Está en la página 1de 3

Denuncias maquiavélicas

El presidente Álvaro Uribe dijo tener en su poder un documento que prueba


la participación indebida de gobiernos extranjeros en la política nacional. De
ser verdad, perdónenme la duda, es muy grave y de ser elucubraciones
presidenciales es más peligroso para Colombia. Estas afirmaciones y las
supuestas investigaciones que el mandatario atribuye al DAS, no se pueden
dejar en el vacio. Tienen que ser entregadas a las autoridades competentes y
más si se tiene en cuenta que solo faltan unas pocas horas para que
escojamos nuevo congreso. La democracia colombiana es lo suficientemente
madura como para que gobiernos extranjeros presionen por determinados
candidatos. La Constitución Nacional lo prohíbe y lo condena, así que solo
hace falta que Álvaro Uribe diga con claridad meridiana y en forma concreta
los nombres, circunstancias y lugares. Por haber salido de la boca del
presidente, la afirmación de la intervención extranjera no es admisible que
las cosas se queden en el aire para que sea usada como simple motivo de
especulación.

El director del Das ratificó lo dicho por el presidente y amplió que, “dos
campañas al Congreso y una a la Presidencia de la República estarían
recibiendo apoyo de otro país”. No las concretó. El mismo funcionario
argumentó que, “Se creó un equipo especial para avanzar en las
indagaciones. Hay muchas formas de apoyar una campaña, no sólo es un
tema de recursos. Por ejemplo, con apoyos logísticos. Pero todo se reduce a
un tema claramente definido: financiar e intervenir en un proceso político…”
Hasta este momento y fuera de las anteriores afirmaciones, todo es
ambigüedad, son simples palabras que se lleva el viento. A Uribe en sus 8
años de gobierno lo hemos escuchado haciendo infinidad de afirmaciones
muy graves que nunca concreta y mucho menos fueron llevadas ante las
autoridades competentes. Las deja ahí, en el ambiente, para que cada cual
especule como se le antoje.

La acusación la circunscribe a frases como que tiene en su poder un


documento que prueba cómo gobiernos extranjeros vetan a candidatos a la
Presidencia de Colombia y pretenden imponer a otros. “Un documento de
inteligencia que prueba que un Gobierno extranjero pretende imponer al
nuevo mandatario del país, en las elecciones del próximo 30 de mayo. En un
informe de inteligencia un Gobierno extranjero hace un análisis de las
diferentes candidaturas para vetar candidatos y para imponer candidatos, lo
que no se puede permitir. Condiciones para una distensión y de nuevo para
cursos de acción novedosos y con visión de mediano plazo pensados para
influir en el cambio de Colombia". Hasta ahí no dice más que especulaciones
y la apertura de espacios para hacerle propaganda velada a al candidato de
sus preferencias. Eso de denunciarlo ante la opinión publica esta bien, pero
hágalo con precisión y claridad absoluta, no con acertijos. ¿Quiénes, cómo,
cuándo, dónde, cuánto?

De nadie es desconocido que los mensajes que envía el partido de la U por


los medios de comunicación son tratando de relacionar esa colectividad con
la fuerza, el poder y “seguridad Democrática” estilo Uribe. Uribe habla
dentro de su habitual vaguedad de que, “La debilidad le abre el espacio al
terrorismo, le abre el espacio a la insolidaridad internacional en la lucha
contra el terrorismo, la debilidad abre el espacio para que lleguen Gobiernos
que afecten nuestras libertades”. Uribe de esta manera, parece que es parte
del plan publicitario del partido de la U. el presidente quiere abusivamente
señalar a la U como fuerte y los demás como débiles. Estamos de acuerdo
que nadie más que nosotros los colombianos podemos escoger nuestros
gobernantes y condenamos cualquier intervensión extranjera de torcer
nuestra voluntad. Eso esta muy mal, es inadmisible que, "Gobiernos
extranjeros veten a nuestros candidatos ni impongan candidatos a la
Presidencia de Colombia".

Igualmente, condenamos que el presidente de Colombia, quien debe, según


la ley guardar absoluto equilibrio, que entre a torcer la voluntad popular,
señalando a unos como buenos y a otros como malos. Uribe está obligado a
aclarar esa jerigonza de que “Si Colombia elige la debilidad disfrazada de que
son los buenos, esa debilidad es la que permite que se fortalezca de nuevo el
terrorismo, el que permite que estos gobiernos extranjeros le hagan daño a
nuestro país. Esa debilidad es la que permite que a Colombia vengan
gobiernos como aquellos que tienen en otras partes, que eliminan las
instituciones, afectan la iniciativa, coartan las libertades”. ¡Señor presidente,
sus denuncias son maquiavélicas y llenas de perversidad! Eso que está
haciendo no es correcto, confunde y engaña impunemente. Se le ven a sus
palabras, por encima una gran cantidad de odio venenoso. ¡Ud. no puede
hacer campaña por nadie, es inconstitucional, se ubicando fuera de la ley!
¡Aclare quienes son sus denunciados con nombre propio! ¡Sea varón!