Está en la página 1de 3

COLEGIO: SAN VICENTE DE PAUL

PROFESORA: CORALI ZARZO


CURSO: QUIMICA
AÑO: PRIMERO DE SEC.
HISTORIA DE LA QUIMICA

La Historia de la Química está intensamente unida al desarrollo del hombre, ya que abarca todas las
transformaciones de la materia y las teorías correspondientes. A continuación un resumen de dicha
historia:

Primeros avances de la química

El principio del dominio de la química es el dominio del fuego. Hay indicios de que hace más de
500.000 años, en tiempos del homo erectus, algunas tribus consiguieron este logro que aún hoy es
una de las tecnologías más importantes. No sólo daba calor en las noches de frío, también ayudaba a
protegerse contra los animales salvajes y permitía la preparación de comida cocida. Esta contenía
menos microorganismos patógenos y era más fácilmente digerida. Así bajaba la mortalidad y se
mejoraban las condiciones generales de vida. Nuevamente, resultó imprescindible para el desarrollo
de la metalurgia, la madera, el carbón y la mayoría de los procesos químicos.

La metalurgia

La metalurgia como uno de los principales procesos de transformación utilizados hasta hoy comenzó
con el descubrimiento del cobre, del oro y de la plata. Aunque existe en la naturaleza como elemento,
la mayor parte se halla en forma de minerales como la calcopirita, la azurita o la malaquita.
Especialmente las últimas son fácilmente reducidas al metal. Se supone que unas joyas fabricadas
de alguno de estos minerales y caídas accidentalmente al fuego llevaron al desarrollo de los procesos
correspondientes para obtener el metal.

Luego por experimentación o como resultado de mezclas accidentales se descubrió que las
propiedades mecánicas del cobre se podían mejorar en sus aleaciones. Especialmente tuvo éxito la
aleación del cobre con el estaño y trozos de otros elementos como el arsénico conocido como bronce
que se consiguió de forma aparentemente independiente en oriente próximo y en China desde dónde
se extendió por casi todo el mundo y que dio el nombre a la edad de bronce.

Unas de las minas de estaño (como otro mineral esencial en la obtención de esta aleación) más
importantes de la antigüedad se hallaban en las islas británicas. Originalmente el comercio fue
dominado por los fenicios. Luego el control sobre este recurso importante probablemente era la razón
de la invasión romana en las Britania, isla de Gran Bretaña antes de que se produjeran las invasiones
germanas.

Los hititas población de origen indoeuropeo, fueron unos de los primeros en obtener el hierro a partir
de sus minerales. Este proceso es mucho más complicado ya que requiere temperaturas más
elevadas y por lo tanto la construcción de hornos especiales. Sin embargo el metal obtenido así era
de baja calidad con un elevado contenido en carbono y tenía que ser mejorado en diversos procesos
de purificación y forjándolo. La humanidad tardó siglos en desarrollar los procesos actuales de
obtención de acero, (generalmente por oxidación de las impurezas insuflando oxígeno o aire en el
metal fundido (proceso de Besmer)). Su dominio era uno de los pilares de la revolución industrial.

Otro hito metalúrgico era la obtención del aluminio. Descubierto a principios del siglo XIX y en un
principio obtenido por reducción de sus sales con metales alcalinos (grupo 1 de la tabla periódica) ,
destacó por su ligereza. Su precio superó el del oro y era tan apreciado que unos cubiertos regalados
a la corte francesa se fabricaron de este metal. Con el descubrimiento de la síntesis por electrólisis y
posteriormente el desarrollo de los generadores eléctricos su precio cayó abriéndose nuevos campos
para su uso.
La cerámica

Otro campo de desarrollo que ha acompañado al hombre desde la antigüedad hasta el laboratorio
moderno es el del vidrio y de la cerámica. Sus orígenes datan de la prehistoria cuando el hombre
descubrió que los recipientes hechos de arcilla cambiaron sus características mecánicas e
incrementaron su resistencia frente al agua si eran calentados en el fuego. Para controlar mejor el
proceso se desarrollaron diferentes tipos de hornos.

En Egipto se descubrió que recubriendo la superficie con mezclas de determinados minerales (sobre
todo mezclas basadas en feldespato y galena) esta se cubría con una capa muy dura y brillante, el
esmalte, cuyo color se podía variar añadiendo pequeñas cantidades de otros minerales o las
condiciones de aireación en el horno. Estas tecnologías se difundieron rápidamente. En China se
perfeccionaron las tecnologías de fabricación de las cerámicas hasta dar con la porcelana en el siglo
VII. Durante siglos china mantenía el monopolio en la fabricación de este producto. Tan sólo en el
siglo XVIII Johann Friedrich Böttger reinventó el proceso en Europa.

Relacionado con el desarrollo de la cerámica es el desarrollo del vidrio a partir de cuarzo y carbonato
sódico o potásico. Su desarrollo igualmente empezó en el Antiguo Egipto y fue perfeccionado por los
romanos. Su producción masiva a finales del siglo XVIII insto al gobierno francés a promocionar un
concurso para la obtención del carbonato sódico ya que la fuente habitual -las cenizas de madera- no
se obtuvieron en cantidades suficientes como para cubrir la creciente demanda. Ganador era Nicolas
Leblanc aunque su proceso cayó en desuso debido al proceso de Solvay desarrollado medio siglo
más tarde dio un empujón fuerte al desarrollo de la industria química.

Más adelante el filósofo griego Aristóteles pensaba que las sustancias existentes en la tierra estaban
formadas por cuatro elementos: tierra, aire, agua y fuego. Paralelamente discurría otra corriente
paralela, el atomismo, que postulaba que la materia estaba formada de átomos, partículas indivisibles
que se podían considerar la unidad mínima de materia. Esta teoría, propuesta, por el filósofo griego
Leucipo de Mileto y su discípulo Demócrito de Abdera no fue popular en la cultura occidental dado el
peso de las obras de Aristóteles en Europa. Sin embargo tenía seguidores (entre ellos Lucrecio) y la
idéa se quedó presente hasta el principio de la edad moderna.

Etapa de la Alquimia

Entre los siglos III a. C. y el siglo XVI d.C la química estaba dominada por la alquimia, fueron 13
largos siglos. El objetivo de investigación más conocido de la alquimia era la búsqueda de la piedra
filosofal, un método hipotético capaz de transformar los metales en oro. En la investigación alquímica
se desarrollaron nuevos productos químicos y métodos para la separación de elementos químicos.
De este modo se fueron asentando los pilares básicos para el desarrollo de una futura química
experimental.

La química como ciencia

La ciencia química surge en el siglo XVII a partir de los estudios de alquimia populares entre muchos
de los científicos de la época. Se considera que los principios básicos de la química se recogen por
primera vez en la obra del científico británico Robert Boyle: The Skeptical Chymist (1661). La química
como tal comienza sus andares un siglo más tarde con los trabajos de Antoine Lavoisier que en
conjunto con Carl Wilhelm Scheele descubrieron el oxígeno, Lavoisier a su vez propuso la ley de
conservación de masa y la refutación de la teoría del flogisto como teoría de la combustión.

La química como tal comienza a desarrollarse entre los siglos XVI y XVII. En esta época se estudió el
comportamiento y propiedades de los gases estableciéndose técnicas de medición. Poco a poco fue
desarrollándose y refinándose el concepto de elemento como una sustancia elemental que no podía
descomponerse en otras. También esta época se desarrolló la teoría del flogisto para explicar los
procesos de combustión.

A partir del siglo XVIII la química adquiere definitivamente las características de una ciencia
experimental. Se desarrollan métodos de medición cuidadosos que permiten un mejor conocimiento
de algunos fenómenos, como el de la combustión de la materia, descubriendo Lavoisier el oxígeno y
sentando finalmente los pilares fundamentales de la química moderna.

El vitalismo y el comienzo de la química orgánica

Después de que se comprendieran los principios de la combustión, otro debate de gran importancia
se apoderó de la química: el vitalismo y la distinción esencial entre la materia orgánica e inorgánica.
Esta teoría asumía que la materia orgánica sólo puede ser producida por los seres vivos, atribuyendo
este hecho a una vis vitalis inherente a la propia vida. Base de esta asunción era la dificultad de
obtener materia orgánica a partir de precursores inorgánicos. Este debate fue revolucionado cuando
Friedrich Wöhler descubrió accidentalmente en 1828 cómo se podía sintetizar la urea a partir de
cianato de amonio, mostrando que la materia orgánica podía crearse de manera química. Sin
embargo, aún hoy en día se mantiene la clasificación en química orgánica e inorgánica, ocupándose
la primera esencialmente de los compuestos del carbono y la segunda de los compuestos de los
demás elementos.

Los motores para el desarrollo de la química orgánica eran, en el principio, la curiosidad sobre los
productos presentes en los seres vivos (con probablemente la esperanza de encontrar nuevos
fármacos) y la síntesis de los colorantes o tintes. La última surgió tras el descubrimiento de la anilina
por Runge y la primera síntesis de un colorante artificial por Perkin.

Luego se añadieron los nuevos materiales como los plásticos, los adhesivos, los cristales líquidos,
etc.

Hasta la Segunda Guerra Mundial la principal materia prima de la industria química orgánica era el
carbón, dada la gran importancia de Europa en el desarrollo de esta parte de la ciencia y el hecho
que en Europa no hay grandes yacimientos de alternativa, como el petróleo. Con el final de la
Segunda Guerra Mundial y el creciente peso de los Estados Unidos en el sector químico, la química
orgánica clásica se convierte cada vez más en la petroquímica que se conoce hoy. Una de las
principales razones es la mayor facilidad de transformación y la gran variedad de productos de
partida encontradas en el petróleo.

El descubrimiento de los elementos

Aunque algunos elementos como el oro (Au), plata (Ag), cobre (Cu), plomo (Pb) y el mercurio (Hg) ya
eran conocidos desde la antigüedad, el primer descubrimiento científico de un elemento ocurrió en el
siglo XVII cuando el alquimista Henning Brand descubrió el fósforo (P). En el siglo XVIII se
conocieron numerosos nuevos elementos, los más importantes de los cuales fueron los gases, con el
desarrollo de la química pneumática: oxígeno (O), hidrógeno (H) y nitrógeno (N). También se
consolidó en esos años la nueva concepción de elemento, que condujo a Antoine Lavoisier a escribir
su famosa lista de sustancias simples, donde aparecían 33 elementos. A principios del siglo XIX, la
aplicación de la pila eléctrica al estudio de fenómenos químicos condujo al descubrimiento de nuevos
elementos, como los metales alcalinos y alcalino-térreos, sobre todo gracias a los trabajos de
Humphry Davy. En 1830 ya se conocían 55 elementos. Posteriormente, a mediados del siglo XIX, con
la invención del espectroscopio, se descubrieron nuevos elementos, muchos de ellos nombrados por
el color de sus líneas espectrales características: Cesio (Cs, del latín caesĭus, azul), Talio (Tl, de tallo,
por su color verde), Rubidio (Rb, rojo), etc.

Química actual:

Basada en todos los conocimientos adquiridos, actualmente la química es una ciencia que cubre
grandes necesidades en la civilización pues a través de ella se elaboran todo tipo de productos que
mejoran la calidad de vida en el mejor de los casos pero que también causan daños que pueden
tornarse permanentes si no son controlados a tiempo ya que están afectando nuestro medio
ambiente.