerse tundidoras. La primera patente inglesa le fue Concedida s6lo tres aos mas tarde, en 1787, pero fasta la gran depresion de posguerra los hudistas ‘otros movimientos similares fueron causa de que iaf Histema se utllizase menos en Inglaterra que cn Francia. La primera tundidora rotatoria fue inven- {ada por un americano, Samuel Dorr, e introducida en Francia en 1812, pero su uso no se extendio en Inglaterra hasta bastante més tarde, a pesar de ha ber sido patentada en 1794: la maquina era pasada por encina del tejide y funcionaba de forma bas. ante parecida a como lo hacen las modernas mé- Guinas cortadoras de eésped. En 1850 el tundido a fhano habla desaparecido casi por completo. "A pesar del hecho de que la ‘maquina para torcer seda"de Lombe, sparecida en Derby (p. 148), prece- ‘a la maquina de hilar algodén en mas ‘de cin: Cuenta afios, Ia industria de la seda no se vio arras: trada inmediatamente por In ola del progreso.in- Gustrial. Hasta que en 1826 se rebajaron los impues. tos, pocas miquinas mds perfeccionadas se introdu- jeron en Inglaterra, precisamente en vista de que igs plamonteses todavia segulan uilizando el mismo tipo de maquina que Lombe habla copiado mas de Gin anos antes, En 1825 John Heathcoat patente ina maquina para devanar capullos, pero el. princi pal adelanto se produjo en el aprovechamiento de In seda que ‘nose podia devanar procedente de capullos dafiados 0 fuentes similares. Tal material hho podia ser toreldo, pero podia ser desgomado por medio de tn proceso de remojo y luego podia ser hhilado; a mediados del siglo xvir @l penado y el hi Iado a mano de dicho material constitufan en Ingla- terra una industria casera firmemente establecida. Ein 1792 se habia comenzado a hilar la seda de des. cha segun los modelos establecidos en las fabricas Se hilados de algodén, siendo cortadas primero las fibras de seda en trozos pequefios correspondientes alas dimensiones de las fbras del algodon. No obs Ce ee es 334 Desde 1750 hasta 1900 (11) tante, en la década de 1830 ta maquinaria usada para hilar’cI lino fue adaptada para el molinaje de las flbras més largas de Ia seda, y se interrumpl el cor- tado de las fibras de aeda en beneficio de otro siste- ma en que se las cardaba o peinaba en grupos separ ados de acuerdo con su longitud. pos sepa La industria de Ia seda, sin embargo, estuvo aso- iada con un paso muy. importante en la mecanizs: Sién de los telares: la climinacion del empleo de'una persone para atender al funcionamiento Gel telar de Estiraje. Es natural que el tejido de dibujos tuese Jun rasgo especial de in lujosa industria de la seda. Fue, ¥ todavia lo sigue siendo, una industria de iujo caracterfstica de Francia, mientras que el interés es. pecial que Napoleén Tdemostra por'el desarrollo de Ir industria textil contribuye a cxplicar el hecho de que lo que J. M. Jacquard habia taventado en 1801 Se aplicase on un periodo de once aiios a 11,000 te- Ives En relacién con inventos anteriores, 1o que Jac- quard hizo fue combinar agujas com ganchos, cam Biar fos cilindros perforados por un prisma porfora: doy “io mas importante— prover # ia maquina de lun mecanismo elevador (mecanismo conocido por el hombre de wgriffes), que mancjaba el mismo tejedor por medio de una cércola, Este aparato, que tba co. ocado por encima del telar, tenia tin clerto numero de ganchos de alambre, 2 los que ban unides los condones de alza que contenian los hilos de la ure dimbre. Cada gancho pasaba perpendicularmente a ‘través del ojo de una aguja horizontal, uno de cuyos extremos sobresalia a través de un bastidor 9 era ‘antenido en su posieién normal por medio de un Tesorte. Todos los ganchos perpendiculares, que eran ‘antenidos sujetos por lay agujas, estaba dispucs fos de forma que evitaban las Darras contenidas en tun bastidor, que de otro modo hubiesen levantado los ganchos 'y Tos hilos de la urdimbre que ian unt, dos‘a ellos, ‘La superficie del prisina, hacia presion La industria textil 835 sobre los exiremos de las agujas, pero estaba perfor oboe tal forma que la presion solo se hacia efec- iia en caso de que las perforaciones que habia en tina placa colocada sobre la superficie del prisma UNiviesen incomplete, Cada ver que se-movia. la EBkSiar a combinacion de las perforaciones que ha: fia sobre dicha placa cambinba, haciendo que los Bilos de la trama pasasen a través de una serie dis- tina de hitos de ta urdimbre. ‘ia maquina de Jacquard no hizo su aparicion en Ingiaierea al. menos) en cualquier caso no en cane Uika"digna de ser, schalada— hasta la década de 1820, cuando sina versién inglesa mejorada hizo mas compacta la maquina, de forma que pudiese ser uti {inde tanto en las industrias domésticas como en ns fabricas. En 1832 habia unos 600 telares Jacquard En Coventry: en 1850 los telares mecanicos en la in- Gustria britanica de la soda, que en 1835 sdlo sua. fan 309, habian legado a alcanzar el numero de Tit, y ‘puede suponerse que casi todos ellos eran Gat tipo Taequard (ig. 282) - 836 Desde 1750 hasta 1900 (11) Antes de trazar la historia posterior de las ramas principales de la industria text durante’ la segue tnltad del siglo xix es convenlente hacer uns Greve consideracion de los adelantos en general introduces dos en las industrias auxiliares —Calccterta y cnen, Jer Ins cuales eran en 1900 tnas indstriag mecan Zadas de considerable importancia, al tiempo, due i cslestetfa estaba alcanzanco rapidamente la posicign que ocuparia en Inglaterra durante el siglo 2x come la tereera de sus industrias textiles. Les dos Inaus {las estén intimamente relacionadas: en efecto, los gneajes hechos a maquina surgieron de la astinos Industria de ta calceteria de Nottingham en uno. mento de depresign de sus productos mie iemnee. antes, Ia caleeteria de aigoddn y seda, Son doe im. dustrias paraiclas desde el misino insiante on que aiibas lo-que hacen et transformar ef hilo ex: tellle or-un metodo distinto al del entretcjido: el sisieige Ge «mallas» en la calceteria y el treieado de los he Jos en cl encaje. Sin embargo, su historia a parte de 1750 presenta un notable contraste, La calceraria que a partir de la época leabelina habia sido realise da mediante una maquina intrincada, cf telar para séneros de punto (p. 157), se adapté muy lentamente al uso de Is energia mecdnica, y todavia en 1810 Is Imayorta de los trabajadores dedicados a. Is calcet, Hig estaban contratados para realizar’ cl trabajora ano en sus. propias casas © en pequelios talleres ps encajes, por otra parte, quedaron concentnsdos ‘ictorias tecanizadas on ta fecha relatiranes, te temprana de Ia revolucién industrial. Debemsos or tanto examinar primero los encajes. Fue John Heathcoat, un tejedor dedicsdo a la cal geterfa, quien, en 1809, cerca de veinte afios despucs de que’ Ids teiares ae calcsteris hublesen sido sea {ados para hacer encajes, inventé la primers mene nna eficaz, que hacia el tul por medio de una serie de ( | | La industria textit 337 discos de lntén muy delgados, entre Jos que se arro- ian tos hilon Al pasar ion a traves Ton los de In urdimbre, que estaban colocados vertiealmen: i Hon limos’ 26 movin ung otro lado. con Shieto de que los bilos de las bobinas quedasen en fazndoe cn ‘orno.a los bilos de ia urdinibre, Las bo- bias iban ‘situadas en dos hileras, con objeto de rar espacio, y encajadas en unos soportes situs Bg"Em gone acahulodutae hechas ‘sobre une te jue corria Io largo de in maquina. Al depender Ia ‘vistencin de este tejido de que los hilos de tas bo- Bing ge cruzasen dagonalmente con Tor ios de Ia Urdimbre, la maquina tenia que efectuar, ademas Sel movimiento hacia delante, un movimiento lateral de las bobinas cada vez que se completaba el movi Iniento longitudinal, Para. que Ia maquina funciona. So cfcazmente era esencial un alto grado de preck Slonen su construccign, 1o\quc contribuye, 2 que jotuingham conservase la supremacia, argo. tempo fnontegida, ea la construceidn de" maquitaria pare in produccién de encajes. De mayor interes inmedia {6 Geel hecho de’ que tal maquina, aun a pesar de Gus al principio s6lo podia fabricar un encaje de wn Seno ty mien, Foquerta une gran fuerza y ha ilidad en el operario que ia atendia, quien tenia que fuuncjar ocho taanijas'y dos carcolea Ast pucs, exis TaN incentivo muy. fuerte pare apicar Ix crate Imecanioa a la maquina, siendo resucltos en su cast fotalidad los probiomas_que tal aplicackon presenta: baven un periodo de diei aos" Heatheost, por sjem- plo, uilize las aguas del io Exe para, poner en un [ichamiento una'antigua fabrics Ge géneror de lane en Tiverton, intento de transformacién. que motive: i que los udistas destruyeaen en 1816'sus locales de Loughborough. "No contentos con Ia répida transformacién de una labor artesanal cn una industria, mecanizada ‘en cl Expacio de una sola generacion, los fabricantes de Sikajes provedieron a ciaborar una maquinaria cx: par de imitar las formas més complicadas del tra: VE ee res 838 Desde 1750 hasta 1900 (11) ‘bajo manual. Otro tejedor, John Leavers, preparé en 1813 una variante de la maquina de Heathcoat que se adaptaba mejor a Ia fabricacién de encajes debi. do a que sélo utilizaba una fila de bobinas. Heath coat, como ya hemos sefialado, empleaba dos hileras de bobinas para ahorrar espacio, pero Leavers com Siguié que un fabricante de relojes le ayudase a ma ufacturar bobinas y soportes que tenfan la. mitad del ancho de los de Heathcoat. No obstante, Leavers femigré en 1821 al norte de Francia, donde ya hacia algunos anos que se habia establecido dicha indus. tris gracias al trafico Hegal de artesanos y maquins ia a traves ‘del canal de Ia Mancha. Peyo seria en Nottingham, veinte anos mas tarde, donde Hooton Deverill lograria aplicar por primera vez de forma totalmente. satisfactoria ef telar Jacquard frances a la fabricacion de encajes. Se hizo entonces posible Ja reproduccion de In mayoria de los dibujos tradi ionales de los eneajes hechos a mano, tanto en pie ‘as anchas como estrechas; las vibraciones causadas or la maquina de vapor que movia la maquinaris dejaron de ser causa de problemas, como en el caso de la maquina original de Leavers; y con la adapta lon de la maquina original a Ia fabricacién de cor tinas, la industria ‘se encontré totalmente equipada para su rapida expansidn, hasta que ninguna: vents hha ni ninguna enagua se’ pudieron considerar’ com. letas sin su adorno de encaje hecho a maquina, La industria de la caleeteria, mientras tanto, ha bbia logrado lo que podria parecer un adelanto ‘pro. metedor cuando Jedediah Strutt, posterlormente, so clo de Arkwright, resolvié el problema de producir aleeteria rayada’ colocando. una. hilera de agujas verticales entre las agujas horizontales de la maqu na Lee usada cominmente. Esto sucedia en 1758, pero no condujo a ninguna soluciin del problema Ids delicado de adaptar las’ agujas, Ia platina ¥ la prensa al empleo de la energia mecinica: ¥ es mss Ios prejuicios que los Iudistas de Nottinghamshire mostraron en i811 contra un tpo de telar de gene. La industria textit 39 ros de punto —con el que se podian obtener prendas EE venti 'coreadas Sobre pleeas de tela continua Sh onillos<> que presagiaba la produccién en masa, SEbleron aniadir Aucrea’a los azgumentos de que 1s ‘ctroduccion de In energia mecanica era, innccesaria JeNfina industria artesanal (ig. 283), que daba empleo Sultitud de personas y ademds estaba extremads 4 Sine localizada: low habitantes de Ia zona ocelden Soheds" ananuslimente. tale tos Midtands recibian salasios muy alos y no ths "Se ttives de encontrar otro empleo.” Aa sealer cacian oe deiveron eum ae pute, ocentada por Sie Mare isambard Brunel en HEig uc tn an agujesopesian om cel, a ae ee roa ia pelance te conmogula ut seer ts Ge"ajtaor producto cbvinmente inte ae iguanas de wane con mengundos Sin ete tn ta decade, de Teeb ine posbiida cee Ur ela iter mectnico comenzaron scr Senaloeadd’sac'tn Alsi como en Ingatera 40 Desde 1750 hasta 1900 (11) y en ese mismo momento Matthew Townsend, de Tcicester, hizo dos, importantes inventos. Uno) de ellos fue’ un telar circular para generos de punto ‘canalados, que permitis poner a fa venta unse me. lias sin costura y sin menguados, de’ una razonable flasticidad. El otto fue el dispositive de la aguja de lengiieta, cuya articulacién abrian y\ cerraban tos mnismos hilos, de forma que no se nccesitaba ning. na pronsa pata tejer lon deperow gencros de puto para los que era apropiado este ‘ipo de lenguets, A’continuacion se sucedieron una sere de intentos ara aplicar la energia mecdnica al telat rectilince, on el cual se obtenian géneros de punto con men” fEusdos. Todo ello culminé em la obra de William Cotton, quien en 1864 invents una maquina que Te. Sulto adaptable tanto para. fabricar una docena 6 mas de medias al mismo tiempo como para. tele prendas de vestir con menguados de" todas clases Eotton, que ‘anteriormente ‘habia trabajedo’en ‘une firma de Loughborough, fue tno de los primeros fa. bricantes especializados en maquinaria de ealesteria, En. 1690. America siguié. el camino. trazado con Ia produccidn de un tipo de media sin costura que re: Gueria s6lo un pequeno cosido en la punters para Su acabado, y que compensaba hasta cierto punto ct hhecho de mo tener menguados con mallas de diver: 0s tamafios que hacian que la parte inferior de la media fuese mas ajustads que la parte superior, fi en Ia. mecanizacion del Proceso de cosido de la prenda después de pasar Por la miquina de géneros de punto. La méquina de Soser mecdnica fue la solucion, y en 1867 inventores americanos pusieron @ punto una méquina de dos hhilos que trabajaba a una velocidad de'3.000 punta das por minuto, la cual proporcionaba ias costuras seguras y perfectamente’ alineadas necesarias para evitar que las prendas de punto se deshiciesen, La industria textil aa La miquina de coser puede ser calificada como el invento que, aunque no directamente relacionado con ninguno de los procesos tradicionales de 1a in- Gustria textil, hizo durante la segunda mitad del si lo ix mas que ningun otro aceleramiento de dichos Procesos para ampliar la utilidad, y por tanto la de- manda, de los productos textiles. ‘También se distin gue por tratarse del primer aparato principal de consumo individual. A ‘pesar de que algunas de su aplicaciones especiales Hlevaron a las fabricas nuevas Madustrias muy alejadas de la produccién textil —por cjemplo, la fabricacion de calzado y Ja encuaderna- ‘én de libros, su lugar indicado, como-el de Ta “mujer durante le epoca victorlana, era el hogar, ¥ fue el trabajo anual a destajo de ias amas de casa el que serfa revolucionado. Es significative que todos los Inventos importantes relacionados con ella Tue sen Ievados a cabo en los Estados Unidos durante Tos dias de 1a colonizacién, cuando la mujer tenia tanto trabajo para hacer fuera de casa como tareas domésticas dentro de ella. ‘La maquina de coser no imita el proceso seguido cuando se cose # mano, sino que hace un tipo espe. Gial de puntada, el punto de lanzadera, usando un hilo doble continuo ¥ un tipo especial de aguja, que ene el ojo cerca de Ia punta, Un mecanico de Mas- ‘achusetts, Elias Howe, fue el inventor del punto de Ianzadera, ‘pero su maquina s6lo podia hacer costu- ras rectas y de una longitud limitads. La plataforma entada que movia Ia tela hacia delante despues de ‘cada puntada y hacia posible girar el pafio (con ob- Jeto de conseguir una costura en curva) fue Idea de un ebanista de Michigan, pero seria Tsaac M. Singer, dueno de una pequefa tienda en Boston, Massachu- setts, quien en’ 1851 produciria la primera maquina Ge coser doméstica auténticamente stil (fig. 288). Esta fue la primera maquina de coser que tuvo una UU ee re es a2 Desde 1750 hasta 1900 (11) aguja recta; tenia también un prensatelas ajustable ue mantenta el material en su sitio cuando la agw Ja se movia hacia delante, y funcionaba gracias a un pedal. Otro punto, el de cadeneta, seria inventado se mismo abo. 2 git eer Sh a En el transcurso de esa misma década nacié en los Estados Unidos una gran industria de maquinas de coser, y Alemania le Sigulé los pasos durante la ‘éesda de’1870, El hecho de que los sistemas de ven: tas a plazos y servicios de «venta y entretenimiento> hhaclesen en Conexion con las maquinas de coser nos muestra In magnitud de su demanda para usos do- mésticos, mientras que la Invencién de una maquina para coser caleado en 1861 y la de una maquina para poner viras diez afios mas tarde muestran lo rapida- mente que su uso se extendié. mas alld del campo text En el propio campo de la industria textil, su Uso se extendié a todos aquellos procesos en que se necesitaba hilvanar o coser tejidos; y en 1859 habia hecho aparicién la cuchilla de cinta, derivada de la sierra de cinta de In industria de fabricacion de muc- bles, para cortar cualquler espesor de tela requerido fen el trabajo repetitive de la industria dé las prem La industria textil us das de vestir confeccionadas, que se extendié rapi- damente. En 1880 ya habia méquinas de coser espe- Gisies que se podian mover # lo largo de la superfi- Sie de tuna alfombra, y a finales de siglo América Gisponia de una maquina de coser de puntadas invi Sibles, disetada para hacer costuras ‘dentro de In tela. 1AS INDUSIRIAS TEXTILES (1850-1900) Em Ia historia de las industrias textiles, propiamen- te hablando, durante el perfodo de 1850 a'1900 no se produjeron cambios técnicos comparables en impor Eincia a los dela primera época de Ia revolucién industrial, o incluso al de la maquina de coser. En realidad, algunos de los avances mas importantes de is industria textil derivaron de acontecimientos de Caricter ajeno a Ia tecnologia. En el caso de la in- Gustria de la seda, se produjo en 1853 un grave brote Ge la enfermedad conocida por el nombre de pebri- tna, In cual en una docena de afos redujo la produc. Gién de capullos de sedaen Francia a menos de un Sexto del total anterior. Fue entonces cuando Louls Pasteur comenzd su investigacién sobre las causas fe'la enfermedad de los gusanos de seda, y al cabo Ge tres afos habia sislado el bacilo de Ia pebrina y Ge otras enfermedades de los mismos, sefalando que Su difusién era potenciada por las condiciones insa- Iubres en que los gusanos eran criados. La necesidad de una ventilacion adecuada y de limpleza habia sido ‘emostrada por un investigador italiano medio siglo ntes, pero la conmocién producida por el desastre fue causa de la general adopcién de las recomenda- Ciones de Pasteur, las cules sirvieron para que la industria de la seda natural en Francia’e Italia re- eupersse en buena medida Ia prosperidad de que habia disfrutado anteriormente, # pesar de que el Oriente Lejano habia recobrado mientras tanto su ‘antigua: posicién como. productor principal. Toda- -— ans Desde 1750 hasta 1900 (11) via més alejado de la tecnologia se puede considérar otro acontecimiento de capital impertancia ocurride Gurante In década de 1860, esto es, la escasee dea godén resultante del bloguco federal ejercido sobre el sur durante la Guerra de Secesidn americana, Fue fentonces cuando la industria del algodén descarts definitivamente a los tejedores manuales, mientras ‘que todas las industrias rivales del algodén, a excep. in de la seda, se vieron Impulsadas naturalmente & aumentar la mecanizacion, Por entonees la indus. {ria de la seda en Inglaterra languidecia bajo los efectos del tratado Cobden-Chevalier firmado cn 1860, fl cual permitia a las sedas francesas entrar en ei pais sin pagar derechos de aduana, Pero el resultado 2 largo plazo fue Ia adopcidn de las tcnicas mas cf caces—o al menos mdz rentables— para la fabrica- ‘ion de seda procedentes del exterior. El molinaje de los desechos de seda de fibras latgas, aunque ya habia sido abordado durante la primera mitad del siglo, dependia en su éxito del invento de métodos satisfactorios, en términos cco- némicos, para preparar_o peinar los desechos de seda con objeto de separar las bras larga. Una maquina para preparar la seda, de diseho circular, movida por una maquina de vapor, habia sido pa: tentada en Francla en 1821 por Bauwens y Didelot, ¥ sigulé siendo utiiizada a lo largo de todo el siglo. EY cardador de lana britanico S.C. Lister invents fen 1859 una mdquina para peinar seda, pero ésta des- echaba una parte demasiado importante de las cos. tosas fibras, y hasta 1877 no legaria el mismo in- ventor a conseguir una maquina automdtica para Dreparar la seda que diese resultados satisfactorios, Esta mAquina disponta de peines y cardas montados sobre una cinta sin fin, hacia que los dientes pene: trasen cada vez mas profundamente en las fibras de seda segin avanzaba el proceso y recogia lat Abas més cortas en las cardas de forma que sc podian hacer gradualmente varias clasifcaciones de distinta calidad, Una méquina similar habla sido inventada La industria textit as ‘en Alsacla veinte afios antes por De Jongh, méquina Se la que es posible que Lister sacase sus ideas. En Gualquier caso, en 1890 la maquina de Lister habia Sido abandonada en Inglaterra en beneficio de una maquina rectilinea, mientras que en el resto de Eu. . ropa todavia se seguia utilizando principalmente el po circular. ‘Ta segunda innovacién importante tuvo su origen indiscutiblemente fuera de Inglaterra. En 1857 se descubrié accidentalmente en Krefeld, a orillas del Rin, que el tratamiento preliminar de la seda con Glertaz sales metlicas antes de su tinte hacia que cl producto final fuese més lustroso y al mismo tiempo Inds pesado. En el caso de algunas sedas hiladas se Gemostrs que dicho método era capa de cargar st peso hasta nueve veces, y cuando tal préctica era Rulizada con moderacién tenia la ventaja de mejo- Far tanto el tacto como Ia apariencia del producto, Los Untoreros britanicos imitaron la préctica de sus rivales franceses y alemanes; un informe sobre. la Industria inglesa publicado en Manchester en. 1885 dice: «La quimica de la tintorerla esté hoy dedicada ‘casi por completo a cargar el peso de las sedas, y no En Ins otras industrias textiles el sinico paralclo que % puede encontrar a este proceso para cargar @ peso de. las sedas fue la aparicion del algodon Smercerizados. John. Mercer era un estampador.y intorero inglés de telas de algodén, quien a media- dos de siglo patenté el tratamiento del algodén con Sosa céustica, 1o que hacia que las fibras se volvie- Sen mas eldsticas y se tifiesen con mayor facilidad. El hecho de que Ia sosa edustica (p. 803) fese muy fara, y de que los tejidos encogiesen durante el pro- feeso hasta un 20 0 un 25 por 100 impidié que Mercer tuviese éxito comercial, pero en 1895 el proceso fue reemprendido por los tintoreros de Krefeld, R. Tho- mas y E. Prévost, primero para tratar el hilo y pos. terlormente parm tratar plezas enteras de telay des. Cubrleron que cuando Ia mercerizacion se hacia Le Ew ee ee 246 Desde 1750 hasta 1900 (11) sometiendo las plezas a una tensién, el resultado era Ja obtencion de un lustre permanente no inferior al de Ia seda hilada. ‘Si'se pudo conseguir que el algodén hiciese la com: petencia a la seda mejorando ‘su acabado, igualmen- te Se pudo conseguir que la lana hiciese la competen- ‘ia al algodén alterando la composicion de la materia prima, Esto se logré utilizando la lana procedente Se plezas de telas de desecho, una sustancia que ink ialmente se empleaba para tejer pahos de «lana re generada» con In que se atendia a ia demanda de Unlformes para las tropas Inglesas en la Guerra de Independencia espafiola. En la década de 1830 1a mé- ‘quina utilizada para triturar los viejos pafios de lana Mamada «diablo~ fue dotada de pias en lugar de las ‘cuchillas originales, de forma que pudiese desgarrar los tejidas de mejor calidad, de los cuales se podia obtener un producto de calidad superior Iamado smungo», nombre de origen oscuro. Pero no seria hhasta la década de 1850 cuando el uso de unas puas mas fuertes en el diablo, asi como el desarrollo de lun proceso de tratamiento de las ‘elas con Seidos para separar las fibras de algodén en los tejidos Compuestos, y la creciente popularidad del polvo y los residuos de la industria de la lana regenerada como fertilizante agricola, hicieron de aquella un factor importante para Ia industria de Ia lana (que zo hay que confundir con la industria del estambre) Fue entonces cuando la regién de Yorkshire llamada West Riding «se hizo rica con los traposs. Em 1880 algo asi como un 40 por 100 de Ia materia prima ltlizada por la industria de la lana Inglesa procedia ‘de dicha Fuente, y el hecho de que ta tana virgen tt viese menos demanda como materia prima fue tam: bien causa de que los productos obtenidos de ella se abaratasen bastante ‘Respecto a los procesos preliminares de In indus- Textil, el acontecimiento mas importante fue el triunfo, que tanto tlempp se habla hecho esperar, del cardado mecanico, hecho que: tuvo lugar en Ia La industria textil a década de 1850. La carda de Heilmann, es cierto, ‘data de 1845, pero su uso no se extendio en Ia indus’ {ria inglesa del estambre de forma digna de consi- Geracion. Servia mis que nada para el cardado de fibras de lana y algodén de muy poca longitud: ésn fue la razén de que fuese muy utilizada en el Testo de Europa para tratar lanas de alla calidad, y en Lancashire ast como en Alsacia para tratar algadén también de alta calidad, e igualmente en la industria del Tino localizada en Belfast. Pero In maquina que hizo revivir la industria del estambre de Yorkshire fue la peinadora ListerDonisthorpe, que data de 1851, perfeccionada posteriormente ¥_protegida gra: las a Ia determinacion tomada por Lister de com prar las patentes rivales. Su triunfo definitivo lego fon la expiracion del monopolio de Lister en la déca Sade 1860, y en los afos 1880 era utilizada incluso para tratar ianas de fibra corta. Em su versién total mente acabada (Og. 288), Ia pelnadora circular y ho- us Desde 1750 hasta 1900 (11) rlzontal incluia dos peines anulares de menor tama- fo, siendo obligadas las fibras a pasar a través de lunas pias situadas en el interior de cada uno de es: tos peines circulares, de forma que Ins fbras ‘mas largas que sobresalian por encima de las pias eran larrastradas por unos rodillos verticales. preparados al efecto, mientras que las pias inferiores de los eines retenian la borra, que luego era ‘retirada en tun momento posterior del proceso, Por lo que Tespecta al hilado, el principal adelan- to del perlodo fue el creciente uso de la tmaquina de hilar continua de snillos americana (p. 824), incluso en Lancashire, méquina que dominaba por comple. to cn las hilanderfas americanas, las cuales tenian en 1900 un 42 por 100 de la eapacidad de las inglesas. Esta méquina trabajaba mas rdpidamente que lama: quina de hilar continua llamada throstle, y on la deca dda de 1800 empezo a competir con Ia maquina de hilar intermitente 0 mude, Sus Ventajas consistian en que toreia e hilaba de forma ‘continua y no necesitabs de mano de obra especlalizada, siendo su desventaja el hecho de que producia un hilo demasiado torcide Para la produccién de telas de alta calidad. En su Version mds perfeccionada (fg. 286), la maquina de hilar continua de anillos consistia cn una serie de hhusos que giraban en el centro de unos anillos inmo- viles y'con un cursor en forma de +C> muy abierta en lugar de la antigua aleta. Al moverse el cursor al Fededor del anillo en cuyo interior se hallaba situa. do el huso, el hilo se torefa, mientras que el movi ‘miento vertical del anillo hacia que se formase la shusada> o canilla de extremos cdnicos que corona. ba las bobinas. La tejedurfa, que estaba mucho menos mecanizada que Ia hilatura en 1850, experiments igualmente un desarrollo muy superior a esta tltima durante la se- gunda mitad del siglo, aunque el tejido a mano so- brevivié en el resto de Europa en medida considers: Die durante al menos una generacion después. de haber sido completamente desplazado. en las isias La industria textit 9 briténicas. El telar mecinico no predoming en las industrias del algodén o de la lana de Francia o Ale- mania antes de la década de 1880, y al terminar ésta Krefeld, al igual que la regién francesa situada en forno a' Lyon, dedicada al tejido de la seda, depen- dia en sus cuatro quintas partes de los telares ma. uales. En ambos paises, también, los tejedores ma- fhuales fueron durante largo tiempo caracteristicos de la industria del lino, ya en decadencla. En el en. tretanto, el tejido mecdnico de telas de fantasia ha. Fig. 286. La miquina de hilar continua de anillos, 188. bla sido mejorado por los americanos William y George Crompton, y en 1863 se inventaba en Ingle terra un telar de calada abjerta que aliviaba la ten. sidn de los hilos de Ia urdimbre; el uso de esta ms uina se generaliz6 para el tejido de telas de lana uy delicadas. EI lino, por otra parte, requerfa algo mds fuerte y resistente que el telar mecanico utili zado para el algodén, y con ayuda de una prepars. Gon especial de los hilos de In urdimbre para com: pensar ia falta de clasticidad del lino natural, hari Sparicién en el mercado durante el gran periodo de expansion comercial de la década de 1850 una md ‘uina de resultados satisfactorios, a pesar de lo cual CU ee ee aso Desde 1750 hasta 1900 (11) ¢l telido a mano no se extinguiria en ciertas zonas de Irlanda del Norte hasta 1932. De tal modo, hacia Ja década de 1890 las industrias de Ia Iana de Yorks hire y del lino de Irlanda habian alcanzado en lineas generales la misma posicién ostentada por las indus. {wias briténicas del estambre y el algodén, donde la ion habla desplazado a los telares manus. les para ambas fibras durante las décadas de 1850 ¥ de 1870 respectivamente, Una version més ligera el telar utilizado para el lino fue también aplicada 8 los tejides de yute, cuya manufactura en Dundes, on materia prima procedente de la India, recibio lun estimulo importante cuando se corté el abastect miento de céflamo procedente de Rusia durante la Guerra de Crimea. Los telares mecinicos se aplicaron también de for ma creciente al tefido de variados y complicados pos de alfombras (ig. 287). El telar de estiraje me cénico habia sido adaptado en 1735 para. fabricar las alfombras teflidas en rama de Kidderminster, ¥ Roventa afios mds tarde el telar Iacquard seria, ut. lizado en la misma ciudad para aligerar In manufac. tura de alfombras de Bruselas. Pero el acontecimien- to decisivo fue el invento, realizado por E. B. Bi gelow, de Massachusetts, ‘del telar mecénico para ON EET SRR F Bi 20 Telidos de alfombras: 4) Bruseat; B) Wilton: ©) Briscoe de tapiceriag“D) eeropa, Se taper, BY" Aa “ede erclopelos F) Rumiawter pti, La industria textit asi ifombras de Bruselas, que seria mejorado en Ingl terra, y cuyo uso se generalizaria para la fabricacion de alfombras de Bruselas_y Wilton durante Ins dé cadas de 1850 y 1860. La insercion y retirada auto- ‘mitica de unos fuertes alambres con extremos cur- \vados fue el sistema empleado para enderezar el pelo ‘anillado de las alfombras tipo Bruselas, mientras que unos alambres mds finos con una hoja de cuchilla en su extremo enderezaban y después cortaban los ani- los para produeir las ricas alfombras de pelo largo tipo Wilton. EI telar mecanico era adaptado all mls ‘mo tiempo para poder fabricar alfombras de «tapi Ceria», mas baratas, en las cuales Ia costosa practicn Se wtlizar hilos de diferentes colores para li urdimn- bre era sustitulda por Ia de pintar ef dibujo de alfombra sobre un tambor, en toro al cual se ba ian pasar los hilos de aquétla. En la década de 1870 teste tipo de alfombras estaba desplarando. a las_al- Tombras originales de Bruselas. Los telares.mecin cos empezaban por entonces a ser aplicados a la fa- Brleacién de las Iujosas alfombras de terciopelo, las cuales estaban entretejidas con terclopelo; fnalmen- te, en 1876, H. Skinner, de Nueva York, prepard una miquina para fabricar elygelg-espepil de las alfor- Brat tipo Royal Axmins : creer tan Pordanci’ la Ylegnin El tercer cambio. de fue la introduceién del telar automAtico, invert por J. H. Northrop, de Massachusetts, en 1895, md. Guna’ que ha. sido’ deserita como «el telar del si glo xx-. Este telar se difundié antes en los Estados ante mano de obra; el coste en terminos de capital, ue era tres veces el de un tclar ordinario, fue tam Bign un impedimento fundamental para su difusion, El importantisime adelanto que inclula consistia en ‘un métedo para cambiar Ia husada sin tener que Ds: Far Ia maquina, Esto se hacia por medio de una e=- ppecie de tolva‘o cono invertido que contenia las hu- Esdas, pero su funclonamiento implicaba el desarrollo 352 Desde 1750 hasta 1900 (11) de varios otros inventos, entre los que se inclufan luna lanzadera que se enbiebrase por sf sola y un sis. tema de operacién que no requiriese el movimiento de'la urdimbre. En Su version terminada, el tejedor hho tenia mas trabajo que reparar las roturas de los hilos de la urdimbre y la trama y abastecer los co- nos de bobinas cuando era necesario, ‘Conteraplando retrospectivamente ios cambios ex- perimentados por la industria textil durante el pe- Hodo 1750-1900, es posible hacer algunas general zaclones mas. Desde el punto de vista del trabajador, ‘unque ubo algunos perlodos de desempleo tempo” fal entre ciertos grupos, la Unica clase social nume- rosa que sufrié graves dafios fue la de los tejedores ‘manuales, quienes, como ya hemos visto, Ubraron luna larga y perdida batalla en contra de In maquina, En Gran Bretafia, en tiempos del movimiento car: tista (1838-48), que traté en vano de ayudarles, su maban al menos tun cuarto de millon de personas, ue se velan obligadas subsistir en clertos casos, como atestigua una encuesta hecha por el gobierno, ‘con unos ingresos familiares de cinco chelines sem: pales. La sustitucién del trabajo manual por el tra: Bajo mecinico redujo por lo general cl esfuerso fisico, aunque la intensidad del trabajo, ast como la tensién mental aumentasen, y el obrere que trabaje- ba con una maquina ganabs més normalmente que el correspondiente obrero manual. Desde el punto de Vista del empresario, las nuevas técnicas signif ‘caban un fuerte ineremento en lor costes de capital, ‘que Iba asociado con un descenso en Ia suma total de salarios a pagar, de forma que en comparacion ‘con el pasado, Jos costes de capital se hicieron mas ites que los costes de personal. Por lo que Fespecta al. producto, In demanda de materias pri mas aument6 por lo general en beneficio de sus pro- ductores, el producto manufacturado se hizo mejor ya mentido mas barato, y a su vez el mercado mun ‘dial, Como consecuencia, se extendié. El consumo de algodén en bruto se cusdruplicé durante la segunda La industria textit as3 mitad del siglo; tas cinco sextas partes del mismo todavia se seguian produciendo en los Estados Uni. dos. La ereciente mecanizacion puso también de re. lieve la importancia de la industria britanica de ma Guinaria text, la cual encontré sus mercados mas Fentables en ultramar, en competencia con los mis mos productos ya terminados de la industria textil; Ete ya era un mercado de considerable importancia mucho antes de que fuese legalizado por Peel en 1843. Por ultimo, podemos hacer un pequefto resumen dela situacién internacional. Para empezar, el pro- fgreso de as técnicas textiles fortalecio el papel de Inglaterra, y en menor medida de los Estados Uni- dos, como pioneros de Ia inventiva. Alemania, Fran- tia y Belgica desempenaron también un vigoroso y Sctivo papel, muy a menudo Olvidado en Inglaterr Feforzando de este modo la supremacia industrial Ge Europa, Pero en 1900 estaba ya claro para cual- ‘Quier persona de mentalidad reflexiva y desapasion Bada que el liderazgo en términos de produccion © Inventiva estaba desplazéndose hacia los Estados Unidos de ‘América, y deberia, en buena logica, tra: ladarse de nuevo # los muchos millones de habitan- tes de Asia, a quienes en 1900 Lancashire todavia Contemplaba principaimente en el pasivo papel de ‘consumidores de productos textiles. VEE ee UE 20. CERAMICA ¥ VIDRIO'“° Ni la cerémica ni la manufactura del vidrio riva lizaron con las manufacturas textiles despues de sit transformacién por la revolucién industrial, El cre: cimiento de la Industria ceramica, tanto en exten. sin como en técnica, fue mucho menos espectactt Tar y menos dependiente de las maquinas, Solamente en ia segunda mitad del siglo xx, cuando ya se hi Bian producido en la industria textil los peincipales cambios, fue cuando las manufacturas que nos oct ppan se constituyeron sobre una base verdaderamnen= {e cientifica. Con todo, la cerdmica, a diferencia de Ja industria text, supuso un estimulo directo para el conjunto de los cambios técnicos a causa del pa [pel que desempens en el equipamiente eléetrico yen las mas modernas formas de estructura de la cone truccién. En el caso del vidrio las caracteristicas de feste material hicieron de su transformacion en uns industria mecdnica un proceso aun mas lento. Este Proceso estaba lejos de haberse completado. nisi uiera en 1900, pero el papel importante que desem- Pefié en el crecimiento de la ciencia el vidrio perfec: Gionado utilizado en Sptica hizo de esta manufactara, asimismo, un ejemplo de aquéllas, cuyo desarrollo Tepercutid en varios campos industriales. En la historia de la cerdmica, el acontecimiento central de la revolucién industrial lo constituys in. udablemente la produccién masiva de lova, Darata pero eficiente, en el antaflo oscuro distrito de Stat- Fordshire, conocido desde entonces con el nombre de The Potteries, Pero el desarrollo comenz6 en este feaso con descubrimientos que no se produjéron en Cerémica y vidrio ass Inglaterra y que —en ver de producir algo nuevo, como la maquina de hilar de Arkwright situaron 2 Europa, al fin, a nivel de las antiguas técnleas de ceramica china. El periode que va desde 1680 a 1749 ha sido descrito como