Está en la página 1de 3

CARTA DE PRESENTACIÓN

Somos un grupo de estudiantes preocupados por la defensa de la


universidad pública, concienciados de la importancia de organizarnos
para defender nuestros derechos.

El derecho a la educación debe ser entendido como un logro so-


cial, a partir de la extensión de la cultura al conjunto de la sociedad, tanto
formando a profesionales como dotando a las personas de conocimien-
tos y herramientas para comprender mejor la sociedad en la que vive y
actuar en ella. Creemos que el sistema educativo actual no cumple con
estas funciones, al estar orientado principalmente a las necesidades del
mercado.

La universidad en la que nos encontramos está inmersa en un pro-


ceso de reformas que debilitan la educación pública convirtiéndola en
una pieza clave del desarrollo económico y no social. Esta serie de re-
formas tienen su origen a finales de la década de los 90, destacando la
declaración de Bolonia (1999) que establece las líneas generales para la
construcción de un espacio común de educación superior (EEES) y de-
sarrolla medidas que adaptan la universidad a las exigencias del merca-
do. Se fomenta la gestión de la universidad como una empresa privada,
donde la competitividad convierte a la educación en una mercancía.

Somos conscientes de que la universidad necesita grandes cambios


y Bolonia no solo no responde a estos cambios sino que supone un retro-
ceso.

Aspiramos a ser una organización amplia en la que tengan cabida


personas de diversa ideología, respetando las distintas visiones de cons-
trucción del movimiento estudiantil, compartiendo los principios que
sustentan nuestra concepción de una universidad pública.
Es necesario aclarar qué entendemos por una universidad pública.
La universidad debe proporcionarnos una educación de calidad que sea
transformadora en un sentido emancipador, a través del desarrollo inte-
gral de la persona, fomentando la visión crítica y la cooperación.

Defendemos una universidad pública en la que se asegure el acce-


so de todas las personas, promoviendo ayudas sociales y garantizando
los medios materiales necesarios para que se haga efectivo este derecho,
con una mayor financiación 100% pública y con un buen uso de los re-
cursos.

Una universidad abierta, al servicio de la sociedad, potenciando


la cultura libre y el desarrollo del conocimiento, gestionada por todos
sus miembros, favoreciendo una cultura participativa y democrática en
todos los ámbitos.

Nos constituimos en un colectivo/ grupo/ asamblea permanente


en el movimiento estudiantil para defender una universidad pública ba-
sada en los principios de igualdad, justicia, solidaridad, libertad, plura-
lismo y democracia.

Nos unimos de forma permanente recogiendo la experiencia de


los compañeros/as que han venido participando en las distintas luchas
estudiantiles, para favorecer la continuidad del movimiento. Como par-
te del mismo pretendemos colaborar en el impulso de la autoorganiza-
ción de los estudiantes a través de amplios espacios que surjan de las
movilizaciones, como forma natural de organización del movimiento,
facilitando todos los recursos y herramientas que tenemos.

Queremos una democracia directa y participativa donde los es-


tudiantes sean los sujetos activos, protagonistas de las decisiones, rom-
piendo con la idea actual de democracia representativa.
Fomentaremos la participación en los órganos oficiales de repre-
sentación estudiantil en la universidad, viendo éstos como un medio más
para defender nuestros derechos como estudiantes.

Nos reconocemos en las luchas estudiantiles de las últimas dé-


cadas, ya que entendemos que el movimiento estudiantil no surge de
la nada, sino que se nutre de las experiencias pasadas, apoyándose en
los logros conseguidos en ellas. En este sentido, tomamos como refe-
rente histórico las luchas estudiantiles a nivel internacional a finales de
los años 60, las luchas antifranquistas estudiantiles, el ciclo de luchas en
los años 80 en el Estado Español (destacando el caso de Sevilla donde
se consiguió una mayor representación estudiantil), y las distintas mo-
vilizaciones a raíz de la creación del EEES (tasa 6.000, Informe Bricall,
AntiLOU, No a Bolonia).

En definitiva, consideramos importante transmitir la experiencia


que se adquiere en las distintas movilizaciones para responder mejor a
futuras luchas. Es por eso que hemos decidido organizarnos [NOM-
BRE] de forma permanente, pues nuestra mayor derrota sería perder
esta experiencia.

Hemos aprendido que la lucha sirve, ya que defender nuestro de-


recho a una educación es el camino para construir la universidad que
queremos.