Está en la página 1de 5

De: Dignidad Afroperuana <dignidadafroperuana @gmail.

com>
Asunto: SE AGRAVA CRISIS EN CNDDHH: HUELGA SECA DE LUIS ROCCA- Hoy15
de Marzo-2010
Fecha: lunes, 15 de marzo, 2010 13:54

Estamos enviando dos cartas que nos ha hecho llegar el Doctor Luis Rocca para su difusión.
Agradecemos puedan difundirlo entre todos sus contactos.
Asociación Dignidad Afroperuana

A la opinión pública y a los activistas de derechos humanos del Perú.

Hoy 15 de marzo del 2010, el señor Ronald Gamarra Secretario Ejecutivo de la CNDDHH se
negó a dar respuesta por escrito a las peticiones planteadas por el Sociólogo Luis Rocca
Torres y por el contrario exigió que renunciara de inmediato a mi puesto de trabajo en la
Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. El Secretario Ejecutivo se negó a atender las
demandas y peticiones justas y en vez de disculparse ante los agravios cometidos contra los
trabajadores a quienes viola sus derechos laborales, continúa con su actitud autoritaria. Por tal
razón he decidido iniciar una huelga seca, a partir de estos momentos. Es decir no ingeriré ni
alimentos ni líquidos hasta que se solucionen sus demandas. Solicito a los activistas de
derechos humanos, al Colegio de Sociólogos del Perú (del cual soy miembro) y a las
instituciones de la sociedad civil que se pronuncien ante esta nueva arbitrariedad. También
solicito un abogado laboralista para que vea mi caso. Continúan las violaciones de los
derechos laborales y humanos dentro de la Secretaría Ejecutiva de la CNDDHH y no hay
voluntad de parte del señor Ronald Gamarra de resolver los problemas. El suscrito pide que
ante su carta enviada al Secretario Ejecutivo y a la Comisión Permanente, den una respuesta
por escrito. Hasta el momento solamente he recibido la drástica y arbitraria decisión de
Ronald Gamarra verbal, exigiendo mi salida de la CNDDHH. Se niega a dar respuesta por
escrito a mi carta. La huelga la he iniciado en mi oficina del Jr. Pezet y Monel 2467-Lince-
Me despido fraternalmente

Luis Rocca Torres


DNI 16770296.

II

CARTA ABIERTA DE LUIS ROCCA A RONALD GAMARRA SECRETARIO


EJECUTIVO DE LA CNDDHH , A LOS ACTIVISTAS DE DERECHOS HUMANOS Y A
LA OPINIÓN PÚBLICA.
Deseo en primer lugar expresar mi profundo agradecimiento a todas y todos aquellos que se
solidarizaron conmigo durante la huelga de hambre que inicié el 8 de marzo del 2010 al
interior de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos por la violación de los derechos
laborales de un grupo de trabajadores. Mi profunda gratitud por el apoyo recibido de personas
e instituciones de otros países y desde el interior del país. Para mi lo más conmovedor ha sido
el respaldo de activistas de base de derechos humanos y jóvenes que me han hecho llegar su
mensaje de aliento de diversas formas.

1
El motivo principal de la huelga es la constatación que en nuestro país no se respetan los
derechos humanos de cientos de miles de trabajadores –hombres y mujeres-. Muchos de ellos
no tienen derecho a voz y muchos de ellos en silencio reciben maltratos y son víctimas de
injusticias en el terreno laboral. Hay millares de despedidos. Numerosos activistas de
derechos humanos luchan contra esas injusticias.

Sin embargo al constatar que en el seno de la Secretaría Ejecutiva de la Coordinadora


Nacional de Derechos Humanos, sin diálogo previo, es decir de manera no democrática se
decide concluir con los servicios laborales de cinco personas y luego recortar los derechos
laborales a otros tres, nos encontramos ante un hecho sumamente grave. La decisión ya había
sido tomada de facto por el Secretario Ejecutivo Ronald Gamarra utilizando métodos
autoritarios y antidemocráticos. Frente a estos agravios consideramos que se debe suspender
la decisión tomada y proceder a pedir disculpas públicas a los trabajadores agraviados.
Nuestra propuesta es un trato digno a todos los trabajadores del país y también al interior de
los organismos de derechos humanos.

Sabemos que ha disminuido el apoyo financiero a las ONGs por diversos factores
internacionales, pero por ello mismo se requiere un nuevo enfoque de la gestión económica
institucional. Se debe tener mayor responsabilidad orientando el trabajo hacia mediano y
largo plazo. Desarrollar una política económica de austeridad. Informar al personal sobre los
problemas económicos y compartir con los propios trabajadores la solución a los
mencionados problemas planteados. Quienes dirigen las instituciones deben tener capacidad
de canalizar y gestionar proyectos. Los trabajadores de ONGs tienen mucha capacidad de
elaboración de proyectos, pero la gestión y tramitación de los mismos no están en manos de
ellos. Los órganos y áreas operativas de cada ONG deben estar informados de la gestión de
los proyectos.

Durante los últimos años la Secretaría Ejecutiva de la CNDDHH no funciona de manera


democrática. No existen canales internos de comunicación No hay información del
funcionamiento institucional. No se conocen los acuerdos de los órganos de dirección. No hay
democracia interna. Por esa razón el actual Secretario Ejecutivo ha actuado con autoritarismo
frente a los trabajadores dando órdenes y decisiones sin haber diálogo horizontal.

Por lo anterior es totalmente refutable el argumento que los despidos se deban a recortes
presupuestales. Al contrario la causa es la pésima gestión institucional y financiera para
canalizar proyectos. Es un problema de dirección que no deben responsabilizar a los
trabajadores. Más aún si nunca han informado sobre la situación económica de la institución.
Los trabajadores de cualquier ONG de derechos humanos siempre están dispuestos a apoyar a
resolver los problemas institucionales, pero cuando hay silencio y no hay diálogo como en el
caso de la Secretaría Ejecutiva de la CNDDHH los problemas se agravan. En esencia debe
corregirse la gestión financiera. En síntesis debe haber especialistas en gestión financiera en la
Secretaría Ejecutiva de la CNDDHH. El argumento que está haciendo circular el señor
Gamarra que la gente se va o debe irse porque se acabaron los proyectos es falso. La mayoría
de personas que tiene más altos sueldos en la Secretaría Ejecutiva de la CNDHH desde hace
años no tienen proyectos. Y entre el nuevo personal que ha colocado el señor Gamarra varios
de ellos no tienen proyectos. Sin embargo este no es el problema central. El problema de
fondo es la incapacidad de gestión financiera que tiene la institución

El día 8 de marzo envié una carta a los órganos de dirección explicándoles los problemas
principales y a la vez comunicándoles que ante la carencia de diálogo por parte del Secretario

2
Ejecutivo, y ante la violación de los derechos laborales, la única alternativa era iniciar una
huelga de hambre. Una de las razones para ello era que toda la cuestión laboral le corresponde
atender exclusivamente al Secretario Ejecutivo. La huelga la inicié en solidaridad con los
colegas despedidos y por razones de honor personal. Luego de ello se designaron dos
interlocutores. Se planteó el argumento que para dialogar tenía que suspender la huelga de
hambre y que en esas condiciones recién se realizaría una reunión de la Comisión
Permanente de la CNDHH que es un órgano de dirección institucional

En esas horas tan intensas recibí visitas de diversa naturaleza - la mayoría fraternales- pero
también recibí otros tipos de mensajes. Entre los nuevos mensajes más agraviantes fueron
“que con esta huelga ya se me cerraban todas las puertas de las ONGs y que jamás iba a
encontrar trabajo”. Luego que se estaba planeando una acción para sacarme a la fuerza del
local de la CNDDHH con un Fiscal. Y finalmente me dijeron que esto se resolvía “con una
liquidación económica”. Por supuesto que rechacé todas las propuestas ya que en mi caso
estaba actuando por valores éticos, principios y por la defensa de la dignidad de los
trabajadores. Mi lucha no es por un sol más o un sol menos. El hostigamiento y las amenazas
no harán cambiar mis principios.

Para mi lo más sorprendente en estas 72 horas de tensiones ha sido que algunos ex


compañeros de lucha con los cuales hemos estado desde hace cuatro o cinco décadas en las
calles defendiendo a los trabajadores, me plantearan directamente que levantara la huelga, que
“despidos hay en todo lugar”, “y que yo no era el principal agraviado”, y que estaba afectando
la imagen de la institución. Que era un error la huelga. Que me iba a quedar aislado y
derrotado por defender a los trabajadores. Resulta increíble que de todos mis antiguos ex
compañeros de lucha, hasta hoy ninguno haya defendido a los trabajadores que han sido
agraviados y maltratados por el Secretario Ejecutivo Ronald Gamarra. ¿Donde quedaron
nuestros sueños, nuestras utopías, las largas décadas de lucha en las calles y en el campo?
¿Dónde quedaron los anhelos de una nueva sociedad, la construcción de un mundo nuevo
para todos? Con la mayor sinceridad aquí de manera abierta los llamo a todos los luchadores
por la democracia y la justicia a la reflexión, que recuperen la sensibilidad por los
trabajadores humillados, que piensen que se están afectando gravemente familias enteras.
¿Cómo podemos ahora comunicarnos con las nuevas generaciones si se avalan injusticias? ¿Y
a todos aquellos que han pasado por la experiencia de los derechos humanos y aspiran a
diversos espacios del gobierno, les invoco a que analicen en profundidad estos problemas de
maltratos a los trabajadores activistas de los derechos humanos?

En esta lucha no he quedado aislado. Al contrario he recibido una gran solidaridad nacional e
internacional y ello fácilmente se puede ver en los espacios virtuales y en las numerosas
visitas personales que he recibido durante la huelga. Los jóvenes y las mujeres activistas me
dan más aliento para seguir bregando por esta causa.

Tomando en cuenta el pedido de interlocutores y algunas personas a quienes respeto mucho,


decidí buscar un camino de solución a los problemas planteados. Conversé con los dos
interlocutores designados e inclusive con el propio señor Ronald Gamarra el día martes 9 de
marzo a las 9 y 30 de la noche. Pidieron que levantara la huelga y se realizaría una reunión de
urgencia de la Comisión Permanente para tratar los problemas. He actuado con buena fe
buscando una salida a la crisis generada por el señor Ronald Gamarra. Al final se estableció el
siguiente mecanismo.

3
1) Levantar la huelga el día miércoles 10 a las 11 de la mañana con la finalidad de abrir el
camino a una reunión con la Comisión Permanente de la CNDDHH para tratar los problemas
y resolverlos.
2) Levanté la huelga de hambre a las 11 am del día miércoles 10 de marzo.
3) A la 1pm del mismo día 10 de marzo se realizó una reunión de la Comisión Permanente,
donde presenté un documento sintético con los problemas principales y las propuestas
alternativas. Luego de un diálogo me invitaron a retirarme para ellos tomar las decisiones
correspondientes.
4) A las 3 y 40 p.m. aproximadamente se acercó a mi oficina el Secretario Ejecutivo de la
CNDDHH el señor Ronald Gamarra comunicándome que el día lunes 15 de marzo a las 11 y
30 a.m él daría respuesta a mis planteamientos.

5) En estos momentos el Secretario Ejecutivo y los directivos de la Comisión Permanente uno


de los órganos de dirección ya tienen en sus manos los documentos correspondientes,
incluyendo el último que presenté en la reunión de la Comisión Permanente de la CNDDHH
el 10 de marzo.

6) Ya han transcurrido cinco días de levantada la huelga de hambre y hasta el momento no he


recibido ninguna respuesta por escrito al documento presentado al Secretario Ejecutivo
Ronald Gamarra y a la reunión de la Comisión Permanente de la CNDDHH. He guardado
silencio absoluto hasta hoy buscando una solución que permita el fortalecimiento
institucional. Pero estamos ante plazos establecidos por el propio señor Ronald Gamarra y
para mi la palabra es un compromiso de honor. El Secretario Ejecutivo anuncio la solución a
los problemas el día de hoy lunes a las 11 y 30 a.m

7) Si se agrava o no la crisis es exclusiva responsabilidad del Señor Ronald Gamarra, actual


Secretario Ejecutivo de la CNDDHH y su equipo de conducción de la Secretaría Ejecutiva.
Hasta el momento no se cumple con la resolución de los problemas planteados. Ni tampoco
hay respuesta escrita a los problemas que ellos se comprometieron a encarar.

Las única forma de fortalecer la CNDDHH es siendo transparentes en todos los campos. No
ocultando información, ni tampoco reiterar errores y ocultar agravios y humillaciones a los
trabajadores. Es importante lograr la democracia interna y garantizar la libertad de expresión
al interior de la propia CNDDHH.

Ha sido larga la lucha contra el Fujimorismo y el Montesinismo. Ha sido y es larga la lucha


contra los sectores más conservadores del país y contra aquellos que insisten en lograr la
impunidad. Y es larga la lucha contra las grandes empresas extractivas que agravian y
hostilizan a los trabajadores y a nuestro pueblo. Es titánica la lucha contra las grandes
empresas de seguridad que hostilizan a los defensores y defensoras de derechos humanos. Y
seguiremos luchando contra ellos.

Pero también debemos luchar con el ejemplo, la verdad, la transparencia y corrigiendo


errores al interior de nuestras propias organizaciones.

De otro lado quiero dejar constancia que existen numerosas ONGs donde si se respetan los
derechos humanos y hay un trato dialogante y horizontal con el personal. Debemos aprender
de los buenos ejemplos. En las regiones del interior del país hay sacrificadas ONGs de
derechos humanos. También hay organizaciones medioambientalistas que frecuentemente
sufren ataques, existen nacientes organizaciones afroperuanas y de diversas etnias indígenas y

4
amazónicas transparentes. Y a nivel nacional hay valiosas ONGs de principios religiosos que
tienen trayectoria limpia y ejemplar. Hemos trabajado juntos con diversas organizaciones
defensoras de las diversas opciones sexuales y siempre hemos protegido la seguridad de los
defensoras y defensoras de derechos humanos en riesgo. Y hemos visto el valor de los
activistas de derechos humanos y de muchos antiguos dirigentes de ONGs a nivel nacional.
Hay extraordinarios académicos que conducen de manera transparente ONGs.

Corregir los graves errores cometidos fortalecerá a todos. Y esta labor compete a todos
incluyendo a los directivos de todas las ONGs de derechos humanos de Lima y Regiones y a
los activistas de base de derechos humanos. Debemos reflexionar profundamente sobre estos
problemas. Pero debemos ser sinceros en criticar y corregir algunas malas prácticas. Se debe
superar aquella estrecha visión de algunas personas que perciben a los activistas de derechos
humanos como material descartable y/o desechable. La mayoría de ellos son los que elaboran
y ejecutan los proyectos. Ellos son la mano de obra y son los encargados de trabajo de campo
en toda esta historia silenciosa. Merecen el mayor respeto. Ya son varias las experiencias de
valiosas personas defensoras y defensores de derechos humanos que van quedando en el
camino, expulsados de sus centros laborales y nadie se acuerda de ellos. Es momento de
meditar sobre los activistas maltratados de ayer y de hoy.

Es importante defender la imagen, pero también es trascendente defender la esencia es decir


valores, principios y sobre todo la ética. Si queremos avanzar, debemos seguir luchando por la
dignidad humana y el respeto a los derechos humanos dentro y fuera de nuestras instituciones.

Lunes 15 de marzo 2010

Luis Rocca Torres


DNI 16770296
Trabajador de la CNDDHH.