Está en la página 1de 4

BODAS EN LA PARRQUIA DE LA SAGRADA FAMILIA DE

LA VILAVELLA
¿Habéis decidido casaros? ¡Felicidades!. Casarse para un cristiano es mucho mas
que un mero trámite. Es un sacramento, una acción del Señor que ayuda a los
esposos a entregarse de forma completa el uno al otro, con
generosidad, para que puedan vivir su
vocación de cristianos en la familia.

Precisamente por ser algo
tan grande y excelso, hay que
prepararlo bien. A continuación
se exponen algunos temas muy
concretos que has de tener en
cuenta.
1.- La fecha.

Nuestra parroquia es un un lugar
de muchas fiestas y celebraciones.
Esto hace que no siempre sea posible
escoger el día deseado. Hay fechas
además (por ejemplo Cuaresma,
Semana Santa…) en las que no se
celebran bodas. Conviene
también evitar días señalados
que
compliquen
el
funcionamiento de la vida parroquial. Así que pregunta con tiempo. Lo mejor es ir
con varias posibilidades en mente.
2.- Expediente Matrimonial.

A pesar de que vulgarmente se le conozca como “el papeleo” es de suma
importancia. La Iglesia tiene que asegurarse de que los contrayentes no tienen
impedimentos que hagan la boda imposible, y que dan este paso con total libertad.
Una de las maneras de hacerlo es con estos trámites administrativos.

¿Cuándo lo tengo que realizar? Entre seis y tres meses antes de la boda.
Pero no le dejes para el final. Aunque es relativamente sencillo de realizar, requiere
tiempo. Además pueden surgir complicaciones. Cuando mas se acerca la boda las
cosas se aceleran y en lo último que quieres tener en mente es esto. Piensa
también que ciertas fechas como Semana Santa o el verano hacen que se alargue
el proceso.

¿Dónde lo tengo que realizar?. En la parroquia
donde tienes el domicilio. Donde vives. A pesar que
seas del pueblo de toda la vida, si vives en tal ciudad
o tal otra tienes que dirigirte a tu parroquia actual. ¿Y
si uno de los contrayentes vive aquí y otro fuera?
Pues cada uno en su sitio. Después nos harán llegar
el expediente hasta nosotros.

¿Cómo? Pide hora en el despacho parroquial
con anterioridad.

¿Qué documentos hacen falta? De forma
general:
• Partida de bautismo. Tienes que pedirla donde
fuiste bautizado, en el caso de que sea en otra
diócesis tiene que estar compulsada por el
obispado de origen. Caduca a los seis meses.
No valen fotocopias. Si estas bautizado en esta
parroquia no tienes que pedirla.
• Fotocopia del DNI.
• Partida literal de nacimiento (en el registro civil o
en el ayuntamiento) o bien un a fotocopia del
libro de familia civil de vuestros padres de la hoja en la que estáis inscritos
vosotros.
• Un testigo (que no sea familia, que te conozca, que sea mayor de edad, que
traiga en DNI) o dos si realizas aquí solo la mitad del expediente. Estos
testigos no tienen porque ser los testigos de la boda.
• Certificado del cursillo prematrimonial, si lo habéis realizado en otro lugar.
• Pueden existir además algunas situaciones que requieran mas documentos.
Por ejemplo si uno de los contrayentes no es católico, si ha obtenido la
nulidad de su matrimonio canónico anterior, si ha habido matrimonio civil entre
los dos (o si ha obtenido una sentencia de divorcio), si es viudo, si es menor
de edad etc. etc. Preguntar sobre estos casos al sacerdote. También supone
un esfuerzo mas para los que sean de un país que no pertenece a la Unión
Europea. Para la Iglesia no hay extranjeros, sólo hijos de Dios, pero el
matrimonio canónico en España es automáticamente matrimonio civil, así que
hay que someterse a las exigencias guvernamentales en este tema.

Posteriormente, y con esta información, se realizarán las amonestaciones. Es
decir, se anunciará en el tablón de anuncios de la parroquia el próximo matrimonio
durante tres semanas.

3.- Los cursillos prematrimoniales.

Son unas pocas clases de
formación que tienen como objetivo
explicar y preparar a las parejas que
van a recibir el Sacramento del
matrimonio. Se tratan temas como el
significado del matrimonio católico, el
amor cristiano, la psicología masculina
y femenina, la vida en pareja, la
paternidad responsable y otros
aspectos. Nuestra parroquia es
pequeña, así que solo celebra
anualmente una tanda de cursillos.
Hay que hacer lo posible por acudir.
En caso de que no sea posible, habrá
que asistir a los que realice otra
parroquia cercana (Nules,
Castellón…). Lo mismo que con el
Expediente Matrimonial, no conviene
dejarlo para el final. Obvia decir que
tiene que realizarlo los dos miembros
de la pareja. Si vivís lejos, lo tenderéis
que realizar en vuestra parroquia mas
cercana y aportar después el certificado correspondiente.
4.- La celebración de la boda.

Cuando quede una semana para el día del enlace, hay que quedar con el
sacerdote para preparar la celebración. Si el sacerdote no va a ser el párroco del
lugar no hay ningún problema, pero hay que avisar con tiempo (para que el
matrimonio sea válido el párroco ha de delegar en el otro sacerdote o diácono).

En esa reunión se tocarán temas como qué lecturas se van a leer (una y el
salmo o dos dependiendo del día que sea, y las oraciones de los fieles) y se
ensayará el rito en sí. Se decidirá si la celebración del matrimonio se celebrará
dentro de una Misa o sin ella.

Para confesarse los contrayentes (y la familia) la parroquia dispone de un
horario de confesiones. En caso de que sea imposible acudir a esas horas se
buscará otro momento.

Las flores corren a cuenta de los novios. Recordad que mas no quiere decir
mejor. Si hay otra boda el mismo día u otra fiesta cerca se puede hablar con la otra
parte para dividir gastos.

Se ha de presentar, si lo hay, el programa de cantos o
musicales. En este tema se seguirán las normas litúrgicas
correspondientes. Te puede gustar mucho la música del
Señor de los Anillos o de Gladiator pero la celebración de un
sacramento no es el momento adecuado. Ya tendrás
tiempo en el banquete.

p i e z a s

El fotógrafo escogido por los contrayentes deberá
respetar el lugar y el carácter de la ceremonia, vestir
adecuadamente y no interferir. Mejor que hable con el
párroco antes.
5.- Después de la boda

A veces parece que hay una
costumbre de pasar a felicitar a los recién
casados al pie del altar y a los padres de estos.
No es el momento. Transforma la iglesia en una
especie de sala de fiestas que no es y se
pierden el silencio y el respeto debido. Cuando
acabe la celebración, que se realicen las fotos
necesarias al pie del altar y los invitados que no tengan que aparecer en ellas
salgan del templo.

Los nuevos esposos y los testigos de la boda (hacen falta dos) firmarán un
documento dando fe que la boda ha tenido lugar. Se le entregará al nuevo
matrimonio el libro de familia católica y los papeles que han de llevar al
ayuntamiento para que el matrimonio tenga efectos civiles.

Si se tira arroz (o garbanzos u otro objeto sólido) a la salida de los novios, que
sea con la puerta interior cerrada para que no entre en la Iglesia.

La Iglesia no “vende” los sacramentos, pero en este día de fiesta es bueno
dar una colaboración económica. Para ello y sufragar gastos, existen unos
aranceles puestos a nivel diocesano. No hay ningún problema si quieres ser mas
generoso todavía. Piensa en lo mucho que te vas a gastar, y lo poco que pide la
parroquia. El dinero se entregará en el despacho parroquial en horario de oficina.

Preparad vuestra celebración con cariño. Pero mas importante todavía es
prepararse uno mismo.