Está en la página 1de 25
Prolog Una vee mis, nos hemos «spor mejor ua obra cao ito radia en gat s¢ tra detun wi ly sos cote ernie, come tnooara es moras de ape sonalidad. - En vez de atenernos a un solo pmt0 de vst en tommo a la personalidad y de api carlo alo lange dal any, icine onganizar ead capitulo de al forma que se Con ie lage ee ST nate if ad— que en los menos notables o, incluso, falli- razones desu vigensia'y su popular Gon lvlanoe ec ptar valde 0s wide de cada teoria de acverdo con mpi epic y cid bra nan sido probaas en miles de prs Oe Cee ee ey ha serio a hombres y mujeres para resolver problemas personales, mejor le srianza de Ios hijos,enriguecer la comnicacén o propicss et Fcimiento personaly el ssarolo cspiscual. Todas las teoiaspresentadas aqute- ten expert srvon, puscaciones as quesecivlgan invesigaiones y resultados ¥ progamas de capactaccm por afadidua, cada una he recibido el respaldo de una Tipple aplieacidn, Ningana ha sido comprobada ni refutada desde el punto de vista emplrico, todas tiencn defensores y cletractores La lecrres de ext2 obra nos fan communicado que su lecrura bien vale el esfuer- zo. Aun cnanlo no fengan la intencidn de profundizar en el estudio de la psicologéa, ie ideas y lor provlerss planteades ago! les resulta de gran uelidad, ademés de que contribuyen « ensigues TLos represensantes ‘su vida tis versudos de cada teorlareconocen que no todas las inves tigacionesjustfican ues les inelya en sus propiosestutios edrcos, de ahi que, en asstra exposicidn, no insistamos demasiado en ellas, Los autores cuya obra admira- noe pero no incorporames a muxstro texte, como Gordon Allport, Henry Murray Rolld May, Albert banduca y Walter Mischel, aunque relevantes para la psicologis tenual no consideramos que lo scan tanto para las necesidades y preocupaciones de Jos estudiantes Tn genera, los cambios wealizados en la etarta edieién tienen como finaidad facilitar tanto el guchccr el maestro como el aprendizaje del estudiante. Creemos hax ber aleanzado este objervo sin sacriicar el énfsis que hemos hecho desde la primera cdicidn: presentar i fexto que impela a los Ierores a tomarse como sujetos de pru- fa de lasteorias, confiemar los postulados de estas en su propia via y extraer sus con- el valor de eada conjunto de ideas. clusiones personales sobre a utilidad Novedades de la cuarta edicion Esta euartaedicin lr so cediseiad compleramente, pues presenta gréficas nuevas, tana nueva disposiciGn y muchas més fonografias. Ademds del cambio de disco, son varias las modificaciones que contienc el texto. xix Prétoga Nueva técnica pedagdgica, Los Pr principales y los Conceptos clave constituyen caracteristcas pedagosicas que hems incorporado a cada capinulo de esta carta edi- cidn. Los Puntos principales, que proporcionan una lista de las ideas més importa tes expuestas en el capitulo correspondiente, se encuentran después de la seccis titulada La teorfa en sus fuentes. Los Conceptos clave al final de cada capitulo son definiciones completss de los termnincs ini técnicos acuados por cada tedrico. Las palabras definidas en esta secci entan en negritas [a primera vez que se mei Sionan en el texto, Nuevo capitulo introductorio. Ls Jntroduccm (capitulo 1) es un capfrulo muievo escrito para orientar al lector en los capitulos siguientes en que se abort La finalidad es may clara: destacar las contribuciones de cada tedrico y sefialar los as pectos que, de maners més singular, hacen de cada teorde u.a aportacidn significativa ala comprensién de [2 naruraleza humana, Este nuevo capitulo conriene una detallada exposicidn de la estructura de la obra, asf como de las razones que nos movieron @ oF+ ganizar los materiales de esca forma. Iambién, explicamos por qué consideramos ne- cesario extender nuestros conocimiensos mas allé de la psicologia cireunserita a los hombres blancos y de la ciencia psicolégica europea y estadounivlense, 2 fin de com jprendernos més profundamente a nosotros mismos. Como los estudiantes siguen solicitando ayuda para establecer us contexto en los casos en que manifiestan interés por las disciplinas orientales, este nuevo capitulo introductorio offece una presentacién preliminar del exhaustivo estudio del vega, el zen y el sufismo que se presenta en los capitulos correspondictes a estas ttadiciones. Por tltimo, explicamos por qué inch 1mos la psicologia transpersonal y los enfoques centrados en estados de concie: poco estudiados en virus textos acerca de la personalidad. L ‘Nuevo capitulo sobre Anna Fread y los posfreudianos, En cl capitulo 8 se abor- dan la vida y las aporsaciones de Anna Freud, con especial atencin a sus importantes estudios acerca de los mecanisios de Hefensa, los cuales, en las ediciones anteriores, formaban parte del capitulo consagrado 2 Sigmund Freud. La exposicién de Heinz Kohut se ha modificado sustancialmente y también aparece en este nuevo capitulo, al {gual que el nuevo trarainiento sobre Melanie Klein y Donald Winnicott, de William Brater. Finalmente, lo que en ls edicidn anterior figuraba como un capftulo dectica do a Fritz y Laura Perls y la terapia de la Gestalt, fue resumido e ineorporado a este capitulo, con el fin de fluminar los aspectos mas significativos de la obra de estos investigadores. Cambios en la cuarta edicion Revisién exhaustiva del capitulo sobre Horney, de Bernard J. Paris. El capitulo 6 (Karen Homey y el priccanalisis humanisea) es una version totalmente nueva del estu- dio sobre Horney qui realiz6 su bidgrsfo mas connotado, Bernard J. Paris, quien ade~ mis de dirigir la Sociedad Internacional Karen Horney, es un escritor de notables tes literarias. Paris divide la teorfa de Homey en tres etapas: la psicologéa femeni- nna, mis alld del modelo freudiano y las nuevas formas de visualizar los origenes y la manifestacién de las neurosis. Adem:s, sefala los usos que se han dado a las ideas de In estudiosa fuera de los confines de In psicologia. Revisgn del cafeulo La poo meine por experts en el tema. El capita reviado poe bs crismas eueso ebicasY experts del Stone Center et Wellesey, Mar, ssachusers, que redaction este Seat capitulo. Como resultado de la revision, S¢ td eco tepesdre stress i esi y aegis de las necesida- des phate caption ey ae exTwiah mas profundamente aspectos como Ia lise ‘Social, la raza y la orientociOP sexual respecto de sus efectos sobre el desarrollo de las Soraciea ei povoridnd femenina,Deploramos al exremo de lt ‘consternacin sea ppg hen de tara oa que se dedica un apo ala pico logfa de la mujer Revisién de otros capitulos, Todos los demas capinutos se han revsado cuidacose Ferre ote mejor [2 redaccion, reforzar la continuidad y favorecer la compren- asc ta ideas ene los estudiantes y lectores en general. Nuevos datos personales tnejoraron aves nforsscin y nos Mevaron a hacer cambios la seccion itgafia saree rege los capsules. Los temas y los encabezados de varios captulos Fron re- ‘Spunizaos se oecen chos mis ejemplos, Por otra pat, se redjeron alguns ‘citas eextuales demasiado largas Cambios por capitulo «+ Capitulo 2, Sigmund Freud y el psieoanalisis. Se enriquecieron fa Biografla yy kos escudios en tomo al yo de Freud; asimismo, ineluimos una critica culsural Acerca de los suefios. Las secciones sobre los mecanismos de defensa y Heinz Kohut se revisaron y trasladaron al capitulo 5. «+ Capitulo 3. Car! Gustav Jung y la psicologia analitica. Ahora se abordan més eteliadamente las eorias junganas acerca de los tipos, los arquetipos y a indivi ‘Guacion, También se actualicaron los datos sobre Jung y el gnosticismo, la som- bora, a esprialcaa y los aspectos de Inéroe como arquetipo de la masculinidad madara. En la seccién La teoria en sus fuentes, un nuevo extracto sobre el andli- sis de los suzfios sustinuye la selecein anterior. + Capitulo 4. Alited Adler y Ia psicologia individual, | Actualizamos la informa- con acerca de la psicologia adleriana de la educacidn, terapia infantil y consul Se incluyeron ejereicios adicionales, Se sustituys la lectura de La teorla en sus fuentes por un extracto del Inter’ socal, + Capitulo 7. Evic Lrilson y el ciclo vital, Se incorporaron nuevos datos sobre Jos origencs de Erikson y se extcadié su biografia hasta los ltimos aftos de su vida. Ahora se presentan mis dctales sobre su teoria de la vejez, Decidimos re- ducie el fragmento ce La teoria en sus fuentes, pero conservamos la seleccion de EI hijo del bomhaniero”. + Capitulo &. Wilhelm Reich y la psicologia somitica. Este capinulo se sometio auna revision ediuustiva, por lo que los materiales relacionados con la psicologia fegran con mayor claridad a las teorfas reichianas. Tam sys detllada de los procesos de blindaje, asi como somitica se expanen € cxpli in se inclaye v tun nuevo diageama + Capitulo 10. Willis James y la psicologia de la concienia, Se ampliaron Iss ceentes intekctunles de James, ef espritualy las carac- sto. El nuicvo formato de las scones y los encabezados reristicas del pensar xa Prolog ejoraron sensiblemente la “El margen”, de nueva incorp diana del inconsciente * Capitulo LL. B. E Skinner y el conductismo radical. Se mejors la seccién Bio- grafia. En general, este capitulo contiene aclaraciones y actualizaciones de detalles + Capitulo 12, La weorfa de la interpretacién personal de George Kelly y la psi- cologia cognoscitiva. La reestracturacién de este capitulo permitié que ls con: tribuciones de Kelly a la psicologia cognoscitiva se describieran ¢ integraran cor ‘mayor claridad, La revisora del cexto, Kaisa Puhakka, afadié nuevas secciones acerca de las premisas filosdficas dei modelo computarizado del procesamicnto Jumano de la informacién, En la seccién La teorfa en sus Fuentes se incorporaron nuevos fragmentos de la teoria de la psiologia cognoscitiva + Capitulo 13. Carl Rogers y la perspeetiva centrada en la persona. La dispo: nibilidad de nuevas obras biogrificas nos permitié enriquecer Ia seccién Biograta, en especial respecto de los ilies 20 afios del trabajo internacional de Rogers. Se rmodificaron los encabczados 2 efecto de que el lector entienda mds ficilmente los constantes cambios cs interés del propio Rogers. La seccién La teorfa en sus fucn tes se limitd a la presentacién de un relat interesante. + Capitulo 14, Abraham Maslow y !a psicologia transpersonal. Se rcunid in formaciGn biogritica adiciona! acerea de Maslow, mientras que el diagrama en el {que se ilustra su jerarquia de nevesidades fue simplificado por razones de claridad. Se incluyeron materiales sobre Ia psicologia de la deficiencia y cl ser y se abordan, las dhimas investizac‘ones yteorias basadas en la obra de Maslow: Tambign se me jotd y corrigié lz seccién sobre la psicologia transpersr nal para incorporar los resultados mids recientes de las publicaciones mds importantes. Por tltimo, se afa did una mueva Reflexin personal, “Experiencia transpersonal + Capitulo 15. El yoga yla tradicién hindi, Incluimos una nueva Refi sonal, “La postura del cadaver”, asi como nuevos datos sobre los posibles peligeos encel papel del guri. Se reempiazaron las lecturas correspondiente a la secci6n La teorfa en sus ftentes de la edicidn anterior por una seleccidn de Rian: daria se la baqueda de wna nner + Capitulo 16. El zen y fa tradicién budista, Se afiadieron materiales sobre la -meditacin zen y el concepto buslsta de iluminacién como el estado humano mis clevado. Se revisarun los eercicis de Ia Reflexin personal para incorporar una e- sefia de los textos sobre zen y budismo mis recientes, asi como las investigaciones y las tdenieas terapcuricas basadas en los principios y'la pedctica de esta disciplin * Capital 17,1 stm yl tradsin skims, at capil eres de manera significetiva. Ahora se presenta més claraménte la historia del sufismo, con muchos mds detalles de la psicologia explicita del sufi, los principios en que se basa el papel del guia espiritual y los posibles peligros para seguidores y est diosos de esta corrcnte espiritual. La lectura de La teoria en sus fuentes fe sus- timida por un extracto de Cuaventa dias: diario de 1 retro sufi tradicional imiea de este capitulo, ademis de que la seccin vin, proporéiona una alternativa als teorfs few jon per Actualizacién de otras caracteristicas + Secciones Reflexién personal, Decidimos conservar estas secvio das a lo largo de tode los capitulos, con algunas mejoras de diseto. T sn por eu io- les reg _ xxl cometido esimula ao eqrucies 2 OPA 28 ies de un serio <5 pro: pia vida para desea so jv dimensién det crecimiento personal del Enso de perioral amet edn ctiene cuatro nuevas refiesdones per ints 2 wanspersonal del capino 14. En las restan- sonales, incluvendo la Experienél tos ee Earp EROS 7 organiza 62" fines de clatidad «= La teoria en cus fennes, Después sil texto de cada capirulo s pesentan {Rois ut fuente. DPrdis de aes empl eevelacor de ss Fes) con fa eee eatablece un Contacto cecro tanto con es Sonne Con as era ne eee algunas de estas Jecruras, mochés d= 1s Co Ia becapene hen eri 3 Tn. de proporionareemplon SRS dos Uh pence ade cx abt As ay maevas seconde Ta os = Teneo copes onagrds Jung Ades Anns Fed's poten din ae abe al yor el sufismo, Aunque esa vex ciminamos spunas ScSGines, nos Goragranulamos por babes eonsevadks bt ipopularsima y hasta cler topes ined ara del apo dedicado a Rech, un exacted 7.6 pote een Roun, ene cal s© dscbe la experiencia de ene ator con Ik terapia ccichiana + Citas al margen. En esta ob2 aparecen en tedricos, de sus defensores en ocasiones, de las caracteristicas que se conscrvaron en la presente edi Jos mingenes citas tomadas de los fous devractores. Es éta una de idm, con la ventsja de que + Bibliografias comentadas y gener tuna bibliografia coinentada de os te te profundice, lo desea, en wna teoria parila Bibliogatis general, Para eta sacra ede, hemos actalizado ambas Guia del maestro La Gud del maestro, una obraen si misma, ates, Al final de cada capitulo se incorpors wg mis relevantes# fin de que el estudian- asi como tua section trad ‘contiene una variedad de preguntas y eestio- aime ample de lo que parecerianecesari, resenta materials que descubrimes Tage de conclieexa econ, los cuales consideramos valiogesy pertinents, Pe cane emulvntes cit, investigaciones, comentario, recartes de dans, ideas para ci- fediss o-conterencias ? puntos de vista adicionales. Se incluyen algunas moras pars un shila seove clchamanismo, a cargo del profesor Bryan Teiacira, del Camo~ + Viceors, Columbia Briténica. Baa sus estudiantes, for una vation, con ebucién paca las scciones sobre cas culas dl texto, En efectos Weis Peseta Ir teona ya pritca de la teneatva ms antigua del mundo por deserts is Perinat dad humana, E! profesor Georg Teuine, de la Shippensburg University Shippensburg, Pensilvanin), redecto algonas notas para ua capitulo dedicado a Ludwig Biswange son wna intro. Sevesible y spisionante a la psicologg a fenomenolégica existe aor caus dimensiones tanto tedriea como préctica, Cualquier dace puede cobrenet tuna copia de estos materiales, solicitindola a Oxford Us sla lay Press Mexico, ¥ tribuirlos como 51 oe, Incliven las generalidades de ada capinulo, junto con sugerencis din dite mera esas persons P20 individual o de grupo y una extens1 seleccidn de preguntas de falso 0 verdaderos is xiv Préogo Agradecimientos Para esta edicién euvimos la fortuna de contar con la colaboracién del edivor de des rrollo James Strandberg, quien consider rodo el texto con un punto de vista y unas ideas completamente nuevas. El resultado significé més trabajo para nosotros 5 des de luego, una mejor obra pera fos lectores. “Agmismo, tuvimos el privilegio de contar eon la ayuda de Ann Kearns, editora de proyectos, Karen Kobi, investgsdora de materiales forogrsficos, Lisa Pinto, editors Be desarrollo, Marianne Terrero, courdinadora de comercializacién, Cyndy Taylor, ec: tora de suplementos, Mary Archondes, disefladora de texto y de formacidn, Susan Joseph, nuestra excelonte corzecrora de estilo y Eric Stano, nuestro benévolo editor, ‘Vaya una especial deuda de gravid al doctor William Brater, quien react la ma- yor pare de los nuevos materiales del capitalo 8, y ala doctora Susan Newton, qu Se eneargé de las secciones Puntos principales y Conceptos clave, asi como de Is 2 talizacién y redaccion de los nuevos materiales para la Guia del maestro. El manuscrito fue revisado por: Michael Piechowski, Northland College David W. Peterson, Mount Senarie College Dorothy Bianco, Rltode Island College Donna Canavan, Reston College George Bocree, Shippensburg Uni Joan Cannon, University of Massachusetts Jerome Small, Youngstown State University Sus sugerencias y correcciones ensiquecieron partes enteras del texto y nos salvaron de muchos escollos acacémicos. Cualesquicra errores de informacidn énfasis deberin atribuirse exclusivamente a nosotros. Jantes Eapisian [ROBERT FRAGER Acerca de los autores James Fadiman se doctors en psicologia en la Universidad de Stanford y ha impar~ tido clases en las universidades Estatal de San Francisco, Brandeis y Stanford. Dirge su propia empresa de consulta y dicta seminarios a ejecutivos y educadores tanto en Estados Unidos de America como en el extranjero. Hla escrito y compilado libros so- bre salud total, consecticiin de metas y psicologia de la anormalidad; es editor de dos publicaciones form parte de ls junzas directivas de varias insiraciones dedicadas a Ia preservacin de los recursos naturales, He tendo la fortuna de haber aplicado los conocimientos psiclégieos y elnicos que Aaprenslien mi ctapa universitaia en diversos campos, algunos sin singuna relacion con la psivolngia, Aunque trabafé como asesor Universitario durante varios aos y sigo ‘Cscfando pr cologia, ne dedicadh mas tiempo a prestar servicios de asesora a cient- wy hornbres de negocios, Mis primerasjvestigaciones sobre los estado alterados i descubrie It profunda sabiduria que atesoran las cul- tras indigenas y no oecilentaes. Me encanté deseubrie que esa sabiduria ancestral entra namero-as aplicaciones prictica, Uiia de las cosas que me entusasmaron para seb eth obra es gue se me brinds la oportunidad de cobesionar puntos de vista que Siempre me habian pareeido bastante ils, aun cuando los creadores de estas ideas furan encinigos irrevonciliables entre {En la actvaliad, preparo una serie de Lecciones sobre [a solucién creativa de problemas y a invencion para ls importante compat electrdnica Silicon Valley, €o- Inienzo 2 escribir mi segunda novela, sigo trabajando en tna coleccién de cuentos { contingo participando en las actividades de varias organizaciones ambientales re- {ign fundadss, Tengo 30 afos de casido con ura prodtora de peliculas documentar Jes, con quien he puosreado dos dela conciencia me permi xxvi__Acerca de los autores Robert Frager obruvo su doctorado en psicologia social en la Universidad de Ha: vard, donde trabaja actualmente como profesor asistente de Eric Erikson, Ha ensef Psicologia en la Universidad de California, en sus sedes de Berkeley y Santa Cruz. Es fundador y ex presidente del Instinuto de Psicologia Transpersonal y es presidente de Ja Asociacién de Psicologia Transpersoncl. Autor de varios libros y numerosos artic Jos en tomo a psicologis y temas afines, preside en la actualidad el programa de docro- rado del Instituto de Psicologia Transpersonal en Palo Alto, California, He tenido Ia fortuna ie conocer y colsborar con distinguidos teéricos y terapeutas ccuya obra se esrudis en este libro; ea lo personal, he experimentado el anilisis ngs ‘no, la terapia gestlsica, ls traps richiana y no reichiana y los grupos de trabajo ro- getianos. También hie vivido en templos zea, ashrams yoga y centres sufis, donde me dediqué a estudiar y practicar estas tradiciones. ‘Ademds de impurtir clases de psicologéa, ensefio el are marcial japonés del aiki do, el cual ne praccicado durante ms de 30 afios. Fui algmno particular del fundador dl aikido, quien fue el primero de na serie de excelenteg maestros en instruieme acer- «a de lo que Masiow denominalu “ios vonfines de Ia navaraleza humana”, Tembign en sefio sufismo 5, recicntemente, se me encomends la compilacién de una antologia de relatos, ensefanzas y poemas de la tradicisn sufi, tinulada EI sufisno esencial Estoy casado con una maravillosa artista gréfia y tengo cuatro hijos, hoy de 27, 24, 13 y 10 afios de edad. Teorias de la personalidad CAPITULO 1 Introduccion Ez proposito de esta obra es brindar a los estudiantes un conjunto de cone cimientos que comprenda cal:wras de tao el mundo y que resulc dela mayor uti lidad para explorar la naturaleza humana. Casi todos los estudiantes esperan que los cursos de psicoiogta les proporeionen estructuras, conceptos, teorias perspectivas que favorezean su propio crecimiento personal y su eapacidad para adaptarse a una soviedud gobemnada por el eambio y la dversidad. Bn cada capi tuo de esta cuarts eicidn, brindamos 3 ls estudiantes ls herramviensas necesarias para alcanzar uni comprension mis plena de su personalidad y la de los dems Un enfoque constructivo de la teoria de la personalidad Abordamos las teorfas presentadas en esta obra de la manera mis positiva y abier- ta posible. Todos los capitulos fueron leidos y evaluados por representantes ¥ profesionales de cada sistema afin de gacantizar que nuestra exposicién resul te relativamente exhaustiva y precisa. Hasta donde ha sido posible, evitamos Ja tendencia a criticar 0 menospreciar los logros legitimos de cada teoria. Mis bien, nos esforzamos por desracar las virtudes y la eficacia de cada enfogue Intentamos alcanzar un punto medio entre el partidarismo exacerbadbo y el eclec: ticismo irreflexivo, En cambio, fuimios tendenciosos en lo relacionado con la se- leccién de los teéricos: incoryoramos a ls figuras cuya importancia y utilidad ‘nos parece evidente y dejamos ai miaegen otros tedricos conocidos que nos pare- cian menos titles y menos compatibles con los objetivos generales de esta obra En este contexto, cada atitor tiene algo valioso, singular y relevante por aportar al aislar ¢ iluminar diversos aspectos de la naturaleza humana. Creemos que, en lo esencial, todas estan en lo “correcta” dentro de su propia esfera de co nnocimicntos, Aun asi, exponemos las divergencias més fundamentales entre los tedricos de la personalidad. A menudo, estas polémicas parecen reproducirl lebre fibula de los ciegos y el elefante: al tocar distintas partes de éste, eada cual supone que lo que pulpa representa la clave de la apariencia general del animal. En la versién original de esta fibula, los ciegos eran filésofos que fueron eaviados a un oscuro granero por un rey sabio (quien probablemente se habia hartado de sus dispuras academicas). Cada fildsofo insistia en que su propia y I Imitida experiencic, junto con la eeorfa basada en stg, constinufan la suma total de la verdad, Aun hoy se peribe esta cendencia eat ls tebrcos de la persone lidad y nosotros quisimos adoptar un enfoque diferente. Al abordar las teorias partimos de la premisa de que eada tna de ellas tiene algo relevante que ofrecer a todas las personas. Por ejemplo, para los empleados asalariados, el concepto skinneriano de los horarios de reforzamicnto sitve para explicar las conductas que se observan en el lugar de trabajo. Sin embargo, es poco probable que Ia lectura de Skinner resulte de utilidad para que las personas religiosas entiendan por qué asistan los ritos. En este sentido, los escritos de Jung sobre el pocicr de los simbolos y el significado del self eonstinuirian la fuen- ‘te més apropiada, Asi, para los periodos o aspectos de nuestra vida, hay tna te0- sfa que nos da orientacin,ilustraciOn o claridad para resolver nuestras duds. Es probable que el lector perciba mis afindlades con uno 0 dos teéricos que com el esto de los autores euya obra exponcmos ag. Eseriben acerea de ciertas prutas bisicas de la experiencia humana, muchas cc las cuales s° originan en sus propias experiencias. Por ello, nos parecieron relevantes la teorias que se con- centran en las pautas que presentan mis afinidades con nuestra propia vida, En cada capitulo se aborda una teoria o perspectiva que entiquece nuestro conocimiento dela naturaleza humana, Estamos conveneidos de que, ademés de nuestros propios ritmos bioldgicos ¢ innatos de crecimiento y maduracién, po- scemos una fendencia al crecimiento y el desarrollo psicoldgicos, una tendencia que ha sido definida por diversos psicdlogos como una Iucha por la autorreal zaci6n, es decir, el deseo de entenderse un mismo y la necesidad de utilizar ple rnamente las propias capacidades. Las teorfas de la personalidad Antes de Freud y de los otros grandes tebricos oecidentales 4e la personalidad, rho habia tna verdadera teoria sobre el tema, Los trastornos mentales se consi deraban como resultados inexplicables de una “posesién excrafia” de personas gue, fuera de dicho estado, e conchuctin de manera racional y légica. De hecho, Se eonocia como alienstas 2 los antiguos médicas especiaiizados en el tratamien- to de las enfermedades mentales ‘Una de las contribuciones més significativas de Freud consistié en sefialar que hay reglas y una estructura causal que gobicruan los fenémenos mentale, Tuego de estudiar los pensamientos inconscientes ¢ irracionales de sus pacien- tes, observ que se desenvolvian de acuerdo con ciestas pautas. Con base en este dlescubrimiento, Freud formulé una “ciencia de lo icracional”. Ademés, perci- big que las pautas conductuales de los pacientes ncurdticos y psicéticos no eran sino versiones intensas de las pautas mentales que se manifiestan en ls personas normaes Jung, Adler y muchos otros fundamentaron sus teorias en las observaciones de Feud En [a ora jurfans, linconsiente compen no so los recuerdos es (como habia sefalado Freud), sino también elementos del incons- vente coleetivo de toda la humanidad. Alfred Adler y oteos drigieron su atencién al yo como un elaborado mecanismo de adapracién al entorno tanto interno coro externo. Al explorar la psicologfa del yo, Karen Horney fue la primera en estar l desarrollo de la psicologia femenina, En ciertc sentido, podemos atribuitle el ha ber extendido la eeorfa psicoanalitica a ls snujeres. Su obra ha sido continuada por varias generaciones de psicdlogas, entre las cuales destaca el grupo det Stone Gentes, euya obra te6rica més reciente se presenta en el capitulo “La psicologia, femenina”. ‘Wiliam James, contemporineo de Freud y jung, se interesaba mds por la con ciencia que por el contenido de ésta. Al expiorac la forma en que opera la men- te, James se crigié en un precursor de la psicologfa cognoscitiva. También se le eben estudios sobre la conciencia, un campo en sl que los expertos investigan temas como los estados alterados de conciencia, entre los que se encuentran los sues, la meditacion y las experiencias con las drogas. Capituto 1. Inrocuccién 3 4. _Teorias de Ia personalicad Los teéricos estadounidenses de periods posteriores, como Carl Rogers y [Abraham Maslow, prefireron censrasse en los problemas de [a salud y el creci- mmiento psicolbgicos. Para decilo con el incisivo estilo de Maslow, “es como si Freud nos hubiera heredado la parte enferma de la psicologia y fuera nuestro de ber complementarla con la parte sana” (Maslow, 1968, p. 5 Los nuevos alcances de la teoria de la personalidad Duzante los tiltimos afios, cuatro enfoques de la naturaleza y et fincionamiento de la mente humana han adguirida mayor importancia: la psicologia cognosci- tiva, el movimicnto del potensial hunano, la psicologia femenina y las id foccidentales. El estudio de estos mgtodos tiene como fin extender los limites ¥ los aleances de as peispectivas iradicionales sobre la teoria de la personalidad, La psicologia cognoscitiva La psicologia cognoscitiv ha influido en mumerosas ramas de la ciencia psico gic, una de las cuales es la torfa de la personalidad. El enfoque cognoscitivo binds una forma de analizer el funcionamiento.de la ropa mente, asi como un método para apreciar [a riquza y la complejidad de la conducta humans, Si tentendemos mejor lo que pensamos, observamos, escuchamos y recordamos, ve remos con mayor claridad la forma en que estos elementos de la cognicidn se transforman en temores, ilusioucs, obras ereativas y todas las conductas y los fenémenos mentales que nos caracterizan. El precursor de Iz psicologia cognosttiva, George Kelly insistia en la im portancia de extract un significado intelectual de auestras experienciss. Para Kelly, rodos lo individuos son cientificos, pues formulan teorfas ¢hipétesis acer~ ca de ellos misimes y de otros al igual que los cientficos profesional, suclen persistir en la aplicacién de su teori favorita aun cuando todo indigue que n os valida. El movimiento del potencial humano 7 El movimiento dei porencial humano fue fundado en parte en el Instituto Esse len de California y en los National Training Laboratories, en Maine, en las dé- cadas de 1950 y 1960, y se basd en gran medida en las teorias de Rogers y ‘Maslow: Con el transeurco de los aftos, este movimiento se consolidé como wna Significaiva fucrea cultural, En casi todas las ciudades importantes hay centros de crecimiento v capacitacioa en los que se imparten talleres que, a veces, duran tun fin de semana o una semana puta diversos grupos de encuentro, trabajo frientado al cuerpo, la mediacién y las disciplnas espirituales, Estos tlleres tambien brindan eapacitacion pars actividades comunicativas, axlministeacion del tiempo, contol de calidad y reduecidn del estrés. En numerosas insttuciones on uuniversitarias se imparten con regularidad cursos experimentales en los que se (jeseaca la partcipacion personal y la sensibilidad emocional, Hay empresas que fnvian a sus ejecutivos a tomar cursos y seminarios con profundas raices en cl movimiento del potencial humano. Por lo general, los lideres de grupo y los par- ticipantes, junto con el gobiemo y los patrocinzdores corporativos, sostienen que Ih istencia a estas sesiones puede traducirse en cambios beneficos y duraderos. Por desgracia con el tiempo ha aparecido, junto ron el énfasis en el aprendi- taj directo y los resultados inmediatos, un prejuicio aniteérco y anticonceprual {gue en oczsiones se percibia como una actitud de desprecio hacia la psicologta geadémica. A la inversa, los psiedlogos académicos no deseaban siquiera ente- arse de los logros reales e importantes de este movimiento. Sin embargo, des- tubrimos que miuchas de las teorias y précticas fundadas en cl movimiento del porencial huano poscen un marco intelecrial sso y coherente. dems de Ro- ors y Maslow, la obra de Wilhelm Reich y de Fritz v Laura Pers ha contribui- Go a vonsolidar los fundamentos te6ricos de este movimiento vital La psicologia femenina i tereer método fundamental para analizar la naturaleea y cl funcionamiento humano, y que hasta cierto punto se encuentra al margen de la corriente acadé- mica, reconoce las diferencias entre hombres v niujeres. Por muy absurdo que parezca, la mayor parte de las teorias de la personalidad y de los restos del canon tical parecen empefarse en soslayar este aspecto. Cuando eseribimos la prime raedicién de esta obra, en los primeros afios de la década de 1970, incluimos un capitulo tirulado “La psicologta femenina”, Aunque en e808 aftos este tema ha- bia despertado un interés considerable, se renian pocas investigaciones al respect. Para la segunda edicién, eliminamos dicho capitulo ¢ integramos la cuestion de las diferencias sexuales en el texto mismo. Ea las ediciones tercera y cuarta, aun cuando el tema seguia formando parte de los expitulos, ruvimios el privilegio de trabajar con un grupo de eminentes estudiosas y terapeutss, quienes sacrificaron ‘una parte de su precioso tiempo para redactar ina original exposicién acerca de la singular contribucidn de los estudios sobre las mujeres al campo de la perso- nalidad, También sometimos a una rigurosa revision el capitulo dedicado a una de las redrices de la personalidad mds brillantes y subestimadas de los tltimos tiempos, Karen Homey. Mucho antes de que se organizara el movimiento feri- nista moderno, Horney ya habia creado la primera tear‘a coherente y gxhaus- ‘ova de la psicologia feménina, + Teorias orientales de la personalidad Los tiltimos res capstulos de esta obra se dedtican a lor moxteos de personalidad claborados por tres disciplinas psicoespirituales: el yoga, el budismo zen y el su- fismo. Ast, los capttulos 18, 16 y 17 representan uns extension de ls limites er dicionales de la teoria de la personalidad. Es posible observar esta tendencia en toxdos los &mbitos de la psicologia en los iltimos aos, e ha coaversido en un campo de estudio internacional, menos cepenciiente de las premisas intelectua- les y filoséticas de Estados Unidos de América y Europa occidental Capitule 1. Introduccion 5 6 _Teoras de la personalidad En estos tres sapisulos incorporamos una perspectiva mis rica y diversa res pecto de la teorin curopes de la personalidad, fa cual ha sido dominio exclusiva Ge hombres blancos curopco-amicricanos y, en medida mucho menor, de muje- res. Las teorias orientales surgieror en sociedades y cn medio de sistemas de v2 lores que con frecuercia difieren signiicativamente de sus contrapartes europeas y estadounidenses. Las creencss y los ideales dimanados de estas culturas enti= {quecen nucstras ideas de lo que constiruye el ser humano. Las tradiciones religiosss a lss que pertenecen estos sistemas (cl hindus el budismo y el Islam) representa Iss ereeneias de casi 3000 millones de pe nas distribuidas en més de 100 paises. Ademds, son tradiciones en cuyo conte vive la mayor parte de la poblacién mundial, Son realidades vivas para sus se sguidores, no abscracciones acidémicas, especializadas 0 poco practicas Elinterés contemporéneo en los sistemas orientales. Desc la dévada de 1960, el interés cn cl pensamienco oriental se ha diseminado por Estados Unidos de América, Alli, han proliferado los cursos, los libros y lis organizaciones dedi- cados a la difusion de diversas disciplinas orientales. Muchos occidentales deseo 508 de conocer los nuevos valores y ol crecimiento personal y esprital se dedican con fervor al estudio oa Ia practicaintensivos de tino 0 varios sistemas de origen oriental. ‘Las tcorfas orienteles comprenden conceptos vigorosos y récnicas eficaces de desarrollo personal y espirituai. En Occidente, tanto la investigacidn como la aplicacion préetica de estas disciplinas se han incrementado notablemente, Los psicdlogos occidentales reconocen que acaso hayan subestimado las psico- logfasy las terapias de otras culturas. Algunas disciplinas astices contienen ela boradis eerapias, mientris que los estudios experimentales han demostrado una ‘notable capaci par inducir efectos psicoldgicos, fisioldgicos y psicoterapéu- ticos, En la actualidad, son cada vez ma los profesionales de la salud mental que aplican las terapias de origen asidtico, Entre los beneficios, se cuentan las nve- vas perspectivis sobre c! funciouamiento, el potencial y la patotogia psicolé- £08, asi coma nuevos enfoques y técnicas. Por afladidura, cl estudio de otras colturas y prictcas suele surir el saludable efecto de revelar premisas etnocen- tricas ¢ ideas limitantes que, -n otras condiciones, no se hubieran siquiera sos pechado, conduciendo asi 2 una perspectiva mis amplia de la naturaleza humana ya cerapia [1] {Lis psicologias asics se centran peimordialmente en los niveles exsten- cial y transpersonal y may poco en lo patolégico. Contienen derallados mapas de estados de conciencis, niveles de desarrollo g etapas de iluminacién que se extienden mucho mis alli que las cartografla plicolbgicas de Occidente. Ade- mds, afirman. poscer técnicas para inducir dichos estados y condiciones (Walsh, 1989, pp. 547-548} Bl propésito de estos capitulos es brindar al lector la oportunidad de eonsideras evaluat y, hasta cierto punto, experimentar estas perspectivas de la personalidad en el contesto de in curso criuco y comparativo de la psicologia, Tenemos prue- bas fehacientes del interés y el tiempo que los estudiantes dedican a estas cuestio~ nies, No obstante, el grado de los conocimientos fundamentales dle ls tradiciones orientales resulta a menudo infimo en comparacién con el interés que manifies tan muchas personas en estos temas 0, incluso, con el tiempo que dedican a su estudio. El estudio de las psicologias orfentales. «or cue estudiar seligiones en un libro de psicologia? El rérmino religién denota inevitablemente dogmas rigidos, jdeas morales convencionales, ete. Es claro que estas ideas no son compatibles «1 absolito con la psicologia. Conviene recordsr gre nuestro interes se dirige a las psitelorine y no a las 7 riones de Oriente. El yoga, el zen y el sufismo comparten In necesidad de ex: vicar la elacin enue la préetcareligiosay la vida covdiana. Tanto en Oriente tomo en Occidente, los guias espirituales se contaban entre los primeros psicé- jogos. Han tenido que comprender la dindmica personal y emocional de sus dis- Cipulos, as como sis necesidades espirtuaes. Para entender los predicamentos {gue enffentan sus estudiantes, suelen recurri primero a sns propias experiencia, tin principio que en Ia acroalidad se aplica rigucosamente en cl andlisis de capa- cracidn al que se someten numerosos psicoterapeuts. Estos sistemas difieren de casi todas las tcorias occidentales de la personali- dad en el sentido de que les preocupan mis los valores y las consideraciones mo- rales, asf como por el énfasis en la conveniencia de vivir de acuerdo con ciertas hormas espirinaales, Afirman que debemos vivir dentro de un codigo moral, ya Gque una vida codificada de esta forma ejerce efectos claros, reconocibles be- rcticos sobre la conciencia y el bienestar. Sin embargo, las tres psicologias con- ciben [a moral y los valores de una manere pprictca, incluso iconoclasta. Son tradiciones que destacan la futilidad y Ia vanidad de conceder mis valor a la for~ ins externa que a [a fanein interna ‘Al igual que sus contrapartes occidentale estos sistemas se derivan de la cui- adosa observacion de la experiencia humana. Se fundan en siglos de observa ciones empiticas de los efectos psicolégicos, fisiolégicos y espirimales de una iecad de ideas, actinudes, conductas y cjercicos ‘La éica de cada sistema se basa en las experiencias y los conceptos perso- rales de sus fundadores, La vitalidad y la importancia de estas psivologias tradi- radican en que son probadas,relsboradas y inodificadas constancemente ecto de sus conceptos originales afin de adaptarse @ nuevos cntornos y situa- ciones personales, asi como a otras condiciones culcurales. En otras palabras, e§- psicologias ancestrales conservan su relevaaci, cambian y se desarollan. Carl Jung escribié lo siguiente: “El corocimiento de la psicologia oriental |.) representa la base indispensable para wna critica y una consideracién objet- va de la psicologia occidental” (en Shamdasani. 1996, p.xlix). Asi la presenta- ion de una psicologia completa depende de que estadiemos y comprendamos l pensamiento oriental La experiencia transpersonal. Estos sistemas se centren en el crecimiento transpersona, es decir, en el crecimiento mis alld de! yo y la personalidad. Com- parten con la psicologia transpersonal (véase el capitvio 14) la conviceién de que s posible, através de la meditacién y otras disciplinas de lu concieneia, acceder a estados profundos de percepcidn que trascienden (rans) nuestea experiencia per sonal y cotidiana. En conteaste, los psiedlogos occicentales se limitan a exponer cl tema del erecimicnro en eérminos de fortalecimiento del yo: mayor aurono- ja, aurodererminacién, autoactualizacin, libertad de los procesos neurétices y salud mental. No odstante, los conceptos del cecimicnto transpersonal y el for- talecimiento del yo son mds complementarios que antiétices. Cepitule 1. Introduccion 7 8 _Teoris de la personalidad Uno de los primeros tedricos de la personalidad, Andras Angyal, aborda es- tos puntos de vise: Desde esta perspectiva [el desarrolio pleno de la personalidad), el humano pa rece librar tna lucha por afirmarse y extender su autadeterminacidn, Se trata de lun ser auténomo, una entidas! que crece y que se afirma de manera activa en vez de reaccionar pasivamente, somo los objetos materiales, a los efectos del man do circundante, Esta tendencia fundamental se expresa en la kucha de le persona por consolidar y auntentar su propio gobierno, es decir, por ejerer su libertad Y organizar los objetos relevantes ce su mundo alrededor del centro de gobier: no autdnomo que es 2 «if Tal propensién (a la que lame “tendencia a una au tonomia cada vez mayor”) se expresa en la espontaneidad, en la afirmacisn de si mismo y en li lucha por la libertad y el dominio de las cosas. (Angyal, 1956, pp. #445) Desde oto punto de visa, fs vida inurnana revel una pauts bisica muy diferen fede la que vescribimos lincas arciba. Segrin esta perspectiva, la persona parece buscar un lugar paca si misma dentro de una unidad mis grande de la cual in- renta formar parte. En ls primers tendencia, e vemos luchar por la centralilad en su propio mundo, intentando adaprar y organizar los objetos y los fenéme nos de aque, sometigndolus a se jurisdieeién y gobierna [como en el erecimien- 19 del yo). Er la segunda, pareve mis bien somererse ala bisqueda de un hogar propio, para convertitse ci una parte onginica de algo que percibe como mis ‘grande que clls misina [como en e! crecimiento transpersonal]. La unidad si ‘praindividual de fa que’ ser humano se siente parte, o desea formar parte, pue- de formularse de diversas mzneras, cle acuerdo con la propia formacin cultural ¢ inteligencia personal. (Angval, 1956, pp. 45-46) Fareeria qu ea segura tndencia pola aplicate mejor «quienes han san zado ya cierto grado de autcdominio, madurez y autorrealizacidn. El desarrollo de una personal atinoma yun sentido def sel seta tn euio de eacbequae fds Ger lai En los capitulos 15, 16 y 17 se presentan teorfas de la personalided exhaus tivas y pricticas, cmpleandc los eérminos psicol6gicos mds relevantes. Cada sis- tema resuelve hasta sus vltimas consccuencias Jos problemas de los valores bisicos, des experiencia unpere]y dea rain dls vidal con senate tabs puss, Call wich Ms cblen 6: ase om daar coahlvoeamaclos excise Cocaus iucseueete CE ees cats dea pcos sc Taree lor niocesricorieras ifaw ein lo pea que pedimos al lector formular rsspecto de las teorias occidentales expuestas en esta obra. éSirven para entenderse uno mismo? Cohcuerdan con las propias es: penentat La estructura de cada capitulo En términos generales, cada capitulo se divide en las signients secciones (las Re- flexiones personales, como la de la pigina 15, se encuentran alo largo de cada capitulo) Biografie “Antecedents intelecruales Conceptos principales Dindmica Grocimiento psicologico Obsticulos del crecimiento Eseructura Cuerpo Relaciones sociales Voluntad Emociones Intelecro Self Terapeuta/maestro Evaluacion Ta teoria en sus fuentes Puntos principales Conceptos clave ibliograffa comentada Bibliografia general Una de las grandes dificultades al comparar teorias de la personalidad es que no sco cada teoria importante ha hecho una consribusion a ht suma del conocimien- to humana, sino que cada una cuenta con sus propios enfoques, definiciones y indmica. A menudo, una misma palabra, como sel, tiene diversas acepeiones fo ana y otra teoria (hay casos en los que el mismo autor emplea el mismo vo- ‘ablo en diversos textos con significados diferentes). Para salvar este escoll, i tentamos presentar cada teoria de acuerdo cox [swtilidad que entrafa para la comprensién de la menge humana. Esto significa auc abordamos eads sistema hho como investigadores, terapeutas o pacientes, sine como personas que descan enderse 2 si mismas ya los demés. Por fortuna, muchas de las teorfas que abordamos tienen aspectos en comin, por lo que sc les puede comparar con rel tiva faclidad, Escepro cuando los materiales estudiados lo impedian (por ejemplo, cleapinulo 5, "Anna Ereud y los posfreadianos” y cl capitulo 9, “La psicologia femenina”), hemos utlizado este sistema de organizaciOn. jografia Brogan Fin eada capitulo se presenta la vida y los antececlentes imtelectuales del eebrico tn cuestion, Mencionamos las influencias mis importantes en la ideas del autor has cuales se remontan a la infancia , en general, alas experiencias posteriores. Hemes aprendido que es ms féil entender uno teoria si sabemos mis acerea det hombre o la mujer que la ere6. Asi, los davos biogréficos que inchuimos en. cada capitulo son Jo suficientemente aburantes pata hacerse ce una visi6n ge- neral de la persona antes de comenzar a estudiar cl aspecto cetrico. Se compro- bari, pues, que la tcoria de Skinner (o de Freud, o de Roger o de cualquier oro fiandador de sistemas psicolégicos) se torna rmacho mis intligible si se conoce Is forma en que se gest a partir de las experiencias de su creator. Capitulo 1. Introduccién 9 10 _Teorias de la personalidad En esta edicisn, hicimos mis modificaciones a las secciones biogréficas que a cualquier otra seccidn, debido prineipalmente a que en las mievas biografis se han corregida nuimierosos errores y esclarecido la importancia de ciertos perio dlos hasta hace poco desconocisios 0 descutidados en Ia vida de los tedricos. Por ejemplo, nuestra exposiciin sobre Anna Freud, una innovedora por derecho propio, se revisd cast cotalmente respecto a la edicién anterior. Antececentes intelectuales Toda teoria debe una parte de st origen y su elaboracién a las ideas de ottos. To das las teorfas fteron desarrolladas dentro de una sociedad particular, en un periodo especifco dc la historia en el que otras teorias y otros conceptos deter- rminaban el pensumiento de todos los autores e investigadores. En realidad, las ideas forman parte de un ccosistema de teorias y conceptos vineulados entre si Con frecuencia, resulta mds til apreciar los aleances de tna tcoria si conocemos las corricaces intcle-tuales que predominaban 2 la saz6n. Por ejemplo, la mayor parte de las teoriis que se desarrollaron en los tiltimas afios del siglo xix evi- dencian, en mayor o menor medida, Ia influeneia de los principios darwinianos de ta evolucién, la seleeeidn natural y la supervivencia del mis fuerte. Conceptos principales La mayor parte cle cada capitulo se consagra al estudio de la teorla, partiendo de tun resumen de los conceptos mds significatives. Estos constituyest Ia base sobre Ja que descansa cada teoria, ademas de ser los elementos a los que se reeurte para distinguir entre uno y otro sistema, Asimismo, dichos conceptos representan lo que cada tebrico consieraris com sus contrbuiciones mas importantes la com PrensiGn del fersimeno human. Esta seccidn se tinal “Conceptos principales”, no “Hechos principales”. Se tla alentador afirmar que los conceptos fundamentales que se emplean en esta ‘obra se sustentan, al cabo de muchos aiios de investigacién, en una base factual. Por desgracia, no ¢s asi. Atin no contamos con suficientes datos objetivos de la existencia del ello, de los araucripos, de la sublimacién, del complejo de inferio ridad o de la provecri6n (tados los cuales eonstiruyen conceptos crciales para tos siguientes cinco capiculos). Sin embargo, se han confitmado, desde el punto de vista empirico, otras ideas igualmenterelevantes, congo los concepton de intial ¥ desarrollo humano, de Erikson, y la nocin de autorvealizacion, de Maslow Mis que datos empiricos, el dcea de fa teoria de a personalidad contiene una cnorme cantidad de reflexiones brillantes, observaciones certeras, mérodos tera: péuticos innovacores y profun.as exposiciones de concepros que nos sirven para entender la compleja realidad que nos compone. Como se veri, rara vez hac2mos referencia a investgaciones. Casi todos los teéricos se han mosteado sumamente crticos respecto de la valider y la utilidad de los estudios gue se realizan sobre sus teorfas (Corsini y Wedding, 1989). Es por tal razén quee aprovectiamos al maximo el limitado espacio con que conta ‘mos para que cada capitulo sea lo mds claro, fiel y comprensible posible para cl lector. que Por sho Dinamica ‘Somos sistemas vivos, no cosas estéticas. Denominamos erecimiento prcoligica a Ihe formas en que luchamos por alcanizar un salud y wna concieneia plenas. Lla- mamos ebsedculos para el crecimiento a tode aquello que retrass, fragmenta, des- via, impide o pervierte el crecimiento. [De todas las teorias estudiadas aqui se desprende un conjunto de interven clones, denominadlas terapia, consulta o pnicticas espiritunles, segin la termino- lows del autor, las cuales sieven a la persona para superar dichos obsticulos y renntegrarse al crecimiento personal normal. Aun cvando se trace de aspectos fas Gnantes de Ia teoria, no abordamos en detalle estas intervenciones en virtud de «libro es la teorla de la personalidad, no la psicoterapia, age el tema de es Estructura Nos hemos esforzido por ser coherentes 2 fin de qc el esrudiante pueda cor mara Is teria, sin adoptar una poseura ata: grado rigid como para no reco- aieer sus méritos sstatives. Aungue se afirmarin que les orlas abordadas ‘gui comprenden los aspectos fundamentales de! funcionamiento hamano, he- sos obvervado que cada una se centra en detemminadas aspectos, deseuidando isi por entero les dems, A menudo, bajo ciertus encaberscios no decimos més queen esencia, “la teoria presente no se ocupa de este aspect” Cuerpo. Aungue se trate de un texto sobre las teorias psicoldgicas, la totalidad cde datas basa en cl estudio de seres humanos de came y hucso que respiran, omen, se tensan y se relajan, Mientras algunts reosias prestan suma atencién @ In inghveneia del cuerpo sobre los procesos psicoldgicos, otras casi pasan por alto dicha influencia “Acaso Willielm Reich sea el psicblogo occidental mas preocupado por el as- 10 corporal, Aungue en sus investigaciones posteriores Freud hays insistido nenos en la inluencia de la libido, Reich tomé este concepto freudiano como uno de fos pilares de st teoria. Para Reich, la iteraciém de fa bioenergia bloquea- {izes el principal cometido de la psicoterapia. Por él la mente y el cuerpo son tina y la misma cosa: todos los procesos psicolgicos forman parte de procesos fisicas, ya Ia inversa. Relaciones sociales. Cuando decimos que los humanos son animalts socia- ies, no hacemos sino sefalar que ereamos significados y satisfacemos nuestras necesidades bisicas de formar parte de grupes de personas, llimense familias, Compaeros de juego, amigos, grupos de trabajo, parcjas 0 comunidades. Algu- nas feorias avribuyen 4 estos grupos una importancis fundamental, mientras {qe oteas al eenera se ea el mundo interior de la persona, pasan por alto ls re- Iiciones sociales. Por ejemplo, Karen Horney, quien manifestaba un vivo incerés por los determinantes culeurales de la personal clad, dfinia la newrosis en térmi- hos de relaciones sociales y exponia tes pautis neurdticas: el movimiento hacia las personas, el movimiento conera las personas y el retraimiento respecto de las personas, capitate 1 Introduccion 1" 12 _Teorias dela personalidad * Voluntad. “No hago lo que ueberia haces, y lo que no deberia hacer lo hago.” Estas palabras de San Pablo refieren su sorpresa por la disccepancia entre sus intenciones y su capacidad para materalizar esas intenciones. “Todos manitestamos tn interés similar en lo que, dentro de nosotros, inter- viene entre nuestras intenciones (“terminaré mis lecturas a tiempo pard las clases de esta semana”) y los resultados (“vi dos peliculas, asistf a una fiesta fenome nal, cumpli con algunas de las lecturas y me entretuve con otras cosas”). Son varias las teorias que se ocupan cirectamente de esta lucha humana primordial cémo convertir Is intencin en accién William James tomé la voluntad como un concepio central en su psicolo- sfa. Para dl, la voluntad es una combinacién de esfuerzo y atencién. Se trata de tuna importante hercamienta para precisar el contenido de la conciencia; segiin James, la voluntad puede fortaleccise y “educarse” de manera sistemética. En contraste, Skinner consideraba la conciencia como un concepto confuso y poco realista, Pues pensaba que todos los actos humanos estin determinados, aunque no explicssatisfactoriamente céimo o por qué. No hay, pues, un lugar para la vo- huntad en la teoria ue Skinner Emociones. Descartes escribid: “Pienso, luego existo.” Podrfamos agregar “Siento, luego soy humano.” La teoria psicoldgica cuenta con todo un acervo de respuestas para explirar los efectos de las emociones sobre todas las demés ac tividades mentales y fisicas. De hecho, la actividad intelectual divorciada de la ‘emocién resulta incficaz a la vez que limiteda Para Maslow y las psicologias orientales hay dos tipos bisicos de emociones: positivas y negativas. Maslow entiende por emociones positivas la serenidad, Ja alegrfa y la felicidad, las cuales favorecen la autoactualizacin. De forma si= ailar, la tradicion yoga distingue entre las emociones que sc traducen en mayor libertad y sabidacia,¢ incluso la iluminacién, y las emociones que fomentan la Intelecto. Con trecuencia, as tecrias de la personalidad se centran en los as ppectos irracionales dela persona, is interesante observar la diversidad de formas én que los tedricos interpretan el funcionamiento “racional”, asi como descubrit que aquellos diferen de modo igualmente significativo en la importancia que conceden a la racionalidad. Para el cognoscitivista George Kelly ol intelecto desempefia un papel deci sivo en la formulacidn de nuestros ronceptos de la realidad, que es la nocid central de su teor‘a. En el sutismo hay varios niveles intelecsales, como la cu riosidad, la Logica y 12 deduccidn empirica. Tambiéd esti el intelecto desartols: do, el cual comprende tanto el earsadn como la eabera Self. Elicfes wun concepto vayo que, a pesar de despercar el interés de muchos tedricos, nunca ha sido captado le manera satisfactoria. Es algo més que el yo, més que la sume total de los factores que conforman a la persona; contiene & personalidad, pero es menos limizado que ésta. Es un eoncepto que, refractario ala medicién objctive, se resiste cenazmente a las especulaciones de la ciencia pura, {Sucna confuso? Puede ser Hay también una pereepcidn “inguitiva” del sft Tenemos un sentido claro de guiénes somos, con independencia de eudn enfermos nos sintamos, cusn alrerados estemos, cusn vigjos 0 jovenes seamos. Uno de nosotros le pregumts a su padre, czando cumplié 88 as, s alguna vez se habia sentido viejo. Respon- die que, aun cuando guardaba una periecta conciencia de la edad de su cuerpo, la percepcidn que tenia de si mismo no habla cambiado desde la infancia. Sus aetirudes, opiniones, conduetas, estados de dnimo ¢ intereses se habfan modi- fieado en el sranscursa de su vida, pero esa esquiva cosa lamada self no habia cxperimentado ningtin cambio. Algunas teorias se abstienen de abordar este elu- sivo aspeeto de la personalidad, mientras que cn orras es un concepto central ‘Una de las grandes diferencias entec cl yoga y el Budismo es la forma en que finen el ef. En el yoga, ¢s la esencia eterna v inmévil de cada persona. Segiin cl budismo, no hay tal self central ¢ imperecedero: la persona no es més que un conjunto transitorio de rasgos perecederos. El self mayor, la naturaleza bidica, no radica en la persona, sino que se difunde en todo el universo. Terapeuta/maestro, Cada teoria contiene ideas que sitven a las personas para crecer y experimentar més placer e integridad en su vida, De acuerdo con Sus coneeptos bisicos, cada teorla establece el ripo de instruccién gue requiere adi quien para convertirse en un terapeuta profesional o en un guia 0 auxiliar svezado, Hay una amplia gama de requisites que deden cumplise antes de em- prender tal taea, Por lo general, el psicoterapeuta se gradia primero como mé- ica y luego se especaliza como terapcuta psicoanaltico en ua curso que llega s durar varios aos. El monje zen adquiere esis conocimientos 2 través de lngos aiios de meditacidn e instruccién espiritual. Cada sistema impone requerimicn- {os especifcas 2 sus practicances y exige el formento de diferentes habilidades. Evaluacion cstudiar una teorfa se corre el peligro de ceder ala tentacién de adoptar una posicion demasiado favorable a los valores de este o aquel concepto. Hemos pro- curado mantenernos al margen encomendando a riaestros lectores la area de cvalar a cada redricn,n » s6lo con base en las normias academicas y psicol6gicas tradicionales, sino también de acuerdo con la utilidad que encierra cada teoria, desde tna perspectiva personal, hoy o en el futuro, Nuestra opinidn es que cada reoria puede resultar de gran utilidad para todss las personas en diferentes eta- pas de su vida La teoria en sus fuentes Siempre que fe posible, ncorporamas tn fragmento extenso cle los eseritos del propio tedrico, 0 bien, una descripcién del sisiema en operacion. Creemos que és importante que e! lector se familirice con el estilo y [a personalidad de cada tcdrico, Dor ello, quisimos que leyera un extracto de lo que hia escrito cada au- tor, a fin de conoverlo en su propia “voz” y expsrimentar de manera directa ugitello que hace de esta 0 aquella teoria algo importante y trascendente, A me- nnido, el estilo con el que los tedricos preseatan sus ideas es tan singular y si nificativo como las ideas mismas, Ademis de estos pasajes, en cada capitilo se presentan citas al margen con datos titles y eoneisos acerea cle Jos te6ricos, sus pigonos y, en ocasiones, sus detractorcs. Capitulo 1. Introduccion 2 14 _Teorias de la personalidad Puntos principales ‘Como tna nueva herramienra para ayudar a los estudiantes a captar ls elemen- tos esencales de cada capitule, inciuimos un resumen de los temas mis rele vantes y de los problemas tedricos mas signifcativos que se exponen junto con cada teoria Conceptos clave tra nueva caracicristca pedagégics de esta edicién es la seccién ttulads “Con- ceptos clave”, la cual se encuentra haria el final de cada capitulo. Merced a tina ‘organizacién en forma de glosatio, brindamos definiciones de los términos mis imporcantes empleados por los seoricos, Bibliogratia comentada Cada capitulo contione una bibliografia comentada, En realidad, el capitulo no 8 sino wna introdueciOn a un sistema intelectual complejo y denso, Expermas aque el lector centre su atencidin en la teoria que le resulte ms titi ¢ interesante Procuramos facilizar este paso recomendando los libros que, a nuestro juicio, consticuyen las fientes més adecvadas para profundizar en cada teoria. Uno de los mejores servicios gue puede prestar el maestro a sus alumnos es alejarlos de las leccuras de segundo orden y orientarlos en direecién de los tex: tos mis logrados 0 mejor es tun tema determinado (atinque perdimos mucho tiempo explorando lecnras poco stiles para cada teoria, no es necesario que el lector 0 estudiante tenga por fuerza que haver lo mismo). Cada capitulo contiene una guia en la que se indica dénde hay que empezar silo que se desea es explorar mas detalladamente tn tema especifico. Bibliogratia general Preferimos sitaar Is biblografa genera al final de cada capitulo, en vex dere ni todos los tilos en una sescin especial al térmjo de la obra. Los estudian tes nos han comentado que muestro bro también és una obra de consult si para otras asignaturas, asi como para resolver dudag personales acerca de deter- Iminados tedrcos, Se debe, pucs, aus recomendaciones que mantenemos la bi- bliografia genersien una secon especial Reflexiones personales [Ademés de esta cstrucrura gensral, cad eapinulo contiene una serie de Retlexio nes personales, dscininadas a lo largo del texto, cuyo propésito es brindar al lec: tor tna idea mis cabal de cicrtos aspectos de la teorfa tratada. El aprendizae canpitico y el inteleceal son procesos complementsrios, no antitéticos, El en- Sauentro personal con un concepto genera una dimensién de inmediatez que no puede obtenerse de ninguna otra forma, Los ejrveios fueron probados, me- jorados y wueltos @ probar hasta que los lectores y estudiantes certificaron su wilde. ‘Recomendamos al lector resolver mayor cantidad posible de Reflexiones personales, Nuestros alumnos han descubierto que estos ejerticios son muy [es para profundizar en el contenido del materia, recondar los conceptos y en quever el conocimiento de si mismos y de los dein: te geen Reflexién personal 1 Cuestionario biogréfico Este es el primero de una serie de ejercicios cuyo prondsto es familiarizar at lector cat los -anceptos presentados. Hasta cierto puntc, maduramos y es tames condicionadas por las experiencias del pasaco; por consiguiente, nos acercamos alos materiales que se nos aresentan ya con una dsposiciéa a acep aris o rechazarlos, Antes de iniciar (a Lectura de esta obra, sera de prove cho que identifique algunas de las influencias que han determinado su propio Erecimento. Le recomendamas que resporda por escrito las preguntas que Se presentan 2 continuacion, de la manera mas libre y explicita posible, ya ‘que este ejercicio est disefiado para su uso exclasiva 1. 2Qu signfiea su nombre? ;S le puso este nombre por un pariente?:Tie- he su nembre alguna signifienciéa cspocia para usted aus familiares? 2, iQue sobrenombres prefiere? :Por qua? 5. {Gudles su tdentidad étnica o raligiosa” Si cicha icentidad es astinta de {a de sus famtlares, sefale las citerenciss Describa a eus hermanos y lo que opina ce ellos. Describe a sus padres (0 pacres adaptvos) y lo que opina de ellos. “A quién de sus familiares se parece mis usted? (En qué aspectes? {Cues son sus coneietones actcales de vida: empleo, situacion de vida, ‘etcetera? 8, {Tene usted suefos o pensamientos recurrentes? De ser asi, deseribals. 9, {AquE personas del pasago estirse y admira més? :Por qué? zA quien eon- Sidera un modelo de conducts ideal? 10, ;Que libros, poemas, obras musicales u otras obras ce arte haf ejercido fa influencia mis poderosa sobre usted? :Cudndo y como?” 11. {Qué sucesos 0 experiencias interiors lean proporcionado 0 le propor- tlonan ms alegria? 12, [Cuales son los eventas 0 las experienclas interiores que son o han sido mas negativos? 13, [Gul es la ocupacién que mas le interssaria si se le diera a escoger? {Por qué? 14, sCual sera para usted ta peor ocuoacién 2 ‘que no le gustaria en absaluts? For qué 15. Hay algun aspecto de usted que le wusteria cambiar? 16. (Hay algin aspecto de usted que Le agrade de manera especial? Je se le podria impone, algo capituto 1. Ineroducetin 15 = 16 _Tecrias de ta personalidad Bibliogratia general cal model fie pero fen C. Mostakas (comp) ‘These, Harper 8 Ross Neva York, 1956 Corsini, R. y D. Weeding (com.), Cur sent porchatherapies, 41. ed, EE, Peacock, Tasca, I, 1989 Maslow, A., Timard 2 pocholagy of sing, 2a.ed,, Van Nostrand, Nueva York, 1968, Shamdasani $. (comp ), The ppcboluy of lewndalind yoga: Notes of te snainae given fn 1982 by C. G. Jung, Princeton Univer sity Pres, Princeton, 1996, Walsh, R., “Asian psychoterapies", en R. Corsini y D. Wedding (comps), Cur vent pychotherapes, 4a. ed, EE, Peacock, Itasca, IL, 1989.