RELACIÓN DEL SERVICIO DE POLICÍA CON LAS NORMAS CONSTITUCIONALES E

INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS

La protección de los derechos humanos, como valor y elemento constitutivo del Estado Social de
Derecho, en la Policía Nacional no solo trata de su protección, si no de la garantía de derechos y
libertades públicas como establece la Constitución Política, que los promueve en desarrollo de la
actividad de policía, regulando las conductas sociales e incidiendo en ellas para garantizar la
convivencia democrática.
Es un amplio esfuerzo doctrinal desde la formulación de política institucional y p con el fin de fijar
criterios sostenibles para la actuación de los integrantes de la Policía Nacional, que en materia de
protección de los derechos humanos, se configuran con base en el aporte legal y procedimental
que otorga el adoptándose como líneas estrategias de acción, en su protección o restricción.
se describen los mínimos de acción institucional normativos y procedimentales, que en materia de
derechos humanos comprometen la actuación de la Policía Nacional como ejecutores de la ley o al
excederla por extralimitación o la omisión del ejercicio de funciones, en aspectos trascendentales
como la afectación jurídica a los derechos fundamentales, el empleo de medios coercitivos, la
ausencia de responsabilidad institucional y el marco de actuación de los derechos humanos con
menores de edad.
La Policía Nacional, en cumplimiento de su misión constitucional, debe proteger los derechos
humanos y, paralelamente, restringirlos dentro del concepto de daño jurídico, cuando esa limitación
está acorde con los principios de proporcionalidad, razonabilidad y necesidad, entendiendo que el
objeto de policía es permitir el más amplio y vigoroso ejercicio de las libertades ciudadanas con
una mínima restricción de derechos , plantea la necesidad de argumentar con suficiencia jurídica y
deontológica el alcance de la función y la actividad de policía en el contexto del servicio de policía,
para evitar la extralimitación o la omisión en el ejercicio de la función pública
La política de protección de los derechos humanos en la Policía Nacional, constituye el mecanismo
para entender la existencia de unos límites y criterios generales dentro de los cuales el policía debe
desenvolverse, incluso afectando derechos humanos sin lesionar su núcleo esencial. No es otra
cosa que mostrar los mínimos y máximos para que el policía no dude en el procedimiento, ni abuse
de su autoridad bajo el sofisma de que el fin justifica los medios. Para ello, dispone de una
argumentación basada en el análisis de los principales derechos humanos que son lesionados
jurídicamente, el uso de la fuerza como medio de policía y la ausencia de responsabilidad derivada
de un actuar conforme a derecho.

La Policía Nacional la Institución presente de manera permanente en el medio social, considerada
de forma de contacto entre el ciudadano y el Estado. Esa presencia infinita hace que en el
desarrollo de su actividad conozca hechos y conductas que pueden poner en peligro la convivencia
democrática, no solo desde el ámbito de lo contravenciones, sino también desde la misma
actividad criminal.

los derechos fundamentales de las personas previa orden de autoridad judicial competente, salvo
que se hable del debido proceso penal, en el que evidentemente, como lo reza el Código de
Procedimiento, se requiere de unas formas precisas y bien definidas para que con ellas, la
afectación de la persona que se presume autor o partícipe de una conducta punible delictiva ,con
las garantías procesales mínimas para ser vencida en juicio, acepte un preacuerdo o los cargos
formulados en su contra.
La Constitución Política de Colombia promueve en su parte dogmática las bases de la convivencia,
en la que reconoce los derechos fundamentales y libertades públicas que deben ser garantizadas
por las autoridades. Por sí misma llama a los residentes en Colombia a promover los valores de
entendimiento bajo el aforismo de que se deben respetar los derechos ajenos y no abusar de los
propios, Es ahí donde entra a operar la interpretación de la Corte Constitucional, para encarar las
dos formas de derecho, sin que el uno invada al otro y sin que exista un rechazo en el momento de
apoyar el aparato jurisdiccional desde lo policial, obedeciendo a las facultades otorgadas, que sin
ser de la órbita penal, trazan la línea para el avance exitoso a la investigación criminal.
el personal uniformado de la Policía Nacional debe conocer, tanto los lineamientos básicos del
derecho de policía, como las minucias del derecho penal para obrar en consonancia con el debido
proceso que se extiende para la protección de los derechos y libertades.

Derecho constitucional cuya efectividad se demanda, la pretensión de la exigibilidad del ejercicio
positivo y diligente de las competencias legales atribuidas a las autoridades administrativas,
cuando su actuación se juzga indispensable para proteger el bien jurídico que tutela el derecho,
cuya omisión es susceptible de generar riesgos y peligros inminentes que la norma configuradora
del derecho ha querido precisamente prevenir o evitar”.
En este entorno la política de derechos humanos para la Policía Nacional de Colombia, define,
enmarca y establece los criterios generales de actuación en desarrollo de la función y la actividad
de policía, pretendiendo sentar bases de doctrina, para regular acertadamente y ajustado al
derecho, las actuaciones del ser policía en procura de cumplir su fin constitucional y legal: la
convivencia democrática.