Está en la página 1de 5

TEMA 2º: FUNCIONES DEL BANCO DE ESPAÑA Y DE

LAS ENTIDADES DE CRÉDITO.

1º) FUNCIONES DEL BANCO DE ESPAÑA.


El Banco de España al ser parte integrante del SEBC, está sometido a las disposiciones del
TUE y a los estatutos del propio SEBC. Por tanto, como parte integrante del SEBC, se ajustará a las
orientaciones e instrucciones emanadas del BCE, siendo uno de los objetivos principales mantener la
estabilidad de precios y el cumplimiento de las funciones que ejerce como miembro del SEBC,
atribuidas al mismo:
1. Definir y ejecutar la política monetaria de la UE, que fija la cantidad de dinero en circulación y el
tipo de interés, con el fin de alcanzar ciertos objetivos macroeconómicos, como la estabilidad de
los precios, crecimiento sostenido de la economía, etc.
2. Realizar las operaciones de cambios de divisas, velando por la cotización del euro con respecto a
otras divisas, como el dólar o el yen.
3. Participar en la posesión y gestión de las reservas oficiales de divisas de los Estados miembros,
necesarias para la constitución del BCE: 50.000 millones de euros, de los que España tuvo que
aportar 4.500 millones; así como para mantener la estabilidad cambiaria de la moneda. Además, en
el momento que se necesite, se pueden solicitar nuevas aportaciones. No obstante, el Gobierno
también puede poseer, gestionar, adquirir o vender al contado o a plazos todo tipo de activos, en
moneda extrajera o metales preciosos, así como efectuar cualquier tipo de transacciones bancarias
con entidades nacionales o extrajeras.
4. Promover el buen funcionamiento del sistema de pagos: al estar las operaciones de política
monetaria coordinadas por el BCE, se hizo necesario que los bancos centrales pudieran transferir
fondos de forma instantánea y libre dentro de la UE. Además, los bancos de la zona euro al poder
prestarse fondos entre sí, fue necesario crear un mercado de dinero europeo, para lo que se creo el
sistema “TARGET” (sistema de transferencia rápida de liquidación al por mayor, en tiempo real,
automatizado y transeuropeo), que fue diseñado como un sistema de liquidación y compensación
para los grandes pagos del SEBC. Por ej., si un banco español tiene exceso de liquidez y está
dispuesto a prestarla a determinado plazo, trasladará esta orden al Banco de España, donde tiene
una cuenta abierta en euros. Dicha orden es cursada a través del sistema TARGET, llegando al
BCE, donde se casará con otra orden de sentido contrario, introducida por otro banco; por ej., uno
alemán que habrá dado esta orden a través del Bundesbank.
5. Las demás funciones que se deriven de su condición de parte integrante del SEBC.

Además, el Banco de España ejerce las siguientes funciones:


1. Supervisar la solvencia, actuación y cumplimiento de la normativa de las entidades y mercados que
le sean encomendados:
a. Autorizando el registro de las entidades que quieran ejercer como entidades de crédito.
b. Estableciendo la normativa contable a la que deben someterse las entidades de crédito.
c. Custodiando el coeficiente de caja de las entidades financieras.
d. Ejerciendo el control e inspeccionando a las entidades de crédito españolas, ya estén
establecidas en España o en países de la zona euro.
2. Poseer y gestionar las reservas de divisas y metales preciosos no transferidas al BCE.
3. Promover el buen funcionamiento y estabilidad del sistema financiero y de los sistemas de pagos
nacionales.
4. Poner en circulación la moneda metálica y desempeñar, por cuenta del Estado, las demás funciones
que se le encomienden respecto a la misma.
5. Prestar los servicios de tesorería y agente financiero de la Deuda Pública: el Banco de España
prestará al Tesoro y a las CC.AA. que lo soliciten apoyo técnico en la emisión, gestión y
amortización de la Deuda Pública.
6. Asesorar al Gobierno, así como realizar los informes y estudios que resulten procedentes.
Productos e servicios financeiros e de seguros - 1 de 5 - Tema 2º
7. Elaborar las estadísticas relacionadas con sus funciones y asistir al BCE en la recopilación de la
información estadística necesaria para el cumplimiento de las funciones del SEBC.
8. Central de información de riesgos: elabora con los datos recibidos mensualmente de las entidades
financieras, una estadística general de desarrollo crediticio, para comunicar a las entidades de crédito
aquellos casos de prestatarios que puedan presentar un riesgo excepcional.
9. Central de Balances: del sector de empresas no financieras, para conocer los distintos sectores y
ofrecer información agregada a la administración para el diseño de su política económica y a
empresas para hacer análisis comparativos con el fin de mejorar su gestión.
Por lo que respecta al derecho de autorizar la emisión de billetes, el Banco de España ha
perdido esta función, que queda reservada al BCE, que incluso puede contratar los servicios de
cualquier empresa para acuñarla, por lo que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre también ha
perdido el monopolio de la fabricación de billetes.

2º) EL INSTITUTO DE CRÉDITO OFICIAL.


El ICO es una entidad pública empresarial, adscrita al MEH, a través de la Secretaría de Estado
de Economía, que tiene naturaleza jurídica de entidad de crédito y consideración de Agencia
Financiera del Estado, con personalidad jurídica, patrimonio y tesorería propias, así como autonomía
de gestión para el cumplimiento de sus fines.
Desde la reestructuración de la banca pública en 1991, el ICO se desmarcó del resto de bancos
públicos para convertirse en una Agencia Financiera del Estado. El resto de la banca pública (Caja
Postal, Banco Exterior, Banco de Crédito Local, etc.) fue agrupada en la “Corporación Bancaria
Española, S.A.”, cuyo nombre comercial era “ARGENTARIA”, que, tras sucesivas ventas a
particulares de parte de su capital, finalmente sería vendida al Banco Bilbao Vizcaya, (actualmente
BBVA). Por tanto, el ICO, creado en 1971 es la única institución pública financiera que todavía se
mantiene como tal.
El ICO trabaja por el crecimiento y la mejora de la distribución de la riqueza nacional y, con su
acción crediticia, fomenta las actividades económicas que, por su trascendencia social, cultural,
innovadora o ecológica, merezcan su atención prioritaria. Estos objetivos son llevados a cabo por el
ICO en su doble función de Entidad de Crédito Especializada y Agencia Financiera del Estado:
1. Como Entidad de Crédito Especializada: financia a medio y largo plazo las inversiones productivas
de las empresas establecidas en España o de empresas españolas que se establezcan en el exterior.
En esta faceta, el ICO actúa de dos formas:
a. Líneas de mediación: el ICO median ante los bancos y cajas de ahorros para la concesión
de créditos en las mejores condiciones posibles.
b. Operaciones directas: las empresas solicitan la financiación directamente en el ICO.
Las principales actuaciones del ICO destinadas al crecimiento y a la mejora de la distribución de la
riqueza nacional y, en especial, de aquellas que por la trascendencia social, cultural, innovadora o
ecológica merezcan su fomento, a través de las dos formas señaladas, están:
1) Impulsar las inversiones de las pymes.
2) Apoyar el desarrollo de grandes proyectos de inversión (más de 6.000 000 €).
3) Facilitar la innovación tecnológica.
4) Apoyar las energías renovables, la eficiencia energética y las políticas de mejora del medio
ambiente.
5) Potenciar la industria cinematográfica española.
6) Promover la vivienda en alquiler y la urbanización de suelo.

2. Como Agencia Financiera del Estado: financia, por indicación expresa del Gobierno, a los afectados
por situaciones de graves crisis económicas, catástrofes naturales u otros supuestos semejantes. En
estos casos, el ICO actúa previa dotación de fondos públicos y/o mediante compensación de
diferenciales de tipos de interés. Asimismo, el ICO gestiona los instrumentos de financiación oficial
al desarrollo (a través de los Fondos de Ayuda al Desarrollo, FAD) y a la exportación (mediante el
Contrato de Ajuste Recíproco de Intereses (CARI). Los FAD son fondos suministrados por agencias
oficiales a países en vías de desarrollo para promover el bienestar económico y en unas condiciones
Productos e servicios financeiros e de seguros - 2 de 5 - Tema 2º
más blandas que las aplicadas en la financiación a los países desarrollados. El CARI es un
mecanismo mediante el cual el ICO financia la diferencia entre el coste de los recursos y el tipo de
interés aplicado a la exportación, cobrando además un margen porcentual por cada año que dure la
operación.
Como entidad financiera pública, el ICO desarrolla su actividad de acuerdo al principio de
equilibrio financiero. Colabora con el resto de entidades financieras y atiende las necesidades de
financiación que el sistema privado no cubre o lo hace parcialmente.

3º) FUNCIONES DE LA BANCA PRIVADA.


3-1) Introducción.
Los bancos son sociedades anónimas, constituidas por fundación simultánea (con un capital
mínimo de 3.000 millones de Ptas., totalmente desembolsado), que se dedican de forma habitual y con
ánimo de lucro a recibir depósitos de sus clientes y aplicarlos por su cuenta a operaciones activas de
crédito y otras inversiones, así como a la prestación de servicios a su clientela. La ley exige que
cuenten con un consejo de administración formado por no menos de 5 miembros, todos ellos personas
de reconocida honorabilidad comercial y profesional, debiendo poseer, al menos la mayoría,
conocimientos y experiencia adecuados para ejercer sus funciones.
Corresponde al MEH, previo informe del Banco de España, autorizar la creación de bancos.
Una vez recibida la autorización, tras su constitución e inscripción en el Registro Mercantil, deberán
quedar inscritos en el Registro Especial del Banco de España.

3-2) Funciones de la banca privada.


La banca realiza muy diversas operaciones, que podemos clasificar en 3 grandes categorías:

1º) Operaciones pasivas o de captación de recursos:


Las operaciones pasivas permiten a los bancos captar recursos de dos clases: propios
(constituidos por las aportaciones directas de sus accionistas y por sus beneficios no distribuidos), y
ajenos. Los recursos ajenos, que sin lugar a dudas son su principal fuente de recursos, los podemos
clasificar en:
1. Créditos del Banco de España: con cargo a los coeficientes de caja, mediante certificados de
depósitos, etc.
2. Operaciones interbancarias: préstamos de otras entidades bancarias. No obstante, también puede
ser una operación activa, cuando el banco es el que realiza el préstamo.
3. Acreedores en euros ordinarios: constituyen sin duda la partida más relevante de los recursos
ajenos, y comprenden las siguientes fórmulas de captación de pasivos:
1) Cuentas corrientes o depósitos a la vista: el titular puede retirar, incrementar o disminuir
cuando quiera los fondos depositados, e incluso tener descubiertos.
2) Cuentas de ahorro ordinario: instrumentadas en libretas de ahorro, pudiendo su titular realizar
las mismas operaciones que si tuviera una c/c, salvo la movilidad de los fondos con cheques y
los descubiertos.
3) Depósitos o imposiciones a plazo fijo: la característica de estos productos es que no se puede
disponer de los saldos depositados hasta que se cumple el plazo pactado, por ésta razón se
retribuyen a un tipo de interés más atractivo.
4) Certificados de depósito: son documentos (no libretas) acreditativas de imposiciones a plazo,
emitidas por la entidad bancaria y transmisibles por endoso.
5) Cuentas de ahorro vinculado: cuenta de ahorro de vivienda, bursátil, seguro, etc. Su función es
fomentar los depósitos a plazo fijo, con la posibilidad de su transmisión mediante endoso, con
la obligación de rembolsar su nominal al vencimiento.
4. Cuentas de residentes en euros o en divisas, abiertas en oficinas que operan en el extranjero.
5. Cuentas en euros o en divisas a nombre de no residentes en oficinas operantes en España.
6. Planes de pensiones: modalidad de ahorro consistente en aportaciones periódicas de capital que, a
través de la formación de un patrimonio común (denominados fondos de pensiones) conduce a la
percepción de rendimientos a l/p, bien de una sola vez (capital), bien como renta vitalicia o
Productos e servicios financeiros e de seguros - 3 de 5 - Tema 2º
temporal (renta), bien como combinación de ambas (capital-renta).

2º) Operaciones activas:


Los bancos, además de mantener fondos en efectivo o en depósito en el Banco Central, también
conceden financiación al sector privado, y adquieren valores mobiliarios, incluida la Deuda Pública.
Entre estas operaciones podemos destacar:
1. Préstamos: el contrato de préstamo es aquel en el que la entidad financiera entrega al cliente una
cantidad de dinero, obligándose éste al cabo de un plazo establecido a restituir dicha cantidad más
los intereses pactados. Existen diversas modalidades de crédito: a interés fijo o variable; a corto,
medio o largo plazo; concedido a un ente público o privado; como único prestamista o sindicado;
etc.
2. Créditos: con el contrato de crédito la entidad financiera se obliga a poner a disposición del cliente
fondos hasta un límite determinado y durante un plazo de tiempo prefijado, percibiéndose
periódicamente los intereses sobre las cantidades efectivamente dispuestas por el cliente,
movimientos que se irán reflejando en una cuenta.
3. Descubiertos en cuentas corrientes: cuando empresas y particulares disponen de una cantidad de
fondos superior al saldo existente en su c/c. Los intereses son muy altos.
4. Descuento comercial: anticipo del importe de los efectos comerciales, cobrando una cantidad en
concepto de intereses que dependerá del tiempo que medie desde el descuento hasta el vencimiento
de los efectos.
5. Descuento financiero: concesión de préstamos documentados en letras de cambio.
6. Concesión de avales y otras garantías: son afianzamientos que el banco presta a sus clientes,
adquiriendo compromisos de éstos. Es el caso de los créditos documentados, los avales y
garantías para adquirir a crédito bienes de equipo, existencias, etc.

3º) Operaciones de servicio a su clientela:


Las operaciones de servicios son actividades muy numerosas y, heterogéneas (algunas se podrían
clasificar de financieras) que los bancos realizan para su clientela. Se pueden clasificar en:
1. Servicios de tesorería: tanto de caja (cobros y pagos) como de compensación, domiciliaciones
(recibos, tasas, etc.) y transferencias de efectivo.
2. Otros servicios financieros: como operaciones de leasing, seguros variados y planes de pensiones,
entre otros.
3. Informes a la clientela: sobre operaciones de inversión, informes comerciales, etc.
4. Asesoramiento: en ámbitos muy diversos, (jurídicos, financieros, etc.).
5. Servicios vinculados a valores mobiliarios: suscripción, operaciones de depósito y administración
de títulos, operaciones de bolsa, etc.; así como la colocación de emisiones de acciones y títulos de
renta fija de empresas.
6. Gestión de cobro y aceptación de efectos y certificaciones.
7. Compraventa de moneda extrajera.
8. Otros servicios: cajeros automáticos, tarjetas de crédito y de débito, cheques (bancarios, de viaje,
etc.), buzones permanentes de ingresos, pago de nóminas, alquiler de cajas de seguridad, servicios
de ventas por correo de numerosos productos financieros y no financieros, servicios de banca
personal por Internet, etc.

4º) LAS CAJAS DE AHORRO.


A diferencia de los bancos, las cajas de ahorros son entidades sin ánimo de lucro, cuyos
beneficios, una vez constituidas las correspondientes reservas y provisiones han de ser destinados a
actividades caracterizadas como benéfico-sociales.
Uno de los rasgos más destacables de la evolución del SFE en los últimos años ha sido,
precisamente, la progresiva convergencia operativa entre bancos y cajas de ahorro, liberando a estas
últimas de las restricciones a que estaban sometidas. Ambos tipos de instituciones, a su vez, se han
ido aproximando a un modelo de “banca universal”, perdiendo relevancia las diferenciaciones en otro
tiempo existentes en el sistema bancario español por razón del tipo de negocio u operaciones
Productos e servicios financeiros e de seguros - 4 de 5 - Tema 2º
dominantes. Es decir, dos tipos de instituciones de origen bien distinto, (capitalista la banca y
benéfico-social las cajas de ahorro), compiten hoy prácticamente en las mismas condiciones por el
mercado financiero español.
Por lo que se refiere a la actividad de las cajas de ahorro, sus operaciones activas, pasivas y de
servicios a sus clientes, pueden clasificarse de la misma forma que para la banca. Dado que pueden
realizar las mismas operaciones que ésta, con la salvedad de que carecen de capital (sustituido por un
fondo de dotación fundacional), que han de realizar obras benéfico-sociales y de que pueden emitir
cuotas participativas. En todo caso podemos señalar algunas diferencias en sus respectivas
actuaciones:
1. Desde la perspectiva de sus operaciones pasivas: mayor importancia de las cajas de los depósitos
de ahorro y de los depósitos a plazo y menor de los depósitos a la vista, los recursos propios y la
financiación recibida del Banco de España y el sector exterior.
2. Desde el punto de vista de sus operaciones activas: menor importancia de las cajas en la
financiación de actividades productivas y mayor la concedida a personas físicas y al SP.

5º) LAS COOPERATIVAS DE CRÉDITO.


Las cooperativas de crédito, que constituyen el grupo menos importante de las entidades de
depósito, son instituciones de carácter cooperativo, que tienen por objeto social servir las necesidades
financieras de sus socios y de terceros. Por tanto, dependen del Ministerio de Trabajo y SS y, en su
caso de la correspondiente CC.AA., estando sometidas a la Ley General de Cooperativas de abril de
1987. Pero como instituciones financieras dependen del MEH a través del Banco de España, estando
reguladas por una ley específica (Ley 13/89).
En general, las cooperativas de crédito pueden captar depósitos de terceros y realizar con ellos
y con sus socios todo tipo de operaciones activas y pasivas, aunque deben atender preferentemente las
necesidades financieras de sus socios. Además, el conjunto de sus operaciones activas con terceros no
puede alcanzar el 50% de los recursos totales de la entidad. El resultado deberá aplicarse a cubrir
pérdidas de ejercicios anteriores. De no haberlas se distribuirá: el 50% al Fondo de Reserva
obligatorio, el 10% al Fondo de Educación y Promoción y el resto se podrá repartir entre los socios o
destinarlo al Fondo de Reserva voluntario. También deben mantener un coeficiente de caja
depositado en el Banco de España.
Las cooperativas de crédito se clasifican en Cajas Rurales o Cooperativas de Crédito Agrícola
(promovidas por cooperativas agrícolas y sociedades agrarias y solo pueden financiar actividades del
sector primario) y Cooperativas de Crédito Profesionales y Populares. Las más numerosas son las
primeras. Ambos grupos pueden adquirir la categoría de cooperativas de crédito calificadas, que
concede el Banco de España, y que les permite emitir certificados de depósito, acceder al crédito del
Banco de España, a la distribución del crédito oficial, etc. Para ello deben tener, como mínimo, 5 años
de actividad financiera y mantener unos recursos propios superiores al 8% de sus activos totales
ponderados. Por tanto, las cooperativas de crédito van a poder realizar las mismas operaciones
activas, pasivas y de servicios que se permiten al resto de entidades financieras, con el límite de que
deben atender preferentemente las necesidades financieras de sus socios y que el conjunto de las
operaciones activas con terceros no superen el 50% de sus recursos totales.

Productos e servicios financeiros e de seguros - 5 de 5 - Tema 2º