Está en la página 1de 4

TEMA 1º: EL DINERO: EVOLUCIÓN HISTÓRICA.

1º) ¿QUÉ ES EL DINERO?


En las sociedades primitivas, cuando se deseaba cambiar un bien por otro (por ej.,
carne por pescado), era necesario que se diesen tres circunstancias:
1. Primero, que las personas que poseían dichos bienes tuviesen la voluntad de realizar
el intercambio. Es decir, que ambos tuviesen la necesidad de adquirir el producto
que la otra parte ofrecía a cambio del suyo (carne uno y pescado el otro).
2. En segundo lugar, que ambas personas se pusiesen directamente en contacto, ante
la inexistencia de un lugar específico donde intercambiar los bienes o un mercado
donde poder adquirirlos a través de un intermediario.
3. Finalmente, alcanzar un acuerdo sobre el precio de los bienes, es decir, determinar
las cantidades de cada bien que ambos estaban dispuestos a intercambiarse.
Si bien es cierto que en dichas sociedades no existían muchas necesidades (aparte de la
alimentación, el vestido, la procura de un lugar donde cobijarse, etc.), esta forma primitiva de
“comercio” únicamente fue posible en la medida en que las necesidades de los individuos
eran muy reducidas y estos se autoabastecían en buena medida de los bienes que
necesitaban para cubrir dichas necesidades. Los intercambios, por tanto, se limitaban a los
bienes de primera necesidad (sobre todo alimentos), que se cambiaban unos por otros.
Esta forma de intercambio primitivo se denominaba trueque.

Con la especialización de las personas en aquellas tareas que mejor dominaban, en


número y variedad de productos que se obtienen aumentan: productos de alfarería, aperos
de labranza, armas de caza y guerra, vestimenta, materiales de construcción, objetos de
adorno, etc. Fruto de este incremento en el número de productos y de la especialización
son cada vez más las personas que van dependiendo de los intercambios para procurarse
aquellas cosas que necesitan.
Para esos intercambios, en las primeras fases de la historia, aún se recurría al
trueque. Cada uno debía llevar al “mercado” sus productos e intentar cambiarlos por otros
que deseaba. El inconveniente de esta forma de intercambio es que no siempre el que
poseía lo que unos deseaban, deseaba a su vez el bien o bienes que otros tenían para
realizar el trueque. Por ejemplo, si una persona era un artesano especializado en la
elaboración de calzado y deseaba conseguir unas pieles, podría ocurrir que el cazador
propietario de las pieles no desease zapatos, sino aperos o armas para la caza. La solución
era encontrar a un artesano especializado en la elaboración de dichas armas, cambiárselas

Productos financieros 1 Tema 1º: El dinero


por calzado y volver junto al cazador para realizar el intercambio de las mismas por pieles.
Se trataba, por tanto, de una tarea complicada que, de hecho, constituye el principal
problema del trueque: es necesaria la doble coincidencia de intereses o necesidades de los
que intercambian bienes entre sí.
Nadie sabe con precisión cómo apareció el dinero en la historia de la humanidad,
aunque sus orígenes hay que buscarlos en el sistema primitivo de trueque que ya existían
varios milenios antes de nuestra era. Así, el dinero surge, precisamente, como un medio de
facilitar los intercambios entre las personas. Pero el paso del trueque a las familiares
monedas y billetes actuales no fue automático, sino que se da un proceso histórico con
formas intermedias de dinero que veremos a continuación. Antes de que estos billetes y
monedas fuesen la forma habitual de dinero, una buena cantidad de los más variados
objetos cumplieron con la principal misión del dinero: facilitar el comercio y el intercambio.
Uno de esos objetos fue el ganado (sobre todo en aquellas sociedades de carácter ganadero
y agrícola), las conchas (en ciertas áreas del Pacífico), la sal, el pescado seco o ahumado,
las pieles, etc. Es decir, la unidad de trueque elegida era inevitablemente un artículo
importante en la vida económica de la comunidad de que se tratase. Pero, finalmente,
serían los metales preciosos (oro y plato sobre todo), los que con el tiempo se acabarían
imponiendo como unidad de cambio. Esto se debe al hecho de que sus características
físicas y económicas son las que más se aproximan, como veremos más adelante, a
satisfacer las necesidades de un sistema monetario práctico mejor que cualquier otro
artículo.
Todos estos objetos cumplían en mayor o menor medida varios requisitos que debe
cumplir el dinero para ser considerado como tal, sobre todo, el oro y la plata. Cuanto mayor
sea el grado de cumplimiento de los mismos, mejor podrá atender a sus funciones. Así,
aquello que tratemos de usar como dinero debe ser:
1. Duradero: la gente no está dispuesta a aceptar como pago de un bien o servicio algo que
pierda su valor en poco tiempo o que sea muy perecedero.
2. Fácilmente transportable: cuando la gente tiene que hacer pagos de cierta magnitud el
medio de pago debe ser ligero en relación a su valor. En caso contrario, podría llegar a
ser totalmente inmanejable.
3. Divisible: si nuestro deseo es hacer un pago por una cosa de pequeño valor, debemos
poder dividir el valor de aquella otra cosa que utilicemos como dinero. Si utilizásemos
como dinero una vaca, el mínimo que tendríamos que comprar sería algo que valiese,
por lo menos, tanto como una vaca. Es decir, cosas de menor valor no las podríamos
comprar.

Productos financieros 2 Tema 1º: El dinero


4. Homogéneo: todas las unidades de aquello que utilicemos como dinero deben ser
iguales. Volviendo al caso de la vaca, no es lo mismo entregar como pago un animal
viejo que un animal nuevo, o uno bien cuidado que uno famélico.
5. Limitado: no se puede utilizar como dinero un bien que no se encuentre a disposición de
cualquiera en cantidades ilimitadas, ya que cualquier persona podría conseguir bienes y
servicios sin hacer ningún esfuerzo a cambio. Así, en teoría, cuando una persona
dispone de dinero es porque previamente ha producido algún bien o prestó algún
servicio.
Estas características hicieron que los metales preciosos se utilizasen como dinero, al
poseerlas en un grado elevado. Y no sólo en las primeras etapas de la historia de la
humanidad, sino también hasta muy recientemente. Todavía hoy, poseer oro o plata es
sinónimo de tener un patrimonio o una riqueza de cierta magnitud, debido al valor intrínseco
de los mismos, es decir, que además de ser utilizada como moneda de cambio (valor
extrínseco), poseen un valor por sí mismos (valor intrínseco).
Actualmente, las circunstancias han variado mucho, y el dinero es fiduciario, es decir,
sin valor intrínseco, lo que hace variar sus características instrumentales, permaneciendo
inalterable su función. Así pues, lo menos importante del dinero es, precisamente, su valor
intrínseco. La característica principal del dinero es que crea una capacidad general de
compra. De esta forma, el dinero es un artificio, un convencinalismo social: se acepta
porque es generalmente aceptado (valor extrínseco).

2º) EL FUNCIONAMIENTO DE UNA ECONOMÍA DE MERCADO.


El funcionamiento de una economía de mercado, como es el caso de la economía
española, descansa sobre un conjunto de mercados donde se intercambian bienes y
servicios, así como los factores productivos.
Así, podemos definir el concepto de “mercado” como toda institución social en la que
los bienes y los servicios, así como los factores productivos, se intercambian libremente.
Ejemplos de mercados serían: las Bolsas de Valores, donde se produce la compraventa de
valores negociables; los mercados que se forman en las distintas plazas de abastos, en los
que se produce la compraventa de alimentos y otros productos; el mercado de alquiler de
pisos, el de alquiler de automóviles, etc.
En cualquier caso, lo esencial en todo mercado es que los compradores y
vendedores de un bien, servicio o factor productivo entren en contacto libremente para
comerciarlo. Siempre que se dé esta circunstancia podemos decir que estamos ante un
“mercado”.

Productos financieros 3 Tema 1º: El dinero


3º) EL DINERO Y LOS PRECIOS EN EL MERCADO.
En los mercados, los intercambios de bienes, servicios y factores productivos son
indirectos: un bien no se intercambia por otro bien, sino que se intercambia por dinero, el
cual se cambia después por otro u otros bienes. Lo mismo sucede si en vez de bienes
fuesen servicios o factores productivos. Por tanto, en el mercado se produce una
doble corriente o doble flujo: uno real, formado por bienes, servicios y factores productivos, y
otro monetario formado por el precio en dinero de los anteriores bienes, servicios o factores.
Esquemáticamente:

EMPRESAS

Salarios, Trabajo
Gastos rentas, tierra y
Bienes y intereses y capital
servicios beneficios

ECONOMÍAS DOMÉSTICAS

En los mercados, tanto demandantes como oferentes se ponen de acuerdo sobre el


precio de un bien (o servicio o factor productivo) de forma que se producirá el intercambio de
cantidades predeterminadas de ese bien por una cantidad de dinero también
predeterminada. Esta relación de cambio de un bien por dinero es lo que se denomina
como PRECIO DEL BIEN, esto es, el número de unidades monetarias necesarias para poder
obtener una unidad del bien.

4º) CLASES O TIPOS DE DINERO.

Productos financieros 4 Tema 1º: El dinero