INSTITUTO DE DESARROLLO DE LA ECONOMIA ASOCIATIVA

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Economía  Solidaria  en  la  República  
Dominicana;  un  camino  colectivo  al  desarrollo  
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
Santo  Domingo,  República  Dominicana  
Marzo  del  2010  

1  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

PRESENTACION  
El   presenta   documento   es   el   resultado   de   una   labor   amplia   y   sistemática   dirigida   a   obtener   un  
diagnóstico   general   del   sector   de   la   Economía   Solidaria   (ECOSOL)   en   República   Dominicana,   su  
importancia  dentro  de  la  economía  del  país  y  los  sectores  que  la  componen.  
Como   es   de   todos   sabido   en   el   país   existen   históricamente   un   conjunto   de   organizaciones  
económicas   asociativas,   conformadas   la   mayoría,   por   los   sectores   excluidos   y   estratificados  
dentro  de  la  mal  llamada  economía  informal,  que  para  fines  de  la  ECOSOL  son  trabajadores  y  
trabajadoras  autónomos,  que  organizan  la  autogestión  económica  de  cualquiera  de  las  etapas  
del  ciclo  o  cadena  productiva,  es  decir,  desde  la  producción,  la  reproducción,  la  distribución  y  
el  consumo.  
Es   así   que   se   identifican   organizaciones   económicas   asociativas   tales   como:   las   cooperativas,  
las   empresas   rurales   asociativas,   las   organizaciones   de   autoayuda,   las   de   gestión   de   bienes  
comunes  entre  ellas  de  minicentrales  hidroeléctricas,  de  acueductos,  de  áreas  protegidas,  de  
reservas  biológicas,  de  manejo  de  cuencas,  de  áreas  de  pesca,  etc.,  los  fondos  rotatorios,  las  
ONG  de  desarrollo  económico,  entre  otras.  
La   mayoría   de   estas   empresas   y   entidades   de   economía   solidaria   realizan   la   autogestión,  
orientadas   por   normas   de   comercio   justo   y   prácticas   de   tecnologías   ecológicas,   de   la  
producción   agrícola,   pecuaria,   pesca,   agroindustrial,   industrial,   artesanal,   así   como   de   los  
servicios   de   comercialización,   de   mercadeo,   de   asistencia   técnica,   de   financiamiento,  
transporte,  etc.,  para  beneficios  comunes  y  sostenibilidad  de  sus  respectivos  empleos  y  medios  
de  autosubsistencia.    
Esta   orientaciones   y   prácticas   culturales   y   económicas,   da   a   este   tipo   de   entidades   una  
marcada   diferencia   con   las   empresas   y   entidades   de   la   empresas   privadas   y   del   Estado.  
Mientras   las   empresas   y   entidades   de   la   ECOSOL,   están   por   lo   regular   compuestas   por  
trabajadores   autónomos,   por   lo   tanto,   no   dependen   de   un   patrón,   siendo   razón   de   ser   la  
búsqueda   del   bienestar   colectivo,   el   bien   común   sin   fines   lucrativos,   las   privadas   se  
fundamentan  en  una  relación  de  dependencia  del  trabajador  frente  al  patrón,  su  razón  de  ser  
se   orienta   por   la   búsqueda   de   las   ganancias   y   las   rentas   económica   del   capital,   sin   importar  
casi  siempre,  los  efectos  negativos  sobre  el  entorno  y  la  población  que  provoquen.  En  el  caso  
de   las   estatales   se   caracterizan   y   actúan   muy   similares   a   estas   última,   con   la   excepción   de   que  
las  ganancias  pretenden  ser  utilizadas  brindar  servicios  públicos.  
El   presente   documento   por   lo   tanto,   ofrece   una   aproximación   de   la   realizad   del   sector,  
utilizando  informaciones,  económicas,  organizativas  y  sociales  de  la  empresas  y  entidades  de  la  
ECOSOL,  en  la  República  Dominicana.  Por  no  existir  en  el  país  un  mapeo  o  censo  diferenciado  
del   sector,   lo   datos   utilizados   fueron   recopilados   de   las   instituciones   estatales   tales   como   el  
Instituto  de  Desarrollo  y  Créditos  Cooperativo  (IDECOOP)  y  otras  fuentes.    
Como   complemento,   se   realizaron   estudios   de   casos   que   ilustran   en   gran   medida   la  
importancia   de   las   entidades   de   ECOSOL   para   el   desarrollo   de   la   economía,   para   el  
mantenimiento   del   tejido   social   y   la   gobernabilidad   del   país.   Una   tarea   muy   importante   del  
sector  es  la  de  realizar  en  lo  inmediato,  un  censo  o  mapeo  de  organizaciones  que  permita  crear  
y   desarrollar   una   base   de   datos   para   construir   parámetros,   conclusiones   e   indicadores   de   la  
situación  y  las  tendencias  del  mismo.  
Como  el  tema  de  la  ECOSOL  está  en  la  etapa  de  sistematización  y  en  proceso  de  construcción  
de  sus  fundamentos  teóricos  y  científicos,  a  partir  de  las  experiencias  histórica  y  actuales  de  
2  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

hacer   economía   solidaria   a   nivel   planetario,   para   ilustrar   al   lector   o   lectora   sobre   el   particular,  
se  ha  incluido  de  entrada  un  marco  conceptual  que  recoge  las  principales  discusiones  y  aportes  
de  los  principales  investigadores  y  autores  de  todo  el  mundo.  Así  mismo  para  contextualizar  la  
situación  actual  de  la  ECOSOL  en  Dominicana,  se  incluye  un  análisis  de  la  situación  y  tendencias  
de  la  economía  dominicana.  
Luego   se   pasa   a   la   caracterización   del   sector,   sus   organizaciones   y   el   origen   histórico   y  
antecedentes   de   las   prácticas   de   la   ECOSOL   en   sus   principales   manifestaciones   en   las   distintas  
regiones   del   mundo.   Finalmente   se   presenta   la   situación   de   la   ECOSOL   en   Dominicana  
haciendo   análisis   de   las   informaciones,   documentos   y   datos   obtenido   para   terminar   con   los  
estudios  de  tres  (3)  caso  de  empresas  de  ECOSOL  y  impacto  en  las  comunidades  y  socios.  
Queremos  significar  que  el  presente  estudio  es  solo  una  aproximación  a  la  realizad  del  sector  
de   la   ECOSOL   en   Dominicana   y   aunque   es   la   recopilación   más   completa,   estuvo   limitada   por   la  
inexistencias   de   datos   concreto   que   expresaran   la   situación   de   centenas   de   miles   de  
trabajadores   y   trabajadoras   autónomas   (trabajadores   por   cuenta   propia   tales   como  
microempresarios,  productores/as  rurales,  artesanos/as,  pescadores,  pequeños  ganaderos/as,  
motoconchistas,   vendedores/as   ambulantes,   ebanistas,   albañiles,   zapateros,   peluqueros/as,  
etc.)   organizados   en   cientos   de   organizaciones   económicas   asociativas   y   entidades   de   apoyo  
no  lucrativas.  Incluso  en  el  caso  de  las  cooperativas  los  datos  no  son  muy  confiables  ya  que  el  
IDECOOP  no  cuanta  con  un  censo  actualizado  de  las  empresas  cooperativas,  con  datos  de  los  
aportes  y  sus  operaciones  económicas,  de  los  servicios  que  ofrecen,  la  población  involucrada,  
los  empleos  y  divisas  generadas,  etc.    
Sin   embargo,   somos   de   opinión   que   estas   limitaciones   no   le   quita   la   utilidad   del   presente  
documento   para   contextualizar   y   tener   una   radiografía   suficientemente   clara   y   veraz   de   la  
realidad  del  sector  y  como  herramienta  para  la  visibilidad  y  compresión  del  mismo.  
Las  hipótesis  planteadas  y  las  conclusiones  a  las  que  se  han  arribado,  antes  de  ser  cuestiones  
acabadas,  representan  desafíos  para  seguir  investigando  y  diferenciando  la  importancia  y  los  
aportes   que   realizan   las   organizaciones   y   entidades   de   la   ECOSOL   al   desarrollo   humano  
sustentable  de  este  tipo  de  economía  en  la  República  Dominicana.  
Agradecemos  el  esfuerzo  y  el  trabajo  profesional  realizado  por  el    economista  Hecmilio  Galván  
bajo  cuya  dirección  y  coordinación  estuvo  el  trabajo.  Así  mismo,  agradecimiento  al  equipo  de  
IDEAC,  especialmente  a  quienes  estuvieron  y  están  directamente  trabajando  el  tema  ECOSOL,  
especialmente  de  Nicolás  Cruz  Tineo,  Alina  Ramírez,  Keila  Portorreal,  entre  otros/as.  
 
 
 
Nicolás  Cruz  Tineo  
Director  de  IDEAC  
Marzo  del  2010.  

3  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

ÍNDICE    
 

PRÓLOGO    
 
1

 

2

3
4
 
5
 
6
 
7
8

PANORÁMICA  DE  LA  ECONOMÍA  DOMINICANA  
1.1
Crecimiento  vs  Desarrollo  
1.2
Comportamiento  del  mercado  de  trabajo  en  República  Dominicana.  
1.3
El  gasto  público  y  el  gasto  social  en  República  Dominicana  
1.4
La  inflación  durante  la  última  década  en  República  Dominicana  
1.5
El  sector  agropecuario  de  la  República  Dominicana  

PRIMERA  PARTE:  APROXIMACIÓN  AL  CONCEPTO  DE  LA  ECONOMÍA  
SOLIDARIA  
2.1
Concepto  de  Economía.  
2.2
Concepto  de  Economía  Política.  
2.3
Concepto  de  Solidaridad  
2.4
Concepto  de  Economía  Solidaria  
2.5
Los  Factores  Económicos  en  la  Economía  Solidaria.  
2.6
La  Economía  Solidaria  como  propuesta  política    
 
EL  FACTOR  C  
 
LA   ECONOMÍA   SOLIDARIA   Y   EL   MOVIMIENTO   DE   LOS/AS   TRABAJADORES/AS   Y   SOCIAL  
MUNDIAL.  
LA  ETICA  EN  ECONOMÍA  SOLIDARIA.  
ANTECEDENTES  DE  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA    
6.1
Economía  Solidaria  en  los  pueblos  nativos    
COMERCIO  JUSTO  
7.1
Orígenes  del  comercio  Justo    
 
El  CONSUMO  RESPONSABLE  
 
FINANZAS  SOLIDARIAS  

9
 
10 UNA  APROXIMACIÓN  A  LA  CLASIFICACIÓN  Y  CARACTERIZACIÓN  DE  LAS  ESTRUCTURAS  DEL  
SECTOR.  
10.1
Economía  Solidaria  Ampliada  
10.2
La  Mutualidad  
10.3
La  Cooperativa  
10.3.1 El  surgimiento  de  las  cooperativas  
10.3.1.1
La  cooperativa  de  Rochdale.  
10.3.1.2
Experiencia  del  cooperativismo  en  América  latina  
10.3.2 El  cooperativismo  en  la  República  Dominicana  
10.3.2.1
El  Instituto  de  Desarrollo  y  Crédito  Cooperativo  
 
4  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

11 ECONOMÍA   INFORMAL   Y   ECONOMÍA   POPULAR   DESDE   LA   PERSPECTIVA   DE   LA  
SOLIDARIDAD  
11.1
La  expansión  del  fenómeno  del  trabajo  autónomo.    
11.2
De  la  economía  informal  a  la  economía  popular  
11.3
De  la  Economía  Popular  a  la  Economía  de  la  Solidaridad  y  del  trabajo.    
 

SEGUNDA  PARTE:  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  EN  LA  REPÚBLICA  
DOMINICANA  

 
12 ORGANIZACIONES  DE  PRODUCTORES  DE  LA  REPÚBLICA  DOMINICANA  Y  EL  SECTOR  DE  LA  
ECONOMÍA  SOLIDARIA  
 
13 EL  COOPERATIVISMO  Y  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  EN  REPÚBLICA  DOMINICANA    
13.1
El  cooperativismo  de  Ahorro  y  crédito  
13.1.1 Tasas  de  Interés  del  Sistema  Financiero  Dominicano  
13.1.2 Diferencial  de  los  tipos  de  interés.    
13.2
Reserva  educativa  en  el  sistema  cooperativo  dominicano  
13.3
El  cooperativismo  a  nivel  mundial.    
 
14 LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  LAS  ORGANIZACIONES  DE  LA  SOCIEDAD  CIVIL  DE  LA  
REPÚBLICA  DOMINICANA      
 
15 LA  ECONOMIA  SOLIDARIA  Y  LOS  MICRO-­‐EMPRENDIMIENTOS  
15.1
La  CODOMPYME  
 
16 LA  ECONOMIA  SOLIDARIA  Y  LAS  MICRO  FINANZAS  
16.1
Las  Micro  finanzas  en  la  República  Dominicana  
16.2
Datos  de  las  Micro  finanzas  en  la  República  Dominicana    
16.3
El  caso  de  FINSA  
16.4
Distribución  geográfica  de  las  entidades  de  micro  finanzas  
16.5
Distribución  por  Género  de  los  micro  financiamientos  
16.6
Distribución  por  sector  productivo  de  los  micro  financiamientos  
 
17 ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  EXPORTACIONES  
17.1
El  caso  del  cacao  
17.2
El  caso  del  café  
17.3
El  caso  del  banano  
 
18
LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  SU  APORTE  AL  EMPLEO  
 

TERCERA  PARTE:  ESTUDIOS  DE  CASO  SOBRE  LA  ECONOMIA  SOLIDARIA  
EN  REPUBLICA  DOMICANAN  
19

 
ESTUDIO  DE  CASO-­‐  La  Milagrosa,  Hernando  Alonso,  Sánchez  Ramírez  
19.1 La  Provincia  Sánchez  Ramírez  
19.1.1 Saldo  Migratorio.  
19.1.2 Pobreza  y  desempleo  
19.1.3 La  Economía  
19.1.4 Municipio  de  La  Mata  
19.1.5 Distrito  Municipal  de  Hernando  Alonzo  
19.2 El  mercado  del  cacao.  
5  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

19.3 La  CONACADO  
19.3.1 Producción  de  la  CONACADO  
19.4 Asociación  La  Milagrosa  inc.  
19.4.1 Asociatividad  y  participación.  
19.4.2 Rol  de  la  Asociación  
19.4.3 Estructura  
19.4.4 Empleo  generado.  
19.4.5 Impacto  Económico  
19.4.6 Producción  
19.4.7 Prácticas  solidarias    
19.4.8 Equidad  de  género  
19.4.9 Medio  Ambiente  
19.4.10 Aportes  al  desarrollo  local  
19.4.11 Presente  y  futuro  de  la  asociación  La  Milagrosa  
19.4.12 Principales  Metas  de  la  asociación  
19.4.13 Principales  limitaciones  de  la  asociación  
19.4.14 Soluciones    
19.4.15 Conclusiones  
 
20 ESTUDIO  DE  CASO-­‐  Embutidora  Santa  Clara,  El  Coquito,  Monte  Plata  
20.1
Provincia  Monte  Plata  
20.1.1 Saldo  Migratorio.  
20.1.2 Pobreza  y  desempleo  
20.1.3 Economía  
20.2
Municipio  de  Monte  Plata  
20.3
La  CONAMUCA  
20.3.1 Objetivos  Generales    
20.3.2 Estructura  y  funcionamiento.  
20.3.3 Área  de  impacto  
20.4
Asociación  Santa  Clara    
20.4.1 La  Lucha  por  el  agua  
20.4.2 La  lucha  por  la  luz  
20.4.3 La  lucha  por  la  tierra  
20.4.4 Asociatividad  y  participación.  
20.4.5 Rol  de  la  Asociación  
20.4.6 El  proceso  productivo  
20.4.7 Impacto  Económico  
20.4.8 Aporte  al  desarrollo  local  
20.4.9 Principales  Problemas  y  Metas  de  la  Asociación  
 
21 ESTUDIO  DE  CASO-­‐  Asociación  de  Caficultores  la  Esperanza  ASOCAE,  Los  Cacaos,  San  
Cristóbal    
21.1
La  provincia  de  San  Cristóbal    
21.1.1 Población    
21.1.2 Saldo  Migratorio.  
21.1.3 Pobreza  y  desempleo  
21.1.4 Economía    
21.2
El  Municipio  Los  Cacaos  
21.3
El  mercado  del  café  
21.3.1 El  Mercado  Mundial  del  café    
21.3.2 El  Café  en  República  Dominicana  
21.4
Fedecares  
6  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

21.4.1 Historia  
21.4.2 Logros  sociales    
21.4.3 Beneficios.  
21.5 La  Asociación  de  Caficultores  La  Esperanza  (ASOCAE)  
21.5.1 Asociatividad  y  participación.  
21.5.2 Rol  de  la  Asociación  
21.5.3 Estructura  
21.5.4 Impacto  Económico  
21.5.5 Prácticas  solidarias  sobre  género  
21.5.6 Prácticas  medioambientales  
21.5.7 Aportes  al  desarrollo  local  
 
22 CONCLUSIONES  GENERALES  
 
23 RECOMENDACIONES  DE  POLITICAS  
 
24 BIBLIOGRAFIA  

7  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

1.

PANORÁMICA  DE  LA  ECONOMÍA  DOMINICANA  

 
Al   despuntar   el   siglo   XXI,   la   República   Dominicana   emergió   de   una   década   de   profundos  
cambios   estructurales   especialmente   en   materia   comercial,   en   política   fiscal,   política  
monetaria  y  en  el  afianzamiento  de  los  sectores  terciarios  que  hoy  dominan  la  economía,  que  
si   bien   trajeron   un   respiro   al   marco   institucional   y   de   inserción   en   la   economía   mundial,   no  
menos  cierto,  es  que  poco  ha  significado  para  el  bienestar  de  trabajadores  y  demás  sectores  
populares,   los   cuales   continuaron   desprotegidos,   ausentes   en   las   políticas   públicas   y   en   los  
programas  de  política  económica.  
 
La   década   pasada,   la   de   los   90s,   fue   sin   dudas   una   época   de   de   apogeo   de   la   tasa   de  
crecimiento  del  Producto  Interno  Bruto  (PIB),  pues  el  país  registró  tasas  de  crecimiento  de  las  
riquezas  superiores  a  las  de  cualquier  país  de  América  Latina  y  el  Caribe.  A  pesar  de  que  ese  
crecimiento   apreciable   del   producto,   que   a   decir   de   la   CEPAL   fue   el   más   alto   de   los   últimos   50  
años,   no   se   ha   visto   reflejado   en   una   mejoría   proporcional   de   las   condiciones   sociales   y  
humanas,   que   debería   ser   todo   fin   de   cualquier   economía   y   de   las   políticas   económicas   que  
esta  se  derivan.  
 
Esta   realidad   se   explica   por   el   modelo   de   política   económica   aplicada   en   República  
Dominicana,   orientado   a   facilitar   y   asegurar   el   incremento   de   las   ganancias   del   capital,  
especialmente   del   sector   privado   nacional   y   extranjero,   sin   tomar   en   cuenta   seriamente   los  
objetivos   de   desarrollo   social   y   de   mejoría   de   las   condiciones   sociales   y   humanas.     No   es   de  
esperar,   que   surjan,   en   el   marco   de   esta   política   pública   excluyente,   respuestas   populares   y  
alternativas  de  supervivencia  y  desarrollo.  
 
Es   bajo   esta   lógica   y   con   el   propósito   de   afianzar   el   dominio   de   la   política   económica  
neoliberal,   que   durante   esta   década   se   reformaron   los   marcos   legales   que   servían   de   soportes  
a  las  esferas  y  áreas  estratégicas  (reformas  estructurales  de  la  década  de  1990)  desde  el  punto  
de  vista  económico,  para  dar  paso  a  estructuras  legales  más  flexibles  y  acorde  con  la  realidad  
económica  internacional,  cuyas  tendencias  ya  se  enrumbaban  de  la  mano  de  la  Globalización  y  
la   liberalización   de   los   mercados   nacionales,   a   merced   de   los   grandes   capitales   y   empresas  
transnacionales.  Es  así,  como  se  producen  las  reformas  a  la  Ley  sobre  Inversión  Extranjera,  a  la  
Reforma  Tributaria,  a  la  Reforma  Arancelaria,  a  la  Reforma  del  Sistema  Financiero  y  Monetario,  
entre  otras  reformas  no  menos  importantes.  
 
Inauguramos   la   década   actual,   precedida   de   tasas   de   crecimiento   del   PIB   elevadas,   estas  
alcanzaron  cifras  en  orden  porcentual  de:  8.2%  en  1997;  7.4%  en  1998  y  8.1%  en  1999,  para  un  
promedio  en  los  últimos  tres  años  de  7.9%,  lo  que  refleja  que  la  República  Dominicana  había  
aprovechado   al   máximo   las   condiciones   favorables   que   caracterizaron   ese   periodo   a   la  
economía  de  los  Estados  Unidos,  su  principal  socio  comercial.  
 
Ya   entrando   a   los   umbrales   del   Siglo   XXI,   las   condiciones   de   crecimiento   progresivo   del  
producto   se   mantienen   en   la   República   Dominicana,   siendo   en   el   año   2000   del   orden   de   7.8%,  
aunque  declinando  en  los  siguientes  dos  años  en  4.0%(  2001)  y  4.3%  (2002).    
 
En   ese   contexto   de   crecimiento   económico   en   la   República   Dominicana   persistió   una   gran  
concentración  del  ingreso  y  la  pobreza  continuó  arropando  a  una  gran  porción  de  la  población.  
Según  las  estimaciones  de  la  CEPAL1,  el  índice  de  Gini  para  1997  fue  de  0.517,  superior  a  países  
como  Costa  Rica  (0.459),  Perú  (0.465),  Panamá  (0.485)  y  Venezuela  (0.495).    
                                                                                                                     
1

(CEPAL, 2002),

8  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Al   terminar   la   década,   la   concentración   del   ingreso   en   la   República   Dominicana   se   mantenía  
elevada,  donde  el  primer  quintil  (20%  más  pobre)  recibía  el  2.6  %  de  los  ingresos  monetarios,  
mientras  que  el  quinto  quintil  (20%  más  rico)  obtenía  el  57.1%,  de  los  ingresos.  (ENGIH-­‐98).  
 
La   pobreza   en   general   creció   en   el   primer   quinquenio   de   los   años   90,   aumentando   el  
porcentaje  de  hogares  pobres  de  54.8%  en  1991  a  59.6%  en  1993,  pero  descendiendo  hasta  
niveles  de  51.8%  al  final  de  la  década.  
 
Mientras   tanto,   las   estimaciones   realizadas   después   del   año   2000,   indican   un   aumento   de   la  
pobreza   absoluta   y   relativa   desde   ese   año.   Por   ejemplo,   se   produjo   de   ese   año   a   2003   un  
aumento  de  54.1%  a  61.7%,  vinculado  a  la  recesión  económica  y  a  la  crisis  estructural.  
 
Finalmente,   las   tasas   positivas   de   crecimiento   del   PIB   en   la   década   de   1990,   en   tendencia  
positiva   aunque   decreciente,   se   ve   interrumpida   en   2003,   fruto   de   la   hecatombe   financiera  
que   removió   los   cimientos   de   la   economía   nacional   y   lesionó   gravemente   el   andamiaje  
productivo   de   la   nación,   haciendo   declinar   los   principales   sectores   económicos   del   país.   Como  
resultado  de  dicho  proceso,  el  PIB  de  la  nación  dominicana  decrece  en  -­‐1.5  %.  
 
A   partir   del   desastroso   episodio   que   significó   la   quiebra   de   varias   de   las   más   importantes  
instituciones   financieras   y   como   consecuencia   de   ésta,   se   produjeron   altas   tasas   de   inflación  
que  vinieron  como  secuelas  inmediatas  de  la  socialización  de  la  crisis,  que  provocó,  según  el  
PNUD,  un  millón  de  nuevos  pobres  en  el  país.  
 
El   país   retomó   la   senda   del   crecimiento   para   los   próximos   tres   años   promediando   un   9.5%  
hasta  el  2007  y  7.5%  durante  el  periodo  2005-­‐2009.  Este  crecimiento  del  PIB  estuvo  basado  en  
el   dinamismo   registrado   en   casi   la   totalidad   de   los   sectores   económicos   involucrados   en   la  
contabilización   del   producto   global,   siendo   los   más   destacables:   Servicios   de   intermediación  
financiera   y   seguros   (25.6%),   Comunicaciones   (14.9%)   y   Comercio   (13.9%);   la   Agricultura,  
aunque   exhibió   comportamiento   positivo,   este   fue   tan   sólo   de   1.2%   debido   a   las  
perturbaciones  atmosféricas  acaecidas  en  ese  periodo  que  va  del  2004  al  2007.  
 
En  contraste  con  el  comportamiento  de  estos  sectores,  se  observaron  caídas  en  otros  como:  
Minería   (-­‐1.4)   y   Zonas   Francas   (-­‐10.0%).   Las   Zonas   Francas   de   exportación   pierden   vigor   al  
entrar   en   su   culminación   el   acuerdo   multi-­‐fibras   que   permitía   ciertas   facilidades   de  
comercialización   a   las   Zonas   Francas   de   exportación   dominicanas   en   el   mercado  
Estadounidense,  en  adición  a  otro  desafío  que  se  añade,  como  la  pujante  competencia  en  ese  
reglón  económico  de  algunas  de  las  más  competitivas  economías  asiáticas,  entre  ellas  China  e  
India.  
 
El   2008   y   2009   se   registró,   a   diferencia   de   años   anteriores,   un   deterioro   en   el   ambiente   global  
de   la   economía   mundial   a   raíz   del   recrudecimiento   de   los   efectos   adversos   de   la   crisis  
financiera,  que  tuvo  como  epicentro  de  insostenibilidad,  los  E.U  y  que  arrastró  a  su  paso  a  todo  
el   sistema   económico   mundial   por   su   conectividad   sistémica,   escenario   en   el   cual   no   está   al  
margen   la   República   Dominicana,   y   más   aun   teniendo   como   centro   de   comercialización   de   sus  
exportaciones,  el  origen  geográfico  de  la  crisis.    
 
Este  escenario  descrito  tuvo  como  antesala  en  los  dos  primeros  trimestres  del  año  2008,  los  
altos   precios   del   petróleo   y   de   los   commodities   que   presagiaban   duros   embates   para   la  
economía  dominicana  en  el  ámbito  de  las  cuentas  externas,  tales  como  la  balanza  de  cuenta  
corriente  y  la  balanza  de  pagos;  y  en  el  plano  interno  altos  precios  de  los  productos  básicos  de  
9  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

la  canasta  familiar  que  propenden  a  desangrar  los  ingresos  de  los  más  empobrecidos,  bajo  los  
adversos  efectos  de  la  inflación.    
 
A  pesar  de  los  presagios  económicos  inciertos  que  le  esperaban  a  la  economía  dominicana  en  
este  entorno  de  crisis  profunda  y  de  restricción  del  crédito  mundial,  el  país  pudo  terminar  el  
año   2008   creciendo   a   una   tasa   de   5.3%,   a   lo   que   se   agrega   la   desaceleración   del   proceso  
inflacionario  en  ciernes  de  los  primeros  trimestres  del  año  que  desapareció,  en  virtud  ,  de  la  
contracción  del  consumo  en  los  países  del  centro  capitalista,  que  puso  coto  a  tanto  al  volumen  
como  a  los  precios  de  los  productos  de  exportación,  no  tan  sólo  de  República  Dominicana,  sino  
de  todos  los  países  subdesarrollado.  
 
Las   tendencias   poca   halagüeñas   a   tan   grave   crisis   se   siguen   ciñendo   en   la   economía  
dominicana,  en  tanto  dependiente  del  desempeño  económico  de  Estados  Unidos  y  sus  ciclos  
de  expansiones  y  recesiones,  disminuyendo  el  crecimiento  el  año  2009,  a  un  3.5%.    
 
Las  perspectivas  de  corto  plazo  no  son  nada  prometedoras  ya  que  se  estima  que  para  este  año  
la  economía  mundial  persista  en  arrojar  datos  y  cifras  poco  convincentes  en  cuanto  a  señales  
de   recuperación,   aunque   se   espera   que   para   finales   del   año   comience   a   vislumbrarse   cierta  
mejoría   en   los   índices   de   crecimiento   nacional   y   mundial,   según   previsiones   hechas   por  
organismos  internacionales.  La  recuperación  es  cuestión  de  cómo  se  comporten  los  mercados  
financieros  y  la  capacidad  que  tengan  para  recapitalizarse  y  brindar  liquidez  al  sistema.    
 
1.1.
Crecimiento  vs  Desarrollo  
Existen   importantes   evidencias   que   prácticamente   prueban   que   la   vinculación   entre  
crecimiento   económico   y   disminución   de   la   pobreza,   y   en   consecuencia   con   el   nivel   de  
bienestar  valorado  por  la  sociedad,  no  es  directa  y  mucho  menos  proporcional.  El  crecimiento  
económico,   aunque   si   es   una   condición   necesaria,   no   resulta   ser   una   condición   suficiente   para  
reducir  la  pobreza.    
 
Para   lograr   este   objetivo   se   requiere   complementar   el   crecimiento   y   la   estabilidad  
macroeconómica,  con  políticas  sociales  que  garanticen  el  acceso  de  la  población  a  los  servicios  
básicos   y   le   generen   nuevas   capacidades,   así   como   fortalezcan   las   potencialidades   humanas  
previamente  adquiridas,  único  camino  real  y  sustentable  de  reducir  la  pobreza.  
 
Además,   se   requiere   implementar   una   política   fiscal   orientada   a   garantizar   la   equidad,   así  
como  producir  transformaciones  estructurales  (particularmente  al  régimen  de  la  propiedad  y  
el  régimen  laboral)  que  mejoren  la  distribución  del  ingreso  en  el  futuro.  
 
Cuando  se  produce  crecimiento  económico,  simplemente  aumenta  la  producción  o  el  ingreso  
del   país,   pero   debido   a   las   severas   limitaciones   existentes   en   el   modo   de   producción  
hegemónico   actual,   una   mejora   en   la   capacidad   productiva   o   un   incremento   de   la   producción,  
no  se  traduce  per  se  y  proporcionalmente  en  disminución  de  la  pobreza,  sencillamente  porque  
existen  problemas  estructurales  en  la  distribución.  
 
En   otras   palabras,   cuando   hay   crecimiento   económico,   “el   pastel”   a   repartir   se   vuelve   más  
grande,  pero  si  no  mejoran  (o  empeoran  como  en  muchos  casos),  las  relaciones  de  poder  y  la  
forma  y  mecanismo  de  distribución  del  “pastel”,  el  impacto  sobre  la  pobreza  del  crecimiento  
se  tornará  muy  débil.  Incluso,  aunque  puede  aumentar  el  pedazo  del  pastel  que  corresponde  a  
los   más   pobres,   la   pobreza   relativa   no   se   ve   afectada,   y   el   crecimiento   demográfico   y   las  
mismas  consecuencias  de  la  pobreza,  hacen  que  dicho  impacto  sea  insignificante.  
 
10  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Por   ejemplo,   a   pesar   de   ser   el   país   con   mayores   tasas   de   crecimiento   de   la   región   en   los  
últimos   50   años,   la   República   Dominicana   ha   sido   país   que   menos   ha   logrado   aprovechar   (sólo  
por   debajo   de   Granada)   las   oportunidades   del   crecimiento,   para   promover   el   desarrollo  
humano,   (PNUD,   2005).   Pero   la   evidencia   más   reciente   se   encuentra   en   el   periodo   1992-­‐2000,  
cuando   el   país   creció   a   tasas   superiores   al   6%   (una   de   las   más   altas   del   mundo)   y   dicho  
crecimiento   económico   tuvo   un   impacto   leve,   mucho   menos   del   esperado,   en   mejorar   la  
calidad  de  vida  de  la  población,  especialmente  en  la  de  menores  ingresos.  En  este  contexto  de  
concentración  del  ingreso  es  que  surgen  y  proliferan  las  alternativas  de  la  Economía  Solidaria  
como  respuesta  al  modelo  económico  excluyente.    
 
1.2.
Comportamiento  del  mercado  de  trabajo  en  República  Dominicana.  
Uno  de  los  aspectos  en  el  que  hacen  más  énfasis  las  políticas  económicas  es  en  la  creación  de  
puestos   de   trabajo,   con   la   finalidad   de   dotar   a   la   población   de   los   niveles   de   ingresos  
suficientes  que  le  garanticen  la  supervivencia  dentro  de  márgenes  sociales  y  humanos  dignos,  
así   como   de   propiciar   la   demanda   que   sostenga   un   vigoroso   mercado   interno   que   sirva   de  
soporte  a  la  producción  nacional  de  alimentos  y  bienes  de  consumo  en  general.  
 
La   política   de   empleo   dirigida   a   amparar,   proteger   y   estimular   este   derecho   inalienable   de  
todo  ser  humano,  pocas  veces  ha  sido  consistente  con  una  efectiva  voluntad  de  menguar  las  
altas  tasas  de  desempleo  estructurales  registradas  en  la  República  Dominicana,  dejando  clara  
la   irrelevancia   que,   para   las   autoridades   políticas,   tiene   el   desempleo   en   la   agenda   de  
planificación   y   estrategias   económicas.   Esta   realidad   guarda   estrecha   relación   con   el  
surgimiento  y  consolidación  de  estructuras  y  organizaciones  de  Economía  Solidaria,  las  cuales  
comienzan  a  llenar  ese  vacío  y  a  proporcionar  seguridad  y  autonomía  económica  a  las  clases  
populares.  
 
 La  tasa  de  desempleo  en  los  últimos  20  años  no  ha  sufrido  alteraciones  importantes,  y  muchas  
veces  declina  para  volver  a  subir  a  niveles  anteriores,  lo  que  demuestra  lo  sensible  que  es  este  
indicador   a   las   ejecuciones   de   la   política,   tanto   monetaria   como   fiscal,   así   como   a   las  
prioridades   que   se   asuman   como   metas   de   políticas   económicas.   Es   así   como   los   niveles   de  
desempleo   en   el   país   se   han   mantenido   desde   el   2000   al   2008,   entre   un   rango   que   va   del  
13.9%  al  18.4%;  reflejando  evidentemente  el  poco  progreso  que  en  este  renglón  o  aspecto  de  
la  economía  hemos  tenido  desde  ese  entonces.  
 
Cabe  destacar  que  dentro  del  segmento  joven  de  la  Población  Económicamente  Activa  (PEA),  
el   índice   de   desocupación   es   todavía   más   alarmante,   pues   casi   alcanza   a   más   de   la   tercera  
parte   de   la   población   joven,   con   consecuencias   severas   para   la   seguridad,   estabilidad   y  
sostenibilidad  económica  de  los(as)  jóvenes  del  país.  
 
 A   esto   hay   que   añadir   que   la   estructura   del   aparato   productivo   nacional   en   sus   distintos  
componentes,   en   su   mayoría   suple   de   empleos   poco   remunerados   y   de   muy   baja   calidad  
técnica,   que   conjugado   a   la   casi   nula   formación   técnico-­‐   profesional   de   los   requirentes,   crea   el  
caldo   de   cultivo   del   círculo   vicioso   de   la   pobreza   y   del   pluriempleo,   con   sus   consecuencias  
adversas  a  la  salud  y  la  seguridad  de  las  y  los  trabajadores/as.  
 
Aunque  el  desempleo  se  redujo  en  el  2008  con  relación  al  2007,  pues  pasó  de  15.6  %  al  14.2%,  
volvió  a  aumentar  en  2009  a  14.9%,  además  de  que,  el  promedio  de  las  tasas  de  desocupación  
a   nivel   de   Latinoamérica   (8.6%)   todavía   están   muy   por   debajo   de   la   tendencia   dominicana,  
haciendo   abstracción   de   los   países   de   la   OCDE   en   relación   con   los   cuales   es   más   marcada   la  
diferencia.   Los   datos   demuestran   que   la   República   Dominicana   tiene   un   mercado   laboral  
incapaz   de   absorber   una   cantidad   apreciable   de   desempleados,   en   virtud   de   que   su   estructura  
y  composición  es  muy  dependiente  de  mano  de  obra  poco  calificada,  lo  que  tiene  sus  efectos  
11  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

sobre   el   consumo   privado   interno   en   el   país,   el   cual   todavía   dista   de   ser   el   adecuado   para  
promover  un  mercado  interno  pujante  y  dinámico,  impactando  esto  en  la  composición  social  y  
cultural   del   país,   y   en   la   actitud   de   las   y   los   trabajadores   compelidos   a   construir   alternativas  
propias  de  desarrollo.  
 
No   basta   contribuir   a   la   creación   de   algunos   puestos   de   trabajos,   es   necesario   además,  
promover   su   calidad,   su   importancia   en   la   generación   de   valor   agregado.     Uno   de   los  
problemas  que  tiene  ante  sí  la  sociedad  dominicana,  es  que  una  buena  parte  de  los  puestos  de  
trabajos  que  se  crean  tienen  como  fundamento  las  denominadas  “micro,  pequeña  y  mediana  
empresas”,  las  cuales  brotan  anualmente  por  miles,  pero  así  mismo  anualmente  perecen  por  
miles  generando  un  empleo  poco  seguro  y  estable.    
 
Bajo  estas  premisas,  es  imposible  romper  el  cerco  de  las  tasas  de  desocupación  casi  invariables  
de   la   economía   dominicana,   las   cuales   nunca   han   descendido   a   menos   del   13%,   indicando   que  
el   problema   no   tan   sólo   es   de   política   económica,   sino   de   estructura   económica.   Se   registra  
una  mezcla  de  ambas  para  trazar  la  pauta  que  ha  seguido  el  desempeño  económico  y  que  se  
refleja  en  una  secuela  menor,  el  desempleo  estructural  de  la  economía  dominicana.  
 
 Según   la   CEPAL,   en   un   su   estudio   “Panorama   Social   2008”,   a   la   pregunta   sobre   las   quince  
cosas   que   las   personas   entienden   que   es   necesario   para   sentirse   parte   integral   de   la   sociedad,  
el   49%   de   los   dominicanos/as   seleccionó   como   condición   número   uno   “tener   un   empleo   u  
oficio”.  Un  dato  realmente  revelador,  que  pone  al  descubierto  la  poca  cobertura  de  la  política  
de  empleo  del  país.  
 
Finalmente,  otro  dato  que  revela  la  composición  prácticamente  de  trabajos  poco  remunerados  
en  el  mercado  laboral,  es  el  que  da  cuenta  que  el  90%  de  la  población  perceptora  de  ingresos  
se   encontraba   recibiendo   un   salario   inferior   a   los   RD$   11,000,   situándose   esta   cantidad   muy  
por  debajo  del  costo  de  la  canasta  básica  dominicana  (RD$18,000)  y  del  salario  cotizable  para  
optar  por  una  vivienda  decente  (RD$13,000).  Datos  del  Banco  Central  
 
1.3.
El  gasto  público  y  el  gasto  social  en  República  Dominicana.  
El   gasto   social,   entendido   como   aquel   gasto   gubernamental   que   es   orientado   a   la   inversión   en  
áreas   de   interés   social   y   de   disfrute   público,   no   ha   tenido   tradicionalmente   la   debida  
ponderación   en   la   prioridad   de   la   política   de   gastos   e   inversiones   de   los   gobiernos  
dominicanos,  si  nos  sujetamos,  a  los  datos  que  ilustran  esta  incontrastable  realidad.    
 
En   2007   el   gasto   social,   es   decir,   las   inversiones   para   salud,   educación,   vivienda,   agua   potable,  
asistencia  y  seguridad  social,  fue  apenas  el  8.65%  del  Producto  Interno  Bruto  (PIB).  Se  gastó  en  
servicios   sociales   un   5%   menos   que   en   servicios   no   sociales.   Un   Estado   que   no   garantice   ni  
siquiera  los  servicios  sociales  básicos,  está  lejos  de  cumplir  con  su  deber.    
 
Si   analizamos   el   mismo   presupuesto   del   año   2007,   para   poner   un   ejemplo   cercano,   y  
descomponemos   su   distribución   en   términos   de   prioridades   de   gasto   nos   daremos   cuenta   que  
el  gasto  social  prioritario  en  los  renglones  de  Salud,  Educación,  Asistencia  social  y  vivienda,  en  
términos  proporcionales  se  equiparan  casi  con  el  pago  a  los  servicios  de  deuda  externa,  cuyo  
monto  en  el  referido  presupuesto  asciende  a  la  suma  de  RD$60,092.90  Millones  de  pesos.    
 
El   Estado   dominicano   acumula   una   deuda   social   creciente   debido   a   los   bajos   niveles   de  
inversión  en  política  social.  Al  comparar  el  Gasto  Social  en  la  República  Dominicana  con  el  de  
otros  países  cuyas  características  nos  asemejan  mucho,  descubrimos  que  el  país  está  dentro  de  
los   cinco   países   de   la   región   con   menor   gasto   social   en   relación   al   PIB   (7,6%),   ligeramente   sólo  
por   encima   de   El   Salvador,   Guatemala,   Ecuador   y   Trinidad   y   Tobago.   Cuba   aparece   con   el  
12  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

29,2%   de   inversión   social   con   relación   al   PIB,   siendo   el   país   que   más   invierte   en   ese   sus  
ciudadanos/as.  
 
Una  limitante  que  viene  abonarse  a  la  insuficiencia  de  gasto  social,  es  la  cada  vez  más  amplia  
brecha   entre   los   gastos   corrientes   (aquel   que   se   emplea   para   el   mantenimiento   de   las  
funciones  institucionales:  pago  de  personal,  materiales  y  suministros,  pago  de  energía,  agua  y  
comunicaciones)   y   el   gasto   de   capital   (aquel   gasto   cuyo   fin   es   fortalecer   la   inversión:  
maquinarias,   y   equipos,   inmuebles,   construcciones,   entre   otros).   Una   política   de   gasto   público  
orientada   más   hacia   el   gasto   corriente   no   es   congruente   con   el   desarrollo   humano   y   social,  
pues   posterga   las   inversiones   necesarias   que   coadyuvan   a   la   reconversión   productiva   del  
aparato  productivo  nacional.  
 
Se   estima   que   el   Estado   dominicano   dedica   más   de   las   2/3   partes,   es   decir,   más   de   un   75%   de  
sus   ingresos   a   gasto   corrientes   dejando   un   muy   escaso   margen   de   maniobra   de   inversión  
productiva   a   los   gasto   de   capital,   tan   indispensables   para   el   crecimiento   y   desarrollo   de   la  
nación.   Una   política   de   gasto   mal   distribuida   y   sesgada   no   puede   dar   resultados   positivos   al  
largo   plazo,   sólo   para   mantener   una   burocracia   estatal   costosa   y   una   nómina   pública  
hipertrofiada,  la  cual  supera  ya  los  450,000  empleados.    
 
Una  política  de  gasto  público  sano  estará  orientada  fundamentalmente  a  fomentar  la  inversión  
productiva   y   en   capital   humano,   como   motor   para   el   desarrollo   económico   y   social.   Por   tal  
motivo,  si  fiscalizamos  las  partidas  ejecutadas  en  los  últimos  años  a  estos  apartados  sociales,  
descubriremos  claramente  el  carácter  regresivo  de  su  inversión,  puesto  que  de  una  inversión  
social   de   40.4%   en   2007,   se   pasó   a   una   de   38.8%   para   el   año   siguiente,   teniendo   pendiente  
presupuestar  39.8%  para  este  año  2009.  
 
Esta  situación  pone  en  duda  el  mejoramiento  del  sector  social  en  su  conjunto  y  el  avance  hacia  
metas  como  la  universalización  de  la  educación  básica,  salud  y  el  seguro  familiar  de  salud.    
 
Uno   de   los   desafíos   que   cuenta   la   República   Dominicana   es   aumentar   la   cantidad   que   se  
destina   al   gasto   social   para   poder   equipararse   con   países   de   similares   características   de  
desarrollo.   Otro   punto   importante   sería   volver   al   gasto   social   contracíclico,   es   decir,   que  
aumente  en  épocas  de  crisis  con  el  fin  de  fortalecer  políticas  sociales  orientadas  al  desarrollo  
del  capital  humano—educación  y  salud—y  reducción  de  la  pobreza.  
 
Un   reto   importante   sería   también,   aumentar   la   equidad   en   la   distribución   de   la   riqueza  
nacional   dirigiendo   la   inversión   hacia   los   sectores   más   vulnerables.   Ello   se   traduce   en   una  
priorización  del  gasto  público  hacia  los  sectores  de  mayor  impacto  en  términos  de  desarrollo  
(educación,  salud,  empleo).  
 
Finalmente,   mayores   asignaciones   sociales   deben   traducirse   en   mejoras   en   la   gestión   de   los  
recursos,  lo  que  significa  contar  con  normativas  claras  para  el  uso  eficiente  de  los  recursos,  así  
como  desarrollar  prácticas  de  transparencia,  rendición  de  cuentas  y  control  ciudadano.  
 
1.4. La  inflación  durante  la  última  década  en  República  Dominicana  
Por  la  importancia  que  reviste  para  la  estabilización  de  los  índices  macroeconómicos,  frenar  los  
ímpetus  inflacionarios  es  una  meta  objetivo  que  muchas  veces  está  entre  las  prioridades  de  las  
autoridades   responsables,   no   tan   sólo   de   la   política   monetaria,   sino   también   de   los  
responsables  de  controlar  el  gasto  agregado  de  la  economía  en  su  conjunto.  
 
En   la   República   Dominicana   como   en   cualquier   otro   país   del   mundo   se   han   producidos  
procesos  agudos  de  inflación,  unas  veces  por  medidas  de  corte  expansivo  que  han  recalentado  
13  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

la   economía   y   presionado   al   alza   los   precios,   otras   por   implementar   una   política   de   gasto  
público  activa  (socialización  de  la  crisis)  que  también  ha  conllevado  a  límites  insospechados  de  
inflación,  como  fue  el  caso  del  2003  cuya  tasa  de  inflación  fue  de  42.66%.  
 
Las  tasas  de  inflación  en  la  década  en  curso  han  sido  aceptables,  a  excepción  del  año  previo  y  
el   posterior   a   la   crisis   financiera   nacional,   que   desquebrajó   el   sistema   bancario   del   país.   La  
pronunciada   tasa   de   inflación   del   2003   (42.66%),   fue   producto   de   la   socialización   de   la   crisis  
bancaria   solventada   por   decisión   del   Ejecutivo   con   fondos   públicos,   ya   que   el   Gobierno  
recurrió  al  auxilio  de  las  entidades  en  quiebra  para  garantizar  los  depósitos  de  los  ahorrantes.  
 
En  todos  los  años  desde  el  2000  hacia  la  fecha,  la  tasa  de  inflación  ha  estado  por  debajo  de  los  
dos  dígitos,  con  la  nota  discordante  de  los  años  2002  (10.51%),  2003  (42.66%)  y  2004  (28.74%),  
que  fueron  los  años  de  dilucidación  y  remanente  de  los  efectos  de  la  crisis  bancaria.  Ya  a  partir  
de  entonces  el  nivel  altamente  preocupante  del  índice  de  inflación,  aminoró  sensiblemente  a  
partir  del  2005,  retomando  el  camino  perdido  en  el  2001,  donde  la  inflación  había  sido  de  un  
digito   (4.38%),   asumiendo   esta   vez   un   valor   de   7.44%   y   siguiendo   esa   misma   trayectoria   hasta  
cerrar  el  2008  con  una  tasa  de  4.52%  y  el  2009  con  una  tasa  de  5.76%.  
 
La  inflación  en  los  primeros  dos  trimestres  del  año  2008,  estuvo  a  punto  de  hacer  eclosionar  
un   proceso   progresivo   de   alza   indiscriminada   de   precios   a   lo   interno   de   la   economía  
dominicana,  producto  del  alza  abrupta  de  los  precios  de  las  materias  primas  y  el  petróleo,  un  
recurso  energético  que  provoca  alta  dependencia  en  el  país  y  que  tiene  una  gran  incidencia  en  
los  procesos  productivos  industriales,  agrícolas  y  comerciales.  
 
La  inflación  promedio  en  el  periodo  (2000-­‐2008)  fue  de  15.14%,  sin  que  esta  sea  compensada  
en   términos   de   recuperación   del   poder   adquisitivo   de   los(as)   trabajadores(as)  
dominicanos(as);   existiendo   un   desfase   entre   el   valor   de   la   canasta   familiar   que   ronda   los  
RD$18,000  pesos  y  los  ingresos  promedios  de  los  asalariados  que  es  inferior  a  los  RD$11,000  
pesos   mensuales.   Es   por   tanto   prácticamente   imposible   emprender   la   ruta   a   condiciones  
sociales   de   subsistencia   mínimas,   mientras   el   salario   mínimo   resulta   muy   inferior   al   valor   de   la  
canasta  familiar  de  bienes  y  servicios  básicos.  
 
Este   fenómeno   se   ha   combinado   con   la   incapacidad   del   sector   patronal   dominicano   para  
asumir   la   realidad   cuando   se   discuten   alzas   en   los   salarios,   lo   que   ha   impedido   que   se  
produzcan   mejoramientos   salariales   que   apuntalen   el   consumo   privado   y   favorezcan   el  
desarrollo  del  mercado  interior.  
 
Uno  de  los  aspectos  negativos  de  la  inflación  es  su  influencia  sobre  la  producción  y  el  crédito.  
La  inflación  eleva  los  costos  de  producción  de  las  empresas  y  por  ende  el  precio  de  los  bienes  
producidos,   y   regularmente   restringe   el   crédito   dadas   las   elevadas   tasas   de   interés   que   se  
asocian   a   los   periodos   inflacionarios   donde   se   aplican   medidas   desde   el   Banco   Central   y  
asumidas  por  las  demás  entidades  financieras  comerciales.  Al  elevarse  las  tasas  de  interés,  se  
reduce  la  actividad  productiva  que  requiere  financiamiento  para  incurrir  en  inversiones  nuevas  
que  mejoren  la  productividad  de  los  factores,  y  de  manera  secuencial  un  volumen  mayor  de  
producción.  
 
La  inflación  en  las  postrimerías  del  año  2008  e  inicio  del  trimestre  del  2009  se  contuvo  a  la  baja  
por   la   deprimida   actividad   de   los   mercados   extranjeros   y   las   reducidas   posibilidades   de  
importación  de  bienes,  en  virtud  de  las  reducciones  drásticas  de  las  fuentes  de  generación  de  
divisas,  incluidas  ahí,  las  remesas  de  la  comunidad  dominicana  en  el  exterior,  la  que  se  redujo  
en  no  menos  de  un  15.6%  para  este  año.  
 
14  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Se   espera   que   en   el   contexto   mundial   de   crisis,   la   inflación   en   la   República   Dominicana   se  
mantenga  en  márgenes  menores  a  un  digito,  dado  que  no  se  vislumbra  un  posible  renacer  de  
los   mercados   internacionales,   en   especial   el   de   los   E.U.,   el   cual   ha   dado   visos   ligeros   de  
recuperación   pero   no   razones   contundentes   para   concluir   que   todo   el   escenario   de   crisis   haya  
pasado.    
   
1.5.
El  sector  agropecuario  de  la  República  Dominicana  
El  sector  agropecuario  es  un  sector  fundamental  para  la  garantía  de  la  seguridad  y  soberanía  
alimentaria,   la   reducción   de   la   pobreza   rural,   la  generación   de   empleos,   la   estabilidad   política  
y   económica   y,   adecuadamente   manejado,   genera   externalidades   positivas   sobre   el   medio  
ambiente.   Tradicionalmente   ha   sido   un   sector   ampliamente   vinculado   con   relaciones  
solidarias,  particularmente  asociacionistas  y  de  Comercio  Justo.    
 
Al   finalizar   la   década   del   los   90’s   este   sector   contribuyó   con   el   12%   del   PIB   y   actualmente  
representa  (utilizando  una  nueva  metodología  de  medición)  alrededor  de  un  8%  del  producto  
global.   Las   exportaciones   agrícolas   y   agroindustriales   para   el   año   2007   representaron  
alrededor   del   50%   de   las   exportaciones   nacionales;   proporcionando   además   el   70%   de   los  
alimentos   que   se   consumen   en   el   país,   y   generando   empleos   directos   para   el   15%   de   la  
población.  (Isa  &  Aquino,  2004)  
 
Los  productos  agrícolas  de  exportación  más  importantes  son  el  café,  el  azúcar,  el  tabaco  y  el  
cacao,   considerados   productos   tradicionales   de   exportación,   y   los   bananos,   las   frutas,   los  
vegetales,   raíces   y   tubérculos,   considerados   no   tradicionales.   Para   el   mercado   interno   se  
destacan  productos  como  el  arroz,  la  habichuela,  los  plátanos,  la  carne  y  la  leche.  
 
Tabla  1  -­‐  Principales  productos  agrícolas  de  República  Dominicana,  2005  
Productos  
   
     Arroz  en  Cáscara  
     Caña  de  Azúcar  
     Café  en  Cerezos  
     Cacao  en  Grano  
     Frijoles  o  Habichuelas  
     Yuca  
     Guineos      (miles  de  Racimos)  
     Tomates  
     Plátanos      (miles  de  unds.)  
     Otros  

 Volumen  de  la  
Producción    
(T.M.)  
644,940  
4,848,079  
87,051  
50,817  
22,699  
97,538  
22,280  
293,012  
1,549,985  
 

Valor  de  la  
Producción  

Porcentaje  en  
el  total  
Agrícola  

(Miles  de  RD$)  
 
9,137,705.22  
3,636,059.25  
5,487,837.74  
1,417,182.95  
855,601.782  
1,297,741.28  
1,416,950.29  
2,184,684.93  
3,867,011.08  
34,192,583.8  

14,4  
5,7  
8,6  
2,2  
1,3  
2,0  
2,2  
3,4  
6,1  
53,9  

-­‐
Fuente:  BCRD  
 
La   agricultura   dominicana   verifica   una   alta   concentración   económica   en   términos   de  
importancia   en   el   valor   total,   los   productos   más   importantes   son   el   arroz   (que   aporta   el   14,4%  
del  total  de  la  riqueza  generada  por  el  sector),  el  Café  (8,6%),  los  plátanos  (6,1%)  y  la  caña  de  
azúcar  (5,7%).    
 
Se  registra  también  cierta  concentración  regional  de  algunos  cultivos;  por  ejemplo  el  32%  y  el  
48%   de   los   productores   de   cereales   y   leguminosas   respectivamente   están   localizados   en   la  
región  Suroeste  y  el  61%  de  los  fruticultores  está  en  las  regiones  Nordeste  y  Central.  En  tanto  
que   la   producción   de   plátano,   banano,   batata,   ganadería   bovina,   yuca   y   café   está   dispersa  
prácticamente  en  todas  las  regiones.  
15  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Tabla  2  -­‐  Principales  productos  pecuarios  de  República  Dominicana,  2005  
PRODUCTOS  
 
Carne  de  res  
Carne  de  cerdo  
Carne  de  pollo  
Leche  Fresca                                (miles  lts.)  
Huevos  de  Consumo            (miles  unds.)  
Otros  
Total    

 Volumen  de  la  
Producción    
(T.M.)  
106,106    
13,543    
227,999    
751,622    
1,345,034    
 
 

Valor  de  la  
Producción  
(Miles  de  RD$)  
15,879,276    
1,657,193    
7,438,630    
9,829,984    
3,228,041    
2,342,377    
40,375,502    

Porcentaje  en  
el  total  
Agropecuario  
 
39.33%  
4.10%  
18.42%  
24.35%  
8.00%  
6.00%  
100%  

-­‐
Fuente:  BCRD  
 
En  la  pecuaria,  por  su  parte,  la  concentración  económica  es  mayor,  concentrándose  un  63.68%  
del  valor  en  la  producción  bovina  y  sus  derivados;  y  un  26.42%  del  valor  total  en  la  producción  
avícola  y  sus  derivados.  
 
El   45%   de   la   tierra   está   destinada   a   cultivos   agrícolas   y   el   55%   a   explotaciones   ganaderas.    
Existen  un  total  de  243,939  productores2,  y  de  éstos  un  33%  posee  menos  de  1.26  hectárea  (20  
tareas)   y   81%   menos   de   6.3   hectáreas   (100   tareas),   y   todos   ellos   ocupaban   el   21%   de   la  
superficie,   mientras   que   solamente   256   productores   (un   0.11%   del   total)   poseen  
establecimientos  mayores  a  315  hectáreas  (5000  tareas)  y  ocupan  el  17%  de  la  superficie  total.  
Lo  cual  refleja  también  que  la  producción  agropecuaria  dominicana  es  fundamentalmente  de  
pequeñas  propiedades.  
 
La  población  rural  en  República  Dominicana  se  caracteriza  por  una  alta  movilidad,  impulsada  
por   la   pobreza   en   las   zonas   rurales   provocadas   por   un   modelo   de   desarrollo   concentrador,  
donde  la  pobreza  rural  y  la  falta  de  oportunidades  han  provocado  una  importante  migración  
hacia   zonas   urbanas   con   graves   consecuencias   negativas   de   carácter   social,   económico,  
ambiental  y  nutricional.  
 
Se   estima   que   más   del   60%   de   los   hogares   rurales   están   por   debajo   de   la   línea   de   pobreza;  
mientras  que  la  mitad  de  ellos  son  indigentes.  El  39.2%  de  los  hogares  rurales  no  disfrutan  de  
la  satisfacción  de  sus  necesidades  básicas,  en  tanto  que  en  el  área  urbana  solo  el  25.3%  no  la  
tiene  satisfecha.  En  algunos  lugares  la  pobreza  alcanza  a  más  del  90%  de  la  población.  (ONE,  
2002).  
 
 No   hay   pues   motivo   de   asombro   por   el   surgimiento   de   una   vigorosa   y   masiva   red   de  
organizaciones  y  gremios  agropecuarios,  con  grandes  características  reivindicativas,  pero  que  a  
su   vez   han   desarrollado   mecanismos   de   relacionamiento   muy   avanzados,   como   podremos  
apreciar   en   el   marco   de   este   estudio.       La   Economía   Solidaria   es   una   respuesta   desde   estos  
sectores  y  se  ha  convertido,  en  la  práctica,  en  una  alternativa  real  desde  la  cual  pueden  optar  
para  reproducir  la  vida  de  una  forma  social  y  solidaria.    
 

                                                                                                                     
2
Registro Nacional, censados en 1998,
16  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

PRIMERA  PARTE:  
2. APROXIMACIÓN  AL  CONCEPTO  DE  LA  ECONOMÍA  
SOLIDARIA  
 
Hacer   el   esfuerzo   por   aproximarse   a   una   definición   más   o   menos   completa   del   concepto   de  
Economía   Solidaria,   es   como   dirigirse   en   un   viaje,   probablemente   panorámico,   por   una  
inmensa   ciudad   de   edificios   conceptuales   diseñados   por   los   más   diversos   arquitectos   del  
pensamiento  que  se  conectan  con  calles,  veredas,  bulevares  y  estrechos  puentes.  Una  ciudad  
grande,   dispersa   y   diferente,   repleta   de   tránsito   y   de   pasmosa   cotidianidad,   que   habrá   que  
describirse   atando   cabos,   desdibujando   con   grafos   y   creando   nuevas   perspectivas   de   la  
fotografía  panorámica.  Para  fines  del  presente  trabajo,  trataremos  de  llegar  a  un  concepto  lo  
más   completo   e   integral   posible,   a   partir   de   las   propuestas   de   los   distintos   autores   estudiados  
y  reflexiones  propias  en  el  seno  del  equipo  del  IDEAC.  
 
La  Economía  Solidaria3,  concepto  que  une  dos  palabras  aparentemente  difíciles  de  relacionar  
desde   la   lógica   convencional,   ha   sido   y   es,   un   esfuerzo   concreto   de   construcción   teórica   y  
práctica,  no  completo  todavía,  y  del  cual  habrá  mucha  tela  por  cortar  quizás  para  la  próxima  
década  completa.  
 
Para   saber  donde  entronca   la  solidaridad  con  el  concepto  de  economía,  es  necesario  partir  de  
la  definición  del  concepto  de  economía  y  de  economía  política.  Especialmente  es  importante  
conceptualizar   la   economía   política   para   interpretar   las   relaciones   sobre   las   cuales   se  
organizan  las  formas  de  producción,  reproducción,  distribución  y  consumo  y  como  en  cada  uno  
de   estos   eslabones   se   expresa   o   puede   expresarse   la   solidaridad.   Esto   permitirá   entender  
mejor  en  que  aspectos  o  relaciones  se  puede  practicar  la  solidaridad  al  hacer  economía.    
   
2.1.
Concepto  de  Economía.  
Para  fines  del  presente  trabajo,  asumimos  que  la  Economía  es  la  ciencia  que  estudia  las  formas  
de  organización  de  los  seres  humanos  y  los  métodos  que  toman  éstos  para  la  disposición  de  
los   factores   económicos   para   la   producción,   reproducción,   distribución   y   consumo   de   bienes  
que  buscan  satisfacer  las  necesidades  materiales,  culturales  y  espirituales  humanas,  mediante  
el  empleo  de  recursos  escasos.    
 
La   Economía   como   ciencia   social   denota   relaciones   entre   los   humanos   y   entre   éstos   y   la  
naturaleza,   que   provee   recursos   escasos.   Eso   quiere   decir,   que   estudia   la   conducta   de   los  
humanos   en   su   búsqueda   de   la   satisfacción   de   sus   necesidades   materiales   culturales   y  
espirituales,   lo   cual   lo   relaciona   con   la   naturaleza   para   obtener   medios   materiales   (recursos  
naturales)  y  con  los  demás  humanos,  a  través  de  las  mercancías  en  el  mercado.  
 
En  cuanto  a  la  objetividad  de  la  Economía  como  ciencia,  Razeto4    afirma  que  desde  el  punto  de  
vista  de   la  Economía  Solidaria,  debemos  concebir  la  realidad  económica  como  hechos  sociales  
y   humanos   que   están   atravesados   por   la   subjetividad.   Esta   posición   realiza   una   crítica   a   la  
teoría   económica   capitalista   que   propone,   con   un   enfoque   filosófico   positivista,   que   la  
economía  es  algo  objetivo,  que  funciona  independiente  de  la  voluntad  de  los  humanos,  basada  
                                                                                                                     
3

Esta expresión fue ideada en Chile por un grupo de investigadores que estudiaban la forma en que los
sectores populares sobrevivían en el medio de altísimos niveles de desempleo a comienzos de los
ochentas.
4
Curso Avanzado de Economía Solidaria, 2003.

17  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

en  las  leyes  del  mercado,  el  cual  funcionan  de  forma  automática.  Esta  concepción  considera  a  
los  seres  humanos  como  simples  sujetos  que  se  adhieren  a  estos  mecanismos,  eliminando  así  
el  protagonismo  y  la  capacidad  racional  de  controlar  y  transformar  la  realidad,  reduciendo  los  
hechos   económicos   a   parámetros   y   variables   cuantitativas,   sin   verlos   como   actividades  
humanas.  
 
A   simple   vista,   puede   apreciarse   que   existen   poderes,   organizaciones,   empresas,   gobiernos,  
monopolios,  etc.,  que  ejercen  control  político  sobre  los  hechos  económicos,  de  acuerdo  a  los  
intereses  de  los  agentes  económicos  que  intervienen,  siendo  la  economía  un  campo  de  batalla,  
donde  se  pone  a  prueba  la  correlación  de  fuerzas  sociales.  
 
2.2.
Concepto  de  Economía  Política.  
La   economía   política   es   la   ciencia   que   estudia   el   desarrollo   de   las   relaciones   sociales   de  
producción   y   las   leyes   económicas   que   rigen   la   producción,   la   distribución,   el   cambio   y   el  
consumo  de  los  bienes  materiales  en  la  sociedad,  en  sus  diversos  estadios  de  su  desarrollo.  
 
Es   decir,   el   objeto   de   estudio   de   la   Economía   Política,   son   precisamente,   las   relaciones   de  
producción,   reproducción,   distribución   y   consumo   entre   los   humanos,   en   cuanto   relaciones  
fundamentales   de   todas   las   relaciones   sociales,   las   que   constituyen   el   contenido   de   los  
fenómenos  sociales.    
 
La   economía   política,   por   lo   tanto,   toca   los   intereses   económicos   y   políticos   fundamentales   de  
los  humanos,  de  las  diversas  clases  de  la  sociedad  y,  en  las  formaciones  antagónicas  de  clase,  
es  campo  de  la  lucha  de  clases.  Al  tener  que  tratar  con  los  intereses  de  clases,  no  existe  una  
economía   política   única   para   todas   las   clases.   Existen,   pues,     la   economía   política   de   los  
explotadores   (amos,   feudales,   terratenientes,   burgueses,   oligarcas,   etc),   la   economía   política  
de  los  explotados  (esclavos,  siervos,  proletarios,  campesinos,  trabajadores  autónomos,  etc)  y  
la   economía   política   de   las   clases   intermedias,   dependiendo   del   modo   de   producción   que  
corresponda.  
 
2.3.
Concepto  de  Solidaridad  
El   concepto   solidaridad   proviene   etimológicamente   de   la   familia   de   vocablo   latinos   “solidas”  
(del   cual   se   deriva   la   palabra   castellana   sólido),   que   se   transmitió   a   través   del   francés,  
explicando  algo  que  está  efectivamente  integrado  o  compacto  en  todas  sus  partes.    
 
La  palabra  solidaridad  puede  indicar,  de  tal  modo,  la  efectiva  integración  de  un  grupo  social  (o  
de  las  partes  de  un  elemento)   que  le  permite  crear  relaciones  de  interdependencia  mutua,  de  
identidad   colectiva,   de   reciprocidad   etc.   También   es   un   término   relacionado   al   compromiso  
asumido   por   una   de   las   partes   con   las   demás   partes,   que   se   obligan   a   responderse  
mutuamente  en  el  sentido  de  la  corresponsabilidad.    
 
Solidaridad   viene   a   explicar   aquellas   acciones   humanas   que   contienen   un   espíritu   de  
participación  y  asociatividad,  donde  los  actores  involucrados  expresan  una  voluntad  colectiva,  
porque  responden  a  los  vínculos  que  mantienen  y  desarrollan  con  sus  pares.  Puede  expresar  
también  compromisos  de  las  partes  asociadas  por  llegar  a  objetivos  comunes  y  por  lo  tanto,  
realizan  aportes  y  asumen  responsabilidades  para  conseguirlo.  
 
Este   término   está,   por   lo   tanto,   vinculado   a   un   conjunto   de   valores   y   virtudes   del   humano,  
adversas  al  individualismo  y  al  egoísmo,  contrario  en  el  caso  de  la  economía,  a  la  propuesta  de  
la  economía  liberal  y  neoliberal,  la  cual  fundamenta  su  planteamiento  en  que  la  búsqueda  de  
la   satisfacción   del   interés   personal   de   cada   individuo,   lo   cual   según   sus   teóricos,   genera   los  
18  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

factores   que   permiten   el   bienestar   social,   sin   la   intervención   de   la   voluntad   colectiva  
organizada.    
 
La   solidaridad   en   la   economía   está   asociada   a   las   relaciones   sociales   de   producción,  
reproducción,  distribución  y  consumo  generadas  por  las  experiencias  y  las  acciones  que  buscan  
el   bien   común   o   del   prójimo   al   hacer   economía.   En   el   plano   individual,   está   relacionada   a   la  
capacidad   de   identificarse   con   los   demás   y   ponerse   en   su   lugar   para   asumir   sus   causas,  
enfrentar  sus  desafíos  y  sufrir  sus  penas.  
 
Para   Luis   Razeto,   uno   de   los   principales   teóricos   de   la   economía   solidaria,   “la   palabra  
solidaridad   resume   todos   los   contenidos   éticos,   de   relaciones   humanas   superiores   y   de  
valoración  del  trabajo  y  del  hombre  sobre  las  cosas  y  el  capital.  Incluye  y  recoge  todo  aquello:  
cooperación,  autogestión,  unión,  asociatividad,  mutualismo,  ayuda  mutua  y  valores  humanos.”  
(Razeto,  2003)  
 
La   solidaridad,   que   reúne   todas   estas   características,   ha   resultado   indispensable   para   la  
supervivencia   y   la   evolución   humana;   y   como   tal,   se   ha   expresado   en   la   búsqueda   de  
satisfacción  de  sus  necesidades  materiales.  Desde  un  principio  los  seres  humanos  se  agruparon  
para   cazar,   para   recolectar   alimentos   y   posteriormente   para   desarrollar   la   agricultura   en  
términos  esencialmente  comunitarios.  La  solidaridad  ha  devenido  desde  entonces  en  un  valor  
fundamental  de  correspondencia  entre  seres  humanos  y  puede  manifestarse  en  muy  diversos  
órdenes,   pudiendo   establecerse   la   solidaridad   política,   la   solidaridad   religiosa,   la   solidaridad  
entre  los  individuos  y  fuerzas  económicas,  solidaridad  de  clase,  etc.  
 
2.4.
Concepto  de  Economía  Solidaria  
 Partiendo  de  estas  ideas,  es  posible  afirmar  que  la  Economía  Solidaria,  sería  la  economía  de  la  
participación   colectiva   y   del   compromiso   social,   aquella   en   que   predominan   relaciones   de  
comunidad  más  allá  de  individualidades.  
 
Es   el   mismo   Razeto,   quien   afirma   que   la   Economía   Solidaridad   es   la   incorporación   de  
solidaridad   en   la   economía,   pero   no   como   una   forma   de   paliar   sus   efectos,   ni   para   resolver   las  
fallas  del  mercado,  si  no,  introducida  como  la  solidaridad  activa  en  las  diversas  fases  del  ciclo  
económico,   o   sea,   en   la   producción,   circulación,   consumo   y   acumulación;   Esto   implicaría,   para  
Razeto5,     “producir   con   solidaridad,   distribuir   con   solidaridad,   consumir   con   solidaridad,  
acumular  y  desarrollar  con  solidaridad.”  (Razetto,  1999)    
 
El   vinculo   de   la   solidaridad   con   la   economía,   se   expresa   y   se   desarrolla   precisamente   en   el  
terreno   de   las   relaciones   sociales   de   producción,   reproducción,   distribución   y   consumo,   así  
como,   en   las   relaciones   entre   los   humanos   y   la   naturaleza   y   en   las   relaciones   de   género.   El  
cambio   de   unas   relaciones   basadas   en   la   explotación   del   trabajo   por   el   capital   y   la   apropiación  
individual  del  resultado  del  trabajo,  hacia  unas  relaciones  de  cooperación  y  reciprocidad  en  la  
producción  de  riquezas  y  redistribución  equitativa  de  la  misma.  
 
La   Economía   Solidaria   es,   por   tanto,   ese   sector   especial   y   heterogéneo   en   donde   las  
actividades,   empresas,   instituciones   y   redes   económicas,   operan   articuladas   en   base   a   la  
solidaridad  en  el  sentido  no  únicamente  altruista  del  término  (sentido  humanitario),  si  no  que  
implica   fuerzas   extraeconómicas   para   regir   el   proceso   de   toma   de   decisiones   de   los   agentes  
productivos.    
 
                                                                                                                     
5

 Trabajo  publicado  en  la  revista  Persona  y  Sociedad,  Volumen  XIII,  Nº  2  Agosto  de  1999,  Santiago  de  
Chile  

19  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Es,   entonces,   la   economía   en   la   cual   “la   solidaridad   se   constituye   en   el   elemento   activo   y  
esencial   de   las   organizaciones,   de   las   actividades   y   de   los   procesos   que   se   despliegan;   una  
economía  en  la  que  la  solidaridad  no  es  marginal,  ni  un  simple  acompañamiento,  sino  que  es  
un   componente   tan   destacado   que   hace   surgir   una   nueva   racionalidad   económica,   especial,  
diferente  y  superior”.  (Razeto,  2003)  
 
Según   otro   autor   importante,   el   sociólogo   Pablo   Guerra,   el   concepto   de   Economía   de   la  
Solidaridad,   o   como   él   prefiere,   la   Socioeconomía   de   la   Solidaridad,   sirve   para   englobar   las  
“numerosas   experiencias   comunitarias   donde   se   comparten   medios   y   beneficios   (caso   de   las  
comunidades   de   trabajo,   las   empresas   autogestionadas,   cooperativas,   grupos   asociativos,  
etc.);   como   aquellas   otras   que   explícitamente   tienen   como   referencia   en   los   resultados  
económicos   no   sólo   los   propios   intereses,   sino   también   los   de   terceros   beneficiados   (como  
ocurre  con  las  corrientes  de  comercio  justo,  fondos  de  inversión  ética,  etc.)”.  
 
 Según  Guerra,”  la  economía  de  la  solidaridad  se  caracteriza  por  demostrar  en  los  hechos  que  
es   posible   (y   necesario)   incorporar   la   solidaridad   como   elemento   vertebral   de   nuestros  
comportamientos  económicos.”  (Guerra,  2005)  
 
Para   Pablo   Guerra,   lo   distintivo   de   la   Economía   Solidaria,   en   el   plano   de   la   distribución,  
“consiste   en   que   los   recursos   productivos   y   los   bienes   y   servicios   producidos,   fluyen,   se   asignan  
y   distribuyen,   no   sólo   por   medio   de   las   relaciones   de   intercambio   valoradas   monetariamente  
(como   sucede   en   el   sector   más   propiamente   capitalista),   sino   también   mediante   otras  
relaciones   económicas   que   permiten   una   mayor   integración   social,   a   saber:   relaciones   de  
reciprocidad,  redistribución,  cooperación,  donación,  comensalidad,  etc.”  
   
Para  José  Luis  Coraggio,  por  otro  lado,  la  Economía  de  la  Solidaridad  no  es  una  propuesta  anti-­‐
mercado,   que   es   el   escenario   real   donde   se   realizarían   los   intercambios   para   hacerla  
sostenible,   ni   tampoco   es   una   propuesta   anti-­‐Estado,   no   sólo   porque   son   necesarias   las  
políticas   públicas   para   su   desarrollo,   si   no   porque   es   importante   promover   la   solidaridad  
también  en  la  economía  pública.  Tampoco  se  trata,  la  Economía  de  la  Solidaridad,  de  estudiar  
experiencias  aisladas,  sino,  de  vincular  dinámicamente  la  fuerza  de  las  iniciativas  locales  con  el  
amplio   espacio   de   solidaridad   global   al   que   hoy   es   posible   acceder   con   las   nuevas   tecnologías,  
si  éstas  son  adecuadamente  controladas  por  las  sociedades.  
 
La  Ley  454-­‐98  de  Economía  Solidaria  de  Colombia  la  define  como  “el  sistema  socioeconómico,  
cultural   y   ambiental   conformado   por   el   conjunto   de   fuerzas   sociales   organizadas   en   formas  
asociativas   identificadas   por   prácticas   autogestionarias   solidarias,   democráticas   y   humanistas,  
sin   ánimo   de   lucro   para   el   desarrollo   integral   del   ser   humano   como   sujeto,   actor   y   fin   de   la  
economía".   Lo   que   implica   una   visión   de   fondo   que   pone   al   ser   humano   como   el   centro   del  
quehacer  y  el  beneficio  económico,  lo  que  obligaría  a  los  agentes  económicos  a  actuar  con  una  
racionalidad   superior   a   la   de   únicamente   maximizar   beneficios   u   obtener   bienes   mientras   más  
mejor.  
 
Más   allá   de   la   experiencia   concreta,   ha   sido   también   una   intensa   búsqueda   teórica   para  
construir   formas   alternativas   de   hacer   economía   que   incorporen   cada   vez   más   y   mejor  
solidaridad  en  las  actividades  económicas,  tanto  a  nivel  de  las  empresas  e  instituciones,  como  
en  los  mercados  y  en  las  políticas  públicas,  para  incrementar  la  eficiencia  económica  y  el  bien  
común.  
 
Ha  sido  y  es  la  utilización  y  mejoramiento  de  las  herramientas  conceptuales  y  metodológicas  
de  la  ciencia  económica,  para  construir  un  entramado  teórico-­‐práctico  que  permita  superar  la  
20  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

racionalidad   de   la   economía   capitalista   e   impulsar   experiencias   económicas   alternativas  
basadas  en  la  cooperación  que  busquen  promover  un  modelo  de  desarrollo  alternativo.  
 
Según  Juan  Pablo  Martí,  la  Economía  Solidaria  “se  trata  de  empresas  e  iniciativas  que  buscan  
dar  respuesta  a  las  necesidades  de  la  población  (un  proyecto  económico),  al  mantenimiento  y  
desarrollo   de   una   identidad   colectiva   (un   proyecto   social),   y   la   construcción   de   una   sociedad  
democrática  y  equitativa  (un  proyecto  político)”.  (Martí,  2008).  
 
Finalmente,   según   la   Declaración   de   Cochabamba6,   firmada   por   más   de   30   organizaciones  
importantes   en   2005,   la   Economía   Solidaria   “es   una   nueva   visión   de   la   economía   que   tiene   por  
objetivo  principal  la  satisfacción  de  las  necesidades  sociales,  que  integra  como  elementos:  a)  la  
organización   de   base,   como   el   eslabón   fundamental   del   proceso   económico;   b)   la   participación  
de  los  trabajadores  y  las  trabajadoras  en  forma  autogestionaria;  c)  la  sostenibilidad  ecológica  
como   proceso   permanente;   y   d)   la   asociatividad   para   la   producción   comunitaria,   como  
estrategia  de  empoderamiento  de  hombres  y  mujeres  de  nuestra  región  para  afrontar  el  reto  
de  ser  sujetos  de  su  propio  desarrollo.  
 
2.5.
Los  Factores  Económicos  en  la  Economía  Solidaria.  
Esta  economía  de  valores  monetarios,  no  monetarios  y  de  principios  éticos,  se  concretiza  en  la  
práctica  en  una  diversa  gama  de  experiencias,  en  la  búsqueda  de  una  economía  más  justa,  más  
participativa   y   solidaria   por   medio   del   asociativismo   y   de   la   cooperación,   por   ejemplo   en  
cooperativas,   grupos   asociativos   y   empresas   recuperadas,   comunidades   de   trabajo,  
experiencias   de   comercio   justo,   de   finanzas   éticas,   etc.   Sin   embargo,   deben   considerarse   los  
temas  de  eficiencia,  análisis  de  costo-­‐beneficio  y  el  concepto  de  empresa,  pero  colocando  a  los  
seres  humanos  en  el  centro  de  interés  y  no  sólo  la  reproducción  misma  del  capital.    
 
Al   hacer   un   análisis   de   costo   –   beneficio   para   estudiar   la   eficiencia   de   una   empresa,   la  
Economía   Solidaria,   no   se   limita   a   entender   solamente   el   comportamiento   puramente  
monetario,   como   lo   hace   la   economía   capitalista,     sino   que   además   profundiza,   en   los  
elementos  cualitativos,  tales  como  los  sacrificios  y  los  logros  que  obtienen  los  seres  humanos  y  
los   grupos   sociales,   incluyendo   beneficios   de   convivencia,   de   participación,   de   desarrollo  
humano,   de   desarrollo   del   conocimiento,   de   educación,   protección   del   medio   ambiente   y   otro  
tipo  de  capacidades  colectivas  que  benefician  a  la  comunidad.  
 
Para  la  Economía  Solidaria  existen  los  siguientes  seis  factores  productivos  básicos  en  los  cuales  
se   fundamenta   su   propuesta,   estos   son:   el   trabajo,   los   medios   materiales,   la   tecnología,   la  
gestión,  el  financiero  y  el  Factor  C.  
 
Según   Razeto,   el   trabajo   es   la   actividad   a   través   del   cual   los   humanos   desarrollan   sus  
potencialidades,  toman  posesión  de  la  realidad  y  la  transforman  según  sus  necesidades  y  fines.  
También   a   través   del   trabajo   el   ser   humano   manifiesta   y   hace   crecer   su   creatividad,   se   abre   el  
camino   al   conocimiento,   humaniza   el   mundo   y   se   autoconstruye   en   niveles   crecientes   de  
subjetividad7  
 
El   Factor   C,   que   es   la   fuerza   de   la   solidaridad   del   trabajo   convertida   en   fuerza   productiva,  
generada   por   la   unión   de   imaginarios,   voluntades   y   sentimientos,   detrás   de   un   objetivo  
compartido   por   un   grupo   de   personas,   que   hace   emerger   una   potente   realidad   social,   “que  
influye   en   los   procesos   e   interactúa   con   cada   uno   de   los   demás   factores   productivos,  
                                                                                                                     
6

Aprobada en el Encuentro de Economía Solidaria y Comercio Justo en América Latina en Cochabamba,
Bolivia, el 15 de septiembre del año 2005
7
L. Razeto, Centralidad del Trabajo.

21  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

incrementando  la  productividad  de  la  empresa”.  Esta  factor  incluso  es  reconocido  por  parte  de  
la   economía   capitalista   al   llamarle   “capital   social”,   asumiendo   que   toda   empresa   que   consigue  
integrar   la   voluntad   de   sus   miembros,   trabajadores   y   empleados,   con   “la   camiseta   de   su  
empresa  puesta”,  logra  algo  muy  valorado.  Los  estudios  dicen  que  es  posible  incrementar  en  
más   de   un   30%   el   desempeño   de   las   empresas   consideradas   eficientes8”,   a   través   de  
inyectarles  una  buena  dosis  de  Factor  C.  
 
En  opinión  de  Razeto  el  Factor  C  “es  el  elemento  de  integración  hacia  la  empresa,  es  la  fuerza  
que  se  genera  por  la  unión  de  sus  miembros,  es  la  búsqueda  del  logro  de  sus  objetivos,  es  la  
aplicación  de  toda  su  energía  como  grupo  para  colectivamente  mejorar  sus  resultados  y  es  el  
vínculo   de   afecto,   camaradería   y   amistad   de   esa   comunidad.   Todos   estos   aspectos   de  
cooperación   humana   indudablemente   van   a   impactar   sobre   los   resultados   de   la   organización   y  
la   experiencia   histórica   nos   indica   que   mientras   más   fuertes   sean   dichos   vínculos,   sus  
resultados   son   superiores.   El   caso   contrario   nos   muestra   que   si   una   empresa   se   empieza   a  
disgregar  y  a  generar  conflictos  internos,  esto  va  a  reflejarse  inmediatamente  en  una  baja  en  
los  resultados  y  una  pérdida  en  los  logros”.  
 
2.6.
La  Economía  Solidaria  como  propuesta  política    
Aunque   la   Economía   Solidaria   parte   de   lo   económico   como   campo   de   acción   y   movilización  
inmediata,  actúa  al  mismo  tiempo  en  lo  social,  en  lo  organizativo,  en  los  cultural,  en  lo  político  
y   en   lo   ambiental,   en   una   articulación   sinérgica   e   integral,   lo   cual   deberá   conducirnos   hacia  
etapas   superiores   de   desarrollo   y   de   bienestar   social.   Se   constituye   así,   en   una   propuesta   para  
las  transformaciones  sociales,  económicas,  políticas  y  culturales.  
 
Para  la  mayor  parte  de  los  autores  y  autoras,  la  Economía  Solidaria  concebida  en  la  actualidad,  
surge   y   evoluciona   como   una   respuesta   real   y   actual   a   los   más   graves   problemas   sociales   de   la  
humanidad   actual   como   son   la   pobreza,   la   desigualdad   y   la   exclusión,   la   destrucción  
medioambiental,   la   discriminación   de   género,   entre   otros   males   universales,   por   lo   que   tiende  
a   convertirse   también   en   una   propuesta   de   carácter   político   anti-­‐sistémica,   que   motiva   una  
ruptura  teórico-­‐práctica  con  el  modo  de  producción  capitalista.  
 
La   tarea   central   de   los   sujetos   en   base   a   ésta   teoría   es   la   de   garantizar   la   generación   de  
cambios   con   innovaciones   tecnológicas,   sociales,   culturales,   organizativas   y   políticas   en   la  
estructuras   productivas,   empresarial   asociativa,   institucional   y   estatal.   Estas   estructuras  
dirigidas   por   estos   sujetos,   deben   promover   y   estimular   fundamentalmente   el   fomento  
productivo   y   reproductivo   y   la   distribución   equitativa,   mediante   la   concertación   estratégica  
entre  los  actores/as  y  la  confrontación  para  la  dirección  política  del  proceso.  
 
Para  Moreno  Avendaño,  por  ejemplo,  el  sujeto  de  la  Economía  Solidaria,  sería  el  “conjunto  de  
fuerzas   sociales,   identificadas   por   ideales   solidarios   y   humanistas,   que   la   habilitan   para  
gestionar   talento   humano,   recursos   naturales,   científicos,   tecnológicos   y   financieros   y,   como  
resultado   de   esa   gestión,   para   generar   procesos   de   desarrollo   integral   y   sostenible   para   el  
género  humano  en  general  y  para  cada  comunidad…”.  (Moreno  Avendaño,  2001)    Este  autor  
intenta   sintetizar   lo   que   sería   el   objetivo   final   del   paradigma   de   la   Economía   Solidaria,  
proponiéndola   como   un   eje   dinamizador   de   procesos   sociales,   culturales   y   políticos,   para   la  
construcción  de  una  nueva  civilización,  capaz  de  construir  la  felicidad  humana.  
 
Con   la   solidaridad   se   trata   de   construir   nuevas   relaciones   comprometidas   con   la   equidad,   la  
cooperación,  autogestión,  unión,  asociatividad,  mutualismo,  y  valores  humanos.  Es  un  enfoque  
que  se  centra  en  el  desarrollo  del  bienestar  y  la  calidad  de  vida  del  ser  humano,  poniendo  a  
                                                                                                                     
8

Razeto, 2003

22  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

su   servicio   la   dinámica   económica   local   (producción,   reproducción   y   distribución)   en   función  
de  los  intereses  de  la  población  trabajadora  y  de  las  características  del  territorio  y  su  entorno  
medio  ambiental.  
 

3.
 

EL  FACTOR  C  

Un  significativo  aporte  teórico  desde  la  perspectiva  de  la  Economía  Solidaria  es  precisamente  
el   esfuerzo   por   identificar   sus   implicaciones   concretas   en   los   procesos   y   ciclos   de   la  
producción,  de  una  manera  medible  y  verificable,  que  sea  capaz  de  convencer  de  la  eficiencia  
de  incorporar  solidaridad  a  la  economía.  
 
El  filósofo  chileno  Luis  Razeto  ha  acuñado  un  término  que  se  constituye  en  uno  de  los  pilares  
conceptuales   fundamentales   de   la   teoría   económica   que   sustenta   la   Economía   Solidaria,  
denominando  como  "  El  Factor  C"  la  incorporación  de  solidaridad  económica  activa  y  operante  
al  interior  de  las  empresas  solidarias,  como  un  factor  económico,  que  hace  a  la  Economía  de  la  
Solidaridad  más  eficiente  que  la  economía  capitalista  o  estatal  convencional.    
 
 Para  Razeto,  la  solidaridad,  que  es  la  racionalidad  económica  común  a  los  diferentes  tipos  de  
empresas  asociativas,  cooperativas,  mutualistas  y  de  beneficio  social,  no  ha  sido  ni  es  ajena  a  
la   economía   real,   a   las   empresas,   al   mercado,   a   las   políticas   económicas   de   carácter  
convencional,   y   por   tanto   es   preciso   reconocerla   empleando   conceptos   y   terminologías  
propias  de  la  ciencia  económica.  
 
Por  eso  este  autor  desarrolla  el  esfuerzo  por  construir  un  concepto  alrededor  de  este  "Factor",  
que  describe  las  relaciones  solidarias  presentes  como  una  fuerza  productiva,  a  las  que  deben  
reconocerse  un  aporte  específico  en  la  creación  de  valor  económico.    
 
La  solidaridad,  a  través  del  Factor  C,  asume  entonces  el  valor,  en  los  procesos  productivos,  de  
un   factor   productivo   convencional   en   el   mismo   sentido   en   que   lo   son   los   factores   como   el  
trabajo,  el  capital  o  la  tecnología.    
 
Para  Razeto,  la  letra  C  obedece  al  hecho  que  dicha  fuerza  productiva  se  hace  presente  en  la  
cooperación,  colaboración,  comunicación,  comunidad,  compartir,  etc,  palabras  que  empiezan  
con  la  letra  "c",  en  razón  del  prefijo  "co"  que  se  refiere  a  "juntos",  "unidos",  "asociados",  etc.  
 
Para   este   autor,   el   factor   C,   se   manifiesta   en   lo   económico,   al   poner   en   común   recursos  
materiales,  fuerzas  de  trabajo,  conocimientos  técnicos,  capacidades  organizativas  y  de  gestión,  
y   otros   variados   recursos   de   los   asociados,   esperándose   que   de   su   combinación   técnica   y  
gestión   comunitaria   se   verifiquen   efectos   positivos   en   cuanto   a   producción,   ingresos   y  
bienestar,  para  cada  uno  de  los  participantes,  y  también  para  la  comunidad  como  tal.  
 
La   solidaridad   en   la   economía   es   la   cooperación   en   el   trabajo,   que   puede   acrecentar   el  
rendimiento   de   cada   uno   de   los   integrantes   de   la   fuerza   laboral   y   la   eficiencia   de   ésta   en   su  
conjunto.     Los   individuos   actuando   de   forma   solitaria,   obtendrían   menos   beneficios   que  
operando  en  forma  comunitaria.    
 
Según   Razeto,   el   uso   compartido   de   conocimientos   e   informaciones,   tanto   de   carácter   técnico  
como  de  gestión,  y  relativos  a  las  funciones  de  producción,  comercialización,  administración,  
etc.,   implica   beneficios   adicionales,   como   también   ahorro   de   costos   (dado   que   las  
informaciones  no  suelen  ser  gratuitas  en  el  mercado).  
 
23  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

También,  el  "Factor  C",  implica  adopción  colectiva  de  las  decisiones,  que  pueden  resultar  más  
eficientes  y  fundamentadas,  especialmente  debido  a  que  quienes  las  adoptan  son  los  mismos  
que  se  responsabilizan  de  su  ejecución,  verificando  mayor  compromiso  con  su  éxito.    
 
Además,   una   más   equitativa   y   mejor   distribución   de   los   beneficios   logrados   en   el   marco   de  
incorporación   de   solidaridad   en   la   economía,   genera   un   mayor   compromiso,   identidad   y  
motivación  de  los  actores  involucrados  en  una  actividad  económica  colectiva.    
 
Razeto  también  nos  muestra  que  otro  aporte  del  "Factor  C"  digno  de  ser  tomado  en  cuenta,  se  
relaciona  con  los  incentivos  psicológicos  que  genera  el  trabajo  en  equipo  o  comunitario,  que  se  
expresan   tanto   en   el   mismo   proceso   de   trabajo   como   en   las   actividades   anexas   que   inciden  
sobre   las   distintas   funciones   necesarias   al   funcionamiento   de   la   empresa.   Según   este   autor,  
estos  rituales  de  grupo  colaboran  en  la  creación  de  un  clima  social  favorable  al  desarrollo  de  
las  actividades,  y  facilitan  los  procesos  de  socialización  indispensables.    
 
El   “Factor   C”   en   la   economía   permite   que   el   costo   asociado   al   conflicto   social,   generado   por   la  
lucha   antagónica   capital-­‐trabajo   u   explotado-­‐esplotador,   se   vea   reducido,   mientras   que   se  
crean,  en  el  marco  de  la  solidaridad,  los  mecanismos  horizontales  y  justos  para  la  resolución  de  
otros  conflictos  que  puedan  surgir.    
 
Es   importante   destacar   también   que   las   unidades   de   carácter   solidario   o   asociativo   generan  
además  beneficios  sociales  y  psicológicos  sobre  los  actores  que  se  involucran  en  la  satisfacción  
de   necesidades   comunitarias,   que   rara   vez   son   contabilizados,   pero   que   son   parte   esencial   del  
acervo  personal  más  valorado  por  los  seres  humanos.  
 
En  síntesis,  el  "Factor  C",  conceptualizado  y  visibilizado  por  Razeto,  significa  que  la  formación  
de  un  grupo,  asociación  o  comunidad,  que  opera  cooperativa  y  coordinadamente,  proporciona  
un  conjunto  de  beneficios  a  cada  integrante,  y  un  mejor  rendimiento  y  eficiencia  a  la  unidad  
económica   como   un   todo,   debido   a   una   serie   de   economías   de   escala,   economías   de  
asociación  y  externalidades  positivas  implicadas  en  la  acción  común  y  comunitaria.  
 

4.
LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  EL  MOVIMIENTO  DE  LOS/AS  TRABAJADORES/AS  Y  
SOCIAL  MUNDIAL9.  
 

Para   la   conformación   de   un   cuerpo   teórico   científico   que   sirva   para   la   interpretación   y  
transformación   de   la   realidad   de   hoy,   la   Economía   Solidaria   debe   auxiliarse   de   las   distintas  
experiencias   prácticas   de   hacer   economía,   aportes   teóricos   y   de   la   acción   de   las   distintas  
expresiones   del   movimiento   de   trabajadores/as   y   social   mundial.   En   ese   sentido,    
consideramos  que  la  Economía  Solidaria,  debe  fundamentar  sus  planteamiento  en  el  enfoque  
científico  y  el  método  de  análisis  de  la  economía  política  del  trabajo,  elaborada  por  C.  Marx  y  F.  
Engels,  por  un  lado,  incorporando  las  propuestas  del  pensamiento  político,  económico  y  social,  
desarrollado   históricamente   por   distintos   colectivos   del   movimiento   social   mundial,   por   el  
otro.  Entre  estas  propuestas  muy  importantes  las  siguientes:  
 
1.
 La   autogestión   de   la   económica   por   parte   de   los   trabajadores/as,   través   de   la  
asociatividad   y   apropiación   colectiva   de   las   medios   y   los   procesos   de   producción,  
reproducción,   distribución   y   consumo,   desarrollando   la   gestión   democrática,   la   dirección  
colectiva  y  las  prácticas  innovadoras  de  organización  del  trabajo,  en  cuya  dinámica  se  genera  el  
factor  C.  
 
                                                                                                                     
9

Propuesta de Cruz. Tineo, Nicolás, 2009

24  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

2.
La   Igualdad   de   Género,   como   propuesta   para   la   superación   de   la   discriminación   por   la  
condición  del  género,  generada  por  esta  sociedad  capitalista  patriarcal.  Es  una  propuesta  que  
la   Economía   Solidaria   debe   incorporar   a   su   análisis   como   indispensable   reconocimiento   del  
trabajo   de   las   mujeres   en   la   producción   de   riquezas   y   en   la   promoción   del   bienestar   de   las  
sociedades.   Al   reconocer   el   papel   fundamental   de   la   economía   no-­‐monetaria   al   desarrollo,  
vuelve  visible  y  valoriza  el  trabajo  de  las  mujeres  en  la  sociedad,  el  derecho  de  las  mujeres  al  
acceso   al   trabajo   remunerado,   la   remuneración   y   retribución   social   del   trabajo   de   las   mujeres,  
la  necesidad  de  una  justa  división  de  las  actividades  domésticas  entre  mujeres  y  hombres  y  la  
reducción   de   la   división   entre   lo   económico   y   lo   social,   cuya   expresiones   capital/trabajo,  
privado/público,  entre  otras  categorías    que    corresponden  asimismo  a  una  división  sexista  y  
que   limitan   sensiblemente   la   autonomía   de   las   mujeres   y   la   construcción   de   relaciones  
sociales  basadas  en  la  igualdad  de  derechos  y  oportunidades.  
 
3.
La   Economía   Ecológica,   como   propuesta   de   superación   de   la   explotación   rentista   y  
apropiación  individual  de  los  recursos  naturales  y  la  biodiversidad,  que  busca  la  preservación  
del  medio  ambiente  y  la  sostenibilidad  ecológica  del  planeta,  mediante  el  uso  racional  de  los  
recursos  naturales,  con  lo  cual  se  logra  ser  solidarios  no  sólo  entre  los  seres  humanos  y  entre  
éstos  y  otros  seres  vivos,  sino  además,  con  las  generaciones  futuras.    
 
4.
 Comercio   Justo   y   Cooperación,   como   propuesta   de   intercambio   entre   las   personas,  
empresas   y   países,   en   los   diferentes   eslabones   de   la   cadena   productiva,   que   propicia   el  
acercamiento   entre   los   procesos   de   producción   y   consumo,   logrando   una   mejor   redistribución  
de  la  riquezas  entre  distintos  agentes  de  la  cadena  de  comercio  y  entre  países.  
 
5.
 Soberanía   Económica,   dentro   de   la   cual   se   ubica   la   Soberanía   Alimentaria,   como  
propuesta   que   garantiza   a   los   consumidores   los   derechos   a   la   alimentación   suficiente,  
oportuna  y  de  calidad  para  una  buena  nutrición  y  a  los  productores  a  producir  los  alimentos  
que   sus   saberes,   culturas   y   tradiciones   les   permiten   y   a   defender   las   infraestructuras,   las  
técnicas  productivas,  las  semillas  y  el  patrimonio  genético  locales  y  nacionales.  
 
La  Economía  ,  por  lo  tanto,  debe  integrar  en  sus  planteamientos  teóricos  y  conceptuales,  los  
aportes  de  los  autores/as  y  de  la  vasta  tradición  de  lucha  del  movimiento  de  trabajadores/as  y  
popular   del   mundo,   expresadas   en   la   experiencia   de   la   autogestión,   del   cooperativismo,   los  
territorios  comuneros,  la  vida  comunitaria  de  los  indígenas  y  pueblos  originarios,  las  prácticas  
ancestrales   de   las   mujeres,   etc.,   conjugada   con   los   aportes   teóricos   del   feminismo,   de   las  
propuestas   del   movimiento   ambientalista   y   ecologista,   las   prácticas   del   comercio   justo,   la  
cooperación  y  la  propuesta  de  soberanía  alimentaria,  levantadas  por  el  actual  movimiento  de  
trabajadores/as  y  social  mundial.    
 
Es  una  propuesta  alternativa  en  el  plano  científico  y  en  el  plano  político  al  modo  de  producción  
capitalista,   pero   más   allá   de   una   teoría,   es   una   práctica   concreta,   constante   y   milenaria   de  
hacer   economía,   basada   en   la   participación   en   el   protagonismo   de   lo   colectivo,   y   bajo   los  
límites  de  un  conjunto  de  valores  que  promueven  una  sociedad  más  justa.  
 
Se   ha   convertido   en   las   últimas   décadas   en   un   gran   movimiento   mundial   compuesto   por   las  
más  diversas  organizaciones,  instituciones,  redes,  grupos  de  base,  etc.,  que  apuestan  por  este  
paradigma   como   una   forma   alternativa   de   hacer   economía   y   de   promover   un   modelo   de  
sociedad  distinto.  
 
 

25  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

5.
 

LA  ETICA10  EN  ECONOMÍA  SOLIDARIA.  

Para   su   funcionamiento,   la   Economía   Solidaria,   busca   promover   reglas   éticas   que   rijan   el  
funcionamiento  y  organización  del  trabajo,  la  producción  y  el  consumo,  y  creen  un  marco  ético  
de   acción   para   la   actividad   económica.   Busca   también   establecer   alianzas   entre   diversas  
formas  de  organización  de  la  producción,  la  distribución  y  el  consumo  que  basen  su  actividad  
en  esos  criterios  y  normas.  
 
Más   allá   de   una   experiencia   y   de   una   teoría   económica,   La   Economía   Solidaria   es   también   una  
propuesta   ideológica   para   generar   procesos   eficientes   de   creación   y   distribución   de   riqueza,  
aplicada   a   la   satisfacción   de   las   necesidades   sociales,   dentro   de   un   concepto   de   desarrollo  
integral   y   sostenible.   Para   esto   tiene   que   convertirse   en   una   propuesta   económica,  
científicamente   autónoma   y   diferenciada,   distinta   al   modo   de   producción   capitalista,  
contribuyendo   a   su   sustitución   por   un   nuevo   modo   de   producción   y   como   tal,   el   basamento  
para  la  proyección  de  una  nueva  sociedad  que  logre,  de  una  vez  por  todas,  generar  procesos  
de  igualdad  democrática  y  de  relacionamiento  humano.  
 
La  ética  es  un  acto  consiente,  se  asume  como  acción  reflexiva,  es  una  opción  elegible  de  vida  y  
la  moral   responde   más   a   las   costumbres,   hábitos   y   valores   heredados   y   asumido   en   el   proceso  
de  desarrollo  personal  y  social.  La  ética  incorpora  por  lo  tanto,  una  visión  racional  y  reflexiva  
de  la  moral,  la  cual  es  lo  heredado  de  la  tradición.  De  aquí  que  para  la  Economía  Solidaria,  la  
ética  debe  cuestionar  y  elegir  o  rechazar  racionalmente  los  principios  morales  que  sustentan  
las   relaciones   de   producción   que   justifican   la   injusticia,   la   inequidad   social   y   de   género,   la  
explotación   del   trabajo   humano   y   el   medio   ambiente   en   beneficio   privado,   expoliación   de  
pueblos,   la   esclavitud,   la   destrucción   del   medio   ambiente   y   la   competencia   entre   seres  
humanos  por  su  supervivencia  basado  en  el  interés  individual.  
 
En  la  Economía  Solidaria  entran  conceptos  como  cooperación,  responsabilidad  y  solidaridad  en  
el  ejercicio  de  la  producción  y  a  la  prestación  de  servicios,  por  lo  que  se  inscribe  en  un  modelo  
ético   económico,   convirtiéndose   en   un   compromiso   con   la   sociedad,   y   no   con   nuestros  
beneficios   (REAS   2009).   Una   ética   como   la   mencionada   es   en   realidad   una   ética   para   el  
desarrollo  humano,  sostenible.    
 
El   cambio   de   unas   relaciones   basadas   en   la   explotación   del   trabajo   por   el   capital   y   la  
apropiación  individual  del  resultado  del  trabajo,  como  sucede  en  la  economía  capitalista,  hacia  
unas   relaciones   de   cooperación   y   reciprocidad   en   la   producción   de   riquezas   y   redistribución  
equitativa   de   la   misma,   supone   la   adopción   por   las   organizaciones   de   la   Economía   Solidaria   de  
un  conjunto  de  principios  rectores  de  ésta,  como  son:          
 

El  ser  humano  y  su  bienestar  es  el  centro  de  la  economía,    

El  trabajo  tiene  primacía  sobre  el  capital  en  el  proceso  económico.    

Igual  valoración  al  trabajo,  sin  importar  género,  raza,  nacionalidad,  etc.  

Reconocimiento  y  valoración  del  trabajo  de  reproducción  de  la  familia.  

Equidad  en  la  distribución  de  las  riquezas  y  los  excedentes  de  la  actividad  económica.  

Prohibición  del  trabajo  infantil.  

Primacía  de  las  relaciones  de  cooperación,  reciprocidad  y  ayuda  mutua.  

La  autogestión  democrática-­‐  participativa  de  los  emprendimientos.    

                                                                                                                     
10

Gran parte de los principios y valores fueron recogidos de distintos autores y propuestas de
organizaciones e instituciones. Aquí solo tratamos de realizar una propuesta lo más completa posible.

26  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  


La   asociatividad   como   el   reconocimiento   y   respeto   de   las   formas   organizativas   y   la  
construcción  del  tejido  social  a  distintos  niveles.  Implica  el  trabajo  mancomunado  como  fuente  
de  desarrollo  y  realización  del  ser  humano  por  sobre  los  intereses  del  capital.    

Adhesión  voluntaria,  responsable  y  abierta  a  las  organizaciones.    

Propiedad  asociativa  y  solidaria  sobre  los  medios  de  producción.  

Participación  económica  de  los  asociados,  en  justicia  y  equidad.  

Transparencia  en  la  gestión  interna,  en  los  intercambios  y  los  acuerdos  con  las  demás  
organizaciones  del  sector.  

Autonomía,  autodeterminación  y  autogobierno.  

Disposición   de   proporciones   de   los   excedentes   a   la   reinversión   y   crecimiento   del  
patrimonio   de   la   organización,   a   la   educación,   a   servicios   sociales   y   al   desarrollo   de   la  
comunidad.  

Integración  y  apoyo  con  otras  organizaciones  del  mismo  sector.  

Los   procesos   económicos   se   fundamentan   en   el   cuidado   a   la   ecología   y   la  
sostenibilidad  del  planeta.  

Defensa   y   desarrollo   de   la   soberanía   económica   y   alimentaria   de   la   comunidades   y   los  
países,   como   propuesta   que   garantiza   a   los   consumidores   los   derechos   a   la   alimentación  
suficiente,  oportuna  y  de  calidad  para  una  buena  nutrición  y  a  los  productores  a  producir  los  
alimentos   que   sus   saberes,   culturas   y   tradiciones   les   permiten   y   a   defender   las  
infraestructuras,   las   técnicas   productivas,   las   semillas   y   el   patrimonio   genético   locales   y  
nacionales.  

Participar  en  las  acciones  colectivas  por  el  cambio  en  la  relaciones  de  producción  y  por  
la  economía  solidaria.  

Practicar   la   complementariedad,   entendida   como   la   construcción   de   articulaciones  
fraternas   y   sostenibles   entre   los   diferentes   actores   de   la   economía,   desde   sus   capacidades   y  
experiencias,  antes  que  el  impulso  a  la  competencia,  en  el  contexto  de  la  construcción  de  una  
comunidad  internacional  de  naciones.  

Practicar   la   solidaridad   que   implica   la   ayuda   mutua,   la   cooperación   y   la   reciprocidad  
entre  todos  trabajadores  y  trabajadoras,  para  lograr  mejores  condiciones  de  vida.  Se  expresa  
en   los   convites,   juntas,   mutuales,   el   gremio,   etc.   como   prácticas   tradicionales   de   los  
trabajadores/as  en  condiciones  de  equidad.      

Práctica   de   la   equidad   social   y   de   género,   entendida   como   la   igualdad   de  
oportunidades  respetando  las  diferencias.      

La   participación   económica,   social   y   cultural,   que   significa   apertura   para   la  
participación  amplia  en  la  planificación,  toma  de  decisiones  y  ejecución  de  las  políticas  públicas  
mediante  la  democratización  de  los  medios  de  producción,  de  promoción  cultural  y  de  vida,  así  
como  el  acceso  principalmente  a  la  alimentación,  educación,  salud  y  vivienda.    

Conjunción  de  los  intereses  de  sus  integrantes,  usuarios(as)  y/o  del  interés  general.  

Promover   a   cultura   de   la   solidaridad,   cooperación,   ayuda   mutua,   participación   y  
protección  del  medio  ambiente.  

El   Carácter   no   lucrativo   indica   que   las   iniciativas   solidarias   no   tendrán   por   fin   la  
obtención   de   beneficios   individuales,   sino   la   promoción   humana   y   social,   lo   cual   no   quita  
necesidad  de  equilibrar  la  cuenta  de  ingresos  y  gastos,  e  incluso,  la  obtención  de  excedentes  
asociativos.    
 
Estos   principios   definen   los   fundamentos   de   la   Economía   Solidaria;   su   ejercicio   constante  
permite   compartir,   colaborar,   trabajar   en   grupo,   respetar   y   lograr   que   la   iniciativa   de   un  
colectivo   sea   viable   y   se   construyan   así,   otras   relaciones   de   producción,   reproducción,  
distribución   y   consumo,   que   se   fundamente   en   nuevos   valores   que   guían   la   práctica   de   la  
Economía  Solidaria.  

 
27  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

6.

ANTECEDENTES  DE  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA    

 

Aunque  el  término  Economía  Solidaria  es  un  concepto  de  creación  reciente  y  hace  sólo  unas  
pocas   décadas   que   viene   estudiándose   con   cierta   rigurosidad11,   la   historia   de   la   humanidad  
muestra,  desde  la  antigüedad  hasta  nuestros  días,  numerosos  y  variados  ejemplos  de  prácticas  
y   valores   de   la   solidaridad   incorporados   en   el   quehacer   económico   de   las   sociedades   para  
satisfacer   sus   necesidades;   han   existido   y   existen   innumerables   ejemplos,   en   los   que   la   solidez  
de  la  unión,  ha  garantizado  la  supervivencia  y  desarrollo  de  las  personas  y  de  las  empresas.  
 
Algunos   estudiosos   del   tema   se   remontan   a   la   misma   antigüedad   para   registrar   experiencias  
concretas  de  solidaridad  en  la  economía,  tal  es  el  caso  de  la  ayuda  mutua  que  se  desarrollaba  
entre  las  caravanas  de  mercaderes12  para  la  travesía  del  desierto,  quienes  se  organizaban  para  
protegerse  de  los  continuos  ataques  y  para  proteger  sus  intereses  durante  los  largos  viajes.  
 
Pero,   la   realidad   ha   sido   que   los   seres   humanos   han   creado   y   desarrollado   relaciones   de  
cooperación,   complementación,   especialización   y   ayuda   mutua,   desde   sus   primeros   pasos  
sobre  el  planeta  Tierra,  agrupándose  en  tribus  cazadoras  y  recolectoras,  donde  lo  cazado  y  lo  
recolectado  (por  los  grupos)  se  repartía  entre  todos  los  habitantes  de  la  comunidad.  
 
La  raza  humana  ha  creado  la  “sociedad”  bajo  la  necesidad  de  protección,  pero  también  como  
un  instrumento  de  lograr  metas  comunes  y  alcanzar  niveles  de  desarrollo  social  y  económico.  
La  base  de  la  sociedad,  desde  la  unidad  familiar  hasta  el  plano  nacional  y  supranacional,  es  la  
solidaridad,   entendida   como   la   responsabilidad   mutua   de   los   seres   humanos   frente   a   sus  
semejantes.  
 
La  solidaridad,  que  ha  sido  la  base  fundamental  de  la  supervivencia  humana  y  del  desarrollo  
económico   y   social   del   hombre   y   la   mujer,   ha   estado   incorporada   en   la   economía   como  
resultado  social  desde  siempre.  Ha  estado  expresada  en  el  sistema  de  propiedad  colectivo  que  
predominó   por   decenas   de   miles   de   años,   hasta   el   florecimiento   de   las   civilizaciones   y   la  
apropiación   del   excedente   por   las   clases   dominantes   y   está   presente   hoy   en   el   quehacer  
económico   de   millones   de   personas   en   todos   los   países   del   mundo;   imposible   de   ser  
desplazada,   a   pesar   de   no   ser   promovida   ni   visibilizada   en   el   modo   de   producción   capitalista   y  
su  superestructura  institucional  y  cultural  dominante.  
 
Por   ejemplo,   en   la   sociedad   primitiva   no   existía   la   propiedad   privada   sobre   los   medios   de  
producción   y   por   ende   tampoco   las   clases   sociales.   Más   tarde   de   forma   institucional,   la  
apropiación   de   los   medios   de   producción   como   propiedad   privada,   fue   lo   que   generó   las  
diferenciaciones  sociales  y  el  surgimiento  de  la  sociedad  de  clases.    
 
Durante   la   Edad   Media,   los   artesanos   y   campesinos   se   agruparon   en   los   gremios,   que   era   la  
asociación  de  artesanos  de  un  mismo  oficio.  Estas  entidades  creadas  por  los  antiguos  siervos  
para  proteger  sus  intereses  de  los  señores  feudales  y  ofrecerse  ayuda  mutua  se  fortalecieron  
posteriormente   con   el   colapso   del   feudalismo   (estos   gremios   serían   el   germen   de   la  
burguesía).    
 

                                                                                                                     
11

 El  término  se  acuña  en  América  Latina  a  principios  de  los  años  ochenta  por  el  Filosofo  Luis  Razeto,  
profesor  e  investigador  del  Programa  de  Economía  del  Trabajo  (PET),  de  Chile.    
12
 Algunas  referencias  bibliográficas  hacen  alusión  al  “Tratado  de  Bava  Cama”  que  estuvo  vigente  en  el  
Oriente  Medio  y  que  permitía  la  protección  mutua  y  el  exilio  entre  las  asociaciones  de  mercaderes.  

28  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Durante   la   Edad   Media   se   recupera   también   una   importante   experiencia   cuyo   espíritu   se  
puede  rastrear  desde  la  prehistoria,  pero  que  se  desarrolla  a  partir  de  las  “Guildas13”,  que  eran  
asociaciones  de  tipo  y  característica  mutual.  Las  mutualidades,  que  se  derivan  también  de  las  
cofradías,  ofrecen  una  serie  de  servicios  y  apoyo  en  caso  de  una  tragedia  o  cesantía,  como  una  
especia  de  seguro  que  sobrevive  hasta  hoy.    
 
La   exitosa   experiencia   de   la   mutualidad14   y   el   crecimiento   geométrico   de   la   clase   obrera   (y   por  
tantos   sus   necesidades   y   pobrezas)   como   producto   de   la   imposición   del   capitalismo   como  
modo   de   producción   dominante   en   Europa,   permite   avanzar,   desde   el   punto   de   vista   de   la  
organización   del   proletariado   hasta   el   surgimiento   de   sus   dos   principales   organizaciones:   el  
sindicato  de  carácter  político-­‐reivindicativo  y  las  cooperativas  de  carácter  económico,  que  es  la  
entidad  más  representativa  de  la  Economía  Solidaria   desde  el  punto  de  vista  de  su  trayectoria  
histórica  y  su  éxito  económico  e  impacto  social.    
 
Como   históricamente   las   sociedades   van   cambiando   y   van   surgiendo   sujetos   sociales   que   se  
proponen   transformarla,   en   las   sociedades   occidentales   y   posiblemente   en   todas   las  
sociedades,   el   germen   de   las   nuevas   formas   de   relaciones   sociales   de   producción,   nacen  
dentro  de  la  vieja  sociedad.    Así  como  los  gremios,  las  mutualidades  y  otras  formas  solidaria  
fueron   desarrolladas   por   trabajadores   artesanales   libres,   expoliados   por   los   comerciantes  
ubicados   en   los   llamados   Burgos,   que   dan   origen   a   la   actual   clase   de   propietarios   llamados  
burgueses,   en   Inglaterra,   a   mediado   del   siglo   XIX,   los   trabajadores   para   paliar   la   espantosa  
miseria   a   que   eran   sometidos   por   los   industriales,   hacen   nacer   las   cooperativas   de   trabajo  
asociado,  cuya  semillas  fueron  sembradas  por  Robert  Owen  y  se  han  diseminado  por  todo  el  
mundo  hasta  nuestros  días.  
 
Al  decir  de  Marx15  en  el  discurso  inaugural  de  la  asamblea  de    la  Asociación  Internacional  de  
Trabajadores,   instalada   el   28   de   septiembre   de   1864   en   Londres,   al   referirse   a   los   primeras  
luchas   victoriosas   de   la   trabajadores   asalariados……   “aún   quedaba   en   reserva   una   victoria  
todavía  mayor  de  la  economía  política  del  trabajo  sobre  la  economía  política  de  la  propiedad.  
Hablamos  del  movimiento  cooperativo,  especialmente  las  fábricas  cooperativas  levantadas,  sin  
asistencia   alguna,   por   el   esfuerzo   de   unas   pocas   “manos”   audaces.   Nunca   se   valorará  
demasiado   la   importancia   de   estos   grandes   experimentos   sociales.   Con   actos,   en   lugar   de  
argumentos,  han  mostrado  que  la  producción  en  gran  escala  y  siguiendo  los  postulados  de  la  
ciencia  moderna,  puede  ser  desarrollada  sin  la  existencia  de  una  clase  de  dirigentes  que  emplee  
a   una   clase   de   manos;   que   para   dar   fruto,   no   es   necesario   que   los   medios   de   trabajo   sean  
monopolizados  como  medio  de  dominación  y  de  extorsión,  contra  el  propio  trabajador;  y  que,  
como   el   trabajo   esclavo,   como   el   trabajo   servil,   el   trabajo   asalariado   no   es   sino   una   forma  
transitoria   e   inferior,   destinada   a   desaparecer   ante   el   trabajo   asociado   que   se   afana   en   su  
labor  con  mano  dispuesta,  mente  alerta  y  corazón  alegre….Al  mismo  tiempo,  la  experiencia  del  
período  de  1848  a  1864  ha  demostrado  que,  más  allá  de  dudas,  y  a  pesar  de  la  excelencia  de  
sus   principios   y   a   pesar   de   su   utilidad   en   la   práctica,   el   trabajo   cooperativo,   si   se   mantiene  
dentro   del   estrecho   círculo   de   los   esfuerzos   casuales   de   trabajadores   privados,   nunca   será  
capaz   de   contrarrestar   el   crecimiento   en   progresión   geométrica   del   monopolio,   de   liberar   a   las  
masas,  ni  siquiera  de  aliviar  perceptiblemente  la  carga  de  sus  miserias.  Para  salvar  a  las  masas  
industriosas,   el   trabajo   cooperativo   debería   ser   desarrollado   a   escala   nacional   y,   en  
consecuencia,  ser  protegido  con  medios  nacionales”.    
 
 
                                                                                                                     
13

 Una  Guilda  es  una  corporación  de  comerciantes  durante  la  Edad  Media.  Sería  equivalente  a  los  gremios  de  artesanos.  La  forma  
más  elaborada  fue  la  que  adquirió  la  Hansa  en  el  Báltico  y  norte  de  Europa  
14
 La  Sociedad  Francesa  de  Socorros  Mutuos  que  se  creó  en  1854.  
15
Colección MEGA – Vol. I/20 – Dietz Verlag Berlín – 1992, Págs. 3 a 12.

29  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

6.1.
Economía  Solidaria  en  los  pueblos  nativos    
En   el   caso   de   los   pueblos   nativos   de   América,   existe   también   toda   una   experiencia  
documentada   de   prácticas   y   concepciones   solidarias   (de   cooperación)   entre   las   etnias  
indoamericanas  que  organizaron  su  existencia  y  sus  actividades  girando  alrededor  de  la  vida  en  
forma  de  comunidad.  
 
Las   tribus   aborígenes   americanas,   en   un   principio,   recolectoras   y   cazadoras,   fueron  
acumulando  aprendizajes  y  destrezas  que  les  permitieron  dar  pasos  agigantados  en  el  camino  
de   la   organización   solidaria   y   alcanzar   niveles   considerables   de   desarrollo   gracias   a   ella.   La  
economía  comunitaria  y  reciproca  de  la  mayoría  de  estos  pueblos  nativos  fue  en  general  una  
economía   de   rasgos   solidarios   porque   se   basaba   en   la   propiedad   y   distribución   común   de   la  
producción,  que  era  siempre  un  medio  para  reproducir  la  vida.  Este  legado  cultural,  económico  
y  político  es  una  fuente  de  inspiración  y  herencia  para  nuestras  sociedades  actuales.  
 
Por   ejemplo,   los   pueblos   Aztecas   de   Centroamérica,   herederos   de   la   civilización   maya,  
practicaban   una   forma   de   organización   productiva   comunitaria   y   social   llamada   el   Calpullí16,   la  
cual  tenía  a  su  cargo  la  producción  agraria  y  artesanal,  y  donde  el  trabajo  se  realizaba  en  forma  
comunitaria  y  sin  ningún  sentido  de  propiedad  privada.  
 
En   el   Sur   de   América,   por   su   parte,   en   la   gran   civilización   Inca   se   desarrolla   el   modelo   de  
“Ayllú17”  como  unidad  productiva,  social  y  cultural,  el  cual  es  una  célula  económica  donde  el  
trabajo  se  realiza  también  de  forma  comunitaria,  tanto  en  las  terrazas  de  cultivo,  los  canales  
de  riego,  la  pecuaria,  pero  también  en  actividades  públicas  como  la  construcción  de  viviendas  
o  de  templos.  
 
La  colonización  española  y  el  genocidio  que  se  llevó  a  cabo  para  contener  y  transformar  estos  
pueblos,  no  pudo  borrar  todos  los  vestigios  de  la  cultura  andina.  Todavía  hoy  los  aimaras  que  
habitan   en   la   cordillera   andina   consideran   el   trabajo   como   un   proceso   comunitario   y   se  
conserva  su  esencia  a  través  del  Carnaval  de  la  Cosecha,  donde  el  derecho  sobre  la  tierra  es  
solamente  de  uso  y  corresponde  a  todo  el  Ayllú.  
 
Otros  ejemplos  de  organización  para  la  actividad  económicas,  que  perviven  hasta  hoy,  son  la  
minga  de  origen  quechua,  que  consiste  en  realizar  colectivamente  un  trabajo  comunitario  en  
beneficio  de  todos  (como  la  construcción  de  un  puente)  y  el  convite  (Dominicana)  o  Juntas  de  
vecinos   (Cuba),   que   agrupa   por   un   día   a   todos   los   propietarios   en   el   predio   de   uno   de   los  
vecinos  para  trabajar  colectivamente  en  su  beneficio.  Esta  misma  expresión  de  solidaridad  en  
el  trabajo  se  desarrollo  en  los  pueblos  andinos  bajo  el  nombre  de  ayni.  
 
Ciertamente   que   la   solidaridad   ha   estado   incorporada   implícitamente   en   la   cosmogonía   de   los  
pueblos   antiguos   e   impregnada   indivisiblemente   en   su   forma   de   vivir   y   convivir,   de   tomar  
decisiones  y  de  actuar,  ya  que  para  estas  civilizaciones  el  concepto  de  ser  humano  sólo  existe  
en  el  sentido  de  pertenecer  a  la  comunidad.  Las  actividades  vinculadas  a  la  dimensión  material  
de   la   vida   y   su   reproducción   sólo   constituyen   medios   para   satisfacer   sus   necesidades   y  
permitirles  vivir  siempre  en  comunidad.    
 
Esta   herencia   indoamericana   tiene   extraordinarios   puntos   coincidentes   con   el   legado   de   los  
pueblos   originarios   de   África   subsahariana   que   fueron   traídos   en   calidad   de   esclavos   a  
                                                                                                                     
16

 Un  Calpulli  ("casa  grande  "  de  Nahuatl  [  kalpo:lli  ]),  estaba  compuesto  por  varias  familias  que  se  
encargaban  de  funciones  muy  diversas,  pero  especializados  en  alguna  actividad  artesanal  o  profesional.  
17
Un  ayllu  fue    una  forma  de  comunidad  familiar  extensa  con  una  descendencia  común  que  trabaja  en  
forma  colectiva  en  un  territorio  de  propiedad  común  

30  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

América;   en   los   cuales,   en   forma   similar   a   las   civilizaciones   precolombinas,   no   existía   el  
régimen  de  propiedad  privada.  Pero,  las  experiencias  concretas  de  vida  comunitaria,  donde  la  
economía   estaba   atravesada   por   la   solidaridad,   se   desarrollaron   en   nuestro   continente   gracias  
a   que   muchas   familias   africanas   lograron   escapar   de   la   esclavitud   colonial   y   fundaron   sus  
propias  comunidades  en  lugares  apartados  llamados  palenques,  los  manieles,  los  mocambos,  
cumbes   o   quilombos,   en   los   cuales   retornaron   a   sus   orígenes   como   pueblos   de   vida  
comunitaria.    
 
Estas   experiencias   solidarias   no   pudieron   ser   eliminadas   con   el   cruento   proceso   de   la  
colonización   e   incluso   con   la   desaparición   de   civilizaciones   enteras,   muchas   de   estas  
costumbres   se   heredaron   y   sus   concepciones   están   recreadas   en   su   esencia   en   las   zonas  
urbanas  y  rurales  de  los  países  latinoamericanos.    
 
En   nuestra   América   multicultural   la   expresión   actual   de   Economía   Solidaria   se   desarrolló   a  
partir  de  la  conjugación  de  múltiples  experiencias  económicas  y  culturas  de  las  distintas  etnia  
existentes.  Es  posible  afirmar  que  Economía  Solidaria  de  hoy  es  también  en  parte  el  resultado  
de   procesos   desarrollados   por   los   pueblos   indígenas   con   miles   de   años   de   existencia,   de   las  
prácticas   solidaria   traídas   del   África   y   sostenidas   aun   por   la   población   afroamericana   y   de   la  
experiencia  de  los  trabajadores/as  europeos  a  través  de  las  cooperativas  y  el  sindicato,  entre  
otras  manifestaciones  de  organizaciones  económicas  surgidas  por  la  simbiosis  de  las  distintas  
formas  de  organización.  
 
Así   encontramos   hoy   formas   organizativas   de   economía   solidaria,   tales   como:   “talleres  
laborales,   grupos   de   auto-­‐ayuda,   comprando   juntos,   huertos   familiares   y   comunitarios,   ollas  
comunes   poblacionales,   grupo   pre-­‐   cooperativos   de   vivienda,   grupos   de   ahorro,   comités   de  
damnificados,  comités  de  deudores,  círculos  de  salud  popular,  colonias  urbanas,  comunidades  
campesinas,   agrupaciones   autogestionadas,   cooperativas   de   campesinos,   de   pirquineros,   de  
pescadores   artesanales,   de   artesanos,   etc.,   y   variadas   iniciativas   surgidas   de   la   capacitación  
popular,   de   búsqueda   de   tecnologías   apropiadas,   de   acciones   de   subsistencia,   de   la   ayuda  
fraterna  de  las  comunidades  eclesiales”18.    
 
 A   las   cuales   se   agregan   en   otros   litorales   experiencias   las   Amish   en   Norte   y   Sudamérica,   los  
Kibbutzim   en   Israel,   la   autogestión   Yugoslava,   el   sistema   Mondragón   en   el   País   Vasco,   las  
comunas   rurales   de   la   China;   asimismo   en   nuestra   América   han   surgido   grupos   de   Fondos  
Rotatorios,   Bancos   Comunales,   las   Organizaciones   campesinas,   organizaciones   no  
gubernamentales,   redes   de   comercio   solidarios,   fondo   de   autoayuda,   comités   de   manejos  
territoriales   y   los   convites,   y   otras   actividades   que   han   dado   lugar   a   la   formación   de  
organizaciones  que  desarrollan  algún  tipo  de  actividades  económicas  solidarias.  
 

7.
 

COMERCIO  JUSTO  

El   Comercio   Justo   (Fair   Trade,   en   inglés)   ha   sido   una   de   las   experiencias   de   Economía   Solidaria  
más  difundida  y  exitosa  de  la  actualidad  reciente;  refiriéndose,  como  su  nombre  lo  indica,  a  un  
modelo   equitativo   de   intercambio   de   bienes   y   servicios   entre   personas,   comunidades,  
empresas  y  naciones,  que  se  basa,  además  del  precio  justo,  en  principios  como  el  diálogo,  la  
transparencia   y   el   respeto,   y   que   constituye   una   propuesta   para   lograr   mayor   equidad   en   el  
sistema  de  comercio  internacional.    
 
                                                                                                                     
18

Razeto, 1999

31  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

El   Comercio   Justo   trasciende   el   mero   acto   comercial,   involucrándose   en   todos   los   procesos   de  
la   cadena   de   producción   y   comercialización,   apoyando   la   capacitación   de   productores   y  
productoras  y  tratando  de  garantizar  para  ellos/as  una  compensación  justa  por  su  trabajo,  un  
medio   de   vida   digno,   el   disfrute   de   sus   derechos   laborales   y   el   bienestar   de   sus   familias   y  
comunidades.    
 
Esta  importante  práctica  comercial  solidaria  intenta  también  promover  el  desarrollo  sostenible  
a  través  de  ofrecer  mejores  condiciones  comerciales  para  productores  y  trabajadores  que  se  
encuentren  en  desventaja,  en  países  más  pobres,  por  ejemplo,  promoviendo  una  distribución  
de  la  producción  en  el  marco  de  unas  relaciones  de  intercambios  que  no  perjudiquen  a  una  de  
las  partes.  
 
Es   pues   una   experiencia   enmarcada   en   la   corriente   de   Economía   Solidaria   y   como   tal,  
promueve  la  equidad,  la  dignidad  y  la  responsabilidad  en  la  producción,  comercialización  y  el  
consumo,  poniendo  como  eje  de  sus  acciones  económicas  y  de  mercado,  a  las  personas.  
 
Además   del   precio   justo,   la   práctica   solidaria   del   Comercio   Justo,   incorpora   temas   como   la  
transparencia  en  los  costes  de  producción,  según  las  necesidades  sociales  y  la  inversión  social  
del   excedente,   lo   que   permite   promover   la   idea   de   nuevo   modelo   de   desarrollo   económico  
que  incluya  también  estos  aspectos.  
 
Además   de   comprar   a   precios   justos,   el   sistema   exige   producción   no   destructiva,   calidad   del  
producto,   respeto   por   los   derechos   laborales   y   búsqueda   de   satisfacción   compartida   entre  
vendedor  y  comprador.  Promueve  intercambios  “gana-­‐gana”.  
 
Los  principios  básicos  del  Comercio  Justo  se  pueden  enumerar  en:  
1.  Creación  de  oportunidades  para  los  productores/as  en  situación  de  desventaja.    
2.    Transparencia  y  responsabilidad.    
3.  Capacidad  de  construir  medios  para  el  desarrollo  de  productores  independientes.  
4.    Pago  de  un  Precio  Justo.    
5.    Equidad  de  Género.    
6.    Condiciones  seguras  y  saludables  de  trabajo.    
7.    Respeto  al  medio  ambiente.  
8.    No  a  la  explotación  infantil.  
 
Como   propuesta,   el   Comercio   Justo   “está   orientada   al   reconocimiento   y   valoración   del   trabajo  
y  las  expectativas  de  los  productores  y  consumidores,  permitiendo  una  mejora  sustancial  en  la  
calidad   de   vida   de   la   gente,   dentro   de   una   perspectiva   de   desarrollo   humano,   solidario   y  
sustentable”  (Cotera  y  Simoncelli,  2003).    
 

7.1.

Orígenes  del  Comercio  Justo    

Esta  práctica  comercial  se  origina  como  una  alternativa  para  generar  desarrollo  sostenible  en  
sectores   de   población   en   situación   de   desventaja   socioeconómica   y   ha   existido   desde   los   años  
sesenta.  
 
Algunos   autores   plantean   el   origen   del   movimiento   de   Comercio   Justo   a   raíz   de   la   1.ª  
Conferencia   de   la   UNCTAD   celebrada   en   Ginebra   en   1964,   en   donde   los   países   del   Tercer  
Mundo,   presionaron   bajo   el   lema   "Comercio,   No   Ayuda",   exigiendo   a   los   países   ricos   de   la  
metrópoli  que  abrieran  sus  fronteras  a  los  productos  agrícolas  del  Tercer  Mundo.  
 
Surge  después  en  la  práctica  como  una  sociedad  entre  un  grupo  de  importadores  sin  ánimo  de  
lucro,  unos  cuantos  minoristas  del  hemisferio  norte  y  un  grupo  de  pequeños  productores  de  
32  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

países  en  vía  de  desarrollo,  que  encontraron  así  una  oportunidad  de  proteger  la  fuente  de  su  
sustento,   evitar   intermediarios   y   obtener   un   acceso   más   directo   a   los   mercados   del   norte.       En  
1969  se  crea  la  primera  tienda  de  Comercio  Justo  en  Holanda  (Brenkelen).  
 
Con  el  paso  de  los  años,  se  fueron  creando  en  diferentes  países  cada  vez  más  Organizaciones  
de  Comercio  Alternativo  o  ATOs  (Alternative  Trade  Organizations),  habitualmente  en  estrecha  
relación   con   grupos   de   voluntarios   y   Tiendas   de   Comercio   Justo   o   Tiendas   Solidarias  
(Worldshops).    Así  se  desarrolla  una  red  de  ATOs  y  tiendas  solidarias  que  desempeñó  un  papel  
definitivo  en  el  desarrollo  y  difusión  de  esta  propuesta.  
 
En   1998,   la   ATO   holandesa   “Solidaridad”   hizo   un   esfuerzo   para   expandir   la   distribución   de  
productos   Comercio   Justo   a   grandes   distribuidores   y   finalmente   encontró   una   forma  
innovadora   de   aumentar   las   ventas   sin   poner   en   peligro   la   confianza   del   consumidor   en   los  
productos  ni  la  filosofía  de  la  organización.    “Solidaridad”  creó  un  sello  que  garantizaba  que  los  
productos   cumplían   ciertos   estándares   relacionados   con   condiciones   laborales   y   ecológicas.    
Tal   sello,   que   inicialmente   fue   sólo   aplicado   al   café,   se   bautizó   como   Max   Havelaar   en   honor   a  
una   novela   del   siglo   XIX   que   cuenta   la   historia   de   la   explotación   de   un   grupo   de   caficultores  
javaneses  por  mercaderes  colonos  de  Holanda.    
 
En   la   actualidad,   20   Iniciativas   del   Sello   de   Comercio   Justo   son   miembros   de   Trade   Labelling  
Organizations  International  (FLO),  con  sede  en  Alemania,  y  se  cuenta  con  el  Sello  Internacional  
de   Certificación   de   Comercio   Justo   “FAIRTRADE”   en   docenas   de   diferentes   productos:   café,   té,  
arroz,   bananos,   mangos,   cacao,   algodón,   azúcar,   miel,   jugos   de   fruta,   nueces,   fruta   fresca,  
quinoa,   hierbas   y   especias,   vino   y   pelotas   deportivas,   entre   otros,   agrupando   cerca   de   1.5  
millones  de  productores  alrededor  del  mundo.    
 
En  Europa  ya  hay  3.000  tiendas  de  Comercio  Justo,  desde  que  la  primera  abrió  sus  puertas  en  
1969.     Se   ha   calculado   que   las   ventas   en   el   mundo   se   acercaron   a   los   2,900   millones   de  
dólares,   más   que   el   doble   que   lo   registrado   en   2005,   según   FLO.   Estos   beneficios   llegan  
especialmente  a  millones  de  pequeños  productores  de  los  países  pobres  y  sus  comunidades,  
debido   a   que   en   este   sistema   se   les   exige   a   los   productores   y   sus   asociaciones   realizar   aportes  
sociales  en  sus  zonas,  además  de  realizar  prácticas  que  favorezcan  la  equidad  de  género  y  el  
medio  ambiente.    
 
Este   sistema   se   ha   configurado   como   una   red   comercial  que  integra  la  producción-­‐distribución  
consumo   bajo   una   orientación   de   desarrollo   humano,   solidario   y   sustentable,   estableciendo  
una   relación   armoniosa   entre   productores   y   consumidores,   respetando   el   medio   ambiente   y  
los   derechos   humanos   (económicos,   sociales,   culturales   y   ambientales),   buscando   un   precio  
justo  para  los  productores  y  calidad  y  salud  para  los  consumidores.    
 
El   Comercio   Justo   ha   logrado   demostrar,   a   lo   largo   de   más   de   50   años,   ser   un   modelo   que  
cosecha  ciertos  éxitos  y  que  es  aplicable  para  mejorar  las  condiciones  de  vida  promoviendo  el  
desarrollo   sostenible   de   pequeños/as   productores/as,   logrando   sensibilizar   a   un   sector   del  
mercado  mundial  que  en  la  actualidad  elige  comprar  productos  “justos”.  
 

8.
 

El  CONSUMO  RESPONSABLE  

La   Economía   de   la   Solidaridad,   al   concebir   la   solidaridad   como   el   compromiso   social   del   ser  
humano   como   agente   económico   para   con   sus   pares   y   sus   realidades,   así   como   para   con   el  
medio  ambiente  y  las  generaciones  futuras,  y  al  incorporar  la  solidaridad  en  todos  los  procesos  

33  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

del   ciclo   económico,   está   indisolublemente   relacionada   también   a   la   fase   final   del   proceso  
económico  que  es  el  consumo.  
 
Y  es  qué,  lograr  incorporar  solidaridad  en  la  economía,  no  es  posible  sólo  con  la  participación  
de   los   actores   en   la   fase   de   la   producción,   incorporando   solidaridad   en   sus   procesos;   hacen  
también   falta   los   consumidores,   quienes   con   sus   decisiones   influyen   significativamente   en   el  
accionar   de   los   productores   y   quienes,   desde   esta   concepción,   deben   incorporar   valores   de  
solidaridad  en  sus  decisiones.    
 
Ha  habido  un  esfuerzo  por  categorizar  el  concepto  de  Consumo  Responsable  y  sintetizarlo  en  
tres   bloques,   que   se   refieren   en   primer   lugar   al   Consumo   Ético,   al   Consumo   Ecológico   y   al  
Consumo   Social   o   Solidario.   En   el   primero   de   los   casos   hay   una   inclusión   de   valores   éticos  
asociados   a   la   necesidad   de   estabilidad   y   sustentabilidad   social   en   el   planeta.   Según   este  
criterio   no   puede   haber   un   consumo   excesivo   mientras   grandes   porciones   del   planeta   no  
tengan  acceso  a  los  bienes  y  servicios  básicos.  
 
El   segundo,   como   su   nombre   lo   implica,   tiene   que   ver   con   la   garantía   de   la   sustentabilidad  
ambiental   del   planeta,   la   cual   se   puede   ver   amenazada   por   un   consumo   desenfrenado   e  
irresponsable.   Entran   en   escena   las   famosas   "erres"   del   movimiento   ecologista:   Reducir,  
Reutilizar   y   Reciclar,   incluyendo   como   tales   la   agricultura   y   ganadería   ecológicas,   la   opción   por  
la  producción  artesanal,  etc.  
 
El   Consumo   Solidario   se   preocupa   por   las   relaciones   sociales   que   se   establecen   y   las  
condiciones  laborales  en  las  que  se  produce.  Se  orienta  a  pagar  a  precios  justos  y  promover  a  
través   del   consumo   alternativas   sociales   y   de   integración   y   de   procurar   un   nuevo   orden  
económico  internacional.  
 
Desde   la   perspectiva   solidaria,   entre   los   agentes   económicos   (productor-­‐consumidor)   se  
establece  una  relación  de  corresponsabilidad,  que  actúan  de  manera  consciente,  donde  las  y  
los  productores  se  responsabilizarían  de  producir  con  calidad  y  preservando  la  naturaleza  para  
las  futuras  generaciones  y  las  y  los  consumidores  tomarían  las  decisiones  de  consumo  no  sobre  
la   base   únicamente   de   precios   justos   y   calidad,   si   no,   que   realizarían   un   análisis   personal   de  
coste  beneficio  sobre  la  base  de  criterios  éticos,  sociales  y  ambientales.    
 
Ante   la   situación   global,   el   término   Consumo   Responsable   surge   de   la   necesidad   de  
replantearse   el   modelo   de   consumo   actual,   considerado   ambientalmente   insustentable,   y  
económico  y  socialmente  injusto.  Una  actitud  diferente  hacia  el  consumo  se  plantea  además  
como  una  necesidad  frente  al  deterioro  ambiental,  el  elevado  consumo  de  recursos  naturales  y  
la  situación  de  desigualdad  entre  los  habitantes  de  del  planeta.  
 
Pablo   Guerra,   explica   que   en   el   proceso   de   consumo,   “la   solidaridad   se   verifica   en   una  
particular   forma   de   consumir   que   se   apoya   en   una   cultura   diferente   a   la   predominante   en  
cuanto   satisfacción   de   las   necesidades.   Como   por   ejemplo   la   preferencia   por   el   consumo  
comunitario   sobre   el   individual;   la   proximidad   entre   producción   y   consumo;   y   el   consumo  
tiende   cualitativamente   a   la   simplicidad   y   austeridad,   tomando   en   cuanto   los   problemas  
ecológicos.”    
 
Para   el   paradigma   solidario   del   Consumo   Responsable,   el   acto   de   consumir   no   es   sólo   el   de  
satisfacer   una   necesidad   o   un   deseo   individual   humano,   sino,   directa   e   indirectamente   la  
integración   del   consumidor,   como   receptor   final   y   quien   paga   por   el   producto   o   servicio,   a  
severos  procesos  de  carácter  incluso  global  que  tienen  implicaciones  de  carácter  económico,  
social  y  medioambiental.    
34  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Un   consumidor   en   Filadelfia,   que   consume   los   productos   de   una   multinacional   radicada   en  
Filipinas,   establece   con   su   decisión   de   consumo   y   preferencia   una   relación   directa   con   las  
condiciones   en   que   se   desarrollan   la   producción   del   bien   que   consume.   El   Consumo  
Responsable,  precisamente,  consiste  en  tener  en  cuenta  las  repercusiones  de  las  decisiones  de  
consumir  en  el  momento  de  elegir  entre  las  distintas  opciones  que  ofrece  el  mercado.  
 
Finalmente,  y  aunque  lo  parezca,  el  paradigma  de  Consumo  Responsable,  no  necesariamente  
implicaría   una   reducción   del   consumo   en   todas   las   circunstancias,   porque   en   una   parte  
importante   del   planeta,   el   consumo   resulta   incluso   insuficiente   para   satisfacer   necesidades  
humanas   tan   básicas   como   la   alimentación   adecuada.   Consumir   responsablemente   significa  
consumir   de   manera   diferente   y   más   eficiente,   tomando   en   cuenta   todas   las   implicaciones  
vinculadas  a  nuestras  decisiones  de  consumo.  
 

9.

FINANZAS  SOLIDARIAS  

 

Desde  la  perspectiva  de  la  Economía  de  la  Solidaridad,  el  proceso  productivo  se  hace  posible,  
además   de   la   utilización   primordial   del   trabajo   como   fuente   creadora   y   reproductora   de   la  
riqueza,  por  la  canalización  del  ahorro  que  es  producto  de  dicho  trabajo,  hacia  la  solución  de  
las  necesidades  de  las  entidades  y  la  realización  de  sus  fines  económicos  y  sociales.  
 
 Para  la  concretización  de  esta  experiencia,  juegan  un  papel  fundamental  las  cooperativas  de  
ahorro   y   préstamo,   así   como   los   bancos   solidarios.   Además   Son   parte   de   esta   experiencia,  
Organizaciones   No   Gubernamentales   (ONGs)   que   destinan   parte   de   sus   ingresos   al   crédito,  
instituciones   de   promoción   y   desarrollo   de   la   pequeña   y   micro   empresa   e   Instituciones  
públicas  de  fomento  a  la  producción  que  ofrecen  créditos  preferenciales.  
 
Son   una   respuesta   al   sistema   financiero   convencional,   el   cual,   a   razón   de   sus   criterios,  
requisitos   y   procedimientos   se   ve   imposibilitado   de   satisfacer   la   demanda   de   crédito   y   de  
financiar  algunos  tipos  de  empresas  y  proyectos,  dado  que  sus  criterios  funcionan  a  menudo  
como  una  barrera  infranqueable  para  una  serie  de  emprendedores  y  emprendedoras  que  no  
cumplen  con  los  criterios  de  beneficios  y  tamaño.  
 
Esta  importante  limitación  del  sistema  financiero  convencional,  agudizada  por  los  procesos  de  
concentración  mundial  en  el  sector,  contribuye  a  incrementar  las  diferencias  de  renta  y  riqueza  
y  consolida  la  exclusión  social  de  los  sectores  más  desfavorecidos.  
 
Es  por  eso  que  surge,  dentro  de  la  teorización  de  la  Economía  de  la  Solidaridad,  el  concepto  de  
Finanzas   Solidarias,   como   un   modo   compartido   de   ahorrar,   de   gestionar   y   de   invertir   el   dinero  
ahorrado  por  los  trabajadores,  partiendo  del  objetivo  de  promover  el  ahorro  local,  dar  acceso  
al  crédito  con  tasas  de  interés  bajas,  brindar  servicios  que  contribuyan  al  fortalecimiento  de  los  
actores   económicos   sociales,   dinamizar   la   economía   local   y   cuestionar   el   sistema   financiero  
trabajando  a  su  vez  por  una  nueva  arquitectura  financiera  internacional  más  democrática.  
   
Cuadro  1-­‐  Finanzas  Eticas.  
La   actividad   financiera   de   carácter   solidario   debe   ser   coherente   con   los   valores   éticos   de   la  
economía   solidaria,   tanto   a   nivel   personal   como   institucional,   al   tener   la     capacidad   de  
escoger   dónde   y   cómo   invertir   los   ahorros;   la   elección   también   determina   nuestra  
responsabilidad  en  los  efectos  sobre  el  desarrollo  humano  y  la  ecología  que  tiene  el  uso  de  
nuestro  dinero.      
 
35  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Por   ello   las   cooperativas   de   ahorro   y   créditos,   los   fondos   rotatorios,   la   fundaciones   de  
créditos   y   toda   entidad   de   servicios   financieros   de   carácter   solidario   deben,   fomentar   el  
ahorro  ético,  el  créditos  justo,  las  inversiones  de  alto  contenido  social,  destinados  a  proyectos  
de   empresas   asociativas,   de   comercio   justo,   de   bancas   comunales,   creación   de   empleo,  
sostenibles  ambiental  y  económicamente  y  adoptar  los  siguientes  principios:  
 
§  
De  las  entidades  Financieras  .  
•  
Principio   de   Ética   Aplicada,   Las   finanzas   éticamente   orientadas   son   sensibles   a   las  
consecuencias   no   económicas   de   las   acciones   económicas.   La   ética   como   un   proceso   de  
reflexión  permanente  en  la  aplicación  de  los  criterios  de  inversión  y  concesión  de  créditos  
 
•  
Principio   de   solidaridad:   el   crédito,   en   todas   sus   formas,   es   un   derecho   humano.   El  
beneficio   obtenido   de   la   posesión   e   intercambio   de   dinero   debe   ser   consecuencia   de   la  
actividad   orientada   al   bien   común   y   debe   ser   equitativamente   distribuido   entre   todos   los  
sujetos  que  intervienen  a  su  realización.  
 
•  
Principio   de   la   Responsabilidad:   la   eficiencia   y   la   sobriedad   son   componentes   de   la  
responsabilidad  ética.  Todo  aquel  uso  servicios  financiero  debe  cumplir  con  sus  compromisos.  
 
•  
Principio   de   Transparencia:   la   máxima   transparencia   de   todas   las   operaciones   es   un  
requisito   fundamental   de   cualquier   actividad   de   finanzas   éticas.   Es   necesario   ofrecer  
información  regular  y  pública  de  todas  las  actividades  y  sus  consecuencias.  
 
•  
Principio   de   Participación,   favorecer   la   participación   en   la   toma   de   decisiones   de   la  
empresa,   no   sólo   a   los   Socios,   sino   también   a   los   ahorradores.   La   toma   de   decisiones   tiene  
lugar   de   forma   democrática.   No   se   trata   sólo   de   que   los   socios   voten,   sino   que   tienen   que  
poder  participar  en  la  definición  de  las  políticas  básicas  de  la  entidad.  
 
•  
Principio  de  Implicación:  Las  entidades  de  financiamiento  ético  tienen  que  ir  más  allá  
de   los   criterios   negativos   y   tienen   que   definir   su   política   de   inversión   siguiendo   criterios  
positivos   para   poder   transformar   la   sociedad.   La   institución   que   acepta   los   principios   de   las  
Finanzas  Éticas  orienta  con  tales  criterios  toda  su  actividad.  
 
•  
Principio  de  Coherencia:  Utilizar  el  dinero  de  forma  coherente  con  nuestros  valores  y  
principios.  
 
•  
Principio   de   Desarrollo   Endógeno:   todo   emprendimiento   solidario   parte   en   primer  
lugar   del   conocimiento,   planificación   y   utilización   de   los   recursos   y   capacidades   propias   y  
locales   y   luego   recurre   a   la   ayuda   exterior.   Por   lo   que   el   crédito   o/y   las   donaciones   son  
complementario  en  caso  de  necesidad  de  estos.  
 
Los   recursos   económicos   deben   utilizarse   con   un   provecho   social,   creando   empleo,   ayudando  
a   la   inserción   sociolaboral   de   personas   sin   trabajo,   proveyendo   de   productos   o   servicios   de  
utilidad   social,   apoyando   procesos   productivos   preservando   la   ecología   y   medio   ambiente,  
etc.  
 
Las  entidades  promotoras  de  fórmulas  financieras  solidarias  no  deben  centrarse  únicamente  
en  la  recuperación  de  las  cantidades  prestadas  o  invertidas,  sino  también  realizar  labores  de  
apoyo  técnico  y  educativo  en  la  medida  de  sus  posibilidades.  
 
Los  recursos  económicos  deben  invertirse  en  proyectos  viables,  de  manera  que  no  se  incurra  
en  pérdidas  que  defrauden  las  expectativas  de  los/as  ahorradores/as  o  mermen  la  capacidad  
36  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

de  reutilización  de  tales  recursos.  
 
 De  las  personas  
•  
Toda  persona  que  participa  en  un  emprendimiento  solidario  debe  realizar  su  aporte,  
que  le  da  el  derecho  de  participación.  El  mismo  puede  ser  monetario,  en  tiempo  de  trabajo,  
prendario,  en  servicios  u  otra  especie.  
 
•  
Toda   persona   debe   ahorrar   para   tener   alguna   reserva   y   seguridad   para   el   acceso   a  
ingresos  para  su  bienestar  de  vida.  
 
•  
El/la  ahorrador/a  tiene  derecho  a  saber  de  qué  modo  se  está  utilizando  su  dinero;  qué  
proyectos,  ideas  o  empresas  se  están  financiando  con  él.  
 
•  
Toda  persona  al  momento  de  iniciar  un  emprendimiento  propio  parte  de  sus  propios  
posibilidades   y   recursos   y   luego   acude   a   recursos   externos,   si   es   necesario.   Con   ello  
contribuye  a  que  otra  persona  que  si  tiene  limitaciones  puede  tener  acceso  a  recursos.  
 
•  
Toda   persona   tiene   derecho   a   créditos   tendiendo   al   obligación   de   su   buen   uso   para  
los   fines   que   se   le   han   prestado,   garantizando   así,   el   cumplimiento   del   deber   pagar   los  
adeudado.  
 
•  
Ninguna  persona  tiene  derecho  de  vivir  a  costa  del  trabajo  de  la  otros  trabajadores,  
por  lo  que  debe  vivir  de  su  propio  trabajo,  excepto  en  caso  de  incapacidad  permanente.  
 
•  
Toda   persona   en   su   plena   capacidades   tiene   el   derecho   a   ser   asistida   en   caso   de  
calamidades,  al  tiempo  que  tiene  el  deber  utilizar  la  ayuda  recibida  para  superar  su  situación  
de  emergencia.  
 
•  
Toda   persona   solidaria   debe   depositar   sus   ahorros   en   cuentas   de   Banca   Ética,  
ahorrando,   invirtiendo,   financiando   proyectos   de   economía   solidaria,   y   aportando   una  
cantidad  anual  a  mantener  redes  de  economía  solidaria.  
 
-­‐  Tomado  del  Código  de  Etica  de  la  ECOSOL-­‐  REDESOL  

 
Las  Finanzas  Solidarias  deben  ser  capaces  de  ofrecer  una  variedad  de  instrumentos  financieros  
para  satisfacer  a  las  distintas  necesidades  de  grupos,  empresas  y  clientes  solidarios,  incluyendo  
depósitos,   préstamos,   seguros,   pagos   por   transferencia   y   aún   seguros   y   pensiones,   para   que  
puedan  cumplir  un  papel  integral  en  la  perspectiva  del  desarrollo.  
 
Un  buen  ejemplo  de  finanzas  solidarias  es  el  Programa  Bancario  Bayanihan  en  Filipinas,  cuyo  
objetivo   no   es   financiero,   si   no   que   busca   el   desarrollo   autogestionario   y   cooperativo   de   las  
comunidades   pobres   de   la   zona   urbana   del   país,   en   particular   las   mujeres   y   sus   familias.   Su  
misión  es  establecer  un  sistema  de  intermediación  financiera  uniforme  basada  en  el  ahorro  de  
la   misma   comunidad   y   proveer   acceso   a   servicios   financieros   y   la   promoción   del   desarrollo  
social.    
 
En   Brasil,   por   su   parte,   existe   la   Asociación   Brasileña   de   Instituciones   de   Micro-­‐Crédito  
(ABICRED)  y  existen  diversos  tipos  de  prácticas  utilizando  solamente  dinero  oficial  o  valiéndose  
de   este   en   combinación   con   monedas   sociales,   como   la   experiencia   del   Banco   Palmas   en  

37  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Fortaleza19,   que   realiza   micro-­‐créditos   para   consumo   y   producción   en   un   sistema   integrado  
que  permite  la  conversión  entre  la  moneda  social  emitida  por  la  comunidad  y  la  moneda  en  
curso  nacional.  (Cotera,  Alfonso,  2007).  
 
En   Costa   Rica,   por   ejemplo,   existen   actualmente   235   comunidades   rurales   donde   funcionan  
pequeños  bancos  que  otorgan  micro  créditos  a  7.000  asociados  que,  regularmente  no  califican  
para  obtenerlos  en  entidades  comerciales.  
 
El   continente   asiático   es   pionero   en   este   tipo   de   prácticas   solidarias;   allá   las   experiencias   de  
micro   finanzas   son   antiguas   e   importantes.   En   algunos   países   existen   grandes   instituciones  
financieras   solidarias;   por   ejemplo   en   Bangladesh,   el   Banco   Grameen,   banco   social   de  
microcréditos   fundado   en   1976,   además   de   los   créditos,   también   acepta   depósitos   y   dirige  
otras   compañías   textiles,   energéticas   o   telefónicas.   Este   banco   recibió   el   Premio   Nobel   de   la  
Paz  de  2006  junto  con  su  fundador,  Muhammad  Yunus  y  ha  logrado  alcanzar  2.200  sucursales  
y  19.000  empleados.  
 
Estas   finanzas,   que   sirven   como   instrumento   de   democratización   de   las   relaciones   económicas  
y   del   mismo   dinero   invertido   en   la   producción   social   de   una   economía   de   solidaridad,   se  
convierten  así  en  una  respuesta  ante  el  sistema  financiero  tradicional  que  no  suple  los  deseos  
y   necesidades   de   un   sector   de   las   y   los   ahorradores,   así   como   de   la   mayoría   de   los   seres  
humanos.  
 

10. UNA  APROXIMACIÓN  A  LA  CLASIFICACIÓN  Y  CARACTERIZACIÓN  DE  
LAS  ESTRUCTURAS  DEL  SECTOR.  
 
En  este  apartado  realizaremos  un  esfuerzo  por  describir  las  características  fundamentales  que  
les  son  comunes  a  las  estructuras  o  experiencias  más  visibles  de  la  Economía  de  la  Solidaridad,  
bajo  el  objetivo  de  lograr  una  aproximación  cada  vez  más,  aunque  insuficiente  todavía,  a  una  
clasificación  de  las  entidades  que  componen  este  sector  que  nos  permita  en  la  práctica  hacer  
un  reconocimiento  de  ellas.  
 
Y   es   que   en   la   realidad   económica   latinoamericana   los   estudiosos,   e   incluso   algunas   de   las  
novedosas  legislaciones  relacionadas  al  tema  de  la  Economía  de  la  Solidaridad20,  han  hecho  un  
esfuerzo   por   enumerar   las   características   que   identifican   y   diferencian   las   organizaciones   y  
experiencias   que   componen   este   paradigma   del   resto   de   organizaciones   y   agentes   de   la  
economía   capitalista   convencional,   con   el   objetivo   de   permitir   una   caracterización   de   las  
estructuras  del  sector,  ejercicio  que  sirve  para  arrojar  luz  a  su  visibilización  y  diferenciación  del  
resto  de  la  economía.  
 
Sin  dudas,  el  criterio  fundamental  para  caracterizar  las  experiencias  solidarias,  para  determinar  
si  se  trata  o  no  de  entidades  que  pertenecen  a  la  Economía  de  la  Solidaridad,  es  que  éstas  no  
sean  iniciativas  puramente  guiadas  por  un  espíritu  individual,  si  no,  que  reconozcan  el  carácter  
social  e  interdependiente  del  ser  humano  y  por  tanto  su  quehacer  económico.  La  palabra  clave  
seria   aquí   la   asociatividad   que   da   origen   a   la   cooperación,   complementación   y/o   la  
                                                                                                                     
19

Banco comunitario creado en 1998 por la Asociación de Vecinos del barrio Palmeiras en Fortaleza,
Brasil, con el nombre de Banco Popular del Barrio de Palmeira, y que funciona a través de una red de
solidaridad entre los residentes. El banco proporciona microcréditos familiares a bajo interés, sin exigir
ningún certificado, ninguna prueba de ingresos, ni avales. Los vecinos son quienes responden de la
devolución de los créditos por parte de quienes los han solicitado.
20
Véase la Ley General de la Economía Social y Solidaria, Reglamentaria del Artículo 25 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

38  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

cooperación   en   el   contexto   de   las   iniciativas   individuales   en   un   ambiente   de   relaciones  
solidarias.  
 
Esta  economía  del  compromiso  social  la  compondrían  entonces  aquellas  entidades  guiadas  por  
relaciones  y  valores  solidarios  (lazos  de  ayuda  mutua,  cooperación,  etc)  y  se  caracterizan  por  la  
participación   colectiva,   ya   sea   de   una   familia,   un   sector   o   un   grupo   de   seres   humanos   que  
desarrollan   actividad   económica   conjunta;   que   tengan   como   principios   la   organización  
colectiva   de   la   producción   y   comercialización;   o   bien   por   seres   humanos   que   desde   sus   micro-­‐
emprendimientos   asumen   los   valores   y   principios   de   la   solidaridad   a   lo   interno   de   su  
emprendimiento  o  al  asociarse  para  relaciones  con  otros  individuos,  empresas  y  la  comunidad.  
 
En   el   caso   de   las   entidades   solidarias,   la   adhesión   a   éstas   debe   ser   de   carácter   voluntario,  
responsable   y   abierto   y   sus   trabajadores/as   o   usuarios/as   deben   también   ser   sus   asociados/as  
o   miembros/as   (o   en   una   proporción),   y   por   tanto,   las   entidades   solidarias   deben   promover   el  
respeto   por   los   derechos   laborales   y   la   garantía   de   condiciones   de   trabajo   saludables   y  
seguras.    
 
Estas   entidades,   más   allá   del   fin   de   lucro   económico   per   sé,   deben   apuntar   a   la   solución   de   las  
necesidades   del   asociado/a,   de   la   comunidad   y/o   de   la   sociedad   en   general,   como   serían   la  
alimentación,  la  vivienda,  la  salud,  la  educación,  el  trabajo,  el  aumento  ingresos,  los  ahorros,  
entre   otros.   Estas   necesidades   y/o   problemas   sociales   se   pretenden   enfrentar   entonces   a  
través  del  propio  esfuerzo  en  una  acción  conjunta.  
 
Otro  criterio  importante  para  definir  la  Economía  Solidaria  está  asociado  al  tipo  de  propiedad  
que   poseen   estas   entidades;   porque,   a   diferencia   de   la   economía   capitalista   o   convencional,  
para   la   Economía   de   la   Solidaridad,   la   posesión   de   los   medios   de   producción   tiene   sentido  
únicamente  como  medio,  como  instrumento  utilizado  por  el  trabajo  para  asegurar  los  ingresos  
para  la  supervivencia  y  la  mejoría  de  las  condiciones  vida  y  no  estrictamente  para  utilizarlos  en  
la  reproducción  del  capital.    La  Economía  Solidaria  promueve  la  propiedad  social  de  los  medios  
de  producción  por  parte  de  los/as  trabajadores/as  que  como  productores/as  directos/as.  
 
Es  por  tanto,  que  los  medios  de  producción  cumplen  su  función  etimológica,  en  el  sentido  de  
que  están  subordinados  al  ser  humano  y  sus  necesidades,  en  la  búsqueda  de  acumular  medios  
materiales  para  mejorar  sus  condiciones  de  vida.  
 
Por   esta   razón,   las   características   fundamentales   que   acompañan   el   quehacer   de   las  
organizaciones  y  entidades  de  la  Economía  Solidaria  deben  estar  esencialmente  enfocadas  a  la  
valorización   del   ser   humano   y   del   trabajo,   como   fuente   fundamental   de   su   progreso;   siendo   el  
trabajo  el  factor  fundamental  de  producción  en  supremacía  sobre  el  capital.  
 
Por   su   parte,   las   legislaciones   presentes   en   el   continente   sobre   la   experiencia   solidaria   en   la  
economía  (caso  colombiano),  tienen  como  requisitos,  para  reconocer  estas  entidades,  el  que  
éstas  contemplen  en  sus  estatutos  el  desarrollo  de  servicios  y  prácticas  comunitarias;  al  igual,  
que   deban   contar   con   vínculos   asociativos   con   principios   y   fines   de   la   Economía   Solidaria.  
Además   que   debe   figurar   en   sus   estatutos   la   ausencia   de   ánimo   de   lucro   y   que   deben  
Integrarse  social  y  económicamente  con  otras  entidades  del  sector.  No  toda,  sin  embargo,  la  
economía  que  incorpora  solidaridad  en  sus  procesos  carece  de  ánimo  de  lucro.  
 
Las   entidades   de   carácter   solidario   deben   poseer   autonomía   frente   al   Estado   y   deben   ser  
autogestionarias,   ya   que   tienen   que   ser   dirigidas   de   una   forma   democrática   por   sus   propios  
asociados,   en   donde   cada   miembro   tiene   el   derecho   de   participar   en   igualdad   de   condiciones,  
sin  importar  ni  la  antigüedad  como  asociado,  ni  el  monto  de  sus  aportes.    
39  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
El   no   ánimo   de   lucro   implica   en   algunos   casos   la   irrepartibilidad   de   los   fondos   sociales   y   del  
remanente  patrimonial  en  caso  de  liquidación.  Esto  es  lo  que  le  garantiza  la  proyección  en  el  
tiempo   a   estas   organizaciones,   toda   vez   que   cuando   se   retira   un   asociado   no   hay   lugar   a  
reclamar  su  parte  en  esa  propiedad  colectiva  o  cooperativa;  se  lleva  lo  suyo,  sus  aportes  con  
sus  revalorizaciones  si  las  hubiere,  ahorros  si  los  tiene.  
 
La  ley  454  de  1998  de  Colombia,  por  ejemplo,  obliga  a  las  organizaciones  solidarias  a  “destinar  
sus  excedentes  a  la  prestación  de  servicios  de  carácter  social,  al  crecimiento  de  sus  reservas  y  
fondos,  y  a  reintegrar  a  sus  asociados  parte  de  los  mismos…”  
 
En  la  mayoría  de  los  casos,  las  iniciativas  de  carácter  solidario  no  se  limitan  a  un  sólo  tipo  de  
actividad,   si   no   que   tienden   a   ser   integrales,   dado   que   combinan   actividades   económicas,  
sociales,   educativas,   recreativas,   de   desarrollo   personal   y   grupal,   de   solidaridad,   lo   que   hace  
multiplicar  sus  aportes  a  la  comunidad  y  a  la  sociedad  en  general,  aumentando  así  la  eficiencia  
social  en  la  utilización  de  los  recursos.  
 
Una  entidad  de  Economía  Solidaria  debe  también  incluir  entre  sus  prácticas  la  promoción  de  
una   cultura   cotidiana   de   ayuda   mutua,   equidad   de   género,   comercio   justo   y   de   consumo  
responsable,   así   como   de   responsabilidad   ecológica,   usando   tecnología   apropiada   para  
asegurar   la   reproducción   de   la   vida   en   el   planeta   para   las   próximas   generaciones,   como   una  
muestra  de  solidaridad  al  futuro.  
 
Bajo   estas   premisas,   e   intentando   recoger   algunas   de   las   características   que   deben   cumplir   las  
entidades   para   ser   consideradas   parte   del   sector   de   Economía   Solidaria,   podemos   afirmar   que  
algunas  de  las  experiencias  comunitarias,  asociativas  o  de  Economía  de  la  Solidaridad,  donde  
se  comparten  medios  y  se  distribuyen  los  beneficios  de  forma  justa,  que  podemos  identificar  
son:  
   
1.
Cooperativas  y  sus  relacionados  
2.
Asociaciones  mutuales  
3.
Fondos  de  empleados  
4.
Comunidades  de  trabajo  
5.
Empresas  Recuperadas    
6.
Empresas  autogestionadas  y  comunitarias  
7.
Empresas  asociativas  de  trabajo  
8.
Asociaciones  de  productores.    
9.
Experiencias  de  Comercio  Justo    
10.
Bancos  éticos  y  finanzas  solidarias  
11.
Economías  nativas  (pueblos  originarios)  
12.
Instituciones  auxiliares  o  de  apoyo  a  la  Economía  de  la  Solidaridad  
13.
Fondos  Rotatorios  
14.
Comités  de  Cogestión  
 
Cuadro  -­‐  2  -­‐  Propuesta  de  Ley  de  ECOSOL  de  República  Dominicana  
 
ARTICULO.   Se   define   al   Sector   de   Economía   Solidaria   (denominado   en   lo   sucesivo   como  
ECOSOL)  como  el  conjunto  de  organizaciones,  empresas  o  entidades  económicas  organizadas  
en  forma  asociativa  e  identificadas  por  prácticas  autogestionarias  de  trabajo  y  sin  ánimo  de  
lucro,  cuya  racionalidad  económica  está  basada  en  el  trabajo  y  la  solidaridad  como  elementos  
articuladores  de  los  procesos  de  producción,  distribución,  consumo  y  acumulación.  El  sector  
de  la  ECOSOL  opera  en  el  marco  de  un  régimen  democrático  y  participativo  que  define  a  las  
40  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

personas   como   sujeto   y   fin   del   desarrollo,   y   a   la   economía   como   medio   para   mejorar   la  
calidad  de  vida  de  las  personas  y  sus  comunidades.  
 
ARTICULO  ___Para  los  efectos  de  la  presente  ley  se  entiende  por:  
 
-­‐  
EMPRESA   DE   ECONOMIA   SOLIDARIA:   Unidad   socio-­‐económica   integrada   por   un  
número  determinado  de  personas,  con  el  objetivo  de  crear  y  organizar  una  persona  jurídica  
de  derecho  privado  autogestionaria,  cuyas  actividades  deben  cumplirse  con  fines  de  interés  
social  y  sin  ánimo  de  lucro,  en  beneficio  de  su  membrecía  y  comunidad.  
 
-­‐  
TRABAJO   AUTÓNOMO.   El   aquel   cuyo   principal   recurso   y   factor   que   invierten   y  
gestionan   los   y   las   trabajadoras   en   sus   unidades   económicas   es   precisamente   su   trabajo.  
Valorizar   el   trabajo   propio   es   el   objetivo   principal   que   define   la   racionalidad   de   estas  
pequeñas  empresas  de  trabajadores  en  que  el  trabajo  no  adquiere  la  forma  asalariada  sino  las  
formas  del  trabajo  autónomo  o  "por  cuenta  propia"  y  del  trabajo  asociativo  o  en  cooperación.  
 
-­‐  
SUB-­‐SECTOR  DEL  ECOSOL.  Es  el  integrado  por  entidades  de  la  economía  solidaria  con  
formas   de   organización   comunes,   tales   como   el   sub-­‐sector   cooperativista,   de   las   asociaciones  
sin  fines  de  lucro  o  las  organizaciones  comunitarias.  
 
-­‐  
SIN   ÁNIMO   DE   LUCRO.   Es   la   intención,   actitud   y   práctica   de   la   economía   solidaria   que  
consiste  en  la  distribución  de  los  excedentes  obtenidos  por  la  actividad  económica  asociativa  
entre  todos  los  miembros(as).  En  sentido  contrario,  la  acepción  utilizada  en  el  sector  privado  
alude  a  la  apropiación  individual  de  las  ganancias  obtenidas  de  la  explotación  de  la  fuerza  de  
trabajo  ajena.      
 
ARTICULO._   Las   disposiciones   contendidas   en   esta   ley   son   de   orden   público   y   regulan   la  
organización   y   funcionamiento   de   las   empresas   del   sector   de   ECOSOL,   sin   que   ello   limite   la  
aplicación   de   las   leyes   específicas   que   rigen   los   distintos   sub-­‐sectores   de   ECOSOL,   en  
concordancia  a  su  naturaleza  social  y  a  los  principios  generales  de  la  economía  solidaria  aquí  
establecidos.    
   
ARTICULO.-­‐  Constituyen  fuentes  de  derecho,  en  los  casos  no  previstos  en  la  presente  Ley,  las  
disposiciones   de   los   Convenios   Internacionales   en   la   materia,   las   normas   emanadas   por   los  
organismos   de   integración   de   la   ECOSOL,   las   normas   internas   de   cada   una   de   ellas,   los  
principios   de   la   economía   solidaria,   los   principios   del   cooperativismo   y,   finalmente,   los  
principios  generales  de  derecho  privado  y  del  derecho  común  que  resultaren  compatibles.    
 
ARTICULO.    Integran  el  sector  de  ECOSOL  las  cooperativas,  microemprendimientos  de  carácter  
asociativo,   mutuales,   organizaciones   no   gubernamentales   de   desarrollo   y   de   servicios   a  
terceros,   asociaciones   de   trabajadores/as,     las   empresas   u   organizaciones   económicas   con  
patrimonio   asociativo   creadas   por   una   organización   social   sin   fines   de   lucro   y,   en   general,  
todas   las   formas   de   organización   asociativa   constituidas   exclusivamente   por   trabajadores   y  
trabajadoras   para   la   producción,   distribución,   industrialización,   comercialización,   prestación  
de   servicios   y   consumo,   cuyo   funcionamiento   responde   a     los   principios   generales   de   la  
ECOSOL  establecidos  en  la  presente  ley.  
 
ARTICULO._   Forman   parte   también   del   sector   de   ECOSOL   los   organismos   de   integración   de  
segundo  o  tercer  nivel  constituidos  por  las  empresas  u  organizaciones  de  economía  solidaria  
asociadas   con   el   objetivo   de   mejorar   el   cumplimiento   de   sus   fines   económicos   y   que   en  
consecuencias   cumplen   con   los   requisitos   de   asociatividad,   autogestión   democrática,  
reinversión   o   constitución   de   reservas   con   los   excedentes,   o   bien   su   distribución   entre   los  
41  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

socios  y  socias,  según  sea  el  caso.    
 
10.1. Economía  Solidaria  Ampliada  
La   Economía   de   la   Solidaridad,   que   no   es   más   que   la   incorporación   de   los   valores   solidarios   en  
el   quehacer   económico,   no   puede   establecer,   por   su   composición,   categorías   o   definiciones  
cerradas,   está   obligada   indefectiblemente   a   dejar   abiertas   las   posibilidades   de   la   existencia   de  
experiencias   solidarias   no   perfectas   o   mixtas,   donde   sea   posible   identificar   relaciones  
solidarias   en   el   marco   de   la   economía   capitalista   y   la   incorporación   ascendente   de   criterios  
solidarios  en  el  marco  del  mercado  tradicional  
 
Por  ejemplo,  en  otra  dimensión  de  la  Economía  de  la  Solidaridad  están  aquellas  organizaciones  
de   base   o   grupos   populares,   que   incorporan   entre   sus   actividades   la   actividad   productiva   o   de  
comercio  y  se  organizan  solidariamente  para  hacer  frente  a  sus  necesidades  y  problemas,  las  
cuales  pueden  entrar  dentro  de  nuestra  clasificación.  
   
Es   un   caso   aparte,   pero   digno   de   mención,   el   caso   de   los   micros,   pequeños   y   medianos  
emprendimientos,   compuestos   por   trabajadores   que   desarrollan   iniciativas   económicas,   que  
aunque   no   resulten   estrictamente   empresas   solidarias,   se   desenvuelven   en   un   ambiente   en  
donde   se   generan   relaciones   de   cooperación   y   ayuda   mutua   y   donde   pueden   florecer   las  
relaciones  de  solidaridad.  
 
Tal  es  el  caso  también  de  los  trabajadores    por  cuenta  propia  o  la  llamada  economía  popular,  la  
cual,  a  pesar  de  no  encajar  en  términos  rigurosos  dentro  de  los  criterios  de  la  Economía  de  la  
Solidaridad,  por  el  contexto  en  que  se  desenvuelve  y  por  las  necesidades  que  suple,  tiende  a  
incorporar  valores  y  prácticas  propias  de  la  Economía  de  la  Solidaridad,  pudiendo  incluso  como  
una  fuente  importante  para  engrosar  las  filas  del  sector  solidario  de  la  economía,  cada  vez  que  
se  asuma  promover  en  este  sector,  prácticas  solidarias  de  una  manera  creciente.  
 
Mención   especial   merece   también   el   esfuerzo   de   empresarios   capitalistas   que   intenten  
desarrollar  dentro  de  sus  compañías,  relaciones  de  solidaridad  y  quieren  compaginar  eficiencia  
con   solidaridad,   estableciendo   en   sus   empresas   modalidades   armónicas   de   convivencia  
humana.  Esta  experiencia  que  no  es  estrictamente  solidaria,  es  un  real  intento  por  incorporar  
solidaridad  en  la  economía.  
 
La  Economía  de  la  Solidaridad  no  es  un  compartimento  estanco  del  resto  de  la  economía,  por  
lo  que  no  está  exenta  de  verse  influida  de  las  relaciones  de  producción  capitalista,  donde  es  
posible  identificar  en  la  realidad  ejemplos  mixtos  desde  este  nuevo  paradigma.  Para  los  fines  
de  este  estudio,  tomaremos  un  gran  atrevimiento  y  asumiremos  ese  criterio  de  amplitud  para  
identificar  el  sector  de  la  Economía  Solidaria  Pura,  compuesta  por  cooperativas,  mutualidades,  
asociaciones   de   productores,   comercio   justo,   economías   nativas,   etc,     y   el   segmento   de   la  
Economía   Solidaria   Ampliada   o   potencialmente   solidaria   el   cual   estaría   compuesto   por  
aquellas   experiencias,   que   aunque   no   cumplen   todos   los   requisitos   de   este   paradigma,  
incorporan   solidaridad   en   sus   relaciones   de   producción,   distribución   y   consumo  
(microemprendimientos,   grupos   populares,   ONG’s,   sector   de   la   economía   popular   no  
formalizada,  etc)  
 
10.2. La  Mutualidad  
La   mutual   es   una   de   las   experiencias   solidarias   más  importantes   y   antiguas   de   todas.   Es   una  
entidad  sin  ánimo  de  lucro  constituida  bajo  el  objetivo  de  ofrecer  servicios  a  los  miembros  que  
se  unen  bajo  los  principios  de  la  solidaridad  y  la  ayuda  mutua.    Los  mutualistas  o  socios  de  la  
mutualidad,   aportan   en   la   financiación   de   la   organización   con   una   cuota   social.   El   capital  
42  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

acumulado  a  través  de  las  cuotas  sociales  de  los  mutualistas,  sirve  para  ofrecer  cobertura  a  los  
riesgos  de  de  los  socios  a  través  de  los  servicios  que  ofrece.  
 
Los  principios  básicos  de  las  mutualidades  son  los  siguientes  
•  
Adhesión  voluntaria    
•  
Organización  democrática    
•  
Neutralidad  institucional:  política,  religiosa,  racial  y  gremial    
•  
Contribución  acorde  con  los  servicios  a  recibir    
•  
Capitalización  social  de  los  excedentes    
•  
Educación  y  capacitación  social  y  mutual    
•  
Integración  para  el  desarrollo.    
 
Actualmente   las   mutuales   ofrecen   servicios   tales   como   los   seguros   y   la   previsión   de  
enfermedades  y  planes  de  jubilación  o  las  que  cubren  los  accidentes  laborales.    
 

10.3. La  Cooperativa  
Sin   duda   alguna   la   experiencia   de   Economía   Solidaria   de   la   que   se   tiene   mayor   referencia   y  
constancia,   y   la   que   ha   cosechado   mayores   éxitos   es   la   experiencia   cooperativa,   la   cual   se  
define   como   una   empresa   asociativa   sin   ánimo   de   lucro,   en   donde   los   trabajadores   o   los  
usuarios  son  quienes  aportan  y  gestionan  la  empresa.  
 
Es   además   una   asociación   autónoma   de   personas   que   se   han   unido   voluntariamente   para  
formar  una  organización  de  carácter  democrático  cuya  administración  y  gestión  debe  llevarse  
a  cabo  de  la  forma  que  acuerden  los  socios.    
 
El   objetivo   de   las   cooperativas   es   satisfacer   las   necesidades   y   aspiraciones   económicas,  
sociales   y   culturales   comunes   de   los   socios,   haciendo   uso   de   una   empresa   de   propiedad  
conjunta,  creada  bajo  una  serie  de  principios  con  el  objeto  de  producir  o  distribuir  conjunta  y  
eficientemente   bienes   o   servicios   para   satisfacer   las   necesidades   de   sus   asociados   y   de   la  
comunidad  en  general.    
 
Estas  empresas  deben  cumplir  ciertos  criterios  para  ser  reconocidas  como  cooperativas  como  
son   la   irrepartibilidad   de   las   reservas   sociales   en   caso   de   liquidación,   la   del   remanente  
patrimonial   y   la   inversión   de   sus   excedentes   a   la   prestación   de   servicios   de   carácter   social   y  
comprometerse  a  reintegrar  a  sus  asociados  parte  de  los  mismos  en  proporción  al  uso  de  los  
servicios  o  a  la  participación  en  el  trabajo  de  la  empresa.  
 
Los   principios   cooperativos,   que   constituyen   las   reglas   básicas   de   funcionamiento   de   estas  
organizaciones  son  siete,  a  saber  1)  Membrecía  abierta  y  voluntaria.,  2)  Control  democrático  
de  los  miembros,  3)  Participación  económica  de  los  miembros,  4)  Autonomía  e  independencia,  
5)   Educación,   entrenamiento   e   información,   6)   Cooperación   entre   cooperativas   y   7)  
Compromiso  por  la  comunidad.  Por  su  parte  los  Valores  cooperativos  son  la  Ayuda  mutua,  el  
esfuerzo  propio,  la  Responsabilidad,  la  Democracia,  la  Igualdad,  la  Equidad,  la  Solidaridad.  
 
La   Alianza   Cooperativa   Internacional   (ACI)   es   la   organización   internacional   que   desde   el   año  
1895   aglutina   y   promueve   el   movimiento   cooperativo   en   el   mundo.   Esta   experiencia   es   el  
mejor   ejemplo   de   la   empresa   asociativa,   constituyendo   la   forma   más   genuina   de   entidad   de  
economía  solidaria.  
 
En   el   caso   de   las   experiencias   concretas   las   cooperativas   se   han   creado   bajo   el   objetivo   de  
satisfacer  las  necesidades  de  sus  socios,  por  lo  variadas  y  heterogéneas  que  son,  han  permitido  
el  surgimiento  de  cooperativas  dedicadas  a  diferentes  actividades  económicas.    Las  diferentes  
43  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

cooperativas   podemos   agruparlas   en   clasificaciones   como   son:     Cooperativa   de   trabajo  
asociado  o  cooperativa  de  producción,    Cooperativa  de  consumidores  y  usuarios,  Cooperativa  
agraria,  Cooperativa  de  ahorro  y  crédito,  Cooperativa  de  servicios  múltiples  ,  Cooperativa  de  
viviendas,   Cooperativa   de   transporte,   Cooperativa   de   turismo,   Cooperativa   de   enseñanza,  
Cooperativa  escolar,  entre  otras  
 
La   cooperativa   se   ha   convertido   en   todo   un   movimiento   que   busca   el   desarrollo   de   la  
humanidad  a  través  de  los  valores  de  la  cooperación,  de  la  igualdad,  de  la  justicia,  del  respeto  y  
del   trabajo   conjunto.   Se   ha   configurado   teóricamente   como   una   doctrina,   una   filosofía   de  
convivencia  humana.  
 
El   cooperativismo   tiene   incluso   su   propia   identidad   con   una   simbología   que   le   distingue.   Tiene  
su   logo   o   símbolo,   su   bandera,   su   himno.     Su   emblema   está   diseñado   con   dos   pinos   unidos  
entre   sí   y   encerrados   en   un   círculo   verde   sobre   fondo   amarillo,   representando   las   ideas   que  
dan  razón  de  ser  al  cooperativismo  como  filosofía  de  vida  en  todo  el  mundo,  como  la  unión.    
 

10.3.1. El  surgimiento  de  las  cooperativas  
El   cooperativismo   surge   como   una   expresión   fidedigna   de   la   tendencia   humana   de  
relacionamiento   en   base   a   necesidades   y   potencialidades   para   el   desarrollo   y   la   supervivencia,  
y   tiene   como   raíz   los   procesos   sociales   políticos   y   culturales   que   suceden   a   la   Revolución  
Industrial   y   los   cambios   profundos   en   la   estructura   social   y   económica   de   los   países   europeos,  
sobretodo   vinculados   al   vacio   impresionante   ocasionado   por   el   desplazamiento   de   mano   de  
obra   provocada   por   las   nuevas   máquinas   de   invención   humana,   acelerando   así   la  
concentración  de  la  riqueza,  pero  también,  la  ruina  de  los  artesanos.  
 
Estos   profundos   cambios   sociales   políticos   y   económicos   generaron   también   una   matriz  
ideológica  nueva,  que  junto  y  como  consecuencia  de  la  Revolución  Francesa  y  la  difusión  de  las  
ideas   socialistas,   generaron   el   escenario   propicio   para   el   surgimiento   de   estructuras  
articuladas  a  través  de  un  razonamiento  económico  basado  en  la  cooperación.  
 
Este   nuevo   razonamiento   incorpora   ideas   que   trascienden   el   concepto   de   caridad,   difundido  
por   mucho   tiempo   desde   la   moral   religiosa   y   que   está   muy   presente   en   el   accionar   de   la  
organización   durante   la   época   anterior.   Previamente   se   expanden   por   todo   el   continente  
europeo  las  experiencias  mutuales,  organizadas  sobretodo  bajo  el  principio  de  ayuda  mutua,  y  
estructuradas  a  través  de  oficios  comunes  en  cada  ciudad.    
 
El   desarrollo   rápido   del   capitalismo   en   algunos   países   europeos   degenera   indefectiblemente  
un   crecimiento   de   la   urbanidad   que   impulsa   el   crecimiento   de   las   grandes   ciudades,   las   cuales  
se  ven  aquejadas  de  enormes  problemas  sociales  producto  de  la  migración  urbano-­‐rural.  Para  
enfrentar  la  situación  de  descontento  general  y  las  malas  condiciones  de  vida,  de  trabajo,  los  
trabajadores  y  trabajadoras  comienzan  a  ensayar  variadas  formas  de  organización.    
 
Bajo   el   objetivo   de   combatir   la   explotación,   creando   propios   medios   de   emancipación,   se  
organizan   hacia   finales   del   Siglo   XVIII   grupos   en   Inglaterra,   Francia,   Italia,   Alemania   y   otros  
países,  para  crear  asociaciones  de  que  acompañadas  de  un  aporte  de  capital  y  de  trabajo  de  
los  asociados  serian  el  génesis  de  las  cooperativas.    
 
Este   proceso   se   ve   acelerado   con   la   aparición   de   grandes   pensadores,   precursores   de   las   ideas  
cooperativas   como   Robert   Owen   y   Charles   Fourier,   quienes   muestran   la   necesidad   de  
implantar   nuevas   relaciones   de   producción,   fundamentadas   en   criterios   de   cooperación,  
solidaridad  y  autogestión  como  solución  a  la  crisis  evidente  entre  los  diferentes  estratos  de  la  
44  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

sociedad   burguesa   y   de   sus   clases   sociales   antagónicas,   enriquecidas   unas   y   en   total   miseria   la  
mayoría.  Marx  posteriormente  llamaría  a  estos  autores  como  socialistas  utópicos.  
 
Es  precioso  reconocer  que  el  movimiento  cooperativo  surge  como  parte  de  la  lucha  política  y  
económica  de  los  trabajadores  frente  a  la  explotación  del  capitalismo  y  como  un  recurso  para  
emanciparse  de  los  patronos,  reacios  a  reconocer  todo  tipo  de  derechos  y  beneficios  laborales.  
 
10.3.1.1.
La  Cooperativa  de  Rochdale.  
La   experiencia   cooperativa   considerada   la   primera   y   más   exitosa   de   su   época,   y   que   cifra   el  
inicio  del  movimiento  cooperativo  mundial,  es  la  cooperativa  Rochdale,  la  cual  surge  en  esta  
localidad   del   noroeste   de   Inglaterra,   bajo   el   objetivo   de   la   comercialización   y   garantía   para   los  
socios  de  los  productos  de  consumo  familiar.    
 
La  Rochdale  fue  registrada  el  28  de  octubre  de  1844,  bajo  el  nombre  de  Rochdale  Society  of  
Equitable   Pioneer   (Sociedad   Equitativa   de   los   Pioneros   de   Rochdale).   20   años   después   de   su  
fundación,   para   1865,   esta   exitosa   experiencia   contaba   ya   con   5.300   socios   y   había  
multiplicado   casi   tres   mil   veces   su   capital   hasta   llegar   a   las   68.000   libras   esterlinas;  
fomentando,   mediante   el   efecto   demostración,   la   creación   de   otras   cooperativas   no   sólo   en  
Reino  Unido,  sino  también  en  otros  países  de  Europa.  
 
Otras  experiencias  exitosas  se  desarrollaron  a  la  par  que  la  Rochdale  en  otros  países  europeos;  
por   ejemplo,   en   Francia,   se   creó   para   esa   fecha   un   movimiento   por   la   organización   de  
cooperativas  de  producción  y  trabajo  (joyeros,  ebanistas  y  fabricantes  de  seda)  en  las  cuales  
los   asociados   eran   dueños   de   los   medios   de   producción   y   de   la   fuerza   laboral,   bajo   los  
auspicios  del  pensador  galo  Philippe  Buchez  
 
En  la  misma  época,  pero  en  Alemania  por  su  parte  se  organiza  un  sistema  de  cajas  de  crédito  
para   los   campesinos   con   aporte   de   los   mismos   necesitados   del   crédito,   bajo   la   influencia   de  
Friedrich   Raiffeisen,   las   cuales   son   el   germen   de   las   hoy   llamadas   cooperativas   de   ahorro   y  
crédito.21   El   incipiente   movimiento   creció   rápidamente   y   se   expandió   por   toda   Europa,  
llegando   a   crearse   en   1869   la   Unión   Cooperativa   y   la   Central   Cooperativa   mayorista   CWS   en  
Manchester.
 
La   cronología   de   Díaz   Siberio   en   su   trabajo   “Breve   Historia   del   Cooperativismo”   registra   dos  
fechas   importantes   en   este   tema,   la   de   1884,   en   Francia,   cuando   las   cooperativas   de  
producción   crearon   su   asociación   la   Confederación   General   de   Cooperativas;   y   la   1895   cuando  
surge   de   un   congreso   internacional   de   cooperativas   organizado   en   la   ciudad   de   Londres,   “La  
Alianza  Cooperativa  Internacional”,  la  principal  estructura  de  cooperativas  hasta  el  momento  y  
con   la   participación   de   las   federaciones   nacionales   de   Inglaterra,   Francia,   Alemania,   Italia,  
Austria,  Bélgica,  Holanda,  Suiza  y  Rumania.  
 
10.3.1.2.
Experiencia  del  cooperativismo  en  América  Latina  
En   nuestro   sub-­‐continente,   el   movimiento   cooperativo   se   desarrolla   como   producto   de   la  
prodigiosa  influencia  ejercida  por  inmigrantes  europeos  hacia  finales  del  siglo  XIX  y  comienza  a  
lograr  cierto  desarrollo  para  comienzos  del  siglo  XX.    Uno  de  los  primeros  países  en  desarrollar  
el   modelo   es   Argentina,   donde   en   1871   se   organizaron   las   primeras   cooperativas   agrícolas   y  
del   tipo   “Raiffeisen”   (de   crédito)   y   donde   se   funda   posteriormente   en   1922   una   unión   de  
                                                                                                                     
21

En 1864 Friedrich Wilhelm Raiffeisen fundó la primera cooperativa rural de ahorro y crédito, la cual
tenía por objeto apoyar financieramente a los campesinos más pobres de la región con recursos que
obtenía de donaciones. Al fallecimiento de Raiffeissen en 1888, existían en Alemania 425 Cooperativas
Rurales de Ahorro y Crédito.

45  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

sociedades   cooperativas.   Años   después   en   el   Estado   brasileño   de   Río   Grande   do   Sul   se  
estableció  en  1925,  una  central  cooperativa  de  bancos  populares  rurales.      
 
A   partir   de   estos   hitos,   en   el   Continente   se   desarrollan   tres   experiencias   importantes   en   el  
cooperativismo   que   es   nuestro   deber   resaltar   por   su   incidencia   en   la   economía   de   nuestros  
países  y  en  la  creación  de  una  experiencia  solidaria  concreta.  
 
Por   un   lado,   es   imposible   hablar   de   crédito   a   nivel   popular,   e   incluso   crédito   en   el   sentido  
comercial  del  término,  sin  incluir  en  su  configuración  y  desarrollo,  el  cooperativismo  de  ahorro  
y   crédito   en   sus   diferentes   modalidades,   el   cual,   desde   sus   inicios,   ha   jugado   un   papel  
significativo   en   la   canalización   del   ahorro   hacia   sectores   que   de   otra   manera   se   hubiesen  
quedado  sin  financiamiento  para  desarrollarse.  
 
Las  cooperativas  de  ahorro  y  crédito  (modelo  alemán)  han  sido  una  muy  variada  experiencia  
de  cooperativismo,  desde  las  llamadas  cooperativas  de  ahorro  y  crédito  de  segundo  grado,  o  
cooperativas   multiactivas   con   departamento   de   crédito,   hasta   verdaderos   bancos  
cooperativos.  
   
En   América   Latina,   las   cooperativas   de   ahorro   y   crédito,   sobre   todo   las   vinculadas   al   mundo  
agropecuario   o   rural,   representan   un   sector   social   y   económico   relevante,   no   sólo   por   su  
impacto  en  el  desarrollo  territorial,  si  no  porque  constituyen  muchas  veces  el  único  camino  de  
acceso  al  crédito  para  amplios  segmentos  de  los  productores  y  de  la  población.    
 
Sin   embargo,   en   el   caso   de   las   cooperativas   financieras,   han   seguido   de   cerca   el   proceso   de  
concentración   que   ha   ocurrido   en   el   mercado   financiero   mundial   en   los   tiempos   de   la  
globalización,  agudizando  así  la  tensión  entre  eficiencia  económica  y  participación  democrática  
en  entidades  de  mayor  tamaño.    
   
Actualmente,  las  cooperativas  de  ahorro  y  crédito  se  encuentran  frente  a  un  reto  importante,  
provocado   por   la   presión   de   la   oligopolización   y   concentración   en   los   mercados   financieros,  el  
cual  excluye  a  muchos  sectores  que  a  su  vez  acuden  al  sector  cooperativo  como  una  respuesta  
a  esta  crisis  y  a  su  exclusión  del  mercado  financiero  capitalista.  
 
Otro   ejemplo   esencial   de   Economía   Solidaria   en   la   configuración   de   las   economías  
latinoamericanas   ha   sido   la   exitosa   experiencia   del   cooperativismo   agropecuario,   el   cual   ha  
constituido  una  fuente  importante  para  impulsar  el  desarrollo  rural  de  nuestros  países.  Existen  
actividades   agropecuarias   enteras,   como   los   lácteos   por   ejemplo,   cuyo   desarrollo   y  
supervivencia  no  puede  concebirse  al  margen  del  quehacer  cooperativo.  
 
Es   un   caso   destacable   el   papel   que   juegan   las   cooperativas   agroalimentarias   en   el   MERCOSUR,  
por   su   incidencia   en   la   producción   mundial   de   alimentos.   En   toda   América   Latina   las  
cooperativas   son   importantes   por   sus   aportes,   no   sólo   en   términos   de   aporte   al   PBI   (para  
Colombia  se  calcula  en  5,61%  del  PIB)22,  si  no,  en  la  cantidad  de  organizaciones  y  el  número  de  
asociados.23    
 
                                                                                                                     
22

 Cifras  de  Confecoop  
 Sólo  Argentina  cuenta  hasta  la  fecha  con  25,149  entidades,  mientras  que  Colombia  cuenta  con  casi  
8,000  entidades  y  más  de  4  millones  de  miembros.  Paraguay,  más  pequeño,  cuenta  con  955  
cooperativas  registradas  y  720  mil  socios,    En  chile  apenas  hay  1,000  cooperativas  pero  agrupan  
alrededor  de  un  millón  cien  mil  socios  

23

46  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Pero   también,   este   fenómeno   cubre   otros   países   de   la   región;   por   ejemplo   en   Costa   Rica  
existen   una   gran   cantidad   de   cooperativas,   pero   entre   ellas   las   más   reconocidas   son:  
Cooperativa   de   Productores   de   Leche   (Dos   Pinos),   que   procesa   el   85%   de   la   leche  
industrializada   del   país,   las   Cooperativas   de   Electrificación   Rural   y   las   Cooperativas   agrícolas  
para  la  exportación  de  productos,  todas  vinculadas  al  mundo  agropecuario.  
 
Actualmente,  el  mundo  cooperativo  en  América  latina  resulta  ser  heterogéneo  no  sólo  por  la  
forma   de   estructurarse,   si   no   también,   por   el   carácter   y   los   sectores   que   representan,   en   el  
continente  coexisten  experiencias  de  tipo  campesino  o  de  agricultura  familiar  con  cooperativas  
de  carácter  empresarial  que  poseen  un  importante  tamaño  y  gran  desarrollo.  En  cuanto  a  los  
rubros  de  producción  encontramos  una  fuerte  presencia  cooperativa  en  el  sector  lácteo  y,  en  
segundo  lugar,  en  el  los  cultivos  extensivos  –  sea  de  cereales  u  oleaginosos-­‐  de  acuerdo  a  las  
características  de  cada  región.  
 
El  desafío  fundamental  de  las  cooperativas  de  carácter  agropecuario  a  nivel  latinoamericano  es  
quizás   la   transnacionalización   de   algunas   de   ellas,   convertidas   en   verdaderas   corporaciones  
que  se  pueden  alejar  de  los  principios  y  valores  del  cooperativismo.    Algunas  cooperativas  se  
han   convertido   en   verdaderos   complejos   agroindustriales   cuya   concentración   podría  
representar  una  amenaza  para  su  futura  sobrevivencia  bajo  los  preceptos  solidarios.  
 
Una   última   experiencia   destacable,   es   la   relacionada   con   el   cooperativismo   de   trabajo  
asociado,   que   son   aquéllas   que   vinculan   el   trabajo   personal   de   sus   asociados   para   la  
producción  de  bienes,  ejecución  de  obras  o  la  prestación  de  servicios  y  del  cual  ya  existía  una  
importante   experiencia   a   nivel   continental,   tomando   mayor   visibilidad   y   fuerza   con   la  
experiencia  de  las  empresas  recuperadas  por  los  trabajadores  bajo  la  forma  de  cooperativas  de  
trabajo,  y  bajo  los  impulsos  de  países  que  como  Venezuela  y  Colombia  que  han  desarrollado  
ese   modelo.     Países   como   Colombia   han   tenido   especial   desarrollo   las   cooperativas   de   trabajo  
asociado,   seguidas   por   las   cooperativas   de   transportadores   y   las   administraciones   públicas  
cooperativas.  
 
A   pesar   del   desarrollo   de   esta   experiencia,   el   reto   de   la   externalización   productiva   genera   que  
empresas   recurran   a   la   subcontratación   de   las   cooperativas   de   trabajo   asociado,  
convirtiéndose   en   partes   dependientes   dentro   de   la   estructura   de   los   ciclos   productivos   de   las  
empresas.  
 
 Si  bien  es  cierto  que  la  integración  a  estas  cadenas  productivas  ha  permitido  a  las  cooperativas  
solucionar   sus   problemas   estructurales   de   comercialización,   no   necesariamente   han   mejorado  
sus  ingresos  y  en  muchos  casos  ha  empeorado  las  condiciones  laborales  de  sus  trabajadores.    
 
Las  experiencias  de  empresas  recuperadas  por  los  trabajadores,  después  de  sus  quiebras,  por  
su   parte,   han   sido   significativas   sobretodo   en   el   Cono   Sur   (Argentina   y   Uruguay).   El   caso   de  
Argentina  es  el  más  significativo  ya  que  desde  la  segunda  mitad  de  la  década  de  los  1990,  pero  
especialmente  a  partir  del   Argentinazo  (2001-­‐2002),  se  produjo  un  movimiento  de  empresas  
recuperadas   por   sus   trabajadores,   quienes   las   ocuparon   y   pusieron   a   funcionar   luego   de   su  
abandono  por  los  accionistas  de  las  mismas,  las  cuales  en  su  mayoría  han  preferido  convertirse  
en  cooperativas  autogestionadas.  
 
 Esto   ha   sido   exitoso   porque   ha   permitido   preservar   no   sólo   el   capital   de   una   forma  
cooperativa,  sino  además,  crear  nuevas  relaciones  entre  los  trabajadores  que  cambian  de  ser  
dependientes  a  forjar  su  autonomía  sobre  la  base  de  de  cambiar  su  rol  frente  a  los  medios  de  
producción.  Una  parte  significativa  de  estas  de  empresas  autogestionadas  se  ha  agrupado  en  
47  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

el  Movimiento  Nacional  de  Empresas  Recuperadas  (MNER),  que  agrupó  inicialmente  a  unas  60  
empresas  con  5.000  trabajadores,  hoy  son  más  de  150  entidades.24  
     
En   la   actualidad,   países   como   la   Argentina   que   posee   más   de   20.000   cooperativas   de  
diferentes   tipos   como   agropecuarias,   de   vivienda,   de   consumo,   de   crédito,   de   provisión,   de  
servicios   públicos,   de   trabajo,   etc.,   se   convierten   en   verdaderos   ejemplos   regionales   del  
desarrollo  del  movimiento  cooperativo.  
 
10.3.2. El  cooperativismo  en  la  República  Dominicana  
La   experiencia   del   cooperativismo   en   República   Dominicana   como   pilar   fundamental   de   la  
economía   asociativa   y   solidaria,   cuenta   una   trayectoria   de   altas   y   bajas,   pero   con   una   clara  
tendencia   de   desarrollo   por   los   últimos   50   años   y   estuvo   estrechamente   vinculada   en   sus  
orígenes  a  sectores  de  carácter  religioso.  
 
Aunque  la  mayoría  de  los  estudiosos  del  tema  vinculan  su  surgimiento  y  apogeo  a  la  migración  
e  instalación  en  el  país  de  un  grupo  de  sacerdotes  canadienses  de  la  Orden  de  Scarboro,  los  
cuales   han   estado   vinculados   al   desarrollo   de   organizaciones   sociales   en   la   República  
Dominicana  hasta  la  fecha25,  es  posible  encontrar  referencias  de  experiencias  anteriores  en  el  
área  agrícola,  desarrollándose  durante  los  años  20,  a  raíz  de  la  ocupación  norteamericana,  en  
el  municipio  de  Villa  Vásquez.  
 
Según  Bernardino  Ortíz26,  ya  durante  la  dictadura  de  Trujillo,  especialmente  en  1933  el  Poder  
Ejecutivo   decretó   un   reglamento   para   que   la   Secretaría   de   Trabajo   organizara   Cooperativas   de  
Ahorro,  sin  embargo  este  esfuerzo  no  parece  haber  prosperado  en  el  tiempo.  
 
La  mayoría  de  los  estudiosos  del  cooperativismo  en  el  país  coinciden  en  que  fue  en  1946,  a  raíz  
de  las  resoluciones  de  un  encuentro  católico  realizado  en  Santo  Domingo27  cuando  se  inicia  la  
primera   experiencia   cooperativa   verificable,   con   la   fundación   de   una   cooperativa   de   ahorros   y  
crédito  en  la  zona  de  Manoguayabo,  llamada  “Hermandad  de  San  Isidro”  fundada  por  el  padre  
Alfonso   Chafe   superior   de   los   padres   de   la   orden   Scarboro.   Esta   cooperativa   inició   con   20  
socios  y  ochenta  centavos  de  ahorros.      
 
A  partir  de  1947,  de  la  misma  orden  Scarboro,  llegó  al  país  un  experto  en  el  tema  cooperativo,  
el   Padre   John   Harvey   Steele   (Padre   Pablo)   considerado   por   los   estudiosos   el   Padre   del  
Cooperativismo   dominicano,   el   cual   comienza   a   trabajar   los   campesinos   en   la   zona   de   Boyá,  
Monte  Plata  y  Yamasá,  alcanzando  posteriormente  todo  el  país.    
 
Con   el   avance   rápido   del   movimiento   se   logró   crear   en   1949   la   Federación   Dominicana   de  
Cooperativas   (FEDOCOOP),   la   que   podía   unir   ya   a   las   cooperativas   de   ahorro   de   Manoguayabo  
y  Bayaguana,  con  las  cooperativas  de  Boyá,  Monte  Plata,  Yamasá,  Arroyo  Hondo,  Consuelo  y  
                                                                                                                     
24

El Ministerio de Trabajo de la República Argentina destaca que en 2006 existían unas 202 fábricas
recuperadas, ocupando alrededor de 10.000 personas.
25
El último ejemplo del trabajo de esta orden ha sido el Padre Luis Quinn, párroco de la ciudad de San
José de Ocoa, y a quien se le reconoce un significativo aporte en la organización popular y comunitaria.
25
Semana Social del Caribe, celebrada en 1946 por la Iglesia católica con la partición de obispos,
sacerdotes y laicos de la acción católica de Cuba, Jamaica, Haití, Puerto Rico, Curazao, Trinidad y
Tobago entre otras.
26
Véase “Sesenta años de cooperativismo en la República Dominicana” Santo Domingo, mayo de 2006.
27
Semana Social del Caribe, celebrada en 1946 por la Iglesia católica con la partición de obispos,
sacerdotes y laicos de la acción católica de Cuba, Jamaica, Haití, Puerto Rico, Curazao, Trinidad y
Tobago entre otras.

48  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

San   Carlos,   esto   indicaba   un   auge   significativo   porque   comenzó   a   crear   el   espíritu   de  
movimiento  al  cooperativismo  en  el  país.      
 
El   año   anterior   las   cooperativas   dominicanas   se   afilian   a   Credit   Union   National   Asociation  
(CUNA  MUTUAL),  asociación  de  seguro  de  ahorro  y  crédito  que  se  había  creado  en  Madison,  
Wiscosin,   siendo   las   primeras   en   Latinoamérica   en   hacerlo.   Dos   años   después,   en   1952,   se  
promulgó  la  Ley  3441,  primera  ley  sobre  cooperativas  en  el  país  
 
El  desarrollo  del  movimiento  fue  tan  acelerado,  que  en  diez  años,  para  1956,  en  el  país  existían  
operando  más  de  100  cooperativas  en  sus  diversas  modalidades  de  ahorro  y  crédito,  consumo,  
transporte,  de  producción,  mercadeo  y  contaban  con  más  de  20,000  afiliados.  
 
Sine  embargo,  durante  el  final  de  la  dictadura  trujillista,  que  hizo  enfrentar  al  régimen  con  la  
Iglesia   Católica   por   el   cambio   en   las   posiciones   políticas   de   la   jerarquía   de   ésta   última   y  
respondiendo  el  Régimen  con  fuertes  represiones,  se  produjeron  un  conjunto  de  hechos  que  
hicieron   mermar   forzosamente   la   existencia   de   cooperativas   (todas   vinculadas   a   la   iglesia  
católica);  muchas  de  ellas  desaparecieron,  quedando  el  movimiento  cooperativista  dominicano  
sensiblemente  reducido.  
 
El   resurgimiento   del   cooperativismo   no   inició   si   no   hasta   1963,   en   se   crea   el   Instituto  
Dominicano  de  Desarrollo  Cooperativo  –IDECOOP-­‐,  el  cual  surge  en  el  período  constitucional  
del   1963   del   profesor   Juan   Bosch,   mediante   la   Ley   31   que   rige   la   constitución,   funcionamiento  
e  incorporación  de  las  sociedades  cooperativas.  Dentro  de  las  nuevas  condiciones,  se  obtiene  
un  creciente  desarrollo  del  movimiento,  logrando  el  27  de  enero  de  1964  una  nueva  ley,  la  Ley  
127  que  regula  las  cooperativas.  
 
El   IDECOOP   es   la   institución   básica   para   las   cooperativas   en   el   país   y   tiene   como   misión  
fomentar  el  sistema  cooperativista  en  la  República  Dominicana,  proveyendo  lo  necesario  para  
facilitar   la   organización   y   funcionamiento   de   todo   tipo   de   sociedades   cooperativas,  
especialmente  entre  los  trabajadores  y  campesinos.  
 
En  1966  se  reorganiza  la  FEDOCOOP,  que  ya  existía  desde  1949  como  institución  que  agrupaba  
a   las   cooperativas   y   que   fue   clausurada   a   la   salida   de   los   padres   canadienses   del   país   desde  
1959.   Finalmente   se   logra   crear   una   nueva   institución   de   articulación   del   movimiento  
cooperativo   dominicano   bajo   el   nombre   Confederación   Dominicana   de   Cooperativas  
(CODOCOOP),  que  integran  las  federaciones  de  cooperativas  del  país.  
 

10.3.2.1.
El  Instituto  de  Desarrollo  y  Crédito  Cooperativo,  
El   Instituto   de   Desarrollo   y   Crédito   Cooperativo,   IDECOOP   fue   creado   en   1963   con   la  
promulgación   de   la   Ley   31-­‐63,   bajo   la   misión   de   fomentar   el   desarrollo   del   movimiento  
cooperativo  dominicano,  promoviendo  nuevas  sociedades  cooperativas  y  fortaleciendo  las  ya  
existentes,   como   meta   para   lograr   una   verdadera   justicia   distributiva   y   un   mejor  
aprovechamiento   de   los   recursos   humanos   y   económicos,   asegurando   una   sana   gestión  
basada  en  los  principios  y  valores  universales  del  cooperativismo.  
 
Es   una   corporación   autónoma   del   Estado,   con   personalidad   jurídica,   independencia  
institucional,  patrimonio  propio  y  de  duración  ilimitada,  como  institución  orgánica  de  carácter  
público  y  plena  capacidad  para  contratar  y  adquirir  derechos  y  contraer  obligaciones.    
 
Cuadro  -­‐3-­‐  Las  funciones  del  IDECOOP  
–Promover,   fomentar,   asesorar,   educar,   supervisar,   fiscalizar   y   coordinar   programas   de  
trabajo   con   el   sector   cooperativo.   Ofrecer   asesoramiento   legal   en   todo   lo   relacionado   con   los  
49  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

proyectos  de  estatutos  y  el  proceso  de  incorporación  legal  de  las  empresas  cooperativas.  
 
–Asesorar   y   recomendar   la   instalación   de   sistemas   contables.   Normas   y   esquemas   para   la  
administración  interna  de  las  cooperativas,  para  facilitar  el  funcionamiento  eficiente  de  dichas  
organizaciones.   Difundir   por   todos   los   medios   de   comunicación   la   filosofía,   valores   y  
principios  que  practica  el  cooperativismo.  
 
Realizar   labor   de   inspección   y   fiscalización   de   las   operaciones   económicas   y   contables   que  
desarrollan   las   cooperativas.   Coordinar   con   el   sector   cooperativo   la   implementación   de  
programas  de  educación  orientados  a  satisfacer  las  demandas  de  capacitación  de  dirigentes,  
socios  y  empleados  de  las  cooperativas.    
 
Evaluar  y  tramitar  las  solicitudes  de  incorporación  legal  que  expide  el  Poder  Ejecutivo,  a  favor  
de  los  grupos  cooperativos  que  cumplen  con  los  requisitos  legales  vigentes.  Ejecutar  labores  
de  planificación,  orientadas  a  la  identificación  de  proyectos  factibles  de  realizar  a  través  de  las  
diferentes  cooperativas  que  integran  el  sector.    
 
Fomentar   trabajos   de   investigación,   que   permitan   obtener   informaciones   para   hacer  
diagnósticos   periódicos,   sobre   la   incidencia   del   cooperativismo   en   los   programas   de  
desarrollo   de   la   economía   nacional.   Gestionar   en   coordinación   con   el   sector   cooperativo   el  
apoyo   de   organismos   internacionales   que   ofrecen   ayuda   económica   y   de   asistencia   técnica  
para  el  fomento  y  desarrollo  del  cooperativismo.  
 

 

11. ECONOMÍA   INFORMAL   Y   ECONOMÍA   POPULAR   DESDE   LA  
PERSPECTIVA  DE  LA  SOLIDARIDAD  
 
Para  describir  un  fenómeno  económico  y  social  que  se  ha  expandido  por  todo  lo  largo  y  ancho  
de   la   economía   capitalista,   creando   una   red   de   estructuras   económicas   extraordinariamente  
heterogéneas   y   un   conjunto   de   relaciones   de   producción   y   distribución   al   margen   de   los  
mercados   regulares,   se   ha   utilizado   ampliamente   el   término   economía   informal,   que   sigue  
siendo   un   término   controversial,   que   aunque   tiene   casi   cuarenta   años   de   uso   entre  
académicos   e   instituciones   internacionales,   aun   no   logra   consenso   entre   los   expertos   para  
explicar   este   sistema   de   producción   e   intercambio   de   bienes   y   servicios   que   no   está  
plenamente  registrado  en  las  cuentas  nacionales.  
 
Cuando  se  menciona  este  término  se  intenta  hacer  referencia  a  fenómenos  expresados  en  un  
conjunto   de   actividades   económicas   desarrolladas   por   los   trabajadores   y   las   trabajadoras   y   las  
unidades   económicas   que,   tanto   en   la   legislación   como   en   la   práctica,   no   son   reconocidos  
desde   la   visión   de   la   economía   capitalista   convencional   y,   por   tanto,   no   se   incluyen   en   las  
cuentas  nacionales,  las  legislaciones  y/o  las  políticas  públicas.  
 
Este   fenómeno,   ha   estado   y   está   íntimamente   vinculado   al   modelo   capitalista   y   a   la   formación  
económica  y  social  generada  por  éste  en  cada  país,  lo  que  ha  provocado  un  proceso  intenso  de  
de   liberalización   de   mano   de   obra,   vía   la   expropiación,   la   introducción   de   tecnologías   bajas   en  
trabajo  humano  y  la  acumulación  de  capital  en  el  sector  agropecuario  y  rural,  lo  cual  explica  la  
migración  rural-­‐urbano  producida  en  el  siglo  XX  y  que  está  vinculado  a  su  vez  con  el  modelo  
industrializador   implementado   en   las   últimas   décadas,   que   a   su   vez   se   fundamenta   en   el   pago  
de   salarios   bajos,   el   deficiente   o   casi   nulo   sistema   de   protección   y   seguridad   social   y   los   déficit  
crónicos   de   los   servicios   sociales.   Es   un   fenómeno   propio   del   modelo   actual   que   produce  

50  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

excedentes   de   trabajadores   que   no   pueden   ser   absorbidos   por   el   mercado   formal   y   sus  
empresas  e  instituciones,  ni  las  políticas  de  empleo  de  los  gobiernos.  
 
A   parte   de   la   reproducción   natural   de   nuevos   trabajadores,   el   sistema   actual,   por   un   lado,  
libera  trabajadores  al  expropiar  a  los  pequeños  propietarios  de  medios  de  producción  y  como  
consecuencia,   aumento   de   la   concentración   y   centralización   de   la   riquezas,   por   el   otro,   se  
libera   por   el   abandono   de   los   empleos   por   parte   de   los   trabajadores,   a   causas   de   los   bajos  
salarios,   la   sobrexplotación,   la   inexistencia   de   seguridad   social,   de   servicios   sociales   y   de  
seguridad  y  estabilidad  laboral.    
 
Ya   que   el   sistema   capitalista   no   tiene   la   capacidad   de   absorber   esta   fuerza   laboral,   se   ha  
generado   una   gran   masa   de   trabajadores   “libres”   fuera   del   circuito   del   mercado   formal   que  
buscan  alternativas  de  trabajos  que  les  generen  mayores  ingresos  y  estabilidad  económica,  y  
de  ahí  ha  surgido  hoy  el  fenómeno  de  los  trabajadores  autónomos,  como  se  les  enuncia  desde  
la  perspectiva  de  La  Economía  Solidaria  o  “trabajadores/as,  micro  empresarios/as  o  pequeños  
productores/as   informales”,   como   se   les   llama   desde   el   punto   de   vista   de   la   economía  
convencional.  
 
Un   conjunto   de   criterios   que   pueden   servir   para   su   definición   y   diferenciación   del   sector  
llamado  “formal”  pueden  expresarse  en  la  falta  de  licencias  o  permisos  de  operación,  la  falta  
de  registros  fiscales,  el  tamaño  de  la  empresa  y  cantidad  de  trabajadores,  la  predominancia  del  
esfuerzo  personal,  el  incumplimiento  o  falta  de  observación  de  la  ley  laboral,  entre  otros.  
 
Aunque   este   fenómeno   se   ha   asociado   frecuentemente   a   países   en   desarrollo   y   economías  
emergentes,   esta   búsqueda   de   satisfacción   de   necesidades   de   una   forma   autónoma,   está  
presente   en   todos   los   sistemas   económicos.   Este   fenómeno   es   en   parte   explicado   por   la  
pérdida  del  sistema  de  protección  social,  el  seguro  de  desempleo,  privatización  de  los  sistemas  
de   salud,   seguridad   social,   el   aniquilamiento   del   sistema   de   pensiones,   en   fin,   la   destrucción  
del  estado  bienestar  en  los  países  desarrollados,  partir  de  la  implantación  del  neoliberalismo  
desde  los  años  80.  (Reagan  en  EEUU  y  Thatcher  en  RU).  
 
El   rasgo   de   mayor   difusión   para   definir   lo   que   se   ha   llamado   “sector   informal”   (del   cual  
veremos  adelante  otras  denominaciones)  es  el  hecho  de  que  las  empresas  no  están  registradas  
ante   las   autoridades   correspondientes   y   no   contribuyen   al   pago   de   impuestos,   y   que   por   lo  
tanto,   sus   trabajadores   no   son   beneficiarios   de   los   derechos   laborales   como   prestaciones,  
pensiones,  etc.    
 
La   Organización   Internacional   del   Trabajo   (OIT),   por   su   parte,   hace   especial   hincapié   en   las  
condiciones   laborales   de   la   población   para   definir   la   economía   informal;   donde   este   empleo  
“no   protegido”   genera   ausencia   de   seguridad   social,   servicios   de   salud   u   otras   prestaciones  
para   los   trabajadores,   siendo   lo   fundamental   no   la   formalidad   de   las   empresas,   si   no   la  
formalidad  en  las  relaciones  laborales.  
 
Un   dato   interesante   para   entender   este   sector   es   que,   entre   los   trabajadores   que   se  
involucran,   los   hay   asalariados   y   los   hay   por   cuenta   propia;   Pero,   La   mayoría   de   los  
trabajadores   por   cuenta   propia   se   encuentran   en   condiciones   tan   inseguras   y   vulnerables  
como  las  de  los  trabajadores  asalariados,  lo  que  describe  la  “informalidad  en  el  trabajo.”    
 
Sin   embargo,   en   las   últimas   décadas   el   tema   laboral   ha   perdido   importancia   en   la   definición  
del  criterio  de  la  “informalidad”,  dado  que  los  mercados  formales  han  comenzado  procesos  de  
precarización  laboral  y  pérdida  de  derechos  y  prestaciones  que  han  hecho  que  en  esta  materia  
51  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

ambos   sectores   tiendan   a   la   convergencia   en   el   marco   de   la   flexibilización   de   las   reglas  
laborales  como  producto  de  las  políticas  neoliberales.  
 
Para   el   Programa   Regional   de   Empleo   en   América   Latina   (PREALC)   de   la   Organización  
Internacional   del   Trabajo   (OIT),   el   sector   informal   está   compuesto   de   un   una   fuerza   de   trabajo  
que  es  creada  por  las  limitaciones  estructurales  que  han  sido  puestas  al  sector  formal  (visión  
estructuralista),  y  está  caracterizado  por  la  falta  de  control  estatal,  por  su  autonomía,  porque  
es  complementario  del  llamado  sector  formal,  por  la  pequeña  escala  de  sus  operaciones,  por  la  
baja   tecnología   que   utilizan,   y   por   el   protagonismo   de   sus   propietarios   en   los   procesos  
productivos.    
 
Cuadro  -­‐4-­‐  Trabajo  Autónomo  en  República  Dominicana  
En  el  proyecto  de  Ley  de  ECOSOL  de  República  Dominicana  se  adoptó  la  siguiente  definición  
 
 “TRABAJO   AUTÓNOMO.   El   aquel   cuyo   principal   recurso   y   factor   que   invierten   y  
gestionan   los   y   las   trabajadoras   en   sus   unidades   económicas   es   precisamente   su   trabajo.  
Valorizar   el   trabajo   propio   es   el   objetivo   principal   que   define   la   racionalidad   de   estas  
pequeñas  empresas  de  trabajadores  en  que  el  trabajo  no  adquiere  la  forma  asalariada  sino  las  
formas  del  trabajo  autónomo  o  "por  cuenta  propia"  y  del  trabajo  asociativo  o  en  cooperación.  
 
Aunque  en  algunos  países,  el  término  informal”  está  también  asociado  a  la  llamada  economía  
subterránea   u   oculta;   pero   es   importante   diferenciarla   de   ésta   porque,   aunque   a   veces   no  
cumplan  los  requisitos  legales  de  procedimiento,  la  mayoría  de  los  trabajadores  y  las  empresas  
de  la  llamada  economía  informal  producen  bienes  y  servicios  lícitos.  
 
Asimismo,   puede   haber   zonas   intermedias   en   las   que   la   actividad   económica   tenga  
características  de  la  economía  formal  y  de  la  informal,  como  cuando  existen  en  el  interior  de  
las  empresas  formales,  grupos  de  trabajadores  con  condiciones  salariales  y  laborales  propias  
de  la  informalidad.  
 
La   complejidad   del   término   para   agrupar   fenómenos   tan   variados   como   los   que   se   dan   a   lo  
interno  de  esta  forma  de  economía  ha  logrado  generar  dos  visiones  relativamente  diferentes  
para   agruparlos   y   concebirlos.   En   primer   lugar   existe   una   visión   orientada   hacia   lo   legal   que  
considera   estas   estrategias   económicas   como   una   actividad   marginal   e   incluso   ilegal   en   el  
sistema.   La   otra   visión,   por   su   parte,   explica   la   informalidad   como   una   consecuencia   de   la  
incapacidad   de   la   estructura   económica   de   generar   suficientes   alternativas   formales,   con   lo  
cual   refieren   a   esta   actividad   económica   como   una   actividad   únicamente   orientada   a   la  
supervivencia.  
 
La  visión  neoliberal  hace  hincapié  en  que  la  regulación  gubernamental  frecuentemente  es  un  
obstáculo  para  el  desarrollo  de  la  actividad  empresarial,  ya  que  los  procesos  de  registro  para  
establecer  una  empresa  son  lentos  y  costosos  y  limitan  así  la  cobertura.  
 
Hernando  de  Soto28,  principal  autor  desde  esta  perspectiva,  ha  intentado  explicar  lo  que  llaman  
informalidad   en   las   excesivas   regulaciones   estatales   y   en   la   falta   de   derechos   de   propiedad  
sobre  los  activos  de  las  personas  pobres,  que  impiden  que  puedan  ser  usados  como  garantía  
de  un  crédito,  por  ejemplo.  
 

                                                                                                                     
28

Ver “El Otro Sendero” publicado en 1986

52  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

De   esta   forma,   la   llamada   informalidad   surge   como   resultado   de   ineficiencias   del   Estado  
Capitalista,  que  limita  las  posibilidades  reales  de  los  sectores  populares  de  tener  opciones  de  
ingresos  dentro  de  la  otra  dimensión  de  la  economía  concebida  como  la  “formalidad”.    
 
De   Soto   maneja   los   conceptos   de   costo   de   la   formalidad   y   costo   de   la   informalidad   para  
explicar   el   comportamiento   de   las   personas   a   la   hora   de   tomar   una   decisión   sobre   su  
incorporación  y  permanencia  en  la  informalidad  y  los  costos  asociados  a  pertenecer  a  ella.    El  
costo  de  la  formalidad  está  asociado  a  su  vez  con  los  costos  de  cumplir  con  los  requerimientos  
legales   exigidos   que,   según   De   Soto,   muchas   veces   están   fuera   de   las   posibilidades   de   las  
personas  con  ingresos  bajos,  incentivando  así  la  informalidad.  
 
Surge   entonces   la   preocupación   para   esta   concepción   en   el   sentido   de   que   si   los   sectores  
populares   que   han   creado   alternativas   de   generación   de   ingresos,   al   verse   impedidos   de  
participar   de   la   economía   formal   o   de   la   cual   han   sido   desplazados,   están   integrados   como  
agentes   económicos   del   Estado   Capitalista,   con   lo   cual   su   apuesta   es   al   incremento   del  
mercado  para  la  realización  del  capital  y  con  ello  sostener  el  sistema  económico.  
 
Desde   la   perspectiva   neomarxista,   por   otra   parte,   los   sectores   que   participan   del   llamado  
sector   informal   son   considerados   como   parte   del   ejército   de   reserva29   que   mantiene  
actividades  de  supervivencia  y  se  vuelven  funcionales  al  propio  sistema  capitalista,  reduciendo  
los  costos  de  producción.  Desde  esta  perspectiva,  el  fenómeno  de  la  llamada  informalidad,  es  
un  producto  residual  del  mismo  proceso  económico  capitalista.  
 
11.1. La  expansión  del  fenómeno  del  trabajo  autónomo.    
Este   fenómeno,   que   hunde   sus   raíces   en   lo   más   profundo   de   las   estructuras   económicas,  
políticas  y  culturales  de  los  países  sobretodo  emergentes,  se  ha  expandido  significativamente  
en   el   Continente,   primero   durante   los   años   70’s   como   producto   directo   de   los   procesos   de  
urbanización   a   la   luz   de   los   intentos   de   industrialización,   y   posteriormente   en   los   80’s   y   90s  
como   consecuencia   directa   del   deterioro   del   campo   y   la   desregularización   comercial   que   ha  
deformado  las  condiciones  para  los  aparatos  productivos  locales.  
 
Este  fenómeno  de  “informalización”  del  empleo  sigue  creciendo.  Entre  los  años  1990  y  2003,  el  
incremento  del  empleo  en  la  región  correspondió  en  su  mayor  parte  a  este  sector.  Se  estima  
que   en   algunos   países   de   la   región,   de   cada   10   nuevas   personas   ocupadas,   6   trabajan  
informalmente.   El   mayor   incremento   de   la   informalidad   se   ha   observado   entre   los   hombres,  
pero  es  en  el  empleo  femenino  donde  el  nivel  de  informalidad  es  mayor.  Según  la  OIT,  en  la  
actualidad  1  de  cada  2  mujeres  ocupadas  trabajan  en  el  sector  informal.    
 
Por  ejemplo,  en  la  República  Dominicana  para  el  año  de  2003,  este  sector  explica  el  53%  de  los  
empleados  y  esa  tendencia  ha  aumentado  en  los  últimos  años  debido  a  la  crisis  económica  que  
ha   experimentado   el   país.     Esa   situación   de   informalización   del   trabajo   disminuye   la   cobertura  
de  la  seguridad  social.  Aproximadamente  5  de  cada  10  nuevos  asalariados  tienen  acceso  a  los  
servicios   de   seguridad   social   y   únicamente   2   de   cada   10   asalariados   en   el   sector   llamado  
informal  cuentan  con  esa  cobertura  en  ese  año.  
 
Según   Carlos   Ball,   que   cita   al   profesor   Friedrich   Schneider,   (de   la   revista   The   Economist)   un  
estimado  del  tamaño  a  nivel  mundial  de  este  sector  es  de  9.000.000.000.000  de  dólares,  o  sea  
9  billones  de  dólares,  equiparable  a  la  producción  total  de  los  Estados  Unidos  de  América  (un  
                                                                                                                     
29

Según Marx, corresponde a una población cuya fuerza de trabajo resulta excedentaria respecto a las
necesidades de la acumulación del capital.

53  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

23%   de   la   economía   mundial),   fluctuando   este   porcentaje   con   mayor   o   menor   intensidad  
dependiendo  de  los  países  y  sus  niveles  de  desarrollo.  
 
11.2. De  la  economía  informal  a  la  economía  popular  
Siguiendo   el   consejo   de   numerosos   estudiosos,   incluido   Razeto,   durante   este   estudio  
optaremos   por   utilizar   el   término   economía   popular   para   referirnos   al   fenómeno   que   venimos  
analizando,  en  vez  del  más  difundido  de  Economía  Informal;  debido  a  que  este  mantiene  una  
connotación   ideológica   negativa   a   la   luz   de   que   lo   informal   está   asociado   a   una   situación   legal  
y  fiscal  irregular,  mientras  que,  lo  popular,  referido  al  concepto  de  pueblo,  está  asociado  a  la  
participación  de  los  sectores  populares  en  el  quehacer  económico.  
 
Y  es  que  el  término  economía  informal  es  insuficiente  para  describir  este  fenómeno,  porque,  si  
bien   lo   llamado   “informal”   carece   de   de   las   formas   legales,   la   economía   que   describimos   no  
carece  de  forma  en  sentido  pleno,  al  contrario  está  repleta  de  organizaciones  y  estructuras,  y  
funciona   creando   sus   propias   relaciones   como   otros   sectores   de   la   economía   en   sentido  
general.  
 
Otro   tema   es   que   la   clasificación   y   división   de   la   actividad   económica   en   dos   dimensiones,  
“economía   formal”   y   “economía   informal”,   si   bien   puede   jugar   un   papel   importante   para  
realizar  un  descenso  teórico  o  práctico  sobre  la  realidad  económica  y  entenderla  de  una  forma  
más   simplista,   no   es   menos   cierto   que   el   criterio   de   economía   popular   representa   mejor   a  
estos  sectores  dinámicos  que  van  transformándose  y  produciendo  cambios  en  sus  realidades.  
 
Para   los   fines   de   este   documento,   el   criterio   de   informalidad   ante   las   reglamentaciones   ya  
sean   comerciales,   laborales   o   tributarias,   es   insuficiente   para   englobar   toda   una   serie   de  
experiencias  que  muchas  veces  parten  de  la  necesidad  de  la  supervivencia,  pero  que  crean  una  
importante   red   de   relaciones   económicas,   agentes   productivos   que   desde   lo   popular  
satisfacen  las  necesidades  de  sus  actores.    
 
Es   insuficiente   el   criterio   de   la   informalidad   a   los   fines   de   este   trabajo   también   porque   se  
refiere  fundamentalmente  a  la  ausencia  legal  en  los  registros,  y  eso  no  define  ni  diferencia  una  
estructura   de   otra   desde   el   punto   de   vista   de   las   relaciones   de   solidaridad   que   se   puedan  
generar  en  el  sector.  Los  requisitos  legales,  la  posición  de  licencias  u  permisos,  son  irrelevantes  
desde  el  punto  de  vista  de  la  solidaridad  como  paradigma  de  la  ciencia  económica.  
 
El  fenómeno  que  hemos  descrito  y  que  conocemos  como  “Sector  informal”  es  mejor  explicado  
por  el  término  “Economía  Popular”,  ya  que  expresa  mejor  a  las  formas  y  agentes  económicos  
involucrados.   Economía   Popular   sirve   para   explicar   el   conjunto   variado   de   dinámicas,  
relaciones,  formas,  organizaciones  y  actores  desde  los  cuales  se  han  involucrado  los  sectores  
populares  en  la  economía.    
 
Razeto   describe   este   sector   como   producto   de   un   fenómeno   de   multiplicación   de   pequeñas  
iniciativas,  organizaciones  y  experiencias  económicas  populares,  que  constituye  la  movilización  
y   activación   económica   del   mundo   de   los   pobres,   en   búsqueda   de   solución   autónoma   a   sus  
propias  necesidades  y  carencias.  
 
Y   es   que   los   sectores   populares,   ante   la   falta   de   capacidad   del   llamado   “sector   formal”   o  
economía   capitalista   de   absorber   toda   la   fuerza   de   trabajo   de   los   países,   y   ante   la   crisis  
financiera  del  Estado  que  tampoco  puede  hacerlo,  procura  crear  las  estrategias  de  subsistencia  
en  primer  lugar,  y  en  segundo  lugar,  crear  el  espacio  desde  el  cual  satisfacer  sus  necesidades,  y  
poner  en  acción  sus  capacidades.  
 
54  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Uno  de  los  rasgos  fundamentales  de  este  sector  que  llamamos  Economía  Popular,  es  que  no  se  
caracteriza  por  la  inversión  de  capital,  si  no,  por  la  utilización  de  la  fuerza  de  trabajo  propia,  
donde   éste   representa   el   principal   factor   de   producción,   dando   origen   y   sosteniendo   los  
demás   factores.   E   incluye   por   tanto   todas   las   experiencias   económicas   que   (…)   “no   viven   de   la  
explotación  del  trabajo  ajeno,  ni  pueden  vivir  de  la  riqueza  acumulada,  pero  cuyos  miembros  
deben   continuar   trabajando   para   realizar   expectativas   medias   de   calidad   de   vida.”(…)    
(Coraggio,  1991).  
 
La   Economía   Popular,   como   expresión   de   la   búsqueda   desde   lo   popular   para   satisfacer  
necesidades   materiales,   tiene   sentido   en   lo   que   Coraggio   llama   “la   reproducción   ampliada   -­‐
mediante  el  trabajo-­‐  de  la  vida  biológica  y  cultural  de  sus  miembros”.  
 
Para   Sarria   y   Tiribia30,   la   Economía   Popular   se   desarrolla   “estableciendo   relaciones   sociales  
arraigadas   en   los   valores   de   camaradería,   reciprocidad   y   cooperación,   donde     los   actores   de   la  
economía   popular   desarrollan   estrategias   de   trabajo   y   supervivencia   que   buscan   no   sólo   la  
obtención   de   ganancias   monetarias   y   excedentes   que   puedan   ser   intercambiados   en   el  
mercado,   sino   también   la   creación   de   las   condiciones   que   favorezcan   algunos   elementos   que  
son  fundamentales  en  el  proceso  de  formación  humana,  como  la  socialización  del  conocimiento  
y  de  la  cultura,  salud,  vivienda,  etc.  “  
 
Cuadro  –5-­‐  Principales  componentes  de  la  economía  popular31  
Esta   economía   popular   es   extraordinariamente   heterogénea   y   diferenciada   internamente.  
Luis   Razeto   desarrolla   un   intento,   según   él   “sintético   y   simplificado   de   comprensión   de   los  
contenidos  y  forma  de  esta  economía  popular”,  donde  se  pueden  distinguir  cinco  principales  
componentes:  
 
a)  Microempresas  y  pequeños  talleres  y  negocios  de  carácter  familiar,  individual  o  de  dos  o  
tres   socios.   Nos   referimos,   concretamente,   al   pequeño   taller   de   costura   y   confección   de  
prendas  de  vestir,  a  la  amasandería  o  pequeña  producción  de  pan  y  pasteles,  a  la  fabricación  
de  artículos  de  cuero,  madera,  cerámica,  mimbre  y  otras  fibras,  a  las  artesanías  menores,  a  los  
talleres   de   cerrajería   y   ornamentación,   a   las   tiendas   de   barrio,   a   los   cafés   y   expendios   de  
comidas   y   bebidas,   etc.,   y   en   general   a   los   distintos   tipos   de   negocios   de   producción   o   de  
ventas  que  tienen  su  local  de  funcionamiento  habitualmente  en  la  misma  vivienda  o  en  local  
adyacente  a  la  casa  del  propietario,  y  que  él  mismo  dirige  y  administra,  normalmente  con  la  
colaboración  de  otros  miembros  de  la  unidad  familiar.  
 
b)   Organizaciones   Económicas   Populares,   es   decir,   el   camino   que   siguen   quienes   se   organizan  
en   pequeños   grupos   para   buscar   en   conjunto   y   solidariamente   la   forma   de   encarar   sus  
problemas   económicos,   sociales   y   culturales   más   inmediatos.   Los   hemos   examinado   más  
detenidamente  en  el  primer  parágrafo.  
 
c)   Iniciativas   individuales   no   establecidas   e   informales,   tales   como   el   pequeño   comercio  
ambulante,   servicios   domiciliarios   (jardinería,   pintura,   limpieza   y   arreglo   de   techos,   etc.),  
avisadores  de  frecuencia  de  locomoción,  recolectores  y  vendedores  de  desechos  (ferias  de  las  
pulgas),  cuidadores  de  automóviles,  “pololos”  de  varios  tipos,  etc.  Operan  en  lo  que  podemos  
considerar  como  “intersticios  del  mercado”,  es  decir,  en  la  provisión  y  prestación  de  bienes  y  
                                                                                                                     
30

Sarria Icaza A., Tiribia L. (2004), “Economía popular”

31

“ECONOMÍA DE SOLIDARIDAD Y ORGANIZACIÓN POPULAR”, (Ponencia presentada por Luís
Razeto en el Seminario Procesos Metodológicos en la Educación Comunitaria y Economía Popular, Costa
Rica, octubre de 1990)

55  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

servicios   que   el   mercado   formal   no   cubre,   pero   que   responden   a   necesidades   (reales   o  
artificiales)  de  la  gente;  a  veces  están  relacionadas  con  empresas  formales  e  incluso  grandes,  
respecto  de  las  cuales  cumplen  funciones  auxiliares  que  las  mismas  empresas  buscan  realizar  
sin  el  correcto  cumplimiento  de  las  formas  previsionales  y  tributarias.  
 
d)  Actividades  ilegales  y  a  menudo  delictuales.  En  este  tipo  incluimos  todas  aquellas  iniciativas  
que  se  realizan  al  margen  de  la  ley  y  de  las  normas  culturales  socialmente  aceptadas,  a  través  
de  las  cuales  numerosas  personas,  crecientemente  en  las  zonas  metropolitanas  y  densamente  
pobladas   de   América   Latina,   buscan   obtener   ingresos   azarosos.   Consideramos   aquí   la  
delincuencia  callejera,  la  prostitución,  el  pequeño  despacho  de  drogas,  y  tantas  otras.    
 
e)   Soluciones   asistenciales   e   inserción   en   sistemas   de   beneficencia   pública   o   privada,   que   van  
desde   los   subsidios   oficiales   para   indigentes   hasta   la   mendicidad   callejera,   pasando   por   la  
participación   en   diferentes   sistemas   organizados   de   beneficencia   y   prestación   de   servicios  
orientados  a  los  sectores  de  extrema  pobreza.  
 
11.3. De  la  Economía  Popular  a  la  Economía  de  la  Solidaridad  y  del  trabajo.    
Por  el  contexto  en  que  se  realiza,  por  los  actores  involucrados  y  por  los  motivos  que  la  crean,  
el   fenómeno   de   la   Economía   Popular   tiende   a   contener   relaciones   de   solidaridad   importantes,  
que   se   expresan   desde   la   cultura   de   los   sectores   populares,   los   cuales   están   obligados   a  
relacionarse   de   una   forma   más   solidaria   y   cooperativa   entre   sí,   por   los   desafíos   y   las  
necesidades  a  los  cuales  se  enfrentan  y  comparten.  
 
Un  primer  camino  hacia  la   Economía  de  la  Solidaridad  parte  desde  la  situación  de  pobreza  y  
marginalidad   en   que   se   encuentran   grandes   grupos   sociales.   El   hecho   de   disponer   escasos  
recursos   hace   más   necesaria   la   colaboración   y   la   cooperación   y   muchas   veces   obliga   a   la  
necesidad   de   compartir   fuerza   de   trabajo,   medios   materiales,   conocimientos   y   capacidades  
para   emprender   la   actividad   económica   con   éxito.     Los   que   han   estudiando   la   cultura   de   los  
sectores   populares,   su   forma   de   relacionamiento   y   sus   valores,   han   descubierto   en   ellos,  
rasgos   importantes   de   solidaridad,   ayuda   mutua   e   interdependencia,   los   cuales   son  
trasladados  al  quehacer  económico.  
 
Otro  tema  que  favorece  las  relaciones  de  solidaridad  en  la  Economía  Popular  son  los  estrechos  
vínculos  laborales  entre  los  trabajadores  de  este  sector,  dado  que  este  es  el  factor  principal  de  
esta   actividad   económica,   promoviendo   mayor   complementación   a   la   hora   de   trabajar   de  
forma  horizontal.  
 
Puede  decirse  que  la  cultura  del  trabajo  contiene  muchos  elementos  de  cultura  solidaria,  del  
mismo  modo  que  una  cultura  de  solidaridad  implica  también  una  cultura  del  trabajo.    
 
Sin   embargo,   aunque   en   su   interior   se   desarrollan   mayores   relaciones   de   solidaridad  
expresada   en   cooperación,   ayuda   mutua   y   asociatividad   que   en   la   economía   capitalista  
convencional,  no  es  posible  afirmar  que  toda  Economía  Popular  es  de  solidaridad  y  tampoco  
que  la  Economía  de  Solidaridad  es  necesariamente  popular.    
 
En  realidad,  y  aunque  en  la  Economía  Popular  o  Economía  de  Trabajo  por  Cuenta  Propia,  no  
están  excluidas  la  búsqueda  del  lucro  y  la  ganancia  como  únicas  motivaciones,  este  sector,  que  
no  es  por  definición  estrictamente  solidario,  se  convertiría  en  una  cantera  para  organizaciones  
y   actores   que   incorporen   solidaridad   en   sus   prácticas.     La   Economía   Popular   puede   servir  
entonces   un   como   fuente   para   crear   experiencias   alternativas   como   el   resultado   del  
perfeccionamiento  de  las  prácticas  populares  y  la  incorporación  progresiva  de  solidaridad  en  
sus  concepciones,  decisiones  y  prácticas.  
56  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

SEGUNDA  PARTE:  LA  ECONOMÍA  
SOLIDARIA  EN  LA  REPÚBLICA  
DOMINICANA  
 

12. ORGANIZACIONES   DE   PRODUCTORES   DE   LA   REPÚBLICA  
DOMINICANA  Y  EL  SECTOR  DE  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA    
 
Las  organizaciones  de  productores,  sobre  todo  las  agrícolas,  aparecen  en  la  mayor  parte  de  la  
literatura   sobre   el   tema,   tipificadas   como   experiencias   de   Economía   Solidaria,   por   cuanto   se  
convierten  en  instrumentos  de  producción,  comercialización  asociativa  y  garantía  de  mejores  
condiciones   de   vida   para   los   productores   que   participan   así   de   una   importante   dinámica   de  
relaciones  donde  la  cooperación,  el  compartir  medios  y  recursos  y  la  complementación  juegan  
un  papel  destacado.    
 
Las  asociaciones  de  productores  agropecuarios  cumplen  un  papel  importante  desde  el  punto  
de  vista  económico,  pero  también  desde  una  perspectiva  ambiental  y  cultural,  generando  una  
activa   dinámica   de   solidaridad   entre   sus   miembros/as,   que   a   través   de   éstas   generan  
conocimiento,  empoderamiento  y  alternativas  de  desarrollo.  
 
Aunque   las   asociaciones   de   productores   son   consideradas   experiencias   solidarias   desde   el  
punto   de   vista   teórico,   desde   el   punto   de   vista   práctico   y   para   los   fines   de   este   estudio,   es  
preciso   destacar   la   necesaria   diferenciación,   a   juzgar   por   las   prácticas   y   la   intensidad   de   la  
incorporación   de   solidaridad,   entre   asociaciones   de   pequeños   productores   donde   la  
solidaridad  juega  un  papel  más  importante  para  los  fines  de  garantizar  la  supervivencia,    frente  
a   las   organizaciones   de   grandes   productores,   donde   el   asociacionismo   juega   un   papel  
fundamentalmente  político.    
 
En   el   caso   de   la   República   Dominicana,   descubrimos   un   sector   agropecuario   ampliamente  
organizado  de  forma  gremial,  existiendo  numerosas  instituciones  (asociaciones,  federaciones,  
confederaciones,  juntas  de  regantes  y  gremios  de  distintos  tipos),  las  cuales  juegan  un  papel  
fundamental   en   la   producción,   la   comercialización   y   la   garantía   de   un   conjunto   de   servicios  
que   mejoran   las   condiciones   de   vida   de   los   productores   asociados   y   sus   comunidades,  
fortalecen   su   incidencia   política   y   se   convierten   en   referentes   sociales   y   económicos   de   sus  
zonas  de  influencia.  
 
 A   nivel   micro,   estas   organizaciones,   que   surgen   muchas   veces   con   objetivos   de   alcance  
inmediato,   han   sido   creadas   en   coyunturas   y   conflictos   por   reivindicaciones   sociales   y   sus  
formas  organizativas  son  de  naturaleza  sindical  y  social,  pero  siguen  jugando  un  papel  estelar  
en  la  vida  económica,  social  y  política  de  las  zonas  rurales.  
 
A   nivel   nacional,   el   Ministerio   de   Agricultura   ha   contabilizado   alrededor   de   unas   3,306  
organizaciones   rurales   localizadas   en   toda   la   geografía   nacional,   siendo   la   provincia   de   San  
Juan   de   la   Maguana   la   que   más   organizaciones   cuenta   con   613,   seguido   de   lejos   por   la  
provincia  de  La  Vega  con  246  entidades.  (SEA,  Reinventario  de  las  Organizaciones  Rurales  de  
2004)  
 
57  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

La  mayoría  de  los  pequeños  productores  se  agrupan  por  tipo  de  productos  y  por  el  territorio,  
habiendo  tres  grandes  organizaciones  que  resultan  genéricas  y  tienen  capacidad  de  agrupar  a  
productores   diferentes,   estas   son   la   Junta   Agroempresarial   Dominicana   (JAD),   la   Asociación  
Dominicana  de  Hacendados  y  Agricultores  (ADHA)  y  el  Patronato  Nacional  de  Ganaderos,  que  
regularmente  agrupan  a  los  productores  más  grandes.  De  reciente  creación,  pero  que  agrupa  a  
representantes  de  asociaciones  de  productores  de  base  se  encuentra  la  Articulación  Nacional  
Campesina.  
 
Otras   organizaciones   de   productores   más   especificas   son   la   Asociación   de   Productores   de  
Leche   (Aproleche),   Asociación   Dominicana   de   Avicultores,   la   Federación   Dominicana   de  
Colonos   Azucareros   (FEDOCA),   la   Asociación   de   Productores   Hortícolas   de   Constanza,   la   Unión  
de   Caficultores   del   Norte   (UNACAFEN),   la   Confederación   Nacional   de   Cacaocultores  
Dominicanos  (CONACADO),  la  Confederación  Nacional  de  Mujeres  del  Campo  (CONAMUCA),  el  
Movimiento  de  Campesinos  Trabajadores  “Las  Comunidades  Unidas”  (MCCU),  la  Federación  de  
Caficultores   de   la   Región   Sur   (FEDECARES),   la   Asociación   de   Productores   Avícolas   (ANAPROVI),  
el  Comité  Agropecuario  Unitario  (CAU)  de  San  Juan  de  la  Maguana,  la  Confederación  Nacional  
Campesina   (CONFENACA),   la   Federación   de   Campesinos   Independientes   Mama   Tingó.  
(FECAINMAT.   Azua),   la   Cooperativa   Unión   y   Progreso   de   Monte   Plata,   la   Federación   de  
Mujeres   Campesinas   de   Ocoa,   la   Asociación   Central   de   Agricultores   Luz   y   Esperanza   de   Nagua.  
(ACALEN),  la  Junta  de  Asociaciones  Campesinas  de  Samaná  (JACASA),  la  Unión  de  Federaciones  
Campesinas   de   Cotui,   la   Federación   de   Productores   del   Bosque   Seco   del   Suroeste  
(FEPROBOSUR),  la  Federación  Urbana  y  Campesina  Mama  Tingó  de  San  Francisco  de  Macorís,  y  
así  un  sinnúmero  más  de  organizaciones  rurales  de  pequeños  productores  a  nivel  local.    
 
Los  ganaderos  además  del  Patronato  Nacional  de  Ganaderos  y  APROLECHE  están  organizados  
en   269   asociaciones   por   todo   el   país,   con   05   Federaciones   y   05   cooperativas   regionales.   Los  
caficultores   (del   norte   y   del   Sur)   están   agrupados   en   UNCAFEN,   FEDECARES,   CODOCAFE   y  
además  en  al  menos  347  agrupaciones.  Los  cacaocultores  se  agrupan  en  CONACADO  y  en  164  
organizaciones  de  productores  de  cacao.  
 
Aunque   hay,   en   términos   numéricos,   muchas   organizaciones   agropecuarias,   en   el   país,   es  
posible  notar  que  estas  se  destacan  por  su  dispersión  y  atomización,  donde  el  gran  número  de  
organizaciones   y   las   divisiones   internas   en   el   sector,   impiden   conformar   una   gran   organización  
nacional  de  productores  agropecuarios  que  haga  sentir  su  importancia  en  la  vida  pública  del  
país.    
 
Las   organizaciones   agropecuarias   aunque   generalmente   representan   a   un   gran   número   de  
productores   y   poseen   una   fuerza   económica   considerable,   tienen   escasa   influencia   en   la  
opinión  pública  nacional  y  en  la  toma  de  decisiones  de  política  pública,  en  comparación  con  las  
organizaciones   de   banqueros,   de   transportistas,   de   industriales,   de   hoteleros,   hasta   de  
distribuidores  de  combustibles,  entre  otros.  
 
La   ausencia   de   un   liderazgo   cohesionado,   representativo   y   no   contaminado   con   la   política  
partidaria   que   pueda   ejercer   presión   política,   juega   también   un   papel   importante,   haciendo  
que   las   organizaciones   de   productores   agropecuarios   dominicanos   vean   limitadas   sus  
posibilidades   de   servir   como   interlocutores   validos   e   independientes   con   el   Estado,   a   fin   de  
hacer  valer  los  intereses  generales  del  sector.  
 
También   se   destaca   que   las   organizaciones   del   sector   tienen   un   énfasis   fundamentalmente  
gremial   y   reivindicativo,   siendo   débil   aún   la   organización   en   cooperativas   y   corporaciones.  
Actualmente   gran   parte   de   los   productores,   aun   estén   asociados,   compran   y   venden   de   forma  
58  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

individual,   lo   que   lo   convierte   en   presa   fácil   de   la   especulación,   y   no   permite   que   acceda   a  
mejores  precios  y  ventajas.  
 
Estando  organizados  la  mayor  parte  de  los  pequeños  y  medianos  productores  (e  incluso  hasta  
los   grandes),   en   términos   literales,   es   posible   deducir   que   el   grueso   de   de   la   producción  
agropecuaria   dominicana   pudiera   entrar   teóricamente   dentro   del   concepto   de   Economía  
Solidaria,  a  razón  de  que  es  producida  por  socios  de  organizaciones  agropecuarias.      
 
Las   organizaciones   de   pequeños   y   medianos   productores   del   país   tienen   una   importancia  
significativa  en  la  producción,  habiendo  sectores  en  los  cuales  aportan  casi  la  totalidad  de  la  
producción   (habichuela,   leche,   entre   otros).   Hay   otros   rubros   en   donde   pequeños,   medianos   y  
grandes  productores  coexisten  y  desarrollan  relaciones  de  cooperación  (arroz,  cacao,  banano),  
mientras   hay   productos   donde   los   pequeños   y   medianos   productores   se   organizan  
fundamentalmente   para   enfrentarse   a   los   grandes   productores,   los   cuales   desarrollan  
prácticas  monopolistas  (café,  cacao).  
 
Es  por  eso  que  a  los  fines  de  este  estudio,  se  hace  es  necesario  realizar  una  diferenciación  a  
juzgar   por   los   niveles   de   solidaridad   practicada   en   cada   una   de   las   organizaciones,   lo   cual   se  
relaciona  al  tamaño  de  la  producción,  al  territorio  donde  se  ubican,  como  también  al  tipo  de  
producto   cultivado.   El   tamaño   se   refiere   a   las   necesidades   mutuas   de   los   productores,   las  
cuales   les   obligan   a   desarrollar   relaciones   solidarias.   El   territorio   tiene   que   ver   con   la   cultura   y  
la  tradición  organizativa  de  los  pobladores,  las  cuales  determinan  la  intensidad  y  las  formas  de  
relacionamiento  asociativo.  Por  último,  el  tipo  de  producto  influye  de  acuerdo  a  sus  exigencias  
que  implique,  la  tradición  que  exista  en  su  cultivo,  entre  otros  factores.  
 
Queda   claro   además,   que   las   organizaciones   de   productores   agropecuarios   tampoco   podrán  
verse  como  experiencias   completas  de  Economía  Solidaria,  al  contrario,  a  pesar  de  que  unas  
con  mayor  nivel  que  otras  ejecutan  y  realizan  prácticas  de  protección  medioambiental,  tienen  
programas   de   finanzas   solidarias,   destinan   parte   de   sus   fondos   a   la   inversión   social   y   el  
desarrollo  comunitario  y  poseen  algunos  niveles  de  preocupaciones  y  prácticas  para  promover  
la  equidad  de  género,  les  falta  mucho  por  construir  en  materia  de  relaciones  solidarias,  sobre  
todo   frente   a   sus   empleados   y   jornaleros   y   en   materia   de   distribución   de   las   riquezas  
producidas;  así  mismo,  en  las  formas  democráticas  y  de  concebirse  como  parte  de  un  amplio  
movimiento  que  procura  un  nuevo  modelo  de  desarrollo  socioeconómico.  
 
Para   el   año   de   1998,   cuando   se   produjo   el   Registro   Nacional   de   Productores   Agropecuarios  
(RNPA),  que  es  la  medición  más  reciente  del  sector,  existen  un  total  de  243,939  productores;  
un  33  %  de  ellos  poseen  menos  de  20  tareas  (1.26  hectáreas)  y  un  81%  tiene  menos  de  100  
tareas  (6.3  hectáreas)  y  todos  ellos  ocupaban  el  21%  de  la  superficie,  mientras  que  solamente  
256  productores  poseen  establecimientos  mayores  a  5000  tareas  (315  hectáreas)  y  ocupaban  
el  17%  de  la  superficie  total.    
 
Si   asumimos   que   los   pequeños   productores32   son   aquellos   que   poseen   menos   de   100   tareas  
(6.3ha),   los   medianos   productores   aquellos   que   poseen   entre   100   y   1000   tareas   (63ha)  
(dependiendo   el   tipo   de   producto),   y   los   grandes   aquellos   que   poseen   más   de   1000   tareas,  
                                                                                                                     
32

La definición de productor basado en el tamaño del predio varía según país y según producto. Por
ejemplo, mientras en Costa Rica la definición es de 12 hectáreas o menos, en Argentina puede llegar hasta
las 150 hectáreas. Tampoco es lo mismo un productor de vegetales chinos o limones persas que un
productor de leche o ganado de carne. Nuestro parámetro responde fundamentalmente a los parámetros
adoptados por el Registro Nacional de Productores Agropecuarios de 1998.

59  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

concluiríamos   que   de   casi   la   totalidad   de   los   productores   son   pequeños   (81%)   y   medianos  
(17%),  siendo  grandes  sólo  una  parte  muy  reducida  que  apenas  alcanza  el  2%.  
 
Desde  la  perspectiva  planteada,  el  aporte  del  asociacionismo  en  la  producción  agropecuaria  de  
República  Dominicana  es  vital.  Aunque  no  existen  datos  serios  sobre  cantidad  de  productores  
asociados  (salvo  los  que  provea  esta  investigación  a  manera  de  ejemplo),  es  razonable  suponer  
niveles   de   asociacionismo   (aunque   sea   de   carácter   pasivo)   oscila   de   entre   un   50   y   un   60%,  
particularmente   de   los   productores   medianos   y   pequeños;   lo   que   significaría   que   al   menos  
unos   146,000   productores   aproximadamente33,(alrededor   de   un   1.5%   de   la   población   actual  
del   país),     están   conscientes   de   los   beneficios   que   produce   la   organización,   que   a   veces   se  
convierte  en  garantía  de  supervivencia  para  estos.  
 
El   aporte   a   la   producción   total   de   las   entidades   en   términos   agregados,   aunque   importante,  
tiende   a   reducirse   por   la   participación   de   empresas   y   productores   grandes.   Según   fuentes  
consultadas,   es   posible   suponer   un   aporte   aproximado34   de   las   entidades   agropecuarias   (de  
medianos   y   péquenos   productores)   del   orden   promedio   de   un   30   a   40%   de   la   producción  
agropecuaria  total  (lo  cual  disminuye  o  aumenta  según  rubro),  significando  esto  un  aporte  al  
PIB  global  de  la  economía  de  un  orden  aproximado  de  alrededor  de  un  2%35..  
 
Es  por  tanto  que  pequeños  y  medianos  productores,  agrupados  desde  un  criterio  solidario  ya  
sea   como   estrategia   de   supervivencia,   producción   y   reproducción   de   sus   vidas,   para   generar  
mayores   ingresos,   gestionar   servicios   sociales   y   comunitarios,   comercializar   sus   productos,  
ofrecer  asistencia  técnica  y  facilitar  micro  seguros  y  microcréditos,  se  convierten  en  un  modelo  
de  construcción  del  desarrollo  local  sustentable,  a  partir  de  sus  propios  medios  de  producción,  
recursos   productivos   y   conocimientos   locales,   teniendo   en   términos   agregados   una   decisiva  
importancia  en  la  economía  nacional.  No  son  experiencias  completamente  solidarias,  pero  es  
posible  identificar  en  ellas  elementos  que  corresponden  a  la  economía  de  la  solidaridad.  
 

13. EL  COOPERATIVISMO  Y  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  EN  REPÚBLICA  
DOMINICANA    

 
El   cooperativismo   es   quizás   la   experiencia   de   Economía   Solidaria   mejor   posicionada   en  
República  Dominicana  con  una  histórica  incidencia  en  la  mayoría  de  las  actividades  productivas  
del  país.  Por  ejemplo,  es  imposible  concebir  la  economía  agrícola,  el  sector  financiero  e  incluso  
algunos  servicios,  al  margen  del  desarrollo  cooperativo.  
 
Actualmente,   según   el   IDECOOP,   en   el   país   existen   unas   542   cooperativas   diseminadas   en  
todas   las   provincias   y   la   mayor   parte   de   los   municipios   del   territorio   nacional,   cubriendo   los  
diferentes   tipos   como   son:   las   de   consumo,   producción   y   trabajo,   pesquera,   transporte,  
viviendas,   salud,   mineras,   agropecuarias,   seguros,   servicios   múltiples,   ahorro   y   crédito,   etc.  
Hay  además,  varias  federaciones  y  confederaciones  que  agrupan  estas  entidades.  
 
Según  el  IDECOOP,  de  una  población  total  de  las  431  cooperativas  que  existían  en  2006,  unas  
186   correspondían   al   tipo   de   servicios   múltiples   (farmacias,   consumo,   crédito)   para   un   43%,  
mientras   que   123   entidades   correspondían   a   cooperativas   de   ahorro   y   crédito   para   un   29%.  
Existían  además  unas  75  cooperativas  agropecuarias  (conejo,  cerdo,  pollo,  forestal,  ciclo  corto,  
arroz,   ganado,   banano,   miel,   leche)   para   un   17%.   Unas   12   entidades   pertenecían   al   área   de  
                                                                                                                     
33

Según el Registro Nacional de Productores elaborado en 1998 existen alrededor de 243,939 productores
agropecuarios
34
Estimaciones en base a entrevistas a productores y expertos agrícolas.
35
El PIBA de 2009 ascendió a 96,366.8 millones de pesos, un 5.7 del PIB total

60  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

producción   y   trabajo   para   un   3%.     11   cooperativas   eran   del   área   de   consumo   (venta   de  
alimentos   de   primera   necesidad)   para   también   un   3%.   9   entidades   correspondían   al   área   de  
transporte   para   un   2%.   6   entidades   pertenecían   al   área   pesquera   para   un   1.5%.   4  
correspondían   al   área   de   salud   y   servicios   médicos   (ARS),   para   un   1%.   Había   dos   federaciones,  
una  confederación  y  una  cooperativa  dedicada  al  seguro.  
 
Las   cooperativas   de   ahorros   y   créditos,   por   ejemplo,   tienen   un   alcance   geográfico   significativo  
debido   a   que   impactan   sensitivamente   en   lugares   donde   no   existen   otras   entidades  
financieras,   beneficiando   así   a   poblaciones   con   limitado   acceso   a   las   vías   convencionales   de  
crédito.    Estas  cooperativas  cuentan  aproximadamente  con  2,708  puntos  de  servicios  en  todo  
el  territorio  nacional.  
 
Desde   el   punto   de   vista   numérico   de   sus   socios,   es   un   sector   de   gran   incidencia   en   la   vida  
nacional,  registrando  una  membrecía  actual  de  707,555  socios  al  2008  (alrededor  de  un  7%  de  
la  población  actual  del  país),  mientras  que  los  beneficiados,  directa  o  indirectamente,  suman  
más  de  dos  millones  de  personas,  movilizando  en  transacciones  alrededor  de  entre  25,000.00  
y  30,000.00  millones  de  pesos  al  año  (1.5%  del  PIB  en  el  2000).  (Datos  IDECOOP).  
 
Según   los   datos   de   la   misma   entidad,   el   cooperativismo   emplea   alrededor   de   44,000  
trabajadores/as,  lo  que  implica  una  participación  en  la  PEA  de  un  1.04%,  más  de  la  mitad  de  los  
empleados  de  todo  el  sector  financiero  del  país  (82,  802),  número  de  trabajadores  que  se  ha  
duplicado   desde   el   2003,   significando   de   esa   forma   el   impacto   y   la   tendencia   creciente   del  
sector  cooperativo  dominicano.  
 
Tabla  -­‐3-­‐  Generación  de  empleos  2003-­‐2007  
Años  
No.  Cooperativas  
No.  Empleos  
2003  
385  
24,240  
2004  
340  
25,671  
2005  
367  
33,235  
2006  
419  
34,590  
2007  
429  
43,155  
2008  
482  
44,121  
Fuente:  IDECOOP  
 
El   número   de   socios   de   las   cooperativas   va   en   aumento,   por   ejemplo,   del   año   2000   al   2008   se  
ha   registrado   un   importante   crecimiento   del   movimiento   cooperativo   del   país   al   pasar   de  
262,542   socios   y   un   capital   social   de   RD$2,106,098,460.00   hasta   707,555   socios   y   un   capital  
social  de  RD12,821,972,872.  (0.80%  del  PIB)  
 
Tabla  -­‐4-­‐  Membrecía  y  Capital  Social  de  las  cooperativas  dominicanas  
Periodo  2000-­‐2008  
Capital  social  
Años  
Socios  
2000  
262,542  
2,106,098,460  
2001  
262,682  
2,127,159,445  
2002  
487,682  
3,148,431,039  
2003  
490,258  
3,316,254,557  
2004  
470,196  
7,014,302,301  
2005  
515,637  
9,287,489,232  
2006  
680,576  
11,203,944,304  
2007  
692,887  
11,927,756,707  
2008  
707,555  
12,821,972,872  
61  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Fuente:  IDECOOP  
 
13.1. El  cooperativismo  de  Ahorro  y  crédito  
El   cooperativismo   tiene   una   participación   importante   del   sistema   financiero   dominicano  
supliendo   las   necesidades   de   financiamiento   de   sectores   que   de   otro   modo   quedarían  
excluidos.   Las   cooperativas   de   ahorro   y   crédito   poseen   una   cartera   de   crédito   de   alrededor   18  
mil   millones   de   pesos,   lo   que   equivale   a   un   6%   al   total   de   la   cartera   de   créditos   del   sistema  
financiero   (bancos   múltiples),   lo   cual   es   significativo   desde   el   punto   de   vista   distributivo   al  
tratarse  en  lo  esencial  de  créditos  a  pequeños  y  medianos  agentes  económicos.    
 
El  sector  cooperativo  ofrece  las  soluciones  crediticias  para  numerosos  clientes  (productores  o  
consumidores,  otorgando  aproximadamente  238,400  préstamos  sólo  durante  el  año  2008.  El  
promedio  de  préstamos  por  socio  es  de  RD$25,457.00,  lo  que  hace  multiplicar  su  aporte  desde  
el   punto   de   vista   social,   dinamizando   con   recursos   una   parte   importante   de   la   economía  
popular.  
 
Tabla  -­‐5-­‐Indicadores  crediticios  de  las  cooperativas  de  ahorro  y  crédito.  
PROMEDIO  PRESTAMO  POR  SOCIO:  
RD$  25,457.00  
PROMEDIO  APORTE  POR  ASOCIADO  
RD$  11,451.00  
RELACION  PRESTAMOS/APORTACIONES:  
2.22:  1  
Fuente:  IDECOOP  
 
Los   asociados   tienen   acceso   a   2.22   veces   el   monto   de   sus   aportes;   mientras   que   los   activos  
superan   a   los   pasivos   en   un   orden   de   69%,   lo   que   significa   que   estas   entidades   están  
adecuadamente  respaldadas  para  hacer  frente  a  todas  sus  acreencias  a  corto,  mediano  y  largo  
plazo,  otorgando  salud  y  seguridad  al  sistema  financiero  cooperativo.  
 
La  cartera  de  préstamos  representa  el  66%  de  todos  sus  activos,  si  a  la  referida  proporción  se  
agrega  un  3%  de  inversiones  en  Certificados,  las  cuales  son  realizadas  por  excesos  de  liquidez,  
obtendríamos   que   el   promedio   de   activos   generadores   de   ingresos   asciende   al   69%,   lo   que  
asegura  adecuados  niveles  de  rentabilidad  que  se  convierten  a  su  vez,  en  una  garantía  del  nivel  
de  confianza  que  deposita  el  asociado  en  su  institución.  
 
Tabla   -­‐6-­‐   CARTERA   DE   PRÉSTAMOS   y   otros   indicadores   de   las   cooperativas   de   ahorro   y  
crédito.  
Cartera  
de  
Años   préstamos  
Activos    
Pasivos  
Capital    
2006   14,280,746,682.00   22,160,312,758.00   10,956,368,454.00   11,203,944,304.00  
2007   17,639,210,544.00   26,655,136,248.00   15,066,888,106.00   11,588,248,142.00  
2008   18,053,908,384.00   28,507,853,897.00   15,685,881,070.00   12,821,972,872.00  
Fuente:  IDECOOP  
 
13.1.1. Tasas  de  Interés  del  Sistema  Financiero  Dominicano  
El   sistema   financiero,   su   profundidad,   competencia   y   eficiencia,   son   fundamentales   para   el  
desarrollo  económico,  no  sólo  desde  el  punto  de  vista  productivo  sino  también  distributivo.  Un  
manejo  de  política  económica  que  permita  reducir  la  brecha  entre  las  tasas  pasivas  y  activas,  
que  mantenga  tasas  de  activas  de  interés  bajas,  sin  aumentar  la  inflación,  y  que  promueva  el  
acceso   de   sectores   tradicionalmente   excluidos   o   de   riesgo   elevado,   permitiría   que   los  
productores  accedan  a  crédito  barato.  
 

62  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Aunque  la  política  monetaria  en  República  Dominicana  ha  sido  exitosa  en  reducir  las  tasas  de  
interés,   las   cuales   vienen   disminuyendo   desde   la   crisis   bancaria   de   2003-­‐2004,   aun   la   el   país  
cuenta  con  tasas  de  interés  activas  mucho  más  altas  que  el  promedio  de  sus  competidores  en  
la   región   centroamericana.   El   país   presenta   en   el   2009   una   tasa   de   interés   activa   como  
promedio  ponderado  para  bancos  comerciales  de  17.70%,  siendo  el  segundo  país  con  mayores  
tasas  de  interés  activas  de  la  región,  después  de  Honduras;  lo  que  indica  que  es  más  difícil  y  
costoso  acceder  al  crédito  en  República  Dominicana.  
 
Tabla  -­‐7-­‐  Tasas  de  interés  activas  y  pasivas  para  los  Países  del  DR-­‐CAFTA  2007  
País    
Activa    
Pasiva  
Honduras  
16.60  (d)  
5.61  
República  Dominicana    
15.70  (e)    
6.95  
Costa  Rica  
14.93  (a)    
7.00  (b)  
Promedio  
13.73  
5.81  
Guatemala  
12.83  
4.91  
El  Salvador  
8.61  (c)  
4.59  (c)  
Fuente:  Bancos  Centrales  de  los  Países  del  DR-­‐CAFTA  
a)
Tasa  Promedio  para  todas  las  actividades  y  tipos  de  bancos  
b)
Tasa  básica  pasiva  
c)
Promedio  Simple  
d)
Tasas  Activas  Sobre  Préstamos  
e)
Promedio  Ponderado  Bancos  Comerciales  
 
 
13.1.2. Diferencial  de  los  tipos  de  interés.    
Y   aunque   los   datos   demuestran   que   los   niveles   de   las   tasas   de   interés   nominales   han   ido  
disminuyendo  tras  la  crisis  de  2003  para  la  República  Dominicana,  la  brecha  entre  las  tasas  de  
interés  activa  y  pasiva,  continúa  amplia  y  equivale  casi  a  diez  puntos  porcentuales,  ocupando  
un  segundo  lugar  entre  los  países  en  la  región  citada.  A  pesar  del  éxito  de  la  política  monetaria  
de  disminuir  los  tipos  de  interés,  los  márgenes  de  intermediación  financiera  se  han  mantenido  
elevados   en   la   Republica   Dominicana,   manteniéndose   en   un   nivel   de   9.57%   como   promedio  
anual  para  el  periodo  de  2000-­‐2007.  En  el  2007el  spread  fue  de  8.75%.    
 
Esta  situación  significa  que  los  costos  de  intermediación  financiera  son  elevados  en  el  país,  lo  
que   puede   sugerir   un   sistema   financiero   poco   competitivo   y   que   se   ve   limitado   a   cumplir   su  
función  de  incentivar  la  inversión  productiva  a  través  del  crédito  barato.  
 
Tabla  -­‐8-­‐  Diferencial  de  tasas  de  interés  para  los  países  del  DR-­‐CAFTA  Promedio  2007  
País  
%  
Honduras  
10.99  
República  Dominicana  
8.75  
Costa  Rica  
7.93  
Guatemala  
7.92  
Promedio  
7.92  
El  Salvador  
4.02  
Fuente:  Bancos  Centrales  de  los  países  del  DR-­‐CAFTA  
 
A   pesar   del   país   haber   implementado   una   política   macroeconómica   que   ha   contribuido   a   la  
estabilidad   necesaria   para   fortalecer   la   competitividad,   la   misma   no   han   podido   resolver   los  
problemas   estructurales   de   su   sistema   financiero,   que   como   éste,   disminuyen  
significativamente  el  potencial  competitivo  de  la  economía.  
63  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Ante   este   escenario,   las   cooperativas   de   ahorro   y   crédito   contribuyen   a   democratizar   las  
oportunidades  de  financiamiento  y  a  la  vez  a  promover  el  desarrollo  productivo  del  país.  Como  
mandan   los   principios   del   cooperativismo,   los   beneficios   que   producen   esos   capitales   en   las  
cooperativas  de  ahorro  y  crédito  (estilo  alemán)  se  reparten  en  partes  iguales  entre  todos  los  
miembros  de  la  entidad  solidaria.  
 
Los   recursos   económicos   que   generan   las   cooperativas,   provienen   en   más   de   un   90%   de   las  
aportaciones   y   los   ahorros   de   los   asociados,   los   cuales   podemos   clasificar   en   los   siguientes  
grupos   sociales:   productores   agrícolas,   obreros,   asalariados,   profesionales,   micro-­‐
emprendedores,  trabajadores  autónomos  y  otros.  
 
Las   aportaciones   de   los   socios   de   las   cooperativas   de   ahorro   y   crédito   vienen   en   aumento  
hasta   alcanzar   en   2008   la   suma   de   casi   9   mil   millones   de   pesos   (250   millones   de   dólares),  
estableciendo  los  niveles  de  confianza  y  compromiso  de  los  asociados  para  con  el  crecimiento  
cooperativo.  Los  excedentes  también  han  crecido,  duplicándose  desde  2005  al  2008,  pasando  
de  RD$981.34  millones  hasta  RD$1,937.28  millones.  
 
Tabla  -­‐9-­‐  Aportación  de  Capital  en  las  Cooperativas  Dominicanas  2005-­‐2008  
ACTIVIDADES  
2005  
2006  
2007  
2008  
Aportaciones  
6,329,788,267   7,311,380,838  
7,934,277,199  
8,610,277,616  
Reservas  
239,952,435  
310,302,507  
570,598,081  
586,706,007  
Excedentes  
981,339,795  
1,176,876,088  
1,834,717,136  
1,937,277,824  
Total  
7,551,080,497   8,798,559,433  
10,339,592,416  
11,134,261,447  
Fuente:  IDECOOP  
 
Según   el   IDECOOP,   el   estimado   de   la   contribución   económica   de   las   cooperativas   al   la  
economía   dominicana   ronda   aproximadamente   un   4%   del   Producto   Interno   Bruto   (PIB),  
proveniente  del  pago  de  factores  como  son  los  salarios  y  remuneración  a  contribuciones  y  los  
servicios  financieros  del  sector,  lo  que  significaría  un  valor  total  de  RD$67,200.00  millones  para  
2009.  
 
13.2. Reserva  educativa  en  el  sistema  cooperativo  dominicano  
Actualmente,   según   los   datos   del   IDECOOP,   la   reserva   educativa   está   representada   por   el  
3.20%   de   los   excedentes   del   ejercicio   cooperativo,   ascendiendo   a   un   monto   total   de   RD$  
60,582,285.00,   que   aplicado   de   manera   transparente   y   ajustada   a   una   satisfacción   de  
necesidades   de   capacitación   y   adiestramiento,   contribuyen   al   desarrollo   humano   y  
comunitario.  
 
Según   el   mismo   organismo,   el   sector   cooperativo   posee   otras   reservas   referentes   a   aporte  
social,  que  no  son  regularmente  señaladas  que  llegan  a  equivaler  a  un  1.7%  de  los  excedentes,  
lo   que   de   confirmarse   equivaldría   a   aproximadamente   a   RD$33.00   millones   adicionales   para  
ser  invertidos  en  servicios  que  benefician  a  sus  socios  y  las  zonas  de  influencia.  
 
El   sector   cooperativo,   además   de   su   importancia   económica   en   función   de   sus   empleados,  
miembros   y   aporte   al   PIB,   constituyen   verdaderos   referente   productivos   y   sociales   por   sus  
aportes  al  fomentar  la  asociatividad,  la  educación,  el  ahorro,  la  producción  y  los  servicios  que  
sirven   al   desarrollo   de   las   comunidades.   Aunque   existe   una   discusión   sobre   la  
“corporativización”   del   cooperativismo,   que   en   parte   pudo   haberse   alejado   sustancialmente  
de  sus  orígenes  como  estrategia  de  supervivencia  y  defensa  del  proletariado  urbano  frente  a  la  

64  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

burguesía,   sigue   siendo,   sin   duda,   un   referente   importante   de   solidaridad   incorporada   a   la  
actividad  económica.  
 
13.3. El  cooperativismo  a  nivel  mundial.    
Por   ejemplo,   una   comparación   del   estado   del   cooperativismo   en   algunos   países   de   América  
latina  facilitará  una  mejor  y  más  efectiva  comprensión  del  impacto  del  fenómeno  en  República  
Dominicana.  
 
Por   ejemplo,   e   caso   colombiano   es   singular.   Según   la   Confederación   de   Cooperativas   de  
Colombia   (CONFECOOP),   a   partir   de   la   información   reportada   por   las   entidades,   en   ese   país  
existen  unas  7.833  cooperativas,  organizadas  en  los  diferentes  tipos.  El  sector  cuenta  además  
con   unos   4,473,514   asociados   (10.07%   de   la   población   total   en   Colombia   según   el   DANE),  
siendo  el  52%  de  los  asociados  hombres,  el  47%  son  mujeres  y  el  1%  son  personas  jurídicas.  
 
El   total   de   los   activos   de   las   cooperativas   en   Colombia   llegó   a   $9,633   millones   de   dólares,  
generando   empleo   a   más   de   123.643   personas.   Según   esta   institución,   los   ingresos   de   las  
cooperativas   al   finalizar   el   año   2008   equivalen   al   4.78%   del   PIB   a   precios   corrientes   para   el  
mismo  periodo.  
 
En  Chile,  por  otro  lado,    las  cooperativas  poseen  una  membrecía  de  1.120.082  (significando  un  
6.56%   de   la   población).   Las   entidades   aportan   unos   36.679   empleos   directos   y   poseen   una  
cartera  de  crédito  que  corresponde  a  un  1.17%  del  total  de  créditos  del  país.  
 
El   Paraguay,   el   cual   es   un   caso   muy   significativo,   posee   unas   962   Cooperativas   registradas,  
mientras  que  su  membrecía  asciende  a  la  cifra  de  715  mil  personas  asociadas  (  10.22%  de  la  
población).  En  este  país  sudamericano  las  cooperativas  de  ahorro  y  crédito  poseen  una  cartera  
de  créditos  de  que  representa  un  25%  de  la  cartera  total.    
 
Según   datos   recolectados   de   diferentes   fuentes,   las   cooperativas   en   el   mundo   proveen   100  
millones  de  puestos  de  trabajo.  Un  20%  más  que  las  empresas  multinacionales.    El  movimiento  
cooperativo   reúne   a   unos   800   millones   de   personas   alrededor   del   mundo   (13%  
aproximadamente  de  la  población  total).  
 
En  Estados  Unidos,  por  ejemplo,  uno  de  cada  cuatro  personas  es  cooperativista,  mientras  que  
en  Japón  la  relación  es  una  en  cada  tres  familias  .en  ese  país  oriental  el  91%  de  los  productores  
agropecuarios  son  socios  de  cooperativas.  
 
En  Francia,  la  Cooperativa  agrícola,  con  una  cifra  de  negocios  global  de  unos  400  mil  millones  
de  francos,  agrupa  el  90%  de  las  explotaciones  agrícolas  y  representa  más  del  30  %  de  cuotas  
de  mercado  de  la  industria  agro-­‐alimenticia  francesa.  
 
Finalmente,   en   la   Unión   Europea   -­‐25-­‐,   existen   a   2005   más   de   240.000   cooperativas,  
implantadas  en  todos  los  sectores  de  actividad  económica,  siendo  especialmente  importantes  
en  la  agricultura,  la  intermediación  financiera,  la  distribución  comercial,  la  vivienda  y  el  trabajo  
asociado  en  la  industria,  la  construcción  y  los  servicios.  En  la  Comunidad,  estas  cooperativas,  
proporcionan   empleo   directo   a   3.7   millones   de   trabajadores   y   agrupan   a   143   millones   de  
socios  (29%  de  la  población  total)  

65  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

14. LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  LAS  ORGANIZACIONES  DE  LA  
SOCIEDAD  CIVIL  DE  LA  REPÚBLICA  DOMINICANA      
 
Aunque  las  organizaciones  no  gubernamentales  (ONG)  se  inscriben,  en  sentido  general,  dentro  
de   una   lógica   solidaria,   porque   su   fin   último   es   contribuir   a   resolver   problemas   de   la  
colectividad   sin   fines   de   lucro,   sólo   son   consideradas   parte   de   la   Economía   Solidaria   siempre   y  
cuando  promuevan  o  desarrollen  experiencias  económicas.    
 
Este  tipo  de  organizaciones  se  desenvuelve  en  el  país  en  el  marco  de  la  Ley  520,  hoy  122-­‐05  de  
entidades  sin  fines  de  lucro,  la  cual  registra  alrededor  de  unas  6,000  entidades  de  diferentes  
áreas   de   trabajo.   No   existe   un   registro   oficial   de   estas   organizaciones   subdividido   por   áreas   de  
trabajo.   Tampoco   hay   criterios   que   ayuden   a   determinar   cuántas   de   éstas   desarrollan  
experiencias   y   emprendimientos   económicos,   sin   embargo,   este   trabajo   pretenderá   realizar  
algunas  consultas  para  estimar  la  contribución  de  las  ONGs  al  sector  de  la  Economía  Solidaria.  
 
Es  una  realidad  que  las  ONG’s  en  general  mueven  una  considerable  suma  de  dinero  al  año  en  
la   contratación   de   personal   y   la   realización   de   sus   servicios.   Sólo   bajo   el   concepto   de  
transferencias   presupuestarias   del   Estado   Dominicano,   recibieron   para   el   año   2009,   la   suma  
1,001,592,479.00;   sin   embargo,   este   monto   resulta   insignificante   en   comparación   al  
financiamiento   que   reciben  a   través   de   las   agencias   internacionales   a   través   de   la   cooperación  
centralizada   y   descentralizada   y   de   las   donaciones   de   particulares,   además   de   sus   propias  
fuentes  de  financiamiento.    
 
En   la   actualidad,   muchas   organizaciones   sin   fines   de   lucro   se   han   involucrado   en   la   promoción  
e   incluso   realización   de   actividades   productivas   como   fuente   alternativa   de   financiamiento.  
Entre   las   organizaciones   no   gubernamentales   que   poseen   probadas   iniciativas   productivas   y  
promueven  emprendimientos  económicos  tales  como  (producción,  comercialización  créditos,  
servicios  comunitarios,  etc.),  se  destacan  la  Asociación  Tú,  Mujer,  el  Centro  de  Solidaridad  para  
el   Desarrollo   de   la   Mujer   (Ce-­‐Mujer),     Fundación   Sur   Futuro,   Instituto   Dominicano   para   el  
Desarrollo   Integral   (IDDI),   Mujeres   en   Desarrollo   Dominicana,   Inc.   (MUDE),   Instituto  
Dominicano   para   la   Economía   Asociativa   IDEAC,   el   Instituto   para   la   Cultura   y   la   Autogestión  
Popular  (INCAP),  entre  otras  no  menos  importantes.  
 
Estas   organizaciones   incorporaron   en   sus   actividades,   además   de   solución   de   problemas  
concretos  y  la  solidaridad  desde  el  punto  asistencialista,  la  oferta  de  servicios  de  apoyo  para  la  
satisfacción  de  estas  necesidades,  con  iniciativas  económicas  autogestionarias,  a  partir  de  sus  
propios  recursos,  con  la  cooperación  de  agencias  estatales  y  de  la  cooperación  internacional.  
 
Aunque   no   existen   datos   oficiales   sobre   el   empleo   generado   por   los   emprendimientos  
promovidos  por  estas  organizaciones,  según  los  datos  recogidos  por  una  consulta  realizada  por  
el  autor  y  según  algunos  expertos  consultados  sobre  el  tema,  los  diferentes  emprendimientos  
promovidos   por   las   ONGs   pueden   estar   aportando   alrededor   de   10   mil   empleos,   de   diferentes  
áreas.  
 
Cada   vez   más   estas   organizaciones   de   apoyo   de   la   Economía   Solidaria,   juegan   un   papel   más  
importante   dentro   de   esta   experiencia   debido   a   que   promueven   formas   empresariales  
asociativas   de   profundos   criterios   solidarios,   las   cuales   constituyen   parte   del   sector,   como  
estrategia   para   el   desarrollo   de   los   sectores   más   marginados,   especialmente   de   la   población  
rural  de  menor  ingreso.  
 
66  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

15.

LA  ECONOMIA  SOLIDARIA  Y  LOS  MICRO-­‐EMPRENDIMIENTOS  

 
El   sector   de   los   micro   emprendimientos,   llamado   desde   la   visión   tradicional   como   la   micro,  
mediana   y   pequeña   empresa   (Pymes),   y   asumido   por   nosotros   como   el   sector   de   los  
trabajadores   autónomos   es,   desde   la   perspectiva   de   la   Economía   Solidaria,   una   especie   de  
sector  intermedio,  que  reúne  características  propias  de  la  economía  popular  (menor  tamaño,  
mayor   asociatividad,   centralidad   del   trabajo,   entre   otras),   incluyendo   una   parte   misma   de  
estas  unidades  que  pueden  considerarse  como  experiencias  de  economía  popular,    pero  que  
se   acerca   de   una   u   otra   forma   también   a   la   economía   de   empresa   convencional,   sin   poder  
clasificarse  entonces  como  una  experiencia  de  Economía  Solidaria  estrictamente  hablando.  
 
Sin   embargo,   es   un   sector   importante   en   el   esquema   productivo   del   país,   jugando   un   papel  
relevante  en  el  desarrollo  económico  por  su  aporte  al  Producto  Interno  Bruto  y  a  la  generación  
y  aseguramiento  de  empleos,  además  de  que  juega  un  papel  fundamental  en  la  dinamización  
de  las  economías  de  los  sectores  excluidos  por  la  economía  convencional.  
 
Es   un   sector   con   un   alto   grado   de   movilidad   y   adaptación   a   los   cambios,   pero   con   mucha  
vulnerabilidad  en  momentos  de  crisis.  En  la  actualidad  existen  aproximadamente  unas  616,215  
unidades   de   microemprendimiento   en   el   país,   ofreciendo   casi   un   millón   y   medio   de   empleos   a  
nivel  nacional,  y  contribuyendo  con  el  27%  del  Producto  Interno  Bruto,  según  sus  instituciones.  
("Microempresas  y  Seguridad  Social  de  RD",  FONDOMICRO,  2005)    
 
En   Centroamérica   y   República   Dominicana,   por   ejemplo,   estas   unidades   comprenden   la  
inmensa   mayoría   de   los   establecimientos   productivos,   representando   al   menos   el   90%   de  
todas   las   unidades   económicas   existentes   a   nivel   formal,   sin   tomar   en   cuenta   las   no  
formalizadas.  
 
Según   el   Banco   Interamericano   de   Desarrollo   -­‐BID   (2006),   tan   sólo   en   América   Latina   y   el  
Caribe   existen   unas   60   millones   de   microempresas,   que   generan   cerca   de   la   mitad   del   empleo  
en   el   área.   Según   las   encuestas   de   hogares,   en   Centroamérica   (sin   contar   Guatemala)   y  
República  Dominicana,  existen  aproximadamente  2,2  millones  de  ocupados  en  microempresas  
(1-­‐5  trabajadores),  esta  población  corresponde  al  16,8%  del  total  de  ocupados.  
 
En  la  mayor  parte  de  los  países,  las  definiciones  sobre  la  microempresa  se  refrieren  sobre  todo  
al  ámbito  laboral,  como  criterio  para  describir  su  tamaño,  criterio  que  es  insuficiente  desde  el  
punto   de   vista   de   la   Economía   Solidaria.   Uno   de   los   juicios   más   comunes   las   define   como   la  
unidad   económica   de   menos   de   10   trabajadores.   Más   allá   de   esto,   la   evidencia  
latinoamericana  muestra  que  en  promedio,  esta  entidad  no  supera  los  2  trabajadores.    
 
Ni   en   la   teoría   ni   en   la   práctica   existe   un   criterio   único   o   leyes   que   definan   la   dimensión   de   un  
emprendimiento  y  determinar  cuándo  es  micro,  pequeña,  mediana  o  grande,  reconociendo  la  
diversidad  de  este  tipo  de  unidades  que  trabajan  entre  lo  formal  y  lo  informal,  compartiendo  
un  universo  de  experiencias  económicas.    
 
Instituciones   privadas   en   el   país,   como   el   Fondo   para   el   Financiamiento   de   la   Microempresa  
(FONDOMICRO),   han   realizado   esfuerzos   para   definir   esta   categoría   identificando   diversas  
variables   en   el   ámbito   cuantitativo,   como   son   el   número   de   trabajadores   y   los   montos   de  
venta  e  inversión  en  activos  fijos.    
 

67  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 La   Confederación   Dominicana   de   la   Pequeña   y   Mediana   Empresa   (CODOPYME),   que   es   la  
institución   más   importante   que   agrupa   a   las   entidades   de   esta   sector,   contando   con   28  
asociaciones  distribuidas  entre  Comercio,  Industria  y  Servicios,  tiene  sus  propios  indicadores,  
los  cuales  calcula  como  producto  de  una  media  de  todos  los  sectores  que  representa  a  nivel  
nacional,   en   la   que   toma   en   consideración   el   número   de   empleados   y   la   venta   anual   de   la  
entidad  
 
Tabla  -­‐10-­‐  Clasificación  de  las  empresas  según  el  número  de  trabajadores  y  la  venta  anual  
Tipo  de  empresa  
Número  de  trabajadores  
Ventas  anuales  (  miles  RDS$)  
micro  
2-­‐9  
Menos  de  1,000  
pequeña  
10-­‐50  
1,000  a  7,000  
mediana  
51-­‐100  
De  7,000  a  20,000  
Fuente:  CODOPYME  
 
Los   organismos   gubernamentales,   por   su   parte,   utilizan   otros   criterios   para   clasificar   a   estas  
unidades.   Por   ejemplo,   la   Dirección   General   de   Impuestos   Internos   (DGII),   considera   como  
pequeña   empresa   todo   negocio   que   tiene   ventas   por   debajo   de   seis   millones   de   pesos  
(RD$6,000,000.00)   al   año   y,   en   ese   sentido,   les   ofrece   la   opción   de   acogerse   al   régimen   de  
estimación   simple   para   el   pago   de   sus   impuestos;   mientras   que   por   otro   lado,   el   programa  
gubernamental   de   promoción   y   apoyo   a   la   microempresa   (PROMIPYME)   clasifica   estas  
empresas  en  función  al  número  de  trabajadores  y  sus  activos  fijos.    
 
Asimismo,  el  Comité  Nacional  de  Salarios  de  la  Secretaría  de  Estado  de  Trabajo  establece  un  
salario  mínimo  para  el  sector  privado  en  base  a  la  valoración  de  su  inversión  y/o  existencias,  
estableciendo  diferencias  por  debajo  de  medio  millón  de  pesos  y  dando  un  trato  igualitario  a  
todos  aquellos  negocios  que  superen  ese  monto  invertido.  
 
Según  FONDOMICRO  el  98.8%  de  las  unidades  Mipyme  se  caracteriza  por  ser  microempresa,  
mientras   que   el   1.2%   puede   ser   catalogada   como   Pequeña   empresa,   lo   que   implica   que   la  
mayor   parte   de   este   sector   corresponde   a   los   micro-­‐emprendimientos,   con   las   implicaciones  
que  este  fenómeno  tiene  desde  el  punto  de  vista  distributivo  y  social.    
 
Sin  duda  alguna,  el  deterioro  del  sector  convencional  de  la  economía  y  el  proceso  paulatino  de  
apertura  de  los  mercados,  ha  generado  las  condiciones  viables  para  el  crecimiento  del  sector  
de   los   micro   emprendimientos,   como   alternativa   de   autonomía   económica,   supervivencia   y  
desarrollo  para  inmensas  capas  de  la  sociedad,  impedidas  de  integrarse  en  la  economía,  por  lo  
que  deben  idear  estrategias  de  supervivencia,  pero  también  de  acumulación  y  desarrollo.  
 
A   diferencia   de   lo   que   se   cree   comúnmente   el   76%   de   estos   emprendimientos   cuenta   con  
licencias   para   su   funcionamiento   (son   formalizados)   y   según   el   Observatorio   Laboral   de  
Centroamérica  y  República  Dominicana,  los  propietarios  de  estas  entidades  se  identifican  a  sí  
mismos   “como   personas   responsables,   independientes,   persistentes   y   visionarias”.  
(Observatorio  Laboral  de  Centroamérica  y  RD  2005)  
 
Los  datos  de  2005  muestran  que  este  es  un  sector  esencialmente  urbano,  ubicándose  un  70%  
de  estas  unidades  en  las  principales  ciudades  del  país;  distribuidas,  en  la  capital  (247,063)  y  en  
las   ciudades   del   interior   (229,136),   mientras   que   en   las   zonas   rurales   opera   un   30%   de   ellas  
correspondiendo  a  140,016,  para  un  total  de  616,215  unidades  en  todo  el  país.  
 
El   sector   de   los   trabajadores   por   cuenta   propia   y   de   los   micro-­‐emprendimientos   tiene   un  
significativo  impacto  sobre  el  empleo  en  República  dominicana,  ofreciendo,  para  2005,  más  de  
68  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

un  millón  y  medio  de  puestos  de  trabajo  (1,  445,162)  lo  que  asciende  a  un  36%  de  la  Población  
Económicamente   Activa   (PEA)   y   creciendo   en   más   de   un   42%   desde   1999,   cuando   apenas  
empleaba   a   1,   010,736,   en   todo   el   país.   Un   estudio   realizado   por   FONDOMICRO   en   1999   y  
repetido  en  2005,  revela  que  sólo  “las  micro  y  pequeñas  empresas  generaban  en  el  año  2002  
el  47%  del  empleo  privado  no  agrícola  del  país”.    
 
La   centralidad   del   trabajo   sigue   siendo   un   factor   fundamental   en   estos  
microemprendimientos,  ya  que,  independientemente  del  momento  de  inicio  de  operaciones,  
los   propietarios   son   casi   la   mitad   de   la   fuerza   laboral   de   estas   unidades,   pues   el   45.2%   del  
empleo  total  corresponde  a  los  propietarios  (entidades  unipersonales).  
 
Según   los   datos   de   2005,   aquellos   emprendimientos   que   poseen   dos   trabajadores   constituyen  
el  28.5%  del  universo,  el  12.4%  son  negocios  de  tres  trabajadores,  mientras  que  el  14.0%  tiene  
más  de  4  empleados.  Así,  el  86.0%  de  estos  emprendimientos  tienen  hasta  tres  trabajadores.    
Siendo   el   comercio   y   el   sector   manufacturero,   tales   como   elaboración   de   productos   de  
madera,   trabajos   de   impresión   o   herrería,   aquellos   emprendimientos   que   poseen   un   mayor  
número  de  empleos.  ("Microempresas  y  Seguridad  Social  de  RD",  FONDOMICRO)  
 
En   cuantos   a   las   actividades   económicas   a   las   cuales   se   orientan   los   micro-­‐emprendimiento   en  
República   Dominicana,   se   pueden   identificar   tres   campos   fundamentales   que   son   la  
manufactura,  el  comercio  y  los  servicios,  siendo  el  comercio  el  que  aglutina  la  mayor  parte  de  
estas  iniciativas  económicas  (46.6%),  seguido  por  el  sector  servicios  (31.6%)  y  la  manufactura  
(21.8%)  ("Microempresas  y  Seguridad  Social  de  RD",  FONDOMICRO,  2005).  
 
Esta   distribución   coincide   con   la   situación   de   los   micro-­‐emprendimientos   en   Centroamérica,  
donde   los   establecimientos   del   sector   comercio   son   los   más   numerosos,   con   una   participación  
que  va  del  40%  al  50%  del  total,  seguidos  de  los  de  servicios;  entre  30%  y  40%  y  después  las  de  
manufactura  con  entre  el  15%  y  20%.  
 
La   participación   de   la   mujer   como   propietaria   de   estas   unidades   de   la   economía   popular   ha  
venido   en   aumento   progresivo,   ya   para   1999,   más   de   la   mitad   de   los   negocios   (51.5%)  
dependían  de  las  decisiones  de  mujeres;  siendo  un  25%  de  estos  dedicados  a  la  producción  de  
alimentos  y  bebidas  (cafeterías),  y  un  23%  dedicados  al  cuidado  personal  (salones  de  belleza).  
 
Los  hombres  se  destacan  más  en  estos  emprendimientos  en  actividades  como  el  comercio  al  
detalle,   la   venta   y   reparación   de   vehículos   automotores,   la   elaboración   de   productos   de   metal  
y  madera,  así  como  la  prestación  de  servicios  técnicos  y  profesionales.  
 
El   perfil   de   lo/as   propietario/as   mostró   una   edad   promedio   de   41   años   en   1999,   con   una  
formación   académica   inferior   a   los   estudios   secundarios   en   más   de   la   mitad   de   los   casos.  
Actualmente,  aunque  ha  cambiado  un  poco  la  proporción  de  propietarios  mayores  de  41  años,  
todavía   sigue   siendo   alta   ascendiendo   al   59.4%.     Por   otra   parte,   para   el   2005,   según  
FONDOMICRO  el  78%  de  los  propietarios  sólo  había  alcanzado  un  nivel  secundario  o  menos.  
 
En   cuanto   a   las   actividades   realizadas   por   las   y   los   propietarios   de   estos   emprendimientos,  
antes   de   iniciar   su   negocio;   según   este   estudio   de   1999,   el   18%   de   los   actuales   propietarios  
eran  antes  empleados  de  una  micro  o  pequeña  empresa,  en  tanto  que  el  19.6%  estaba  en  el  
hogar.  Otros  31.7%  tenían  otro  negocio  o  trabajaban,  a  la  vez  que  tenían  su  negocio  propio,  
mientras  algunos  (4%  en  cada  caso)  de  estos  trabajaban  en  casas  de  familia,  en  zonas  francas  o  
en   el   Gobierno.   Unos   pocos   (7.6%)   trabajaban   en   una   empresa   grande,   y   un   porcentaje  
irrelevante   de   dueños   de   negocios   estaban   desempleados   (0.2%).   Para   el   año   2005,   sin  
embargo,   la   misma   encuesta   arrojó   que   un   48.1%   tenía   un   trabajo   asalariado   que   dejó   para  
69  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

iniciar  este  nuevo  emprendimiento,  mientras  que  un  13%  estudiaba  y  un  18%  era  ama  de  casa  
antes  de  dedicarse  a  esta  nueva  actividad.  
 
Para   el   estudio   de   1999,   dos   terceras   partes   de   los   propietarios,   aproximadamente   el   65%,  
recibían   más   ingresos   que   si   estuvieran   trabajando   como   empleados   públicos   y   más   de   la  
mitad   de   los   dueños   (55%)   obtenían   beneficios   por   encima   del   salario   mínimo   del   sector  
privado.    
 
Otro  aspecto  importante  tiene  que  ver  con  las  formas  de  administración  de  estas  entidades,  
criterio   en   el   cual   el   país   se   destaca   entre   los   que   menos   contabilidad   formal   aplica,   con   un  
19.6%,  demostrando  así  el  manejo  poco  adecuado  de  los  procesos  administrativos,  siendo  el  
porcentaje   relativamente   alto   de   emprendedores   que   maneja   su   contabilidad   mediante  
anotaciones  en  un  cuaderno.    
 
En  cuanto  a  la  seguridad  social,  los  resultados  de  la  encuesta  de  1999  arrojan  que  apenas  un  
6.7%   de   los   propietarios   de   estos   emprendimientos   poseía   seguro   social,   pero   esta   cifra   se  
duplica   al   14.2%   cuando   se   les   preguntó   sobre   la   tenencia   de   seguro   médico.     Esta   cifra,   sin  
embargo,   aumentó   a   23.6%   en   la   encuesta   de   2005,   indicando   una   tendencia   positiva   en   la  
formalización  de  las  relaciones  laborales.    
 
15.1. La  CODOMPYME  
La  Confederación  Dominicana  de  la  Pequeña  y  Mediana  Empresa  Inc.,  es  una  organización  sin  
fines   de   lucro,   creada   en   diciembre   del   año   1983,   e   incorporada   a   la   Ley   520   mediante   el  
Decreto  No.  3515  de  fecha  3  de  diciembre  de  1985.  
 
Es  una  organización  que  promueve  el  desarrollo  de  los  pequeños  y  medianos  empresarios  del  
país,  agrupando  a  federaciones,  cooperativas,  asociaciones  y  uniones  de  pequeños  y  medianos  
empresarios  de  todo  el  país.  
.  
La   CODOPYME   ejerce   la   representación   y   políticas   de   las   PYMES   en   el   país   y   ofrece   servicios  
empresariales   estas   unidades   económicas.   Además   se   propone   desarrollar   el   mercado   de  
servicios   empresariales   para   las   MIPYMES   asegurando   competitivamente   el   acceso   a   los  
servicios  de  asistencia  técnica  y  capacitación  de  empresarios  y  sus  niveles  de  asociatividad.  
 
En   cuanto   a   las   desventajas   del   sector   se   aduce   que   son   siempre   los   pequeños   y   medianos  
propietarios   los   que   sufren   más   las   dificultades   relacionadas   con   el   alto   costo   país,   lo   que   lo  
imposibilita   a   la   ampliación   de   su   base   económica   e   impide   potencializar   su   contribución   al  
desarrollo  nacional.    
 
La  CODOPYME  destaca  que  entre  las  dificultades  principales  para  los  micro-­‐emprendimientos  
se  encuentran  la  ausencia  de  políticas  de  desarrollo  del  sector  público  y  privado  y  de  un  marco  
legal  que  las  ampare;  las  deficiencias  en  programas  reales  de  financiamiento  a  tasas  de  interés  
estables   y   adecuadas;   el   bajo   nivel   educacional   y   gestión   administrativa   y   contable   de   los  
propietarios   y   empleados   de   estas   unidades   productivas   y   finalmente   los   elevados   costos   de  
operación  sustentados  en  el  alto  costo  país.    
 
Según  CODOPYME,  la  reducida  capacidad  económica  de  la  mayoría  de  estas  unidades  limita  las  
posibilidades  de  incorporar  modernas  tecnologías  al  proceso  productivo  y  obliga  a  operar  en  
pequeña  escala.    
 
Dentro  de  las  ventajas  que  aduce  esta  misma  entidad,  destacan  que  estas  unidades  economías  
facilitan  el  desarrollo  de  destrezas  empresariales,  aseguran  la  expansión  de  oportunidades  de  
70  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

mercadeo   y   en   su   mayoría   utilizan   materias   primas   locales   promoviendo   el   encadenamiento  
productivo.  
 
Por  otro  lado,  las  microempresas  representan  una  vía  —algunas  veces  única—  de  generar  más  
ingresos  para  contribuir  al  presupuesto  familiar.    
 
Finalmente,   la   falta   de   capital   se   compensa   con   el   ingenio   y   la   motivación   de   los  
emprendedores   los   cuales   desarrollan   innovadoras   estrategias   para   mantenerse   en   el  
mercado.  
 

16.

LA  ECONOMIA  SOLIDARIA  Y  LAS  MICROFINANZAS  

 
En   el   marco   de   las   reformas   neoliberales   que   se   implementaron   en   las   economías  
latinoamericanas   y   del   mundo   durante   los   80s   y   90s   y   que   promovieron   por   un   lado   la  
urbanidad  y  la  exclusión  de  grandes  segmentos  de  población,  y  por  el  otro  la  concentración  y  
monopolización  de  la  banca,  surgieron  instituciones  que  se  propusieron  ofrecer  oportunidades  
financieras  a  la  multitud  de  excluidas  y  excluidas  del  sistema  bancario,  creando  un  fenómeno  
que   hoy   conocemos   como   las   micro   finanzas,   fuente   de   crédito   vital   para   muchos  
trabajadores/as  autónomos/as.    
 
Las   Organizaciones   No   Gubernamentales   (ONGs)   y   las   cooperativas,   líderes   en   este   proceso,  
fueron   progresivamente   incorporando   nuevas   metodologías   de   evaluación   crediticia   bajo  
parámetros   que   permitían   la   atención   de   las   necesidades   financieras   de   este   ejército   de  
trabajadores,  que  no  eran  sujetos  de  crédito  de  los  bancos  formales.  
 
Aunque  las  micro  finanzas  están  dirigidas  prioritariamente  a  los  excluidos  del  sistema  bancario  
y  son  en  sí  mismas  una  experiencia  cercana  a  la  perspectiva  de  la  Economía  Solidaria  por  los  
beneficiarios   y   por   las   características   en   que   se   desarrollan;   en   los   últimos   años   se   ha  
desarrollado   en   el   interior   de   esta   tendencia   una   forma   particular   que   han   titulado   finanzas  
solidarias,   la   cual   intenta   replantear   este   tipo   de   finanzas   que   se   han   visto   forzadas   por   la  
"bancarización”   hacia   la   noción   de   solidaridad,   que   prioriza   el   establecimiento   de   vínculos  
sociales  entre  los  clientes,  y  entre  los  clientes  y  la  institución,  creando  y  consolidando  el  capital  
social  en  y  con  los  usuarios.  
 
Las  organizaciones  que  se  dedican  a  las  finanzas  solidarias  se  caracterizan,  a  diferencia  de  las  
que   únicamente   ejecutan   programas   de   microfinanzas   convencionales,   por   la   formación   de  
grupos,  las  reuniones  y  el  pago  regular  de  cuotas,  la  disposición  de  fondos  de  cooperación  para  
la  ayuda  mutua,  entre  otros.  
 
Mientras   las   instituciones   microfinancieras   “bancarias”,   consideran   que   el   crédito   por   sí   sólo  
basta   para   mejorar   las   condiciones   de   lo/as   individuos,   las   solidarias,   se   preocupan   por  
comprender  e  incidir  en  el  entorno  social  en  el  que  se  desenvuelven  sus  clientes,  por  preservar  
los   vínculos   sociales   que   refuerzan   su   capital   social   y   por   construir   su   sistema   financiero  
propio.  
 
Es   por   tanto,   que   esta   forma   de   finanzas   actuará   siempre   en   función   de   los   contextos   que  
intentará  conocer,  para  servirlos  y  valorarlos  más.  El  éxito  para  estas  finanzas  es  el  impacto  en  
el   capital   social,   en   tejer   los   vínculos   sociales   entre   los   clientes   y   entre   los   clientes   y   la  
institución  y  en  la  autonomía  de  sus  clientes.  
 

71  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Es   posible   definir   como   capital   social   aquella   capacidad   de   cooperar   y   de   actuar  
colectivamente  utilizando  o  creando  los  vínculos  sociales  necesarios  para  conseguir  objetivos  
solidarios   y   sostenibles   comunes.   El   capital   social   más   allá   de   la   suma   de   las   capacidades  
individuales,   es   un   capital   colectivo   que   pertenece   al   grupo   y   que   le   permite   garantizar   su  
cohesión,  su  permanencia  y  su  acción.  

 

16.1. Las  micro  finanzas  en  la  República  Dominicana  
Este   fenómeno   no   escapa   a   la   República   Dominicana,   en   donde   es   posible   identificar   un  
movimiento   establecido   de   microfinanzas   y   una   gran   cantidad   de   organizaciones   que  
incursionan  en  esta  actividad.    Y,  aunque  no  existe  información  oficial  sobre  finanzas  solidarias,  
elaboramos   este   segmento   en   base   al   Informe   “Sondeo   sobre   las   Microfinanzas   en   la  
República   Dominicana”   elaborado   en   septiembre   del   2008   por   Marina   Ortiz   y   Mario   Dávalos  
para  CORDAID.  
 
Según  el  informe  citado,  el  primer  programa  de  micro  financiamiento  se  inició  en  el  año  1981  a  
través   de   la   Fundación   Dominicana   de   Desarrollo   (FDD)   desarrollándose   en   las   últimas   dos  
décadas  una  tendencia  hacia  la  provisión,  por  parte  de  estas  entidades,  de  servicios  financieros  
completos,   que   incluye   servicios   de   ahorro   y   créditos,   así   como   productos   directamente  
vinculados   a   actividades   productivas   también   al   consumo,   a   viviendas,   a   microseguros,   a   la  
educación,  etc.    
 
Esta  mencionada  tendencia  tuvo  sus  orígenes  en  las  ONGs  y  cooperativas  que  por  el  limitado  
acceso   al   financiamiento   de   los   más   pobres   y   la   expansión   de   un   dinámico   sector   informal  
incursionaron  en  la  provisión  de  financiamiento  para  los  propietarios  de  empresas  informales  
o  trabajadores  autónomos  a  fin  de  que  pudiesen  incrementar  la  capacidad  de  generar  ingresos  
y  mejorar  sus  condiciones  de  vida.  
 
Las   ONGs,   desde   una   óptica   social   y   de   desarrollo,   han   creado   estructuras,   sistemas   y  
tecnologías   con   la   función   de   otorgar   financiamientos   de   este   tipo;   sin   embargo,   esos  
programas   se   han   hecho   autosuficientes   y   han   forjado   sus   propias   normas   y   sistemas   de  
control  para  llevar  a  cabo  la  actividad  micro  financiera,  dado  las  características  especiales  de  la  
población  que  atienden.  
 
El   desarrollo   acelerado   del   sector   de   los   trabajadores   autónomos,   cuyas   necesidades   de  
crédito   quedan   insatisfechas   por   la   banca   comercial,   obligó   a   muchas   de   las   instituciones   de  
microcrédito   a   expandir   sus   servicios,   a   fin   de   atender   la   demanda   del   mercado.   Este  
fenómeno   a   su   vez   promovió   la   formalización   de   muchas   de   dichas   entidades,   ya   que   las  
fuentes   de   recursos,   fundamentalmente   donaciones,   líneas   de   crédito   y   otras   similares,  
resultaban  insuficientes  para  satisfacer  la  demanda  de  crédito  existente.  
 
Por   otra   parte,   las   regulaciones   contribuyeron   a   fomentar   la   transformación   de   las   ONGs   de  
microcrédito  en  entidades  financieras  reguladas,  debido  a  que  éstas  son  las  únicas  autorizadas  
a   realizar   operaciones   de   captación   de   recursos   del   público   a   través   de   los   diversos  
instrumentos  de  ahorro.  Dos  ejemplos  de  instituciones  microfinancieras  no  reguladas  que  se  
convirtieron  en  bancos  para  atender  el  sector,  fueron  ADEMI  y  ADOPEM,  hoy  Banco  de  Ahorro  
y  Crédito  ADEMI  y  Banco  de  Ahorro  y  Crédito  ADOPEM.  
 
A   la   par   de   que   las   ONGs   micro   financieras   se   convertían   progresivamente   en   bancos,  
demostrando  que  era  une  empresa  rentable  y  sostenible,  se  produjo  la  incursión  de  los  bancos  
comerciales  en  este  mercado,  los  cuales  empezaron  a  preparar  programas  especiales  para  el  
sector.  
 
72  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Por   otro   lado,   las   principales   instituciones   no   reguladas   que   ejecutan   programas   de  
microcrédito   descritas   en   el   informe   en   cuestión   son   la   Asociación   para   el   Desarrollo   de   la  
Provincia   Espaillat   (ADEPE),   la   Asociación   para   la   Inversión   y   el   Empleo   (ASPIRE),   La   Asociación  
Tú,   Mujer,   el     Centro   de   Solidaridad   para   el   Desarrollo   de   la   Mujer   (Ce-­‐Mujer),   el   Centro  
Dominicano   de   Desarrollo,   Inc.   (CDD),   las   Cooperativas   de   la   Asociación   de   Instituciones  
Rurales   de   Ahorro   y   Crédito   (AIRAC),   la   Cooperativa   de   Servicios   ADEPE   (Coop-­‐ADEPE),  
Esperanza   Internacional,   el   Fondo   Ecuménico   de   Préstamos   para   la   Rep.   Dom.   (ECLOF),   el  
Fondo   de   Inversión   para   el   Desarrollo   de   la   Microempresa   (FIME),   el   Fondo   para   el   Desarrollo,  
Inc.   (FONDESA),   la   Fundación   Dominicana   de   Desarrollo,   Inc.   (FDD),   la   Fundación   San   Miguel  
Arcángel,  la  Fundación  Sur  Futuro,  el  Instituto  Dominicano  para  el  Desarrollo  Integral  (IDDI)  y  
Mujeres  en  Desarrollo  Dominicana,  Inc.  (MUDE).    
 
16.2. Datos  de  las  Micro  finanzas  en  la  República  Dominicana    
Según   el   informe   citado,   las   tres   instituciones   reguladas   que   existen   (Banco   ADEMI,   Banco  
ADOPEM  Y  Banco  Pyme  BHD)  en  conjunto  tenían  una  cartera  vigente  de  RD$5,747.4  millones,  
lo   cual   asciende   a   un   2%   de   la   cartera   de   créditos   de   los   bancos   comerciales   para   todos   los  
sectores,   y   se   distribuye   entre   126,281   clientes,   con   un   préstamo   promedio   de   alrededor   de  
RD$47,373  pesos.    
 
Por   otro   lado,   las   principales   instituciones   no   reguladas   de   microfinanzas   en   el   país   tenían   a  
mayo  del  2008  una  cartera  vigente  de  RD$2,641.6  millones,  lo  cual  asciende  a  un  0.9%  de  la  
cartera  de  créditos  de  los  bancos  comerciales  para  todos  los  sectores,  y  se  distribuye  a  su  vez  
entre  86,242  clientes  y  el  préstamo  promedio  asciende  a  RD$29,625  pesos.    
 
Según   el   informe,   la   cartera   de   crédito   de   estas   entidades   representaba   en   2008   el   22%   de   los  
préstamos   otorgados   al   sector   de   la   micro   y   pequeña   empresa   a   esa   fecha,   tomando   en   su  
conjunto   el   monto   prestado   por   los   bancos   de   ahorro   y   crédito,   las   cooperativas   de   AIRAC   y  
estas   instituciones.     Juntas,   ambas   categorías   de   instituciones   micro   financieras,   representan  
casi  el  3.0%  de  la  cartera  de  crédito  del  país,  siendo  esta  cifra  importante  desde  el  punto  de  
vista  económico  y  social.    
 
En   estos   últimos   años   ha   habido   un   dinamismo   de   la   cantidad   de   créditos   otorgados,   por  
ejemplo  el  año  2007  registró  un  incremento  de  un  19%  de  clientes  en  relación  con  el  año  2006,  
y  para  mayo  del  2008  se  observa  un  aumento  del  17%  en  relación  con  las  cifras  del  año  2007.  
 
Es   un   mercado   relativamente   concentrado   ya   que   más   del   75%   de   la   cartera   de   préstamos  
vigentes   de   las   instituciones   no   reguladas   estaba   en   manos   de   dos   instituciones   a   mayo   del  
2008:   Cooperativa   de   la   Asociación   de   Desarrollo   de   la   Provincia   de   Espaillat   (54.1%)   y  
FONDESA   (21.8%).   En   tanto   que   la   proporción   restante   está   colocada   en   las   11   demás  
instituciones  consideradas  en  el  informe.  
 
En  adición  a  estas  instituciones,  existen  muchas  ONGs  y  cooperativas  que  operan  programas  
de   microcrédito   con   poco   alcance   a   nivel   nacional.   Según   el   informe,   muchas   veces   estas  
instituciones   manejan   programas   sociales,   conjuntamente   con   las   actividades   crediticias,   sin   la  
diferenciación  contable  de  sus  operaciones,  lo  que  dificulta  la  disponibilidad  de  informaciones.  
 
En  el  país  ha  podido  observar  la  proliferación  de  una  gran  cantidad  de  organizaciones  que  se  
dedican   a   la   actividad   del   microfinanciamiento,   esencialmente   bajo   la   modalidad   de   Fondos  
Rotatorios.  Dichos  fondos  van  dirigidos  especialmente  apoyar  aquellas  actividades  productivas  
que   se   desarrollan   en   el   ámbito   rural   y   en   las   zonas   marginales   de   las   ciudades   para  
actividades   que   normalmente   no   califican   para   ser   objeto   de   financiamiento   por   parte   de   la  
banca  formal,  según  sus  criterios.  
73  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Los  Fondos  Rotatorios  constituyen  el  mecanismo  de  microfinanciamiento  más  habitual  en  los  
países   subdesarrollados.   Se   han   utilizado   de   forma   tradicional   en   otras   latitudes   bajo  
diferentes  modalidades.  En  el  caso  particular  de  la  República  Dominicana,  los  fondos  rotatorios  
que   administran   las   ONGs,   se   constituyen   mayormente   mediante   proyectos   que   han   sido  
elaborados  para  estos  fines.  En  sentido  general  los  fondos  rotatorios  son  unidades  crediticias  
destinadas   a   financiar   unidades   productivas   a   nivel   micro,   como   es   el   caso   de   la   producción  
agropecuaria   a   pequeña   escala   y   la   economía   informal,   tanto   en   el   sector   rural   como   en   las  
zonas   marginales   de   las   ciudades,   con   el   objetivo   superior   de   llegar   a   la   consecución   de   un  
aumento  en  la  calidad  de  vida  de  los  usuarios.  
 
Tabla  -­‐11    -­‐  Resumen  de  las  instituciones  de  micro  finanzas  en  RD  
Institución  
Año  de  inicio  de   Cartera  de  
Número  de  
Monto  
operación  
préstamos  
clientes  mayo  
promedio  del  
vigente  a  mayo   2008  
prestamos  
2008  
(RD$)  
Banco  Ademi  
1998  
4,481,419,877  
51,641  
80,000  
Pyme  BHD  
2004  
261,000,000  
5,177  
48,119  
Banco  Adopem   2004  
1,004,963,432  
70,063  
14,000  
Sub  total  
 
5,747,383,309  
126,881  
47,373  
No  Reguladas  (ONG´s  y  Cooperativas)  
ASPIRE    
1983  
118,048,405  
9,930  
14,000  
FONDESA    
1982  
576,498,994  
19,183  
30,000  
FDD    
1966  
123,886,290  
7,528  
22,000  
COOP.  ADEPE    
2000  
1,430,000,000  
13,957  
45,000  
ADEPE    
1975  
2,931,446  
347  
8,500  
Esperanza  
1998  
51,147,744  
8,260  
6,000  
Internacional    
FIME    
1995  
39,051,364  
3,194  
20,500  
MUDE    
1980  
28,150,136  
922.  
15,000  
FSMA    
2005  
52,648,988  
7,279  
7,000  
CDD    
1991  
36,954,809  
2,919  
19,000  
ECLOF    
1984  
66,200,000  
8,270  
8,000  
Sur  Futuro    
2001  
10,047,953  
953  
18,000  
IDDI    
1992  
106,000,000  
3,500  
30,000  
Sub  Total    
 
2,641,566,129  
86,242  
29,625  
Cooperativas  
 
3,741,863,924  
 
 
AIRAC*    
TOTAL  
 
12,130,813,362     194,744  
 
 
Fuente:  
 
Por   otro   lado,   en   los   últimos   años,   las   instituciones   financieras   reguladas   que   prestan   servicios  
financieros   al   sector   de   los   trabajadores   autónomos   se   han   incrementado.   En   el   caso   de   la  
banca   múltiple,   algunas   entidades   están   incursionando   en   este   mercado   son   el   Banco   de  
Reservas,  el  Banco  Popular  y  el  Scotiabank.    
 
Por  ejemplo,  el  Banco  de  Reservas  tiene  dos  programas  dirigidos  a  este  sector:  MULTIPYME  Y  
MERCAMYPE.   Además,   este   Banco   sirve   de   agente   de   canalización   de   los   recursos   de  
PROMIPYME,   programa   de   apoyo   al   sector   que   lleva   a   cabo   el   Gobierno.   Los   montos   de   los  
74  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

créditos  de  PROMIPYME  van  desde  10  mil  hasta  5  millones  de  pesos,  con  plazos  que  pueden  
ser  desde  36  hasta  84  meses.  
 
MULTIPYME  es  un  programa  crediticio  por  montos  que  van  desde  250  mil  hasta  3  millones  de  
pesos.  Por  otro  lado,  MERCAMYPE  está  orientado  a  préstamos  de  microempresa  desde  25  mil  
a  50  mil  pesos.  Este  último  programa,  orientado  más  específicamente  a  la  microempresa,  se  
inició  en  el  año  2001.  A  marzo  del  2006,  la  cartera  crediticia  del  mismo  alcanzaba  los  RD$224  
millones  aproximadamente,  conformada  por  unos  4,100  clientes,  reportando  un  nivel  de  mora  
de  un  3%.  Dicho  servicio  se  ofrece  en  casi  todas  las  sucursales  del  Banco  de  Reservas  en  todo  
el   territorio   nacional.   Con   respecto   a   la   distribución   sectorial   del   crédito,   la   cartera   de    
MERCAMYPE   se   orienta   en   un   70%   al   sector   comercio,   un   23%   al   sector   servicios   y   un   7%   a  
actividades  productivas.  
 
Por   otro   lado,   el   Scotiabank   está   incursionando   en   el   sector   de   los   microemprendimiento  
recientemente,  luego  de  adquirir  en  febrero  del  2008  la  cartera  de  préstamos  del  Banco  Altas  
Cumbres.   En   los   últimos   meses   han   desarrollado   una   campaña   de   fuerte   penetración   al  
mercado  microfinanciero,  incrementando  su  plantilla  de  oficiales  de  créditos  y  destinando  más  
recursos  hacia  ese  segmento  de  mercado.  
 
16.3.
El  caso  de  FINSA  
Desde  hace  unos  años  el  IDEAC  ejecuta  un  proyecto  de  financiamiento  de  carácter  solidario  a  
través   del   Fondo   de   Inversiones   Solidarias   para   la   Autogestión,   FINSA,   el   cual   desarrolla   una  
política   de   crédito   dirigida   a   organizaciones   de   productores,   ONGs,   grupos   de   mujeres,  
cooperativas,  entre  otros,  en  proyectos  socio-­‐productivos  que  promuevan  el  desarrollo  local,  
la  participación  y  el  fortalecimiento  institucional.    
 
En  la  actualidad,  después  de  dos  años  de  ejecución,  el  FINSA,  ha  financiado  proyectos  diversos  
a   30   organizaciones,   grupos   o   cooperativas.   Durante   el   período   2008-­‐   2009   el   FINSA   ha  
ejecutado  93  préstamos  por  un  valor  de  29.3  millones  de  pesos.  El  aporte  de  este  novedoso  
sistema  de  financiamiento  solidario  se  puede  medir  en  los  2,600  empleos  que  ha  generado  su  
actividad  crediticia,  con  un  valor  de  la  producción  de  todos  los  emprendimientos  financiados  
de  93.23  millones  de  pesos.  
 
 
Tabla  -­‐12  Nivel  de  desempeño  de  los  emprendimientos  financiados  por  FINSA  
Enero  2008  hasta  30  noviembre  2009.  
#  Socio/a  beneficiario/a    

 Estimado  #  
empleos  genera  
actividad  
productiva/negocio  
(año  2008-­‐2009)    

 rd$  
desembo
lsos  a  
prestam
os  
recibido  
de  finsa      

 saldo  rd$  cartera  
(prestamos  vigentes  
con  finsa)    

 valor  rd$  
produccion/ven
tas  bruta  
emprendimient
os  financiados  
durante  el  
periodo    

 H  

M    

 total    

 fijo    

   

 #  
 valor  rd$    
prests.    

   

1,412    

820    

2,206    

124    

29,314,9
27.41    

93    

93,225,413.06    

 
temporer
o    
2,524    

18,242,640
.41    

Fuente:  FINSA  

75  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
16.4.
Distribución  geográfica  de  las  entidades  de  micro  finanzas  
Como   era   de   esperarse,   la   mayoría   de   las   entidades   que   desarrollan   la   actividad   del  
microcrédito,  al  atender  una  clientela  distribuida  entre  lo  rural  y  lo  urbano,  operan  sucursales  
en  casi  todas  las  provincias  del  país,  siendo  las  entidades  reguladas  las  que  cubren  un  mayor  
espacio  en  términos  geográficos  
 
Por   ejemplo,   según   el   citado   informe,   el   Banco   ADEMI   y   Banco   ADOPEM   son   las   que   más  
presencia   tienen   en   diversos   puntos   geográficos   de   todo   el   país,   con   35   y   26   locales,  
respectivamente.  En  cuanto  a  las  instituciones  no  reguladas,  FONDESA  es  la  que  registra  una  
mayor   cobertura,   aunque   concentrada   en   la   Región   Norte,   pues   tiene   25   sucursales  
diseminadas  en  varias  provincias.    
 
Otras   instituciones   no   reguladas   tienen   un   ámbito   de   operación   más   reducido,   pues   funcionan  
en  una  o  dos  regiones  del  país.  Por  ejemplo,  la  Fundación  Sur  Futuro  y  FIME  tienen  una  mayor  
presencia   en   la   región   Sur,   en   tanto   que   la   Fundación   San   Miguel   Arcángel   concentra   sus  
operaciones  en  Santo  Domingo  y  las  provincias  periféricas  de  Monte  Plata  y  San  Cristóbal.    
 
Finalmente   algunas   ONGs,   como   la   FDD,   han   diversificado   más   su   expansión   geográfica  
teniendo   sucursales   en   Santo   Domingo,   en   la   Región   Norte   y   en   la   Región   Sur   del   país.  
Esperanza  Internacional  está  ofreciendo  servicios  en  la  región   Este,  además  de  Santo  Domingo  
y  el  Cibao.  
 
Por   otro   lado,   la   distribución   de   la   cartera   entre   zona   urbana   y   rural   presenta   variaciones  
según  el  tipo  de  entidad.  Algunas  entidades  tienen  concentrada  en  las  zonas  urbanas  toda  la  
cartera   de   crédito,   mientras   que   otras   operan   en   áreas   mayormente   en   áreas   rurales.     Los  
bancos  de  ahorro  y  crédito  tienen  una  mayor  proporción  de  clientes  en  las  zonas  urbanas,  a  
excepción  de  ADOPEM  que  más  de  la  mitad  de  su  clientela  está  ubicada  en  zonas  rurales.  
 
En  cuanto  a  las  demás  instituciones  de  microfinanzas,  se  observa  una  fuerte  concentración  en  
zonas  urbanas  de  FONDESA,  FDD,  CDD  y  ASPIRE,  mientras  que  FIME,  la  Fundación  Sur  Futuro,  
la   Fundación   San   Miguel   y   Esperanza   Internacional   tienen   una   mayor   oferta   de   servicios  
financieros  para  las  zonas  rurales.  
 
16.5.
Distribución  por  Género  de  los  micro  financiamientos  
Sin  duda  alguna,  la  mayoría  de  la  cartera  de  préstamos  de  las  instituciones  de  microfinanzas  
está   concentrada   en   mujeres,   quienes   reciben   más   atención   de   las   ONGs.   Algunas   de   éstas  
tienen  casi  toda  su  cartera  enfocada  en  préstamos  femeninos,  pues  su  misión  se  corresponde  
con   promover   las   iniciativas   de   desarrollo   de   la   mujer   dominicana,   tales   como   ADOPEM   y  
MUDE.   Así,   la   mayoría   de   las   instituciones   no   reguladas   tienen   como   principales   clientes   a  
mujeres.   Sólo   FONDESA   y   COOP-­‐ADEPE   tienen   más   de   la   mitad   de   sus   créditos   otorgados   a  
hombres.    
 
En   el   caso   de   las   instituciones   reguladas   y   excluyendo   al   Banco   ADOPEM,   que   siempre   ha  
tenido   una   clientela   primordialmente   femenina,   las   demás   entidades   financieras   tienen   un  
mayor  porcentaje  de  préstamos  otorgados  a  hombres  que  a  mujeres.  
 
Según  el  citado  informe,  esta  participación  de  la  mujer  como  sujeto  de  crédito  guarda  relación  
con   que   alrededor   de   la   mitad   de   las   microempresas   son   propiedad   de   mujeres   Además,   las  
microempresas   han   constituido   el   vehículo   de   inserción   laboral   de   muchas   mujeres   en   los  
últimos  años.  
 
76  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Cabe   resaltar   que   uno   de   los   efectos   positivos   de   las   microfinanzas   está   relacionado   con   el  
empoderamiento   de   las   mujeres.   Según   el   informe   citado,   las   mujeres   tienen   mejor  
desempeño  en  el  pago  de  sus  préstamos  que  los  hombres,  así  como  mejores  prácticas  en  el  
uso   del   dinero   que   las   lleva   a   incrementar   el   ingreso   y   el   bienestar   en   sus   hogares.   Se   ha  
encontrado  que  el  acceso  a  servicios  financieros  hace  a  las  mujeres  tener  mayor  confianza  en  
sí  mismas,  ser  más  participativa  e  integrarse  mejor  a  la  comunidad  y  a  la  familia.  
 
16.6.
Distribución  por  sector  productivo  de  los  micro  financiamientos  
Los  sectores  comercio  y  servicios  constituyen  el  principal  destino  del  crédito  que  otorgan  las  
entidades  de  microfinanciamiento  que  operan  en  el  país,  siendo  los  colmados  (tienda  de  venta  
de   alimentos   y   bebidas)   y   los   salones   de   belleza   las   actividades   más   preponderantes   de   las  
microempresas  y,  a  su  vez,  más  sujetos  de  crédito.  
 
Las  empresas  manufactureras  son  más  sujeto  de  crédito  de  las  instituciones  reguladas  que  de  
las  no  reguladas,  siendo  la  excepción  la  FDD  que  tiene  una  mayor  proporción  de  su  clientela  en  
el  proceso  de  transformación  de  materias  primas.    
 
Las   instituciones   de   microfinanzas   han   incorporado   nuevos   productos   de   crédito,   ofreciendo  
financiamiento   para   la   reparación   de   viviendas,   para   transporte,   consumo   e   incluso   para  
actividades  agropecuarias.  
 
Las  micro  finanzas,  parte  de  ellas  posiblemente  categorizadas  como  solidarias,  constituyen  la  
mejor  y  quizás  la  única  opción  para  el  ejército  de  hombres  y  mujeres  cuya  incorporación  a  la  
vida  económica  no  ha  sido  posible  ni  a  través  del  sector  laboral  formal,  ni  a  través  de  acceder  a  
fuentes  de  financiamiento  convencionales.  
 
Para   las   ONG’s   que   trabajan   en   programas   de   microfinanciamiento   con   un   sentido   social,   el  
reto   ha   sido   la   sostenibilidad   un   programa   de   crédito   para   los   más   marginados,   sin   perder   a   la  
vez   el   objetivo   de   promover   el   desarrollo   comunitario   y   que   al   mismo   tiempo   este   fondo  
pueda  ser  sostenible  en  el  tiempo.  
 
Desde   la   perspectiva   de   la   Economía   Solidaria,   tanto   los   programas   estatales   de   apoyo   a   las  
iniciativas   económicas   de   pequeños   productores,   como   las   entidades   de   micro   crédito  
reguladas,  están  orientados  fundamentalmente  a  financiamiento,  pero  no  siempre  toman  en  
cuenta  el  desarrollo  asociativo,  el  acceso  a  nuevos  mercados,  las  alianzas  estratégicas,  etc,  con  
miras   a   lograr   la   renovación   tecnológica,   las   certificaciones   internacionales   de   calidad,  
innovaciones,  acceso  a  mercados  internacional,  entre  otras.  
 
Sólo  algunas  ONG  tienen  programas  que  canalizan  servicios  financieros  y  de  apoyo  al  sector  y  
que   incluyen   esquemas   de   financiamiento   integrales   incluyendo   seguimiento,   capacitación,  
promoción  de  la  asociatividad,  entre  otros.    
 

17.

LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  LAS  EXPORTACIONES  

 
El  aporte  de  la  economía  de  la  solidaridad  a  las  exportaciones  dominicanas,  para  los  fines  de  
este   estudio,   podrá   ser   estimado   gráficamente   a   razón   del   valor   de   las   exportaciones   de  
productos   agropecuarios   dominicanos   en   el   marco   de   la   experiencia   solidaria   de   Comercio  
Justo.  
 
Tres  son  los  productos  principales  de  los  cuales  hay  constancia  que  participan  en  el  régimen  de  
Comercio  Justo  en  la  República  Dominicana,  a  saber,  el  banano,  el  café  y  el  cacao,  los  cuales  
77  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

son  tres  de  los  principales  productos  de  exportación  agropecuarios  del  país.  Los  tres  frutos  son  
producidos   por   organizaciones   agrícolas   importantes.     El   cacao   y   el   café   corresponden   a   los  
asimismo  a  productos  tradicionales.  
 
Las   estadísticas   oficiales   lamentablemente   no   recogen   información   sobre   la   experiencia   de  
Comercio  Justo,  no  hay  registros  que  diferencien  las  exportaciones  en  el  régimen  tradicional,  
de  las  que  se  realizan  en  el  marco  de  este  sistema.  Los  estimados  con  que  contamos  han  sido  
obtenidos  de  las  mismas  asociaciones  y  empresas  que  exportan  bajo  comercio  justo.  
 
17.1. El  caso  del  cacao  
El   cacao   ha   sido   desde   hace   siglos   uno   de   los   productos   de   exportación   más   importantes   de   la  
República   Dominicana.   Es   el   tercer   producto   de   exportación   agropecuaria   del   país   sólo  
superado,  pero  de  cerca,  por  el  Azúcar.  
 
La  producción  de  cacao  está  dispersada  por  las  zonas  altas  y  de  altura  media  de  la  República  
Dominicana,  tales  como  la  sierra  de  Yamasá,  la  Cordillera  Oriental,  la  Sierra  de  Samaná  por  la  
zona  de  Sánchez,  en  el  Norte  las  zonas  de  San  Francisco  y  Salcedo  y  en  el  Este,    la  región  de  
Hato  Mayor  y  Sabana  de  la  Mar.    
 
En  República  Dominicana,  el  cacao  es  un  producto  significativo,  con  una  participación  de  0.15%  
en   el   PIB   y   un   2.23%   del   PIBA   (2005).   Desde   el   punto   de   vista   social,   de   su   cultivo   y  
comercialización   dependen   de   manera   directa   más   de   40,000   hogares   dominicanos   e  
indirectamente  a  más  de  350,000  personas.    
 
La   República   Dominicana   es   también   el   primer   productor   y   exportador   de   cacao   orgánico   al  
nivel   mundial   (noveno   exportador   de   cacao   a   nivel   mundial),   exportando   casi   36   mil   toneladas  
métricas   (en   todos   los   tipos   de   cacao   y   sus   manufacturas),   logrando   exportaciones   por   un  
monto   de   106.7   millones   de   dólares   para   2008,   representando   también   un   2%   de   las  
exportaciones  totales  del  país.  
 
En   la   República   Dominicana,   los   productores   de   cacao   están   agrupados   a   través   de   la  
confederación   nacional   de   cacaocultures   dominicanos   (CONACADO)   la   cual   desarrolla   la  
importante   función   de   mantener   alta   la   calidad   de   la   producción,   siendo   hoy   el   80%   de   su  
cacao   biológico.   Al   mismo   tiempo,   esta   estructura   ha   permitido   la   apertura   al   mercado  
internacional   mediante   el   comercio   justo,   que   garantiza   ingresos   suficientes   para   la   creación  
de   importantes   servicios   como   el   micro   crédito   y   posibilidades   laborales   para   la   mano   de   obra  
femenina.    
 
Aunque   no   estuvieron   disponibles   los   datos   exactos,   nuestra   estimación   arroja   que  
CONACADO   produce   entre   50   y   un   60%   de   la   producción   total   del   país,   siendo   exportado  
alrededor  de  un  70%  en  el  marco  de  Comercio  Justo  de  este  cacao  producido  lo  que  al  precio  
actual,  mas  10U$  de  premio  por  cada  kilo.  
 
17.2. El  caso  del  café  
El   café   es   también   uno   de   los   productos   de   exportación   más   tradicionales   de   la   República  
Dominicana.   Es   el   cuarto   producto   de   exportación   agropecuaria   del   país.   Sin   embargo   los  
dominicanos   registran   un   consumo   de   café   significativamente   elevado   alcanzando   consumir  
más  del  70%  de  la  producción  
 
La  producción  cafetalera  se  encuentra  localizada  en  los  sistemas  montañosos  del  país,  donde  
la   pobreza   es   más   grave,   tales   como   la   Cordillera   Central   por   el   norte   en   Bonao,   Salcedo,  
78  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Jarabacoa,  Constanza  y  por  el  Sur  en  San  José  de  Ocoa,  Elías  Piña  y  Azua,  también  en  la  sierra  
de  Bahoruco  (en  Barahona),  en  la  sierra  de  Neyba  y  en  Cordillera  Septentrional.  
 
El  mercado  local  del  café  tiene  una  estructura  monopólica,  donde  dos  marcas  de  una  misma  
empresa   controlan  el   98%  de  la  demanda,  dedicándose  la  mayor  parte  del  café  producido  por  
los  pequeños  productores  a  la  exportación.    
 
En   República   Dominicana,   el   café   tiene   una   gran   incidencia   involucrando   indirectamente   al  
menos   a   unas   500,000   personas,   las   cuales   dependen   indirectamente   y   para   algunas   cuales  
este  cultivo  representa  su  modo  de  subsistencia  y  única  fuente  de  ingreso.    
 
Según  el  Instituto  Dominicano  de  Investigaciones  Agropecuarias  y  Forestales  (IDIAF),  el  78%  de  
los  cafetaleros  son  pequeños  y  tienen  fincas  de  una  a  50  hectáreas.    
 
Las  exportaciones  de  café,  el  cual  es  un  producto  de  amplio  consumo  en  el  país,  alcanzaron  las  
4,784   toneladas   métricas   en   2008   (en   todos   los   tipos   de   cacao   y   sus   manufacturas),  
significando  una  captación  de  divisas  por  17.4  millones  de  dólares,  representando  al  menos  un  
0.4%  de  todas  las  exportaciones  del  país.  
 
En   la   República   Dominicana,   los   pequeños   productores   de   café   están   agrupados   en   la  
Federación   de   Caficultores   del   Sur   (FEDECARES)   y   la   Unión   de   caficultores   del   Norte  
(UNACAFEN),   la   primera   con   7,500   miembros   y   la   segunda   con   al   menos   8,300   miembros   para  
un  total  de  15,800  productores  asociados.  
 
En   el   año   1989,   FEDECARES   entró   a   formar   parte   del   Comercio   Justo,   con   la   iniciativa   de   la  
Fundación  Max  Havelaar,  que  más  adelante  se  conoce  como  les  fue  otorgada  la  certificación  
FLO  (Fairtrade  Labelling  Organization).  El  comercio  justo  ha  sido  una  herramienta  clave  para  el  
lanzamiento  de  la  Federación  en  el  comercio  internacional.  
 
La  tendencia  mundial  es  la  de  fomentar  el  desarrollo  de  cafés  especiales  especialmente  los  que  
se  caracterizan  por  un  proceso  de  producción  respetuoso  de  los  derechos  humanos  y  sociales  y  
del  medio  ambiente.  
 
FEDECARES   produce   entre   10   y   12%   de   la   producción   total   de   café   del   país,   mientras   que  
ambas  organizaciones  (FEDECARES  Y  UNACAFEN)  producen  en  conjunto  aproximadamente  un  
30%  del  café  nacional.    
 
Toda  la  producción  de  FEDECARES  se  enmarca  en  iniciativas  de  Comercio  Justo.  El  90%  de  su  
producción   es   orgánica   y   amigable   con   el   ambiente.   FEDECARES   se   ocupa   de   recolectar   el   café  
verde  (seleccionado  y  descascarado  antes  del  tueste)  para  venderlo  sobre  todo  a  los  mercados  
de  Canadá,  España,  Estados  Unidos  y  Francia.    
 
UNACAFEN,   por   su   parte,   surge   tomando   como   referencia   el   ejemplo   de   Procafé   (unión   de  
pequeños   y   medianos   productores   de   Centroamérica,   México   y   Caribe),   fundada   en  
septiembre  de  1991.  
 
UNACAFEN   tiene   como   objetivo   crear   un   tejido   organizativo   a   través   de   los   pequeños   y  
medianos  productores  para  lograr  incidencia  sobre  la  política  cafetalera  nacional.  Además  se  
plantea  buscar  los  mecanismos  para  agregar  valor  al  café  y  poder  comercializarlo.  Y,  a  su  vez,  
la  búsqueda  de  estrategias  y  alternativas  para  reducir  el  impacto  de  los  intermediarios  en  su  
distribución,  aumentar  los  ingresos  y  mejorar  así  la  calidad  de  vida  de  los  productores.    
 
79  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Con   el   apoyo   de   Oxfam   Internacional,   UNACAFEN   se   integró   a   la   campaña   de   Comercio   con  
Justicia,   apoyando   todas   las   iniciativas   para   mejorar   los   precios   y   condiciones   de   venta   del  
café.    
 
Tampoco   estuvieron   disponibles   los   datos   exactos   para   el   caso   del   cafe,   similar   ejercicio   nos  
nuestra   que   ambas   organizaciones   producen   aproximadamente   un   30%   de   la   producción   total  
del  país,  siendo  exportado  alrededor  de  un  70%  en  el  marco  de  Comercio  Justo.  
 
17.3. El  caso  del  banano  
El  guineo  o  “banano”  se  ha  convertido  poco  a  poco  en  el  buque  insignia  de  las  exportaciones  
de  productos  no  tradicionales  de  la  República  Dominicana.  
 
La  Asociación  Dominicana  de  Productores  de  Banano  (ADOBANANO),  afirma  que  el  país  cuenta  
actualmente   con   un   área   de   producción   estimada   de   160,000   tareas,   estando   un   45%  
dedicadas   a   la   producción   de   banano   orgánico   y   un   55%   a   la   producción   convencional,   se  
cuenta  con  alrededor  de  1,200  productores.  La  producción  de  banano  (junto  al  plátano)  en  el  
país  aporta  alrededor  de  un  0.39%  al  PIB  y  el  porcentaje  de  la  producción  nacional  dedicada  al  
consumo  interno  es  de  aproximadamente  un  70%.    
 
La  producción  de  bananos  está  concentrada  en  dos  áreas  principales:  el  Noroeste  y  el  Suroeste  
o   sea   el   valle   del   Río   Yaque   del   Norte   y   la   región   que   rodea   las   ciudades   de   Azua,   Neyba,  
Tamayo   y   Bani.   En   el   Noroeste,   la   producción   se   destina   sobre   todo   a   la   exportación,   mientras  
que  la  del  Suroeste  se  consume  en  el  país.  Además,  en  el  Suroeste,  se  producen  plátanos  de  
cultivo   biológico   que   se   exportan   a   Europa   y   Estados   Unidos.   Hasta   hace   poco,   el   único  
comprador  de  estos  plátanos  era  la  Mercantile  Food  Company  que  los  distribuya  en  Europa  a  
través  de  Fertilia.  En  el  Noreste,  los  compradores  son  Fyffes  y  Chiquita.    
 
El  100%  de  los  productores  de  la  Región  Sur  y  el  73%  del  total  de  los  productores  de  banano  
producen   de   manera   orgánica.   Dos   empresas   en   conjunto   controlan   el   81%   del   mercado.   El  
Grupo   empresarial   Savid   controla   más   de   la   mitad   de   la   producción   de   banano   en   la   República  
Dominicana,  seguido  del  Grupo  Plantaciones  del  Norte.  
 
De   acuerdo   a   cifras   del   CEI-­‐RD,   las   exportaciones   de   banano   se   incrementaron   en   0.4%   con  
relación   al   2007   cuando   finalizó   en   US$71.9   millones.   En   2008,   las   exportaciones   de   banana  
ascendieron  a  US$72.1  millones.    
 
La   República   Dominicana   es   uno   de   los   mayores   exportadores   de   banano   orgánico   del   mundo,  
especialmente   al   mercado   de   la   Unión   Europea,   al   que   exporta   alrededor   del   85%   de   su  
demanda,  estimada  en  unas  160,000  toneladas.  La  República  Dominicana  exporta  guineo  a  23  
naciones   de   Europa,   Asia,   Estados   Unidos   y   las   islas   del   Caribe.   Dentro   de   esas   naciones  
destacan,   además   de   Reino   Unido,   Bélgica,   Holanda,   Suecia,   Francia,   Haití,   Alemania,   Saint  
Marteen,  Estados  Unidos,  Noruega,  Japón,  Italia,  Canadá,  Suiza,  entre  otras  
 
El   mercado   que   compró   más   banana   dominicana   en   el   primer   semestre   de   2009   fue   el   del  
Reino   Unido,   con   un   incremento   de   un   15.4%,   al   pasar   de   US$25.2   millones   y   66.1   millones   de  
kilogramos   a   US$29.1   millones   y   75.7   millones   de   kilogramos.   La   modalidad   en   que   el   país  
exporta  los  guineos  es  en  forma  fresca,  congelada  y  biodinámica  
 
La  mayoría  (46,14%)  de  los  productores  de  banano  son  pequeños  –  entre      1  a  30  tareas  -­‐,  el  
91,1%  de  los  mismos  están  localizados  en  la  provincia  del  Azua.  El  34,5%  de  los  productores  de  
banano   son   medianos   -­‐   entre   31   a   100   tareas   -­‐,   y   están   localizados   principalmente   en   la  
provincia  de  Valverde.    
80  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Datos  
Las   estimaciones   nuestras   para   el   caso   del   banano,   bajo   un   ejercicio   parecido,   arroja   que  
siendo  un  40%  aproximado  de  las  exportaciones  totales  de  banano.  
 
Las  exportaciones  en  el  régimen  de  Comercio  Justo  de  la  Economía  Solidaria  no  sólo  benefician  
el   país   por   la   vía   de   la   generación   de   divisas   (medida   en   términos   monetarios),   si   no,   que  
impactan   directamente   sobre   la   vida   y   el   desarrollo   económico   y   social   de   las   comunidades  
rurales   ,   no   sólo   porque   garantiza   mercado   y   precios   justos   a   cientos   de   miles   de   pequeños  
productores   en   las   zonas   más   pobres   del   país,   sino   además,   porque   impone   condicionalidades  
que   promueven   el   desarrollo   social   de   las   comunidades   y   los   productores,   tales   como   beca   de  
estudio,  inversiones  sociales  y  comunitarias,  la  asociatividad,  entre  otros.  
 

18.

LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  SU  APORTE  AL  EMPLEO  

 
La   tasa   de   desempleo   en   la   economía   dominicana,   a   pesar   de   que   se   ha   ido   reduciendo  
lentamente  en  los  últimos  años,  pasando  de  18.4%  en  2004  a  14.1%  en  2008,  no  ha  recobrado  
los   niveles   previos   a   la   crisis   bancaria   2003-­‐2004,   de   13.9%   en   el   año   2000.     Además,   el  
desempleo  sigue  siendo  alto  en  relación  a  los  países  de  la  región  que  promedian  una  tasa  de  
desocupación  de  9%  aproximadamente.  
 
Para  2007,  la  tasa  de  desempleo  de  las  mujeres  (25.1%)  es  2.7  veces  mayor  que  la  registrada  
por   los   hombres   (9.4%).   A   su   vez,   la   tasa   de   desocupación   juvenil   (compuesta   por   jóvenes  
entre  las  edades  de  15  a  24  años)  se  mantiene  en  niveles  muy  superiores  al  promedio  nacional  
(30.5%).     El   42.2%   de   los   ocupados   laboraron   en   ese   año   bajo   la   categoría   de   Empleados  
Privados  y  el  39.4%  lo  hicieron  como  Trabajadores  por  Cuenta  Propia.  
 
En  relación  con  las  actividades  que  absorben  más  empleo  en  la  República  Dominicana,  hay  que  
destacar  los  servicios  que  absorbieron,  durante  el  2007,  el  71.44%  de  todos  los  ocupados.  La  
actividad   manufacturera   absorbe   un   13.88%,   y   la   agricultura   14.42%.     Este   último   sector   ha  
venido  reduciendo  su  participación  en  el  mercado  de  trabajo,  que  en  los  años  2000  y  2001  fue  
de  16.5%  y  15.1%,  respectivamente.    
 
Los   niveles   de   informalidad   en   el   sector   productivo   se   mantienen   elevados;   para   2007   un  
55.7%  de  los/as  dominicanos/as  trabaja  en  establecimientos  informales.  El  restante  44.3%  se  
inserta  en  el  sector  formal  de  la  economía,  recibiendo  un  ingreso  promedio  por  hora  trabajada  
de   RD$64.33,   superior   en   RD$12.00   a   los   ingresos   promedios   que   perciben   los   ocupados  
informales  (RD$50.58).  
 
Tabla  -­‐13  Formalidad  e  ingreso  en  República  Dominicana  2007  
 
OCUPADOS    
COMPOSICION  
Ingresos  
por  
PORCENTUAL  
hora  RD$  
SECTOR  FORMAL  
1,571,912  
44.30  
64.33  
SECTOR  INFORMAL  
1,976,393  
55.70  
50.58  
Fuente:  Banco  Central  de  RD  
 
Los   altos   niveles   de   desempleo   observados   en   la   economía   dominicana   muestran   la  
incapacidad  del  sector  productivo  para  absorber  una  mayor  cantidad  de  trabajadores/as.    
 
Claro   está   que   no   todos   los   trabajadores   calificados   en   el   sector   informal   corresponden   a  
trabajadores  de  la  economía  popular  urbana,  la  cual  constituiría  por  las  relaciones  en  las  que  
81  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

se   desenvuelve   como   una   experiencia   de   Economía   Solidaria,   compuesta   sobre   todo   por  
pequeños  emprendimientos  en  los  que  el  trabajo  es  el  factor  fundamental  de  trabajo.    
 
Por   ejemplo,   en   el   país,   sólo   14%   de   los   emprendimientos   informales   son   vendedores  
ambulantes,  mientras  que  el  7%  tiene  un  puesto  fijo  o  en  una  acera.    Por  otra  parte,  el  41%  de  
los   trabajadores   informales,   sin   embargo,   trabaja   en   una   oficina   o   en   un   establecimiento  
informal  (Guzmán,  Rolando  M.  2007)  
 
En  un  escenario  de  alto  desempleo  estructural  y  elevados  niveles  de  informalidad,  la  Economía  
de   la   Solidaridad   en   sus   diferentes   expresiones   y   experiencias   constituye   una   alternativa  
importante  de  dinamización  de  la  economía  de  los  sectores  de  menos  ingresos,  logrando  así  
generar   y   proteger   empleo,   tanto   en   el   sector   de   la   agricultura   como   en   el   sector   de   la  
economía  de  servicios.  
 
El   aporte   al   empleo   de   la   Economía   Solidaria   siempre   será   subvalorado   por   las   cuentas  
nacionales   dado   que   es   difícil   describir   y   diferenciar   estas   variadas   experiencias   del   resto   de   la  
actividad  económica  en  donde  no  se  registren  prácticas  solidarias  tan  visibles.  
 
Para  los  fines  de  este  estudio,  el  aporte  al  empleo  estimado  de  la  Economía  de  la  Solidaridad  
sería   la   suma   del   empleo   total   generado   por   las   diferentes   experiencias   vigentes   en   la  
República  Dominicana  a  saber:    el  sector  cooperativo,  las  asociaciones  de  productores,  las  ONG  
que   se   dedican   a   promover   desarrollo   económico.   Atención   especial   también   merecen  
aquellas   experiencias   económicas   que   quedan   cubiertas   bajo   el   concepto   de   Economía  
Solidaria  Ampliada,  a  saber  el  empleo  generado  por  los  micro  emprendimientos,  las  ONG’S  en  
sentido   general,   y   los   trabajadores   autónomos   pertenecientes   a   la   economía   popular   no  
formalizada.  
 
En   términos   numéricos,   el   aporte   estimado   de   la   Economía   de   la   Solidaridad   pudiéramos   estar  
hablando  de  un  aporte  al  empleo  correspondiente  a  44,500  trabajadores  en  las  cooperativas,  
un  50%  del  empleo  agrícola  total  el  cual  es  generado  por  las  asociaciones  de  productores  (unos  
150,000  trabajadores),  unos  5,000  empleos  generados  por  las  diferentes  asociaciones  de  micro  
finanzas)  y  10,000  personas  que  trabajan  en  los  emprendimientos  asociativos  promovidos  por  
las   Organizaciones   No   Gubernamentales   dedicadas   a   promover   actividades   de   la   economía  
solidaria.    
 
Si   a   ese   dato   además   le   incorporamos   el   empleo   generado   por   los   micro   emprendimientos   del  
sector   formal   la   cual   asciende   a   1,   445,162;   pudiéramos   estimar   que   en   términos   generales,   la  
Economía  Solidaria  en  términos  ampliados  pudiera  estar  aportando  al  empleo  en  la  República  
Dominicana  aproximadamente  unos  1,654,662,  puestos  de  trabajo,    lo  cual  significa    un  47%  de  
toda  la  población  ocupada  de  la  república  dominicana  3,548,304.  
 
 

 
 
 

 
 
 
82  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

 

TERCERA  PARTE:    
ESTUDIOS  DE  CASO  SOBRE  LA  ECONOMIA  
SOLIDARIA  EN  REPUBLICA  DOMICAN  
 

19.ESTUDIO  DE  CASO  La  Milagrosa,  Hernando  Alonzo,  Sánchez  Ramírez  

 
Este  estudio  de  caso  a  la  Asociación  de  Cacao  cultores  “La  Milagrosa  Inc.”  fue  llevado  a  cabo  
con   el   objetivo   de   desarrollar   una   evaluación   cualitativa   de   la   organización   en   cuestión   y   así  
descubrir   los   niveles   de   solidaridad   incorporada   en   esta   experiencia.   También   con   el   objeto   de  
medir  los  aportes  sociales  y  económicos  a  la  comunidad  donde  se  encuentra  establecida.  
 
La  Asociación  de  Productores  de  cacao  “La  Milagrosa  Inc.”  se  encuentra  ubicada  en  el  distrito  
municipal   de   Hernando   Alonzo,   perteneciente   al   Municipio   de   la   Mata,   uno   de   los   cuatro  
municipios   de   la   provincia   Sánchez   Ramírez.   Los   demás   municipios   de   esta   provincia   son   Cotuí  
(cabecera  provincial),  Cevicos  y  Fantino.  
 
El  Distrito  Municipal  de  Hernando  Alonzo  posee  una  población  de  5,851  personas  incluyendo  
secciones  y  parajes,  mientras  que  la  población  total  de  la  provincia  es  de  151.179,  un  46%  
urbana  y  un  54%  rural.  
 
Tabla  -­‐14-­‐  Población  Provincia  Sánchez  Ramírez  
Municipios  
Población    
Cotuí  
61,845  
Quita  Sueño  (DM)  
3197  
Caballero  (DM)  
2694  
Comedero  Arriba  (DM  
2,290  
Platanal  
4,030  
Cevicos    
9,475  
La  Cueva  (DM)  
4,417  
Fantino  
22,675  
La  Mata  
13,368  
La  Bija  (DM)  
9,323  
Angelina  (DM)  
12,014  
Hernando  Alonzo  
5,851  
Total  
151,179  
Fuente:  ONE,  Censo  2002  
 
19.1.
La  provincia  Sánchez  Ramírez  
La   provincia   Sánchez   Ramírez   forma   parte   de   la   región   Central   del   país   y   cuenta   con   una  
superficie   de   1,197.44   Km².   Fue   creada   al   dividirse   la   provincia   Duarte   en   1952.   Se   le   dio   el  
nombre   del   Brigadier   Juan   Sánchez   Ramírez   (nativo   de   Cotuí),   héroe   de   la   batalla   de   Palo  

83  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Hincado  (1808).  Es  una  provincia  joven,  con  una  edad  promedio  de  sus  habitantes  de  26.8  años  
según  el  Censo  del  2002  
 
19.1.1. Saldo  Migratorio.  
El   saldo   migratorio,   que   se   calcula   restando   a   los   inmigrantes   recibidos   en   la   provincia   los  
emigrantes   que   han   partido   hacia   otras   provincias,   resulta   importante   para   entender   la  
tendencia  de  desarrollo  de  la  comunidad;  en  Sánchez  Ramírez  resultó  negativo  ascendente  a  
unas  35,890  personas,  lo  que  supone  el  23.7%  del  total  de  la  población  residente  en  el  2002.  
 
19.1.2. Pobreza  y  desempleo  
La   tasa   de   desempleo   actual   es   de   20.71   mientras   que   el   total   nacional   rondaba   los   17.8%.  
Mientras   que   el   53.4%   de   los   hogares   de   la   provincia   de   Sánchez   Ramírez   se   consideran  
hogares  pobres,  según  la  ONE  que  aplica  un  índice  que  considera  la  calidad  de  la  vivienda,  el  
capital  humano,  la  presencia  de  servicios  básicos  y  la  capacidad  de  sustento  familiar.  
 
Tabla  -­‐15-­‐  Pobreza  en  Sánchez  Ramírez  
Municipios  
%    
Cotuí  
52.1  
Cevicos    
72.8  
Fantino  
45.9  
La  Mata  
54.2  
Total  
53.4  
Fuente:  ONE,  Censo  2002  
 
19.1.3. La  Economía  
La   economía   de   Sánchez   Ramírez   tiene   su   base   en   la   agricultura,   especialmente   en   la  
producción   de   arroz.   En   la   actualidad   se   siembran   240,000   tareas   de   arroz   en   la   zona  
anualmente;   también   se   cultivan   frutas   como   la   piña   (en   el   año   2005   se   exportaron   155.3  
millones   de   unidades   de   piña)   y   los   cítricos,   con   unas   38,000   tareas   sembradas   de   naranjas,  
2.200  tareas  sembradas  de  limón  agrio,  8,500  tareas  de  chinolas,  7,000  de  maíz,  9,000  de  yuca,  
además  de  algunos  frutos  menores  como  la  yautía,  el  ñame  y  la  auyama.  La  zona  es  además  
rica  en  minerales  como  el  oro  y  la  plata.  EL  cacao  es  importante  particularmente  en  las  zonas  
altas.  
 
19.1.4. Municipio  de  La  Mata  
Es   un   municipio   de   13,638   habitantes   y   es   una   de   las   comunidades   más   jóvenes   de   Sánchez  
Ramírez,   conocida   anteriormente   como   el   Higüero,   se   desarrolló   como   producto   de   la  
inmigración  de  trabajadores  del  sur  y  del  noroeste  para  trabajar  en  el  arroz.  
 
19.1.5. Distrito  Municipal  de  Hernando  Alonzo  
Según  referencias  históricas,    Hernando  Alonzo,  era  un  constructor  español  que  llegó  a  Santo  
Domingo   a   mediados   del   siglo   XVIII   (1700),   luego   de   trabajar   en   la   construcción   de   un   sin  
número   de   obras   en   lo   que   actualmente   es   Ciudad   Colonial;   fue   contratado   por   el   gobernador  
de  entonces  Don  José  Solano  de  Bote  para  la  construcción  del  puerto  de  Angelina,  se  enamoró  
del   lugar   y   adquirió   una   propiedad   dentro   del   mismo   territorio   de   Cotuí,   aquí   estableció   un  
Hato  agrícola  con  una  producción  significativa  de  café  y  cacao,  después  de  su  fallecimiento  el  
lugar   se   pobló   paulatinamente   de   la   gente   que   trabajaron   a   su   servicio   y   sus   familiares,  
convirtiéndose  en  una  de  las  comunidades  más  productivas  del  municipio  de  Cotuí.  Hernando  
Alonzo  hoy  es  uno  de  los  Distritos  Municipales  de  la  provincia  Sánchez  Ramírez.  
 
 
84  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
19.2.
El  mercado  del  cacao.  
Las   condiciones   climatológicas   siempre   fueron   favorables   para   la   producción   de   cacao   en   la  
República   Dominicana,   siendo   este   uno   de   sus   rubros   tradicional   de   exportación.     Por   ejemplo  
durante  el  período  2001/02,  el  país  fue  el  tercer  país  en  producción  y  exportación  de  cacao  en  
América  y  el  octavo  en  el  mundo,  con  una  producción  de  44,500  toneladas.    
 
La  producción  en  los  años  anteriores  al  huracán  Georges,  superó  siempre  las  50,000  toneladas  
métricas;   sin   embargo,   el   huracán   -­‐que   azotó   al   país   en   septiembre   de   1998-­‐   afectó  
severamente  a  más  del  36%  del  área  sembrada.  En  consecuencia,  el  país  sólo  pudo  producir  
25,900   toneladas   métricas   en   el   año   1998-­‐99.   En   este   momento   el   país   recupera  
paulatinamente  su  rango  normal  de  producción,  ocupando  unas  46,000  toneladas  y  generando  
divisas  por  un  promedio  de  US$  70,  000,  000  anuales.  
 
Según   datos,   actualmente   en   nuestro   país   existen   unos   40,000   pequeños   productores   de  
cacao.  El  90%  posee  menos  de  10  hectáreas  de  tierras  cultivables.  
 
Los   productores   de   cacao   de   República   Dominicana   se   ven   afectados   por   las   oscilaciones   de  
precio   a   nivel   internacional,   cuyos   ingresos   dependen   del   precio   del   cacao   en   la   bolsa   de  
Nueva  York  y/o  de  Londres,  con  la  consecuente  inestabilidad  económica  para  sus  familias.    
 
Según   los   datos   de   la   Confederación   Nacional   de   Cacaocultores   Dominicanos,   Inc.  
(CONACADO),  los  pequeños  productores  sólo  reciben  un  72%  del  precio  del  mercado  mundial  
momento  de  la  venta,  quedándose  exportador  con  la  diferencia.    
 
Se   estima   que   alrededor   del   90%   de   la   producción   mundial   es   cultivada   por   pequeños  
propietarios  con  poca  organización  y  carentes  de  infraestructuras  adecuadas  que,  por  ende,  se  
ven   precisados   a   recurrir   a   intermediarios   para   colocar   los   productos   en   los   mercados  
internacionales.    
 
Además,   el   mercado   mundial   es   de   carácter   monopólico,   y   con   pocos   compradores   que  
venden  el  cacao  en  grano  a  una  industria  de  transformación.  Solamente  cuatro  compradores  
acaparan   más   del   50%   del   mercado   mundial,   los   cuales   son   Archer   Daniels   Midland,   Cargill,  
Barry  Callebaut  y  Nestlé.  Mientras,  que  la  manufactura  se  concentra  en  seis  corporaciones  de  
Europa   y   de   Estados   Unidos   que   acumulan   aproximadamente   80%   del   mercado   de   la  
manufactura.   Asimismo   las   ventas   para   consumo   final   se   concentran   en   las   multinacionales  
Mars,  Nestlé,  Cadbury  Schweppes,  Hershey,  Ferrero  y  Kraft  (Altria).  
 
En   el   país,   por   su   parte,   existen   varios   grupos   asociados   de   productores   de   cacao   y   que  
cuentan  con  el  aval  de  instituciones  con  capital  mixto  (privado  y  estatal)  y  capital  privado.  El  
espectro   de   asociaciones   y   empresas   comerciales   dedicadas   a   la   comercialización   de   cacao  
orgánico,  están  conformados  por:  
 
Tabla   -­‐16-­‐   principales   empresas   y/o   cooperativas   productoras   de   Cacao   en   República  
Dominicana  
Nombre  
Tareas  
No.  productores  
%orgánico  
Nazario  Rizek,  CxA  
63,578  
570  
15.83  
Comercial  Roig,  CxA    
53,000    
135    
13.20  
CONACADO,  Inc.    
199,963    
4,956*    
49.80  
Munne  &  Co.,  CxA    
23,597    
75    
5.88  
J.  Paewonsky  e  Hijos,  CxA     18,240    
240    
4.54  
85  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

García  &  Mejía    
10,000    
23    
2.49  
Aprocaci    
2,990    
10    
0.74  
Yacao  S.A.    
30,185    
729    
7.52  
TOTAL    
401,553    
6,738    
100.00  
Fuente:  departamento  del  cacao  de  la  SEA  
*datos  que  no  coinciden  con  datos  CONACADO  
 
19.3.
La  CONACADO  
La  asociación  La  Milagrosa  es  una  asociación  de  pequeños  productores,  que  a  su  vez  pertenece  
al   Bloque   No.7,   una   de   las   federaciones   que   componen   a   La   Confederación   Nacional   de  
Cacaocultores   Dominicanos,   Inc.   –CONACADO–   la   cual   es   una   organización   campesina,   al  
servicio   de   pequeños   productores   de   cacao.   Fundada   en   1988,   está   conformada   por   9   Bloques  
que   integran   unas   152   asociaciones   de   pequeños   productores   de   cacao   con   más   de   8,500  
afiliados   (según   datos   de   CONACADO).   Es   además   organización   líder   en   la   producción   y  
exportación  de  cacao  orgánico  fermentado  (tipo  Hispaniola)  como  materia  prima  para  Europa  
y   los   EEUU,   certificado   por   BCS   Ökogarantie,   de   Alemania,   por   Biosuisse,   de   Suiza   y   por   JAS   de  
Japón.   Es   la   principal   productora   en   el   mundo   de   cacao   biodinámico   con   certificación  
DEMETER.   Los   principales   clientes   del   cacao   de   CONACADO   se   encuentran   Europa   (Suiza,  
Alemania,   Italia,   Inglaterra,   Francia   y   Bélgica)   y   de   América   (EEUU,   Canadá,   México   y   Costa  
Rica).  
 
La  organización,  además  de  procurar  mejores  beneficios  económicos  para  los  productores,  se  
preocupa   por   mejoramiento   de   las   condiciones   de   vida   de   su   membrecía,   en   cuyas  
comunidades  promueve  el  desarrollo  de  proyectos  sociales  de  desarrollo  comunitario.  
 
Desde  el  año  1995,  CONACADO  cuenta  con  la  certificación  FLO  (Fair  Labelling  Organization)  del  
Comercio  Justo,  con  sede  en  Alemania  y  participa  en  el  programa  “Hand  in  Hand”  de  Rapunzel,  
Alemania.  
 
En  cuanto  a  la  estructura,  posee  una  organización  denominada  "A-­‐B-­‐C",  es  decir  Asociación  -­‐  
Bloque   –   Confederación,   donde   los   productores   están   organizados   en   asociaciones,   las  
asociaciones   de   productores   de   cacao   de   una   región   forman   un   Bloque   o   Federación,   los  
cuales  forman  a  su  vez  la  Confederación.    
 
La   organización   realiza   la   función   de   comercialización   asociativa   y   ofrece   un   mayor   peso  
comercial   en   el   mercado   internacional   del   cacao,   permitiendo   al   mismo   tiempo   mantener   la  
propiedad   individual   de   la   tierra.   El   objetivo   principal   de   la   CONACADO   es   ofrecer   asistencia  
técnica  y  financiera  a  sus  afiliados  y  encontrar  nuevas  salidas  comerciales  al  cacao,  como  por  
ejemplo,  la  red  internacional  de  Comercio  Justo.    
 
La   CONACADO,   al   ser   una   organización   de   economía   solidaria,   desarrolla,   además   de   su  
función  económica,  varios  programas  que  contribuyen  al  fortalecimiento  de  las  comunidades  y  
al  bienestar  de  sus  integrantes,  entre  estos  podemos  destacar:  
 
-­‐Programas  de  alfabetización  junto  a  la  Secretaria  de  Estado  de  Educación  en  un  esfuerzo  por  
disminuir  el  porcentaje  de  analfabetismo  entre  personas  adultas.  
 
-­‐Operativos  médicos,  otorgando  el  financiamiento  de  la  visita  de  médicos  y  de  los  respectivos  
medicamentos  hacia  zonas  donde  no  hay  acceso  suficiente  a  una  adecuada  atención  médica.  
 

86  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

-­‐Programas   de   construcción   de   infraestructuras   comunitarias,   como   son   acueductos   rurales,  
policlínicas,   pozos   tubulares,   construcción   y   mejoramiento   de   escuelas,   electrificación,  
mejoramiento  de  caminos  vecinales,  entre  otros.  
 
19.3.1. Producción  de  la  CONACADO  
CONACADO  produce  entre  20%  y  25  %  de  la  producción  dominicana  de  cacao.  En  2006-­‐2007,  
era   el   décimo   productor   al   nivel   mundial,   siendo   el   cacao   orgánico   tipo   Hispaniola   el   más  
importante,  cubriendo  entre  el  48  y  el  88  %  de  las  ventas  totales.  
 
CONACADO,  a  través  de  sus  bloques,  han  enseñado  a  los  productores  organizados  a  mejorar  
sus  plantaciones  y  la  calidad  de  sus  cosechas  y,  con  ello,  a  incrementar  sus  ingresos.  Además,  
devuelve  a  sus  miembros  las  ganancias  por  la  venta.  Al  final  del  año  cacaotalero,  según  esta  
organización,  los  productores  asociados  reciben  más  del  90%  del  precio  del  mercado  mundial.  
 
Los  pilares  de  la  CONACADO  
-­‐Comercialización  asociativa.  En  vez  de  entregar  el  café  a  los  exportadores  empresariales,  el  
productor  asociado  entrega  su  producción  directamente  a  un  bloque  de  CONACADO.  
 
-­‐Precio   más   justo.   Al   momento   de   cierre   de   la   comercialización,   el   productor   percibe   un  
beneficio  adicional  ya  que  es  partícipe  de  los  excedentes  de  su  institución.    
 
-­‐Construcción   de   infraestructura.   Cada   bloque   realiza   inversiones,   como   construcción   de  
infraestructura   para   mejorar   la   calidad   del   cacao,   requisito   importante   del   mercado  
internacional,  lo  que  constituye  reinversión.  
 
-­‐Asistencia   Técnica.   El   Comité   Técnico   Nacional   asegura   la   calidad   del   cacao   de   la   CONACADO,  
definiendo  y  ejecutando  políticas  y  actividades.    
 
-­‐Créditos   a   los   Bloques.   CONACADO   otorga   préstamos   de   avance   a   cosecha   a   los   bloques  
afiliados.   Los   bloques   usan   este   dinero   para   comprar   el   cacao   con   el   precio   establecido   al  
momento  de  entrega,  evitando  los  altos  costos  financieros  por  créditos  de  bancos  comerciales.  
 
-­‐Créditos   a   los   productores.   Cada   Bloque   extiende   créditos   blandos   a   los   productores   para  
preparar  la  cosecha,  mantener  las  fincas  o  inversiones  privadas.    
 
-­‐Contribución  al  desarrollo  comunitario.  Cada  bloque  realiza  en  sus  respectivas  zonas  diversos  
proyectos  que  contribuyen  al  desarrollo  comunitario.  
 
19.4.
La  Asociación  La  Milagrosa  inc.  
La  asociación  de  cacaocultores  La  Milagrosa,  ubicada  en  el  distrito  municipal  Hernando  Alonzo,  
fue   fundada   el   1983   por   un   grupo   de   productores   de   café   de   la   zona,   que   luchaban   para  
defender  sus  intereses  frente  a  las  continuas  caídas  de  los  precios  al  productor.  Esta  asociación  
se  fundó  con  el  objetivo  de  ofrecer  alternativas  al  pequeño  productor,  promoviendo  desde  sus  
inicios   una   unión   con   otros   caficultores   de   la   vecina   provincia   Moseñor   Nouel,   junto   a   los  
cuales  adquirieron  posteriormente  una  pequeña  factoría  de  procesamiento.  
 
Hacia  principios  de  los  años  90,  los  precios  del  café  disminuyeron  a  tales  niveles  que  la  mayoría  
de   los   productores   decidió   realizar   una   reconversión   productiva   hacia   el   cacao,   por   lo   que  
entre  1993-­‐1994  la  asociación  cambia  a  cacao  como  el  producto  principal  de  su  actividad.  
 
Este  fenómeno  de  cambio  productivo  ocurrió  casi  en  toda  la  provincia  Sánchez  Ramírez,  siendo  
finalmente  el  huracán  Georges  el  que  dio  la  última  estocada  a  la  producción  de  café  en  la  zona.  
87  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
19.4.1. Asociatividad  y  participación.  
La   asociación   La   Milagrosa   cuenta   actualmente   con   unos/as   157   socios/as,   los/as   que  
constituyen   un   2.6%   de   la   población   total   del   Distrito   Municipal   de   Hernando   Alonso.   La  
mayoría   de   los/as   productores/as   asociados/as   son   péquenos   productores/as   con   un  
promedio  de  40  tareas  en  producción.      
 
En   toda   la   dinámica   del   proceso   productivo   hasta   la   cosecha   y   procesamiento   del   cacao  
(recolección,   picadero,   empleados/as   fijos/as,   etc.),   involucra   a   más   de   1,200   personas  
aproximadamente,   pertenecientes   a   las   comunidades   cercanas   como   Barraquito,   Caobal   y  
Rodeo.    
 
Aproximadamente   840,   un   70%,   de   todas   las   personas   involucradas   en   la   actividad,   residen   en  
el   Distrito   Municipal   Hernando   Alonso   y   sus   comunidades;   siendo   esto   un   14.35%   del   total  
poblacional   del   Distrito   y   sus   comunidades.   Lo   que   implica   que   esta   Asociación   y   sus  
actividades  es  la  principal  fuente  de  trabajo  de  dicha  comunidad.      
 
La   producción   del   cacao   es   la   actividad   económica   principal   de   la   comunidad   de   Hernando  
Alonzo,   la   cual   es   compartida   en   menor   medida   con   otras   actividades   como   la   ganadería,  
pequeñas  cantidades  de  café  y  con  los  frutales  asociados  a  la  misma  producción  del  cacao.  
 
Por   otra   parte,   en   la   comunidad   de   Hernando   Alonso   hay   más   de   200   productores   que   no  
están  asociados  a  La  Milagrosa,  los  cuales  venden  su  producción  a  empresas  privadas  como  la  
Rizek  CxA  (de  San  Francisco  de  Macorís)  u  otras  empresas.  
 
La   Asociación,   sin   embargo,   ofrece   mayores   garantías   de   precios   a   los   productores,   ya   que  
trata   de   mantener   los   precios   del   cacao   a   pesar   de   las   oscilaciones   del   mercado.   Al   final   de  
cada   año,   CONACADO,   a   través   de   los   diferentes   Bloques   y   asociaciones,   retribuye   a   los  
productores   un   excedente,   calculado   como   la   distribución   equitativa   del   50%   de   todas   las  
ganancias   de   las   operaciones,   el   otro   50%   es   utilizado   para   gastos   administrativos   y   en  
infraestructura.  
 
19.4.2. Rol  de  la  Asociación  
Como   asociación   de   productores,   La   Milagrosa,   no   sólo   ofrece   representación   a   los  
productores  y  sirve  como  mecanismo  de  intercambio  de  saberes  y  pareceres  entre  ellos,  sino  
que  también  tiene  una  significativa  participación  en  las  actividades  económicas  de  sus  socios  y  
de  la  comunidad  en  conjunto.  
 
La   asociación   cumple   un   rol   importante   en   la   producción,   funcionando   como   centro   de   acopio  
único,   ya   que   recibe   el   total   de   la   producción   de   cacao   de   los/as   miembros/as,   los   cuales  
pueden  optar  por  un  pago  inmediato  o  por  recibir  el  pago  una  vez  el  cacao  sea  vendido  por  
CONACADO,  que  exporta  el  cacao  al  exterior.  
 
A   los   fines   de   garantizar   la   cosecha   y   la   supervivencia   de   los/as   productores,   la   Asociación  
ejecuta   una   política   de   crédito,   manejada   a   través   del   Bloque   7   de   CONACADO   (ubicado   en  
Cotuí),   adelantando   recursos   a   los   productores   bajo   los   criterios   de   capacidad   productiva   o  
necesidades   a   una   tasa   de   interés   preferencial   de   15%   anual.     Una   vez   el   cacao   acopiado   es  
vendido,  la  asociación  devuelve  el  dinero  a  los  productores.  
 
También,   la   Asociación   ofrece   constantemente   asistencia   técnica   a   los   productores   para  
mejorar   la   productividad,   promover   un   mejor   manejo   del   medio   ambiente,   una   mejor  
administración  de  sus  fincas,  etc.  
88  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
19.4.3. Estructura  
La  Milagrosa  es  una  entidad  democrática  y  donde  juega  un  papel  importante  la  asamblea.  La  
organización   posee   una   Junta   Directiva   compuesta   por   siete   miembros/as   (6   hombres   y   1  
mujer)   electos   cada   dos   años   (con   posibilidad   de   reelección),   la   cual   hace   las   veces   de  
organismo  ejecutivo,  y  nombra  a  su  vez  a  un  administrador,  el  cual  ejecuta  y  maneja  el  día  a  
día  de  la  Asociación  y  sus  constantes  actividades.  
 
La   Junta   Directiva,   además   de   tomar   decisiones   ejecutivas   de   alto   nivel,   se   reúne   cada   sábado,  
y   arma   los   temas   que   se   discutirán   cada   semana   y   los   propone   a   la   Asamblea   que   se   reúne  
todos   los   domingos.   En   esta   asamblea   los/as   productores/as   miembros/as   se   reúnen   para  
tratar  los  temas  de  interés  resolutando  decisiones  generales  que  son  ejecutadas  por  la  Junta  
Directiva.    
 
En  Hernando  Alonzo  existe  una  participación  protagónica  y  activa  de  los  productores,  porque  
además   de   que   los   socios   participan   cada   domingo   en   asambleas   deliberativas,   con   la  
participación   regular   cercana   a   80%   del   total   de   los   miembros/as,   también   participan  
mayoritariamente   de   las   continuas   actividades   y   eventos   que   la   asociación   convoca   o   a   los  
cuales  es  invitada.    
 
Esta   práctica   de   la   asociación   es   un   indicador   de   la   cultura   de   participación   activa   que   se  
promueve   en   las   empresas   de   economía   solidaria   Sólo   ciudadanos   empoderados   de   sus  
realidades,  tomando  decisiones  colectivas,  pueden  ser  entes  efectivos  en  el  enfrentamiento  y  
solución  de  los  problemas  colectivos  con  efectividad.      
 
19.4.4. Empleo  generado.  
La   Asociación   propiamente   hablando   mantiene   unos   9   empleados   fijos,   convirtiéndose   en   una  
de   las   pocas   instituciones   que   ofrece   empleos   fijos   en   la   comunidad.     Asimismo,   los  
productores,   por   su   parte,   mantienen   unos   200   empleos   fijos   (35%   haitianos);   mientras   que  
durante   los   periodos   de   cosecha   se   contratan   al   menos   alrededor   de   unos   800   jornaleros   para  
las  labores  propias  del  cacao  (25%  de  ellos  haitianos)  
 
Aunque   no   existe   información   fidedigna   sobre   las   condiciones   de   trabajo   en   las   zonas  
cafetaleras,   específicamente   en   Hernando   Alonzo,   hemos   de   suponer,   primero,   que   las  
relaciones   de   cooperación   y   los   valores   promovidos   en   el   marco   de   esta   experiencia   de  
Economía   Solidaria   entre   los   productores,   fomentarían   además   la   creación   de   un   escenario  
propicio   para   una   mayor   observación   de   las   reglas   laborales   que   permiten   ofrecer   mejores  
condiciones   labores   a   los   trabajadores/as.   Además,   La   Milagrosa   como   parte   de   La  
CONACADO,   está   sujeta   a   la   certificación   de   Comercio   Justo,   la   cual   implica   también   la  
observación  de  normas  y  reglas  laborales  no  sólo  en  el  plano  de  la  legislación  nacional,  si  no  
también  internacional.  
 
19.4.5. Impacto  Económico  
La  pequeña  asociación  cuenta  con  una  inversión  de  aproximadamente  10  millones  de  pesos  en  
patrimonio  distribuidos  en  infraestructura,  solares,  vehículos  y  otros  equipos  menores,  siendo  
la  entidad  con  mayor  fuerza  económica  de  la  comunidad.    
 
19.4.6. Producción  
La   Milagrosa   tiene   como   política   vender   el   cacao   sólo   a   CONACADO,   y   está   impedida   por  
estatutos,   así   como   sus   miembros,   de   realizar   operaciones   comerciales   con   empresas   privadas  
del   cacao,   con   lo   cual,   además   de   proteger   la   economía   del   pequeño   productor   crean   un  
espíritu   de   identidad   colectiva.   Este   esquema   de   asociatividad   es   el   pilar   fundamental   de   la  
89  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Economía   Solidaria,   ya   que   los   pequeños   productores   logran   su   supervivencia   y   desarrollo   a  
través  de  crear  nuevos  mecanismos  y  nuevas  relaciones.  
 
Durante   el   periodo   de   2007-­‐2008   los   productores   asociados   en   La   Milagrosa   produjeron  
alrededor   de   5,852   quintales   de   cacao,   lo   que   significa   un   1.20%   de   la   producción   total   del  
país.  Durante  el  periodo  de  2008-­‐2009  la  producción  total  aumentó  en  un  27%  al  pasar  a  7,412  
quintales,  significando  un  1.50%  del  total  del  país.      
 
La   asociación   La   Milagrosa   tuvo   el   año   pasado   un   excedente   por   valor   de   RD$3   millones  
derivados  de  las  operaciones  con  el  cacao.  Además,  manejó  una  cartera  de  crédito  mayor  de  
RD$22  millones  s  (unos  RD$140,127  por  miembro).  
 
En  cuanto  a  nómina,  la  Asociación  paga  mensualmente  unos  RD$59  mil  pesos  que  contribuyen  
significativamente   a   la   dinamización   de   la   economía   local.     Por   otro   lado,   los   doscientos  
empleos   directos   fijos   generados   por   los   productores   reciben   un   aproximado   de   RD$1,   400,  
000  pesos  mensuales,  ingresos  que  van  a  parar  a  la  economía  de  la  pequeña  comunidad.  
 
Finalmente,   los   800   jornaleros   que   trabajan   diario,   casi   durante   todo   el   año   en   diferentes  
fincas,   reciben   un   promedio   de   300   pesos   diarios   por   26   días,   recibiendo   mensualmente  
alrededor  de  R$6,240,000  pesos,  lo  cual  tiene  un  impacto  significativo  en  esta  comunidad  de  
menos  de  6,000  habitantes.    
 
19.4.7. Prácticas  solidarias    
Para   este   tipo   de   trabajadores/as,   por   su   condición   de   trabajadores/as   autónomos/as,   la  
seguridad   social   es   de   difícil   acceso   y   como   alternativa   se   desarrollan   prácticas   solidarias   en  
beneficio  de  sus  miembros.  
 
En  primer  lugar,  el  Bloque  No.7  paga  seguro  social  a  través  de  la  ARS  Humano  a  dos  empleados  
de   La   Milagrosa,   mientras,   que   para   los   jornaleros   el   mismo   Bloque   paga   un   seguro   especial  
temporal.   En   segundo   lugar,   La   CONACADO   directamente   ejecuta   una   política   para  
promocionar  el  ahorro  mediante  la  cual  retiene  un  15%  de  los  beneficios  devueltos  en  forma  
de   excedentes,   los   cuales   se   convierten   en   acciones   las   cuales   pueden   ser   posteriormente  
vendidas  o  intercambiadas  por  los  productores.    
 
En  el  caso  de  catástrofe,  La  Asociación  directamente  asume  una  especie  de  seguro,  prestando  
la   cantidad   necesitada   por   el   productor   accidentado   sin   contemplar   los   requisitos   de  
producción  o  productividad.    
   
También  de  manera  informal  y  en  caso  de  enfermedad,  los  socios  ofrecen  diversas  ayudas  para  
sobrellevar   la   imposibilidad   momentánea.   Lo   mismo   sucede   en   caso   de   muerte,   donde   los  
productores   directamente   están   comprometidos   a   ofrecer   apoyo   moral   y   económico   a   las  
familias   de   los   socios   muertos.   También   tienen   un   pequeño   fondo   que   utilizan   para   la  
adquisición  de  flores  en  estos  casos.  
 
Además,  el  Bloque  No.7,  a  través  de  La  Asociación,  posee  una  especie  de  seguro  de  vida  por  el  
cual  cobra  500  pesos  a  cada  productor.  Este  sistema,  llamado  “gremio”,  retribuye  en  caso  de  
muerte  una  suma  de  15  mil  pesos  para  cubrir  los  gastos  ocasionados  por  la  calamidad.  
 
19.4.8. Equidad  de  género  
Al   realizar   un   aparte   para   identificar   algunos   aspectos   de   las   relaciones   de   género   en   la  
asociación   La   Milagrosa,   hemos   descubierto   que   la   participación   de   las   mujeres   se   mantiene  
aún   reducida   en   esta   organización,   siendo   sólo   un   7%   del   total   de   los/as   miembros   de   la  
90  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

entidad.     A   nivel   nacional,   la   participación   de   la   mujer   en   el   plano   laboral   formal   sigue   por  
debajo   del   promedio   de   los   hombres,   aunque   continúa   creciendo;   siendo   actualmente   un  
33.65%   del   total   de   ocupados   en   el   país,   destacándose   sobre   todo   en   el   sector   de   Hoteles,  
Bares  y  Restaurantes  donde  su  participación  asciende  al  58%,  en  el  sector  de  la  Intermediación  
Financiera   y   Seguro   que   sube   a   52%   y   finalmente   en   el   sector   de   Otros   Servicios   donde   su  
participación  alcanza  la  cifra  de  63%.    
 

Sin  embargo,  la  participación  de  las  mujeres  en  la  asociación  La  Milagrosa  es  sólo  un  poco  más  
elevada   que   la   participación   de   las   mujeres   dominicanas   en   el   sector   de   la   agricultura   y  
ganadería   en   el   país,   donde   su   participación   apenas   asciende   a   un   6%   del   total,   lo   cual   está  
explicado   por   razones   históricas   y   culturales   que   hacen   visualizar   la   actividad   agropecuaria  
como  una  actividad  de  hombres,  mientras  regularmente  las  mujeres  emigran  con  sus  esposos  
o  se  dedican  al  cuido  del  hogar  u  otras  actividades.    

 

Por   otra   parte,   un   segmento   importante   (un   25%)   de   las   12   mujeres   socias,   ha   adquirido   la  
membrecía  cuando  pasan  a  representar  sus  maridos  (viudas),  y  según  los  entrevistados  están  
llevando   adelante   la   producción   de   una   manera   ejemplar,   lo   que   ha   permitido   ir   rompiendo   el  
cerco  ideológico  que  circunscribe  la  actividad  cacaotalera  al  plano  esencialmente  masculino.    
 
Sin   embargo,   de   todos   los   trabajadores/as   involucrados   en   la   dinámica   del   proceso   productivo  
participan   unas   100   mujeres   (el   8.3%   del   total),   residentes   también   en   las   comunidades  
cercanas.  
 
Las  mujeres  asumen  una  sobrecarga  de  trabajo,  la  que  se  refleja  en  destacada  participación  en  
el  desarrollo  de  las  actividades  de  la  producción  de  cacao  debido  a  que  además  de  asistir  sus  
esposos   directamente   en   las   actividades   vinculadas   a   la   producción   y   mantenimiento   de   las  
fincas,   se   involucran   indirectamente   administrando   otros   negocios   familiares,   garantizando  
ingresos   y   permitiendo   que   los   esposos   se   dediquen   a   la   cosecha   o   las   labores   propias   del  
cacao.   La   mayoría   de   ellas   se   dedican   también   al   cuido   del   hogar,   compartiendo   estas  
actividades   con   otras   actividades   productivas,   esto   implica   el   reflejo   de   la   discriminación   de  
género   referente   al   no   reconocimiento   de   su   trabajo   y   a   su   limitado   acceso   a   los   beneficios   de  
las  actividades  productivas  y  reproductivas.  
 
Las   que   son   miembros   de   la   Asociación,   son   propietarias   de   sus   terrenos,   mientras   que   una  
parte   importante   de   mujeres   de   la   comunidad   se   vuelven   intermediarias   comprando   y  
vendiendo   cacao   a   productores   no   asociados,   con   lo   cual   generan   un   margen   de   ganancia   y  
participan  indirectamente  así  de  La  Asociación.  
 
En  cuanto  a  los  puestos  de  dirección,  la  Asociación  cuenta  con  una  mujer  en  la  Junta  Directiva,  
lo   cual   es   proporcional   a   su   participación   en   la   membrecía,   pero   no   así   a   su   nivel   de  
participación  en  el  trabajo  productivo.  
 
19.5.
Medio  Ambiente  
La   Asociación   “La   Milagrosa”   se   esfuerza   en   observar   los   requisitos   y   criterios   para   la  
producción   orgánica,   los   cuales   implican   el   cumplimiento   de   normas   en   el   plano   ambiental.   La  
agricultura  orgánica  se  refiere  a  los  procesos  o  métodos  de  agronomía  que  se  utilizan  para  la  
producción   de   frutos   tales   como   la   utilización   de   abonos   orgánicos,   el   uso   de   métodos  
manuales  para  el  control  de  malezas  (machetes),  el  uso  de  métodos  que  ayuden  a  mejorar  la  
fertilidad  de  suelo,  el  manejo  sostenible  de  los  recursos  y  el  equilibrio  del  sistema.  
 

91  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Además,   la   misma   actividad   cacaotalera   en   sí   constituye   una   forma   natural   de   preservar   la  
cobertura   boscosa   en   zonas   de   elevación   media   y   alta,   una   capa   que   actualmente   ronda   un  
27%  del  país  y  que  va  en  disminución  constante,  amenazada  por  la  tala  y  el  conuquismo.    
 
Además,   en   conjunto   con   el   Bloque   No.   7,   ejecutan   proyectos   en   la   materia,   como   el   que  
actualmente   están   desarrollando   junto   a   la   Rain   Forest   Unión   en   el   cual   promueven   un  
correcto  uso  del  agua  y  manejo  de  los  residuos.  
 
19.5.1. Aportes  al  desarrollo  local  
Dentro   de   su   criterio   de   compromiso   social,   la   asociación   La   Milagrosa   dona   a   la   comunidad  
alrededor  de  RD$7,000  mil  pesos  al  año  a  través  de  pequeñas  donaciones  que  van  destinadas  a  
actividades  de  La  Iglesia,  el  Liceo  y  el  Ayuntamiento  para  satisfacer  necesidades  concretas.  La  
entidad   se   convierte   en   una   de   las   primeras   referencias   en   la   comunidad   al   momento   de  
solicitudes  de  donaciones  por  parte  de  los  habitantes  de  Hernando  Alonzo.  
 
Sin  embargo,  además  del  aporte  económico  y  en  forma  de  donaciones,  la  Asociación  tiene  un  
visible   trabajo   de   apoyo   a   la   comunidad.     Por   ejemplo,   en   la   edificación   de   la   Asociación  
funciona   también   la   biblioteca   del   Distrito   Municipal,   donada   por   el   Instituto   Dominicano   de  
las   Telecomunicaciones   –Indotel-­‐   a   instancias   de   misma   Asociación.   Además,   en   sus  
instalaciones  también  funciona  la  sala  digital  donde  jóvenes  y  adultos  aprenden  a  insertarse  en  
el   mundo   cibernético   Mientras   tanto,   el   salón   de   eventos   de   esta   asociación   funciona   también  
como   salón   comunal   donde   se   celebran   las   actividades   y   eventos   de   la   comunidad.   Además,   la  
Asociación  ofrece  charlas  y  cursos  abiertos  a  toda  la  comunidad  y  trabaja  temas  ambientales  y  
culturales.   Finalmente,   el   vehículo   de   La   Milagrosa   se   presta   para   actividades   sociales,  
mientras   esta   entidad   aporta   recursos   para   la   celebración   de   las   fiestas   patronales   y   otros  
eventos  culturales.    
 
Los   entrevistados   durante   la   visita   a   la   comunidad,   incluyendo   su   Síndico,   coinciden   en   que  
gracias  a  La  Milagrosa,  la  calidad  de  vida  de  los  habitantes  de  Hernando  Alonzo  ha  mejorado  
sustancialmente.   Lo   que   se   demuestra   en   la   adquisición   y   mejoramiento   de   viviendas,  
propiedades,  vehículos,  animales  y  la  dinamización  de  nuevos  negocios  comerciales    
 
 
19.5.2. Presente  y  futuro  de  la  asociación  La  Milagrosa  
A   juicio   de   los   entrevistados,   los   productores   se   sienten   satisfechos   de   La   Asociación   por   los  
servicios   prestados   en   cuanto   al   tiempo   y   la   calidad   de   los   mismos,   expresado   esto   en   los  
niveles  ejemplares  de  participación  de  los  socios  en  los  procesos  internos  y  externos  y  en  las  
actividades  diarias.  
 
La   Asociación   es   además   una   importante   referente   institucional   para   la   comunidad  
participando   activamente   de   la   toma   de   decisiones   colectivas.   Participa   al   menos   cada   dos  
meses   en   las   sesiones   del   Ayuntamiento   y   ofrece   apoyo   y   diligencia   las   demandas   y  
necesidades   de   la   comunidad;   como   por   ejemplo,   la   solicitud   de   un   Liceo   y   el   arreglo   de   los  
caminos  y  carreteras  que  la  comunican  con  otros  pueblos  de  la  Provincia.  
 
Según  los  entrevistados,  y  como  era  de  esperarse,  el  Estado  ofrece  muy  poco  apoyo  a  los/as  
productores/as   proveyéndoles   solamente   de   un   supervisor   de   área   y   esporádicamente   de  
arado   de   tierras   y   de   semillas   y   matitas.   A   la   asociación   directamente   no   hay   ningún  
acompañamiento.    
   
19.5.3. Principales  Metas  de  la  asociación  
92  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Aunque  según  los  productores  entrevistados,  la  asociación  La  Milagrosa  está  consolidada  y  en  
su  mejor  momento  y  tiene  como  meta  futura  agrupar  al  menos  al  90%de  todos  los  productos  
del  área,  número  que  actualmente  asciende  apenas  a  un  40%.  Ademas  tiene  entre  sus  metas  la  
construcción  de  un  centro  de  acopio  más  grande  con  mayor  capacidad  para  recibir  el  cacao  de  
la  zona.  
 
En   cuanto   a   la   producción,   esta   entidad   aspira   a   producir   en   conjunto   unos   10   mil   quintales  
para   el   año   que   viene,   además   aspira   a   ofrecer   al   menos   unos   30   millones   de   pesos   en   calidad  
de   créditos   para   los   productores;   lo   que   contribuiría   a   aumentar   significativamente   sus  
capacidades  productivas  y  su  calidad  de  vida.  
 
19.5.4. Principales  limitaciones  de  la  asociación  
Los  entrevistados  destacaron  que  las  limitaciones  principales  de  la  entidad  son  “recursos  para  
aumentar  la  política  crédito,  la  infraestructura  (centro  de  acopio  y  oficina),  mejorar  el  sistema  
de  agua  y  el  aumento  significativo  de  la  productividad  (plantas  viejas)  
 
19.5.5. Posibles  Soluciones    
Como   solución   a   sus   principales   limitaciones,   los   productores   presentan   la   cooperación  
internacional  como  una  fuente  novedosa  de  recursos  para  promover  el  desarrollo.  Además  del  
aumento  y  mejoramiento  de  los  servicios  que  ofrece  el  Estado.  
 
Conclusiones  
La   asociación   de   cacaocultores   La   Milagrosa   es   la   principal   entidad   social   y   económica   de  
Hernando   Alonzo,   beneficiando   directamente   a   los/as   productores/as   asociado/as   y   sus  
trabajadores/as,  pero  beneficiando  indirectamente  a  toda  la  comunidad.  
 
Como  experiencia  de  Economía  Solidaria  promueve  un  conjunto  de  prácticas  de  cooperación  y  
ayuda   mutua,   además   del   respeto   al   medio   ambiente,   que   son   indispensables   para   el  
desarrollo  de  sus  aspiraciones  como  productores  y  ciudadanos.    
 
Como  entidad,  aporta  significativamente  al  desarrollo,  no  sólo  de  la  comunidad  de  Hernando  
Alonzo,  sino  también  del  país  ya  que  promueve  el  desarrollo  rural  y  la  soberanía  alimentaria,  
además  de  que  disminuye  las  motivaciones  para  la  migración  urbano-­‐rural  en  el  país.      Es  un  
ejemplo  fidedigno  de  la  fuerza  de  la  unidad,  promoviendo  una  nueva  cultura  de  participación  y  
trabajo  colectivo,  indispensable  para  el  desarrollo  social  de  los  pueblos.    
 

20.ESTUDIO  DE  CASO:    Embutidora  Santa  Clara,  El  Coquito,  Monte  Plata  

 
Este  estudio  de  caso  realizado  a  la  empresa  embutidora  propiedad  de  la  Asociación  de  Mujeres  
“Santa  Clara”  de  “El  Coquito”  fue  llevado  a  cabo  con  el  objetivo  de  evaluar  la  organización  y  así  
descubrir   los   niveles   de   solidaridad   incorporada   en   esta   experiencia   de   Economía   Solidaria.  
También   con   el   objeto   de   medir   los   aportes   sociales   y   económicos   al   desarrollo   de   su  
comunidad.  
 
La   Asociación   de   Mujeres   “Santa   Clara”   se   encuentra   ubicada   en   el   paraje   “El   Coquito”,  
perteneciente  al  municipio  Monte  Plata,  cabecera  de  la  provincia  del  mismo  nombre,  ubicada  
en  la  región  Sureste  del  país.    
 
El  paraje  de  “El  Coquito”  fue  fundado  después  de  la  muerte  de  Trujillo  a  través  de  ocupaciones  
de   estos   territorios   propiedad   del   dictador   y   posee   una   población   actual   de   300   personas  

93  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

aproximadamente,   siendo   su   autoridad   máxima   un   segundo   alcalde   pedáneo   que   ejerce   las  
funciones  sobretodo  de  seguridad  del  territorio.    
 
20.1.
Provincia  Monte  Plata  
Monte   Plata   es   una   de   las   32   provincias   de   la   República   Dominicana   y   fue   creada   a   partir   de   la  
división   de   la   provincia   de   San   Cristóbal   en   1982.   Cuenta   con   una   extensión   de   2,632.14   km²   y  
una   población   de   180,376   personas,   93,134   hombres   y   87,242   mujeres.   Teniendo   sólo   un  
42.7%  como  población  urbana.  
 
Los  municipios  principales  de  esta  provincia  son  Monte  Plata,    Bayaguana,  Sabana  Grande  de  
Boyá,  Peralvillo  y  Yamasá.  Los  distritos  municipales  son  Boyá,  Chirino,  Don  Juan,  San  Francisco,  
Gonzalo,  Majagual  y  Los  Botados.  
 
Es   una   provincia   joven   con   una   edad   promedio   de   sus   habitantes   de   26.5   años   según   el   Censo  
del  2002  
 
20.1.1. Saldo  Migratorio.  
El   saldo   migratorio,   que   se   calcula   restando   a   los   inmigrantes   recibidos   en   la   provincia,   los  
emigrantes   que   han   partido   hacia   otras   provincias,   resulta   importante   para   entender   la  
tendencia   de   desarrollo   de   la   comunidad,   en   Monte   Plata   este   saldo   resultó   negativo   de  
36,559  personas,  lo  que  supone  el  20.27%  del  total  de  la  población  residente  en  el  2002.  
 
20.1.2. Pobreza  y  desempleo  
La  tasa  de  desempleo  en  Monte  Plata  es  de  19.61,  mientras  que  el  total  nacional  rondaba  los  
17.8%.   Por   otro   lado,   el   73.3%   de   los   hogares   de   la   provincia   de   Monte   Plata   se   consideran  
hogares  pobres,  mientras  que  el  total  nacional  es  de  40.9%.  
 
Tabla  -­‐17-­‐  Pobreza  en  Monte  Plata  
Municipios  
%    
Monte  Plata  
64.8  
Bayaguana  
68.4  
Sabana  Grande  de  Boya  
73.8  
Yamasa  
75.3  
Peralvillo  
80.9  
Don  Juan  (DM)  
75.4  
Gonzalo  (DM)  
92.8  
Los  Botados  (DM)  
82.9  
Majagual  (DM)  
84.1  
Total  
73.3  
Total  nacional  
40.9  
Fuente:  ONE,  Censo  2002  
 
20.1.3. Economía  
La   principal   actividad   de   la   provincia   es   la   agropecuaria.   Los   principales   cultivos   son   la   caña   de  
azúcar,  el  cacao,  los  cítricos  y  otros  frutales.  En  cuanto  a  ganadería,  es  importante  la  bovina,  
tanto  de  leche  como  de  carne.    
 
20.2.
Municipio  de  Monte  Plata  
El  municipio  de  Monte  Plata,  provincia  del  mismo  nombre,  está  ubicada  en  la  parte  sur  central  
de   la   isla,   limitado   al   norte   con   el   municipio   de   Sabana   Grande   de   Boya,   al   sur   con   los  

94  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

municipios   de   Santo   domingo   Norte   y   Santo   Domingo   Oeste,   al   este   con   el   municipio   de  
Bayaguana  y  al  oeste  con  el  municipio  de  Yamasà.    
 
Forman  parte  del  municipio  de  Monte  Plata  los  distritos  municipales  de  Don  Juan,  Chirino,  y  
Centro  Boyá;  cuenta  este  municipio  con  las  secciones  de  Río  Boya,  La  Luisa,  El  Centro,  Hatos  
Arriba   y   Yabacao.   Tiene   este   municipio   un   población   de   37,614,   de   los   cuales   19,414   son  
hombres   y   18,200   son   mujeres.   Viviendo   en   la   zona   urbana   14,800   personas,   de   las   cuales  
7,430   son   hombres   y   7,420   son   mujeres.   En   la   zona   rural   habitan   22,764   personas,   de   las  
cuales  11,984  son  hombres  y  10,780  son  mujeres.    
 
Monte   Plata   fue   fundada   en   1606   con   los   pueblos   de   Monte   Cristi   y   Puerto   Plata,   los   cuales  
fueron   devastados   por   disposición   del   rey   de   España   y   ejecutada   por   Antonio   Ozorio  
Gobernador   de   la   Isla;   ambos   pueblos   le   dieron   nombre,   unieron   Monte   de   Monte   Cristi   y  
Plata  de  Puerto  Plata,  llamándolo  Monte  Plata;  fueron  los  87  vecinos  que  fundaron  a  Monte  
Plata.    
 
20.3.
La  CONAMUCA  
La   Confederación   Nacional   de   Mujeres   del   Campo,   se   fundó   el   1ro   de   noviembre   del   año   1986  
para   impulsar   la   liberación   de   las   mujeres   del   campo.   Cuenta   con   unas   8,000   afiliadas   de   unas  
227   asociaciones   y   15   federaciones   en   toda   la   República   Dominicana,   más   que   todo   en   la   zona  
Sur.  
 
CONAMUCA   promueve,   defiende   y   reivindica   sus   intereses   y   derechos   a   través   de   la  
educación,  concienciación,  la  incidencia  política  y  la  unificación  de  las  mujeres  en  contra  de  la  
ideología  machista  patriarcal  en  todas  sus  manifestaciones.  
 
Entre   sus   ejes   estratégicos   se   destacan:   la   Reforma   Agraria   Integral   y   Soberanía   Alimentaria;  
los   Derechos   Humanos   y   el   Desarrollo   de   unidades   productivas   y   organizacionales.   Sus   ejes  
transversales  son:  Género,  Derechos,  Incidencia  Política,  Identidad  Cultural  y  Jóvenes.  
 
Según  sus  estatutos  “es  una  organización  con  cobertura  nacional,  que  impulsa  la  construcción  
de   un   modelo   de   sociedad   basado   en   la   equidad   y   que   rompa   con   la   discriminación   social,  
económica,   política   y   cultural,   que   padecemos   las   mujeres   dominicanas,   en   especial   las   del  
campo”.-­‐  
 
CONAMUCA   es   además   una   organización   educativa,   clasista,   solidaria,   democrática   y  
respetuosa   de   las   diferencias   económicas   y   étnicas,   así   como   de   las   opciones   políticas   y  
religiosas  de  sus  integrantes.-­‐  
 
20.3.1. Objetivos  Generales    

Trabajar   para   impulsar   la   liberación   de   las   mujeres   del   campo   de   la   situación   de  
explotación  y  opresión.  
 

Defender   los   intereses   sociales,   políticos,   económicos,   jurídicos   y   culturales   que   son  
propios  de  las  mujeres  dominicanas,  particularmente  de  las  mujeres  del  campo.  
 

Luchar  incansablemente  por  concienciar  y  unificar  a  las  mujeres  del  campo  de  todo  el  
país,  alrededor  de  la  promoción  y  defensa  de  sus  intereses.-­‐  
 

Luchar  en  contra  de  la  ideología  machista  patriarcal  y  de  todas  las  manifestaciones  que  
discriminen,   opriman,   o   releguen   a   la   mujer   a   un   plano   secundario   y   de   subordinación   en   la  
sociedad.  
95  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
20.3.2. Estructura  y  funcionamiento.  
Según  las  disposiciones  estatutarias  y  de  los  Congresos,  la  vida  organizativa  de  La  CONAMUCA,  
se  canaliza  a  través  de  las  siguientes  instancias  organizativas:  
 
a)
Las  asociaciones  de  base  que  tienen  un  radio  de  acción  comunal  o  barrial.  
b)
Las   Federaciones   Municipales,   que   agrupan   a   varias   asociaciones   de   base   de   un  
Municipio.-­‐      
 
Las   asociaciones   de   base   están   constituidas   por   diez   (10)   o   más   mujeres   del   campo,   que  
habitan   en   una   zona   geográfica   determinada   y   que   pueden   tener   las   condiciones   antes  
mencionadas  para  poder  ser  miembros  de  La  CONAMUCA.-­‐  
 
Las  federaciones  municipales  son  las  instancias  de  segundo  grado  que  agrupa  La  CONAMUCA,  
están  integradas  por  más  de  5  asociaciones  que  operen  en  comunidades  o  barrios  específicos  
del   mismo   municipio,   constan   de   dos   estructuras:   Una   Asamblea   Municipal   y   Una   Directiva  
Municipal.  
 
Por   otra   parte   La   CONAMUCA   cuenta   con   una   estructura   nacional   integrada   por   cuatro  
órganos:   El   Congreso   Nacional,   La   Asamblea   Nacional,   La   Dirección   Nacional   y   La   Comisión  
Nacional  Electoral.  
 
20.3.3. Área  de  impacto  
En  la  actualidad  La  CONAMUCA  trabaja  en  cuatro  (4)  importantes  Regiones  del  País:  Sur-­‐Oeste  
(Provincia  de  Elías  Piña,  San  Juan),  Sur  Central  (Baní,  San  Cristóbal),  en  el  Este  (Monte  Plata)  y  
en  el  Cibao  (Santiago  de  los  Caballeros  y  Espaillat).  Cuenta  con  15  Federaciones  Municipales,  
de  igual  número  de  municipios,  227  asociaciones  de  bases,  y  más  de  8,000  (Ocho  Mil)  mujeres  
afiliadas.  
 
Las  relaciones  que  históricamente  ha  construido  La  CONAMUCA  y  sus  logros  organizativos  le  
han  permitido  abrirse  espacios  en  diversas  instancias  de  coordinación  como  son:  Coordinadora  
de  ONG’s  del  Área  de  la  Mujer,  el  Comité  Coordinador  de  Organizaciones  de  Trabajadores  /as  
Rurales  participantes  del  Proyecto  OIT  /NOR,  Programa  de  Equidad  de  Género  y  Desarrollo  de  
la  Mujer  Rural  (PADEMUR),  Encuentro  Norte-­‐Sur,  Foro  por  la  Soberanía  Alimentaria.  
 
La  CONAMUCA  tiene  relaciones  históricas  de  trabajo  y  colaboración  mutua,  con  las  siguientes  
instituciones   y/o   organizaciones:   Red   de   Mujeres   por   la   Salud,   Colectiva   Mujer   y   Salud,   IDEAC,  
IDAC,   CAUCA,   CEPAE,   CE-­‐MUJER,   FEDECARES,   CEDEE,   FECAIMA,   PROMUS,   COPADEBA,  
Federación  de  Campesinos  de  Bonao,  entre  otras.      
 
A   nivel   internacional   cuenta   con   una   membrecía   en   la   Coordinadora   Latinoamericana   de  
Organizaciones    Campesinas  CLOC  y  la  Vía  Campesina,  Asamblea  de  los  Pueblos  del  Caribe,  la  
Marcha  Mundial  de  Mujeres.  
 
20.4.
Asociación  Santa  Clara    
Esta  asociación  fue  fundada  en  1997,  heredando  el  nombre  de  otra  asociación  mixta  (hombres  
y  mujeres)  que  existía  en  la  comunidad  en  los  años  70s.  Se  fundó  con  el  objetivo  de  defender  
los   derechos   de   las   mujeres   y   desarrollar   trabajos   comunitarios.   También,   las   mujeres  
fundadoras,   se   propusieron   promover   el   desarrollo   y   la   unión   y   fomentar   los   lazos   entre   los  
pobladores  de  este  paraje.  
 
96  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Esta   asociación   inició   su   trabajo   con   apenas   cinco   mujeres,   las   cuales   reflejaban   sus  
preocupaciones  por  el  futuro  de  la  comunidad,  “el  cual  veían  sombrío  debido  a  la  desunión  y  la  
falta  de  organización”.  (Entrevistas)  
 
En   sus   inicios,   las   mujeres   organizadas   se   preocupaban   por   arreglar   los   caminos,   ayudar   a   la  
Iglesia   y   realizar   labores   sociales   de   diferentes   tipos,   además   de   participar   en   las   luchas  
sociales  y  comunitarias  que  se  producían.  
 
Como   dato   interesante,   puede   destacarse   que   algunas   de   las   mujeres   fundadoras   fueron  
también   miembros   del   desaparecido   Movimiento   Campesino   Independiente   (MCI),   que  
durante   los   años   70s   y   80s   luchaba   fuertemente   por   la   recuperación   de   la   tierra   en   todo   el  
país,  lo  que  fue  contribuyendo  a  su  desarrollo  personal  y  a  su  formación  como  ciudadanas.    
 
Durante   su   paso   por   el   MCI   fueron   apoyadas   por   el   Centro   Dominicano   de   Estudios   de   la  
Educación  (CEDEE)  en  la  capacitación  para  la  organización  campesina  y  en  la  recuperación  de  
tierras.  El  MCI  de  aquellos  tiempos  era  dirigido  por  Martin  Piña,  De  León,  Salome  Guzmán,  y  
Agustín  Navarro,  entre  otros.  
 
Posterior  a  su  fundación,  la  Asociación  Santa  Clara  se  integró  a  la  CONAMUCA  a  través  de  la  
Federación  de  Mujeres  del  Campo  de  Monte  Plata  FEMUCAM.  En  la  actualidad  la  Asociación  de  
Mujeres   Santa   Clara   ha   fundado   una   Empresa   Embutidora   como   experiencia   solidaria   socio-­‐
productiva  para  ofrecer  empleo  y  mejorar  la  calidad  de  vida  de  la  población  local.    
 
En  la  fase  inicial  recibieron  en  donación  un  capital  a  través  del  IDEAC  de  RD$118,783  de  capital  
no  reembolsable;  además  recibieron  un  préstamo  inicial  para  capital  de  trabajo  de  RD$35,500.  
A   través   de   la   Empresa,   las   socias   recibieron   préstamos   por   un   valor   total   de   RD$164,870   para  
financiar   compra   de   novillas   y   cría   de   cerdos   que   servirían   como   materia   prima   para   la  
empresa.  
 
20.4.1. La  Lucha  por  el  agua  
Es   posible   afirmar   que   todos   los   logros   de   la   comunidad   de   El   Coquito,   especialmente   los  
relacionados   a   los   servicios   públicos,   están   estrechamente   vinculados   a   la   lucha   de   la  
Asociación  Santa  Clara,  tanto  en  su  versión  mixta,  como  en  su  versión  femenina  actual.    
 
Una   de   las   luchas   más   largas   y   peligrosas   fue   la   lucha   por   el   derecho   al   agua.   Desde   su  
fundación  no  había  agua  en  la  comunidad  de  El  Coquito;  el  agua  que  había  estaba  cercada  por  
el   terrateniente   Ángel   Andújar   en   su   parcela.   Los   pobladores   asociados   desarrollaban  
diariamente  una  lucha  intensa  contra  este  propietario  rompiendo  por  la  fuerza  la  cerca  que  les  
impedía  el  acceso  al  agua.  Años  después,  lograron  atraer  el  interés  de  la  prensa,  y  finalmente  
lograron  que  el  procurador  fiscal  de  Monte  Plata  le  construyera  un  callejón  para  poder  acceder  
a  la  fuente  de  agua.  
 
Sin   embargo,   a   pesar   de   contar   con   el   acceso,   no   podían   tener   agua   saludable   ya   que   el  
hacendado   Andújar   contaminaba   el   manantial   con   gasoil,   aceite   quemado   y   otros  
contaminantes,   llegando   incluso   a   colocarle   una   bomba   secadora   con   el   objetivo   de   secar   el  
manantial.  
 
Para   solucionar   el   problema,   el   Instituto   Nacional   de   Agua   Potable   y   Alcantarrillado   (INAPA)   le  
construyó   un   pozo   de   agua   en   1997,   que   finalmente   resultó   pesada   para   el   consumo   humano.  
Finalmente,   en   1999   doña   Beata,   presidenta   y   líder   de   la   Asociación,   construyó   con   fondos  
propios  un  pozo  tubular  y  de  ahí  se  abastece  toda  la  comunidad  hasta  hoy.  
 
97  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

20.4.2. La  lucha  por  la  luz  
La   lucha   por   la   energía   eléctrica   en   la   comunidad   de   EL   Coquito   se   empezó   en   los   80s.  
Finalmente,   y   durante   el   Gobierno   de   Salvador   Jorge   Blanco,   le   ofrecieron   la   energía,   pero  
había   que   poner   los   postes   para   colocarla;   la   comunidad   se   organizó   y   los   adquirió   con   sus  
propios  esfuerzos  logrando  así  poseer  luz.  
 
20.4.3. La  lucha  por  la  tierra  
La   lucha   por   la   posesión   de   la   tierra   ha   sido   también   una   de   las   luchas   más   fuertes   que   han  
desarrollado   los   pobladores   de   El   Coquito,   representados   en   su   asociación,   primero   mixta   y  
posteriormente  femenina.  Durante  los  1984-­‐1985  se  desarrolló  en  El  Coquito  la  lucha  contra  
un  terrateniente  de  apellido  Moquete  para  lograr  la  expansión  de  la  comunidad,  cercada  por  
los  terratenientes  que  expulsaron  a  los  campesinos  y  se  apropiaron  de  sus  tierras  durante  los  
12  años  de  Balaguer.  
 
La  lucha  fue  tan  intensa  que  incluyó  la  ocupación  de  la  iglesia  de  Monte  Plata  por  varios  días.  
La  Asociación  logró  con  esta  ocupación  ciertos  éxitos  en  materia  de  tierra  logrando  recuperar  
numerosas  tareas  y  extender  la  comunidad.    
 
Finalmente,   la   actual   Asociación   de   Mujeres   también   ha   tenido   luchas   por   la   tierra;  
desarrollándose   una   última   lucha   por   los   últimos   ocho   meses   para   recuperar   una   tierra  
ocupada  por  un  Coronel  al  oeste  del  paraje  de  El  Coquito.    
 
20.4.4. Asociatividad  y  participación.  
La  asociación  Santa  Clara  cuenta  actualmente  con  unas  27  socias,  lo  que  representa  un  9%  de  
la   población   total   del   paraje   de   El   Coquito,   subiendo   esta   proporción   casi   a   20%   cuando   se  
contabilizan  sólo  las  mujeres  de  la  comunidad.  La  totalidad  de  ellas,  mujeres  pobres  de  entre  
20  y  50  años  de  edad.      
 
En   toda   la   dinámica   del   proceso   productivo   en   la   Empresa   Embutidora   Santa   Clara,   y   en   la  
misma   Asociación,   desde   la   cría   hasta   el   procesamiento   de   la   carne,   se   involucra   a   la   totalidad  
de  las  mujeres  asociadas.  
 
Actualmente   la   empresa   embutidora   tiene   una   empleada   fija,   mientras   que   diez   mujeres   crían  
cerdos   y   nueve   mujeres   crían   cerdos   y   vacas,   dedicándose   las   demás   mujeres   a   desarrollar  
actividades  económicas  paralelas  a  la  Empresa.    
 
La  producción  ganadera  y  sus  derivados  es  la  actividad  económica  principal  de  la  comunidad  
de  El  Coquito,  la  cual  es  compartida  en  menor  medida  con  los  frutos  menores.    
 
20.4.5. Rol  de  la  Asociación  
La  asociación  de  Mujeres  Santa  Clara,  es  una  entidad  que  promueve  la  valorización  del  rol  de  
las   mujeres,   promoviendo   su   independencia   económica,   y   funciona   como   mecanismo   de  
intercambio   de   saberes   y   pareceres,   además   de   que   también   posee   una   significativa  
participación  en  las  actividades  económicas  de  sus  socias  y  de  la  comunidad  en  conjunto.  
 
La   Asociación   se   reúne   semanalmente   los   miércoles,   dividendo   estas   reuniones,   en   una  
reunión   semanal   para   los   asuntos   de   la   empresa   y   otra   para   los   asuntos   de   la   misma  
Asociación.     Cada   miércoles   se   tratan   las   propuestas   presentadas   y   el   otro   miércoles   se  
deciden  sobre  ellas.  
 

98  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Las   decisiones   en   la   asociación   Santa   Clara   se   toman   en   base   al   quórum   (la   mitad   más   una).  
Siendo   así   que   para   legitimar   las   decisiones   deben   participar   en   las   reuniones   más   de   14  
mujeres  miembros.    
 
La  Empresa  tiene  una  directiva  compuesta  por  una  Presidenta,  una  Tesorera  y  una  Secretaria,  
todas   distintas   de   los   cargos   de   la   Asociación.   La   Asociación,   por   su   parte,   posee   una  
Presidenta,  una  Vicepresidente,  una  Tesorera,  una  Vigilancia,  una  Secretaria  y  una  encargada  
de  Finanzas.  
 
20.4.6. El  proceso  productivo  
Esta   empresa   está   dedicada   a   la   producción   de   longaniza   y   tocino.   Inició   sus   operaciones   en  
mayo   del   año   2003.     Anteriormente   las   mujeres   tenían   alguna   actividad   de   producción   de  
embutidos,  pero  resultaba  ser  una  labor  ocasional.    
 
Los  cerdos  y  los  becerros  que  necesita  la  Empresa  para  la  producción  de  embutidos  y  la  venta  
de  carne  son  comprados  a  sus  criadores/as,  posteriormente  son  matados  los  animales  y  con  su  
carne,  las  mujeres  producen  Tocino,  Longaniza  y  otra  parte  es  vendida  sin  procesar.  
 
20.4.7. Impacto  Económico  
Además   de   que   es   la   única   carnicería   de   la   comunidad,   con   lo   que   se   ahorra   el   costo   de  
transporte   los   consumidores,   la   Embutidora   Santa   Clara   se   preocupa   por   comprar   a   buen  
precio   los   animales,   quedándose   las   ganancias   de   la   actividad   en   la   misma   comunidad,  
favoreciendo  así  la  economía  local.  
 
Además,   la   Embutidora   contribuye   a   bajar   los   precios   de   la   carne   en   el   mercado   local.    
Teniendo   un   sistema   mediante   el   cual   venden   a   crédito   la   carne   a   los   pobladores   de   la  
comunidad   para   pagarla   cada   15   días   (lo   que   corresponde   a   los   plazos   de   pago   de   la   leche),  
facilitando  el  consumo  de  carne  a  los  habitantes  de  El  Coquito.  
 
Por   otra   parte,   las   mujeres   asociadas   han   recibido   préstamos   y   condiciones   favorables   para  
desarrollar   otras   actividades   económicas   diversas   y   mejorar   su   calidad   de   vida.   Por   ejemplo,  
una   socia   tiene   un   colmadito,   otra   socia   posee   un   salón   de   belleza,   una   tiene   una   farmacia,  
otra  posee  una  tienda  de  ropa,  otra  una  cafetería  y  una  última  posee  una  tienda  de  repuestos,  
lo   que   ha   permitido   significativamente   aumentar   la   calidad   de   vida   de   las   familias   y   mejorar   la  
situación  de  derechos  de  las  mujeres  en  la  comunidad  de  El  Coquito.    
 
La   Asociación,   además,   tiene   también   una   tienda   de   insumos   en   la   cual   mantiene   a   otra  
empleada;   contratando   además   para   la   matanza   a   un   matador   a   quien   pagan   RD$150   pesos  
por  cada  cerdo  y  RD$350  por  becerro.  
 
La   Empresa   Santa   Clara   contrata   cinco   mujeres   las   cuales   trabajan   fijas   para   la   empresa   y   se  
encadena   con   otras   asociaciones   de   mujeres   de   comunidades   cercanas   al   comprarle   el  
orégano   que   utilizan   para   sus   embutidos   a   La   Asociación   De   Mujeres   del   Prado   –un   paraje  
cercano-­‐,  fomentando  así  el  desarrollo  local.  Además  le  ofrecen  espacio  a  otras  asociaciones  
para  la  venta  de  productos  diversos  en  su  local.  
 
A   los   ganaderos   de   la   comunidad   y   comunidades   aledañas   les   compran   los   cerdos   y   los  
becerros  a  precios  razonables,  logrando  así  promover  la  actividad  económica  en  la  zona.  
 
La   empresa,   que   fue   fundada   en   2003,   procesa   y   vende   actualmente   un   becerro   de   nueve  
arrobas   cada   semana   y   procesa   tres   marranos   de   100   libras   cada   uno   por   semana.   Eso  
expresado  en  libras  es  igual  a  225  libras  de  carne  de  vaca  y  300  libras  de  carne  de  cerdo,  a  un  
99  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

precio  promedio  de  RD$50.0  la  libra,  sería  una  producción  de  RD$26,250  pesos  semanales  de  
carne,  sin  contar  el  valor  agregado  que  se  obtiene  al  procesar  la  carne  en  forma  de  tocino  o  
longaniza  cuyo  precio  es  de  RD$70  y  RD$75  pesos  respectivamente.    
 
Según  los  datos  de  la  misma  Embutidora,  la  empresa  produjo  beneficios  netos  por  un  monto  
de  RD$142,000  en  los  primeros  seis  meses  del  año.  Las  ventas  de  la  asociación  se  destinan  a  
las  comunidades  vecinas  como  son  Estrella  Vieja,  El  Prado,  el  Hatillo,  entre  otras.  
 
Para   repartir   los   beneficios,   las   mujeres   han   diseñado   un   mecanismo   formal   que   permite  
distribuirlos   equitativamente,   como   mostramos   a   continuación.   Un   60%   es   destinado   a   las  
socias  de  la  empresa  que  trabajan  directamente  en  ella;  un  20%  es  para  la  capitalización  de  la  
empresa,  un  5%  se  destina  a  obras  sociales  (patronales,  iglesia,  enfermos),  un  10%  se  destina  
para  educación  de  las  socias  y  5%  para  inversión  en  la  empresa  (mantenimiento).  
 
En   cuanto   a   la   contribución   fiscal   de   la   empresa,   podemos   afirmar   que   la   Embutidora   Santa  
Clara  paga  RD$50.00  pesos  correspondientes  al  “Certifico36”  al  Alcalde  Pedáneo  por  cada  cerdo  
o   vaca   comprada   y   entregan   también   una   libra   de   carne   para   el   mismo   Alcalde   por   cada   cerdo  
o  vaca  matada.  
 
En  cuanto  a  socios  y  financiadores,  las  mujeres  entrevistadas  destacan  el  papel  jugado  por  el  
IDEAC,   quien   además   de   ofrecer   préstamos   a   bajas   tasa   de   interés   y   condiciones   flexibles,  
también  les  garantiza  asesoría  técnica  y  capacitaciones  en  manejo  de  los  recursos.  Las  socias  
reciben   préstamos   personales   a   través   del   IDEAC   a   una   tasa   de   18%   con   lo   cual   desarrollan  
actividades  económicas  que  han  elevado  significativamente  su  calidad  de  vida.  
 
Además   y   según   lo   informado,   las   asociadas   no   tienen   seguro   social,   sólo   cuentan   con   el  
seguro   del   gobierno,   plan   SENASA,   aunque   en   momento   de   desgracia   las   socias   contribuyen  
con  la  emergencia.    
 
20.4.8. Aporte  al  desarrollo  local  
La  Asociación  Santa  Clara  y  su  Empresa  embutidora  son  un  poder  en  la  pequeña  comunidad,  
representan   en   última   instancia   la   autoridad   moral   de   la   zona,   interviniendo   en   las   actividades  
económicas,  sociales,  culturales  y  en  la  toma  de  decisiones  colectivas.  
 
Por   ejemplo,   según   las   entrevistadas,   la   comunidad   cuenta   con   una   escuela,   gracias   a   la  
diligencia  y  el  esfuerzo  de  la  organización.  
 
Pero,   el   aporte   más   importante   que   ha   hecho   la   asociación,   a   razón   de   las   entrevistadas,   es  
revalorizar   a   las   mujeres   como   seres   humanos   y   agentes   del   desarrollo.   Según   una   de   las  
entrevistadas   “Antes   no   podían   decidir   en   la   casa   ni   por   un   coco   que   se   cayera   de   la   mata”;  
ahora   las   mujeres   de   la   comunidad   tienen   mayor   autonomía   y   poder   decisión   en   sus   casas,   en  
sus  familias  y  en  la  misma  sociedad,  lo  que  se  traduce  en  mayor  dignificación  y  valoración  de  
ellas  mismas  como  agentes  sociales  de  desarrollo.    
 
Gracias  a  la  Asociación,  se  han  dignificado  y  valorado  más  a  las  personas  de  esta  comunidad.  
Las   mujeres   y   los   hombres   se   sienten   orgullosas   de   pertenecer   a   la   colectividad.   El  
empoderamiento   de   los   pobladores   de   El   Coquito   es   superior,   gracias   a   la   existencia   de   la  
Asociación  Santa  Clara.  
 
                                                                                                                     
36

Certificando que el animal no es robado.

100  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

El   mejor   ejemplo   del   impacto   positivo   de   la   Asociación   Santa   Clara,   es   que   en   el   último   año  
esta  importante  experiencia  ha  promovido  la  creación  de  una  asociación  de  hombres  que  se  
denomina   asociación   de   pequeños   agricultores   y   ganaderos   “El   Manantial”,   la   cual   ha  
comenzado  a  funcionar  y  agrupa  decenas  de  hombres  de  la  comunidad.    
 
Santa   Clara,   entre   sus   labores   naturales   patrocina   y   promueve   la   educación   de   las   mujeres,   así  
mismo  ofrecen  charlas  y  capacitación  para  las  asociadas  y  no  asociadas.    
 
Por   ejemplo,   doña   Nésfora   (Beata),   a   pesar   de   sus   más   de   60   años,   para   dar   el   ejemplo,   fue   la  
primera   que   inició   sus   estudios   en   el   programa   gubernamental   de   educación   intensiva  
“Prepara”   tras   lo   cual   logró   el   año   pasado   titularse   como   bachiller,   ejemplo   que   ya   están  
tomando  otras  mujeres  y  jóvenes  de  la  comunidad.  
 
En  el  plano  medioambiental,  la  Asociación  fomenta  la  realización  de  talleres  y  lucha  contra  la  
contaminación  y  los  desechos  sólidos.  
 
Entre  las  obras  que  pueden  ser  contabilizadas  como  logros  de  la  Asociación  se  encuentran  un  
Centro   Comunal   construido   por   Procomunidad,   una   sala   de   Internet   lograda   a   través   del  
INDOTEL,  entre  otras.  
 
Las   mujeres   organizadas   participan   en   todas   las   luchas   por   las   demandas   de   la   comunidad,  
además  de  participar  activamente  de  los  trabajos  colectivos  como  la  limpieza  de  las  calles,  así  
como  el  patrocinio  a  las  fiestas  patronales.  
 
Según   las   mujeres   entrevistadas,   la   comunidad   ha   mejorado   significativamente   después   la  
existencia   de   esta   organización,   por   lo   cual,   los   pobladores   tanto   hombres   como   mujeres  
respetan  y  valoran  a  la  Asociación  Santa  Clara.      
 
20.4.9. Principales  Problemas  y  Metas  de  la  Asociación  
La   Asociación   Santa   Clara   aspira   a   crecer,   aumentar   producción   y   procesamiento   para   poder  
aportar  más  a  la  comunidad  y  al  desarrollo  de  las  mujeres  de  El  Coquito.    
 
Actualmente,  entre  los  principales  problemas  y  limitaciones  de  la  organización  se  pueden  citar  
la  emigración  para  la  ciudad  capital  y  otras  ciudades  y  la  falta  de  apoyo  estatal.  
 
Las  mujeres  entrevistadas  consideran  que  no  existe  ningún  sistema  de  apoyo  del  Estado  para  
con   este   tipo   de   entidades,   lo   que   les   lleva   a   veces   a   pensar   que   el   Estado   desconoce   su  
existencia  
 
Entre  las  principales  metas  de  las  mujeres  asociadas  se  puede  encontrar  la  realización  de  un  
censo   en   la   comunidad,   escribir   la   historia   de   El   Coquito,   aumentar   la   empleomanía   en   la  
empresa,   e   instalar   una   tienda   de   electrodomésticos   en   la   comunidad   como   parte   de   las  
iniciativas  económicas  de  la  Asociación.    
 

21.ESTUDIO  DE  CASO  Asociación  de  Caficultores  la  Esperanza  ASOCAE,  
Los  Cacaos,  San  Cristóbal    

 
Este  estudio  de  caso  realizado  a  la  Asociación  de  Caficultores  la  Esperanza  ASOCAE,  como  los  
anteriores,  se  realizó  para  descubrir  y  visibilizar,  no  sólo  el  gran  aporte  al  desarrollo  local  de  
estas   instituciones,   sino   además,   para   medir   los   niveles   de   solidaridad   incorporada   en   esta  
experiencia  de  Economía  Solidaria.    
101  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
La  Asociación  de  Caficultores  la  Esperanza  ASOCAE  se  encuentra  ubicada  en  el  municipio  Los  
Cacaos,  uno  de  los  municipios  de  la  provincia  San  Cristóbal.    
 
21.1.
La  provincia  de  San  Cristóbal  
La   provincia   de   San   Cristóbal   limita   con   las   provincias   Monseñor   Nouel   (norte),   Monte   Plata  
(noreste),  Santo  Domingo  (este),  Peravia  (oeste)  y  San  José  de  Ocoa  (noroeste).  El  Mar  Caribe  
bordea  la  provincia  por  el  sur.  La  común  cabecera  provincial  es  la  ciudad  del  mismo  nombre.  
 
Fue  creada  en  1932  con  el  nombre  de  Provincia  Trujillo  en  honor  al  dictador  Rafael  Leónidas  
Trujillo.  Luego  de  la  muerte  del  tirano,  en  1961,  se  le  dio  su  nombre  actual  de  San  Cristóbal  por  
el  nombre  de  la  ciudad  capital.  Incluía  la  actual  provincia  de  Monte  Plata  hasta  1992.  
 
21.1.1. Población    
Según  el  Censo  Poblacional  de  2002,  la  población  de  la  provincia  era  de  532,880  personas,  la  
tercera   provincia   del   país   en   cuanto   a   población.     La   provincia   tiene   una   superficie   total   de  
1.426,20  km².  Está  dividida  en  ocho  municipios  y  seis  distritos  municipales  (D.M.).    
 
Tabla  -­‐18  –  Población  de  la  provincia  San  Cristóbal    
Municipios  
Población    
San  Cristóbal  
209,165  
Hato  Damas  (D.M.)    
11,602  
Sabana  Grande  de  Palenque    
15,691  
Bajos  de  Haina  
80,841  
 
El  Carril  (D.M.)  
33,049  
Cambita  Garabito    
20,533  
 
Cambita  El  Pueblecito  (D.M.)    
7,629  
Villa  Altagracia    
50,957  
San  José  del  Puerto  (D.M.)  
13,0006  
La  Cuchilla  (D.M.)    
8,222  
Medina  (D.M.)    
6,322  
Los  Cacaos    
8,822  
San  Gregorio  de  Nigua    
27,447  
Yaguate    
39,597  
Total  
532,880  
Fuente:  ONE  
 
San   Cristóbal   es   una   provincia   joven   con   una   edad   promedio   de   sus   habitantes   de   25   años  
según  el  Censo  del  2002  
 
21.1.2. Saldo  Migratorio.  
El   saldo   migratorio,   que   se   calcula   restando   a   los   inmigrantes   recibidos   en   la   provincia,   los  
emigrantes   que   han   partido   hacia   otras   provincias,   resulta   importante   para   entender   la  
tendencia  de  desarrollo  de  la  comunidad;  en  San  Cristóbal  resultó  positivo  en  35,724  personas,  
lo  que  supone  el  6.7%  del  total  de  la  población  residente  en  el  2002.  
 
21.1.3. Pobreza  y  desempleo  
La   tasa   de   desempleo   es   de   18.32%,   mientras   que   el   total   nacional   rondaba   los   17.8%.  
Mientras  que  el  45.9%  de  los  hogares  de  esta  provincia  se  consideran  hogares  pobres,  según  la  
ONE   que   aplica   un   índice   que   considera   la   calidad   de   la   vivienda,   el   capital   humano,   la  
presencia  de  servicios  básicos  y  la  capacidad  de  sustento  familiar.  
102  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
El  municipio  de  Los  Cacaos  es  el  más  pobre,  duplicando  los  niveles  de  pobreza  para  el  resto  de  
la  provincia  San  Cristóbal    
 
Tabla  -­‐19-­‐  Pobreza  en  la  Provincia  San  Cristóbal  
Municipios  
%  
San  Cristóbal  
41.9  
Hato  Damas  (D.M.)    
Sabana  Grande  de  Palenque    
31.5  
Bajos  de  Haina  
32.1  
 
El  Carril  (D.M.)  
34.6  
Cambita  Garabito    
71.4  
 
Cambita  El  Pueblecito  (D.M.)    
Villa  Altagracia    
57.9  
San  José  del  Puerto  (D.M.)  
La  Cuchilla  (D.M.)    
Medina  (D.M.)    
Los  Cacaos    
81.8  
San  Gregorio  de  Nigua    
56.0  
Yaguate    
55.9  
Total  
 
Fuente:  ONE,  Censo  2002  
 
 
21.1.4. Economía    
Por   su   cercanía   con   Santo   Domingo,   la   población   de   la   ciudad   y   parte   de   la   provincia   se  
traslada  a  laborar  en  la  ciudad  capital,  así  como  también  a  las  poblaciones  de  Baní.    
 
Las   actividades   económicas   se   ven   influenciadas   por   el   hecho   de   ser   la   principal   urbe   de   la  
región  sur  y  la  quinta  del  país  y  son  la  industria  (en  San  Cristóbal  y  zonas  francas  de  Bajos  de  
Haina,   Nigua   y   Villa   Altagracia),   la   agricultura   en   pequeña   escala   (excepto   plantaciones   de  
cítricos  en  Villa  Altagracia,  café  en  las  montañas  y  cebollas  en  las  llanuras  de  Najayo-­‐Palenque)  
y  portuarias  (en  Bajos  de  Haina  y  Palenque).  
 
21.2.
Municipio  Los  Cacaos  
El   municipio   de   Los   Cacaos   se   encuentra   ubicado   en   la   parte   noroeste   de   la   Provincia   San  
Cristóbal,  cuenta  con  cuatro  secciones  y  más  de  42  parajes  dentro  de  las  ramificaciones  de  la  
Cordillera   Central.   Los   Cacaos   limita   al   norte   con   el   Municipio   Villa   Altagracia   y   Monseñor  
Nouel,   al   oeste   con   la   Provincia   Peravia,   la   Provincia   San   José   de   Ocoa,   al   sur   y   al   este   con  
Cambita   y   el   Municipio   San   Cristóbal,   la   común   cabecera   de   la   provincia.   El   municipio   se  
encuentra   ubicado   en   un   angosto   valle   intramontano   y   posee   un   clima   de   bosque   tropical  
húmedo  y  tropical.  
 
Este  Municipio  hace  frontera  con  las  presas  de  Valdesia,  Jiguey  y  Aguacate,  presas  de  las  que  
se  nutre  el  Acueducto  de  Santo  Domingo.  Su  extensión  territorial  es  de  334Km2.  Segundo  en  
extensión  territorial  en  la  Provincia  San  Cristóbal.    
 
Aunque  Los  Cacaos  tiene  cinco  años  como  municipio,  sus  primeros  pobladores  se  asentaron  en  
estas  montañas  hacia  el  1920,  siendo  un  árbol  de  cacao  la  referencia  para  los  peregrinos  que  
viajaban  entre  Ocoa  y  San  Cristóbal  
 
103  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Actualmente   Los   Cacaos   cuentan   con   unos   9,000   habitantes   y   unas   3000   familias  
aproximadamente,  habiendo  sido  diezmado  este  municipio  que  llegó  a  contar  con  unos  25,000  
pobladores.  La  mayor  parte  de  la  emigración  ha  sido  hacia  Bani,  San  Cristóbal  y  Santo  Domingo  
 
Sus   principales   productos   son   el   café,   el   aguacate,   los   cítricos,   los   gandules   y   los   frutos  
menores  como  banano,  yuca,  guandul,  ñame,  ect.  
 
21.3.
El  mercado  del  café  
 
21.3.1. El  Mercado  Mundial  del  café    
El  café  es  un  producto  importante  el  mercado  agrícola  mundial.  Su  valor  comercial  anual  es  de  
aproximadamente   unos   US$9,000   millones,   unos   86   millones   de   sacos   de   60   kilogramos.  
Siendo  la  producción  mundial,  entre  arábicas  y  robustas,  unos  112.7  millones  de  sacos.  
 
El   café   es   una   especie   ampliamente   cultivada   en   todos   los   trópicos.   La   principal   región  
productora   del   mundo   es   la   región   intertropical   de   América,   donde   destaca   Brasil   como   el  
principal  productor  mundial  desde  mediados  del  siglo  XIX.    Viet  Nam,  que  amplió  rápidamente  
su  producción  durante  el  decenio  de  1990,  ocupa  actualmente  la  segunda  posición,  lo  que  deja  
a  Colombia  en  tercer  lugar  y  a  Indonesia  en  el  cuarto.  
 
El  café  se  gradúa  y  clasifica  con  la  finalidad  de  diferenciarlo  y  así  obtener  un  precio  más  alto  
que  el  común.  No  existe  un  sólo  parámetro  de  clasificación  mundial  de  café  y,  regularmente,  
cada  país  fija  sus  propios  sistemas.  
 
La   graduación   y   clasificación   suele   basarse   en   criterios   como   altitud   y/o   región,   variedad  
botánica,   preparación   (beneficio   por   vía   húmeda   o   seca   =   lavado   o   natural),   Tamaño   del   grano  
(calibre   de   la   criba),   a   veces   también   forma   y   color   del   grano,   número   de   defectos  
(imperfecciones),   aspecto   tostado   y   calidad   de   la   bebida   (sabor,   características,   limpieza)   y  
densidad  de  los  granos,  etc.  
 
21.3.2. El  Café  en  República  Dominicana  
La  producción  de  café  en  República  Dominicana  se  remonta  al  siglo  XVIII,  aproximadamente  en  
el  año  1735.  La  introducción  del  árbol  de  cafeto  se  produce  de  mano  de  los  sacerdotes  jesuitas  
que  lo  traen  desde  Martinica,  por  la  parte  occidental  de  la  isla.    
 
Actualmente   la   producción   se   encuentra   localizada   dentro   de   los   sistemas   montañosos:   la  
Cordillera  Septentrional,  la  Cordillera  Central,  la  sierra  de  Bahoruco  y  la  sierra  de  Neyba.    
 
Durante   las   décadas   de   los   60’s   y   70`s   se   promulgan   leyes   que   contribuyen   a   afianzar   el  
desarrollo  de  la  industria  cafetalera,  la  Ley  que  crea  la  Dirección  general  de  Cacao  y  Café,  Ley  
de  Fomento  Agrícola,  Ley  de  que  establece  las  funciones  de  la  Secretaría  de  Agricultura,  Ley  de  
Incentivo  a  las  Exportaciones,  creación  de  la  Comisión  de  Cacao,  entre  otras.  
 
A   principio   de   los   años   70`s,   comienzan   a   automatizarse   ciertos   procesos   y   con   esto   se  
incrementa   la   capacidad   productiva   y   mejora   la   comercialización   del   producto.   Para   el   año  
1972,  la  venta  de  café  molido  pasó  de  737,234  kilogramos  en  1960,  a  5,  564,096  kilogramos.  
 
Para  la  década  de  los  80’s  se  crean  instituciones  que  siguen  fortaleciendo  el  desempeño  de  la  
agroindustria,   entre   ellas   el   Instituto   Dominicano   de   Investigaciones   Agroforestales   (IDIAF),  
para  lograr  mejorar  la  capacidad  productiva.  
 
104  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Luego  del  repunte  logrado  por  la  producción  cafetalera  a  principios  del  2000  se  crea  el  Consejo  
Dominicano   del   Café   (CODOCAFE)   con   la   finalidad   de   desarrollar   estrategias   y   políticas   que  
tiendan  a  regular,  mantener  y  mejorar  el  desarrollo  de  la  industria  cafetalera.  
 
En   República   Dominicana   existen   varias   asociaciones   dedicadas   a   la   producción   y  
comercialización   de   café.   El   sector   cafetalero   cuenta   con   el   apoyo   logístico   del   Consejo  
Dominicano  del  Café  (CODOCAFE)  que  es  el  encargado  oficial  de  trazar  las  políticas  de  fomento  
y   desarrollo   y   que   actualmente   posee   la   primera   marca   colectiva   de   café   denominada  
Dominican  Coffee.  
 
Los  niveles  de  exportación  se  mantuvieron  a  buen  ritmo  durante  el  año  2007.  Sin  embargo,  la  
producción   cafetalera   se   mantiene   sin   grandes   avances   debido   al   anquilosamiento   de   las  
técnicas  de  producción  y  a  la  falta  de  infraestructuras  adecuadas  que  lo  permitan.  
 
Según   el   CODOCAFE,   se   benefician   de   la   producción   de   café   unos   700.000   dominicanos.   Su  
principal   característica   en   el   país   es   el   minifundio   (Cifras   oficiales   al   año   2001   indican   de   la  
existencia   de   unos   50,000   productores,   92%   de   ellos   con   extensiones   menores   a   6   Ha   y  
representando  el  63%  de  la  extensión  cafetalera  total  del  país).  
 
Se  estima  que  la  superficie  total  cultivada  con  café  es  de  1.6  millones  de  tareas  (100,000  Ha).  
Se  ha  venido  desarrollando  los  cultivos  de  café  en  seis  grandes  regiones  como  las  zonas  de  San  
José  de  las  Matas,  Jarabacoa,  Constanza,  Ocoa,  Neyba  y  Barahona  como  las  de  mayor  potencial  
para  producir  café  de  calidad.    
 
La   productividad   promedio   del   café   en   el   país   es   alrededor   de   0.5   QQ   por   tarea   (8   QQ/Ha),  
siendo   esta   productividad   relativamente   baja   en   comparación   con   la   de   otros   países  
latinoamericanos.  La  oferta  total  nacional,  se  estima  en  850,000  qq  anuales.  
 
Sin  embargo,  la  comercialización  de  café  en  la  República  Dominicana  está  localizada  en  algunas  
firmas   privadas   y   en   asociaciones   de   cafetaleros.     La   principal   empresa   comercializadora   de  
café  es  la  firma  Industrias  Banilejas  C  por  A,  INDUBAN.  
 
La   migración   a   las   urbes   y   posterior   abandono   de   la   tierra   cultivable   por   parte   de   los  
campesinos,   guarda   una   relación   inversamente   proporcional   al   desarrollo   agrícola,   es   decir,  
mientras  más  mercado  y  capacidad  de  incrementar  sus  ingresos  tenga  el  productor  menor  es  
la  posibilidad  de  que  se  abandone  dicha  actividad.  
 
Según   el   diagnóstico   del   estatal   Consejo   Dominicano   de   Café,   alrededor   de   25.000   familias  
abandonaron  en  20  años  esta  producción  y  migraron  en  busca  de  mejores  condiciones  de  vida.    
 
Con   la   aparición   de   los   grupos   de   asociaciones   y   la   conformación   de   los   núcleos   cafetaleros  
donde  los  productores  comparan  y  comparten  sus  experiencias,  se  han  desarrollado  políticas  
que  han  contribuido  al  desarrollo  de  las  muchas  veces  apartadas  comunidades.    Según  algunas  
estimaciones,  los  pequeños  caficultores  del  sur  y  del  norte  producen  en  conjunto  30  %  del  café  
nacional.    
 
Por   otra   parte,   República   Dominicana   goza   de   un   importante   consumo   interno   de   café,  
adicionalmente  este  consumo  está  ligado  a  marcas  nacionales,  principalmente  producidas  por  
INDUBAN.  El  95%  de  las  ventas  nacionales  de  café  corresponden  a  las  marcas  de  INDUBAN,  el  
5%  restante  se  reparte  entre  alrededor  de  10  marcas  de  otras  empresas  nacionales  en  diversas  
presentaciones   y   algunos   productos   importados   tales   como   Bustelo   y   Nescafé.   Según   las  
estadísticas  oficiales,  el  país  consume  más  del  50%  del  café  producido  en  el  país.    
105  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
La  limitación  para  que  la  principal  industria  local  realice  importaciones  de  café  verde  de  otros  
orígenes  descansa  en  una  prohibición  sanitaria  para  café  sin  tostar  y  un  arancel  de  20%  para  
café  tostado  en  cualquier  presentación.  
 
21.4.
Fedecares  
La   Federación   de   Caficultores   de   la   Región   Sur,   surgió   el   25   de   mayo   de   1985.   Aunque  
comenzó   como   una   tímida   iniciativa   para   ayudar   y   apoyar   los   pequeños   y   medianos  
caficultores  en  toda  la  geografía  del  sur  de  la  República  Dominicana,  se  ha  convertido  hoy  en  
una   organización   de   segundo   nivel   que   cuenta   con   13   núcleos   provinciales,   134   asociaciones   y  
7,200  miembros.  FEDECARES  produce  entre  10  y  12%  de  la  producción  total  de  café  del  país.    
 
La   misión   de   FEDECARES   es   estabilizar   las   condiciones   económicas   y   sociales   de   las   familias   de  
la  Federación  para  mejorar  su  calidad  de  vida.    Sin  embargo,  últimamente  se  ha  enfocado  en  el  
cambio   tecnológico,   la   diversificación   de   la   producción,   el   desarrollo   empresarial,   el  
relacionamiento,  la  comercialización  equitativa  y  el  desarrollo  institucional.  
 
Asimismo,   FEDECARES   procura   a   sus   miembros   un   apoyo   técnico-­‐educativo   que   les   permita  
asumir   un   enfoque   de   finca   completa,   en   la   cual   pueda   producir   constantemente   granos   de  
café  de  calidad,  conservar  la  base  de  recursos  naturales  y  obtener  varias  cosechas  a  lo  largo  del  
año,  generando  ocupación  productiva  para  toda  la  familia.  
 
Desarrolla   un   esfuerzo   particular   por   comercializar   casi   la   totalidad   del   café   a   través   del  
mercado  justo.  Ha  desarrollado  relaciones  fuertes  y  duraderas  con  grandes  clientes  tanto  en  
Europa  como  en  Norteamérica,  que  distribuyen  el  café  bajo  las  certificaciones  de  la  Fairtrade  
Labelling  Organization  (FLO).  
 
FEDECARES  posee  núcleos  están  en  Baní,  Azua,  San  Cristóbal,  Polo,  La  Descubierta,  San  José  de  
Ocoa,  Barahona,  Pedernales,  Juan  Santiago,  Los  Ríos,  El  Cercado,  Neyba  y  Hondo  Valle.    
 
21.4.1. Historia  
En  el  año  1979,  la  Región  Sur  del  país  fue  azotada  por  el  Ciclón  David,  destruyendo  a  su  paso  
aproximadamente  el  90%  de  las  viviendas  y  afectando  seriamente  las  plantaciones  agrícolas,  
especialmente   cafeto.   Dos   días   después,   otro   fenómeno,   la   Tormenta   Federico   azotó   al   país  
terminando   lo   que   dejó   el   ciclón.   Las   zonas   más   devastadas   fueron:   San   Cristóbal,   Baní,   San  
José   de   Ocoa,   Azua   y   Barahona.   Dado   que   el   cultivo   de   café,   es   una   de   las   principales  
actividades  productivas  de  los  habitantes  en  esas  zonas  rurales  y  la  crítica  situación  económica  
post  fenómenos,  obligó  a  sus  pobladores  a  buscar  soluciones  viables,  para  enfrentar  la  terrible  
situación.  
 
Así   se   inició   un   proceso   organizativo   entre   los   caficultores   de   las   diferentes   comunidades,  
formando  asociaciones.  Más  adelante  se  formaron  organismos  que  agrupaban  las  asociaciones  
y  que  se  denominaron  núcleos,  fuesen  provinciales  y/o  municipales.  
 
A   partir   de   la   formación   de   los   núcleos,   se   inicia   otra   etapa   en   el   proceso,   intercambiando  
experiencias   entre   productores   de   las   diferentes   zonas,   comprobando   que   las   necesidades   y  
los  intereses  eran  comunes,  por  lo  que  había  que  avanzar  en  una  misma  dirección.  En  el  año  
1983,   con   representantes   de   todos   los   núcleos,   se   formó   un   Comité   Gestor   que   se   encargó   de  
crear  las  condiciones  adecuadas  para  formar  una  organización  regional.  
 
El  25  de  mayo  de  1985,  tomando  en  cuenta  las  experiencias  de  instituciones  similares,  quedó  
formada  la  FEDERACION  DE  CAFICULTORES  DE  LA  REGION  SUR,  contando  en  ese  momento  con  
106  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

cinco   núcleos   (Azua,   Baní,   Barahona,   Neyba   y   San   Cristóbal)   que   agrupaban   a   su   vez   60  
asociaciones.   Mediante   el   Decreto   No.   301-­‐91   de   fecha   14/08/91,   quedo   constituida   como  
organización  sin  fines  de  lucro,  de  acuerdo  a  lo  que  dispone  la  Ley  520  del  26  de  julio  de  1920  
 
Las   actividades   generales   de   FEDECARES   son   el   acopio   y   comercialización   del   café   producido  
por  la  membrecía.    
 
El  principal  servicio  consiste  en  adquirir  el  café  a  precio  de  mercado  al  momento  de  la  cosecha,  
procesarlo  y  exportarlo,  para  luego  liquidar  al  productor  en  base  a  los  resultados  económicos  
obtenidos.   Se   espera   crear   un   Fondo   de   Comercialización   que   permita   asegurar   el  
levantamiento   de   las   cosechas   independientemente   de   las   condiciones   del   mercado  
internacional.  
 
Se  trabaja  la  formación  de  los  recursos  humanos  y  la  infraestructura  necesaria  para  apoyar  la  
reconversión   tecnológica   de   la   agricultura   de   las   zonas   cafetaleras,   partiendo   del   enfoque  
agroecológico.   En   cada   Núcleo   se   trabaja   la   formación   de   Equipos   de   Multiplicadores   y  
Multiplicadoras  (EMM)  que  dan  testimonio  y  acompañan  la  adopción  de  cambios  en  la  relación  
de  la  población  con  el  entorno  natural  y  social.  
 
21.4.2. Logros  sociales    
En  la  actualidad,  FEDECARES  tiene  13  núcleos  y  157  asociaciones,  distribuidas  en  las  provincias:  
San  Cristóbal,  Peravia,  San  José  de  Ocoa,  Azua,  Barahona,  Bahoruco,  Independencia,  San  Juan  
de  La  Maguana,  Elías  Piña,  Pedernales.  Con  aproximadamente  7,200  miembros,  que  poseen  en  
conjunto  unas  40,000  hectáreas  sembradas  de  café.  
 
21.4.3. Beneficios.  
Los  núcleos  de  Fedecares  han  estado  exportando  su  café  desde  1982,  y  a  partir  de  1991,  como  
Federación,   estableciendo   importantes   relaciones   con   compradores   en   Europa,   Canadá   y  
Estados  Unidos,  tanto  en  el  mercado  normal  de  café  como  en  el  mercado  alternativo.  
 
Desde  el  año  1989,  Fedecares  forma  parte  del  Comercio  Justo,  con  la  iniciativa  de  la  Fundación  
Max   Havelaar,   que   más   adelante   se   conoce   como   FLO.   El   comercio   justo   ha   sido   una  
herramienta  clave  para  el  lanzamiento  de  la  Federación  en  el  comercio  internacional.  
 
Fedecares   es   la   representante   local   del   subsector   café   en   la   Latinoamérica   y   del   Caribe   de  
Pequeños  Productores  de  Comercio  Justo,  correspondiéndole  la  organización  de  la  II  Asamblea  
Regional  de  la  CLAC,  celebrada  del  23  al  28  de  septiembre  del  2006,  en  Santo  Domingo.  
 
Además  forma  parte  del  Consejo  Dominicano  de  Café  (CODOCAFE),  organismo  descentralizado  
desde   donde   se   planifican   y   ejecutan   las   acciones   de   este   cultivo,   2do.   renglón   de   exportación  
de   nuestro   país.   Tiene   voz   y   voto   en   las   consultas   del   Comité   Cafetalero   que   desde   la   Junta  
Agroempresarial  Dominicana  (JAD)  se  realizan.  
 
Participa,   junto   a   otras   organizaciones   locales   en   el   Enlace   Sur/Sur,   iniciativa   que   está  
coordinando   una   red   de   pequeños   productores   caribeños   junto   con   Haití,   Cuba,   Jamaica,   las  
Islas   Inglesas   y   República   Dominicana.   En   este   marco,   coordinan   una   posible   Confederación  
Nacional  de  Productores,  con  la  Unión  Nacional  de  Caficultores  del  Norte  (UNACAFEN)  y  otras  
organizaciones  similares  de  la  región  Norte  del  país.  
 
Con   IDEAC,   mantiene   relaciones   estratégicas.   Actualmente   coordinan   el   proyecto  
interinstitucional   “Apoyo   a   la   comercialización   y   Seguridad   Alimentaría   en   seis   provincias   del  
Sur  dominicano”  conjuntamente  con  CIEPO.  
107  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
21.5.
La  Asociación  de  Caficultores  La  Esperanza  (ASOCAE)  
La   Asociación   de   Caficultores   La   Esperanza   (ASOCAE)   se   funda   el   16   de   noviembre   de   1979  
como  consecuencia  de  ciclón  David  que  afectó  gravemente  al  Municipio  de  Los  Cacaos  y  a  la  
producción  de  café  en  la  zona,  dejando  a  los/as  productores/as  desamparados.  
 
La   creación   de   ASOCAE   fue   una   necesidad   real   de   los   productores   para   poder   sobrellevar   el  
impacto   de   este   fenómeno.   Para   explicar   gráficamente   la   situación,   uno   de   los   productores  
entrevistados  durante  este  proceso  afirma,  que  a  raíz  del  paso  de  este  fenómeno  atmosférico  
“los  moradores  quedamos  como  las  jaibas  cuando  les  quitan  las  patas”,  demostrando  la  difícil  
situación  de  las  y  los  productores,  que  quedaron  con  el  crédito  cerrado  por  los  intermediarios  
y  sin  alternativas  productivas,  ni  comerciales.    
 
La   Asociación   se   crea,   entonces,   con   la   visión   de   salir   de   la   esclavitud   del   comercio   y   de   los  
intermediarios,   en   una   búsqueda   de   alternativas   económicas   para   proteger   a   los   pequeños  
caficultores  Pero,  al  poco  tiempo  los  productores  se  dieron  cuenta  que  detrás  del  comercio  y  
sus  márgenes,  estaba  la  Industria,  la  cual  se  quedaba  con  la  mayor  parte  de  las  ganancias,  y  
que  detrás  de  ambos,  estaba  el  mismo  sistema,  causante  de  la  injusticia  en  el  mercado.  
 
Un   dato   importante   es   que   la   Asociación   se   creó   con   el   apoyo   de   un   grupo   de   jóvenes  
catequistas   de   la   comunidad   llamada   ASOJUMAR,   quienes   fueron   los   primeros   en   ofrecer  
asesoría   organizativa   a   los   productores,   que   para   esa   fecha,   no   tenían   conocimientos   de   cómo  
conformar   una   asociación,   ni   los   métodos   a   utilizar.   Además,   recibieron   ayuda   de   Cáritas  
Arquidiosesana   de   Santo   Domingo,   una   entidad   religiosa   dirigida   por   una   religiosa   llamada  
Encarnación  Carretero,  la  cual  ofrecía  talleres  semanales  en  la  misma  localidad  y  mucho  apoyo  
en  los  primeros  años.  
 
Posteriormente,  con  el  desarrollo  de  la  entidad,  adquirieron  una  licencia  de  exportación  lo  que  
les   permitió   insertarse   en   el   mercado   mundial,   pasando   después   a   formar   parte   de  
FEDECARES.  
 
21.5.1. Asociatividad  y  participación.  
La   Asociación   de   Caficultores   La   Esperanza   cuenta   actualmente   con   una   membrecía   total   de  
947   miembros/as,   siendo   de   ellos/as   unos/as   650   socios/as   activos/as.   Esta   asociación  
representa  un  10.75%  de  la  población  total  del  municipio,  demostrando  así  la  importancia  de  
esta  entidad  en  la  sociedad  cacaera.  
 
Aun   así,   según   los   entrevistados,   en   la   comunidad   de   Los   Cacaos   existen   alrededor   de   unos  
3,000  productores,  lo  que  significa  que  aun  hay  un  75%  de  productores  que  todavia  no  están  
asociados  a  ASOCAE,  una  tarea  y  reto  pendiente  para  la  organización.  
 
Su   estructura   se   organiza   en   base   a   comités,   los   cuales   representan   las   comunidades   del  
municipio.   En   la   actualidad   cuentan   con   20   comités,   de   las   42   comunidades   cercanas,   tales  
como  Santana,  Monteada  Buena,  Cañada  Bonita,  del  municipio.  
 
Actualmente,   la   presencia   de   las   mujeres   como   socias   ronda   alrededor   de   un   20%   del   total,  
con  la  particularidad  de  que  las  esposas  de  los  miembros  tienen  también  el  mismo  derecho  de  
representar   la   familia   que   sus   cónyuges,   equiparando   así   las   oportunidades   de   visibilizacion  
para  ambas  cabezas  de  la  familia.    
 
En   el   proceso   económico   de   la   producción   vinculada   ASOCAE,   por   su   parte,   se   encuentran  
involucradas   alrededor   de   unas   3,788   personas,   pertenecientes   a   las   familias   (en   edad   de  
108  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

laboral)  de  cada  uno  de  los  miembro/as.  Lo  que  corresponde  únicamente  a  al  40%  del  trabajo  
total  durante  el  proceso  productivo  del  café  
 
Por   otra   parte,   en   el   trabajo   no   familiar,   que   corresponde   a   un   60%   del   total,   se   incorporan  
unas   5,600   personas   más   a   las   labores,   siendo   un   50%   de   ellos,   mano   de   obra   haitiana  
residente  en  otras  localidades  cercanas.    Además,  de  5  a  10%  de  estos/as  trabajadores/as  no  
familiares,  son  mujeres.  
 
Ambos  números  sumados,  ofrecen  un  total  de  9,376,  lo  que  supera  la  cantidad  registrada  de  
pobladores   del   municipio,   sugiriendo   que   durante   las   épocas   de   cosecha   el   municipio   crece  
con  población  migrante  desde  otros  municipios.  Además,  una  parte  también  de  esta  mano  de  
obra  no  está  contabilizada  en  los  censos  por  tratarse  de  indocumentados.    
 
En  cuanto  a  la  empleomanía,  la  Asociación  directamente  provee  unos  18  empleos  fijos  y  unos  
50  empleos  temporales,  siendo  la  principal  industria  de  la  zona.  Los  productores,  por  su  parte,  
generan  alrededor  de  5,600  empleos  en  sus  predios  
 
21.5.2. Rol  de  la  Asociación  
La   Asociación   funciona   ofreciendo   servicios   a   los   productores   y   productoras   y   sirviendo   de  
canal   seguro   para   la   comercialización   del   café,   garantizando   precios   y   mercado   para   los  
productores  y  productoras.  
 
En  primer  lugar,  ASOCAE  compra  el  café  a  las  y  los  productores  a  precio  de  plaza  (mercado)  y  
lo  acopian  para  procesarlo  y  exportarlo;  siendo  el  90%  del  café  recibido  en  calidad  de  café  en  
pergamino  húmedo.  
 
La   Asociación   adquiere   el   café   y   lo   pre-­‐seca,   llevándolo   después   a   la   máquina   secadora.  
Posteriormente  lo  envían  a  la  maquina  trilladora  y  al  molino.  Finalmente,  lo  clasifican  por  peso  
y   tamaño,   lo   embasan   en   contenedores,   y   lo   llevan   hasta   los   puertos   directamente   para   su  
exportación;  siendo  FEDECARES  la  encargada  de  la  tramitación  de  los  documentos  en  puerto.    
 
Por  otro  lado,  la  Asociación  se  convierte  en  un  interlocutor  social  y  político  importante  de  los  
pequeños  productores,  al  gestionar  recursos  y  proyectos  y  participar  en  las  decisiones  públicas  
de  la  comunidad.  
 
Ofrece  además  una  cartera  de  crédito  para  dar  préstamos  a  las  y  los  socios  en  forma  de  avance  
en  base  a  la  producción,  lo  que  les  garantiza  una  fuente  solidaria  de  recursos  al  momento  de  
sembrar,  mantener  y  cosechar  el  café.  
 
Además,   la   asociación   también   gestiona   proyectos   de   desarrollo   y   cooperación   a   través   de  
FEDECARES,  como  actualmente  ejecuta  un  proyecto  que  permitirá  para  la  rehabilitación  de  los  
predios   y   la   cría   de   animales   para   la   diversificación.     Por   ejemplo,   ejerce   representación   frente  
a  sus  socios  como  son  Oxfam,  Vetermon,  El  Ayuntamiento  de  Murcia,  entre  otros.  
 
Al  final  de  la  zafra,  los  beneficios  obtenidos  durante  el  proceso  de  exportación  se  redistribuyen  
a  las  y  los  productores  asociados  tomando  en  cuenta  la  calidad  del  café  exportado  ya  sea  de  
tipo  A,  B,  C  y  también  tomando  en  cuenta  la  cantidad  aportada  por  socio/a.  
 
Las  ganancias  se  distribuyen  de  la  siguiente  manera.  De  la  parte  que  le  toca  a  cada  productor,  
le  entregan  un  80%  en  forma  monetaria,  distribuyendo  el  restante  20%  de  la  siguiente  manera:  
12%   se   va   en   ahorros,   en   una   cuenta   del   cual   cada   productor   puede   extraer   anualmente   hasta  
el  50%,  un  4%  bonificación  de  empleados  y  un  4%  para  capacitación.  
109  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
21.5.3. Estructura  
En  la  Asociación  de  Caficultores  La  Esperanza,  la  estructura  de  organización  está  encabezada  
por   un   Órgano   De   Dirección   compuesto   de   11   miembros,   siendo   cuatro   de   ellos   mujeres,   lo  
que   representa   un   36.6%,   un   16%   superior   a   su   participación   en   la   membrecía   de   la  
Asociación.    En  la  dirección,  por  ejemplo,  las  mujeres  ocupan  los  cargos  de  Secretaria  de  Actas,  
Secretaria  de  Organización,  Secretaria  de  Disciplina  y  Secretaria  de  Prensa  y  Propaganda.  
 
 La   estructura   cuenta   además   con   20   comités   por   cada   una   de   las   comunidades   donde   la  
Asociación  tiene  presencia,  los  cuales  cuentan  con  su  propia  directiva  y  decisiones  locales.  
 
El  Órgano  de  Dirección  se  reúne  cada  día  1ro  de  cada  mes,  en  conjunto  a  un  delegado  por  cada  
uno  de  los  20  comités,  en  esa  reunión  se  toman  las  principales  decisiones  de  la  Asociación.    
 
Además   del   Órgano   de   Dirección,   ASOCAE   cuenta   con   un   Comité   de   disciplina   de   tres  
miembros,   con   un   Comité   de   crédito   de   cinco   miembros,   con   un   Comité   de   aprobación  
orgánica  de  cinco  miembros  y  con  un  Equipo  de  paratécnicos  de  8  miembros.  
 
Periódicamente,   se   realizan   asambleas   zonales   en   cada   una   de   las   20   comunidades,   las   cuales,  
discuten   sus   problemáticas   y   llevan   sus   propuestas   al   Órgano   De   Dirección   cada   día   1ro   de  
cada  mes.  Finalmente,  las  decisiones  se  toman  en  conjunto  en  reuniones  los  días  30  o  31  de  
cada  mes.  
 
Por   otra   parte,   los   socios   se   reúnen   en   cada   uno   de   los   20   comités,   donde   deben   participar  
todo/as  l/os  miembros.  Por  ejemplo,  si  un  socio/a  no  participa  en  tres  reuniones  seguidas,  ya  
se   considera   que   no   está   activo,   por   lo   cual   no   puede   acceder   a   créditos   ni   proyectos   de   la  
Asociación,   siendo   ésta   una   condición   que   motiva   la   participación   activa   de   todos/as   los/as  
miembros.      
 
21.5.4. Impacto  Económico  
El  aporte  que  esta  organización  a  la  economía  local  se  puede  medir,  en  primer  lugar,  por  los  
salarios  pagados,  de  los  cuales,  para  los  18  empleados  fijos  y  para  los  50  temporales  por  siete  
meses,   con   un   promedio   salarial   de   ambos,   RD$6,600,   ronda   los   RD$3,735,600,   sólo   como  
conceptos   de   salarios   nominales,   sin   incluir   bonificaciones   ni   regalías,   dinero   que   se   distribuye  
anualmente  en  la  comunidad.  
 
En  cuanto  al  tema  de  la  seguridad  social  hay  mucho  camino  por  recorrer  todavía.  La  Asociación  
paga  una  empresa  aseguradora  para  algunos  empleados,  pero  los  productores,  algunos,  sólo  
tienen  el  seguro  de  salud  subsidiado  SENASA.  
 
En   cuanto   a   la   producción   anual,   aunque   ha   bajado   a   menos   del   40%   frente   a   épocas  
anteriores,   actualmente   La   Asociación   produce   unos   4,000kt   anuales.   El   café   a   precios  
normales   se   vende   a   US$   135   y   el   café   orgánico   se   vende   US$155   más   los   $10   dólares   de  
premio.  El  café  que  no  se  exporta  se  vende  al  mercado  local  a  RD$4,000  el  quintal,  a  empresas  
como  INDUBAN  o  Fungamundi.  
 
La   producción   de   ASOCAE   está   dirigida   fundamentalmente   a   mercados   internacionales   tales  
como   EUA,   Francia,   España,   Canadá.   Además,   la   Asociación   cuenta   con   un   patrimonio  
considerable,  calculado  en  unos  RD$15  millones  aproximadamente,  divididos  en  los  renglones  
de  infraestructura,  maquinaria,  solares,  vehículos,  un  colmado,  entre  otros.  
 
21.5.5. Prácticas  solidarias  sobre  género  
110  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Las  mujeres,  además  de  ser  destacadas  socias  y  de  poseer  capacidad  legal  para  representar  a  
sus  familias  con  voz  y  voto  dentro  de  las  decisiones  de  los  Comités  y  del  Órgano  de  Dirección,  
tienen  una  participación  relevante  en  el  resto  de  las  acciones  de  la  Asociación.  
 
Actualmente,   ASOCAE   mantiene   un   proyecto   para   la   creación   de   una   asociación   de   mujeres  
llamada  Mujeres  En  Acción  que  vele  por  el  desarrollo  de  las  mujeres  en  la  comunidad.    
 
Además  de  esto,  desarrollan  un  proyecto  llamado  Café  Femenino,  para  estimular  la  producción  
por  parte  de  las  mujeres;  en  el  cual  los  esposos  entregan  de  10  a  15  tareas  a  las  mujeres  para  
que   ellas   las   produzcan.   Cabe   destacar   que   el   café   femenino   se   vende   $2   dólares   más   el  
quintal  normal.  
 
21.5.6. Prácticas  solidarias  medioambientales  
En   el   plano   medioambiental,   además   de   desarrollar   charlas   y   capacitaciones,   la   asociación  
cuenta  con  168  productores  (un  17.75%)  certificados  como  productores  orgánicos,  los  cuales  
procuran  producir  en  base  a  criterios  estrictos  de  sustentabilidad  ambiental.  
 
21.5.7. Aportes  al  desarrollo  local  
Como  aporte  social,  ASOCAE  se  preocupa  por  la  reparación  de  caminos  vecinales,  las  escuelas  
y  acueductos  de  las  diferentes  comunidades  de  las  que  tienen  incidencia.  
 
El  café  que  exportan  tiene  $10  dólares  por  quintal  por  encima  del  precio  normal,  monto  que  
debe  estar  destinado  a  obras  sociales  como  liceos  y  escuelas,  fondo  que  la  Asociación  ejecuta  
con  regularidad.  
 
Además,  gestionan  becas  estudiantiles,  manteniendo  un  convenio  con  el  Instituto  Superior  de  
Agricultura   ISA   de   Santiago   y   con   la   Universidad   Autónoma   de   Santo   Domingo   (UASD),   que  
permite   que   a   la   fecha   ya   se   hayan   graduado   unos   25   profesionales,   algunos   de   los   cuales  
volvieron  a  la  comunidad  a  aportar  al  desarrollo  de  la  misma.    
 
Por   otro   lado,   actualmente   gestionan   proyectos   de   salud,   equipos   médicos   y   mantienen   una  
voluntaria  del  cuerpo  de  paz  para  servicios  médicos  en  el  pueblo.  Dentro  de  las  luchas  libradas  
por   ASOCAE   se   destaca   la   gestión   exitosa   para   elevar   a   Los   Cacaos   a   distrito   municipal   y  
posteriormente  para  elevarlo  a  municipio,  lo  cual  se  logró  finalmente  en  2004.  
 
Otra   importante   lucha   desarrollada   con   éxito   ha   sido   la   descentralización   del   Consejo  
Dominicano   del   Café,   CODOCAFE,   con   el   cual   han   democratizado   mucho   más   la   política  
sectorial.   También   lograron   el   cambio   de   las   medidas   utilizadas   por   los   comerciantes,   de   24  
cajones   por   quintal   a   20   cajones   por   quintal,   lo   que   ha   beneficiado   significativamente   a   los  
productores.  
 
Además   de   participar   activamente   en   los   procesos   y   luchas   sociales   por   las   principales  
demandas  de  la  comunidad,  la  Asociación  De  Caficultores  La  Esperanza,  ASOCAE,  se  destaca  en  
los  procesos  de  prevención  y  reparación  de  desastres,  ya  que  este  municipio  es  uno  de  los  más  
vulnerables  del  país  al  paso  de  las  tormentas  y  ciclones.  
 
En  cuanto  a  la  capacitación,  trabaja  para  llevar  educación  a  la  comunidad,  sobretodo  en  temas  
tales  como  el  medio  ambiente,  la  comercialización,  el  manejo  de  desechos,  entre  otros.  
 
También  actualmente  trabajan  en  la  creación  del  relevo  generacional,  por  lo  que  impulsan  la  
creación  de  una  organización  de  jóvenes,  que  cuenta  actualmente  con  más  de  30  jóvenes,  los  
cuales  son  orientados  por  la  Asociación.    
111  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
En   cuanto   a   las   donaciones,   la   Asociación   registra   un   conjunto   de   donaciones   anuales  
destinadas   sobretodo   en   casos   de   salud   de   algún/a   miembro,   sobre   todo,   para   los   primeros  
auxilios.  
 
Entre   los   socios   de   ASOCAE   se   encuentran,   Federares,   la   Junta   de   Desarrollo   De   San   José   de  
Ocoa,   el   Programa   de   Pequeños   subsidios   (PPS),   el   CODOCAFE,   el   PNUD   e   Intermon   Oxfam,  
entre  otros.    
 
Aunque   no   participan   en   las   decisiones   y   reuniones   del   Ayuntamiento   Municipal,   están  
actualmente   trabajando   en   la   difusión   de   la   Ley   Municipal   para   exigir   su   cumplimiento   y  
mejorar   los   servicios   municipales.   Además   han   apadrinado   la   creación   de   un   Patronato   Pro  
Desarrollo   de   Los   Cacaos   compuesto   por   12   organizaciones   que   se   reúnen   para   tomar  
decisiones  y  accionar  en  beneficio  del  municipio.  
 
Uno   de   sus   logros   principales   ha   sido   el   Liceo   Secundario   y   la   reparación   de   carreteras.   Las  
luchas   presentes   de   la   Asociación   incluyen   el   dragado   de   presa   Higuey   y   Aguacate   y   la  
construcción  del  muro  sobre  el  rio.    Además  luchan  por  el  pago  de  servicios  ambientales  que  a  
través  de  un  la  ley  retribuya  a  los  campesinos  sus  servicios  al  medio  ambiente.  
 
Por  otro  lado,  los  entrevistados  consideran  que  existe  un  apoyo  estatal  mínimo  a  la  Asociación  
consistente   en   préstamos   a   través   del   programa   “PROCADOL”   de   CODOCAFE,   el   pago   a   6  
técnicos  que  ofrecen  servicios  en  el  área,  entre  otros  apoyos  mejores.  
 
En   cuanto   a   metas   y   objetivos   a   corto   plazo,   los   directivos   de   la   asociación   de   caficultores  
destacan   su   interés   como   principal  meta  de  ASOCAE  seguir  contribuyendo   al  mejoramiento  de  
la  calidad  de  vida  y  mejorar  los  servicios  en  la  comunidad,  lo  que  demuestra  la  visión  social  y  
progresista  de  la  institución  
 
También  muestran  interés  en  el  proceso  de  diversificación  de  la  producción  para  disminuir  así  
la  dependencia  y  aumentar  la  renta  de  los  productores,  lo  que  pudiera  reducir  los  altos  niveles  
de  pobreza  de  la  comunidad.  
 
Otro  de  los  objetivos  de  los  socios  es  aumentar  la  calidad  de  la  producción  para  lograr  mejores  
precios,   y   aumentar   la   productividad   de   la   tierra   a   un   promedio   de   80   libras   por   tarea,   medida  
que  está  actualmente  en  35  lb/ta.  
 
En   cuanto   a   los   planes   sociales   se   proponen   aumentar   los   planes   de   becas   para   promover  
mayor  acceso  a  los  estudiantes  hijos  de  caficultores  en  las  universidades  nacionales.  
 
Y,   como   objetivo   a   largo   plazo,   se   proponen   concretar   un   proyecto   de   villas   cafetaleras   que  
permitan  concentrar  la  población  para  garantizar  mayor  acceso  a  servicios  públicos.    
 
En   cuanto   a   los   principales   problemas   y   limitaciones   de   la   organización,   los   entrevistados  
destacan   que   son,   en   primer   lugar,     la   baja   productividad,   el   monocultivo,   la   baja   calidad,   la  
falta  de  maquinarias  modernas  y,  finalmente,  la  falta  de  apoyo  estatal.  
 
Como   posibles   soluciones   en   el   área   productiva,   plantean,   que   sería   factible   y   efectivo   Instalar  
beneficiarios   húmedos   (centros   de   acopio   para   el   café),   la   Construcción   de   una   pre-­‐secadora   y  
construcción   de   una   lavadora   de   café,   estas   dos   últimas   contribuirían   significativamente   a  
reducir  el  costo  ambiental  de  la  producción  cafetalera.  
 
112  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

22.CONCLUSIONES  GENERALES  
 
La   Economía   Solidaria   es   un   concepto   que   une   dos   palabras   aparentemente   difíciles   de  
relacionar   desde   la   lógica   convencional   (economía   y   solidaridad),   pero   que   han   estado  
intrínsecamente  vinculadas  desde  el  origen  de  la  humanidad.  Este  concepto  hunde  sus  raíces  
en   lo   más   hondo   de   la   tradición   humana   y   ha   estado   presente   desde   el   inicio   de   nuestras  
actividades   sobre   la   tierra,   ya   que   la   la   solidaridad   ha   resultado   indispensable   para   la  
supervivencia  de  nuestra  especie.    
 
Es  definida  en  este  trabajo  como  la  economía  de  la  participación  colectiva  y  del  compromiso  
social;   aquella   en   que   predominan   relaciones   y   valores   de   comunidad   más   allá   de  
individualidades.  
 
Empero,   este   conjunto   diverso   de   formas   de   reproducción   material   la   vida   se   ha   ido  
consolidando   en   la   República   Dominicana   durante   lo   largo   y   ancho   de   la   segunda   mitad   del  
siglo  pasado,  en  el  marco  de  un  complejo  proceso  de  transformación  estructural  caracterizado  
por   décadas   de   crecimiento   económico   continuo   y   de   reformas   estructurales,   que   si   bien  
lograron  unas  transición  en  los  pilares  de  la  estructura  económica,  no  lograron  a  su  vez  reflejar  
esa  mejoría  proporcionalmente  en  las  condiciones  sociales  y  humanas  del  país  
 
Este   trabajo,   más   que   un   diagnóstico   acabado,   intentó   realizar   una   aproximación   teórica   y  
metodológica   que   permitiese   la   visibilización   del   sector,   desde   su   variedad   y   estado  
embrionario,   en   el   marco   de   un   conjunto   importante   de   limitaciones   de   carácter   práctico,  
dada  la  inexistencia  de  referencias  de  este  tipo  de  estudios  en  el  país  y  la  ausencia  casi  total  de  
la  data  necesaria.    
 
LA  ECONOMÍA  DE  LA  PARTICIPACIÓN      
Uno  de  los  principales  elementos  destacables  del  sector  de  la  economía  solidaria,  como  es  de  
esperarse,   es   la   cantidad   de   hombres   y   mugres   que   participan,   se   benefician   y   dependen   de  
actividades   económicas   colectivas   o   individuales   consideradas   en   ese   sector,   lo   que   implica  
que   este   sector,   lejos   de   ser   minoritario   o   marginal,   involucra   y   representa   una   parte  
importante  de  la  sociedad.  
 
En  primer  lugar  en  sentido,  es  destacable  la  incidencia  que  tiene,  por  ejemplo,  el  gremialismo  
en   el   sector   agropecuario,   contabilizándose   al   menos   unas   3,306   organizaciones   rurales   por  
todo   el   país.   Y   aunque   no   existen   datos   concretos   sobre   el   número   de   miembros   de   estas  
organizaciones,   dado   su   elevado   número,   es   razonable   suponer   niveles   de   asociacionismo  
oscila  de  entre  un  50  y  un  60%,  particularmente  de  los  productores  medianos  y  pequeños;  lo  
que  significaría  que  al  menos  unos  146,000  productores  aproximadamente37,(alrededor  de  un  
1.5%   de   la   población   actual   del   país),     están   conscientes   de   los   beneficios   que   produce   la  
organización,  que  a  veces  se  convierte  en  garantía  de  supervivencia  para  estos.  
 
Otro  buen  ejemplo  de  participación  masiva  en  la  Economía  Solidaria  se  registra  en  el  subsector  
del   cooperativismo,   el   cual   contabiliza   una   membrecía   de   al   menos   707,555   socios   al   2008  
(alrededor   de   un   7%   de   la   población   actual   del   país),   que   participan   en   alguna   de   las   542  
cooperativas  que  existen  en  el  país  
 
En  el  área  de  las  ONG’s,  aunque  no  es  puramente  Economía  Solidaria,  se  registran  unas  6,000  
entidades  de  diferentes  áreas  de  trabajo.  Tampoco  existe  un  registro  oficial  de  la  cantidad  de  
                                                                                                                     
37

Según el Registro Nacional de Productores elaborado en 1998 existen alrededor de 243,939 productores
agropecuarios

113  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

miembros   y/o   socios   de   estas   organizaciones,   ni   tampoco   cuales   se   dedican   a   desarrollar  
experiencias  y  emprendimientos  económicos,  pero  se  puede  inferir,  a  juzgar  por  la  cantidad  de  
entidades   registradas   y   realizando   un   cálculo   medio   bastante   conservador   por   organización,  
que   el   número   de   miembros   e   involucrados   en   esas   entidades   puede   llegar   a   60   o   70   mil  
personas.  
 
Por   otra   parte,   otro   sector   que   se   caracteriza   por   su   masividad   es   el   de   la   economía   popular   o  
de  los  micro  emprendimientos,  el  cual,  aunque  no  constituye  un  sector  cabalmente  solidario,    
pero   que   registra   parte   de   sus   valores   y   características,   cobija   alrededor   de   unas   616,215  
unidades  (un  86%  de  ellas  de  menos  de  tres  empleados).  
 
Por   su   parte,   los   ejemplos   extraídos   de   los   estudios   de   caso   realizados   durante   esta  
investigación,  dan  cuenta  de  la  gran  incidencia  de  las  organizaciones  de  la  economía  solidaria  
en  a  nivel  local.  Por  ejemplo,  en  el  caso  de  La  Milagrosa,  asociación  de  cacao  cultores  en  Cotuí,  
la   membresía   representaba   al   menos   un   2.6%   de   la   población   del   Distrito   Municipal   de  
Hernando  Alonso,  mientras  que  las  personas  involucradas  en  las  actividades  de  la  asociación  
representan  al  menos  un  14.35%  del  total  poblacional  del  Distrito  y  sus  comunidades.  Lo  que  
implica   que   esta   Asociación   y   sus   actividades   tienen   una   gran   incidencia   social   directa   y  
constituye  la  principal  fuente  de  trabajo  de  dicha  comunidad.      
 
De  igual  manera,  la  Asociación  de  Mujeres  Santa  Clara  en  el  Coquito  de  Monte  Plata,  agrupa  
alrededor   de   un   9%   de   la   población   total   del   paraje,   subiendo   esta   proporción   casi   a   20%  
cuando  se  contabilizan  sólo  las  mujeres.  Finalmente,  la  Asociación  de  Caficultores  La  Esperanza  
en   Los   Cacaos   de   San   Cristóbal,   agrupa   ente   sus   miembros   al   menos   a   un   10.75%   de   la  
población  total  del  municipio.  
 
Es  asi,  que  la  falsa  premisa  de  ser  un  sector  minoritario  en  la  vida  económica  y  social  del  país,  
puede  ahora  ser  sustituida  por  la  imagen  de  un  sector  ampliamente  distribuido  en  la  geografía  
nacional   y   en   la   estructura   económica   del   país,   en   la   que   participan   directamente   (como  
socios,  propietarios  o  miembros)  al  menos  unos  1,8  millones  de  dominicanos/as.      
 
Hasta   este   momento   todas   estas   voluntades   dispersadas   por   la   geografía   no   podían   ser  
visibilizadas,  impidiendo  de  que  puedan  ser  tomadas  en  cuenta  en  las  políticas  públicas  y  por  
los   mecanismos   de   cuentas   nacionales   como   un   sector   heterogéneo   y   diverso,   pero   que  
comparte   realidades,   valores   y   prácticas   comunes   y   que   constituye   una   fuente   fundamental  
para  promover  el  desarrollo  económico  y  social  del  país.    
 
EL  TRABAJO  EN  LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA    
Como   descubrimos   en   el   apartado   anterior   que   trato   este   tema,   para   estimar   el   empleo  
generado  por  este  sector  contamos  con  severas  limitaciones  de  data,  sin  embargo,  en  base  a  la  
información  disponible,  es  posible  cuantificar  al  menos  una  buena  parte  del  potencial  empleo  
generado  por  el  sector  de  la  Economía  Solidaria,  mostrando  algunos  referentes  validos.    
 
Por   ejemplo,   uno   de   los   subsectores   más   destacables   en   este   sentido   es   el   de   la   economía  
popular   y/o   micro   emprendimientos,   el   cual   tiene   un   significativo   impacto   sobre   el  

empleo  en  República  dominicana,  ofreciendo,  para  2005,  más  de  un  millón  y  medio  de  
puestos   de   trabajo   (1,   445,162)   lo   que   asciende   a   un   36%   de   la   Población  
Económicamente  Activa  (PEA).    
 
El   cooperativismo,   por   su   parte,   emplea   alrededor   de   44,000   trabajadores/as,   lo   que   implica  
una  participación  en  la  PEA  de  un  1.04%.  
114  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Y,   aunque   no   existen   datos   oficiales   sobre   el   empleo   generado   por   los   emprendimientos  
promovidos   por   ONG’s,   según   los   datos   recogidos   por   este   estudio,   podemos   cifrar   ese   aporte  
en  al  menos  unos  10  mil  trabajadores/as.      
 
Por   otra   parte,   el   aporte   estimado   de   otras   iniciativas   solidarias   se   puede   estimar   de   la  
siguiente   manera.   En   primer   lugar   estimamos   que   un   número   conservador   para   calcular   el  
empleo   agropecuario   por   cuenta   de   los   productores   organizados,   corresponde   al   menos   al  
50%  del  empleo  agrícola  total  generado,  lo  que  asciende  a  unos  150,000  trabajadores).  A  su  
vez,  las  diferentes  asociaciones  de  micro  finanzas  estarían  aportando  unos  5,000  empleos  en  
total.  
 
Siendo   así,   es   posible   aproximarse   a   una   cifra   global   que   pudiéramos   estimar,   con   los  
razonables   riesgos,   siendo   que   en   términos   generales,   la   Economía   Solidaria   ampliada   o   la  
producción   bajo   algún   criterio   de   solidaridad,   pudieran   estar   aportando   al   empleo   en   la  
República  Dominicana  aproximadamente  unos  1,  200,000,  puestos  de  trabajo,    lo  cual  significa    
un  43%  de  toda  la  población  ocupada  de  la  república  dominicana  3,548,304.  
 
Este   dato   puede   ser   a   su   vez   contrastado   con   los   resultados   de   los   estudios   de   caso,   los   cuales  
reflejan,   a   nivel   local,   una   realidad   bastante   gráfica   del   aporte   de   la   Economía   Solidaria   al  
empleo.    Solo  para  citar  un  ejemplo,  durante  el  proceso  económico  de  la  producción  vinculada  
ASOCAE  en  Los  Cacaos,  se  encuentran  involucradas  alrededor  de  unas  9,376,  (empleo  familiar  
y  temporero)  lo  cual  puede  llegar  a  superar  la  población  registrada  fija  del  mismo  municipio,  
sugiriendo  que  durante  las  épocas  de  cosecha  este  municipio  crece  con  población  migrante  de  
otros  municipios.  Además,  una  parte  también  de  esta  mano  de  obra  no  está  contabilizada  en  
los  censos  por  tratarse  de  indocumentados.    
 

LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  SU  PESO  EN  LA  PRODUCCIÓN.    
Para   referenciar   la   importancia   económica   del   sector   de   la   Economía   Solidaria,   en   el   marco   de  
la  insuficiencia  de  data  consistente,  se  hace  necesario  tomar  en  cuenta  diversos  aspectos  del  
desenvolvimiento  de  la  economía,  así  como  de  los  subsectores  que  hemos  logrado  describir  en  
este  trabajo.    
 
El   primer   caso   a   referenciar   es,   de   igual   manera,   el   significativo   aporte   del   asociacionismo  
agropecuario,   cuyo   aporte   a   la   producción   total   de   las   entidades   en   términos   agregados,   es  
posible   suponer   un   aporte   aproximado38   de   las   entidades   agropecuarias   (de   medianos   y  
péquenos   productores)   del   orden   promedio   de   un   30   a   40%   de   la   producción   agropecuaria  
total  (lo  cual  disminuye  o  aumenta  según  rubro),  significando  esto  un  aporte  al  PIB  global  de  la  
economía  de  un  orden  aproximado  de  alrededor  de  un  2.%39.  
 
Por   otra   parte,   y   según   el   IDECOOP,   el   estimado   de   la   contribución   económica   de   las  
cooperativas   al   la   economía   dominicana   ronda   aproximadamente   un   4%   del   PIB,   aporte  
proveniente   del   pago   de   factores   como   son   los   salarios,   los   servicios   financieros   del   sector   y  
otros,  lo  que  significaría  un  valor  total  de  RD$67,000  millones.  
 
Por   otra   parte,   el   cooperativismo   de   ahorro   y   créditos,   que   es   de   la   cual   se   tienen   mejores  
datos,  tienen  una  participación  substancial  del  sistema  financiero  dominicano  poseyendo  una  
cartera  de  crédito  de  alrededor  de  18  mil  millones  de  pesos,  lo  que  equivale  a  un  6%  al  total  de  
la  cartera  de  créditos  del  sistema  financiero.  
                                                                                                                     
38
39

Estimaciones en base a entrevistas a productores y expertos agrícolas.
El PIBA de 2009 ascendió a 96,366.8 millones de pesos, un 5.7 del PIB total

115  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
En   ese   mismo   sentido,   en   el   caso   de   la   experiencia   de   los   micro-­‐financiamiento,   las   tres  
instituciones  que  son  reguladas  (Banco  ADEMI,  Banco  ADOPEM  Y  Banco  Pyme  BHD)  tienen  en  
conjunto  una  cartera  vigente  de  RD$5,747.4  millones,  lo  cual  asciende  a  un  2%  de  la  cartera  de  
créditos   del   país.   Las   principales   instituciones   no   reguladas   de   micro   finanzas,   por   su   parte,  
tienen  una  cartera  vigente  de  RD$2,641.6  millones,  lo  cual  asciende  a  un  0.9%  de  la  cartera  de  
créditos.    
 
Juntas,  las  tres  categorías  de  instituciones  financieras  y  micro  financieras,  representan  casi  el  
9.0%   de   la   cartera   de   crédito   del   país,   siendo   esta   cifra   importante   desde   el   punto   de   vista  
económico  y  social.  En  adición  a  estas  instituciones,  existen  muchas  ONGs  y  cooperativas  que  
operan  programas  de  microcrédito  con  poco  alcance  a  nivel  nacional.    
 
Por   otra   parte,   el   aporte   de   la   economía   de   la   solidaridad   a   las   exportaciones   dominicanas,  
para   los   fines   de   este   estudio,   podrá   ser   estimado   gráficamente   a   razón   del   valor   de   las  
exportaciones  de  productos  agropecuarios  dominicanos  en  el  marco  de  la  experiencia  solidaria  
de  Comercio  Justo.  Saber,  el  banano,  el  café  y  el  cacao.  
 
Por  su  parte,  el  sector  de  los  micros  emprendimientos  con  las  616,215  unidades  que  existen  
contribuye   con   el   27   %   del   Producto   Interno   Bruto,   según   una   estimación   de   FONDOMICRO,  
aunque  este  dato  es  necesario  confirmarlo.    
 
El  sector  de  las  ONG’s  mueve  una  considerable  suma  de  dinero  al  año  en  la  contratación  de  
personal   y   la   realización   de   sus   servicios.   Sólo   bajo   el   concepto   de   transferencias  
presupuestarias   del   Estado   Dominicano,   recibieron   para   el   año   2009,   la   suma  
1,001,592,479.00;   sin   embargo,   este   monto   resulta   insignificante   en   comparación   al  
financiamiento   que   reciben   a   través   de   las   agencias   internacionales   a   través   de   la   cooperación  
centralizada   y   descentralizada   y   de   las   donaciones   de   particulares,   además   de   sus   propias  
fuentes  de  financiamiento.    
 
De  los  estudio  de  casos  realizados  se  desprende,  de  igual  manera,  la  capital  importancia  de  los  
emprendimientos   solidarios   a   nivel   local.     Los   tres   ejemplos   seleccionados   son   gráficos   para  
reflejar  esta  participación.  
 
Por  ejemplo,  los  productores  asociados  en  La  Milagrosa  produjeron  un  1.50%  de  la  producción  
total  de  cacao  del  país  en  2008,  teniendo  un  excedente  por  valor  de  RD$3  millones.  Por  otra  
parte,   los   doscientos   empleos   directos   fijos   generados   por   los   productores   reciben   un  
aproximado   de   1,   460,   000   pesos   mensuales,   ingresos   que   van   a   parar   a   la   economía   de   la  
pequeña   comunidad.   Mientras   que   los   800   jornaleros   que   trabajan   en   estas   actividades  
reciben  mensualmente  alrededor  de  6,  240,000  pesos,  lo  cual  tiene  un  impacto  significativo  en  
esta  comunidad  de  menos  de  6,000  habitantes.    
 
La  Asociación  Santa  Clara,  de  El  Coquito,  que  posee  una  empresa  de  embutidos,  utiliza  cerdos  
y   becerros   de   criadores/as   locales   a   los   cuales   paga   un   precio   preferencial.     Es   la   única  
carnicería  de  la  comunidad,  con  lo  que  se  ahorra  el  costo  de  transporte  los  consumidores.  
 
Esta  Embutidora  tiene  un  sistema  mediante  el  cual  venden  a  crédito  la  carne  a  los  pobladores  
de   la   comunidad   (que   se   corresponde   a   los   plazos   de   pago   de   la   leche),   facilitando   el   consumo  
de  carne  a  los  habitantes  de  El  Coquito.    La  Asociación,  además,  tiene  también  una  tienda  de  
insumos   donde   ofrece   estos   productos   a   los   agricultores   y   ganaderos   de   la   zona.   Según   los  
datos   de   la   misma   Embutidora,   la   empresa   produjo   beneficios   netos   por   un   monto   de  
RD$142,000  en  los  primeros  seis  meses  del  año.  
116  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
Por   su   parte,   ASOCAE   en   los   Cacaos,   produce   anualmente,   unos   4,000qt   de   café   anual.     El   café  
a   precios   normales   se   vende   a   US$   135   y   el   café   orgánico   se   vende   US$165.     En   promedio  
estaríamos   refiriéndonos   a   22.7   millones   de   pesos   dominicanos   al   año. Por   los   salarios  
pagados  sólo  de  la  Asociación,  ronda  los  RD$3,735,600,  como  conceptos  de  salarios  nominales,  
sin  incluir  bonificaciones  ni  regalías,  dinero  que  se  distribuye  anualmente  en  la  comunidad.  
 
Política  de  créditos  
Consientes   de   su   importancia   para   el   desarrollo   de   sus   afiliados,   las   tres   organizaciones  
estudiadas  cuentan  con  una  política  de  créditos  y/o  adelantos  ya  sea  directamente  o  través  de  
otras  instituciones,  las  cuales  juegan  un  papel  vital  en  la  garantía  de  los  procesos  productivos  
de  la  entidad,  así  como  la  mejoría  de  las  condiciones  de  vida  de  sus  miembros.  
 
Tanto   ASOCAE   en   Los   Cacaos,   como   La   Milagrosa   en   Hernando   Alonso   y   Santa   Clara   en   El  
Coquito,  cuentan  con  crédito  preferencial  para  sus  socios/as.  Por  ejemplo  La  Milagrosa  ejecuta  
una  política  de  crédito,  manejada  a  través  del  Bloque  7  de  CONACADO  que  ascendió  en  2008  a  
más  de  22  millones  de  pesos.  Mientras  que  Santa  Clara,  por  su  parte,  ha  ejecutado  una  política  
de  crédito  a  través  del  IDEAC  con  la  cual  un  número  considerable  de  socias  ha  iniciado  micro  
emprendimientos  que  han  elevado  significativamente  su  calidad  de  vida.  
 
LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  SU  APORTE  A  LA  CREACIÓN  DE  UNA  NUEVA  CULTURA  DE  
RELACIONAMIENTO  HUMANO.    
 
Economía  Solidaria  y  equidad  de  género  
Aunque   en   las   últimas   décadas   se   han   registrado   avances   significativos   en   materia   de   equidad  
de  género  en  el  país,  existe  todavía  un  saldo  negativo  que  afecta  a  las  mujeres  en  relación  a  los  
hombres,  relaciones  que  además  del  aspecto  cultural  y  político,  se  derivan  también  del  modelo  
económico  imperante  
 
Las  organizaciones  de  la  Economía  Solidaria  en  República  Dominicana,  siendo  consistentes  con  
la  tendencia  mundial  de  este  paradigma  económico,  se  preocupan  por  ejecutar  programas  que  
promuevan  la  equidad  de  género,  tanto  en  el  interior  de  sus  estructuras  y  actividades,  como  
en  las  comunidades  donde  se  encuentran.  En  el  caso  de  los  experiencias  de  Economía  Solidaria  
menos  acabadas  o  que  no  son  propiamente  tales,  el  registro  de  estas  prácticas  se  generan  de  
una  forma  menos  consciente  y  más  espontáneas.    
 
Por  ejemplo,  en  el  subsector  de  los  microemprendimientos,  la  participación  de  la  mujer  como  
propietaria   ha   venido   en   aumento   progresivo,   ya   que   más   de   la   mitad   de   los   negocios   (51.5%)  
dependen   de   las   decisiones   de   mujeres,   lo   que   implica   un   relativo   avance   en   materia   del  
régimen  de  propiedad  y  la  equidad  de  género.  
 
Por  su  parte,  en  el  subsector  del  micro-­‐financiamiento,  las  mujeres  son  las  más  beneficiadas,  
dado   que   la   mayoría   de   la   cartera   de   préstamos   de   las   instituciones   de   microfinanzas   está  
concentrada   en   mujeres.     Por   ejemplo,   algunas   de   estas   instituciones   tienen   casi   toda   su  
cartera  enfocada  en  préstamos  femeninos,  promovido  el  mayor  empoderamiento  estas.  
 
Los  estudios  de  casos  también  arrojan  extraordinarios  reflejos  de  la  preocupación  dentro  del  
sector   de   la   Economía   Solidaria   en   materia   de   género.   Por   ejemplo,   ASOCAE   en   los   Cacaos,  
además  de  tener  la  presencia  de  las  mujeres  como  socias  que  ronda  alrededor  de  un  20%  del  
total,  otorga  a  las  esposas  de  los  miembros  el  mismo  derecho  de  representar  la  familia  que  sus  
cónyuges,  equiparando  así  las  oportunidades  de  decisión  para  ambas  cabezas  de  la  familia.    
 
117  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

ASOCAE  desarrolla  además  un  proyecto  para  la  creación  de  una  asociación  de  mujeres  llamada  
“Mujeres   En   Acción”   para   promover   el   desarrollo   de   las   mujeres   en   la   comunidad.     Esta  
institución  ejecuta  también  un  proyecto  llamado  Café  Femenino,  para  estimular  la  producción  
por  parte  de  las  mujeres;  en  el  cual  los  esposos  entregan  de  10  a  15  tareas  a  las  mujeres  para  
que  las  produzcan.    
 
PRACTICAS  SOLIDARIAS  HACIA  EL  MEDIO  AMBIENTE  
El   tema   medioambiental   es   también   una   de   las   principales   preocupaciones   de   las  
organizaciones   dedicadas   a   desarrollar   emprendimientos   de   la   Economía   Solidaria.   Los  
estudios   de   caso   pudieron   demostrar   que   las   tres   organizaciones   descritas   desarrollan   algún  
tipo   de   plan   de   sensibilización   en   el   área   ambiental,   sin   contar   que   una   buena   oarte   de   las  
Cooperativas,   e   incluso   las   asociaciones   agropecuarias,   tienen   capítulos   e   inversiones  
especificas  destinadas  al  tema  medioambiental.  
 
Las   organizaciones   de   productores   ASOCAE   (café)   y   la   Milagrosa   (cacao),   producen   bajo   el  
régimen   de   producción   orgánica,   lo   que   implica   el   cumplimiento   de   normas   en   el   plano  
ambiental,  tales  como  la  utilización  de  abonos  orgánicos,  el  uso  de  métodos  manuales  para  el  
control  de  malezas  (machetes),  el  uso  de  métodos  que  ayuden  a  mejorar  la  fertilidad  de  suelo,  
el   manejo   sostenible   de   los   recursos   y   el   equilibrio   del   sistema.   Además,   la   misma   actividad  
cacaotalera  y  cafetalera  en  sí  constituye  una  forma  natural  de  preservar  la  cobertura  boscosa  
en   zonas   de   elevación   media   y   alta.   Ambas   instituciones   ofrecen   constantemente   asistencia  
técnica  a  los  productores  para  un  mejor  manejo  del  medio  ambiente.  
 
La   Milagrosa,   por   ejemplo,   desarrolla   en   conjunto   con   el   Bloque   No.   7   de   CONACADO,  
proyectos   en   la   materia,   como   el   que   actualmente   están   desarrollando   junto   a   la   entidad  
internacional   Rain   Forest   Alliance   en   el   cual   promueven   un   correcto   uso   del   agua   y   manejo   de  
los  residuos.    
 
Finalmente,  las  tres  instituciones  instituciones  estudiadas  desarrollan  charlas  y  capacitaciones  
en   materia   ambiental,   además   de   que   mantienen   campañas   permanentes   sobre   el   manejo  
adecuado  de  los  desechos,  no  sólo  en  el  área  de  producción  sino  también  en  sus  comunidades.    
 
LA  ECONOMÍA  SOLIDARIA  Y  SU  APORTE  AL  DESARROLLO  LOCAL  
Las   instituciones   de   Economía   Solidaria,   además   de   su   accionar   eminentemente   económico,  
muestran   además   severas   preocupaciones   por   temas   sociales   y   políticos   que   se   relacionan  
directamente   con   el   desarrollo   de   las   comunidades   donde   se   encuentran   localizadas.   A  
diferencia   de   la   economía   convencional,   la   Economía   Solidaria   pone   el   acento   en   los   seres  
humanos,  asumiendo  un  compromiso  con  la  comunidad  y  su  desarrollo.  
 
Un   buen   ejemplo   de   estas   preocupaciones   resultan   las   Cooperativas,   las   cuales,   según   el  
IDECOOP,   cuentan   con   una   reserva   educativa   de   alrededor   de   3.20%   lo   que   asciende   a   un  
monto  total  de  RD$  60,582,285.00,  contribuyendo  al  desarrollo  humano  y  comunitario.  
 
Las   cooperativas,   además   de   su   función   esencialmente   económica,   cumplen   importantes  
funciones   sociales   como   ejemplos   de   éxito   colectivo.   En   las   comunidades   constituyen  
verdaderos   referentes   productivos   y   sociales   al   fomentar   la   asociatividad,   la   educación,   el  
ahorro,  la  producción  y  los  servicios  que  sirven  a  las  comunidades.    
 
Por  otra  parte,  resulta  imposible  de  concebir  el  desarrollo  económico,  institucional  y  social  de  
las  comunidades  donde  están  asentadas  las  organizaciones  estudiadas,  si  éstas  no  existieran.    
Las   instituciones   de   Economía   Solidaria   estudiadas,   como   referentes   representativos   del  
sector,   se   han   convertido   en   verdaderos   pilares   para   sus   comunidades,   involucrándose,  
118  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

además   de   las   actividades   económicas,   en   los   demás   aspectos   de   sus   localidades.   Se   han  
convertido  en  referentes  morales  de  gran  incidencia  social,  contribuyendo  al  desarrollo  social  
de  las  comunidades.  
 
Las   tres   instituciones   estudiadas,   a   saber   ASOCAE   en   los   cacaos,   La   Milagrosa   en   el   distrito  
municipal  de  Hernando  Alonso  y  Santa  Clara  en  Los  Coquitos,  además  de  preocuparse  por  el  
desarrollo  económico  de  sus  socios,  dedican  tiempo  y  esfuerzos,  y  se  plantean  como  parte  de  
sus   prioridades,   la   contribución   al   desarrollo   económico   y   social   de   las   comunidades   donde  
están  asentadas.  
 
Las   organizaciones   de   la   Economía   Solidaria   muestran,   un   severo   compromiso   social,   no   tan  
sólo   con   promover   el   progreso   económico,   sino   además,   por   promover   nuevos   valores  
humanos   y   por   crear   las   capacidades   sociales   que   permitan   el   desarrollo   integral   de   las  
comunidades  en  las  cuales  tienen  incidencia.  
 
Por  ejemplo,  las  tres  organizaciones  han  dedicado  esfuerzos  en  el  desarrollo  de  luchas  políticas  
y  sociales  que  les  han  permitido  lograr  importantes  conquistas  para  la  comunidad  donde  están  
ubicadas.  
 
Santa  Clara  ha  sido  la  organización,  de  las  descritas,  que  mayor  incidencia  ha  tenido  en  la  toma  
de  decisiones  públicas  de  su  comunidad,  hasta  el  punto,  de  que  todos  los  logros  en  El  Coquito,  
particularmente  los  relacionados  a  los  servicios  públicos,  están  estrechamente  vinculados  a  la  
lucha   de   la   Asociación,   tanto   en   su   versión   mixta,   como   en   su   versión   femenina   actual.     La  
asociación  Santa  Clara  ha  desarrollado  tenaces  luchas  por  el  alumbrado  eléctrico  del  paraje,  así  
mismo  por  la  recuperación  de  la  tierra  y  finalmente  por  el  acceso  al  agua.  
 
Por   otro   lado,   dentro   de   las   luchas   libradas   por   ASOCAE   se   destaca   la   gestión   exitosa   para  
elevar   a   Los   Cacaos   a   Distrito   Municipal   y   posteriormente   para   elevarlo   a   municipio,   lo   cual   se  
logró  finalmente  en  2004.  
 
Tanto   La   Milagrosa,   ASOCAE,   como   Santa   Clara,   han   desarrollado   campañas   para   lograr  
asfaltado  de  calles  y  reparaciones  de  caminos  y  carreteras,  así  como  la  instalación  de  Liceos  y  
escuelas,  convirtiéndose  en  interlocutores  válidos  de  la  comunidad  ante  las  autoridades.  
 
Además,   para   satisfacer   necesidades   perentorias   de   los   pobladores,   las   tres   entidades  
mantienen   una   cartera   de   donaciones   destinadas   a   otras   instituciones   como   la   Iglesia,   el  
ayuntamiento,  las  fiestas  patronales  o  problemas  de  salud  de  los  habitantes  de  la  zona.  Estas  
entidades  se  convierten  en  una  de  las  primeras  referencias  en  la  comunidad  al  momento  de  
solicitudes  de  donaciones.  
 
Además, la   infraestructura   construida   por   estas   instituciones   tiene,   además   de   la   función  
propia  de  alojarlas,  función  de  multiusos,  sirviendo  para  alojar  en  el  caso  de  La  Milagrosa,  la  
biblioteca   y   la   sala   digital,   la   cual   fue   conseguida   por   diligencias   de   la   misma   asociación.  
Sirviendo  también  el  salón  de  eventos  de  la  entidad,  como  salón  comunal  donde  se  celebran  
las   actividades   y   eventos   de   la   comunidad.   También   el   vehículo   de   la   entidad   se   utiliza   para  
actividades  sociales,  la  cual  aporta  recursos  para  la  celebración  de  las  fiestas  patronales  y  otros  
eventos  culturales.  
 
Santa  Clara,  por  su  parte,  exhibe  con  orgullo  el  Centro  Comunal  construido  por  Pro  comunidad,  
una  sala  de  Internet  lograda  a  través  del  INDOTEL,  a  instancias  de  sus  diligencias.  
 
119  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

De   igual   modo   las   tres   instituciones   citadas   promueven   el   crecimiento   de   las   personas  
organizando   periódicamente   charlas   y   cursos   abiertos   a   toda   la   comunidad.   Esta   actitud   de  
desprendimiento  muestra  el  nivel  de  compromiso  y  de  integración  a  sus  comunidades  de  las  
asociaciones  estudiadas,  las  cuales  representan  una  autoridad  moral  en  sus  diferentes  zonas,  
interviniendo   además   de   las   actividades   económicas,   en   las   actividades   sociales,   culturales   y  
en  la  toma  de  decisiones  colectivas.  
 
En  el  caso  de  ASOCAE,  la  entidad  tiene  que  destinar  obligatoriamente  $10  dólares  por  quintal  
vendido,  por  concepto  de  Comercio  Justo,  para  obras  sociales,  las  cuales  desarrollan  a  través  
de   proyectos   de   salud,   promoción   de   la   educación   universitaria   de   los   pobladores   de   la  
comunidad,  entre  otras.  
 
Sin   embargo,   más   allá   de   lo   material,   el   aporte   más   importante   que   han   realizado   estas  
instituciones  consiste  en  la  revalorización  de  los  pobladores  como  agentes  del  desarrollo.  Los  
logros   del   trabajo   mancomunado   dignifican   y   valoran   más   a   las   personas   que   ven   en   éstas  
verdaderos  ejemplos  de  la  fuerza  positiva  de  la  unidad.  Estas  organizaciones,  en  sus  años  de  
trabajo   sistemático   ha   permitido   que   mujeres   y   los   hombres   empoderen   y   se   sienten   más  
orgullosos/as  de  la  comunidad.    
 
LA  ECONOMIA  SOLIDARIA:  HACIA  UNA  NUEVA  INSTITUCIONALIDAD  DEMOCRATICA.  
La   agrupación   de   los   seres   humanos   para   desarrollar   emprendimientos   económicos   y  
satisfacer  necesidades  materiales,  ha  sido  tradicionalmente  una  de  las  formas  más  exitosas  y  
duraderas   de   organización,   creando   a   su   vez   una   cultura   de   organización,   disciplina,   e  
institucionalidad,  que  crea  externalidades  positivas  en  toda  la  sociedad  y  otras  organizaciones.  
 
Las   instituciones,   agrupaciones   e   iniciativas   creadas   en   el   marco   de   necesidades   económicas  
concretas,   trascienden   por   mucho   la   consecución   de   estos   logros,   convirtiéndose   en   su  
mayoría,  en  espacios  de  construcción  de  ciudadanía,  de  desarrollo  personal  y  de  promoción  de  
valores  humanos  y  sociales.  
 
Las  tres  organizaciones  estudiadas  en  los  Estudios  de  Caso,  muestran  significativos  éxitos  en  la  
construcción   institucional,   experimentando   modelos   interesantes   de   gestión,   dirección   y   toma  
de  decisiones  colectivas.  
 
Las  tres  entidades  estudiadas  funcionan  como  estructuras  democráticas  donde  la  asamblea  de  
todos  los  miembros  es  la  entidad  superior  en  la  toma  de  decisiones.  En  las  tres  instituciones  se  
realizan  elecciones  cada  cierto  periodo  para  elegir  las  diferentes  juntas  directivas  que  funciona  
como   órgano   ejecutivo.   Sin   embargo,   la   elección   de   representantes   ejecutivos   que   delegan   en  
cierta   medida   el   ejercicio   ciudadano,   no   sustituye   totalmente   el   ejercicio   de   democracia  
directa.    
 
Por   ejemplo,   la   Junta   Directiva   de   La   Milagrosa   en   Hernando   Alonso,   además   de   tomar  
decisiones   ejecutivas,   se   reúne   cada   sábado,   y   ahí   arma   los   temas   que   se   discutirán   cada  
semana  y  los  propone  a  la  Asamblea  que  se  reúne  todos  los  domingos.  En  esta  asamblea  los/as  
productores/as   miembros/as   se   reúnen   para   tratar   los   temas   de   interés,   resolutando   sobre  
decisiones  generales  que  son  ejecutadas  por  la  Junta  Directiva.    
 
Este  método  ha  permitido  que  exista  en  esta  Asociación  una  participación  protagónica  y  activa  
de   los   productores,   que   participan   alrededor   de   un   80%   de   ellos   en   las   asambleas   y   en   las  
continuas  actividades  y  eventos  que  la  Asociación  convoca  o  a  los  cuales  es  invitada.    
 
120  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Por  otra  parte,  las  mujeres  de  Santa  Clara  han  diseñado  un  mecanismo  formal  para  distribuir  
los  beneficios  equitativamente,  que  consiste  en  una  formula  donde  el  60%  es  destinado  a  las  
socias  de  la  empresa  que  trabajan  directamente  en  ella;  el  20%  es  para  la  capitalización  de  la  
empresa,  un  5%  se  destina  a  obras  sociales  (patronales,  iglesia,  enfermos),  un  10%  se  destina  
para  educación  de  las  socias  y  el  5%  para  inversión  en  la  empresa  (mantenimiento).  
 
En  La  Milagrosa,  por  su  parte,  las  ganancias  se  distribuyen  entre  todos  los  productores  a  según  
del  cacao  aportado.  Así  le  entregan  un  80%  en  forma  monetaria,  distribuyendo  el  restante  20%  
de  la  siguiente  manera:  12%  se  va  en  ahorros,  en  una  cuenta  del  cual  cada  productor  puede  
extraer  anualmente  hasta  el  50%,  un  4%  bonificación  de  empleados  y  un  4%  para  capacitación.  
 
Finalmente,  en  ASOCAE  existe  un  Órgano  de  Dirección  que  se  reúne  cada  día  1ro  de  cada  mes,  
con  un  delegado  por  cada  uno  de  los  20  comités  de  las  comunidades,  en  esa  reunión  se  toman  
las  principales  decisiones  de  la  Asociación.    A  su  vez,  periódicamente  los  socios  se  reúnen  en  
cada  uno  de  los  20  comités,  donde  deben  participar  todo/as  l/os  miembros.  Por  ejemplo,  si  un  
socio/a  no  participa  en  tres  reuniones  seguidas,  ya  se  considera  que  no  está  activo,  por  lo  cual  
no   puede   acceder   a   créditos   ni   proyectos   de   la   Asociación,   siendo   ésta   una   condición   que  
motiva  la  participación  activa  de  todos/as  los/as  miembros.      
 
Esta   práctica   de   esta   Asociación   es   un   indicador   de   la   cultura   de   participación   activa   que   se  
promueve   en   las   empresas   de   Economía   Solidaria.   Sólo   ciudadanos   empoderados   de   sus  
realidades,  tomando  decisiones  colectivas,  pueden  ser  entes  efectivos  en  el  enfrentamiento  y  
solución  de  los  problemas  colectivo.  

121  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

23.BIBLIOGRAFIA  
 

1. Álvarez   Rodríguez,   Juan   Fernando.   “el   Tercer   Sector   y   la   Economía   Solidaria  
apuntes  desde  la  economía  para  su  caracterización”  
 
 

 
 
 
 
 
 

 
 
 

 
 
 
 
 

2. Andía,   Percy   “Finanzas   Solidarias   Y   Finanzas   Tradicionales”.   Boletín   N.-­‐006,  
GRESP,  2003  
3. Askunze   Elizaga,   Carlos.   “Economía   Solidaria”   Publicado   en:   G.   CELORIO   y   A.  
LÓPEZ   DE   MUNIAIN:   Diccionario   de   Educación   para   el   desarrollo.   Ed.   Hegoa,  
Bilbao.  Pp.  107-­‐113.  
4. Asociación  de  Instituciones  Rurales  de  Ahorro  y  Crédito,  Inc,  estadísticas  
5. Ball,Carlos.  “La  economía  informal”,  El  Cato  Instituto,  12  de  octubre  de  1999  
6. Banco  Central.  “Mercado  de  trabajo  2007”,  Santo  Domingo,  2007.  
7. Banco  Central.  “Estadísticas”  
8. Barrantes,   César.   “Pensar   la   economía   popular   en   Venezuela.   Cinco   miradas  
inconclusas”  
9. Campos   Ríos,   Guillermo.   “La   economía   informal   y   sus   posibilidades   de  
desarrollo”.  Facultad  de  Economía  de  la  Benemérita,  Universidad  Autónoma  de  
Puebla,  México  
10. Chao  Beroff,  Renée;  Prébois,  Antonin.  “Finanzas  solidarias”  ALIANZA  PARA  UN  
MUNDO  RESPONSABLE,  PLURAL  Y  SOLIDARIO.  In:  http://finsol.socioeco.org/  
11. CODOCAFE.  “Estadísticas”  
12. COONFECOOP.  “LAS  COOPERATIVAS  CRECIERON  EL  15%  EN  2008”  Boletin  No.  
868          
13. 08  de  abril  de  2009  
14. COOPRUDEA.  “Principios  del  Cooperativismo”,  Marzo  de  2008  
15. CONACADO.  “Datos  y  estadísticas”  
16. CONFECOOP.   “Curso   básico   de   cooperativismo   con   énfasis   en   trabajo  
asociado”,  Bogotá,  2007  
17. CONFECOOP  “Estadísticas  Sector  Cooperativo”,  Bogota,  2008  
18. Consejo  Nacional  de  la  Competitividad.  “Plan-­‐Estrategico-­‐Coprobana-­‐23”  
122  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
 
 
 

 

 
 

 

 

 
 
 
 

19. Consejo   Nacional   de   la   Competitividad.   “Diagnóstico   el   cacao   en   República  
Dominicana”  
20. Consejo   Nacional   de   la   Competitividad.   “Actualización   de   la   estrategia   de  
negocios  y  plan  de  acción”  
21. Consejo   Nacional   de   la   Competitividad.   “del   café   de   Jarabacoa,   estudio   de   la  
demanda  y  análisis  de  los  mercados  internacionales”  
22. Coraggio,  José  Luis.  “De  la  economía  de  los  sectores  populares  a  la  Economía  
del   Trabajo”.   Ponencia   presentada   en   el   Seminario   “Economía   dos   Setores  
Populares:   Entre   a   Realidade   e   a   Utopia”,   Organizado   por   CAPINA,   CEADE,  
CERIS,  CESE  y  la  Universidad  Católica  de  Salvador  (UCSAL),  en  Salvador,  Bahía,  
8-­‐9  de  noviembre  de  1999.      
23. Coraggio,   José   Luis.   “El   sector   informal   a   la   economía   popular.   Alternativas  
populares   de   desarrollo   social”   Nueva   Sociedad:131   mayo-­‐junio   199   4   ,   PP.  
118-­‐131  
24. Coraggio,   José   Luis   “Economía   popular   y   pobreza   en   la   construcción   de   la  
ciudad”  INSTITUTO  FRONESIS  
25. Coraggio,   José   Luis.   “La   construcción   de   una   Economía   Popular:   vía   para   el  
desarrollo   humano”,Adaptación   y   ampliación   del   capítulo   XI   de:   Desarrollo  
Humano,   economía   popular   y   educación,   Papeles   del   CEAAL   Nro.   5,   Santiago,  
1993,   a   ser   publicado   en:   Economía   y   Trabajo,   Programa   de   Economía   y  
Trabajo,  Santiago.      
26. Coraggio,  José  Luis.  “El  trabajo  desde  la  perspectiva  de  la  Economía  Popular”  
Versión   revisada   de   la   ponencia   presentada   en   el   Seminario   sobre   los   impactos  
territoriales   de   la   reestructuración   laboral   en   la   Argentina,   San   Carlos   de  
Bariloche,  27-­‐30  de  mayo  1996.      
27. Coraggio,   José   Luis   “La   economía   popular   es   más   que   la   suma   de  
microproyectos:   (Alternativas   para   el   desarrollo   humano   en   un   mundo  
globalizado)”  Política  y  Sociedad,  31(1999),  Madrid  (PP.  133-­‐141)  
28. Coraggio,  José  Luis  “La  propuesta  de  economía  solidaria  frente  a  la  economía  
neoliberal”  
29. Cotera   Fretel,   Alfonso.   “Resumen   del   estudio   “Visiones   de   una   Economía  
Responsable,  Plural  y  Solidaria  en  América  Latina  y  el  Caribe”  
30. DECOOP.  “Estadísticas  y  cifras  del  Sector  Cooperativo”,  2007,  Santiago  

123  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
 
 
 
 

 
 
 
 

 

 

 
 
 
 

31. De  Lisio,  Claudia.  “La  Economía  Social  en  Latinoamérica,  La  solidaridad  como  
eje  del  desarrollo”    
32. Diario  Libre.  “Exportaciones  banana  superan  los  US$48  millones  en  semestre”,    
19  Agosto  2009  
33. Díaz  Siberio  Juan  Jesús.  “Breve  historia  del  cooperativismo”,  COOPRODETH  
34. Mérida,  Venezuela  
35. EL  ESPECTADOR  “Cooperativas  quieren  más  participación”,  24  Sep  2008    
36. El  Nacional  “Apuntes  sobre  cooperativismo”,  29  Noviembre  2008.    
37. Encuentro   Emprendedor   de   Economía   Solidaria   y   Comercio   Justo   en   América  
Latina.   “DECLARACIÓN   DE   COCHABAMBA”,   Cochabamba,   Bolivia,   15   de  
septiembre  del  2005,  
38. FLO  INTERNACIONAL.  “¿Qué  es  el  Comercio  Justo?”  
39. Flores,   Mario.   “Principios  
www.monografias.com  

básicos  

del  

Cooperativismo”  

in:  

40. Galván,  Hecmilio.  “Empleo  Informal:  Realidad  de  los  pueblos”.    
41. Galván,   Hecmilio   "Diagnóstico   de   la   competitividad   sistémica   del   sector  
agropecuario   dominicano   con   énfasis   en   los   productos   ofensivos,   en   el   marco  
del  DR-­‐CAFTA  ".  CIECA-­‐FIES,  2008,  Santo  Domingo.  
42. Guerra   Alexei.   “Consideraciones   teóricas   acerca   de   la   Economía   Informal,   el  
Estado   y   la   gerencia”   Universidad   Centroccidental   Lisandro   Alvarado,  
Barquisimeto,  Venezuela,  2007  
43. Guerra,   Pablo.   “Economía   de   la   Solidaridad:   Consolidación   de   un   concepto   a  
veinte   años   de   sus   primeras   elaboraciones”.   Publicado   en   Revista   OIKOS,  
Universidad  Católica  Cardenal  Raúl  Silva  Henríquez,  Santiago  de  Chile,  2004.  
44. Guerra,   Pablo.   “Análisis   socioeconómico-­‐solidario   de   las   Economías  
Alternativas.”  
45. Guerra,   Pablo.   “Economía   de   la   Solidaridad.   Una   introducción   a   sus   diversas  
manifestaciones  teóricas.”  
46. Guerra,   Pablo.     “Prologo   al   libro   Las   Empresas   Alternativas   de   Luis   Razeto”,  
Editorial  NORDAM,  Uruguay.    
47. Godio,   Julio.   “Análisis   socio-­‐político   de   las   empresas   recuperadas   en  
Argentina:  
124  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

 
 
 

 

 

48. perspectivas  sindicales  y  cooperativas  del  fenómeno”,  2004  
49. IDECOOP  “Informe  Estadistico”,  2007,  Santo  Domingo    
50. IDECOOP   “impacto   del   cooperativismo   en   la   sociedad   dominicana”  
presentación  PPS  
51. IDECOOP.  “Historia  y  Filosofía  del  Cooperativismo”    
52. IDECOOP.  “Reconocimiento  a  las  Primeras  Cooperativas”  
53. Instituto   Nacional   de   Cooperativismo   (INCOOP)   “Estadísticas   del   sector  
cooperativo  paraguayo”  Asunción,  2004,    
54. Jiménez,   Nicolás.   “Visión   global   de   la   crisis   financieras.   Lineamientos   para   el  
cooperativismo”.  Presentación  PPs  
55. Labarca,   Marco   Antonio.   “La   economía:   ¿al   servicio   del   capital   o   de   la  
persona?”    Instituto  de  las  Hijas  de  María  Auxiliadora  
56. Laville,   Jean-­‐Louis.   “Economía   Solidaria,   Economía   Social,   Tercer   Sector:   Las  
Apuestas   Europeas”   Biblioteca   Virtual   TOP   sobre   Gestión   Pública   -­‐  
www.top.org.ar/publicac.htm  
57. Martí,   Juan   Pablo.   “La   Economía   Solidaria   y   su   aporte   al   desarrollo”,  Medellín,  
2008  
58. Martí,  Juan  Pablo.  “Implicancias  epistemológicas,  metodológicas  y  políticas  de  
las  
59. diferentes  perspectivas  teóricas  sobre  la  economía  popular”  
60. Melo   Albornoz,   Ricardo.   “Economía   Solidaria   y   Cooperativas”,   Changuinola,  
Panamá,  Dic.  2004.  
61. Molina,   Carlos   “   Un   Balance   del   Cooperativismo   en   Venezuela”.   Foro  
Venezuela  2005:  Informalidad,  Microempresas  y  Cooperativismo,  Caracas,  2005    
62. Moreno   Avendaño,   José   del   C.   “   ECONOMÍA   SOLIDARIA,   Origen,   Filosofía,  
Desarrollo  y  Proyecciones.”  PRIMERA  EDICIÓN:  Santa  Fe  de  Bogotá  D.  C        Año  
2001  
63. Movimiento   Nacional   de   Fábricas   Recuperadas   por   los   Trabajadores   (MNFRT).  
“Entrevista  del  Periodismo  Suizo  al  Dr.  Luis  A.  Caro”  Martes  19  de  febrero  de  
2008  
64. Núñez,  Lidio  “informe  de  consultoría  estudio  de  investigación  y  aplicación  de  
encuesta  proyecto  FINAMERCA”,  2008,  Santiago,  RD.  
125  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

 
 
 
 
 

 
 

 
 
 
 
 
 

65. Obando   Montero,   Juan   Carlos   “Características   de   las   microempresas   y   sus  
necesidades   de   formación   en   Centroamérica   y   República   Dominicana”   /  
Lilliana   Rojas   Molina,   Emilio   Zevallos   Vallegos.   -­‐-­‐   1ª.   ed.   -­‐-­‐   San   José,   C.R.   :  
Coordinación  Educativa  y  Cultural  Centroamericana  (CECC),  2008.  288  p.  ;  28  x  
21  +  CD  
66. Ochoa   León,   Sara.  
perspectivas”CESOP  

“Economía  

informal:  

Evolución  

reciente  

y  

67. Oficina   Nacional   de   Estadística.   “Perfil   Socio   demográfico   Provincial   de  
Sánchez  Ramírez”  Santo  Domingo,  2008  
68. Oficina  Nacional  de  Estadística.  “Perfil  Socio  demográfico  Provincial  de  Monte  
Plata”  Santo  Domingo,  2008  
69. Oficina   Nacional   de   Estadística.   “Perfil   Socio   demográfico   Provincial   de   San  
Cristóbal”  Santo  Domingo,  2008  
70. ONAPRES.   “PROYECTO   DE   PRESUPUESTO   TRANSFERENCIAS   CORRIENTES   A  
ORGANIZACIONES   NO   GUBERNAMENTALES   (ONG´s)   CORRESPONDIENTE   AL  
PRESUPUESTO  DEL  AÑO  2009”  
71. Organización   Internacional   de   Empleadores.   “La   Economía   Informal”,   No.163,  
Marzo,  2002  
72. ORGANIZACIÓN  INTERNACIONAL  DEL  TRABAJO.  (OIT).  2002.  Resolución  relativa  
al  
73. trabajo  decente  y  la  economía  informal.  (documento  electrónico:  
74. www.ilo.org/public/spanish/standars/relm/ilc/ilc90/pdf/pr-­‐25res.pdf)  
75. Ortiz,   Bernardino   “Sesenta   años   de   cooperativismo   en   la   República  
Dominicana”.  Mayo  de  2006.  
76. Ortiz,   Marina.   “microempresas,   globalización   y   servicios   financieros   en   la  
República  Dominicana  1998-­‐1999”    
77. Ortiz,   Marina;   Dávalos,   Mario.   “Sondeo   sobre   las   Microfinanzas   en   la  
República  Dominicana”  CORDAID,  2008,  Santo  Domingo  
78. Periódico  Hoy  “Cooperativismo  mueve  RD$25,000  millones”  21  Febrero  2009  
79. Periódico   Hoy   “Microempresas,   un   gran   negocio   para   el   desarrollo”,   29  
Noviembre  2008,  10:15  PM    

126  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 
 
 

 

 

 

 

 
 

 
 
 
 

80. Ramos  Soto  y  Gómez  Brena:  "¿Qué  es  la  economía  informal?"  en  Observatorio  
de   la   Economía   Latinoamericana,   Número   60,   mayo   2006.   en  
http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/index.htm  
81. Razeto  Migliaro,  Luis  “Economía  Popular  de  solidaridad:  Identidad  y  proyecto  
en  una  visión  integradora”  
82. Razeto  Migliaro,  Luis.  “Un  análisis  alternativo  de  la  actual  crisis  
83. económica  global  y  sus  vías  de  superación.”  
84. Razeto   Migliaro,   Luis.   “Renovación   y   desarrollo   cooperativo:   hacia   la  
democratización   del   mercado”.     Ponencia   presentada   en   el   I   Taller  
Latinoamericano   sobre   El   Sector   de   la   Economía   del   Trabajo.   Rosario,  
Argentina,  septiembre-­‐octubre  de  1988  
85. Razeto   Migliaro,   Luis   “centralidad   del   trabajo   y   Economia   De   Solidaridad”.  
Artículo    publicado  en  Economía  &  Trabajo,  Año  2,  N°  3,  1994,  PET,  Santiago  de  
Chile.  
86. Razeto   Migliaro,   Luis   “La   Economia   De   Solidaridad:   concepto,   realidad   y  
proyecto”.   Artículo   publicado   en   la   revista   Persona   y   Sociedad,   Volumen   XIII,  
Nº  2  Agosto  de  1999,  Santiago  de  Chile.  
87. Razeto   Migliaro,   Luis.   “Curso   avanzado   en   economía   de   solidaridad”.  
Ponencias   y   conversatorios   en   Cali,   Colombia,   ante   la   Cooperativa   COOMEVA.  
Septiembre  del  2003.  
88. Razeto   Migliaro,   Luis.   “¿Qué   entendemos   por   Economía   Popular?”Ponencia  
presentada   en   el   I   Seminario   Latinoamericano   de   Educación   y   Economía  
Popular,  Costa  Rica,  mayo  de  1990  
89. Razeto  Migliaro,  Luis.  “de  la  Economía  Popular  a  la  Economía  De  Solidaridad,  
en  un  proyecto  de  desarrollo  alternativo”  
90. Razeto   Migliaro,   Luis   "FACTOR   C":   la   solidaridad   convertida   en   fuerza  
productiva   y   en   factor   económico”.   Ponencia   presentada   en   el   Simposio  
Internacional   "Globalización   de   la   Solidaridad",   Lima,   Perú,   1°   al   4   de   julio   de  
1997  
91. Razeto  Migliaro,  Luis.  “la  Economía  De  La  Solidaridad.”  Ponencia  presentada  en  
el  IV  Congreso  de  Economistas  Javerianos,  Bogotá,  Colombia,  octubre  de  1989  
92. Razeto  Migliaro,  Luis.  “¿Que  es  la  Economía  De  Solidaridad?”  
93. Razeto  Migliaro,  Luis  “Solidaridad  (Concepto).”  
94. Red  De  Redes  De  Economía  Alternativa  y  Solidaria.  “Comercio  justo”  
127  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

 
 
 
 
 

 

 

 
 

 
 
 
 
 

95. Relatoría   de   Mesa   Redonda.   “Sector   informal,   economía   popular   y   mercados  
abiertos”   participantes:   Hernando   de   Soto,   Manuel   Mora   y   Araujo,   Manfred  
Max-­‐Neef,  Cristián  Larroulet  y  Víctor  Tokman  
96. República,   Bolivariana   de   Venezuela.   “Ley   para   el   fomento   y   desarrollo   de   la  
economía  popular”,  2008  
97. Reyes,   Bernardo.   “Tema:   Comercio   Justo”   Instituto   Chileno   Ecológico,   Mayo  
2004  
98. Rincón,  Francisco  “Hernando  Alonzo  Y  Su  Historia”    
99. Sarria  Icaza,  Ana  Mercedes;  Tiribia,  Lia.  “Economía  popular”  
100.
Secretaría   distrital   de   desarrollo   económico   et   al,   “FORMAS  
ASOCIATIVAS   DE   ECONOMÍA   SOLIDARIA:   Una   alternativa   clara   para   la  
inclusión  y  el  desarrollo  económico  de  Bogotá”.  Bogotá,  D.C.,  ENERO  de  2008  
101.
Secretaría  de  Estado  de  Agricultura  (SEA),  et  al.  “Estudio  de  la  Cadena  
Agroalimentaria   de   Banano   en   la   República   Dominicana.”   Santo   Domingo,  
2007  
102.
Secretaria  de  Estado  de  Economía,  Planifi  cación  y  Desarrollo  et  al,  “La  
informalidad   en   el   mercado   laboral   urbano   de   La   República   Dominicana”  
Santo  Domingo,  2007  
103.
Talavera,  Arturo  Fontaine.  “HERNANDO  DE  SOTO:  EL  OTRO  SENDERO”  
Versión  revisada  de  la  presentación  hecha  en  el  Aula  Magna  de  la  Universidad  
Católica   de   Chile   el   martes   17   de   noviembre   de   1987,   con   motivo   del  
lanzamiento,  en  Chile,  de  El  Otro  Sendero  (Editorial  Sudamericana,  1987).  
104.

Talavera,  Edgar.  “La  Red  de  Cacao  en  República  Dominicana”  ACICAFOC  

105.
Tiriba,   Lia.   Economía   Popular   Y   Movimientos   Populares   (y   una   vez   más,  
el  trabajo  como  principio  educativo).  Brasil,  1998.  
106.
Universidad   Cooperativa   de   Colombia,   “Cronología   de   la   economía  
solidaria”,  2007  
107.

Vivas,  Esther.  “Comercio  justo  y  soberanía  alimentaria”    

108.
Walter,   Reynold.   “Microfinanzas   Solidarias   Y   Vínculos   Sociales:  
Experiencia   de   FAFIDESS”   Documento   preparado   el   Encuentro   de  
Microfinanzas  Solidarias  y  Vínculos  Sociales.  París,  Francia,  del  2  al  5  de  julio  del  
2002  
128  

Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

 

 
 
 

109.
……..”   2do.   FORO   COOPERATIVO   DOMINICANO   ANTE   LA   CRISIS  
FINANCIERA  
110.
IMPACTO   DEL   COOPERATIVISMO   EN   LA   ECONOMIA   DOMINICANA”,  
Santo  Domingo  marzo  2009.  
111.
……….”Situación   actual   de   las   pequeñas   y   medianas   empresas   en   la  
República  Dominicana”  
112.
……,   “CURSO   BÁSICO   DE   ECONOMÍA   SOLIDARIA”.     Programa   de  
Desarrollo  Alternativo  Convenio  DAPR  -­‐  FIP  DANSOCIAL.  Bogotá  D.C.,  2005.  
113.
_____“la  Economía  social  en  la  Unión  Europea”.  Resumen  del  Informe  
elaborado   para   el   Comité   Económico   y   Social   Europeo   por   el   CIRIEC   (Centro  
Internacional  de  Investigación  e  información  sobre  la  Economía  Pública,  Social  y  
Cooperativa).  2007.  

 
Marzo  del  2010.  

129  
Informe  de  Trabajo,  IDEAC  2010.  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful