Está en la página 1de 8

Blasfemia contra el Espíritu Santo

Blasfemia contra el Espíritu Santo Fredy Delgado

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

Blasfemia contra el Espíritu Santo

"Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. "(Mateo 12:31).

De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo.” (Marcos

3:28-30).

Que es una blasfemia? Esta es la principal pregunta que tenemos que hacernos…… El término blasfemia proviene del griego "blaptein", que significa injuriar, y"pheme", que significa reputación. También la blasfemia es una palabra o acto ofensivo en contra de cualquier persona o cosa respetable. ……. El término “blasfemia” generalmente puede ser definido como una “irreverencia desafiante.” Nosotros aplicaríamos el término a pecados tales como maldecir a Dios, o degradar deliberadamente las cosas concernientes a Dios. También lo es atribuir algún mal a Dios, o negar algún bien que deberíamos atribuirle a Él.

Este es el pecado imperdonable el cual se comete por expresión de la boca "… de la abundancia del corazón habla la boca." (Mateo 12:34), en este pasaje, nuestro señor Jesucristo hace claro que de la abundancia del corazón habla la boca.

Este pecado es cometido de una manifestación que sale del corazón atribuyendo a Satanás las obras y manifestaciones del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es Dios mismo, el Espíritu Santo es nuestro señor Jesucristo, según las Escrituras:

"Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención" (Efesios 4:30).

"Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad" (2 Corintios 3:17).

Al mismo Espíritu Santo se le llama también el Espíritu de Jehová, el Espíritu de Dios y el Espíritu de Cristo. Lo que le hacemos al Espíritu de Dios, se lo

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

hacemos a Dios mismo. Hoy en día vemos a creyentes decir y expresar que el nombre de Jehová es el nombre del demonio, es decir un Espíritu demoniaco que fue agregado a las Sagradas Escrituras por la Septuaginta (La traducción más primitiva del Antiguo Testamento).

Por ejemplo la escritura dice; »El espíritu de Jehová, el Señor, está sobre mí, porque me ha ungido Jehová. Me ha enviado a predicar buenas noticias a los pobres, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los prisionero s apertura de la cárcel” Isaías 61:1. Las personas que afirman que Jehova es el nombre del maligno. Aquí si usted lee esta escritura asi como esta, equivale decir según ellos que el Espiritu del maligno esta sobre el creyente o según la profecía en el hijo de Dios-

Indudablemente es una Blasfemia contra el Espíritu Santo y este es el pecado de muerte, por el cual no se debe de orar "Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida." (1 Juan 5:16). Muchas veces cometemos errores en esta vida, pero decir que el nombre de Jehova,Yahwéh , Adonai, Elohim, etc. Son nombres de demonio, esta es una gran blasfemia.

Sabemos y entendemos que Jehová es el nombre que le dan a Dios en algunas versiones de la Bíblia. El antiguo testamento fue escrito en un hebreo antiguo que no usaba vocales. El nombre de Dios se escribía con cuatro consonantes YHVH (en caracteres hebreos), las cuales se pronunciaban algo así como “Yavé” y aparece escrito en letras latinas como: “Yahveh”, “Yave” y “Yahwéh”. YHVH representan formas del verbo ser y quiere decir algo así como “Él quien será, es y fue”. Los judíos tienen un gran respeto al nombre de Dios. El tercer mandamiento dice “No usarás el nombre de Dios en vano”. Así que ellos no lo pronunciaban. En su lugar decían palabras como: Adonay (Señor Nuestro), Elohim (Dios de dioses), Shadday (El Señor de la montaña), Emmanuel (El señor entre nosotros), etc. Durante los siglos VI al X (d.C.) un grupo de eruditos judíos, conocidos como los masoretas, inventaron un sistema para poner vocales al antiguo idioma hebreo. A los masoretas se les ocurrió -para recordar al lector que no debería pronunciar el nombre de Dios - poner las vocales de Adonay (AOA) entre las consonantes YHVH. La primera A la cambiaron a E por razones fonéticas y la última Y no la incluyeron pues era considerada consonante. Así que combinaron YHVH y EOA lo cual dio

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

YEHOVAH, y después se transformó a Jehová cuando se tradujo al castellano. Todo creyente debe de saber que estos nombres dados a Dios en el Antiguo Testamento referente a cualquier traducción bíblica solo se refieren a Dios altísimo, eso es lo que tenemos en nuestra conciencia, porque el nombre divino de Dios jamás fue manifestado a nadie por nuestro Dios.

Todas estas personas se vuelven insensibles al Espíritu de Dios, no entienden por nada que están siendo influenciados para cometer este pecado de muerte. No entienden cada nombre dado a Dios en el Antiguo Testamento solo hacen referencia al Espíritu Santo de Dios. Esas personas incrédulas quienes intencionalmente difaman al Espíritu de Dios nunca serán los receptores de su poder regenerativo he irán siendo engañados y engañando a otros .

No podemos cambiar la Escritura antigua por la nueva, es decir si en el Antiguo Testamento describe a Dios con el nombre de Jehova, debemos leerlo tal como aparece. Solo debemos entender que en nuestra vida cristiana, pública y privada el nombre que es sobre todo nombres es Jesús y todo lo que hagamos sea de hecho o de palabra se debe hacer en el nombre de Jesús:

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvosHechos 4:12.

Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de élColosenses 3:17.

Recordemos que lo que está escrito en las escrituras antiguas debemos pronunciarlo como está escrito, ya que no podemos no cambiar una tilde:

No añadiréis nada a la palabra que yo os mando, ni quitaréis nada de ella,

para que guardéis los mandamientos del SEÑOR vuestro Dios que yo os

 

mando.

”… “

Cuidarás de hacer todo lo que te mando; nada le añadirás ni le

quitarás.

(Deuteronomio 4:2… 12:32).

 

No añadas a sus palabras, no sea que El te reprenda y seas hallado

mentiroso.

” (Proverbios 30:6).

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres” (Eclesiastés 3:14).

“Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque sea humano, una

“Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque sea humano, una

vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones.” Gálatas 3:16.

humanos: un pacto, aunque sea humano, una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones.”

y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su

parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.

(Apocalipsis 22:19).

No podemos cambias el nombre de Jehová del A.T por Jesús del N.T, no podemos decir ahora que el nombre de Jehová, es el nombre del demonio, este sería una gran blasfemia.

Blasfemar contra el Espíritu Santo es algo muy delicado ya que hacerlo nos traería graves consecuencias a nuestras vidas.

Recordemos que el “blasfemia contra el Espíritu Santo” en el Nuevo Testamento, es mencionado en las siguientes escrituras:

Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios. Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa. De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo.” (Marcos 3:22-30).

Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba. Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David? Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y s aquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama. Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espír itu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.(Mateo 12:22-32).

Los fariseos, a pesar de haber presenciado irrefutables pruebas de que Jesús realizaba milagros en el poder del Espíritu Santo, clamaban que el Señor estaba poseído por el demonio “Beelzebú” (Mateo 12:24).

Ahora, notemos que en Marcos 3:29-30, Jesús es muy específico acerca de lo que ellos cometieron exactamente: “la blasfemia contra el Espíritu Santo.”

La blasfemia tiene que ver con alguien acusando a Jesucristo de estar poseído por demonios, en lugar de estar lleno del Espíritu. Hay otras maneras de blasfemar contra el Espíritu Santo, pero esta fue “LA” blasfemia imperdonable.

Hoy en día podemos ver a Jesucristo realizando prodigios y milagros por medio de sus hijos, sus ministros, por medio de la fe en su nombre. No podemos atribuirle ese poder a Satanás en lugar de al Espíritu Santo.

El continuo rechazo a la persuasión del Espíritu Santo para confiar en Jesucristo es la blasfemia imperdonable. Recuerde que está escrito en Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” La única condición por la que alguien no tiene perdón es si ese alguien no está entre “todo aquel que en Él cree.” No creer que El Espíritu Santo es el Espíritu de Jesús, o no creer que él sea el Espíritu Santo es una gran blasfemia. No creer que Jesús vino en la carne es un pecado imperdonable.

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

"Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!" (Gálatas 4:6).

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él” (Romanos 8:9).

escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.” (1 Pedro 1:11).

Para concluir no podemos decir que los milagros provenientes del Espíritu Santo no son de cualquier deidad humana, esta sería una gran blasfemia contra Dios, el apóstol Pablo cuando estaba en Listra fue apedreado por hacer un gran milagro a un cojo de nacimiento, el fue usado por el Espíritu Santo, pero la multitud le dio la gloria de este gran milagro a sus dioses paganos: “ Y cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado. Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado, dijo a gran voz:

Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo. Entonces la gente, visto lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica:

Dioses bajo la semejanza de hombres han descendido a nosotros. Y a Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque éste era el que llevaba la palabra. Y el sacerdote de Júpiter, cuyo templo estaba frente a la ciudad, trajo toros y guirnaldas delante de las puertas, y juntamente con la muchedumbre quería ofrecer sacrificios. Cuando lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus ropas, y se lanzaron entre la multitud, dando voces y diciendo:

Varones, ¿por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay. En las edades pasadas él ha dejado a todas las gentes andar en sus propios caminos; si bien no se dejó a sí mismo sin testimonio, haciendo bien, dándonos lluvias del cielo y tiempos fructíferos, llenando de sustento y de alegría nuestros corazones. Y diciendo estas cosas, difícilmente lograron impedir que la multitud les ofreciese sacrificio. Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe.” Hechos 14:8-20.

Fredy Delgado

Blasfemia contra el Espíritu Santo

Cada palabra que salga de nuestra boca tiene que ser de edificación, no podemos dejarnos llevar por estas personas que se hacen llamar “cristianos” diciendo que el nombre de Jehova, Yave, Adonay, etc. Es el nombre de un demonio. No podemos hablar mal de los hermanos que tienen el Espiritu Santo de Dios, diciendo que tienen espíritus de demonio, cuidado, recuerde que cada creyente es templo del Espíritu Santo: "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?" (1 Corintios 3:16).

Dios les siga bendiciendo

Fredy Delgado Pastor y Teólogo

Fredy Delgado