La Gracia de Dio-s Reconsiderada. Parte2.

Centro de Estudios Fe Bíblica.
G.Corpus

La Gracia de Dio-s Reconsiderada. 2da Parte.
Qué encontramos a lo largo de nuestro primer estudio?
En la primera parte vimos que existen 2 expresiones en hebreo con sus respectivas palabras
equivalentes en griego, traducidas comúnmente como “gracia”.

Así, concluimos diciendo que en cada lugar en donde la palabra “gracia” aparece (jaris) en el
llamado NT, debe ser entendida como belleza, valor inapreciable, etc. y en cada lugar donde la
palabra “misericordia” (eleos) aparece, deber ser entendida como “gracia”-en un momento dado.
Lo que se tiene, es que “gracia” en el llamado NT esta incorrectamente haciendo el trabajo de
jesed/eleos o misericordia.
En lugar de esto, debería estar haciendo el trabajo de jen/jaris, que significa preciosura, belleza, etc.
Introducción_2ª Parte.
La “gracia” ha sido denominada y enseñada en el cristianismo romano como “favor inmerecido”,
“favor sin mérito” o “gracia inmerecida” de parte de Dio-s.
Sin embargo, basado en este sentido (erróneo) de la gracia, todo el mundo entonces es merecedor
de recibir el favor de Dio-s, sin dejar lugar para el cambio personal y el arrepentimiento.
Es realmente la gracia de Dio-s “favor inmerecido”, “favor sin mérito” o “gracia inmerecida”??
Entonces, no se requiere que el pecador haga algo para recibir el “favor de Dio-s”?
Por “gracia” Dio-s salva a los pecadores, sin méritos o inmerecidamente?
Si todos hemos pecado y literalmente somos “sin méritos” y si la gracia salva y significa
“inmerecida”, entonces Dio-s estaría obligado a salvar a todos los pecadores sin excepción.
En la frase “favor inmerecido de Dio-s”, hay “favor” o misericordia entonces por pecar?
Qué no es el “favor” dado sin merecerlo? Está Dio-s favoreciendo entonces el pecado?

De la definición de “mérito”, tenemos:
Mérito: cualidades o acciones que constituyen la base para pagos o recompensas.
Basado en la definición, entonces no se requiere ninguna cualidad o acción para recibir el favor de
Dio-s?
En el estricto apego a la definición, uno no puede-honestamente, dejar de lado la palabra "mérito"
como no aplicable para el favor o misericordia de Dio-s.
Vemos entonces, que hay algunas palabras claves en la Biblia a las que se les han dado
definiciones equivocadas, aunque las definiciones son ampliamente aceptadas. Tales definiciones
equivocadas, crean mucha confusión y conducen a una fe débil.

La palabra “inmerecida (o)”.
Centrémonos ahora en la palabra “inmerecida (o)”.
Primero que nada, dos o más tal vez se sorprendan al saber que aún la palabra “inmerecida (o)”,

no es mencionada ni aludida en las en las Escrituras!!
La verdad de las cosas, es que la Escritura no soporta la enseñanza de que “gracia” significa
“inmerecida (o)”, porque no la incluye.
Como mínimo, la palabra inmerecida (o), no aparece en los documentos en griego.
Testimonio de Concordancias, Diccionarios y Enciclopedias.
Al definir la palabra “gracia” usada en la biblia, no hay diccionario investigado que use la palabra
“inmerecida (o)”, excepto en su exposición teológica.

Interesantemente, tenemos que quienes usan el término “favor inmerecido” o “gracia inmerecida”,
es la teología cristiana-romana.
De hecho, miren lo que dice este artículo bajo el título “El verdadero significado de gracia”:

Traducción:
“Gracia” deriva del griego jaris. El griego secular, jaris estaba relacionada con jairo, “regocijarse”.
Ya en los tiempos de Homero, denotaba “dulzura” o “atractivo”. Llegó a significar “favor”, “buena
voluntad” y “benevolencia”- especialmente otorgado por un superior a un inferior.
En el NT, “gracia” (156 veces) toma un especial sentido redentor, en el cual Dios hace disponible su “favor”
a los pecadores, quienes en realidad no lo merecen.

Cómo es que casi por arte de magia, de “dulzura” o “atractivo”, jaris tomó este “especial sentido
redentor”?
Esto es, cómo de significar dulzura, atractivo, belleza, jaris llegó a significar “favor sin mérito o
favor inmerecido”?
Fue el sentido “teológico” lo que los traductores vertieron en la traducción misma.
Esto es, los traductores dependiendo de su trasfondo teológico, tradujeron jen y jaris como
“gracia”- en el sentido de “favor sin mérito” o “misericordia sin mérito”, en lugar de “dulzura”,
“belleza” o “atractivo”.
Recordemos las palabras del académico Jeff A. Benner del Centro de Investigaciones de Hebreo
Antiguo:
La mayoría de los teólogos definen la "gracia" como " favor inmerecido." Pero hay que tener cuidado de no
interponer una tendencia teológica en el texto…
Notemos también, que nunca los diccionarios griegos Thayer ni Strong, usan “inmerecido” o “sin
mérito” para jaris en sus definiciones.
Así, autoridades en griego están de acuerdo que “gracia” (jaris), puede significar amabilidad,
aceptación, placer, liberalidad, belleza, pero No “inmerecida”.
Como ya dijimos, la palabra “inmerecida”, no es mencionada ni aparece en la biblia!!!!
A comienzo de los 60’s, muchos predicadores comenzaron a poner más énfasis en el rol de la gracia en la
salvación, en lugar de enfocarse exclusivamente en implementar todos los mandamientos del NT y sus
ejemplos. Esto no fue enteramente un nuevo enfoque, ya que otros habían activamente “afirmado una
teología de libre e inmerecida gracia”, pero representa un cambio de énfasis con la gracia convirtiéndose en
“un tema que definiría cada vez más esta tradición”.

[http://en.wikipedia.org/wiki/Churches_of_Christ].

Tristemente, en la definición de “gracia inmerecida”, el cristianismo romano se centra más en la
palabra “inmerecida”, en lugar de lo que “gracia” realmente significa.

Origen de la doctrina.
Cómo se le “colgó” el modificador “inmerecida (o)” o “sin mérito” a la palabra “gracia”?
Todo parece indicar, que el origen se remonta a los tiempos de la reforma protestante, en el que las
indulgencias eran requeridas para escapar del tormento del purgatorio.
“Tan pronto como la moneda suena en el cofre, el alma a la vez entra en el cielo.” Tetzel- vendedor de
indulgencias de parte del Papa.
Los católicos europeos de la Edad Media fueron obligados a pagar dinero de indulgencias para
que pudieran escapar del tormento del purgatorio. En realidad, era para pagar la reconstrucción
de la Basílica de San Pedro en Roma.
Martin Lutero pensó que el dinero debía ir a los pobres campesinos en lugar de quitarles. La
solución de Lutero fue bien recibida por los que lo oyeron en Alemania. Las congregaciones
estaban listas para liberarse de la deuda de pagar indulgencias. ¿Querían también un viaje gratis
al Cielo? Esto es, tenía otra motivación Lutero o fue malinterpretado por los que vinieron
después?
¿Qué sería más popular: pagar dinero por la liberación del castigo por los pecados o creer en una
doctrina de liberación "gratuita"? Esta última no requiere dinero.
Lutero y Calvino más tarde, encontraron la solución al pago de indulgencias- la cual etiquetaron
en una sola palabra - "gracia". Pero tuvieron que darle una definición nueva y especial. Ellos
pensaron que la habían encontrado en los escritos del erudito filósofo latino del siglo IV (San)
Agustín. Agustín había escrito sobre la " misericordia inmerecida” de Dio-s. Lamentablemente,
estas Reforma que los Reformistas hicieron, no volvieron al siglo I o al menos a las copias más
antiguas griegas.
Así, es casi un hecho que la definición de “gracia” ha sido cambiada por los teólogos de la
Reforma protestante incluyéndole la palabra "inmerecida".
De hecho, los reformadores protestantes anunciaron y usaron como estandarte el mensaje de "Sola
Gratia", o Solo gracia.
El concepto era una de las llamadas “5 Solas” de la reforma.
No había confusión en cuanto al significado del término.
Sola Gratia significaba “gracia” al principio, “gracia” al final, “gracia” en medio, “gracia” sin falla,
“gracia” sin mezcla, “gracia” sin adición, “gracia” que no permite jactancia, “gracia” que se opone
a toda vanagloria personal, sino en el Señor.
“La doctrina del "favor inmerecido de Dios" se dice que se originó con el teólogo latino Agustín durante el
siglo V EC. Piense en estos términos: Si esto es cierto, hay cerca de 400 años desde el ministerio de Jesús
hasta que un teólogo de la Iglesia Católica Romana decidió formular tal enseñanza.” Gaylon West.

Podemos decir entonces, que la doctrina errónea del “favor inmerecido”, está basada en el
razonamiento de Agustín y la interpretación de Lutero y Calvino de los escritos de Agustín.
Agustín basó su razonamiento en la falsa premisa de que el hombre es totalmente incapaz de
hacer algo correcto sin la extraordinaria intervención de Dio-s para ayudarlo.
La palabra “gracia”, se usó para el etiquetado de esta acción.
Veamos lo que dice la Wikipedia bajo el tema Gracia Divina de acuerdo a (San) Agustín:
Uno de los factores que más propició la reflexión teológica sobre el tema de la gracia divina fue el
pelagianismo. Pelagio sostenía que todo mal solo podía imputarse a la libertad humana.
A esta interpretación se opuso fuertemente san Agustín quien subrayó el daño del pecado original y la
absoluta necesidad de la gracia divina para poder hacer el bien y vivir de acuerdo con los mandamientos.
Esta gracia divina es concedida al hombre sin ningún mérito de su parte, gratuitamente (de ahí,
precisamente su nombre: gratia).
Según Agustín, el ser humano es libre con limitaciones: tiene la libertad de querer el bien, pero,
debido al “pecado original”, que Agustín concibe como una especie de “debilidad congénita de la
voluntad”, no es libre para ser capaz del bien, para poder realizarlo. Solo por la gracia de Dios –a
la que el hombre debe dar, no obstante, su libre consentimiento—recupera el dominio perdido
sobre sí mismo.
Como ya vimos, nunca los diccionarios griegos de Thayer ni Strong, utilizan "inmerecida" para
jaris o eleos en sus definiciones.
También, la inmensa mayoría de los Diccionarios, Léxicos, Etimologías, traductores, etc. niegan
que en la Biblia, "gracia" significa "inmerecido", porque no la incluye.
Algunos peligros de la falsa definición de “gracia” como “favor inmerecido” o “sin méritos”.
-Hace la obediencia a Dio-s como no esencial.
-No deja lugar para un cambio personal o el arrepentimiento.
-El pecador no tiene iniciativa para obedecer. Cuando la multitud de Hechos cap 2, se dio cuenta
de que eran pecadores en necesidad de salvación, ellos exclamaron: Qué haremos? Pedro No dijo:
no se preocupen, son salvos por gracia!! De hecho Pedro dijo: Arrepentíos…
-Otro peligro de la falsa definición de gracia, es que la “gracia inmerecida” remueve la motivación
para una vida de fidelidad a Dio-s.

Contexto Social de Gracia: Sistema de Reciprocidad.
Como ya vimos, en el llamado NT abunda el uso de la palabra jaris que significa belleza,
hermosura, preciosura, etc., pero que se ha traducido como “gracia” o “favor inmerecido”.
Documentos que han sobrevivido del antiguo mundo, contienen cientos de pasajes que también
nos dan luz acerca del entendimiento de jaris y el rol que esta palabra y su concepto jugó en la
sociedad.
Jaris fue la palabra clave en lo que los expertos llaman "el sistema de reciprocidad". Este sistema
operó de acuerdo al aplazamiento de intercambios, donde eran dados bienes, y en un tiempo
posterior, una mercancía de relativamente igual valor, era devuelto al dador. Estos bienes podían
ser tangibles (dinero, bienes materiales) o intangibles (aclamación en público, autoridad). Existía
una obligación para pagar favores debidos, no eran "gratis" en el sentido en que lo habríamos
entendido, es como cuando un banco te hace un préstamo, el dinero es no gratuito.
Es debido a esta naturaleza recíproca de las transacciones, que estudiosos lo etiquetan como
Sistema de Reciprocidad.
La palabra jaris en sí, debe ser mejor traducida-en un momento dado, como "favor", en el sentido
de hablar de favores dados y favores pagados.
El lenguaje griego, no hace distinción lingüística entre el primer favor dado y el segundo a favor a
pagar, llamando a cada uno jaris.
Un texto que prominentemente muestra los códigos culturales y dinámicos de la reciprocidad, es
la carta de Pablo a Filemón, que habla de los beneficios del pasado conferida por Pablo y Filemón
y pide un nuevo favor, a saber, la liberación de Onésimo para unirse a Pablo. Aunque Pablo carece
tanto de propiedad y un lugar en una comunidad, sin embargo, afirma ser capaz de ejercer
autoridad sobre Filemón sobre la base de haber traído a Filemón el mensaje de salvación, esto es,
sobre la base de haber dado un beneficio valioso (Film 8, 18).
8 Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene,
18 Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.
19 Yo Pablo lo escribo de mi mano, yo lo pagaré; por no decirte que aun tú mismo te me debes también.
Este, como otros pasajes existentes en el NT de favores otorgados por patrones locales o
benefactores, provee un punto de partida para el descubrimiento de códigos sociales de “gracia”
dentro del texto.

El Sistema de Reciprocidad provee el contexto en el que la palabra griega para favor, jaris, tenía su
significado cotidiano.
Mientras que muchas biblias traducen esta palabra como “gracia”, un término teológico principal en la
teología post-reforma, no tenía un significado especial teológico en el primer Siglo.
Moral Transformation: The Original Christian Paradigm of Salvation.
By A. J. Wallace, R. D. Rusk
El académico David A. DeSilva, en su libro “Patronato y Reciprocidad: El Contexto de Gracias en
el Nuevo Testamento”, comenta que las relaciones públicas, amistades o beneficio público, es el
contexto de la palabra gracia en el Primer Siglo.
Hoy en día, "gracia" es ante todo una palabra religiosa, escuchada sólo en las iglesias y los círculos
cristianos. Ha progresado a través de milenios de reflexión teológica, evolución y acumulaciones (testigos la
multiplicación de términos como "gracia justificadora", "gracia santificante", y "gracia preveniente" en la
teología cristiana, sistematizando el orden de la salvación).
Sin embargo, para los escritores actuales y lectores del Nuevo Testamento, "gracia" no era principalmente
una palabra religiosa, en contraposición a lo secular: más bien era utilizada para hablar de reciprocidad entre
los seres humanos y entre los mortales y Dios (o en la literatura pagana, los dioses).

Cómo se obtiene la “gracia” (jesed /eleos) o misericordia de parte de Dio-s ?
La gracia de Dio-s a sus escogidos, significa para ellos su favor de aprobación.
Significa que Dio-s nos acepta a través de Su misericordia. Significa su favor, con todas sus
promesas representadas de bendiciones y beneficios de perdón, justificación, la entrega de la
Presencia Divina, etc.

s

Lo anterior, olo si como pecadores nos hemos arrepentido de nuestros pecados y en fe creemos y
aceptamos el sacrificio y la promesa de la salvación a través de los méritos de Yeshua Mesías.
El fundamento para recibir “favor merecido de Dio-s”, su gracia, comienza con el arrepentimiento
del pecador por quebrantar la ley de Dio-s, siguiendo con el fruto de la obediencia a los
mandamientos de Dio-s.
Explica el Dr. Dan Ben Avraham
No importa cuán extraordinario haya sido el recurso provisto por Dio-s a través de Yeshua, si no hay
arrepentimiento, de nada sirve.

El pecador pide en humildad a Dio-s aceptar su arrepentimiento. Esto es una obra de fe, que un
pecador debe hacer. Luego, después de tener fe en el Mesías, a través de su muerte y sacrificio,
debe creer entonces que le serán perdonados, y liberado de su pena y de las maldiciones por
transgredir la Torah y se le dará la salvación. Estas son todas las obras de méritos, logros, acciones
que Yeshua ordena antes de poder recibir la gracia o misericordia de Dio-s.
Sobre la base de esta acción de arrepentimiento, un cambio de corazón, y fe en Yeshua, todo el
mundo entonces merece por las promesas de Dio-s, recibir su gracia o misericordia.
Esta entrega de Su Gracia es un milagro de Dio-s, pero es dado sobre la base de la humildad de
una persona para ver sus pecados, obedece a la ley de Dio-s (Torah) para cambiar su vida y es
convertido (arrepentimiento) y tiene una fe en Yeshua el Mesías.
Esta es la verdadera “merecida gracia de Dio-s” que se promete a cualquier pecador que se
arrepiente de sus pecados, y en fe, cree y acepta a Yeshua y todas sus promesas.
Esta es la “gracia de Dio-s” y no se le da a cualquier pecador que no es merecedor de su recepción.
La definición estándar cristiana-romana de “gracia”, es “favor inmerecido de Dios”.
Sin embargo, la palabra “gracia” no tiene que ver con “favor inmerecido”.
Gracia/misericordia, implica más “favor merecido”.
Por todo lo anterior, el concepto bíblico es que cuando una persona se arrepiente de sus pecados y
acepta la instrucción de Dio-s como una forma de vida, la “gracia de Dio-s” es otorgada sobre ella.
La “gracia de Dio-s”, es de hecho un incentivo por la obediencia y servicio.
Como ya mencionamos, la palabra “inmerecida” se encuentra añadida en los diccionarios al
castellano e inglés bajo el encabezado “Teología cristiana”.
En resumen, la palabra “gracia” no significó, ni significa hoy en día “favor inmerecido” o
“favor sin mérito”.
Quien está haciendo lo que agrada a Dio-s (humildad, arrepentimiento, etc.), recibe la “gracia de
Dio-s”, esto es, merece y se le otorga la misericordia de Dio-s.
El cristianismo romano, entiende “gracia” como lo opuesto al esfuerzo humano, sin embargo esto
no es así.
En el caso de Jen/ jaris, denotan ser agradable a alguien quien es favorablemente dispuesto. Gen
6.8, Exo 3.21, 33.13.
Si revisamos cuidadosamente las Escrituras, donde situaciones específicas son presentadas-como
en los versos mencionados, no hay indicación de actos inmerecidos involucrados.

Quien recibe jaris de parte de Dio-s, lo recibe en el sentido que Dio-s dice: eres precioso a mis ojos.
Cuando alguien agrada a Dio-s, Dio-s responde con aceptación, con agrado.
La añadidura de la palabra “inmerecida (o), es un error y causa confusión.
A la “gracia” / misericordia, se accede inicialmente por la obediencia al Evangelio. La gente
sincera no sabe que “gracia” y obediencia no están en oposición.
De hecho Pablo dice que a la gracia se accede a través de la Fe (Rom 5.1-2, Efe 2.8-9).
Rom 5
1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Yeshua el Mesías;
2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la
esperanza de la gloria de Dios.
Efe 2
8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;
El creyente es salvado a través de la fe.
Qué implica esto?
Yeshua rescata a los que tienen fe/fidelidad a él, Dio-s otorga su gracia/misericordia a aquellos que
tiene fe en Yeshua, a los que creen en Él.
Es por esta gracia que los creyentes son salvados.
Evidencias de acción (es) para recibir gracia/salvación.
Somos salvos por “favor inmerecido” o “sin mérito”?
Veamos como en los primeros siglos se hablaba poco o nada de “gracia inmerecida” o “sin
méritos”:
Clemente de Roma. 96 EC
... Es la obra de Dio-s en nosotros manifestándose en los frutos del Espíritu Santo que nos lleva a
la salvación, comenzando con la fe, apoyado por la fe y perseverando en la fe. (Mat 10:22; Trent,
sess. 6, ch. 8;).
Ignacio de Antioquia. 35- 117 EC
Dejen que sus obras sean depósitos, para que puedan recibir la suma que se les debe (Carta a San
Policarpo, 6)
Justino Mártir. 100- 165 EC
"Los que se encuentran no viviendo como él enseñó, deben saber que no son realmente

Cristianos, incluso si sus enseñanzas están en sus labios, pues dijo que no solo los que
simplemente profesan, sino los que también hacen las obras serán salvos (Mateo 13:42, 43; 7:.
15,16,19) "
"(La Primera Apología de Justino, capítulo 16). "Los asuntos de nuestra religión se encuentran en
obras, no en palabras "(Exhortación a los griegos, cap. 35). V
Policarpo. 69-156 EC
"Porque: El que le levantó de los muertos nos resucitará también '(2 Cor 4:14;. 1 Cor. 6:14; Rom
8:11), si hacemos su voluntad y seguimos sus mandamientos, y amamos lo que Él amó (1 Juan 4:
11,12), absteniéndose de toda maldad "(cap. 2: 2,3).
Irineo.130-200. EC
"Pero a los justos y santos, y los que han guardado sus mandamientos y han permanecido en su
amor ... él va por su gracia a dar vida incorruptible, y los revestirá con gloria eterna (Contra las
Herejías, Libro I, c.10: 1 ).
Clemente of Alexandria. 150-215. EC
"Con razón, pues, a los que creen y obedecen, gracia abundará sin medida"
(Exhortación a los paganos, cap. 5).
Teófilo. 180 EC.
Porque el hombre atrajo sobre sí la muerte por desobedecer. Así, al obedecer la voluntad de Dios,
el que quiere, puede adquirir para sí la vida eterna (. Bk II, cap. XXVII).
Orígenes. 184-254 EC.
Porque comunión con Dios, "no solo para los que creen, sino que también caminan la vida que
Jesús enseñó”
Basilio el Grande. 329-379 EC.
"El que quiera obedecer el evangelio primero debe ser purgado de toda contaminación de la carne
y del espíritu para que así pueda ser aceptable a Dios en las buenas obras de santidad "(Moralia, 2,
1).
Agustín de Hippo (AD 354-430)
"Es sólo a través de la misericordia inmerecida que cualquier persona se libera, y sólo a través del
merecido juicio, que alguien es condenado." (Agustín, en la fe, la esperanza, y caridad, según lo
dispuesto en los Padres de la Iglesia, Tomo 2, p. 447).
Muchos protestantes, especialmente los calvinistas, consideran a Agustín como uno de los padres
teológicos de la Reforma, debido a su enseñanza sobre la salvación y gracia divina.

Como ya habíamos mencionado, de aquí que la doctrina del “favor inmerecido de Dio-s”, se dice
que se originó con el teólogo Latino Agustín.
Martin Lutero. 1483 –1546 EC
Martin Lutero definió la gracia como "favor inmerecido”.
“Porque somos totalmente incapaces de ganar el favor de Dios, la única manera de que
pudiéramos ser declarados justos es si Dio-s ofrece libremente la salvación para nosotros por la
gracia, totalmente aparte de nuestra obra”.
Luteranos: "La salvación es un don que viene por la gracia de Dios (favor inmerecido)"
Juan Calvino. 1509 –1564.
Calvino sostenía que los hombres obtienen salvación, no por su propia libre voluntad, sino a causa
de la gracia soberana de Dios. Debido a la corrupción del hombre, Dios tiene que "poderosamente
intervenir" antes que la fe pueda suceder.
Es evidente que la gracias/salvación fue enseñada como requiriendo al hombre a hacer algo para
ganarla, por lo menos hasta el siglo III.
Relación entre Torah y la Gracia (jesed/eleos).
Un malentendido común en el cristianismo-romano de hoy, es el concepto de que la Torah y la
Gracia son ideas mutuamente excluyentes.
De aquí que se enseña que un creyente no puede estar bajo la ley y bajo la gracia al mismo tiempo.
Sin embargo, como ya vimos, todo el mundo a la vista de D-s es bello, hermosos, precioso.
Esto es, D-s muestra jen/jaris a toda la humanidad.
Pero entonces, cómo extiende Dio-s su jesed/eleos o misericordia?
Según las Escrituras, hay una estrecha conexión entre la "gracia" y el "temor de YHWH":
Sal 103
11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra,
Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

Sal 118
4 Digan ahora los que temen al Seño-r,
Que para siempre es su misericordia.

Dio-s nos muestra que jesed (misericordia) está conectado con el temor a Él.
Así, naturalmente deberíamos de querer saber que significa temer a Dio-s.
Veamos:
Dt 17
19 y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer al Seño-r su Dios,
para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra;
Dt 31
12 Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades,
para que oigan y aprendan, y teman al Seño-r vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta
ley;
En la Torah, temer a Dio-s implica guardar sus mandamientos, su Torah.

El Temor a Dio-s no se refiere al temor al castigo. Aunque sea útil como método represor para
alejarnos de las transgresiones en contra de Dio-s (en momentos de inmadurez espiritual, cuando
no se puede despertar ninguna motivación más profunda), el temor al castigo no se considera
realmente como una forma de servir o amar a Dio-s. Porque si cumplimos los preceptos para
evitar el castigo, no los estamos cumpliendo en aras de Dio-s, sino por nuestro propio interés.
El verdadero Temor de Dio-s está basado en el temor a cortar nuestro lazo de amor con Él, nuestro
pacto de matrimonio con Él. De esta manera, el Temor a Dios surge naturalmente del precepto
anterior, amarlo. Si amamos a Dio-s verdaderamente, temeremos hacer cualquier cosa que nos
pueda separar de Él. Este temor mantiene nuestra conciencia centrada en Dio-s y nos previene de
hacer algo prohibido por la Torah.
El Talmud dice: "Todo está en las manos del cielo - excepto el Temor a Dio-s".
El Temor a Dio-s depende completamente de nosotros. Si lo quieres, lo tienes…
Por lo tanto, es evidente que no hay conflicto entre la gracia y la Torah, la gracia y la fe. De hecho,
la Torah está estrechamente relacionada con la gracia/misericordia.
Dio-s extiende su jesed/eleos- misericordia, sobre los que guardan su Torah.

Centro de Estudios Fe Bíblica.
G. Corpus

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful