Está en la página 1de 11

c c  


c  c c
c  c c c  c

 › 
‘ 



 c

!!"# $#

%

&'()*&+

#,- !!$

./0'''

'1c2-

!!$1#!1 #

0 

La anafilaxias por mordeduras de animales y picaduras, es un riesgo médico


significativo de las reacciones vasculares o respiratorias que varían según la respuesta
del paciente y la naturaleza de la injuria. Médicos de Emergencia con frecuencia ven
los pacientes que se quejan de una reacción alérgica a una mordedura de un animal o
picadura. Aunque las picaduras de himenópteros, especialmente las de las avispas,
abejas y avispas, son responsables de la mayoría de estos casos, otros inv ertebrados
y vertebrados son capaces de causar reacciones alérgicas y anafilaxia. Muchos
causantes de los animales son muy inusuales, y sus picaduras no suelen apreciarse
como potencial causantes de las anafilaxias.

Se realizó una revisión de la literatura para identificar los informes documentados de la


anafilaxia. Las reacciones a las picaduras de animales y picaduras. Este resumen es
destinado a aumentar la conciencia de la diversidad de animales que puede causar
anafilaxis, de esperar que conduzca a un rápido diagnóstico y tratamiento de esta
enfermedad.

Algunos casos la prescripción de epinefrina y los antihistamínicos son instrucciones


adecuadas para su uso; remisión a un alergólogo para determinar si las pruebas de la
piel, prueba de radioalergoabsorción, y la inmunoterapia se indican.

En algunos casos puede ser útil consultar con el entomólogo o una plaga servicio de
control para ayudar en la identificación y eliminación de determinados animales.
 
 0 3 

Perspectiva histórica y definición.

Anafilaxia, que significa "sin protección", que acuñó en el año 1900 por Richet, que
descubrió el fenómeno, mientras la realización de experimentos sobre el veneno de
anemona de mar en la guerra portugues. Los perros expuestos a pequeñas dosis de
veneno y, a continuación, varias semanas más tarde, se repitió la inyección de estos
perros sanos. En cuestión de segundos de la segunda inyección a los perros se
enfermaron, y en breve después, murieron. Richet y Portier propuesto dos factores que
eran necesarios y suficientes para provocar reacción anafiláctica: "aumento de la
sensibilidad a un veneno después de la inyección anterior del mismo veneno, y un
período de incubación necesario para este estado de mayor sensibilidad a desarrollar ". ›  ©


 

Las definiciones modernas de la anafilaxia reflejan la comprensión avanzada de su


base fisiológica: en reacción alérgica sistémica aguda se producen como resultado de
la liberación de mediadores químicos, después de una reacción inmunológica , la
reacción general, mediada por IgE. Desde su descubrimiento, numerosos agentes ›   ‘  
 


  



 
causales, además de veneno han sido implicados, incluyendo reacciones anafilácticas
a los alimentos, medicamentos, látex, vacunas alergénicas, extractos, hormonas,
proteínas de animales o humanos, colorantes, polisacáridos, y el ejercicio.

*45

Como otras clases de shock, se trata en definitiva de un cuadro clínico motivado por la
incapacidad de mantener una correcta situación hemodinámica, manifestándose
principalmente por el descenso progresivo y dramático de la tensión arterial y del nivel
de conciencia. La hipotensión a de histamina.

Puede estar causado por cualquier animal venenoso o irritante, incluso por aquellos
comúnmente inocuos como los mosquitos. Su mayor frecuencia absoluta se observa
por picaduras de abejas, avispas, hormigas de fuego y otros himenópteros ; tampoco
en raro por picaduras de medusas. Se ha descrito así mismo en el escombroxismo,
debido en este caso a una toxina similar a la histamina presente en la carne de los
peces responsables o inductora de su liberación. En ocasiones no esta
desencadenado por veneno, sino por el suero antivenenoso administrado, ya que este
contiene anticuerpos heterologos, es decir, proteínas de otra especie animal, por lo
común caballos, y por lo tanto dotadas de capacidad antigénica.

Normalmente, como en todas las reacciones anafilácticas, es preciso una picadura


previa que actúa como sensibilizante; por ellos son las de himinopteros las mas
involucradas en su génesis, debido a su mayor frecuencia. También son las picaduras
de medusas y raramente las de serpientes u otros animales, pues no es habitual sufrir
sucesivas mordeduras por ofidios. No obstante, hay veces en la historia clínica del
paciente en la que no se constata ninguna picadura anterior a la causante de anafilaxia,
o al menos a que no guarda recuerdo de la misma.

Existe una discordancia entre la prevalencia de reacciones anafilácticas generalizadas


en la población y la prevalencia de anticuerpos Ig E específicos al veneno, los cuales
pueden ser detectados en suero sanguíneo mediante técnicas radio inmunológicas
(RAST) o mediante pruebas cutáneas (prueba intradérmica). Las reacciones
anafilácticas a venenos de himenópteros aparece en un 0.5% de la población en unas
series, en otras se dan en el 5%. Se sabe que solo el 30-60% de pacientes adultos con
una primera reacción anafiláctica generalizada a picaduras de himenópteros presentara
reacciones generalizadas en futuras picaduras, pero también es conocido en pacientes
no reactivos en una primera o segunda picadura pueden reaccionar a las posteriores.
En niños las reacciones son mucho menos peores que en adultos, del orden de un 10%


Anafilaxia es el término acuñado para agrupar a un conjunto de signos y síntomas que
coinciden con lesiones producidas por la liberación sistémica súbita de mediadores
químicos a partir de mastocitos y basófilos especialmente. Parte de la dificultad para
realizar el diagnóstico preciso de las diferentes fases de la anafilaxia, es la
imposibilidad de establecer, clínicamente, el límite entre cada una de ellas. Aunque se
puede llegar a un diagnóstico sindromático en forma rápida y con cierto rango de
precisión confiable, no hay manera de determinar el paso a la siguiente fase en sentido
ascendente o descendente en las escalas de severidad. Esta característica es la que
exige que el personal de urgencias se encuentre adecuadamente capacitado en los
procesos de reconocimiento y tratamiento de esta entidad y de su más grave
manifestación, el shock anafiláctico.

& 67c

Por tratarse de una entidad que no requiere notificación obligatoria, existe un claro
subregistro mundial, pero se estima que es un problema que puede generar eventos
mortales hasta en 154 por 1.000.000 de personas, con riesgo relativo de presentación
de 1% a 3 %, y en algunos estudios con una incidencia de anafilaxia de 30 por
100.000; a pesar de no poder establecer tasas de incidencia aisladas para los más
frecuentes alergenos, se puede extrapolar que las reacciones anafilácticas producidas
por picadura de insectos (generalmente abejas o avispas) llegan a generar hasta el
50% de las muertes por esta causa en los Estados Unidos de Norteamérica; los
antibióticos betalactámicos pudieron llegar a producir cerca de 400 a 800 muertes por
anafilaxia por año y cerca de 1 por 2.000.000 en los pacientes sometidos a
inmunoterapia alergénica. ›   c ©c‘
c c!!‘!"cc
‘#c‘

c 
&
 &  8 c0c&
 &c 

La incidencia y prevalencia de los eventos anafilácticos dependen de factores tan


diversos como la vía de contacto (son más frecuentes y severos en la administración
por vía parenteral que por la oral o la tópica), el nivel de exposición y la posibilidad o
conciencia de exposición previa más o menos prolongada. Influye la edad y se tiene
mayor número de eventos severos, e inclusive fatales, en adultos que fueron expuestos
a medios de contraste intravenoso, dextranos, anestésicos generales, así como a
picaduras de insectos de la familia himenóptera. La distribución por sexo presenta una
característica diferente: es más frecuente la presentación de anafilaxis ante la picadura
de insectos en hombres que en mujeres y ocurre lo contrario en la respuesta ante
exposición a relajantes musculares, látex, medios de contraste radiológicos, aspirina y
otros.

''..-'*/.'.

c 9' (c   ), '. (?


  '..), './ (?   ) y
 (x 
'..).

Cuadro clínico: la evolución de las picaduras de los himenópteros depende de las


características del paciente, de la cantidad de veneno inoculado y del lugar de la
picadura. La especie puede ser identificada por el tipo de picadura. Las abejas dejan el
aguijón y parte de su paquete abdominal en la persona atacada, mientras que el resto
sólo la marca de la picadura o picaduras. Los venenos tienen una composición química
similar. Las reacciones locales, que pueden durar minutos u horas, van acompañadas
de un dolor agudo, urente e instantáneo, seguido de inflamación y enrojecimiento de la
picadura, así como de la aparición de prurito o picor y sensación de calor. En ocasiones
pueden aparecer dolores de cabeza y malestar general. Las reacciones generalizadas
pueden desencadenarse en algunas personas minutos u horas después de la picadura
y mediante reacciones anafilácticas importantes en pacientes sensibilizados, aunque
también pueden aparecer sin que exista antecedente alguno de sensibilización a este
tipo de venenos. La sintomatología de estos cuadros alérgicos es muy diversa y puede
presentar urticaria y prurito generalizado, edema (inflamación) facial y de glotis
(laringe), lagrimeo, tos, moqueo, náuseas, dolor abdominal o diarrea. En casos
extremos puede aparecer un shock anafiláctico (alérgico) con colapso cardiovascular
y/o asfixia por obstrucción de las vías respiratorias. Las picaduras múltiples, por encima
de una veintena, pueden ser especialmente graves sobre todo en niños.

''.:.'

5 (a 
 
y Ô     
 ):

Cuadro clínico: la picadura de las hembras es muy dolorosa e inmediata, produciendo


otras reacciones locales como inflamación, enrojecimiento y prurito (picor), además de
hemorragia en la zona de la picadura. Entre las reacciones generalizadas destacan
posibles infecciones secundarias ya que son vectores de múltiples enfermedades
infecciosas, produciendo reacciones anafilácticas (alérgicas) en individuos
sensibilizados a su saliva.

'2-; o . (›
  ).

Cuadro clínico: en la zona donde se produce la picadura aparece prurito, precedido de


enrojecimiento e hinchazón. En algunas personas especialmente sensibles aparecen
reacciones locales de gran picor e inflamación, que puede llegar a la necrosis puntual
del área afectada. También pueden manifestar malestar general y fiebre. En el caso de
haber recibido picaduras múltiples es posible que se desencadene un shock
anafiláctico. En la actualidad, estos animales no son vectores de contagio de
enfermedades dentro del ámbito andaluz, aunque sí lo han sido en otras épocas como,
por ejemplo, de la malaria (c sp.).

''../.'.

&' (a
     y a.    ).

Cuadro clínico: los pelos urticantes de estas orugas pueden entrar en contacto directo
con la persona, o bien, por la dispersión de estos en el aire.

En el primero de los casos suele aparecer una dermatitis inflamatoria (irritación de la


piel) con habones o pápulas de color rojo, acompañadas por un intenso prurito cuyo
rascado produce nuevas inoculaciones. Posteriormente pueden desencadenarse
síntomas generales como dolor de cabeza, fiebre, ansiedad e insomnio. Los pelillos
dispersos en el aire pueden producir conjuntivitis si entran en contacto con la mucosa
ocular. Del mismo modo pueden desencadenarse rinitis, cuadros respiratorios de
origen alérgico y, más raramente, en caso de ingestión estomatitis (inflamación de la
boca) y gastroenteritis.

''./.'.

c;o *' (Ê    


).
Como algunos otros escarabajos vesicantes contienen una sustancia denominada
cantaridina, que es irritativa para la piel y mucosas.

Cuadro clínico: al ser manipulados o aplastados secretan sustancias tóxicas que


pueden dar lugar a irritación de la piel, pudiéndose formar vesículas y ampollas o
producir una intensa conjuntivitis si se llevan las manos a los ojos.

Si son ingeridos por un niño pueden dar lugar a la formación de vesículas en boca y
esófago, así como a alteraciones digestivas de diversa índole que, en casos extremos,
pueden llegar a producir hemorragias digestivas.

Primeros auxilios: proceder al lavado de la zona afectada con agua y jabón y aplicar
una crema a base de corticoides. Si se han visto afectados los ojos lavar con
abundante agua y administrar algún colirio antiséptico-antibiótico. En caso de ingestión
del animal provocar el vómito y trasladar al afectado a un centro hospitalario.

''.5.'.

'.(Y      yY. 


  ).

Cuadro clínico: lesiones rodeadas por un círculo rojo con dolor, edema y prurito, que no
suelen durar más de 48 horas. En ocasiones pueden complicarse apareciendo
espasmos musculares, alteración del ritmo cardiaco, linfangitis y, más raramente
inflamación de los ganglios linfáticos cercanos a la zona afectada.

Primeros auxilios: lavado de la piel y extracción de los posibles fragmentos que hayan
quedado en el interior. Está recomendada la aplicación de hielo o compresas frías, así
como corticoides y antihistamínicos en pomada, por vía oral o intramuscular. Para los
espasmos musculares es eficaz el gluconato cálcico. Al objeto de disminuir la
hinchazón debe mantenerse el miembro afectado elevado. Contra el dolor puede
utilizarse algún analgésico o, en centros hospitalarios, realizar infiltraciones con algún
anestésico local.

''..'

5- -< =9'.



 La tarántula: Su picadura provoca alteraciones locales con dolor, edema o
inflamación y ulterior escara necrótica.
 La viuda negra (lactrodectus mactans): Se denomina así por su color oscuro y
porque devora al macho después de la cópula. Mide 12-15 mm y la hembra
posee en el abdomen una mácula o mancha en forma de reloj de arena de color
rojo-anaranjado. La especie genuina habita en América Latina, existiendo
especies en Europa, Africa del Sur y Australia. El veneno es 15 veces más
potente que el de la serpiente cobra. La picadura es un punto rojizo apenas
perceptible. Transcurridos de quince minutos a varias horas, en la zona aparece
edema y dolor intenso que se irradia al tronco y extremidades.

Después por acción sistémica del veneno puede aparecer un cuadro de afectación
neurológica con adinamia intensa, algias o dolores difusos, contracturas musculares y
espasmos viscerales. Hay también escalofríos, vómitos, obnubilación, delirios,
insuficiencia respiratoria y renal, a veces, colapso cardiovascular con muerte del
paciente, si es niño o anciano.

 Araña doméstica parda (Laxosceles reclusa): Del mismo tamaño que la anterior,
de color pardo oscuro o canela claro; de cuerpo plano con una banda oscura en
forma de violín en porción dorsal del cefalo-tórax. Pasadas varias horas de la
picadura, aparece dolor local acompañado de enrojecimiento y la formación de
una ampolla hemorrágica que evoluciona a escara necrótica y ulceración
profunda de contornos precisos e irregulares. En niños puede provocar la
muerte.


'.'

Su picadura, de acción neurotóxica, se acompaña de fuertes dolores y picores en el
punto de entrada del veneno. Empero, las especies españolas están consideradas
como unas de las menos venenosas de cuantas existen en el mundo. El animal es
nocturno, de ahí que no convenga dormir al aire libre, sino dentro de tiendas bien
cerradas. Tampoco es recomendable caminar descalzo o usar sandalias en parajes
sospechosos de ser habitados por estos arácnidos atípicos (lugares soleados y
pedregosos). También es recomendable sacudir la ropa y el calzado tras una noche de
acampada.

Una casa infestada con escorpiones puede librarse de ellos cerrando todas las vías
obvias de entrada a ellos; recogiendo los residuos del medio, tales como montones de
ramas, troncos y piedras; introduciendo una mezcla de fuel-oil o queroseno, con una
pequeña cantidad de creosota, entre el suelo y los cimientos de la casa; y rociando una
mezcla de clordano al 2% y piretrinas al 0.2% en una base oleosa.

En nuestro país coexisten dos variedades, el escorpión doméstico (Euscorpios Italicus)


y el escorpión campestre (Buthus Occitanus):

 El veneno del escorpión doméstico es similar al efecto local del de una abeja. La
linfangitis y el edema pueden asociarse. En personas alérgicas puede existir
anafilaxia.
 Por el contrario, el veneno del escorpión campestre es neurotóxico, produciendo
un dolor muy intenso en el lugar de la picadura, que se irradia a toda la
extremidad.
Normalmente las consecuencias de las picaduras no pasan de lo descrito, pero en
ancianos o niños pequeños, o si el veneno alcanza el torrente circulatorio puede
producir sudoración, taquicardia, hipotensión, midriasis o dilatación de las pupilas y
obnubilación.

En el resto del mundo hay docenas de especies de escorpiones, géneros como


Hadrurus, Vejovis o Centruroides, pudiendo ser sus picaduras de mayor o menor
gravedad; y llegando a revestir de una cierta importancia en niños de corta edad. Los
pacientes se encuentran irritables e inquietos, presentan movimientos de cabeza y
extremidades; también son frecuentes los movimientos oculares anormales. En las
formas graves puede observarse debilidad y parálisis respiratoria franca.

Existen además algunas especies que pueden producir sangrados, inflamación


cardíaca y del páncreas. Por todo ello, el cuidado de los niños pequeños deberá
extremarse en los zoológicos, exposiciones de animales y tiendas de mascotas.



c'''2-''


Chilopoda (ciempiés). Los ciempiés son de múltiples segmentos, artrópodos de cuerpo
plano. En el segmento de primer cuerpo detrás de la cabeza tienen un par de garras
venenosas que utilizan para someter a la presa y la defensa. Algunas especies pueden
causan picaduras dolorosas, pero las complicaciones graves son raras.
En el caso de la reacción de tipo anafiláctico, el individuo pregunto por su dedo
pequeño, y poco después entró en choque. El paciente fue tratado con epinefrina y
antihistamínicos en un Servicio de Emergencia y se recuperó.

Cubozoans, también conocido como medusas debido a la planta cuadrada en forma de


campanario, visto desde arriba, poseen el veneno marino más potente. Las reacciones
tóxicas a su aguijón pueden causar morbilidad extensa y dolor,




 0  

Para tener reacciones anafilácticas, es precisa una picadura previa que actúa como
sensibilizante; por ellos son las de himinopteros las más involucradas en su génesis,
debido a su mayor frecuencia.

Algunos casos la prescripción de epinefrina y los antihistamínicos son instrucciones


adecuadas para su uso.

Existen además algunas especies que pueden producir sangrados, inflamación


cardíaca y del páncreas.

En ancianos o niños pequeños, o si el veneno alcanza el torrente circulatorio puede


producir sudoración, taquicardia, hipotensión, midriasis o dilatación de las pupilas y
obnubilación, y estos son mas predisponentes a una reacción anafilactica.


xx6
c c ›    


  
 $
 %  

Arturo valedor de Lozoya, envenenamientos por animales. ( animales venenosos y


urticantes del mundo) pag 244-245.

http://www.almediam.org/libro%20Almeria%20al%20Natural/pagina_110.htm

http://www.saludalia.com/Saludalia/web_saludalia/urgencias/doc/documentos/doc/picad
uras_artropodos.htm

http://www.aibarra.org/Apuntes/criticos/Guias/Trauma-ojos-orl/Shock_anafilactico.pdf

Sampson HA, Muñoz-Furlong A, Campbell RL, Adkinson NF Jr, Bock SA, Branum A, et
al. Second symposium on the definition and management of anaphylaxis: summary
report-second National Institute of Allergy and Infectious Disease/Food Allergy and
Anaphylaxis Network symposium. c . 2006;47:373-380.