SABINA HUBER

1

SABINA HUBER

¿Cómo hacer visible la huella invisible
que dejamos cuando pasamos por los
lugares?
Una idea fascinante, que describe a la perfección
el trabajo realizado. Materiales desechados y
abandonados reviven una segunda oportunidad,
después de haber servido durante cierto tiempo
y resultar ahora inútil, siendo ahora basura. Una
clara huella de la presencia de otros en algún
momento, aportan al trabajo algo más que un
simple material. Le otorgan un mensaje invisible y
una belleza intima con su memoria impregnada, le
proporcionan justo este instante incalculablemente
valioso a esta propuesta de cartografía.
SABINA HUBER

2

3

SABINA HUBER
ERRABUNDO
El trabajo “Errabundo” tiene su origen en el tema amplio que es “la ciudad” y concretamente en el tema de los mapas. A raíz de derivas, ejercicios realizados para observar desde un punto de vista artístico con enfoque distinto a la visión y percepción
cotidiana una zona de la ciudad
Se crea con tiras de tela uno o varios núcleos una especie de camino, enrollándose y
doblándose sobre si mismo casi infinitamente, proponiendo un camino que puede
recordar a un laberinto o el recorrido de alguien en acción de errabundear (errabundo: Que va de un lugar a otro sin elegir un lugar fijo.)

Recuerdos, proyectos, vidas se esconden en estos pliegues de cartografía de instantes
que la artista recoge y con manos femeninas dobla, construye y convierte en senderos,
rutas, planos de ciudades emocionales. Los seres que las habitamos dejamos nuestra
huella en cualquiera de estos recovecos y nos llevamos algo de la belleza creada.
Sabina Huber, artista generosa, ofrece al espectador insatisfecho un universo creativo
polisémico, siempre crítico. Los restos de la veloz depredación actual conviven en sus
obras con delicados sueños de luz y trasparencias. La artista teje, dobla, organiza el
mapa de los movimientos de lo efímero y convierte en protagonista de sus obras lo que
ya hemos consumido. CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE nos presenta, con la parsimonia
de los telares ,el imparable paso del tiempo.
Sabina detiene el ritmo trepidante de la máquina y nos invita a un lento recorrido por
los serpenteantes caminos del arte.

ARTE Y ESCUELA

4

ERRABUNDO
TELA DE SACO
50 X 50 CM

5

SABINA HUBER

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

6

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

7

SABINA HUBER

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

8

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

9

SABINA HUBER

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

10

ERRABUNDO

TELA DE ALGODON, 50 x 50 CM

11

SABINA HUBER

ERRABUNDO

TELA Y CIANOTIPIA 25 X 25 CM

12

ERRABUNDO

TELA Y CIANOTIPIA 25 X 25 CM

13

SABINA HUBER

ERRABUNDO

TELA Y CIANOTIPIA 25 X 25 CM

14

ERRABUNDO

TELA Y SILICONA 25 X 25 CM

15

SABINA HUBER

ERRABUNDO

VACIADO EN PARAFINA ,25 X 25 CM

16

ERRABUNDO

TELA, 25 X 25 CM

17

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

ESCAYOLA Y PARAFINA ,30 X 30 CM

18

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

ESCAYOLA Y PARAFINA ,30 X 30 CM

19

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

ESCAYOLA, 50 X50 CM

20

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

ESCAYOLA, 50 X 50 CM

21

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTEEXPOSICION

22

23

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
ESCAYOLA, 40 X 40 CM

24

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
ESCAYOLA, 40 X 40 CM

25

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
ESCAYOLA, 40 X 40 CM

26

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
CERA, 40 X 40 CM

27

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 23 X 16 CM

28

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 23 X 16 CM

29

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

EXPOSICIÓN

30

31

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 40 X 50 CM

32

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 26 X 39 CM

33

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 14 X 22 CM

34

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 26 X 39 CM

35

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 16 X 26 CM

36

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 26 X 39 CM

37

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 16 X 23 CM

38

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA, 26 X 39 CM

39

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
EXPOSICIÓN

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA Y ENCAUSTIICA 18 X 18 CM

40

41

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA Y ENCAUSTIICA, 18 X 18 CM

42

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA Y ENCAUSTIICA 18 X 18 CM

43

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA ,18 X 18 CM

44

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA
ESCAYOLA Y ENCAUSTIICA, 18 X 18 CM

45

SABINA HUBER

ERRABUNDO
EXPOSICIÓN

46

ERRABUNDO

ESCAYOLA,10 X 17 CM

47

SABINA HUBER

ERRABUNDO

ESCAYOLA,10 X 17 CM

48

ERRABUNDO

ESCAYOLA,10 X 17 CM

49

SABINA HUBER

ERRABUNDO

ESCAYOLA,10 X 17 CM

50

ERRABUNDO

ESCAYOLA,10 X 17 CM

51

SABINA HUBER

vISTA DE LA EXPOSICIÓN

ERRABUNDO

ESCAYOLA Y ENCAUSTICA,12 X 34 CM

52

53

SABINA HUBER

ERRABUNDO

ESCAYOLA Y ENCAUSTICA,12 X 40 CM

54

DETALLE

BAÑOS DEL CARMEN

ESCAYOLA ,CERA Y TRANSFER,17 X 27 CM

55

SABINA HUBER

BAÑOS DEL CARMEN

ESCAYOLA ,CERA Y TRANSFER,17 X 27 CM

56

DETALLE

57

SABINA HUBER

BAÑOS DEL CARMEN

ESCAYOLA ,CERA Y TRANSFER,17 X 27 CM

58

DETALLE

59

SABINA HUBER

BAÑOS DEL CARMEN

ESCAYOLA ,CERA,17 X 27 CM

60

BAÑOS DEL CARMEN

ESCAYOLA ,CERA,17 X 27 CM

61

SABINA HUBER

PENÉLOPE

ESCAYOLA Y HILO DE PESCAR
VISTA DE LA EXPSOCIÓN

62

63

SABINA HUBER

PENÉLOPE

ESCAYOLA Y HILO DE PESCAR
20 X 20 CM

64

PENÉLOPE

ESCAYOLA Y HILO DE PESCAR
20 X 20 CM

65

SABINA HUBER

PENÉLOPE

ESCAYOLA Y HILO DE PESCAR
20 X 20 CM

66

PENÉLOPE

ESCAYOLA Y HILO DE PESCAR
20 X 20 CM

67

SABINA HUBER

FRAGMENTOS DE LA MEMORIA

ESCAYOLA 10 UNIDADES DE 10 X 25 CM

68

69

SABINA HUBER

ERRABUNDO

ESCAYOLA,2 UNIDADES 6 X 28 CM

70

DETALLE

71

SABINA HUBER
CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
N 340, MALAGA – ALMERÍA, km 172

PLÁSTICO Y 9 FOTOGRAFÍAS de 29 x
21 cm
El plástico roto y sucio de los
invernaderos que hay por la costa
andaluza es un material que tiene
una memoria especialmente pesada
e intensa. Ya no sirve, el viento y el
sol han logrado romperlo y para que
la sociedad siga con su tren de vida se
elimina y se tira. Las huellas que le ha
marcado el tiempo cuentan historias,
los recorridos del material asocian
mapas, recorridos invisibles.
Las fotos que acompañan el trabajo
explican el lugar de proveniencia,
un lugar donde este material sirve
para la producción, donde es simple
herramienta y donde no tiene
protagonismo.

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

N340,MÁLAGA -ALMERÍA, km 172
INSTALACIÓN CON PLÁSTICO DE INVIERNADEROS Y 9 FOTOS,
280 X 180 CM

72

73

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

N340,MÁLAGA -ALMERÍA, km 172
INSTALACIÓN CON PLÁSTICO DE INVIERNADEROS Y
9 FOTOS, 280 X 180 CM

74

DETALLE

75

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE
N340,MÁLAGA -ALMERÍA, km 172

76

DETALLE

DETALLE

77

SABINA HUBER
CARTOGRAFÍA
DE UN INSTANTE
A45, MALAGA –
MADRID km. 7,8
VIDEO Y PAPEL DE
PUBLICIDAD
200 x 100 cm

El papel de
los paneles de
publicidad en las
carreteras tiene
una vida breve,
la sociedad del
consumo lo usa y
lo tira, pero aquí
se reutiliza justo
este material para
darle una segunda
oportunidad y
criticar el derroche.
El video subraya
esta idea, ya que
se puedo observar
un panel con su
mensaje borrado
que gira como una
veleta con el viento,
haciendo referencias
a las líneas de los
mapas en círculos
y serpenteantes
de la propuesta
escultórica.

78

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

A45, MÁLAGA-MADRID, km 7,8
INSTALACIÓN, PAPEL DE PANEL DE PUBLICIDAD , VIDEO
250 X 150 CM

79

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

A45, MÁLAGA-MADRID, km 7,8
INSTALACIÓN, PAPEL DE PANEL DE PUBLICIDAD , VIDEO ,250 X 150 CM

80

DETALLE

81

SABINA HUBER

DETALLE

82

DETALLE

83

SABINA HUBER

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

PAPEL DE PANEL DE ANUNCIOS, 50 X 50 CM

84

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

PAPEL DE PANEL DE ANUNCIOS, 50 X 50 CM

85

SABINA HUBER
PENÉLOPE
Conjunto de 3 unidades
LISTONES DE MADERA, HILO SINTÉTICO
En Penélope unos 5000 metros de hilo sintético de pescar se manipulan con la técnica
de crochet para formar un tejido sorprendente que inunda la percepción con diferentes
impresiones, la textura formada por el material y el aire que le rodea crea reflejos y
transparencias.
El titulo de la obra hace un guiño a la mitología griega de Ulises y Penélope, ya que se
trata en este trabajo de una labor manual muy minuciosa y laboriosa y casi interminable.

PENÉLOPE

3 UNIDADES, LISTON DE MADERA
E HILO DE PESCAR 240 X 100 cm
VISTA DE EXPOSICIÓN

86

PENÉLOPE
DETALLE

87

SABINA HUBER

PENÉLOPE
DETALLE

88

PENÉLOPE

3 UNIDADES, LISTON DE MADERA E HILO DE PESCAR
240 X 100 cm cada unidad

89

SABINA HUBER

PENÉLOPE
DETALLE

90

PENÉLOPE
DETALLE

91

SABINA HUBER

PENÉLOPE
25 x25 cm

92

PENÉLOPE
25 x25 cm

93

SABINA HUBER

PENÉLOPE
25 x25 cm

94

PENÉLOPE
25 x25 cm

95

SABINA HUBER
TARJETA DE INVITACION

CARTOGRAFÍA DE UN INSTANTE

Sala Axarquía

SABINA HUBER
7.3 - 7.4.2014

INAUGURACIÓN 7.3.2014 20:30h

IES
Bezmiliana
urb. Gran Sol s/n 29730 Rincón de la Victoria. Málaga
iesbezmiliana@gmail.com

Tlf: 951 293832

PENÉLOPE
25 x25 cm

96

97

SABINA HUBER
PRENSA Y PUBLICACIONES
Publicado el 16 de Marzo 2014 en la revista online www.aforolibre.com

Vuelve Sabina a mostrarnos su incansable quehacer en el arte, y viene a hacerlo con
generosidad y profusión en la Sala Axarquía, la mejorada y más veterana de las salas
educativas de la comarca de la cual adopta su nombre.

La búsqueda de Sabina Huber en el arte, a través de los muy diversos recursos
técnicos y estéticos que pone en liza, constituye una interesante reflexión acerca de
conceptos como situación e identidad.

Son ya algunos años los que Sabina lleva investigando sobre la ubicación de
los lugares en la memoria, o tal vez, y más propiamente, en la memoria misma que
estos lugares tienen de nosotros; investigando sobre cómo situamos estos sitios vividos, estos paisajes transitados en nuestro imaginario y qué es de nosotros en estos
lugares. Pero sobre todo, preguntándose y preguntándonos ¿Cuáles son los caminos
de la memoria para llevarnos hasta esos lugares? ¿Qué hace de un lugar cualquiera
un sitio que ha anidado en nuestra memoria? ¿Es nuestra identidad la suma de huellas y capas superpuestas en la memoria del tiempo?¿Cómo se construye finalmente
en nuestro ser la idea de lugar en el mundo?.


Estas y otras muchas preguntas se deslizan en el pensamiento durante nuestro
encuentro con sus cartografías, y más aún, después de haber comprendido que la
respuesta sólo podrá darse en el ánimo del que emprende los sinuosos caminos que
desembocan irremediablemente en nuevas preguntas.

Sin embargo, Sabina nos ofrece algunas opciones para no perdernos, aportando
una lectura más pormenorizada y completa de sus cartografías, situándonos en el
punto de partida: sus recientes estudios y su proyecto fin de carrera (2013). En la realización de este original proyecto comienza ella por andar los caminos de la escultura
cuestionando los procedimientos de la misma, (como antes lo hiciera Louise Bourgeois) sin rígidos armazones o estructuras, sino empleando con acertada intuición los
recursos de las distintas labores de plegado, trenzado, cosido o pegado de materiales,
tan distintos como el papel, la tela, la rafia o la malla de plástico.

Estos elaborados mapas de la memoria, recrean en sus pliegues la constancia y
determinación del tiempo dedicado, de un pensamiento orgánico y constructivo, que

98

merodea los lugares en que nuestra memoria existe y habita, si bien se puede señalar
que estas mecánicas constructivas, estos ritmos articulados en la creación de ciertos
espacios mentales, como los que imprime en nosotros la memoria del instante, no son
en absoluto ajenos a los procedimientos de la pintura, sobre todo en la obra de pintores como por ejemplo Juan Uslé. Sabina Huber entiende que en el arte aún no hay
nombres para nombrar algunos de los procedimientos que emplea, y que además no
son necesarios estos nombres que todo lo nombran. Sabina comprende que todo objeto
elaborado es susceptible de alcanzar lo sublime a través de la poética de la creación
artística, pues en todo existe un ánima viva que despierta a la luz de la idea.

El papel ajado, el color quemado, el óxido entre las fibras de plástico, se desvanecen entre los pliegues profundos sellando en su interior las huellas de una exigua
vida útil. La elección de estos materiales podrá llegar a ser azarosa, sin embargo, su
procedencia está indicada en un lugar concreto en el tiempo (una valla publicitaria
junto a la carretera, un invernadero junto al mar…) que puede además estar señalado
-ilustrado- por algunas series fotográficas de carácter documental, o como en este
caso, por la filmación en vídeo de uno de estos lugares: un viejo reclamo publicitario
que aún gira sin parar sobre su propio eje.

No sólo los ovillos, en los que se genera el núcleo vivo de nuestra imaginación,
en los que la materia, cargada de memoria, respira profundamente el paso del tiempo,
sino también en sus vaciados, se recrea la circunstancia de haber tenido (soportado)
un uso indeterminado pero abocado a la muerte, al que se le brinda la eternidad de un
lugar en el arte.

Los de unos y otros, ovillos y vaciados, son los entresijos de un lugar, más que de
una obra, que existe porque Sabina ha inventado un recuerdo para ella, un sitio en la
memoria, laboriosamente condensado, en el que el espectador queda prendido, inscrito
en sus caminos, interrogado por el dibujo, por la forma, conectado a la fascinación de
tan sugerente recorrido. En realidad el espectador acaba por descubrir una manera de
dibujar -esculpir-, el tiempo perdido en un laborioso tránsito, la evocación de la idea
-tan contemporánea- de que el arte es la manifestación del individuo como lugar en
el mundo, y sus obras son, cada vez, una pregunta sin respuesta, una respuesta a la
incógnita del tiempo.
Fernando de la Rosa
www.aforolibre.com/plastica-visual/pintura-y-escultura/sabina-huber-en-la-sala-axarquia-1177

http://

99

SABINA HUBER
CARTEL

Publicado el 6 de Marzo 2014 en “la voz de hoy”( http://lavozdehoy.com)
Sabina Huber estrena su obra “Cartografía de un instante” en el IES Bezmiliana
La artista alemana Sabina Huber inaugura su nueva exposición “Cartografía de un
instante” en la sala Axarquía del IES Bezmiliana mañana viernes 7 de marzo a las
20.30 horas dentro del III Festival Mirada de Mujeres y con una obra en la que se
combinan diversos materiales que gracias a su modelado dan lugar a caminos, trazados... prácticamente mapas en relieve con texturas diversas.
“Mi inquietud desde hace unos años es hacer visible cosas que no lo son, caminos por
ejemplo, huellas y marcas que dejamos al pasar y se borran...”. Esto combinado con
los mapas da lugar a las obras que se expondrán en el centro hasta el 7 de abril. En
la inauguración se realizará una performance que mostrará “instantes verticales” que
se repetirán cada mañana a las 12.00 horas para que los escolares puedan verlo.
Esta artista plástica está muy interesada en los materiales y en sus texturas y por
ello en la exposición “Cartografía de un instante” se podrán ver obras en papel, tela,
plásticos...además con una carga de significado porque en esta ocasión Sabina ha
reutilizado materiales que ha encontrado como por ejemplo plásticos de los invernaderos de Almería que estaban a punto de ser tirados o cartelería de las vallas publicitarias de la autovía que son reemplazadas.
“Son cosas que reflejan nuestra sociedad de consumo en la que tiramos lo que no nos
interesa y eso que ha sido utilizado me interesa, porque tiene una huella, una marca,
una historia y me sirve para mi trabajo, además de reivindicar una segunda oportunidad a través del reciclaje”, afirma la artista.
Huber explica que ha nombrado a sus obras con el punto kilométrico donde encontró
el material, por ejemplo, Nacional 340-kilómetro 78 Málaga Almería y lo siente como
un punto que ha marcado su camino, al menos en lo que se refiere al lado artístico.
En la exposición también se mostrará un vídeo que ha filmado de un soporte publicitario que se encuentra enfrente de la gasolinera La Tana en el cual ha querido hacer
una crítica social y reflejar el desgaste que sufren las cosas porque “vivimos demasiado deprisa y se quedan por el camino”.
Esta exposición, que se realiza en un centro escolar del municipio se enmarca en un
proyecto conocido como “Arte en la escuela” en el que se pretende acercar el arte a
los estudiantes, trabajar con ellos la exposición y su significado, qué ven o interpretan ellos y también acercarles así al universo del artista.

100

101

SABINA HUBER
30 años en Rincón
Sabina Huber es natural de Karlsruhe (Sur de Alemania), pero llegó a Rincón de la
Victoria hace 30 años donde reside con su familia y donde ha crecido como artista
pues es la segunda ocasión que expone en el IES Bezmiliana y el año pasado también
lo hizo en la sala Robert Harvey del CEIP La Candelaria (Benagalbón). Además, de las
exposiciones que ha realizado en Torre del Mar, Torremolinos, Granada o Roma.
Huber estudió Magisterio de Artes Plásticas en Alemania, pero se vino joven a Málaga
y aunque no le dio tiempo a desempeñar su profesión siempre supo que su vida profesional estaría ligada al arte y por eso años después comenzó a estudiar Bellas Artes
en Granada para terminar en la facultad de Málaga y cuyo proyecto final de carrera
inspira la obra que está a punto de presentar a los rinconeros.
Cuenta que en el 94 se reunía con otros artistas, empezó a pintar cuadros, decorar
cristal, hacer cerámica, fotografía...y que siempre le ha gustado el enfoque, el zoom,
para poder ver las cosas de cerca y observar así los detalles, las texturas, pero reconoce que ha sido tras los años de estudio y formación cuando ha logrado abrirse a
campos diferentes, combinación de técnicas y a probar con otros materiales como el
hierro a través de su fundición.
Asegura que continuamente tiene “flashes” con nuevas ideas, nuevas portaciones
para introducir en su trabajo. La próxima creación que ya tiene en mente, nos adelanta que será algo con una base principal de cera encáustica, que ya ha utilizado en
otras ocasiones para pintar, pero que ahora quiere llevarlo a otro terreno.
¿Con qué nos sorprenderá la próxima? De momento nos quedamos con “Cartografía
de un instante” hasta el 7 de abril en la sala Axarquía del IES Bezmiliana, situado en
Calle Malvaloca (Rincón de la Victoria)

INVERNADEROS. KM 172
REINVENTAR el paisaje en alambres que unen plásticos.
Dar un lugar al plástico.
Reubicar el paisaje taladrado.
Huber reordena en sus fotos la tierra desplazada a través de alambres engarzados.
Rota la calma de la intemperie por los dientes de la máquina, se construye un hábitat
para la rapidez. La fotografía recoge el instante en el que la banda se une al techo. Instante en el que se aísla y encierra a la planta.
El instante mismo de la producción programada.
Apartada del azar, de la incertidumbre y protegida del sufrimiento, la huerta reinventará su belleza. Sobrevivirá a sus propias plagas, a los restos de plásticos, al dolor de la
tierra horadada, y allanada en exceso. Las fotografías encuentran cielo en la escultura
de Sabina, construida pacientemente a la intemperie, en la N340, km172.
Rebuscado el desecho en las cunetas de los invernaderos, reciclados los sacos de azufre, y guano crece el plástico en las manos de la artista; en su libre albedrío se reproducen los pliegues como un recuerdo infantil: Mil. Cien veces mil.
El alambre deja paso al reptil, al camaleón que atraviesa las bandas de plástico y contempla los nuevos hogares para pasar el invierno y se adapta y se repliega y cuenta
ciento, cien veces cien, trescientos cuarenta, ciento cien mil.
Y, al fin y al cabo, el invernadero habita la misma tierra en extinción que el camaleón
y que ella misma. Una tierra salobre como el guano, piensa la espectadora. Revive sus
propios recuerdos la profesora: Invernaderos en la carretera Málaga-Almería.
Cunetas con memorias desechadas que renacen en la geografía de Sabina Huber.
Y el coro adolescente del grupo de primero de bachillerato repite: “cientos de reptiles,
ciento cien mil plásticos, ciento setenta y dos alambres, cien veces mil pliegues y, un
único instante de lógica”.
Visita a la exposición de Sabina Huber en la Sala Axarquía del IES Bezmiliana con la
única intención de contemplar y escribir (libres por un instante de rellenar un informe).
Lola Valle. Profesora de Lengua y Literatura.

102

103

SABINA HUBER
Cartografía de un Instante
La primera vez que pensé en que podía significar para mí “Cartografía de un Instante”,
una imagen llegó de súbito a mi cabeza: las olas del mar. Sentía como sí realmente estuviera ante ellas, como si se alzaran sobre mí como gigantes inamovibles, invencibles,
rugiendo como lo harían mil truenos juntos.
Con esa idea en la cabeza, he de reconocer que en un primer momento la exposición
me impactó. No es que me guste ese tipo de arte en especial, aunque sí lo encuentro
interesante debido a la abierta interpretación que ofrece. Sin embargo, ninguna de las
obras allí expuestas correspondía, bajo mi punto de vista, a la idea que había formado
pocos minutos antes y cuyo oleaje aún bramaba con fuerza en mis oídos.
La primera obra que logró interesarme fue Penélope, ya fuera por su tamaño o por la
impresión que me produjo leer en la descripción que la autora, Sabina Huber, había utilizado más de 5000 metros de hilo de pescar para confeccionar esa obra que, con forma
de un arpa demasiado concurrida, reposaba en el centro de la sala. De hecho, la relacioné con el mítico personaje de la “Odisea”, Penélope, la esposa que estuvo esperando
a su marido, Ulises, durante veinte años, tejiendo y destejiendo el mismo sudario todos
los días para así no tener que casarse con uno de sus pretendientes, pues ella misma
dijo que aceptaría un nuevo esposo cuando terminase de tejer dicha prenda.

dea; cada persona está determinada por su propio conjunto, donde esos hilos que se
revuelven sobre sí mismos simbolizan esos instantes que se pierden para formar parte
de un conjunto mayor: la vida.
El motivo por el que recuerdo este poema y por el que seguramente recordaré a Penélope, es que me impactó y me hizo pensar en cosas más grandes que nosotros mismos,
puesto que exista o no Dios, o el destino o cualquier otra fuerza superior, sí es cierto
que muchas veces las cosas ocurren de tal forma que, en nuestro interior, sabemos que
no pueden ser una casualidad. Es como si la vida estuviera dispuesta así de antemano
y nosotros no fuéramos más que marionetas que creen saber lo que hacen. Y lo que
es peor, unas marionetas que piensan constantemente en el futuro, perdiéndose así el
instante, sin saber que tal vez nuestro hilo se rompa unos metros más allá.
Adrián Bañuls Arias – 1ºBachillerato del Instituto Bezmiliana

No obstante, continué mi camino, deteniéndome en cada una de las obras sin que ninguna de ellas me atrajera con especial intensidad. Tal vez por la falta de actividad o por
la impotencia de no encontrar la inspiración, la imagen de las olas perdía fuerza en mi
interior, arrastradas por un nuevo recuerdo: un poema. Y cuando me preguntaba qué
diantres hacía pensado en poemas antiguos, recordé su nombre: “The Loom of Time”,
es decir, “El Telar del Tiempo”. De autor anónimo, esta obra describe la vida, el destino,
como un inmenso telar en el cual, hilos dorados e hilos más oscuros se entrecruzan
continuamente, manipulados por la habilidad suprema de Dios.
Gracias a ese poema volqué mi atención en Penélope, y ésta vez me transmitió mucho
más que la primera. Vi en sus hilos enrollados la vida de cada persona, cada camino
y cada instante, que a medida que avanzaban iban mezclándose y confundiéndose. Ya
no estaba mirando hilos separados e independientes, sino un inmenso conjunto que
entendí como la vida. Pues al final no es más que eso, un cúmulo de todo lo que te ro-

104

105

sabinahuber@yahoo.es

106