Sr.

Mariano Rajoy
Sr. Pedro Sánchez
Sr. Albert Rivera
En Madrid, a 13 de octubre de 2015

Estimados candidatos:
Me dirijo a vosotros para pediros, sencillamente, que debatamos.
Los debates electorales deben ser uno de los elementos más importantes en una campaña
porque permiten, entre otras cosas, que la ciudadanía tenga la oportunidad de contrastar las
diferentes opciones políticas y las personas que aspiran a presidir el Gobierno del país.
Es una obligación de cualquier democracia avanzada garantizar la existencia de estos espacios
y su acceso al conjunto de la ciudadanía a través de la televisión. Así ocurre en multitud de
países de nuestro entorno desde hace décadas, en los que los debates se configuran como uno
de los elementos clave de toda campaña electoral.
Asimismo, es fundamental que estos debates no se negocien en pactos previos entre los equipos de los candidatos, sino que en ellos se puedan plantear todas las cuestiones. A diferencia
de los partidos viejos, nosotros no tememos debatir en serio.
La tentación de impedir estos debates o limitarlos (cercenando opciones políticas cuya relevancia y protagonismo está fuera de toda discusión) supone no sólo un desprecio del pluralismo político, sino que revela un temor y nerviosismo inaceptables frente a la sociedad española.
Por eso os pido que debatamos los cuatro, en las fechas y lugares que estiméis oportunos, sin
más condiciones que permitir preguntas de la ciudadanía.
Espero encontraros en la mesa de debate.

Atentamente,

Pablo Iglesias Turrión
Candidato de Podemos a la Presidencia de España