A6.

el comercio

sábado 12 de setiembre del 2015

Política
a siete meses de las eleccionEs
entrevista / martín tanaka Politólogo

“Humala va a terminar
peor que García en
legitimidad y aprobación”
El investigador principal del IEP cree que “lo más probable” es que la lideresa de Fuerza
Popular gane la segunda vuelta. “El que debería preocuparse es Kuczynski”, afirma.
También considera que la elección va a ser definida por los votantes pragmáticos.
hugo pérez/archivo

gerardo caballero

Periodista

— ¿Lo que ha sucedido con Nadine Heredia y Rosa María Palacios, un mensaje directo publicado a través de un blog, nos
lleva a replantearnos la forma
de hacer política?

La comunicación política se ha
acelerado y los políticos están
más expuestos y propensos al
error: si Nadine lo hubiese pensado con más calma, no hubiese escrito lo que escribió.
— Ella sugiere que se trataba
de una conversación privada.
Así es. Era una conversación
privada. Pero también entiendo la posición de Rosa María
Palacios: “Yo he dado a conocer
algo y ahora me estás contradiciendo; entonces no puedo
quedarme en silencio”.
— A Nadine Heredia se la veía
como la principal figura del
nacionalismo hacia el futuro.
¿Cree que aún conserva algo
de su capital político?
Al inicio el nacionalismo aspiraba a que fuera su candidata
presidencial, y luego se decía
que podía ser una buena candidata al Congreso. Pero ahora,
en especial con este último incidente, su credibilidad se ha debilitado mucho, su defensa ha
sido errática y eso le va a costar.
— ¿Cómo ve el último año del
gobierno de Ollanta Humala?
Uno hubiera imaginado que iba
a ser mejor que el final del gobierno de Alan García, así como
el final del gobierno de García
fue mejor que el de Alejandro
Toledo. Pero en este último año
se han complicado la vida. Van
a terminar peor que García en
cuanto a legitimidad y aprobación ciudadana.
— ¿La formación de Ollanta ha
influido en su manera de gobernar?
Creo que sí, pero eso no es una
maldición: él podría rodearse de un equipo de gente que lo
ayude. Sin embargo, a las falencias estructurales que tiene, este gobierno le ha sumado cierta
vocación por el aislamiento político: no dialoga, no establece
alianzas, se mete en peleas de
desenlaces inciertos.
— Daniel Urresti se presenta
como la única carta del nacionalismo al próximo año.

echa luces. Martín Tanaka analiza en esta entrevista la coyuntura política y el panorama electoral.

Toledo, García y
Humala podrían
haber construido
un candidato creíble
para la elección
siguiente. Pero [...]
son muy celosos de
alguna figura que les
dispute el liderazgo
y prefieren la ruina
electoral antes que
construir un referente
alternativo”.

Hay una minoría
de votantes, más
ideologizados, que
de ninguna manera
votaría por Fujimori
o por García. A menos
que la izquierda
logre en poco
tiempo consolidar
un candidato,
ese electorado
va a terminar
evaporándose”.

“Si criticas al fujimorismo también
deberías criticar a Venezuela”
— ¿Por qué el electorado más
ideologizado no ha conseguido encontrar un candidato?

Ese es uno de los dramas de la
política en el país. Hay candidatos de derecha, de centroderecha, pero la centroizquierda
es un vacío político. Alejandro
Toledo era quien más naturalmente debía ocupar ese sitio,
pero su hundimiento ha dejado
a ese sector sin representación
política.
— Hace unas semanas, la congresista Verónika Mendoza
anunció su precandidatura
y generó cierto entusiasmo.
¿Puede ocupar ese espacio?
Lo veo difícil, por una gran ra-

lino chipana/ archivo

Califica de tibia la repuesta de
Mendoza sobre Venezuela.

zón de la que no son muy conscientes los amigos de la izquierda: la variable tiempo. Si miras
las dos últimas elecciones, ves
que si no estás en quinto o sexto
lugar desapareces. Y para que
tú seas quinto o sexto, en este
momento del año ya deberías
haber empezado tu campaña.
Así, en la encuesta de octubre,
que sale en noviembre, ya empiezas a aparecer como un aspirante creíble. Después viene
diciembre, la gente se olvida de
las elecciones, y en enero empieza a ver por quién votar. Y va
a elegir entre los cinco primeros. Los demás no van a existir.
No entiendo a qué está jugando

Hay que ver si Ana Jara sigue
dispuesta a dar la pelea. Urresti
es mucho más activo. No sé si lo
respalda el aparato central del
nacionalismo. Me parece que
lo están dejando hacer. Pero no
descartaría que la candidatura
de Urresti se caiga al final.
— Es una particularidad del
Perú que, desde la caída del fujimorismo, los partidos oficialistas no consiguen armar una
candidatura presidencial.
Son tremendamente débiles. Lejos de fortalecerse, se
desgastan desde el inicio del
gobierno. Toledo y García terminaron mal, y todo parece in-

la izquierda.
— ¿Es demasiado tarde para la
izquierda?
Demasiado tarde, creo que no
son conscientes del calendario. Cuando ellos se decidan,
ya van a haber dejado de existir
políticamente. No van a entrar
en el cálculo electoral.
— ¿Cómo evalúa las respuestas de Verónika Mendoza sobre Venezuela?
Esa respuesta tibia frente a Venezuela es una respuesta pensada en los “compañeros”, no es
una declaración hablándoles
a potenciales simpatizantes de
una candidatura de centroizquierda. Hasta el momento los
candidatos que están dando
vuelta, Mendoza, [Marco] Arana, Gonzalo García, son candidaturas muy de la interna,
discutiendo doctrinariamente
cuando hay delincuencia en las

dicar que el nacionalismo va a
terminar igual de mal.
— ¿Cuál puede ser la razón?
Tiene que ver con el caudillismo de las organizaciones políticas. Toledo, García y Humala
podrían haber construido un
candidato creíble para la elección siguiente. Pero lo que se
vio es que son muy celosos de
alguna figura que les dispute el
liderazgo, y prefieren la ruina
electoral antes que construir un
referente alternativo.
— Las encuestas muestran a
Keiko Fujimori muy por arriba
de otros candidatos. Hay quienes creen que se puede cumplir una regla de los últimos
15 años: el que pasa a segunda
vuelta y pierde, gana la presidencia en la siguiente elección.
Si pudiéramos asignar probabilidades, podríamos decir que
es lo más probable. No significa
que sea inevitable, pero es cierto que los resquemores que hace cinco años despertaba el posible triunfo de Keiko Fujimori
han bajado. Y si hace cinco años
casi gana la elección, significa
que está en mejor pie para ganar en esta elección.
— ¿Hay menos antifujimorismo ahora que hace cinco años?
Así es. Y hace cinco años, mucho menos que hace diez. En la
medida en que no haya buenas
alternativas, la gente votará
por las opciones que haya, así
no le convenza: el mal menor.
— Pero en las elecciones del
90, del 2006, del 2011, vimos
candidatos que venían muy
por arriba en intención de voto
y acabaron desplomándose.
Eso también es cierto. Esa desinflada tiene mucho que ver
con errores de campaña. Es el
caso de Lourdes Flores, Luis
Castañeda, Alejandro Toledo:
son más limitaciones propias,
antes que grandes virtudes de
los adversarios.
— ¿Podría pasarle algo parecido con el fujimorismo?
En segunda vuelta, muy probablemente, va a estar quien quedó segundo en la anterior elección, y algún otro que atropelle
en el tramo final de la campaña.
Quien debería preocuparse es
Kuczynski, que está segundo.
Parece ser medianamente claro que Keiko Fujimori va a estar
en segunda vuelta. La gran pregunta es quién va a entrar con
ella: si es Kuczynski, García, o si
uno de los que ahora vemos como pequeños empieza a crecer
en enero.
— ¿El de Keiko Fujimori es un
voto duro?
Dentro de lo que hay, es bastante duro. Es una intención de
voto que no se mueve mucho.
Para ser un simpatizante de
Keiko Fujimori, tienes que ser
un votante bien curtido, como
que no te importan demasiado
todas las acusaciones que hay.
Y por eso es relativamente impermeable a denuncias y a críticas. Mientras, otros sí pueden
quedar decepcionados por una
denuncia.
— Alan García en el 2001 llegó
a Lima en febrero y pasó a segunda vuelta. En el 2006, vino

Creo que [en la
izquierda] no son
conscientes del
calendario. Cuando
ellos se decidan, ya
van a haber dejado de
existir políticamente”.
calles. Eso es lo que le preocupa
a la gente, y sobre eso no tienen
nada que decir.
— ¿Qué es lo que vemos en Venezuela?
En Venezuela hay un gobierno
que claramente se ha propuesto perennizarse en el poder, y
está dispuesto a violar la ley,
torcer la autonomía institucional para ello. Por eso creo que
es un gobierno autoritario. Es

de abajo, llegó a segunda vuelta y ganó. ¿Cree que otra vez
tengan posibilidades?

Posibilidades siempre va a tener, porque es un muy buen
candidato. Pero la gran pregunta que los electores se harían es: ¿Por qué quiere ser presidente por tercera vez? Para
su segundo gobierno, él decía:
“Va a ser diferente al primero”.
Había cierta expectativa. Pero
su discurso político ahora suena mucho a la repetición del
segundo gobierno. ¿Qué nuevo ofrece? En la medida en que
García no renueve su discurso
político, reducirá sus posibilidades. Su gran logro en el 2001
y el 2006 fue reinventarse políticamente, aparecer como alguien muy diferente del García
de su primer gobierno .
— En el 2006, ya no se hablaba de tren eléctrico, BCCI, Mirage. Pero ahora sí se habla de
narcoindultos, ‘baguazo’, ‘petroaudios’.
Creo que con García sucede algo
parecido que con Keiko Fujimori: para simpatizar con él, tienes
que ser un elector muy curtido, a prueba de balas. Porque si
dices que simpatizas con Alan,
alguien va a saltarte al cuello.
Pero si va a ser la repetición de su
segundo gobierno, ya no tiene
gracia: va a ser una mala copia
de algo que fue regular.
el perfil

Martín Tanaka es
sociólogo, magíster en
Ciencias Sociales y doctor
en Ciencia Política. Es
investigador del IEP.
— En el electorado que hizo
ganar a Humala, hubo antifujimoristas y antiapristas. En
un escenario de segunda vuelta entre Keiko Fujimori y Alan
García, ¿cómo cree que actuaría este electorado?

Detrás del voto de Humala hubo dos tipos de electores. Un
electorado mayoritario que es
muy pragmático y poco ideologizado y que es de izquierda
en un sentido muy difuso. Ese
votante puede votar perfectamente por Keiko Fujimori. No
habría ninguna contradicción
para ese votante. Y hay una minoría de votantes, más ideologizados, que de ninguna manera votaría por Keiko Fujimori
o por García. Ese electorado
se ha quedado sin representación, porque no le entusiasman
ni Kuczynski ni Toledo ni Urresti ni Acuña. A menos que la izquierda logre en el poco tiempo
que tiene consolidar un candidato, ese electorado va a terminar evaporándose.
—Pero en segunda vuelta García-Fujimori, ¿qué pasaría?
En una segunda vuelta García-Fujimori, la elección va a
ser definida por esos votantes
pragmáticos. No tanto por los
votantes ideologizados.
— Entonces ganaría Keiko Fujimori.
Entiendo que las encuestas están sugiriendo ese desenlace:
que Keiko Fujimori le ganaría a
García en segunda vuelta.

cierto que no son dictaduras
tradicionales, donde se prohíben las elecciones y los partidos
de oposición. Se mantiene cierta apariencia de normalidad
institucional, pero en la práctica avasallan los derechos de la
oposición.
— Ya no encontramos la clásica dictadura militar.
Uno reserva el término ‘dictadura’ para formas de gobierno
abiertamente autoritarias, que
no respetan una lógica liberal representativa: Corea del
Norte, Cuba, China. Pero hay
otras formas de autoritarismo.
Los peruanos fuimos víctimas
de eso durante el fujimorismo.
Hay que pedirles a los actores
un mínimo de consecuencia: si
criticas al fujimorismo por autoritario, tendrías que criticar a
Venezuela por exactamente la
misma razón.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful